Vous êtes sur la page 1sur 28

$xR² 1ž $EULO



5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV',1(667±0('


( ',725,$/

Del 30 de marzo al 02 de abril realizamos en la ciudad de Tarapoto el Taller de Fortalecimiento de


Proyectos de Innovación Educativa para los ganadores del Cuarto Concurso de Innovaciones de los
Departamentos de San Martín y Loreto. Con este evento concluimos los diez talleres programados
para este verano con el objetivo de brindar información y desarrollar habilidades básicas para la
gestión exitosa de los 180 proyectos de innovación a ejecutarse en el presente año lectivo. Hemos
concluido así una de nuestras principales actividades logrando la capacitación de 870 docentes,
directores y especialistas en educación.
El próximo 22 de abril se celebra el Día Internacional de la Tierra. Es una fecha especial que como
maestros podríamos utilizar muy bien para hacer pedagogía a partir de ella. Para alimentar el diálogo
en torno a esta fecha y ojalá que con una perspectiva aun más amplia, les entregamos en esta
edición de INNOVANDO artículos relacionados con las potencialidades de nuestra tierra y de una
ecopedagogía con perspectivas solidarias.
Varios de los proyectos de innovación educativa que se vienen implementando este año y los que se
implementaron los tres años anteriores, han sido planteados desde un enfoque ecológico y con una
perspectiva turística. Todos apuntan a reforzar la identidad regional y el desarrollo integral de los
educandos así como el desarrollo de su entorno. A ellos de manera especial –pero también a todos
nuestros lectores- les dedicamos esta edición y, en particular, la siguiente anécdota.

4XpVLJQLILFDVHUSREUH"
Un Padre económicamente acomodado, queriendo que su hijo supiera lo que es ser pobre, lo llevo al
campo a pasarse un par de días en el monte con una familia campesina; pasaron tres días y dos
noches en su vivienda del campo.
En el carro retornando a la ciudad, el padre preguntó a su hijo "¿qué te pareció la experiencia?"...
"buena" contesto el hijo con la mirada puesta a la distancia. "Y... ¿qué aprendiste? insistió el
padre... el hijo contestó:
"Que nosotros tenemos un perro y ellos tienen cuatro".
"Nosotros tenemos una piscina con agua estancada que llega a la mitad del jardín... y ellos tienen
un río sin fin, de agua cristalina, donde hay pecesitos, berro y otras bellezas".
"Que nosotros importamos linternas del Oriente para alumbrar nuestro jardín... mientras que ellos
se alumbran con las estrellas y la luna".
"Nuestro patio llega hasta la cerca...y el de ellos llega al horizonte".
"Que nosotros compramos nuestra comida;...ellos, siembran y cosechan la de ellos".
Nosotros oímos CD... ellos escuchan una perpetua sinfonía de pericos, ranas, sapos y otros
animalitos....todo esto a veces dominado por la sonora música de un vecino que trabaja su
monte".
"Nosotros cocinamos en estufa eléctrica... ellos todo lo que comen tiene ese glorioso sabor del
fogón de leña".

,1129$1'21ž5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV±',1(667±0('$EULO 1
Para protegernos nosotros vivimos rodeados por un muro, con alarmas.... ellos viven con sus
puertas abiertas, protegidos por la amistad de sus vecinos".
Nosotros vivimos 'conectados' al celular, a la computadora, al televisor...ellos, en cambio, están
"conectados” a la vida, al cielo, al sol, al agua, al verde del monte, a los animales, a sus sembríos,
a su familia".
El padre quedo impactado por la profundidad de su hijo...y entonces el hijo termino: "Gracias papi,
por haberme enseñado lo pobre que somos nosotros"

:LOIUHGR5LPDUL$ULDV
5HPLWLUVXVDSRUWHVDZULPDUL#PLQHGXJRESH

&217(1,'2

1. La Carta de la Tierra pág_3


2. Perú y ambiente, uno de los desafíos del siglo XXI – Dr. Antonio Brack Pág_10
3. Pedagogía de la Tierra y Cultura de la Sustentabilidad – Moacir Gadotti Pág_20
4. 22 de abril: Día Internacional de la Tierra Pág_27
5. Internacionalicemos la Justicia Pág_28

(48,32'(,1129$&,21(6('8&$7,9$6

Elmer BROPHY FONG


Darsy CALDERON ROJAS
Carlos CARCELEN RELUZ
Benito GARCÍA VILLALOBOS
Natalia OPORTO LOAYZA
Wilfredo RIMARI ARIAS
Doris SALDARRIAGA RETO
Víctor SIFUENTES VARGAS
Coordinador: Ronald VELARDE VALER

,1129$1'21ž5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV±',1(667±0('$EULO 2
LA CARTA DE LA TIERRA

¢4XpHVOD&DUWDGHOD7LHUUD"
La Carta de la Tierra está concebida como una declaración de principios éticos fundamentales y como una
guía práctica de significado duradero, ampliamente compartida por todos los pueblos. De forma similar a la
Declaración Universal de las Naciones Unidas, la Carta será utilizada como un código universal de
conducta para guiar a los pueblos y naciones hacia el desarrollo sostenible. Es un llamado a la acción que
añade nuevas y significativas dimensiones a lo que ha sido expresado en acuerdos y declaraciones previas
sobre medio ambiente y desarrollo.
¢3RUTXHQHFHVLWDPRVXQD&DUWDGHOD7LHUUD"
La transición hacia el desarrollo sostenible requiere cambios básicos tanto en las actitudes, como en los
valores y el comportamiento de los pueblos, para lograr la equidad y la seguridad en los ámbitos social,
económico y ecológico, en un contexto de recursos limitados. El proceso de la Carta de la Tierra reconoce
la necesidad de estos cambios y de integrar las dimensiones ética, social, científica y económica a un
marco de trabajo de valores operativos sostenibles para el Siglo 21. A través del apoyo a esta transición
hacia la sostenibilidad, se contribuye también a restaurar y proteger la Tierra, como un hogar seguro para
la humanidad y toda la comunidad viviente.
¢&yPRHPSH]yODLQLFLDWLYDGHOD&DUWDGHOD7LHUUD"
El papel y la relevancia de la Carta de la Tierra se comprenden de una mejor manera en el contexto de los
continuos esfuerzos de las naciones y las organizaciones de la sociedad civil para identificar los principios
fundamentales esenciales para alcanzar la seguridad mundial. Cuando se estableció las Naciones Unidas,
en 1945, su agenda, con relación a la seguridad mundial, hacía énfasis en la paz, los derechos humanos y
el desarrollo socio-económico; en ese momento, no se hacía mención alguna del medio ambiente como
preocupación común de la humanidad. La seguridad ecológica, entonces, surgió como cuarta
preocupación esencial hasta la Conferencia de Estocolmo sobre el Entorno Humano en 1972.
Desde entonces, los siguientes acontecimientos han promovido el surgimiento del medio ambiente como
un aspecto de vital importancia:
^PRIVATE`

Se publica la Carta Mundial para la Naturaleza.

 La Comisión Mundial sobre Ambiente y Desarrollo (Comisión Brundtland) recomienda


la creación de una nueva Carta o declaración universal sobre la protección ambiental
y el desarrollo sostenible.
 La Carta de la Tierra se incluye en la agenda de la Cumbre de la Tierra, pero los
gobiernos no alcanzan acuerdo alguno. En su lugar, adoptan la Declaración de Río
sobre Ambiente y Desarrollo.
 La Unión para la Conservación Mundial (UICN) presenta un borrador del Convenio
Internacional sobre Ambiente y Desarrollo ante el Congreso de las Naciones Unidas
sobre Derecho Internacional Público. Los Estados miembros deben ahora decidir si
desean traducir la débil ley de la Agenda 21 en un tratado de leyes estrictas sobre
desarrollo sostenible.
 El Consejo de la Tierra y la Cruz Verde Internacional, con el apoyo del gobierno de
Holanda, inician la tarea de desarrollar una Carta de la Tierra de los Pueblos. Unos
60 expertos y partes interesadas participan en el Taller sobre la Carta de la Tierra en
La Haya, y proponen el establecimiento de una Comisión de la Carta de la Tierra
para supervisar y dirigir el proceso de consulta que complementará el Convenio
borrador elaborado por la Unión para la Conservación Mundial. Se designa al
Consejo de la Tierra como Secretaría Internacional de esta iniciativa de la Carta de la
Tierra.
 El Consejo de la Tierra inicia un proceso de consulta de la Carta de la Tierra con
diversos grupos, en el marco del proceso para el Foro Río+5.
 Se conforma la Comisión de la Carta de la Tierra, que se reúne por primera vez en
marzo de 1997, durante el Foro de Río+5. Se propone, asimismo, un Borrador de
Referencia como un "documento en proceso", para estimular y guiar las consultas
posteriores y fomentar los aportes específicos.

,1129$1'21ž5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV±',1(667±0('$EULO 3
^35,9$7( 7<3( 3,&7$/7 IOHFKDBDUULEDJLI  E\WHV `¢4Xp HV OD &RPLVLyQ GH OD &DUWD GH OD
7LHUUD"
A principios de 1997, siguiendo las recomendaciones del Taller de La Haya, se conformó una Comisión de
la Carta de la Tierra con el objeto de supervisar este proyecto. La Comisión posee 23 miembros, elegidos
por su compromiso con la causa, tomando en consideración el equilibrio regional, de género y cultural de la
representación, al igual que su habilidad para impulsar el proceso hacia una Carta de las Naciones Unidas.

/$&$57$'(/$7,(55$
Ultima versión - Marzo de 2000

$QWHFHGHQWHV
Los esfuerzos para desarrollar una serie de principios para la seguridad ecológica se iniciaron con la
Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Entorno Humano, celebrada en Estocolmo, Suecia, en 1972.
Desde entonces, diversos grupos y coaliciones han efectuado valiosas contribuciones para la articulación
de estos principios y valores, necesarios para alcanzar el desarrollo sostenible. En 1987, la Comisión
Brundtland instó a la creación de una nueva Carta, "que consolidará y ampliará ciertos principios legales
relevantes, para guiar el comportamiento estatal en la transición hacia el desarrollo sostenible"
La Carta de la Tierra era uno de los resultados esperados de la Cumbre de la Tierra, celebrada en Río de
Janeiro en 1992, ya que debía haber sido el cimiento ético sobre el cual el Programa 21 y otros
documentos de Río se basarían. El llamado a crear este documento captó la imaginación tanto de
individuos y organizaciones alrededor del mundo, como de gobiernos nacionales. Durante los dos años
que antecedieron, y aún durante la Cumbre de la Tierra, diversas delegaciones gubernamentales y no
gubernamentales provenientes de todo el mundo, trabajaron en los elementos de la Carta. Aún así, los
gobiernos no alcanzaron un acuerdo sobre una Carta de la Tierra y, en su lugar, adoptaron la Declaración
de Río sobre Medio Ambiente y Desarrollo, la cual, aunque valiosa como lo fue, no satisfizo las
expectativas con relación a esta Carta.

35(È0%8/2
Estamos en un momento crítico de la historia de la Tierra, en el cual la humanidad debe elegir su futuro. A
medida que el mundo se vuelve cada vez más interdependiente y frágil, el futuro depara, a la vez, grandes
riesgos y grandes promesas. Para seguir adelante, debemos reconocer que en medio de la magnífica
diversidad de culturas y formas de vida, somos una sola familia humana y una sola comunidad terrestre
con un destino común. Debemos unirnos para crear una sociedad global sostenible fundada en el respeto
hacia la naturaleza, los derechos humanos universales, la justicia económica y una cultura de paz. En
torno a este fin, es imperativo que nosotros, los pueblos de la Tierra, declaremos nuestra responsabilidad
unos hacia otros, hacia la gran comunidad de la vida y hacia las generaciones futuras.

/D7LHUUDQXHVWURKRJDU
La humanidad es parte de un vasto universo evolutivo. La Tierra, nuestro hogar, está viva con una
comunidad singular de vida. Las fuerzas de la naturaleza promueven a que la existencia sea una aventura
exigente e incierta, pero la Tierra ha brindado las condiciones esenciales para la evolución de la vida. La
capacidad de recuperación de la comunidad de vida y el bienestar de la humanidad dependen de la
preservación de una biosfera saludable, con todos sus sistemas ecológicos, una rica variedad de plantas y
animales, tierras fértiles, aguas puras y aire limpio. El medio ambiente global, con sus recursos finitos, es
una preocupación común para todos los pueblos. La protección de la vitalidad, la diversidad y la belleza de
la Tierra es un deber sagrado.

/DVLWXDFLyQJOREDO

Los patrones dominantes de producción y consumo están causando devastación ambiental, agotamiento
de recursos y una extinción masiva de especies. Las comunidades están siendo destruidas. Los beneficios
del desarrollo no se comparten equitativamente y la brecha entre ricos y pobres se está ensanchando. La
injusticia, la pobreza, la ignorancia y los conflictos violentos se manifiestan por doquier y son la causa de

,1129$1'21ž5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV±',1(667±0('$EULO 4
grandes sufrimientos. Un aumento sin precedentes de la población humana ha sobrecargado los sistemas
ecológicos y sociales. Los fundamentos de la seguridad global están siendo amenazados. Estas
tendencias son peligrosas, pero no inevitables.

/RVUHWRVYHQLGHURV
La elección es nuestra: formar una sociedad global para cuidar la Tierra y cuidarnos unos a otros o
arriesgarnos a la destrucción de nosotros mismos y de la diversidad de la vida. Se necesitan cambios
fundamentales en nuestros valores, instituciones y formas de vida. Debemos darnos cuenta de que, una
vez satisfechas las necesidades básicas, el desarrollo humano se refiere primordialmente a ser más, no a
tener más. Poseemos el conocimiento y la tecnología necesarios para proveer a todos y para reducir
nuestros impactos sobre el medio ambiente. El surgimiento de una sociedad civil global, está creando
nuevas oportunidades para construir un mundo democrático y humanitario. Nuestros retos ambientales,
económicos, políticos, sociales y espirituales, están interrelacionados y juntos podemos proponer y
concretar soluciones comprensivas.
5HVSRQVDELOLGDG8QLYHUVDO
Para llevar a cabo estas aspiraciones, debemos tomar la decisión de vivir de acuerdo con un sentido de
responsabilidad universal, identificándonos con toda la comunidad terrestre, al igual que con nuestras
comunidades locales. Somos ciudadanos de diferentes naciones y de un solo mundo al mismo tiempo, en
donde los ámbitos local y global, se encuentran estrechamente vinculados. Todos compartimos una
responsabilidad hacia el bienestar presente y futuro de la familia humana y del mundo viviente en su
amplitud. El espíritu de solidaridad humana y de afinidad con toda la vida se fortalece cuando vivimos con
reverencia ante el misterio del ser, con gratitud por el regalo de la vida y con humildad con respecto al
lugar que ocupa el ser humano en la naturaleza.
Necesitamos urgentemente una visión compartida sobre los valores básicos que brinden un fundamento
ético para la comunidad mundial emergente. Por lo tanto, juntos y con una gran esperanza, afirmamos los
siguientes principios interdependientes, para una forma de vida sostenible, como un fundamento común
mediante el cual se deberá guiar y valorar la conducta de las personas, organizaciones, empresas,
gobiernos e instituciones transnacionales.


