Vous êtes sur la page 1sur 6

UNIDAD 2-PASO 2

RECONOCIMIENTO DE HERRAMIENTAS TEORICAS.

PRESENTADO POR:
JULIETH PAOLA ROSAS CARDENAS

PRESENTADO A:

JEIMY SORAYA ROJAS

UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA Y A DISTANCIA – UNAD


ESCUELA DE CIENCIAS SOCIALES, ARTES Y HUMANIDADES – ECSAH
PROGRAMA DE PSICOLOGÍA
Apéndice 1: Matriz de análisis individual

Este modelo fue Dicho modelo, Modelo Exige un mayor


establecido por conocido como el biomédico ha intercambio
Bright en el siglo modelo biomédico, permitido un interdisciplinario no
Nombre XIX. Se basa en excluye los factores importante siempre posible—
del un enfoque psicológicos y desarrollo de los nos permite una
Nombre del
estudiant patologista socioculturales que métodos de mayor comprensión
Modelo
e apoyado en la modulan nuestro diagnóstico, de de la patología que
Biopsicosocia dicotomía comportamiento y las técnicas desemboca en un
Paola Rosas
l mente-cuerpo. Es constituyen nuestro quirúrgicas y de desarrollo más
Cardenas
un modelo o estilo de vida. la farmacología. amplio en lo
enfoque Frente a este acentúa una concerniente a la
participativo de modelo de la visión curativa Prevención Primaria
salud y medicina de la y en la
enfermedad, tradicional se ha enfermedad en Rehabilitación
postula que el planteado un detrimento de integral de la
factor biológico y modelo alternativo un enfoque persona apuntando
psicológico que toma en preventivo. Este a mejorar su
(pensamientos, cuenta de modo enfoque se ha calidad de vida.
emociones y significativo los vuelto necesario
Por lo tanto, se
conductas) y los factores en la medida en
hace necesaria una
factores sociales, psicológicos, que muchas
revisión de ambos
desempeñan un sociales y enfermedades
modelos con una
papel culturales junto con crónicas —como,
perspectiva crítica
significativo de la los biológicos y por ejemplo la
que nos permita
actividad medioambientales enfermedad
comprender los
humana en el como coronaria y
alcances de cada
contexto de una determinantes en el algunos tipos de uno en la práctica
enfermedad o desarrollo de las cáncer— son clínica.
discapacidad. enfermedades, en causa de altos
No se trata pues,
su manifestación índices de
de abandonar un
aguda y necesarios mortalidad en el
modelo por otro.
al diseñar la mundo entero.
Sino de incorporar
rehabilitación de las
las ventajas del
mismas.
modelo biomédico,
tanto en su
desarrollo de
métodos de
diagnóstico, como
en técnicas de
tratamiento
(farmacología,
cirugía) en una
mirada más amplia
que apunte a la
mejora de la
calidad de vida de
las personas.
1. Resaltar el tipo de problema o trastorno identificado en el caso que se ha estudiado desde el primer
momento en el curso, identificar las características del mismo (basado en fundamentos teóricos),
signos o síntomas a resaltar, clasificación según el DMS V o CIE 10.

Los pacientes con trastornos de personalidad representan uno de los principales retos para los clínicos, puesto que
obligan al terapeuta a poner en marcha con la máxima intensidad sus propios recursos personales: ¿cómo tratar a
pacientes que, por lo general, coinciden en su dificultad para relacionarse adecuadamente con los demás y cuya
forma habitual de reaccionar ante las demandas del entorno suele agravar aún más esas dificultades? Además,
pueden no reconocer que el origen de sus problemas resida en su propia personalidad, por lo que tienden a hacer
responsables a los otros de lo que les sucede, e incluso pueden negar durante un tiempo la existencia de problema
alguno. La complejidad en todos estos casos se ve aumentada porque lo que caracteriza a los pacientes con
trastornos de personalidad no es sólo un problema de la persona sino algo que afecta al eje de lo que dicha persona
es.

Para Fernando se considera que estos trastornos abarcan formas de comportamiento duraderas y profundamente
arraigadas en el enfermo, que se manifiestan como modalidades estables de respuesta a un amplio espectro de
situaciones individuales y sociales.

2. Aspectos relevantes de cada modelo etiológico, desde lo evidenciado en el equipo reflexivo, las
lecturas y la matriz de análisis.

