Vous êtes sur la page 1sur 8

Regeneración

Es el proceso por el que se recupera la estructura y la función de órganos o partes


del cuerpo dañados. El proceso de regeneración puede ocurrir en múltiples
estados, niveles de la organización biológica y la habilidad de los diferentes
organismos para regenerar partes faltantes es altamente variable. Sin embargo la
capacidad de regenerar al menos alguna estructura es común en todos los filos
animales.
La regeneración puede darse entonces a nivel celular, de tejido, de órgano,
estructura e incluso del cuerpo entero pero en algunos organismos no se da o es
altamente limitada. El proceso de regeneración de extremidades faltantes se ha
observado en múltiples organismos, salamandras, cangrejos y estrellas de mar
entre otros y la regeneración de individuos enteros a partir de pequeños
fragmentos se ha observado en planarias y varios cnidarios. Por otro lado hay
organismos como las aves y los nematodos que son prácticamente incapaces de
realizar cualquier tipo de regeneración.

Cicatrización

La cicatrización es un proceso biológico mediante el cual los tejidos vivos reparan


sus heridas dejando para el caso de las heridas cutáneas, una cicatriz que puede
ser estética o inestética.
Cuando una persona sufre una herida, en el proceso de reparación se llevan a
cabo una serie de complejas reacciones bioquímicas que suceden para reparar el
daño. Estos fenómenos ocurren con cierto solapamiento temporal y pueden ser
divididos para su estudio en las siguientes fases: inflamatoria, proliferativa, y de
remodelación (algunos autores consideran que la cicatrización ocurre en cuatro o
más etapas, si se subdividen las fases inflamatoria o de proliferación en pasos
intermedios).

Regeneración y cicatrización en:

A) Lagartijas
Estos animales son capaces de regenerar totalmente sus colas y hacerlas
funcionales en unos 60 días merced a un proceso en el que intervienen al
menos 326 genes en zonas específicas de la cola. Entre ellos hay genes
relacionados con el desarrollo embrionario, la respuesta hormonal e incluso
la cicatrización; mientras que las células inmersas en el proceso son de tipo
capsular o 'satélites', las cuales tienen la capacidad de crecer y
desarrollarse en diferentes tejidos.
B) Planarias
La regeneración en planarias son metazoos bilaterados acelomados cuya
asombrosa capacidad regenerativa ha sido ampliamente investigada debido a sus
potenciales aplicaciones clínicas y biotecnológicas. La regeneración de las
planarias es básicamente epimórfica ya que depende de la proliferación de
los neoblastos (células madre pluripotentes) y la formación de un blastema de
regeneración donde se diferencian las estructuras que tienen que ser
regeneradas. Al mismo tiempo, y dependiendo del fragmento regenerante, hay
una remodelación de los tejidos preexistentes a fin que la planaria regenerada
tenga unas proporciones corporales correctas. Esta remodelación se ha llamado
clásicamente morfalaxis. Recientemente, se ha propuesto que la regeneración de
las planarias es de tipos intercalar.

C) Estrellas de mar
Algunas especies de estrellas de mar tienen la capacidad de regenerar brazos
perdidos y pueden crecer nuevos miembros. Algunas especies también tienen
la capacidad de volver a crecer un nuevo disco central a partir de un solo
brazo, mientras que otras necesitan que por lo menos una porción del disco
central esté conectado a la parte separada. La regeneración puede durar
varios meses o años. Las estrellas de mar son vulnerables a infecciones
durante las primeras etapas tras la pérdida de un brazo.

Una extremidad separada vive de nutrientes almacenado hasta que vuelve a


crecer un disco central y una boca y es capaz de alimentarse de nuevo. Aparte
de la fragmentación que se lleva a cabo para fines de reproducción, la división
del cuerpo puede ocurrir accidentalmente tras el desprendimiento por un
depredador, o el brazo puede ser activamente expulsado durante una
respuesta de escape, un proceso conocido como autotomía. La pérdida de
partes del cuerpo se logra mediante el ablandamiento rápido de un tipo de
tejido conectivo especial en respuesta a señales nerviosas. La mayoría de los
equinodermos cuenta con este tipo de tejido.

D) Ajolote
El ajolote, es una especie en peligro de extinción, por lo que ha sido criado en
laboratorios y ha sido estudiado desde hace 150 años. Esta especie destaca por
su capacidad de regenerar extremidades amputadas, incluyendo huesos, músculo
y nervios. También puede curar heridas sin dejar cicatrices y regenera órganos
internos dañados. Incluso, puede reparar su médula espinal y el tejido de la retina,
habilidades que ningún otro ser viviente tiene. Esas características tan
impresionantes, han hecho que sus genes sean de especial interés para los
científicos.

