Vous êtes sur la page 1sur 3

RUYSBROECK 308

El único que suscitó controversias sobre la or- expresiones de santo T omás sobre la e .
vina en favor suyo. sencia di-
crist todoxia de R. fue ~rson. Afinnó que R. habia
les usado ciertas expresiones en el l . 3 de l~s Bibliografla. · Ruusbroec-Genootschap T"
tóric Nupcias que, a su entender, indicaban un~ as~- 19♦4-1948 (la edición mejor y más recicm~ d telt
milación de la esencia humana a la esencia di- obras); P. ST. AxTERS, La spiritualite des p e las
Sl Lo . P ' 1948 A A ªY•·Ba,
vina. Pero en realidad no babia comprendido la v~ma• •~1s ,;_ . MPE, La théologie mystiqu;
los d, 1 a,cen11on de I ame ttlon J ean de Ruu,brou
tcnninología totalmente propia ~e R., habla -~n-
la , RAM 36 (1960) 179-201 ; 303-322; F. HERMAN ' en
fundido la contemplación esencial con la v1S1Ón
tian beatifica y atribuido al alma lo que R. habl~ di- /'Admirable et son école, París 1958; L. c~~E~-
gaci lntrod. aux mystiques rhéno-flamands, Toumaí
cho del espiritu, error que sólo fue descubierto
19~8; A.A. AMPE, Ruu,broec. Traditie en Wer/u/iºk-
ta a en nuestros tiempos. Pero R. fue defendido ca- heid, Ambcrcs 1975. ~
T lurosamente contra ~rson por su sucesor en
docl Grocnendael, J. de Schoonhoven, que utilizó las GIOVANNA DELLA CROCE
coló
A
s
se h
insl!
SABIDURÍA - La filosofia de todos los tiem- todas las demh virtudell intelectuales y le
c ura pos admite que la s. es la operación humana por corresponde ordenarlas : es como •la arquitectó-
cio~ excelencia, propia del homo sapiens. Se distin- nica respecto de todas las demh, (ST I-11,
hom gue de la ciencia, como el superior del inferior: 66,5). Se explica entonces que un Sócrates iden-
u la ciencia es el conocimiento de las cosas por sus tificase al sabio con el virtuoso; la Escritusa, por
infor causas últimas; la s. es la •ciencia superior•, la otra parte, hace lo mismo, moetrando la excelen-
trav1 •cabeza• de todas las demás, como dice Asistó- cia, extensión y ventajas de la s. (cf. L. BIGOT,
por teles (Stica l. VI, c. 7; l 141al9), puesto que Sagerse, en DTC, t. H, cols. 733-742). Santo
considera en cada género «la causa altisima» Tomás, que se separa sistemáticamente de san
orig~
(ST 1, 1,6, c.. ): uno es tanto más sabio cuanto Agustín y san Buenaventura, en esto está plena-
Se
mayor y más alta es la causa de su conocer; y si mente de acuerdo con ellos. Si hay una diferen•
cas \ ya el cientifico se llama ,amante de la verdad", cia entre los hebreos y los griegos en la conside-
dole lo es al máximo el sabio. ración de la s., consiste en la diversa perspectiva
tual. l. LA VIRTUD INTELECTUAL. - El hombre, en que ca clasificada: para los primeroe es algo
H filósofo por naturaleza, ,desea naturalmente total para el hombre; para los segundos, en cam-
al fi~ saber• (ARlST., Metaphyr. l. I, c. 1). Su ciencia bio, es m/ia bien la operación de una facultad
ces empieza por los primeros principios natural• particular como es la inteligencia.
misn mente conocidos, los cuales no pertenecen a una Santo Tomh, aunque dice que la s. pertenece
podt potencia particular, sino a un h/ibito especial, a la inteligencia (ST IJ-II, 45,2), la enmarca en
llamado •inteligencia de los principios» para las la realidad del hombre, exigiendo para su ejerci-
ejem
cosas especulables, «sindéresis. para las cosas cio la rectitud de la voluntad (ST 1-II, ♦,4). Por
tiene la revelación sabe que el hombre ha sido hecho
operables (ST I, 79,12, c.). El hombre se mueve
las , • B imagen• de Dios Trinidad (ST l, 45,6-7). Y
1 a la conquista de la s. por el deseo natural de la fe..
