Vous êtes sur la page 1sur 9

INTRODUCCIÓN

El término plasticidad fue introducido en 1890 por el psicólogo William James


para describir la naturaleza modificable del comportamiento humano. En los
últimos años del siglo XIX. Santiago Ramón y Cajal propuso que estas
modificaciones comportamentales tendrían seguramente un sustrato anatómico.
Sin embargo, tras la muerte de Cajal se adoptó una forma rígida de ver el SNC
adulto. Se creía que una vez terminado su desarrollo, la anatomía del SNC se
mantenía inalterable, salvo los procesos degenerativos. La hipótesis de los
cambios dinámicos fue propuesta en 1922 por Forbes, refiriéndose a que el
aprendizaje implica una persistencia de actividad en cadena de neuronas
interconectadas. J. Komoski (1948) y D. Hebb (1949) postularon que aun cuando
los circuitos interneuronales se establecen genéticamente, la fuerza o la
eficiencia de ciertas conexiones no están determinadas totalmente, de ello
depende la capacidad de los circuitos de modificar sus propiedades. Frente a
esa corriente de opinión general, Liu y Chambers demostraron en 1958 el
fenómeno de formación de brotes axonales en el SNC adulto. En los últimos tres
decenios se ha acumulado pruebas abrumadoras de que el sistema nervioso
mantiene, durante toda la vida del organismo, la capacidad de modificación
anatómica y funcional. Los estímulos que inducen la plasticidad neural abarcan
experiencias de todo tipo, influencias endógenas o exógenas, las cuales pueden
ocurrir en cualquier momento de la vida. La plasticidad neuronal consiste pues
en la posibilidad de modificación del tipo, forma, número y función de las sinapsis
y, por ende, de los circuitos neuronales. Expresando así su capacidad
adaptativa. siendo esta responsable de la enorme flexibilidad en el Sistema
Nervioso del ser humano.
La Organización Mundial de la Salud (1982) define el término Neuroplasticidad
como la capacidad de las células del sistema nervioso para regenerarse
anatómica y funcionalmente, después de estar sujetas a influencias patológicas
ambientales o del desarrollo, incluyendo traumatismos y enfermedades. Esto le
permite una respuesta adaptativa (o maladaptativa) a la demanda furcional. Los
humanos tenemos una reserva neuronal de magnitud considerable, es decir, que
el número de neuronas con que contamos es muy superior a la que
necesitaríamos para una función normal, la capacidad instalada en nuestro SN
está muy por encima del que utilizaremos en la vida. La diferencia está en el
establecimiento de nuevas relaciones funcionales de una ampliación en el uso
de esa capacidad de reserva.

RENOVACIÓN DE SINAPSIS Y EVOLUCIÓN DE LA PLASTICIDAD NEURAL


La expresión máxima de la plasticidad neural de un organismo se observa,
durante el desarrollo, en el período de sinaptogénesis. En 1941 Clark C. Speidel
observó el proceso sinaptogéníco en las terminaciones sensoriales del renacuajo
vivo. Speidel contempló, en una misma arborización sensorial, terminales en
reposo, otros en proceso de crecimiento y otros terminales en clara regresión.
Con el tiempo y de acuerdo con las condiciones ambientales, algunos terminales
en reposo se transformaban en conos de crecimiento: otros que estaban
creciendo se estabilizaban o degeneraban. En definitiva. Speidel observó que,
en el sistema nervioso en desarrollo, las sinapsis eran estructuras dinámicas. En
el caso más general, el proceso de renovación sináptica abarca cuatro etapas:
desconexión de las sinapsis; iniciación y crecimiento de nuevos terminales
axonales; formación de nuevos contactos sinápticos, y maduración de las
nuevas sinapsis, es decir, aparición de vesículas sinápticas y densidades pre y
postsinápticas.
Después de un daño cerebral no fatal ocurre usualmente alguna recuperación
de funciones y su progreso puede continuar por años. El grado de recuperación
es dependiente de muchos factores que incluyen: edad, área comprometida,
cantidad de tejido dañado, rapidez en que se produce el daño, programas de
rehabilitación y factores ambientales y psicosociales. Sin embargo, la
importancia de esta capacidad ha venido a ser apreciada sólo recientemente.
Pese a la mayor capacidad de plasticidad en el tejido cerebral joven, hay que
reconocer que en todas las edades hay probabilidades de recuperación.

