Vous êtes sur la page 1sur 20

CONDUCCIÓN SEGURA

LEY Nº 3988

1 OBJETIVO
Evitar los accidentes de tráfico tanto de peatones como de conductores. Crear
actitudes de prevención, y conocer y emplear técnicas defensivas en relación al
tráfico.

Disminuir el índice de accidentalidad en el transporte terrestre, mediante


capacitación, medios de comunicación que puedan informar los riesgos, las
mediantes señalizaciones y como prevenir mediante cada situación.

Recibir información adecuada y específica para estimular la habilidad de


reconocer los riesgos y así saber cómo accionar ante un evento presente.

Por tanto el conductor no solo debe cuidar su propia seguridad y la de los


ocupantes del vehículo que conduce, sino también de todos los usuarios de la
vía pública, incluyendo los peatones. Generar cultura de conducción
responsable.

2 FUNDAMENTO
Para controlar los riesgos derivados de los vehículos y máquinas que pueden
circular por las vías públicas es fundamental tener en cuenta en todo momento
algunas consideraciones básicas sobre conducción segura.

Antes de poner en marcha el vehículo, recuerda regular el asiento y el volante,


los espejos y realizar una breve inspección visual del estado de neumáticos,
faros, etc. Por otro lado, asegúrate de que el parabrisas y los retrovisores están
limpios antes de arrancar. Una correcta visión de la vía es imprescindible para
una conducción segura. Se trata de unos aspectos básicos que no debemos
pasar por alto, ya que en la conducción todo cuenta.

3 CONDUCCIÓN SEGURA – EL CUMPLIMIENTO DE LAS NORMAS DE


SEGURIDAD
El cumplimiento de las normas de circulación es vital por parte de todos los
conductores, y los profesionales que trabajan al volante no son una excepción.
Respeta en todo momento las señales viarias y los límites de velocidad, y
asegúrate de llevar siempre el cinturón de seguridad puesto, así como de que
los demás ocupantes del vehículo también lo llevan.

Adoptar una actitud preventiva a la hora de conducir es la mejor manera de


luchar contra los accidentes. Es necesario que nuestra conducción se adapte al
tipo de vía, ya que la conducción en una carretera con curvas ciegas distará de
la conducción en una amplia y con curvas más suaves.

También es importante extremar las precauciones en los (desplazamientos “in


itinere” (cuando nos dirigimos al trabajo o volvemos a nuestra casa tras finalizar
la jornada), ya que, si trabajas en horario nocturno el sueño, las prisas o la falta
de visibilidad podrían jugarte una mala pasada.

Además, para una conducción segura es esencial que permanezcas atento a la


conducción en todo momento.

4 FORMULA R.E.A.
 Reconozca el peligro, examine la calle en área urbana, los cruces de vías,
observe todo alrededor de su vehículo.
 Entienda lo que se debe hacer en las curvas, colinas, puentes y áreas
rurales realice un examen de mayor alcance.
 Actúe correctamente y a tiempo, observe el tráfico que va detrás, mirando
cada 5 segundos por los espejos retrovisores de adentro y de afuera de
su vehículo.

5 JUSTIFICACIÓN
Actualmente hay una gran gama de problemas que existen a nivel mundial,
continental, nacional, estatal, local, familiar, y personal. Sin embargo la razón por
la que decidimos centrarnos en el tema: ACCIDENTES AUTOMOVILÍSTICOS,
es debido a que las estadísticas de accidentes automovilísticos son alarmantes.
Los accidentes automovilísticos se deben a la combinación de diversos factores.
Y, si se pretende solucionar el problema, es básico que se conozca las causas y
consecuencias del problema, y una vez conociendo las características de la
problemática podemos proponer más y mejores soluciones.
Es muy triste que a pesar de los avances de la medicina, y tecnología en los
autos, las muertes por accidentes automovilísticos se hayan convertido en uno
de los más graves problemas de salud pública.

Mediante las investigaciones estadísticamente es relacionado con estrés,


emociones, actitudes, visión, audición, movilidad, consumo de alcohol, drogas o
medicamentos, distracción, concentración, fatiga, somnolencia, enfermedad,
velocidad.

6 ¿CUÁLES CONSIDERA CAUSAS INDIRECTAS?


