Vous êtes sur la page 1sur 1

Hablar de un objetivo del conflicto armado es complicado, serian muchas las versiones que

podríamos recopilar sobre este mismo punto, pero debemos ser objetivos, como personas de
bien y estudiosas estar al lado de la verdad y de la justicia social. No debemos olvidar la
represión que el pueblo sufrió desde el siglo XIX cuando a manos de los oligarcas
terratenientes eran explotados o más bien esclavizados, eran obligados a trabajar en
condiciones totalmente inhumanas. La explotación del patrono llegaba al punto de obligarlos a
comprar con las fichas que eran entregadas a modo de salario, únicamente en la tienda de la
Hacienda. Pasamos de la producción de añil a la industrialización, se cultivaron otros tipos
productos como café y algodón pero la situación poco o nada cambió, aunado a esto la
represión por parte de los gobiernos en turno, las masacres como la de 1932 donde
prácticamente se produjo un genocidio, los cuerpos de seguridad que por décadas
vilipendiaron a nuestra clase trabajadora, a nuestros estudiantes, etc. Fueron creando un
ambiente de total resentimiento de la población sobre todo campesina, que era la que mas
recibía un constante maltrato, eran víctima casi a diario de estos cuerpos de seguridad –
disueltos a consecuencia de los acuerdos de paz-, específicamente la mal llamada Benemérita
Guardia Nacional, la Policía de Hacienda entre otros eran los que más reprimían a la población.
El gobierno aduciendo el uso de la fuerza legítima cometía las mas atroces violaciones a los
derechos de las personas. Hubo una total necesidad, un comprometimiento de parte de las
personas, la desesperación por tratar de defenderse de todos éstos hechos lo que dio como
resultado la conformación de movimientos político-sociales que después de manifestarse
pacíficamente y siendo también sometidos de la peor manera que vieron la necesidad de
levantarse en armas contra ese gobierno opresor, que al igual que sus predecesores solo
trajeron luto y dolor al pueblo salvadoreño. Por otro lado, la política republicana de Estados
Unidos que es de una ideología bélica que apoyaba al ejército con un millón de dólares diarios,
además de otros apoyos logísticos y de inteligencia, colaboró a que los actos de represión no
cesaran. Después de muchos años, muchas vidas truncadas y heridas que difícilmente podrán
sanar en nuestra mente, se llegó a firmar la paz con acuerdos que de alguna manera
satisficieron la demandas de ambas partes y la intercesión de las naciones Unidas, además del
desgaste que ambos bandos tenían los que los llevó a un cese al fuego y a la conformación
política que hoy en día tenemos.