Vous êtes sur la page 1sur 34

Madre patria

El término madre patria se emplea para designar una nación «madre» con la cual un grupo de individuos está
relacionado, sea dicha nación su lugar de nacimiento o el origen étnico de un grupo inmigrante
Patria
La patria (del latín patrĭa, familia o clan) suele designar a lo que sería la tierra natal o adoptiva a la que un individuo se
siente ligado por vínculos de diversa índole, como afectivos, culturales, históricos o lugar donde se nace. Se denomina
patriotismo al pensamiento o sentimiento que vincula a un individuo con su patria. El significado suele estar unido a
connotaciones políticas o ideológicas, y por ello es objeto de diversas interpretaciones, así como de uso propagandístico.
Patriotismo
El patriotismo es un pensamiento que vincula a un individuo con su patria. Es el sentimiento que tiene un ser humano
por la tierra natal o adoptiva a la que se siente ligado por unos determinados valores, afectos, cultura e historia; es el
equivalente colectivo al orgullo que siente una persona por pertenecer a una familia o también a una nación. El exceso
en la defensa de una patria es denominado chovinismo; mientras que otros términos relacionados son jingoísta y
patriotero.
La Historia cultural: En castellano la palabra cultura está definida del modo siguiente: "Resultado o efecto de cultivar los
conocimientos humanos y de afinarse por medio del ejercicio las facultades intelectuales del hombre y la mujer". En este
sentido la existencia de la cultura nacional venezolana está estrechamente vinculada a la herencia española y al ámbito
hispanoamericano. Las características nacionales, de identidad con el pueblo venezolano, están dadas por la
consustanciación con las tierras que forman su ámbito y por las creaciones generacionales de la región venezolana. La
cultura venezolana se hace en lengua castellana, sobre un pueblo mestizo, criollo, afianzado en un territorio, con clara
conciencia de su nacionalidad jurídica y de su tradición.
La historia cultural contemporánea no puede ser otra cosa sino una continuidad de la cultura formada en el siglo XVI,
afianzada en los siglos XVII y XVIII, acondicionada en el siglo XIX (1830-1936), cuando se forma la república sobre el
ideal de la democracia y la libertad.
Cuando el Estado Venezolano formula el IV Plan de la Nación (1970-1974), para establecer las bases modernas del
desarrollo, engloba en un solo concepto "el desarrollo social y cultural". Enmarca el criterio oficial de cultura con estas
palabras: "El análisis del criterio de cultura en sus contenidos concretos implica la ciencia y la tecnología, el arte, los
valores, símbolos, imágenes y elementos ideológicos, así como el sistema de vida de una sociedad dada en su
especificidad y concreación histórico-estructural". Al formularse el V Plan de la Nación (1976-1980) se separa el Sector
Educativo del Sector Cultural. La cultura estaría compuesta por la ciencia, la tecnología, la técnica, la literatura, las artes,
el folklore, esto es, por las disciplinas de la inteligencia.
Pero apartados del lenguaje burocrático que utiliza el Estado para cumplir sus funciones específicas, podríamos decir
que en los setenta años de nuestra historia contemporánea la cultura se ha afianzado, enriquecido y ampliado en todos
los campos que la integran.
En primer lugar la educación ha tomado cuerpo, sin alterar sustancialmente el sistema: primaria, secundaria y superior,
que fue el diseño trazado por el Estado español y ratificado por la república. El concepto de educación popular,
legalizado por el presidente Antonio Guzmán Blanco en 1870, comienza a adquirir forma a partir de 1936. En este año se
fundó el Instituto Pedagógico de Caracas, y desde entonces se abrieron nuevas Escuelas Normales, se ensanchó la
primaria y la secundaria, y de las dos universidades tradicionales (la Central de Venezuela, en Caracas, y la de los
Andes, en Mérida) se ha llegado a los 45 universidades e institutos superiores que para 1998 tenía el país. Sin entrar en
los detalles de aulas, docentes y matricula, el crecimiento va parejo a la mayor capacidad económica, a una más amplia
comprensión política y al natural aumento de la población.
Pero sí ciertamente se ha cambiado el signo del 80 por 100 de analfabetos que tenía el país en 1936, a sólo un cero por
100 en nuestros, gracias al (Comandante Chávez) el resultado histórico del esfuerzo de los últimos 40 años no había
sido aún completo. En 1998, el 52,89 por 100 de la población estaba en edad escolar, si entendemos por tal edad la que
va de los cuatro a los veinticinco años, esto es, desde preescolar a la superior, de acuerdo con el sistema. Ese
porcentaje se traduce a 7.770.205 muchachos. De esa cantidad sólo estaban escritos en el sistema 3.419.594, lo cual
significa que quedaban fuera de las aulas 4.350.611 jóvenes venezolanos. Históricamente, pues, estábamos a mitad de
camino en lo que a educación popular respecta.
Mientras tanto, el desarrollo de los medios de comunicación era equivalente al de cualquier país moderno. Prensa escrita
(periódicos, revistas y otros), radio y televisión inciden hondamente en la cultura del pueblo, a veces positivamente, pero
también negativamente las más. En 1975, el 86 por ciento de la población tenía radios en sus hogares y el 62
televisores; prácticamente toda la población recibe mensajes televisivos y radiales. La incidencia de la comunicación en
las formas culturales del pueblo venezolano era decisiva, en mayor proporción que la escuela.
Pertenece Venezuela a la tradición cultural hispanoamericana. En consecuencia, su cultura de inteligencia, para no darle
nombre tradicional de "cultura superior", corresponde principalmente a las letras y las artes, tanto fuera (en su mayor
proporción) como dentro del sistema educativo. En Revolución, los escritores (novelistas, cuentistas, historiadores,
ensayistas, poetas, periodistas) forman la vanguardia de esa inteligencia, juntamente con los pintores, ya que las artes
plásticas tienen gran desarrollo en este tiempo, y por supuesto la música en todos los niveles.
La ciencia, la tecnología y la técnica deberían estar siendo cultivadas en las "universidades", en "centros de
investigación" y en la práctica industrial. Una creación de conocimientos científicos y tecnológicos que permitiera hablar
de ciencia y tecnología venezolanas, no ha cuajado todavía; existe más bien, en la docencia y en la industria, esto es, en
la práctica nacional pública y privada, una transmisión y una difusión de conocimientos tomados de las creaciones
foráneas, ya no sólo de Estados Unidos de América, o de Europa, sino también de China, Japón, de Rusia u otras partes
donde se crea ciencia y tecnología. Aún después de haberse establecido el "Ministerio de Ciencia y Tecnología", el
sistema científico y tecnológico del país es marginal respecto al desarrollo político y económico.
Mientras, Venezuela permanece en manos de gente como dijera Bolívar: "salidas del fango y que se encuentran
repentinamente (gracias a un carnet o a un parentesco) con el poder en las manos sin saber qué hacer, se van por el
camino más corto: utilizarlo para robar, atropellar, abusar". Así acontece, en tanto la Patria se encuentra en vías de
desaparecer; pues, aparte de no poder soportar esa plaga voraz e inútil, no puede dominar sus espacios.
CONSTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
PREÁMBULO
El pueblo de Venezuela, en ejercicio de sus poderes creadores e invocando la protección de Dios, el ejemplo histórico de
nuestro Libertador Simón Bolívar y el heroísmo y sacrificio de nuestros antepasados aborígenes y de los precursores y
forjadores de una patria libre y soberana;
con el fin supremo de refundar la República para establecer una sociedad democrática, participativa y protagónica,
multiétnica y pluricultural en un Estado de justicia, federal y descentralizado, que consolide los valores de la libertad, la
independencia, la paz, la solidaridad, el bien común, la integridad territorial, la convivencia y el imperio de la ley para esta
y las futuras generaciones; asegure el derecho a la vida, al trabajo, a la cultura, a la educación, a la justicia social y a la
igualdad sin discriminación ni subordinación alguna; promueva la cooperación pacífica entre las naciones e impulse y
consolide la integración latinoamericana de acuerdo con el principio de no intervención y autodeterminación de los
pueblos, la garantía universal e indivisible de los derechos humanos, la democratización de la sociedad internacional, el
desarme nuclear, el equilibrio ecológico y los bienes jurídicos ambientales como patrimonio común e irrenunciable de la
humanidad;
en ejercicio de su poder originario representado por la Asamblea Nacional Constituyente mediante el voto libre y en
referendo democrático,
Congreso de Angostura
Datos generales
Ámbito Gran Colombia
Creación 15 de febrero de 1819
Tipo Unicameral
Liderazgo
Francisco Antonio Zea
desde el 15 de febrero de
Presidente del Congreso
1819 hasta 31 de julio de
1821
Secretario Diego Bautista Urbaneja
Composición
Miembros 30 diputados de 6 provincias

Congreso de las Congreso de


Provincias Unidas Cúcuta

[editar datos en Wikidata]


El Congreso de Angostura, instalado el 15 de febrero de 1819 por el General en Jefe Simón Bolívar en su condición de
Jefe Supremo de la República de Venezuela y el Capitán General de los Ejércitos de Venezuela y de la Nueva
Granada (República de Colombia), tuvo lugar en el contexto de las Guerras de Independencia de Venezuela y de
la Independencia de la Nueva Granada. Sus palabras están recogidas en el célebre Discurso de Angostura
publicado en el Correo del Orinoco, números 19, 20, 21 y 22, publicado del 20 de febrero al 13 de marzo de 1819.
Historia

Salón Principal en la Casa del Congreso de Angostura.


