Vous êtes sur la page 1sur 8

Definición

La estética:
(del griego αἰσθητική [aisthetikê], sensación’, ‘percepción’, y este
de[aísthesis], ‘sensación’, ‘sensibilidad’, e -ικά [-icá], ‘relativo a’) es la
rama de la filosofía que estudia la esencia y la percepción de
la belleza.
La arquitectura:
1. Arte y técnica de diseñar, proyectar y construir edificios y espacios
públicos.
"la arquitectura es considerada una de las bellas artes"

2. Técnica y estilo con los que se diseña, proyecta y construye un edificio


o un monumento.
"la arquitectura romana; la arquitectura gótica; la arquitectura
modernista"

La estética es una rama del estudio filosófico que se relaciona con la


naturaleza y la expresión de la belleza y el gusto; en otras palabras,
las apariencias de las cosas. Se deriva de la palabra griega
‘aisthetikos’, que se refiere a la percepción sensorial y la comprensión
o el conocimiento sensual. Como la estética se refiere a la apreciación
de la belleza, está influenciada por el gusto subjetivo de un individuo.
Al igual que la pintura y la escultura, la arquitectura puede
considerarse una obra de arte visual a la que se puede aplicar la
filosofía de la estética . Sin embargo, esta aplicación de la estética a
los edificios y la arquitectura se complica por los requisitos físicos del
resumen, presupuesto , estructura , regulaciones, clima, clima, etc., lo
que significa que el diseño del edificio depende de la forma, la función
y la estética .

Cuando los arquitectos diseñan edificios , utilizan un proceso creativo


para racionalizar estos requisitos diferentes para crear un todo
unificado. Para obtener más información, consulte: Diseño
arquitectónico conceptual.
La arquitectura es un proceso de diseño que implica planificar,
diseñar, crear, erigir, construir y ejecutar la construcción de varios
tipos de edificios que son funcionalmente eficientes, económicamente
viables y estéticamente agradables.

Los dos factores más importantes en el diseño de un edificio


son forma y función . La funcionalidad es el aspecto más importante
del diseño de edificios. El otro aspecto es la construcción de la forma o
la estética.

La estética es la rama de la filosofía que se ocupa de la naturaleza


y la expresión de la belleza.

La estética es uno de los principales principios de la Arquitectura que


tanto los estudiantes como los profesionales deben adorar. Se trata de
belleza o apreciación de la belleza. En otras palabras, es una filosofía
detrás de una apariencia agradable.

Un conjunto de principios seguidos por los


diseñadores arquitectónicos o cualquier diseñador para el caso de la
evolución del producto final que es estéticamente agradable a la vista,
se llama estética. Está directamente influenciado por el gusto artístico
de un individuo.

La estética se ocupa de llevar el arte a la vida cotidiana de las


personas. Al igual que las personas necesitan ropa colorida y de
diseño para vestir, probar y presentar la comida. Del mismo modo, a
las personas les gusta vivir y trabajar en lugares bellamente diseñados
y estéticamente agradables a la vista.

Cuando se diseña un edificio, los aspectos estéticos se pueden


satisfacer usando elementos como el techo inclinado, columnas
decorativas, techos para elementos de ventanas y arcos de medio
punto y segmentarios.

La filosofía de la estética puede ser dominada por cualquier


diseñador si sigue estos elementos:

1. Masa y espacio
2. Proporción
3. Simetría
4. Equilibrar
5. Contraste
6. Patrón
7. Decoración

Cualidades de la estética

Las cualidades estéticas se pueden subdividir en una serie de


elementos básicos …

1. Unidad
2. Proporción
3. Escala
4. Equilibrar
5. Simetría
6. Ritmo

Todas estas cualidades son colectivamente importantes y pueden


tener un impacto importante en el diseño. Los arquitectos doblan estas
reglas todo el tiempo. Todos sabemos sobre arquitectura orgánica y
deconstructivismo. La belleza se encuentra en los ojos del que
observa. Es solo una percepción de la persona que los ve. Si su
diseño es funcionalmente eficiente y estéticamente bueno, y al cliente
le gusta, entonces no necesita preocuparse por nada.

