Vous êtes sur la page 1sur 13
CoNsELHO EprrortaL Esrupos Linevisticos Esrupos LiTerdRios Davcilia Simées (VER) Flavio Garcia (UER)) Maria Aparecida Barbosa (USP) Karin Volobuef (UNESP) Kanavillil Rajagopalan (UNICAMP) Marisa Martins Gama-Khalil (UFU) ConseLHo Consuttivo Estupos Linaufsticos Estupos LrterArtos ‘Carmem Lucia Pereira Praxedes (UER)) David Roas (UAB, ESP) Helena Valentim (UNL, PRT) Jane Fraga Tutikian (UERGS) Roberval Teixeira e Silva (UM,CHN) Julio Franga (VER) Rui Ramos (UM, PRT) ‘Magali Moura (UERJ) Lucia Santaella (PUC-SP) ‘Mircio Ricardo Coelho Muniz (UFBA) Silvio Ribeiro da Silva (UFG) Maria Cristina Batalha (UER)) ‘Maria do Socorro Aragio (UFPB/ UFCE) Maria Jodo Simoes (UC, PRT) ‘Massimo Leone (UT, ITA) Patricia Kétia da Costa Pina (UNEB) Paulo Osério (UBI, PRT) Regina da Costa da Silveira (UniRitter) ‘Tania Shepherd (UER)) Rita Diogo (UER)) ‘Vania Lucia R. Dutra (UER)) Susanna Reisz (PUC, PER) Victor Quelea (UAGRM, BOL) Dale Knickerbocker (ECU, USA) Dislogarts Publicagdes, Rua Sto Francicco Xavier, $24, sala L017 - A (ancxs) Maracand - Rio de Janeiro - CEP 20 569.900 wwwdialogarts.uey.br (2) @lovsem =ePEL FLavio Garcia ‘Marta Cristina BaTALHA Reoina Micetit (Ones,) (Re)Vis6es do Fantastico: do centro as margens; caminhos cruzados (Re)Visiones de lo Fantastico: del centro a los mérgenes; caminos cruzados <—@® Dialogarts 2014 CUANDO LO FANTASTICO SE INFILTRA EN LA POESI: HIPOTESIS SOBRE UNA RELACION IMPROBABLE Susana Reisz, 1, OBSERVACIONES PRELIMINARES, ntes de entrar en tema voy a resumir los presupuestos tedricos en los que basaré mi reflexin para evitar los malentendidos que pueden producirse cuando los términos ficcién, fantastico y poesia se usan de modo laxo, sin precisar el sentido que se les adjudica. Para ello tendré que recordar, siquicra brevemente, algunas ideas que formulé en el pasado y que, pes todavia me parecen validas. Sigo pensando, en efecto, que ficcidn y fantastico son dos categorias pragmiticas, solo definibles en el interior de un acto de comunicacion, es decir, dentro de un proceso en el que intervienen un productor del mensaje, una zona de referencia y un receptor. Sigo pensando, asimismo, que cabe hablar de ficcié cuando cualquiera de los componentes del acto comunicativo ha sido intencionalmente modificado en el modo de ser que se le atribuye segiin la nocién de realidad vigente. La modificacién mas comtin ~ la prevista por Aristételes en la Poética ~ es al largo tiempo transcurrido, presentar seres y sucesos posibles como facticos (es decir, efectivamente existentes en el mundo real). Huelga decir que cuando en este contexto hablo de la nocién de realidadvigente no me refiero a las ideas sobre la materia, el tiempo o el espacio que propone la teoria de la relatividad de Einstein o la fisica cudntica de nuestros que se aprende en la interaccién con el dias, sino a una nocién de orden practi medio circundante y que, por ejemplo, a todo adulto de nuestro Ambito cultural que esté en su sano juicio le impide creer que si salta desde la terreza de un rascacielos podra remontar el vuelo como Batman (algo que un nino ciertamente podria intentar por falta de desarrollo en su experiencia de vida). ' Seguin estas premisas, el efecto fantastico de un texto se produce cuando cualquiera de los componentes del acto comunicativo ha sido modificado de tal 1 Véase sobre este teina Reisz de Rivarola, 1986, p. 144-146 y Roas 2011, p. 30-42. YA Sosa Rese manera que en él se muestrela convivencia problemitica delo posible ylo imposible (iempre de acuerdo con una nociOn de realidad historica y culturalmente valida). “Asado que la convivencia perturbadora de dos érdenes incompatibles se puede presentar como posible (en diversos grados) 0 como fictica.? Digamos, a modo de ejemplo, que esa convivencia es presentada como fttica ‘en el caso del narradorautodiegético del breve cuento de Borges “La casa de Asteridn” (1987, p. 67-70), Este narrador comienza a hablar de si mismo como si fuera un hombre aislado del resto del mundo que deambula en una casa de innumerables corredores a la espera de un “redentor” que lo saque de all. Pareceria, entonces, que quien habla y cuenta su historia 5 un ser posible ( si bien en un grado bajo de posibilidad real) presentado como fictico, Sin embargo, ‘paulatinamente su discurso va dejando vagos indicios de que quien habla quizis no sea ina criatura enteramente normal ni totalmente humana. Al final del cuento su vor es reemplazada por la de un narrador andnimo que a su vez le cede Ta palabra