Vous êtes sur la page 1sur 2

EL RÉGIMEN DE LA ALEGRE MEMORIA (OBIANG NGUEMA MBAZOGO) Y LA

PERVERSIÓN.

Por Ángel-Obama OBIANG ESENG.

CAPÍTULO ¿…?: LA EXCLUSIVIDAD DE LOS DESTINOS DE GUINEA


ECUATORIAL PARA EL PRESIDENTE FUNDADOR.
La participación de Convergencia para la Democracia Social (CPDS) en los
eventos políticos organizados por el presidente, como acaba de suceder en la
"III CONFERENCIA ECONÓMICA NACIOAL”, suele mirarse con cierto recelo,
cuando no como una decepción o traición, para quienes desean ya un verdadero
proceso de democratización en el país.
Anteriormente hicimos esta observación, la cual es hasta cierto punto
comprensible porque, para iniciar el real proceso de democratización, en estos
eventos no se termina de calibrar la envergadura de la cruda realidad que
atraviesa nuestra Guinea Ecuatorial. Esto se debe a diversos factores que por
motivos obvios de espacio resultan imposibles de enumerar y analizar, no
obstante, indicaremos dos: (i) la incapacidad de debatir o discutir de igual a igual
del autor del régimen con el resto de guineoecuatorianos sobre los destinos de
democracia del país, y (ii) la ductilidad, o facilidad de acomodo de nuestra
población. Estas indicaciones se asocian de tal forma que, de manera
oportunista y maliciosa, aprovechan al primero.
El acomodo de la población es, en parte, consecuencia de la conducta perversa
del presidente. Sin embargo, por otra parte, observamos en nuestros ciudadanos
una tremenda confusión entre ser pasivo y ser pacífico, observamos una
pasividad disfrazada de pacifismo que se limita a esperar que otros resuelvan
nuestros problemas; claramente, nada tiene que ver con hacer las exigencias
necesarias a través de medios pacíficos.
De esta manera el fundador tiene agarrada la sartén por el mango, aprovecha
todos los resortes para someter deliberadamente a los demás: los recursos
económicos de Guinea Ecuatorial sirven para premiar o aventajar a familiares,
allegados, y sometidos, al tiempo que esquilma a quienes no se someten. Los
policías, militares y demás medios de represión legítima en pueblos
democráticos, sirven en nuestro caso para reprimir cualquier atisbo de
manifestación contra el estado de las cosas, pretendiendo “una paz reinante”.
Cicerón estableció tres exigencias para el funcionamiento recto de una
democracia: “pueblo culto, leyes justas, gobernantes honrados”. Estamos aún a
años luz no solo de este ideal, sino de los pueblos o países que hoy en día lo
han emprendido.
El problema es que no hemos alcanzado el mínimo indispensable, que a nuestro
juicio no es otro que el de los gobernantes honrados, pues si bien los estudios
son necesarios para la obtención de un pueblo culto y la elaboración de unas
leyes justas, la honradez, por el contario, no se adquiere por estudios o leyes
justas.
Guinea Ecuatorial, nuestro país de todos, ha tenido la mala suerte de conservar
al gobernante no solo más longevo, sino, además, el más corrupto y perverso
jamás conocido. Tal es su perversión que siquiera le permite considerar,
mientras viva, otro dirigente, o establecer mecanismos que hagan posible la
alternancia en el poder: la “mesa de diálogo” y “conferencias económicas” no son
sino manera de ayudarle a marear la perdiz.
Al tiempo, y por lo menos para el CPDS, estos eventos políticos suelen ser una
oportunidad de expresar nuestro punto de vista, lo que, de otro modo, no tendría
lugar mientras otros no ofrezcan una salida más eficaz para el verdadero inicio
de la democracia de nuestro país.
Sin ir más lejos, Andrés Esono Ondó acaba de salvarse de una de las múltiples
artimañas del Gobierno. Desde que Plácido Micó estuviera de secretario general
en CPDS, los incidentes del régimen contra nuestro partido político han venido
desembocando en una serie de cuyos próximos capítulos siguientes estamos tan
curiosos como pendientes. Otro de nuestros compañeros, Joaquín Eló Ayeto,
destacado militante y activista en defensa de los Derechos Humanos, está
sufriendo en este preciso momento una cárcel injusta con un auto de prisión
preventiva comunicada. El juez de instrucción, Óscar Beseku Eñeso, firmó por
un delito de dudosa credibilidad. Joaquín va a cumplir ya tres meses desde que
lo tienen en Black Beach, ha sido torturado, además de sufrir otros tratos
vejatorios. Asimismo, el macrojuicio de Bata debido a “una intentona de
asesinato al presidente y su familia en las navidades de 2017”, es otra de las
manifestaciones de los manejos de presidente, a su antojo, sobre los poderes
del Estado.

1 Federico Fernández de Bujan y Manuel Jesús García Garrido: Fundamento Clásicos de


Democracia y la
Administración, Ediciones académicas, 2010, pag. 75