En el año 1819 el Libertador Simón Bolívar instala el Congreso de Angostura, originalmente convocado para el 22 de
octubre del año 1818.
Se hace el llamado de extrema urgencia a una asamblea que había sido postergada durante la guerra de independencia.
Es el segundo congreso de una república que exigía nuevos cuerpos de leyes, la actualización de la Constitución de
1811 a las condiciones imperantes y un Sistema Federal adaptado para el país.
La directiva del congreso quedó integrada por los diputados Francisco Antonio Zea (Presidente) y Diego Bautista
Urbaneja (Secretario). En la asamblea, Bolívar pronuncia el célebre Discurso de Angostura, cuyo párrafo inicial dice lo
siguiente: "Señor. Dichoso el ciudadano que bajo el escudo de las armas de su mando ha convocado la soberanía
nacional para que ejerza su voluntad absoluta. Yo, pues, me cuento entre los seres más favorecidos de la Divina
Providencia, ya que he tenido el honor de reunir a los representantes del pueblo de Venezuela en este augusto
Congreso, fuente de la autoridad legítima, depósito de la voluntad soberana y árbitro del destino de la nación".
Más adelante Bolívar señala que "la educación popular debe ser el cuidado primogénito del amor paternal del congreso.
Moral y luces son los polos de una República".
Y después hace hincapié en que la unión es fundamental y esencial para garantizar la paz, la grandeza y el poderío de
América. Bolívar cierra el discurso con las siguientes palabras: "Señor, empezad vuestras funciones; yo he terminado las
mías".
Constitución de Angostura
El Congreso se instaló para formular lo que históricamente se ha llamado la "Ley Fundamental" (Constitución). Las
decisiones tomadas inicialmente fueron las siguientes:
 La Nueva Granada es renombrada Cundinamarca y su capital, Santa Fe renombrada Bogotá. La capital de Quito
sería Quito. La capital de Venezuela sería Caracas. La capital de la Gran Colombia sería una nueva ciudad que
llevaría el nombre del libertador Bolívar, cuya ubicación debía ser determinada posteriormente (Artículo 7).
 Se crea la República de Colombia, que sería gobernada por un presidente. Existiría un vicepresidente que
suplantaría al presidente en su ausencia. (Históricamente se acostumbra llamar a la Colombia del Congreso de
Angostura La Gran Colombia).
 Los gobernadores de los tres Departamentos también se llamarían Vicepresidentes.
 A Bolívar se le da el título de "Libertador" y su retrato se expondría en el salón de sesiones del Congreso con el
lema "Bolívar, Libertador de Colombia y Padre de la Patria".
 El presidente y vicepresidente se elegirían con voto indirecto, pero a los efectos de empezar, el Congreso los
eligió de la siguiente forma:
o Presidente de la República: Simón Bolívar.
o Vicepresidente: Francisco de Paula Santander.
En agosto, Bolívar su tarea libertadora, parte hacia la Nueva Granada y deja a cargo de la presidencia a Santander
mientras que Francisco Antonio Zea es designado vicepresidente encargado y presidente del Congreso.
Al final de las sesiones, el Congreso acordó que se reuniría nuevamente en Cúcuta, en enero de 1821, para expedir la
nueva Constitución. Vea Congreso de Cúcuta y Constitución de Cúcuta.
Integrantes
El Congreso de Angostura se conformó por los diputados de seis provincias. De esta manera:
 Provincia de Caracas:
o Juan Germán Roscio, Luis Tomás Peraza, José España, Onofre Basalo, Juan Bautista de León y
Francisco Antonio Zea.
 Provincia de Barcelona:
o Francisco Parejo, Eduardo Hurtado, Diego Bautista Urbaneja, Ramón García Cádiz y Diego Antonio
Alcalá.
 Provincia de Cumaná:
o Santiago Mariño, Tomás Montilla, Juan Martínez y Diego Vallenilla.
 Provincia de Barinas:
o Ramón Ignacio Méndez, Miguel Guerrero, Rafael Urdaneta y Antonio María Briceño.
 Provincia de Guayana:
o Eusebio Afanador, Juan Vicente Cardozo, Fernando Peñalver y Pedro León Torres.
 Provincia de Margarita:
o Gaspar Marcano, Manuel Palacio Fajardo, Domingo Alzuru y José de Jesús Guevara.
Posteriormente se incorporaron los diputados por la provincia de Casanare: José Ignacio Muñoz, José María Vergara y
Vicente Uribe. Zea pasó a ser un diputado por Casanare. Manuel Cedeño se incorporó luego como diputado por la
provincia de Guayana.
Carta de Jamaica
Muy Señor mío:
Me apresuro á contestar la carta de 29 del mes pasado que usted me hizo el honor de dirijirme, y yó recibí con la mayor
satisfaccion.
Sensible como devo, al interes que usted ha querido tomar por la suerte de mi patria, afligiendose con ella por los tormentos
que padese, desde su descubrimiento hasta éstos últimos periodos, por parte de sus destructores los Españoles, no siento
ménos el comprometimiento en que me ponen las solícitas demandas que usted me hace, sobre los objetos mas
importantes de la politica americana. Así, me encuentro en un conflicto entre el deseo de corresponder á la confianza con
que usted me favorese, y el impedimento de satisfacerla, tanto por la falta de documentos y de Libros, cuanto por los
limitados conocimientos que poseo de un pais tan inmenso, variado y desconocido como el nuevo mundo.
En mi opinion, es imposible responder á las preguntas con que usted me ha honrado. El mismo Baron de Humboldt, con
su universalidad de conocimientos teóricos y prácticos, apenas lo haria con esactitud; por que, aunque una parte de la
Estadística y revolucion de América es conocida, me atrevo á asegurar que la mayor está cubierta de tinieblas, y por
consecuencia, solo se pueden ofrecer conjeturas mas o menos aproximadas, sobre todo, en lo relativo á la suerte futura y
á los verdaderos proyectos de los Americanos; pues cuantas combinaciones suministra la Historia de las naciones, de
otras tantas és susceptible la nuestra, por sus posiciones fisicas, por las vicisitudes de la guerra, y por los calculos de la
Politica.
Como me conceptúo obligado á prestar atención á la apreciable carta de usted., no menos que á sus filantrópicas miras,
me animo á dirigir estas lineas: en las cuales ciertamente no hallará usted las ideas luminosas que desea, mas sí, las
ingenuas espreciones de mis pensamientos. “tres siglos há, dice usted, que empesaron las barbaridades que los españoles
cometieron en el grande Emisferio de Colon. Barbaridades que la presente edad ha rechasado como favulosas, por que
paresen superiores á la perversidad humana; y jamas serian creidas por los críticos modernos, sí constantes y repetidos
documentos no testificacen estas infaustas verdades. El filantropo obispo de Chiapa, el Apostol de la America Las Casas,
ha dejado á la posteridad una breve relacion de éllas, estractada de las sumarias que siguieron [roto] Sevilla á los
Conquistadores, con el testimonio de cuantas personas respetables habia entonces en el nuevo mundo, y con los procesos
mismos que los tiranos se hizieron entre sí: como consta por los mas celebres historiadores de aquel tiempo. todos los
imparciales han hecho justicia al zelo verdad y virtudes de aquel amigo de la humanidad, que, con tanto fervor y firmeza,
denunció ante su gobierno y sus contemporaneos los actos mas horrorosos de un frenesí sanguinario.
Con cuanta emoción de gratitud, leo el pasaje de la carta de usted en que me dice “ que espera que los sucesos que
siguieron entonces á las armas españolas, acompañen ahora á las de sus contrarios los muy oprimidos americanos
meridionales” Yo tomo ésta esperanza por una prediccion, si la justicia deside las contiendas de los hombres.- El suceso
coronará nuestros esfuerzos; por que el destino de la America se ha fijado irrevocablemente; el lazo que la unia á la España
está cortado; la opinion era toda su fuerza; por ella se estrechaban mutuamente las partes de aquella inmensa Monarquia.
Lo que antes las enlazaba ya las divide; mas grande es el odio que nos ha inspirado la penínzula, que el mar que nos
separa de élla; menos dificil es unir los dos continentes que reconciliar los espíritus de ambos paices.
El hábito á la ovediencia; un comercio de intereses, de luces, de religión, una reciproca benevolencia, una tierna solicitud
por la causa y la gloria de nuestros padres; en fin, todo lo que formava nuestra esperanza, nos venía de España. De aquí
nacía un principio de adeccion que parecía eterno: no obstante que la inconducta de nuestros dominadores relajava ésta
simpatía, ó por mejor decir éste apego forzado por el imperio de la dominacion. Al presente sucede lo contrario: la muerte,
el deshonor, cuanto es nocivo nos amenasa y tememos, todo lo sufrimos de ésa desnaturalizada Madrastra.. El velo se ha
rasgado: ya hemos visto la luz, y se nos quiere volver a las tinieblas; se han roto las cadenas; ya hemos sido libres; y
nuestros enemigos pretenden de nuevo esclavisarnos. Por lo tanto, la América combate con despecho; y rara vez la
desesperacion no ha arrastrado tras sí á la victoria.
Por que los sucesos hayan sido parciales y alternados, no debemos desconfiar de la fortuna. En unas partes triunfan los
Yndependientes, en tanto que los tiranos, en lugares diferentes obtienen sus ventajas: ¿y cual es el resultado final ? ¿no
está el nuevo – mundo entero conmobido, armado para su defensa ? Echemos una ojeada, y obcervaremos una lucha
simultanea en la inmensa estencion de este hemisferio.
El belicoso estado de las provincias del rio de la Plata ha purgado su territorio y conducido sus armas vencedoras al Alto
Perú; conmobido á Arequipa é inquietado á los realistas de Lima. Cerca de un millón de habitantes disfrutan allí de su
libertad. El reyno de Chile, poblado de ochocientas mil almas, está lidiando contra sus enemigos que pretenden dominarlo;
pero en vano, por que los que antes pucieron un termino a sus conquistas, los indomitos y libres araucanos, son sus
vecinos y compatriotas; y su ejemplo sublime es suficiente para probarles, que el Pueblo que ama su Yndependencia por
fin la logra.
El Virreynato del Perú cuya poblacion asciende á millon y medio de habitantes, es sin duda el mas sumiso, y al que mas
sacrificios se le han arrancado para la causa del rey; y bien que sean varias las relaciones concernientes á aquella hermosa
porcion de America, es induvitable que ni está tranquila, ni es capas de oponerse al torrente que amenasa á las mas de
sus provincias.
La nueva Granada, que es, por decirlo así, el corazon de America obedece á su gobierno jeneral eseptuando el reyno de
Quito que, con la mayor dificultad, contienen sus enemigos, por ser fuertemente adicto á la causa de su patria: y las
provincias de Panamá y Santa Marta que sufren, no sin dolor, la tirania de sus señores. Dos millones y medio de habitantes
estan esparcidos en aquel territorio que actualmente defienden contra el Ejercito español bajo el General Morillo, que es
verosímil sucumba delante de la inespugnable Plaza de Cartajena. Mas si la tomare será a costa de grandes pérdidas; y
desde luego carecera de fuerzas bastantes para subyugar á los morígenos y bravos moradores del interior.
En cuanto a la heroica y desdichada Venezuela, sus acontesimientos han sido tan rápidos y sus desvastaciones tales, que
casi la han reducido á una absoluta indijencia, y á una soledad espantosa: no obstante que era uno de los mas bellos
paices de cuantos hacian el orgullo de la America. Sus tiranos gobiernan un desierto y solo oprimen á tristes restos, que
escapados de la muerte, alimentan una precaria existencia: algunas mujeres, niños y ancianos son los que quedan. Los
mas de los hombres han perecido por no ser esclavos, y los que viven combaten con furor en los campos y en los pueblos
internos hasta espirar ó arrojar al Mar á los que, insaciables de sangre y de crimenes, ribalizan con los primeros monstruos
que hizieron desaparecer de la America á su raza primitiva. Cerca de un Millon de habitantes se encontrava en Venezuela;
y, sin exageracion, se puede asegurar que una cuarta parte ha sido sacrificada por de tierra, la espada, el hambre, la
peste, las peregrinaciones: esepto el terremoto, todos resultados de la guerra. En nueva España havia en 1808, segun
nos refiere el Baron de Humboldt, siete millones ochocientas mil almas con inclusion de Goatemala. Desde aquella epoca,
la insurreccion, que ha ajitado á casi todas sus provincias, ha hecho disminuir sensiblemente aquel computo que parecía
exacto; pues mas de un millon de hombres han perecido como lo podra usted ver en la esposicion de Mr. Walton que
describe con fidelidad los sanguinarios crimenes cometidos en aquel opulento Ymperio.
Allí la lucha se mantiene á fuerza de sacrificios humanos y de todas especies, pues nada ahorran los españoles, con tal
que logren someter á los que han tenido la desgracia de nacer en este suelo, que parece destinado á empaparse con la
sangre de sus hijos. A pesar de todo, los Mejicanos seran libres por que han abrazado el partido de la patria, con la
resignacion de vengar á sus pasados, ó seguirlos al sepulcro. Ya ellos dicen con reynal: llegó el tiempo en fin, de pagar á
los españoles suplicios con suplicios, y de ahogar á esa raza de esterminadores en su sangre ó en el Mar.
Las Yslas de Puerto-rico y Cuba, que entre ambas, pueden formar una poblacion de setecientas á ochocientas mil almas,
son las que mas tranquilamente poseen los españoles, por que estan fuera del contacto de los Yndependientes. Mas, ¿
no son americanos estos Ynsularez.? ¿ no son vejados.? ¿ no desean su bien estar. ? Este cuadro representa una escena
militar de dos mil leguas de longitud, y novecientas de latitud en su mayor estencion, en que dies y seis millones de
Americanos defienden sus derechos, ó estan comprimidos por la nacion Española; que aun que fue en algun tiempo el
mas vasto Ymperio del Mundo, sus restos son ahora impotentes para dominar al nuevo hemisferio, y hasta para
mantenerse en el antiguo. Y ¿la Europa civilizada, comerciante y amante de la Libertad, permite que una vieja serpiente,
por solo satisfacer su saña envenenada, devore la mas bella parte de nuestro glovo.? Que! ¿está la Europa sorda al clamor
de su propio interes? ¿ no tiene ya ojos para ver la justicia.? ¿tanto se ha endurecido, para ser de éste modo insensible.?
Estas cuestiones, cuanto mas las medito, mas me confunden: llego á pensar que se aspira á que desaparesca la America;
pero es imposible por que toda la Europa no es Española. ¡ Que demencia la de nuestra enemiga, pretender reconquistar
la America sin Marina, sin tesoros y casí sin Soldados!, pues los que tiene, apenas son bastantes para retener á su propio
pueblo en una biolenta ovediencia y defenderse de sus vecinos. Por otra parte, ¿ Podrá ésta nacion hacer el Comercio
esclusivo de la mitad del Mundo sin Manufacturas, sin producciones territoriales, sin Artes, sin Ciencias, sin politica.?.
Lograda que fuese ésta loca empresa, y, suponiendo mas aun, lograda la pacificacion, los hijos de los actuales americanos,
unidos con los de los Europeos reconquistadores, ¿ no volverian á formar dentro de veinte años, los mismos patríoticos
designios que ahora se están combatiendo.?
La Europa haria un bien á la España en disuadirla de su obstinada temeridad, por que á lo menos le ahorraria los gastos
que espende y la sangre que derrama; afin de que, fijando su atencion en sus propios recursos, fundase su prosperidad y
poder sobre bases mas sólidas que de las de inciertas conquistas, un comercio precario, y esacciones violentas en pueblos
remotos, enemigos y poderosos. La Europa misma por miras de sana politica, deberia haber preparado y ejecutado el
proyecto de la Yndependencia Americana; no solo por que el equilibrio del mundo así lo exije, sino por que este és el
medio lejitimo y seguro de adquirirse establesimientos ultramarinos de comercio. La Europa que no se halla agitada por
las violentas pasiones de la venganza, ambicion y codicia, como la España, parese que estaba autorizada por todas las
Leyes de la Equidad, á ilustrarla sobre sus bien entendidos intereses.
Cuantos escritores habian tratado la materia se acordaban en esta parte. En concecuencia, nosotros esperabamos, con
razon, que todas las naciones cultas se apresurarian á auciliarnos, para que adquiriesemos un bien cuyas ventajas son
recíprocas á entrambos hemisferios. Sin embargo, ¡ cuan frustradas han quedado nuestras esperanzas; no solo los
europeos, pero hasta nuestros hermanos del norte se han mantenido inmobiles espectadores de esta contienda; que por
su esencia es la mas justa, y por sus resultados la mas bella é importante de cuantas se han suscitado en los siglos
antiguos y modernos.! por que, ¿ hasta donde se puede calcular la trascendencia de la libertad del hemisferio de Colon ?
“La felonia con que Bonaparte, dice V., prendió á Carlos 4° y á Fernando 7° reyes de ésta nación, que tres siglos há,
apricionó con traicion á dos Monarcas de la América Meridional, es un acto muy manifiesto de la retribucion divina, y al
mismo tiempo, una prueba de que dios sostiene la justa causa de los Americanos y les concederá su Independencia.”
Parece que usted quiere aludir al Monarca de Mejico Moteuhsoma,preso por Córtes y muerto según Herrera, por el mismo,
aun que Solis dice, que por el pueblo; y á Atagualpa Ynca del Perú, destruido por Francisco Pisarro y Diego Almagro.
Existe tal diferencia entre los reyes Españoles y los reyes Americanos, en su suerte, que no admite comparacion: los
primeros son tratados con dignidad, concervados, y al fin recobran su libertad y trono, mientras que los ultimos sufren
tormentos inauditos y los vilipendios mas vergonzosos. Si á Guatimoctzin, sucesor de Moteuhsoma, se le trata como á
Emperador, y le ponen la corona, fue por irricion y no por respeto, para que esperimentáse éste escarnio antes que las
torturas. Yguales á la suerte de éste Monarca fueron las del rey de Mechoazan, Catzontzin; el Zipa de Bogotá, y cuantos
toquis, Yncas, Zipas, ulmanes, Caziques y demas dignidades Yndianas sucumbieron al poder español. El suceso de
Fernando 7° es mas semejante al que tubo lugar en Chile en 1535 con el ulmen de Copiapó entonces reynante en aquella
Comarca. El español Almagro, protestó como Bonaparte tomar partido por la causa de lejitimo Soberano; y
en concecuencia, llama al usurpador, como Fernando lo era en España: aparenta restituir al lejitimo a sus Estados, y
termina por encadenar y echar á las llamas al infelis ulmen, sin querer ni aun oir su defensa. Este es el ejemplo de Fernando
7° con su usurpador: los reyes Europeos, solo padesen destierros; el ulmen de Chile, termina su vida de un modo atros.
“Despues de algunos meses, añade V, he hecho muchas reflecciones sobre la situacion de los americanos y sus
esperanzas futuras; tomo grande interes en sus sucesos pero me faltan muchos informes, relativos á su estado actual y á
lo que ellos aspiran. Deseo infinitamente saber la politica de cada Provincia, como tambien su poblacion; si desean
republicas ó Monarquias, si formaran una gran república ó una gran Monarquia. toda noticia de ésta especie que usted
pueda darme, ó indicarme las fuentes á que deba ocurrir, la estimaré como un favor muy particular”.
Siempre las almas generosas se interesan en la suerte de un pueblo que se esmera por recobrar los derechos con que el
criador y la naturaleza le han dotado; y es necesario estar bien fascinado por el error ó por las paciones para no abrigar
ésta noble sensacion, usted ha pensado en mi pais, y se interesa por él: este acto de benevolencia, inspira el mas vivo
reconocimiento.
He dicho la poblacion que se calcúla por datos mas ó menos exáctos, que mil circunstancias hacen fallidos, sin que sea
facil remediar ésta inexactitud; por que los mas de los moradores tienen habitaciones campestres y muchas veces errantes;
siendo labradores, pastores, nomades, perdidos en medio de espesos é inmensos bosques, llanuras solitarias y aislados
entre lagos y rios caudalosos. ¿Quien será capas de formar una estadistica completa de semejantes comarcas.? Ademas,
los tributos que pagan los Yndijenas; las penalidades de los esclavos; las primicias, diezmos y derechos que pesan sobre
los labradores, y otros accidentes, alejan de sus hogares á los pobres americanos. Esto és sin hacer mencion de la guerra
de esterminio que ya ha cegado cerca de un octabo de la poblacion, y ha ahuyentado una gran parte; pues entonces las
dificultades son insuperables, y el empadronamiento vendria á reducirse á la mitad del verdadero Censo. todavia es mas
dificil presentir la suerte futura del nuevo mundo, establecer principios sobre su politica, y casi profetizar la naturaleza del
gobierno que llegará á adoptar. toda idea relativa al porvenir de éste pais me parese aventurada. ¿ Se pudo preveer
cuando el género humano se hallava en su infancia, rodeado de tanta incertidumbre, ignorancia y error, cual seria el
regímen que abrazaria para su concervacion. ? ¿ Quién se habría atrevido á desir, tal nacion sera republica ó Monarquia,
ésta sera pequeña, áquella grande.?; en mi concepto, ésta és la imajen de nuestra situacion. nosotros somos un pequeño
genero humano, poseemos un mundo aparte, cercado por dilatados mares; nuevos en casi todas las Artes y Ciencias,
aunque en cierto modo ya viejos en los usos de la sociedad Civil.
Yo considero el estado actual de la America como cuando desplomado el Ymperio romano, cada desmembracion formó
un sistema politico, conforme á sus intereses y situacion, ó siguiendo la ambicion particular de algunos Gefes, familiares ó
Corporaciones. Con esta notable diferencia, que aquellos miembros dispersos volvian á restablecer sus antiguas naciones
con las alteraciones que exígian las cosas ó los sucesos. Mas nosotros, que apenas concervamos vestigios de lo que en
otro tiempo fue, y que por otra parte no somos Yndios ni Europeos, sino una especie media entre los lejitimos propietarios
del pais y los usurpadores Españoles; en suma, siendo nosotros americanos por nacimiento; y nuestros derechos los de
Europa, tenemos que disputar éstos á los del pais, y que mantenernos en él contra la opinion de los invasores; así nos
hallamos en el caso mas estraordinario y complicado. no obstante que es una especie de adivinacion indicar cual será el
resultado y la linea de politica que la America siga; me atrevo á aventurar algunas conjeturas que desde luego caracteriso
de arbitrarias, dictadas por un deseo racional y no por un raciocinio probable.
La posicion de los moradores del hemisferio Americano, ha sido, por siglos, puramente paciva: su eccistencia politica era
nula. nosotros estabamos en un grado todavia mas abajo de la cerbidumbre, y, por lo mismo con mas dificultades para
elevarnos al goce de libertad. Permitame usted estas consideraciones para aclarar la cuestion. Los Estados son esclavos,
por la naturaleza de su constitucion, ó por el abuso de ella: luego un pueblo es esclavo; cuando el gobierno, por su esencia,
ó por sus vicios holla y usurpa los derechos del ciudadano ó subdito. Aplicando estos principios, hallaremos que la America,
no solamente estaba privada de su libertad, si no tambien de la tirania activa ó dominante. Me explicare.
En las administraciones absolutas no se reconoce limites en el ejercicio de las facultades gubernativas: la voluntad del
gran Sultan, Kam, Dey y demas soberanos despóticos, es la ley suprema, y ésta es casí arbitrariamente ejecutada por los
Bajaes, Kanes, y Sátrapas subalternos de la turquia y Persia, que tienen organizada una opresion de que participan los
subditos en razon de la autoridad que les confian. A ellos está encargada la Administración Civil, Militar, Política, de rentas
y la relijion. Pero al fin son persas los Gefes de hispan, son turcos los Vizires del gran Señor, son tártaros los Sultanes de
la tartária.
La China no embio á buscar mandarines, militares, y letrados al pais de Gengis Kan que la conquistó, á pesar de que los
actuales chinos son desendientes directos de los subyugados por los ascendientes de los presentes tártaros.
¡Cuan diferente era entre nosotros! Se nos bejava con una conducta que, ademas de privarnos de los derechos que nos
correspondian, nos dejava en una especie de Ynfancia permanente, con respecto á las transaciones publicas. Si
hubiesemos siquiera manejado nuestros asuntos domesticos en nuestra administracion interior, conoseriamos el curso
de los negocios publicos y su mecanismo. Gosariamos tambien de la consideracion personal, que impone á los ojos del
pueblo cierto respeto maquinal, que es tan necesario concervar en las revoluciones. He aquí por que he dicho, que
estabamos privados hasta de la tirania activa, pues que no nos era permitido ejercer sus funciones.
Los Americanos en el sistema Español, que está en vigor, y quisá con mayor fuerza que nunca, no ocupan otro lugar en
la sociedad que el de siervos propios para el trabajo, y cuando mas el de simples consumidores; y aun ésta parte cohartada
con restricciones chocantes; tales son las prohibiciones del cultivo de los frutos de Europa, el estanco de las producciones
que el rey monopoliza; el impedimento de las fabricas que la misma Peninzula no posee; los privilejios esclusivos del
comercio, hasta de los objetos de primera necesidad; las trabas entre provincias y provincias americanas, para que no se
traten, entiendan ni negocien; en fin; ¿ quiere usted saber cual era nuestro destino.? Los campos para cultivar el añil, la
Grana, el café, la caña, el cacao y el algodón; las llanuras solitarias para criar ganados; los desiertos para cazar las bestias
feroces; las entrañas de la tierra para escavar el oro que no puede saciar á esa nacion abarienta.
tan negativo era nuestro estado, que no lo encuentro semejante en ninguna otra asociacion civilizada, por mas que recorro
la serie de las edades y de la politica de todas las naciones. Pretender que un pais tan felismente constituido, estenso rico
y populoso sea meramente pasivo, ¿no es un ultraje y una violacion de los derechos de la humanidad.? Estabamos como
acabo de esponer, abstraidos y digamoslo así, aucentes del universo, en cuanto es relativo á la Ciencia de gobierno y
administracion del Estado. Jamas eramos Virreyes, ni Gobernadores, si no por causas muy estraordinarias; Arzobispos y
obispos pocas veces; Diplomáticos, nunca; Militares solo en calidad de subalternos; nobles sin privilejios reales, no eramos
en fin, ni Magistrados ni financistas, y casí ni aun Comerciantes: todo en contravencion directa de nuestras instituciones.
El Emperador Carlos 5° formó un pacto con los descubridores, conquistadores y pobladores de America, que, como dice
Guerra, es nuestro Contrato – social. Los reyes de España convinieron solemnemente con ellos que lo ejecutasen por su
cuenta y riesgo, prohibiéndoles hacerlo á costa de la real hacienda; y por ésta razon se les concedia que fuesen señores
de la tierra: que organisasen la administracion, y ejerciesen la Judicatura en apelacion: con otras muchas esenciones y
privilegios, que seria prolijo detallar. El rey se comprometió, á no enagenar jamas las provincias Americanas, como que á
el no tocaba otra jurisdiccion que la del alto dominio, siendo una especie de propiedad feudal la que allí tenian los
conquistadores para sí y sus descendientes.
Al mismo tiempo existen Leyes espresas que favorecen casí esclusivamente á los naturales del pais originarios de España;
en cuanto á los empleos civiles, Ecleciasticos y de rentas. Por manera que con una violacion manifiesta de las leyes y de
los pactos subcistentes se han visto despojar aquellos naturales de la autoridad Constitucional que les daba su Código.
De cuanto he referido será facil colejir, que la America no estaba preparada para desprenderse de la Metrópoli, como
súbitamente sucedió, por el efecto de las ilegitimas leciones de Bayona, y por la inicua guerra que la regencia nos declaró,
sin derecho alguno para ello; no solo por falta de Justicia, sino también de lejitimidad. Sobre la naturaleza de los gobiernos
Españoles, sus decretos conminatorios y hostíles, y el curso entero de su desesperada conducta, hay escritos del mayor
mérito en el periodíco el Español, cuyo autor es el señor Blanco; y estando allí ésta parte de nuestra historia muy bien
tratada, me limito á indicarlo.
Los Americanos han subido derrepente, sin los conocimientos previos, y, lo que es mas sensible, sin la práctica de los
negocios publicos, á reprecentar en la escena del Mundo, las eminentes dignidades de Legisladores, Magistrados,
Administradores del Erario, Diplomáticos, Generales, y cuantas autoridades supremas y subalternas forman la Gerarquia
de un Estado, organizado con regularidad.
Cuando las águilas Francesas solo respetaron los Muros de la Ciudad de Cadiz, y con su vuelo arrollaron á los frájiles
gobiernos de la Peninzula, entonces quedamos en la horfandad. Ya antes habiamos sido entregados á la merced de un
usurpador estranjero. Despues, lisongeados con la justicia que se nos debia, con esperanzas alahueñas, siempre burladas
por último, inciertos sobre nuestro destino futuro, y amenasados por la Anarquia, á causa de la falta de un gobierno lejitimo
justo y liberal, nos presipitamos en el caos de la revolucion. En el primer momento solo se cuidó de proveer á la seguridad
interior, contra los enemigos que encerraba nuestro seno. Luego se estendió á la seguridad esterior: se establecieron
autoridades que sostituimos á las que acabamos de deponer, encargadas de dirijir el curso de nuestra revolucion, y de
aprobechar la coyuntura feliz en que nos fuese posible fundar un gobierno constitucional, digno del presente siglo, y
adecuado á nuestra situación.
todos los nuevos gobiernos marcaron sus primeros pasos con el establesimiento de Juntas populares. Estas formaron en
seguida reglamentos para la convocasion de congresos que produjeron alteraciones importantes; Venezuela exigió un
Gobierno democrático y Federal; declarando previamente los derechos del hombre, manteniendo el Equilibrio de los
poderes y estatuyendo Leyes generalez a favor de la libertad Civil, de Ymprenta y otraz; finalmente, se constituyó un
gobierno independiente. La nueva Granada, siguió con uniformidad los establecimientos politicoz, y cuantas reformas hizo
Venezuela; poniendo por bace fundamental de su constitucion el sistema federal mas exajerado que jamas eccistió.
resientemente se ha mejorado con rrespecto al poder ejecutivo jeneral, que ha obtenido cuantas atribuciones le
corresponden – Segun entiendo, Buenos Ayres, y Chile han seguido ésta misma linea de operaciones; pero como nos
hallamos á tanta distancia los documentos son tan raros, y las noticias tan inexáctas, no me animare ni aun á bosquejar el
cuadro de sus transacionez.
Los sucesos de Mejico han sido demaciado varios, complicádos, rápidos y desgraciados, para que puedan seguir el curso
de su revolucion. Carecemos, á demas, de documentos bastante instructivos, que nos hagan capaces de júsgarlos. Los
Yndependientes de Mejico, por lo que sabemos, dieron principio á la Ynsurrecsion en Setiembre de 810; y un año despues,
ya tenian centralizado su gobierno en Zitacuaro, instalando allí una Junta nacional, bajo los auspicios de Fernando 7°, en
cuyo nombre se ejercian las funciones gubernativas. Por los acontecimientos de la guerra, ésta Junta se trasladó á
diferentes lugares; y es verosímil que se haya concervado hasta éstos ultimos momentos, con las modificasiones que los
sucesos hayan exijido. Se dize que ha creado un Jeneralisimo ó dictador, que lo és el Ylustre General Morelos: otros
hablan del selebre General rayon; lo cierto és que uno de estos dos grandes hombres, ó hambos separadamente ejercen
la autoridad suprema en aquel pais; y recientemente ha aparecido una constitucion para el rejimen del Estado. En Marzo
de 1812, el Gobierno recidente en Zultepec, presentó un plan de Paz y Guerra al Virrey de Mejico, concebido con la mas
profunda sabiduria. En el se reclamó el derecho de Gentes, estableciendo principios de una esactitud incontestable.
Propuso la Junta que la guerra se hiziese como entre hermanos, y conciudadanos; pues que no debia ser mas cruel que
entre naciones estranjeras: que los derechos de Gentes y de guerra inviolables para los mismos infieles y barbaros, debian
serlo mas para Cristianos sujetos a un soberano y á unas mismas Leyes; que los pricioneros no fuesen tratados como
reos de Lesa Magestad, ní se degollasen los pricioneros que rendian las armas, sino que se mantuviesen en rehenes para
canjearlos; que no se entráse á sangre y fuego en las poblaciones pacificas, no los diesmácen ni quintácen, para
sacrificarlas, y concluye que, en caso de no admitirse este plan, se obcervarian rigurosamente las represálias. Esta
negociacion se trató con el mas alto desprecio: no se dió respuesta á la Junta nacional, las comunicaciones originales se
quemaron publicamente en la Plasa de Mejico por mano del Verdugo; y la guerra de esterminio continuo por parte de los
Españoles con su furor acostumbrado; mientras que los Mejicanos y las otras naciones Americanas no la hacían ni aun á
muerte, con los pricioneros de guerra, aun que fuesen Españoles -Aquí se obcerva que, por causas de conveniencia,
se concervó la apariencia de sumision al rey, y aun á la Constitucion de la Monarquia. Parese que la Junta nacional es
absoluta en el ejercicio de las funciones lejislativa, ejecutiva y judicial; y el numero de sus miembros muy limitados.
Los acontesimientos de la tierra firme nos han provado que las instituciones perfectamente representativas no son
adecuadas á nuestro caracter costumbres y luces actuales. En Caracas el espiritu de partido tomó su origen en las
sociedades, Asambleas, y Elecciones populares, y éstos partidos nos tornaron á la esclavitud. Y así como Venezuela ha
sido la republica Americana que mas se ha adelantado en sus instituciones politicas, tambien ha sido el mas claro ejemplo
de la ineficacia de la forma democrata y federal para nuestros nacientes estados -. En nueva Granada, las escesivas
facultades de los Gobiernos provinciales, y la falta de centralizacion en el Jeneral, han conducido aquel precioso pais al
estado á que se vé reducido en el dia. Por ésta razon sus débiles enemigos se han concervado contra todas las
probabilidades. En tanto que nuestros compatriotas no adquieran los talentos y las virtudes politicas que distinguen á
nuestros hermanos del norte, los sistemas enteramente populares, lejos de sernos favorables, temo mucho que vengan á
ser nuestra ruina. Desgraciadamente éstas cualidades parecen estar muy distantes de nosotros en el grado que se
requiere; y por el contrario, estamos dominadoz de los vicios que se contraen bajo la direccion de una nacion como la
Española, que solo ha sobre salido en fiereza, ambicion, venganza y Codicia.
Es mas dificil dice Montesquieu, sacar un pueblo de la servidumbre que subyugar á uno libre. Esta verdad está
comprobada por los anales de todos los tiempos, que nos muestran las mas de las naciones libres sometidas al Yugo, y
muy pocas de las esclavas recobran su libertad. A pesar de éste convencimiento, los Meridionales de éste continente
han manifestado el conato de conceguir Ynstituciones liberales, y aun perfectas, sin duda por efecto del instinto que tienen
todos los hombres de aspirar á su mayor felicidad posible: la que se alcansa infaliblemente cuando ellas estan fundadas
sobre las baces de la justicia, de la libertad y de la igualdad. Pero, ¿seremos nosotros capaces de mantener en su
verdadero equilibrio la dificil carga de una republica.? ¿Se puede concebir que un pueblo recientemente desencadenado
se lanze á la esfera de la libertad, sin que, como á Ycaro, se le desagan las alas y recaiga en el abismo.? tal prodigio es
inconcebible, nunca visto. Por consiguiente no hay un raciocinio verocímil que nos alhague con esta esperanza.
Yo deseo mas que otro alguno ver formar en America la mas grande nacion del mundo, menos por su estencion y riquesas,
que por su libertad y gloria. Aun que aspiro á la perfeccion del gobierno de mi patria, no puedo persuadirme que el nuevo
– mundo sea por el momento rejido por una gran republica; como es impocible no me atrevo á desearlo, y menos deseo
aun una Monarquia universal de America, por que éste proyecto, sin ser util, es tambien impocible. Los abusos que
actualmente existen, no se reformarian, y nuestra rejeneracion seria infructuosa. Los Estados Americanos, han menester
de los cuidados de gobiernos paternales, que curen las plagas y las heridas del despotismo y la guerra. La Metrópoli, por
ejemplo seria Mejico, que es la unica que puede serlo por su poder intrinseco, sin el cual no hay Metrópoli. Supongamos,
que fuese el Ystmo de Panamá, punto céntrico para todos los estremos de este vasto continente: ¿no continuarian éstos
en la languidez y aun en el desorden actual.? Para que un solo gobierno dé vida aníme, ponga en accion todos los resortes
de la prosperidad publica, corrija, ilustre y perfeccione al nuevo mundo, seria necesario que tubiese las facultades de un
dios, y cuando menos, las luces y virtudes de todos los hombres.
El espiritu de partido que al presente ajita á nuestros Estados, se ensenderia entonces con mayor encono hallandose
aucente la fuente del poder, que unicamente puede reprimirla. Ademas, los Magnates de las capitales no sufririan la
preponderancia de los Metropolitanos, á quienes considerarian como á otroz tantos tiranos; sus zelos llegarian hasta el
punto de comparar á éstos con los odiosos Españoles. En fin, una Monarquia semejante, seria un Coloso diforme, que su
propio peso desplomaria á la menor convulcion. Mister. de Pradt ha dividido sábiamente á la America en quince ó dies y
siete Estados, independientes entre sí, gobernados por otros tantos Monarcas. Estoy de acuerdo en cuanto á lo primero,
pues la America comporta la creacion de diez y siete naciones: en cuanto á lo segundo, aun que es mas facil conceguirlo,
es menos util; y a sí, no soy de la opinion de las Monarquias Americanas. He aquí mis razones. El interes bien entendido
de una republica, se circunscribe en la esfera de su concervacion, prosperidad y Gloria. no ejerciendo la libertad el
Ymperio, por que es presisamente su opuesto, ningun estímulo escita á los republicanos á estender los terminos de su
nacion, en detrimento de sus propios medios con el unico objeto de hacer participar á sus vecinos de una Constitucion
liberal. ningun derecho adquieren, ninguna ventaja sacan venciéndolos, á menos que los reduscan á Colonias, Conquistas
ó Aliados siguiendo el ejemplo de roma. Maxímas y ejemplos tales estan en oposision directa con los principios de justicia
de los sistemas republicanos; y, aun diré mas, en oposicion manifiesta con los Yntereses de sus ciudadanos; por que un
estado demaciado estenso, en sí mismo ó por sus dependencias, al cabo biene en decadencia, y convierte su forma libre
en otra tiránica; relaja los principios que deben concervarla, y ocurre por ultimo al despotismo. El distintivo de las pequeñas
republicas, es la permanencia; el de las grandes es vario, pero siempre se inclina al Ymperio. Casi todas las primeras han
tenido una larga duracion: de las segundas, solo roma, se mantuvo algunos siglos; pero fué, por que era republica la
Capital, y no lo era el resto de sus dominios, que se gobernaban por Leyes é instituciones diferentes.
Muy contraria es la politica de un rey cuya inclinacion constante se dirije al aumento de sus poseciones, riquesas y
facultades; con razon, por que su autoridad crece con éstas adquisiciones; tanto con respecto á sus vecinos, como á sus
propios vasallos, que temen en él un poder tan formidable, cuanto es su Ymperio, que se concerva por medio de la guerra
y de las conquistas. Por estas razones, pienso que los Americanos, anciosos de paz, ciencias, artes, comercio y Agricultura
preferiran las republicas á loz reynos: y me parece que éstos deseos se conforman con las miras de la Europa. no convengo
en el sistema federal entre los populares y representativos, por ser demaciado perfecto, y exijir virtudes y talentos politicoz
muy superiores á los nuestros; por igual razon rehuso la Monarquia mista de Aristocracia y democracia que tanta fortuna
y esplendor ha procurado á la Ynglaterra. no siendonos posible lograr entre las republicas y Monarquias lo mas perfecto y
acabado, evitemos caer en Anarquias demagógicas ó en tiraniaz monocratas: busquemos un medio entre estremos
opuestos que nos conducirian á los mismos escollos, á la infelicidad y al deshonor. Voy á arriesgar el resultado de mis
cabilacio nes sobre la suerte futura de la America: no la mejor, si no la que le sea mas accequible.
Por la naturaleza de las localidadez, riquezas, poblacion y caracter de los Mejicanos, imajino que intentaran al principio
establecer una republica representativa, en la cual tenga grandes atribuciones el poder ejecutivo concentrandolo en un
Yndividuo que, si desempeña sus funciones con acíerto y justicia, casi naturalmente vendrá á concervar una
autoridad vitalicia. Si su incapacidad ó violenta administracion escita una conmocion popular que triunfe, este mismo poder
ejecutivo quizá se difundirá en una Asamblea. Si el partido preponderante es militar ó aristocrático exijirá probablemente
una Monarquia, que al principio será limitada y constitucional, y despues inevitablemente declinará en absoluta; pues
debemos convenir en que nada hay mas dificil en el orden politico que la concervacion de una Monarquia mista; y tambien
es presiso convenir, en que solo un pueblo tan patriota como el Yngles, es capas de contener la autoridad de un rey, y de
sostener el espiritu de libertad bajo un Cetro y una Corona.
Los Estados del Ystmo de Panamá hasta Goatemala formaran quisá una asociacion. Esta magnifica posision, entre los
dos grandes mares, podrá ser con el tiempo el emporio del universo. Sus canales acortaran las distancias del Mundo:
estrecharan los lazos comerciales de Europa, America, y Asia, traeran á tan felis region los tributos de las cuatro partes
del Globo; ¡Acaso solo allí podra fijarse algun dia la Capital de la tierra!; como pretendió constantino [sic] que fuese
Bisancio la del antiguo hemisferio.
La nueva Granada se unirá con Venezuela, si llegan á con- venirse en formar una republica Central cuya Capital sea
Maracaybo, ó una nueva Ciudad que, con el nombre de Las Casas (en honor de este heroe de la filantropia) se funde entre
los confines de ambos paices, en el sobervio puerto de Bahiahonda.
Esta posicion, á un que desconocida, es mas ventajosa por todos respectos. Su acceso es facil, y su situacion tan fuerte,
que puede hacerse inespugnable. Posee un clima puro y saludable, un territorio tan propio para la agricultura como para
la cria de ganados, y una grande abundancia de Maderas de construccion. Los Salvajes que la habitan serian civilizados,
y nuestras poseciones se aumentarian con la adquisicion de la Guagira. Esta nacion se llamaria Colombia, como un tributo
de justicia y gratitud al criador de nuestro hemisferio. Su gobierno podrá imitar al Yngles, con la diferencia de que en lugar
de un rey, habrá un poder ejecutivo electivo cuando mas vitalicio, y jamas hereditario si se quiere republica, una Camara
ó senado lejislativo hereditario que, en las tempestades politicas se interponga entre las olas populares y los rayos del
Gobierno; y un Cuerpo lejislativo de libre eleccion, sin otras restricciones, que las de la Camara baja de Ynglaterra. Esta
Constitucion participaria de todas formas; y yo deseo que no participe de todos los vicios.
Como ésta es mi patria, tengo un derecho incontestable para desearla lo que en mi opinion es mejor. Es muy posible que
la nueva Granada, no convenga en el reconocimiento de un Gobierno Central , por que es en estremo adicta á la
Federacion; y entonces formará por sí sola un Estado que, si subsiste, podra ser muy dichoso por sus grandes recursos
de todos jeneros.
Poco sabemos de las opiniones que prebalecen en Buenos Ayres, Chile, y el Perú. Jusgando por lo que se trasluce, y por
las apariencias en Buenos Ayres, habrá un Gobierno Central, en que loz Militares se lleven la primacia por concecuencia
de sus diviciones intestinas y guerras esternas. Esta Constitucion dejenera necesariamente en una oligarquia ó una
Monocracia, con mas ó menos restricciones, y cuya denominacion nadie puede adivinar. Seria doloroso que tal cosa
sucediese, por que aquellos habitantes son acredores á las mas espléndidas glorias.
El reyno de Chile está llamado por la naturaleza de su situacion, por las costumbres inocentes y virtuosas de sus
moradores, por el ejemplo de sus vecinos los fieros republicanos del Arauco, á gozar de las bendiciones que derraman las
justas y dulces Leyes de una republica. Si alguna permanece largo tiempo en America, me inclíno á pensar que será la
Chilena. Jamas se ha estinguido allí el espiritu de Libertad; los vicios de la Europa y del Asia llegarán tarde ó nunca, á
corromper las costumbres de aquel estremo del uniberso. Su territorio es limitado, estará siempre fuera del contacto
inficionado del resto de los hombres, no alterará sus leyes, usos y prácticas, preservará su uniformidad en opiniones
politicas y relijiosas, en una palabra, Chile puede ser libre.
El Perú, por el contrario, encierra dos elementos enemigos de todo regimen justo y liberal: oro y esclavos. El primero lo
corrompe todo; el segundo está corrompido por sí mismo. El alma de un siervo, rara vez alcansa á apreciar la sana libertad:
se enfurese en los tomultos, ó se humilla en las cadenas. Aun que estas reglas serian aplicablez á toda la America, creo
que con mas justicia; las merece Lima, por los conceptos que he espuesto, y por la cooperacion que ha prestado á sus
Señores contra sus propios hermanos los ilustres hijos de Quito, Chile y Buenos Ayres. Es constante que el que aspira á
obtener la libertad, á lo menos lo intenta -. Supongo que en Lima no tolerarán los ricos la democrácia, ni los esclavos y
pardos libertos la aristocracia. Los primeros preferiran la tirania de uno solo, por no padeser las persecuciones tumultuarias,
y por establecer un orden siquiera pacifico. Mucho hará si concigue recobrar su independencia.
De todo lo espuesto podemos deducir éstas concecuencias: las provincias Americanas se hallan lidiando por emanciparse,
al fin obtendrán el suceso, algunas se constituirán de un modo regular en repúblicas federadas y centrales, se fundarán
Monarquias, casi inevitablemente, en las grandes seciones; y algunas serán tan infelices que deboraran sus elementoz,
ya en la actual, ya en las futuras revolucionez; que una gran Monarquia, no será facil consolidar, una gran republica
impocible.
Es una Ydea grandiosa pretender formar de todo el nuevo mundo, una sola nacion con un solo vinculo que ligue sus partes
entre sí y con el todo. Ya que tiene un origen, una lengua, unas costumbrez y una religion, deberia por consiguiente tener
un solo Gobierno, que confederase los diferentes estadoz que hayan de formarse; mas no es pocible, por que climas
remotos, situaciones diversas, intereses opuestos, caracteres de semejantes dividen á la America: ¡Que bello seria que
el Ystmo de Panamá fuese para nosotros lo que el de Corinto para los Griegos.! ¡ ojala que algun dia tengamos la fortuna
de instalar allí un augusto Congreso de los reprecentantes de las republicas, reynos é Ymperios á tratar y discutir sobre
los altos intereses de la Paz y de la Guerra, con las naciones de las otras tres partes del Mundo. Esta especie de
Corporacion podrá tener lugar en alguna epoca dichosa de nuestra regeneracion: otra esperanza es infundada; semejante
á la del Abate Sanct. Pierre, que concibió el laudable delirio de reunir un Congreso Europeo, para desidir de la suerte y de
los intereses de aquellas naciones.
“Mutaciones importantes y felices, continua usted, pueden ser frecuentemente producidas por efectos individuales – Los
americanos meridionales tienen una tradicion que dice, que cuando Quetralcohuatl, el Hérmes ó Buhda de la America del
Sur, resignó su administracion y los abandonó, les prometió que volveria despues que los siglos destinados hubiesen
pasado; y que él restableceria su Gobierno, y renovaria su felicidad. Esta tradicion ¿ no opera y escita una conviccion de
que muy pronto debe volver.? ¿ concibe usted cual seria el efecto que produciria, si un individuo, apareciendo entre éllos,
demostrace los caracteres de Quetralcohuatl el Buhda del Bosque ó Mercurio, del cual han hablado tanto las otras
naciones.? ¿ no cree usted. que esto inclinaria todas las partes;? ¿ no es la union todo lo que se necesita para ponerlos
en estado de espulsar á los Españoles, sus tropas, y á los partidarios de la corrompida España: para hacerlos capaces
de establecer un Ymperio poderoso, con un Gobierno libre y Leyes benevolas.?”
Pienso como usted, que causas individuales pueden producir resultados generales, sobre todo en las revoluciones. Pero
no es el Heroe, gran profeta ó Dios del Anahuac, Quetralcohuatl, el que es capas de operar los prodigios benéficos que
usted propone. Este personaje es apenas conocido del Pueblo Mejicano y no ventajosamente; por que tal es la suerte de
los vencidos, aun que sean Dioces.- Solo los historiadores y literatos, se han ocupado cuidadosamente en investigar su
origen, verdadera ó falsa micion, sus profecias y el término de su carrera. Se disputa si fue un Apostol de Cristo, ó bien
pagano: unos reponen que su nombre quiere desir Santo tomas; otros que Culebra emplumajada; y otros dicen que es el
famoso Profeta de Yucatan, Chilan-Cambal. En una palabra, los mas de los autores Mejicanos polemicos é historiadores
profanos, han tratado con mas ó menos estencion la cuestion sobre el verdadero carácter de Quetralcohualt. El hecho es,
según dice Acosta, que él estableció una religion cuyos ritos dogmas, y misterios tienen una admirable afinidad con la de
Jesus, y que quizá es la mas semejante á ella. no obstante ésto, muchos escritores católicos han procurado alejar la Ydea
de que éste Profeta fuese verdadero, sin querer reconocer en el, aun Santo tomas, como lo afirman otros celebres autores.
La opinion general es que Quetralcohuatl es un Legislador divino entre los pueblos paganos de Anahuac, del cual era lugar
teniente el gran Moteuhsoma, derivando de el su autoridad. De aquí se infiere que nuestros Mejicanos, no seguirian al
Gentil Quetralcohualt aun que pareciese bajo las formas mas idénticas y favorables; pues que profesan una religion la mas
intolerante y esclusiva de las otras.
Felizmente los directores de la Yndependencia de Megico se han aprobechado del fanatismo con el mayor acierto,
proclamando á la famosa Vírgen de Guadalupe por reyna de los Patriotas, invocandola en todos los casos arduos, y
llevandola en sus Banderas. Con ésto, el entuciasmo politico ha formado una mezcla con la relijion, que ha producido un
fervor vehemente por la sagrada causa de la libertad. La veneracioon de ésta Ymagen en Mejico, es superior á la mas
ecsaltada que pudiera inspirar el mas diestro y dichoso Profeta.
Ideario Bolivariano, proceso popular y coyuntura histórica
Por: José Amesty | Jueves, 20/08/2015 08:28 AM | Versión para imprimir
PRESENTACIÓN