MECANISMOS BIOLÓGICOS DE LA NEUROPLASTICIDAD.


1. Ramificación o sinaptogénesis reactiva:

Es el crecimiento de un cuerpo celular hada otro como consecuencia de su


crecimiento normal. Un vacío en un sitio particular puede hacer que este
crecimiento permita que ese sitio pueda ser llenado parcialmente por la
ramificación guiada por axones de crecimiento y proteínas como la laminina,
integrina y cadherinas, con múltiples sitios de acoplamiento para neuronas,
factores tróficos y glucoproteínas. Las ramificaciones colaterales son
procesos axonales nuevos, que han brotado de un axón no dañado y crecen
hacia un sitio sináptico vacío. Se ha demostrado que esto ocurre en el SNC.
Sin embargo, la ramificación puede ser adaptativa o maladaptativa y su papel
en la recuperación del daño cerebral es aún incierto.

2. Supersensibilidad de denervación:

Resulta de un permanente incremento de la respuesta neuronal por la


disminución de las aferencias. El sitio receptor puede llegar a ser más
sensible a un neurotransmisor o los receptores aumentar en número. Este
podría ser un factor en la reorganización de SNC.

3. Compensación conductual:

Después de un daño cerebral pueden desarrollarse nuevas


combinaciones de conductas. Por ejemplo, un paciente puede usar
diferentes grupos de músculos u otras estrategias cognoscitivas.

4. Neurotransmisión por difusión no sináptica:

Este mecanismo se ha demostrado en pacientes con infarto cerebral


después de la destrucción de las vías dopaminérgicas un incremento en la
regulación de receptores de membrana extrasinápticos.

5. Desenmascaramiento:

Las conexiones neuronales en reposo que están inhibidas en el estado


normal, pueden desenmascararse, después de un daño cerebral.

6. Factores tróficos:

Se relacionan con recuperación cerebral después de una lesión, además del


factor de desarrollo neuronal. las integrinas y otros.

7. Sinapsinas y neurotransmisores:

Las sinapsis son fosfoproteínas que aglutinan vesículas simpáticas y las


unen al citoesqueleto de las membranas, los neurotransmisores además de
mediar una información transináptica pueden inducir efectos de
sinaptogénesis y reestructuración neuronal.

8. Regeneración de fibras y células nerviosas:

Ocurre fundamentalmente en el sistema nervioso periférico, donde las


células de Schwann proveen un ambiente favorable para los procesos de
regeneración y facilitan la liberación de factores de desarrollo nervioso.
9. Diasquisis:
Es un concepto ya antiguo, que relaciona la recuperación del fundón neural
desde sitios remotos, pero conectados al sitio de la lesión.

10. Neurotransmisores:
Se ha sugerido que algunos neurotransmisores se suman por medio de codificar
información transináptica. lo cual induce efectos sobre la arquitectura neuronal,
favoreciendo el desarrollo de retoños dendríticos, conexión de neuronas,
influencias neuromoduladores. entre otros.
11. Potenciación a largo plazo:
Este proceso cerebral de aprendizaje y memoria que involucra la plasticidad
sináptica ha centrado su capo experimental en estudios sobre la transmisión del
glutamato y del receptor N-metil- D-aspartato. Lo relevante de la información
científica es que la consolidación de los códigos de memoria y los procesos de
memoria en los mamíferos están relacionados con estímulos de potenciación a
largo plazo.

FACTORES EN LA RESTAURACIÓN DE FUNCIONES EN EL SN.


1. Regeneración axónica, dendrítica, colateralización (emisión de colaterales en
las ramas terminales de axones intactos).
2. Supervivencia.
3. Desenmascaramiento.
4. Reorganización de funciones (ordenamiento de la excitación-inhibición).
5. Capacidad disponible. 6. Patrones de activación.

ESTUDIOS FUNCIONALES PARA VALORAR LA PLASTICIDAD


CEREBRAL.

