Vous êtes sur la page 1sur 165

-TITULO: “EL TESTAMENTO OTORGADO A TRAVES DE

UN SOPORTE AUDIOVISUAL EN LA LEGISLACION


PERUANA”
-ASESORA: VICTORIA ESTHER MENDOZA OTINIANO
-AUTOR: ALEJANDRO PAOLO LOMBARDI ROSAS
-RESUMEN:
La presente investigación se orienta a determinar si se justifica la regulación del Testamento
Audiovisual en la legislación peruana habida cuenta de la constatación de la desvalorización de la
importancia del acto testamentario y la inaplicación del documento electrónico en materia
sucesoria.

La principal motivación ha sido impulsar la facción de testamentos, revalorizar la voluntad humana


mediante su expresión audiovisual y fomentar la aplicación de tecnologías al derecho si es que ello
redunda en su beneficio.

El estudio ha permitido determinar que la principal razón para la poca realización de testamentos
es el excesivo apego a las formas legales. Igualmente, la reducida implementación de las normas
que regulan la aplicación de la tecnología al derecho se debe a desconocimiento, por parte de los
operadores, de la teoría elaborada en doctrina, al considerar riesgoso su uso obviando las garantías
implementadas.

Se recopilaron a lo largo del trabajo opiniones de reconocidos autores en materia de acto jurídico,
sucesiones y documento electrónico, así como sentencias sobre testamentos y admisión de
tecnologías en el derecho. Igualmente, se analizaron, a fin de darle sustento legal a la propuesta, las
normas que permiten la inserción del testamento audiovisual.

La principal conclusión destaca la justificación de regular el testamento audiovisual en la legislación


peruana, observando los requisitos elaborados por la teoría del documento electrónico, teniendo
en cuenta la dación de normas sobre aplicación de nuevas tecnologías al derecho y la tendencia a
liberar de formas innecesarias a los actos jurídicos.

-TESIS:
I. GENERALIDADES

1. TITULO

EL TESTAMENTO OTORGADO A TRAVÉS DE UN SOPORTE AUDIOVISUAL EN LA


LEGISLACIÓN PERUANA.

2. FACULTAD

2.1 Derecho y Ciencias Políticas.


2.2 Escuela Académico Profesional: Derecho.
2.3 Departamento Académico: Ciencias Jurídicas Públicas y Políticas.
2.4 Especialidad: Derecho Civil.

3. AUTOR

3.1 Nombre

- Alejandro Paolo Lombardi Rosas.

3.2 Número de Matricula

- 0061398-99.

3.3 Grado Académico

Bachiller en Derecho y Ciencias Políticas

4. ASESORA ACADÉMICA

Abogada Victoria Esther Mendoza Otiniano.

5. TIPO DE INVESTIGACIÓN

5.1 Según el fin que persigue


BASICA.

5.2 Según su alcance temporal

Legislación Peruana vigente desde el Código Civil de 1984

5.3 Según Técnica de Contrastación

DESCRIPTIVA.

II. INTRODUCCION

i. MOTIVACIÓN Y FUNDAMENTOS

El Testamento es el acto jurídico por medio del cual una persona, en expresión de
su última voluntad, autorregula el destino de su patrimonio y asuntos extra-
patrimoniales para después de su deceso.
Sin embargo, las personas actualmente le han restado su valor dentro de la
institución familiar, optando por fallecer intestado.

Uno de los fines últimos del testamento (mas allá de la simple disposición
patrimonial) es la de pervivir a nivel familiar y social con una declaración final sobre
asuntos personales que el de cujus quiere que subsistan en el tiempo y de ese modo
su personalidad no sea olvidada.

Al mismo tiempo se observa que el avance de la ciencia otorga cada vez mejores
formas de realizarnos en los diferentes aspectos de la vida, no siendo el Derecho
ajeno a esta realidad. Cambios cualitativamente beneficiosos y que, en ciertos
casos, representan un cambio total en la forma de percibir el modo de ser de las
personas.

La reserva frente a la inserción de estas novedades en materia testamentaria reside


en prejuicios históricos y tradiciones no actualizadas antes que por razones de
carácter netamente jurídico.

En palabras de Eduardo Couture: “La ley procede sobre la base de ciertas


simplificaciones esquemáticas y la vida, diariamente, presenta problemas que no
han podido entrar en la imaginación del legislador”. El Derecho debe adaptarse a la
realidad, la misma que debe comprender tanto a los niveles sociológicos como
también a los tecnológicos. Partiendo de este punto de vista la adaptación del
derecho a la tecnología es necesaria.

Sin embargo a niveles gerenciales se habla del síndrome “U.S.T.E.D.” (Uso


Subdesarrollado de la Tecnología Eficientemente Desarrollada), según el cual, por
ejemplo, se pensaría que reemplazar las máquinas de escribir por las computadoras
representaría la correcta adaptación de la tecnología a nuestra vida diaria, aunque
en el fondo el uso es el mismo. Si realmente aplicáramos la tecnología a nuestro
campo laboral encontraríamos una fuente ilimitada de posibilidades, así en la
situación propuesta seria aprovechar las ventajas comparativas que ofrece el
ordenador como el procesamiento de información a alta velocidad y la completa
imparcialidad en los resultados.

La ley no es muy permisiva respecto al avance tecnológico (restringiendo la facción


del testamento a la simple escritura) e inclusive, aún existiendo formas de realizarlo
permitidas por la ley, no se aplica de manera efectiva, con lo cual se demuestra la
poca identificación de las personas por estas modalidades (así también al
Testamento) constituyendo esto una barrera que ha devenido en una costumbre
desfavorable que debe ser superada.
Nos resulta inconcebible que en el Tercer milenio, en que la revolución tecnológica
es ya una realidad y parte de nuestra vida diaria, se tengan reservas al aceptarlas y
aplicarlas a todos los campos de la vida, incluyendo al Derecho.

¿Es una costumbre legislativa razón suficiente para prohibir una figura que, a priori,
pensamos otorga una serie de ventajas?

Consideramos que no, pues la experiencia comparada (en especial en el ámbito


comercial internacional) ha demostrado que aquellos países que se han inclinado a
favor de la carrera informática, han presenciado resultados favorables para el
derecho, sin generar oposición de parte de la doctrina.

La respuesta reside en reasignar titularidad a los Actos Jurídicos.


Consecuentemente, se debería franquear a las personas del mayor número de
medios idóneos para realizar su última voluntad. Considerando que lo familiar,
patrimonial y sucesorio se conjugan en torno a la forma de disponer los bienes, es
un compromiso de quienes estudian el fenómeno sucesorio considerar cada vez
mejores formas de disposición de los bienes mortis causa que permitan al sujeto la
toma de decisiones mas eficientes.

El Testamento, como documento escrito, si bien es cierto es el principal vehículo


que contiene la Voluntad testamentaria, no debería ser el único, pudiéndose,
alternativamente, recurrir a nuevas formas como la propuesta.

Mas allá de la doctrina y del hecho en si (testar), la propuesta resulta bastante


promisoria en los efectos de carácter personal al llevarlo a niveles nunca antes
alcanzados por el derecho, facultando al de cujus de un medio mas persuasivo para
salvaguardar su ultima voluntad frente a los sucesores: el Audiovisual.

Quien mejor que el causante de la sucesión en persona, mediante un medio


audiovisual, para explicar en sus propias palabras cual es su ultima voluntad de
forma completa e indubitable, agregando lo que él mismo crea conveniente decir a
libre criterio.

“Las Declaraciones verbales que el difunto podría haber hecho en su lecho de


muerte carecen de valor. Los herederos no quedan obligados por ellas. Sin
embargo, un legado verbal (...) podría valer como obligación natural si los
herederos cumplen dicha disposición”1

Con el sustento de la modificatoria del artículo 141 del Código Civil mediante Ley
27291 (24.06.00), la inclusión del video como Documento dentro del Proceso Civil
(Ley 26612 del 21.05.96) y doctrina moderna en materia de documentos realizados
en soporte virtual es que planteamos la figura materia de la presente tesis, dentro
de un plan de investigación que por sus alcances consideramos de importancia por
significar un aporte académico en el área profesional del Derecho.

ii. ANTECEDENTES

Del latín testatio mentis (que significa Testimonio de la mente), esta figura de larga
data (existiendo referencia incluso ya en la Biblia, en el Libro de Jacob y habiendo
sido recepcionada por las culturas del mundo antiguo) llegó al Derecho Romano,
donde tuvo una importancia de primer nivel, en especial en las Asambleas de las
Gens, en cuanto a la trasmisión de prerrogativas sucesorias.

Al verificar su importancia en aquellas culturas, se puede observar un carácter


común: la oralidad. Así, en las curias romanas. Ya en épocas posteriores, Garcilaso
de la Vega en sus Comentarios Reales nos informa que, en el Incanato, la forma de
testar era verbal (verbigracia, el testamento de Manco Cápac y en general de los
súbditos, quienes disponían de sus bienes verbalmente ante el curaca).

En doctrina encontramos el Testamento nuncupativo como modalidad


testamentaria, también llamado Testamento Oral. Si bien solo se lo reconoce en
ciertos Estados Norteamericanos y limitado su uso en situaciones extremas de un
soldado en tiempo de guerra, se le otorga validez, reconociéndosele como
expresión de última voluntad. El poco uso de esta figura recae en su débil
formalidad, en lo referente a los testigos se encontraba el problema de la alteración

1 Teófilo Terrazas Bravo, Tesis “Testamento Ológrafo en nuestra


legislación”, 1966.
de lo escuchado en beneficio de terceros, entendible desprotección debido a la falta
de control o mayor medio que genere certeza de lo expresado por los testigos.

Ello sumado a las limitaciones legales, así, se podía disponer solo hasta una cierta
cantidad de dinero y no podía anular un testamento escrito, así sea preexistente.

Si bien es cierto se permite en los Estados Unidos de Norteamérica hacer un


testamento en video, se le considera como la ejecución de un testamento escrito
previo, sin tener validez como acto independiente. Al respecto, nosotros
proponemos que se le otorgue validez dadas las medidas de seguridad en las cuales
nos basamos que le permiten a la manifestación de voluntad expresada tener una
certeza jurídica.

Como se puede ver, la historia muestra una evolución en las formas testamentarias
acorde a las épocas. Nuestro presente no puede desconocer las nuevas formas que
otorga la tecnología por lo que consideramos necesaria la introducción de la figura
propuesta.

En el transcurso de nuestra investigación encontramos diversos documentos que


apoyan la idea de fomentar el uso de tecnología en diversas ramas de derecho y no
existe razón alguna para no hacerlo, el problema radica en el desconocimiento de
las mismas y en las reservas que diversos juristas tradicionales con el argumento de
inseguridad jurídica que estas nuevas formas puedan presentar obviando las
inseguridades existentes, cerrando de esta manera el perfeccionamiento de las
diversas formas jurídicas que se podrían beneficiar. Seria como impedir la emisión
de papel moneda por el simple hecho de que se podría falsificar.

iii. REALIDAD PROBLEMÁTICA

Con la modificatoria del artículo 141 del Código Civil (Ley 27291 del 24.06.00),
que amplía los medios a través de los cuales se pueden realizar la manifestación
de voluntad (mecánico, electrónico, óptico o análogo), la inclusión del video
como Documento dentro del Proceso Civil (Artículo 234 del Código Procesal Civil
modificado por Ley 26612 del 21.05.96) y doctrina moderna sobre el documento
electrónico asistimos a la aplicación de los adelantos tecnológicos al Derecho,
con el objetivo de ampliar el espectro de posibilidades en los cuales se puede
realizar la voluntad.
En materia procesal, nuestro Código Adjetivo, si bien ha insertado al Video como
Documento, su uso es restringido, empleándose básicamente para los efectos
de inspecciones oculares. Asimismo, nuestro sistema de Registros Públicos
tienen una base de datos destinado a Testamentos por Escritura Pública, la cual
podría aplicarse a los Testamentos en Video.

Sin embargo, nuestra legislación en materia testamentaria no ha aprovechado


esta nueva forma jurídica de transmitir la voluntad, restringiendo la facción del
Testamento a la escritura directa, sin posibilitar su realización a través de otros
medios (en específico, la expresada en reproducciones de audio y/o video).

Si bien el Código Civil sanciona la observancia de la forma escrita, diversos


autores opinan en contrario, considerándolo un defecto que debe superarse.
Así, Salvador Fornieles, citado por Juan Guillermo Lohmann Luca de Tena 2 ,
señala que deben decretarse solo las formalidades que aseguren racionalmente
la Autenticidad del Acto sin otras superfluas que se conviertan en trampas al
sancionarse con nulidad su inobservancia (así, la firma en todos los folios, la
presencia de testigos, etc.) enfatizando tanto en el carácter del Negocio Jurídico
como acto de Autonomía privada (documento, antes que al instrumento o papel
escrito necesariamente) como que lo principal es que sea capaz de transmitir
una voluntad de forma indubitable.

A continuación agrega: “La formalidad misma permite tener certeza del


otorgamiento del Testamento y de su contenido, contribuye a su mayor
ponderación y seriedad de la voluntad testamentaria y cumple función
probatoria. (...) Poco importa cualquier manera expresiva con tal que del
instrumento en el cual conste pueda llegarse a obtener un grado razonable de
certeza”.

Considerando que el tema esta directamente relacionado con la seguridad en la


transmisión de la voluntad y ello, a su vez, con el tema de las formalidades,
debemos otorgar un extracto de las opiniones de autores sobre el tema.

Uno de los autores nacionales más reconocidos en materia testamentaria,


Lohmann, aboga por la apertura de formas testamentarias. Pregunta el autor
nacional3 , ¿no debería haber otras modalidades adicionales a las legalmente
admitidas que permitan conocer con razonable seguridad y certeza la última

2 Lohmann Luca de Tena, Guillermo: Derecho de Sucesiones, Vol. XVII, Tomo


II, Primera Parte, 1ra Edición, p. 69.
3 Idem. p.260
voluntad de una persona? Además, sostiene críticamente que “nuestra
legislación, anclada en sistemas decimonónicos, desconoce la posibilidad de
expresar la voluntad en soportes distintos al que resulta de la escritura directa,
así la comunicada por medio de fax, la expresada y grabada en cinta magnética
de imagen y sonido” 4 . “En materia de formalidades testamentarias, nuestra
legislación no ha estado afortunadamente concebida y puede conducir a una
intransigencia judicial ruinosa. La poca fortuna legislativa consiste en haberse
olvidado de otras nuevas posibilidades de dejar constancia del acto de
autonomía privada”5.

“Cuando esta probado que el Documento que se tiene encierra realmente la


última voluntad del testador, la observancia (estricta y exagerada) de la forma
ya no tiene ninguna razón de ser, puesto que el fin de la forma (cual es garantizar
la voluntad expresada) se alcanzó por otros medios” (Erich Danz, 1955).

La jurisprudencia, si bien no ha resuelto sobre el particular por la novedad del


tema, que incluso en su acepción de testamento nuncupativo no tiene en la
actualidad vigencia, si ha decidido en casos donde la omisión de formalidades
(tema que consideramos fundamental en nuestra propuesta, dado el carácter
atípico del mismo) no ha sido obstativo para la subsistencia del testamento,
haciendo uso del Principio Favor Testamenti y de la Conservación del Negocio
Jurídico. Así, en la causa sobre Nulidad de Testamento, la Casación No 715 del
25.06.93 de la ciudad de Buenos Aires (Argentina) se decidió que la no
consignación de ciertos requisitos formales no debía acarrear la nulidad del
testamento. Esgrime la Sala “los preceptos imperativos (solemnidades
testamentarias) necesitan ser interpretados y esta interpretación ha de ser
restrictiva”. Añade a este fundamento que “el fin de estos preceptos de forma
no es el de restringir ni poner trabas al derecho individual de testar, sino
determinar qué declaraciones revelan la voluntad definitiva del testador. Su
interpretación, como la de toda declaración de voluntad, proceda de un grupo
de personas en función de legislador o de un simple particular no debe olvidar
nunca el fin que tales preceptos se proponen”.

Igualmente la doctrina, legislación y jurisprudencia resalta la tendencia a aplicar


la tecnología a las diversas áreas del Derecho.

4 Idem. p. 32
5 Idem. p.68
La doctrina extranjera se ha pronunciado reiteradamente a favor del uso de la
tecnología. El Dr. Carlos de Paladella Salord, Director del Portal Derecho.org,
señala que “uno de los instrumentos que debe tener en un futuro inmediato un
enorme efecto sobre las legislaciones es la digitalización de documentos.
Concretamente el documento electrónico, sea originalmente compuesto de bits
o provenga de digitalizar un documento en soporte papel (el escrito, al que
estamos acostumbrados a pensar cuando hablamos de documento). ¿Porqué
nos vemos sometidos a ese incesante manejo de papeles que conduce a que en
los hogares se encuentre una gran cantidad de documentos si, con los medios
actuales, podemos tener almacenados y disponibles en cualquier momento la
mayoría de esos escritos? ¿porqué el Estado ya utiliza esos métodos que
permiten almacenar y dar fe de operaciones de la realidad en soportes
electrónicos que, por el momento están vedados a los particulares? ¿será una
cuestión de presión por parte de intereses económicos, de la propia sociedad
que todavía no se siente preparada para cambiar el formato de sus documentos,
o será la inadvertencia de los responsables políticos que se muestran demasiado
precavidos ante esta realidad?”6

En la legislación peruana vigente, la aplicación de la tecnología al Derecho se ha


dado paulatinamente desde mediados de la década pasada, resaltándose las
leyes sobre desmaterialización de los títulos valores, el Decreto Legislativo 681
(Uso de tecnologías avanzadas en materia de archivo de documentos e
información), Ley 27269 sobre Firmas y Certificados Digitales, así como los
referidos a contratos modernos, entre otras.

Ha sido la legislación francesa la que mejor a regulado los avances de la


tecnología aplicados al Derecho. Respecto a la adaptación del derecho de
prueba a nuevas tecnologías de información, su legislación Civil, modificada
mediante Ley 230 del 13.03.2000 ha consignado lo siguiente:

- Equipara al documento en soporte electrónico a aquel en soporte papel,


siempre que cumpla con los requisitos de autenticidad, inalterabilidad y
durabilidad.
- El juez debe resolver los conflictos de prueba literal determinando por
cualquier medio el título mas válido, cualquiera sea su soporte.

6 Carlos de Paladella Salord. “El Documento Electrónico como prueba” La


Reforma del Código Civil Francés. En Revista Electrónica de Derecho
Informático No 26. Septiembre de 2000. (www.derecho.org)
Asimismo, el Comité de Ministros del Consejo de Europa mediante
Recomendación 20 (Diciembre de 1981) exhorta a los Estados a admitir
reproducciones de documentos y registros informativos, en específico,
reproducciones en microfilm y soporte informático como medios de prueba en
el proceso.

Se pueden citar otros documentos como la “Uniform Electronic as Evidence


Act”, “Uniform Business Records as Evidence Act” y la “Business Records
Exception” donde los Estados Unidos de Norteamérica aceptan al Documento
electrónico como prueba en juicio. La ONU, mediante la UNCITRAL ha emitido
la “Legal Value of Computer Records” que expresa que las normas
concernientes a pruebas relativas a documentos electrónicos no deben suponer
un obstáculo para el uso de tecnologías emergentes.

Igual tenor se percibe en la jurisprudencia internacional. Así, la argentina señala


que documento es todo objeto susceptible de representar una manifestación
del pensamiento con prescindencia de la forma en que tal representación se
exterioriza7. La norteamericana ha otorgado reiteradamente fuerza probatoria
a la firma electrónica (con criptografía de clave pública). Por último, citamos al
Tribunal Supremo Español que desde el año 1981 viene admitiendo al
documento electrónico como prueba dentro del proceso, en particular, con la
sentencia del 25.11.1989 sobre aceptación de la exhibición en juicio de un vídeo
como medio electrónico de reproducción de la imagen (con las suficientes
garantías de autenticidad que normalmente habrán de alcanzarse a través de la
prueba pericial) como elemento de prueba.

Todo ello hace que debamos reconocer la inserción de la tecnología en nuestras


vidas y, antes que rehusarnos a su influjo, optemos por aprovechar sus ventajas
adaptándolas a nuestras necesidades, generando nuevas y mejores formas de
realizarnos en los diversos aspectos de nuestra existencia. Siendo el fenómeno
sucesorio de vital importancia en nuestra existencia, su uso en materia
testamentaria no debe permanecer ajeno a ello.

Finalmente, confrontando esta nueva forma testamentaria con las ya


existentes, podemos resaltar la ventaja que otorga la imagen y la voz frente a la
escritura, la cual resulta, en comparación, algo aséptica y fría. La facción en un
medio tan expresivo como el audiovisual resulta en tal sentido como un
revalorizador de la expresión de la voluntad humana, la cual debe ser entendida
como un todo inseparable de la persona.

7 Cámara Nacional Federal Contencioso Administrativa. Sala IV. 28.10.87


En estos tiempos, en donde la tecnología aflora en diversas ramas y aplicaciones
mostrando eficientes resultados en los campos que participa, el Derecho no
puede permanecer ajeno a esta revolución tecnológica, los cuales están a la
distancia que puedan crear la doctrina y los juristas a manera de resistencia de
adaptabilidad a ellos. Es una realidad innegable y una terquedad rehusarse a
admitirlo. La tecnología nos ha rebasado ya con mucho trecho de ventaja. Es
labor de los operadores del Derecho entender esta nueva filosofía que ha sido
creada para mejorar diversos aspectos de nuestra vida diaria.

iv. ENUNCIADO DEL PROBLEMA

¿Se justifica la regulación del Testamento Audiovisual en la legislación peruana


vigente?

Variable Independiente: Legislación Peruana vigente.


Variable Dependiente: Regulación del Testamento Audiovisual.
Capitulo Primero

LA SUCESIÓN TESTAMENTARIA
LA SUCESIÓN TESTAMENTARIA

“La muerte, siendo un hecho tan universal, es a la vez tan personal, que puede decirse que es
el momento en que espiritualmente se condensa la vida humana” (Ganivet)

1.1 Sucesión

Es la transmisión de bienes, derechos y obligaciones que el causante o la ley, en defecto


del primero, ordenan a favor de persona concreta.

Según Augusto Ferrero Costa, la sucesión es la transmisión patrimonial por causa de


muerte. Es el hecho jurídico por el cual los derechos y obligaciones pasan de unas
personas a otras, existiendo identidad en el derecho y cambio en el sujeto8. A diferencia
de otros negocios ocurridos entre personas, ésta se cumple a la muerte de la persona
cuyos derechos se trasmiten en el acto.

Según Lohmann la sucesión ocurre cuando la transmisión de bienes, situaciones o


relaciones tiene lugar por fallecimiento del sujeto titular. Las personas que ocupan la
posición jurídica del difunto (Sucesores), solo reciben aquello que sea susceptible de
transmisión.9

En el Derecho Romano era indispensable que alguien ocupe el lugar del difunto
continuando su personalidad, recibiendo los bienes en forma accesoria. Los germanos
consideraron que la sucesión no podía ser en la persona (que se extinguía con la
muerte), sino en sus bienes. Ambas posiciones legislativas son los principales sistemas
históricos de sucesión, habiendo subsistido en nuestros días el segundo (la sucesión
realizada sólo en los bienes)10.

1.1.1 Elementos

Principalmente se mencionan: el causante, los sucesores y la herencia.

8 FERRERO, Augusto. Manual de Derecho de Sucesiones. 2da Ed. Actualizada.


Grijley, 1999. P. 4 y ss

9 LOHMAN LUCA DE TENA, Juan Guillermo. Derecho de Sucesiones. Fondo


Editorial PUCP. 1996. P. 36

10 ARRUÉ, Marcelo Alejandro. Derecho Sucesorio www.monografias.com : “En


Roma, se negaba la desaparición del fallecido como entidad de derecho y
establecía su prolongación mediante la continuidad de su persona por el
heredero. Este y aquél son una misma persona, de modo que la vacante
dejada por el muerto es ocupada instantáneamente por el sucesor. Los
germanos decían que la sucesión era una suerte de posesión combinada con
dominio que a la muerte del jefe de familia era continuada por sus
herederos de sangre. El heredero adquiría los bienes en mérito a esa
copropiedad preexistente es que éste resultaba un sucesor en los bienes,
sin necesidad de acudir al artificio de la continuación de la persona.
El patrimonio transmitido no se confunde con los bienes personales del
heredero y, por tanto, él no está obligado personalmente por el pasivo
hereditario: su responsabilidad se reduce a responder exclusivamente con
lo que ha recibido”.
a. Causante

También llamado heredado o sucedido, es el actor de la sucesión, quien


la causa y origina. Se le denomina de cujus, por la frase latina de cujus
successione agitur (literalmente, “aquel de cuya sucesión se trata”). La
doctrina distingue los términos expresando que la voz difunto se refiere
a la sucesión ya abierta, el vocablo causante al tiempo anterior a la
apertura de la sucesión y la palabra autor al efecto de la transferencia
de los derechos del difunto con la subsiguiente adquisición por parte del
sucesor.11

b. Sucesores

Son los causahabientes, las personas llamadas a recibir la herencia, que


pueden ser herederos (si la sucesión es a título universal) o legatarios (si
fuese a título particular).

c. Herencia

También llamada masa hereditaria, es el objeto de la transmisión. Esta


constituida por el patrimonio dejado por el causante, entendiéndose por
tal el activo y pasivo del cual es titular el de cujus al momento del
fallecimiento.

1.1.2 Clases de Sucesión

Según cual sea el criterio rector de la distribución de la herencia, la sucesión


puede ser:

1.1.2.1 Sucesión Intestada

La sucesión intestada o ab intestato es aquella que opera en virtud


de llamamientos legítimos o proveniente de la ley, sin intervenir la
voluntad del causante expresada en testamento válido.

11 FERRERO, Augusto. Op. Cit. P. 8


En la mayoría de los casos, especialmente en sociedades de poca
cultura jurídica, la voluntad de causante no es conocida
cabalmente por cuanto éste ha fallecido sin dejar testamento, o el
mismo resulta nulo o ineficaz por diversas razones.

En estos casos, es la ley la llamada a regir la distribución de la


herencia. Un conjunto de normas cumplen la función de voluntad
supletoria o ficta como se le conoce en cierta doctrina, por cuanto
se presume que ha sido la intención del causante distribuirla de tal
forma, sea en el sistema de Libertad para disponer, la que sanciona
la Legítima a favor de los herederos forzosos o la Mixta que
permite ambos, como la peruana.

1.1.2.2 Sucesión Testada

El Derecho de Sucesiones está regido por un principio regulador


fundamental: la voluntad del causante. Este es el elemento que
prima para determinar la forma y entre quienes debe distribuirse
el patrimonio hereditario. Tal declaración esta condicionada a
ciertas formalidades y limitaciones, dentro de las cuales debe
formularse. Las primeras han sido creadas para garantizar
fehacientemente que se trata en efecto, de la voluntad del
causante, y las segundas para proteger a las personas mas
allegadas al mismo. El acto que contiene dicha voluntad se
denomina testamento.

1.2 El Testamento

1.2.1 Concepto

El testamento es la declaración de última voluntad que hace una persona


disponiendo de sus bienes y de asuntos que le atañen, para después de su
muerte12.

12 Id. P. 159.
Constituye la más alta manifestación del arbitrio individual -poder de
disposición supremo-, exteriorizado por el hombre sobre sus bienes
transmisibles, para que les señale el destino que han de cumplir más allá de
su vida.13

Restringiendo la noción al campo jurídico, los autores lo describen como el


acto jurídico unilateral, solemne, personalísimo, revocable y libre por el cual
el testador dispone de sus bienes y derechos, así como de sus intereses,
patrimoniales y/o extrapatrimoniales y cumple o declara deberes para
después de su muerte14.

El testamento es, en esencia, no solo un documento, sino principalmente un


acto jurídico de naturaleza dispositiva que la mayoría de autores consideran
de carácter negocial.15

Es el acto de voluntad que expresa una decisión o un mandato mediante un


conjunto de disposiciones; establece, decreta y resuelve sobre los intereses
del testador, sea que recaigan sobre sus bienes, derechos u obligaciones o
sobre otros asuntos de carácter no patrimonial. Su esencia es la de ser un acto
por el cual el testador puede ordenar su propia sucesión.

Finalmente, el Código Civil Peruano de 1984 prescribe en su artículo 686 que


“por el testamento una persona puede disponer de sus bienes, total o
parcialmente, para después de su muerte y ordenar su propia sucesión dentro
de los limites d la ley y con las formalidades que esta señala. Son válidas las
disposiciones de carácter no patrimonial contenidas en el testamento, aunque
el acto se limite a ellas”.

Resalta el hecho que la mayoría de legislaciones, doctrina autorizada así como


definiciones no jurídicas conceptúan al testamento principalmente como un
acto que importa una manifestación de voluntad, un conjunto de
disposiciones post morten y demás relativos mas no hacen referencia al

13 VALVERDE, Emilio. Derecho de Sucesión en el Código Civil peruano. Tomo


I. Talleres Graficos del Ministerio de Guerra. Lima, 1951. P. 313.

14 BAQUEIRO ROJAS, Edgar. Diccionario Jurídico Temático – Derecho Civil.


Oxford University Press. 2003. P. 106.

15 LOHMANN LUCA DE TENA, Juan Guillermo. Derecho de Sucesiones. Vol. XVII.


Tomo II. 1ra Parte. Fondo editorial PUCP. P. 34 y ss.
carácter escrito que mas bien es una formalidad. Con esto se quiere dar a
entender que la escriturariedad, antes que ser parte de la definición del
testamento, es una característica del mismo.

La gran ventaja de realizar un testamento como acto jurídico consiste en el


conocimiento que genera en terceros respecto a la voluntad del testador. Es
decir, a contrario sensu, de fallecerse intestado, además de suponer un
trámite legal, a veces engorroso y no otras pocas veces irritante, no cabria
decidir sobre la suerte de temas que competen al testador, en especial los de
carácter extra-patrimonial puesto que la sucesión intestada solo se realiza
respecto de lo patrimonial, quedando en el limbo la norma del art. 686 in fine
del Código Civil sobre la aptitud extra-patrimonial del testamento.

Si bien el legislador prescribió que el testamento sea escrito, por razones de


seguridad jurídica, se debe tener en cuenta que hoy en día existen nuevos
medios de manifestación de voluntad que son tan o más seguros que aquellos.
Es menester del legislador contemplar estas nuevas formas, sin obviar los
dispositivos legales que equiparan para todo fin, mediante el principio de
equivalencia funcional, al documento electrónico con el documento escrito.

1.2.2 Evolución Histórica

Surgida en el derecho romano, esta figura experimento una evolución notable


conforme adquirió autonomía. Al mismo tiempo, su importancia se debió a
que se consideraba deshonroso morir intestado.16

El Derecho Civil Peruano, escrito en 3 Códigos Civiles (1852, 1936 y 1984) ha


tratado el testamento con mayor o menor formalismos, conforme a la época
en la cual eran regulados. Las tres clases de testamento más comunes (a saber,
el otorgado por Escritura Pública, el Cerrado y el Ológrafo) han estado
presentes en los 3 previamente mencionados cuerpos legales. También se han
legislado los llamados testamentos especiales (denominados así por ser
otorgados en circunstancias específicas, aunque debiendo cumplirse las
mismas condiciones de los ordinarios): Militar (excluido en el Código de 1936),
Marítimo, Aéreo (contenido en la Ley 24882 de Aeronáutica Civil) y Consular
(otorgado por ante el Cónsul peruano en el extranjero).

16 Una detallada historia evolutiva del Testamento en VALVERDE, Emilio. El


Derecho de Sucesión en el Código Civil Peruano. Tomo 1. Talleres Gráficos
del Ministerio de Guerra. Lima. 1951. P. 313 y ss.
Ha de mencionarse que el Código Civil de 1852 reguló el testamento verbal
(equiparable al actual testamento por escritura pública). En él, el testador
declaraba sus disposiciones al escribano (que vendría a ser el Notario) y éste
lo trascribía en forma idéntica. El artículo 664 del mencionado cuerpo legal
normaba que la declaración de la voluntad testamentaria debía ser ante 5
testigos (dos de los cuales debían ser vecinos del testador) o 6 (si solo hay un
vecino) en un solo acto sin solución de continuidad y solo en caso de extrema
necesidad, cuando no era posible recurrir al notario u autoridad pública y el
testador estuviese en claro peligro de muerte que le impida testar
válidamente mediante alguna de las otras formas. Muerto el testador, en un
plazo máximo de 8 días, los testigos debían apersonarse ante el Juez de
Primera instancia para legalizar el testamento verbal.

1.2.3 Caracteres

Entre los principales caracteres del testamento que se mencionan en doctrina


y que son esquemáticamente trascritos en la mayoría de legislaciones se
cuentan:

1.2.3.1 Acto Jurídico

El testamento es un acto jurídico sui generis. Ello debido a que


aun cuando la manifestación de voluntad contenida produce
efectos jurídicos principalmente de carácter patrimonial, no es
un contrato puesto que no hay acuerdo de voluntades en ningún
momento y la eficacia queda suspendida hasta la condición dada
por la muerte del testador. Se rige por las normas relativas a los
actos jurídicos, salvo los que estén en contradicción con las
reglas específicas del testamento.

En especial, se debe aplicar la teoría sobre Vicios de la Voluntad,


puesto que el testamento, al ser un acto de gran importancia en
la vida de una persona, debe ser realizado con la mayor garantía
de que lo expresado sea fiel a lo querido. Por ello, los conceptos
de dolo, error y la violencia son perfectamente aplicables al
testamento17.

17 Sin ánimo de explayarnos sobre dichos conceptos, puesto que son mas
privativos de la doctrina del Acto Jurídico daremos una idea sobre los
mismos. La Violencia alude a una fuerza física o exterior así como moral
1.2.3.2 Acto mortis Causa

Primero se debe entender al testamento como un acto completo


y perfecto, una vez que haya cumplido con los requisitos que lo
constituyen como tal. Posteriormente, el hecho que sus efectos
se suspendan al momento de la muerte, no implica que mientras
tanto se le considere un simple proyecto, aun cuando éste pueda
ser revocado o modificado. Así como lo afirma Bianca, citado por
Lohmann 18 : “En definitiva, luego de su perfeccionamiento, el
acto es idóneo para producir su efecto al momento de la
apertura de la sucesión. El acto por lo tanto es ya relevante y
existe como acto dispositivo, salvo se le revoque”.

Es justamente en el testamento cuando se diferencia con más


claridad los conceptos de eficacia y validez del acto jurídico; el
testamento es válido y existe como tal desde su
perfeccionamiento como acto, es decir, desde su otorgamiento,
pero su eficacia queda suspendida hasta la muerte del de cujus19.

1.2.3.3 Acto de liberalidad

Supone el deseo de una parte de enriquecer a la otra y de


trasladarle un bien o derecho sin imponerle a cambio
contraprestación alguna ni nada que patrimonialmente
beneficie al disponente. Se diferencia del acto gratuito porque

o intimidatoria que vence a la voluntad y la anula, por lo que la


voluntad expresada no se considera propia de la persona, sino de la que
violenta. El Dolo o Engaño, en materia testamentaria, lo constituirán
las palabras o maquinaciones de terceros que inducen al otorgamiento del
acto, sin las cuales no se hubiese hecho. El Error se produce cuando el
agente cree que el acto que esta celebrando es uno distinto del que
realmente celebra (error in negotio que no se acepta, por lo general,
por ser el testamento un acto plenamente identificable) o las cualidades
de la otra parte no corresponden a la realidad (error in personam,
respecto de los instituidos sucesores).

18 LOHMANN LUCA DE TENA, Juan Guillermo. Derecho de Sucesiones. Vol. XVII.


Tomo II. 1ra Parte. Fondo editorial PUCP. P. 52.

19 FERNÁNDEZ ARCE, César. Derecho de Sucesiones. Tomo del I al III. Fondo


editorial PUCP. P. 398.
este siempre genera una obligación e involucra un
desplazamiento patrimonial.

1.2.3.4 Acto individual y personalísimo

Como señala el Código Civil del Perú en su articulo 814, es nulo


el testamento otorgado en común por dos o mas personas,
dejando en claro el carácter individual del mismo. El carácter
personalísimo se explica en que la voluntad expresada debe ser
la del propio testador, sin que esto excluya la obtención de
consejos jurídicos para evitar incurrir en nulidades.