Se trataría de aquellos defectos, averías o fallos mecánicos que ayudan,
predisponen o favorecen la producción del accidente de tráfico, aun cuando
también pueden aparecer como causa directa. Usualmente los posibles defectos
o averías mecánicas que el vehículo haya podido sufrir con anterioridad al
accidente no suelen ser suficientemente estudiadas por los investigadores,
normalmente se les suele dar poca relevancia, dado que se piensa que es más
importante la actuación y comportamientos de las personas implicadas que las
posibles deficiencias técnicas del vehículo.

No obstante alguna parte de la doctrina supone que al menos entre el 10 y el 15


% de los accidentes se producen debidos a fallos mecánicos. Las averías
pueden producirse debido al desgaste natural que sufren las distintas partes y
piezas del vehículo por el uso y normal funcionamiento, lo que no excluye la
posible responsabilidad del conductor o propietario, que está obligado a revisar,
a prever las posibles deficiencias y a corregirlas.

También es posible apreciar la responsabilidad de los talleres de reparación,


contra los que se podría reclamar por los posibles resultados del accidente,
cuando éste se haya debido a un malfuncionamiento de algún órgano o elemento
del vehículo que haya sido reparado recientemente. Algunas averías son
perfectamente identificables por la mayoría de conductores, otras, en cambio,
sería necesario el concurso de especialistas para poder detectarlas.

En cualquier caso, el conductor debería contar con los suficientes conocimientos


técnicos como para, si no para repararlos por sí mismos, si para identificar los
posibles síntomas a fin de disponer su reparación.
Las partes u órganos más expuestos a sufrir deficiencias, averías y fallos y por
tanto a contribuir a los accidentes de tráfico son:

LOS NEUMÁTICOS: Es uno de los elementos que más puede influir en la


seguridad de los vehículos, por ser el único punto de contacto del vehículo con
la vía. Al mismo tiempo, es uno de los órganos a los que menos atención se les
presta por parte de los conductores. En muchos accidentes, en más ocasiones
de las que en realidad concurren, los conductores suelen alegar reventones
como la causa del accidente.

Es un tipo de avería que suele aparecer acompañando a la inexperiencia del


conductor y a velocidades excesivamente elevadas. Lo que la realidad viene
demostrando es que los reventones de neumáticos suelen ser en muchas más
ocasiones efecto que causa del accidente. A pesar de ello, diversos estudios
estadísticos han venido a demostrar que en torno al ochenta por ciento de los
neumáticos ruedan con presión deficiente, con presión descompensada en
ruedas del mismo eje o con neumáticos de diferente tipo, características y
dimensiones. En dichos estudios se ha estimado que un 15 % de los mismos
deberían ser sustituidos inaplazablemente por su grado y tipo de desgaste.

Cuando el agua se acumula en la superficie de la carretera puede llegar a


producirse el fenómeno del “acquaplanning”, que consiste en la formación de
una bolsa de agua a presión bajo las ruedas, que hace que el vehículo flote y
sea prácticamente ingobernable. Neumáticos con dibujo suficiente para evacuar
el agua que se acumule bajo la rueda; una presión de inflado correcta y una
velocidad moderada, serían capaces de impedir que surja este fenómeno.

Los nuevos procedimientos técnicos de fabricación y la introducción de nuevos


materiales ha posibilitado que la resistencia de los neumáticos a la rodadura se
reduzca un 20%, que se incremente su duración en un 25%; que se ahorre en
torno a un 5% de combustible y que se reduzca por cuatro veces las emisiones
acústicas desde hace 20 años. Nuevos adelantos técnicos han permitido que se
pueda seguir circulando con seguridad con neumáticos sin aire durante más de
100 Km. a 80 km/h y que los distintos fallos de presión puedan ser detectados
por sensores que envían los datos registrados al cuadro de instrumentos,
advirtiendo así a conductor de los posibles peligros de seguir circulando en tales
circunstancias.

LA SUSPENSIÓN: es un elemento que falla en raras ocasiones, pero sus efectos


más importantes serían la perdida de estabilidad, especialmente en curvas y en
superficies irregulares, y la falta de confortabilidad en la conducción que podrá
influir en el estado psicofísico del conductor.