T, licidad, que es lo primero en la intención especu- considerando la s. como acto de la inteligencia
obra ! 11 lativa y lo último en la ejecución práctica; de la enumera las diversas fases del proceso con que
do e 11 misma ralz procede el ejercicio de la s. humana, el hombre llega a la misma. El primer acto es la
1 la que pertenece juzgar y ordenarlo todo en el inteligencia, que se tiene cuando el intelecto
bre I 1
cora: hombre y fuera de él. , aprende simplemente algo•. Viene luego la in·
La a. es la rnhima virtud intelectual en razón tención, en cuanto el intelecto ordena la cou
d~ su objeto, que es la «causa suprema•, o sea, ya aprendida a conocer y a obrar. Tercera es 11
~ios. Y puesto que por medio de la causa se t1roogitatio, que se tiene cuando el intelecto pcr·
Juzga el efecto, y por medio de la causa superior siste en la búsqueda de lo que entiende. Final-
laa causas inferiores, se sigue que la s. es juez de mente, cuando examina la e1rcogitatio ~n orden a

IIILJ1
SABIDURIA 310
311 &.UII>Ua.lA
Est, de todas las cosas• (ST I, 44,3, c.): CD el
.
algo cierto se dice que
conoce Oque sabe : en. la como Verbo del intelecto, el Espíritu Santo los hombrn ordcoa1eo aus intcocionea hacia cae
prir ta Tnm a , como en e1 e¡cmplar
' 'dd . ~to-
causado de .
cris
• 1
s. 0 rJpór¡ol\ puesto que es propio de la s. ¡uz·
. como
Amor de la voluntad Por tanto, en las
. fin sin conocerlo (ST 1, 1,n
c el momento en que el entend1- das las cosas (ST 1, 45,6-7); en el Verbo . ras racionales, en que hay mtelccto y
les gar. Y desd · d en el ejemplar formal de las mismas cos~~ cnatu i6 d la T . . El sabio, aquí, con1idcn la causa altísima de
miento posee una cosa cierta, como cxamma a, voluntad, se baila la reprcscntac n e nm- todo el universo con ta ciencia milma de Dio& '!
tóri . de qué modo puede manifestarla 111, 24,3-4; ), 34,3).
pensa . . a .los 3. s. DIVINA Y CREACIÓN. - En el ser d I
dad I modo de imagen, en cuanto en ellas está el de loe bienavcnturadoa, en cuanto •procede de
s demás: ca la disposición del d11CUnO mtcnor' V bo concebido y el amor procedente• (ST I, los principios conocido& por la luz de la ciencia
los del que procede la )ocucióo externa (ST 1, 79,10, Trinidad están todas las perfecciones intini: ª e;). En esto consiste la primera razón de la a.
4S superior.(~ 1, 1,2) al jmgar y ordenarlo todo;
la las creables y las creadas (Dz 34; DS 304)·~ • d '1 1 criaturas, las cuales tienen
. e1ser y sus vrr-
.
san Agusun la llama ropilio ditli110n1111. (~
tiar
ad 3~ .
La s. se basa en el ser intelectual y 11gue las divina s. las abarca todas. Pero cuando
. 'dad crea, comunica

a
. a otroe algo de al juz.
101
t:d: directamente de la Trinidad creadora. Trin., 1, XII, c. 14, n. 22: PL 42,1009). 1A sa-
condiciones del 1ujeto natural en que se halla : T nm Loa csplritus y el hombre, salvadas las pro- grada doctrina es, por tanto, •la máxima 1.
gac
hay una s. creada, propia respectivamente de los gando y ordenándolo todo según su s., que, de porciones debidas, son seres pcnonalmcote entre todas las aabidurlas humanaa, en eentido
ta .
caplritua o ángeles y de to. hombres, Y la cs~ativa, al extenderla, se convierte en determinados por la creación en cuanto a la abtoluto• (ST 1, 1,6)¡ sobrepua todu lu cien-
1 prácuca (ST 1, 14,1 6, c.).
increada, propia de Dioa. ctencia natural, pero son imperfectos en cuanto cias humanas, sin dCICIIÍdar nada de las m.imm.
doc Y en la creación concreta Dios Trinidad tjer.