De acuerdo a investigaciones, cuando un ajolote pierde una extremidad, un


coágulo de células sanguíneas detiene inmediatamente el sangrado en el sitio del
corte. Posteriormente, una capa de células cubre el plano de amputación,
formando una estructura llamada epidermis herida. Luego, las células de esa
epidermis crecen y se dividen, para formar una estructura llamada blastema. Los
científicos creen que la blastema está compuesta de huesos, cartílagos y
músculos que se unen para hacer algo parecido a las células madre.

E) Hidras

Se trata de un animal pequeño, mínimo en muchos aspectos, pero con una


cualidad que desde los tiempos antiguos, ha generado fascinación: su
capacidad para regenerarse, como la mítica criatura por la cual fue nombrada,
la hidra de Lerma. Esta habilidad es de tal proporción que los miembros del
género Hydra, puede triturarse y se regenerarán en un “nuevo” animal sano.
Anteriormente, los científicos pensaban que eran las señales químicas las que
decidían dónde debían formarse la cabeza y los pies.

Ahora, un nuevo estudio, publicado en Cell Reports, sugiere que, cuando estos
animales se enfrentan a un evento que destroza su cuerpo, las “partes
supervivientes” mantienen una memoria estructural que les ayuda a dar forma
a su nuevo plan corporal de acuerdo con el patrón heredado por el
citoesqueleto, una red de fibras de proteínas duras y fibrosas que le brindan
soporte interno.

F) Lombrices de tierra
Las lombrices de tierra, como las Esponjas, la Hidra verde, entre otras, goza de un
considerable poder para regenerar las partes que le han sido suprimidas,
constituyendo esto una forma de reproducción asexual o multiplicación. Así se han
hecho múltiples experiencias dividiéndose una lombriz en varias partes, cada una
de las cuales ha regenerado la porción que le faltaba; o bien, dividiendo dos
lombrices para unirlas intercambiando sus partes, logrando con ello la fusión o
soldadura de las mismas.
G) Pez cebra
El pez cebra tiene la capacidad producir una gran cantidad de crías por cada
puesta de huevos y son de fácil mantenimiento en condiciones artificiales. El color
transparente de los embriones y su rápido desarrollo por fuera de la madre hacen
al pez cebra un organismo modelo para estudiar el desarrollo embrionario.
Además, el pez cebra se utiliza frecuentemente en estudios regenerativos debido
a su capacidad para regenerar eficientemente diferentes órganos, incluyendo las
aletas, la médula espinal, el corazón, el páncreas y la retina.
El mecanismo de regeneración en el pez cebra es bastante similar al que se
presenta en los anfibios, incluso a pesar de que las extremidades en ambos
grupos de individuos son muy diferentes anatómicamente. 16 Estos peces
presentan un alto porcentaje de regeneración dependiendo de la parte que le sea
amputada.
INTRODUCCIÓN

La regeneración biológica ha sido definida como la capacidad que


poseen ciertos organismos vivos para restaurar un tejido perdido o
lesionado o de hacer crecer nuevamente una parte de su cuerpo
pérdida por causa accidental o fisiológica. En el reino animal se
conoce que las planarias pueden reconstruir totalmente su cuerpo a
partir de cada una de sus partes que fueron seccionadas. En el ser
humano el término "regeneración" se ha usado clásicamente para
describir el proceso mediante el cual un tejido especializado que se ha
perdido es remplazado por la proliferación de células especializadas
que no están dañadas.
CONCLUSIÓN

Desde tiempos muy lejanos el ser humano ha pensado en la


posibilidad de poder recuperar cualquier extremidad perdida y se ha
visto imposible pero con el conocimiento que se ha adquirido
basándose en estudios con animales. Nos da expectativas para
pensar lo que en un futuro la medicina regenerativa va a lograr
avances importantes, y se proponga restaurar en seres humanos
estructuras complejas.
BIBLIOGRAFÍA
https://es.wikipedia.org/wiki/Regeneraci%C3%B3n_(biolog%C3%ADa)

https://www.investigacionyciencia.es/blogs/medicina-y-biologia/46/posts/capacidades-
regenerativas-en-diversos-animales-12354

http://www.bvs.sld.cu/revistas/hih/vol22_3_06/hih04306.html

https://www.ecured.cu/EcuRed:Enciclopedia_cubana
República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del poder popular para la educación

U.E.C.P Santa Martha

5to Año Sección A

Maturín – Edo monagas

Regeneración y
Cicatrización

Profesora Integrantes
Mirna Aura Fuentes

Keilys Granadillo

Rogger Rojas

Maturín; 11 de mayo de 2019