Lo expuesto no es óbice para que en un mismo documento dos


personas redacten dos testamentos independientes como lo
pueden ser dos caras de un solo folio. Por lo tanto, se debe hacer
la aclaración que la mancomunación tiene que ser además de
material también intelectual, es decir, ser la voluntad de uno de
los otorgantes inseparable de la de los demás.

Al respecto, la doctrina reconoce 3 tipos de testamentos


conjuntos o mancomunados:

a. Simultáneo Extendido en un solo acto, aunque sin otras


circunstancias que unan las voluntades entre si, disponiendo
cada testador de manera distinta e independiente.

b. Recíproco Cuando los otorgantes se instituyen sucesores


recíprocamente.

c. Correspectivo Cuando cada uno de los otorgantes dispone a


causa de las disposiciones de los otros, como una recíproca
retribución.

1.2.3.5 Acto unilateral

Esta característica se deduce del artículo 686 del Código civil del
Perú, cuando expresa que “Por el testamento una persona
puede disponer…”.
El testamento se perfecciona con la sola y única voluntad del
testador no necesitando de otra parte como en los contratos o
en los actos sinalagmáticos para su perfeccionamiento. El hecho
que los sucesores puedan aceptar o renunciar a la herencia no
lo convierte en un acto bilateral, al no requerir tal voluntad para
su perfeccionamiento. Corolario de la unilateralidad es su
carácter no recepticio, puesto que para su perfección no
requieren llegar a conocimiento de los interesados.

La razón de la unilateralidad es asegurar el pleno ejercicio libre


y conciente de la voluntad del testador acorde con la naturaleza
y trascendencia de la institución, cuyas justificaciones son:

a) La necesidad de preservar la independencia del testador;


y
b) La facultad de revocación como derecho irrestricto del
testador20.

1.2.3.6 Acto formal

La formalidad se entiende como un conjunto de solemnidades


que deben cumplirse bajo sanción de nulidad del acto. En el
derecho romano, el testamento era un acto formal por
excelencia. De ahí la frase forma esse dat rei, es decir la forma
da la razón de ser a la cosa.

Lo resaltante en materia de testamentos es la manifestación


indubitable de la voluntad. Las formalidades garantizan y
protegen dicha voluntad pero no deben restringirla. Por ello,
autores como Lohmann observan que la formalidad permite
tener certeza del otorgamiento del testamento y su contenido,
contribuyendo a una mayor ponderación y seriedad de la
voluntad expresada. Como señala Fornieles21, deben decretarse
solo las formalidades que sirvan racionalmente para asegurar la

20 Íd. P. 394.

21 FORNIELES, Salvador. Tratado de Sucesiones. 4ta ed. Actualizada. Tomo


II. Tipográfica Editora Argentina, Buenos Aires, 1958. P. 262
verdad y autenticidad del acto sin introducir otras superfluas que
se conviertan en verdaderas trampas.

1.2.3.7 Acto revocable

Como señala el Código Civil del Perú en su artículo 798 que dice
“El testador tiene el derecho de revocar sus disposiciones
testamentarias. Toda declaración que haga en contrario carece
de valor.” La revocación implica dejar sin efectos las
disposiciones testamentarias, quitarle existencia jurídica al acto
testamentario.

La revocación solo se refiere a actos patrimoniales, es decir no


afecta a la subsistencia de los actos extrapatrimoniales, como
puede ser el reconocimiento de un hijo.

1.2.4 Naturaleza Jurídica

El testamento es un negocio jurídico, puesto que es un precepto de autonomía


privada dirigido a la reglamentación de una situación jurídica: la que se origina
al quedar sin titular los bienes, derecho y obligaciones de su autor. Sin
embargo, no se le puede considerar similar a la mayoría de los regulados en la
ley o tratados en doctrina sino que es uno sui generis en el sentido que
comporta caracteres que lo diferencian de aquellos. Así, es el único que surte
efectos solo cuando su autor, el testador, fallece; y es el único que no admite,
en la mayoría de las legislaciones y siendo posición doctrinal casi unánime,
representación, al haberse dejado de lado el testamento por comisario.

El testamento es un precepto de autonomía privada dirigido a la


reglamentación de una situación jurídica. Aunque la cuestión de su perfección
ha sido discutida (por cuanto su otorgamiento no genera efectos jurídicos
inmediatamente), la doctrina es uniforme en sostener que es un negocio
jurídico perfecto ab initio, debiendo verificarse los requisitos de validez al
tiempo de su realización. Por ello, se rechaza que se le considere un simple
proyecto por el hecho que podría revocarse en cualquier momento por el
testador. El testamento es, pues, un acto perfecto y completo desde su origen
y la circunstancia de su eficacia suspendida o su revocabilidad no le resta
existencia jurídica.

1.2.5 Requisitos para su validez

Siendo el testamento un acto jurídico, le son de aplicación las disposiciones


del libro segundo del Código Civil. Así, el Artículo 140 señala que para la validez
del acto jurídico se requiere a) Agente capaz, b) Objeto física y jurídicamente
posible, c) Fin lícito, y d) Observancia de la forma prescrita bajo sanción de
nulidad. Dado el carácter sui generis del testamento como acto jurídico,
algunas reglas poseen ciertos matices que lo diferencian de los actos jurídicos
convencionales como son los contratos.

1.2.5.1 Capacidad

La capacidad puede ser definida como la cualidad, aptitud o


idoneidad legal de toda persona que le permite ser sujeto de
derecho y obligaciones, es decir posibilidad de ser parte de
relaciones jurídicas. Incluye no solo la actitud intrínseca para dar
vida a negocios jurídicos y ejercer sus derechos sino también al
status de la gente22.

La capacidad en cuestiones testamentarias se debe interpretar


contrario sensu puesto que se legisla a las personas incapaces de
otorgar testamento. Sin embargo, se deduce como regla general
que pueden otorgar testamento todas las personas (personas
naturales, debido a que las personas jurídicas no pueden testar
aunque si recibir por testamento) que no estén comprendidas
en las causales de incapacidad.

El Artículo 687 del Código Civil indica que son incapaces de


otorgar testamento:

a) Los menores de edad, salvo que hayan contraído nupcias u


obtenido titulo oficial que les autorice ejercer profesión u
oficio;

22 LOHMANN LUCA DE TENA, Guillermo. El Negocio Jurídico. Grijley. Perú.


1997. P. 65
b) Los privados de discernimiento, los sordomudos, ciego
sordos, ciego mudos que no pueden expresar su voluntad de
manera indubitable, los retardados mentales, los que
adolecen de deterioro mental que les impide expresar su
libre voluntad, los ebrios habituales y toxicómanos; y
c) Los que carecen al momento de testar por cualquier causa
aunque sea transitoria de la lucidez mental y libertad
necesaria para el otorgamiento de este acto.

Se debe tener presente que la capacidad debe verificarse al


momento de la realización del testamento, pues si bien es cierto
surte eficacia recién a la muerte del testador, su eficacia con
respecto a la capacidad se determina al momento de su facción.

“El juicio favorable, sin embargo, no impide que pueda atacarse


después demostrando fehacientemente que el testador no era
capaz al otorgar el testamento. La aseveración notarial respecto
de la capacidad del testador, dada la seriedad y prestigio de la
institución notarial adquiere una especial relevancia de
certidumbre, constituyendo enérgica presunción iuris tantum,
aunque destruible mediante evidente y completa prueba en
contrario”23

En el Derecho Anglosajón, la capacidad para testar se expresa


con el término “sound mind” 24 . Dicha expresión esta
determinada por:
a) El hecho que el testador sabe que el documento que realiza
es considerado un testamento;
b) Sabe de la extensión de su patrimonio (“Estate”);
c) Entiende que los términos del testamento hacen referencia
a la disposición de su patrimonio; y
d) Que mediante el acto deriva su patrimonio a ciertos
individuos o entidades25.

23 DIEZ PICAZO, Luis y GULLÓN, Antonio. Sistema de Derecho Civil. Volumen


IV. Tecnos. Madrid. 1998. P. 361

24 Una traducción literal sería “mente sana” o “sano jucio”.

25 JOHNSON, Daniel. The Consumer’s guide to understanding and using the law.
Betterway Books. Cincinnati, Ohio. 1994. P. 170.
Adicionalmente los artículos 692, 693 y 694 señalan reglas
especiales respectos a los analfabetos y ciegos (los que solo
pueden otorgar testamento por escritura publica) y los mudos,
sordomudos y quienes se encuentren imposibilitados de hablar
(habilitados solo para otorgar testamento cerrado u ológrafo).

Del mismo modo en sede testamentaria se debe tener presente


la capacidad pasiva que se refiere a la aptitud para recibir por
testamento. Así el artículo 688 señala que son nulas las
disposiciones testamentarias a favor del notario ante el cual se
otorga el testamento, su cónyuge o parientes dentro del cuarto
grado de consanguinidad y segundo de afinidad, así como en
favor de los testigos testamentarios. La razón de tal prohibición
no obedece tanto a la presunción de la captación de la voluntad
sino más bien a evitar el peligro de que se pueda falsear el
testamento cumpliéndose una función preventiva26.

1.2.5.2 Objeto

El segundo elemento esencial que el artículo 140 de Código Civil


peruano estatuye para la validez del acto jurídico es el objeto
física y jurídicamente posible. El adjetivo físicamente no debe
llevar a creer que el objeto debe necesariamente ser una cosa
perceptible por los sentidos. El objeto puede ser aquello a lo que
responde típicamente un negocio determinado, ni referido a
cada negocio en particular sino visto como contenido propio de
cada especie genérica de negocio.

El objeto se asimila al contenido del negocio. Así en el


testamento será la transmisión mortis causa que se va a
expresar en las disposiciones de carácter tanto patrimonial
(sobre bienes plenamente identificables e independizables
además de mesurables económicamente) como no patrimonial
(sobre intereses no valuables económicamente, pero no por ello
sin carácter jurídico, como reconocimiento de hijos, disposición

26 DÍAZ ALABART, S. Comentarios al Código Civil y Compilaciones Forales.


Tomo X Vol. I. Edersa. Madrid. 1987. P. 112.
sobre el cuerpo, designación de tutor, por lo que pueden ser
plenamente exigibles).

1.2.5.3 Fin

Hay actos jurídicos como los reales en los que la realización de


la voluntad demuestra evidentemente el querer del agente,
pero sin indispensable intención vinculante. Pero hay otros actos
de hecho, concretamente los negocios jurídicos, en los que la
mera declaración de voluntad requiere de un plus que explique
y demuestre la utilidad y validez jurídica de esa manifestación de
voluntad.

Ese plus que da razón y justifica que una determinada voluntad


produzca determinados efectos jurídicos es lo que se entiende
como el fin del negocio jurídico, regulado en el inciso 3 del
articulo 140 del Código Civil peruano. El derecho parte del
supuesto de que quien realiza un acto jurídico lo hace con una
finalidad determinada la cual debe ser lícita, pues el acto jurídico
no puede servir como instrumento para realizar algo antisocial27.

En la doctrina el concepto de fin o finalidad se ha confundido con


el de causa lo que ha originado no pocos debates, ofreciéndose
muchas teorías las que se agrupan principalmente en dos
grupos: La teoría anticausalista y la teoría pro causalista. La
evolución legislativa ha demostrado que la causa o fin es
necesaria para la validez del acto jurídico. Se puede definir a la
causa como el fin, la razón, la meta objetiva e inmediata, aquello
en vista de lo cual se hace algo. Aplicado el concepto al
testamento podemos decir que su fin es dejar constancia de la
última voluntad del testador cuyo contenido principal es regular
la sucesión.

Al mismo tiempo en la doctrina se introduce el concepto de


motivo que no es otra cosa que la finalidad subjetiva, y que en
el caso especifico del testamento pueden ser tan variados como
disposiciones testamentarias existan, debido a que estamos

27 LOHMANN LUCA DE TENA, Guillermo. El Negocio Jurídico. Grijley. Perú.


1997. P. 86
tratando con la voluntad del testador, el cual manifestara las
razones por las cuales se decide a favor de determinadas
personas y que tiene que ver con el fuero interno, el deseo del
testador como por ejemplo para agradecer a alguien por haberlo
cuidado en algún momento de apremio.

1.2.5.4 Forma

El artículo 140 del código civil peruano en su numeral 4 establece


la observancia de la forma escrita bajo sanción de nulidad. Este
requisito cobra vital importancia en cuestión de testamentos
debido a que siendo la función de la forma garantizar que la
manifestación de la voluntad expresada en él sea realmente la
que contiene, y no pudiendo comprobarse al ejecutarlo debido
a que el testador ya falleció, la observancia de la forma debe ser
estricta. Se pueden enumerar como propósitos de las formas:

a) Evitar que el testador actué impremeditadamente


protegiéndolo contra la precipitación y garantizando la
madurez en la decisión;
b) Facilitar la interpretación y la ejecución del testamento;
c) Reducir las dificultades probatorias; y
d) Otorgarle al testamento seguridad probatoria ante terceros.

El código civil peruano en su artículo 695 establece como


formalidades del testamento la forma escrita, la fecha de su
otorgamiento, el nombre del testador y su firma.

Forma Escrita La ley proclama como requisito esencial en cuanto


a la existencia del testamento su facción por escrito. Ello es
coherente en el conjunto de la legislación por representar una
costumbre, pero no significa que sea lo más conveniente debido
a que la modernidad de la tecnología otorga nuevas formas de
expresar la manifestación de voluntad. Nótese que la ley no
impone características a la forma escrita. Ello permitiría el uso
de procesadores de texto siempre que se represente la
auténtica voluntad del testador.
Fecha de otorgamiento significa indicar el día, mes y año en el
cual se realizo el testamento, aunque también se pueden utilizar
fechas referenciales tales como “El día de mi cumpleaños”, “En
vísperas de navidad”, etc. La fecha es imprescindible para:

a) Saber la capacidad del testador al momento del


otorgamiento;
b) Saber si en tal oportunidad estaba afecto o no de alguna
causal que vicie su voluntad;
c) Determinar la primacía temporal de un testamento respecto
de otro; y
d) La ley vigente aplicable al testamento.

Nombre del Testador Este requisito tiene como función la de


identificar a quien pertenece el testamento.

Firma Representa el signo característico de la voluntad seria que


constituye complemento y sanción del acto, al marcar la
aprobación personal y definitiva del contenido.

En la actualidad las transacciones comerciales incursionan con


un nuevo modelo ágil y práctico además de seguro, es el de la
firma electrónica (o digital)28, entendida como el uso de método
de encriptación asimétrico29. En consecuencia la firma digital es
un conjunto de caracteres que acompaña a un documento
acreditando quien es su autor (autenticación) y que no ha
existido manipulación alguna posterior de los datos (integridad).

Conforme al artículo 811 del Código Civil, la inobservancia de


alguno de los requisitos anteriormente designados determinará
la nulidad de pleno derecho del testamento así otorgado.

1.2.5.4.1 Crítica sobre las formalidades del Testamento

28 Artículo 3 de la ley Nº 27269. 28 de Mayo del 2000

29 Este método consiste en establecer un par de claves asociadas a un sujeto:


Una pública conocida por todos los sujetos intervinientes, y otra privada
solo conocida por el sujeto agente. Así para establecer una comunicación
segura, se encripta el mensaje con la clave publica del sujeto para que
a su recepción solo el sujeto que posee la clave privada pueda leerlo.
Resulta desfasado el tratamiento otorgado por el
Código Civil a las formas en que se puede realizar
un testamento. Así, no solo desconoce su facción
en otros medios sino que incluso sanciona con
nulidad tal desafío formal. Ello deriva en una ley
decimonónica, formalista in extremis, sin
apertura alguna a las tecnologías emergentes.
Defecto el cual, es opinión mayoritaria, debe
superarse.

Si bien la ley sanciona la forma escrita, diversos


autores pugnan nuevas formas. Así, Salvador
Fornieles30 señala que deben decretarse solo las
formalidades que aseguren racionalmente la
autenticidad del acto sin otras superfluas que se
conviertan en trampas al sancionarse con
nulidad su inobservancia.

“La formalidad permite tener certeza del


otorgamiento del Testamento y de su contenido,
contribuye a su mayor ponderación y seriedad
de la voluntad testamentaria y cumple función
probatoria. (...) Poco importa cualquier manera
expresiva con tal que del instrumento en el cual
conste pueda llegarse a obtener un grado
razonable de certeza”31.

Lohmann Luca de Tena aboga por la apertura de


formas testamentarias. Pregunta el autor
nacional32, ¿no debería haber otras modalidades
adicionales a las legalmente admitidas que
permitan conocer con razonable seguridad y
certeza la última voluntad de una persona?

30 Citado por LOHMANN LUCA DE TENA, Guillermo: Derecho de Sucesiones, Vol.


XVII, Tomo II, Primera Parte. P. 69.

31 Idem P. 70

32 Idem. P. 260
Critica que “nuestra legislación, anclada en
sistemas decimonónicos, desconoce la
posibilidad de expresar la voluntad en soportes
distintos al que resulta de la escritura directa, así
la comunicada por medio de fax, la expresada y
grabada en cinta magnética de imagen y
sonido”33.

“En materia de formalidades testamentarias,


nuestro sistema no ha estado afortunadamente
concebido y puede conducir a una intransigencia
judicial ruinosa. La poca fortuna legislativa
consiste en haberse olvidado de otras nuevas
posibilidades de dejar constancia del acto de
autonomía privada”34.

El autor Erich Danz sostiene que “cuando esta


probado que el Documento que se tiene encierra
realmente la última voluntad del testador, la
observancia (estricta y exagerada) de la forma ya
no tiene ninguna razón de ser, puesto que el fin
de la forma (cual es garantizar la voluntad
expresada) se alcanzó por otros medios”.

Lo expresado sustenta la idea de generar nuevos


medios de expresar la voluntad, los mismos que
se beneficien de la tecnología existente en la
actualidad.

1.3 Regulación en la legislación peruana

A lo largo y ancho de nuestra legislación, el testamento ha devenido en una institución


muy reglamentada y demasiado formalista, defecto que es atacado por la doctrina
moderna en materia sucesoria. Son 4 los cuerpos legales que básicamente tratan al
testamento en sus aspectos formales, de procedimiento y ejecución.
1.3.1 Código Civil

33 Idem. P. 32

34 Idem. P. 68
Nuestro Código Civil vigente del año 1984 en su artículo 686 señala que por el
testamento una persona puede disponer de sus bienes, total o parcialmente
para después de su muerte y ordenar su propia sucesión dentro de los límites
de la ley y con las formalidades que ésta señala, siendo válidas las
disposiciones de carácter no patrimonial contenidas en el testamento, aunque
el acto se limite a ellas, con lo cual otorga una definición, lo cual a menudo es
criticado por la doctrina por considerar que tales cuestiones son privativas de
los autores.

A lo largo de la Sección Segunda del Libro sobre Derecho de Sucesiones, se


destinan un total de 37 artículos (desde el 686 hasta el 722) referente a sus
generalidades, formalidades y clases; y 17 (desde el 798 hasta el 814) para
regular su invalidación (concepto que comprende los de revocación,
caducidad y nulidad).

Siendo el testamento un acto jurídico le son de aplicación, en lo posible las


disposiciones del Libro Segundo del Código Civil, haciendo el artículo 689 la
salvedad respecto a las modalidades, teniéndose por no puestos las
condiciones y los cargos contrarios a las normas imperativas de la ley,
pudiendo añadir, en concordancia con el artículo V del Título Preliminar, los
que sean también contrarios al orden público y las buenas costumbres.

1.3.2 Código Procesal Civil

El Código Procesal Civil de 1993 contiene en el sub capítulo 8 título II de la


sección sexta el proceso no contencioso sobre comprobación de testamento
destinando 9 artículos (desde el 817 hasta el 825) para normar “la
comprobación de autenticidad y cumplimiento de formalidades” de las
diversas clases de testamentos.

1.3.3 Ley del Notariado

La Ley del Notariado (Decreto Ley 26002 del 27.12.92) en su sección segunda
sobre Registro de Testamentos trata sobre las funciones del Notario respecto
a los Testamentos otorgados ante su persona.
Dedica 8 artículos (67 al 74) al respecto. Regula el Registro que será llevado
en forma directa por el notario, para garantizar la reserva que la ley establece
para estos actos jurídicos. Se prohíbe al notario informar o manifestar el
contenido o existencia de testamentos mientras viva el testador. El testimonio
o boleta del testamento, en vida del testador, sólo será expedido a solicitud
de éste. El informe o manifestación deberá hacerse por el notario con la sola
presentación del certificado de defunción del testador.

Del mismo modo, la Ley de Competencia Notarial en Asuntos No Contenciosos


- Ley No 26662 en su Título VI sobre Comprobación de Testamentos Cerrados
dedica 3 artículos (35 al 37) respecto a esta clase de Testamentos. Designa los
legitimados para solicitar la comprobación de testamentos, los requisitos que
incluirá la solicitud y los Medios probatorios admisibles.

1.3.4 Reglamento de Registros Públicos

Esta norma, si bien no especifica procedimientos para inscribir un testamento,


instaura una base de datos en la cual se inscriben los testamentos otorgados
ante notario público, teniendo en cuenta que solo se señala su existencia, mas
no su contenido. Ello permite que, al fallecimiento del testador, aquel que se
considere heredero forzoso o legal por la posición jurídica que ostenta
respecto al causante, pueda recurrir a Registros Públicos a verificar la
existencia del testamento antes de iniciar la eventual sucesión intestada.

El Reglamento General de Registros Públicos (Resolución del Superintendente


Nacional de los Registros Públicos Nº 195-2001-SUNARP-SN del 19.07.2001),
si bien no contiene reglas especificas, en su Titulo Preliminar consigna tres
principios aplicables a la presente propuesta35, en atención de lo cual siendo

35 I. PUBLICIDAD MATERIAL: El Registro otorga publicidad jurídica a los


diversos actos o derechos inscritos. El concepto de inscripción
comprende también a las anotaciones preventivas, salvo que este
Reglamento expresamente las diferencie.

El contenido de las partidas registrales afecta a los terceros aun cuando


éstos no hubieran tenido conocimiento efectivo del mismo.

II. PUBLICIDAD FORMAL: El Registro es público. La publicidad registral


formal garantiza que toda persona acceda al conocimiento efectivo del
el testamento otorgado ante notario, un título que consta en instrumento
público que contiene actos o derechos es perfectamente inscribible.

1.4 Interpretación del Testamento

Se observa que la regulación del Testamento en el Código Civil no hace alusión alguna a
su interpretación, por lo que debemos remitirnos a las disposiciones pertinentes del
Acto Jurídico. Así, los artículos 168, 169 y 170 contienen tres reglas generales que se
aplican, subsidiariamente, a la institución testamentaria.

El artículo 168 se refiere a la interpretación objetiva y ordena que la misma debe ser
conforme lo expresado en el acto jurídico y según el principio de buena fe. El artículo
169 norma la interpretación sistemática por el que las cláusulas de los actos jurídicos se
interpretan las unas por medio de las otras, atribuyéndose a las dudosas el sentido que
resulte del conjunto de todas. Finalmente, el artículo 170 trata sobre la interpretación
finalista cuando reza que las expresiones que tengan varios sentidos deben entenderse
en el más adecuado a la naturaleza y al objeto del acto.

Sin embargo, siendo el Testamento un acto jurídico sui generis y no bastando las
disposiciones antes detalladas para comprender y realizar una correcta interpretación
de la Voluntad expresada, es que en doctrina se encuentran otras reglas, las cuales
detallamos a continuación36:
1.4.1 Lo expresado debe respetarse mientras no hubiere duda en la voluntad

contenido de las partidas registrales y, en general, obtenga información


del archivo Registral.

El personal responsable del Registro no podrá mantener en reserva la


información contenida en el archivo registral, salvo las prohibiciones
expresas establecidas en los Reglamentos del Registro.

III. PRINCIPIO DE ROGACIÓN Y DE TITULACIÓN AUTÉNTICA: Los asientos


registrales se extienden a instancia de los otorgantes del acto o
derecho, o de tercero interesado, en virtud de título que conste en
instrumento público, salvo disposición en contrario. La rogatoria
alcanza a todos los actos inscribibles contenidos en el título, salvo
reserva expresa.

Se presume que el presentante del título actúa en representación de los


sujetos legitimados para solicitar la inscripción.
36 LANATTA GUILHEM, Rómulo. Derecho de Sucesiones. Tomo II. Sucesión
Testamentaria. 3ra ed. Desarrollo. Lima, 1983. P. 90.
La idea de interpretar parte siempre de un objeto sobre el cual trabajar. Así,
los términos en los que se expresa la voluntad testamentaria. Esta regla
enseña que, en tanto dicha expresión sea clara y precisa, la misma debe
respetarse en su integridad. Si bien la interpretación es una labor intelectual,
debemos tener presente que el intérprete no debe excederse de los términos
del testamento atribuyendo a la voluntad del causante, contenido que nunca
tuvo en su intención. Aunque existe la tendencia en doctrina y jurisprudencia
a admitir la prueba extrínseca, es preciso para su admisibilidad que la voluntad
testamentaria resulte muy principalmente del testamento.

1.4.2 Ante notoria contradicción entre lo expresado y la voluntad efectiva, debe


preferirse ésta última

Conforme lo expresado en la regla anterior, es posible la inserción de pruebas


extrínsecas al proceso hermenéutico testamentario. Es obvio que aquellas
deben cumplir ciertos requisitos para que adquieran validez como tales.
Luego, si lo expresado otorga dudas razonables y de la actuación de tales
pruebas se deduce una voluntad efectiva no expresada, debe el intérprete
otorgarle el sentido que surja acorde a dicha actuación documental externa.

1.4.3 Las palabras o frases deben entenderse según el modo de expresión del
testador

Es regla general para la interpretación de las declaraciones de la voluntad


tener presente las circunstancias del caso concreto. Al ser el testamento una
declaración unilateral de voluntad no recepticia resultante de la expresión
propia de una sola persona, la principal circunstancia será el sentido que el
testador atribuya a sus palabras.

En efecto, el testador, que no es necesariamente abogado, emplea su propio


léxico y no el jurídico por lo que debe cuidarse que prevalezca la intención
válida sobre el indebido empleo de la terminología legal. Así, si el testador
declara: “Mejoro a mi cónyuge dejándole el tercio de la herencia”, no se podrá
sostener que la cláusula es nula porque las mejoras solo se permiten a favor
de los descendientes. Es obvio que el testador empleo el término “mejora”
refiriéndose al sentido común de beneficiar a su cónyuge, intención que debe
ser respetada. El mismo criterio debe aplicarse cuando se confunde el término
heredero con legatario, así al expresarse que “Designo como heredero de mi
automóvil a Pedro” deberá entenderse que lo que quiso el testador era
designarlo como legatario.
1.4.4 Debe tenerse presente la finalidad económica que el testador se propuso

En efecto, hay una finalidad económica que el testador se propuso lograr en


favor de determinados miembros de su familia. Todo testamento cumple una
finalidad respecto al régimen económico que establece. Respetarla cuando es
notoria es dar al testamento una interpretación teleológica posible y
conveniente que la doctrina autoriza. Esta regla concuerda con uno de los
modernos argumentos que justifican el derecho de sucesiones, que esta en la
finalidad económica, de utilidad familiar y social que le corresponde cumplir.

1.4.5 Las disposiciones expresadas en el testamento deben interpretarse como un


todo unitario

Es indudable que si se trata de precisar el sentido dudoso de alguna cláusula


testamentaria, no deberá buscarse el sentido exacto de ella
independientemente de las demás, sino dentro de la interdependencia que
tienen entre si la disposiciones del testamento. Dicho criterio no es privativo
de los testamentos, sino que también se aplica a los contratos y otros actos
jurídicos.

El Artículo 169 del Código civil peruano recoge esta norma al expresar que las
cláusulas de los actos jurídicos se interpretan las unas por medio de las otras,
atribuyéndose a las dudosas el conjunto que resulte de todas.

1.4.6 Ante la duda entre varias interpretaciones, se debe preferir aquella


mediante la cual la disposición testamentaria sea eficaz

En efecto, si alguna disposición testamentaria admite dos o más


interpretaciones, de las cuales una permite su funcionamiento y la otra lleva
a la ineficacia, contradicción absurdo o nulidad, debe preferirse la primera.
Esta norma proviene del Digesto de Justiniano y tiene su corolario en el
principio favor testamenti.

1.4.7 El recto razonamiento, el sentido común y la prudencia deben guiar la labor


interpretativa

Es necesario que al interpretar el testamento se aplique la lógica, el


razonamiento correcto y el buen sentido, así como las normas éticas para
impedir que tal labor indebidamente empleada se convierta en recurso
malicioso para distorsionar la verdad por quienes, frente a la claridad y
razonabilidad de las disposiciones testamentarias tratan de oponer lo
rebuscado, lo complejo y lo difícil, o bien un exagerado legalismo contrario a
la justicia.

Al mismo tiempo, se deduce que, siendo los tres aspectos mencionados


cualidades netamente humanas, la labor recaerá en la persona del juez con lo
cual se da a entender que la interpretación como función solo podrá ser
judicial. Función que no es amplia e irrestricta sino que debe encauzarse
dentro de ciertos límites. Así, “el juez no es un corrector, sino que
modestamente ha de aceptar el testamento tal como esta formado y
desentrañar su posible sentido, aplicando las reglas de la sana crítica al
elemento material en que la voluntad debe descubrirse.

Debe cuidarse el intérprete en su pesquisa de no desnaturalizar una cláusula


so pretexto de interpretarla, para no convertirse de intérprete en
disponente”37.

1.4.8 Los errores accidentales no deben acarrear la nulidad del testamento sino
su corrección

En inmediata conexión con la tercera regla (sobre palabras o frases empleadas


por el testador), es clara esta última recomendación. De producirse algún
error accidental en la expresión de la voluntad testamentaria, ello no debe
significar la rígida aplicación de la ley que conlleve a su nulidad o ineficacia.
Todo lo contrario, en aplicación del Principio Favor Testamenti, debe tratarse
en lo posible de corregirse dicho error, subsanándolo o adecuándolo a lo
regulado por ley. Dichos errores ocurren básicamente cuando el testador, por
diversos motivos (como puede ser la falta de cultura jurídica, la cual, por otra
parte, no esta obligado a conocer) confunde términos tales como heredero y
legatario. El hecho, por ejemplo de designar “como mi heredero a X, dejándole
mi carro” debe entenderse que lo que realmente quiso el testador era instituir
como legatario a X.

El objeto de esta regla es evitar que personas inescrupulosas se aprovechen


de cualquier error accidental e intrascendente en que haya incurrido el
testador, para plantear la anulación del testamento o de la disposición
testamentaria afectada.

37 FASSI, Santiago. Tratado de los Testamentos. Vol. 1. Astrea. 1970. P.


236.
1.5 Directrices aplicadas al ejecutar el Testamento

Las reglas de la interpretación del acápite anterior deben entenderse para con el
Testamento en cuanto manifestación de voluntad y sirven para una mejor comprensión
de lo que el testador quiso expresar en él.

A continuación, como un complemento de lo anterior, pero no por ello confundibles, se


analizan dos principios que sirven para ejecutar correctamente el testamento en cuanto
acto como concepto. Así, el primero se refiere a la subsistencia del testamento como
acto a pesar de la inobservancia de ciertos requisitos de hecho o de derecho y el
segundo incumbe al animus que debe guiar al testador la redacción de su última
voluntad. Las mismas aparecen no en las legislaciones pero si son constantemente
referidas por la doctrina y la jurisprudencia con positiva y eficaz utilidad favorable a la
voluntad del de cujus.

1.5.1 Principio “Favor Testamenti”

Entendido como la aplicación del Principio de Conservación del negocio


jurídico al testamento, se puede definir al Principio Favor Testamenti como
aquel que actúa cuando se han omitido ciertos requisitos formales aunque no
esenciales y que derivan en la subsistencia del testamento siempre y cuando
no exista conflicto de intereses de terceros y no haya prueba en contrario. Es
decir, permite convalidar la falta de un requisito o formalidad legal.

Este principio es empleado por los tribunales al resolver cuestiones litigiosas


sobre Testamentos. Así, la falta de expresión de la hora no invalida el
testamento cuando se prueba que no se otorgó otro testamento en el mismo
día o la circunstancia que, exigiéndose la firma del testador, se demuestre que
aquel no sabía o estaba impedido de signar.

Respecto a la presunta falta de capacidad, la sentencia del Tribunal Supremo


Judicial Catalán de 21.06.1990 señala que: “Ajustándose a la idea tradicional
del favor testamenti toda persona debe de reputarse en su cabal juicio en
tanto no se demuestre inequívoca y concluyentemente lo contrario; la
aseveración notarial respecto a la capacidad del otorgante, dada la seriedad y
prestigio de la institución notarial, requiere una especial relevancia de
certidumbre y constituye una enérgica presunción iuris tantum de aptitud sólo
destruible por evidente prueba en contrario; la cuestión referente al estado
mental del testador tiene naturaleza de hecho y en su apreciación se debe
valorar libremente la prueba pericial conforme a las reglas de la sana crítica”.

La sentencia del 01.10.1991 de la misma Sala expresa: “la capacidad del


testador ha de presumirse siempre en tanto no se demuestre que tenía
enervadas las potencias de raciocinio y voluntad. Ciertamente, se trata de
presunción iuris tantum pero, en la jurisprudencia en aplicación del principio
tradicional favor testamenti se considera reforzada cuando se trata de
testamentos notariales”.

Sin embargo, dicho principio no debe llevar a mantener con vida a un


Testamento que nunca tuvo existencia jurídica por haberse omitido requisitos
elementales. En palabras de Trabucchi38: “Dicho principio no se traduce en la
obligación para el intérprete de salvar el acto a toda costa”. Jordano Barea
añade39: “La regla Magis valeat quam pereat no puede ser invocada en caso
de deficiencia absoluta de los elementos requeridos para la validez del
testamento (...) Está subordinado al Principio Voluntas Spectanda por lo que,
aunque la fórmula ambigua pueda tener objetivamente un significado, si una
indagación subjetiva guiada por la voluntad (real o hipotética) demuestra que
dicho significado no es atendible desde el punto de vista del testador, la única
solución es la ineficacia del negocio”.

Así pues, cuando exista dicho conflicto de interpretación, la declaración no se


ajuste a la realidad y suponga una presunción de falta de voluntad, se debe
declarar nulo el testamento.

Este principio asume también otros matices. Así, que debe aplicarse cuando
siendo un testamento nulo, su contenido o parte de él concuerda con la ley.
Aunque la ejecución válida de la voluntad testamentaria parecería asumir
base legal, debe entenderse que lo que se ejecuta es realmente la voluntad
del causante, es decir, resulta en los sucesores una obligación de moral de
cumplir lo deseado por el causante40.

38 “El Respeto del texto en la interpretación de la disposición de última


voluntad” en Escritos en honor a Francesco Carnelutti V. III. Padua
1950.

39 JORDANO BAREA, Juan. Interpretación del Testamento. Bosch. Barcelona.


1958.

40 “La jurisprudencia (francesa) admite que el legado verbal da origen a


una obligación natural a cargo de los herederos. Dedujo la consecuencia
de que la promesa de ejecución hecha después del deceso era válida por
Del mismo modo, el principio bajo comento debe no solo guiar la
interpretación o ejecución del testamento, sino que, además, debe orientar al
legislador en materia testamentaria, limitando en lo posible las formalidades
impuestas, decretando solo las necesarias que aseguren razonablemente la
voluntad del testador.

Recordemos la frase de Salvador Fornieles 41 : “deben decretarse solo las


formalidades que aseguren racionalmente la Autenticidad del Acto sin otras
superfluas que se conviertan en trampas al sancionarse con nulidad su
inobservancia”.

1.5.2 Verificación de “animus testandi” en testador

Con inmediata relación a la capacidad necesaria para testar es que en doctrina


se habla también del animus testandi necesario en el testador para que la
voluntad manifestada en el documento que contenga su testamento sea
considerado como su última voluntad, con todos los efectos que ello acarree.

