Vous êtes sur la page 1sur 2

Hasta los 16 años, edad en la que empecé a tomarme en serio el acto de leer, mi base de formación

fue la TV. History Channel (antes de que hablara compulsivamente de Nazis y aliens), Discovery
(antes de que tuviera programas de supervivencia al denudo y tiburones), Animal Planet (antes de
que tuviera una programación entera dedicada a mostrar cachorros), etc. Era el privilegio de tener
una televisión en mi habitación y ser hijo único. Nadie regulaba qué veía y qué no. Como siempre
cumplí con las tareas y trabajos escolares, tampoco había nada para recriminarme. En consecuencia,
miraba la TV hasta altas horas de la madrugada y después me despertaba a las 6am para desayunar
e irme a la escuela. Como señalé en otra nota, el animé fue una parte importante de mi formación.
Con más de 17 años viendo series, pude realizar un seguimiento de la construcción psicológica de
los héroes principales de las series populares de shonnen conforme pasaba el tiempo. Los héroes de
hoy en día, sean series de culto o populares, no son los mismos que los de hace 30 años. ¿Hay hoy
un equivalente, por ejemplo, a Guts de Berserk (1988)? ¿Por qué? La intensión de esta nota es hacer
un análisis de algunos héroes de series de animé de ayer y hoy. Con esto no digo que vaya a hablar
de todas. Obviamente quedarán afuera varios personajes (por espacio o porque no vi las series) y
estaremos en desacuerdo en algunos análisis.

Si bien por muchos años vi animé en TV, mi verdadera introducción a ese mundo fue una caja con
muchos CDs y 120 capítulos de Naruto. Me la había dado un conocido. Los vi en cuestión de un mes.
Al cabo de un tiempo también me recomendaron otras cosas y también las vi (GTO, Abenobashi
Mahou shotengai, Fullmetal alchemist, Ichigo 100%, Bleach, One Piece, etc). Siempre tuve esa
costumbre de consumir las cosas con intensidad: ver un capitulo atrás de otro durante horas, días y
semanas. Conforme pasó el tiempo y yo empecé a ver (¿leer?) con más atención las series y fui
estructurando ciertas características de los personajes principales.

Como ya comenté anteriormente, el shonnen es el género de acción por antonomasia: personajes


principales masculinos, poderes, peleas y más peleas. Con esa descripción, sería fácil pensar que lo
único que vamos a encontrar es una colección de personajes llenos de esteroides, con argumentos
cargados de violencia y construcciones estereotípicas de la masculinidad. No dudo que eso haya
sido así en algún momento, pero sería difícil sostener esa idea en el tiempo. Las tramas de muchas
series, incluso las más populares, se han vuelto más complejas para poder captar nuevos matices
de las nuevas “estructuras de sentimiento” latentes en la sociedad. Si bien podemos encontrar
algunos arquetipos de héroes que corresponden a cuestiones culturales propias de la tradición
oriental (el sacrificio, cierta actitud taoísta y budista, reminiscencias del shinto, etc.) el proceso de
globalización acelerada que sufrió Japón luego de la segunda guerra mundial tuvo un impacto
directo sobre las formas de producción cultural y sus horizontes estéticos.

Las tipologías que presento a continuación son sólo un intento de armar un esquema posible para
pensar la evolución de los héroes masculinos con el pasar de los años

Testosterona y músculos

Centres d'intérêt liés