Algunos de los mecanismos de plasticidad cerebral, han podido documentarse


gracias al avance tecnológico de la medicina, que permite explorar el cerebro
humano con métodos no invasivos. De esta manera, han podido confirmarse
también algunos hallazgos aportados por la experimentación con animales de
laboratorio. Estudios electrofisiológicos, especialmente la electroencefalografía
y los potenciales evocados (auditivos de tallo cerebral, somato sensoriales y
visuales).
 Tomografía por emisión de fotón único (SPECT).
 Tomografía por emisión de positrones (PET).
 Estimulación magnética transcraneal (TEM).
 Evaluación del funcionamiento de neurotransmisores y su unión a
receptores sinápticos.
Resonancia magnética de cráneo (RM)
 Resonancia magnética espectroscópica (RME).
Evidencia Clínica de la Plasticidad Cerebral En todos los casos la situación
clínica, respecto a la lesión o al estado previo y posterior al tratamiento, es lo que
mejor define el grado de plasticidad cerebral existente en el paciente. La
capacidad del cerebro para adaptarse y compensar tos efectos de la lesión,
aunque sólo sea de forma parcial, es mayor en los primeros años de la vida que
en la etapa adulta. Los mecanismos por los que se llevan a cabo los fenómenos
de plasticidad son histológicos, bioquímicos y fisiológicos, tras los cuales el
sujeto va experimentando una mejoría funcional- clínica, observándose una
recuperación paulatina de las funciones perdidas. Tanto el sistema visual como
el motor son los ejemplos donde la plasticidad neuronal es más evidente. Sin
embargo, prácticamente todas las funciones cerebrales pueden verse
beneficiadas de la recuperación de la función neurológica después de un daño.
En la práctica clínica existen múltiples ejemplos donde existe recuperación de la
función, en algunas ocasiones de forma espontánea, pero la gran mayoría de
ellas estimulada por agentes farmacológicos, adaptaciones neuroconductuales,
respuestas fisiológicas, respuestas estructurales, estimulación sensorial o por
rehabilitación cognoscitiva o motora. Por tanto, siempre existe la posibilidad de
que los fenómenos de plasticidad cerebral puedan darse en proporciones
variables y con expresiones funcionales, anatómicas y fisiológicas de distinto
grado y temporalidad. Un papel fundamental de la ciencia médica es la
prevención de enfermedades y. dentro de ello, las condiciones que pueden
afectar al sistema nervioso. Ante lesiones ya constituidas del SNC. la
investigación científica de los últimos años puede contribuir significativamente a
la mejora de los pacientes discapacitados, con el objeto de favorecer la
regeneración en el SN. Se continúa estudiando por medio de diversas técnicas:
Puentes de nervio periférico. Trasplantes de SNC fetal. Inyección anticuerpos
anti factor inhibidor. Transferencia de genes de neurotransmisores.
Transferencia de genes de factor de crecimiento.

CONCLUSIÓN.
El concepto de plasticidad cerebral evidencia su enorme importancia en el campo
de la rehabilitación neurológica. Conforme se avanza en el conocimiento de los
mecanismos neuroquímicos y neuroanatomicos que dirigen la Plasticidad
Cerebral y la capacidad de la recuperación funcional, podremos diseñar
estrategias específicas de actuación temprana. A pesar de que los avances en
las neurociencias nos ofrecen cada vez un conocimiento mayor acerca de la
maduración cerebral y los principios que rigen su funcionamiento y adaptación a
las lesiones, queda mucho por entender y comprender. Se abren cada día
nuevas líneas de investigación intentando describir y descifrar las respuestas
que el cerebro va dando conforme a los diferentes acontecimientos de la vida. El
concepto de plasticidad cerebral, evidencia su enorme importancia en el campo
de la rehabilitación neurológica.
ACTIVIDADES PARA MEJORAR LA PLASTICIDAD NEURONAL.

 Música:
Es bien conocido que en el periodo de gestación un feto debe tener estímulos musicales que
permitirán desarrollar ciertas partes específicas del cerebro, así mismo, en adultos u
adolescentes existen ciertos sonidos que pueden ayudar al cerebro ya sea a un proceso de
concentración y aprendizaje o relajación. “La música barroca logra estados y condiciones
propicios para el aprendizaje, pues tiene un ritmo de sesenta golpes, que equivalen a los latidos
del corazón cuando estamos tranquilos y reposados. Por eso sincroniza su ritmo al de nuestros
latidos de forma inmediata y el cerebro al registrarla manda una señal al cuerpo para
mantenerlo tranquilo y en alerta.” “La música para el aprendizaje activo posee una vibración
más corta que la música barroca; la agilidad de las notas y el aumento del ritmo provocan en la
persona un estado de alerta constante” (Ibarra, 1997, pp. 26,27) Algunos ejemplos de música
clásica que permiten este tipo de reacciones en el caso de música barroca son: Vivaldi (Las cuatro
estaciones) y Bach; y en el caso de aprendizaje activo Mozart (Concierto para violín y orquesta
número 5 en la mayor) y Chopin. La música además de contribuir al aprendizaje puede generar
cambios en el estado de ánimo de una persona.