35,1&,3,26

,5(63(72<&8,'$'2'(/$&2081,'$''(/$9,'$

5HVSHWDUOD7LHUUD\ODYLGDHQWRGDVXGLYHUVLGDG
a. Reconocer que todos los seres son interdependientes y que toda forma de vida
independientemente de su utilidad, tiene valor para los seres humanos.
b. Afirmar la fe en la dignidad inherente a todos los seres humanos y en el potencial intelectual,
artístico, ético y espiritual de la humanidad.
&XLGDUODFRPXQLGDGGHODYLGDFRQHQWHQGLPLHQWRFRPSDVLyQ\DPRU
a. Aceptar que el derecho a poseer, administrar y utilizar los recursos naturales conduce hacia el
deber de prevenir daños ambientales y proteger los derechos de las personas.
b. Afirmar, que a mayor libertad, conocimiento y poder, se presenta una correspondiente
responsabilidad por promover el bien común.
&RQVWUXLUVRFLHGDGHVGHPRFUiWLFDVTXHVHDQMXVWDVSDUWLFLSDWLYDVVRVWHQLEOHV\SDFtILFDV
a. Reconocer que la libertad de acción de cada generación se encuentra condicionada por las
necesidades de las generaciones futuras.
b. Promover la justicia social y económica, posibilitando que todos alcancen un modo de vida seguro
y digno, pero ecológicamente responsable.
$VHJXUDUTXHORVIUXWRV\ODEHOOH]DGHOD7LHUUDVHSUHVHUYHQSDUDODVJHQHUDFLRQHVSUHVHQWHV\
IXWXUDV

,1129$1'21ž5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV±',1(667±0('$EULO 5
a. Reconocer que la libertad de acción de cada generación se encuentra condicionada por las
necesidades de las generaciones futuras.
b. Transmitir a las futuras generaciones valores, tradiciones e instituciones, que apoyen la
prosperidad a largo plazo, de las comunidades humanas y ecológicas de la Tierra.
Para poder realizar estos cuatro compromisos generales, es necesario:

,,,17(*5,'$'(&2/Ï*,&$

 3URWHJHU \ UHVWDXUDU OD LQWHJULGDG GH ORV VLVWHPDV HFROyJLFRV GH OD 7LHUUD FRQ HVSHFLDO
SUHRFXSDFLyQSRUODGLYHUVLGDGELROyJLFD\ORVSURFHVRVQDWXUDOHVTXHVXVWHQWDQODYLGD
a. Adoptar, a todo nivel, planes de desarrollo sostenible y regulaciones que permitan incluir la
conservación y la rehabilitación ambientales, como parte integral de todas las iniciativas de
desarrollo.
b. Establecer y salvaguardar reservas viables para la naturaleza y la biosfera, incluyendo tierras
silvestres y áreas marinas, de modo que tiendan a proteger los sistemas de soporte a la vida de la
Tierra, para mantener la biodiversidad y preservar nuestra herencia natural.
c. Promover la recuperación de especies y ecosistemas en peligro.
d. Controlar y erradicar los organismos exógenos o genéticamente modificados, que sean dañinos
para las especies autóctonas y el medio ambiente; y además, prevenir la introducción de tales
organismos dañinos.
e. Manejar el uso de recursos renovables como el agua, la tierra, los productos forestales y la vida
marina, de manera que no se excedan las posibilidades de regeneración y se proteja la salud de
los ecosistemas.
f. Manejar la extracción y el uso de los recursos no renovables, tales como minerales y combustibles
fósiles, de forma que se minimice su agotamiento y no se causen serios daños ambientales.
 (YLWDU GDxDU FRPR HO PHMRU PpWRGR GH SURWHFFLyQ DPELHQWDO \ FXDQGR HO FRQRFLPLHQWR VHD
OLPLWDGRSURFHGHUFRQSUHFDXFLyQ
a. Tomar medidas para evitar la posibilidad de daños ambientales graves o irreversibles, aun cuando
el conocimiento científico sea incompleto o inconcluso.
b. Imponer las pruebas respectivas y hacer que las partes responsables asuman las consecuencias
de reparar el daño ambiental, principalmente para quienes argumenten que una actividad
propuesta no causará ningún daño significativo.
c. Asegurar que la toma de decisiones contemple las consecuencias acumulativas, a largo término,
indirectas, de larga distancia y globales de las actividades humanas.
d. Prevenir la contaminación de cualquier parte del medio ambiente y no permitir la acumulación de
sustancias radioactivas, tóxicas u otras sustancias peligrosas.
e. Evitar actividades militares que dañen el medio ambiente.
 $GRSWDU SDWURQHV GH SURGXFFLyQ FRQVXPR \ UHSURGXFFLyQ TXH VDOYDJXDUGHQ ODV FDSDFLGDGHV
UHJHQHUDWLYDVGHOD7LHUUDORVGHUHFKRVKXPDQRV\HOELHQHVWDUFRPXQLWDULR
a. Reducir, reutilizar y reciclar los materiales usados en los sistemas de producción y consumo y
asegurar que los desechos residuales puedan ser asimilados por los sistemas ecológicos.
b. Actuar con moderación y eficiencia al utilizar energía y tratar de depender cada vez más de los
recursos de energía renovables, tales como la solar y eólica.
c. Promover el desarrollo, la adopción y la transferencia equitativa de tecnologías ambientalmente
sanas.
d. Internalizar los costos ambientales y sociales totales de bienes y servicios en su precio de venta y
posibilitar que los consumidores puedan identificar productos que cumplan con las más altas
normas sociales y ambientales.
e. Asegurar el acceso universal al cuidado de la salud que fomente la salud reproductiva y la
reproducción responsable.

,1129$1'21ž5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV±',1(667±0('$EULO 6
f. Adoptar formas de vida que pongan énfasis en la calidad de vida y en la suficiencia material en un
mundo finito.
,PSXOVDUHOHVWXGLRGHODVRVWHQLELOLGDGHFROyJLFD\SURPRYHUHOLQWHUFDPELRDELHUWR\ODH[WHQVD
DSOLFDFLyQGHOFRQRFLPLHQWRDGTXLULGR
a. Apoyar la cooperación internacional científica y técnica sobre sostenibilidad, con especial atención
a las necesidades de las naciones en desarrollo.
b. Reconocer y preservar el conocimiento tradicional y la sabiduría espiritual en todas las culturas
que contribuyen a la protección ambiental y al bienestar humano.
c. Asegurar que la información de vital importancia para la salud humana y la protección ambiental,
incluyendo la información genética, esté disponible en el dominio público.

,,,-867,&,$62&,$/<(&21Ï0,&$

(UUDGLFDUODSREUH]DFRPRXQLPSHUDWLYRpWLFRVRFLDO\DPELHQWDO
a. Garantizar el derecho al agua potable, al aire limpio, a la seguridad alimenticia, a la tierra no
contaminada, a una vivienda y a un saneamiento seguro, asignando los recursos nacionales e
internacionales requeridos.
b. Habilitar a todos los seres humanos con la educación y con los recursos requeridos para que
alcancen un modo de vida sostenible y proveer la seguridad social y las redes de apoyo
requeridos para quienes no puedan mantenerse por sí mismos.
c. Reconocer a los ignorados, proteger a los vulnerables, servir a aquellos que sufren y posibilitar el
desarrollo de sus capacidades y perseguir sus aspiraciones.
$VHJXUDUTXHODVDFWLYLGDGHVHLQVWLWXFLRQHVHFRQyPLFDVDWRGRQLYHOSURPXHYDQHOGHVDUUROOR
KXPDQRGHIRUPDHTXLWDWLYD\VRVWHQLEOH
a. Promover la distribución equitativa de la riqueza dentro de las naciones y entre ellas.
b. Intensificar los recursos intelectuales, financieros, técnicos y sociales de las naciones en desarrollo
y liberarlas de onerosas deudas internacionales.
c. Asegurar que todo comercio apoye el uso sostenible de los recursos, la protección ambiental y las
normas laborales progresivas.
d. Involucrar e informar a las corporaciones multinacionales y a los organismos financieros
internacionales para que actúen transparentemente por el bien público y exigirles responsabilidad
por las consecuencias de sus actividades.
 $ILUPDU OD LJXDOGDG \ HTXLGDG GH JpQHUR FRPR SUHUUHTXLVLWR SDUD HO GHVDUUROOR VRVWHQLEOH \
DVHJXUDUHODFFHVRXQLYHUVDODODHGXFDFLyQHOFXLGDGRGHODVDOXG\ODRSRUWXQLGDGHFRQyPLFD
a. Asegurar los derechos humanos de las mujeres y las niñas y terminar con toda la violencia contra
ellas.
b. Promover la participación activa de las mujeres en todos los aspectos de la vida económica,
política, cívica, social y cultural, como socias plenas e iguales en la toma de decisiones, como
líderes y como beneficiarias.
c. Fortalecer las familias y garantizar la seguridad y la crianza amorosa de todos sus miembros.

 'HIHQGHU HO GHUHFKR GH WRGRV VLQ GLVFULPLQDFLyQ D XQ HQWRUQR QDWXUDO \ VRFLDO TXH DSR\H OD
GLJQLGDG KXPDQD OD VDOXG ItVLFD \ HO ELHQHVWDU HVSLULWXDO FRQ HVSHFLDODWHQFLyQDORVGHUHFKRVGH
ORVSXHEORVLQGtJHQDV\ODVPLQRUtDV
a. Eliminar la discriminación en todas sus formas, tales como aquellas basadas en la raza, el color, el
género, la orientación sexual, la religión, el idioma y el origen nacional, étnico o social.
b. Afirmar el derecho de los pueblos indígenas a su espiritualidad, conocimientos, tierras y recursos y
a sus prácticas vinculadas a un modo de vida sostenible.
c. Honrar y apoyar a los jóvenes de nuestras comunidades, habilitándolos para que ejerzan su papel
esencial en la creación de sociedades sostenibles.

,1129$1'21ž5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV±',1(667±0('$EULO 7
d. Proteger y restaurar lugares de importancia que tengan un significado cultural y espiritual.

,9'(02&5$&,$129,2/(1&,$<3$=

 )RUWDOHFHU ODV LQVWLWXFLRQHV GHPRFUiWLFDV HQ WRGRV ORV QLYHOHV \ EULQGDU WUDQVSDUHQFLD \
UHQGLPLHQWR GH FXHQWDV HQ OD JREHUQDELOLGDG SDUWLFLSDFLyQ LQFOXVLYD HQ OD WRPD GH GHFLVLRQHV \
DFFHVRDODMXVWLFLD
a. Sostener el derecho de todos a recibir información clara y oportuna sobre asuntos ambientales, al
igual que sobre todos los planes y actividades de desarrollo que los pueda afectar o en los que
tengan interés.
b. Apoyar la sociedad civil local, regional y global y promover la participación significativa de todos los
individuos y organizaciones interesados en la toma de decisiones.
c. Proteger los derechos a la libertad de opinión, expresión, reunión pacífica, asociación y disensión.
d. Instituir el acceso efectivo y eficiente de procedimientos administrativos y judiciales
independientes, incluyendo las soluciones y compensaciones por daños ambientales y por la
amenaza de tales daños.
e. Eliminar la corrupción en todas las instituciones públicas y privadas.
f. Fortalecer las comunidades locales, habilitándolas para que puedan cuidar sus propios ambientes
y asignar la responsabilidad ambiental en aquellos niveles de gobierno en donde puedan llevarse
a cabo de manera más efectiva.
 ,QWHJUDU HQ OD HGXFDFLyQ IRUPDO \ HQ HO DSUHQGL]DMH D OR ODUJR GH OD YLGD ODV KDELOLGDGHV HO
FRQRFLPLHQWR\ORVYDORUHVQHFHVDULRVSDUDXQPRGRGHYLGDVRVWHQLEOH
a. Brindar a todos, especialmente a los niños y los jóvenes, oportunidades educativas que les
capaciten para contribuir activamente al desarrollo sostenible.
b. Promover la contribución de las artes y de las humanidades, al igual que de las ciencias, para la
educación sobre la sostenibilidad.
c. Intensificar el papel de los medios masivos de comunicación en la toma de conciencia sobre los
retos ecológicos y sociales.
d. Reconocer la importancia de la educación moral y espiritual para una vida sostenible.
7UDWDUDWRGRVORVVHUHVYLYLHQWHVFRQUHVSHWR\FRQVLGHUDFLyQ
a. Prevenir la crueldad contra los animales que se mantengan en las sociedades humanas y
protegerlos del sufrimiento.
b. Proteger a los animales salvajes de métodos de caza, trampa y pesca, que les causen un
sufrimiento extremo, prolongado o evitable.
c. Evitar o eliminar, hasta donde sea posible, la toma o destrucción de especies por simple diversión,
negligencia o desconocimiento.
3URPRYHUXQDFXOWXUDGHWROHUDQFLDQRYLROHQFLD\SD]
a. Alentar y apoyar la comprensión mutua, la solidaridad y la cooperación entre todos los pueblos
tanto dentro como entre las naciones.
b. Implementar estrategias amplias y comprensivas para prevenir los conflictos violentos y utilizar la
colaboración en la resolución de problemas para gestionar y resolver conflictos ambientales y
otras disputas.
c. Desmilitarizar los sistemas nacionales de seguridad al nivel de una postura de defensa no
provocativa y emplear los recursos militares para fines pacíficos, incluyendo la restauración
ecológica.
d. Eliminar las armas nucleares, biológicas y tóxicas y otras armas de destrucción masiva.
e. Asegurar que el uso del espacio orbital y exterior apoye y se comprometa con la protección
ambiental y la paz.

