Vous êtes sur la page 1sur 53

ESTUDIO JURIDICO DOCTRINARIO DE JUICIO

1. IDENTIFICACIÓN:

UNIVERSIDAD DE SAN CARLOS DE GUATEMALA, CENTRO


UNIVERSITARIO DEL NORTE CUNOR.

FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS Y SOCIALES, ABOGADO Y


NOTARIO.

BUFETE POPULAR, CUNOR, COBAN, ALTA VERAPAZ.

RAMO: Civil.

CLAVE NO. M-628-04-08

NOMBRE DEL PASANTE:

ASESOR: LIC. FREDI NOEL RUIZ ARGUETA

FECHA: 14 DE ABRIL DE 2,008.

2º. CASO CONCRETO: Se iniciará Juicio de Divorcio por Causa


determinada, a través de la vía Ordinaria, ante el suscrito señor Juez de la
Niñez y Adolescencia y Adolescentes en Conflicto con la Ley Penal y De
Familia del Departamento de Alta Verapaz o Señor de Primera Instancia
de Trabajo, Previsión Social y de Familia del Departamento de Alta
Verapaz, solicitado por el usuario, Señor JOSÉ RAÚL MORALES
HERNÁNDEZ, de cuarenta años de edad, casado, guatemalteco,
Agricultor, Barrio Santa Elena de Santa Cruz Verapaz, Alta Verapaz,
quien se identifica con cedula de vecindad número de orden o guión
dieciséis y registro veintiséis mil seiscientos treinta y ocho, extendida por
el Alcalde municipal de San Cristóbal Verapaz, Alta Verapaz, quién en
forma sucinta menciona que convivió en matrimonio con la Señora
VIDALIA HERRERA GARCÍA, por espacio de diez meses, convivencia
en la cual no procrearon hijos, más sin embargo la pareja se separó
voluntariamente en virtud de que el matrimonio no estaba cumpliendo
con los fines legalmente establecidos para la institución del matrimonio,
por lo que el señor JOSÉ RAÚL MORALES HERNÁNDEZ demanda a
su esposa Señora VIDALIA HERRERA GARCÍA, el divorcio que pueda
desligarlos para siempre y así los dos poder rehacer sus vidas.

MEDIOS DE PRUEBA QUE SERVIRAN PARA LAS RESULTAS DEL


PRESENTE CASO:

 CERTIFICACIÓN DE MATRIMONIO.
 DECLARACIÓN DE TESTIGOS.

3º. ESPECIFICACIÓN DE LA CLASE DE JUICIO:


Juicio Ordinario de Divorcio por Causa Determinada
4º. LEYES APLICABLES:

LEY DEL ORGANISMO JUDICIAL:


Artículo 10.- Interpretación de la ley. El que nos ayudará a interpretar la
ley conforme la finalidad y al espíritu de la misma, a la historia fidedigna
de su institución, a las disposiciones de otras leyes análogas como por
ejemplo la constitución política de la República que también protege a la
familia en su artículo 47 y subsiguientes.
Artículo 11. Idioma de la ley: lógicamente se interpreta gramaticalmente
en palabras sencillas y de acuerdo con el Diccionario de la Real
Academia española.

Artículo 16.- Debido Proceso: como su nombre lo indica llevar acabo el


debido procedimiento. Que en algún momento servirá para poder
invocarlo cuando se tenga que presentar anulación de alguna resolución
por vicios en el procedimiento, recursos diversos que servirán para
enmendar el procedimiento.

Artículo 141. Clasificación. Las resoluciones judiciales son tres las


cuales se llevarán a cabo en su momento procesal cada una de ellas, ya
que la primera resolución será de trámite consistente en un decreto, se
encontrarán autos, y de último la sentencia que es donde se le va a poner
fin al matrimonio.

Artículo 142. Es el que nos servirá para contar los plazos ya que en el
juicio ordinario los plazos son determinantes.

CÓDIGO PROCESAL CIVIL Y MERCANTIL Y CÓDIGO


CIVIL

Regulación del divorcio en el código vigente. El artículo 153 dispone


que el matrimonio se modifica por la separación y se disuelve por el
divorcio. El artículo 154, que la separación de personas, así como el
divorcio, podrán declararse: por muto acuerdo de los cónyuges, y por
voluntad de uno de ellos mediante causa determinada.