Las consideraciones estéticas en la arquitectura pueden


incluir:

 Línea.
 Forma.
 Tamaño.
 Textura.
 Color.
 Equilibrar.
 Unidad.
 Movimiento.
 Énfasis / contraste
 Simetría.
 Espacio.
 Alineación.
 Cultura.
 Contexto.
La estética, apariencia, forma, ornamentación, moda y demás connotaciones
de lo banalmente visual, parece ser que en actualidad se han desvinculado de
uso práctico en si, como forma pura.
Mientras en el renacimiento, la arquitectura de vanguardia formalizaba el
uso del lenguaje arquitectónico, para señalizar la subordinación de las clases
sociales y sus subdivisiones, actualmente parece que el equilibrio del
bienestar generalizado lo convirtió en un aspecto cuyo punto común entre el
arquitecto y cliente, es puro marketing.
Y en cierto modo es así, la concepción de la estética del profano, no va mas
haya de lo puramente subconsciente, lo que el mismo en la mayoría de los
casos no llega a expresar mas que con una serie de adjetivos banales y
carentes de significo concreto.
Por ello los gustos de la sociedad que mueve el progreso es un objeto de
influencias externas, cuyo origen es un tanto caótico y carente de rumbo
evolutivo.
Debido a cada vez mayor masificación y cantidad de la información, la
concepción profana de lo estético es constantemente bombardeada, por
memes de carácter nocivo y contagioso, los memes cuyo origen es el interés
económico y que llevan carga publicistica. Y en cierto modo es un tanto
positivo, dada la escala de las necesidades arquitectónicas. Es una ventaja,
poder simplificar el lenguaje arquitectónico por medio de modas compuestas
por memeplexes complejos, que pueden regir la mayor parte de la existencia
de un ser, sin por ello descender la productividad bruta.
Así por ejemplo, se crean zonas o barrios enteros, cuyas formas
arquitectónicas fácilmente reconocibles, que reúnen ciertos sectores de
población que se identifican o quieren identificarse con lo que
superficialmente representan, sea el bienestar, modernidad, ecología o
cualquier otro memeplex que los aliena.
El gran problema de esta forma de concebir el proceso arquitectónico, es que
esta misma herramienta simplificadora se rebela convirtiéndose en un
estorbo para el desarrollo y progreso de lo puramente utilitaria y esquelético
de la arquitectura.
Por ello el arquitecto debe de darse cuenta de las herramientas de las que se
sirve el marketing para poder manejar lo estético dentro de los intereses
estructurales de la innovación.
Esta perdida de connotación formal se debe en gran parte a la tabula rasa del
movimiento moderno, unida a las prioridades arquitectónicas fruto de
grandes guerras del siglo XX. Simplemente, la relación, cliente – arquitecto en
cuanto al aspecto visual, perdió carácter de colaboración, al no tener tal
aspecto ya ninguna connotación funcional.
En cierto modo, dada la extensión del poder adquisitivo, es un tanto
ventajoso crear una serie de asociaciones formales entre la estética y la
funcionalidad de tal forma que a nivel superficial el cliente pueda entender el
sentido y finalidad de la propuesta arquitectónica que adquiere. Es decir,
enlazar los memes generalizados y fáciles de identificar por grandes
segmentos de la sociedad, a lo puramente profesional y técnico.
Aunque también hay otro posible camino hacia la recuperación formal, y es
arquitectura flexible. Hecha por bloques normalizados, cuya interrelación es
libre y factible para ser modificada por el propio demandante. Tal hecho
desvincula considerablemente al arquitecto de la limitación de las modas, sin
por ello sacrificar la eficiencia productiva.
El hecho en si de poner en manos del cliente la organización de sus espacios
crea un afán por la originalidad y diversificación, la cual permite un avance
superior tanto cualitativa como cuantitativamente.
La Arquitectura y la Estética en la Prospectiva de un Mundo
Globalizado.
Alvaro Gómez Amorocho
La belleza de la Arquitectura es un valor innegable que manifiesta la
potencialidad y la creatividad humana en transcendentales y magnificentes
obras, como la pirámides de Egipto, La Capilla Sixtina, La Opera de Sidney o el
Museo Gunguenheim de Bilbao que hacen parte de la historia de la
Humanidad por su expresionismo estético y jamás pasarán inadvertidas