 Alimentación:

Cuando se habla de alimentación es importante tener una dieta balanceada que aporte las
vitaminas suficientes para cada etapa del individuo, la dieta de un niño no es similar a la de un
adulto o un anciano ya que se encuentra en un periodo de crecimiento y desarrollo comparado
con el adulto o anciano que ya tuvo un desarrollo y empieza a tener carencias de otro tipo de
vitaminas. En la plasticidad neuronal la carencia de cierto tipo de vitaminas, nutrientes y demás
elementos contenidos en comidas específicas no permite en desarrollo de nuevas conexiones,
puede llegar a hacer lento el proceso de sinapsis e incluso puede conllevar a enfermedades que
no permiten el buen funcionamiento neuronal y desestabilizan a la persona. “La Ginkobiloba
ayuda a oxigenar el cerebro, la vitamina B6 adelgaza la sangre y se encuentra en la yema del
huevo, germen, levadura, mantequilla y vegetales amarillos y verdes; y la vitamina B12, que se
convierte en acetilcolina, ayuda a la memoria y se encuentra en la carne, pescado, soya y
nueces” (Ibarra, 1997, p. 30) Se recomienda además de tener una dieta balanceada realizar
ejercicio moderado, si bien una dieta que aporte poco al organismo es peligrosa, una dieta que
contenga excesos de grasas o químicos (conservantes, edulcorantes, etc) puede ser letal, es
aconsejable no consumir ciertos alimentos o consumirlos con moderación ya que a largo plazo
pueden causar enfermedades. Estos son algunos alimentos que ayudan al organismo:

Frutos secos: Evitan y retrasan enfermedades degenerativas y contienen antioxidantes, aportan


fosforo, magnesio, potasio, complejo B y vitamina E.

Aguacate: Contiene Omega 3.

Pescados: Mejora la memoria y fortalece el cerebro, posee fosforo y omega

3. Cúrcuma: En una investigación se concluyó que esta puede inhibir acumulación de beta
amiloide en enfermedades como el Alzheimer, ayuda además a la memoria.
 Lectura
La lectura se considera en cualquier edad como un pasatiempo o actividad altamente
recomendable ya que activa varias partes del cerebro, no solo la vista también el lenguaje y
capacidad de comunicación y concentración, memoria, creatividad entre otras.

 Ejercicios Mentales.
 Ejercicio de atención: pdqbdppb ppbqbpqp dpbpbpqd pqdpqdqb Pasos:
 Escribe en un papel cuatro letras minúsculas al azar “p, d, q, p”.
 Pega la hoja en la pared a nivel de los ojos.
Como si estuvieras antes un espejo, cuando veas una “p”, pronuncia la letra, flexiona y
levanta tu pierna izquierda, como si tu pierna fuera el gancho de la “p” viéndola al
espejo.
 Si ves una “d” pronúnciala y mueve tu brazo derecho hacia arriba, como si el brazo fuera
el gancho de la “d” viéndola al espejo.
 Si ves una “q”, pronúnciala y flexiona y levanta tu pierna derecha.
 Si ves una “b”, pronúnciala y mueve tu brazo izquierdo hacia arriba,
 Repite el ejercicio de abajo a arriba. 8. Usa música de aprendizaje activo descrita
anteriormente.

 Utilizar la mano contraria

Al utilizar la mano contraria a la que usualmente usamos, se genera una estimulación de la parte
inversa del cerebro: mano derecha- parte izquierda, mano izquierda –parte derecha. Al realizar
este ejercicio coloreando, dibujando o escribiendo se pueden desarrollar nuevas habilidades en
el cerebro y crear nuevas conexiones.

 Intenta armar un rompecabezas nuevo lo más rápido que puedas


Anota el tiempo que te llevó. Repite la operación para ver si has progresado
 Aprende todos los días una palabra nueva e intenta incorporarla en una conversación.