Vous êtes sur la page 1sur 3

¿QUÉ ES LA MEMORIA DE TRABAJO?

La memoria operativa es como un espacio virtual de trabajo mental que puede


utilizase de manera flexible para apoyar las actividades cognoscitivas diarias que
exigen el almacenamiento de información importante mientras se ejecutan otras
actividades mentales relevantes. Se trata, por lo tanto, de un sistema cognoscitivo
responsable del almacenamiento temporal y la manipulación de información.
EJEMPLOS DE MEMORIA DE TRABAJO
La memoria de trabajo (o memoria operativa) se refiere a la capacidad que nos
permite mantener en la mente los elementos que necesitamos para realizar una
tarea mientras la estamos ejecutando. Gracias a la memoria operativa o memoria
de trabajo podemos:
Integrar dos o más cosas que ha tenido lugar en estrecha proximidad temporal,
por ejemplo, recordar y responder a los datos que se han dicho en una
conversación.
Asociar un conocimiento nuevo con conocimientos que ya conocíamos. Nos
permite aprender.
Mantener en la mente una información mientras prestamos atención a otra cosa,
por ejemplo, podemos preparar los ingredientes que vamos a necesitar para hacer
la comida mientras hablamos por teléfono con alguien.
Utilizamos nuestra memoria de trabajo (o memoria operativa) diariamente en todo
tipo de tareas. Cuando intentamos recordar un teléfono antes de apuntarlo.
Cuando estamos inmersos en una conversación: necesitamos mantener en la
mente lo que se acaba de decir, para procesarlo y poder responder con nuestra
opinión. Cuando en el colegio o la universidad tomamos apuntes: necesitamos
mantener en nuestra mente lo que ha dicho el profesor para luego escribirlo con
nuestras palabras en los apuntes. Cuando hacemos cálculos mentales en el
supermercado para ver si nos llega con el dinero que tenemos.
TRASTORNOS EN LOS QUE SE VE AFECTADA LA MEMORIA DE TRABAJO
La memoria de trabajo es básica para la toma de decisiones y para el correcto
funcionamiento de las funciones ejecutivas. Por eso, su alteración está detrás de
los síndromes disejecutivos y de muchos de los trastornos del aprendizaje como el
TDAH y la dislexia o discalculia. Muchos diagnósticos psicopedagógicos necesitan
de una evaluación neuropsicológica que mida de forma precisa las funciones
ejecutivas. También enfermedades como la esquizofrenia o las demencias cursan
con alteración de la memoria de trabajo.
¿CÓMO MEDIR Y EVALUAR LA MEMORIA DE TRABAJO?
La memoria de trabajo es una capacidad cognitiva presente en la mayoría de las
actividades de nuestro día a día. Por tanto, evaluar nuestra memoria de trabajo y
conocer su estado puede ser de gran ayuda en diferentes ámbitos de la vida: en
ámbitos escolares (nos permitirá saber si un niño tendrá dificultades para hacer
cálculos matemáticos o leer), en ámbitos médicos (para saber si los pacientes
podrán continuar su vida de manera independiente, o si necesitarán ayuda para
las actividades básicas) o en ámbitos profesionales (la memoria de trabajo nos
permiten recordar y responder a los datos de una conversación, esencial durante
una reunión o un debate).
Es posible valorar las diferentes funciones cognitivas, como la memoria de trabajo,
de una manera fiable y eficaz mediante una evaluación neuropsicológica
completa. Los tests que ofrece CogniFit para evaluar la memoria de trabajo están
inspirados en las pruebas de Dígitos directos y Dígitos indirectos de la WMS
(Wechsler Memory Scale), en el CPT (Continuous Performance Test), en el TOMM
(Test of Memory Malingering), en la Visual Organisation Task (VOT) y en el Test of
Variables of Attention (TOVA). Además de la memoria de trabajo, estos tests
también miden memoria auditiva a corto plazo, memoria a corto plazo, tiempo de
reacción, velocidad de procesamiento, reconocimiento, escaneo visual y
percepción espacial.
Test Secuencial WOM-ASM: En la pantalla aparecen una serie de bolas con
diferentes números. Se tendrán que memorizar la serie de números para poder
repetirlos posteriormente. En primer lugar, la serie estará compuesta por un solo
número, pero irá incrementando progresivamente hasta que se cometa algún
error. Habrá que reproducir cada serie de números tras cada presentación.
Test de Reconocimiento WOM-REST: Aparecen tres objetos en la pantalla.
Primero habrá que recordar el orden de presentación de los tres objetos tan rápido
como sea posible. Posteriormente, aparecerán cuatro series de tres objetos,
algunos de ellos diferentes a los presentados, y habrá que detectar la secuencia
inicial en el mismo orden.
¿CÓMO REHABILITAR O MEJORAR LA MEMORIA DE TRABAJO?
La memoria de trabajo, al igual que las demás habilidades cognitivas, puede ser
entrenada y mejorada.
 Lee párrafos cortos de no más de 5 o 6 renglones, debe parar y recuperar
la información tratando de recordarla y comprender cuál es el tema. Lo
mismo puede hacer a nivel auditivo y visual a través de un CD o DVD.
 Expresarse en voz alta: cuando lea algo en voz alta no solo es más fácil
recordarlo, sino que es más sencillo interpretarlo.
 Hacer resúmenes, diagramas y esquemas que ayuden a visualizar lo
importante del tema. Debe utilizar lápices de colores y escribir con
diferentes tamaños de letras.
 Escribir lo que se ha comprendido de lo que ha memorizado: si tiene que
memorizar como realizar un ejercicio que tenga una serie de pasos. Debe
leerlo en voz alta, intentando explicarlo con sus palabras y luego escribirlo,
especialmente en ciertos casos que necesita realizar una serie de pasos
para resolver una operación o comprender un texto.
 Ser ordenado y organizado: si visualiza los textos o las operaciones
claramente, las interferencias disminuyen. Pero si esta borroneado y no
está claro, la percepción y almacenamiento de la información se perderá
más rápidamente

La capacidad de memoria operativa, por lo tanto, tiene límites y puede fallar


cuando se necesita. Los factores que llevan a la pérdida catastrófica de
información en este sistema de memoria temporal son:
DISTRACCIÓN: Un pensamiento no relacionado con la tarea que se está
realizando o una interrupción como el timbre del teléfono o alguien hablándonos,
puede ser suficiente para desviar la atención de los contenidos de la memoria
operativa, haciendo que se pierdan rápidamente.
TRATAR DE MANTENER EN LA MENTE MUCHA INFORMACIÓN. Hay un límite
a la cantidad de información que se puede guardar en la memoria operativa.
Cuando hay un exceso de requerimientos de almacenamiento durante una
operación mental, los cuales superan la capacidad de la memoria operativa de una
persona, se pierde parte o toda la información necesaria y no es posible llevar a
cabo la tarea satisfactoriamente.
INVOLUCRARSE EN UNA TAREA DEMANDANTE. Las actividades que requieren
de procesamiento mental muy exigente para la persona, reducen la cantidad de
espacio en la memoria operativa para guardar información. Esto puede hacer que
otra información que se ha almacenado previamente se pierda.