“De acuerdo con el principio general de los actos jurídicos, la declaración de


la voluntad en el testamento debe responder a una voluntad seria, puesto que
la declaración hecha en broma, animus iocandi, no significa testamento
mucho menos tratándose de un acto solemne como es y en el cual no se puede
tomar en cuenta la reserva mental, porque ésta es una figura que no juega rol
en lo que se refiere al acto jurídico, en el sentido de perturbar el desarrollo
propio del acto jurídico porque no se considera pensamiento oculto, distinto
del pensamiento que se declara, ya que suele distinguirse dos clases de
pensamientos: uno que se exterioriza y otro oculto que no puede perturbar al
declarado. Así, si por testamento dejo como heredero a mi amigo A, esto es lo
que declaro, pero si íntimamente pienso que no quiero dejarlo como tal, este
pensamiento no puede anular la declaración de voluntad hecha, porque la
reserva mental no se toma en cuenta en los actos jurídicos, menos tratándose
del testamento, ya que el derecho no es psicología, ni investigación agnóstica

tener causa lícita que es la obligación de solventar una obligación


natural”. RIPERT, Georges. Tratado de Derecho Civil según el Tratado de
Planiol. Tomo X. Vol. 1. La Ley. 1965. P 282.

41 Citado por LOHMANN LUCA DE TENA, Guillermo: Derecho de Sucesiones, Vol.


XVII, Tomo II, Primera Parte. P. 69.
para adentrarse en los pensamientos del sujeto; por consiguiente ha de
estarse a lo que declara una voluntad seria”42.

Por ser el testamento un acto por el cual una persona dispone para después
de su muerte de todos sus bienes o de parte de ellos, su contenido ha de ser
la expresión de un animus testandi in actu, es decir, la expresión de la decidida
intención del testador de disponer de sus bienes de manera definitiva “en
aquellas líneas que esta escribiendo".

Son varios los casos en que la jurisprudencia ha resuelto que la falta de animus
testandi determina la no admisión de determinados documentos ológrafos
como testamentos, en concreto aquellos en que solamente existía un
proyecto de testamento o en que se manifestaba un simple deseo pero no
realmente una intención de testar.

Se da por hecho que dicho animus existe cuando la persona, aunque no sea
en una modalidad convencional, señala que determinado documento es el
que contiene su última voluntad, aunque ello tiene reserva en doctrina por las
inseguridades a que podría derivar.

Sin embargo, la jurisprudencia comparada no ha resuelto en forma definitiva


el tema. El Tribunal Supremo de Cataluña mediante sentencia de 08.06.1918
resuelve a favor de la validez del testamento en el que la testadora escribe un
documento (“una carta de novios”), argumentando: “Cabe matizar que el
documento en cuestión no era una carta, sino que solamente estaba escrito
en forma de carta. Es decir, era un testamento ológrafo dirigido a una persona
concreta ("Pacicos de mi vida"), la "primera carta de novios" a que se refiere
la testadora no es la que supuestamente constituye su testamento, sino que
aquel se escribió en un folio en blanco de aquella carta. Es decir, aquella "carta
de novios" constituye el soporte material en el que se redactó el testamento
ológrafo”. El animus testandi era claro en el referido documento, como
declara expresamente la sentencia: "Doña Matilde pensó, quiso decir de
modo cierto y tuvo firme propósito de ordenar su voluntad postrera al decir
«va mi testamento»".

Sin embargo, el mismo Tribunal, en sentencia de 16.09.2002 declara la nulidad


de un testamento ológrafo (misiva dirigida a un criado), por considerar que

42 LEÓN BARANDIARÁN, José. Tratado de Derecho Civil (software). Tomo VII.


Derecho de Sucesiones. Gaceta Jurídica. Lima, 1995.
falta precisamente el animus testandi. Efectivamente, si bien al final de la
carta dice "Este es mi testamento", considera que no hay animus testandi, ya
que lo que se explica es el contenido de un testamento. El causante no estaba
testando, sino que comunicaba a un criado suyo ciertos detalles del
testamento. “Seria del todo inaceptable que, por ejemplo, un testamento
pueda ser revocado por una carta en la que el firmante diga que el contenido
de su testamento sea otro”. Incluso, se probó en dicho proceso que la
promesa de inclusión en su testamento era una constante del causante por lo
cual se desestimó el pedido de considerar a la carta como su testamento pues,
aunque podrían algunos de los párrafos de la carta coincidir con la última
voluntad del causante, no se puede admitir su validez como negocio
testamentario.43

43 BOSCH CAPDEVILA, Esteve. ¿Carta o Testamento? Comentario a la STSJC No


27 del 16.09.2002. En www.indret.com. Barcelona, Julio de 2003.
Capitulo Segundo

EL DOCUMENTO ELECTRÓNICO

EL DOCUMENTO ELECTRÓNICO
“El flujo de los electrones es la nueva tinta; las memorias eléctricas o electrónicas (cualquiera
sea su soporte) son el nuevo papel; los bits (en la combinación necesaria para representar
caracteres alfanuméricos) son el nuevo alfabeto” (Borusso)

2.1 Concepto

Se entiende por documento o instrumento a cualquier objeto que contiene una


información, que narra, hace conocer o representa un hecho, cualquiera sea su
naturaleza, su soporte o "continente", su proceso de elaboración o su tipo de firma.

Carrión Lugo 44 afirma que los documentos “representan hechos de distinta índole
percibibles mediante los sentidos. Los materiales que se pueden utilizar para constituir
un documento son (...) los artefactos informáticos, fotográficos, fílmicos, etc. Cuando el
documento usa la escritura estamos ante un instrumento. Todo instrumento constituye
un documento y no a la inversa”.

Agrega que “mediante los documentos podemos representar las declaraciones de


voluntad, el estado en que se hallan las cosas, la forma como se han desarrollado las
escenas o acontecimientos, sonidos de distinta naturaleza, etc.”45

Antes de desarrollar el concepto del encabezado citaremos la definición legal del


documento contenida en el artículo 233 del Código Procesal Civil: “Documento es todo
escrito u objeto que sirve para acreditar un hecho”.

Es necesario delimitar la noción de documento puesto que, no solo se han ampliado las
clases de documentos en el sentido de que solo valgan exclusivamente como medios de
prueba, sino que, en concordancia con la nueva concepción sobre acto jurídico y los
soportes en los cuales se manifiestan, se permite el uso de estas nuevas formas para
otros áreas jurídicas y se reconoce las nuevas formas documentarias para otros actos
de carácter sustantivo tal como puede ser el testamento.

44
Tratado de Derecho Procesal Civil. Vol. II 2da Parte. Grijley. P. 89.

45 Id.
Restringiendo el término, se considera al Documento electrónico, en sentido estricto,
como la representación material destinada e idónea para reproducir una cierta
manifestación de voluntad, materializada a través de las tecnologías de la información
sobre soportes magnéticos (disquete, CD-ROM, tarjeta inteligente u otro) y que
consisten en mensajes digitalizados que requieren de máquinas (especializadas)
traductoras para ser percibidos y comprendidos por el hombre. El documento
electrónico es “la representación en forma electrónica de hechos jurídicamente
relevantes, susceptibles de ser representados en una forma humanamente
comprensible”46

El autor Juan Leiva observa: “El documento electrónico debe entenderse como toda
expresión en lenguaje natural o convencional y cualquier otra expresión gráfica, sonora
o en imagen, recogidas en cualquier tipo de soporte material, incluso los soportes
informáticos, con eficacia probatoria o cualquier otro tipo de relevancia jurídica”47.

La información registrada en un soporte electrónico (así, la memoria auxiliar del


computador y los medios de recuperación de la información) hace que el documento
aparezca instrumentado sobre la base de impulsos electrónicos y no sobre un papel.
Así, queda conservado en forma digital en la memoria central del ordenador, o en las
memorias de masa, y que no puede ser leído o conocido por el hombre sino como
consecuencia de un proceso de traducción que hace perceptible y comprensible el
código de señales digitales, lo que se logra mediante sistemas o dispositivos
traductores48.

46 Proyecto EDIFORUM, citada por Eduardo Santos Jaime y otros. Proyecto


Académico para Penalizar la Criminalidad Informática, s.e., Santa Fe de
Bogotá D.C., noviembre de 1997, p.9.

47 Juan Leiva. “Documento Electrónico”. www.monografías.com

48 DiGiorgio advierte que “el documento electrónico constituye un objeto


material de tener un valor y además que, en algunos casos y bajo ciertas
circunstancias, se puede obtener uno nuevo con iguales características,
por lo que la traslación del soporte papel al soporte electrónico o
magnético no desnaturaliza su calidad de documento. El documento debe
examinarse a partir de determinados sustratos como el soporte (la
denominada “cultura de papel” nos ha llevado a usarlo como elemento
preponderante pero no exclusivo), la forma y la prueba. El documento
electrónico puede incluirse en una categoría denominada bienes
dinámicos, por estar relacionadas o pertenecer a una fuerza que produce
movimiento (alguno de estos objetos materiales constituyen cosas
En esta materia se ha distinguido entre los documentos introducidos en la memoria de
base a través de la intervención humana y los introducidos por medio de una máquina
(lector óptico), así como, en relación al documento electrónico, entre la documentación
(simple operación representativa) y la reproducción o repetición de la declaración del
negocio. La declaración sucesiva que naturalmente tiende a facilitar la prueba, no la
produce el sujeto autor de la primera, sino el ordenador, pero la misma voluntad que
dio vida a la declaración precedente (que queda contenida en el ordenador) al mismo
tiempo admitió que fuera plasmada en un documento elaborado por éste.49

Es consenso en la doctrina que los documentos electrónicos son la trascripción de una


escritura sobre papel que, con frecuencia, se destruye después de registrarse
digitalmente. Las copias digitales son idénticas a su matriz, generando, por ello, duda
sobre su carácter original (aunque esto depende principalmente del grado de
inalterabilidad e integridad del contenido que presente el documento).

El lenguaje magnético constituye la acreditación, materialización o documentación de


una voluntad. La actividad de un computador o red sólo comprueban o consignan
electrónica, digital o magnéticamente un hecho, una relación jurídica o una regulación
de intereses preexistentes.

Respecto al uso de la terminología, la doctrina no se ha puesto de acuerdo respecto al


adjetivo que acompaña al concepto de documento. Así, se usa indistintamente
Documento Electrónico, informático, cibernético, digital, etc. Conforme al proyecto de
Reglamento de la Ley de Firmas Digitales del Perú, el Documento Electrónico es el

inasibles, toda vez que no pueden ser tocadas o sostenidas por las manos,
según criterio romanista)”.

DiGiorgio considera como cosa al documento electrónico si bien advierte


que en algunas circunstancias constituyen objetos materiales intangibles
(no perceptibles concretamente, de modo directo, sino mediante el uso
de procedimientos y equipos específicos) aunque posibles de determinar,
medir, valorar y utilizar, porque estos objetos tienen manifestaciones
que llegan a nuestros sentidos e inteligencia, pudiendo nosotros
entenderlos, ordenarlos o dirigirlos racionalmente.

49 LIDIA E. VIGGIOLA y EDUARDO MOLINA QUIROGA. Valor probatorio de los


documentos emitidos por sistema informático. En
www.aaba.org.ar/bi151303.htm
“conjunto de datos basados en bits o impulsos electromagnéticos, elaborados,
generados, transmitidos, comunicados y archivados a través de medios electrónicos,
ópticos o cualquier otro similar”.

Como se puede observar, se trata de la misma terminología empleada en la Ley 27291,


modificatoria del artículo 141 del Código Civil, por lo cual puede concluirse que, al
menos a nivel legislativo, dichos términos son equiparados en cuanto a su significado,
debiendo la diferencia ser dilucidado por la doctrina.

Los documentos electrónicos poseen los mismos elementos que un documento escrito
en soporte papel:

a) Constan en un soporte material (cintas, disquetes, circuitos, chips de memoria,


redes);
b) Contiene un mensaje escrito usando el lenguaje convencional de los dígitos binarios
o bits, entidades magnéticas que los sentidos humanos no pueden percibir
directamente;
c) Están escritos en un idioma o código determinado;
d) Pueden ser atribuidos a una persona determinada en calidad de autor mediante una
firma digital, clave o llave electrónica, y
e) Un medio que se emplea para grabar los signos, así como las memorias flash (USB),
CD’s, etc.

Sin embargo, el uso del Documento Electrónico es mínimo en relación al tiempo en que
lleva regulado en nuestra legislación. Una de las razones para que ello sea así es el hecho
que el Poder Judicial no posee los medios adecuados para la utilización del referido tipo
de documento. Así, un juez, como regla general, evita y/o se niega a contemplar como
válidos ciertos documentos que si lo son, no pudiendo abandonar la costumbre de la
aplicación estricta del Principio de Prueba escrita. Por otra parte, los abogados también
tienen responsabilidad al no recurrir y/o revisar la jurisprudencia respectiva al tema,
prefiriendo la costumbre antes que al nuevo Derecho vigente.

En la realidad, esta regulación no será suficiente, ya que las personas que van a aplicar
la ley necesariamente deben conocer los límites y capacidades de las tecnologías de la
informática, para lograr una adecuada valorización de los documentos electrónicos.
Será indispensable, pues, contar con la infraestructura física de herramientas (vg.
computadores actualizados) que permitan recibir los documentos que consten en
soportes electrónicos.

2.2 Características

En doctrina y legislación son varias las características que el documento electrónico


debe tener para que se le reconozca como tal. Así, los vocablos más recurrentes son:
Fidelidad, Durabilidad, Inalterabilidad, Fijeza, Estabilidad, Inmutabilidad, Uniformidad,
Integridad, Autenticidad, Confidencialidad, Disponibilidad y Conservación. Sin embargo,
muchos de estos términos se confunden o quieren significar similar idea. Son tres los
conceptos básicos en los cuales se infunden los otros.

Así, para la admisibilidad del Documento Electrónico se considera necesario que el


mismo cumpla con las siguientes características:

2.2.1 Autentico

La expresión auténtico se usa para significar respecto de un documento su


acreditación de cierto y positivo por los caracteres o circunstancias que en ello
concurren50. El documento será auténtico cuando ha sido realmente otorgado
y autorizado por la persona y de la manera que en él se expresa51.

La autenticidad es la determinación que la identidad de la persona cuya


voluntad se plasma en el documento electrónico es el así señalado. Se usan
también los términos Original, Exacto, Veraz y Fiel para significar esta
característica.

Se considera que esta característica es la principal por cuanto si un documento


electrónico no es original (representación fiel de la realidad que contiene), las
otras dos características devienen en innecesarias de verificar52.

50 La Enciclopedia. Salvat Editores SA. Volumen 2. Madrid, España. 2004. p.


1259.

51 “El documento electrónico: algunas vías de aplicación en el Derecho


Probatorio Chileno” En www.notariadigital.com.ch

52 Incluso, en la doctrina internacional se tienden a usar métodos de


identificación externos a la persona, “que aporten una mayor
flexibilidad en la identificación (por ejemplo, el teléfono móvil como
parte del proceso mismo de identificación digital). Desde un punto de
vista tecnológico, esta posibilidad se ha visto facilitada porque las
Un ejemplo es la actuación de pruebas consistentes en correos electrónicos
dentro de un proceso. Uno de los mensajes enviados tiene como remitente a
X, pero no resulta ser esta persona quien realmente redactó y envió este
mensaje, debido a que otra persona conocía la clave del mismo y utilizó dicha
cuenta para escribir ese mensaje. En este caso, si bien el correo remitente
pertenece a X, su verdadero autor resulta ser alguien distinto, desvirtuándose
así la autenticidad requerida de la prueba.

Otro singular ejemplo seria el caso de personas gemelas. Así, en el caso de un


video, una de ellas realiza una grabación y luego al usarse ésta como
documento para determinado fin, las consecuencias del actuar de aquella se
imputan a su gemela, quien desconoce y niega absolutamente los hechos.
Queda evidenciado que el hecho representado no es fiel a la realidad que se
cree representar.

2.2.2 Inalterable

Entendido el vocablo alterar como cambiar la esencia o forma de una cosa, el


mismo tiene matices que van desde perturbar, trastornar hasta descomponer.
Será tanto más seguro cuanto más difícil sea alterarlo y cuanto más fácil sea
verificar la alteración y reconstrucción del original. Esta característica se
expresa también en doctrina con el vocablo Integro que viene a ser la cualidad
de un documento que consiste en no carecer de ninguna de sus partes ni
haber sido alterado después de su perfeccionamiento o conclusión.

Es inalterable el documento electrónico, cuando no ha sido alterado desde su


realización hasta ser leído por el destinatario.

entidades han evolucionado hacia el uso de las bases de datos de las


personas como centro de la relación con el cliente, en vez de la antigua
modalidad que identificaba los "productos" bancarios antes que al
cliente, cuando la informática se orientaba más a la clasificación
contable que a la relación comercial. Los nuevos sistemas emergentes que
usan el teléfono móvil como parte del proceso de identificación pueden
ser de los más seguros, ya que combinan las propiedades de "algo que
tienes" (el teléfono móvil), con "algo que sabes" (el código que envía
por SMS la entidad financiera y/o el conocimiento del PIN del móvil que
permite su puesta en marcha), y "algo que eres" (por la identificación
biométrica de la voz, entonación o conocimientos que realiza la persona
que envía el segundo código).” En www.elnotariado.com.
Se tiene como presunción legal que el mensaje recibido corresponde al
enviado y en caso dado de considerarse que ha sido modificado, el onus
probandi esta en manos del interesado, quien en tal evento deberá probar
que las normas de seguridad establecidas no fueron respetadas.

El ejemplo más típico en referencia al video es el de la re-edición de imágenes,


modificándose la misma a voluntad. Ello incluye tanto el corte de la cinta como
la manipulación de la imagen que contiene.

2.2.3 Durable

Esta característica implica que el transcurso del tiempo no va a afectar la


calidad de la información contenida en el documento. En doctrina también se
usan los términos Indeleble y Conservable. Se entiende por tal la estabilidad
en el tiempo de la información contenida en el documento.

Dado que para conservar información de Audio y video se recomienda el uso


de Compact Disc, se debe insistir que no todos son creados de igual forma
desde el punto de vista de su durabilidad. Son marcas tales como Sony, Phillips
o Hewllet Packard las que tienden a cumplir los requisitos estándares,
estimándose que si sus productos son grabados a velocidades comprendidas
entre 2x y 4x, podrían durar mas de 100 años. A esto se adiciona la cantidad
de uso del producto, exposición a daños y almacenamiento, por lo que en la
mejor de las situaciones, teóricamente, el producto tendría una duración
indefinida si son manejados con cuidado, puesto que el uso mismo no genera
desgaste (por la razón que los códigos digitales en la superficie del disco son
leídos por un rayo láser sin existir contacto material entre ellos53).

2.3 Valor Probatorio

2.3.1 La Prueba

La prueba es la demostración, por alguno de los medios que la ley establece,


de la verdad de un hecho del cual depende la existencia de un derecho. La
prueba de los actos jurídicos es independiente de su existencia. Mientras la
forma debe existir al tiempo de celebrarse el acto (por ser un elemento
esencial), la prueba podrá existir desde entonces o solo posteriormente. Un

53 Tellez Gonzales, Yoel. Las nuevas tecnologías de almacenamiento: CD y


DVD. www.monografías.com
acto podrá existir (y en consecuencia tendrá forma) aunque luego pueda no
ser probado54.

Las pruebas, según el Dr. Oswaldo Parrilli Araujo "son los actos jurídicos
procesales en que intervienen las partes y el juez, en su pretensión de buscar
las causas o explicaciones que conduzcan a esclarecer los hechos para
proporcionar al juzgador una verdadera convicción sobre esos
acontecimientos, permitiéndole decidir, a través del raciocinio, el conflicto
que se ha desarrollado en el proceso55.

Dentro de las varias acepciones del término “prueba”, interesa la referida a


medios de prueba, que son los elementos que la ley admite con fuerza
probatoria, es decir con aptitud para acreditar la verdad del hecho. Son los
aportes que hacen las partes al proceso, a través de los instrumentos que la
ley otorga para trasladar los hechos reales al ámbito formal, de manera que
se puedan verificar las afirmaciones de las partes o se pueda fijar una situación
fáctica que existe o ha existido.

Una especie del género medios de prueba lo constituye la prueba documental,


que consiste en acreditar la verdad del hecho mediante documentos56.

Mediante los documentos se representa las declaraciones de voluntad, el


estado en que se hallan las cosas, la forma como se han desarrollado las
escenas o los acontecimientos, los sonidos de distinta naturaleza, etc. El

54 LIDIA E. VIGGIOLA y EDUARDO MOLINA QUIROGA. Valor probatorio de los


documentos emitidos por sistema informático. En: www.aaba.org.ar

55 BASTIDAS, LUIMAR et al. “Diversas pruebas novedosas en el ordenamiento


jurídico venezolano”. www.monografias.com/trabajos13/trderpro

56 Código Civil 1984

Artículo 233: “Documento. Es todo escrito u objeto que sirve para


acreditar un hecho”

Artículo 234: “Clases de Documentos. Son documentos los escritos


públicos o privados, los impresos, fotocopias, facsímil o fax, planos,
cuadros, dibujos, fotografías, radiografías, cintas cinematográficas,
microformas tanto en la modalidad de microfilm como en la modalidad de
soportes informáticos y otras reproducciones de audio o video, la
telemática en general y demás objetos que recojan, contengan o
representen algún hecho, o una actividad humana o su resultado”
juzgador podrá en la mayoría de los casos apreciar y valorarlos con sus propios
sentidos, pero en otras ocasiones deberá, para estimar su valor probatorio,
recurrir a los especialistas, es decir, los peritos.

Dentro de la clasificación que la doctrina realiza respecto de los documentos,


la principal es la que las identifica como Públicos y Privados. Los Documentos
Públicos son los que han sido otorgados por un funcionario público en ejercicio
de sus funciones (vg. Las escrituras públicas otorgados por ante Notario
Público). Documento Privado es el que no ha sido otorgado por Funcionario
Público ni Notario Público, debiendo contener la firma del otorgante, no
convirtiéndose en público por el hecho de la legalización o certificación de la
misma.

En lo que respecta al Sistema Probatorio que asume la legislación peruana, al


prescribir el artículo 191 del Código Procesal Civil la idoneidad de todos los
medios de prueba así como sus sucedáneos, para acreditar hechos y producir
certeza se puede afirmar la Libertad de Pruebas, salvo aquellas que
contravengan disposiciones específicas. Se permite a las partes acreditar sus
afirmaciones mediante cualquier medio probatorio pertinente enumerado o
no en la ley, siempre y cuando se circunscriba al criterio de la pertinencia y
conducencia o utilidad del medio de prueba propuesto. No se admitirán, por
impertinentes, los medios de prueba que se dirijan a probar hechos no
alegados, no controvertidos y que no sean relevantes.

2.3.2 Valor Probatorio del Documento Electrónico

Conforme aumenta el uso del ordenador personal para realizar actos jurídicos,
van surgiendo controversias y conflictos, lo que en muchas ocasiones
requieren de una intervención judicial para llegar a un acuerdo entre las
partes.

Generalmente se trata de los mismos problemas que se presentan en el


comercio tradicional, pero ahora aplicados a situaciones relacionadas con el
ciberespacio, donde la comunicación se realiza por medio de mensajes
electrónicos.
Por ello, en la actualidad se propugna reconocer valor probatorio a este tipo
de documentos, que garantice la posibilidad de exigir la ejecución de actos
realizados en soporte electrónico, por la vía judicial.

Se debe considerar que en la valorización de las pruebas, se recurre a


apreciaciones y opiniones que, hasta cierto punto, pudieran calificarse como
subjetivas, siempre y cuando lo hagan basándose en la razón y su experiencia.
Así, se analizarán ciertos elementos de la prueba, como su integridad,
inalterabilidad, veracidad y exactitud.

Gracias a los avances tecnológicos es innegable que los documentos


electrónicos pueden llegar a cumplir de hecho con tales requisitos, e incluso
superarlos en integridad e inalterabilidad. Es por eso que en esa valorización
"subjetiva" el juez deberá considerar estas características de los documentos
electrónicos.

El impacto que está teniendo el Comercio Electrónico en el funcionamiento


de la sociedad hace indispensable el adecuado reconocimiento legal de los
acuerdos y demás contratos celebrados electrónicamente, de manera que sea
posible utilizar los documentos digitales, o aquellos que no constan en "papel
tradicional", como medio probatorio, perfectamente válido, en cualquier acto
jurídico.

En muchas ocasiones, con meras inserciones en la legislación probatoria


bastará para incluir y reconocer legalmente a los documentos electrónicos
como medio de prueba. Estas modificaciones deberán ser flexibles para
adaptarse a la evolución de los mercados electrónicos, de manera que puedan
considerárseles como vías seguras de realizar actos jurídicos, y proteger el
carácter vinculante de los acuerdos alcanzados en el ciberespacio.

Respecto a los documentos en soporte distinto al escrito tradicional, la


legislación civil peruana ha introducido normas que otorgan categoría jurídica
a dichos documentos.
Entre las principales normas que han tratado el documento electrónico se
pueden citar:

a. Ley 27291 que modifica el Código Civil permitiendo el uso de medios


electrónicos para la comunicación de la Manifestación de la Voluntad y el
uso de la firma electrónica;
b. Ley 27269 de Firmas y Certificados Digitales, reglamentado por Decreto
Supremo No 019-2002-JUS;
c. Decreto Legislativo 681 reglamentado por Decreto Supremo 009-92-JUS;
d. Ley 26612;
e. Decreto Legislativo 287;
f. Ley de Títulos Valores 27287 que incorpora los Títulos Valores
desmaterializados así como su anotación en cuenta.
g. Decreto Supremo No 01-2000-JUS sobre Aplicación de Normas que
Regulan Uso de Tecnologías Avanzadas en Materia de Archivo de
Documentos e Información a Entidades Públicas y Privadas.

Así el artículo 141 del código civil peruano, modificado por ley 27291 señala
que la manifestación de la voluntad expresa puede realizarse a través de
cualquier medio directo, manual, mecánico, electrónico, óptico u otro
análogo, con lo cual se reconoce el valor probatorio de documentos
plasmados en los soportes antes mencionados. Del mismo modo el Código
Procesal Civil peruano en el articulo 234 modificado por ley 26612 señala un
amplio pool de documentos de carácter tecnológico (Fotografías, radiografías,
cintas cinematográficas, micro formas, en las modalidades de microfilm y
soporte informático, reproducciones de audio y video y telemática en
general), los cuales, siempre que sirvan para acreditar un hecho, tienen
carácter documental, por lo tanto se les reconoce valor probatorio.

Carrión Lugo57, respecto a la posibilidad de actuación de documentos que no


utilizan la escritura para ser reconocidos por sus autores observa que “la parte
que ofrece este tipo de medio probatorio tiene la obligación de poner a
disposición del órgano jurisdiccional los medios necesarios para su actuación.
Si se trata de un video el oferente tendrá que llevar (...) los artefactos
necesarios para su proyección”.

57 CARRION LUGO, Jorge. Tratado de Derecho Procesal Civil Vol. II. Grijley.
Pág. 103.
La ley 27269 sobre firmas y certificados digitales amplía las clases de
documentos en soporte distinto al tradicional otorgándole valor probatorio.

Sin embargo, es obvio que la atrasada realidad por la cual transita nuestro
sistema administrativo público, y en específico el judicial, genera que la ley
sea letra muerta por cuanto pocas veces se lleva a cabo la actuación de
pruebas de carácter tecnológico que requieren el uso de infraestructura física
que descifren los mensajes de datos contenidos en los documentos citados
(dispositivos tales como VHS, DVD, computadoras personales y en general
todo aquel que sirva de medio para realizar la voluntad contenida en el
documento). Las personas que van a aplicar la ley necesariamente deben
conocer los límites y capacidades de las tecnologías de la informática, para
lograr una adecuada valorización de los documentos electrónicos.

De otro lado, también se observa que, aún cuando puedan existir dichos
medios, el uso que se les destina es muy básico sin llegar a aprovechar las
grandes ventajas comparativas que ofrecen. Este fenómeno, conocido como
el síndrome USTED (Uso Subdesarrollado de la Tecnología Eficientemente
Desarrollada), se da cuando el uso de las formas modernas de procesamiento
de datos sigue siendo, en esencia, el mismo que el dado a las pre-existentes.

Resultan expresiva en este sentido las palabras de Jesús Rivera Oré: “Mientras
se mantenga la rémora del soporte papel y la firma manuscrita como
requisitos de validez de los expedientes judiciales, resulta inexacto hablar de
una informatización del poder judicial. Pues aunque se utilicen procesadores
de textos, si finalmente las providencias deben imprimirse en papel y firmarse,
para luego coserse el expediente y ser eventualmente copiadas a mano, las
potencialidades de las tecnologías de información se reducen a una mínima
expresión”58.

En el caso de los computadores personales usados en la administración


pública, se cree que el reemplazo de las antiguas máquinas de escribir por
computadoras de última generación significa actualización tecnológico. Sin

58 Prólogo a IASONI, Marie. Comercio Electrónico, Aspectos Legales: un


desafío para el Derecho peruano. Portocarrero. 2002. P. 14.
embargo, una mirada más profunda nos hace caer en cuenta que el uso sigue
siendo el mismo: redacción de textos e impresión de documentos, sin
desarrollar el suministro de información Via internet, acceso a archivos de
legislación y Jurisprudencia Comparada y uso de traductores.

Al mismo tiempo, respecto al valor probatorio del documento electrónico,


Gonzáles Ugaz59 menciona los siguientes postulados:

a. Prueba libre previa autorización judicial

Los documentos electrónicos se podrán actuar conforme las reglas


generales de producción de la prueba. El funcionario aceptará su
presentación considerando los antecedentes de la fiabilidad de la forma
en que se generó, archivó o comunicó el documento y de la
conservación de su integridad.

b. Principio de prueba tasada

Al documento electrónico se le reconoce el mismo valor probatorio que


a los instrumentos privados o públicos, siempre que cumpla con los
requisitos legales. De no ser así, se le podría considerar base de una
presunción judicial o en el mejor de los casos, como un sucedáneo de la
prueba.

c. Principio de Actuación subsidiaria estatal

El Estado no es lo suficientemente flexible para adaptarse a la evolución


tecnológica. Se hace necesario que el sector privado asuma
determinadas funciones que son esenciales para garantizar la seguridad
jurídica en las operaciones comerciales realizadas por medio
electrónicos. Por ello, la actuación del Estado en la ejecución de
determinadas funciones será encargada al sector privado, en tanto se
garantice su adecuado cumplimiento. La subsidiariedad también se da
respecto a la actuación limitada a los casos en que el sector privado no
pueda intervenir de manera confiable, aunque en cualquier caso el

59 Gonzales Ugaz, Cristóbal. Algunos aspectos sobre el proyecto chileno de


la ley sobre firma electrónica y su servicio de certificación”.
www.vlex.com
Estado siempre podrá fiscalizar el ejercicio de las funciones delegadas
en el sector privado.

d. Autonomía de la voluntad

Por esta regla se considera que las partes pueden pactar libremente los
métodos de autenticación que usarán. Los documentos generados por
dichos procedimientos tendrán el valor de instrumentos privados. Ello,
obviamente, restringido por el legislador, quien siempre impone unos
límites a la libertad de pacto, para proteger a las partes y a terceros
eventualmente interesados.

e. Principio de libre convicción

En los procedimientos que el funcionario deba valorar la prueba según


su propia convicción o conforme reglas de la sana crítica no se aplicarán
los requisitos legales exigidos. Sin embargo, ello puede ser
contraproducente en un país como el nuestro donde los funcionarios,
por lo general, no están habituados a manejar este tipo de soportes, por
lo que su conocimiento es básico.
2.3.3 Principio de Equivalencia Funcional

Existen varias reglas de aplicación regional europea respecto a los


documentos electrónicos, entre los principales: Equivalencia Funcional de los
actos electrónicos respecto de los autógrafos o manuales, Neutralidad
Tecnológica de las disposiciones reguladoras, Inalteración del preexistente,
Exigencia de Buena Fe y Reiteración de la Libertad de Pacto.

A los efectos de la presente propuesta, se analizará solamente el Principio de


Equivalencia Funcional puesto que el mismo se refiere a la equiparación a los
nuevos medios tecnológicos respecto a la validez y eficacia con los medios
tradicionales. Mediante este principio, los actos realizados por medios
tecnológicos tienen la misma validez y producen iguales efectos que los
realizados por escrito y en soporte papel60.

60 TORRES ALVAREZ, Hernán. El Sistema de Seguridad Jurídica en el Comercio


Electrónico. Fondo Editorial PUCP. Pág. 249.
Así, desde el punto de vista de la eficacia, la función jurídica que cumple la
instrumentación escrita y autógrafa respecto de todo acto jurídico, o su
expresión oral, la cumple de igual forma la instrumentación electrónica a
través de un mensaje de datos, con independencia del contenido, extensión,
alcance y finalidad del acto así instrumentado.

Este principio informa sobre la igualdad y/o equiparación de la fuerza


probatoria de un documento realizado a través de soporte escrito o
tradicional que uno realizado a través de un soporte electrónico. Esta posición
es asumida uniformemente por la doctrina y por ciertas legislaciones como la
francesa61.

La función jurídica que cumple la instrumentación escrita y autógrafa respecto


de todo Acto Jurídico (o su expresión oral) la cumple igualmente la
instrumentación electrónica a través de un mensaje de datos, con
independencia de su contenido, extensión, alcance y finalidad del acto así
instrumentado. Se aplica a los mensajes de datos electrónicos un Principio de
No Discriminación respecto de las declaraciones de voluntad manualmente
efectuadas por el mismo sujeto. Los efectos jurídicos queridos por el emisor
de la declaración deben producirse independientemente del soporte (escrito,
oral o electrónico) en el que la declaración conste. Esta idea debe ser
respetada por las partes y los tribunales.

El artículo 3 de la Ley Modelo de la Comisión de las Naciones Unidas para el


Derecho Mercantil Internacional sobre Firmas Electrónicas (CNUDMI) del
2001 establece: “Ninguna de las disposiciones de la presente ley, (...), será
aplicada de modo que excluya, restrinja o prive de efecto jurídico cualquier
método para crear una firma electrónica que cumpla los requisitos (...) o que
cumpla de otro modo los requisitos del derecho aplicable”.

61 Código Civil modificado por ley 230-2000. Articulo 1316-3: “El escrito
en soporte electrónico tiene igual fuerza probatoria que el escrito en
soporte papel”. Artículo 1316-1: “El escrito en forma electrónica está
admitido como prueba con igual fuerza que el escrito en soporte papel,
bajo reserva de que pueda ser debidamente identificada la persona de la
que emana, y que sea generado y conservado en condiciones que permitan
garantizar su integridad”.
Los Artículos 6, 7 y 9 de la Ley Modelo de la Comisión de las Naciones Unidas
para el Derecho Mercantil Internacional (CNUDMI) establecen el uso procesal
de la información o documentación electrónico y la “admisibilidad y fuerza
probatoria de los mensajes de datos”.

No obstante el dilatado alcance de la equivalencia, existen ciertas


excepciones: alcanza solo al documento escrito u oral, pero no al documento
solemne, público o notarial salvo ley en específico. La equivalencia no debe
entenderse como impedimento para que la ley nacional consagre excepciones
en los que la misma no sea sostenible (supuestos concretos de documentos,
que deben seguir en papel, y firmas, que habrán de ser autógrafas). El soporte
electrónico de una declaración viciada no produce efectos sanatorios, ni el
documento notarial público subsana la nulidad.

En resumen, no debe discriminarse un documento por el solo hecho de


constar en soporte electrónico. Todo Mensaje de Datos o Documento
Electrónico tiene valor probatorio. El mayor o menor valor probatorio
dependerá de la presencia de más o menos de los elementos establecidos en
la ley.

Es función del juez, admitir y darle valor y eficacia probatoria a documentos


electrónicos, así como es deber del abogado exigir que se le reconozca el valor
y eficacia probatoria.

La ley 27269 sobre Certificados y Firmas digitales contempla este principio al


consagrar la igualdad respecto al carácter probatorio y eficacia jurídica de la
firma escrita manualmente (u ológrafa) con la firma digital, siempre que se
cumplan con ciertos requisitos en dicha ley expuestas, como son equipos
debidamente acreditados ante órgano estatal competente y la participación
de un funcionario que otorgue fe publica durante el proceso de conversión de
documentos en soporte papel a documentos en soporte digital o electrónico.