2. LA s. DIVINA. - Ya san Aguado había la operación bcatificantc, a la que 101 ordenan Por tanto, en el hombre se dan d01 sabidurías: la
col< 1
advertido que el término se aplica a Dioa de dos ció su s. de modo tan perfecto, es decir, en lol principios cuasi innatos del intelecto y de la natural, propia de la filoeofia; la IIObrcnatural,
/. modos: está en él la s. esencial, común a la Tri- armonla con la potencia y la bondad, que la voluntad, Alcanzada ,u propia •altiaima opera- propia de la aagnda doctrina. La a. de la fil0IC>.
se 1 nidad, y la a. nocional, propia del Verbo. DiO!I es agotó de hecho en su propio reino tal como se ción• respecto del , máximo objeto• proporcio- fia colllÍltc en el conocimiento de Di01 como
inst esencialmente sabio, en cuanto conoce la verdad realiza en el cuerpo mlstico de Cristo, puesto nado a al misma, la criatura intelectual ca feliz¡ causa primera en el origen de tod01 1u1 cfcct01,
cur,
cim
¡1 de su propio ser y la comprende rica como el
miamo acr. Santo Tomás dice: •Pucato que la
que en el mismo entran realidades de tu que
non potut aiiq11id /itri mtliiu, siad 1101t pot11t
ta bienaventuranza, en cambio, coosiste en la
.visión de la cscncia divina•, puesto que •la per-
es decir, de Di01 tal como rc■ulta para ooeotroe;
la a. de la tcologla CODIÍate en el conocimiento
hon potencia de Dios, que ca su escocia. no es mía aiifuid aelius tllt Dto: •la humanidad de fección última de la criatura racional csti en la revelado de Dioa Trinidad, tal como ca real-
que la , . de Di01, se dice coovcoientcmcntc que Cristo, por el hecho de que está unida a Dios, y mi1ma co■a, que es su principio de ser; en mente en al miamo, y lo ve como ejemplar de
L 1 no hay nada en au potencia que no caté en el la Virgen (Maria) por el hecho de que ca la efecto, cada uno es perfecto cn la medida en que todu 1111 criaturu, cooaidcradas como •estigio
info
orden de la divina a. : en efecto, la divina s. com- madre de Dios, y la bienaventuranza creada, alcanza su principio• (ST I, 12,l~ La más alta a. o bien como imagen de la Trinidad creadon. Ea
trav prende todo el poder de la potencia• (ST 1, (ST 1, 25,6, al. 14). Son cosas que •tienen cierta la a. propia de los santos, de loa hombrea en g,2-
natural de lu criaturas cooaiatc: cspeculatin-
por 25,5). En este sentido, ser sabio o inteligente se dignidad infinita, por el bien infinito que es cia de Dios.