,1129$1'21ž5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV±',1(667±0('$EULO 8
f. Reconocer que la paz es la integridad creada por relaciones correctas con uno mismo, otras
personas, otras culturas, otras formas de vida, la Tierra y con el todo más grande, del cual somos
parte.
(/&$0,12+$&,$$'(/$17(

Como nunca antes en la historia, el destino común nos hace un llamado a buscar un nuevo comienzo. Tal
renovación es la promesa de estos principios de la Carta de la Tierra. Para cumplir esta promesa, debemos
comprometernos a adoptar y promover los valores y objetivos en ella expuestos.
El proceso requerirá un cambio de mentalidad y de corazón; requiere también de un nuevo sentido de
interdependencia global y responsabilidad universal. Debemos desarrollar y aplicar imaginativamente la
visión de un modo de vida sostenible a nivel local, nacional, regional y global. Nuestra diversidad cultural
es una herencia preciosa y las diferentes culturas encontrarán sus propias formas para concretar lo
establecido. Debemos profundizar y ampliar el diálogo global que generó la Carta de la Tierra, puesto que
tenemos mucho que aprender en la búsqueda colaboradora de la verdad y la sabiduría.
La vida a menudo conduce a tensiones entre valores importantes. Ello puede implicar decisiones difíciles;
sin embargo, se debe buscar la manera de armonizar la diversidad con la unidad; el ejercicio de la libertad
con el bien común; los objetivos de corto plazo con las metas a largo plazo. Todo individuo, familia,
organización y comunidad, tiene un papel vital que cumplir. Las artes, las ciencias, las religiones, las
instituciones educativas, los medios de comunicación, las empresas, las organizaciones no
gubernamentales y los gobiernos, están llamados a ofrecer un liderazgo creativo. La alianza entre
gobiernos, sociedad civil y empresas, es esencial para la gobernabilidad efectiva.
Con el objeto de construir una comunidad global sostenible, las naciones del mundo deben renovar su
compromiso con las Naciones Unidas, cumplir con sus obligaciones bajo los acuerdos internacionales
existentes y apoyar la implementación de los principios de la Carta de la Tierra, por medio de un
instrumento internacional legalmente vinculante sobre medio ambiente y desarrollo.
Que el nuestro sea un tiempo que se recuerde por el despertar de una nueva reverencia ante la vida; por la
firme resolución de alcanzar la sostenibilidad; por el aceleramiento en la lucha por la justicia y la paz y por
la alegre celebración de la vida.
CONTENIDO

,1129$1'21ž5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV±',1(667±0('$EULO 9
PERU Y AMBIENTE UNO DE LOS DESAFIOS DEL SIGLO XXI

'U$QWRQLR%UDFN(JJ
318'

 /$635(0,6$6

El ambiente involucra la LQWHUUHODFLyQGHODVRFLHGDGKXPDQDFRQHOHQWRUQRSDUDPDQWHQHUHO


FDSLWDO QDWXUDO como soporte de la vida sobre el planeta y de las actividades productivas
1.

humanas, a fin de poder satisfacer las necesidades de las generaciones presentes y futuras, en

UHFXUVRVQDWXUDOHV, como parte importante y esencial para las actividades productivas humanas.
base a una responsabilidad intrageneracional e intergeneracional. Este concepto incluye los

2. El (VWDGR FRPR UHVSRQVDEOH GHO ELHQ FRP~Q, debe tener una política ambiental, porque el
ambiente y sus componentes son de interés común, por ser esenciales para la salud (aire, agua y
entorno limpios) y para la supervivencia de la sociedad a través del uso de los recursos naturales,
soporte de las actividades productivas agrícolas, pecuarias, pesqueras, forestales, turísticas y las

La EDVH MXUtGLFD para una política ambiental del Estado está en la Constitución Política, en los
industrias derivadas.
3.
compromisos internacionales asumidos a través de Convenios y Tratados ratificados, y en las

La &RQVWLWXFLyQ3ROtWLFD (1993) contiene mandatos expresos sobre los aspectos ambientales:


leyes nacionales.
4.

$UW7RGDSHUVRQDWLHQHGHUHFKR

$UW$ODSD]DODWUDQTXLOLGDGDOGLVIUXWHGHOWLHPSROLEUH\DOGHVFDQVRDVtFRPRDJR]DUGH
XQDPELHQWHHTXLOLEUDGR\DGHFXDGRDOGHVDUUROORGHVXYLGD

$UW  /RV UHFXUVRV QDWXUDOHV UHQRYDEOHV \ QR UHQRYDEOHV VRQ SDWULPRQLR GH OD 1DFLyQ (O
(VWDGRHVVREHUDQRHQVXDSURYHFKDPLHQWR

$UW(O(VWDGRGHWHUPLQDODSROtWLFDQDFLRQDOGHODPELHQWH3URPXHYHHOXVRVRVWHQLEOHGHVXV
UHFXUVRVQDWXUDOHV

$UW  (O (VWDGR HVWi REOLJDGR D SURPRYHU OD FRQVHUYDFLyQ GH OD GLYHUVLGDG ELROyJLFD \ GH ODV
iUHDVQDWXUDOHVSURWHJLGDV

$UW  (O (VWDGR SURPXHYH HO GHVDUUROOR VRVWHQLEOH GH OD $PD]RQtD FRQ XQD OHJLVODFLyQ
DGHFXDGD

5. El país ha asumido FRPSURPLVRV LQWHUQDFLRQDOHV en lo relacionado al ambiente y los recursos


naturales, como el Convenio sobre la Diversidad Biológica; la Convención para la Protección de la
Flora, de la Fauna y de las Bellezas Escénicas Naturales de los Países de América; la Convención
CITES; la Convención para la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural; la Convención
relativa a los Humedales de Importancia Internacional (RAMSAR); la Convención de Bonn, sobre
la conservación de las especies migratorias; el Convenio Internacional de las Maderas Tropicales;
la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático; el Convenio No. 169 sobre
Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes; y la Convención de las Naciones Unidas

La OHJLVODFLyQ QDFLRQDO es bastante completa y el marco legal es complejo, destacando la Ley


de Lucha contra la Desertificación, entre otros.
6.
sobre la biodiversidad (Ley No. 26 839, 1997); la Ley sobre Áreas Protegidas (Ley No. 26 834,
1997); la Ley Orgánica para el Aprovechamiento Sostenible de los Recursos Naturales (Ley No. 26
821, 1997), entre varias otras.

 /$352%/(0$7,&$'(/$0%,(17((1(/3(58

enfocado desde tres aspectos: ORV FRQFHSWRV HUUDGRV ORV SURFHVRV GH GHWHULRUR \ ODV
7. Un balance sintético de la situación del ambiente y de los recursos naturales en el Perú debe ser

SRWHQFLDOLGDGHV.

,1129$1'21ž5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV±',1(667±0('$EULO 10
/26&21&(3726(55$'26

8. Los FRQFHSWRVHUUDGRV se refieren a falsos conceptos en el enfoque de la problemática relativa al


ambiente, y que conducen a la inacción o a decisiones erradas, y son, en fin de cuentas, las
grandes causas de los problemas concretos que afectan al ambiente y a los recursos naturales.
Las principales son las siguientes:

La opinión que ODFDOLGDGGHODPELHQWH\HOFUHFLPLHQWRHFRQyPLFRRGHVDUUROORVRQ


LQFRPSDWLEOHV y se excluyen mutuamente.
i.

La HVFDVD FRQFLHQFLD S~EOLFD VREUH OD LPSRUWDQFLD GHO DPELHQWH \ ORV UHFXUVRV
QDWXUDOHV y su relación con la sostenibilidad del desarrollo.
ii.

La FUHHQFLD JHQHUDOL]DGD TXH OD SREUH]D LPSOLFD IRU]RVDPHQWH OD QHFHVLGDG GH
VDTXHDUORVUHFXUVRV\GHWHULRUDUHODPELHQWH, contrapuesto a la realidad que el mayor
iii.

La falta de comprensión suficiente de que la FRQVHUYDFLyQ \ HO DSURYHFKDPLHQWR


deterioro de los recursos es origen de mayor pobreza.

VRVWHQLEOHGHORVUHFXUVRVQDWXUDOHVWLHQHLPSOLFDQFLDVUHJLRQDOHV\JOREDOHV, que el
iv.

país en forma individual no pueden resolver, especialmente en lo referente a la diversidad


biológica y a las cuencas compartidas.

/26352&(626'('(7(5,252

1. Los SURFHVRV GH GHWHULRUR son alarmantes en muchos aspectos, y están comprometiendo
seriamente las actividades productivas y la estabilidad de las sociedades humanas del país, y
constituyen amenazas reales a futuro contra uno de los activos económicos, o sea, el ambiente y
los recursos naturales.
2. Se refieren a los impactos de las actividades humanas sobre los componentes del ambiente y que
conducen a alteraciones graves de diversa índole. Las principales y más graves son las que
afectan a los suelos agrícolas; la calidad del agua; la disposición de residuos sólidos y peligrosos;
la calidad del aire; los ambientes urbanos; la pérdida de la diversidad biológica; y a la desaparición
de grupos aborígenes.

(URVLyQGHORVVXHORV

3. Los VXHORV de aptitud agropecuaria son el recurso más escaso del país (un 7% del territorio
nacional) y también es el más amenazado por procesos de deterioro, en especial la salinización en
la costa, la erosión paulatina en la sierra y la pérdida de fertilidad en la Amazonía. Un total de 8
millones de Has están clasificadas como severamente erosionadas y 31 millones de
moderadamente erosionadas.
4. Se estima que un 40% al menos de los suelos agrícolas de la Costa están afectados por procesos
de salinización y mal drenaje. Además, con las crecidas anuales de los ríos en el verano y cuando
se produce el Fenómeno de El Niño, y por falta de defensas ribereñas se pierden importantes
superficies de las escasas tierras agrícolas.
5. En la Sierra al menos un 60% de los suelos agropecuarios están afectados por procesos de
erosión de mediana a extrema gravedad por la falta de técnicas de manejo y la destrucción de la
cobertura vegetal en las laderas.
6. En la Amazonía un 60% de los suelos de las tierras ocupadas y colonizadas (unas 5 millones de
ha) están en estado de abandono por la pérdida de la fertilidad y la erosión a causa de técnicas
inadecuadas.

&DOLGDGGHODJXD

7. El deterioro de la calidad del agua es uno de los problemas más graves del país y un impedimento
para lograr el uso eficiente del recurso, y compromete el abastecimiento en calidad y cantidad. Las
causas principales están en la contaminación industrial, la falta de tratamiento de las aguas
servidas, y el uso indiscriminado de agroquímicos.
8. La contaminación industrial más significativa es la que proviene de la minería, la industria
pesquera y el sector hidrocarburos, y que afecta las aguas continentales y marinas en sectores
determinados.
9. La contaminación minera representa un rubro importante a través del vertimiento de los desechos
o relaves mineros, portadores de metales contaminantes (cobre, zinc, cadmio, plomo, arsénico y
otros), y la minería aurífera por la contaminación de mercurio, especialmente en Madre de Dios.

,1129$1'21ž5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV±',1(667±0('$EULO 11
10. La industria pesquera origina contaminación marina grave en sectores definidos (Paita, Chimbote,
Huarmey, Casma, Pisco-Paracas) por el vertimiento de aguas de cola, de bombeo y soda cáustica
directamente al mar, por lo que se produce la alteración de las aguas y la mortandad de las
especies. Este problema es especialmente grave en Chimbote (Bahía de Ferrol) y Paracas.
11. La explotación de petróleo, especialmente en la Amazonía norte, es responsable de
contaminación por derrames esporádicos de petróleo y por el vertimiento de las aguas de
formación, cargadas de sales y ciertos compuestos metálicos.
12. Otra causa es el vertimiento directo de aguas servidas de las ciudades a los ambientes acuáticos y
sin tratamiento previo, pues muy pocas ciudades tienen plantas de tratamiento. Las ciudades más
grandes (Lima, Callao, Chimbote, Huancayo, Cusco, Arequipa, Puno, Juliaca, Pucallpa e Iquitos,
entre otras) están originando una grave contaminación de ambientes acuáticos, entre ellos el Lago
Titicaca, los ríos Urubamba, Mantaro y Santa, entre otros, y de ambientes marinos.
13. La contaminación por agroquímicos existe, pero no se tienen evaluaciones suficientes para
calcular su gravedad.
14. La contaminación de las aguas subterráneas también existe, especialmente cerca de las grandes
ciudades, pero los datos sobre su intensidad son muy puntuales.

'LVSRVLFLyQGHEDVXUDVVyOLGDV\SHOLJURVDV

15. En el país se generan aproximadamente 5 624 t de basura por día, de las que más de la mitad
corresponden a la ciudad de Lima. La mayor parte de los centros urbanos del país no cuenta con
rellenos sanitarios adecuados y los desechos se vierten en lugares inapropiados y a las aguas.
 Los desechos peligrosos, que provienen especialmente de la industria química (metalúrgica,
metálica, manufactura, imprentas, refinerías de petróleo, curtiembres, etc.) y de los hospitales son
vertidas a los desagües y al ambiente sin tratamiento alguno y en el mejor de los casos en los
depósitos de basuras comunes. 

&DOLGDGGHODLUH

17. Los problemas de contaminación del aire están concentrados en las grandes ciudades, en
especial Lima-Callao, y en lugares con industrias contaminantes.
18. En las ciudades la causa principal de la contaminación está en el parque automotor, en incremento
rápido (en Lima 55% entre 1990-1996), constituido en gran parte por vehículos antiguos y sin una
regulación adecuada tanto de los vehículos como del tráfico. Una contaminación importante y
nociva es el plomo de la gasolina más barata, ampliamente usada, y que afecta la salud de las
personas, especialmente de los niños.
19. En las ciudades y en centros mineros una causa de contaminación es la industria, como la minera
(Chimbote, Ilo, Oroya), la pesquera (Chimbote) y algunas otras.
20. Un aspecto de alto impacto en las ciudades y zonas rurales lo constituye la quema de las basuras
y los residuos de las actividades agrícolas. La quema de basuras genera una alta contaminación
por el contenido de olores y sustancias nocivas, proveniente de ciertos desechos como los
plásticos. La quema de los residuos agrícolas por una parte priva a los campos de la materia
orgánica necesaria y, por otra parte, genera emisiones contaminantes.
 En el Perú, con excepción del Centro Histórico de Lima, no se monitorea la calidad del aire y no se
toman medidas para implementar un sistema de monitoreo para orientar regulaciones correctivas.

