Vous êtes sur la page 1sur 3

CAPÍTULO 4: LA FORMA URBANA

Una ciudad es una organización cambiante y de múltiples propósitos, una


tienda para muchas funciones, levantadas por muchas manos y con relativa
velocidad.
La forma tiene que ser algo libre de trabas, plástica, en relación con los
objetos y las percepciones de sus ciudadanos.
EL DISEÑO DE LAS SENDAS:
Las sendas, la red de líneas habituales o potenciales de movimiento a través
del complejo urbano, son los medios más poderosos que pueden servir para
ordenar el conjunto. Las líneas claves deberán tener una u otra cualidad
singular que las distinga de los canales circundantes, por ejemplo una
concentración de un uso o una actividad espacial a lo largo de sus
márgenes, una textura espacial de piso o fachada, un trazado particular de
alumbrado, un conjunto singular de olores o sonidos, un detalle típico o un
modo de arbolado.
EL DISEÑO DE OTROS ELEMENTOS:
Así como las sendas, también los bordes exigen cierta continuidad de forma
a lo largo de su existencia.
El borde adquiere también más fuerza si es lateralmente visible desde cierta
distancia, marca un gradiente agudo de carácter de superficie y se une
claramente a las dos regiones ligadas.
El borde puede estar modelado para que oriente a lo largo de su extensión
mediante un gradiente, puntos identificables a intervalos o la
individualización de un extremo con respecto a otro.
Cuando el borde no es continuo y se cierra en si mismo resulta importante
que sus extremos tengan términos precisos, anclas identificables que
completan y sitúan en línea.
CUALIDADES DE LA FORMA:
 CLARIDAD DE LA FORMA: El contraste de la superficie, forma,
intensidad, complejidad, tamaño, uso, situación espacial.
 SENCILLEZ DE LA FORMA: Cuando un elemento no es visible
simultáneamente como una totalidad, su forma puede ser una
deformación topológica de una forma simple y pese a esto
perfectamente intangible.
 CONTINUIDAD: Continuidad de borde o superficie (como en el canal
de una calle, la línea del filamento o el retroceso), la proximidad de
las partes (como grupo de edificios). Aquí vemos las cualidades que
facilitan la percepción de una realidad física compleja como una sola
o interrelacionada, las cualidades que sugieren el otorgamiento de
una sola identidad.
 PREDOMINIO: El predominio de una parte sobre las demás por
medio del tamaño, la intensidad o el interés, lo cual lleva a la
interpretación del conjunto como un rasgo principal con un racimo
asociado.
 CLARIDAD DE EMPALME: Gran visibilidad de los empalmes y las
suturas, a relación clara o interrelación. Estos empalmes son los
momentos de estructuración y corresponde que sean sumamente
perceptibles.
 DIFERENCIACIÓN DE DIRECCIÓN: Asimetrías, gradientes y
referencias que diferencian un extremo del otro. Estas cualidades son
utilizadas en abundancia al estructural en la escala más vasta.
 ALCANCE VISUAL: La penetración de la visión, realmente o
simbólicamente, las perspectivas y panoramas aumentan la
profundidad de la visión. Todas estas cualidades conexas facilitan la
aprehensión de un conjunto vasto y complejo al acrecentar, la
eficacia de al visión, su alcance, su penetración y su poder de
resolución.
 SERIES TEMPORALES: Recordamos las melodías y no las notas, los
elementos de la imagen o una sucesión formada de espacio, textura,
movimiento, luz o silueta.
 CONCIENCIA DEL MOVIMIENTO: Cualidades que hacen sensible al
observador a través de los sentidos visuales y cinéticos, su propio
movimiento real o potencial. Las curvas y las interpenetraciones que
mantienen la coherencia de la dirección que dan la experiencia de
paralelaje de movimiento y perspectiva o que hacen visible el
intervalo de distancia.
 NOMBRES Y SIGNIFICADOS: Características no físicas que pueden
realzar la imaginabilidad de un elemento. Los nombres, por ejemplo,
son importantes para cristalizar la identidad.
 LA FORMA METROPOLITANA: La imaginabilidad total de una zona
extensa como es una región metropolitana no significa una
intensidad igual de imagen en todos los puntos. Habría figuras
predominantes y fondos más extensos, puntos focales y un tejido de
ligazón.
 EL SENTIDO DEL CONJUNTO: Los cinco elementos: senda, borde,
barrio, nodo y mojón deben ser considerados tan solo como
categorías empíricas cómodas de las cuales has sido posible agrupar
una nada de datos. En la medida que son útiles, actuaran como
bloques de edificaciones para el diseñador.
EL PROCESO DE DISEÑO:
En ocasiones el diseñador hace frente al problema de la creación de una
nueva imagen, como ocurre cuando se está llevando a cabo una vasta
obra de remodelación. Estas remodelaciones deben ser rígidas por lo
que se podría llamar ¨Plan visual¨ de la ciudad o la región metropolitana,
esto es, una serie de recomendaciones y controles referentes a la forma
visual en escala. La preparación de un plan de esta naturaleza podría
comenzar con el análisis de la forma actual y la imagen pública de la
zona. El objetivo final de un plan de esta naturaleza no es la forma física
misma sino la calidad de una imagen en la mente. Así, resultara
igualmente útil perfeccionar esta imagen radiante adiestramiento del
observador, enseñándose a ver su ciudad, a observar sus múltiples
formas y como se ligan entre sí.