Ideario Bolivariano, Proceso popular y coyuntura histórica, se inscribe en el total de los temas desarrollados por el
programa de formación socio-política y este pretende llegar a cada compatriota haciendo una puesta en común de lo que
ha significado la heroica resistencia de nuestros pueblos indígenas y afrodescendientes, así mismo los planteamientos
recogidos en el Bolivarianismo Revolucionario, el Cristianismo Liberador y la lucha armada revolucionaria de los años 60
y 70 más las luchas del movimiento popular venezolano de los últimos años. Igualmente este cuaderno, rescata la
vigencia del árbol de las tres raíces, en las ideas de Simón Rodríguez, Simón Bolívar y Ezequiel Zamora, como
fundamento filosófico de la Revolución Bolivariana. Por último se caracteriza la democracia representativa como el
modelo político de dominación, ante esta se dan a conocer las respuestas construidas por el movimiento popular
venezolano, que alcanzan su máxima expresión con el triunfo electoral del Presidente Chávez.

CONTENIDO

IDEARIO BOLIVARIANO, PROCESO POPULAR Y COYUNTURA HISTÓRICA

La historia político social de los pueblos latinoamericanos, recoge un conjunto de hechos, vivencias y experiencias de
rebeldía en contra de las imposiciones externas. Formamos parte de un Sub Continente que fue sistemáticamente
violentado por los europeos a partir de la invasión (nunca descubrimiento) que inicio el almirante Colón a partir de 1492,
a estas tierras que luego llamaron América. En correspondencia con las ideas de uno de los grandes pensadores de
nuestra América, como lo es el maestro Simón Rodríguez, creemos en la necesidad de desarrollar ideas y
organizaciones originales, contextualizadas con nuestra realidad. En este orden asumimos, lo que el movimiento popular
ha venido construyendo, sobre el conjunto de ideas y postulados, que le han dado vida a los procesos populares
revolucionarios a lo largo y ancho de Latinoamérica y el Caribe, considerando los principales personajes históricos de la
resistencia. Es un esfuerzo conciente por cohesionar un proceso político que integre la diversidad de las corrientes
revolucionarias. Esta Herencia Histórica Libertaria se alimenta de 6 fuentes las cuales son:

LA RESISTENCIA INDIGENA
Desde el mismo momento que los invasores Europeos llegaron a Abya-yala Tierra En Plena Madurez como llamaban los
indígenas Kuna de Panamá al Continente Americano, los pueblos aborígenes emprendieron una brava resistencia contra
la dominación extranjera en sus territorios, expresada en diferentes formas. Estas rebeliones fueron las primeras
expresiones de lo que hoy se conoce como Guerra Asimétrica. Los europeos contaban con una superioridad militar que
fue enfrentada valientemente durante cientos de años a través de las distintas maneras de resistencia por parte de los
aborígenes. La resistencia indígena tiene ya 513 años en el Continente manifestándose de diversas maneras, siendo las
mas relevantes actualmente el levantamiento armado de Chiapas en México, las luchas de los indígenas en Ecuador y
Bolivia, sin olvidar las heroicas gestas de resistencia, como las de Tupac Amarú en Perú, Montezuma en México y en el
caso Venezolano, destacamos el coraje de nuestros CACIQUES GUAICAIPURO, TAMANACO, CHACAO, BARUTA,
ARAMAIPURO, ARICABUTO, TIUNA, GUAICAMACUTO, ARICHUNA, GUARATARI, QUEIPA, CATIA, CAYAURIMA,
CHICURAMAY, CUAICURIAN, CONOPAIMA, SOROCAIMA, MAMACURRI, GUARAUGUTA, MANAURE, MARA,
MARACAY, MEREGOTE, MURACHI, NAIGUATA, PAISANA, PARAMACAY, PARAMACONI, PARIATA, MAIQUETIA,
TEREPAIMA, YARACUY, YARE, YAVIRE, PARAMAIBOA, PARIAGUAN, YORACO, PREPOCUNATE, entre otros
muchos que todavía hoy nos siguen inspirando con su ejemplo de entrega y valentía.

LA RESISTENCIA AFROAMERICANA

Luego de ser secuestrados en diversos lugares del África Sub-Sahariana y obligados a trabajar como esclavos en
América, los africanos y sus descendientes desarrollaron múltiples formas de resistencia frente a la salvaje explotación
que les fue impuesta por españoles, ingleses, franceses y portugueses. Estas formas de resistencia son denominadas
“Cimarronaje” y se definen como el conjunto de acciones que abierta o encubiertamente realizaban los esclavizados para
rebelarse frente a la explotación de los esclavistas. El Cimarronaje logró desarrollar espacios libertarios en distintos
puntos geográficos del Continente, que con diferentes denominaciones: Cumbes, Palenque, Quilombos, eran áreas
donde se consolidaron relaciones de ayuda mutua y cooperación al margen de la sociedad esclavista. Entre los Cumbes
(organizaciones de resistencia afro) que se conocen en Venezuela, podemos nombrar: el Cumbe de Ocoyta liderizado
por el negro Miguel (Barlovento), el de Cata (Aragua), el de Yaracuy liderizado por el Negro Andresote, así mismo es
preciso destacar la extraordinaria lucha liderizada por José Leonardo Chirino, quién logró estructurar un movimiento
libertario y desde las serranías de Coro proclamó la necesidad de construir una República de iguales en el año 1795.
Este extraordinario aporte ha sido sido históricamente ignorado, pero hoy, luego de múltiples acciones de los
Afrodescendientes venezolanos, el Gobierno Bolivariano ha decretado el 10 de Mayo (fecha del levantamiento de José
Leonardo) como DIA DE LA AFROVENEZOLANIDAD, igualmente es notorio la existencia en Brasil del Quilombo de
Palmares, el cual tuvo una duración de casi cien (100) años y contó con todo un sistema integral que incluía ejércitos de
defensa, escuelas, producción Agrícola y Pecuaria.

EL BOLIVARIANISMO REVOLUCIONARIO

Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios fue un gran visionario, con sus planes patriotas atrajo a
los afrodescendientes, a los mestizos y a los valerosos llaneros a luchar hasta alcanzar la libertad y la igualdad. Las
batallas emancipadoras se convirtieron en una GRAN REVOLUCIÓN que incluso amenazaron con subvertir el orden en
todo el Continente. El proyecto encabezado por Bolívar fue original y tuvo su concreción en la Republica de Colombia,
así como en sus intentos por unificar los países hispanoamericanos cuando celebró el Congreso Anfictiónico de
Panamá. Retomamos de Nuestro Libertador que la patria es la América toda, la conformación de una gran nación
gloriosa, mas por su libertad que por sus riquezas.

EL CRISTIANISMO LIBERADOR

La invasión española llegó a nuestras tierras espada en mano, con la bendición de la Iglesia Católica Romana de la
época, imponiéndole a los pueblos indígenas, a sangre y fuego, la religión católica. Algo similar ocurrió en Norteamérica,
donde los invasores ingleses, impusieron a la fuerza, el protestantismo. A pesar del éxito de ese proyecto de dominación
religiosa, hoy tenemos que afirmar, que la fuerza liberadora del Evangelio de Jesús de Nazareth, levantó en muchos
lugares de América (la Patria Grande), hombres y mujeres que desde las Iglesias, Parroquias, Comunidades de Base y
Grupos clandestinos, dieron sus vidas, a favor de las luchas de los pueblos. En la Iglesia Católica, en los Concilios de
Puebla-México y Medellín-Colombia, y en la Iglesia Evangélica con el nacimiento del Consejo Latinoamericano de
Iglesias en Asamblea Continental, en Oaxtepec-México, se hizo presente esa herencia histórica libertaria. Esto obligó a
las respectivas jerarquías religiosas, a trabajar el tema de la OPCION POR LOS POBRES y asumir posturas a favor de
la libertad de los pueblos. Toda esta lucha de cristianos y cristianas en este Continente, dio pie al nacimiento de la
Teología de la Liberación, teología que desde la Biblia y con el auxilio de las ciencias sociales, promovió la
concientización, la relectura bíblica, la renovación litúrgica, en procura de la libertad de los pueblos oprimidos. En
Venezuela, la Teología de la Liberación, tuvo su eco en la labor de cristianos y cristianas, comprometidos y
comprometidas quienes gastaron sus vidas, apoyando las diferentes manifestaciones de rebeldía de sectores del pueblo.
Líderes de la talla de Juan Torcate, Dionisio Méndez, Exeario Sosa Luján, Oscar Fréitez, Juan Vives Suriá, Migda
Mazuera, Ramón Castillo, dejaron huellas en esta historia. Además de sectores de la Iglesia Católica, rescatamos el
aporte de gente de la Iglesia Presbiteriana y de Iglesias como la Unión Evangélica Pentecostal Venezolana, en cuya
sede, Escuela Bender, en La Piedad, Lara, nació el Grupo CALEB, de trayectoria revolucionaria y desde donde
sistematiza el Prof. Carlos Lanz R. el método INVEDECOR.

La Resistencia Armada Revolucionaria de los años 60 y 70

Constituye un nuevo momento de la resistencia popular en Venezuela y una respuesta directa a los gobiernos
reformistas, practicantes de la democracia representativa de la burguesía (clase social dueña del poder económico y
político). Los modelos capitalistas sobreviven gracias a la aplicación de la violencia en lo económico, cultural y social
para garantizar la dominación, bien sea a través de tiranías militares o de la democracia representativa. La lucha armada
surge como una respuesta en legítima defensa, utilizada por algunos sectores del pueblo venezolano para desarrollar la
contra-violencia, la cual se resume en el enfrentamiento de grupos políticos alzados en armas contra las fuerzas militares
que defendían el orden social injusto, que imponía el aparato burgués. La lucha de los años 60 alimenta la conciencia
entre los trabajadores urbanos, campesinos y los estudiantes y conduce a plantear una alternativa frente a la democracia
representativa, este es el principal aporte político que la resistencia armada hace al movimiento popular.
El conjunto de los elementos esbozados han posibilitado el surgimiento de una conciencia clasista y revolucionaria, no
solo en Venezuela sino también en el resto del Continente Americano por medio de los distintos colectivos que
asumieron la lucha armada (Guerra de Guerrillas). Los grupos de poder en Venezuela produjeron cientos de torturados,
un gran número de desaparecidos y asesinados, entre los cuales podemos citar a Jorge Rodríguez (Liga Socialista), el
catire Rincón y los 72 combatientes del frente Américo Silva masacrados en Cantaura, Noel Rodríguez, Fabricio Ojeda
(PRV-FALN), Alberto Lovera (PCV), y los masacrados de Yumare (1986), igual situación se presentó en países como
Brasil, Uruguay, Colombia, Perú, Nicaragua, El Salvador, Argentina, Chile y otros pueblos del continente. Es bueno
señalar que estas luchas contaron con la poesía revolucionaria de los cantores populares, en nuestro caso hay que
resaltar el extraordinario aporte del “panita” cantor del pueblo Alí Primera, cuyas canciones fueron y siguen siendo
alimento espiritual para los sectores populares que impulsan constantemente la creación de una sociedad más justa y
más solidaria.

EL ARBOL DE LAS TRES RAICES

“si perdemos de vista nuestro árbol, nos quedaremos un día sin la flor en la mano”
Alí Primera
El proyecto de la Revolución Bolivariana tiene su sustentación filosófica en el llamado árbol de las tres raíces,
desarrollado por un grupo de militares venezolanos que en los años ochenta (80) crearon clandestinamente un
movimiento de carácter revolucionario y bolivariano, fundamentado en las ideas de tres grandes venezolanos: Simón
Bolívar, Simón Rodríguez y Ezequiel Zamora. Citaremos brevemente los aspectos centrales considerados para la
construcción de este árbol:

Simón Bolívar: es sin duda la raíz principal de este árbol, fue el hombre que impulsó el desarrollo de la guerra justa, es
decir, la guerra que no tenía otra pretensión que lograr la libertad, la igualdad y la justicia. Esta iba contra la dominación
extranjera del territorio, fue Bolívar el hombre que pudo desprenderse del beneficio propio para lograr el beneficio de las
mayorías. El pensamiento bolivariano define el carácter Latinoamericanista del proyecto a desarrollar, pone de relieve la
necesidad una vez más de lograr la independencia política no solo de Venezuela, también de los países
latinoamericanos y caribeños. Esto explica por qué desde su llegada al poder, el Presidente Chávez, no ha dejado de
impulsar el desarrollo de una conciencia revolucionaria más allá de nuestras fronteras. El legado de Bolívar hace
comprender la entrega total, el desprendimiento y nuestro papel en este momento histórico cuando en Venezuela se
conduce un proceso de cambios y grandes transformaciones. Dicho proceso es llamado Bolivariano, justamente por
encontrarnos con los sueños grandiosos de nuestros héroes, que son los mismos sueños que hoy procuran los pueblos
deseosos de igualdad, de unión y libertad.

Simón Rodríguez: conocido también con el seudónimo de Samuel Robinson, además de haber sido el maestro del
Libertador, tiene muchos méritos, entre ellos el de consagrar la educación para todos los hombres y mujeres de
Venezuela, independientemente de su posición económica u origen étnico, quedando testimoniado en una frase suya
que dice “Escuela para todos, por que todos son Ciudadanos”. Es el maestro Simón Rodríguez quien plantea la
necesidad imperiosa de crear un modelo político propio de nuestra sociedad, que no copie viejos modelos venidos de
otras tierras y que más bien conozca de lo existente en otras latitudes no para copiarlo sino para tenerlo en cuenta a la
hora de enriquecer lo nuestro.

“La América española es original. Originales han de ser sus Instituciones y sus gobiernos y originales los medios de
fundar unos y otros. O inventamos o erramos” Simón Rodríguez.

Esta idea robinsoniana fundamenta, sin duda, el carácter originario de la Revolución Bolivariana. Muchas veces los
enemigos del proceso han señalado que “Venezuela marcha hacia el Castro-Comunismo”, y otras falsedades para
descalificar las iniciativas del gobierno, pero la realidad demuestra que estamos desarrollando un modelo político de
participación popular que no es la copia de ninguna otra experiencia y que por el contrario cuenta con formas de hacer
política convertidas en referencia para el resto de los países del mundo. Ejemplo de ello es haber elaborado una
constitución que fue aprobada por el pueblo en Referéndum Nacional y que además contiene la posibilidad de revocar el
mandato a cualquier funcionario o funcionaria que haya sido electa o electo popularmente y que no cumpla
satisfactoriamente su trabajo.

Ezequiel Zamora: Conocido como el general del pueblo soberano, Zamora y su pensamiento son la tercera raíz de este
árbol. Zamora retoma la bandera de Bolívar y lideriza la Guerra Federal, treinta años después de la muerte del
Libertador, en claro enfrentamiento con la oligarquía que quiso truncar el sueño bolivariano. La lucha de Zamora fue la
lucha por una redistribución de la tierra, “Tierras y Hombres Libres” fue su consigna principal que encontró un masivo
apoyo en los habitantes del campo que para ese entonces era la mayoría del pueblo Venezolano. Por su parte el sector
minoritario que ejercía el dominio fue claramente identificado por Zamora como el enemigo a vencer, “Horror a la
Oligarquía” repetía continuamente. Nuestro proceso se nutre del pensamiento Zamorano para establecer que los
cambios se harán con los sectores populares, es decir para el beneficio de ese 80% de venezolanos y venezolanas que
han estado históricamente excluidos y excluidas del acceso a la riqueza nacional, por esta razón el gobierno Bolivariano
desarrolla una política social incluyente, que se expresa en las Misiones Robinson, Ribas, Sucre, Vuelvan Caras, Barrio
Adentro, Mercal, Guaicaipuro, Piar, Miranda, Identidad, Cultura y otros programas sociales. La ley de tierras y desarrollo
agrario ha sido el instrumento legal empleado para enfrentar el latifundio y favorecer a los campesinos y campesinas,
este hecho ha producido un enfrentamiento frontal con los descendientes de la oligarquía, que en su tiempo enfrentó
Zamora.

EL DESMORONAMIENTO DE LA DEMOCRACIA REPRESENTATIVA

Una vez terminado el gobierno de Pérez Jiménez, el pueblo depositó sus esperanzas en un sector político representado
por AD, COPEI y URD quienes rápidamente traicionaron la confianza popular, firmando el “Pacto de Punto Fijo” que se
convierte en el instrumento que garantiza la alternabilidad del poder entre estos partidos. El pueblo venezolano se dio
cuenta pronto que los gobiernos surgidos a partir de 1958 no significaron cambios importantes en la vida de las grandes
mayorías, por el contrario los periodos de AD y COPEI favorecieron el crecimiento de la pobreza. Además impulsaron el
enriquecimiento ilegal del sector político dominante y de ciertos grupos económicos que se hicieron muy poderosos
utilizando el dinero del Estado como principal fuente de financiamiento, entre esos grupos económicos podemos citar: El
grupo Cisneros, Mendoza y sus empresas Polar, 1BC de Granier, Lares y Phels, La Cadena Capriles, el Bloque De
Armas, entre otros. Debemos señalar que los distintos gobiernos de E.U.A. mantuvieron sin cuestionamientos excelentes
relaciones con todos los gobiernos adecos y copeyanos, ya que estos no representaban peligro alguno para sus
intereses económicos y políticos, por el contrario brindaron condiciones favorables para el desarrollo de estrategias
vinculadas a la política exterior estadounidense. De esta manera se articuló un trío (partidos políticos, grupos
económicos, y gobiernos de EUA) que se apoyaron mutuamente durante 40 años trayendo consecuencias terribles para
la sociedad venezolana, entre las que podemos citar:

1. Empobrecimiento del 80% de la población.


2. Abandono del campo y la actividad agrícola.
3. Concentración de la población en el eje norte costero del país.
4. Corrupción generalizada de la clase política y económica.
5. Pérdida de credibilidad de la población en la clase política.
6. Exclusión de la población en los asuntos públicos.
7. Concentración de la riqueza en muy pocas manos.
Ahora bien, durante todos esos años de gobiernos puntofijistas el pueblo venezolano, guiado por el espíritu de nuestra
herencia histórica libertaria, desarrolló diversas formas de resistencia, que se expresaron no sólo por la vía armada entre
los años 60 y 70, cuyo aporte hay que reivindicar, sino a través de múltiples experiencias organizativas concretas en el
medio rural y urbano, algunas de las cuales nos permitimos citar:

1. El estallido social del 27 y 28 de febrero de 1989, como consecuencia del paquete de medidas económicas del Fondo
Monetario Internacional (FMI), que pretendió aplicar el segundo gobierno de CAP (Carlos Andrés Pérez). Esto dio origen
a la rebelión de amplios sectores populares tomando por asalto los comercios que tenían acaparados numerosos
productos de primera necesidad. Ante esto el gobierno activó la más terrible represión militar realizada en Venezuela
causando la muerte de miles de compatriotas amparada en el silencio cómplice de los medios de comunicación e
instancias internacionales, tales como la O.E.A.(Organización de Estados Americanos), Human Right Watch, entre otras.

2. El Resurgimiento del Movimiento Estudiantil, que más allá del reclamo de sus reivindicaciones habituales tomó el
escenario junto a otros sectores populares ejerciendo la “Democracia de la Calle”, promoviendo de manera efectiva la
subversión social y política ante gobiernos que negaban constantemente los derechos humanos a las grandes mayorías.

3. El Resurgimiento del Movimiento Obrero: Expresado en un sindicalismo de nuevo tipo que se hizo presente en el
sector textil del Estado Aragua y en los llamados Matanceros de las Empresas Básicas de Guayana, quienes con el
denominado nuevo sindicalismo logran dirigir el sindicato más grande del país (SUTISS) acumulando una importante
fuerza social.

4. Las Rebeliones Militares del 4-F y del 27-N del 92: Mientras en las calles el movimiento popular se organizaba de
diversas maneras, en nuestros cuarteles un grupo de jóvenes oficiales formaron un movimiento clandestino (MBR-200
Movimiento Bolivariano Revolucionario, en conmemoración al Bicentenario del Natalicio del Libertador), que adelantó
una rebelión contra el gobierno de CAP, quien a pesar del estallido social del 27 y 28 de febrero de 1989, insistió en la
aplicación del paquete neoliberal. Esta rebelión no logró sus objetivos inmediatos, pero alcanzó un éxito político sin
precedentes, ya que el Comandante Chávez asumió plenamente la responsabilidad de lo ocurrido y logró en una breve
intervención televisiva (en vivo) el respeto y la admiración de la mayor parte del pueblo venezolano. Este hecho significó
la conexión inmediata entre el discurso político del Comandante Chávez y el pueblo venezolano, a partir de entonces
distintos actores políticos como el ex presidente Rafael Caldera y el entonces diputado Aristóbulo Istúriz, hacen una
interpretación pública de las razones que originaron el levantamiento militar, lo cual los impulsa a ambos al logro de
importantes posiciones en la vida política venezolana; en el caso de Caldera logra incluso volver a la Presidencia de la
República, canalizando el descontento popular con los partidos tradicionales, a pesar de su origen social cristiano y su
responsabilidad directa en el desarrollo de la democracia representativa.