&LXGDGHVLQKXPDQDV

22. Cerca del 65% de la población peruana vive en ambientes urbanos, y las ciudades crecen en
forma acelerada y desorganizada, con una serie de problemas ambientales de tremendo impacto
sobre los pobladores y el entorno.
23. Las ciudades peruanas están afectadas por los siguientes problemas principales:
- Deterioro acumulativo en la calidad y disponibilidad del agua, por la falta de gestión
adecuada de las fuentes de abastecimiento y la distribución y el mantenimiento de los
sistemas.
- Deterioro acumulativo de la calidad del aire: por gases, olores, quema de residuos, etc.
- Deterioro de las áreas recreativas de la población, tanto dentro del perímetro urbano
como en el entorno. No se comprende que los pobladores urbanos necesitan áreas para
el esparcimiento y la recreación. Esto implica la destrucción de áreas verdes, de las
playas y balnearios y de lugares de especial atractivo.
- Contaminación de los alimentos, en especial la bacteriológica y por agroquímicos. Los
mercados no se adecuan a un manipuleo limpio de los alimentos.

,1129$1'21ž5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV±',1(667±0('$EULO 12
- Gestión ineficaz de los residuos sólidos y líquidos, incluyendo los peligrosos.
- Niveles de habitabilidad muy bajos en las periferias urbanas, en especial de las ciudades
grandes.
- Contaminación visual y auditiva, en forma de desorden general y ruidos molestos.

3pUGLGDGHGLYHUVLGDGELROyJLFD

1. La pérdida de la diversidad biológica en el Perú es paulatina y de preocupantes proporciones,


especialmente en lo referente a la degradación de ecosistemas, la pesca y caza excesivas, la
introducción de especies y la erosión genética.

Deterioro de la cubierta vegetal

2. La GHVWUXFFLyQ GH ODFREHUWXUDYHJHWDO es una amenaza constante, de carácter generalizado y


de gran impacto sobre la diversidad biológica, los suelos y las cuencas. Las causas son la tala y la
alteración de bosques, y los incendios forestales por las actividades agrícolas, ganaderas y de

La WDOD GH ERVTXHV es un proceso de larga data y que continúa en la actualidad. Los bosques
extracción forestal.
3.
andinos (queñoales y quishuarales), los bosques de la costa (algarrobales, bosques secos y
bosques de los valles costeros), los bosques húmedos, tipo ceja de selva de las vertientes
occidentales del norte y centro, y los bosques de la selva alta y baja han sido casi destruidos o

La DOWHUDFLyQ GH ORV ERVTXHV, por una explotación poco tecnificada, es creciente por las
están en proceso de destrucción acelerada.
4.

Los LQFHQGLRV IRUHVWDOHV son de impacto grave en amplias áreas de la Sierra, por la quema de
actividades de extracción de maderas y para la fabricación de carbón sin reposición del recurso.
5.
los pastos naturales, y en las zonas deforestadas de las vertientes orientales y occidentales,
donde no permiten regenerar la cobertura vegetal.

Degradación de ecosistemas

6. La GHJUDGDFLyQ GH HFRVLVWHPDV importantes y, con frecuencia, altamente productivos, es


creciente, especialmente de los manglares, los humedales de la costa, los ecosistemas marinos
costeros, las lomas costeras, los bosques secos de la costa norte y del valle del Marañón, muchas
lagunas altoandinas, los bosques andinos, áreas de la Amazonía alta y baja y los ríos costeros.

Extinción de especies

7. La lista de HVSHFLHV HQ SHOLJUR GH H[WLQFLyQ de la flora y la fauna nacionales es muy larga y
abarca varios miles de especies endémicas de plantas (unas 5 354) y de fauna (no menos de
350); y varias decenas de especies en peligro directo por las actividades humanas. Al respecto
existe una lista oficial, que no refleja en absoluto la magnitud del problema existente, porque no
incluye las especies endémicas, cuya situación real es ampliamente desconocida.
8. El impacto de pesticidas y del uso excesivo de fertilizantes quimicos sobre las especies y los
organismos del suelo es uno de los aspectos menos conocidos y estudiados en el país.
Ciertamente existe, pero es aún muy difícil obtener datos confiables.

Pesca y caza excesivas

9. La SHVFD \ FD]D H[FHVLYDV han comprometido a determinadas especies y a las poblaciones de


muchas otras en las zonas marinas y continentales.

Erosión genética

10. La HURVLyQ JHQpWLFD es el proceso de pérdida de variedades y razas de las especies


domesticadas de plantas y animales, y es contínuo y generalizado a nivel mundial y nacional,
aunque con datos fragmentarios y puntuales en nuestro país. Las causas son la introducción de
especies y variedades foráneas; los procesos de transformación de las prácticas y sistemas
agropecuarios tradicionales; y las exigencias de los mercados.

,1129$1'21ž5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV±',1(667±0('$EULO 13
11. La LQWURGXFFLyQGHHVSHFLHVIRUiQHDV de plantas ha relegado a muchas especies y variedades
nativas, por sustitución y competencia, y porque las introducidas son de cualidades superiores en
productividad y competitividad en los mercados. Este proceso se inició con la conquista europea y
la consecuente introducción de las especies domésticas de otras latitudes, tanto de plantas
(cereales, legumbres, frutales, palma aceitera, pastos, eucalipto, pinos, verduras, etc.) como de
animales (vacunos, equinos, ovinos, caprinos, suinos, peces, abejas y varias otras). Este proceso
y su impacto sobre la diversidad genética aún no ha sido estudiado en toda su dimensión, y
continúa en la actualidad en forma creciente. Por desgracia, esta sustitución es fomentada,
consciente o inconscientemente, por las mismas instituciones que están encargadas a nivel

12. La WUDQVIRUPDFLyQGHODVFRVWXPEUHVDOLPHQWLFLDV\GHODVSUiFWLFDVFXOWXUDOHVWUDGLFLRQDOHV
nacional e internacional de la conservación de la diversidad genética.

ha impactado e impacta fuertemente en la pérdida de conocimientos y de especies y variedades


nativas, y sus usos tradicionales. A pesar que el país posee una altísima diversidad de plantas
domesticadas con alta diversidad genética y miles de especies de plantas silvestres de usos
conocidos, este acervo genético se va reduciendo gradualmente.

Extinción de culturas y grupos humanos

13. La H[WLQFLyQ GH JUXSRV \ FXOWXUDV DERUtJHQHV es un proceso histórico y contínuo, que ha
llegado a una situación crítica en los tiempos modernos. Entre 1950 y 1997 se han extinguido 11
grupos aborígenes de la Amazonía (resígaro, andoque, panobo, shetebo, angotero, omagua,
andoa, aguano, cholón, munichi y taushiro) y de los 42 remanentes 18 de ellos están en peligro de
extinción por tener menos de 225 personas. De la costa han desaparecido varios otros. Las
causas han sido y son las enfermedades y el atropello colonizador, espontáneo o promocionado
oficialmente, que los ha privado de sus tierras tradicionales, como ha sucedido en la cuenca del
Huallaga con la construcción de las carreteras.

/$6327(1&,$/,'$'(6

ofrece destacables SRWHQFLDOLGDGHV para un desarrollo sostenible en base a la diversidad de


14. Tomando en consideración la oferta ambiental del Perú en cuanto a recursos naturales, el país

recursos humanos, la pesquería, la forestería, la agricultura diversificada, la ganadería de


camélidos, la biotecnología, el ecoturismo, la minería y la hidroenergía.

Diversidad de recursos humanos

15. El país posee una alta diversidad humana en forma de familias lingüísticas (14), grupos étnicos
(44) y culturas, fruto de un largo proceso de adaptación de las comunidades humanas a la
diversidad ecológica del país y a los procesos de transculturización a partir de 1532. Esta
diversidad humana, cultural y de conocimientos diversos no debería ser vista como una limitación
para el desarrollo, sino como un potencial aún poco aprovechado.

Potencial pesquero

16. El SRWHQFLDO SHVTXHUR del país está dado por el mar frente a las costas, los lagos y lagunas
altoandinos, y los ecosistemas acuáticos amazónicos.

i. El PDU ofrece condiciones únicas en lo referente a productividad, a biodiversidad y a la


importancia económica. La diversidad de especies es muy alta en lo referente a
mamíferos (2 especies de lobos marinos y unas 30 de cetáceos), aves, peces (cerca de
800 especies) e invertebrados (crustáceos, moloscus, equinodermos, etc.), con
numerosas especies endémicas aún poco conocidas. Cerca de 60 especies son
ampliamente aprovechadas para la industria y la alimentación humana, y miles de familias

Cerca de 12 000 ODJRV\ODJXQDVDOWRDQGLQRV albergan una diversidad de especies muy


dependen del aprovechamiento de los recursos marinos.
ii.
alta y con numerosos endemismos de aves, anfibios, peces y otros grupos. Varios de
estos lagos por sus condiciones especiales ofrecen un excelente potencial para el
desarrollo de la acuicultura de peces y anfibios, como las ranas de Junín
(Batrachophrynus spp.), con sistemas modernos de bajo impacto sobre los ambientes
naturales.

,1129$1'21ž5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV±',1(667±0('$EULO 14
iii. Los HFRVLVWHPDVDFXiWLFRV UtRV\ODJRV GHOD$PD]RQtD baja albergan una muy alta
diversidad de especies de mamíferos (manatí, nutrias, ronsoco), aves, reptiles (tortugas,
ofidios, caimanes), anfibios, peces (unas 800 especies) y de invertebrados (crustáceos,
lamelibranquios). Su importancia económica actual para la alimentación de las
poblaciones humanas de la región es muy grande por el consumo masivo de productos
hidrobiológicos (unas 80 000 t anuales) y el potencial para la acuicultura es, también, muy
promisorio (gamitana, paco, sábalo, paiche, caracol churu, etc.). Un recurso importante
son los peces ornamentales (108) especies), un rubro de interés para los mercados
mundiales.

Potencial forestal

1. El SRWHQFLDOIRUHVWDOdel país está en la gran superficie de bosques tropicales amazónicos y las


tierras aptas a reforestarse.

i. En la UHJLyQ DPD]yQLFD SHUXDQD (selva alta y baja) existen aún unas 62 millones de
hectáreas de bosques de diversos tipos, que han sido poco o nada intervenidos, y que en
un 50% son de aptitud para el manejo forestal. En una gran parte de los bosques se han
extraído las especies más valiosas (caoba, cedro, tornillo, ishpingo, lupuna). Estos
bosques constituyen la reserva forestal más importante del país. Si se sometieran a
manejo integral y sostenible unas 15 millones de ha se podría exportar productos
forestales por cerca de US$ 2 000 millones/año. Los bosques amazónicos también son

En la 6LHUUD se ha calculado que existen unas 7,5 millones de hectáreas de tierras aptas
importantes como sumideros de carbono (promedio 173 t/ha).
ii.
para reforestarse, de las cuales unas 2,5 millones de hectáreas son aptas para la
reforestación productiva. La reforestación en la Sierra es una actividad necesaria por
razones ambientales (protección de suelos y recuperación de cuencas), sociales (empleo
y generación de leña) y económicas (generación de nuevas actividades productivas en
base a productos forestales), y puede ser el negocio del siglo XXI por la capacidad de
capturar CO2 excedente de la atmósfera. La reforestación de unas 100 000 ha/año
generaría unos 500 000 puestos de trabajo y recursos forestales ingentes. La
reforestación también jugará un rol importante en el futuro como captadora de carbono
excedente de la atmósfera (50 t/ha), para controlar el efecto invernadero.

Ganadería de camélidos

El SRWHQFLDOSDUDJDQDGHUtDGHFDPpOLGRVestá en la puna donde existen cerca de 18 millones


de hectáreas de SDVWRV QDWXUDOHV DOWRDQGLQRV o pajonales, lo que constituye casi el 50% de la
1.

superficie de la región. En este ecosistema se ha desarrollado desde muy antiguo la ganadería de


camélidos en base a la alpaca y la llama, y se ha manejado las poblaciones silvestres de vicuña,
formas y especies adaptadas a las condiciones ambientales. La gran superficie de pastos
naturales altoandinos y los camélidos sudamericanos, de los que el país posee cerca del 80% de
la población mundial, ofrecen claras ventajas comparativas desde el punto de vista ecológico
(adaptación, forma de pastoreo, etc.) y económico, por el alto valor de su fibra. Estas ventajas
deben ser seriamente analizadas desde una visión de desarrollo sostenible y la consideración de
las ventajas económicas respecto a especies introducidas como los ovinos, de los que apenas
poseemos el 0,5% de la población mundial.

Agricultura diversificada

El SRWHQFLDO SDUD OD DJULFXOWXUD GLYHUVLILFDGD se basa en la diversidad climática, edáfica y la


presencia de la Cordillera de los Andes donde en corto espacio se presentan diversos SLVRV
2.

HFROyJLFRV, que permiten una agricultura muy diversificada. La diversidad de pisos ecológicos ha
permitido, a través de los milenios, la domesticación de numerosas especies nativas de plantas
con una alta variabilidad genética. Estos recursos genéticos nativos (tubérculos, raíces, granos,
cereales, frutales y otros) ofrecen una amplia gama de posibilidades para la producción actual y
futura, tanto para los mercados internos como externos.

Recursos genéticos y biotecnología

,1129$1'21ž5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV±',1(667±0('$EULO 15
3. El SRWHQFLDOSDUDHOPDQHMRGHUHFXUVRVJHQpWLFRVQRDOWHUDGRVreside en la alta diversidad de
plantas nativas cultivadas (128 especies) y silvestres (4 400 especies) de usos conocidos,
destacando los recursos genéticos de papas, camote, maíz, zapallos, frutales, granos y raíces

El SRWHQFLDO GH GHVDUUROOR ELRWHFQROyJLFR del país para el fomento de nuevas actividades
andinos, entre muchos otros.
4.
económicas en base a la biotecnología y a los recursos genéticos es extraordinariamente grande,
especialmente en los aspectos relacionados con productos farmacológicos, cosméticos, tintes y
colorantes, plantas ornamentales y plaguicidas naturales.