2.4 Clases de soporte de almacenamiento de Documentos Informáticos. Principio de


Neutralidad Tecnológica.
Existen en la actualidad diversos medios de almacenamiento masivo de información,
evolucionando constantemente desde el disquete hasta las memorias flash (USB), que
pueden contener hasta más de 1 Giga de información62.

Los soportes de almacenamiento de documentos informáticos suelen ser los disquetes


y los cd´s, los dvd´s. Estos dos últimos se utilizan frecuentemente para almacenaje de
mayor duración y seguridad. Ello debido a factores como evolución tecnológica, calidad
y capacidad de almacenaje de los dispositivos previamente existentes.

La informática, en constante desarrollo, demuestra una tendencia a minimizar tamaños


y formas, incrementando la eficiencia de los productos. Así como en un principio
conocíamos a los disquetes de 5¼ (que eran incluso más grandes que los CD´s,
requiriendo más de 700 para igualar su capacidad), hemos llegado a la memoria flash o
USB cuya capacidad es de 1 Giga, anunciándose los Micro chips con capacidad de
almacenamiento aun mayor.

A continuación daremos una breve descripción de las clases de almacenamiento de


información digital, las cuales son aptas para contener imágenes de audio y video.

(En virtud del Principio de Neutralidad Tecnológica 63 y a efectos de la presente


investigación, la relación de tecnologías expuesta tan solo es enunciativa con carácter

62 Las unidades de medida de información (el Bit, la más pequeña) así como
el espacio de disco usado para guardarla se aplican al Disquete, Memorias
USB, CD o Disco Duro.

63 “La neutralidad tecnológica implica no favorecer unas tecnologías sobre


otras ya que los estándares en esta materia deben ser impuestos por el
mercado y no por la ley. Favorecer en un cuerpo legal una tecnología
sobre otras es incorrecto, discriminatorio y por sobre todo, un error
de técnica legislativa. Hacerlo implicaría la pronta obsolescencia de
la Ley haciendo inútil el esfuerzo y el tiempo dedicado a su creación y
aprobación así como la salida del país del mercado electrónico.
Igualmente, ante los constantes y rápidos cambios tecnológicos quedó
expresamente previsto que estas normas serán desarrolladas e
interpretadas progresivamente, siempre orientadas a reconocer la validez
y eficacia probatoria de los mismos” (www.alfa-redi.org).

“Los diversos avances tecnológicos que con el trascurso del tiempo


remplacen a los medios tecnológicos que actualmente tengan la condición
de medio de seguridad tendrán la condición de tales en tanto cumplan con
los mismos objetivos del medio tecnológico remplazado y con los mismos
estándares de calidad. Según Jose Luis Barzallo (Los terceros de
numerus apertus, dejándose constancia que la aparición de eventuales futuras
tecnologías -como el caso europeo del Blue-Ray, aun no comercial en Latinoamérica-,
siempre que cumplan con las características de autenticidad, inalterabilidad y
durabilidad, constituirán documentos electrónicos válidos para registrar las diversas
expresiones de la voluntad humana.)

2.4.1 Disquetes

Soporte informático de datos en forma de disco. Se usa como medio sencillo


de almacenamiento de datos en el campo de la técnica de procesamiento de
datos.

Significaron una revolución en el campo de la tecnología a mediados de la


década de los 80´s, siendo muy usados hasta fines de la década pasada.
Aunque su capacidad de almacenamiento no es muy amplia (1.44 Megas)
tiene la ventaja de su tamaño (9 cm2).

confianza en el comercio electrónico en www.vlex.com/redi/No._33_-


_Abril_del_2001/8) ´la teoría de la Neutralidad Tecnológica opta por la
no definición de estándares tecnológicos en las legislaciones internas,
ya que en el avance de la tecnología la ley puede quedar obsoleta en
cuestión de meses´. De ese modo se impide la obstaculización del comercio
electrónico por la dificultad del derecho de adaptarse a los cambios
tecnológicos y (...) se procura una uniformidad tecnológica y legal en
materia de e-commerce en la comunidad internacional. Dota de
flexibilidad al sistema, al permitirle una fácil adaptación de las
variaciones de la tecnología”. (Hernán Torres Alvarez. El sistema de
seguridad jurídica en el comercio electrónico. Fondo Editorial PUCP 2005
P. 248)

“Las normas del Comercio electrónico, puedan abarcar las tecnologías que
propiciaron su reglamentación, así como las tecnologías que se están
desarrollando y están por desarrollarse, teniendo en cuenta una
interpretación realista que permita que se desarrolle acorde a los hechos
y las situaciones en concreto, de modo que la legislación esté acorde
con el constante desarrollo de las nuevas tecnologías.” (Proyecto
EDIFORUM, citada por Eduardo Santos Jaime y otros, Proyecto Académico
para Penalizar la Criminalidad Informática, s.e., Santa Fe de Bogotá
D.C., noviembre de 1997, p.9)
El soporte magnético es una simple lámina circular flexible. A diferencia de los
discos rígidos, la cabeza magnética de lectura-escritura se pone en contacto
directo con el soporte magnético. Como la velocidad de rotación es baja (300
rpm) la fricción es mínima, pero siempre existe el desprendimiento de polvo
magnético o del recubrimiento de teflón, que aunque en pequeñísimas
cantidades contaminan al cabezal, pudiendo eventualmente ocasionar fallos
de operación por lo que se requiere su limpieza sistemática. Este hecho
también determina la vida limitada de los disquetes.

La alineación del cabezal en condiciones extremas puede ocasionar que la


unidad no funcione por lo que su mantenimiento debe ser periódico. Sin
embargo, el bajo costo de las unidades de disquete y el conjunto de resortes
y engranajes plásticos que eventualmente envejecen hacen aconsejable
reponer la unidad cuando presente fallas de funcionamiento no imputables a
la suciedad del cabezal.

Factores externos como el calor, la humedad y la flexión o materiales (polvo,


humo, pelos o una huella digital sobre la superficie magnética), pueden
ocasionar fallos de lectura al impedir el contacto directo con el cabezal e
incluso pueden ocasionar daños físicos irreversibles en la superficie
magnética.

No es aconsejable como un medio de almacenamiento permanente, sino para


la transportación de información o copias de seguridad o respaldo si no se
cuenta con otro medio más confiable. Cuando un disquete comienza a
presentar clusters dañados debe descartarse su uso. Su bajo costo no justifica
correr riesgos y es preferible desecharlos.

2.4.2 Compact Disc

El disco compacto (conocido popularmente como CD, del inglés compact disc)
es un soporte digital óptico utilizado para almacenar cualquier tipo de
información (audio, video, documentos, etc). Fue desarrollado
conjuntamente en 1980 por las empresas Sony y Philips, y comenzó a
comercializarse en 1982.
A pesar que cada fabricante utiliza pequeñas variaciones en la composición de
los materiales empleados en la fabricación de los discos, todos siguen un
mismo patrón: la información es almacenada en un sustrato de policarbonato
plástico, al que se le añade una capa refractante de aluminio que reflejará la
luz del láser; se le añade una capa protectora y, opcionalmente, una etiqueta
en la parte superior.

En 1984, ambas compañías extendieron la tecnología para que se pudiera


almacenar, naciendo el disco CD-ROM. Desde entonces el CD ha cambiado de
un modo significativo el modo en el que escuchamos música y almacenamos
datos.

Estos discos tienen una capacidad de 700 Megabytes de datos u 80 minutos


de música de muy alta calidad, con lo cual ha revolucionado el modo en que
se distribuye todo tipo de información electrónica.

En 1990, Philips y Sony ampliaron la tecnología y crearon el Compact Disc


grabable (CD-R). Hasta entonces todo CD que se producía se hacía mediante
el proceso industrial de estampación de una maqueta pregrabada. El disco así
grabado se protege con una capa muy tenue de aluminio, lo cual le da el color
típico plateado.

Hoy día estas técnicas se utilizan para cantidades superiores a 1000 unidades,
mientras que para cantidades inferiores es más barato, rápido y conveniente
utilizar la grabación de discos grabables. Inicialmente, la capa de
recubrimiento característica era de oro y derivados, evolucionando a otros
compuestos más versátiles, duraderos y económicos.

2.4.3 Digital Versátile Disc

En la actualidad, cuando han pasado 20 años desde que Sony y Philips


desarrollaron el formato digital del Compact Disc (CD) y ofrecieron al mundo
la primera expresión del "entretenimiento digital", nos llega un nuevo y
revolucionario producto: el Digital Versatile Disc (DVD). Ninguno de los
dispositivos previamente desarrollados como el CD-ROM, Photo CD, CD-i,
DCC, MiniDisc generó las expectativas que ha creado el DVD. En esta evolución
se han producido avances significativos en tecnologías que soportan estos
formatos: láser óptico, películas reflectivas, replicación de discos y sobre todo,
los algoritmos de compresión y codificación de video, audio y datos.

El DVD es un formato de almacenamiento multimedia en disco óptico que


puede ser usado para guardar datos, incluyendo películas con alta calidad de
video y sonido. Los DVDs se asemejan a los discos compactos: sus dimensiones
físicas son las mismas (12 cm o el mini de 8cm) pero están codificados en un
formato distinto y a una densidad mucho mayor. A diferencia de los CDs, todos
los DVDs deben contener un sistema de archivos llamada UDF, extensión del
Estándar ISO 9660 usado para CD de datos64.

Los avances en los circuitos integrados y los mecanismos de control han hecho
posible que las nuevas tecnologías se hicieran realidad. En septiembre de
1995, Sony y otras nueve compañías (Philips, Mashusita, Toshiba entre otras)
unieron sus esfuerzos y crearon un estándar unificado para el formato DVD,
respaldado por las grandes compañías electrónicas y del mundo de la
multimedia (estudios cinematográficos entre otros).

Entre las diferencias con sus antecesores (en especial el CD) tenemos:

64 La mayoría de los sistemas operativos poseen su propio sistema de


archivos, representados textual o gráficamente utilizando un gestor de
archivos. Los sistemas de archivos más comunes utilizan dispositivos de
almacenamiento de datos que permiten el acceso a los datos como una
cadena de bloques de un mismo tamaño (llamados sectores con una longitud
usual de 512 bytes). El software del sistema de archivos es responsable
de la organización de estos sectores en archivos y directorios. Un
sistema de archivos no requiere necesariamente de un dispositivo de
almacenamiento de datos, sino que puede ser utilizado también para
acceder a datos generados dinámicamente, como los recibidos a través de
una conexión de red. En sistemas de archivos jerárquicos se declara la
ubicación de un archivo con una cadena de texto ("ruta"). Los sistemas
de archivos pueden ser clasificados en tres ramas: sistemas de archivos
de disco, sistemas de archivos de red y sistemas de archivos de propósito
especial. En www.wikipedia.org.
a. Un DVD de capa simple puede guardar 4.7 GB (siete veces más que un CD-
ROM estándar).
b. El láser de lectura empleado incrementa la resolución de lectura.
c. El DVD usa un método de codificación más eficiente en la capa física.
d. Los sistemas de detección y corrección de errores utilizados en el CD se
reemplazaron por una versión más eficiente.
e. El subcódigo de CD fue removido.

Como resultado, el formato DVD es 47% más eficiente que el CD-ROM, que
usa una tercera capa de corrección de errores.

Para su lectura se requiere una unidad DVD con decodificador MPEG-2


(reproductor DVD o unidad DVD de computadora con software reproductor
de DVD). Se ha de tener en cuenta el estándar que requiere el reproductor de
DVD (NTSC o PAL).

2.4.4 Memoria USB

Son memorias evolucionadas de la EEPROM (chips de memorias programables


y borrables electrónicamente) en las que se accede a la información por
bloques65.

También denominadas “mecheros”, son sus principales características:

a. Volumen pequeño, de 30 gramos, pudiendo almacenar el equivalente


de hasta 180 disquetes (la memoria de 256 Kb).

65 Los bloques suelen ser de 512 bytes a 56 Kb. Cada celda contiene una capa
de material en la que con mediana tensión se inyectan electrones que
quedan atrapados manteniendo la información de la celda, aunque se
desconecte la información del circuito. Una celda de una memoria Flash
es como un transistor convencional, que cuenta, además de la puerta de
control, fuente y drenaje, con otra denominada de flotación que sirve
como mecanismo de carga.
b. Capacidad de 8 Mb a 2 Gb.
c. Velocidad de Lectura (USB 2.0) : 9 Mb/s
d. Velocidad de Escritura (USB 2.0) : 8 Mb/s

Estas memorias son aditamentos transportables en compartimentos


reducidos (vg. el bolsillo) y cargar toda la información necesaria sin temer a
que se dañe el disco o que el floppy de la computadora este descompuesto.
Para acceder a la información contenida en ella s requiere que el ordenador
cuente con entrada USB (integrada en la mayoría de los equipos modernos).

La ventaja de almacenar datos en este tipo de dispositivos, es que muchos de


ellos incluyen cámaras fotográficas, radio, formatos de audio y video,
reproductores de mp3, grabadoras o apuntadores láser. La gran oferta de
modelos y marcas permite al usuario adquirir el de su preferencia, sea por su
funcionalidad o diseño.

Las celdas de memoria Flash se desgastan al cabo de un determinado número


de ciclos de escritura (entre 100.000 y un millón), dependiendo del diseño de
la celda y de la precisión del proceso de fabricación. El principal mecanismo
de destrucción lo constituye el daño acumulativo que se produce sobre la
puerta de flotación de la celda, debido a los elevados voltajes empleados, de
forma repetitiva, para borrar la celda, o la capa de oxido se rompe o los
electrones se acumulan en la puerta de flotación. Para subsanar ello, los
fabricantes incorporan celdas adicionales que pueden sustituir a las gastadas
y utilizan una técnica de nivelación que consiste en desplazar los datos
alrededor del chip para que cada celda se "gaste" lo más uniformemente
posible.

Sin embargo, el tiempo empleado en borrar una celda de la memoria Flash es


mayor que respecto un bit de datos del disco duro. Ello se debe al voltaje
relativamente elevado que se necesita lo que supone una gran cantidad de
corriente, por lo cual los procesos de borrado se efectúan por grupos de celda.
Las principales tecnologías en materia de Memorias USB o Flash son NOR
(Intel es su fabricante principal) y NAND (National Semiconductor, Samsung y
otros fabricantes).

2.4.5 Disco Duro

Es un hardware destinado al almacenamiento masivo de información


(perenne en el CPU) crucial para el funcionamiento del Sistema operativo
(DOS o Linux).

La información se almacena en unos finos platos o discos denominados


Platters (sensibles a alteraciones magnéticas) en cuyas superficies existen
pistas concéntricas (TRACKS), las que se dividen en sectores (SECTORS). El
disco duro tiene una cabeza (HEAD) en ambos lados de cada plato que busca
los datos almacenados en una pista y un sector concreto.

Cada disco posee dos diminutos cabezales de lectura/escritura los que


generan señales eléctricas. Ello altera los campos magnéticos del disco, dando
forma a la información.

Cuando se da formato lógico (el físico, o a bajo nivel, viene hecho de fábrica)
agrupamos los sectores en unidades de asignación (Clusters66) que es donde
se almacenan los datos de manera organizada. Cada unidad de asignación sólo
puede ser ocupado por un archivo, pero un archivo puede ocupar más de una
unidad de asignación.

Si bien al inicio fueron de capacidades mínimas, en la actualidad la capacidad


es constantemente creciente llegando a medirse en Terabytes (Un millón de
Gigas). Sin embargo, en el lenguaje informático ya existen otros términos para
significar mayores medidas, tales como Petabyte, Exabyte, Zettabyte,

66 Un cluster (mínima unidad de lectura o escritura, a nivel lógico, del


disco) es la agrupación de varios sectores para formar una unidad de
asignación.
Yottabyte, Brontobyte; aunque aún no sean comerciables los soportes que
alberguen tal cantidad de información.

Las características básicas del Disco Duro son67:

- Capacidad de almacenamiento Cantidad de información que almacena en


Gigabytes (Gb).
- Velocidad de Rotación Velocidad a la que giran los platos del disco, que
almacenan magnéticamente los datos. A mayor velocidad, más alta será
la transferencia de datos. Se mide en número revoluciones por minuto
(RPM). El estándar mínimo recomendado es de 7200 RPM.
- Tiempo de Acceso (Access Time) Tiempo medio necesario que tarda la
cabeza del disco en acceder a datos (actualmente, 10 milisegundos).
- Memoria CACHE (Tamaño del BUFFER) Memoria incluida en la
controladora interna del disco duro, donde se almacenan los datos que se
leen y escriben. En un disco duro organizado, la serie de datos necesaria a
continuación de una lectura se sitúa en una posición físicamente contigua
a la última lectura, proporcionando acceso más rápido a los datos.
- Tasa de transferencia (Transfer Rate) Cantidad de datos que un disco
puede leer o escribir en la parte más exterior del disco o plato en un
segundo. Se mide en Mbits/s, siendo 100 Mbits/s el valor habitual de un
disco de 5400 RPM.
- Interfaz Método usado por el disco duro para conectarse al equipo. Puede
ser: IDE (usada por controladoras de disco duro con placas bases
modernas) o SCSI (puede conectar simultáneamente hasta 7 dispositivos
o 15 si es WIDE SCSI).

2.5 Tratamiento legislativo

En el mundo entero, la inserción de nuevas formas de transmisión de la voluntad han


sido mas veloces que la actividad de los legisladores para regular su uso y límites. A
continuación, una síntesis de las principales normas sobre documentos de carácter
tecnológico dictadas en América y Europa, por considerar que son los continentes
donde más rápida ha sido esta evolución.

67 “El Disco Duro”. Julio César Chávez U. En www.monografias.com


Si bien el objeto de la presente investigación no ha sido legislado como tal en país
alguno, no otorgándosele validez como acto jurídico sino considerándosele como la
ejecución de un acto testamentario previo ya existente, y por lo mismo las siguientes
normas no están directamente relacionadas, será oportuna su enumeración por cuanto
nos dan una idea sobre el contexto en el cual nos encontramos y hacia donde se dirige
la evolución legislativa en la materia68.

2.5.1 Perú

Entre las principales normas que regulan la introducción del documento


electrónico en la legislación peruana, se pueden nombrar:

Ley 27291 (24.06.2000)

El artículo 141 del Código Civil modificado por Ley 27291, en su primera parte,
prescribe: “La manifestación de voluntad puede ser expresa o tácita. Es
expresa cuando se realiza en forma oral o escrita a través de cualquier medio
directo, manual, mecánico, electrónico u otro análogo (...)”.

El artículo 141-A incorporado por la misma ley señala que: “En los casos en
que la ley establezca que la manifestación de la voluntad deba hacerse a
través de alguna formalidad expresa o requiera de firma, esta podrá ser
generada o comunicada a través de medios electrónicos, ópticos o cualquier
otro análogo. Tratándose de instrumentos públicos, la autoridad competente
deberá dejar constancia del medio empleado y conservar una versión integra
para su ulterior consulta”.

Con estas modificaciones, se pretende la inserción en el comercio jurídico de


las nuevas formas de expresión de la voluntad surgidas por el devenir
incontenible de la tecnología (cuyos beneficios se manifiestan en casi todos
los aspectos de nuestro diario quehacer). Se evita futuras interpretaciones
que denieguen la admisión de actos jurídicos así realizados o su eficacia quede
reducida.

El espectro de nuevas formas aceptadas mediante esta nueva disposición legal


resulta considerablemente amplio, teniendo en cuenta que la lista es numerus

68 La información se ha recopilado principalmente del portal web


www.informatica-juridica.com
apertus pues la frase “cualquier otro análogo” deja abierta la posibilidad a
nuevas formas futuras, en aplicación del Principio de Neutralidad Tecnológica.

En el caso particular del testamento, con esta modificación, se otorga al


agente (testador) nuevas formas legales para expresar de manera original y
personal su voluntad.

Considerando que el Código Civil en su artículo 695 prescribe la forma escrita,


con lo cual no se admitiría ninguna forma alternativa de manifestación de
voluntad que no sea la plasmada en medio escrito, la adopción de la figura
propuesta implica superar una costumbre jurídica. El legislador, considerando
la seguridad del medio empleado, puede encargar a funcionarios que
otorguen fe pública como los notarios, el otorgamiento de esta nueva forma
testamentaria.

Entre las nuevas formas de expresar la voluntad conforme a la modificación


comentada tenemos:

a. Mecánico

Se refiere a aquellos medios que empleando el movimiento de los


cuerpos, las fuerzas que lo producen y la relación entre las fuerzas que
actúan sobre los cuerpos en equilibrio producen información de tipo
inmaterial representando un hecho, una actividad humana o su resultado.

b. Electrónico

Aquel medio que, basado en el flujo (a través de gases, semiconductores


o en el vacío) de los electrones u otras partículas cargadas en una gran
variedad de dispositivos, producen información de tipo inmaterial
representando un hecho, una actividad humana o su resultado.

c. Optico
Aquel medio que, aplicando las leyes y fenómenos luminosos, crea
información de tipo inmaterial representando un hecho, una actividad
humana o su resultado.

d. Cualquier otro análogo

Esta cláusula apertus permitirá la inserción de cualquier tecnología


moderna que produzca información de tipo inmaterial representando un
hecho, una actividad humana o su resultado.

También puede referirse a tecnología resultante de la combinación de las


precedentes o de innovaciones en ellas (como la que ha producido el Blu-
ray, aggiornamiento tecnológico del DVD).

Ley 26612 (21.05.1996)

El artículo 234 del Código Procesal Civil modificado por Ley 26612 prescribe:
“Son documentos los escritos públicos o privados, los impresos, fotocopias,
facsímil o fax, planos, cuadros, dibujos, fotografías, radiografías, cintas
cinematográficas, microformas tanto en la modalidad de microfilm como en
la modalidad de soportes informáticos y otras reproducciones de audio o
video, la telemática en general y demás objetos que recojan, contengan o
representen algún hecho o una actividad humana o su resultado”.

El artículo 233 del mismo cuerpo legal prescribe que es documento “todo
escrito u objeto que sirve para acreditar un hecho”.

A continuación, se analizarán las nuevas clases de documentos concernientes


a la propuesta (resaltadas en negrita)69.

i. Cintas cinematográficas

Son aquellos medios que almacenan y poseen la cualidad de poder


reproducir la información almacenada a través de un dispositivo
específico (VHS, reproductor cinematográfico, DVD, etc.), principalmente,
actividades en movimiento de los diversos aspectos de la sociedad y,
según la tecnología empleada, son de una alta capacidad representativa.
El adverbio “principalmente” no es gratuito pues la tecnología actual

69 Fuente de ayuda en formación de conceptos : www.wikipedia.org


permite crear literalmente dichas imágenes en laboratorio,
entendiéndose como tal, lo que no es tomado directamente de la realidad.

Necesitan para su reproducción de aparatos y técnicas que cada vez se


vuelven más amplios, modernos y crecen en diversidad.

ii. Microformas tanto en la modalidad de microfilm como en la modalidad


de soportes informáticos

Se entiende como Microforma a la imagen reducida, digitalizada y


condensada (o compactada) de un documento, que se encuentra grabada
en un medio físico técnicamente idóneo, que le sirve de soporte material
portador, mediante un proceso fotoquímico, electromagnético,
electrónico, informático o que emplee alguna tecnología de efectos
equivalentes, de modo que tal imagen se conserve y pueda ser vista y leída
con la ayuda de equipos, pantallas de video o métodos análogos; y pueda
ser reproducida en copias impresas, esencialmente iguales al documento
original.

La legislación peruana (mediante Ley 26612 que modifica el D. Legislativo


681, sobre uso de tecnología avanzada en materia de archivos de
documentos e información) requiere para su validez que sea grabado en
un medio físicamente idóneo (irregrabable), que permita mantener la
integridad de los datos reducidos en dicha imagen, es decir que no se
pueda cambiar dato alguno plasmado en dichos documentos, logrando
seguridad jurídica (inmodificable).

Asimismo, requiere la presencia de un Fedatario Juramentado con


especialidad en Informática, para dar fe de que el proceso de
micrograbación o digitalización se realiza conforme a parámetros
requeridos y Normas Técnicas aprobadas por INDECOPI referido al uso de
la tecnología.70

70 Edwar Fernando Tenorio Triveño. “Perú: Análisis del concepto de


microforma y las facultades del fedatario juramentado con especialidad
en informática”. En http://premium.vlex.com/doctrina/REDI
La observación sobre modalidad de microfilm o en soporte informático
significa que están incluidos en el concepto de microforma tanto los
documentos producidos por procedimientos informáticos o telemáticos
en computadoras o medios similares como los producidos por
procedimientos técnicos de microfilmación.

Esto significa que serán Microformas aquellos documentos de formato


papel que se trasladan a esta nueva tecnología, pasando a ser de formato
digital o electrónico; así como también aquellos documentos producidos
por procedimientos informáticos, es decir, creados "directamente" en el
computador. (Vg. una carta redactada en una computadora, un e-mail o
un asiento de titulo registral en Registros Públicos). Por lo tanto, el
Fedatario Juramentado ha ampliado sus horizontes, pues podría dar fe de
ciertos documentos creados en una computadora, del cual ha visto su
proceso de creación, siempre que sea guardado, en un medio físico
idóneo, inmodificable, como son los discos ópticos de los tipos WORM,
CD-R, CD-ROM, DVD u otros medios físicos de igual o superiores
características o propiedades actualmente conocidos o por desarrollarse.

Tratándose de instrumentos públicos, la autoridad competente deberá


dejar constancia del medio empleado y conservar una versión íntegra para
su ulterior consulta (refiriéndose a una microforma). Un Notario puede ser
un Fedatario Juramentado en Informática si adquiere los conocimientos
técnicos suficientes así como Certificado de Idoneidad Técnica (artículo 4
del D. Legislativo 681).

iii. Reproducciones de Audio y Video

En relación con lo explicado para las cintas cinematográficas y, a riesgo de


redundar, se considera como tales aquellas manifestaciones de aspectos
de la realidad que resulten de la lectura de dispositivos analógicos o
digitales que contengan algún tipo de información, hecho, actividad
humana o su resultado.

Las reproducciones de audio no deben confundirse necesariamente con la


resultante del video, pues el audio puede contener por si solo información
útil para quien la requiera.
iv. Demás objetos que recojan, contengan o representen algún hecho,
actividad humana o su resultado

Esta cláusula numerus apertus otorga una amplitud de criterio a los


operadores del derecho para considerar como documento cualquier
objeto con la aptitud representativa requerida. Sin embargo, debe
también tenerse en cuenta los principios generales sobre documentos a
fin que no cualquier objeto sea considerado o demande ser considerado
como tal, evitándose de esa forma un abuso de la facultad discrecional
otorgada a quien corresponda calificar dicha aptitud.

Este análisis de las nuevas clases de documentos, lleva a emitir algunas


ideas sobre lo que pueden haber sido las fuentes que inspiraron al
legislador para incluirlas.

Conscientes del gran potencial de estas clases de documentos para


cumplir con el fin esencial del mismo, el cual es recoger, contener o
representar algún hecho o una actividad humana o su resultado, el
legislador ha creído conveniente otorgarle valor jurídico, validez y mérito
probatorio para que el hecho de no estar registrado en un soporte
tradicional (vg. el papel), no sea óbice para su equiparación al mismo, en
correcta aplicación del Principio de Equivalencia Funcional.

Sin embargo, y en atención a la teoría elaborada respecto a dicho criterio,


se debe tener en cuenta que no todo documento podrá ser trasladado a
un soporte digital, por cuanto en ciertas ocasiones, algunos deben seguir
en papel o habrán de estamparse autografiadamente, mientras no exista
la tecnología capaz de facilitar esa traslación de soporte sin afectar
algunos de los requisitos para su validez, a saber, Inalterabilidad,
Durabilidad y Autenticidad.

2.5.2 América

Argentina

Ley del 22.04.68 que reforma el Código Civil respecto al uso de la energía
eléctrica y magnética apropiada en forma de información contenida en
soporte digital asimilable a una cosa. Por lo tanto dicho bien es susceptible de
ser dañado o alterado.
Decreto No 165-94 del 08.02.94 protege obras de bases de datos y software.
El artículo 974 del Proyecto de Código Civil (Decreto 685-95) menciona la
libertad de formas para confección de documentos.
Ley No 24624 del 28.12.95 sobre autoría, archivo y conservación en soporte
electrónico de Documentos de la Administración Pública.
Decisión Administrativa No 43/1996 que reglamenta archivos digitales.
Decreto No 677/01 del 22.05.01 sobre el valor y eficacia de Documentos
digitales remitidos a Comisión Nacional de Valores.
Decreto No 1023/01 del 13.08.01 sobre Contratación Pública Electrónica.
Ley del 14.11.01 sobre la Firma Digital.
Decreto 658/02 del 22.04.02 que regula las declaraciones juradas de
contribuyentes, las cuales podrán hacerse en soporte papel o por medios
electrónicos o magnéticos que aseguren su autoría e inalterabilidad conforme
a ley.
Decreto del 22.06.04 que crea el Programa de Voto electrónico en la Jefatura
de Gabinete de Provincia de Buenos Aires.

Brasil

Proyecto de Ley de 1997 sobre la creación, archivo y uso de documentos


electrónicos.
Ley del 20.07.00 sobre seguridad de tecnología de información.

Canadá

Ley sobre documentos electrónicos (13.04.00).


Acta de Comercio electrónico (16.10.00).

Chile71

71 En 1998 se creó la "Comisión Nacional para las Nuevas Tecnologías de


Información y Comunicación" cuya misión fue elaborar una proyección
sobre las tendencias e impactos del desarrollo de las tecnologías de
información y comunicaciones. Su propuesta (con lineamientos
estratégicos y acciones concretas) potenciaría la difusión de las nuevas
tecnologías y redes. Se plantea la necesidad de "desarrollar un marco
jurídico que valide el uso del documento y firma digitales, tanto para
el Estado como para el desarrollo del comercio electrónico",
recomendando "promulgar una norma para el sector público que legalice
uso del documento electrónico y firma digital”.
La Ley 19052 de 14.04.91 consagra el carácter de instrumento público de los
certificados que el Servicio del Registro Civil e Identificación expide
mecanizadamente, mediante procesamiento electrónico de datos, sin
necesidad de la firma manuscrita.

Resolución No 9 del 15.02.01 que regula el Uso de la Firma Electrónica en el


ámbito tributario.

Ley 19799 del 26.03.02 sobre Documentos Electrónicos, Firma Electrónica y


Servicios de Certificación de la misma.

Ley No 18857 que reforma el art. 113 del Código de Procedimiento Penal,
admite como elementos de prueba “las películas cinematográficas,
fotografías, fonografías, y otros sistemas de reproducción de la imagen y del
sonido, versiones taquigráficas y, en general, cualquier medio apto para
producir fe72”.

Estados Unidos de Norteamérica

El valor probatorio de la firma fue inicialmente admitido en Utah (Utah Digital


Signature Act de 27.02.1995, modificada en 1996), primer estado en dotarse
de una Ley de firma digital y posteriormente en Florida (Florida Electronic
Signature Act of 1996).
The Electronic Signature Act Florida (mayo 1996) que reconoce la equivalencia
probatoria de la firma digital con la firma manual.

Tanto Massachussets (1996) como Georgia (1997) emiten su respectiva


Electronic Records and Signature Act que recoge todo mecanismo capaz de

72 Estos medios podrán servir de base a presunciones o indicios. Para su


admisión como pruebas, el juez determinará la forma como ha de dejarse
constancia en el proceso. De ser necesario, requerirá operaciones
técnicas especiales para su realización, designando un asesor técnico
que desarrolle y explique la prueba, de entre los que ejercieren los
oficios especializados. Si la prueba fuere ofrecida por una de las partes
y el juez lo estimare conveniente, ésta suministrará el personal e
instrumentos necesarios para llevar a cabo la demostración, sin
perjuicio de lo que se resuelva sobre costas. En todo caso, si el
tribunal cuenta con los instrumentos requeridos y no es necesaria la
cooperación de un técnico, procederá a realizar la prueba por sí mismo.
Se certificará, después de verificada la operación, los datos de la
prueba ofrecida así como de sus intervinientes.
proporcionar la función de la firma manuscrita sin ceñirse a un tipo concreto
de tecnología.

El Comité de Comercio de USA aprobó en 1999 la House of Representatives


1714, “para facilitar el uso de grabaciones y firmas electrónicas en el
Comercio”.

Respecto a la informatización del Notario, tenemos el Act on Electronic


Notorization (Utah - 1997) y The Electronic Commerce Act con referencia al
cybernotary (30.05.97).

Desde los ataques terroristas del 11.09.2001, la legislación se orientó en la


lucha contra el terrorismo por medios de la biometría73.

2.5.3 Europa

Alemania

La ley del 07.10.70 reconoce valor probatorio a los documentos electrónicos.


Ley de la Firma digital (01.11.97).
Leyes sobre firma electrónica (año 2001).

Francia

La ley 80/525 (12.07.1980) modifica el Código Civil, estableciendo la


equivalencia funcional del documento electrónico respecto de aquel en
soporte papel escrito y firmado, si cumple los requisitos de inalterabilidad y
durabilidad.
Ley 2000-230 (13.03.2000) que adapta el Derecho de Prueba y la Firma
electrónica a las tecnologías de la información.
Decreto 272-01 que regula la firma electrónica.

73 “Técnica de identificación tecnológica con el objetivo de resolver este


problema a partir de características propias de cada individuo (voz,
huella dactilar, rostro, etc.) de modo tal que se puede asociar cualquier
parte del cuerpo humano con una clave para verificar la identidad del
usuario. Criterio que comporta también el Principio de Equivalencia
Funcional pues incluye la tecnología que recoge cualquier característica
fisiológica de una persona”. Hernán Torres Alvarez. El Sistema de
Seguridad Jurídica en el Comercio Electrónico. P. 209.
Unión Europea (Comité Ministros del Consejo de Europa)

Recomendación 81/20 (11.12.1981) sobre armonización de las legislaciones


de los estados miembros en materia de exigencia de un escrito y admisibilidad
de reproducciones de documentos y registros informáticos.

Resolución 325/02 del Consejo europeo (18.11.91) relativa a las tecnologías


de la electrónica, de la informática y de las comunicaciones.

Reglamentos 2453/92 de la Comisión (31.07.92) y 2193/92 del Consejo


(12.10.92) sobre documento electrónico.

Posición común del Parlamento Europeo y del Consejo de 28.06.99 sobre la


firma electrónica.

Directiva 1999/93/CE del Parlamento Europeo y del Consejo (13.12.1999) que


establece un marco comunitario para la firma electrónica.

Dictamen 2/2001 (26.01.01), sobre el nivel adecuado de protección de la ley


canadiense Personal Information and Electronic Documents Act.

Grupo de Trabajo de Berlín: Protección de datos y votación electrónica en la


actividad parlamentaria y en otras elecciones gubernamentales (28.08.01).

España

El art. 49 de la Ley del Patrimonio Histórico de 25.06.88, define el documento


como “toda expresión en lenguaje natural o convencional y cualquier otra
expresión gráfica, sonora o en imagen, recogidas en cualquier tipo de soporte
material, incluso los soportes informáticos”.

Ley 24/1988 de Mercado de Valores (28.07.1988) que permite las anotaciones


en cuenta por procedimientos electrónicos para la representación de valores.
Para operaciones interbancarias, se permite la sustitución del antiguo soporte
documental por simples referencias procesables en los ordenadores.
Ley 37/1992 de 28.12.92 del IVA admite la factura electrónica para efectos
fiscales.

El Real Decreto Legislativo 2/1995 de 07.04.95 que aprueba la Ley de


Procedimiento Laboral dispone en su Art. 90 que las partes podrán valerse de
medios de prueba regulados en la Ley, admitiéndose como tales los medios
mecánicos de reproducción de la palabra, de la imagen y del sonido, salvo que
se hubieran obtenido con violación de derechos.

Resolución del 15.02.96 de la Dirección General de los Registros y del


Notariado sobre informatización del libro diario.

Resolución de la Dirección General de los Registros y Notariado (26.04.00),


sobre la firma electrónica en los Registros. Se reconoce el mismo valor jurídico
que a la firma manuscrita, siempre que cumpla ciertos requisitos.