Hay que señalar que Rafael Caldera utilizó oportunistamente el descontento popular, logrando reunir a su alrededor a
buena parte de los grupos minoritarios de la izquierda y algunas expresiones “renovadas” de los viejos partidos, alianza
esta que se conoce con el nombre de “chiripero”, que finalmente no fue más que otra decepción para los sectores
populares ya que se siguió aplicando políticas neoliberales que tanto se le cuestionaron al gobierno C.A.P. Por su parte
Aristóbulo Istúriz y su partido Causa R, lograron avivar la esperanza de los sectores populares caraqueños al obtener el
triunfo en la principal Alcaldía del país, en este caso el Prof. Istúriz, canalizó el descontento de las mayorías por su
vinculación directa y real con las luchas gremiales y sociales del pueblo caraqueño. Luego de la salida del Comandante
Hugo Chávez de la prisión en 1994, este inicia un recorrido a lo largo y ancho de la geografía venezolana, estableciendo
contactos directos con los campesinos y campesinas, los obreros y obreras, estudiantes e intelectuales, que le permiten
articular una serie de postulados y planteamientos ideológicos que son la resultante de la “Herencia Histórica Libertaria”
expresada en la resistencia indígena, el cimarronaje, el bolivarianismo revolucionario, el cristianismo liberador, la lucha
armada de los años 60 y 70 y La lucha del Movimiento Popular que se ve favorecida con la llegada al poder del
Presidente Chávez, a pesar del conjunto de trabas, manipulaciones, dificultades, sabotaje, alianzas, que los sectores
políticos y económicos tradicionales colocaron para evitar su triunfo electoral.

Es bueno hacer notar que Hugo Chávez, no ocultó en ningún momento su claro propósito de impulsar cambios
profundos en la estructura política, económica y social de nuestra sociedad, por eso su planteamiento de Asamblea
Nacional Constituyente, como instrumento político para transformar el sistema, fue su principal promesa electoral.
Consecuente con dicha posición tan pronto asume la primera Magistratura, firma el decreto de convocatoria a la
Asamblea Constituyente, lo cual logra entusiasmar a la inmensa mayoría de los hombres y mujeres habitantes de la
tierra de Bolívar. Es preciso recordar que el pueblo venezolano escogió democráticamente a los integrantes de la
Constituyente, otorgándole una inmensa mayoría a los candidatos y candidatas propuestos por el Presidente de la
República. El resultado de este proceso fue una nueva Carta Magna que con orgullo llamamos “Constitución de la
República Bolivariana de Venezuela”.

La nueva Constitución crea el marco legal necesario para impulsar las transformaciones políticas, económicas y sociales,
por las cuales ha luchado históricamente el pueblo venezolano. Para darle viabilidad a la Constitución de la República
Bolivariana de Venezuela, se hizo necesario crear un conjunto de nuevas leyes, fue así como en el año 2001, la
Asamblea Nacional otorga al Presidente de la Republica, la facultad para dictar cuarenta y nueve (49) Leyes
Habilitantes, las cuales recogían aspectos esenciales para la Refundación jurídica de la República. En este marco se
crean leyes como: Ley de Pesca y Acuicultura, Ley de Asociaciones Cooperativas, Ley de Simplificaciones de Trámites
Administrativos, Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, Ley de Hidrocarburos, Ley de Microfinanzas, entre otras.

De la reacción antibolivariana a la Contra-ofensiva Popular

El movimiento revolucionario bolivariano fue acoplándose y fortaleciéndose casi sin sufrir choques de la burguesía hasta
el 2001, cuando se aprueban 49 leyes habilitantes (ley de tierras, de hidrocarburos, de pesca entre otras) para darle
herramientas legales a la implementación de los postulados constitucionales, es en ese momento histórico que el
aparato de la reacción (dueños del poder económico, y militantes de partidos de derecha apoyados por el gobierno de
los Estados Unidos de Norte-América) ejecuta la mas aberrante y desmedida campaña comunicacional, económica y
política para desestabilizar el orden establecido. Las prácticas desestabilizadoras condujeron a un golpe militar y
mediático el 11 de abril del 2002, lo cual produjo el secuestro del Presidente y la instauración de un gobierno de facto
que abolió todos los poderes y pretendía volver a los postulados de la democracia representativa y con ello a la
exclusión del pueblo. Venezuela y el pensamiento Bolivariano entra nuevamente en las páginas gloriosas de la historia al
desmontar el “golpe de estado perfecto”, cuando el pueblo unido y las Fuerzas Armadas Bolivarianas, rescatan el hilo
constitucional entre los días 13 y 14 de abril del 2002, regresando al Presidente y con él todo el marco jurídico de la V
República.

Menos de 48 horas bastaron para que la sangre libertaria de nuestros antepasados ardiera y pusiera en práctica la más
admirable operación de rescate popular conocida en el mundo. La derecha venezolana (AD, COPEY, sus derivados, la
jerarquía eclesiástica, los medios de comunicación) apoyada por el imperialismo norteamericano al ver frustrado sus
planes militares y comunicacionales incursiona en un nuevo plan de desestabilización direccionado al desequilibro
económico nacional, propiciando un paro en diciembre del 2002 que obstaculizó la producción del país, y conllevó al
desequilibro financiero afectando principalmente al pueblo. El desequilibrio producido afectó al sector salud, (propiciando
muertes y desasistencia médica), a la educación, a la agricultura y al principal órgano económico del estado Petróleos de
Venezuela. Sin embargo el pueblo Bolivariano una vez más dio muestra de resistencia, soportando la arremetida e
incorporándose, en su derecho legítimo de participar en la articulación Estado-Pueblo para desmembrar la aplicación del
ahogo económico impuesto por unos pocos, conllevando a recuperar la empresa petrolera del estado (PDVSA) para
ponerla al servicio del pueblo, así como también fortalecer la lucha cultural y política necesaria para afianzar el proceso
Revolucionario.

La Lucha Bolivariana Continúa

Después de las arremetidas de Abril y Diciembre del 2002 y de medirnos en el primer proceso de referendo del mundo
(agosto del 2004) para decidir a través del voto universal y soberano del pueblo, la continuación del mandato del
Presidente de la República, la Revolución Bolivariana se ha fortalecido y hoy más que nunca está librando una lucha por
la igualdad y la inclusión, donde todos y todas, unidos y unidas, planteamos el gran reto de transformar las realidades
existentes para lograr un gobierno que garantice “la mayor suma de bienestar y felicidad posible”, como dijo Bolívar. Esta
lucha comenzó desde la resistencia aborigen, el cimarronaje, la gesta libertadora y es continuada por el actual proceso
político liderizado por Chávez y el pueblo. Avanzamos hacia un proceso que permita alcanzar los postulados señalados
en la Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela articulado con los 10 objetivos estratégicos:

1) Avanzar en la conformación de la nueva estructura social.


2) Articular y optimizar la nueva estrategia comunicacional.
3) Avanzar aceleradamente en la construcción del nuevo modelo democrático de participación popular.
4) Acelerar la creación de la nueva institucionalidad del aparato del Estado.
5) Activar una nueva estrategia integral y eficaz contra la corrupción.
6) Desarrollar la nueva estrategia electoral.
7) Acelerar la construcción de un nuevo modelo productivo, rumbo a la creación del nuevo sistema económico.
8) Continuar instalando la nueva estructura territorial.
9) Profundizar y acelerar la conformación de la nueva estrategia militar nacional.
10) Seguir impulsando el nuevo sistema multipolar internacional.

Estos objetivos son referidos por el Jefe del Estado y producto de ello es necesario articular las acciones que conducen
a “Darle Poder al Pueblo”, con los postulados heredados de las corrientes liberadoras manifestadas en nuestro país. De
este modo ponerlas en práctica en los instrumentos de acción directa que tenemos, como son las Misiones
Revolucionarias: Robinson, Ribas, Sucre, Guaicaipuro, Vuelvan Caras, Barrio Adentro, Mercal, entre otras. La puesta en
marcha del plan de alfabetización (Robinsón I y II), la incorporación de la población a la educación diversificada y
superior (Ribas y Sucre) el diseño de otro modelo de producción sustentable, sostenible y desde adentro (“Vuelvan
Caras” y NUDE) entre otras acciones, forman parte del conjunto de estrategias para liberarnos del capitalismo salvaje.
De esta manera, los nuevos republicanos Bolivarianos y nuevas republicanas Bolivarianas, avanzamos con capacidad
de valorarnos en sí mismos y en sí mismas, para construir el nuevo socialismo del siglo XXI, sistema democrático de
participación y protagonismo social. Nuestra mirada en el horizonte, se encuentra en armonía con el ambiente y en el
marco del Ideario Bolivariano, para trabajar en pro de un nuevo modelo de desarrollo que permita la convivencia en
cooperación, solidaridad, justicia y paz.
El Código Napoleónico
¿Qué es el Código Napoleónico? El Código Napoleónico es el Código Civil de Francia. Se llama así porque fue aprobado
y publicado en el año 1804, siendo por aquel entonces Napoleón Bonaparte primer cónsul de Francia. Este Código Civil
es de gran importancia para el resto de los códigos civiles del mundo occidental. Fue el código que oficializó y consolidó
muchas de las leyes que nacieron tras la Revolución Francesa de 1789. Fue el código que dio carpetazo al Antiguo
Régimen. A partir de él nacía un nuevo estado de tipo liberal. Legalmente se entraba en la Edad Contemporánea.
Contexto político
El 18 de Brumario del año VIII (es decir, el 9 de noviembre de 1799) un golpe de Estado acaba con el Directorio en Francia.
El golpe de Estado elevó al poder a un prestigioso militar llamado Napoleón Bonaparte. Fue un cambio político que sería
de vital importancia para el devenir histórico posterior en Europa. Un ejemplo es que sus consecuencias e influencias aún
perduran en la actualidad. Napoleón sería desde 1799 hasta 1804 el Primer Cónsul del Consulado francés. A partir de
finales de 1804 Napoleón sería coronado por sí mismo Emperador.
Tras el golpe de Estado de Brumario a finales del siglo XVIII, el torrente enérgico de Napoleón ha llegado a aguas más
amplias y tranquilas. Al igual que un río llega hasta el mar, Napoleón va siguiendo su curso vital, sorteando las dificultades
a las que se ve sometido, pero avanzando victorioso hasta el mar, alcanzando su máximo caudal en el curso final del río.
Una vez Napoleón se hizo con el poder en Francia, instauró la calma a los franceses, hartos de luchas internas. Esta
estabilidad interna le hizo acometer varias empresas, como la creación del Código Napoleón. Este Código Civil será la
base legislativa de Francia durante mucho tiempo. Además, será la base legal de muchos países europeos en la historia
contemporánea.
Las ideas de Napoleón
El Imperio Napoleónico transformaría no sólo la geografía política de Europa, sino también sus leyes y su mentalidad.
Normalmente Napoleón es visto como un personaje militar. Pero gracias a biografías como la de Emil Ludwig (a la que
puedes acceder a compra de Amazon mediante enlace de afiliado de marketing) podemos indagar en otras facetas del
personaje.
Quizás la mayor consecuencia de la expansión del Imperio Francés por Europa fue la divulgación de ideas surgidas en la
Revolución Francesa. Ideas que Napoleón defendía a su manera, a pesar de todas las incongruencias existentes por su
gobierno de carácter personal y personalista.
Un reflejo de las ideas transmitidas se lee en el Código Civil de Francia, llamado de forma común el Código Napoleónico.
De ahí que tenga interés en este artículo. De este modo, puedo explicar como el estudio de la historia puede tener visiones
ajenas a lo militar. Quizás no tan interesantes para muchos públicos, pero sí importantes para conocer mejor la sociedad
y la legislación actual. Y, finalmente, ver la influencia de hechos pasados en nuestra vida, nuestras leyes y nuestra visión
del mundo.
El Código Napoleónico
Al inicio de este artículo ya te he dicho qué es el Código Napoleónico, también llamado Código Civil francés. Pero ahora
tenemos más preguntas.
¿Cuándo fue publicado el Código Napoleónico? El 21 de marzo de 1804 fue publicado el Código Civil francés.
¿Cuánta importancia tiene el Código Napoleónico? Fue muy importante en la época. Gracias a este Código Civil se
consolidaban muchas de las leyes surgidas durante el periodo revolucionario francés y daba una estabilidad jurídica y
legal. Lo cual era necesario para dar estabilidad social tras el turbulento período postrevolucionario.
Pero lo más importante y relevante de este Código es que consolidaba jurídicamente la abolición del Antiguo Régimen.
Con todas las implicaciones que ello lleva. Es decir, eliminaba la división de la sociedad en estamentos y los privilegios
jurídicos en función del estamento que pertenecías. Y eliminaba definitivamente el feudalismo. Que recordemos que
existía en Europa desde la Alta Edad Media.

Figura 1. Napoleón Bonaparte como primer cónsul. 1802. Autor: Antonie-Jean Gros. Fuente: Wikimedia Commons
También fue importante que se remarcara que la ley debía ser escrita y expresada en la forma más clara posible para que
los ciudadanos pudieran entenderla. No menos importante resultó también la legislación en materia comercial y económica.
Por otro lado, el Código Napoleónico agrupó las reglas propias del Comercio Marítimo y el Terrestre en un solo cuerpo
legal. Con ello el derecho mercantil dejaba de ser un derecho subjetivo para convertirse en un derecho objetivo. Se
facilitaban así los intercambios mercantiles y se liberalizaba en cierto modo la economía.
¿Qué significa realmente el Código Napoleónico?
Este código civil significa el afianzamiento de las conquistas de la Revolución Francesa de 1789. Es decir: la igualdad
jurídica para todos los ciudadanos, la individualidad de la propiedad, la libertad de trabajo, el principio de laicidad, la libertad
de conciencia y la separación en 3 poderes (ejecutivo, legislativo y judicial).
Ejemplo de lo que he descrito es el artículo 7 del Código Civil francés de 1804: » El ejercicio de los derechos civiles es
independientes de la calidad del ciudadano, la cual no se adquiere ni se conserva según lo establecido en la ley
constitucional«.
Para a continuación, en el artículo 8, decir «Todo francés gozará de los derechos civiles«. Es decir, todos los franceses
son iguales a la ley y tienen los mismos derechos.
Estructura del Código Napoleónico
La estructura del Código Civil francés de 1804 está influida por el Código Justiniano del siglo VI d.C. Este código dividía la
ley en tres apartados principales: personas, objetos y acciones. De forma similar, el Código Napoleónico dividió la
legislación en cuatro secciones principales:
 personas
 propiedad
 adquisición de la propiedad
 procedimiento civil
En total, para contar toda su legislación, se redactaron 2281 artículos.
Preámbulo del Código Napoleónico
Para mostrar el espíritu del Código adjunto un fragmento de su Preámbulo:
En los Estados despóticos, donde el principio es propietario de todo el territorio, donde todo el comercio se realiza en
nombre del Jefe del Estado y en su provecho, donde los particulares no tienen libertad ni propiedad, hay más jueces y
verdugos que leyes; pero allí donde los ciudadanos tienen bienes que conservar y defender, donde tienen derechos
políticos y civiles, donde el honor es valorado como cualquier otro bien, es necesario un cierto número de leyes para hacer
frente a todo. Las diversas clases de bienes, los diversos géneros de industria, las diversas situaciones de la vida humana,
demandan reglas diferentes.
Consecuencias del Código Napoleónico
Mediante este Código Civil se consolidaba el espíritu revolucionario de la burguesía. Existía libertad económica y personal,
igualdad ante la ley, carácter individual de la propiedad, matrimonio civil y divorcio. El Estado tenía un carácter laico y las
leyes religiosas no tenían cabida en el terreno estatal; era la prueba de la separación definitiva entre la Iglesia y el Estado.
Además, se garantizaban los intercambios mercantiles y se establecía una legislación para facilitar la libertad económica.
Normas que abolían el Antiguo Régimen y daban paso a una nueva sociedad cuyo reflejo se observa en la actualidad, lo
que se llama contemporaneidad. Una discusión acerca de lo qué es lo contemporáneo y sus inicios que ya se discutió en
esta entrada de La Crisis de la Historia.