Con AMORTIGUADORES DEFICIENTES la distancia de frenada en tramos


rectos puede incrementarse, así por ejemplo a 80 Km/h la distancia de frenada
se incrementaría en 2,6 metros. Además, al frenar el vehículo puede adquirir, en
frenadas a fondo, trayectorias distintas a las indicadas por el conductor. El
vehículo con amortiguadores en mal estado tiene una gran tendencia al derrape,
según cual sea el amortiguador deficiente. Además, influyen como se ha dicho
en la confortabilidad de la conducción produciendo un agotamiento añadido, lo
que provoca aumentos en los tiempos de reacción de los conductores.

Los fallos en la DIRECCIÓN tienen muchas posibilidades de ser origen del


accidente, pero no es fácil averiguar su contribución al accidente. Para
comprobar su participación como causa del accidente será necesario recurrir al
peritaje de un experto.

En los FRENOS pueden aparecer fallos repentinos por perdida de fluido


hidráulico; fallos por agarrotamiento; desgastes y sobrecargas. Se estima que
una cuarta parte de los vehículos que se encuentran en circulación tienen
defectos en este fundamental elemento de seguridad, aunque también se les
atribuyen más accidentes de los que realmente producen.

Por su parte los fallos de MOTOR o de transmisión raramente contribuyen al


accidente

El estado en el que se encuentren los parabrisas también pude contribuir a la


producción del accidente, debido a reducciones de la visibilidad por colocación
de obstáculos, pegatinas, suciedad, etc.

Los elementos de iluminación y señalización óptica pueden concurrir entre las


causas del accidente, bien por llevar luces total o parcialmente apagadas, por
mal reglaje produciendo deslumbramientos o por fallos en las señales luminosas,
por ejemplo, por defectos en el alumbrado de frenada.

Finalmente en muchos accidentes es posible considerar que la avería de un


vehículo se convierta en la causa de producción de accidentes en los que estén
implicados otros vehículos, por ejemplo por derramamiento de aceite sobre la
calzada o los deslumbramientos reseñados.

7 LA VELOCIDAD
7.1 LÍMITES RESPONSABLES
Capítulo VII

De la velocidad

Artículo 112°. - (Velocidades máximas y mínimas) Por regla general ningún


vehículo circulará a velocidades superiores o inferiores a las establecidas por la
Policía del Tránsito.

Artículo 113°. - (Velocidades máximas en radio urbano) Las velocidades


máximas dentro del radio urbano de las ciudades y poblaciones son:

a) 10 kms. por hora en las zonas escolares y militares, considerándose a


este efecto como tal la parte de la vía pública comprendida entre los 50
metros antes y después del lugar donde se encuentra ubicado el acceso
a dichos establecimientos.
b) 20 kms. por hora en las calles donde la circulación de peatones y
vehículos es intensa.
c) -------kms. por hora en las avenidas y vías donde las condiciones de
seguridad así lo permitan.
d) En las bocacalles, lugares de aglomeración, de personas o vehículos y en
general en los sitios donde haya peligro, los conductores están obligados
a reducir la velocidad al paso de un peatón o en su caso, a detener el
vehículo.

Artículo 114°. - (Velocidades máximas en caminos y carreteras) Las velocidades


máximas en los caminos y carreteras situadas fuera de radio urbano de las
ciudades y poblaciones son:
a) En las carreteras asfaltadas 80 kms. por hora.
b) En los caminos y carreteras ripiadas o de tierra 70 kms. por hora.

Artículo 115°. - (Obligación de reducir la velocidad) Es obligación de todo


conductor conducir su vehículo a una velocidad reducida cuando se acerque y
cruce una intersección de calles o carreteras; cuando se aproxime y vaya por
una curva; cuando se aproxime a la cumbre de una cuesta; cuando conduzca
sobre cualquier camino angosto o sinuoso y en general cuando existan riesgos
para la seguridad por las condiciones del tiempo (lluvia, niebla, oscuridad, etc.).

7.2 DISTANCIA ENTRE VEHÍCULOS


Artículo 75°. - (Distancia entre vehículos). El conductor de un vehículo deberá
mantener el, con respecto al vehículo que lo antecede, una distancia razonable
y prudente que le permita detener su carro ante cualquier emergencia del
vehículo que va por delante. Para determinar la distancia razonable deberá
considerarse la velocidad autorizada, el estado del tiempo, el tipo de vía, las
condiciones de la calzada y la intensidad del tráfico vehicular. Como mínimo la
distancia de seguridad deberá ser igual al espacio que pueda recorrer el vehículo
durante el tiempo que transcurra desde la percepción del peligro, la reacción y
frenada, hasta la detención del vehículo.