mente, en conocer según 111 propio - todu 1u
orig, toma en Dios sólo esencialmente (ST I, 37,2 Dios• (ibid.). Y ello es digno de la Trinidad, •al coeu del universo por la causa altlsima, que ca 6. EL DON DE u s. - Sin embargo, DO hay
s. ad 1). haber Dios Padre producido las criaturu por su el Creador oomo proclama cada una de c11u que confundir la a. como doctrina sagrada con el
cas La revelación del misterio de la Trinidad h2ee Verbo, que es el Hijo, y por su Amor, que es el (ST 1, 56,3); prácticamente, CD actuar coo todas don de la s. Amboe están en el intelecto según
dolc ver en Dioa también la s. pcr10!1al, ca decir, Esplritu Santo. Y en este sentido, las proccsio- lu virtudes propias y CD estar en el lugar que- 1111 act01 rcapcctivoe, pero dcpcodeo de la cari-

tual apropiada al Hijo como la potcocia al Padre y la ocs de las Personas son las razones de la produc- rido por el mismo Dios creador (ST l, 62,4~ dad contenida en la voluntad mis que de la fe
bondad al Esplritu Santo (ST I, 39,8,Ja): ,La s. ción de Iaa criaturas, en cuanto incluyen los atri- 5. LA MÁXIMA S. EN LA SAGllADA DOCTitINA. contenida en el intelecto: la caridad ca , la forma
f
tiene semejanza con el Hijo celestial, en CU111to butos cacncialca que soo la ciencia y la volun- - No hay duda de que la , subordinacilio de las de la fe• (ST Il-Il, 4,3). Creer ca el acto del
al ti es el Verbo, el cual no es mis que el concepto de entendimiento que ca movido al ucntimicnto
tad• (ST 1, 45,6; cf. ST 1, 14,8; 19,4). En abs- ciencias• tiene su fundamento en la jerarquia de
ces la •·• (ibid.). ,El Padre, en efecto, entendiéndose tractO, dirlamos que la a. y la ciencia divina úec- por la YOluntad; por ello, si el acto de la fe debe
las realidades. Pero cuando la a. del bombrc ha
mis, a al mismo y al Hijo y al Esplritu Santo, y a tan l6lo la verdad del ser divino expresada en el llegado a su colmo, en lugar de terminar cn el ser pcrfccto, se requiere un hábito que perfec-
pod todas las demás C01U contenidas en su ciencia, Verbo; en cooaeto, cuando se aplica a la crea• conocimiento de la verdad, &e detiene ante los cione ambu facultades (ST ll-ll, 4,2~ Pero
cjcn concibe al Verbo: de modo que en el Verbo cst.í ci6n, va siempre unida con la potencia expre- mil problemas que constituyen otroli tantos mientru que para el ejercicio de la fe ca aufi.
ticn dicha toda la Trinidad y todas las criaturas• sada en el Padre y ooo la voluntad expresada en •misterios oaturalca•. Y aunque te conquiste la ciente la posesión de la virtud teologal propia de
las (ST I, 34,1, ad 3). Explica santo Tomás que, el Esplritu Santo (ST I, 25, 1, ad 4). verdad investigada por la ru6n respecto de la gr2cia santificante, para el ejercicio del don de
•teniéndose que tomar las procesiones divinu 4. LA S. COMUNICADA A LAS CRIATURAS. - Dios, cllo aucede •en pocos (hombres). dcspu5 la s. no buta: el agente en los actOI de las -rirtu-
T
según algunas acciones, según la bondad y los Fruto de la operación concorde de tu tres divi- de largo tiempo y con mezcla de muchos crro- dca teologales es el hombre agraciado, el cual
obn obra cuando quiere; el agente del don de la a., en
demás atributos no se toman otras procesiones na, Pcnonu, Iaa criaturas participan también reti., por mu que de dicho conocimiento
do fuera del Verbo y del Amor, en cuanto que Dios cambio, es el Vcrbo eterno, según la di■pOlici6o
de au aer ejemplar: es occcsario ballar en tod':5 dcpcoda •toda la aalvaci6n del hombre, que con-
brc (el Padre) entiende y ama , u esencia, verdad y las criaturu por lo menos •el vestigio de la _Tn· actuada mediante la caridad viva por el E■plritu
•iate cn Dioa•. En efecto, el hombre está orde-
corll bondad, (ST I, 27,5, ad 2). nidad• (ST I, 45,7), mientras que en las cnaiu- nado a Dios como al fin que 111pcra ,u comprco- Santo (ST 1-ll, 68,I~ Por el ejercicio de la cari-
des Tomada la a. divina en sentido esencial o en el raa superiores Dios Trinidad ha expresado_•.u 1ión. Por cllo fue necesaria la sagrada doctrina, dad, el hombre ca uimilado directamente al
vida personal, significa algo ejemplar, de modo que se imagen. • Las procesiones de las Pcrsonu dJVI• obtenida por revelación divina, por encima de Espirito Santo; pero puesto.que en _el don ~ s.