La obtención de nuevos productos químicos de LPSRUWDQFLD HVWUDWpJLFD SDUD OD


LQGXVWULD IDUPDFROyJLFD en base a las numerosas plantas medicinales presentes en el
i.

país (cerca de 1 400 especies) es una de las grandes potencialidades. Unas pocas han
sido integradas a la producción industrial farmacológica, pero la mayor parte aún no ha
sido estudiada en su potencial. La industria farmacológica mundial es un negocio que
oscila alrededor de los US$ 400 mil millones anuales y enfrenta actualmente una crisis
seria de obtención de nuevas drogas, especialmente para controlar enfermedades a nivel

Otro rubro de interés actual es el de SURGXFWRV FRVPpWLFRV \ UHODFLRQDGRV (aromas,


mundial en el campo del SIDA, varios tipos de cáncer y otras de origen psíquico.
ii.
perfumes, aceites, etc.). Empresas cosméticas generan una demanda creciente sobre
ciertos productos naturales de las zonas tropicales y las comercializan con la etiqueta de
"productos de los bosques tropicales". Las empresas privadas que se dedican a esta
actividad son de dos tipos: unas hacen participar en las ganancias a las poblaciones
locales, derivando una parte de sus beneficios, y otras son estrictamente comerciales.
Esta actividad ha dado origen a nuevas empresas internacionales, y el país ha
permanecido muy tímido ante este potencial. Son de destacar el potencial de aceites
naturales, aromas nuevos, tintes para el cabello, y diversos productos para atenuar los

Desarrollo del potencial de WLQWHV\FRORUDQWHVQDWXUDOHV para la industria alimentaria, y


efectos de la vejez.
iii.
para fibras y textiles. Algunas especies han merecido un creciente interés (cochinilla,
achiote, maíz morado, airampu), pero decenas de especies conocidas por sus

El desarrollo de SODQWDV RUQDPHQWDOHV para los mercados mundiales. Las plantas


propiedades tintóreas aún no han sido consideradas.
iv.
ornamentales (flores, hojas y plantas de interior) constituyen un rubro económico muy
importante y de desarrollo creciente a nivel mundial. Del Perú se conocen y usan unas 1
600 especies de plantas ornamentales, y sólo unas pocas especies son aprovechadas
para una producción económica. El país, por desgracia, está orientado a producir plantas
ornamentales introducidas y producidas en otros países, pero aún no ha visualizado el
potencial de especies nativas sumamente atractivas (aráceas, helechos, orquídeas,

El desarrollo de SODJXLFLGDVQDWXUDOHV (biopesticidas) en base a las numerosas especies


bulbosas, etc.).
v.
de plantas y animales conocidas para tal fin en el país.

Turismo

1. El SRWHQFLDOWXUtVWLFRreside en la gran oferta de paisajes, restos históricos, diversidad ecológica y


diversidad cultural. En este sentido el país ofrece oportunidades únicas, respecto a otros países,
para circuitos turísticos nuevos en base a la diversidad de paisajes y su biodiversidad, y para
admirar ecosistemas únicos del mar frío (islas y aves guaneras), del mar tropical (manglares), del
desierto y las lomas costeras, del bosque seco ecuatorial, de las vertientes andinas, de la puna,
del páramo, de la selva alta, de la selva baja y de la sabana de palmeras.

Minería

2. El SRWHQFLDO PLQHUR del país es ampliamente reconocido y es uno de los rubros de mayor
desarrollo, tanto en minerales como en hidrocarburos. A futuro se debe lograr una minería limpia
con mínimo impacto ambiental.

Hidroenergía

3. El SRWHQFLDO KLGURHQHUJpWLFR del país reside en las cuencas de las vertientes occidentales y
orientales andinas, especialmente en las orientales, donde se encuentra más del 60% de nuestro

,1129$1'21ž5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV±',1(667±0('$EULO 16
potencial, y del que apenas aprovechamos el 4%, lo que permite disponer de grandes recursos
para energía limpia.

Econegocios

4. Estos recursos abundantes son la base del potencial para los HFRQHJRFLRV, o sea, de nuevas
actividades productivas de importancia creciente en la economía mundial, y, al mismo tiempo, con
tasa de retorno ambiental positiva, vale decir, de bajo impacto ambiental.
5. Con un planeamiento estratégico para el desarrollo de econegocios, el Perú podría llegar a ser, sin
lugar a dudas, una de las potencias mundiales en ecoturismo, agricultura orgánica, fibras
naturales, tintes naturales, plantas medicinales, biopesticidas, acuicultura, zoocría y cultivos
nativos, entre otros.

 /$(675$7(*,$$0%,(17$/$)87852

6. Una adecuada preocupación del Estado por los problemas ambientales es impostergable para
mitigar la pobreza y mejorar la calidad de vida de los pobladores.
7. El deterioro de los recursos naturales, especialmente del agua, de los suelos y de los bosques,
contribuye a empeorar los niveles de pobreza por la paulatina reducción de la capacidad
productiva de los ecosistemas.
8. La contaminación del aire, del agua y de los alimentos disminuye la calidad de vida de las
poblaciones e impacta directamente sobre la salud de las personas con costos adicionales para

Una política ambiental razonable implica GRV OtQHDV GH DFFLyQ fundamentales: conservar para
recuperarla, tanto de parte del Estado como de los pobladores mismos.
9.
usar; y usar en forma sostenible.

&216(59$53$5$86$5<352'8&,5

10. El Perú debe realizar el máximo esfuerzo posible para conservar los recursos naturales, revertir
los procesos de deterioro y recuperar los recursos deteriorados con objetivos precisos, y que son
fundamentalmente tres:

i. El PDQWHQHUORVVHUYLFLRV ecológicos, económicos, sociales y tecnológicos que presta el

El PDQWHQHU ODVSRWHQFLDOLGDGHV de los recursos para el desarrollo sostenible del país,


ambiente y los recursos a nivel nacional y mundial.
ii.

La UHVSRQVDELOLGDG GHO SDtV DQWH OD FRPXQLGDG JOREDO para conservar aquellos
en especial del agua, del suelo, de la cobertura vegetal, y de la diversidad biológica.
iii.
recursos destacados y de los que el país posee aspectos únicos en ecosistemas,
especies y recursos genéticos, que son propiedad como país de origen, pero que también
cumplen una función de servicios globales.

SULRULGDGHV siguientes:
1. La conservación del ambiente debe orientarse a proteger recursos y ecosistemas con las

i. 5HYHUWLUORVSURFHVRVGHGHWHULRURGHODJXD\GHODVFXHQFDV para mantener la calidad


o recuperarla. Esto implica controlar la contaminación industrial, minera, el vertimiento

Mejorar la GLVSRVLFLyQGHEDVXUDVVyOLGDV\SHOLJURVDV a nivel municipal.


directo de aguas servidas y regular el uso de agroquímicos.

Reducir los QLYHOHV GH FRQWDPLQDFLyQ GHO DLUH HQ ODV JUDQGHV FLXGDGHV y en los
ii.
iii.
centros industriales importantes, regulando el parque automotor y el tráfico, eliminando el
uso de la gasolina con plomo y la contaminación proveniente de las industrias mineras y

Controlar el GHWHULRUR GH OD FXELHUWD YHJHWDO con alta prioridad en la tala de bosques
pesqueras.
iv.
amazónicos; la tala de los bosques secos del norte; la conservación de los bosques
relictos andinos (keñoales y kishuarales); la tala de los bosques húmedos relictos de las
vertientes occidentales del norte (Zaña, La Leche, etc.); y la quema y sobrepastoreo de
los pastizales andinos. Este aspecto implica, también, revertir la quema annual de
extensas áreas de la vegetación, en especial en la Sierra y en las vertientes andinas

Revertir los graves SURFHVRVGHHURVLyQ\VDOLQL]DFLyQ de los suelos, y la pérdida de la


occidentales y orientales.
v.
fertilidad.

,1129$1'21ž5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV±',1(667±0('$EULO 17
vi. Revertir los procesos de GHWHULRUR GH OD GLYHUVLGDG ELROyJLFD, con alta prioridad en la
degradación de ecosistemas importantes, las especies endémicas y en peligro de
extinción, la pesca y caza excesivas, y controlar la erosión genética, con prioridad en las
variedades y razas de las especies domesticadas de plantas y animales, y la introducción

Controlar la H[WLQFLyQ GH FXOWXUDV \ JUXSRV KXPDQRV DERUtJHQHV, en especial en la


de especies foráneas.
vii.
Amazonía.

86$5(1)250$6267(1,%/((/5(72'(/6(&725(035(6$5,$/

1. Paralela a la conservación se debe orientar el uso sostenible de los recursos naturales con una
decisiva participación del sector privado y la actividad empresarial.
2. El Estado debe orientar su accionar hacia el desarrollo y la gestión de las siguientes aspectos
prioritarios:

i. Ordenamiento del territorio para el desarrollo: implementar la zonificación ecológica y


económica (ZEE) a nivel nacional, regional y distrital para un uso ordenado de los
recursos y la ocupación ordenada del espacio, y revertir los procesos acelerados de
crecimiento desordenado de las ciudades y la ocupación desordenada de la Amazonía.
Los procesos de ocupación desordenada del espacio, sin previo ordenamiento, está
destruyendo el patrimonio natural, histórico y cultural del país en forma preocupante.
ii. Supervisar el cumplimiento de los Estudios de Impacto Ambiental (EIAs), que con
demasiada frecuencia no se implementan en la forma estipulada.
iii. Desarrollar las potencialidades del país en forma ordenada y con visión en el largo plazo.

El manejo de los recursos naturales y del ambiente ofrece excelentes RSRUWXQLGDGHV DO VHFWRU
SULYDGR para el desarrollo de actividades empresariales, a ser fomentadas en coordinación
1.

estrecha entre el Estado y las instituciones gremiales empresariales, en que el Estado fija el marco
legal y los incentivos adecuados para posibilitar en forma amplia la participación de las empresas
en la conservación, el uso sostenible y el desarrollo de tecnologías.

fomentarse en base a una SODQLILFDFLyQ HVWUDWpJLFD que comprenda las potencialidades, las
2. El Estado, a través de los diferentes sectores e instituciones, deberá fijar los programas a

ventajas comparativas, los mercados internacionales actuales y potenciales, y los incentivos

El IRPHQWRGHDFWLYLGDGHVHPSUHVDULDOHVdeberá orientarse hacia dos líneas maestras:


necesarios para orientar las inversiones privadas.
3.

i. 0HMRUDUODVDFWLYLGDGHVHPSUHVDULDOHVDFWXDOHV para desactivar las amenazas contra el


ambiente y los recursos, con alta prioridad en el manejo de los recursos pesqueros e
industria pesquera limpia; la industria minera limpia; controlar las actividades
depredatorias sobre los bosques, la flora y la fauna, fomentando el manejo de los
recursos; y mejorar las tecnologías de las pequeñas empresas informales, en especial en

)RPHQWDU H LQFHQWLYDU DFWLYLGDGHV HPSUHVDULDOHV que conserven y usen los recursos


las ciudades.
ii.
en forma sostenible, especialmente la acuicultura, la forestería, la ganadería tecnificada
de camélidos, el turismo y varias otras.

1. En un esfuerzo conjunto entre el sector privado y el Estado, y con una visión en el largo plazo,
será necesario desarrollar diferentes programas de inversión para el desarrollo de las
potencialidades indicadas, en favor de la población y para mitigar la pobreza.

 /26,167580(1726

2. Para lograr una gestión adecuada del ambiente y de los recursos naturales será necesario un

Contar con LQVWLWXFLRQHV PRGHUQDV \ GH H[FHOHQFLD, como CONCYTEC, CONAM, IMARPE,
trabajo arduo y sostenido en varios aspectos.
3.

3DUWLFLSDFLyQGHODVRFLHGDGFLYLO organizada en forma de ONGs, Organizaciones de Base, etc.


INRENA, INIA, IIAP, PRONAMACHS y fortalecer las universidades.

(GXFDFLyQFLHQFLD\WHFQRORJtD, mejorando la capacidad nacional en todos los niveles.


4.

La FDSDFLWDFLyQGHUHFXUVRVKXPDQRV para la gestión del ambiente y el aprovechamiento de las


5.
6.
potencialidades deberá ser uno de los ejes prioritarios para lograr su conservación y uso
sostenible en beneficio del país.

,1129$1'21ž5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV±',1(667±0('$EULO 18
7. Uno de los aspectos a considerarse es la implementación de FHQWURVGHLQIRUPDFLyQ, públicos y
privados, al servicio del desarrollo. Las instituciones nacionales (IMARPE, INIA, CONAM, IIAP,
INRENA, CONCYTEC) y las universidades deberán jugar un rol preponderante en este aspecto.
Estos centros de información son imprescindibles para la transferencia a los usuarios de
información adecuada y actualizada para la conservación y el uso sostenible; el asesoramiento
para la toma de decisiones; y el desarrollo de proyectos estratégicos con visión en el largo plazo.

(VWDGR GHEHUi KDFHU XQ JUDQ HVIXHU]R SDUD PHMRUDU HO QLYHO GH ODV SROtWLFDV HQ WRGRV ORV
8. Para afrontar el reto de uso sostenible de los recursos naturales y de la gestión del ambiente el

VHFWRUHV. Estas políticas deberán estar enmarcadas en implementar el cumplimiento de los


PDQGDWRV FRQVWLWXFLRQDOHV Oos WUDWDGRV \ FRQYHQLRV LQWHUQDFLRQDOHV \ el FXPSOLPLHQWR GH
ODVOH\HVQDFLRQDOHV referidas al ambiente y los recursos naturales.
9. Mejorar el marco legal en algunos aspectos específicos como el de la SURSLHGDGLQWHOHFWXDOla
DSHUWXUDGHOHVSHFWURGHODVSRVLELOLGDGHVHPSUHVDULDOHV para desarrollar las potencialidades,
y una continua FDSDFLWDFLyQ de los encargados de dar cumplimiento a las numerosas leyes.

se deberá contar con un ILQDQFLDPLHQWRDGHFXDGR, lo que implicará concertar medidas desde el


10. Para afrontar todas las acciones relacionadas con la conservación y el fomento del uso sostenible,

frente externo e interno.

- En el frente del ILQDQFLDPLHQWR H[WHUQR se deberá implementar una política estratégica

)LQDQFLDO 6HUYLFH ,QLWLDWLYH, el )RQGR 0XQGLDO SDUD HO $PELHQWH y el Fondo para las
para aprovechar los fondos disponibles para la conservación y uso sostenible (81(3
V

En el IUHQWH LQWHUQR el Estado deberá implementar varias acciones importantes y de


Américas.
-
carácter estratégico, como el incrementar el financiamiento para el desarrollo,
especialmente en ciencia y tecnología; el encauzar con planificación estratégica las
oportunidades de inversiones en econegocios; el buscar alianzas estratégicas con las
empresas privadas y sus organizaciones gremiales, fortalecer el Fondo Nacional del
Ambiente (FONAM) y el Fondo Nacional de Áreas Protegidas (FONANPE).