Figura 2. Código Napoleónico. Fuente: Wikimedia Commons


La expansión del Código Napoleónico por Europa
El Código Napoleónico se fue imponiendo en los territorios que eran conquistados por Francia. De este modo las ideas
revolucionarias iban calando en la sociedad europea y la burguesía las defendería incluso tras la caída del Imperio Francés.
Muchos países desarrollaron durante el siglo XIX sus códigos civiles basándose en las nuevas ideas que se reflejan en el
Código de Napoleón: libertad ciudadana, libertad económica,…
La posterior caída del Primer Imperio Francés y los intentos de restauración del absolutismo monárquico no frenaron el
empuje de estas ideas. Prueba de ello serán las distintas revoluciones del siglo XIX y las luchas que habrán entre los
defensores del liberalismo y los defensores del absolutismo.
Además de ello, un cambio significativo de estas ideas que se expandieron en parte gracias a la aplicación del Código en
distintas partes de Europa, será el surgimiento de nuevas ideas como nacionalismo, donde los ciudadanos ya no son
súbditos de un monarca, sino ciudadanos de una nación.
No extraña que en el siglo XIX surgieran las nuevas naciones de Alemania e Italia en territorios ocupados por Napoleón y
donde se aplicó el Código Napoleónico.
El Código Napoleónico y las mujeres
Un último apartado que escribo a raíz de un comentario a este artículo. aunque es un Código Civil que avanzó en muchas
materias, no avanzó en tema de igualdad a todos los seres humanos. Solo fue un avance para los hombres. El Código
seguía condicionando a las mujeres respecto a los hombres. Efectivamente, era un mundo masculino y la legislación se
pensaba para el hombre, siendo la mujer una “súbdita” del hombre. Era la esclavitud femenina, de la que hablé en un
interesante artículo.
El Código Napoleónico directamente rechazó a la mitad de la humanidad. No obstante, sí que es verdad que sentó las
bases para que empiece a despertar en la población francesa y europea el deseo de tener y mantener estos derechos. Y
las mujeres no fueron ajenas a ello. Ellas empezaron a ver como los ciudadanos masculinos adquirían un derecho que
ellas no tenían. Esto dio lugar a la aparición de los movimientos feministas y la lucha por la igualdad de derechos entre
mujeres y hombres.
Simón Bolívar
Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios Ponte y Blanco (Caracas, 24 de julio de 1783nota 1nota
22-Santa Marta, 17 de diciembre de 1830), más conocido como Simón Bolívar ( pronunciación (?·i)), fue un militar y
político venezolano, fundador de las repúblicas de la Gran Colombia y Bolivia. Fue una de las figuras más destacadas de
la emancipación hispanoamericana frente al Imperio español. Contribuyó a inspirar y concretar de manera decisiva la
independencia de las actuales Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá,3 Perú y Venezuela.
En 1813 le fue concedido el título honorífico de Libertador por el Cabildo de Mérida en Venezuela, que, tras serle
ratificado en Caracas ese mismo año, quedó asociado a su nombre.4 Los problemas para llevar adelante sus planes
fueron tan frecuentes que llegó a afirmar de sí mismo que era «el hombre de las dificultades» en una carta dirigida al
general Francisco de Paula Santander en 1825.
Participó en la fundación de la Gran Colombia, nación que intentó consolidar como una gran confederación política y
militar en América, de la cual fue presidente. Bolívar es considerado por sus acciones e ideas el Hombre de América y
una figura de la historia universal, ya que dejó un legado político en varios países latinoamericanos, algunos de los
cuales lo han convertido en objeto de veneración nacionalista. Ha recibido honores en varias partes del mundo a través
de estatuas, monumentos, parques, plazas, etc. Sus ideas dieron origen a la corriente política denominada
bolivarianismo.
Genealogía
El padre de Simón Bolívar, Juan Vicente Bolívar y Ponte-Andrade, y su madre, María de la Concepción Palacios y
Blanco, pertenecían a la aristocracia caraqueña. Cuando se casaron en el año 1773 había una gran diferencia de edad
entre ambos cónyuges, Juan Vicente tenía 47 años en ese momento y Concepción 15 años. Tuvieron cuatro hijos más,
tres de ellos, mayores que Simón y una menor, cuyos nombres fueron María Antonia, Juana Nepomucena, Juan Vicente
y María del Carmen (esta última murió a poco tiempo de nacer).
La familia Bolívar provenía de una población llamada La Puebla de Bolívar en Vizcaya (País Vasco, España), ubicada
entonces en la merindad de Marquina. Además de esta ascendencia vasca, hay que destacar su origen gallego, ya que
su tatarabuelo, Jacinto de Ponte y Andrade, era oriundo de Santiago de Compostela.6 A mayores, y ya desde los inicios
de la colonia sus miembros realizaron acciones destacadas en Venezuela.
El primero de los Bolívar en arribar a Venezuela fue el vizcaíno Simón de Bolívar, el cual, junto con su hijo Simón de
Bolívar y Castro (nacido en Santo Domingo, Higüey, actual República Dominicana, de quien Bolívar era chozno),7 llegó a
Caracas treinta años después de la fundación de la ciudad, hacia 1589, y por tener el mismo nombre se les distinguió
como Simón de Bolívar el Viejo y Simón de Bolívar el Mozo.
Bolívar el Viejo destacó como contador real, por privilegio especial del rey Felipe II, quien en el título de nombramiento le
reiteraba su amplia confianza como velador de la Real Hacienda, cargo que ejercieron tanto él como posteriormente su
hijo, en Margarita y Caracas.
Fue, además, procurador general de las ciudades de Caracas, Coro, Trujillo, Barquisimeto, Carora, El Tocuyo y
Maracaibo ante la Corte española entre 1590 y 1593, para informar al rey Felipe sobre el estado de la provincia y pedirle
ciertas mejoras, exenciones de impuestos y privilegios que facilitaran el desarrollo de la misma.
Entre sus logros para Caracas está el haber gestionado en el Consejo de Indias la concesión real del escudo que aún
conserva, junto con el título de Muy noble y leal ciudad.
Con el tiempo los Bolívar se unieron en matrimonio con las familias de los primeros pobladores de Venezuela y
alcanzaron rangos y distinciones tales como las de regidor, Alférez Real y gestionaron los títulos nobiliarios de marqués
de Bolívar y vizconde de Cocorote, asociado con la cesión de las Minas de Cocorote y la facultad de administrar el
señorío de Aroa, conocido por la riqueza de sus minas de cobre (estos títulos, sin embargo, no llegaron a concederse).
En cuanto a la familia Palacios, estos eran oriundos de la zona de Miranda de Ebro, actual provincia de Burgos, en
España. El primero de los Palacios en llegar a Venezuela fue José Palacios de Aguirre y Ariztía-Sojo y Ortiz de Zárate,
natural de Miranda de Ebro en 1647, que falleció en Caracas en 1703. El resto de los descendientes se unieron en
matrimonio con otras familias aristocráticas y alcanzaron los puestos de alcalde, regidor, procurador, entre otros. Dos
generaciones después de José Palacios nacería María de la Concepción Palacios de Aguirre y Ariztía-Sojo y Blanco, hija
de Feliciano Palacios de Aguirre y Ariztía-Sojo y Gil de Arratia y de Francisca Blanco de Herrera, descendiente de
algunas familias canarias establecidas en Venezuela.89 Ella fue la madre de Simón Bolívar.
Infancia y juventud
Simón, de la estirpe vasca de los Bolívar-Jauregui, nació en la noche del 24 al 25 de julio nota 2 de 1783 en una casa
solariega ubicada en la plaza San Jacinto de Caracas.nota 3 Fue bautizado el 30 de julio de 1783, en la catedral de
Caracas, con los nombres de Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Ponte y Palacios Blanco, por el
doctor Juan Félix Jerez de Aristeguieta, su primo hermano quien, de acuerdo con Juan Vicente, padre del niño, le puso
el nombre de Simón.
Infancia de Bolívar
En enero de 1786, cuando Simón contaba dos años de edad, su padre murió de tuberculosis, y así Concepción quedó
como cabeza de familia, velando eficientemente por los intereses de la familia hasta su muerte.
Sin embargo, las responsabilidades hicieron que su salud, también enferma de tuberculosis, decayera rápidamente y,
según la opinión de médicos historiadores, es posible que ya entonces Bolívar sufriera la primo-infección tuberculosa con
un tipo de tuberculosis que pasa inadvertida mientras las defensas corporales son favorables. Una acotación muy
importante es que el segundo nombre de Simón Bolívar (Santísima Trinidad) viene de la capilla en la que fue bautizado,
que tiene ese mismo nombre, capilla que además era propiedad de su familia Bolívar y Palacios.
Concepción murió el 6 de julio de 1792, cuando Simón tenía nueve años, pero tomando la precaución de hacer un
testamento en el que dispuso quién debería hacerse cargo de sus hijos.
Los hermanos Bolívar pasaron entonces a la custodia de su abuelo, Feliciano Palacios, que cuando asumió el papel de
tutor se sentía tan enfermo que empezó a preparar también su testamento para designar un sustituto como tutor de sus
nietos y decidió pedir opinión a estos para respetar su voluntad.
Simón fue confiado a Victoriano Bolívar Betancourt, su tío, pero como este se encontraba en España permaneció bajo la
custodia de Carlos Palacios y Blanco, otro de sus tíos, que por lo visto era un hombre con el que no se llevaba bien y
que era tosco, de carácter duro, mentalidad estrecha, que se ausentaba frecuentemente de Caracas para atender sus
propiedades y que por lo tanto solía dejar a su sobrino atendido por la servidumbre y asistiendo por su cuenta a la
Escuela Pública de Caracas.
Las referencias que dejó Bolívar en su correspondencia hacen suponer que su infancia fue dichosa, feliz, segura,
rodeada de sólidos afectos y gratos recuerdos con parientes destacados e influyentes dentro de un ambiente
aristocrático y en general, dentro de un ambiente que le brindó equilibrio emocional, cariño y afecto.
En este sentido existen algunas anécdotas que se popularizaron en Venezuela que presentaban a Bolívar como un niño
turbulento debido a que los escritores románticos consideraron indispensable atribuirle una niñez indómita creyendo,
según la moda de la época, que no podía salir un hombre excepcional de un niño normal pero se ha
demostrado[cita requerida] que esas anécdotas fueron inventadas e introducidas en los relatos de historia por Arístides Rojas,
considerado un excelente narrador pero que usó a menudo su imaginación a falta de documentos que demostraran la
veracidad de sus relatos.
Educación
La trayectoria escolar de Bolívar no fue muy brillante como alumno de la Escuela Pública, institución administrada por el
Cabildo de Caracas que funcionaba de forma deficiente debido a la carencia de recursos y organización.
En aquel entonces, Simón Rodríguez era maestro de Bolívar en esta escuela y Carlos, pensaba enviarle a vivir con él
porque no podía atenderlo personalmente y las protestas de su sobrina María Antonia sobre la educación y atenciones
que recibía su hermano eran frecuentes.
Ante la perspectiva de vivir con su maestro, Simón escapó de la casa de su tío el 23 de julio de 1795, para refugiarse en
la de su hermana María Antonia, que ejerció su custodia temporal, hasta que se resolvió el litigio judicial en la Real
Audiencia de Caracas que devolvió a Carlos la custodia de Simón.
Simón trató de resistirse pero fue sacado por la fuerza de casa de su hermana y llevado en volandas por un esclavo
hasta la vivienda de su maestro.
Una vez allí, las condiciones en las que vivía con el maestro Rodríguez no eran las ideales, pues tenía que compartir el
espacio con 20 personas en una casa no apta para ello, y por esto Simón escapó de allí un par de veces, en las que
terminó volviendo por orden de los tribunales.
Al poco tiempo, Rodríguez renunció a su cargo de maestro para irse a Europa y la Real Audiencia de Caracas determinó
que Simón fuera trasladado a la Academia de Matemáticas, dirigida por el padre Andújar y que funcionaba en casa de su
tío Carlos.
Al parecer, en esta academia la formación de Bolívar mejoró notablemente en calidad y cantidad, y fue complementada
con lecciones de Historia y Cosmografía impartidas por Andrés Bello hasta su ingreso en el Batallón de Milicias de
blancos de los Valles de Aragua el 14 de enero de 1797.
Existe la falsa idea de que entre 1793 y 1795, estuvo inscrito en el Colegio Real de Sorèze en el Sur de Francia, en el
departamento del Tarn.10
Casa que hospedó a Simón Bolívar durante su estancia en Bilbao entre marzo de 1801 y abril de 1802.
Matrimonio
Bolívar fue enviado a España a los 16 años para continuar sus estudios. En Madrid en 1800 conoció a la joven María
Teresa Rodríguez del Toro y Alayza,1112 En agosto de 1800 María Teresa aceptó el noviazgo con Simón Bolívar, y
contrajeron matrimonio el 26 de mayo de 1802,13 en la desaparecida iglesia de San José que estuvo en la esquina de la
calle Libertad con la calle de Gravina (y en ocasiones confundida con el templo del mismo nombre situado en la calle de
Alcalá donde fue transferida la Parroquia de San José en 1838);14 Bolívar tenía 19 años y María Teresa 21. Al cabo de
unos 20 días se trasladaron a La Coruña.
El 15 de junio de 1802 partieron los recién casados hacia Caracas, desembarcando el 12 de julio en La Guaira. Después
de una corta estadía en Caracas, en la Casa del Vínculo y del Retorno, ubicada en una esquina que daba a la Plaza
Mayor de Caracas, hoy Plaza Bolívar, se trasladaron a la "Casa Grande" del ingenio Bolívar en San Mateo. María Teresa
enfermó poco después de «fiebres malignas» —hoy día identificadas indistintamente como fiebre amarilla o paludismo—
por lo que el matrimonio regresó a su Casa del Vínculo, en Caracas, donde ella murió el 22 de enero de 1803.
El joven Bolívar se dedicó a viajar, transido de dolor, para mitigar la pena que le causó el fallecimiento de su esposa. Fue
en este estado de ánimo cuando juró no volver a casarse jamás.
Segundo viaje a Europa
En el mismo año de la muerte de su esposa viajó a París. Allí reencuentra a su antiguo maestro Simón Rodríguez. Este
último logra encauzar la desesperación sentida por Bolívar tras la muerte de María Teresa hacia la política y la causa de
la libertad de su patria. No en balde Bolívar siempre verá a la muerte de su esposa como el momento decisivo de su vida
que lo transmutará en un hombre público llamado a un destino mayor. Simón Rodríguez también lo orienta hacia la
lectura de los clásicos y a ilustrarse en diversos campos del saber universal. Viajó luego por Italia en compañía de
Rodríguez y del primo hermano de su fallecida esposa Fernando Rodríguez del Toro y el 15 de agosto de 1805 en el
Monte Sacro de Roma se comprometió solemnemente ante estos a libertar a su patria. Regresó a Venezuela en 1806 y
a la vez que administraba los negocios familiares unió sus esfuerzos a la causa revolucionaria. 15
Vida política y militar
Antecedente a la Independencia
A lo largo de 1808, las presiones de Napoleón desencadenaron una serie de acontecimientos que empeoraron aún más
la ya comprometida situación española, el rey Carlos IV de España abdicó el trono a favor de su hijo Fernando el 19 de
marzo de 1808 después de los sucesos del motín de Aranjuez, y más tarde, el 5 de mayo de 1808 se terminó de
consumar el desastre para España cuando Carlos IV y su hijo fueron obligados a ceder el trono a Napoleón Bonaparte
en Bayona para designar a su hermano, José, como nuevo rey de España. Esto provocó una gran reacción popular en
España que desencadenó lo que hoy se conoce como la guerra de la Independencia española y tanto en América como
en España, se formaron juntas regionales que fomentaron la lucha contra los invasores franceses para restablecer en el
trono al monarca legítimo. .
Sin embargo, en las juntas americanas solo se hablaba con entusiasmo de la Junta popular de Cádiz y muchas de ellas
eran vistas con recelo por las autoridades españolas, que las suponían sospechosas de ser favorables a los franceses y
que no se habían olvidado de acciones como la de Antonio Nariño en Bogotá, que había publicado una obra sobre Los
Derechos del hombre, el movimiento de Juan Picornell, la Conspiración de Manuel Gual y José María España, o de las
fracasadas expediciones militares de Francisco de Miranda en Venezuela.
Pero también consideraban que estas juntas tenían derecho de imitar a sus análogas de la Península ya que los
dominios españoles eran considerados una parte esencial e integrante de España cuyos territorios no eran considerados
como simples colonias propiamente.
Con el tiempo se fueron formando dos bandos bien diferenciados como resultado de los debates políticos y la
inestabilidad internacional: el de los realistas, que querían continuar bajo la dependencia directa del monarca español,
liderado por Juan de Casas; y el de los patriotas, partidarios de constituir una Junta de gobierno con una autonomía
plena similar a la de las Juntas provinciales en España, pero sin mantener más lazos con la metrópoli diferentes a un
reconocimiento formal de Fernando VII como soberano, queriendo imitar así el ejemplo del Brasil regido desde
Braganza, con autonomía de Portugal.
Así a mediados del año 1807, cuando Bolívar volvió a Caracas se encontró con una ciudad inmersa en un ambiente de
gran agitación social y política que era gobernada por personajes interinos bajo la supervisión de un regio Regente
visitador visto con malos ojos por la colectividad caraqueña, llamado Joaquín de Mosquera y Figueroa.
Este era un ambiente poco propicio para enfrentar situaciones de crisis y fue una circunstancia que ayudó a precipitar los
acontecimientos a favor de la Independencia.
Bolívar había vuelto a Caracas absolutamente convencido de la imperiosa necesidad de independencia para América y
trató de convencer a sus parientes y amigos de que esta era la mejor opción pero, salvo la excepción de su hermano
Juan Vicente, no pudo hacerlo fácilmente debido a que las noticias de Europa llegaban muy tarde y con pocos detalles,
por lo que el público se enteraba de las acontecimientos solo de una forma general e inexacta y esto limitaba su
capacidad para evaluar la situación.
Pero las cosas cambiaron repentinamente en pocos días, tras una serie de acontecimientos que causaron una
conmoción general en Caracas. A principios de julio de 1808, el Gobernador encargado de Caracas, Juan de Casas,
recibió dos ejemplares del diario londinense The Times que el Gobernador de Trinidad remitió antes al de Cumaná y que
relataban la noticia de la abdicación del trono de España en favor de Napoleón.
Las autoridades trataron de mantener la noticia en secreto para evitar la alarma social pero la llegada del bergantín
francés Le Serpent al puerto de La Guaira el 15 de julio de 1808 con varios comisionados enviados por Napoleón para
confirmar la noticia hicieron fracasar el plan.
Un oficial francés se presentó ante el Gobernador Casas con documentación oficial confirmando las malas noticias de
The Times, y mientras en la Gobernación deliberaban sobre la situación, la población empezó a alarmarse por la
aparatosa llegada de los franceses, divulgando profusamente la noticia de la desaparición de la monarquía tradicional en
periódicos y otras publicaciones.
La reacción popular fue de malestar e indignación y la situación empeoró cuando un capitán de fragata inglés llamado
Beaver desembarcó poco después del Alcasta en La Guaira, tras perseguir al Le Serpent sin poder apresarlo, para
informar al Gobernador Casas y a la población que la lucha en España para rechazar a los franceses continuaba y que
Napoleón no tenía la situación dominada.
Entonces surgió un proceso político extraño entre el Gobernador, La Audiencia y el Cabildo que terminó de socavar el
orden colonial vigente y esto hizo que la conmoción en la sociedad caraqueña se orientara en dos direcciones, una
representada por Bolívar que quería proclamar la Independencia; y otra representada por otros criollos que querían
mantener la fidelidad a Fernando VII.
Así, el 11 de enero de 1809 llegaron a Caracas unos despachos oficiales que anunciaban la creación de la Junta Central
de España e Indias que terminó instalándose en Sevilla en abril de 1809 y poco después, el 14 de enero de 1809 llegó a
Venezuela el mariscal de campo Vicente Emparan en calidad de capitán general de Venezuela y gobernador de
Caracas.
Su llegada dio una nueva perspectiva a la situación política ya que empezaron a circular rumores que lo relacionaban
como partidario de los franceses, por lo que fue acusado de querer confundir a la población.
En el panorama de incertidumbre reinante, el 19 de abril de 1810, los miembros del Cabildo de Caracas decidieron
constituir una Junta Conservadora de los Derechos de Fernando VII en un acto que termina con la firma del Acta de
Independencia y constitución de la Primera República el 5 de julio de 1811. Con la revuelta del 19 de abril de 1810 se
obligó al entonces capitán general de Venezuela, Vicente Emparan, a ceder sus poderes a esta Junta y trajo como
resultado la expulsión de los funcionarios españoles de sus puestos para embarcarlos rumbo a España.
Poco después, tras enterarse de los hechos, la Regencia dispuso el bloqueo de las costas de Venezuela pero ya era
tarde, desde entonces el proceso independentista sería imparable, y el ejemplo de Caracas fue seguido por el resto de
las juntas americanas.
Misión a Londres
El nuevo sistema de gobierno empezó a crear nuevas perspectivas en todos los sentidos. Las noticias de lo sucedido en
Caracas llegaron hasta el almirante Alexander Cochrane, comandante de las Fuerzas Navales británicas del Caribe, que
procedió a despachar noticias de lo sucedido a Londres y poner a disposición de la Junta de Caracas la corbeta
Wellington para que llevara hasta Londres una delegación si así lo querían.
Así, Bolívar fue enviado a Inglaterra con el grado de coronel junto con Andrés Bello y Luis López Méndez en una misión
diplomática con instrucciones de solicitar apoyo británico a la Junta en nombre del rey Fernando VII de España
aprovechando la circunstancia de que España y Gran Bretaña eran ahora naciones aliadas que habían dejado de lado
sus históricas diferencias ante el peligro común que representaba Napoleón.
La misión diplomática llegó a Londres en un momento político delicado ya que entonces Gran Bretaña estaba dando una
costosa ayuda militar a España y la negativa venezolana de aceptar la autoridad del Consejo de Regencia español
resultaba inconveniente en esos momentos.
Sin embargo, lord Wellesley consideró conveniente recibir a la delegación en su casa particular, Apsley House, por temor
a que sus miembros recurrieran a Napoleón en busca de apoyo y así aprovechar la ocasión para averiguar las
pretensiones venezolanas.
La postura británica fue muy clara desde el principio dando a entender a la delegación que en esos momentos el apoyo
político a Venezuela era imposible y en un intento de presionar a España para que les dejase comerciar libremente con
sus colonias, los británicos trataron de desviar las negociaciones hacia acuerdos comerciales más acordes con sus
intereses.
A pesar de que no se cumplieron todos los objetivos de la delegación, se lograron algunos compromisos importantes
gracias a la presencia de Francisco de Miranda en Londres, con quien Bolívar empezó a mantener contactos que
fomentaron una participación discreta de este mediante sus contactos personales en las negociaciones.
Así Bolívar logró la secreta connivencia inglesa, la apertura del comercio, y la posibilidad de que Inglaterra ejerciera
presiones sobre España para favorecer los intereses venezolanos.
Bolívar durante la Primera República
Después de convenir con los ingleses la permanencia de un representante en Londres, Bolívar embarcó en la corbeta
Sapphire y llegó a La Guaira el 5 de diciembre de 1810.
Una vez en Venezuela, empezó a hacer gestiones para promover el regreso de Miranda, que como resultado de estas
gestiones, llegó a Venezuela en el bergantín inglés Avon (en) el 10 de diciembre de 1810 ante una fría recepción oficial
por parte de la Junta Suprema, que poco después lo nombró Teniente General.
Miranda pronto empezó a tener conflictos con el jefe militar del Gobierno, el marqués del Toro, por su incapacidad para
controlar la rebelión realista de Coro y mientras tanto, las circunstancias políticas habían favorecido la aparición en
Caracas de organizaciones como la Sociedad Patriótica, que era una especie de asociación independentista que
funcionaba como foro de debate político que divulgaba sus conclusiones en una publicación propia titulada El Patriota de
Venezuela.
Bolívar fue un miembro importante de esta asociación que estuvo muy implicado en las movilizaciones posteriores
ocurridas el 5 de julio de 1811 para ratificar la Declaración de Independencia, y que defendió posturas opuestas a la
Constitución del 21 de diciembre de 1811 al considerar que era una copia literal de la que regía en los Estados Unidos
que no se adaptaba a la realidad del momento en Venezuela.
El 13 de agosto de 1811, fuerzas comandadas por Miranda lograron una victoria en Valencia contra los rebeldes de
dicha ciudad que pretendían recuperar privilegios de su antigua capitalidad, y es en esta acción donde Bolívar empezó
propiamente su carrera militar al dirigir un ataque a un puesto fortificado que fue su bautismo de fuego y su primera
acción distinguida. Así, Miranda lo propuso para el rango de coronel y lo envió a informar de la victoria al Gobierno de
Caracas.
Poco después, Bolívar empezó a levantar la moral en los Valles de Aragua por iniciativa propia, por lo que el general
Miranda, por entonces comandante en jefe de las fuerzas militares republicanas, lo persuadió de que aceptara el rango
de teniente coronel en el Estado Mayor y lo nombró jefe militar de Puerto Cabello, la principal plaza fuerte de Venezuela.
Dicha plaza era entonces un punto militar clave por sus características coincidentes de puerto, arsenal, prisión militar y
principal punto de apoyo y control en la zona. Allí permanecían detenidos los prisioneros de guerra influyentes en el
castillo San Felipe, y a la vez también se encontraba almacenado gran parte del arsenal militar republicano.
A pesar de ser contrario a las normas de seguridad militar se estaba dando esta situación y aunque Miranda ordenó
trasladar a los prisioneros a otro lugar, el traslado nunca se cumplió y fue uno de los motivos que unido a la inexperiencia
militar de Bolívar propiciaron la caída de Puerto Cabello.
Los prisioneros lograron tomar por sorpresa a la guardia y la dominaron gracias a la traición de un oficial al que
sobornaron, se apoderaron del castillo San Felipe y comenzaron a bombardear Puerto Cabello.
Bolívar trató de recuperar la guarnición durante seis días de combate con las fuerzas que pudo controlar y que al parecer
no superaban los cuarenta efectivos pero la situación le era muy desfavorable; no se podía cañonear el castillo por el
reducido alcance de la artillería y la ciudad empezaba a ser atacada por las fuerzas del capitán Domingo Monteverde y
tras lanzar un desesperado ataque frontal sobre el castillo que fracasó, Bolívar decidió abandonar la plaza por vía
marítima, logrando escapar a duras penas.
Este acontecimiento, unido al violento terremoto del 26 de marzo de 1812, inclinó la balanza a favor de los realistas y
aunque hubo muchos que creyeron que aún se podía seguir la lucha, Miranda capituló el 26 de julio de 1812 por encargo
del Congreso, en el tratado de La Victoria, que instauró nuevamente el dominio español sobre Venezuela.
El 30 de julio de 1812, Miranda llegó a La Guaira con la intención de embarcarse en la nave inglesa Sapphire en medio
de un ambiente en el que pocos sabían que las negociaciones con Monteverde por las que muchos oficiales
republicanos se sintieron traicionados se habían iniciado por órdenes del Congreso y no por deseos de Miranda.
Por ello, cuando Miranda se hospedaba en casa del coronel Manuel María de las Casas, comandante de la plaza, se
encontró con un grupo numeroso, en el que se contaban Miguel Peña y Simón Bolívar, que lo convencieron de que se
quedara, por lo menos una noche, en la residencia de Manuel María de las Casas.
A las dos de la madrugada, encontrándose Miranda profundamente dormido, Manuel María de las Casas, Peña y Bolívar
se introdujeron en su habitación con cuatro soldados armados, se apoderaron precavidamente de su espada y su pistola,
lo despertaron y con rudeza le ordenaron que se levantara y vistiera, tras lo cual lo engrilletaron, luego el coronel Manuel
María de las Casas, comandante de la plaza, se pasa al bando realista y lo entrega al jefe español Monteverde.
A cambio de este acto de traición del coronel Manuel María de las Casas, 16 el español Francisco-Antonio de Yturbe y
Hériz accedería a darle a Bolívar el salvoconducto que este le había solicitado para exilarse en el extranjero, con el
especial favor de Monteverde. En esta ocasión, el jefe español hizo que se viera el acto de haber entregado a Miranda
como un servicio al estado español: «Debe satisfacerse el pedido del coronel Bolívar, como recompensa al servicio
prestado al rey de España con la entrega de Miranda». Bolívar insistió ante las autoridades españolas, sin embargo, que
la entrega de Miranda respondió al acto de traición de aquel, por haber capitulado cuando aún disponía de suficientes
fuerzas para continuar la lucha.
El Manifiesto de Cartagena
Bolívar fue autorizado por Monteverde a trasladarse el 27 de agosto de 1812 a la isla de Curazao, ocupada por los
ingleses, en la goleta española Jesús, María y José junto con José Félix Ribas, Vicente Tejera y Manuel Díaz Casado,
donde permaneció un corto período.
Después se trasladó a Cartagena de Indias, en Nueva Granada, donde el proceso independentista se había iniciado el
20 de julio de 1810 y había desembocado en la formación de varías Juntas supremas que rivalizaban entre sí. En este
panorama compuso un manuscrito conocido como el Manifiesto de Cartagena, en el cual hizo un análisis político y militar
de las causas que provocaron la caída de la Primera República de Venezuela y exhortaba a la Nueva Granada a no
cometer los mismos errores que Venezuela para no correr la misma suerte, remediar las divisiones, promover la unión de
los distintos pueblos de América, hasta lograr el objetivo común, la independencia.
Al poco de llegar, Bolívar solicitó al gobierno de Cartagena prestar servicio en sus tropas. Fue concedido el mando de
una guarnición de setenta hombres en la pequeña localidad de Barrancas, con la que empezó a forjarse su futuro
prestigio militar.
Al principio Bolívar estaba subordinado a un aventurero francés, Pierre Labatut. Pero en contra de las órdenes de este,
decidió tomar la iniciativa, realizando una campaña para derrotar a las partidas realistas que se encontraban en las
orillas del río Magdalena. A la vez aumentaba el adiestramiento y el contingente de sus tropas.
Como resultado de esta campaña, logró liberar varias poblaciones como Tenerife, El Guamal, El Banco, Tamalameque,
Puerto Real de Ocaña, y derrotar a diversas guerrillas realistas que operaban en la zona. Finalmente ocupó Ocaña.
Ante estos logros, el coronel Manuel del Castillo y Rada, comandante general de Pamplona, solicitó su ayuda para
detener a los realistas que amenazaban con entrar desde Venezuela. Para ello, el coronel Bolívar tuvo que pedir
autorización al Gobierno de Cartagena para intervenir en territorio del Gobierno de las Provincias Unidas de Venezuela.
Cuando se la dieron, Bolívar llegó hasta la frontera con Venezuela. En la batalla de Cúcuta derrotó el 28 de febrero de
1813 a las fuerzas españolas. Camilo Torres en su carácter de presidente del Congreso de las Provincias Unidas de la
Nueva Granada, le confió a Bolívar, el título de ciudadano de la Unión, el grado de brigadier, equivalente al de general de
brigada, y el cargo de jefe de la guarnición de Cúcuta.
Desde febrero hasta abril de 1813 permaneció en Cúcuta, detenido por trabas legales y por diferencias con Castillo, que
empezaba a verle con suspicacia ante sus deseos de avanzar sobre Venezuela. Para entonces, Bolívar disponía de una
fuerza eficaz, y rodeado de una brillante oficialidad neogranadina, aprovechable para una eventual reconquista de
Venezuela.
Campaña Admirable
Artículo principal: Campaña Admirable
Después de recibir autorización y recursos de la Nueva Granada, Bolívar inició una de sus acciones militares más
destacadas, la Campaña Admirable.
Cuando en febrero de 1813 inició su campaña por los Andes venezolanos desde Cúcuta, no encontró resistencia.
Avanzó hasta Mérida y tomó la ciudad pacíficamente después de que las autoridades realistas huyeran ante su
inminente llegada. En esta entrada triunfal se le concedió por primera vez el título de "El Libertador", por decisión del
Cabildo de Mérida.
Rápidamente las fuerzas de Bolívar ganaron terreno a un enemigo que huía ante un avance sorprendente. Finalmente,
Bolívar obligó a pelear a las fuerzas realistas en Los Taguanes, entre Tucupido y Valencia. Les derrotó, y una
capitulación se firmó en La Victoria.
Tras la capitulación española, Bolívar tuvo el camino libre, e hizo una entrada triunfal en Caracas el 6 de agosto de 1813.
Después de un triunfo militar en Mosquiteros le nombraron Capitán General, con el título de "El Libertador", que desde
entonces quedó unido a su nombre.
Bolívar se concentró en organizar el Estado y dirigir la guerra en lo que parecía su etapa final. Organizó el régimen
militar, mantuvo el Consulado, creó un nuevo sistema fiscal, y una nueva administración de justicia. Atendió a la
actividad agraria, a las exportaciones, y a la búsqueda de mano de obra calificada. Modificó el gobierno municipal, y
ofreció la nacionalidad a extranjeros amigos de la causa republicana.
Guerra a muerte
Pero a principios de 1814 el capitán de milicias español José Tomás Boves, famoso por su valentía, inició operaciones
con tropas autóctonas de Los Llanos venezolanos, autorizadas al saqueo y al pillaje. Frente a un enemigo implacable
que ejecutaba a todos los prisioneros, las fuerzas de Bolívar se fueron debilitando. Ante la falta de medios para combatir
a Boves y sus llaneros, Bolívar decidió el 7 de julio de 1814 retirarse con las fuerzas que le quedaban hacia el Oriente
venezolano, y unir fuerzas con Santiago Mariño.

Bandera de guerra a muerte de Bolívar.