7.3 DISTANCIA DE REACCIÓN Y FRENADO


La distancia de reacción, que es la que se recorre hasta que el conductor se
da cuenta de que debe frenar. Suele ser entre 1 y 2 segundos, durante el cual el
coche sigue rodando a igual velocidad. Este tiempo puede incrementarse por la
inexperiencia y nuestro estado, anímico y físico, como conductores.

Un conductor atento tarda en reaccionar alrededor de un segundo y a 90 km/h.


puede recorrer unos 25m. antes de frenar. Un conductor cansado o inexperto,
tarda unos dos segundos y duplicar la distancia de frenado (50m). Un conductor
bebido o que haya ingerido sustancias estupefacientes puede no reaccionar.

Si vamos distraídos, intentando sintonizar la radio a 120 km/h. podemos recorrer


200 metros (unos 6 segundos) sin mirar la carretera. A mayor velocidad
recorremos más metros en menos tiempo (en un segundo, a 50 km/h. se recorren
14 metros y a 90 km/h, 25).

La distancia de frenado: Que es el recorrido que el sistema de frenado necesita


para detener totalmente el vehículo. Tiene que ver con nuestra pericia, pero
también influye el estado de la carretera; la climatología (si la calzada está
mojada y circulamos a 120Km/h. la distancia de frenado puede ser superior a la
longitud de un campo de fútbol) y, sobre todo, la velocidad, la carga y el estado
de nuestro vehículo.

En el cuadro mostramos una tabla de distancias de frenado en función de la


velocidad y calidad de la adherencia, con un vehículo en buen estado, un
conductor en estado físico normal y con una calzada y clima óptimos. Y como
esta distancia se duplica cuando circulamos por un pavimento húmedo y
deslizante.
Hay diversos métodos para calcular las distancias de reacción, frenado y
detención. Por ejemplo, si circulamos por una carretera con una velocidad de
120km/h., para calcular la distancia de reacción, podemos utilizar los primeros
dígitos de la velocidad y multiplicarlo por 3. El resultado es 36 metros, que es la
distancia que recorreremos hasta reaccionar.

Para calcular la distancia de frenado, multiplicaremos al cuadrado la velocidad y


lo dividimos entre 180. Con una velocidad de 120km/h. la distancia aproximada
de frenado será de 80 metros.

Al sumar la distancia de reacción y la de frenado, obtenemos la distancia de


detención. En este caso, 116 metros.

Es complicado hacer cálculos mientras que conducimos, pero sí debemos tomar


las precauciones necesarias para evitar posibles colisiones por no mantener la
distancia de seguridad adecuada en cada momento, de 2 a 3 segundos respecto
el vehículo que nos precede.

8 LA VELOCIDAD REGLAS DE LOS 4 SEGUNDOS


Para el ciudadano común el poseer y manejar un automóvil hoy en día ya no es
una señal de “status quo”, más bien se ha convertido en una necesidad. Sin
embargo, ¿cuántos de nosotros vemos a nuestro automóvil como un proyectil
más que una máquina para transportarnos, o quizá hasta una extensión de
nosotros mismos? Este concepto depende de nuestro poco o mucho
conocimiento de las fuerzas que actúan sobre el movimiento de nuestro vehículo.
A menudo les digo a mis hijos que las fuerzas no se ven pero se sienten. Todos
nos hemos topado con una puerta entreabierta, o nos hemos dado un golpe con
un martillo sobre algún dedo. El dolor que nos causa es el efecto de haber sufrido
un contacto cercano con las fuerzas. Pues bien, si esto nos ocurre con fuerzas
relativamente pequeñas imagínense lo que puede ocurrir cuando nos
enfrentamos a fuerzas muchos mayores, como aquellas que nos puede
proporcionar un automóvil en movimiento. Imaginen que van manejando en una
carretera hacia unas merecidas vacaciones. ¿Se han preguntado alguna vez
cuál es la distancia mínima entre su automóvil y el de enfrente, de tal forma que
puedan frenar de manera segura si al otro vehículo se le poncha una llanta, o
tiene que frenar de improviso para no arrollar a un animal que está cruzando la
carretera? ¿Qué pasaría si esto sucede y ustedes están demasiado cerca? Este
supuesto problema puede evitarse de forma muy simple, y todo gracias a las
leyes de la física. Sólo basta seguir una regla de oro muy simple que se deriva
de las leyes del movimiento. Para aquellos lectores que quieran aprender las
leyes básicas detrás del manejar seguro, lo que se muestra en los siguientes
párrafos es lo que necesitan saber. Para aquellos lectores que sólo quieran saber
la regla de oro, tendrán que esperar un poco ya que la daré casi al final de este
escrito.