CONTENIDO

,1129$1'21ž5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV±',1(667±0('$EULO 19
PEDAGOGIA DE LA TIERRA Y CULTURA DE LA
SUSTENTABILIDAD
0RDFLU*DGRWWL *

Por primera vez en la historia de la humanidad, no por efecto de armas nucleares, pero por el

podemos llamar la HUD GH OD H[WHUPLQDFLyQ. Pasamos del modo de producción al modo de la
descontrol de la producción, podemos destruir toda la vida del planeta. Es a esa posibilidad que

destrucción; tendremos que vivir de ahora en adelante enfrentando el permanente desafío de


reconstruir el planeta. Tenemos quizás un poco más de 50 años para decidir si deseamos o no
destruir el planeta. Los paradigmas clásicos que orientaron hasta ahora la producción y la
reproducción de la existencia en el planeta pusieron en riesgo no solamente la vida del ser humano,
sino todas las formas de vida existentes en la Tierra. Las alertas se han dado durante varias décadas
por científicos y filósofos desde los años '60. Necesitamos de un nuevo paradigma que tenga como
fundamento la Tierra.
Por otra parte, vivimos en una HUDGHODLQIRUPDFLyQ próspera en tiempo real, de la globalización de
la economía. pero para pocos, de la realidad virtual, de la Internet, de la eliminación de fronteras entre
naciones, de educación a distancia, de oficinas virtuales, de robótica y de sistemas de producción
automatizados y del entretenimiento. Vivimos el ciberespacio de la formación continuada. Las nuevas
tecnologías de información y de comunicación marcaron todo el siglo XX. El cambio en los medios de
producción transforman el modo y las relaciones de producción. Eso mismo sucedió con la invención
de la escritura, del alfabeto, de la prensa, de la televisión y hoy está sucediendo con la Internet. El
desarrollo espectacular de la información, ya sea en lo que dice respecto a las fuentes, ya sea la
capacidad de difusión, está generando una verdadera revolución que afecta no solamente la
producción y el trabajo, pero principalmente la educación y la formación.
El HVFHQDULR está dado: JOREDOL]DFLyQ provocada por el avance de la revolución tecnológica,

UHJLRQDOL]DFLyQ caracterizada por la formación de bloques económicos; IUDJPHQWDFLyQ que divide


caracterizada por la internacionalización de la producción y por la expansión de los flujos financieros;

globalizadores y globalizados, centro y periferia, los que mueren de hambre y los que mueren por el
excesivo consumo de alimentos, rivalidades regionales, enfrentamientos políticos, étnicos y
confesionales, terrorismo.
El término "sustentabilidad" puede no ser muy apropiado para lo que pretendemos exponer a
continuación, que es darle a ese concepto un nuevo significado. De hecho, es un término
"sustentable" que asociado al desarrollo, sufrió un gran desgaste. Mientras para algunos es
solamente un rótulo, para otros se tornó la propia expresión del absurdo lógico: desarrollo y
sustentabilidad serian lógicamente incompatibles. Para nosotros es más que un calificativo del
desarrollo. Va más allá de la preservación de los recursos naturales y de la viabilidad de un desarrollo

más aún, con el universo. La sustentabilidad que defendemos se refiere al propio VHQWLGR de lo que
sin agresión al medio ambiente. Implica un equilibrio del ser humano con él mismo y con el planeta,

somos, de donde venimos y para donde vamos, como seres del sentido y donantes de sentido de
todo lo que nos rodea.
Ese tema deberá dominar los debates educativos de las próximas décadas. ¿Qué estamos
estudiando en las escuelas? ¿No estaremos construyendo una ciencia y una cultura que sirven para
la degradación del planeta y de los seres humanos? La categoría de sustentabilidad debe ser
asociada a la de planetaridad.La Tierra como un nuevo paradigma. Complejidad, universalidad, y la
transdisciplinable aparecen como categorías asociadas al tema de planetaridad. ¿Qué implicaciones
tiene esa visión del mundo sobre la educación? El tema nos transporta a una FLXGDGDQtDSODQHWDULD, a
una FLYLOL]DFLyQSODQHWDULD, una FRQFLHQFLDSODQHWDULD. Una FXOWXUDGHODVXVWHQWDELOLGDGes también,
por tanto, una cultura de planetaridad, o sea, una cultura que parte del principio de que la Tierra es
constituida por una sola comunidad de seres humanos, los terráqueos, y que son ciudadanos de una
única nación.
 6RFLHGDGVXVWHQWDEOH
Nuestra intención es lanzar a continuación el debate respecto a una 3HGDJRJtD GH OD 7LHUUD, que
comprenda la ecopedagogía y la educación sustentable. Ese debate ya tuvo su inicio con el
nacimiento del concepto de "desarrollo sustentable" utilizado por primera vez por la ONU en 1979,

,1129$1'21ž5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV±',1(667±0('$EULO 20
indicando que el desarrollo podría ser un proceso integral que debería incluir las dimensiones
culturales, étnicas, políticas, sociales, y ambientales, y no solamente las dimensiones económicas.
Ese concepto fue diseminado mundialmente por los informes del Worldwatch Institute en la década
de los 80 y particularmente por el informe "Nuestro Futuro Común" elaborado por la Comisión de las
Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo, en 1987.
Muchas fueron las críticas hechas a ese concepto posteriormente, en numerosas ocasiones por su
uso reducible y trivialización, a pesar de parecer "políticamente correcto" y "moralmente noble".
Existen otras expresiones que tienen una base conceptual común y que son complementarias, tales
como: "desarrollo humano", "desarrollo humano sustentable" y "transformación productiva con
equidad". La expresión "desarrollo humano" tiene la ventaja de situar el ser humano en el centro del
desarrollo. El concepto de desarrollo humano, cuyos ejes centrales son "equidad" y "participación", es
un concepto aún en fase evolutiva y que se opone a la concepción neoliberal del desarrollo. Concibe
la sociedad desarrollada como una sociedad equitativa que será lograda a través de la participación
de las personas.
Como el concepto de desarrollo sustentable, el concepto de desarrollo humano es mucho más amplio
y, algunas veces, aún un poco vago. Las Naciones Unidas, en los últimos años, pasaron a usar la
expresión "desarrollo humano" como indicador de calidad de vida basada en índices de salud,

creativo, que son también los indicadores de una VRFLHGDGVXVWHQWDEOH, o sea, una sociedad capaz
longevidad, madurez psicológica, educación, ambiente limpio, espíritu comunitario y entretenimiento

de satisfacer las necesidades de las generaciones de hoy sin comprometer la capacidad ni las
oportunidades de las generaciones futuras.
Las FUtWLFDV al concepto de desarrollo sustentable y a la propia idea de sustentabilidad parten del
hecho que el ambientalismo trata separadamente los asuntos sociales y los asuntos ambientales. El
movimiento conservacionista apareció como una tentativa elitista de los países ricos en el sentido de
reservar grandes áreas naturales preservadas para su entretenimiento y contemplación, la Amazonía,
por ejemplo. No era una preocupación por la sustentabilidad del planeta, pero sí por la continuidad de
sus privilegios, en contraste con las necesidades de la mayoría de la población.
Ante esas críticas, el éxito de la lucha ecológica hoy depende mucho de la capacidad de los
ecologistas de convencer a la mayoría de la población, al sector más pobre, de que se trata no
solamente de limpiar los ríos, descontaminar el aire, reforestar los campos devastados para que
podamos vivir en un planeta mejor en un futuro distante. Se trata de dar una solución,
simultáneamente, a los problemas ambientales y a los problemas sociales. Los problemas que trata la
ecología afectan no sólo al medio ambiente, sino que afectan al ser más complejo de la naturaleza
que es el ser humano.
El concepto de "desarrollo" no es un concepto neutro. Tiene un contexto bien definido dentro de una
ideología del progreso, que supone una concepción de historia, de economía, de sociedad y del
propio ser humano. El concepto fue utilizado en una visión colonizadora, durante muchos años, la
cual dividió a los países del globo en "desarrollados", "en desarrollo" y "subdesarrollados"... sujeto
siempre a un patrón de industrialización y de consumo. Este concepto supone que todas las
sociedades deberán orientarse por una única vía de acceso al bienestar y a la felicidad, alcanzables
únicamente por la acumulación de bienes materiales. Se impusieron metas de desarrollo por medio
de políticas económicas neo-colonialistas de los países llamados "desarrollados", en muchos casos,
con un gran aumento de la miseria, de la violencia y del desempleo. Conjuntamente con ese modelo
económico, con sus ajustes a veces criminosos, fueron trasplantados valores éticos e ideales
políticos que condujeron a la falta de estructuración de pueblos y naciones. No es de sorprenderse,
por lo tanto, que muchos tengan reservas cuando se habla de desarrollo sustentable. El tema
desarrollo llevó a una "agonía del planeta". Tenemos hoy conciencia de una inminente catástrofe si no
traducimos esa conciencia en acciones para retirar del desarrollo esa visión predatoria, concebirlo de
una forma más antropológica y menos economista y salvar la Tierra.
La utopía o el proyecto del "desarrollo sustentable", pone en duda no solamente el crecimiento
económico ilimitado y predador de la naturaleza, sino las formas de la producción capitalista. Eso
solamente tendría sentido en una economía solidaria, una economía volcada a la "compasión" y no a
la ganancia.
Los graves problemas socio-ambientales y las críticas al modelo de desarrollo fueron generando en la
sociedad mayor conciencia ecológica en las últimas décadas. Aunque esa conciencia no haya aún
provocado cambios significativos en el modelo económico y en los rumbos de las políticas
gubernamentales, algunas experiencias concretas apuntan hacia una creciente sociedad sustentable

,1129$1'21ž5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV±',1(667±0('$EULO 21
en marcha, como lo demostró la Conferencia de Asentamientos Humanos +iELWDW,,, organizada por
las Naciones Unidas en Estambul, Turquía, en 1997. En esa Conferencia fueron presentadas
experiencias concretas de lucha contra la "crisis urbana", como es la violencia, el desempleo, la falta

Esas experiencias apuntan hacia el nacimiento de una FLXGDG VXVWHQWDEOH. Las políticas de
de vivienda, transporte y salubridad, que viene degradando el medio ambiente y la calidad de vida.

sustentabilidad económica y social, poco a poco, van apareciendo, constituyéndose en una


esperanza real de que aún estamos a tiempo para enfrentar "nuestros desafíos globales".
 (GXFDFLyQVXVWHQWDEOH
La sensación de pertenencia al universo no comienza en la edad adulta, ni tampoco por un acto
razonable. Desde la infancia, nos sentimos unidos con algo que es mucho mayor que nosotros.
Desde niños nos sentimos profundamente unidos al universo y nos colocamos delante de él con una
expresión mixta de respeto y asombro. A través de nuestra vida, buscamos respuestas a lo que
somos, de dónde vinimos, para dónde vamos, en fin, cual es el sentido de nuestra existencia. Es una
búsqueda incesante que jamás termina. La educación puede jugar un papel preponderante en ese
proceso si nos enseña a valorar muchos asuntos filosóficos fundamentales, pero también, si logra
explorar al lado del conocimiento esa capacidad que todos tenemos de encantarnos con nuestro
universo.
Hoy, tomamos conciencia de que el sentido de nuestras vidas no está separado del sentido del propio
planeta. Frente a la degradación de nuestras vidas en el planeta llegamos a una verdadera
encrucijada entre un camino 7HFQR]RLFR, que pone toda la fe en la capacidad de la tecnología de
sacarnos de la crisis sin cambiar nuestro estilo contaminador y consumista de vida, y un camino
(FR]RLFR, basado en una nueva relación saludable con el planeta, reconociendo que somos parte de
un mundo natural, viviendo en armonía con el universo, caracterizado por las actuales
preocupaciones ecológicas. Tenemos que escoger. Esto definirá nuestro futuro. Realmente, no me
parece que sean caminos totalmente opuestos. La tecnología y el humanismo no se contraponen.
Pero, claro está, hubo excesos en nuestro estilo contaminador y consumista de vida que no es
producto de la tecnología, sino del modelo económico. Esto es lo que debe ser visto como la causa, y
constituye uno de los roles en el que deberá orientarnos la educación sustentable ó ecológica.
El desarrollo sustentable, visto de una forma crítica, tiene un componente educativo formidable: la
preservación del medio ambiente depende de una conciencia ecológica y la formación de la
conciencia depende de la educación. Aquí entra en escena la Pedagogía de la Tierra, la
ecopedagogía. Ésta constituye una pedagogía para la promoción del aprendizaje del "sentido de las
cosas a partir de la vida cotidiana", como dicen Francisco Gutiérrez y Cruz Prado en su libro
HFRSHGDJRJtD \ FLXGDGDQtD SODQHWDULD (São Paulo, IPF/Cortez, 1998). Encontramos el sentido al
caminar, viviendo el contexto y el proceso de abrir nuevos caminos; no solamente observando el
camino. Es, por consiguiente, una pedagogía democrática y solidaria. La investigación de Francisco
Gutiérrez y Cruz Prado sobre la ecopedagogía se originó en la preocupación en el sentido de la vida
cotidiana. La formación está ligada al espacio / tiempo en el cual se realizan concretamente las
relaciones entre el ser humano y el medio ambiente. Éstas se encuentran sobretodo a nivel de
sensibilidad del individuo, mucho más que a nivel de la conciencia. Por lo tanto, se encuentran mucho
más al nivel de la subconciencia: no las percibimos y, muchas veces, no sabemos como suceden. Es
necesaria una ecoformación para volverlas conscientes. Y la ecoformación necesita de una
ecopedagogía.
Necesitamos una ecopedagogía y una ecoformación hoy, necesitamos de una 3HGDJRJtD GH OD
7LHUUD, justamente porque sin esa pedagogía para la reeducación del hombre o la mujer,
principalmente del hombre occidental, prisionero de una cultura cristiana predatoria, no podremos

Freire. Sin una HGXFDFLyQVXVWHQWDEOH, la Tierra continuará solamente siendo considerada como el
hablar más de la Tierra como un hogar, como un abrigo, para el "bicho-hombre", como lo dice Paulo

espacio de nuestro sustento y del dominio técnico-tecnológico, objeto de nuestras investigaciones,


ensayos, y, algunas veces, de nuestra contemplación. Pero no será el espacio de vida, el espacio de
nuestro abrigo, del "cuidado" (Leonardo Boff, 6DEHUFXLGDU, Petrópolis, Vozes, 1999).
No aprendemos a amar la Tierra leyendo libros sobre esa materia. La experiencia propia es lo que
cuenta. Sembrar y acompañar el crecimiento de un árbol o de una plantita, caminando por las calles
de la ciudad o aventurándose en una floresta, escuchando el canto de los pájaros en las mañanas
asoleadas o quien sabe, observando como el viento mueve las hojas, sintiendo la arena caliente de
nuestras playas, mirando las estrellas en una noche oscura. Existen muchas formas de
encantamiento y de emoción frente a las maravillas que la naturaleza nos brinda. Es lógico que existe