land puede decir que tanto el ser divino de la Trini- nu se consideran según loe actos del intelecto Y tcxla ciencia investigada filos6ficamen1e por la hay impllcita también una • U11troc06n del llltC-
dad como el Verbo CD pcraooa son el ,ejemplar de la voluntad• (ST 1, 27); ,el Hijo procede ru6n. pucato que no hubiera sido posible que lccto por la que prorrumpe en el afecto del
SACERDOCIO DE WB FIEUS
SABIDURÍA 312 313
Est 43 5 ad 2), también es asimilado al v3:1'la también a los demás : es el mérito el _ sino como un cuerpo sacerdo_tal que de crítica del culto vctcrotestamentario no autén-
prir amor• (ST I, ' ' • según mio de la s. que le ha sido dada. y )lit. tr■n°• •be la dignidad y el oficio sacerdo- tico y a la espiritualización de la Yida cultual
Verbo, el cual es .enviado• prec1sam~te CabcZa rea .
cris . "ón, al ser el Verlnim sprrans Amo- El don de la s. alcanza su m'-'- su Cuáles son los fundam~tos de esta d1g- predicada por Jesús y realizada con au Yida y w
les Ó bcat ífi1ca•, en cuanto doteLUIIIO CII la
0

esa m("bi~d)ªEn efecto el Esplritu Santo 8C llama •v1s1 n


t ~ l el alcance de este ofioo sacerdotal de muerte, como egregiamente demuestra el aut0r


tóri ttm. l · • '
aEiplritu de adopción• en cuanto por él se nos diente en la bienaventuranza a la fe ::;c';1: 111d y • ado? Intentaremos decirlo de modo
todo bautiz . , .
de la Epístola a los Hebreos.
s da la scmtjaru:a con el Hijo natural, que es la , s. de los , viadorcs•: es. una de ¡11 trea co111 g lela . 1 destacando las bases escntUrtsUcas y Por tanto, todo cristiano, en virtud de w
que
los engendrad•• (ST JI.JI, 4~16, ad 1). Sant~ •Concurren neccsanamente a la biºcnaventu- atrnP e. las explicaciones del magisterio, la unión mlstica con Cristo, puede hacer de 111
la Tomú recuerda que la ,a. mercada es la ~- ranza• (ST 1-11, 4,3; I, 12,7, ad!). En~ PatrisUCIB, . . d 'cb
·ón Jitl,roica y eXIstencial de I o s. vida, corno él y con él, un •aacrificio espiritual•
. ccto,111 dimCDSI - .. L d
tia, mera que se une a nosotros por el don de la can· como por 1a comprensión el bienavcnt do LOS FUNDAMENTOS BIBLlCOS. - a OC· y ICI' así •sacerdote• en la vida cotidiana de cari-
gac dad (en la encamación) Y_ ~ la que nos.revela abraza el acto del ser divino pcraonificadt• 1 .l. d 1 s. de los fieles se vincula fundamental- dad. Ese exclusivismo existencial dd 1. de loa
loe misterios, cuyo conocuruento es la s. infusa. Padre, empezando su propia bicnavcnturan en e tnna e .... de lPe 2,4-5.9: , Acud"Id a él, pie- . fieles, tal como es prcacntado por loa cugetaa,
la . T . 'd d I zacn mente aI t .,.. 0
1 Por ello ésta, que es un don, no es la causa de la D 1Os nni a , as como por la fruición goza del · d-echada por los hombres, pero ante es hoy en parte contestado. No ac puede afirmar
dra viva, - .,
caridad sino mú bien su efecto, (ibid., ad 2). bien del ser divino expresado y personificado que no baya referencia alguna implícita a una
do<
col,
La .,'comporta 1iempre cierta rectitud de jui- el Espíritu Santo, as! también por la vía: Dios escogida y preciosa. T':'11b1cn vosotros~-
vid de piedras vivas para edificar una casa es~1- participación litúrgica de loe fieles, en tales tcl·
tos. Más allá y por encima de todo enfoque polé-