La fórmula de la seguridad Sea T el tiempo que se requiere para frenar en una


carretera ya sea en buenas o en malas condiciones (con niebla, lluvia o hielo).
Primero usemos las leyes de la cinemática: V=U+AT donde U es la velocidad del
automóvil cuando empieza a frenar y V=0 es la velocidad final (esto es, en reposo
o alto total). De tal forma que T=-U/A, y necesitamos encontrar A, la
desaceleración de frenado (por eso es una cantidad negativa) que depende de
las condiciones de la carretera. Ahora usemos las leyes de la dinámica: la fuerza
de fricción entre el automóvil y el piso es F=KN donde K es el coeficiente de
fricción y N = Mg cosω, donde N es el peso de un automóvil de masa M en una
carretera con un ángulo de inclinación ω y siendo g la aceleración de la
gravedad. Además, de la segunda ley de Newton sabemos que la fuerza neta
del carro en la dirección en que va viajando es F=MA. La fuerza de fricción es la
única fuerza que se da en la dirección en que se mueve el auto. Así, F = MA=
KMg cosω y por tanto A= K g cosω. Este es el límite superior de desaceleración
para que un automóvil pueda detenerse

para una K y una inclinación dadas. Hay que recordar que g = 9.81 m/seg2 en
unidades internacionales. Ahora coloque este resultado en la ecuación de la
cinemática (la primera que obtuvimos) y verá que T = U/(K g cosω. Así, se puede
encontrar T para una carretera en buenas condiciones (con ω=0grados y K =
0.8, por ejemplo) y para una en malas condiciones (con ω=30grados y K = 0.1).
Es importante mencionar que en estos ejemplos K = 0.8 corresponde a una
carretera seca (mayor fricción) y K = 0.1 es para una carretera húmeda y
resbalosa ya sea por hielo o por diesel (menor fricción). El lector interesado
puede hacer una gráfica de T contra K para conocer cómo el tiempo de frenado
aumenta linealmente al empeorar las condiciones de la carretera.

Si se aprende esta lección, se verá que más tiempo de frenado significa más
espacio entre su carro y el de enfrente para evitar una colisión trasera. En pocas
palabras, hay que poner mayor distancia entre ambos automóviles en mal clima,
y hay que respetar los límites de velocidad establecidos. Es claro que no se pone
este tipo de señalamientos en las carreteras simplemente para adornarlas. Los
que han investigado y analizado la causa de los choques carreteros por medio
de numerosos estudios, se han dado cuenta que hay un intervalo de tiempo de
reacción del conductor antes de que éste pise el pedal del freno. Este intervalo
es de 1.5 segundos y no de 0.65 segundos como se pensaba no hace mucho.
Este lapso de reacción de 1.5 segundos es para conductores que están alertas
y despiertos, no para aquellos que viajan largas horas sin descanso o que van
bajo la influencia del alcohol o de algún psicotrópico. La menor distracción puede
aumentar el tiempo de respuesta y, con ello, el riesgo de un accidente por
colisión. Por ejemplo, si aplicamos este tiempo de respuesta de 1.5 segundos a
un vehículo que viaja a 20 km/h, notaremos que durante este lapso el vehículo
habrá viajado 13.3 metros. Si éste viaja a 55 km/h durante el tiempo de reacción
del conductor, el carro se habrá desplazado un poco más de 24 metros. Y así
sucesivamente. A este tiempo de reacción o de respuesta se le tiene que
adicionar el tiempo de frenado. Esto da como resultado una mayor distancia en
el frenado real. En la figura siguiente se muestra una gráfica del tiempo de
reacción más el tiempo de frenado para diferentes velocidades.

Así, si una persona se encontrara a 45 metros de distancia de varios vehículos


en movimiento, sólo aquellos que viajan a una velocidad menor a 60 km/h no lo
arrollarán. Los demás lo matarán, o en el mejor de los casos lo enviarían al
hospital con lesiones muy graves. Esta persona podría ser algún familiar nuestro,
por este motivo en las zonas escolares y dentro de las instalaciones
universitarias donde hay tránsito vehicular la velocidad máxima recomendada es
de 20 km/h, misma que todos los conductores estamos obligados a respetar.