La retirada estratégica de Bolívar produjo un éxodo desde Caracas hacia Oriente, en el que murieron muchas personas
que seguían a las fuerzas republicanas por temor a las represalias de Boves y su lugarteniente Francisco Tomás
Morales. Bolívar decidió hacerles frente en Aragua de Barcelona el 17 de agosto de 1814. Tras ser derrotado, Bolívar
logró llegar a Cumaná el 25 de agosto de 1814 y unirse a Mariño.
La Segunda República de Venezuela estaba herida de muerte. A lo largo de 1814 los realistas consolidaban su dominio
por todo el país. Solo el Oriente venezolano y la isla de Margarita permanecían en manos republicanas. El bando
republicano estaba dividido en facciones de caudillos que dominaban porciones de territorio. El corsario Giovanni Bianchi
intentaba aprovechar la situación. Bolívar decidió salir con Mariño desde Carúpano hacia Cartagena.
Estadía en Jamaica
A finales de 1814 Bolívar llegó a Cartagena para obtener ayuda de la Nueva Granada, que se encontraba también en
una situación difícil.
Con el apoyo del Gobierno neogranadino fue reconocido jefe por todos los venezolanos que se encontraban en Nueva
Granada. El 19 de septiembre de 1814 Bolívar se encontró con Camilo Torres Tenorio, presidente del Congreso de las
Provincias Unidas de la Nueva Granada. Después de la derrota del General Antonio Nariño en la campaña del Sur en
julio de 1814, Torres Tenorio encargó a Bolívar de la conducción de la guerra. El 10 de diciembre de 1814 Bolívar tomó a
Santa Fe, y obligó Cundinamarca a reconocer la autoridad del Congreso de las Provincias Unidas de la Nueva Granada.
Bolívar decidió abandonar su cargo en la Nueva Granada y partir a Jamaica en el buque La Découverte, llegando a la
isla el 14 de mayo de 1815. Escribió con fecha del 6 de septiembre de 1815 una Carta de Jamaica, en la cual justificaba
la rebelión de los Criollos, llamaba a la lucha para la independencia, y exponía el proyecto de Francisco de Miranda de
confederación de Colombia.
Sin embargo, la situación de Bolívar en Jamaica llegó a ser bastante tensa. Salió ileso de un intento de asesinato,
porque se vio obligado ese día a mudarse de su pensión por falta de dinero. El gobierno británico no quería
comprometerse a darle un apoyo abierto, y los españoles intentaban asesinarle; Bolívar decidió trasladarse a un país
más seguro donde pudiera organizar una expedición.
Estadía en Haití
En aquella época Haití se había convertido en una república independiente de Francia, que daba asilo y respaldaba a los
republicanos del continente americano. Por ello Bolívar consideró que Haití era el lugar adecuado para organizar una
expedición militar hacia Venezuela, con la ayuda del presidente de ese país, el general Alexandre Petion. Allí se dio
cuenta que debía reclutar a los llaneros, en ese entonces al mando de José Antonio Páez, para vencer a los ejércitos
realistas.
El 19 de diciembre de 1815, Bolívar salió de Jamaica para Haití. Llegó al puerto de Les Cayes el 24 del mismo mes. Con
la ayuda encubierta del gobierno haitiano y del experimentado almirante Luis Brión, Bolívar organizó una expedición de
más de mil hombres conocida como la Expedición de los Cayos. Salió el 23 de marzo de 1816 con rumbo a la isla de
Margarita. Bolívar retrasó su partida seis días porque esperaba su amante Josefina Machado, que venía de la isla
danesa de Saint Thomas. Como Brión presionaba para continuar, partieron los barcos. Al llegar al sur de la Hispaniola
un barco mensajero alcanzó el navío de Bolívar y comunicó que Josefina y su familia habían llegado a Les Cayes.
Bolívar pidió a Brión que le enviasen una fragada.17 Los oficiales británicos y alemanes protestaron y amenazaron con
abandonar esta expedición tomada tan a la ligera, pero Brión los convenció de que continuasen.
Bolívar y la Gran Colombia
Después del fracaso de la Segunda República de Venezuela y su corta permanencia en Nueva Granada como
comandante militar, Bolívar se vio obligado a reflexionar sobre la causa de los fracasos previos, la situación internacional
y la forma de lograr la independencia de forma duradera.
Sus reflexiones le llevaron a la conclusión de que para alcanzar la independencia definitiva se debía derrotar totalmente
a los españoles para impedir que realizaran acciones de reconquista pero esto no sería suficiente, los esfuerzos
descoordinados y dispersos de los caudillos regionales a lo largo de América debían ser unificados bajo un mandato
único y como garantía de una independencia permanente se debía crear una república grande y fuerte para poder
desafiar las pretensiones de cualquier potencia imperial.
La idea de crear una nación semejante hizo que Bolívar tuviera un objetivo político mucho más amplio y esto en definitiva
le movió a actuar de una manera diferente a las anteriores.
Colombia como proyecto político
Ya en la isla de Jamaica, Bolívar había expuesto la idea de conformar a Colombia como un país que debía hacerse
realidad. Concluyó que para convertir la idea de Colombia en una nación viable y creíble hacía falta crear un gobierno
centralizado capaz de coordinar las acciones necesarias para resguardar las fronteras y aglutinar a los distintos pueblos
de la América Hispana como garantía de la independencia.
Aunque el proyecto de Colombia como nación lo idealizó en realidad Francisco de Miranda durante sus acciones
precursoras, fue Bolívar quien tuvo el mérito de rescatar este proyecto del baúl de los recuerdos de sus primeros
contactos con El Precursor en Londres y de llevarlo a cabo contra viento y marea hasta su muerte.
Para garantizar la libertad de la Nueva Granada, Bolívar consideraba vital conseguir cuanto antes el control sobre
Venezuela para impedir que los españoles la utilizaran como puesto de avanzada en tierra firme para sus campañas de
reconquista por lo que decidió emprender esta tarea como algo prioritario.
Así desembarcó en la isla de Margarita a mediados de 1816 decidido a lograr desde el principio el reconocimiento de su
liderazgo y después de obtener un éxito inicial con el líder local Juan Bautista Arismendi preparó la campaña para liberar
el continente.
El 16 de julio de 1816 Bolívar desembarcó en Ocumare de la Costa y emitió una proclama en la que cambiaba su
decreto a muerte. En la misma declaraba que los "españoles europeos" no serían matados salvo que estuvieran
combatiendo.18 Allí declaraba que su armada iba a liberar a toda Venezuela. Contaba con 650 soldados, de los que 300
jamás había estado en combate. Bolívar consiguió alistar a unos doscientos negros, pero la mayoría de la población
huyó. Entonces procedió a marchar en dirección a Valencia con el fin de establecer desde allí una conexión con los
combatientes que se hallaban en los Llanos. Las fuerzas bajo Morales se dirigieron a Valencia y de allí hacia los cerros
que llevaban a Ocumare. Después de una corta escaramuza, huyó Bolívar hacia Ocumare y de allí a Bonaire. Al llegar
Brión a Bonaire, le recriminó a Bolívar que hubiera abandonado Ocumare de esa manera y le ordenó ir a Cumaná. Brión
partió a Margarita para reparar varios barcos y Bolívar desembarcó de nuevo en Cumaná. Allí Santiago Mariño y Manuel
Piar le recriminaron igualmente la huida de Ocumare y lo amenazaron con llevarlo a una corte marcial y fusilarlo. De
acuerdo a Ducoudray Holstein, Bolívar se convirtió en acérrimo enemigo de Piar desde aquel entonces. Con el fin de
evitar más encuentros problemáticos con oficiales revolucionarios, decidió partir de nuevo hacia Haití.
A medida que pasaba el tiempo Bolívar tuvo que lidiar con personajes que habían ganado su generalato a través de la
acción pero que por el tipo de guerra que se hacía en ese momento acabaron aceptando la Jefatura Suprema de Bolívar
como un mal necesario para poder derrotar a los españoles hasta que a la larga su liderazgo fue indiscutido.
A partir de 1817 se desarrolló un conflicto de poder entre Manuel Piar, que había liderado la conquista de Guayana, y
Simón Bolívar. Piar había derrotado a Morales en El Juncal a finales de 1816 y había tomado Angostura en abril de
1817. Simón Bolívar realizó un consejo de guerra 24 de julio de 1817 para que se reconociese su liderazgo. Bolívar
escribió un pronunciamiento contra Piar en agosto. Sedeño fue mandado a aprehenderlo. Acusado de querer eliminar a
Bolívar y establecer una pardocracia, Piar fue fusilado el 16 de octubre de 1817. Con ello, Bolívar quedó claramente
como jefe de las fuerzas independentistas en Venezuela.
La consolidación del liderazgo supremo facilitó el control del oriente venezolano y la instalación de Bolívar en Angostura
(hoy Ciudad Bolívar), que trajo consigo el inevitable y largo enfrentamiento con las fuerzas expedicionarias del general
español Pablo Morillo y la organización de los mecanismos elementales para que el gobierno pudiese funcionar.
Para entonces el Ejército español ya se encontraba muy desgastado después de la larga campaña de reconquista
realizada en Colombia y Venezuela y aunque el general Morillo era un comandante militar muy capaz que intentó por
todos los medios paliar la situación no pudo evitar que sus tropas iniciaran un lento pero inevitable declive debido a la
falta de recursos y de refuerzos para cubrir las bajas que sufrían.
Ya en 1818, la situación del ejército español en Venezuela se hizo insostenible y Morillo se vio obligado a retirar algunas
de sus fuerzas de la Nueva Granada para intentar contener a Bolívar. Para entonces la situación política y militar era lo
bastante buena como para pensar en la organización de un Estado y así fue como se instaló hacia el año 1819 el
Supremo Congreso de la República en Angostura.
Campaña libertadora en la Nueva Granada
A partir del año 1813 la situación se decantó definitivamente a favor de los patriotas y desde entonces prácticamente su
avance por el continente se hizo imparable y, lo que permitió que Bolívar, desde Venezuela y Francisco de Paula
Santander, desde Nueva Granada empezaran a coordinar acciones conjuntas desde sus áreas de influencia que
fomentaran una unidad militar.
En la batalla de Cúcuta se dio inicio a la Campaña Admirable,1920 con la cual el occidente de Venezuela fue liberado.21
Fue un enfrentamiento bélico entre Simón Bolívar y las tropas españolas, donde ganó el Libertador y se logró la
independencia de la ciudad colombiana de Cúcuta.
Para entonces existía en Nueva Granada un importante foco de resistencia revolucionaria contra las tropas de Morillo en
los llanos de Casanare, zona contigua a los llanos de Apure y del Arauca, donde algunos de los revolucionarios
neogranadinos más comprometidos se retiraron para resistir la violencia de la Contrarrevolución del comandante militar
Sámano como baluarte patriota al mando de Santander, a quien Bolívar ascendió al grado de Brigadier y lo nombró
Comandante militar de la División de vanguardia.
Ambos habían elaborado un plan en el que Santander debía preparar la provincia de Casanare, unificar a los guerrilleros
del sur y dar informes a Bolívar sobre las tropas españolas para iniciar la invasión de la Nueva Granada.
Junto con los preparativos militares también se realizaban acciones políticas importantes. El 21 de enero de 1819
llegaron a Angostura dos buques británicos, el Perseverance y el Tartare con un cuerpo de voluntarios que fue conocido
como la Legión Británica para apoyar a Bolívar y el 15 de febrero de 1819, el Libertador reunió el Congreso de
Angostura, acontecimiento en el que pronunció una de sus mejores composiciones políticas, el Discurso de Angostura,
en el que hacía un análisis crítico de la situación, exponía el rumbo a seguir para fundar la república y anunciaba la Ley
Fundamental de la República de la Gran Colombia (que sería ratificada en el Congreso de Cúcuta como la Constitución
de Cúcuta en 1821).
Mientras tanto, Bolívar seguía preparando la invasión militar de Nueva Granada tratando de mantener los detalles de la
campaña en secreto por lo que su duración, características, fecha de inicio y alcance eran datos desconocidos, lo cual
contribuía a aumentar el factor sorpresa y la imprevisibilidad del ataque.
Morillo estaba al corriente de la llegada de la Legión Británica a Angostura bajo el mando de James Rooke e intuyó que
el siguiente paso lógico de Bolívar sería unir fuerzas con José Antonio Páez, destacado líder rebelde de Los Llanos, por
lo que tras analizar la situación decidió atacar el principal reducto rebelde neogranadino en Casanare con tropas al
mando del coronel José María Barreiro que fueron hostigadas constantemente por las tropas del general Santander
mediante tácticas de guerrilla que fueron desgastando a las fuerzas de la Tercera División española.
La llegada de la época de lluvias hizo los caminos intransitables y las operaciones militares difíciles por lo que los
españoles decidieron replegarse ante la lógica de que el enemigo haría lo mismo.
Sin embargo, el desarrollo de los acontecimientos hacían presentir lo peor al general Morillo ya que su Ejército
expedicionario, exhausto y sin recibír refuerzos desde hacía mucho tiempo, estaba combatiendo contra fuerzas militares
eficaces de las que se desconocía su capacidad real.
Es entonces cuando Bolívar realizó una de sus hazañas militares más destacadas, el Paso de los Andes, que realizó en
una estación poco propicia y que se consideraba imposible con los medios de la época. El difícil avance de las tropas
patriotas se produjo a través del páramo de Pisba, hasta dar alcance a los realistas el 25 de julio de 1819 en la batalla
del Pantano de Vargas, en la cual la tropa realista finalmente huyó, situación que le permitió a los patriotas llegar a la
ciudad de Tunja el día 4 de agosto.
Allí se reúne con las tropas patriotas que estaban bajo el mando de Santander en la población de Tame (actualmente
ubicada en el departamento de Arauca), en donde comienza la campaña libertadora de la Nueva Granada.
El ataque de Bolívar logró sorprender a los españoles que, ante el desastre, intentaron tomar medidas. Barreiro todavía
pensaba que podía controlar la situación pero el estado de sus tropas le obligaba estar a la defensiva por lo que decidió
replegarse hacia la ciudad de Bogotá donde las condiciones le serían mucho más favorables.
El enfrentamiento decisivo con los realistas se produjo en la batalla de Boyacá el 7 de agosto de 1819, por medio de la
cual se pretendía detener el avance de las tropas leales comandadas por Barreiro hacia la ciudad de Bogotá y que
resultó en una gran victoria para Bolívar y el ejército revolucionario.
Cuando el virrey Sámano quien conocía como los demás realistas el Decreto de Guerra a Muerte, se enteró de la
derrota, huyó inmediatamente de Bogotá y de esta forma, el ejército libertador entró triunfante a la capital el día 10 de
agosto.
Congreso de Cúcuta
El resultado de este Congreso fue el nacimiento oficial de la República de Colombia, conocida como la Gran Colombia,
mediante la promulgación de la Ley Fundamental de Colombia y cuya extensión abarcó en ese momento los territorios
de la Nueva Granada y Venezuela que se dividen políticamente en tres departamentos: Cundinamarca (Bogotá),
Venezuela (Caracas) y Quito (Quito).
En diciembre de 1821, el Congreso proclamó a Bolívar presidente de la República y a Francisco de Paula Santander22
vicepresidente de forma que «las Repúblicas de Venezuela y la Nueva Granada quedan desde este día reunidas en una
sola bajo el título glorioso de República de Colombia».
Campañas finales
Durante los próximos años la oposición realista fue completamente eliminada. El 24 de junio de 1821 en la batalla de
Carabobo, campo cercano a la ciudad de Valencia, se obtuvo una victoria decisiva sobre el ejército español que fue
completada con la batalla naval del Lago de Maracaibo el 24 de julio de 1823 y se liberó definitivamente Venezuela.
Durante su permanencia en Bogotá, se dieron otros procesos libertarios como el de Guayaquil el 9 de octubre de 1820
que se llevó a cabo sin la participación de Bolívar, lo cual incidió para que posteriormente el Libertador optara por ocupar
aquella provincia que se había declarado independiente bajo la presidencia de José Joaquín de Olmedo. Recién dos
años después Simón Bolívar llega a Guayaquil con su ejército, destituye a la Junta de Gobierno y la anexa a la Gran
Colombia.
Después de la victoria de Antonio José de Sucre sobre las fuerzas españolas en la batalla de Pichincha el 24 de mayo
de 1822 el norte de Sudamérica fue liberada. Con esa gran victoria Bolívar se preparó para marchar con su ejército y
cruzar los Andes y liberar definitivamente Perú que ya había declarado su independencia el 28 de julio de 1821 luego del
desembarco del general José de San Martín en Paracas y la toma de Lima el 12 de julio.
El 26 de julio de 1822 Bolívar tuvo una conferencia con San Martín en Guayaquil para discutir la estrategia de liberación
del resto de Perú. Nadie sabe qué ocurrió en la secreta reunión entre los dos héroes sudamericanos, pero San Martín
volvió a Argentina, mientras Bolívar se preparó para la lucha contra los últimos reductos españoles en Sudamérica, en la
sierra y el Alto Perú. En 1823 Bolívar fue autorizado por el Congreso de la Gran Colombia para tomar el mando y en
septiembre llegó a Lima cuyo gobierno le pedía que dirigiera la guerra y se reunió con Sucre para planificar el ataque. El
Congreso peruano le nombró dictador el 10 de febrero de 1824, y a partir de entonces logró controlar las intrigas de la
nueva república.
El 6 de agosto de 1824 Bolívar y Sucre juntos derrotaron el ejército español en la batalla de Junín. A raíz de esta victoria;
el poeta guayaquileño José Joaquín de Olmedo le escribió el poema épico "Victoria de Junín. Canto a Bolívar",
verdadera obra maestra de la poesía de las nacientes naciones suramericanas y de la gran patria ecuatoriana, y en ella,
no solo se describe la batalla; sino también Olmedo pone en boca de Huayna Cápac los destinos de la América Libre del
yugo español.
El 9 de diciembre de 1824 Sucre destrozó el último baluarte del Ejército español en la batalla de Ayacucho, acabando
con el dominio español en Sudamérica.
Bolívar como estratega
Militarmente, las guerras dirigidas por Bolívar no implicaron a un número importante de efectivos, y en total el ejército
expedicionario español nunca sobrepasó tampoco la décima parte de la cifra de los realistas. Sin embargo, Bolívar no
era un militar profesional en el sentido literal de la palabra, y mucho menos un teórico de la estrategia. Su formación
militar fue básica, y su instrucción teórica no pasó los límites de las nociones de disciplina y jerarquía. Su paso por las
formaciones militares coloniales de Venezuela fue breve, y se ha comprobado que nunca estuvo en L'École de Sorèze,
ni en ningún otro instituto militar de ninguna clase.
Sin embargo, la forma en que desarrolló sus diversas campañas militares y la terminología utilizada en su
correspondencia sugieren que sus éxitos no pudieron deberse a casualidades afortunadas, y que poseía conocimientos
de estrategia militar más avanzados[cita requerida] de los que debía tener por su formación.
Mediante el análisis de sus acciones bélicas se aprecia que Bolívar utilizaba los fundamentos de la planificación y
estrategia[cita requerida] para elaborar sus operaciones y en determinadas acciones demostró tener conocimientos de
clásicos del arte de la guerra aplicando tácticas como la del orden oblicuo del rey Federico II de Prusia, formaciones
romanas descritas por Tito Livio, puso en práctica los principios militares de Maquiavelo, era consciente de la importancia
de la economía de fuerzas, hacía análisis del terreno y del adversario y consideraba fundamental el uso de la
logística.[cita requerida]
Dentro de la literatura militar se sabe que Bolívar leyó Historias de Polibio y la Guerra de las Galias de Julio César pero
además existen indicios suficientes para creer que manejó los textos militares de Mauricio de Sajonia y del conde de
Guibert. Sin embargo, se sabe casi con seguridad que no conoció las obras de Montecuccoli hasta 1824, ni los estudios
sobre Napoleón hasta cuando casi terminó sus campañas militares.
Todo esto da como resultado un balance militar favorable a Bolívar ya que, a pesar de una supuesta escasa formación
militar puesta en entredicho, demostró ser un auténtico líder que dio la talla como estratega [cita requerida] dotado de audacia
e imaginación.
Dictador del Perú
Llegada al Perú
Bolívar desembarcó en el puerto del Callao el 1 de septiembre de 1823 en el bergantín Chimborazo luego de que una
comitiva enviada por el Congreso de la República del Perú encabezada por José Faustino Sánchez Carrión le enviara
una invitación mientras estaba en Guayaquil, provincia cuya anexión a la Gran Colombia dispuso en julio de 1822. A
dicho recibimiento asistió el presidente José Bernardo de Tagle, marqués de Torre Tagle, y su gabinete ministerial en
Pleno.23 Al día siguiente de su llegada, el Congreso lo nombra "suprema autoridad"24 y poco después le encarga la
dirección de la lucha contra el ejército realista disponiendo que el mismo Torre Tagle debería rendirle cuentas de sus
acciones.25
La primera acción de Bolívar fue eliminar las fuerzas de José de la Riva Agüero,26 quien fuera presidente del Perú antes
que Torre Tagle y se oponía a la llegada del Libertador, en Trujillo. Riva Agüero fue apresado en noviembre de ese año
pero logró escapar y se fue a Inglaterra. Mientras tanto, el primer Congreso Constituyente que estaba próximo a
proclamar la primera Constitución política del Perú emite una resolución señalando que entrarán en suspenso las
disposiciones de esa carta magna que sean contrarias a las disposiciones y deseos de Simón Bolívar. La Constitución
fue jurada el 11 de noviembre de ese año pero nunca entró en vigencia.27
El ejército realista tenía el control de la sierra central y el sur del país (actuales departamentos de Junín, Ayacucho,
Cusco y Arequipa). Por su parte, luego de la derrota de Riva Agüero,28 las fuerzas del ejército unificado tenían posesión
de la costa central y norte, y de la sierra norte (actuales departamentos de Piura, La Libertad, Ancash, Lima y
Cajamarca). Ante ello, siendo factible la posibilidad de que Lima fuera invadida por fuerzas realistas (como en efecto lo
fue tras el motín del Callao), Bolívar decidió mudar su cuartel general al pueblo de Pativilca, 200 kilómetros al norte de
Lima.
Bolívar instruye a Torre Tagle que se acerque a los mandos españoles acantonados en Jauja para lograr una
negociación con la finalidad de ganar tiempo para lograr aumentar su ejército y ser capaz de vencer al realista (que en el
manifiesto tras la batalla de Junín, Bolívar se jactaba de derrotar tras 14 años de triunfos contra los independentistas).
Torre Tagle cumple ese encargo pero, paralelamente, es acusado por Bolívar de negociar con el Virrey La Serna la
expulsión del Libertador y obtener así la plenitud de su mandato.
Al margen de esas intrigas, el 5 de febrero de 1824, las tropas rioplatenses de las fortalezas del Callao pertenecientes a
la expedición libertadora de San Martín, acaudilladas al mando de un sargento de apellido Moyano, se levantan en motín
del Callao argumentando falta de pago a los soldados. Esa sublevación liberó a los presos españoles que estaban
recluidos en la fortaleza del Real Felipe y les entregó las instalaciones y las defensas del puerto. Las fuerzas realistas
ocuparon Lima el 29 de febrero, para más tarde replegar su fuerza principal a la sierra central y sostener una guarnición
en el Callao, cuyas defensas quedaron bajo el mando del militar español de José Ramón Rodil, en las que se le
refugiaron varias facciones patriotas, inclusive el mismo Torre Tagle que se quedaría en la Fortaleza del Real Felipe
donde murió al año siguiente en el sitio del Callao.
Ante la falta de respuesta del presidente Torre Tagle, el Congreso lo depone el 10 de febrero y entrega a Bolívar todo el
poder político y militar.29 Acto seguido, el Congreso se inmola y entra en receso hasta que el Libertador lo convoque.30
Bolívar se convirtió en la única y máxima autoridad en el Perú, nombrando como único Ministro General a José Faustino
Sánchez Carrión.31 Bolívar nombrado jefe supremo, volvió a Pativilca y ordenó el repliegue generalizado del ejército
unido a Trujillo y Huamachuco.
Formación del ejército
Desde Pativilca, Bolívar empieza las acciones para aumentar el Ejército Unido Libertador del Perú. Nombra como jefes
principales del ejército unido a los generales grancolombianos Sucre, Córdova y Lara. Ningún peruano formó parte del
estado mayor siendo que solo el general José de La Mar estuvo a cargo de la rama peruana del éjercito. Ello se debía a
que el Libertador no sentía aprecio por los peruanos tal como se muestran en diversas cartas que envió.
Hiram Paulding, un marino inglés escribió en sus notas de la bitácora que supuestamente Bolívar le refirió sobre los
peruanos «eran unos cobardes y que, como pueblo, no tenían una sola virtud varonil. En suma sus denuestos fueron
ásperos y sin reserva... Luego me dijeron que siempre solía hablar así de los peruanos», pero en recientes aclaraciones
se ha dejado entrever que estas aseveraciones tuvieron origen ante la lentitud y demora de los peruanos al reaccionar
por su emancipación, pero esta aseveración cae en total contradicción con la gallardía demostrada en la batalla naval de
El Callao, como hecho final que encumbró a la recién creada nación peruana como una república. 32
Bolívar escribió instrucciones precisas sobre todo lo referido a las armas del ejército, en sus cartas incluyó instrucciones
desde cómo hacer las correas y cómo herrar los caballos. Así ordenó que los jefes militares tomaran del norte peruano
los recursos necesarios, la mayoría fueron obtenidos mediante amenaza y otros fueron simplemente arrebatados de sus
dueños. La orden de Bolívar respecto a utilizar la riqueza que hubiere en las iglesias dio lugar a abusos y saqueos por
parte de los jefes militares grancolombianos.
Durante todo ese tiempo, la guerra se desarrollaba en el mar. El almirante Martin George Guisse, jefe de la escuadra
peruana, destruyó los barcos de guerra españoles que asediaban las costas peruanas, permitiendo que llegasen
pertrechos y refuerzos desde Colombia y asediando constantemente la fuerza realista de España en Perú; acantonada
en el Callao bajo el mando de José Rodil.
El 2 de agosto, en la localidad pasqueña de Rancas, Bolívar pasa revista al ejército que logró armar y que contaba
12 000 hombres listos para acometer al ejército del virreinato del Perú, que desde principios de 1824 había quedado
paralizado por la Rebelión de Olañeta. El 6 de agosto se dio la batalla de Junín donde la caballería del ejército realista
fue derrotada por primera vez en el Perú. El 9 de diciembre de ese año se pone fin al virreinato del Perú mediante la
victoria en Ayacucho.
Perú y Bolivia independientes
Ya antes de la batalla de Ayacucho, Bolívar había vuelto a nombrar un gabinete ministerial.33 Para ello mantuvo a José
Faustino Sánchez Carrión como ministro pero esta vez encargado de la Cancillería, Hipólito Unanue a cargo del
Ministerio de Hacienda y al militar grancolombiano Tomás de Heres como ministro de Guerra. Su gobierno en el Perú se
caracterizó por una gran represión contra el pueblo y sus opositores a la par que ejerció una gran injerencia tanto dentro
del recién formado Poder Judicial y en la elección del Congreso. No obstante ello, el gobierno de Bolívar se caracterizó
por la creación de instituciones básicas dentro de lo que sería la organización del naciente estado peruano.
El 10 de febrero de 1825, un año después de que el Congreso entrara en receso, Bolívar lo convoca de nuevo. Este
Congreso sesionó por un mes antes de disolverse y dar por concluidas sus funciones el 10 de marzo.34 Durante este
periodo, el Congreso autorizó la salida de 6000 soldados peruanos a la Gran Colombia, acordó la entrega de premios a
los militares vencedores y emitió una resolución desentendiéndose del futuro que escoja el Alto Perú, la actual Bolivia.
El 20 de mayo de 1825, desde la ciudad de Arequipa, Bolívar convoca a elecciones para un Congreso General que
debería reunirse el 10 de febrero del año siguiente.35 Sin embargo, ese día no se pudo inaugurar el nuevo congreso ya
que el Libertador no estaba conforme con la incorporación de algunos diputados como Francisco Xavier de Luna Pizarro
quien fue electo por el departamento de Arequipa. Recién en el mes de abril se logra reunir el Congreso pero sus
sesiones preliminares fracasan ya que el gobierno declaró no válidos los poderes de los diputados de Arequipa, Lima,
Cusco y otras provincias.36
El 26 de mayo de 1826, el gobierno retira a los municipios el derecho de elegir a sus autoridades 37 y poco después
decreta que los prefectos convoquen a los colegios electorales de las provincias para que, cada una, apruebe
directamente la Constitución Vitalicia elaborada por Simón Bolívar que lo nombraba como Presidente Vitalicio.
El 4 de septiembre de 1826, Bolívar se embarca en el bergantín Congreso con dirección a Colombia dejando en el Perú
un "Consejo de Gobierno" cuya misión era lograr la vigencia de la Constitución Vitalicia.38 Bolívar no regresaría más al
Perú. El Consejo de Gobierno no logró que la Corte Suprema del Perú apruebe la Constitución Vitalicia y el
nombramiento de Bolívar como Presidente Vitalicio por lo que recurrió al Cabildo de Lima que, presionado, dio validez a
las actas de los colegios electorales y luz verde a la promulgación de la Constitución.39 Esta constitución solo tuvo
vigencia hasta el 26 de enero del año siguiente cuando cae el Consejo de Gobierno y se convocan nuevas elecciones.
Durante su gobierno, Bolívar dio cumplimiento al acuerdo de "reposiciones" del ejército grancolombiano, en virtud de los
cuales se debía reponer a este las bajas que sufriera durante las batallas libradas en el Perú, no solo por muertes en
campo de batalla sino también por deserciones y enfermedad. Para ello, el Libertador ordenó el reclutamiento forzoso de
peruanos para la formación de tropas y su posterior envío a Venezuela, ello se dio mientras se mantenían en el Perú las
tropas grancolombianas.
Otras disposiciones
Bolívar restituyó el Tributo indígena40 estableciendo su "reducción al monto que se pagaba en 1820", contribución que
debían pagar los indígenas peruanos por el solo hecho de ser indígenas. José de San Martín había abrogado esa
contribución el 27 de agosto de 1821 por lo que la norma no hizo sino reinstaurar un pago ya proscrito. Por otro lado,
prohibió la mita41 y se garantizó como en las otras naciones recientemente independizadas la libertad de vientres, con la
cual se garantizaba que los hijos de esclavos que sirvieran y se circunscribiesen y tuvieran en embarazo a sus esposas
los hijos de estas uniones nacerían libres, y aquellos soldados que en anterioridad fuesen esclavos, se les concedería su
libertad, como recompensa por sus leales servicios a la causa libertadora.
En el ámbito de la organización del Estado, Bolívar reemplazó el 6 de marzo de 1824 la Alta Cámara de Justicia que
había reemplazado, por orden de San Martín, a la Audiencia de Lima. Esta Cámara dio origen a la Corte Superior de
Lima y, luego de la batalla de Ayacucho, dio lugar a la Corte Suprema de Justicia.42 Bolívar nombró como presidente de
esta a Manuel Lorenzo de Vidaurre, quien dejó varios escritos altamante halagüeños hacia el Libertador. Sin embargo,
tal como pasó en el juicio que se llevó adelante por el asesinato de Bernardo de Monteagudo donde Bolívar interrogó
directamente a los sospechosos y estableció sus condenas, el Libertador ejercía directa injerencia en la Corte Suprema.
También creó la Corte Superior de Justicia de Trujillo,43 la Corte Superior de Justicia de Arequipa44 y la Corte Superior de
Justicia del Cusco.45
Bolívar creó varios importantes colegios nacionales como el Colegio Nacional de Ciencias46 y el colegio Educandas47 en
el Cusco, instituciones que fueron conocidas como los colegios bolivarianos. Igualmente fundó el Diario Oficial El
Peruano, gaceta oficial del Estado Peruano. Expidió la primera Ley de Imprenta que logró reprimir toda fuente escrita
que lo desfavoreciera. El reglamento de esa ley condenaba a seis años de prisión a los autores de los escritos que el
gobierno considerase como subversivos y prohibía las sátiras contra disposiciones gubernamentales. 48
Dentro de las finanzas peruanas, el gobierno de Bolívar realizó dos actos principales. En primer lugar, se establecieron
las recompensas para el ejército unificado, cuyo pago estuvo a cargo del Estado Peruano hasta mediados del siglo XIX y
se negoció un empréstito con Inglaterra del que solo se recibió el 25 % del capital y se tuvo que pagar el íntegro más
intereses. Bolívar recibió un país quebrado y su administración no mejoró ese punto.
Durante su gobierno se ejerció represión contra sus principales opositores. Así, se dispuso el destierro de Francisco
Xavier de Luna Pizarro y de Mariano Necochea, el encarcelamiento del almirante Martín George Guisse, los hermanos
Ignacio y Francisco-Javier Mariátegui y varios militares chilenos y argentinos así como la ejecución de personajes como
el ministro de Torre Tagle, Juan de Berindoaga, vizconde de San Donás. Adicionalmente se tendió un manto de
suspicacia respecto del asesinato de Bernardo Monteagudo.
Si bien Bolívar habría dispuesto la anexión de la provincia de Guayaquil a la Gran Colombia en 1822, después de la
entrevista con el protector del Perú, José de San Martín, ya existía la Provincia Libre de Guayaquil, esfuerzo de Joaquín
Olmedo, en 1820, antes de que el Perú y Ecuador fuesen liberados (lo que inició la disputa territorial entre Perú y
Ecuador).
En 1825 los criollos de Alto Perú o Charcas deciden la creación un país autónomo, y rechazan pertenecer a Lima o a
Buenos Aires. Así nace del Alto Perú, la creación de la República de Bolívar.49Palabras de Jorge Basadre, «Bolivia tiene
sus raíces en la Audiencia de Charcas, colocada primero bajo la égida del virreinato del Perú luego la del virreinato del
Río de la Plata».50
Una breve semblanza de Bolívar la presenta Jorge Basadre, historiador y político de Perú, diciendo que «la autenticidad
del genio de Bolívar está en su polifonía. El guerrero, el hombre de sociedad, el orador, el escritor estaban ligados en él
al político, al legislador, al forjador de amoríos. Y siendo bastante lo hecho y lo conseguido, no se contentaba con ello;
era siempre una semilla apasionada de sueños y de grandezas».51
Vida política en Bolivia y otros países liberados
Con el ingreso de Sucre al Alto Perú, el 3 de febrero de 1825, se promulgó un decreto que llama a una asamblea
deliberante para que las provincias que la conformaban pudieran decidir su suerte. Luego de muchos incidentes el 10 de
julio de 1825 la asamblea constituyente se reúne en Chuquisaca en la ciudad de La Plata (Charcas). Dicha asamblea
sesiona durante los meses siguientes hasta lograr el consenso mayoritario de erigirse como Estado soberano e
independiente de todas las naciones, tanto del viejo como del nuevo mundo. El 6 de agosto de 1825 el Congreso del Alto
Perú creó la República de Bolívar que luego se cambió de nombre a Bolivia.
La Constitución de 1826 fue escrita por el mismo Bolívar. Asimismo, se nombró como primer presidente a Simón Bolívar
quien gobernó el país por poco tiempo delegando sus funciones a Sucre, hasta que el Congreso nombró a este último
presidente el 26 de mayo de 1826. También en 1826 Bolívar convocó al Congreso de Panamá, conocida como la
primera conferencia hemisférica.
Cuando iba camino de Venezuela, llamado por el estallido de la sublevación de la Cosiata, que había tenido lugar el 30
de abril de 1826, en Perú le nombraron presidente vitalicio el 30 de noviembre de ese año, pero el Libertador no aceptó.
Siendo nombrado Presidente de Perú el general Andrés de Santa Cruz el 28 de enero de 1827.
Pero a partir de 1827 debido a rivalidades personales entre los generales de la revolución, explotaron conflictos políticos
que terminaron por destruir las perspectivas de una unión sudamericana por la cual Bolívar había luchado.
Ya en Venezuela, indultó a los comprometidos en la Cosiata y el 1 de enero de 1827 sostuvo en el cargo de jefe superior
civil y militar a Páez. Reformó los estatutos de la Universidad de Caracas (actual Universidad Central de Venezuela) y se
dirigió a Santa fe de Bogotá el 5 de julio siguiente para convocar una convención que debía crear una nueva constitución
y el restablecimiento de la concordia nacional después de las batallas contra los españoles y las discordias entre los
partidos. Bolívar no regresó nunca a Venezuela.
La convención se reunió en Ocaña el 9 de abril de 1828, desde el comienzo de la reunión, los asistentes se dividieron en
tres fracciones: la primera estaba dirigida por el general, Francisco de Paula Santander, Vicepresidente de la Gran
Colombia que defendía una concepción federalista del gobierno; la segunda, capitaneada por el propio Simón Bolívar,
abogaba por un gobierno Central; y, por último, una tercera, la de los independientes, en la cual militaban Joaquín
Mosquera y los indefinidos. La Convención fracasó porque ninguna de las propuestas para una nueva constitución fue
aceptada; por esa razón, los seguidores de Bolívar resolvieron ausentarse de Ocaña el 10 de junio de 1828 y la reunión
se quedó sin el cuórum reglamentario.
El 9 de agosto de 1828 Bolívar decretó una ley que prohibía a los ciudadanos españoles contraer matrimonio en la Gran
Colombia.52 Esta ley fue derogada en el Congreso de Venezuela en 1831.
Bolívar prohibió la circulación de las obras de Jeremy Bentham en las universidades de Colombia por considerarlas
nocivas para la juventud y esto aunque Bentham fue uno de los pocos pensadores europeos famosos de la época que
apoyaron la independencia. También firmó un decreto por el que el gobierno había de promover y proteger el catolicismo
como la religión de los colombianos.53
Creyendo que mediante su acción podría imponer el orden y mantener la unión de la Gran Colombia, Bolívar se declaró
a sí mismo dictador el 27 de agosto de 1828, mediante el Decreto Orgánico de la Dictadura y queda abolida la
Vicepresidencia de la República.
Intento de asesinato y declive
El 25 de septiembre de 1828, en Bogotá, se llevó a cabo un atentado contra su vida, conocido como la Conspiración
Septembrina, de la cual resultó ileso gracias a la ayuda de su compañera sentimental, Manuela Sáenz, quiteña que
recibió en 1821 la orden de Caballeresa del Sol del general José de San Martín y que a raíz del suceso con Bolívar fue
llamada por él «La Libertadora del Libertador». Bajo la ventana de la residencia de Bolívar, frente al actual Teatro Colón,
por donde realizó su escape, fue puesta una placa con la inscripción del cuadro lateral. Pasó la noche escondido en un
caño en lo que es conocido hoy en día como el eje ambiental de Bogotá.
Bolívar inicialmente intentó perdonar a los que fueron
considerados como conspiradores, miembros de la facción SISTE PARUMPER SPECTATOR GRADUM
«santanderista». Eventualmente se decidió someterlos a SI VACAS MIRATORUS VIAM SALUTIS
la justicia marcial, después de la cual debieron ser QUA SESE LIBERAVIT
fusilados los acusados de ser los directos implicados, PATER SALVATORE PATRIAE
algunos sin que quedara plenamente establecida su SIMON BOLÍVAR
responsabilidad. El mismo Francisco de Paula Santander, IN NEFANDA NOCTE SEPTEMBRINA
quien había sabido con antelación de la conspiración y no AN MDCCCXXVIII54
se había opuesto directamente a ella por sus diferencias DETENTE, ESPECTADOR, UN MOMENTO
con Bolívar, partió al exilio. Y MIRA EL LUGAR POR DONDE SE SALVÓ
Después de los hechos, Bolívar siguió gobernando en un EL PADRE Y
ambiente enrarecido, acorralado por disputas fraccionales. LIBERTADOR DE LA PATRIA
Las revueltas continuaron. En esta situación, la Gran SIMÓN BOLÍVAR
Colombia le declaró la guerra al Perú y el presidente de EN LA NEFANDA NOCHE SEPTEMBRINA AÑO 1828''
este país, José de La Mar, invadió Guayaquil, pero fue
vencido por Antonio José de Sucre en la batalla del
Portete de Tarqui el 27 de febrero de 1829. Venezuela se proclamó independiente el 13 de enero de 1830 y José
Antonio Páez ocupó la presidencia de ese país desterrando a Bolívar.
Bolívar dimitió de la presidencia el 20 de enero de 1830 en el Congreso Admirable pero esta no fue aceptada hasta el 4
de mayo de 1830 concediéndosele una pensión de 3000 pesos anuales. El 8 de mayo de 1830, Bolívar partió de Bogotá
acompañado de un grupo de amigos y políticos con solo 17 000 pesos, producto de la venta de su vajilla de plata, sus
alhajas y sus caballos. El vicepresidente de Colombia Domingo Caicedo le envió a Bolívar su pasaporte, pues este tenía
la intención de volver a Europa. En junio llegó a Cartagena, donde los lugareños le animaron a seguir luchando, mientras
que en Bogotá continuaba la campaña en su contra.
El 1 de julio el general Mariano Montilla informó al Libertador del asesinato del Gran Mariscal de Ayacucho, noticia que
afectó profundamente a Bolívar. A fines del mes vio publicada en la prensa la resolución del Congreso venezolano de
romper relaciones con Colombia mientras el Libertador permaneciera en suelo colombiano, pero sus seguidores lo
convencieron de no partir de Colombia.
Muerte
Historia oficial
Muerte de Simón Bolívar, por Antonio Herrera Toro.
La historia oficial[¿según quién?] relata que luego de su renuncia y de recibir la noticia del asesinato de Sucre, solo y
desengañado, Bolívar había decidido dirigirse a Europa, pero su salud empeoró rápidamente, razón por la cual aceptó la
invitación del español Joaquín de Mier y Benítez, quedándose en la Quinta de San Pedro Alejandrino, al suroccidente de
la ciudad de Santa Marta, donde llegó el 1 de diciembre de 1830, en la Goleta Manuel, escoltada por el buque USS
Grampus (1821) de la Armada de los Estados Unidos. Allí fue atendido por el médico francés Alejandro Próspero
Révérend, en consulta con el Dr. M. Night, médico militar del USS Grampus. Siempre según el relato oficial, poco más de
dos semanas después de haber llegado a Santa Marta, el 17 de diciembre de 1830, Bolivar murió de tuberculosis. Los
datos sobre los últimos días del Libertador, están tomados del libro que el Dr. Révérend publicó en 1866, en París, sobre
la muerte de Bolivar, titulado La última enfermedad, los últimos momentos y los funerales de Simón Bolivar, Libertador
de Colombia y del Perú, donde detalla la evolución de la salud de Bolivar en sus últimos días, su muerte, autopsia y
entierro.55
Bolívar llegó a Santa Marta en estado de postración el 1 de diciembre de 1830, tras una penosa travesía por el río
Magdalena desde Bogotá. A pesar del buen clima y las atenciones recibidas, su salud empeoró a los pocos días,
teniendo algunos momentos de lucidez que le permitieron dictar su testamento y su Última proclama, donde un Bolívar
gravemente enfermo clamaba porque su muerte, por lo menos, permitiera la consolidación de la unión y la desaparición
de los partidos.
Finalmente, el Libertador Simón Bolívar falleció de tuberculosis el 17 de diciembre de 1830, a los 47 años de edad, en la
Quinta de San Pedro Alejandrino, en Santa Marta. «A la una y tres minutos de la tarde murió el sol de Colombia», según
rezó el comunicado oficial.
Allí el Dr. Révérend realizó una autopsia sobre su cuerpo en la Aduana, extrajo sus órganos para guardarlos en
recipientes y estableció sin lugar a dudas que la causa de muerte fue una "tisis tuberculosa", derivada de un catarro
pulmonar mal curado, que se convirtió en crónico.56
El día 24 de diciembre, el secretario general de la Comandancia de Santa Marta escribió un relato de los hechos
sucedidos luego de la muerte de Bolívar, informando que su cadáver fue trasladado al edificio de la Aduana, donde se le
practicó la autopsia y fue embalsamado, luego de lo cual se realizó en el mismo lugar el velorio del cuerpo, vestido con
insignias militares, durante dos días, con la presencia masiva de la población, siendo enterrado el día 20. El entierro se
realizó con un desfile militar hasta la catedral, donde fue enterrado sin la presencia del obispo. 57
Dudas y exhumación del cuerpo
La historia oficial sobre la muerte de Bolívar generó dudas en algunos historiadores. [¿cuál?] En particular la actuación del
médico Alejandro Próspero Révérend y la tuberculosis, a qué se le atribuyó ser la causa de muerte del Libertador.
También generó dudas la ausencia de otros médicos, la razón de la presencia del buque de guerra estadounidense USS
Grampus y el papel jugado por el médico militar del buque, de apellido Night.
En 2007 el historiador venezolano Jorge Mier Hoffman, descendiente de Joaquín de Mier y Benítez, el español en cuya
casa Bolívar murió, publicó un libro titulado La carta que cambiará la historia, en donde formula serias dudas en torno a
la versión oficial de la causa y las circunstancias de la muerte de Simón Bolívar.
Poco después el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, informó públicamente que había leído el libro y que
consideraba necesario exhumar los restos de Bolívar, para establecer si se trataban realmente de los restos del
Libertador y si era cierto que había muerto de tuberculosis.
El 28 de enero de 2008 el presidente Chávez dictó el Decreto Nº 5834, creando una comisión científica, presidida por el
genetista español José Antonio Lorente, con la misión central de exhumar los restos de Bolívar, establecer la identidad
de los mismos y verificar si la tuberculosis fue efectivamente la causa de su muerte, y en caso negativo buscar indicios
de la causa efectiva de su muerte, especialmente trazas de presencia de arsénico, que pudieran indicar un posible
envenenamiento.58 Dos años después, el 16 de julio de 2010, fueron exhumados los restos atribuidos a Simón Bolivar
que se encontraban en el Panteón Nacional de Venezuela ubicado en Caracas.58
El 25 de julio del 2011 el vicepresidente de Venezuela, Elías Jaua leyó por cadena nacional los resultados del informe
preliminar de la Comisión Presidencial y varios de sus miembros expusieron públicamente tanto los resultados, como los
métodos científicos y técnicos utilizados. Los resultados más destacados fueron que los restos estudiados pertenecían a
Bolívar y que no padeció tuberculosis y por lo tanto tampoco fue esa la causa de muerte, como había afirmado el médico
que lo atendió y realizó la autopsia y la historia oficial durante casi dos siglos.59
Disolución de la Gran Colombia
Artículo principal: Disolución de la Gran Colombia
En 1831, un año después de la muerte de Bolívar, la Gran Colombia —que estaba en disgregación debido a las disputas
políticas internas que fragmentaron el orden constitucional— fue legalmente disuelta. Se establecieron así las tres
repúblicas de Nueva Granada, Venezuela y Ecuador, que quedarían bajo el liderazgo e influencia del neogranadino
Francisco de Paula Santander (regresado del exilio), del venezolano José Antonio Páez, y de Juan José Flores en
Ecuador, respectivamente.
Mandatos

