Vous êtes sur la page 1sur 1

Con la llegada de nuevos competidores, hay una alta probabilidad de que en el futuro se

reduzcan las utilidades de la empresa. Esto se debe porque más competidores pelearán por la
misma cuota de mercado, las ventas se reducirán y los esfuerzos de marketing serán más caros.
Para sacar ventaja de los nuevos competidores podría optarse por una reducción en los precios
reduciendo sus costos de operación, esto se logra con la incorporación de alguna nueva
tecnología en el proceso de producción o reduciendo en la medida de lo posible insumos
primarios y/o reemplazar estos insumos caros por otros de menor costo, con lo último
generaríamos el mismo volumen de mercancías por un menor costo reduciendo así los costos
de operación pero tendría que tenerse sumo cuidado con salvaguardar la calidad del producto.
Esta reducción de costos será muy bien vista por los clientes, y si añadimos a esto promociones
podremos fidelizar e inclusive atraer a más clientes.

Otra estrategia que podría adoptar una empresa frente a nuevos competidores es copiar y
mejorar las promociones con que esta llega, tal es el caso de la empresa Virgin mobile que
ingresó al mercado peruano con una campaña de marketing agresiva dirigida a un público joven,
entre sus promociones destacadas se encontraba tener acceso de manera ilimitada a redes
sociales y tener acceso ilimitado a la aplicación Tinder, una app de citas muy popular. Por su
parte Movistar, Claro y Entel, las principales marcas de telefonía móvil en el Perú respondieron
con ofertas dirigidas para el sector que Virgin mobile apuntaba, entre estas se encontraban las
redes sociales ilimitadas por un menor precio, y apps totalmente gratuitas como spotify, netflix,
waze, entre otras.

Si nuestra empresa es una empresa bien establecida en su sector, se podría empezar una guerra
de precios hasta que llegado a un punto, al nuevo competidor le resulte inviable seguir
reduciendo los precios y tenga que liquidarse, de esta manera nuestra empresa tendrá la opción
de comprar al nuevo competidor y quedarse con la cuota de mercado que generó durante su
existencia y al existir menos empresas los precios tendrán tendencia a incrementarse
nuevamente, inclusive hasta antes de ocurrir la guerra de precios, recuperando de esta manera
lo “invertido” en la guerra de precios.