8.1 BUENO, PERO ¿Y DÓNDE QUEDÓ LA REGLA?


Para mantener una distancia segura entre dos vehículos hay que seguir una
regla de oro que funciona a cualquier velocidad. Esta regla obliga al que la usa
a estar al menos cuatro segundos detrás del vehículo que está directamente
enfrente del suyo. Así, si usted viaja por la ciudad o por carretera, la regla de oro
indica que observe al vehículo que está adelante y tan pronto éste pase por un
objeto fijo (no uno que también se está moviendo) se debe comenzar a contar
“diez mil uno, diez mil dos, diez mil tres, diez mil cuatro”. Buenos ejemplos de
objetos fijos son los postes de luz, un árbol, un señalamiento, un puente, las
marcas de paso peatonal, etc., aunque se pueden emplear muchos otros puntos
de referencia fijos.

De esta manera, si descontamos los 1.5 segundos del tiempo de reacción, usted
tendrá al menos 2.5 segundos para frenar. La figura siguiente ilustra esta acción.
Y por supuesto, si algún conductor impaciente le rebasa –siempre habrá alguien
así– comience a contar de nuevo y reduzca la velocidad de su auto para volver
a mantener la distancia segura entre los dos vehículos. Es muy probable que
esto sea una prueba para su paciencia, pero siempre es mejor probar la
resistencia de su paciencia que probar la resistencia de su cráneo al tener la
posibilidad de colisionar a otro auto adelante del suyo sólo por seguirlo muy de
cerca. La única excusa para golpear a otro vehículo por detrás es si usted fue
impactado por detrás por otro automóvil, que a su vez le obligó a impactar al
vehículo de enfrente. ¿Qué hacer si alguien le sigue muy de cerca? Simplemente
reduzca su velocidad muy gradualmente y pise el pedal del freno muy
ligeramente varias veces por tiempos cortos, de tal manera que el otro conductor
tenga más tiempo para reaccionar al ver sus luces de frenado, y por favor, facilite
que éste le rebase. Siempre es preferible manejar a la defensiva, aunque para
muchos conductores usted parezca un tonto. Recuerde, las carreteras no son
pistas de competencia de NASCAR. Usted tiene el poder de hacer que las
carreteras sean más seguras. Y como reza el dicho popular “más vale un minuto
tarde, que un minuto de silencio”

9 LAS ZONAS DONDE NO ESTA PERMITIDO Y/O SERIA INSEGURO


ADELANTAR?
Está prohibido adelantarse en:

 Bocacalles
 Puentes
 Túneles
 Pasos a Nivel
 Curvas
 Pendientes

9.1 Curvas sin visibilidad


Curvas muy cerradas donde el alcance de nuestra visión será muy corto, o no
tan cerradas pero que se encuentran en zonas donde no podremos ver de lejos
si se aproxima algún otro vehículo en sentido opuesto por árboles, vallas,
barreras, etc.

9.2 Detrás de un vehículo de grandes dimensiones que adelanta


No podremos adelantar, también por ley, detrás de vehículos como camiones o
autobuses que ya están adelantando. Su gran volumen nos impedirá la visión
sobre lo que ocurre unos cientos de metros por delante, por lo que sería muy
peligroso.

9.3 Cambios de rasante pronunciados


Esa diferencia de pendiente, si es pronunciada, deriva en una pérdida de visión
a larga distancia que no recuperaremos hasta que prácticamente lleguemos al
punto donde se encuentran ambas pendientes. No te la juegues y extrema la
precaución, podría aparecer un coche en sentido contrario y echarse encima
enseguida.

