Vous êtes sur la page 1sur 4

INTRODUCCIÓN

El siguiente trabajo pretende enfocar y abarcar en forma amplia el Contrato de Seguro desde
una perspectiva más útil, mostrándolo principalmente como una herramienta para prevenir y prever
los posibles embates de la vida que se da día a día y a los cuales se debe hacer frente, asimismo, el
Seguro fue concebido principalmente para ayudar a los individuos a soportar y sobrellevar las
consecuencias.

Por otra parte, cabe destacar que a lo largo de los años y con los constantes cambios
políticos, económicos y sociales que ha venido sufriendo la sociedad, desvirtuándose totalmente la
razón de ser del Seguro, mostrándolo como un contrato meramente mercantilista, donde la empresa
de Seguros debe simplemente responder e indemnizar los siniestros declarados por los asegurados.
Contrato de seguros.
Es el acuerdo por el cual una de las partes, el asegurador, se obliga a resarcir de un daño o
a pagar una suma de dinero a la otra parte, tomador, al verificarse la eventualidad prevista en el
contrato, a cambio del pago de un precio, denominado prima, por el tomador. El contrato de seguro
puede tener por objeto toda clase de riesgos si existe interés asegurable, salvo la prohibición de la
ley. En otras palabras, es un acuerdo en el que participan dos partes: el asegurador y el tomador,
ambos, tienen obligaciones y derechos que quedan estipulados en la celebración del convenio.
El contrato de seguro sirve para que el tomador se proteja ante la posibilidad de tener que
afrontar un perjuicio económico mayor, en caso de un siniestro. Cabe mencionar que el convenio
de seguro es consensual, y que los derechos y obligaciones de cada una de las partes involucradas
inician desde el momento en que se celebra el contrato, sin importar que la póliza de seguros no se
encuentre en lista.
Asimismo, de acuerdo con De la Campa (1991), define el Seguro como “una institución
económica que elimina o reduce los perjuicios que en el patrimonio de una persona producen
determinados acontecimientos fortuitos, distribuyendo aquellos perjuicios sobre una serie de
personas en las cuales gravita el mismo juego, aunque no se haya cumplido. Es la sima de la
previsión que, como institución económica y social para satisfacer las necesidades de carácter
producidas por la realización de un hecho incierto, diluye los riesgos homogéneos en que se hallan
sometidos una serie de economías mediante la cobertura basada en términos técnicos adecuados.
Elementos.
En todo contrato debe haber consentimiento, objeto y causa; la inexistencia de cualquiera
de estos elementos conlleva a que el contrato se anule. Se ha hecho costumbre en Venezuela se
agrega que el contrato de seguros debe contar con la existencia de un riesgo, la prima y la prestación
del asegurador y a veces a tal enumeración se agrega también como elemento especial la existencia
del interés.
 Consentimiento: Debe estar siempre presente en la contratación de la póliza, las partes
deben ser capaces y el consentimiento para la contratación debe estar exento de vicios; hace
la referencia a la exteriorización de la voluntad entre dos o varias personas para aceptar
derechos y obligaciones.

 Objeto: Se refiere principalmente a la constitución, regulación, transmisión, modificación


o extinción de una obligación, debe entenderse como la creación o modificación de
obligaciones las cuales pueden ser de dar, hacer o de no hacer; lo que sería en otras palabras
la prestación prometida bien puede ser una cosa material o inmaterial.

 Causa: Ésta alude principalmente al motivo último de la concentración de la paliza de


seguros, al propósito perseguido, es el porqué de la deuda.

 El interés asegurable: Objeto del contrato cosa o servicio.


 El riesgo asegurable: Valor económico del interés.

 La prima: Es el precio del seguro.

 La obligación del asegurador de indemnizar: cumpla con pagar en caso de que el siniestro
ocurra.

Obligaciones de ambas partes.

En cuanto a las obligaciones de las partes del contrato de seguro, en relación a las
obligaciones del asegurador, su primera obligación es la de entregar la póliza al tomador del
seguro, o al menos el documento de cobertura provisional. La segunda obligación del asegurador
es la del pago de la indemnización para el supuesto de que acaezca el evento dañoso o siniestro.

El tomador del seguro por su parte, tiene la obligación como antes se indicó de declarar las
circunstancias por él conocidas en relación al riesgo para su correcta valoración; tiene el deber de
comunicar al asegurado durante la vida del contrato las circunstancias que agraven el riesgo; tiene
la obligación de comunicar al asegurador la realización del siniestro en un plazo de siete días; tiene
el deber de emplear los medios necesarios para aminorar las consecuencias del siniestro. Pero la
obligación más importante del tomador es la de abonar la prima.

La póliza del seguro.


Es un documento que le da validez al contrato de seguro realizado y firmado en
conformidad tanto por el asegurado como por el asegurador, en el cual se especifican las normas,
los derechos y las obligaciones de las partes involucradas. Dicho de otra forma, una póliza de
seguro es el elemento formal por excelencia del Contrato de Seguros, donde constan las
condiciones del mismo y sus posibles modificaciones.
Requisitos mínimos deben contener las pólizas
Las pólizas de seguros deberán contener como mínimo:
 Razón social, registro de información fiscal (RIF), datos de registro mercantil y
dirección de la sede principal de la empresa de seguros, identificación de la persona
que actúa en su nombre, el carácter con el que actúa y los datos del documento
donde consta su representación.
 Identificación completa del tomador y el carácter en que contrata, los nombres del
asegurado y del beneficiario o la forma de identificarlos, si fueren distintos.
 La vigencia del contrato, con indicación de la fecha en que se extienda, la hora y día
de su iniciación y vencimiento, o el modo de determinarlos.
 La suma asegurada o el modo de precisarla, o el alcance de la cobertura.
 La prima o el modo de calcularla, la forma y lugar de su pago.
Señalamiento de los riesgos asumidos.
 Nombre de los intermediarios de seguro en caso de que intervengan en el contrato.
 Las condiciones generales y particulares que acuerden los contratantes.

 Las firmas de la empresa de seguros y del tomador.


Requisitos que deberán poseer para su validez los anexos de las pólizas que modifiquen sus
condiciones serían estar firmados por la empresa de seguros y el tomador, e indicar claramente la
póliza a la que pertenecen.
En caso de discrepancia entre lo indicado en el anexo y en la póliza, prevalecerá lo señalado
en el anexo debidamente firmado.
La póliza puede ser nominativa, a la orden o al portador.
La cesión de la póliza para que produzca efectos contra la empresa de seguros requiere de
la autorización de la misma.
La cesión de la póliza a la orden puede hacerse por simple endoso.
Podrá oponer la empresa de seguros al cesionario o endosatario las excepciones que tenga
contra el tomador, el asegurado o el beneficiario.