El art. 230 de la Ley Orgánica del Poder Judicial autoriza a los Juzgados y
Tribunales a utilizar cualquier medio técnico, electrónico, informático y
telemático, para el desarrollo de su actividad y ejercicio de sus funciones, con
las limitaciones legales, gozando los documentos emitidos por los medios
anteriores, cualesquiera que sea su soporte, de la validez y eficacia de un
documento original siempre que quede garantizada su autenticidad,
integridad y se cumplan los requisitos legales.

Orden ECO/1686 (12.06.03) que crea el fichero de tratamiento automatizado


de datos de carácter personal "Documento único Electrónico" (DUE).

Ley 59 (19.12.2003) de firma electrónica.

2.6 El Documento Electrónico aplicado en el Derecho

En los últimos años se ha apreciado un boom en el nacimiento y/o descubrimiento de


nuevas tecnologías. En especial, las dos décadas pasadas han representado la implosión
de ciertas novedades surgidas por el avance incontenible de la ciencia que cada día es
más palpable. En este sentido, los beneficios también se aprecian a nivel de su
aplicación en el Derecho.

Así, podemos nombrar el descubrimiento de la secuencia completa del ADN de la


persona humana. Ello nos permite establecer con exactitud la filiación a través de la
observación de los genes.

Otro gran surgimiento tecnológico es Internet, el cual permite una comunicación sin
fronteras. En el derecho, su aplicación más importante es el comercio electrónico que
permite realizar operaciones comerciales entre personas que se hallen alejadas una de
la otra en tiempo real, es decir, sin solución de continuidad en el tiempo. Lo mismo se
puede decir de la contratación electrónica, que hace innecesaria la presencia física de
las partes para perfeccionar el acto.

En Derecho Penal, son mas evidentes las ventajas que otorga los adelantos de la ciencia.
Así, la técnica del luminol se utiliza en química forense para detectar trazas de sangre lo
que otorga algún grado de certeza en la investigación de hechos delictivos.

Ya analizadas las diversas áreas del derecho en las cuales se aprecian los beneficios que
otorga la aplicación de la tecnología, nos restringimos en específico a la que es materia
de la presente. Partiendo de ello, podemos decir que el documento electrónico tiene
una presencia casi omnímoda en el Derecho. Un beneficio palpable directamente es la
progresiva digitalización de las actividades llevadas a cabo en la práctica forense. En
varios países se ha instaurado ya el sistema de proseguir un proceso judicial a distancia,
es decir cuyas actuaciones sean tan solo a nivel digital (vg. notificaciones por e-mail).

Sin embargo, aun hoy en día, un buen sector de la sociedad se ve inmerso en un


síndrome denominado USTED (Uso Subdesarrollado de la Tecnología Eficientemente
Desarrollada). Esto ocasiona un desperdicio de recursos que bien podrían ser mejor
aprovechados en materia informática resultando en beneficios económicos así como en
acortamiento de tiempo entre niveles burocráticos.

Por otra parte ya es una realidad el concepto de la “oficina sin papel”, que ya tiene 20
años de forjada y que su aplicación es cuestión de adaptación, es decir que todo
depende del individuo quien se resiste a asimilar que la manera mas productiva,
económica y rápida de interrelacionarse con todos sus entornos: laborales, económicos,
personales, etc. es a través de la informática, además de ser más ecológica que la clásica
oficina que consume millares de papel por año.

Otra gran ventaja, no muy valorada, es el hecho que la labor de archivo y clasificación
que dentro de la cultura del papel es realizada por la persona, en la actualidad es el
ordenador y los sistemas de archivo digitales quienes se encargan de eso, generando de
este modo ahorro de tiempo y recursos. Aplicado a la presente propuesta, una ventaja
inmediata será que todo documento realizado ante el notario y en general cualquier
funcionario público se digitalice, lo cual representa un beneficio cualitativo y
cuantitativo. Una proyección futurista nos permite esbozar que cualquier persona
podría ingresar a Internet y verificar si existe determinado documento con solo un clic,
así como tener acceso en tiempo real a información pública y/o personal, con las
limitaciones de la ley.
El documento electrónico sufre una desvalorización producto de costumbrismos
arraigados a generaciones antiguas de juristas y personas con participación en toma de
decisiones que son quienes optan por descalificar al documento electrónico por
considerarlo insuficiente en comparación a un documento escrito de forma tradicional.
Es por ello que en doctrina se creo el principio de equivalencia funcional, el cual
equipara, y otorga igual eficacia probatoria entre el documento electrónico y el
documento escrito de manera tradicional.

vi. HIPÓTESIS

Sí se justifica la regulación del Testamento Audiovisual en la legislación peruana


vigente, debido a que la aplicación de la tecnología beneficia cualitativamente al
Derecho y la expresión audiovisual de la voluntad otorga un valor agregado al acto
testamentario.

vii. OBJETIVOS

Generales
- Demostrar la justificación de la regulación del Testamento Audiovisual en la
legislación peruana vigente.
- Impulsar la aplicación de los adelantos tecnológicos al campo del Derecho.
- Revalorizar la voluntad humana en el tema sucesorio al otorgarle un medio
expresivo de mayor valor al tradicional, como es el audiovisual.

Específicos

- Identificar los aspectos fundamentales del Testamento como Acto Jurídico así
como del Documento Electrónico en doctrina y en la legislación.
- Describir el Testamento Audiovisual como acto dentro de la legislación peruana
y extranjera así como sus aspectos técnicos.
- Proponer la regulación del Testamento Audiovisual en la legislación peruana,
verificando su viabilidad.

III. Materiales y Métodos

i. Materiales de estudio

- Bibliografía sobre el objeto de la investigación.


- Textos legales. Código Civil, Código Procesal Civil y Ley del Notariado del Perú y
otros países. Leyes especiales referidas al Testamento y Documento Electrónico.
- Jurisprudencia sobre el Testamento y el Documento Electrónico.

ii. Métodos Empleados

Métodos Generales

Analítico Se utilizó para descomponer el estudio de la hipótesis desde sus dos


indicadores.

Sintético Usado al elaborar la propuesta, en la que se aplican los resultados de los


dos anteriores.
Descriptivo Método usado al estudiar las instituciones del Testamento y el
Documento Electrónico, aplicando los resultados de su estudio a la solución del
problema.

Histórico Método aplicado al problema de la desactualización del Derecho respecto


a la evolución de la tecnología.

Explicativo Permitió identificar la causa y el porqué de la aplicación de la hipótesis.

Métodos Específicos

Comparativo Método aplicado al estudiar la doctrina y la legislación comparada


sobre la materia.

Hermenéutico Usado para interpretar los términos que fueron objeto de


investigación, determinando su sentido, en especial respecto a los referidos a la
propuesta, dada su novedad.

Jurídico Empleado al adaptar definiciones de otras ramas del saber humano


(avances de la tecnología) al área jurídica con el fin de proponer una nueva figura,
el testamento audiovisual.

Exegético Empleado al realizar el estudio de las normas jurídicas pertinentes, que


permiten la inserción del testamento audiovisual en la legislación peruana vigente.

iii. Técnicas

- Registro documental de información bibliográfica y hemerográfica a través del


instrumento de las fichas.
- Entrevistas: Mediante diálogos con entrevistados.
- Fotocopia: A través de copias xerográficas.
- Internet: A través de las páginas web.

iv. Diseño de Contrastación de Hipótesis


Se empleó el Diseño Descriptivo, representado en el gráfico siguiente:

X --- > A

Donde:

X: Lo investigado, representado por la presente propuesta, el Testamento en video,


sus ventajas y aplicaciones

A: Doctrina y legislación relacionada con el tema. Dada la poca información directa,


se tomarán como referencia las instituciones del Testamento y el Documento
Electrónico.
IV. RESULTADOS

DOCTRINA

1. Se constata la tendencia a flexibilizar un riguroso y estricto cumplimiento de la


forma legal permitida para la realización de actos jurídicos, en especial el
testamento, si hay certeza que el documento contiene la voluntad del testador.

2. Se aprecia que la aplicación de la tecnología al Derecho Peruano es aún


incipiente y limitada al campo procesal y penal, no obstante su utilidad en
diversas áreas: el ADN en asuntos de filiación, la Internet para la contratación
electrónica, digitalización y/o virtualización de actividades judiciales, técnicas
forenses como el Luminol para apoyar pruebas incriminatorias en asuntos
penales, entre otras.
3. Se constata la preferencia del documento en soporte papel antes que el
electrónico, a pesar de sus beneficios (su fácil conservación, mayor acceso y
durabilidad).

4. Se destaca una doctrina uniforme que equipara el documento electrónico con


aquel en soporte escrito para todo efecto (en la cual, el principio de equivalencia
funcional juega un rol fundamental), siempre que cumplan con los requisitos de
autenticidad, durabilidad e inalterabilidad.

5. Se comprueba la mayor calidad expresiva y representativa de la manifestación


de la voluntad expresada a través de la imagen y sonido, respecto a otras formas
de expresión (así, la escrita). Instituciones internacionales como la FIAT
(Federación Internacional de Archivos de Televisión) destacan la importancia de
rescatar la “memoria colectiva” audiovisual del Siglo XX.

6. Se aprecia que el testamento audiovisual no atenta contra la naturaleza de dicho


acto jurídico (sea en el fondo o en la forma) en tanto manifestación de última
voluntad.

LEGISLACIÓN

LEGISLACION NACIONAL

1. Se verifica que la permisibilidad de aplicar nuevas tecnologías al derecho ha sido


progresiva.

2. Se constata que, permitiéndose el uso de tecnologías en la realización de actos


jurídicos, el testamento ha permanecido como uno en extremo formalista y sin
mostrar apertura por otras formas o medios de otorgarlo.

3. Se destaca una uniformidad en las tres normas que regulan la aplicación de la


tecnología al derecho (Código Civil, Código Procesal Civil y D. Leg. 681) al
permitir e, incluso, impulsar la aplicación de tecnologías dentro del derecho. Se
resalta la recepción (implícita) del principio de equivalencia funcional.
LEGISLACION COMPARADA

1. Se verifica que la permisibilidad de aplicar nuevas tecnologías al derecho ha sido


progresiva, aunque mas variada y de una larga data.
2. Se constata la no existencia en la legislación comparada de normas exclusivas
sobre testamento audiovisual. Sin embargo, las que lo mencionan no lo
consideran como un acto jurídico autónomo sino como la ejecución de un
testamento escrito preexistente.

C. JURISPRUDENCIA

1. Se constata que los magistrados, apoyados en doctrina contemporánea,


permiten el ingreso de nuevas formas de tecnología, siempre que cumplan los
requisitos legales.

2. Se aprecia una uniformidad en la parte considerativa de resoluciones que


definen al documento como “todo objeto susceptible de representar una
manifestación del pensamiento con prescindencia de la forma en que tal
representación se exterioriza”.

3. Se verifica la uniformidad en la jurisprudencia comparada, desde ya casi 2


décadas, en otorgar fuerza probatoria a los documentos realizados en soportes
no tradicionales.

4. Se corrobora que los magistrados, en aplicación del Principio Favor Testamenti,


declaran válidos testamentos afectados de vicios formales no esenciales.
V. DISCUSIÓN DE RESULTADOS

A los efectos de determinar si la regulación del Testamento Audiovisual en la legislación


peruana vigente se justifica, se analizaron sistemática e integralmente los resultados obtenidos,
enlazando los puntos en común con el objetivo de crear un marco que sustente la hipótesis
planteada.

La respuesta a priori es que dado el avance de los medios tecnológicos que permiten su uso en
diversos campos del quehacer científico con notables beneficios, así como la consiguiente
revalorización de la voluntad humana expresada en imagen y audio, se justifica la regulación
del Testamento Audiovisual.

INDICADORES DE LA HIPOTESIS

1. Beneficio cualitativo de la aplicación de la tecnología al Derecho

Flexibilización de la forma en el testamento

Es mayoritariamente aceptado que el testamento es un acto formal por excelencia. Ello


en consideración a que siendo el acto testamentario uno cuyo contenido (e incluso su
existencia, en el caso del ológrafo) recién se conocerá cuando el agente ya haya
fallecido, no se podría recurrir a él para eventuales dudas en su facción, amén de
considerarse necesario que se rodee a la voluntad testamentaria de las mayores
garantías posibles por la importancia de la misma, no solo a nivel personal o familiar
sino, incluso, social.

Entre las formalidades requeridas por la mayoría de las legislaciones están la forma
escrita, la fecha y firma del testador del documento testamentario. Si bien, la exigencia
de los últimos dos se justifica por cuestiones de orden práctico, la primera ha sido objeto
de variadas críticas por parte de la doctrina, al considerarse que, habida cuenta de la
existencia de nuevas formas de expresión de la voluntad, su restricción a la forma escrita
resulta un tanto desfasada.
Tal apego a la forma legal, denotado por la no admisión de testamentos que hayan
incumplido los requisitos exigidos para la validez de dicho acto, ha llevado en ciertos
casos, por un lado, a desconocer la voluntad testamentaria que se haya expresado en
forma no reconocida por la ley pero con una evidente certeza y, por otro, a impedir la
recepción de nuevas formas de otorgarlo tan solo bajo la justificación de la falta de
garantías de dichas eventuales novedades.

Sin embargo, recientemente la doctrina ha estimulado la inserción de estas nuevas


formas, creando una teoría que respalde nuevas formas de manifestar la voluntad (en
genérico, no solo referida a la testamentaria) y atacando la rigidez legal (y a veces,
jurisprudencial) del testamento, sin obviar la necesidad de dotarla de las máximas
garantías posibles para que no sea susceptible de futuras nulidades.

En tal sentido, se aprecia en la doctrina sobre Testamento que la misma no menciona


su carácter escriturario como algo intrínseco al mismo 74 , sino que, en todo caso, se
debía a un costumbrismo legal que había irrumpido en estructuras más básicas (como
lo es el concepto ordinario de testamento).

Al mencionar que la escritura no es un requisito intrínseco, se quiere significar que el


mismo es un carácter impuesto por la ley, que como siempre es flexible y variable.

La mencionada doctrina sobre testamento considera que ciertos formalismos deben


adaptarse a las tendencias del Derecho actual. Así, se critica la observancia estricta de
la forma cuando esta probado que el documento contiene la voluntad del testador y se
califica de decimonónica a nuestra legislación, pues desconoce la posibilidad de
expresar la voluntad en soportes distintos al que resulta de la escritura directa.

Por un lado, al ser la finalidad de la forma el garantizar la voluntad del testador, resulta
extremista cumplir con todos los requisitos legales si de alguna forma se ha probado

74 Se le conceptúa como “declaración de última voluntad” (Augusto Ferrero),


“la más alta manifestación del arbitrio individual” (Emilio Valverde),
“acto jurídico unilateral, solemne, personalísimo, revocable y libre”
(Edgar Baqueiro Rojas), “documento, acto jurídico de naturaleza
dispositiva” (Juan Lohmann Luca de Tena) y “acto de voluntad que expresa
una decisión o un mandato mediante un conjunto de disposiciones”
(Guillermo Borda).
fehacientemente que el documento es cierto en su contenido, lo cual favorece y agiliza
el trámite para ejecutarlo.

De otro lado, la posición asumida por la legislación deviene anticuada75 pues no solo no
demuestra apertura alguna por nuevas formas de manifestación de la voluntad sino que
incluso sanciona con nulidad tal desafío formal.

Basta con reconocer la amplitud de formas en las que se puede reproducir la voluntad
humana, no solamente la testamentaria sino cualquiera en general, referida a cualquier
acto jurídico. Así, se pueden mencionar la comunicada a través de cinta magnetofónica,
fax, cintas cinematográficas, microformas, reproducciones de audio o video, correo
electrónico, etc. todas ellas analizadas en la presente investigación, habiéndose
probado la seguridad que otorgan con las actuales tecnologías.

Superación de la formalidad escrita testamentaria.

Se considera que la razón por la cual aún se mantiene la formalidad escrita es que no se
cuenta con otra forma de expresar la voluntad con un grado mínimo de seguridad en su
realización. Esto se hace más evidente en legislaciones como la peruana donde los ritos
formales asumen una importancia de primer nivel, aunque eso se deba más a un
costumbrismo legal antes que a una certeza en la perfección de dicho sistema. Al hablar
de costumbrismo legal, se hace referencia a una tradición de larga data76 en considerar
a la forma escrita como la única que permite realizar validamente un testamento.

¿Resulta suficiente ello para impedir el reconocimiento de nuevas formas de expresión


de la voluntad testamentaria? Tomemos como referencia la principal razón para
mantener la forma escrita. Si bien, la concurrencia de formalidades que rodean el acto
(como los testigos o la intervención notarial) sirve para otorgar mayores garantías sobre
la autenticidad de la voluntad expresada, es ciertamente la escritura la formalidad
determinante para su admisión. Ello debido a que se considera que la plasmación por
escrito de una declaración de voluntad hace presumir la perfecta concordancia entre la

75 Ello resulta mas evidente al ser la peruana una de raigambre romanista,


donde la forma supera cualquier intención de adopción de nuevas
estructuras legales, aunque estas sean beneficiosas.
76 El Derecho Romano, al signarlo como uno de los más importantes, le dio
un carácter formalista riguroso.
voluntad subjetiva y la objetivamente expresada, evitando futuros eventuales ataques
a su autenticidad.

Ello conlleva a preguntarnos si la expresión audiovisual cumple la misma función sin


disminuirse la que, con relativa perfección, cumple la escritura. Se puede afirmar,
conforme al análisis posterior del valor que cumple la imagen y la voz en la expresión
de la voluntad, que no hay disminución en la validez tanto material (que en cualquier
caso se ve beneficiada) como formal (puesto que la legislación contiene ya varios
dispositivos que permiten su válida recepción) de la misma, por lo que la admisión de la
nueva forma no representará un riesgo en su ejecución.

Sin embargo, la ley aún prescribe el requisito de la escritura sin tener en cuenta otras
formas de expresión, las cuales habiéndose regulado para diversas áreas del Derecho
no se han receptado en sede sucesoria77. Ello genera un desinterés en el otorgamiento
de testamentos (apreciable en la ínfima cantidad que se realizan en la actualidad).

Así, se aprecia el inminente crecimiento urbano de las ciudades (con la evidente


aparición de nuevos bienes inmuebles) y la cantidad de testamentos otorgados, en
número desproporcionado al primer indicador, lo que demuestra una falta de cultura
testamentaria.

Una de las razones esgrimidas para dicho fenómeno es justamente el hecho que para
los testadores la facción de dicho documento genera molestias (por los trámites a
realizar o incluso desconocimiento de las normas al respecto) y a veces ello determina
que prefieran la solución prevista en la ley, por considerarla que evita desavenencias
entre los interesados, puesto que al emitir su voluntad, algunas veces, ésta llega a
conocerse con anterioridad al deceso del testador, lo que genera recelos que, en vida
de aquél, pueden derivar en problemas familiares.

77 Un aspecto a resaltar es que lo que en realidad le otorga seguridad


jurídica al testamento es la intervención de la fe pública a través del
notario. Las formalidades adicionales requeridas por la ley cumplen el
papel de reforzar dicha seguridad jurídica emitida por el notario, por
lo cual la propuesta, al identificar visual y auditivamente al testador
en pleno acto testamentario resulta una seguridad difícilmente
cuestionable.
La teoría elaborada por la doctrina al respecto enfatiza en la necesidad de flexibilizar las
formas en las que se puede expresar la voluntad. A nivel nacional se resalta la opinión
de Lohmann Luca de Tena quien hace énfasis en la poca creatividad legislativa para
incluir nuevas formas de otorgar testamento, aunque se ha de observar que dada la
época en la que se promulgó el Código Civil, dichas tecnologías aún no eran
popularmente conocidas, lo que no obsta para que se las haya adoptado en años
recientes.

Dicha flexibilización formal se puede apreciar incluso en la jurisprudencia al haberse


optado por la subsistencia del testamento aun cuando se hayan omitido en su
otorgamiento algunos requisitos.

En este sentido, es oportuna la observancia del principio Favor Testamenti78, el cual no


solo se orienta a dejar de lado requisitos formales (taxativamente normados en la ley)
sino también en la apertura hacia nuevas formas de expresión de la voluntad. Tal es el
sentido de la Casación No 715 de la Sala K (25.06.93) de Buenos Aires (Argentina) al
señalar que “los preceptos imperativos, (solemnidades testamentarias) necesitan ser
interpretados de forma restrictiva, pues no debe ser trabas al derecho individual de
testar, sino determinar que declaraciones revelan la voluntad definitiva del testador”.

La evidente amplitud de criterio del juzgador en esta decisión resulta ilustrativa, por
cuanto resume muy claramente el verdadero sentido de observar las formas legales, el
cual es garantizar que la voluntad expresada en el documento represente realmente la
manifestada por el testador, observándose un principio rector del derecho de
sucesiones, cual es el respeto a la voluntad del testador, debiendo tratarse de hacer
subsistir el testamento en cuanto sea posible sin afectar eventuales derechos de
terceros o el orden público.

Sin embargo, también hay ocasiones en las cuales no se ha seguido dicho criterio,
habiéndose declarado nulos, por omisión de requisitos no esenciales, testamentos que,

78 Que aboga por la subsistencia de la voluntad testamentaria a pesar de la


omisión de ciertos requisitos formales no esenciales, siempre que la
autenticidad del testamento quede garantizada por otros medios.
a todas luces, contenían una voluntad susceptible de respetar y que, un reducido criterio
de interpretación, impidió su ejecución.

Así tenemos, que en el expediente 658-95 de la ciudad de Lima, con fecha 28.03.199679, un
magistrado emitió un voto singular solicitando la nulidad de la comprobación del
testamento por causales que no afectaban directamente la voluntad del testador, en una
posición claramente tergiversadora de la función de los requisitos formales. Así,
consideraba el magistrado que la omisión de comprobar la autenticidad del Testamento, la
no citación a presuntos herederos, la no juramentación en el cargo de los peritos grafólogos
así como el hecho que éstos no hayan efectuado examen ni emitido opinión sobre la letra
impresa en testamento eran razones suficientes para declarar su nulidad, aun cuando
ninguna de dichas omisiones bastase para derivar dicho efecto.

¿Existe alguna justificación razonable para ello? Podría alegarse que siendo las normas
sobre testamentos de orden público, la inobservancia de sus requisitos representa una
trasgresión inadmisible al tiempo que sentaría un antecedente peligroso. Sin embargo,
también debe tenerse en cuenta el principio rector del derecho de sucesiones cual es el
respeto a la voluntad del testador, por lo que, en lo que sea posible, debe alentarse la
subsistencia de la voluntad expresada por el testamento, aunque a veces se permita la
escisión de algunas disposiciones, por diversas razones como la de incongruencia entre
ellas o cuando se inobservan normas de orden público (en específico, cuando se ha
excedido del tercio de libre disponibilidad).

Certeza en la voluntad del testador contenida en el documento

Es elocuente la cita de Erich Danz (1950): “cuando esta probado que el documento que se
tiene encierra realmente la última voluntad del testador, la observancia (estricta y
exagerada) de la forma ya no tiene ninguna razón de ser, puesto que el fin de la forma (cual
es garantizar la voluntad expresada) se alcanzó por otros medios”80.

Esta cita destaca dos aspectos importantes a tener en cuenta al momento de decidir por la
validez o no de un testamento.

79 Infobase digital de Jurisprudencias. Gaceta Jurídica Editores. 1999.


80 Citado por R. Lanatta. Derecho de Sucesiones. T.II. Desarrollo SA, Lima.
1983. P. 113.
En primer lugar, que de existir certeza (material) en la autenticidad de la voluntad expresada
en el documento, siempre que sea en forma total y sin margen de duda, se la debe admitir
sin mayor verificación de las demás formalidades que pueda requerir la ley. Se observa que
la certeza a la que se hace referencia es la material, aunque formalmente este viciada, lo
cual será materia de impugnación posterior.

En segundo lugar, se destaca la verdadera función de la forma la cual es garantizar


justamente la voluntad expresada, en el sentido de evitar que la misma sea susceptible de
ser manipulada o tergiversada sea con anterioridad o en forma coetánea a su expresión.

¿Qué sentido tendría recurrir a otros medios de comprobar la autenticidad de la voluntad


expresada, con la consecuente demora y eventuales perjuicios que ocasionaría ello a
sucesores o terceros interesados?

Evidentemente, cualquier maniobra en dicho sentido sería contrario al espíritu tutelar


de la voluntad del testador del derecho de sucesiones. No es razón suficiente la simple
alegación de un interesado para solicitar la revisión de la validez de la voluntad
testamentaria otorgada con estricto cumplimiento de las formas legales requeridas sino
que la misma debe apoyarse en sólidos fundamentos.

Aplicación de la tecnología al Derecho

El avance de la ciencia brinda, cada día, nuevas y mejores formas de expresión de la


voluntad (vg. reproducciones de audio y video) al desarrollar una tecnología que cumple
con requisitos mínimos de autenticidad y garantía de las mismas.

Sin embargo, la poca aplicación de dicha tecnología en nuestro sistema jurídico sigue siendo
un impedimento para su desarrollo. Son las personas, las destinatarias de estas evoluciones,
las que aún se resisten al cambio, lo cual deviene en una falta de aprovechamiento de dichos
avances de la sociedad, fenómeno conocido como USTED (Uso Subdesarrollado de la
Tecnología Eficazmente Desarrollada).

Así, dicha aplicación se reduce al área penal (al permitirse la actuación de pruebas que
despejen dudas en la comisión de un delito, como la técnica del Luminol) o asuntos de
filiación (donde el descubrimiento de la secuencia completa del ADN permite alcanzar un
grado de certeza en dicha rama, antes no posible).
La técnica del Luminol permite, por ejemplo, encontrar manchas de sangre invisibles en
ropas que han sido manchadas durante un acto violento y posteriormente lavadas para
tratar de eliminar los vestigios. Dichas manchas contienen ADN que será analizado
brindando alguna información que con la tecnología anterior era imposible de rastrear
puesto que eliminados dichos vestigios se perdía, en la práctica, una fuente de prueba muy
provechosa. Dicha ventaja resulta de mucha utilidad.

De igual modo, no ha sido sino hasta el reciente descubrimiento de la secuencia completa


del ADN que se la ha podido establecer, en cuestiones de filiación, como prueba fehaciente
de las relaciones genéticas entre padres e hijos. Anteriormente, solamente se podía arribar
a una conclusión en forma negativa, mediante el descarte de posibilidades, lo cual otorgaba
un amplio margen de error. El beneficio en la aplicación de la tecnología al derecho es
evidente en esta situación.

Es necesario entonces que, apreciadas las ventajas del uso de la tecnología aplicada al
derecho, la misma sea reconocida en toda su amplitud por la legislación, la cual debe hacerla
accesible a cualquier persona sin tecnificarla al punto que sea imposible su comprensión y
eventual aplicación por el común de las personas.

Tal reconocimiento legislativo ha sido progresivo, tanto a nivel nacional como en la


comparada, si bien en esta última se hace más patente por el correspondiente desarrollo
que otras regiones del orbe han conseguido en el área tecnológica, a comparación de los
cuales, los países subdesarrollados o tercermundistas se hayan en un retraso, a veces
voluntario (por no querer aplicarlas en beneficio propio) o por deficiencia en la fabricación
de los materiales necesarios (debido a su costo muchas veces elevado).

Visto el aporte fundamental de la ciencia en dichas áreas, se puede observar, al mismo


tiempo, un descuido en la aplicación de la tecnología en temas que podrían beneficiar
directamente a la persona humana, la cual ha sido regularmente excluida en la sociedad
actual al ser ésta, una de consumo, en la cual lo que no rinde beneficios susceptibles de ser
medidos en forma objetiva, es descartado por considerársele inútil. Es por ello que su
aplicación al campo de la expresión de la voluntad humana (en este caso, la testamentaria)
representa un aporte fundamental que beneficia su calidad así como la revaloriza teniendo
en cuenta su trascendencia social.
Documento Electrónico. Preferencia del documento en soporte papel ante aquel en
soporte electrónico

Dentro de las nuevas formas de expresión de la voluntad, resulta innegable que el


documento electrónico es una de las más importantes y ventajosas.

Entendido como la representación material idónea para reproducir una cierta


manifestación de voluntad, materializada a través de las tecnologías de la información sobre
soportes magnéticos, se ha de enfatizar en su eficacia probatoria (o relevancia jurídica) por
encontrarse en igualdad de condiciones en el tráfico jurídico para que no sea discriminado
por el simple hecho de no constar en un soporte tradicional como es el papel.

La doctrina ha elaborado una teoría medianamente uniforme, pues, usando diversos


términos, ha designado 3 factores como sus características:

- Autenticidad, denotado por la concordancia (fidelidad) entre el contenido del


documento y lo que realmente se registró en él.
- Inalterabilidad, representado por la intangibilidad del contenido del documento, o el
grado de obviedad de alguna eventual modificación.
- Durabilidad, que denota la subsistencia en el tiempo tanto del soporte como del
documento contenido en él.

En el presente trabajo de investigación, se verificó el cumplimiento de las tres


características mencionadas. La autenticidad se garantizaba al realizarse el mismo ante un
notario (lo que le daba la fe notarial necesaria). La inalterabilidad se lograba al ser el soporte
en el cual se registraba el documento de una sola escritura (tecnología WORM) y la
durabilidad al ser el soporte (CD o DVD) uno de calidad Standard promedio (fabricado por
determinadas empresas de producción de dichas tecnologías, como Sony, HP o Phillips).

Entre las principales ventajas, de las muchas que se pueden nombrar, se resaltan:

- Su fácil conservación (no ocupa espacio físico, sino virtual, bastando un mantenimiento
del soporte que lo almacena).
- Su mayor acceso (el documento electrónico permitiría, en teoría, su lectura por una
infinidad de personas).

- Su durabilidad (puesto que el paso del tiempo no afecta ni desgasta el mismo, sino al
soporte, el cual es renovable y/o susceptible de mantenimiento).

- El otorgamiento del testamento en soporte audiovisual presenta la ventaja de reducir la


intervención del notario en la facción del mismo, representando ello una descarga en sus
labores, en especial cuando el testador tiene urgencia y un considerable patrimonio.

A pesar de ello, la adaptación a esta nueva forma aún encuentra resistencia en su inserción
en el sistema jurídico. Una razón de fuerza para ello puede estar determinada por el hecho
que admitir dicho cambio implicaría adoptar un cambio estructural a los efectos de ejecutar
el documento electrónico justamente a ese nivel sin tener que recurrir al soporte papel que,
como es sabido, es la base de casi todo nuestro sistema jurídico (notarías, registros públicos,
etc.)

Si a ello se le aúnan el desinterés por parte de los legisladores y una cierta resistencia de los
operadores jurídicos, resulta evidente que no se le aceptará fácilmente. Sin embargo, se
debe hacer hincapié en que muchas veces se niega aceptar la novedad por temor a que ello
genere perjuicios o gastos sensiblemente mayores a los ya ocasionados, tanto en su
promulgación como en su implementación. En cierto modo, ello es entendible puesto que,
como se advirtió, el dispendio generado (tanto de orden económico como personal) podría
retener a los encargados de llevarlo a cabo, so pretexto de un ya establecido y bien
ejecutado sistema testamentario.

Pero, observado ello, no se repara en el hecho que, una vez implementado el sistema, el
mismo no ocasionará mayores gastos (principalmente de carácter administrativo) puesto
que su archivo y ubicación se podrá realizar a nivel digital, para lo cual existen programas
informáticos especializados, que pueden ser manejados por una sola persona, en lugar de
los grupos destinados para dicha labor en el sistema actual81.

81 Similar situación se plantea respecto a la inserción del DNI electrónico


en otros países, en especial para los procesos electorales, puesto que el
ahorro posterior en la elaboración de cédulas (a realizarse por cada
proceso) es sensiblemente ventajoso en referencia al presupuesto demandado
para su implementación (una sola oportunidad).
De otro lado, el notario verá reducida su carga laboral, puesto que la facción de un
testamento muchas veces le toma parte importante de su tiempo (en especial, el otorgado
por Escritura Pública, en el cual debe intervenir directamente redactándolo de su puño y
letra). Si a ello se le suma que muchas veces el testador por desconocimiento de las normas
o falta de precaución en la distribución de sus bienes (o motivos ajenos a su voluntad como
referidos a los bienes o, incluso, a los potenciales sucesores) expresa una voluntad errada o
viciada, pues no es difícil deducir que el tiempo empleado por el notario será en dichos
casos inútil.

Si bien ello no se elimina con la inserción del testamento audiovisual, al menos se lo reduce,
al generar el efecto colateral de hacer asumir en los testadores una conciencia sobre la
importancia del testamento y la necesidad de informarse sobre sus requisitos a fin de no
otorgar uno que no se llegue a ejecutar por estar viciado.

A pesar de ello, sigue siendo el papel el soporte empleado para el otorgamiento de


testamentos, lo cual lleva a considerar los defectos de dicho sistema, no siempre obvios.

En primer lugar, se puede mencionar que el uso desmesurado del papel como soporte
material de dichos actos genera un gasto mayor (para su archivo). Otros aspectos a
considerar son la burocracia resultante de su uso (en cuanto el papel genera demora en su
tramitación) y finalmente la afectación al medio ambiente (pues la tala de árboles afecta la
producción de oxígeno, generando efectos negativos en nuestra calidad de vida y la de
nuestras futuras generaciones).

En consecuencia, la aplicación de la tecnología al derecho en especial a actos de tanta


importancia como el testamento será un importante paso hacia la estandarización
electrónica82 de las instituciones y actos jurídicos.

Principio de Equivalencia Funcional

82 Estandarización la cual por un lado permitiría estar actualizados con


los diversos sistemas jurídicos que aceptan el documento electrónico y
por otro, generaría un beneficio cualitativo en los actos de la persona.
Para dicha aplicación, el Principio de Equivalencia Funcional de uniforme aceptación en la
doctrina (que equipara al documento escrito con el documento electrónico, marcando el
nacimiento de la informatización de la sociedad moderna) resulta de fundamental
importancia en la admisión del documento electrónico en las relaciones jurídicas,
generando ventajas en los diversos ámbitos en los cuales se le utiliza.

Sin embargo, el ámbito de aplicación de tal principio no es absoluto. Tiene como límites el
hecho que alcanza solo al documento escrito u oral, pero no al documento solemne, público
o notarial salvo ley en específico. La ley nacional puede consagrar excepciones en los que la
misma no sea sostenible (supuestos concretos de documentos, que deben seguir en papel,
y firmas, que habrán de ser autógrafas).

En este sentido, se debe considerar lo expresado acerca de la invariabilidad en la esencia


del testamento, por cuanto su fin (cual es dejar constancia de la ultima voluntad de la
persona humana) permanece intacto con la variación de la forma. Si bien la restricción de
la aplicación del principio bajo comento hace referencia al testamento (por cuanto éste es
un acto formal por excelencia), se debe tener en cuenta que así como es la ley la que le da
dicha calidad y determina sus requisitos, es, al mismo tiempo, la propia ley la que puede
modificar, en aras de la adaptación del testamento a las nuevas tecnologías, ciertos
formalismos que no contradigan su estructura básica.

El aporte que realizan los legisladores ha sido progresivo tanto a nivel nacional como
internacional. Las normas recogen implícitamente el Principio de Equivalencia Funcional
desarrollando en base a ello una base jurídica para la inserción perfecta del documento
electrónico en el sistema.

Del análisis de las principales normas nacionales que regulan la aplicación de la tecnología
al derecho se aprecia una uniformidad al permitir e, incluso, impulsar dicha inserción. Se
resaltan, según la importancia para la presente investigación:

- Art. 141 del Código Civil que permite la realización de la voluntad a través de medios
electrónicos.

- Art. 234 del Código Procesal Civil que admite reproducciones de audio y video como
documentos válidos.
- D. Leg. 861 que prescribe que las microformas sustituyen para todo efecto legal a los
documentos originales micrograbador en ellos.

Hay que resaltar el hecho que las dos primeras normas fueron dadas con la intención que
su aplicación fuera genérica. Por ello su inclusión en el capítulo sobre acto jurídico, por lo
que no debe negarse su aplicación en otras áreas como la sucesoria. Ello, desde luego, no
debe llevar al extremo de desconocer normas mínimas que permitan garantizar la
autenticidad de la voluntad testamentaria.