9.4 Pasos a nivel


Cada vez son menos los pasos a nivel que quedan en nuestras carreteras, pero
todavía los hay y debemos saber cómo actuar. Según nos vamos aproximando,
debemos reducir considerablemente nuestra velocidad y tomarnos las cosas con
calma. Un golpe entre dos coches puede ser muy grave, pero que un tren arrolle
a un turismo… no apetece ni pensarlo. Por eso, es importante reducir la
velocidad y detenernos si es necesario. En los pasos a nivel está prohibido el
adelantamiento a no ser que sea a un vehículo de dos ruedas, pero si te lo
puedes ahorrar y adelantarlo posteriormente, mejor.
9.5 Intersecciones
Otra condición de la vía cuando nunca se debe adelantar es en las intersecciones
o cruces. Debemos tener en cuenta que, en estos puntos, podemos encontrarnos
carriles de deceleración y aceleración, raquetas, stop, isletas, vehículos que se
incorporan, vehículos que salen y un largo etc. Por tanto es un punto en el que
un adelantamiento sería extremadamente peligroso, incluso aunque no veamos
ningún coche más que al que tenemos intención de sobrepasar. De hecho, igual
que en los cambios de rasante, las velocidades permitidas suelen ser inferiores
que en cualquier otro tramo de la vía con el fin de aumentar la seguridad de los
usuarios.

9.6 Pasos de peatones


Como siempre decimos, los usuarios de las vías más débiles son los peatones y
los vehículos de dos ruedas. Adelantar en un paso de peatones supone un riesgo
de atropello muy alto. Si un vehículo se encuentra en el carril derecho justo antes
del paso de cebra, bien esté parado o en movimiento, y nosotros pretendemos
adelantarlo, nos causará la pérdida de la visión del lado derecho del paso, que
recuperaremos cuando estemos a la misma altura que el otro vehículo. Por tanto,
si lo rebasamos y algún peatón está cruzando, es muy probable que
desgraciadamente lo atropellemos. Ya de paso aprovechamos para recordar
que, si tenemos que hacer una parada rápida en doble fila nunca lo hagamos a
pocos metros de un paso de cebra.

9.7 Túneles
En los túneles con solo un carril por sentido de marcha el adelantamiento está
prohibido. La falta de escapatorias al ser un sitio cerrado y la dificultad para
percibir a qué velocidad viene el vehículo que circula en sentido contrario por la
iluminación y la mala visibilidad hace que adelantar en estos tramos sea muy
peligroso y que, por ello, también esté prohibido. En el caso de que tengamos
varios carriles por sentido de marcha si podremos rebasar a otro vehículo.
10 ¿POR QUÉ ES PELIGRO ADELANTARSE?
El adelantamiento que es una maniobra que altera el orden normal de circulación
puesto que hay que invadir, cuando la circulación es de doble sentido, la parte
de la calzada o el carril destinado al sentido contrario. De ahí, que sea
una maniobra peligrosa pero sobre todo en carreteras secundarias, túneles y en
casco urbano porque conlleva el riesgo de encontrarnos con vehículos que nos
vienen de frente, otros que se disponen a cruzar una intersección, pasos a nivel,
peatones y ciclistas y en las proximidades de unos y otros. La maniobra de
adelantamiento es una de las más peligrosas puede
causar accidentes y multas.

11 COMO EVITAR ACCIDENTES DE RETRO

Probablemente existan varias razones que expliquen la frecuencia de los


accidentes al retroceder vehículos. Una razón puede ser que el conductor no
tome las precauciones usuales, pensando que un accidente en retroceso
probablemente no resulte en lesiones personales. También es posible que el
conductor piense que el vehículo recibiría pocos daños por estar moviéndose
lentamente.
Muchos accidentes al retroceder ocurren porque los conductores se confían
demasiado de los espejos retrovisores. Aun con los mejores espejos o juegos de
espejos existen puntos ciegos (los cuales el conductor no puede ver) ya sea
detrás o a los lados del vehículo.

Para reducir el número de accidentes al retroceder, es necesario saber y poner


en práctica las medidas preventivas necesarias. Considere las siguientes reglas:

1. Haga todo lo posible por no tener que retroceder. Estacione de manera


que pueda transitar hacia adelante cuando arranque de nuevo. Evite dar
vuelta en forma de "Y" en las calles y entradas a garajes.
2. Estacione en un lugar alejado de otros vehículos estacionados o que
estén transitando, y de esa manera evitar el peligro de un choque.
3. Si el vehículo ha estado estacionado durante algún tiempo, dé una vuelta
a su alrededor para verificar que no haya niños, otros vehículos u
obstáculos presentes. (¿Ha pensado alguna vez por qué algunas
empresas exigen que se coloque un cono detrás de los vehículos de
servicio estacionados? Ésta es una de las razones.)
4. Siempre que el conductor no pueda ver a través de la ventana trasera, la
ley exige que haya un ayudante ubicado donde pueda ver la parte trasera
del vehículo y donde lo vea el conductor.
5. Antes de retroceder, suene la bocina dos veces rápidamente, mire en el
espejo retrovisor y los laterales, observe el espacio que tiene a ambos
lados y retroceda con cautela.

