Vous êtes sur la page 1sur 3

Trabajo Practico N 1

Resumen de “El Consumo sirve para pensar”

Nombre: Gastón Alvarez

Materia: Comunicación y Cultura del Consumo

Profesor: Marcos López

5 Año IEDO
El texto “El consumo sirve para pensar“ , escrito por Néstor García Canclini , nos
explica que el consumo tiene distintas maneras de pensarse , profundizando en algunas
preguntas que surgen respecto al consumo , como por ejemplo , ¿qué significa consumir? y/o
¿cuál es la racionalidad-para los productores y para los consumidores-de que se expanda y se
renueve incesantemente el consumo?, así como también el plantea que el consumo va mucho
más allá de la adquisición de un bien o producto que puede ser que nos haga sentir satisfechos
, sino que va en conjunto con la comunicación y el valor que nosotros le damos a los bienes ,
el llama a esto último o piensa que se los deben dominar “bienes simbólicos“.

Principalmente o en sus principales ideas , Canclini sostiene que el consumo se puede


entender con teorías que lo abordan desde diferentes perspectivas como son: la economía, la
política, la antropología y la sociología, sin embargo, no existe una teoría sociocultural que lo
explique , de esta manera se puede pensar al consumo como “el conjunto de procesos
socioculturales en que se realizan la apropiación y los usos de los productores“ , siguiendo
este enfoque dice que no son las necesidades o los gustos individuales los que determinan
qué, cómo y quiénes consumen, si no que depende de las estructuras de administración del
capital el modo en que se planifica la distribución de los bienes.

Entre otras cosas, cita a Manuel Castells, quien menciona que el consumo “es un sitio
donde los conflictos entre clases, originados por la desigual participación en la estructura
productiva, se continúan a propósito de la distribución y apropiación de los bienes”.
Indicando que el acto de consumir es participar en un escenario de disputas por aquello que la
sociedad produce y por las maneras de usarlo.

Además, postula las dos siguientes ideas, el consumo como medio de diferenciación
social fundamentado en la propiedad privada y como una construcción a partir de lo que llama
la racionalidad integrativa y comunicativa de una sociedad

Por un lado, el consumo se puede apreciar como un lugar de diferenciación y


distinción entre las clases y los grupos, que ha llevado a reparar en los aspectos simbólicos y
estéticos de la racionalidad consumidora. En este aspecto es como se toma de manera común,
cada persona consume lo que consume gracias a sus posibilidades y en mayor medida a la
necesidad de estar colocado en cierta posición que le brinde reconocimiento en el grupo social
al que pertenece. Los bienes sirven como medios de diferenciación.
Por el otro, el autor refiere que algunas corrientes del pensamiento posmoderno llenan
la atención de manera opuesta a lo descrito en los párrafos anteriores, los escenarios del
consumo son para los autores posmodernos como lugares donde se manifiesta con mayor
evidencia la crisis de la racionalidad moderna y sus efectos sobre algunos principios que
habían regido el desarrollo cultural.

Finalmente el autor se formula dos últimas preguntas sobre el sentido del consumo,
¿Cómo diferenciar las formas del gasto contribuye a la reproducción de una sociedad de las
que la disipan y disgregan? Y ¿Es el “derroche” del dinero en el consumo popular un auto
saboteo de los pobres, simple muestra de su incapacidad de organizarse para progresar?,
Canclini responde estas preguntas desde la frecuencia en que estos gastos se asocian a rituales
y celebraciones. Así como también existe la conducta de consumo compulsivo, en las
conductas ansiosas y obsesivas ante el consumo puede haber como origen una insatisfacción
profunda.

Ya en los párrafos finales, del texto, casi que reflexionando, Canclini plantea que el
consumo se debe realizar como actividad reflexiva, racional, que no se trate de un impulso
arrebatado e inútil, para pensar el consumo termina entregando tres requisitos o máximas a
seguir.

Los que requisitos que plantea que debemos seguir son los siguientes:

a) una oferta vasta y diversificada de bienes y mensajes representativos de la variedad


internacional de los mercados, de acceso fácil y equitativo para las mayorías.

b) información multidireccional y confiable acerca de la calidad de los productos, con


control efectivamente ejercido por parte de los consumidores y capacidad de refutar las
pretensiones y seducciones de la propaganda y

c) participación de los principales sectores de la sociedad civil en las decisiones del


orden material, simbólico, jurídico y político donde se organizan los consumos desde la
habitación sanitaria de los alimentos hasta las concesiones de frecuencia radiales y televisivas,
desde el juzgamiento de los especuladores que ocultan productos de primera necesidad hasta
los que administran informaciones clave para tomar decisiones.