La tercera norma, si bien no resulta de aplicación directa al objeto de la presente


investigación, hace referencia al principio puesto que lo recoge en forma explícita a lo largo
de su articulado, siendo los dispositivos más importantes:

- Art. 5, al establecer los requisitos de fidelidad, integridad, durabilidad, inalterabilidad y


fijeza que debe comportar el documento duplicado respecto a los originales.

- Art. 8, que determina la sustitución para todo efecto legal de los documentos originales
por las microformas.

En ambos artículos se aprecian los elementos básicos de la teoría del documento electrónica
cual es su equivalencia respecto de aquel en soporte papel y los requisitos que debe cumplir
para su admisión como tal. Por extensión, se puede tomar como referencia dicha estructura
para que sea la base a observar en la elaboración del marco legal del testamento
audiovisual, al existir un vacío en la reglamentación o desarrollo de las normas que
incorporan el documento electrónico a la legislación civil83.

Como se advirtió en líneas anteriores, resulta interesante el hecho que también ello se
aplique para los actos que brinden una mayor operatividad práctica, dejando de lado su
aplicación hacia aquellos de índole personal como el testamento. Se ha de destacar, sin
embargo, la introducción del DNI electrónico (ya en algunos países de Latinoamérica, como

83 Las leyes 27291 y 26612 no fueron reglamentadas, con lo cual se dejo un


vacío que, se ha de suponer, debe ser llenado por la jurisprudencia.
Uruguay), lo cual ha generado múltiples beneficios84 en especial a nivel de gastos operativos
para el Estado que lo emite, lo cual, sin duda, es un avance importante.

A similar conclusión se arriba al analizar decisiones judiciales que otorgan fuerza probatoria
a nuevas formas de tecnología, siempre que cumplan los requisitos legales. En ellas se
define al documento como “todo objeto susceptible de representar una manifestación del
pensamiento con prescindencia de la forma en que tal representación se exterioriza”.

Del mismo modo, la jurisprudencia comparada es uniforme, hace ya dos décadas, en otorgar
fuerza probatoria a los documentos realizados en soportes no tradicionales (principalmente
el vídeo como elemento de prueba siempre que se garantice su autenticidad). Dicha
tendencia, si bien en Europa tiene ya larga data (en especial en España y Francia) en América
Latina aun no se establece definitivamente, debido, por un lado, a la falta de iniciativa del
legislador para permitir ello; por otro, la renuencia de los jueces (por un pensamiento
cerrado a los cambios) y finalmente por el desinterés de los abogados en propugnar su
reconocimiento.

Quizás podría alegarse que la jurisprudencia no debe admitir documentos cuyo


reconocimiento legal no sea expreso, y que, en cualquier caso, debería realizarse un análisis
minucioso por parte del juez si los presentados como tales cumplen los requisitos
necesarios y entran en la definición legal. Sin embargo, hay que considerar el hecho que
siendo la jurisprudencia la herramienta que usa el Derecho para reconocer los cambios en
la realidad y actuarlos evitando el desfase entre su configuración y su regulación, se debe
otorgar a los jueces cierto margen de criterio para ello, siempre que justifiquen su asunción
en base a argumentos de orden legal o fácticos razonables.

Analicemos ahora la definición jurisprudencial de documento dada líneas arriba,


aplicándola al objeto de la presente investigación: Objeto susceptible de representar una
manifestación del pensamiento con prescindencia de la forma en que tal representación se
exterioriza.

84 Se pueden resaltar la identificación del ciudadano en el mundo físico y


en el de las transacciones telemáticas, su reducción de su expedición a
un solo acto administrativo, su operatividad con otros proyectos de
identificación digital (sea nacional o internacional) y su ventajosa
aplicación por las entidades públicas respectivas.
Se deben observar 3 aspectos:

- Objeto, entendido como todo bien material, y representado por el soporte electrónico
(CD, DVD o tecnología posterior).

- Susceptible de representar una manifestación del pensamiento, configurado en la


expresión de la voluntad testamentaria en imagen y sonido.

- Prescindencia de la forma en que tal representación se exterioriza, en el sentido que la


adopción de la novedad significa superar concepciones sobre el carácter estrictamente
escrito del testamento, sin necesariamente significar ello que la audiovisual sea la única
posible, sino cualquiera que cumpla con condiciones mínimas que permitan preservar y
garantizar su autenticidad.

El Testamento Audiovisual como documento electrónico

De lo anterior derivamos que la doctrina, legislación y jurisprudencia consideran,


implícitamente, la posibilidad de regular y admitir el testamento audiovisual al cumplir con
los requisitos que ella plantea.

Es necesario, entonces, que la apertura judicial, aunque progresiva, se traduzca en la


aplicación de la tecnología en la actividad diaria de las personas (en específico a nivel
jurídico). No hay razón para lo contrario, salvo un costumbrismo jurídico sin mayor sustento
válido. Su no regulación significa desconocer sus ventajas e impediría la apertura de la ley
hacia una mejora en las relaciones jurídicas personales e interpersonales.

En tal sentido, mientras el documento que contenga la voluntad testamentaria cumpla con
la finalidad de mantenerla, conservarla o preservarla, poco importará el soporte empleado.
Su facción en un medio electrónico no atenta contra su finalidad o esencia. Muy por el
contrario, representa una ampliación (o adaptación) de las formas de realización de
manifestación de voluntad (conforme a la modificatoria del artículo 141 del Código Civil).
¿En que sentido no se atenta contra la finalidad del testamento al variar su forma de
otorgamiento? Si se tiene en cuenta que el fin del testamento es dar a conocer la voluntad
testamentaria, se ha observar que la misma se mantiene incólume, beneficiándose incluso
en su registro, conforme se destaca en el análisis del segundo indicador de la hipótesis.

La principal limitación para la inserción del Testamento Audiovisual es que la regulación


normativa de dicho acto jurídico está basado en el soporte papel por lo que se requeriría
una modificación que permita la inserción de modernas tecnologías que digitalicen los
documentos que requiere la ejecución del testamento en video.

Así, la ley regula que el testamento debe otorgarse por escrito, bajo sanción de nulidad.
Posteriormente, el Notario remite acta a Registros Públicos (por escrito), de igual manera
que la ejecución del mismo, que se realizará según conste en el testimonio que entregará
el Notario (en el caso de Testamento por Escritura Pública).

El cambio que implicaría el testamento audiovisual sería uno a nivel estructural del
procedimiento para otorgar y ejecutar la voluntad testamentaria. No solo se otorgaría el
testamento en video (soporte electrónico inmaterial) sino que su ejecución podría
realizarse directamente a nivel virtual aunque la tecnología a emplear sea aún inaccesible
para ciertas sociedades como la nuestra.

Análisis económico del testamento audiovisual

El aspecto económico de la aplicación del documento electrónico se debe apreciar desde 3


aristas: notarial, en referencia a su tramitación y en lo que respecta a la protección del
medio ambiente.

En el primer aspecto, como se explicó, al tener el testador el casi completo control en la


realización del documento testamentario, el Notario se verá descargado en sus labores lo
que le permitirá dedicarle su tiempo a otros aspectos de su función.
En lo referido a su tramitación, el ahorro que determina su archivo, mantenimiento y
ubicación (todo a nivel digital) redunda, como se detalló, en beneficio económico y
personal, pues el tratamiento actual genera gastos que se eliminarían o cuando menos se
reducirían de adoptarse el documento electrónico como soporte para el otorgamiento del
testamento.

Finalmente, respecto a la protección al medio ambiente, puesto que la producción de papel


genera tala de árboles lo que, en un futuro, podría hacer necesario el mantenimiento
artificial de la flora tan importante para la subsistencia humana (lo que supondría destinarle
un elevado presupuesto).

Estas tres ventajas comparativas en términos económicos, resultan de suma importancia


puesto que al no apreciarse efectos negativos importantes (más allá de la mencionada
adaptación en el sistema que, por lo costoso o tedioso que pueda resultar, seguramente
tendrá detractores) la propuesta contará con una considerable aceptación.

2. Plus que otorga la expresión audiovisual a la manifestación de la voluntad testamentaria

Respecto al segundo indicador de la hipótesis planteada, de mas carácter ontológico que el


primero, se analizó minuciosamente el valor de la imagen y la voz expresada,
comparándolas con la simple escritura, demostrándose la enorme ventaja que otorgan las
primeras en la expresión de la voluntad, que resulta realzada en un acto de tanta
importancia como el testamento. La manifestación de la voluntad a través de la imagen y
sonido le otorga un plus, al tener, comparativamente, una mayor calidad expresiva y
representativa.

Por un lado, la imagen eleva la capacidad representativa de la voluntad expresada debido a


sus caracteres (ser real, continua y percibirse como una unidad) los cuales, comparados con
lo abstracto e impersonal de la escritura, le dan un valor agregado a la expresión de la
voluntad. De otro lado, la voz, uno de los caracteres que más distingue a las personas (por
lo exclusivo y excluyente erga omnes) le da un valor especial, el cual se ve realzado en el
acto testamentario, donde la voluntad de la persona se aprecia como un todo unitario e
inseparable de aquélla.
¿En que radica el plus referido en la hipótesis? Sustentadas las ventajas de la voz y la imagen
en el párrafo anterior, podemos ya apreciar ello. La escritura (entendida como la
consignación de caracteres alfanuméricos para expresar una idea) no comparte las
características de real (solo son signos que expresan una idea), continua (los vocablos son
separables entre si) y unidad (por el hecho de no ser un todo lineal) que son privativos de
la imagen.

Del mismo modo, la voz, por su propia estructura y características, posee un mayor valor
que la escritura. Esta no permite evidenciar las variantes fonéticas, expresivas y de discurso
tan obvias en la voz. En ese sentido, la escritura (por más que la caligrafía sea altamente
representativa de la persona que la produce) no podrá alcanzar lo que permite la voz: una
distinción exclusiva y excluyente del agente que la emite.

En este sentido, el testamento se debe entender como la manifestación de la última


voluntad del testador y no restringirlo a una mera repartición de bienes.

Justo en este sentido se debe entender la intención de revalorización de la voluntad


expresada mediante el testamento audiovisual, por cuanto las disposiciones de carácter
extrapatrimonial, si bien se han entendido como secundarias (por su valor generalmente
emotivo y mal entendida nula ejecutividad en la práctica) nunca deben ser dejadas de lado
ni desconocidas.

Numerosas jurisprudencias que se pronuncian sobre la validez de testamentos que


contienen tan solo disposiciones extrapatrimoniales (criterio que reproduce la parte in fine
del art. 686 del Código Civil) dan soporte a dicha idea.

Al respecto, se desea resaltar la fuerza vinculante que tiene la expresión audiovisual de la


voluntad, en el sentido de respaldar dichas disposiciones que normalmente son
acompañadas de las razones o motivos que llevaron al testador a tomar dicha decisión. El
valor subjetivo de tal manifestación cobraría especial relevancia dadas las circunstancias
especiales en las que se expresa.

El mencionado documento de la Federación Internacional de Archivos de televisión sobre


preservación de la “memoria colectiva” audiovisual del siglo XX al resaltar la brecha
generacional entre lo analógico y lo digital es enfática cuando señala que “la diversidad
cultural está en peligro, porque, si bien el patrimonio audiovisual es en primer lugar un crisol
indispensable, garante de las identidades y de la historia, es también el espejo de nuestras
sociedades, de nuestra vida cotidiana, de nuestras pasiones y emociones”.

La tecnología digital permitiría una renovación constante del llamado “patrimonio


audiovisual”. Ello corrobora las ventajas mencionadas del documento electrónico (su fácil
conservación, un rango de acceso más amplio, su mayor durabilidad). Observado lo
expresado en dicho documento, la importancia de plasmar en soporte audiovisual (y digital)
la voluntad humana, en cualquiera de sus niveles, es evidente, puesto que la calidad resulta
beneficiada, como elocuentemente se describe: “Asegurar la conservación material de los
archivos audiovisuales tiene el mismo sentido que restaurar nuestras catedrales”.
Propuesta

EL TESTAMENTO AUDIOVISUAL
EL TESTAMENTO AUDIOVISUAL

“Una imagen vale mas que mil palabras” (proverbio popular)

1. El Testamento Audiovisual como acto jurídico

Siendo la presente propuesta, un tema no antes legislado, superficialmente tratado en


doctrina (algunos autores lo mencionan como posibilidad legislativa) o a nivel de
jurisprudencia (la cual no le ha otorgado validez sin cumplirse la formalidad de un
documento escrito que le otorgue eficacia al video, el cual se interpreta como ejecución del
primero), es conveniente formular una noción del mismo, que contenga los elementos y
requisitos para que el mismo sea claramente diferenciable de las demás clases de
testamento existentes.

Así, el Testamento Audiovisual se define como el acto jurídico realizado en un soporte


electrónico, el cual contiene la declaración de la última voluntad de una persona, la misma
que es registrada sonora y visualmente.

Esbozada dicha noción, a continuación se analizará cada uno de los términos para que la
idea sea entendida en su real dimensión, no quedando ambivalencia o nociones equívocas
acerca del significado que cada una pueda tener.

El Testamento Audiovisual, en consecuencia, es:

1.1 Un Acto Jurídico


La institución del Acto Jurídico ha sido materia de un amplio debate por parte de los
teóricos del Derecho. Desde las épocas romanas 85 , pasando por el pandectismo
alemán, la doctrina del Negocio Jurídico, hasta elaboraciones modernas basadas en
aquellas, el tema mantiene su vigencia.

El articulo 944 del Código Civil argentino reza “el acto jurídico es aquel acto voluntario
y licito que tenga por fin inmediato establecer entre las personas relaciones jurídicas;
crear, modificar, transferir, conservar o aniquilar derechos pero este acto licito debe
provenir de una expresión de voluntad”.

Destacan tres elementos86:

i. La finalidad inmediata

Representado por el establecimiento de relaciones jurídicas entre personas, el


mismo que debe entenderse de un modo teleológico, por cuanto persigue regular
tanto aspectos jurídico-patrimoniales como extrapatrimoniales. En cierta doctrina
se entiende que el testamento persigue, incluso, una finalidad económico-social
en referencia a dicha dualidad.

ii. La voluntariedad

Es el querer o afán destinado al logro u obtención de un determinado resultado.


Los actos humanos son aquellos que proceden de la voluntad deliberada del
hombre, los que realiza con conocimiento o entendimiento (el hombre advierte el

85
“Afirmamos que en los textos romanos encontramos soluciones prácticas y
principios de aplicación positiva, aunque no teorías ni sistemas. Pero
esto no es óbice para que, conforme a tales generalizaciones muy
frecuentemente formuladas con independencia de las instituciones, puedan
servir de fundamento a nuestros propósitos de elaboración de un sistema
o teoría general del negocio jurídico a tono con las ideas de los
romanos.” Violeta Gustale. El origen de los negocios jurídicos y sus
conexidades con los hechos y actos jurídicos. En www.monografias.com

86 LOHMANN LUCA DE TENA, Juan Guillermo. El Negocio Jurídico. Grijley. Lima


Perú. 1997. Pág. 33
objeto y delibera si puede y debe tender a él, o no) y la voluntad. Sólo en este
caso, el hombre es dueño de sus actos y plenamente responsable de ellos. Y sólo
en los actos humanos puede darse valoración moral.

iii. Licitud del acto

Es la adecuación a un orden jurídico que evite la vulneración de los derechos tanto


de los individuos como de la sociedad.

El acto jurídico es el hecho jurídico de carácter voluntario y lícito, cuyo efecto es


querido directamente por el agente y en el cual existe una declaración de voluntad.

Las nuevas tendencias del derecho afirman: “Cuando se habla de acto jurídico se alude
a una realidad que el acto o el hecho poseen. El acto es jurídico en cuanto tiene la
cualidad de producir efectos jurídicos. (...) La juridicidad de los actos no se establece
solamente porque la ley ampare la voluntad cuando se encuadra en rígidos requisitos
de formación, sino porque la acción humana produce efectos que al derecho le
interesan: se genera un cambio en las relaciones jurídicas preexistentes”87.

Nuestra legislación, ya un tanto desfasada, acusa un formalismo que muchas veces


impide una libre realización de dicha voluntad, restringiendo la eventual aplicación de
nuevos medios.

Por ello, se debe considerar aplicar al testamento, como acto jurídico, nuevas formas
de expresión, habiendo el legislador ampliado los medios para manifestar la voluntad
en un acto jurídico. La aplicación de la tecnología eficientemente desarrollada al
derecho no debe encontrar trabas en el legislador por cuanto los beneficios
cuantitativos y cualitativos son fácilmente deducibles, dada la naturaleza del acto
testamentario.

87 CARNELUTTI, Francesco citado en: LOHMANN LUCA DE TENA, Juan Guillermo.


El Negocio Jurídico. Grijley. Lima Perú. 1997. Págs. 38 y 39
1.2 En soporte electrónico

El testamento audiovisual consta en un soporte electrónico por cuanto el audio y la


imagen registrada requieren ser almacenados en un dispositivo específico de tipo
electrónico que transforme la información a impulsos electrónicos o bits (a diferencia
del soporte tradicional que usa los símbolos alfanuméricos en soporte material,
generalmente el papel). El soporte electrónico es todo aquel dispositivo o hardware
capaz de almacenar información utilizando las diversas tecnologías existentes.
Cumple una doble función: grabar (almacenar) y reproducir la información
almacenada, para lo cual, generalmente, requerirá de un dispositivo adicional.

Las principales ventajas de la digitalización de documentos, vg. el testamento, son:

a. El mayor acceso que puede brindarse a los particulares a los mismos, pudiéndose
realizar una lectura a través del ordenador personal, desde cualquier parte del
orbe, sin la necesidad que requiere el documento escrito, de exigir el soporte
físico ergo el contacto directo,

b. Una reducción en las operaciones de conservación de los mismos, bastando, para


dicho efecto un mantenimiento de la red principal o, en su caso, de la base de
datos de la entidad administradora de dicha información; y

c. El menor riesgo de pérdida de la información, por ser la capacidad de


almacenamiento de información en el espacio virtual teóricamente infinita.

“La contratación electrónica es la realizada mediante el uso de algún elemento


electrónico cuando éste tiene, o puede tener, una incidencia real y directa sobre la
formación de la voluntad o el desarrollo o interpretación futura del acuerdo y no se
cuenta con la firma manuscrita ni con el documento papel que haga constar el
contrato electrónico. La inseguridad jurídica es producida por la falta de regulación
sobre la contratación electrónica, el hecho que el contrato se celebre a través de
medios informáticos y por la cuasi inexistente cultura informática que llegue a otorgar
certeza para que la contratación electrónica alcance su máximo desarrollo”.88

El Perú no es la excepción para este caso. Esto debido a que el legislador peruano
entiende por derecho informático solo a la compraventa on line (en línea, es decir
realizada a través de Internet) que solo comprende a la firma electrónica, la entidad
certificadora (de la firma electrónica) y a las partes contratantes, sino que debe
examinar todas las nuevas tendencias globales y sacar provecho de ellas por iniciativa
propia y no por el cansado devenir del tiempo realizándolo solamente cuando hay
obligación o es requerida su existencia frente al mercado global.

1.3 Que contiene la manifestación de última voluntad de una persona

La teoría sobre la manifestación de la voluntad corresponde al acto jurídico, por lo


que se ofrecerá una noción elaborada en dicha área.

“La manifestación de voluntad constituye un factor esencial del acto jurídico por
cuanto crea el efecto jurídico. El orden jurídico no puede darle importancia a la
manifestación de la voluntad, como acto psíquico interno, mientras no se haya
revelado de un modo reconocible en el mundo del comercio jurídico. El acto de
hacerlo reconocible se efectúa mediante una determinada conducta exteriorizada del
agente (...) La voluntad inherente a la declaración puede revelarse en forma escrita o
verbal, así como en otras manifestaciones.”89

Se resalta que la función de la manifestación es precisamente dar a conocer la


voluntad, la cual deja de pertenecer al ámbito estrictamente subjetivo para ser algo
objetivamente sensible por los demás, con una cualidad representativa respecto a su
autor o a quien la emite.

Respecto a la voluntad, que en principio es un término mas filosófico que jurídico, se


dice que es “una de las potencias creadoras del hombre, a través de cuyo ejercicio, el
hombre desarrolla su personalidad y despliega esa actividad creadora como derecho
mas elevado del hombre, que lo diferencia de toda otra criatura. Es el medio
indispensable para su educación como ser moral ya que solo se puede considerar que

88 En: www.alfa-redi.com

89 Staudinger citado por José León Barandiarán. El Acto Jurídico. Gaceta


Jurídica. 3ra Ed. 1999. P. 65.
algo es creación nuestra cuando procede solo de nuestra personalidad; cuando todas
las potencias están en acto, precedidas de un acto de razón. Toda actividad responde
a un fin, el cual determina al agente, lo mueve e inspira. Sin dicho fin, es decir si la
actividad del agente no estuviera encaminada por el propósito de obtener algún
efecto, no obraría. Es por ello que el hombre obra movido por la razón y la razón se
determina en todos los casos, por un fin; de lo conocido y lo determinado es la
voluntad, en el orden de lo psicológico, la que impulsa hacia el fin del acto, la
inclinación se concreta en la voluntad”.90

De lo expuesto, se concluye que la voluntad es una cualidad inherente a la persona


humana y su manifestación el medio de hacerlo cognoscible por los demás.

Respecto a la voluntad testamentaria se deben hacer algunas observaciones.

Primero, que no se trata de una voluntad cualquiera. La expresada mediante el


testamento no se asemeja en un ápice a la que resulta del diario contacto con los
demás. No es la misma voluntad expresada al realizar un acto ordinario (vg. cualquier
contrato nominado). Y es que la importancia derivada de la última voluntad no solo
no tiene una eficacia temporal, como sucede con aquellos, sino que perdura en el
tiempo y es justamente tras la muerte del autor de dicha declaración que ésta cobra
toda su importancia y relevancia, tanto personal, familiar como socialmente.

En segundo lugar, se cree, por razones de carácter tradicional, que el testamento es


básicamente un compendio de decisiones sobre temas exclusivamente patrimoniales,
y que cualquier decisión que ataña asuntos extrapatrimoniales (generalmente, sobre
el futuro de asuntos familiares) si bien no desnaturalizan al testamento, o se considera
que usan el documento testamentario tan solo como medio de expresión sin ser parte
del mismo o no tienen eficacia en la realidad por cuanto no son ejecutados, sea por
desdén de los interesados o desvaloración de quienes lo ejecutan por considerar que
los asuntos patrimoniales tienen mayor o inmediata importancia.

La importancia del testamento, cierto es, principalmente recae sobre los aspectos
patrimoniales, pero ello no debe restarle importancia a lo declarado sobre temas
extrapatrimoniales. Esta posición tiene sustento con el artículo 686 del Código Civil in
fine cuando señala que “son válidas las disposiciones de carácter no patrimonial
contenidas en el testamento, aún cuando el acto se limite a ellas”.

90 Emmanuel Catardo. Autonomía de la Voluntad Contractual. En


www.direitobancario.com.br/artigos/direitobancario/1dez99_06.htm
Por otro lado, en este tipo sui generis de acto jurídico, que es el testamento, no cabe
la manifestación tácita de voluntad, por cuanto todo vacío en la regulación de los
asuntos del de cujus será resuelto por lo que la ley prescriba al respecto,
configurándose de dicha forma el sistema mixto de nuestra legislación sucesoria.

Finalmente, al señalarse que la manifestada es la “última voluntad” ello no significa


que tenga que ser la expresada en el último momento de la vida de la persona, aunque
ello ocurra algunas veces. La última voluntad debe entenderse la expresada como tal
de modo definitivo y que ha de tener eficacia post mortem, siempre que no haya sido
modificada o revocada por su autor.

1.4 La misma que es registrada sonora y visualmente

Es éste componente de la definición planteada que distingue a las clases de


testamentos ya existentes con la propuesta en la presente. Es obvia la gran ventaja
comparativa, cualitativamente hablando, de una voluntad expresada visual y
oralmente que la declarada tan solo por medio de signos gráficos, aún cuando la
eficacia sea la misma.

Visualmente, la capacidad representativa de la voluntad expresada se eleva por


cuanto una imagen lleva consigo, ontológicamente, un valor que resulta decisivo en
la impresión que cause sobre terceros.

Dicho valor se puede traducir como el reactivo psicológico que se orienta a generar
una conducta distinta a la producida por otros factores comparativamente inferiores
en tanto calidad representativa. Como ejemplo de ello, se sugiere el impacto que
tienen en las personas las proyecciones de anuncios sobre determinado producto
comercial, lo cual genera una preferencia inconsciente por el mismo. De la misma
forma, la imagen que reproduce la voluntad testamentaria será más efectiva que la
generada por medios tradicionales y, en cierto modo, impersonales como la escritura.

Sobre el valor de la imagen se ha escrito bastante, en especial en la aldea global en la


que vivimos, donde dicho concepto es de suma importancia debido a la velocidad con
la que transmite cualquier información dentro de la sociedad. Su función en la
actualidad es de vital importancia.
Se le reconoce las siguientes características91:

- Es real

Por tener una existencia perceptible por los sentidos (la vista), permitiendo al
receptor la representación completa de la idea en su mente.

A diferencia de otros niveles de representación (como los signos gráficos o


alfanuméricos), en los cuales dicha impresión es solo parcial, la imagen presenta la
ventaja de causar una impresión visual que facilita el procesamiento del concepto a
un nivel difícilmente alcanzable por otros medios.

- Es continuo

Se presenta como algo lineal, sin solución de continuidad. “La mayoría de dibujos,
cuadros, fotografías e imágenes se nos aparecen como objetos que ofrecen una
información de tipo continuo en el interior de su marco. En cambio, las palabras, las
frases y los párrafos están separados por un pequeño espacio”.92

- Se percibe como una unidad

“Resulta difícil abstenerse de percibir las imágenes globalmente, pues así esta hecho
nuestro sistema sensorial, que trasmite las impresiones en forma económica,
naturalmente global” perdiendo su esencia de fragmentarse en unidades
menores93.

Respecto al valor de la voz humana94 en cuanto trasmisor de la voluntad, ésta ha sido


por tiempo una de las más importantes, por cuanto es uno de los caracteres que más

91 Laurent Jullier. La imagen digital. De la tecnología a la estética. La


Marca. Argentina. 2004. P. 9 y ss.

92 Idem. P. 10

93 Idem.

94 Entre sus características se pueden mencionar:

Espectro: El timbre de la voz humana es muy rico en armónicos (hasta 35


diferentes en algunos espectros).

Duración: Es variable, con una máxima fija (tiempo que una persona puede
espirar aire sin inspiración). La duración de las vocales es
relativamente grande (0.2 a 1 segundo en promedio).
distingue a las personas, no solo debido a la forma de expresión, método discursivo o
lenguaje empleado, sino por cuanto representa, junto con la imagen, algo privativo,
exclusivo y excluyente erga omnes de la persona que la emite.

La voz tuvo en la antigüedad, como medio de expresión, un valor que bastaba para
concluir un acuerdo o ser determinante en la formación de una voluntad vinculante y
plenamente exigible.

Ciertamente, puede parecer que para el testamento, la diferencia entre la eficacia de


su expresión audiovisual y escrita resulte ociosa. Ello se debe a la desvalorización de
dicho acto en la sociedad peruana actual. Sin embargo, en otras latitudes, en países
desarrollados, el testamento es una institución además de importante, necesaria para
el ciudadano promedio, quienes comprenden la naturaleza del mismo y su utilidad
(cual es ordenar la sucesión después de la muerte), por la misma naturaleza
imprevisible de la muerte y el impacto que esta ocasiona en el ámbito jurídico del
individuo.

Siendo que el registro de ambas formas de expresión de la voluntad son, con los
adelantos tecnológicos actuales, confiables y perdurables, se concluye que su empleo
derivará en un plus a las formas de expresión existentes para la voluntad
testamentaria.

El plus que la composición tanto sonora como visual otorga a la expresión de la


voluntad es, por tanto, de carácter cualitativo, lo cual deriva en un impacto mayor
respecto a los destinatarios. Estos sentirán que no solo estarán cumpliendo una serie
de expresiones, oraciones o enunciados escritos, que, por mas que sean imperativos
y conlleven lo querido por el agente testamentario, no dejan de ser impersonales
(máxime en el caso del Testamento por Escritura Pública en el cual la redacción no la
realiza el testador) sino que es la viva voz, la emanación de una personalidad, aunque
ya ausente, el valor que los gestos y expresiones puedan tener en aquellos, los que
contengan la verdadera y real voluntad, la misma que no puede ni debería ser
desconocida.

Envolvente: En la producción de una vocal se siguen los periodos de


ataque, extinción (relativamente largos aunque pueden variar sobre un
amplio rango) y estado estacionario (menor cambio en componentes en
frecuencia). Durante los tres hay un cambio considerable en el espectro
acústico.

En www.ehu.es/acustica/espanol/musica/vohues.html
En la era de las telecomunicaciones y avances tecnológicos, se hace más frecuente la
plasmación a medios que hagan más duraderas las ideas y obras de la humanidad95.
Siempre que sea posible, el video puede ser un medio tan oportuno que no debe ser
despreciado por meras razones de costumbres jurídicas.

2. Estudio Comparativo con otras clases de Testamentos

El Testamento Audiovisual tiene el objetivo no solo de modernizar la facción del acto


testamentario sino superar las desventajas que la doctrina especializada atribuye a las otras
clases de testamentos.

En este apartado se analizarán las clases de testamento consignadas en la legislación civil


peruana, sus requisitos, ventajas y desventajas. Finalmente, un análisis comparativo con el
Testamento Audiovisual con el fin de resaltar las ventajas del mismo respecto a las clases
pre-existentes.

2.1 Testamento en Escritura Pública

Es aquel testamento otorgado ante notario público, y en presencia de 2 testigos, a


efecto de su incorporación en su libro de protocolo.

Son sus ventajas más evidentes la seguridad que produce respecto a su autenticidad
y su conservación. Sin embargo, es justamente su carácter público el que desalienta a
muchas personas a realizarlo por este medio.

Regulado en los artículos 696 a 698 del Código Civil, resaltan entre sus formalidades
la obligatoriedad de la presencia del testador, el notario y dos testigos hábiles, desde
el principio hasta el final de su realización. El testador expresará por si mismo su
voluntad dictándole al notario o dándole por escrito las disposiciones que debe
contener. Durante la lectura, después de cada cláusula se certificará con el testador si
lo leído corresponde a su voluntad.

La ventaja del Testamento Audiovisual respecto al otorgado por Escritura Pública se


traduce en un menor número de formalismos, así como un proceso más abreviado en

95 Un documento que hace hincapié en la importancia de la herencia


audiovisual del siglo 20: www.fiatifta.org/conferences/past/paris_2004
cuanto a su elaboración y, lo más importante, confiere privacidad a lo expresado por
el testador.

2.2 Testamento Cerrado

Es aquel mediante el cual el testador le entrega en forma personal al Notario un sobre


cerrado conteniendo su testamento el cual se abrirá solo al morir aquél. Intervienen
dos testigos y el Notario expedirá un acta certificando su recepción.

Sus principales ventajas son la de generar seguridad respecto a su conservación así


como la de permanecer su contenido en secreto hasta la muerte del testador, siendo
de mucha utilidad para personas tímidas o que no deseen generar conflictos previos
a la apertura de su sucesión. Sin embargo, presenta el inconveniente de que pueda
contener disposiciones contradictorias o ilícitas lo que podría devenir en una nulidad
o ineficacia del mismo.

Regulado en los artículos 699 a 706 del Código Civil, cada página debe ser firmada por
el testador, o si lo coloca en un sobre en la cubierta de tal manera que no pueda ser
abierto sin alterarla. El notario dejará constancia sobre la cubierta del otorgamiento y
recepción del testamento, para luego ser firmado por el testador, testigos y el notario.

Esta clase de testamento es la que guarda mayor semejanza con la figura propuesta
por la privacidad de la manifestación. Sin embargo, el mayor valor que contiene la
imagen y voz del testador supera ampliamente al texto, como en las otras clases de
testamentos.

2.3 Testamento Ológrafo

Es aquel testamento que el testador escribe íntegramente de su puño y letra,


fechándolo y firmándolo, sin intervención de terceros.

Son ventajas de esta clase de testamento su simplicidad para otorgarlo así como la
reserva y facilidad para revocarlo. La privacidad es elemental para una expresión libre
de la voluntad, lo que resulta muy útil para las personas tímidas y para casos de
urgencias. Sin embargo, también es desventajoso en el sentido que puede perderse,
ser ocultado o falsificado por terceros, así como la necesidad de seguir un proceso de
comprobación y su onerosidad respecto a los demás testamentos.
El Código Civil lo regula en sus artículos 707 a 711. Son sus formalidades: ser escrito,
fechado y firmado por el testador, realizarse respecto de él una comprobación judicial
y ser protocolizado en el plazo de 1 año desde la muerte del testador96.

2.4 Testamentos Especiales

Se dice así de los testamentos que se realizan en circunstancias especiales que


conlleva a otorgarles un trato diferente aunque necesiten de los requisitos del
testamento en general para su validez. A saber:

2.4.1 Militar

Es el acto jurídico que pueden otorgar determinadas personas en


circunstancias especiales. Reemplaza al testamento en Escritura Pública y al
cerrado mas no al ológrafo que se puede otorgar en cualquier momento.
Para su otorgamiento se requiere que existe un estado de guerra, pudiendo
ser dentro o fuera del país.

Su utilidad radica en la posibilidad que otorga a los miembros de las Fuerzas


Armadas, Policía Nacional así como las personas que sirvan a aquellas, los
prisioneros de guerra en poder de la fuerza peruana y los peruanos que se
encuentren en poder del enemigo, conforme a Convenciones
Internacionales, a testar en circunstancias en las que no se puede otorgar
Testamento por Escritura Pública o Cerrado.

Regulado por el Código Civil en sus artículos 712 a 715, prescribe la forma
escrita y la firma del testador así como de la persona ante quien se otorga y
los testigos. El documento se remitirá al Ministerio que corresponda el cual
lo enviará al Juez del último domicilio del testador. A continuación se pedirá
su comprobación judicial y protocolización notarial, conforme a las reglas
del Testamento Ológrafo. El plazo de caducidad del testamento es de 3
meses desde que el testador deje de estar en campaña, pudiendo testar en
alguna de las formas ordinarias.

2.4.2 Marítimo

96 Se debe tener en cuenta el artículo 703 que dispone que en caso que la
cubierta del sobre que contiene el testamento cerrado este deteriorada,
siendo posible el cambio de pliego que contiene el testamento, dispondrá
la validez del mismo como ológrafo, de reunir los requisitos para dicha
clase de testamento.
Acto Jurídico que pueden otorgar los navegantes en un buque durante la
travesía acuática, no siendo solo permitido en la navegación marítima sino
también en la lacustre y fluvial.

Permite testar a cualquier persona (jefe, oficiales, tripulación y pasajeros) a


bordo de un barco en navegación, ya sea buque de guerra peruano o barco
mercante de bandera peruana, de travesía o de cabotaje, con fines
industriales o científicos.

Regulado por el Código Civil en sus artículos 716 a 720, será otorgado ante
quien tenga el mando del buque o en quien se delegue dicha función. El
testamento será anotado en el diario de bitácora. Se entregará un ejemplar
del testamento al agente consular (en caso el buque arribe a puerto
extranjero antes de regresar al Perú) quien lo remitirá al Ministerio de
Marina o a la Dirección General de Capitanías en su caso quien lo enviará al
juez de último domicilio del testador, para los trámites de comprobación y
protocolización. Caducará el Testamento a los 3 meses del desembarco
definitivo del testador, pudiendo testar en alguna de las formas ordinarias.

2.4.3 Aéreo

Acto jurídico que pueden otorgar los navegantes en un avión durante la


travesía aérea. Debe tratarse de una situación in extremis que hagan dudar
sobre la supervivencia del testador al momento del aterrizaje de la nave.

Regulado por Ley 24882 de Aeronáutica Civil, el testamento será autorizado


por el comandante de la aeronave con lo cual le confiere funciones
notariales disponiendo su inscripción en el libro correspondiente. Debe
luego remitir copia autenticada del registro a la autoridad competente del
estado de matrícula de la Aeronave. El Testamento otorgado de esta forma
también debe ser protocolizado notarialmente, aunque no está sujeto a
plazo de caducidad.