cio según lu razones divinas: en la virtud inte- con~e la verdad del ser divino expreaada y per- . al ordenada a un s. santo que ofrezca sacrifi-
)
lectual, procedente de la investigación razonada sonificada en el Verbo. La inhabitación de ¡11 ntu . lina" "do mico del s. de 101 fieles, parece obvio afirmar
cios espirituales... Vosotros 80lS !JC cscog1 ,
se 1 tanto tegÚn lot principios naturales como según Pcnonas divinas es la causa por la que la cria- que entre lot sacrificios espirituales que el cri&-
s. regio, nación santa, pu~lo ~uirido por Dios
inst los principios de la fe; en el don de la s., proce- tura es bienaventurada, en cuanto que •en el ara anunciar las magnificcnetu del que os tiano ofrece en su vida cotidiana están la ona6n
cur dente de cierta connaturalidad, propia de la w-i- mismo principio de la bienaventuranza ae realiza l:.mó de las tinieblas a su maravillosa luz.• Este y la eucaristla, CD lu que participa en virtud de
CÍOI dad , Y por ello la a. que es don tiene su causa a los bienaventurados la misión invisible• (ST J, texto tiene que enmarcarse en su contexto idco- su bautismo; no se puede arbitrariamente tb-
hot en la voluntad, es decir, en la caridad, pero su 43,6, ad 3), que los fija eternamente en el grado 16gico; hay una rc:ícrencia a Éx 19,6: •VosotroS carUr en estos textos la referencia impllcita al
L esencia en el intelecto, cuyo acto consiste en juz- debido a su gracia personal. seréil para m i un reino de uccrdotes y una ejercicio del a. de los fieles en el memorial del
infc gar rectamente, (ST 11-II, 45,2): lo cual tiene Si los antiguos estudiosos y filósofos fueron nación aanta•; en toda la carta, de carácter bau- sacrificio de Jesús y a la ofrenda que d cristiano
ira, lugar en la luz del Verbo. llamados sabios porque eran «amantes de la ver- tismal, esta referencia significa que los aistia- realiza con Cristo en la eucarisúL As! podría-
7. RELACIONES El',.-TRE S. Y VERBO. - El don dad• natural, con mayor razón se llaman sabios oos, en virtud de su bautismo, son agregados a mos afirmar que en cst01 textos del NT ac pone
por
de la s. es especulativo, en cuanto en el Verbo los teólogos de la fe, • amantes de la verdad la Iglesia que participa de la misión del pueblo el acento en la condición existencial del cristiano
orig 1
contempla lu cosas divinas en sí mismas, y divina•, especialmente cuando juntan al conoci- de Israel, depositaria del verdadero culto al ver- como sacerdote, en cuanto su vida ordinaria es
s prictico, ,en la medida en que por laa cosas miento de la causa altlsima en el Verbo la cari• dadero Dios. Otroa tatos en que 1C da el nom- la expresión del verdadero cuho que Dios
cas divinas juzga lu cosas humanas, dirigiendo los dad fervorosa y operante en el Espíritu Santo, la quiere, a imitación de Cristo, y en cmtrute con
bre de sacerdotes a los aistianos son los de Ap
dok 1 actos humanos con las regla■ divinas, (ST 11-11, cual los hace amigos e hijos adoptivos de la Tri- 1,5-6; 5,6-10; 20,4-6, en un contexto en que se la vaciedad de los 11crificioe antiguos; pero d
tual 1 45,3), ei decir, bajo el impulso del Espíritu nidad: •Porque Dios a nadie ama sino al que subraya que loe fieles en la Jerusalén cclcstial momento culminante en que ~ . 111 s. es pre-
¡:.