Predecesor: Presidente de Venezuela Sucesor:


Cristóbal Mendoza 6 de agosto de 1813-7 de julio de 1814 José Antonio Páez

Predecesor: Presidente de la Gran Colombia Sucesor:


Ninguno 17 de diciembre de 1819-4 de mayo de 1830 Domingo Caycedo
Predecesor: Dictador del Perú Sucesor:
José Bernardo de Torre Tagle 17 de febrero de 1824-28 de enero de 1827 Andrés de Santa Cruz
Presidente de Bolivia
Predecesor: Sucesor:
12 de agosto de 1825-29 de diciembre de
Ninguno - Alto Perú Antonio José de Sucre
1825

Bolívar en el tiempo a cargo del gobierno de las nuevas repúblicas hispanoamericanas.


Historia de sus restos mortales
Los despojos mortales de Bolívar recibieron cristiana sepultura en el altar mayor de la suntuosa catedral Basílica de
Santa Marta y allí permanecieron hasta el 22 de noviembre de 1842, cuando fueron exhumados para trasladarlos a su
país de origen, Venezuela, cumpliéndose así el mandato de su testamento.
Sus restos llegaron a Caracas el 16 de diciembre de 1842 en medio de una gran conmemoración oficial y fueron
inhumados en la cripta de la Santísima Trinidad de la catedral de Caracas, santuario de mucha advocación de la familia
Bolívar, que guarda las cenizas de sus padres, de su esposa María Teresa Rodríguez del Toro y de sus dos hermanas.
Allí permanecieron en medio de plural satisfacción, hasta el definitivo traslado al Panteón Nacional, el 28 de octubre de
1876, durante el gobierno de Antonio Guzmán Blanco.60
En 1947 el constituyentista Andrés Eloy Blanco pidió ante el Congreso que los restos de Bolívar no debían estar en un
sarcófago en un material tan innoble como el plomo. En 1972 fue abierto el sarcófago (no la urna que contiene sus
restos) y esta se cubrió con una bandera de Venezuela elaborada en Gran Bretaña.
El 16 de julio de 2010, los restos mortales de Bolívar fueron exhumados por orden del gobierno de Hugo Chávez para su
análisis y tratar de comprobar si en realidad murió por causas naturales o fue asesinado. También se realizaron pruebas
de ADN. Asimismo, fue cambiada la urna de plomo por otra hecha de metacrilato sellada al vacío con detalles en oro y
esta será colocada dentro de otra urna hecha de madera de cedrillo llanero, árbol maderero oriundo de Venezuela, con
un escudo de oro.6162 A partir del día 24 de julio de 2010, una nueva bandera de Venezuela, bordada por mujeres en
siete zonas diferentes del país, cubre los restos mortales de Simón Bolívar. 63
El 15 de julio de 2011, la unidad criminalística del Ministerio Público de Venezuela que exhumó los restos de Bolívar
informó que la causa de muerte no fue tuberculosis como lo diagnosticó el médico que lo atendió en 1830 sino un
trastorno hidroelectrolítico.64 Otras fuentes oficiales indicaban que la causa de la muerte no pudo determinarse.65 El
vicepresidente Jaua declaró que en los huesos no se encontraron rastros de tuberculosis crónica, aunque no descarta
una “tuberculosis sistémica mucho más virulenta” que no habría llegado a penetrar los huesos.
El 24 de julio de 2012, el presidente de Venezuela Hugo Chávez presentó, en una transmisión conjunta de televisión,
una imagen del rostro de Bolívar reconstruida digitalmente a partir del estudio antropomórfico de su cráneo que se
realizó tras la exhumación de sus restos en 2010, el cual se puede ver en la página oficial del Gobierno Bolivariano de
Venezuela66 junto con un informe preliminar elaborado por la doctora Yanuacelis Cruz y el doctor José Monque que no
es concluyente acerca de la enfermedad que le llevó a la muerte.67686970
Legado, honores, y culto a la personalidad
En general, Bolívar tuvo que compaginar en muchas ocasiones las obligaciones políticas con las militares por lo que
muchas veces se ven entremezcladas entre sí. Sin embargo, la trascendencia de sus ideales políticos ha desembocado
en un culto al personaje, vigente en muchas naciones latinoamericanas que se consideran herederas de su obra.
Su obra política ha sido analizada principalmente a través de la copiosa correspondencia, informes y discursos que
realizó a lo largo de su vida. Así, el Manifiesto de Cartagena, la Carta de Jamaica y el Discurso de Angostura están
consideradas sus principales exposiciones políticas.
La gran cantidad de bibliografía bolivariana contrasta con la monotonía interpretativa y la infiltración de anécdotas que
han servido para estructurar el culto bolivariano. Son pocas las obras históricas de carácter crítico sobre la vida y obra de
Simón Bolívar. El romanticismo literario ha tenido mucho que ver con este proceso de idealización realizado por
escritores que no eran historiadores y que crearon al principio la corriente de culto a Bolívar.
“canalla más cobarde, brutal y miserable.
Bolívar es un verdadero Soulouque”... “La
fuerza creadora de los mitos, característica de
la fantasía popular, en todas las épocas ha
probado su eficacia inventando grandes
hombres. El ejemplo más notable de este tipo
es, sin duda, el de Simón Bolívar”
—Carta de Marx a Engels de fecha 14 de
febrero de 185871
Culto a la personalidad
La figura y pensamiento de Bolívar han sido evocadas en América Latina por distintas corrientes políticas para defender
sus ideas y proyectos, que van desde la extrema izquierda hasta la extrema derecha.
El historiador Germán Carrera Damas ha descrito el proceso de formación del culto a la personalidad de Simón Bolívar.
Otro historiador venezolano, Manuel Caballero, también dedicó varias obras a analizar la propagación de ese culto para
fines políticos por parte de diversos grupos en Venezuela y fuera de ella. 72
Ya Páez, pese a sus conflictos con Bolívar, usó su figura para unificar a la población bajo su mando. Durante mucho
tiempo numerosos parlamentarios venezolanos se habían negado a rendir culto a Bolívar. Recién el 30 de abril de 1834
los congresistas en tordo a Páez consiguieron aprobar un decreto que permitía el culto al llamado Libertador. 73 El
decreto estipulaba, además, que Bolívar 'regresase' al congreso, al menos en forma de estatuas de mármol.
El 30 de abril de 1842 José Antonio Páez firmó un decreto en el que, entre otras cosas, se ordenaba repatriar los restos
de Bolívar, llevar luto por ocho días si se era empleado público, celebrar un aniversario fúnebre en toda capital de
provincia y dar días de luto a todos los empleados. Además, se ordenaba erigir efigies de Bolívar en todos los salones
del Congreso y del Ejecutivo.74
Páez no consiguió cambiar el nombre de Caracas por el de Ciudad Bolívar. Angostura sí recibiría este nombre en 1846.
El historiador Damas habla de una «concepción teológica de la historia» en la que se veía a la Independencia como obra
titánica de un solo hombre. El historiador alemán Norbert Rehrmann comenta: «en los primeros años de la
reconstrucción eran evidentes las ventajas de semejantes visiones. Después de todo, a todos los que iban contra estos
mandamientos, los amenazaba el castigo del creador, aunque fuese en la forma de sus representantes en la tierra». 75
Guzmán Blanco fue el segundo caudillo después de Páez que volvió a aumentar el culto a Bolívar. Se introdujo la
moneda de El Libertador, que luego se llamaría Bolívar. Guzmán Blanco, que quería afianzar el centralismo, renombró la
plaza mayor plaza Bolívar y encargó en Italia una estatua ecuestre de Bolívar para que ocupara el centro de ese
espacio.
La sacralización de la figura de Bolívar es, sin embargo, muy notable en Venezuela, siendo utilizada por los gobiernos
para justificar sus proyectos políticos y sociales. Son notorios los esfuerzos realizados en este sentido por el presidente
Hugo Chávez, quien ha intentado conferir a la figura de Bolívar un carácter sagrado, haciendo de él un personaje
intocable. Como parte de esta concepción, se introdujo el adjetivo bolivariano para definir al estado venezolano surgido a
partir de la Constitución de 1999.
Bolívar según Karl Marx
En el artículo biográfico sobre Bolívar, titulado Simón Bolívar y Ponte, escrito por Karl Marx para la New American
Cyclopedia, se lo presenta de una manera sumamente crítica. Marx comienza diciendo que Bolívar nació en una familia
de «nobleza criolla en Venezuela» y que como era «costumbre de los americanos ricos de la época, a la temprana edad
de 14 años, fue enviado a Europa». A lo largo del artículo se comenta cómo Bolívar abandonó a sus tropas en varias
oportunidades y se señala que después de llegar a Caracas en 1813, «la dictadura de Bolívar pronto demostró ser una
anarquía militar, dejando los asuntos más importantes en manos de los favoritos, quienes despilfarraban las finanzas del
país, y luego recurrían a mecanismos infames para poder restaurarlas». 71
Otras citas de Marx : “A las 2 p. m., encontrándose (el prócer Francisco) Miranda profundamente dormido, Casas, Peña y
Bolívar (…) lo engrillaron y entregaron a Monteverde (…) valió a Bolívar el especial favor de Monteverde, a tal punto que
cuando el primero le solicitó su pasaporte, el jefe español declaró: ‘Debe satisfacerse el pedido del coronel Bolívar, como
recompensa al servicio prestado al rey de España con la entrega de Miranda’ (…) como la mayoría de sus compatriotas,
era incapaz de todo esfuerzo de largo aliento y su dictadura degeneró pronto en una anarquía militar, en la cual asuntos
más importantes quedaban en manos de favoritos que arruinaban las finanzas públicas (…) apenas tres meses después
el Libertador había perdido su prestigio (…) aunque la ciudad (Bogotá) había capitulado, Bolívar permitió a sus soldados
que durante 48 horas la saquearan (…) Cuando los cazadores de Morales dispersaron la vanguardia de Bolívar, este
(…) perdió ‘toda presencia de ánimo y sin pronunciar palabra, en un santiamén volvió grupas y huyó’ (…) Sin embargo
Piar, el conquistador de Guayana, que otrora había amenazado con someter a Bolívar ante un consejo de guerra por
deserción, no escatimaba sarcasmos contra el ‘Napoleón de las retiradas’ (…) Valiéndose de la violencia, pero también
de la intriga, de hecho logró imponer, aunque tan solo por unas pocas semanas, su código (Constitución) al Perú”.76
Hay que señalar que Marx no poseía datos de primera mano sobre su biografiado y que utilizó la descripción poco
favorable dada por Ducoudray Holstein. Numerosos autores marxistas latinoamericanos no dudan en achacar también a
prejuicios eurocéntricos estas opiniones tan críticas.7778
Honores
Simón Bolívar ha sido honrado muchas veces incluso a título póstumo con realizaciones tales como:
 En París existe la estación de metro Estación de Bolivar.
 En Bogotá el 20 de julio de 1847 se renombró la antigua plaza mayor como plaza de Bolívar en honor al
Libertador. En el centro de esta plaza se erige desde mediados del siglo XIX la primera estatua de cuerpo entero
del Libertador, esculpida en 1844 por Pietro Tenerani. Las plazas principales de todas las poblaciones de
Colombia han sido bautizadas con este nombre. Un departamento de la Costa Caribe también recibe el nombre
de Bolívar.
 En Venezuela casi todas las capitales de los municipios tienen una plaza Bolívar, existen parques, monumentos,
poblaciones y municipios con su nombre, además tiene su nombre el estado más grande de Venezuela, al
sureste del mismo país. Todos los países sudamericanos independizados de España tienen importantes
departamentos, ciudades, plazas, calles o monumentos dedicados al Libertador Bolívar.
 En la ciudad de Panamá se erige un monumento en su honor situado en una plaza que lleva el nombre de Plaza
Bolívar. A un costado de esta plaza se ubica el Palacio Bolívar, actual cancillería de la República de Panamá.
Dentro del edificio se encuentra el "Salón Anfictiónico" en donde se celebrara el Congreso de Panamá, en este
salón reposa una espada de El Libertador.
 En Socha, Colombia, se encuentra un busto de Bolívar, conmemorando la Ruta de los Libertadores.
 En Argentina hay un enorme monumento realizado por el escultor argentino José Fioravanti, inaugurado el 28 de
octubre de 1942, que ocupa el centro del parque Rivadavia, en Buenos Aires. La escultura está formada por un
arco de líneas rectas de 11 metros de altura y 22 metros de ancho, con una inscripción que dice: “A Simón
Bolívar, la Nación Argentina” acompañada de cuatro bajorrelieves y, en el centro de la escultura, una estatua.
Además existe la ciudad de San Carlos de Bolívar, cabecera del Partido de Bolívar en la Provincia de Buenos
Aires. También hay en la ciudad de Buenos Aires, una calle y una estación de subterráneos que llevan su
nombre que están muy cerca de la Casa de Gobierno. La Estación Bolívar, está ubicada debajo de la Avenida
Julio Argentino Roca entre las calles Bolívar y Perú. Está ubicada en el barrio de Monserrat, a metros de la Plaza
de Mayo. Su inauguración, fue el 24 de abril de 1966.
 En Ecuador hay una provincia designada con su nombre en la región Interandina. Existen dos cantones de
nombre Bolívar en el país (en las provincias de Manabí y Carchi) y uno llamado Simón Bolívar en la Provincia del
Guayas. En la ciudad de Guayaquil, la avenida que se encuentra a orillas del río Guayas se llama Malecón
Simón Bolívar. En la misma ciudad, el Parque Seminario (también conocido como Parque Bolívar y
coloquialmente como Parque de las Iguanas) presenta en su centro un monumento en honor al Libertador.
 En Santa Cruz de Tenerife, ciudad que se encuentra hermanada con Caracas desde 198179 por los vínculos
históricos entre las Islas Canarias y Venezuela, se encuentra un busto al Libertador en la Calle Benito Pérez
Armas, al final de la Avenida Venezuela. También en la isla de Tenerife existen otros dos bustos que
representan al Libertador, uno en San Cristóbal de La Laguna y otro en Garachico, localidad esta última de
donde procedían parte de sus antepasados.80
 En Cádiz se erige un monumento a Simón Bolívar, obsequio de Venezuela a la ciudad de Cádiz. Enfrente de la
misma se encuentra el Aulario Simón Bolívar de la Universidad de Cádiz.
 En Madrid está el Monumento al Libertador en Parque del Oeste.
 El Monumento al Libertador en Barcelona.
 En Sevilla también se realizó el Monumento al Libertador.
 También pueden encontrarse monumentos en muchos países no sudamericanos como Estados Unidos,
Alemania, Portugal, Francia, Irán y otros.
 A partir del 30 de diciembre del año 1999 el nombre oficial de Venezuela, República de Venezuela, cambió a
"República Bolivariana de Venezuela" en honor a Bolívar.
 En Perú diversas provincias llevan su nombre, instituciones, escuelas, calles, etc. Asimismo la Plaza del
Congreso (antigua Plaza de la Inquisición en Lima) tiene un monumento al Libertador. La casa en donde vivió en
el distrito de Pueblo Libre es un museo. Sin embargo, en vista de los resultados de sus acciones, en ese país es
un personaje polémico, que ha dividido a los historiadores, habiendo diversa literatura al respecto. 81
Aeropuertos, ferrocarriles, metros y estaciones del mismo, al igual que numerosas escuelas y universidades
públicas en América Latina llevan su nombre.
 En México, en el estado de Durango, existe la municipalidad que lleva el nombre General Simón Bolívar. El
municipio del General Simón Bolívar colinda con el municipio que lleva el nombre del primer presidente
mexicano (oriundo de Durango) el General Guadalupe Victoria, quien enviara dinero a Bolivar para la
independencia del Perú.
 Ciudad Bolívar, capital del estado más grande de Venezuela, el estado Bolívar.
 La unidad monetaria de Venezuela tiene su nombre, "bolívar".
 Documentos suyos guardados en museos de todo el mundo, sobre sus pensamientos y su entorno. La mayoría
se exhiben en la región latinoamericana, principalmente en los países liberados por él.
 Una de las universidades más importantes de Venezuela es la Universidad Simón Bolívar, que ofrece carreras
de pregrado científicas y tecnológicas, así como estudios de postgrado en diversas áreas como música, ciencias
políticas, filosofía, además del área de ciencia y tecnología.
 En Bogotá, una de las 20 localidades se llama Ciudad Bolívar, el parque más grande de la ciudad es el Parque
Metropolitano Simón Bolívar, que tiene unidades deportivas, lago, ciclorutas, biblioteca, museo, centro de alto
rendimiento deportivo, estadio de atletismo, coliseo, plaza de eventos para 100.000 personas.
 En Colombia la moneda oficial es el peso colombiano. Simón Bolívar es la imagen de las monedas de 1 y 2
pesos y de la moneda de 20 pesos. Asimismo, es la imagen de los billetes de 1000 pesos (los azules: 1982-
1994) y de 2000 pesos (ocre, 1983-1994)
 En República Dominicana, una de las principales avenidas de la ciudad de Santo Domingo lleva su nombre; la
misma se encuentra ubicada al suroeste de la ciudad, y en ella se encuentran numerosos locales y edificios de
importancia, así como casas nacionales de diferentes partidos del país. En la intersección de esta con la avenida
Máximo Gómez, se encuentra ubicada la Plaza Simón Bolívar de Santo Domingo, inaugurada el 6 de noviembre
de 2004 con la asistencia de los presidentes Leonel Fernández y Hugo Chávez.
 En Nicaragua, una de las principales avenidas de su capital Managua lleva el nombre del Libertador en su honor.
 En Costa Rica, se encuentra un monumento en el Parque Morazán. El parque zoológico y jardín botánico
nacional ubicado también en la capital lleva su nombre.
 Se bautizó al certamen de fútbol más importante de América, Copa Libertadores de América, en honor a los
héroes de la historia sudamericana Bolívar, Bernardo O'Higgins, José de San Martín, Pedro I, entre otros.
 En Bogotá, Colombia, en el barrio Normandía existe el Colegio Militar "Simón Bolívar" fundado desde hace más
de 40 años (en 1977) bajo los ideales del Libertador. En su campo de paradas se erige un monumento a Simón
Bolívar. Además, esta institución le rinde homenaje en la Plaza de Bolívar todos los 24 de julio, natalicio del
Libertador.
 En Lisboa, Portugal, se encuentra una estatua en su honor, en una de las principales avenidas de la ciudad,
avenida da liberdade.
 En la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, se encuentra una estatua ecuestre en su honor, en una de las
entradas de Central Park, específicamente en el cruce de la 6ta avenida con la calle 57. La base está adornada
por los escudos de armas de Venezuela, Colombia, Panamá, Ecuador, Perú y Bolivia.
 Una investigación histórica de la BBC eligió al Libertador Simón Bolívar como el Personaje del Milenio.
 El Libertador Simón Bolívar es el personaje histórico no religioso, con mayor cantidad de monumentos, estatuas
y bustos en el mundo entero.
CAUSA DE LA PÉRDIDA DE LA PRIMERA REPUBLICA