2.4.4 Consular

Es el mismo testamento en Escritura Pública o cerrado otorgado por un


peruano en el extranjero ante el agente consular peruano quien cumple la
función de Notario Público. La forma del testamento se rige por la ley
Peruana cuando se otorga ante funcionario consular del Perú en el
extranjero. No tiene plazo de caducidad.
Del mismo modo son válidos en el Perú, en cuanto a su forma, los
testamentos otorgados en otro país por peruano o extranjero ante
funcionario autorizado para ello según las formalidades de la ley extranjera,
salvo las modalidades incompatibles con la ley peruana.

El análisis de las formas especiales de testamento, los cuales asumen dicho adjetivo
debido a circunstancias especiales al momento de su otorgamiento, lleva a una
conclusión. El análisis realizado al testamento ológrafo se aplica a los Testamentos
Militar y Marítimo por la similitud formal entre dichas formas testamentarias. Similar
referencia respecto a los Testamentos Consular y Aéreo, para cuyo análisis se toma
como referencia el otorgado por Escritura Pública, cumpliendo, el Cónsul Peruano,
labores de Notario.

Ventaja común del Testamento Audiovisual respecto a testamentos cerrado,


ológrafo y especiales

El Código Procesal Civil regula en sus artículos 817 al 825 el proceso no contencioso
de comprobación de testamento con el fin de verificar la autenticidad y cumplimiento
de las formalidades del mismo.

La protocolización evita la pérdida o deterioro del testamento, le reconoce


autenticidad y le confiere la condición de instrumento público.

La resolución judicial que pone fin al proceso no prejuzga la validez formal del
testamento ni el contenido de las disposiciones testamentarias. Luego, para la
producción de efectos del testamento, se mandará protocolizar notarialmente el
expediente.

El Testamento Audiovisual es ventajoso respecto a los testamentos que requieren


dicha comprobación posterior pues no necesitará de ello, evitando el gasto que
demandaría su realización.

3. Aspectos Técnicos

Si bien en los capítulos previos se ha enfatizado en las características diferenciales de la


propuesta así como sus ventajas funcionales respecto a las otras clases de testamento, no
se debe obviar el hecho que la tecnología a aplicar al Derecho, máxime si se trata de un
hecho de tanta importancia como el testamento, debe estar premunida de los requisitos
mínimos para que su uso no sea indiscriminado, manipulado o conlleve a dudas sobre la
seguridad de su contenido.
Se desarrollarán a continuación tres aspectos: primero, el discurso que prevalece en la
actualidad respecto al uso de la tecnología en los documentos tanto materiales como
inmateriales; luego se propondrán los dispositivos (hardware y software) necesarios para
que la realización del testamento audiovisual sea óptima y finalmente se procederá a aplicar
lo expuesto en el capítulo segundo sobre requisitos que los documentos electrónicos deben
cumplir para su validez.

3.1 Tendencia a virtualizar los documentos en el Derecho actual. La realidad peruana

Una de los objetivos de la administración pública actual es reducir en lo posible la


consignación en papel de la información que se derive de cualquier actividad llevada
a cabo.

Este concepto no es reciente. Hacia 1980, surge el concepto de “oficina sin papel”,
que no ha logrado su inserción en la vida debido a varios factores.

“Uno de ellos, el crecimiento de los flujos informativos. Gracias a las Intranet, la


comunicación interna ha alcanzado unos ratios inimaginables hace tan sólo unos años.
Los bits fomentan la comunicación, evidentemente, pero también es cierto que
facilitan la multiplicación del uso de papel. La diferencia respecto al modelo
tradicional, el del documento físico, estriba en que del documento digital se pueden
hacer tantas copias como se desee simultáneamente (varios usuarios pueden
disponer del documento a la vez) sorteando la limitación física del documento en
papel. Por el contrario, cada usuario del documento posee la capacidad de
reprografiarlo o imprimirlo, con lo que se multiplican las posibilidades de aumentar la
tasa de consumo de papel.

El principal motivo que impulsa al usuario de una Intranet a imprimir en papel es, sin
duda, el hábito. El papel ofrece muchas ventajas frente a los ordenadores: es flexible,
transportable, no necesita periféricos como enchufes, hubs, teclados, etc.

Otro motivo, sin duda, es la proliferación del software. Con el afán de hacer la
información accesible para todos y estandarizar los sistemas operativos en su seno,
las empresas estandarizaron los formatos (Acrobat, Excel, Flash) y a la larga, lo que se
planteó como un recurso para simplificar los procesos ha incrementado la
complejidad. Ante el dilema de no saber manejar las aplicaciones, los usuarios
imprimen los documentos en papel, el único formato que todos dominan a la
perfección.

Sea como fuere, el próximo paso ya está dado: pronto se comercializará el papel
digital; una especie de lámina metálica con micropartículas que permiten la impresión
por calor. Su ventaja residirá en que serán totalmente reeditables. Es decir, que una
vez utilizadas se podrán clarear de nuevo para volver a escribirlas con la misma
calidad. De este modo, el desecho quedará casi erradicado y el consumo de papel en
la empresa prácticamente se anulará”.97

En el Perú, dicha digitalización se ha hecho gradualmente con la sanción de normas,


muy dispersas, que han permitido la inserción del documento electrónico en la
sociedad actual. Entre las principales normas se pueden citar:

- DS 009-92-JUS Reglamento del D. Leg. 681 sobre microarchivos empresariales


organizados con la tecnología de las microformas mediante procesos de
microfilmación.
- D. Leg. No 681 que otorga eficacia legal al documento digital obtenido del
microfilmado.
- Ley de Microfirmas, que busca eliminar el papel de empresas y organismos
públicos. Posibilita validar documentos microfirmados (“rubricados”
electrónicamente por un fedatario).
- Resolución Administrativa del Ministerio Público (25.06.99) que aprueba
elaboración de propuestas para tratamiento de imágenes y documentos de
archivos principales usando, entre otras, tecnologías de microfilmación,
digitalización.
- DS 001-2000-JUS, que aprueba Reglamento sobre aplicación de tecnologías
avanzadas en materia de archivo de documentos e información a entidades
públicas y privadas.
- Ley 27269 Ley de firmas y certificados digitales (28.05.2000).
- Ley 27291 que modifica el Código Civil. Permite uso de medios electrónicos para
comunicar la manifestación de voluntad y utilizar la firma electrónica
(24.06.2000).
- Ley 27419 que modifica Código Procesal Civil. Posibilita envío de ciertos actos
procesales mediante correos electrónicos. (06.02.2001).

97
Carlos Climente. ¿Qué es la oficina sin papel? En
www.winred.com/EP/articulos/intranet/a20.html
- Resolución No 103-01 de SUNAD, que establece uso obligatorio del "Formato
Electrónico de Documentos Internos" (FEDI), en tramite interno de documentos
no relacionados con despacho de mercancías.
- DS 019-2002-JUS. Reglamento de la Ley de firmas y certificados digitales.
- Ley 26612 que modifica el Código Procesal Civil introduciendo a las cintas
cinematográficas, microformas (en microfilm o soporte informático),
reproducciones de audio o video y telemática, entre otros, como documentos
dentro del proceso civil.

Sin embargo, es justamente la dispersión no sistematizada añadido a la falta de


publicidad y aplicación del mismo lo que ha impedido una unidad en su uso.

Resulta imperativo cooperar en la cultura del documento digital y tomar conciencia,


en especial en la administración pública, que efectuar operaciones y trámites
documentarios a dicho nivel devendrá en una operatividad más eficaz.

3.2 El soporte material

Tal como se advirtió en segundo capitulo, son amplias las posibilidades de almacenar
información en soporte electrónico. Dentro de los mencionados, es el CD el más
indicado para tal fin en la actualidad (relativamente seguro, durable según el
productor y muy económico).

Para tal fin, se recomienda el uso de CDs con gran respaldo tales como Hewllet
Packard, Sony, y Phillips, puesto que las demás marcas alternas no brindan una
garantía de durabilidad debido a que su demanda es un mercado de productos
desechables por lo que no les es importante la fabricación de CD’s duraderos.

Sin embargo, técnicas mas avanzadas como el DVD, o el Blue Ray también son óptimas
para almacenar estos videos pero su costo de realización es muy elevado en la
actualidad.

Para otorgar un testamento a través de un soporte electrónico se deben considerar


como requisitos mínimos:

1. HARDWARE

Los dispositivos físicos que se necesitan son:


Una computadora (CPU, Monitor, Teclado y mouse) con las siguientes
características:

- Procesador Intel (puro/original) de 733 Mhz


- Memoria de 256 Mb
- Mainboards de Marca Intel con sonido y video incorporado
- Disco duro de 20 Gigas
- Burner room de cd´s de 52x32x52 de velocidad
- Webcam de 2.0 mega píxeles (mínimo)
- Micrófono estándar
- Dos parlantes estándares
- No debe poseer tarjeta fax MODEM ni tarjeta red para evitar contacto o
intrusión a través de la red o internet.

2. SOFTWARE

Para realizar el registro del video así como su plasmación en un CD se necesita:

- Windows XP98 o superior


- Movie Maker99
- Monologue100
- Nero101
- Hacha102

Los mecanismos de seguridad que posee la propuesta constituyen una


alternativa de norma jurídica innovadora en donde se complementa el derecho
con el uso de la tecnología eficientemente desarrollada para tales fines. Así, el
derecho no se agota en formalidades legales sino además tendrá
requerimientos técnicos específicos dándole doble nivel de seguridad.

98 Sistema operativo más usado en Perú compatible con aplicaciones


necesarias.
99 Programa para capturar el video y audio desde una webcam, preintalado

con el windows XP.


100 Programa por el cual se reproduce con una voz simulada en software lo

ingresado a través de un procesador de texto.


101 Software que permite almacenar información en un CD-R, CD-RW.
102 Programa de partición de archivos de gran tamaño en fracciones
especificadas por el usuario.
3.3 Requisitos que el video debe cumplir conforme a la teoría sobre documentos
electrónicos

Habiéndose analizado en el capitulo correspondiente al Documento Electrónico los


requisitos que debe cumplir para ser considerado como tal, se procederá a verificar si
la propuesta cumple con ellos. A saber, autenticidad, inalterabilidad y durabilidad.

- Autenticidad

Este requisito, referido a la certeza que produce respecto a la veracidad del


contenido y el autor del mismo, se concretiza al ser la imagen y voz registrada del
testador, la que contenga la voluntad testamentaria a ejecutar.

Si bien un video es, con la tecnología actual, modificable y susceptible de edición,


es la fe notarial que otorga dicha investidura la que producirá certeza al respecto.
Al permanecer en poder del notario, existirá una presunción iuris tantum respecto
a la autenticidad del video que cualquier objeción al mismo deberá sustentarse en
prueba en contrario contundente y con informe pericial determinante.

- Inalterabilidad

Esta característica se refiere a la permanencia de la información como una unidad


sin modificación o edición alguna. Será inalterable el video cuando la imagen y
audio registrados no haya sido manipulado sin haberse modificado su unidad
discursiva, añadido o extraído imágenes.

La fe notarial será la que brinde certeza al respecto por cuanto durante el tiempo
que permanezca en su poder el video no deberá ser objeto de manipulación,
excepto en caso de actualizaciones, traspaso a soportes modernos y/o creación
de copias de seguridad.

- Durabilidad

Se refiere a la permanencia en el tiempo de la información registrada sin que el


trascurso del mismo genere desgaste o deterioro en la calidad de la información.

Si bien, el lograr la existencia eterna de un documento es una tarea casi utópica,


el conservarlo en soportes de duración estándar superior a la promedio (léase CD
o DVD, en especial de marca conocida como Sony, Phillips, LG o Hewlett-Packard)
disminuye considerablemente el riesgo de pérdida de la información por el
trascurso del tiempo, máxime si se considera que el lapso que trascurre entre la
facción del video y la muerte del testador no es, por lo general, muy amplio.

De otro lado, la conservación del documento electrónico se dará en un estuche de


cd con capacidad para dos unidades el cual guardara dos copias del testamento
audiovisual, este estuche será lacrado hasta su oportuna apertura a la muerte del
testador.

4. El Testamento Audiovisual en la legislación peruana

Habiéndose desarrollado los aspectos teóricos, técnicos y prácticos de la presente


propuesta, en esta última parte del informe, se procederá a aplicar lo anteriormente
expuesto y realizar un análisis global del mismo con el propósito de esbozar una idea de lo
que sería, en la realidad, el Testamento Audiovisual.

De este modo, se pueden mencionar 4 niveles de sustento para la propuesta analizada en


el presente trabajo de investigación.

Sustento Legal

La dación de las leyes 27291 y 26612 que modifican los artículos 141 del Código Civil y 234
del Código Procesal Civil respectivamente representa la inserción de la legislación peruana
en la corriente que tiende a virtualizar y/o digitalizar las relaciones jurídicas interpersonales.
De este modo, reconoce el uso de nuevas tecnologías al dotarles de valor jurídico y eficacia
probatoria, dentro de las cuales podemos destacar la admisión de cualquier medio directo,
manual, mecánico, electrónico u análogo (recepción implícita del Principio de Equivalencia
Funcional) para la expresión de la voluntad y el reconocimiento expreso de las
reproducciones de audio y video como documentos válidos para representar algún hecho,
actividad humana o su resultado.

Con dicha base legal, la recepción legal del testamento audiovisual es perfectamente
admisible por cuanto entre las tecnologías válidas se reconocen al CD y DVD –o futuros
dispositivos conforme al Principio de Neutralidad Tecnológica- (soporte electrónico) y se
acepta el valor probatorio de las reproducciones de audio y video (el documento
testamentario empleará dichos medios) para la expresión de la voluntad.

Sustento Doctrinario

La propuesta recoge la tendencia doctrinaria a flexibilizar las formas en el Derecho,


favoreciendo la subsistencia del acto jurídico cuando se comprueba inequívocamente su
validez.

La resistencia de la ley, palpable aún, para eximir al testamento de su carácter escrito, queda
compensada por el principio doctrinario del Favor Testamenti, lo que permite el traslado de
la forma escrita a la audiovisual en la facción del testamento, no suponiendo ello una
desnaturalización del acto.

La doctrina también ha elaborado una teoría sobre el documento electrónico, siendo su


principal aporte el principio de la Equivalencia Funcional, que otorga validez a la voluntad
expresada a través del documento electrónico, equiparándola para todo efecto con el
tradicional o escrito.

De ese modo, la nueva forma representada en la facción audiovisual del testamento así
como el traslado del soporte a uno electrónico es perfectamente posible, contando con un
apoyo doctrinario mayoritariamente aceptado.

Sustento Tecnológico

La aplicación de la tecnología al derecho ha significado un cambio notable en las áreas en


las que se la ha empleado. Por ello, la ventajosa introducción del documento electrónico en
las relaciones jurídicas actuales no debe desconocerse en un área tan importante como la
del Derecho de Sucesiones.

Tomando como referencia el documento electrónico, su uso como soporte en la realización


del testamento audiovisual debe cumplir con los requisitos exigidos conforme a la teoría
pertinente. Así, se exige que el documento sea auténtico (lo que se logra con la intervención
notarial, dada la fe pública), inalterable (al ser la tecnología empleada –CD, DVD o ulterior-
de un solo registro o WORM) y durable (pues el soporte debe ser garantizado por una
compañía de calidad Standard, vg. Sony, Hewlett Packard o LG, entre otros).

Sustento Ontológico

La propuesta destaca la importancia que cumple la imagen y la voz en la expresión de la


voluntad humana, al otorgarle una mayor calidad expresiva y representativa.

La imagen se caracteriza por ser real, continua y formar una compleja unidad. La voz, por
su propia estructura y características, permite evidenciar las variantes fonéticas, expresivas
y de discurso de la persona que la emite. En ese sentido, la expresión audiovisual de la
voluntad le permite al agente distinguirlo en forma exclusiva y excluyente de los demás
como no puede la escritura (por más que la caligrafía sea altamente representativa de la
persona que la produce).

En conclusión, a la luz de los resultados, si se justifica la inserción del testamento en video


en la legislación peruana vigente, debido a que plantea una alternativa acorde con la
tecnología moderna resguardándose la seguridad necesaria para la validez de dicho acto sin
atentar con su objeto cual es dejar constancia de la última voluntad (la cual queda realzada
al ser expresada mediante la imagen y la voz).

4.1 Generalidades

El Testamento Audiovisual, en cuanto acto jurídico, se asemeja a cualquier realizado


conforme a la normativa peruana. La diferencia es su otorgamiento en un soporte
electrónico, con las ventajas derivadas de ello, gracias a la tecnología actual. Corolario
de ello es que, en cuanto sea posible, se aplicarán las reglas generales de los actos
jurídicos.

Adoptando el valor de un testamento por escritura pública (para que tenga eficacia
inmediata posterior a la muerte del testador, evitando el trámite para su
comprobación judicial), la propuesta surge como una forma de aprovechar los
dispositivos que la tecnología y modernidad nos proveen.
De otro lado, la propuesta recepta las ventajas de las formas pre-existentes. Así, goza
de la Fe Notarial del Testamento por Escritura Pública, su conservación es segura
como en el Testamento Cerrado y el testador otorga el documento en forma privada,
característica del Testamento Ológrafo. Todo ello, sumado al plus de la característica
audiovisual, deviene en una innovación en materia testamentaria, al actualizar dicho
acto y reforzar su importancia en la vida de la persona humana.

4.2 Realización del Testamento Audiovisual

Se realizará en una notaria autorizada. Sin embargo, el notario solo manifestará las
generales de ley. Dado el carácter personal e íntimo que se quiere resaltar en la
propuesta, se ausentará durante la expresión de la voluntad.

Respecto a los testigos, se plantea en doctrina que su presencia en la facción del acto
testamentario ha devenido en un mero formalismo. En cualquiera de las clases, sea la
de testigos respecto del testamento o de la capacidad del testador, su función puede
ser suplida por la intervención notarial o alguna otra forma de certificación de la
autenticidad del testamento. El prescindir de testigos devendrá en una mayor libertad
al testador para expresar su voluntad, reduciendo requisitos para la versatilidad de la
propuesta sin atentar contra su seguridad jurídica y la comodidad del testador.

El testador tendrá plena libertad de expresión de su ultima voluntad, sin


intermediarios, en forma secreta y privada, la cual solo será develada al momento de
su muerte. Será necesaria, sin embargo, alguna orientación de carácter legal que el
notario pueda darle previo al otorgamiento del testamento con el objeto de impedir
que se incurra en nulidades al no respetar el testador las normas sobre Derecho
Sucesorio.

Realizado el testamento, el notario procederá a detener la filmación y almacenará el


video registrado en dos CDs (dos copias del mismo video103).

103 Para una mayor durabilidad del documento y mejor fijación de la


información registrada, se recomienda como velocidad de grabación la de
8x.
El testador y el notario firmarán e imprimirán su huella digital tanto en el depósito
que almacena el soporte que lo contiene (un estuche de CD lacrado) como en el
soporte mismo, en tanto sea posible (caso del CD).

Respecto a las personas mudas o incapacitadas para hablar, se permitiría


excepcionalmente la participación de un tercero, un traductor, el cual tendrá
responsabilidad sobre lo traducido y de existir duda esta traducción será sometida a
pericia. Sin embargo, los mudos o incapacitados para hablar, podrán optar por medios
alternativos como el programa Monologue, software que permite a través de un
interlocutor cibernético leer lo escrito textualmente por el testador, generando audio
que reproduzca lo expresado.

4.3 Contenido de la Voluntad testamentaria

Dada la amplia libertad que tendrá el testador, quien no tendrá otra limitación que la
legal, se optará por hacer un ensayo independiente para cada tipo de disposiciones
testamentarias.

- Disposiciones de Carácter Patrimonial

El testador se pronunciará sobre el destino del activo y pasivo de su patrimonio,


explicando las razones de su decisión (los motivos en específico para cada
disposición, sea a título universal o particular). Su expresión audiovisual, frente al
tradicionalismo escrito, otorgará ciertas ventajas que ya fueron analizadas
previamente.

- Disposiciones de Carácter Extra–Patrimonial

Se resalta en esta parte la función que cumple la expresión audiovisual. Las


recomendaciones, consejos, reflexiones y deseos de ultima voluntad de carácter
no patrimonial que el testador exprese serán receptados en los sucesores
(principalmente parientes consanguíneos directos, aunque sin excluir a parientes
por afinidad) de una forma especial y diferente a las previamente existentes.

Al respecto, en tanto expresión de carácter extra patrimonial, en doctrina se ha


creado el concepto de Testamento Vital, el cual se refiere a las disposiciones que
el testador manifestará respecto a su salud y calidad de vida en caso pierda la
voluntad. Así, dispondrá que se le mantenga con vida mediante el uso de medios
artificiales en caso devenga en estado vegetal o en caso contrario, se le deje
fallecer.
4.4 Inscripción en Registros Públicos

Realizado el testamento audiovisual, el notario extenderá un acta en el cual


consignará su otorgamiento por el testador, recepción por el Notario y sus firmas, el
cual introducirá junto con el soporte electrónico dentro de un depósito (vg. estuche
de CD) para su posterior lacrado.

Finalmente extenderá un parte a Registros Públicos con los siguientes datos:

- Constancia de la facción del testamento, con las generales del sujeto agente
(testador).
- Números de serie del CD en el cual se registró el testamento (dígitos que se hallan
en la circunferencia central, generalmente transparente, del CD).
- Tamaño (en kilobytes) del archivo almacenado en los CD.
- Duración del video.
- Formato en el cual se ha registrado.

Una vez inscrito en Registros Públicos, el documento adquiere publicidad respecto a


terceros.

4.5 Ejecución del Testamento Audiovisual

Fallecido el testador, los interesados procederán, conforme a ley, a requerir a los


registros públicos un certificado sobre la existencia o no de testamento a nombre del
causante de la sucesión.

De resultar positiva la búsqueda, los interesados podrán requerir al notario su


apertura. Dicha apertura determinará la lectura del video por parte del notario. El
notario procederá a otorgarles, además de una copia del CD que contiene el
testamento (que tendrá el valor de testimonio), una trascripción de lo expresado por
el testador en lo que respecta a disposiciones patrimoniales.

Dicho documento tendrá carácter público y valdrá como título para solicitar la
respectiva inscripción de transferencia de la propiedad de los bienes que componían
la masa hereditaria en Registros Públicos.

4.6 Impugnación del Testamento Audiovisual

Los legitimados podrán impugnar el testamento audiovisual en los siguientes casos:


- Cuando no concuerde el Número de Serie del CD.
- Cuando el video sufra daño irreversible en todo o parte de su contenido.

VI. CONCLUSIONES

1. El testamento es un acto importante en la existencia de la persona. Su otorgamiento se


permite en medios que beneficien cualitativamente su expresión.

2. El uso del documento electrónico es ventajoso en cualquier área del quehacer jurídico. Su
admisión en el derecho sucesorio (específicamente, el testamento) en aplicación del
principio de la equivalencia funcional es impostergable.

3. La Imagen y Voz humanas refuerzan la calidad expresiva de la voluntad, en especial en un


acto de tanta importancia como el testamento, en el cual la escritura no resulta del todo
perfecta para alcanzar su verdadero objetivo el cual es trascender socialmente tras la
muerte de la persona.

4. La adaptación del Derecho a las nuevas formas de tecnología en nuestro país se ha hecho
de una forma progresiva. Sin embargo, en el campo del derecho de sucesiones, en
especifico el testamento, aún no se ha aplicado, desconociéndose la importancia del
objeto que tutela esta rama, como es la trascendencia social de la persona humana.

5. Los pronunciamientos judiciales sobre el documento electrónico demuestran la


aquiescencia a nuevas formas de tecnología, siempre que cumplan los requisitos legales.
6. El testamento otorgado a través de un soporte audiovisual permite la expresión de la
voluntad de una manera completa. No representa trasgresión alguna al concepto básico
del testamento ni al de acto jurídico. Por el contrario, es una inmejorable oportunidad
para actualizar las formas de otorgamiento de este acto de vital importancia en la vida de
la persona humana.

7. La omisión de formalismos legales tradicionales que conlleva dicho aggiornamiento


formal que salvada con la aplicación del Principio Favor Testamenti, evitando la invalidez
del testamento cuando su autenticidad queda garantizada por otros medios.
VII. RECOMENDACIONES

1. Debe adaptarse progresivamente la tecnología al Derecho en todas las áreas en las que sea
posible ello y se aprecie un beneficio cualitativo, mientras no se atente contra la naturaleza
de las instituciones y se respeten condiciones mínimas para su validez.

2. Debe reasignarse titularidad a los Actos Jurídicos así como destacar a la voluntad humana
como su centro y eje, franqueándose a las personas del mayor número de medios idóneos
para realizar su voluntad, con mayor razón en un acto tan vital como el testamento, que
comporta la última voluntad. Las formalidades que garantizan su autenticidad no deben ser
óbice para su perfecta y libre expresión.

3. Debe regularse el testamento audiovisual en la legislación peruana como acto jurídico


independiente, debiendo delimitarse sus notas características, efectos, formas de
impugnación y proceso de ejecución. En consecuencia, se deben añadir en la parte
respectiva del Código Civil los siguientes artículos modelos:

Artículo 1: Pueden otorgar testamento en video aquellos que puedan expresar su voluntad
en forma oral de manera indubitable.
Artículo 2: El testamento en video será otorgado en una cabina debidamente equipada
ubicada en la notaria. El notario solamente manifestará las generales de ley y dejará al
testador para que en absoluta privacidad otorgue dicho acto.

Artículo 3: El Notario remitirá un parte a Registros Públicos con los datos generales del
testamento para su inscripción. Posteriormente al fallecimiento del testador, el notario hará
entrega a los interesados de una copia del video así como la trascripción de las disposiciones
de carácter patrimonial hechas por aquel en el video, documento que tendrá carácter
público y valdrá como título para solicitar la respectiva inscripción.

Artículo 4: El testamento en video podrá ser impugnado cuando el número de serie del
soporte no coincida con el consignado en el acta remitida a registros o cuando el soporte
sea imposible de reproducir, sin perjuicio de la responsabilidad del notario.
capítulo especial

CASO PRACTICO
A. Consideraciones Generales

Conforme al reglamento de la Facultad sobre elaboración de informes de tesis, en este


capitulo final, se realizará el análisis del caso práctico (sentencia en casación) sobre el cual
se expondrán las ideas de la presente propuesta.

Se ha de dejar constancia que, debido al carácter novedoso de la propuesta, no se ha


podido encontrar jurisprudencia sobre el tema en específico. Sin embargo, al ser el
Testamento en video una nueva forma de expresión de la voluntad, que otorga mayores
garantías de su autenticidad dada la naturaleza de la imagen y audio registrados, se
concluye que los argumentos esgrimidos por los tribunales respecto a la nulidad del
testamento serían evitados con la forma propuesta, al no requerirse prueba adicional de
su facción, eximirse de crear convicción sobre la redacción de puño y letra del testador así
como el reemplazo del formalismo de la escrituralidad por el de la oralidad, resultando de
ello una ventaja y estimulo para los testadores que representa el objetivo principal de la
propuesta.

La sentencia en Casación a analizar (la misma que se obtuvo de una base de datos digital,
por lo que no se conoce su iter procesal) declara Infundada una demanda sobre Nulidad
de testamento, decisión que es firmada por cuatro magistrados. Sin embargo, un
magistrado emite un voto personal a favor de la demanda, decidiendo por la nulidad del
testamento otorgado, exponiendo sus razones, las mismas que serán objeto de análisis
de la presente.

Se realizará una breve exposición de la sentencia. Luego se analizará doctrinariamente los


argumentos esgrimidos por el voto singular del Dr. Castillo La Rosa, y finalmente se
realizará un comentario sobre la sentencia comparándolo con la propuesta estructurada
en el presente trabajo.

B. Texto de la Sentencia

Testamento ológrafo: nulidad

Expediente 658-95

Lima, veintiocho de marzo de mil novecientos noventiséis.

VISTOS; con el acompañado; por sus fundamentos; declararon NO HABER NULIDAD en la


sentencia de vista de fecha cuatro de mayo de mil novecientos noventicinco, que
confirmando la apelada de fecha veinte de mayo de mil novecientos noventicuatro,
declara INFUNDADA la demanda; con lo demás que contiene y es materia del grado;
condenaron en las costas del recurso y multa de ley a la parte que lo interpuso; en los
seguidos por José Gonzáles Guerrero y otro con Miguel Umeres Rodríguez y otro, sobre
nulidad de acto jurídico; y los devolvieron.

SS. ROMAN – VASQUEZ – ECHEVARRIA - URRUTIA


EL VOTO DEL S. CASTILLO LA ROSA; ES COMO SIGUE: CONSIDERANDO: Que la nulidad de
un testamento puede ser accionada no sólo por los presuntos herederos excluidos, sino
por cualquier persona que tenga legítimo interés en esa nulidad, puede ser un acreedor
de aquellos, arrendatarios y en fin la persona que pretenda gestionar se declare la
herencia vacante, para los efectos de beneficiarse con el porcentaje de los bienes a que
se refiere el artículo 830 del Código Civil; que, en consecuencia, don José Gonzáles
Guerrero, en su condición de inquilino, no negado, de un inmueble de la masa hereditaria
de don Francisco Tizón Pereyra tenía legitimidad para obrar; que entre las formalidades
del testamento ológrafo esta el que su texto íntegramente sea hecho de puño y letra del
testador, por lo que el procedimiento de comprobación de su autenticidad debe referirse
a la suscripción del texto, cosa que se ha omitido hacer en el procedimiento de
comprobación seguido por el demandado don Miguel Umeres Rodríguez, que fuera
instituido heredero único y universal en ese testamento ológrafo; que, además, el trámite
de ese procedimiento no se sujetó a lo dispuesto en el artículo 709 del Código Civil, pues
no se indicó ni menos se cito a los presuntos herederos; y, los peritos grafólogos no
juraron el cargo; infringiéndose la formalidad prevista en el artículo 494 del Código de
Procedimientos Civiles, además, estos no efectuaron examen ni emitieron opinión sobre
la letra impresa en el texto del testamento y el Juez no se refirió tampoco a dicha letra;
que todas esas deficiencias fluyen de la copia del procedimiento que inobjetada corre a
fojas 196 y siguientes; que esos substanciales defectos procesales, traen consigo,
necesariamente, la nulidad del auto que pone fin a ese procedimiento declarando que ese
testamento es la última voluntad de disposición mortis-causa de los bienes del finado don
Francisco Tizón Pereyra, la consiguiente protocolización del procedimiento y la carencia
de efecto legal del testamento: MI VOTO es porque se declare HABER NULIDAD en la
sentencia de vista de fecha cuatro de mayo de mil novecientos noventicinco, que
confirmando la de primera instancia de fecha veinte de mayo de mil novecientos
noventicuatro, declara infundada la demanda; REFORMANDO la primera y REVOCANDO
la segunda, se declare FUNDADA la demanda, en consecuencia, que es nula la
comprobación del testamento ológrafo aludido, la protocolización efectuada ante el
Notario don Manuel Forero de Lima, con fecha veintiocho de noviembre de mil
novecientos ochentiocho y sin efecto legal ese testamento; declararon NO HABER
NULIDAD en lo demás que contiene. Lima, veintiocho de marzo de mil novecientos
noventiséis.

S. CASTILLO LA ROSA

C. Exposición de la sentencia
a. Situación planteada

Don José Gonzáles Guerrero y otro interpone demanda de nulidad de acto jurídico
sobre Comprobación de testamento Ológrafo contra Miguel Umeres Rodríguez y otro.
Solicita el demandante se declare nulo el testamento otorgado por Don Francisco
Tizón Pereyra.

Alega el demandante tener legitimidad para obrar al ser inquilino no negado de un


inmueble de la masa hereditaria del causante. Asimismo, entre las razones para que
se declare la nulidad de dicho testamento menciona la falta de formalidades del
mismo y haberse omitido requisitos en la comprobación de su autenticidad.

Conforme la analizada, la sentencia de primera instancia de fecha 20.05.1994 declaró


infundada la demanda, la cual es confirmada por la sentencia de vista de fecha
04.05.1995.

Recurrida en casación, la sentencia sub-análisis declara no haber nulidad en la


sentencia de vista, declarando infundada la demanda. Dicha decisión, firmada por
cuatro magistrados, contiene, sin embargo, un Voto singular del quinto magistrado,
el mismo que, exponiendo sus razones, emite su opinión en contrario, se declare la
nulidad en la sentencia de vista, revocándola, se declare fundada la demanda, nula la
comprobación del testamento ológrafo y la protocolización respectiva, en
consecuencia sin efecto legal el testamento.

b. Determinación de Litigio

El conflicto de intereses en el presente caso esta determinado por la pretensión del


demandante por que se declare nula la comprobación del testamento ológrafo
otorgado y sin efecto legal dicho documento.

D. Exposición legal y doctrinal de argumentos esgrimidos en la sentencia


Las instituciones, objeto de estudio en la presente, se referirán a las formalidades del
testamento en cuanto su otorgamiento y su comprobación de autenticidad.

a. Legislación

Código Civil

Art. 695
Las formalidades de todo testamento son la forma escrita, fecha de otorgamiento,
nombre del testador y su firma, salvo lo dispuesto en el artículo 697. Las formalidades
específicas de cada clase de testamento no pueden ser aplicadas a las de otra.

Art. 707
Son formalidades esenciales del testamento ológrafo, que sea totalmente escrito,
fechado y firmado por el propio testador.

Para que produzca efectos debe ser protocolizado, previa comprobación judicial,
dentro del plazo máximo de un año contado desde muerte del testador.

Art. 709
Presentado el testamento ológrafo con la copia certificada de la partida de defunción
del testador o declaración judicial de muerte presunta, el juez, con citación de
presuntos herederos, procederá a la apertura si estuviera cerrado, pondrá su firma y
sello del juzgado en cada una de sus páginas y dispondrá lo necesario para la
comprobación de autenticidad de la letra y firma del testador mediante el cotejo,
conforme a las normas del Código de Procedimientos Civiles que fueran aplicables.

Sólo en caso de faltar elementos para el cotejo, el juez puede disponer que la
comprobación sea hecha por tres testigos que conozcan la letra y firma del testador.

Art. 811
El testamento es nulo de pleno derecho, por defectos de forma, si es infractorio de lo
dispuesto en el artículo 695 o, en su caso, de los artículos 696, 699 y 707, salvo lo
previsto en el artículo 697.
Código Procesal Civil

Art. 817
Procedencia y Legitimación activa.- Se tramita conforme a lo dispuesto en este Sub-
Capítulo la comprobación de autenticidad y cumplimiento de formalidades del
testamento cerrado, ológrafo, militar, marítimo o aéreo, para su ulterior
protocolización notarial.

Está legitimado para solicitar la comprobación:

1. Quien tenga en su poder el testamento;

2. Quien por su vínculo familiar con el causante se considere heredero forzoso o legal;

3. Quien se considere instituido heredero voluntario o legatario; y

4. Quien sea acreedor del testador o del presunto sucesor.

Art. 821
Medios probatorios.- Tratándose de testamento cerrado, sólo se admite como medio
probatorio el acta notarial de otorgamiento extendida en el sobre o cubierta. En
defecto del acta, y cuando el sobre estuviera deteriorado, son admisibles como
medios probatorios solamente la copia certificada del acta transcrita del registro del
notario, la declaración de los testigos que intervinieron en el acto, el cotejo de la firma
y, en su caso, de la letra del testador.

Tratándose del testamento ológrafo sólo son admisibles el cotejo de letra y firma o, si
esto no fuera posible, la pericia.

De no poder actuarse estos medios, es admisible la declaración de testigos sobre la


letra y firma del testador. Los testigos no serán menos de tres ni más de cinco,
mayores de treinta años, vecinos del lugar en la fecha de otorgamiento del
testamento y sin relación de parentesco hasta el tercer grado de consanguinidad o
afinidad con presuntos legatarios o herederos forzosos o legales del testador.
Art. 823
Resolución y efectos de la misma.- Si el Juez considera auténtico el testamento y
cumplidos los requisitos formales aplicables al mismo, pondrá su firma entera y el
sello del Juzgado en cada una de las páginas y dispondrá la protocolización notarial
del expediente, observando, cuando corresponda, lo dispuesto en el artículo 703 del
Código Civil.