Biologicista: El trastorno mental al ser considerado como una enfermedad se clasifica y se diagnostica de criterios
categoriales, dotando de recursos explicativos al médico para comprender desde los factores etiológicos del
trastorno hasta la validez del pronóstico.

cognitivo-conductual: Conducta anormal o consulta psicopatológica que consiste en hábitos desadaptativos


adquiridos mediante procesos de aprendizaje que han llegado a condicionarse a ciertos tipos de estímulos.

Humanismo: Es la rama de la etología que trata sobre el comportamiento de los seres humanos, Entre los
fundadores de la "etología humana" se incluyen tanto a Konrad Lorenz como a Eibl Eibesfeldt, así como el etólogo
holandés Nikolaas Tinbergen.
psicoanálisis-psicodinámico: La metodología derivada de esa concepción apunta, consecuentemente, a la
exploración y objetivación de ese mundo interno del que el sujeto no tiene conocimiento, considerando lo
inadvertido o inconsciente de la conducta como un componente esencial de la misma, precisamente por considerar
que es lo inconsciente lo que da sentido y soporte a la conducta manifiesta.

biopsicosocial: Este modelo ya no piensa a la persona dividida, como una mente que gobierna una máquina, el
cuerpo; sino que la comprende de un modo holístico como la integración de sistemas y subsistemas siempre
interrelacionados en un proceso dinámico y transaccional.

3. Limitaciones de cada modelo, desde lo evidenciado en el equipo reflexivo, las lecturas y la matriz de
análisis.

Biologicista: Factores genéticos, trastornos metabólicos, alergias, tumores, traumas físicos, estrés, etc.

cognitivo-conductual: El origen primario de trastorno procede de las ansiedades infantiles reprimidas.

Humanismo: Relevancia de los factores ambientales, la causa de los trastornos comportamentales obedece a
factores ambientales a través de toda la experiencia del individuo.

psicoanálisis-psicodinámico: La inadaptación de la persona al sistema, en especial la persona intenta cambiar


sus funciones o sus pautas de interacción.

biopsicosocial: Los factores que parecen influir en la patogenia de los hijos de padres con trastorno psiquiátrico
serían el factor genético, la edad del hijo, la calidad de la parentización, el ambiente familiar, la ocurrencia de
eventos vitales agudos y adversidad crónica.

4. Aportes a la comprensión del caso desde cada modelo.

Es bueno que los clínicos profundicemos en los fundamentos teóricos de nuestra especialidad, porque la reflexión y
la discusión sobre la naturaleza de los trastornos psicopatológicos redunda en beneficio de la práctica clínica y
facilita el desarrollo de la investigación.
Por tanto podemos hablar de rasgos de personalidad "invariables" en el sentido de que son lo suficientemente
estables como para identificar el hábito, el estilo de reactividad de cada uno, pero sin olvidar que el sistema de
personalidad es precisamente el Yo en tanto que "dueño de su carácter, actor de su personaje, artesano de su
mundo y sujeto de su conocimiento", y en este sentido siempre podemos introducir cambios que modifiquen ese
estilo de reacción que está impidiendo un desarrollo adecuado del Yo.

5. Aportes que brinda la estrategia de equipo reflexivo a la comprensión del caso y al profesional de
psicología.

Las definiciones y criterios sobre los trastornos de la personalidad pueden servirnos más o menos, pero lo
importante es que los clínicos seamos capaces de identificar esos trastornos en nuestros pacientes. Primero, porque
son personas que necesitan una ayuda especializada (a diferencia de otros problemas de salud mental que pueden
ser atendidos en el ámbito de la atención primaria), un "plan individualizado de tratamiento", que diríamos
utilizando el lenguaje actual de los sistemas sanitarios públicos; segundo, porque tener un trastorno de la
personalidad no sólo genera problemas en la persona que lo padece sino en el entorno familiar, laboral y social
(incluso con consecuencias legales); tercero, porque son trastornos que muchas veces interfieren en la evolución de
otro trastorno mental coexistente, bien sea de tipo afectivo, alimentario, adictivo, etc. De hecho, se observa que los
trastornos afectivos son frecuentes en los trastornos de personalidad, por lo que tendría interés explorar la posible
comorbilidad, ya que ésta comporta implicaciones importantes en el tratamiento y en los resultados globales de
cualquier abordaje terapéutico.