,1129$1'21ž5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV±',1(667±0('$EULO 22
la polución, la degradación ambiental para recordarnos que podemos destruir esa maravilla y para
formar nuestra conciencia ecológica y movernos hacia la acción. Acariciar una planta, contemplar con
ternura una puesta del sol, oler el perfume de una hoja de pitanga (frutilla), de guayaba, de naranja o
de ciprés, del eucalipto... son múltiples formas de vivir en relación permanente con este planeta
generoso y compartir la vida con todos los que en él habitan o lo componen. La vida tiene sentido,
pero ella sólo existe cuando existe en relación. Como dice el poeta brasileño Carlos Drummond de
Andrade: "Soy un hombre disuelto en la naturaleza. Estoy floreciendo en todos los robles".
Eso Drummond sólo podría decirlo aquí en la Tierra. Si estuviese en otro planeta del sistema solar, no
diría lo mismo. Solamente la Tierra es amigable con el ser humano. Los demás planetas son,
honestamente, hostiles a él, aunque hayan sido originados por el mismo polvo cósmico. ¿Existirán
otros planetas fuera del sistema solar que alberguen vida, quizás una vida inteligente? Si tomamos en
consideración que la materia de la cual se originó el universo es la misma, es muy probable que así
sea. Pero, por ahora, solo contamos con uno que es indudablemente nuestro amigo. Tenemos que
aprender a amarlo.
¿Cómo se traduce en la educación el principio de la sustentabilidad? Se traduce por preguntas cómo:
¿Hasta qué punto hay sentido en lo que hacemos? ¿Hasta que punto nuestras acciones contribuyen
con la calidad de vida de los pueblos y con su felicidad? ¿Es la sustentabilidad un principio
reorientador de la educación y principalmente de los currículos, objetivos y métodos?
Es en ese contexto de evolución de la propia ecología que aparece, y que aún gatea, lo que
llamamos "ecopedagogía", inicialmente llamada de "pedagogía del desarrollo sustentable" y que hoy
ultrapasó ese sentido. La ecopedagogía se está desarrollando sea como un movimiento pedagógico,
sea como un abordaje curricular.
Como la ecología, la ecopedagogía también puede ser entendida como un PRYLPLHQWR VRFLDO \
SROtWLFR. La ecopedagogía implica una UHRULHQWDFLyQ GH ORV FXUUtFXORV para que incorporen ciertos
principios defendidos por ella. Estos principios deberían, por ejemplo, orientar la concepción de los
contenidos y la elaboración de los libros didácticos. Los currículos deben contemplar lo que es
significativo para el alumno. Sabemos que eso es correcto, pero incompleto. Los contenidos
curriculares tienen que ser significativos para el alumno, y solo serán significativos para él, si esos
contenidos son significativos también para la salud del planeta, para un contexto más amplio.
Colocada en este sentido, la ecopedagogía no es una pedagogía más, al lado de otras pedagogías.
Ella solo tiene sentido como proyecto alternativo global donde la preocupación no está apenas en la
preservación de la naturaleza (Ecología Natural) o en el impacto de las sociedades humanas sobre
los ambientes naturales (Ecología Social), pero en un nuevo modelo de civilización sustentable desde

sociales y culturales. Ella está unida, por lo tanto, a un SUR\HFWR XWySLFR: cambiar las relaciones
el punto de vista ecológico (Ecología Integral) que implica un cambio en las estructuras económicas,

humanas, sociales y ambientales que tenemos hoy. Aquí está el sentido profundo de la
ecopedagogía, el de una 3HGDJRJtDGHOD7LHUUD, como la llamamos.
La HFRSHGDJRJtD no se opone a la HGXFDFLyQ DPELHQWDO. Todo lo contrario, la ecopedagogía la
incorpora y ofrece estrategias, propuestas y medios para su realización concreta. Fue justamente

percibió la importancia de una pedagogía del desarrollo sustentable o de una HFRSHGDJRJtD. Hoy, sin
durante la realización del Foro Global 92, en el cual se discutió mucho la educación ambiental, que se

embargo, la ecopedagogía se ha convertido en un movimiento y en una perspectiva de educación


mayor que una pedagogía del desarrollo sustentable. Ésta se inclina más hacia la educación
sustentable, hacia una ecoeducación, que es mucho más amplia que la educación ambiental. La
educación sustentable no se preocupa solamente por una relación saludable con el medio ambiente,
sino también con el VHQWLGR más profundo de lo que hacemos con nuestra existencia, a partir de
nuestra vida cotidiana.
 &RQFLHQFLDSODQHWDULDFLXGDGDQtDSODQHWDULDFLYLOL]DFLyQSODQHWDULD
La globalización, impulsada sobretodo por la tecnología, parece determinar cada vez más nuestras
vidas. Las decisiones sobre lo que nos pasa en nuestro día a día parece que se nos escapa, por
tomarlas lejos de nosotros mismos, comprometiendo nuestro papel de sujetos de la historia. Pero
esto no está bien. Como fenómeno y como proceso, la globalización se volvió irreversible, pero no
ese tipo de globalización, sino el globalismo, al cual estamos sometidos hoy. Sus efectos más
inmediatos son el desempleo, la profundización de las diferencias entre los pocos que tienen mucho y
los muchos que tienen poco, la pérdida de poder y autonomía de muchos Estados y de muchas
Naciones. Tenemos entonces que distinguir los países que hoy comandan la globalización, los

,1129$1'21ž5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV±',1(667±0('$EULO 23
globalizadores (países ricos), de los países que sufren la globalización, los países globalizados
(pobres).
Dentro de este complejo fenómeno podemos distinguir también la globalización económica, realizada
por las transnacionales, de la globalización de la ciudadanía. Ambas se valen de la misma base
tecnológica, pero con lógicas opuestas. La primera, sometiendo Estados y Naciones, es comandada
por el interés capitalista; la segunda globalización es la realizada a través de la Organización de la
Sociedad Civil. La Sociedad Civil globalizada es la respuesta que la Sociedad Civil como un todo y las
ONGs están dando hoy a la globalización capitalista. En este sentido, el Foro Global 92 se constituyó
en un evento de los más significativos del final del siglo XX: dio gran impulso a la globalización de la
ciudadanía. Hoy, el debate con relación a la Carta de la Tierra se está constituyendo en un factor
importante de construcción de esta ciudadanía planetaria. Cualquier pedagogía, pensada fuera de la
globalización y del movimiento ecológico, tiene hoy serios problemas de contextualización.
"([WUDQMHUR \R QR YR\ D VHU &LXGDGDQR GHO PXQGR \R VR\", dice una de las letras de una música
cantada por el cantante brasileño Milton Nascimento. Si los niños de nuestras escuelas entendiesen
con profundidad el significado de las palabras de esta canción, estarían iniciando una verdadera
revolución pedagógica y curricular. ¿Cómo puedo sentirme extranjero en cualquier territorio del
planeta si pertenezco a un único territorio, la Tierra? ¡No hay lugar para extranjero entre los
terráqueos, en la Tierra! Si soy ciudadano del mundo, no pueden existir para mí las fronteras. Las
diferencias culturales, geográficas, raciales y todas las demás diferencias se debilitan, frente de mi
sentimiento de pertenencia a la Humanidad.
La noción de FLXGDGDQtD SODQHWDULD (mundial) se sustenta en la visión unificadora del planeta y de
una sociedad mundial. Ella se manifiesta en diferentes expresiones: "nuestra humanidad común",
"unidad en la diversidad", "nuestro futuro común", "nuestra patria común", "ciudadanía planetaria".

actitudes y comportamientos que demuestra una QXHYD SHUFHSFLyQ GH OD 7LHUUD como una única
Ciudadanía Planetaria es una expresión adoptada para expresar un conjunto de principios, valores,

relación con la economía. Se trata de un punto de referencia ético indisociable de la FLYLOL]DFLyQ


comunidad, con frecuencia asociada al "desarrollo sustentable", mucho más amplia de lo que es esa

SODQHWDULD y de la ecología. La Tierra es "Gaia", un super organismo vivo y en evolución, todo lo que
sea hecho en ella se verá reflejado en todos sus hijos.
La cultura de la sustentabilidad supone una SHGDJRJtDGHVXVWHQWDELOLGDG que tome conciencia de
la gran tarea de formar la ciudadanía planetaria. Ese es un proceso ya en marcha. La HGXFDFLyQ
SDUD OD FLXGDGDQtD SODQHWDULD está comenzando a través de numerosas experiencias que, aunque

de la Tierra, para vivir una FLXGDGDQtD FyVPLFD. Los desafíos son enormes tanto para los
muchas de ellas sean locales, apuntan hacia una educación para sentirnos miembros mucho más allá

educadores como para los responsables de los sistemas educativos. Pero ya existen ciertas señales,
en la propia sociedad, que apuntan hacia una creciente búsqueda no solamente de temas espirituales
y de autoayuda, sino de un conocimiento científico más profundo del universo.
La educación para la ciudadanía planetaria significa una revisión de nuestros currículos, una
reorientación de nuestra visión del mundo de la educación como espacio de inserción del individuo no
en una comunidad local, sino en una comunidad que es local y global al mismo tiempo. Educar,
entonces, no sería como decía Émile Durheim, la transmisión de la cultura "de una generación a otra",
sino el gran viaje de cada individuo en su universo interior y en el universo que lo rodea.
El tipo de globalización de hoy está mucho más unido al fenómeno de la mundialización del mercado,

como una JOREDOL]DFLyQFRRSHUDWLYD o como una JOREDOL]DFLyQFRPSHWLWLYD sin solidaridad. Entre


que es un tipo de mundialización. Y aún esta mundialización, fundada en el mercado, puede ser vista

el estatismo absolutista y la mano invisible del mercado, puede existir (y existe) una nueva economía
de mercado (¡hay mercados y mercados!) donde predomina la cooperación y la solidaridad y no la
competitividad salvaje, una economía solidaria, la verdadera economía de la sustentabilidad. Por todo
esto, necesitamos construir "otra globalización" (Milton Santos, 3RU XQD RWUD JOREDOL]DFLyQ GHO
SHQVDPLHQWR~QLFRDODFRQFLHQFLDXQLYHUVDO. São Paulo, Record, 2000), una globalización fundada en
el principio de la solidaridad.
La globalización en sí no es problemática, pues representa un proceso de avance sin precedentes en
la historia de la humanidad. Lo que es problemático es la globalización competitiva donde los
intereses del mercado se sobreponen a los intereses humanos, donde los intereses de los pueblos
están subordinados a los intereses corporativos de las grandes empresas transnacionales. Así,
podemos distinguir una globalización competitiva de una posible globalización cooperativa y solidaria
que, en otros momentos, llamamos el proceso de "SODQHWDUL]DFLyQ". La primera está sujeta apenas a

,1129$1'21ž5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV±',1(667±0('$EULO 24
las leyes del mercado y la segunda a los valores éticos y a la espiritualidad humana. Para esa
segunda globalización es que la Carta de la Tierra, como un código de ética universal, brindará un
contribución importante, no solamente a través de la proclamación que los Estados pueden hacer,
pero, sobretodo, por el impacto que sus principios podrán tener en la vida cotidiana del ciudadano
planetario.
¿Cómo se sitúa el PRYLPLHQWRHFROyJLFR con respecto a este tema? Es importante notar, como lo
hizo Alicia Barcena, en el prefacio del libro de Francisco Gutiérrez, que la formación de una
ciudadanía ambiental es un componente estratégico del proceso de construcción de la democracia.
Para ella, la ciudadanía ambiental es verdaderamente planetaria pues en el movimiento ecológico, el
local y el global se unen. La derribada de la floresta amazónica no es apenas un hecho local: es un
atentado contra la ciudadanía planetaria. El ecologismo tiene muchos y reconocidos méritos en la
colocación del tema de la planetarización. Fue pionero en la extensión del concepto de ciudadanía en
el contexto de la globalización y también en la práctica de una ciudadanía global, de tal modo que hoy
la ciudadanía global y el ecologismo forman parte del mismo campo de acción social, del mismo
campo de aspiraciones y sensibilidades
La ciudadanía planetaria deberá tener como objetivo la superación de la desigualdad, la eliminación
de las sangrientas GLIHUHQFLDVHFRQyPLFDV y la integración de la GLYHUVLGDGFXOWXUDO de la humanidad y
la eliminación de las diferencias económicas. No se puede hablar de ciudadanía planetaria o global

una FLXGDGDQtD LQWHJUDO, por lo tanto, una ciudadanía activa y plena no solamente en los derechos
sin una efectiva ciudadanía en la esfera local y nacional. Una ciudadanía planetaria es en esencia

sociales, políticos, culturales e institucionales, pero también económico-financieros. Ella implica


también en la existencia de una democracia planetaria. Por lo tanto, al contrario de lo que sostienen
los neoliberales, estamos muy lejos de una efectiva ciudadanía planetaria. Ella aún permanece como
proyecto humano, inalcanzable si está limitada solamente al desarrollo tecnológico. Ella necesita
hacer parte del propio proyecto de la humanidad como un todo. Ella no será una mera consecuencia
o un subproducto de la tecnología o de la globalización económica.
 0RYLPLHQWRSRUODHFRSHGDJRJtD
Esa WUDYHVtD GHO PLOHQLR se caracteriza por un gran avance tecnológico y también por una enorme
inmadurez política: mientras que la Internet nos pone en el centro de la Era de la Información, el
gobierno humano sigue siendo muy pobre, generando miserias y deterioro. Podemos destruir toda la
vida del planeta. Quinientas (500) empresas transnacionales controlan un 25% de la actividad
económica mundial y el 80% de las innovaciones tecnológicas. La globalización económica capitalista
debilitó los Estados Nacionales imponiendo límites para su autonomía, subordinándolos a la lógica
económica de las transnacionales. Gigantescas deudas externas gobiernan algunos países e impiden
la implantación de políticas sociales ecualizadores. Las empresas transnacionales trabajan para 10%
de la población mundial que se sitúa en los países más ricos, generando una tremenda exclusión.
Ese es el escenario de la travesía, un escenario aún más problemático por la falta de alternativas.
Los paradigmas clásicos están agotando sus posibilidades de responder adecuadamente a ese
nuevo contexto. No logran explicar esa travesía, mucho menos, pasar por ella. El neoliberalismo
propone más poder para las transnacionales y los estadistas proponen más poder para el Estado,
reforzando sus estructuras. En el medio de todo eso está el ciudadano común que no es, ni
empresario, ni Estado. La respuesta parece estar más allá de estos dos modelos clásicos, pero
seguramente no en una supuesta "tercera vía" que desea solamente dar sobrevida al capitalismo
sofisticando la dominación política, la explotación económica y provocando una enorme exclusión
social. La respuesta parece venir hoy del fortalecimiento del control ciudadano frente al Estado y al
Mercado, de la Sociedad Civil fortaleciendo su capacidad de gobernarse y controlar el desarrollo.
Aquí entra el papel importante de la educación, de la formación para la ciudadanía activa.
Podemos decir que hay una comunidad sustentable que vive en armonía con su medio ambiente, no
provocando daños a otras comunidades, ni para la comunidad de hoy, y ni para la de mañana. Y eso
no puede constituirse solamente en un compromiso ecológico, sino ético-político, alimentado por una
pedagogía, o sea, por una ciencia de la educación y una práctica social definida. En ese sentido, la
ecopedagogía, se inserta en un movimiento socio-histórico, que forma ciudadanos capaces de
escoger los indicadores de calidad de su futuro, se constituye en una pedagogía completamente
nueva e intensamente democrática.
El Movimiento por la ecopedagogía ganó impulso sobretodo a partir del Primer Encuentro
Internacional de la &DUWD GH OD 7LHUUD HQ OD 3HUVSHFWLYD GH OD (GXFDFLyQ, organizado por el Instituto
Paulo Freire, con el apoyo del Consejo de la Tierra y de la UNESCO, del 23 al 26 de Agosto de 1999,