La resolución no prejuzga la validez formal del testamento ni la del contenido de las


disposiciones testamentarias.

Ley del Notariado

Artículo 36
El protocolo notarial es la colección ordenada de registros sobre la misma materia en
los que el notario extiende los instrumentos públicos protocolares con arreglo a Ley.

Artículo 37
Forman protocolo notarial los siguientes registros:

2. De escrituras públicas;
3. De testamentos;
4. De actas de protesto;
5. De actas de transferencia de bienes muebles registrables; y
6. Otros que la Ley determine.

b. Doctrina

A continuación, un análisis de las instituciones y figuras jurídicas mencionadas en la


sentencia.

Formalidades del Testamento Ológrafo

Acto formal por excelencia, la legislación le asigna requisitos que deben cumplirse
bajo pena de nulidad.
En adición a las formalidades del artículo 695 del Código Civil (forma escrita, fecha de
otorgamiento, nombre y firma de testador), el artículo 707 establece que dichos
requisitos sean realizados por el propio testador. Su autenticidad se comprobará
judicialmente para lo cual se procederá a su protocolización.

Nulidad de testamento

Un testamento válido es conceptualmente perfecto y se torna inválido al incurrir en


causal. La nulidad, si bien puede tener su origen en la causal, solo aparece desde que
es declarada. La invalidez es una noción abstracta, con consecuencias jurídicas solo
mediante la nulidad declarada. La nulidad es la sanción concreta prevista por la ley en
que se materializa la invalidez de los negocios que no se encuentran conforme a ley.

Por la nulidad, la ley no asigna los efectos jurídicos típicos y queridos por las partes.
No se reconoce legitimidad a un cambio de la situación jurídica o de los derechos pre-
existentes, aunque en la realidad social eventualmente produzca efectos y
mutaciones como si el negocio fuera válido.

Un testamento nulo no puede convalidarse por prescripción y requiere declaración al


respecto para que la nulidad surta efectos. La acción de nulidad prescribe a los 10
años.

Las irregularidades de los testamentos solo pueden discutirse judicialmente, fallecido


el testador. En vida de éste, se puede lograr igualmente su ineficacia con la simple
revocación que puede hacer el testador.

El testamento es nulo cuando es otorgado por incapaces menores de edad o por


enfermos mentales cuya interdicción ha sido declarada, cuando adolece de defectos
de forma (forma escrita, fecha de otorgamiento, nombre de testador y firma) o ha
sido otorgado en común por dos o más personas.

Legitimidad para obrar


La legitimidad para obrar es la capacidad de ser parte en el proceso. Implica en
principio aptitud de ser titular de los derechos materiales o sustantivos en
controversia o, mejor, aptitud para afirmar en un proceso que se tiene la calidad de
titular de tales derechos.

Quien es parte en un proceso es quien tiene la legitimatio ad causam (vg. un menor


de edad o un enfermo mental). Lo principal es que el hecho de ser parte en un proceso
importa pretender ser titular de un derecho en conflicto amparado por la ley, pues,
recién en la sentencia se determinará si en efecto quien hizo la referida afirmación es
realmente el titular del derecho alegado o no.

La incorporación a un proceso también se interpreta a contrario sensu, para excluir a


la parte, pues si no tiene relación en los hechos derivados de la pretensión, no formará
parte de la relación procesal.

La legitimatio ad causam implica tener derecho, interés y calidad en la litis, ser titular
de la relación jurídica sustancial en que se funda la pretensión. La legitimación para
obrar consiste en la cualidad del actor o demandado y que los habilita legalmente para
asumir tales calidades con referencia a la concreta materia sobre la cual versa el
proceso.

En el caso específico del testamento ológrafo, el artículo 817 del Código Procesal Civil
señala que están legitimados para solicitar la comprobación del testamento: quien
tenga en su poder el testamento, quien por su vínculo familiar con el causante se
considere heredero forzoso o legal, quien se considere instituido heredero voluntario
o legatario y quien sea acreedor del testador o del presunto sucesor.

Procedimiento de comprobación de autenticidad del testamento

La comprobación de la autenticidad se refiere a verificar si el testamento ha sido


realmente otorgado por la persona que aparece como tal en el documento. Permite
advertir posibles falsificaciones o modificaciones de la voluntad expresada.
Conforme al Artículo 817 del Código Procesal Civil, se tramita en Proceso No
Contencioso, la comprobación de autenticidad y cumplimientos de formalidades del
testamento cerrado, ológrafo y los especiales para su protocolización notarial.

Se ha de tener en cuenta la parte in fine del artículo 823 del mismo cuerpo legal que
señala que la resolución expedida no prejuzga la validez formal del testamento ni la
del contenido de las disposiciones testamentarias. De ello se infiere que no advierte,
por ejemplo, la preterición de algún heredero o el exceso sobre la porción de libre
disponibilidad en que incurrió el causante.

Presentado el testamento al juez, éste procederá a la apertura si estuviera cerrado,


pondrá su firma y sello del juzgado en cada una de sus páginas y dispondrá la
comprobación de la autenticidad de la letra y firma del testador. En orden preclusivo,
el artículo 821 del Código Procesal Civil menciona como medios probatorios el cotejo,
la pericia o, en defecto de elementos necesarios para ello, la comprobación será hecha
por testigos que conozcan la letra y firma del testador.

Protocolización del procedimiento de comprobación de autenticidad del


testamento

Una vez comprobada la autenticidad del testamento y el cumplimiento de sus


requisitos formales, para que surta efectos, el juez dispondrá que la protocolización
notarial del expediente, dentro del plazo máximo de un año desde la muerte de
testador.
Por la protocolización se incorporan físicamente al registro de escrituras públicas
(protocolo notarial) los documentos que la ley, resolución judicial o administrativa
ordenen, determinando una colección ordenada de registros sobre la misma materia.
La finalidad de la protocolización es la custodia y conservación de los documentos
originales (expedientes en el caso del testamento) en el archivo del notario, quien
luego podrá expedir copias (testimonios) de los mismos.

E. Análisis del voto en singular

El Dr. Castillo La Rosa expone su voto emitiendo las siguientes consideraciones:


Omisión de comprobar la autenticidad del Testamento

Se ha omitido proseguir con el procedimiento establecido en los artículos 709 del Código
Civil así como los artículos 817 y 823 del Código Procesal Civil sobre comprobación de
testamento ológrafo.

El artículo 812 del Código Civil establece la anulabilidad del testamento al no cumplirse
las demás formalidades que no fueran las establecidas en el artículo 707 en el caso del
testamento ológrafo. La acción no puede ser ejercitada por quienes ejecutaron el
testamento y caduca a los 2 años desde que el heredero tuvo conocimiento del mismo.

No citación a presuntos herederos

Conforme el siguiente considerando del Dr. Castillo La Rosa, la no citación de los presuntos
herederos, conforme al artículo 709 del Código Civil, una vez presentado el testamento
ológrafo acarrea la anulabilidad conforme al artículo 812 del mismo cuerpo legal.

No juramentación en el cargo de los peritos grafólogos

Conforme al artículo 269 del Código Procesal Civil, el perito al aceptar el cargo, lo hará
mediante escrito hecho bajo juramento o promesa de actuar con veracidad dentro del
tercer día de nombrado. De no hacerlo, se tendrá por rehusado el nombramiento y se
procede a nombrar a otro perito.

Al no haber juramentado sus cargos los peritos, su nombramiento carece de eficacia, por
lo que su actuación debería acarrear la anulabilidad del testamento otorgado.

Al momento de realizarse la comprobación del testamento sub-análisis se encontraban


vigente el Código de Procedimientos Civiles, por lo que la referencia del Dr. Castillo La
Rosa sobre la infracción del art. 494 es con respecto a dicho texto legal.
Los peritos no efectuaron examen ni emitieron opinión sobre la letra impresa en
testamento

Conforme al considerando final del Dr. Castillo La Rosa, los peritos no habrían efectuado
examen ni emitido opinión sobre la letra impresa en el testamento.

Ello sería infractorio de varias normas legales. El art. 709 del Código Civil señala que el
juez dispondrá lo necesario para la comprobación de la autenticidad de la letra y firma del
testador mediante el cotejo, en defecto de lo cual será hecha por tres testigos. Similar
procedimiento ordena el artículo 821 del Código Procesal Civil que regula el proceso No
Contencioso sobre Comprobación de Testamento al ordenar la pericia o la declaración de
testigos. El no haber cumplido alguno de dichos requisitos impide al juez se pronuncie
respecto a la autenticidad del testamento, puesto que el verbo “dispondrá” empleado en
el art. 709 es imperativo.

Considera nuevamente el magistrado que ello es causal de anulabilidad conforme al


tantas veces citado art. 812 del Código Civil.

Es en base a lo expuesto que el Dr. Castillo La Rosa emite su voto solicitando se declare
haber nulidad en la sentencia de vista y reformándola, solicita se declare fundada la
demanda, nula la comprobación del testamento ológrafo y la protocolización Notarial del
expediente judicial.

Sin embargo, se observa que ninguna de las causales señaladas por el Dr. Castillo conlleva
la nulidad del mismo, puesto que no se han afectado alguna de las formalidades
establecidas en el art. 707 (a saber, que sea escrito, fechado y firmado por el testador)
que son las que ocasionan dicho resultado conforme al art. 811 del mismo cuerpo legal.
Sin embargo, sería la concurrencia de las cuatro causales expuestas las que habrían
orientado al magistrado a la emisión de dicha opinión.
F. Comentario sobre la sentencia

La sentencia analizada demuestra el exceso del juez en requerir el cumplimiento de las


formalidades en lugar de respetar la subsistencia de la voluntad del testador.

La propuesta importa la ventaja que no requerirá el cumplimiento de las mencionadas


formalidades por cuanto la comprobación de la autenticidad de la voluntad expresada se
realizará por otros medios. De ese modo, no será necesario verificar los requisitos exigidos
para las otras clases de testamentos pre-existentes.

Se observa al respecto una preferencia de los jueces para hacer prevalecer el


cumplimiento de las formalidades legales, a menudo excesivas, antes que orientarse por
el principio rector del Derecho Sucesorio como es el respeto a la voluntad testamentaria,
del cual deriva el principio Favor Testamenti.

Una sentencia que demuestra dicha postura es la siguiente:

“No habiéndose dejado constancia en el otorgamiento por escritura publica de que se ha


dado lectura a cada cláusula para ver si contenía la voluntad del testador y habiéndose
omitido consignar el nombre de los testigos en la introducción, procede declara su
nulidad”.

Se observa que las dos razones esgrimidas, como son la falta de lectura de las cláusulas
así como la omisión de colocar el nombre de los testigos, no resulta de capital importancia
en la comprobación de la validez del testamento.

En la sentencia analizada, las razones esgrimidas por el voto en discordia que solicita la
nulidad del testamento (omisión de comprobar la autenticidad del Testamento y la no
juramentación en el cargo de los peritos grafólogos) tampoco se podrían calificar como
esenciales, con lo cual se denota una clara intención de desconocer la voluntad del
testador de una forma que consideramos no responde al espíritu de Derecho Sucesorio,
que tiene en el Principio Favor Testamenti a su máxima expresión respecto a dicho acto
jurídico.

En la figura propuesta no será necesario verificar el cumplimiento de alguna de dichas


formalidades puesto que la sola facción del video basta para ello. De ese modo, se
reducen las posibilidades de impugnar la voluntad del testador mediante causales que no
siempre son obstativas para la validez del testamento.

La única forma de impugnar el testamento en video sería en caso que el soporte


(principalmente el cd) se encuentre deteriorado a tal grado que sea imposible su lectura.

Sin embargo, no debemos pensar que las ventajas solo se evidencian al compararlo con
las otras clases de testamento, sino que por si sola la propuesta es una forma muy
novedosa y que otorga grandes beneficios cualitativos en la expresión de la voluntad, por
lo que debe ser receptada por la legislación.

Consideramos, por lo tanto, que la propuesta es innovadora y esta demostrado que


representa un avance en la realización de actos jurídicos. Por extensión, la idea principal
esgrimida en el presente trabajo, cual es la adaptación de la tecnología al derecho debe
ser aplicada a toda área que así lo permita.
BIBLIOGRAFÍA

LIBROS
1. ALVAREZ SENTALO, CARLOS. VIDA Y MUERTE EN VALLADOLID, UN ESTUDIO DE
RELIGIOSIDAD POPULAR Y MENTALIDAD COLECTIVA: LOS TESTAMENTOS.
COORDINACION LA RELIGIOSIDAD POPULAR. 2003.
2. BAQUEIRO ROJAS, EDGAR. DICCIONARIO JURÍDICO TEMÁTICO – DERECHO CIVIL. OXFORD
UNIVERSITY PRESS. 2003.
3. BERNARDO OCANA, ROBERTO. COMO HACER UN TESTAMENTO. EDICIONES JURIDICAS.
ARGENTINA. 1997.
4. BORDA, GUILLERMO. MANUAL DE SUCESIONES (COLABORACIÓN DE FEDERICO PELTZER)
12MA ED. PERROT. BUENOS AIRES. 1994.
5. BURDESE, ALBERTO. MANUALE DI DIRITTO PRIVATO ROMANO. TORINESE. ITALIA. 2000.
6. CABANILLAS SANCHEZ, ANTONIO. ESTUDIOS JURIDICOS EN HOMENAJE AL PROFESOR LUIS
DIEZ PICASSO. THOMSON CIVITAS. ESPAÑA. 2003.
7. CALDERON DEL RIO, OSCAR. PROCESOS NO CONTENCIOSOS. COMPAÑÍA EDITORIAL
AMERICANA SRL. PERU. 1997.
8. CASTAÑEDA, JORGE EUGENIO. DERECHO DE SUCESIÓN. TOMO II. 2DA ED. GRAFICOS P.L.
VILLANUEVA S.A. LIMA, 1975.
9. CASTAÑEDA, JORGE EUGENIO. DERECHO DE SUCESIONES. LECCIONES DICTADAS EN LA
FACULTAD DE DERECHO DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN LUIS DE GONZAGA (ICA).
IMPRENTA AMAUTA. 1966
10. DE TRAZEGNIES, FERNANDO Y OTROS. LIBRO HOMENAJE A HECTOR CORNEJO CHAVEZ. LA
FAMILIA EN EL DERECHO PERUANO. FONDO EDITORIAL DE LA PUCP. LIMA. 1990.
11. DÍEZ PICAZO, LUIS - GUILLON, ANTONIO. SISTEMA DE DERECHO CIVIL. VOLUMEN IV.
TECNOS. ESPAÑA. 2003.
12. ECHECOPAR GARCIA, LUIS. DERECHO DE SUCESIONES. GACETA JURIDICA. PERU. 1999.
13. ENCICLOPEDIA JURIDICA OMEBA. DRISKILL. BUENOS AIRES, 1986.
14. FASSI, SANTIAGO. TRATADO DE LOS TESTAMENTOS. ASTREA. ARGENTINA. 1970.
15. FERNANDEZ ARCE, CESAR. DERECHO DE SUCESIONES. FONDO EDITORIAL DE LA
PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATOLICA DEL PERU. 2003.
16. FERRARI CERETTI, FRANCISCO. DE LOS TESTAMENTOS. EDICIONES DEL COLEGIO DE
ESCRIBANOS. ARGENTINA. 1983.
17. FERRERO COSTA, AUGUSTO. DERECHO DE SUCESIONES. UNIVERSIDAD DE LIMA. PERU.
1994.
18. FORNIELES, SALVADOR. TRATADO DE SUCESIONES. 4TA ED. ACTUALIZADA. TOMO II.
TIPOGRÁFICA EDITORA ARGENTINA. BUENOS AIRES, 1958.
19. HERRERA NAVARRO, SANTIAGO. PROCESOS CIVILES. NORMAS LEGALES. PERU. 1996.
20. HINOSTROZA MINGUEZ, ALBERTO. PROCESOS NO CONTENCIOSOS. GACETA JURIDICA.
PERU. 2004.
21. IASONI, MARIE. COMERCIO ELECTRÓNICO, ASPECTOS LEGALES: UN DESAFIO PARA EL
DERECHO PERUANO. LIBRERÍA PORTOCARRERO. PERU. 2002.
22. JOHNSON, DANIEL. THE CONSUMER´S GUIDE TO UNDERSTANDING AND USING THE LAW.
BETTERWAY BOOKS. CINCINNATI, OHIO. 1994.
23. JORDANO BOREA, JUAN. INTERPRETACIÓN DEL TESTAMENTO. BOSCH CASA EDITORIAL.
BARCELONA. 1958.
24. LA CRUZ BERDEJO, JOSE LUIS Y OTROS. ELEMENTOS DEL DERECHO CIVIL. TOMO V.
DERECHO DE SUCESIONES. 5TA ED. BOSCH. BARCELONA. 1993.
25. LANATTA GUILHEM, ROMULO. DERECHO DE SUCESIONES. TOMO II. SUCESIÓN
TESTAMENTARIA. 3RA ED. DESARROLLO. LIMA, 1983.
26. LANATTA GUILHEM, ROMULO. DERECHO DE SUCESIONES. FONDO EDITORIAL
UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS – FACULTAD DE DERECHO. LIMA,
1969.
27. LEON BARANDIARAN, JOSE. ACTO JURIDICO. 3RA ED. GACETA JURÍDICA. PERU, 1999.
28. LEON BARANDIARAN, JOSE – VIDAL RAMÍREZ, FERNANDO – FERRERO COSTA, AUGUSTO -
SILVA VALLEJO, JOSE ANTONIO (COMITÉ EDITOR). LIBRO HOMENAJE A ROMULO LANATTA
GUILHEM. CULTURAL CUZCO. LIMA, 1986.
29. LEON BARANDIARAN, JOSE. TRATADO DE DERECHO CIVIL (SOFTWARE) TOMO VII.
DERECHO DE SUCESIONES. GACETA JURÍDICA. LIMA, 1995.
30. LOHMANN LUCA DE TENA, GUILLERMO. DERECHO DE SUCESIONES. FONDO EDITORIAL DE
LA PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATOLICA DEL PERU. 3 TOMOS. PERU. 1995, 1996, 1998.
31. LOHMANN LUCA DE TENA, GUILLERMO. EL NEGOCIO JURIDICO. GRIJLEY. PERU. 1997.
32. LLEDÓ YAGUE, FRANCISCO. COMPENDIO DE DERECHO DE SUCESIONES. DYKINSON SL.
ESPAÑA. 1998.
33. MOREYRA GARCIA SAYAN, FRANCISCO. ACTO JURIDICO SEGÚN CODIGO CIVIL PERUANO.
FONDO EDITORIAL DE LA PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATOLICA DEL PERU. PERU. 2005.
34. MUÑIZ ZICHES, JORGE - ANIBAL ALTERINI, ATILIO - SOTO COAGUILA, CARLOS. EL CODIGO
CIVIL DEL SIGLO XXI. EDICIONES JURIDICAS. PERU. 2000.
35. NAVARRO, FRANCESC (DIRECTOR EDITORIAL). LA ENCICLOPEDIA. SALVAT EDITORES.
MADRID, ESPAÑA. 2004.
36. NÚÑEZ PONCE, JULIO. DERECHO INFORMATICO. MARSOL PERU EDITORES S.A. 1996.
37. RAMOS NUÑEZ, CARLOS. COMO HACER UNA TESIS DE DERECHO Y NO ENVEJECER EN EL
INTENTO. GACETA JURICIA. PERU. 2002.
38. RIPERT, GEORGES – BOULANGER, JEAN. TRATADO DE DERECHO CIVIL SEGUN TRATADO
DE PLANIOL. TOMO X - VOLUMEN 1. SUCESION 1RA PARTE. SUCESIÓN LEGAL Y
TESTAMENTARIA. TRADUCCIÓN DE LA DRA. DELIA GARCIA DAIREAUX. LA LEY. BUENOS
AIRES. 1965.
39. RODRÍGUEZ DOMÍNGUEZ, ELVITO. MANUAL DE DERECHO PROCESAL CIVIL. GRIJLEY.
PERU. 2003.
40. TABOADA CORDOVA, LIZARDO. ACTO JURIDICO, NEGOCIO JURIDICO Y CONTRATO.
GRIJLEY. PERU. 2002.
41. TAMAYO Y TAMAYO, MARIO. DICCIONARIO DE LA INVESTIGACION CIENTIFICA. LIMUSA.
MÉXICO DF. 1998.
42. TARAMONA HERNANDEZ, JOSE RUBEN. PROCESOS NO CONTENCIOSOS EN EL DERECHO
PROCESAL CIVIL. HUALLAGA. PERU. 1998.
43. TORRES ALVAREZ, HERNAN. EL SISTEMA DE SEGURIDAD JURÍDICA EN EL COMERCIO
ELECTRÓNICO. FONDO EDITORIAL DE LA PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATOLICA DEL PERU.
PERU. 2005.
44. VALVERDE, EMILIO. DERECHO DE SUCESIÓN EN EL CODIGO CIVIL PERUANO. TOMO I.
TALLERES GRAFICOS DEL MINISTERIO DE GUERRA. LIMA, 1951.
45. ZANNONI, EDUARDO. MANUAL DERECHO DE SUCESIONES. ASTREA. BUENOS AIRES,
ARGENTINA. 1999.
46. ZARATE DEL PINO, JUAN. CURSO DE DERECHO DE SUCESIONES. PALESTRA. PERU. 1998.

WEB SITES

1. http://es.wikipedia.org
2. http://www.derecho.org
3. http://www.vlex.com
4. http://www.euro-aequitas.org
5. http://www.abanet.org
6. http://www.cajpe.org.pe
7. http://www.ambito-juridico.com
8. http://www.fsmlaw.org
9. http://www.indret.com
10. http://www.investopedia.com
11. http://www.lawyers.com
12. http://www.makeyourwill.com
13. http://www.medlawplus.com
14. http://www.monografias.com
15. http://www.noticias.juridicas.com
16. http://www.informatica-juridica.com
17. http://www.porticolegal.com
18. http://www.derecho-informatico.com
19. http://www.todoelderecho.com
20. http://www.derechotecnologico.com
21. http://www.tuabogadodefensor.com
22. http://www.webjuridico.net
23. http://www.willtrust.com
24. http://www.elnotariado.com
TESIS

1. ANGULO PEREZ, JOSUE. IDEALES GENERADOS POR EL DERECHO DE SUCESIONES.


BIBLIOTECA DE DERECHO DE LA PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATOLICA DEL PERU. 2002.

2. BRAVO BASALDUA, ROQUE AUGUSTO. INTERPRETACION DEL ACTO JURIDICO. ANALISIS


COMPARATIVO DEL CONTRATO Y EL TESTAMENTO EN EL CODIGO CIVIL DEL 1984.
BIBLIOTECA DE DERECHO DE LA PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATOLICA DEL PERU. 1992.

3. CUNEO BELLEI, PAOLA. TESTAMENTO OLOGRAFO OTORGADO CON ADELANTOS


TECNOLOGICOS, CIBERNETICOS Y ELECTRONICOS. BIBLIOTECA DE DERECHO DE LA
UNIVERSIDAD DE LIMA. PERU. 2001.

4. HORNA CHICHON, PIERRE. FORMACION DE CONTRATO CELEBRADO A TRAVES DE MEDIOS


ELECTRONICOS EN EL PERU. BIBLIOTECA DE DERECHO DE LA UNIVERSIDAD DE LIMA.
PERU. 2001

5. LARA MARQUEZ, JAIME NILTRONG. EL DERECHO COMO TECNOLOGIA ORGANIZACIONAL:


HACIA UNA CONCEPCION TECNOLOGICA DEL DERECHO. BIBLIOTECA DE DERECHO DE LA
PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATOLICA DEL PERU. 2003.

6. RODRÍGUEZ ALBAN, SEGUNDO MIGUEL. LA MANIFESTACIÓN DE VOLUNTAD EN LOS


CONTRATOS CELEBRADOS POR INTERNET. ESCUELA DE POSTGRADO – SECCION DERECHO
Y CIENCIAS POLÍTICAS DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO. 2003

7. YATACO HERRERA, JOSE. INFORMATICA JURIDICA DOCUMENTAL, BASES DE DATOS


JURIDICOS, NUEVO ENFOQUE DEL DERECHO. BIBLIOTECA DE DERECHO DE LA PONTIFICIA
UNIVERSIDAD CATOLICA DEL PERU. 2001.

8. ZAMBRANO CAPELLO, ROSA VERONICA. TESIS: SUCESION CONTRACTUAL. BIBLIOTECA DE


DERECHO DE LA PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATOLICA DEL PERU. 2002.

TEXTOS LEGALES

1. CODIGO CIVIL PERUANO DE 1984


2. CODIGO PROCESAL CIVIL DE 1993
3. LEY DEL NOTARIADO
4. REGLAMENTO DE REGISTROS PUBLICOS
5. DECRETO LEGISLATIVO 681 (OCTUBRE 1991), SU REGLAMENTO CONTENIDO EN DECRETO
SUPREMO 009-92-JUS Y NORMAS CONEXAS
6. RECOMENDACIONES DEL CONSEJO DE EUROPA SOBRE DOCUMENTOS ELECTRÓNICOS
7. LEGISLACIÓN COMPARADA SOBRE DOCUMENTOS ELECTRÓNICOS (AMERICANA Y
EUROPEA)
ANEXO
PRESERVACIÓN DEL PATRIMONIO AUDIOVISUAL DEL SIGLO XX : CRÓNICA DE UNA
MUERTE DENUNCIADA104

Emmanuel Hoog, Ina

Del 15 al 19 de octubre de 2004 se celebra en París, en el marco de la Conferencia anual de la


Federación Internacional de Archivos de Televisión, el mayor encuentro de responsables de la
memoria audiovisual del planeta. El desafío: ¿cómo salvaguardar las imágenes y los sonidos,
que dan un mejor testimonio de nuestra época que lo escrito? A escala internacional, el 80% de
estos archivos está amenazado de desaparición. Especialmente en Estados Unidos y en los
países pobres del Sur porque, ante la mirada de responsables inconscientes, la necesidad de
preservación no parece evidente y porque su coste les parece excesivo. Pero, ¿podemos aceptar
sin rechistar que se borre para siempre la herencia audiovisual del siglo XX?

"Sabía que moriría, era inevitable". Con estas palabras Antígona, resignada a su trágica suerte,
se dirige a Creón, rey de Tebas. Estamos en 1967105, y las cámaras de Jean-Claude de Nesle
filman el rostro de Nita Klein en una adaptación de Jean Cocteau. Después del tiempo de la
representación teatral, la tragedia de Sófocles accedía por primera vez a la televisión y a otra
temporalidad. Registrada en una película, iba a ser, o por lo menos es lo que se creía en ese
momento, garantía de una nueva eternidad.

Pero no lo fue. Imágenes, sonidos, películas, vídeos y cintas magnéticas se encuentran a su vez
confrontados con lo efímero. Su desaparición programada hace del patrimonio mundial
audiovisual el infortunado protagonista de una tragedia moderna: la de la muerte de nuestra
memoria colectiva. Sin embargo, no hay en esto ningún determinismo, ninguna maldición. Todo
es evitable. Hay tragedias cuyo fin merece ser reescrito.

104 Documento conseguido en www.fiatifta.org


105 Ya en 1964 Jean Vilar inauguraba el célebre Studio 102 de la Casa de la
Radio en París, con una lectura, a una voz, de Antígona de Sófocles.
Dos continentes se enfrentan: el analógico y el digital. El paso del primero al segundo permitiría
salvar toda la memoria audiovisual del mundo. Hay que organizar una "travesía del Mar Rojo"
y llegar juntos hasta esa "Tierra prometida". La digitalización de los archivos ya ha sido probada
y representa un elixir de vida capaz de restituir a los pueblos las dimensiones de su memoria-
imagen. Va en ello la diversidad del mundo, el mantenimiento de las identidades y la
indispensable transmisión a las generaciones futuras.

Según la Unesco, el patrimonio mundial audiovisual, fuera del cine, se calcula en 200 millones
de horas106, divididas por mitades entre televisión y radio. El 80% de esta memoria está en
peligro. La esperanza de vida de los documentos varía, según los soportes, en algunos años,
pero un solo dato debe atraer nuestra atención: de aquí a 10 años, todo habrá desaparecido.

Es imposible enumerar todo lo que corre el riesgo de perderse. No todas las regiones del mundo
han resultado afectadas con la misma intensidad. A la fractura digital frecuentemente
descrita107 se agrega la de la memoria.

Las principales regiones en peligro son: América del Sur, África, Oriente Próximo y el Sudeste
Asiático. Numerosos países como el Reino Unido, Italia, Francia, Alemania y Suecia están
implementando planes de salvamento108. A la inversa, los países pobres del Sur ven desaparecer
paneles enteros de sus archivos audiovisuales109.

La diversidad cultural está en peligro. Porque, si bien el patrimonio audiovisual es en primer


lugar un crisol indispensable, garante de las identidades y de la historia, es también el espejo
de nuestras sociedades, de nuestra vida cotidiana, de nuestras pasiones y emociones.

106 En Francia, una voluntad política reafirmada permitió iniciar un plan


de digitalización dirigido a más de 1,5 millones de horas de archivos
de radio y televisión.
107 El 92% de los 650 millones de internautas -apenas el 10% de la población
mundial- está concentrado en Europa, América del Norte y el Pacífico
asiático; sólo el 1% en África y el 0,8% en Oriente Próximo.
108 Actualmente la BBC, la RAI y el INA sólo han digitalizado cerca de un
20% de sus archivos.
109 Cf. Theo Mäusli y Sarah-Haye Aziz, "Idées pour le débat sur les
possibilités de combler la fracture numérique dans le domaine des
archives audiovisuelles", informe intermedio, Lugano, febrero de 2003.
En 1977 se fundó en Roma 110 la Federación Internacional de Archivos de Televisión (FIAT).
Algunos años más tarde, en 1980, la Unesco colocó una primera piedra en el marco de su
recomendación para la "salvaguardia y la conservación de las imágenes en movimiento"111. La
FIAT, que cuenta con 180 miembros en más de 60 países, alienta la cooperación regional e
interpela a los usuarios de archivos acerca de los desafíos que conlleva la preservación del
patrimonio audiovisual112. Pero la toma de conciencia es lenta.

Compuesta de imágenes y de sonidos, la memoria audiovisual sufre, paradójicamente, un


fenómeno de degradación invisible e inaudible para el gran público.

Cuando un vitral de la Catedral de Chartres se rompe, cuando una pieza del Palacio de Versalles
se estropea, Francia se conmueve y rápidamente se organiza una colecta nacional. Cuando los
templos de Angkor (Camboya) se degradan, el mundo lo encuentra insoportable. Pero, a la
inversa, miles de latas de películas apiladas en estanterías mueren en silencio.

Ahora bien, con la tecnología digital se le podría prometer una vida larga y renovable 113 al
patrimonio audiovisual. Además, y realizando una desconexión física entre el soporte del
archivo y el usuario, lo digital permite el acceso a la memoria. Una vez comprimidos, sonidos e
imágenes acompañan, con una perfecta definición, todos los vectores actuales, ya sean
artísticos o culturales, pedagógicos o de investigación.

Al entrar en las escuelas y universidades, el patrimonio audiovisual aporta una nueva dimensión
a las enseñanzas fundamentales. También es un formidable instrumento de trabajo acerca de
los medios para los investigadores y se vuelve, para los creadores, en una fuente de inspiración,

110 Por cuatro miembros: ARD (Alemania), BBC (Reino Unido), INA (Francia) y
RAI (Italia).
111 Durante la primera sesión de la Conferencia General de la UNESCO
(27.10.1980).
112 Su 27º Conferencia anual se desarrolla en París, en el Senado, del 15
al 19 de octubre de 2004 (www.fiatifta.org/conferences)
113 Las migraciones futuras, de soporte digital a soporte digital, serán
menos largas y menos costosas que las que hoy se realizan desde un
soporte analógico a uno digital.
de innovación y de reapropiación. Asegurar la conservación material de los archivos
audiovisuales tiene el mismo sentido que restaurar nuestras catedrales.

El esfuerzo financiero condiciona la respuesta o, más bien, la ausencia de respuesta. A veces los
recursos son insuficientes para iniciar soluciones tecnológicas caras, especialmente en los
países del Sur. Se impone entonces una mutualización de los recursos. Otras veces los recursos
están disponibles, como en Estados Unidos. Sin embargo, no se ha lanzado allí ningún plan de
digitalización para sus fabulosos fondos analógicos, porque se ha pensado que los archivos no
tienen suficiente valor comercial.

A las dificultades financieras se agrega el doble déficit en materia de formación. Primero el de


quienes deciden, incapaces de tomar conciencia de los desafíos. Y luego el del personal formado
en las técnicas de conservación. En cada país deben desarrollarse y transmitirse nuevas
competencias. Afganistán, por ejemplo, ha conservado una parte de su historia en casetes de 2
pulgadas, pero ya no posee el equipo de lectura apropiado para descifrarlos114. Se vuelve ciego,
como lo fue Champollion frente a los jeroglíficos, antes de descubrir y descifrar la piedra Roseta.
La transferencia a esos continentes de imágenes y de sonidos hacia soportes digitales debe
entenderse como un nuevo esclarecimiento. Pero muchos países se ven obligados a la ceguera.

Para tratar de reducir las desigualdades se han lanzado obras ambiciosas, como el proyecto
Presto Space, sostenido por la Unión Europea, que está dirigido a soluciones globales de
digitalización y explotación para todos los tipos de colecciones audiovisuales. Los medios de
salvaguardia son compartidos y se han hecho más asequibles desde el punto de vista financiero,
y también se han desarrollado estrategias de difusión y de explotación de los fondos.

El presidente de Senegal, Abdoulaye Wade, presentó el concepto de "solidaridad digital" como


una estrategia cuyo objetivo es la reabsorción de la brecha Norte-Sur. El programa de
cooperación internacional Interpares agrupa a una veintena de países y ofrece soluciones
digitales de conservación. En África del sur, las instituciones culturales y científicas reflexionan
en conjunto sobre la creación de un centro de archivos digitales. En Taiwan, nueve instituciones
nacionales se han agrupado alrededor de un proyecto similar.

114 El INA lleva a cabo acciones tendentes a preservar y a reconstituir la


memoria del pueblo afgano. Existe un proyecto similar para Camboya.
¿Por qué no ir un poco más lejos? ¿Por qué no imaginar una respuesta adecuada a esta
originalidad? Una memoria mundializada en un mundo mundializado. Este enfoque permitiría
defender un modelo opuesto al histórico observado hasta ahora. Como, por ejemplo, el caso
de la polémica alrededor de la conservación, por la National Gallery de Londres, de las
esculturas del Partenón, mientras el pueblo griego dice: "Devuélvanlas, son nuestras". Con las
imágenes y los sonidos no habría ningún problema de deslocalización de este tipo o de
identidad nacional. Las imágenes de un país, conservadas y salvaguardadas por otro, pueden
ser copiadas115 por el primero y luego dadas al segundo sin que, finalmente, ninguno de los dos
se encuentre desposeído.

Mañana, si los esfuerzos prosiguen y, utilizando la tecnología digital, se les da un impulso


decisivo, podremos avanzar en beneficio de gran parte de la memoria del mundo. Las energías
podrán utilizarse para valorar un patrimonio audiovisual mundial preservado.

Más allá de lo económico, el verdadero problema podría llegar a ser el de los derechos y el de
las formas de egoísmo que se desprenden de ellos. Cada vez más particulares, cada vez más
atomizados, los derechos singulares unidos a nuestros recuerdos parecen contradecir el hecho
de poner a disposición de todos un patrimonio común. ¿Es esta una nueva paradoja, una nueva
frontera?

La historia de la memoria fue durante mucho tiempo la historia de sus soportes, pero ahora
tiende a volverse la historia de los derechos vinculados con ellos. ¿Sabremos compartirlos y
organizar un acceso al patrimonio?

La implementación generalizada, dentro de cada país, de un depósito legal de los documentos


audiovisuales parece la mejor respuesta a esta pregunta para el futuro. Este dispositivo
garantiza la constitución razonada de verdaderas bibliotecas audiovisuales que mañana,
conjugadas con las técnicas de cifrado y con los sistemas anticopia, deberían permitir el acceso,
compartido por todos, a todas las memorias del mundo.

115 La naturaleza misma del audiovisual es la copia.