como símbolos y referentes de la grandeza humana. La Arquitectura de
comienzos del Siglo XXI manifiesta cambios estéticos perceptibles
influenciados por el acelerado desarrollo de los sistemas de información y la
innovación tecnológica aplicada a la arquitectura y la construcción, creado
tendencias orientadas hacia nuevos ideales estéticos de una arquitectura
tecnológica de dramáticas y acrobáticas formas, de audacias e imposibles,
dando origen a una Arquitectura de artefactos de ideas ocultas y expresiones
estéticas “diferentes” sin límites y complejos. La suma de clones y de partes
aisladas, individuales y desorientadas, los iconos, los símbolos, los elementos
industriales, el tatuaje, la bocelería, la ornamentación y la decoración
indiscriminada de los proyectos está generando una nueva cultura ecléctica
al mejor estilo de finales del Siglo XIX, con afanes escénicos y efectistas, lejos
de los valores propios de la Arquitectura de nuestro contexto, sus principios y
razones de ser.
Esta situación nos conduce a revisar el problema estético ante la pérdida
progresiva de la identidad arquitectónica y las nuevas expresiones estéticas;
cuyas manifestaciones se hacen evidentes en la Arquitectura de nuestro
tiempo intervenida por una fuerte influencia externa como consecuencia de
los procesos de globalización los intereses particulares del promotor, el
usuario, o por decisiones de carácter estrictamente personal de
experimentados y noveles Arquitectos. El arquitecto como el líder y alma de
la creación arquitectónica, las escuelas de arquitectura en su visión curricular
y los mismos promotores, enfrentamos la crisis de asimilación cultural de las
tendencias de una arquitectura de renovación con el incremento de
contenidos técnicos en el diseño y en su expresión estética a través de los
procesos de creación arquitectónica. Los problemas relacionados con la
estética y el sujeto se ampliarán con expresión estética diferente
sensibilizada por la mayor libertad del espacio, la altura, la calidad del
espacio arquitectónico y el medio ambiente construido y con la aparición de
nuevos materiales, divisiones adaptables y multi funcionales, nuevos
concretos, materiales sintéticos, inteligentes y ecológicos. Los procesos de
globalización de la arquitectura indudablemente han golpeado los conceptos
estéticos y filosóficos de la Arquitectura de nuestro contexto y en procura de
que esta realidad no devaste nuestros principios y valores, la estética, como
motivo y causa de diseño, no pierde vigencia en el liderazgo del Arquitecto
por la causa arquitectónica. La Proyección estética en la prospectiva del
cambio se asociará también al “proyecto Arquitectónico integral” y a la
multidimensionalidad de todas las variables inherentes a los fines o
propósitos de su creación: El carácter de la idea, la redacción del texto y el
contexto histórico y social, la relación emplazamiento urbano, la expresión
arquitectónica del diseño formal, la eficiencia y eficacia en la operatividad , la
calidad espacial, la coherencia, el ensamble y articulación de las nuevas
tecnologías a nuestros principios y valores arquitectónicos también nos
conducen al ascenso de la post modernidad con proyectos diseñados
minuciosamente con sentido de integralidad sin caer en los excesos y
prepotencia de la alta tecnología como única razón estética de vanguardia.
Objetivamente todas las variables son importantes y necesarias en los
procesos de hacer Arquitectura en países en vía de desarrollo en armonía con
la estructura económica y social y una clara interpretación de la pertinencia
de producir el cambio expresado por nuevos Arquitectos en nuevos diseños,
nueva arquitectura. “High Tech Made in Colombia”. Independiente de los
problemas de la Arquitectura y la estética de nuestro tiempo, es
comprensible que cualquier acción en la búsqueda de transformar y lograr
los objetivos fundamentales de la causa y calidad arquitectónica será el
reflejo del “saber “ del Arquitecto y su capacidad para adaptarse a las
necesidades y requerimientos del cambio si pretende ocupar un lugar con
una profesión en plena expansión donde el conocimiento integral se
constituirá en fortaleza o debilidad para ser competitivos en un mundo
globalizado.