A menudo se dice que retroceder un vehículo es una verdadera prueba de la


destreza del conductor. Los accidentes al retroceder pueden evitarse.
12 ¿QUÉ SON LOS PUNTOS CIEGOS Y DONDE SE UBICAN?
Los puntos ciegos son áreas alrededor del vehículo que no pueden ser
observadas de forma directa por el conductor.

Los puntos ciegos se generan con los postes del marco del parabrisas (A),
postes centrales (B) y costados superiores traseros (C). Estas importantes partes
de la carrocería son las que precisamente obstruyen la visualización clara del
entorno al conductor.

De hecho, el poste del marco del parabrisas izquierdo, el cual queda más
próximo a la visión del conductor, es el que reduce el campo de visión hasta 15
grados, por la pérdida de la visión de un ojo. Esto es suficiente para ocultar a
una persona o un vehículo.

El campo de visión de un ser humano es de casi 180 grados de forma horizontal


y de 100 grados de forma vertical. De esta forma, desde la posición del conductor
sólo se cuenta con la visión hacia adelante y hacia los laterales del vehículo;
estás áreas son las que sólo vería el conductor sin el apoyo de los espejos.

12.1 LA IMPORTANCIA DE AJUSTAR ADECUADAMENTE LOS ESPEJOS


Los espejos ofrecen una mayor visualización del entorno y disminuyen los puntos
ciegos. Los laterales sirven para observar los ángulos izquierdo y derecho sobre
el sentido de circulación, siempre y cuando se acomoden de manera adecuada.
Es de suma importancia utilizarlos antes de realizar la maniobra de cambio de
carril o al incorporarnos a una vía.

Para poder sacarle el mayor provecho a los espejos laterales es importante


seguir los siguientes tips:

 Ajustarlos antes de la conducción.


 Mover la cabeza ligeramente a la izquierda mirando el espejo lateral.
 El espejo izquierdo debe reflejar ligeramente el borde derecho hasta la
parte posterior de la carrocería del vehículo. El área restante del espejo
debe reflejar a los autos y el carril de ese lado.
 El espejo lateral derecho debe mostrarte una pequeña porción de la parte
trasera del auto y una gran parte del carril.
El espejo retrovisor, por su parte, nos ayuda a visualizar la parte posterior del
entorno y es de suma ayuda cuando realizamos maniobras de reversa. Su
correcto ajuste debe permitir observar el medallón completo.

12.2 ¿QUÉ PELIGROS REPRESENTAN LOS PUNTOS CIEGOS AL


CONDUCIR?
Todo aquel que haya recibido un sonoro claxonazo al cambiar de carril por un
auto que no había visto, sabe perfectamente los riesgos que representan los
puntos ciegos.

Desde el mencionado claxonazo, hasta un alcance o en el peor de los casos,


arrollar a un motociclista, son algunos de los riesgos ocasionados por no poner
la debida atención a los puntos ciegos.

12.3 CÓMO EVITAR LOS PUNTOS CIEGOS


 Antes de hacer alguna maniobra, observa los espejos y, de ser posible,
echa una rápida ojeada volteando la cabeza.
 Procura no conducir por el punto ciego de otros vehículos como los
camiones.
 Observa los espejos constantemente.
 Cuando efectúes un rebase o un adelanto procura no ubicarte en el punto
ciego del otro automovilista.
 Los espejos siempre deben encontrarse limpios y sin grietas u otros
elementos que dificulten la visibilidad.
 En caso de colocar protecciones antirrobo, verifica que estas no obstruyan
la visibilidad de los espejos.

13 BIBLIOGRAFÍA
 http://juanruedaconinternational.com/content/cu-les-son-los-puntos-
ciegos-del-cami-n
 https://www.motorpasion.com.mx/seguridad/sabes-cual-es-el-punto-
ciego-al-conducir-como-evitarlo-y-que-peligros-representa
 https://www.segurossinbarreras.com/blog/12-recomendaciones-para-
una-conduccion-segura-y-responsable/
 https://www.segurossinbarreras.com/blog/12-recomendaciones-para-
una-conduccion-segura-y-responsable/
 http://www.luchemos.org.ar/files/manualparalaconduccionsegura.pdf