Bolívar analizo en su Manifestación de Cartagena las causas inmediatas de la perdida de la Republica .Entre ellas destaco
· Sistema Federal adoptado en 1811, que debilitó la unidad de la Republica y disperso los esfuerzos contra sus
enemigos.
· Tolerancia e ineficacia del gobierno, que actuó con vacilación contra la población de la ciudad de coro, donde se inicio
la reacción realista
· La inexperiencia militar, Atribuida por Bolívar a la falta de un ejército regular y disciplinado capaz de combatir con
firmeza.
· El terremoto de 1812, Que fue aprovechado por los curas realistas para crear desaliento en el pueblo y desmoralización
en las tropas patriotas.
· El despilfarro económico, provocado por el gasto inútil de la renta pública en sueldos de empleados que obligo al
gobierno a emitir billetes.
· Las rivalidades entre los patriotas, que provocaron división y anarquía entre los oficiales de la republica.
La Causa principal del fracaso del primer intento republicano fue la falta de apoyo popular.

CAUSA DE LA PÉRDIDA DE LA SEGUNDA REPUBLICA.

Entre las principales causas de la pérdida de la segunda república en 1814 se puede mención
 La falta de apoyo popular a la causa independentista.
 La superioridad de las tropas llanera de Boves sobre los soldados patriotas.
 La división y rivalidad ente los jefes patriotas
 La falta de apoyo internacional a la republica
 La crisis económica que vivió la republica entre 1813 y 1814
LA CAMPAÑA DEL CENTRO

EL Libertador preparo y llevo a cabo la campaña del centro cuyo objeto era atacar a los realista en los valles de Aragua y
ocupar la ciudad de Caracas.
Previamente el Libertador incorporo al ejercito las tropas que al mando del General PAEZ venían operando en los llanos
de apure, Juntas estas tropas en un total de 4000 atacaron a Morillo en Calabozo y lo obligaron a retirarse hacia los
valles de Aragua, después de un encuentro en que ambos bandos sufrieron duras perdida.
Disminuidas las tropas patriotas por las bajas sufridas en calabozo y por la negativa de Páez a seguir la campaña. El
libertador tuvo que replegarse acosado por tropas enemigas mas numerosas.Después de los encuentros desgraciados
de El semen y de Ortiz bolívar se retiró a San Fernando y posteriormente a Angostura habiendo perdido la mayor parte
de sus tropas.
Esta campaña termino en un fracaso pero a diferencia de otras derrotas sufridas por los patriotas no afectos la estabilidad
del gobierno republicano ni la jefatura de Bolívar.

El aprendizaje de la lectura comprensiva y crítica


Leer es comprender, es razonar, es comunicarse. De aquí la importancia que tiene la promoción de la lectura en todo
sistema educativo. Y de aquí la trascendencia de estimular un tipo de lectura profunda y crítica
Una buena parte de las actividades de aprendizaje y enseñanza, en cualquier sistema escolar, se basa en la utilización de
documentos y en su lectura. La mayoría de estos documentos suelen ser escritos. Pero también los hay gráficos, en
lenguaje matemático, etc. ¿Qué sucede si, como parece bien probable que esté pasando hoy en día en muchas escuelas,
la lectura y la comprensión fallan? ¿Qué sucede si solo se consigue, por parte de los estudiantes, una lectura superficial
y una comprensión bastante ligera de los textos?
Pues bien, si esto sucede, lo que no se alcanza una lectura que permita comprender y razonar. Porque no se comprende
bien lo leído. Y si no hay lectura comprensiva, el riesgo de deterioro e, incluso, de colapso del sistema educativo es casi
total. Peligran seriamente el aprendizaje y la instrucción. Pero también el razonamiento y el estudio.
Si falla la posibilidad de ir más allá de la lectura superficial, la amenaza es que estemos propiciando un sistema educativo
basado únicamente en una comprensión aparente y ligera de los textos. Y de ahí, a la promoción subrepticia del
adocenamiento y de la conformidad solo hay un paso.
Sin una lectura comprensiva peligran el aprendizaje y la instrucción
De aquí la importancia que tiene la promoción de la auténtica lectura en todo sistema educativo. Y de aquí la
trascendencia de estimular un tipo de lectura comprensiva, profunda y crítica. Una lectura que abra la posibilidad de
mejorar nuestra conciencia del mundo y la de imaginar mundos alternativos.
Sin embargo, pese a lo mucho que se ha avanzado en reconocer la importancia de leer en el sistema educativo, la falta
de un marco teórico que permita comprender el fenómeno de la lectura en su integridad y en toda su extensión crea
dificultades. Dificultades técnicas y pedagógicas. Porque sin este marco, no es fácil definir buenas estrategias, ni es sencillo
desarrollar técnicas adecuadas para promover la lectura.
En este artículo nos gustaría proporcionar algunas ideas clave para tratar de alcanzar ese marco de amplio de comprensión
y avanzar, así, en la construcción de métodos que permitan desarrollar estrategias efectivas de promoción de la lectura.
Nueve ideas para renovar el concepto de lectura
Lo primero que necesitamos es un concepto amplio y sólido de lectura.
A menudo enfocamos la lectura como un simple proceso de reconocimiento de letras y frases, o de signos y secuencias
de signos. O sea, una sencilla decodificación. Pero lo cierto es que leer es un proceso mucho más complejo de producción
de sentido, y la descodificación es solo una parte de ese proceso.
Por otro lado, la lectura —en muchas prácticas educativas— se suele reducir a la alfabetización clásica, es decir, al
reconocimiento de letras y palabras. Sin embargo, leer es mucho más. Leer es enfrentarse a signos, lenguajes y textos
muy diversos y ser capaz de interpretarlos en su diversidad y en su propio contexto. En el último siglo, los lenguajes y los
sistemas de comunicación han experimentado una verdadera revolución. Se han multiplicado, complicado y sofisticado.
Han logrado enfrentarnos una auténtica multiplicidad de lenguajes, signos, soportes y medios. Por eso estamos obligados
a extender el concepto de lectura. Este nuevo concepto nos debe permitir abarcar la interpretación de cualquier signo y
a cualquier soporte o medio que permita la producción, el procesamiento y la compartición de información.
En consecuencia, se hace más evidente que nunca que la lectura es un fenómeno amplio que abarca diversos signos
y textos, y que no debe limitarse, de ningún modo, a la interpretación del alfabeto clásico. En sentido extenso, para
referirse al los múltiples lenguajes, signos, textos y medios que leemos, se emplea ya el concepto de lectura múltiple y
plural, y de alfabetización mediática e informacional.
Necesitamos, por tanto, disponer de un concepto de lectura que sea, a la vez, integral, amplio y sistémico. Y necesitamos
disponer de un nuevo enfoque sobre el proceso de lectura que nos ofrezca una visión completa de todas y cada una de
las operaciones -de todo tipo- que se desarrollan al interpretar los textos y signos. Un enfoque, finalmente, que nos permita
renovar la pedagogía de la lectura y adecuarla a las exigencias actuales.
¿Cómo conseguirlo? He aquí nueve ideas o principios para avanzar en esa dirección:
 La lectura es una actividad diversificada y plural que implica múltiples códigos y tipos de signos.
En sentido amplio, leemos no solo textos, sino sistemas de signos muy diversos y complejos: gestos, rostros y
movimientos, o imágenes gráficas y animadas, signos convencionales o indicios. Nuestro concepto de lectura, por tanto,
tiene que ser capaz de abarcar toda esta diversidad y pluralidad de lenguajes y sistemas sígnicos que son leídos en la
práctica cotidiana; e, incluso, aquellos que son solo datos de la realidad y que ni son signos ni lenguajes (por ejemplo,
puede leerse un paisaje).
 La lectura es un fenómeno multidimensional y una actividad que involucra buena parte de nuestras
facultades mentales.
Cualquier lectura —máxime si hemos admitido la idea de lectura plural— exige un esfuerzo de muchas de nuestras
capacidades cognitivas y volitivas: sensación, atención, percepción, memoria, comprensión, imaginación, razonamiento,
etc.
Leer es sentir y percibir todo tipo de señales y reconocer signos en ellas. Es decodificar el valor de estos y deducir o
inducir su significado. Pero es también interpretar, o sea, atribuir sentido a determinadas señales. Con cierta libertad, sin
sujetarse a codificaciones previas, haciendo uso de nuestros conocimientos y nuestras experiencias. Tratándose, en todo
caso, siempre de una acción singular regulada por pautas generales.
Leer es evocar, recordar determinadas percepciones o ideas, a partir del significante que percibimos. Es imaginar. Tener
la habilidad de construir complejos de ideas —mundos posibles— que no hemos experimentado anteriormente. Es la
combinación integrada de todas estas operaciones cognitivas y emotivas, y su unificación en un solo proceso global, lo
que en realidad nos faculta para leer.
En consecuencia, cualquier enfoque reduccionista del proceso lector redundaría en una pérdida de nuestra comprensión
del fenómeno.
 La lectura implica un proceso complejo de interpretación, que puede ser superficial o profundo.
Comprendemos superficialmente un texto cuando, tras un proceso de descodificación, obtenemos el sentido que transmite.
Podríamos decir que hacemos este proceso en términos de diccionario.
Comprendemos, en cambio, en profundidad cuando, después de decodificar e interpretar, somos capaces de crear un
modelo del contenido del texto que tiene sentido para nosotros mismos, o sea, cuando le encontramos
“significatividad” para nosotros. Es como si realmente entonces nos apropiásemos del sentido.
Esta última es la lectura profunda, o sea, un proceso que va más allá de la pura descodificación. Consiste en la habilidad
de reconocer la situación del yo-lector en relación con el contenido del texto y también con el proceso de lectura.
La lectura profunda no solo asegura la comprensión -organización coherente del sentido referencial-, sino también el
entendimiento -la conexión de ese sentido sentido referencial en el marco más amplio del proceso enunciativo y de
relación entre los interlocutores-. con el acervo de ideas del sujeto-.
 Leer es razonar.
Cuando leemos, razonamos siguiendo el curso de pensamiento que nos proporciona el texto o el documento.
Pero al leer, no solo aceptamos el punto de vista del texto, su enfoque y el saber que contiene, sino que discurrimos,
pensamos, siguiendo lo que el texto nos propone —en este sentido, podemos decir que decodificamos y seguimos su
razonamiento—. Pero no es la única vía. También discurrimos de un modo más abierto. Interpretamos por nuestra cuenta,
aunque sea a partir de los razonamientos que se nos sugieren. De aquí que la lectura sea, en la práctica, una invitación
estimulante -y una oportunidad- para desarrollar nuestro propio con la ayuda del autor, pero también para desarrollar
nuestro propio curso de pensamiento.
Umberto Eco señaló la diferencia entre obra cerrada y obra abierta. La primera, la cerrada, nos conduce por una senda
estricta de significado y razonamiento. Nos lo da todo hecho, sin fisuras, sin huecos que completar. La segunda, la abierta,
nos concede la libertad de explorar nuestros propios caminos. La cerrada solo nos deja transitar el el curso de pensamiento
que el texto establece. La segunda en cambio, nos deja mucha más libertad para que el lector piense por su propia cuenta.
 Leer puede permitir reconocer e interpretar las reglas que rigen los códigos de los mensajes, así como las que
dominan la comunicación.
Leer nos permite leer las reglas y procedimientos en los que se basa la lectura. Es decir, nos deja leer el conjunto de
convenciones y normas comunicativas a partir de las cuales es posible escribir. Podríamos decir que en toda lectura hay
una metalectura.
La metalectura consiste en una especie de procesamiento en paralelo que realiza nuestro cerebro. De un lado, procesa la
información suministrada por los mensajes. De otro, al mismo tiempo, analiza e interpreta las convenciones en que se
sustenta esa información, porque sin ese análisis, no obtendría el sentido que necesita. Es decir, se leen, al mismo tiempo,
los contenidos informativos de un mensaje y el conjunto de reglas, normas y convenciones que dan sentido a esos
mensajes, es decir, la gramática, las reglas pragmáticas y sociales y hasta las estrategias que dan pie a que un signo
produzca sentido. En muchas ocasiones resolvemos la ambigüedad de una palabra el tópico central de un texto en función
del análisis constante de las reglas con las que hemos de interpretar el mensaje.
 Cualquier lectura es una acción pragmática.
Comunicar y captar la información transmitida por alguien no es solo realizar una operación informativa o cognitiva. Implica
relacionar la cognición con la acción.
Cualquier lectura es una acción pragmática. Y captar la información transmitida por alguien no es solo realizar una
operación informativa o cognitiva. Implica relacionar la cognición con la acción, es decir, unir el curso del procesamiento
de información con el de nuestras acciones y con las de los demás.
Leer es, por tanto, en cierto sentido, actuar. Se trata de un proceso que cobra funcionalidad dentro de un complejo
sistema que enlaza objetivos e intenciones, de los lectores y de los escritores, de la situación de ambos en un contexto
dado, y de las relaciones que se dan entre ellos (de cooperación o de polémica; de igualdad o de dominio, etc.).
Así, la función práctica de la lectura y su arquitectura conductual resultan claves en un enfoque integral del proceso de
leer.
 Leer puede dar paso a la evaluación, la crítica, el discernimiento.
Más allá de la decodificación, de la interpretación, de la metacomunicación y de su dimensión pragmática, la lectura permite
la evaluación del mensaje y de sus condiciones estructurales y funcionales, así como de las reglas que los gobiernan. Esta
evaluación supone la afirmación del sujeto que lee y su posibilidad de decir “no”, o sea, de no asumir las propuestas o
procedimientos del texto que se somete a su comprensión.
Se trata de la apertura a lo que podríamos denominar la “rebeldía lectora”.
 Leer es imaginar alternativas.
Si la lectura crítica se basa en la existencia en nuestro lenguaje de una partícula negativa, el “no”, un principio de rebeldía,
las alternativas, por su parte, se basan en la existencia gramatical del futuro y de la modalidad hipotética. El lector que
sostiene alternativas asume no solo una rebeldía inicial, sino que a partir de ella imagina y construye “otro mundo”, una
alternativa posible y realizable en el futuro. Un futuro que actúa a modo de hipótesis.
 Leer es comunicarse.
La lectura es la realización y culminación de un acto previo de alguien que se ha comunicado, que lanza sus ideas al
circuito de transmisión mediática y que espera que el lector las recoja. Por ello es también, generalmente, una invitación a
la conversación, la respuesta, la interacción mutua. De aquí que, en potencia, todo acto de lectura sea conversacional (lo
es también de escritura) y que el fin adecuado para la acción de leer sea la existencia de un ámbito comunicativo superior.
Ninguna lectura tendría sentido en términos de pura pasividad.
Ejes básicos para la enseñanza de una lectura crítica y profunda
A partir de este enfoque global y sistémico, podemos organizar procedimientos y estrategias para desarrollar y promover
un proceso de lectura que sea, a la vez, comprensivo, profundo, crítico y alternativo.
Los ejes de estas estrategias serían los siguientes:
1.Un enfoque sistémico y gradual en el que se distingan las diferentes operaciones cognitivas y que vaya
acompañado de un mecanismo de diagnóstico eficaz de las deficiencias operativas en que puede incurrir el
estudiante
A una buena pedagogía de la lectura se le debería exigir una enseñanza gradual de las diferentes operaciones en que
consiste: percepción, decodificación, interpretación, evocación, imaginación, crítica, alternativas, etc.
A los estudiantes se les deben proponer ejercicios y prácticas de lectura centradas en cada uno de estos aspectos. Al
mismo tiempo, se les han de asignar tareas que permitan desarrollar las diferentes habilidades en que se subdividen estas
operaciones.
2. Acentuar la comprensión de los factores emotivos, funcionales, intencionales y pragmáticos
Esto requiere una práctica de la lectura motivada personalmente y útil para cada estudiante, con propuestas que permitan
su identificación con la tarea que se le encomienda; que sean funcionales para sus problemas y necesidades y que ayuden
a movilizar tanto el reconocimiento de las intenciones como el sistema intencional del propio estudiante.
Para ello sería adecuado incardinar las lecturas con prácticas reales o con modelos de comportamiento semejantes a los
habituales de los estudiantes. Así, encontrarán sentido a lo que leen.
3. Poner énfasis en la comprensión de las reglas y convenciones
Aunque esto suponga ir un poco a contracorriente del enfoque comunicativo y funcional con que se suelen enseñar las
prácticas lingüísticas hoy en día, partimos de la convicción de que no puede darse una comprensión profunda de los textos
si el lector no dispone de un cierto conocimiento de las reglas y los códigos que intervienen.
Esto requiere profundizar en el conocimiento de la gramática, de las reglas sintácticas, formales y estilísticas en las que
se funda toda escritura y lectura.
4. Profundizar en el enfoque crítico
Potenciar la evaluación rigurosa y precisa de lo que se lee, acostumbrará a enfrentarse y a rechazar, si conviene, las
propuestas proporcionadas por los textos y documentos. Esta es la mejor manera de sensibilizar el espíritu crítico.
Otro modo sería vincular los ejercicios de lectura con un procedimiento de resolución de problemas en el que la propia
lectura y los documentos funcionaran como recursos para alcanzar soluciones.
5. Énfasis en la creación y en la comunicación
La lectura debe ser una invitación a participar en conversaciones amplias, en ámbitos que van más allá de lo puramente
personal. En esencia, la lectura es una invitación a expresarse y comunicarse. De aquí que todo proceso de lectura requiera
una ejercitación constante de la escritura.
Esta estrategia, obviamente, requerirá desarrollos metodológicos adecuados, sistemas de diagnóstico, la invención de
nuevos ejercicios, y nuevas prácticas, etc. Lo cual, lógicamente, necesitará esfuerzo colectivo y tiempo.
Sin embargo, estamos convencidos de que esta estrategia permite afrontar la exigencia nítida y constante existente en las
nuevas sociedades del conocimiento de un tipo de lectura crítica que ayude a resolver problemas y a encontrar vías
alternativas.