un tal “Teseo”: Elsol de a mafiana reverberd en la espada de bronce Yano quedaba ‘un vesigio de sangre ; —{locreeris, Ariana ijo"Teeo - El minotauro penasse defends, (1957, p.70) Lafrase finalubicaal ser imposible del mito ~alferoz hombre-toro devorador de ‘muchachos -en el interior del mundo posible de un joven que le cuenta a su pareja ccémo veneié asucontrincante yquele hace en un tono coloquial y despreocupado, comosi el contrincante no fuera un monstruo ni el vencedorfuera un héroe. Por es0 mismo, la mayor trangresién del relato no es la irrupcidn de una criatura 2. Una primer y ete ven de mis des sobre I cael fc, sabe lov referees de os Sicur fools year ose ios deftones teria fe pba en 97 env Teal reproduc in canton es aon depen en bea Teens del tet era REIS BERIVAROLA p50 aoa ca re ra itera, Una propa (REISZ DERIVAROLA, 8p. BS 10hen gue exalonbs hr atnes tate tratrt ec, Doce coo coapria lace oo dali qu eabe dedleado ploaras racine ete poeta yl tn modo ques nba saat ‘sowed pero gu, param deep, hast el pee a he sscado adhe efuactnes “ng pe: Uns rte detec de 199 198) aque oped esoes seas oe intl or David Reason libro Tera deo oso ROAS, 70, p. 9823). Grace ‘eprentada en nrcelts compicin de raajode ey vrisor utes ll acd un cpt ule Invodclo ae trated Teta Todor, agus es it ees Se ince padeondifndine male rede cao deltas peruaos Aa foe Comoe Capi Il em Tera era Ua propa (986, 198190 gh tsa Cis done {ceo or ot Miguel Sarde co ua sues compan, pads pore edo Candas ‘Amr, canel a Worf hponamencs dea ets SARDINAS, 2007p. 1139) COM feve ead fate de miter eel quehatendo sexo bast aba [Sonne to nansT#C0 we IMFLTRA EN LA PONSA PORE Somes UNA BELACIONMPROMARLE 175; mitica en una situacién cotidiana normal sinolas palabras con las que el sujeto Uamado “Teseo” se refiere a ese encuentro, En efecto, su modo casual de contar el suceso perturba todas las certidumbres y todas las expectativas que se derivan de una nocién de realidad basada en una clara delimitacién de diferentes mundos de referencia y de registros discursivos congruentes con esos diferentes mundos, En el caso precedente, coma en tantos otros, la convivencia de modalidades se presenta como problemética e inquietante porque cuestioma la nocién de realidad vilida para un lector como yo, que no tiene (0 cree no tener) una mentalidad iitico-magica y que, ademas, no admite incongruencias entre los temas del iscurso y los registros emocionales asociados a ellos. Mas adelante volveré sobre la necesidad de incluirme en el andlisis como lectora de ficciones fantésticas, Enllo concerniente ala categoria poesia - y mis especificamente —a su zelacién con la categoria fccién, remito, para no-alargar esta inteoduccién, al capitulo VIL de mi libro Teoria literaria, Una propuesta (REISZ DE RIVAROLA, 1986, p. 193+ 221) ya uno de mis trabajos mis recientes sobre la. enunciacién poética (REISZ, 2009a), en el que reelaboro, sin cambios radicales, mis antiguos planteos sobre ella “hablante” del poema y su variable estatuto, el que desde mi perspectiva analitica puede ser caracterizado, segiin los respectivos contextos enunciativos, ‘como ficcional, como no-ficcional © como indiferente a la ficcién. Me limito, Por eso, a repetir aqui lo minimo indispensable para que se puedan seguir mis argumentaciones sobre lo fantéstico en la poesia: 1, Gomo se desprende de mi concepcién de ficcién, nunca empleo el término, ‘como un simple equivalente de cuento 0 de novela 2, Uno de los criterios diferenciadores de que me valgo para caracterizar a un oema como ficcional es la no coincidencia entre la situacién de enunciacién ~ la del sujeto de la enunciacién del discurso poemético - y lo que he llamado | situacién de escritura ~ la situacién espacio-temporal presumible en la que el poeta escribié el poema. Si es posible determinar que si hay coincidencia, el ‘Poema.es categorizable como no-ficcional (es decir, como directa expresién de los sentimientos 0 las ideas del poeta), 3. Otro rasgo distintivo del poema ficcional es la discordancia identtaria quien escribié el poema (el autor o autora) y la vor que sostiene el discurso poético. La discordancia es comprobable y notoria, por ejemplo, en los poemas de tipo ‘monolégico-dramitico en los que se hace explicita la divergencia, como es el caso del “Poema conjetural” de Borges, un discurso que el poeta pone en boca del héroe nacional Francisco Narciso de Laprida (1998, 2, p, 88.90), Otro caso andlogamente claro es el de poemas escritos por hombres en los que hablan voces femeninas. te