l
Santo. mora con la s.• (Sab 7,28). participan en el culto de acción de gracias; el ciaamente la participación CD la oracióo de la
al fi La s. se comunica a partir de la unión con lu nombre ,sacerdotes• se atribuye de modo más Iglesia y en el memorial de Cristo; de lo mttra·
ces cosas divinas, y por ello admite diver1109 grados: BibliografiL · J. MARITAIN, Scimce ti 1agt11t, explicito a los mártires. Estas cxprcsioocs expli- rio, el nexo que existe entre la vida existencial Y
mis algunos reciben el recto juicio en lo que es nece- Paría 1935; P. HAYEN , La communi€ation dt l'ítrt citas 10brc el s. de loe cristianos tienen que la sacramental seria roto arbitrariamente. En
sario a la u.lvación, como pua en quien está ain d'apts 1t. Tlioma, d'Aq., Parla 1959; J.B. Mm, ponene junto a otros innumerables textos del efecto, en la raíz de esta convicci6n de que b
pod Wtitlitit en Hondbuclr tluologi1chtT Gn,ndbtpiflt,
pecado mortal por la gracia santificante; otros NT, en que la tcrminologla cultual ac aplica a la críatianol poseen un s. tenemos est08 principios:
ejer 2 volt., Munich 1962-1963; U. DEGL'lNNOCV-'TI,
perciben algunos miatcrioa mú altoe y eatin en
l<J COMICfflso 1oj>Íffl6ialt in 1. Ago1tíno • s. TOfllJIUI• vida cristiana en sus múltiples manifestaciones a) la vida y la muerte de Cristo ■on.i n ~
tien condición de manifestar el modo en que, en con- 10, en •Aquinu, 1966, p. 143-162. de oración, asccsis, misericordia, apostolado (cf. das por el mismo Cristo y la comunidad prmu-
las fonnidad con 101 miam01, pueden orden1r1C a ■í A. GRION Rom 12,1-2; Ef 2,18-22; Hcb 13,15...) Todos tiva en sentido aacerdotal y cultual; b) el acto
T Y 1 !01 dcmia. • Y cate grado de a. no es común a supremo ncrifJCial y sacerdotal ~e Cristo es
estos text01 han sido estudiados oon mucho CUÍ·
obn 1 cuantoe tienen la gracia santificante, sino que dado por te6log01 y cxcgctu en loa últimos vivido y comunicado como mem~ en el bau-
do pertenece m~ bien a las gracias grati, datae, SABIDURIA (libro) ... Sapiencialt1 S. decenios, en el únbito de la renovación litúrgica tismo y en la eucaristía; por mecho de ~
bre que el E1plr1tu Santo distribuye como quiere• Y cdesiológica. Sua concluaiones nos indican sacramentos d cristiano participa del s. CXJSUD-
cort
45 5
(ST IJ.JJ, , ; ICor 12,si AJ don de la a. SACERDOCIO DE LOS FIELES • Todo tria· cial del Cristo; c) en la cdebnción del b a ~
que en dicb01 textoe no hay ninguna referencia a
correapondc la bienaventuranza: ,Bienavenlura- tiano en virtud de au bautiamo eati unido ª y del memorial del Señor Y en la onción el cns-
dc.s ~ derecho ele participación litúrgica, sino que
vid1 d~ lo, pacíficos, porque serio ll1mad01 hijos de Cristo y de él recibe la participación en au triple
0101• (Mt 5,9), Quien ha ordenado en al mismo •~plCDlente se inailte en presentar la vida cri.- tiano actualiza sacruren•■lmen1e ":1 s. ! 111
10 11crificio. Esta doble penpectiva cx1Stm0al Y
Jane dignidad sacerdotal, profética, real; por ~ • tiana en todu sus manifestaciones como el ver-
la •tranquilidad del orden, (Dt Cro. Dri, l. XIX, la Iglesia, en cuanto comunión de los bautJU· cultual del s. de los fieles ea la cla~ d e ~
dadero culto, el sacrificio agradable a Dios, la
c. 13, n. 1: PL 41,6-40), está en paz y puede lle- sión de este misterio de oomumón con Cristo
dos, está unida a Cristo no como un cuerPo ex· ~dcra rdigión; tema que está vinculado a la