,1129$1'21ž5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV±',1(667±0('$EULO 25
en São Paulo y del , )RUR,QWHUQDFLRQDOVREUH(FRSHGDJRJtD, realizado en la Facultad de Sicología y
Ciencias de la Educación de la Universidad del Porto, Portugal, del 24 al 26 de marzo de 2000. De
esos encuentros nacieron los principios orientadores de ese movimiento contenidos en una "Carta de
la Ecopedagogía". A continuación algunos de ellos:
1. El planeta como una única comunidad.
2. La Tierra como madre, organismo vivo y en evolución.
3. Una nueva conciencia que sabe lo que es sustentable, apropiado, o hace sentido para
nuestra existencia.
4. La ternura para con esa casa. Nuestra dirección es la Tierra.
5. La justicia socio-cósmica: la Tierra es un gran pobre, el más grande de todos los pobres.
6. Una pedagogía biófila (que promueve la vida): involucrarse, comunicarse, compartir,
relacionarse, motivarse.
7. Una concepción del conocimiento que admite que solo es integral cuando es compartido.
8. El caminar con sentido (vida cotidiana).
9. Una racionalidad intuitiva y comunicativa: afectiva, no instrumental.
10. Nuevas actitudes: reeducar la mirada, el corazón.
11. Cultura da sustentabilidad: ecoformación. Ampliar nuestro punto de vista.
Las pedagogías clásicas eran antropocéntricas. La ecopedagogía parte de una conciencia planetaria
(géneros, especies, reinos, educación formal, informal y no-formal...). Ampliemos nuestro punto de
vista. Del hombre para el planeta, por encima de géneros, especies y reinos. De una visión
antropocéntrica para una conciencia planetaria, para una práctica de ciudadanía planetaria y para una
nueva referencia ética y social: la civilización planetaria.
La ecopedagogía está aún en formación y en formulación como teoría de la educación. Ella está
manifestándose en muchas prácticas educativas que el "Movimiento por la ecopedagogía", liderado
por el Instituto Paulo Freire, intenta congregar.

FyGLJR GH pWLFD SODQHWDULR, sosteniendo un núcleo de principios y valores que hacen frente a la
La Carta de la Tierra debe ser entendida sobretodo como un movimiento ético global para llegar a un

injusticia social y a la falta de equidad reinante en el planeta. Cinco cimientos sostienen a ese núcleo:
a) derechos humanos; b) democracia y participación; c) equidad; d) protección de la minoría; e)
resolución pacífica de los conflictos. Esos cimientos son frutos de una visión del mundo solidaria y
respetuosa de la diferencia (conciencia planetaria).
El intercambio planetario que ocurre hoy en función de la expansión de las oportunidades de acceso
a la comunicación, notablemente a través de la Internet, deberá facilitar el diálogo ínter y transcultural
y el desarrollo de esta nueva ética planetaria. La campaña de la Carta de la Tierra agrega un nuevo
valor y ofrece un nuevo impulso a ese movimiento por la ética en la política, en la economía, en la

SUR\HFWRGHIXWXUR alternativo al presente.


educación, etc. Ella se hará realmente fuerte y, quizás, decisiva, en el momento en que represente un

( ) 0RDFLU*DGRWWL es profesor titular de la Universidad de São Paulo, Director del Instituto Paulo Freire y autor
de varias obras, entre ellas: /D HGXFDFLyQ FRQWUD OD HGXFDFLyQ (Paz y Tierra, 1979: Francés y Portugués),
,QYLWDFLyQDODOHFWXUDGH3DXOR)UHLUH(Scipione, 1988: Portugués, Español, Inglés, Japonés e Italiano), +LVWRULD
GH ODV LGHDV SHGDJyJLFDV (Ática, 1993: Portugués y Español), 3HGDJRJtD GH SUD[LV (Cortes, 1994: Portugués,
Español y Inglés), 3HUVSHFWLYDV DFWXDOHV GH OD HGXFDFLyQ (Artes Médicas, 2000) y 3HGDJRJtD GH OD 7LHUUD

especialmente en la &RQIHUHQFLD&RQWLQHQWDOGHODV$PpULFDV, en diciembre de 1998, en Cuiabá (MT) y durante


(Petrópolis, 2000). Este artículo es el resultado de diversos debates en encuentros y en congresos y

el Primer Encuentro Internacional de la &DUWDGHOD7LHUUDHQOD3HUVSHFWLYDGHOD(GXFDFLyQ, organizado por el

Paulo y del , )RUR ,QWHUQDFLRQDO VREUH (FRSHGDJRJtD, realizado en la Facultad de Sicología y Ciencias de la
Instituto Paulo, con el apoyo del Consejo de la Tierra y de la UNESCO, del 23 al 26 de Agosto de 1999, en São

ese tema desde 1992 cuando representó la ICEA (Internacional Community Education Association) en la 5LR
Educación de la Universidad del Porto, Portugal, del 24 al 26 de marzo de 2000. El autor viene acompañando

elaboró y aprobó la $JHQGD. En el )RUR*OREDO, en la misma época, coordinó, al lado de Moema Viezer,
(Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo), llamada de "Cúpula de la Tierra", que

Fabio Cascino, Nilo Diniz y Marcos Sorrentino, la "Jornada Internacional de Educación Ambiental" que elaboró el
"7UDWDGRGH(GXFDFLyQ$PELHQWDOSDUD6RFLHGDGHV6XVWHQWDEOHV\5HVSRQVDELOLGDG*OREDO". Este texto retoma
ideas tratadas en el libro3HGDJRJtDGHOD7LHUUD publicado por la Editora Petrópolis de São Paulo.

CONTENIDO

,1129$1'21ž5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV±',1(667±0('$EULO 26
22 DE ABRIL: DÍA MUNDIAL DE LA TIERRA

La tierra es el primer signo de la Alianza de Dios con el hombre. En efecto, la revelación bíblica nos
enseña que cuando Dios creó al hombre lo colocó en el jardín del Edén para que lo labrara y lo
cuidara (Gén. 2,15) e hiciera uso de él (Gén.2, 16), señalándole unos límites (Gén. 2,17), que
recordaran siempre al hombre que "Dios es el Señor y el Creador, y de él es la tierra y todo lo que ella
contiene" y él puede usar, no como dueño absoluto, sino como administrador,
Estos límites en el uso de la tierra miran a preservar la justicia y el derecho que todos tienen a
acceder a los bienes de la creación, que Dios destinó al servicio de todo hombre que viene a este
mundo.
Lamentablemente, la visión mercantilista considera a la tierra en relación exclusiva con la explotación
y lucro, llegando hasta el desalojo y expulsión de sus legítimos dueños.

Por eso se hace necesario:


- Promover un cambio de mentalidad sobre el valor de la tierra desde la cosmovísíón cristiana,
que enlaza con las tradiciones culturales de los sectores pobres, campesinos e indígenas
quienes ven a la tierra como signo de vida, lugar sagrado, centro integrador de la vida de la
comunidad. En ellos existe un sentido natural de respeto por la tierra; ella es la madre tierra
que alimenta a sus hijos, por eso hay que cuidarla, pedir permiso para sembrar y no
maltratarla.
- Apoyar a todas las personas e instituciones con conciencia ecológica que están buscando
formas justas, más comunitarias y participativas en el buen uso de la tierra.
- Promover el uso de la tecnología indispensable para que la tierra produzca, pero sin atentar
contra ella, porque son conocidos los problemas existentes de la lluvia ácida, el "efecto
invernadero», el adelgazamiento de la capa de ozono, la pérdida de la biodiversidad, entre
otros.
- Educar en todos los niveles a la sociedad civil, política e internacional sobre cuáles son
nuestras obligaciones y derechos ambientales porque es responsabilidad de todos respetar y
cuidar la casa donde vivimos y conservarlas óptimas para el beneficio de las futuras
generaciones.
- El derecho al medio ambiente sano es un nuevo derecho humano, no un derecho personal o
exclusivo sino un derecho colectivo y público, donde está en juego no sólo la vida de una
persona sino la vida en el planeta.
- Desde la familia y la escuela, es responsabilidad de todos de promover acciones significativas
para el cuidado y conservación de nuestro medio ambiente: áreas verdes, reciclaje, limpieza y
ornato, etc.

/DWLHUUDHVHVHQFLDOPHQWHXQDKHUHQFLDFRP~QFX\RVIUXWRVGHEHQVHUSDUDEHQHILFLRGHWRGRV

(OUHVSHWRSRUODYLGD\SRUODGLJQLGDGGHODSHUVRQDKXPDQDLQFOX\HWDPELpQ
HOUHVSHWR\HOFXLGDGRSRUODWLHUUD(Papa Juan Pablo 11).

Referencia: Documento Santo Domingo. 1992


CONTENIDO

,1129$1'21ž5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV±',1(667±0('$EULO 27
INTERNACIONALICEMOS LA JUSTICIA
Durante un debate en una Universidad en los Estados Unidos, el ex-gobernador del Distrito Federal y
actual Ministro de Educación, CRISTOVÃO BUARQUE, fue interrogado sobre qué pensaba sobre la
internacionalización de la Amazonia. Un joven estadounidense introdujo la pregunta diciendo que
esperaba la respuesta de un humanista y no la de un brasileño.
(VWDIXHODUHVSXHVWDGHO6U&ULVWyYmR%XDUTXH
"De hecho, como brasileño yo simplemente hablaría contra la internacionalización de la Amazonia.
Por más que nuestros gobiernos no tengan el debido cuidado con este patrimonio, el mismo es
nuestro. Como humanista, sabiendo del riesgo de degradación ambiental que sufre la Amazonia,
puedo imaginar su internacionalización, como también de todo lo demás que tiene importancia para la
Humanidad.
Si la Amazonía, desde el punto de vista de una ética humanista, debe ser internacionalizada,
internacionalicemos también las reservas de petróleo del mundo entero. El petróleo es tan importante
para el bienestar de la Humanidad como la Amazonia para nuestro futuro. A pesar de eso, los dueños
de las reservas se sienten en el derecho de aumentar o disminuir la extracción de petróleo y subir o
no su precio.
De la misma forma, el capital financiero de los países ricos debería ser internacionalizado. Si la
Amazonia es una reserva para todos los seres humanos, ella no puede ser quemada por la voluntad
de un propietario, o de un país. Quemar la Amazonia es tan grave como el desempleo provocado por
las decisiones arbitrarias de los especuladores globales. No podemos dejar que las reservas
financieras sirvan para quemar países enteros en medio de la especulación.
Antes que la Amazonia me gustaría ver la internacionalización de todos los grandes museos del
mundo. El Louvre no debe pertenecer apenas a Francia . Cada museo del mundo es el guardián de
las más bellas piezas producidas por el genio humano. No se puede dejar que ese patrimonio
cultural, como el patrimonio natural amazónico, sea manipulado y destruido por el gusto de un
propietario o de un país. No hace mucho, un millonario japonés, decidió enterrar su cuerpo con un
cuadro de un gran maestro. Antes que eso, aquel cuadro debería haber sido internacionalizado.
Durante este encuentro, las Naciones Unidas están realizando el Forum del Milenio, pero algunos
presidentes de países tuvieron dificultades para asistir por restricciones en la frontera de los EE.UU.
Por eso yo pienso que Nueva York, como sede de las Naciones Unidas, debe ser internacionalizada.
Por lo menos Manhattan debería pertenecer a toda la Humanidad. También París, Venecia, Roma,
Londres, Río de Janeiro, Brasilia, Recife... Cada ciudad del mundo, con su belleza específica, su
historia, debería pertenecer al mundo entero.
Si los EE.UU. quieren internacionalizar la Amazonia, por el riesgo de dejarla en las manos de
brasileños, internacionalicemos todos los arsenales nucleares de los EE.UU. Ellos ya demostraron
que son capaces de usar esas armas, provocando una destrucción millares de veces mayor que las
lamentables quemazones hechas en las florestas del Brasil.
En los debates los actuales candidatos a la presidencia de los EE.UU. han defendido la idea de
internacionalizar las reservas forestales del mundo como canje de la deuda. Comencemos usando
esa deuda para garantizar que cada niño del Mundo tenga posibilidad de comer y de ir a la escuela.
Internacionalicemos a los niños, tratándolos a todos - no importando el país donde nacen - como
patrimonio que merece cuidarse en el mundo entero. Aún más de lo que merece la Amazonia.
Cuando los dirigentes traten a los niños pobres del mundo como un patrimonio de la Humanidad,
ellos no dejarán que trabajen cuando deberían estudiar, que mueran cuando deberían vivir.
Como humanista, acepto defender la internacionalización del mundo. Pero, mientras el mundo me
trate como brasileño, lucharé para que la Amazonia sea nuestra... ¡Sólo nuestra!.

(Publicada en NEW YORK TIMES, WASHINGTON POST y TODAY)


CONTENIDO

,1129$1'21ž5HYLVWDGHO(TXLSRGH,QQRYDFLRQHV(GXFDWLYDV±',1(667±0('$EULO 28