El divorcio propiamente dicho, absoluto o vincular, tiene como efecto


propio, determinante de su naturaleza, el de disolver el vínculo conyugal,
dejando a los cónyuges en libertad para contraer nuevo matrimonio,
principio aceptado por el artículo 161 del código Civil.

En el presente caso utilizaré la causa de divorcio: 4º. La separación o


abandono voluntario de la casa conyugal o la ausencia inmotivada, por
más de un año. Por tal motivo se cumple lo preceptuado y requerido por
el Artículo 155 numeral cuatro del Código Procesal Civil y Mercantil. Y
como es evidente el proceso que servirá de base para llevarse a cabo el
trámite es el del proceso de conocimiento u ordinario debido a que es una
contienda que no tiene señalada tramitación especial en el código y por
ende se ventilará en juicio ordinario. Artículo 96 del Código Procesal
Civil y Mercantil.

El artículo 106 del Código Procesal Civil y Mercantil, nos señalará el


orden del memorial de la demanda de divorcio por la vía ordinaria esto
sin dejar de observar el artículo 61 donde se encuentran los requisitos
fundamentales para la elaboración de un memorial de demanda.

Para poder adjuntar a la demanda los documentos en que se funde su


derecho en este caso, certificación del acta de matrimonio; pliego de
posiciones que adjunto en plica y nombre de los dos testigos que
declararán sobre los hechos y circunstancias que les consten esto para
poder llevar a cabo los requisitos de los artículos 107 al 129 del Código
procesal Civil y Mercantil.

El código regula que es obligación de los jueces repeler de oficio las


demandas que no contengan los requisitos establecidos expresando los
defectos qua hayan encontrado artículo 109, y la demanda se tiene la
posibilidad de ampliarla o de modificarla siempre que todavía no la
contesten. Artículo 110.

Como en civil la dirección material del proceso le corresponde a las


partes ya que son ellas las que han de aportar al proceso los hechos y las
pruebas. El código establece como requisito de la primera solicitud la
relación de hechos a que se refiere la petición artículo 61 y el 126 les da
la carga de probar. La aportación de los hechos en el proceso civil
pertenece en esencia a las partes y conforme a nuestra legislación
también la aportación de los medios de pruebas, salvo el caso del auto
para mejor fallar que tiende a demostrar los hechos expuestos por las
partes, el juez trata de verificar la exactitud o inexactitud de las
afirmaciones de las partes respecto de los hechos que son controvertidos.

El artículo 123. La actividad de carácter procesal cuya finalidad consiste


en lograr la convicción del juez o tribunal cerca de la exactitud de las
afirmaciones de hecho operadas por las partes en el proceso.
En todo lo demás sería redundar si nos ponemos a copiar literalmente los
artículos del 96 al 198 del Código procesal civil y mercantil que son los
que regulan en gran parte el juicio ordinario.

CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LA REPUBLICA DE


GUATEMALA.

El artículo 13. Establece la garantía individual del derecho de defensa ya


que nadie podrá ser condenado, ni privado de sus derechos, sin haber
sido citado oído y vencido en proceso legal ante el juez o tribunal
competente y preestablecido. Uno de los medios que el tiene derecho a
usar es el de plantear una excepción, medio de defensa a través del cual
el demandado pretende depurar la acción del actor. La capacidad
procesal, representación, pretensión, son algunos de los supuestos previos
o presupuestos procesales.

Artículo 47 que en su momento en el ramo civil ha quedado claro su


contenido respecto a la protección de la familia, libertad e igualdad de
derechos entre los cónyuges, la paternidad responsable y la organización
del matrimonio sobre la base legal.

5º. CONSULTA DE AUTORES:

MATRIMONIO
ETIMOLOGIA: El vocablo matrimonio se deriva del vocablo
“Matrimonium” y se deriva de las voces “Matris-monium” lo que
significaba carga o gravamen cuidado de la madre sobre sus hijos.

DEFINICIONES:

 Para referirnos al concepto de matrimonio: “que el basamento del


matrimonio está integrado por la unión espiritual y corporal de un
hombre y una mujer para alcanzar el fin supremo, la procreación
de la especie. El matrimonio es la unión de la mujer y el hombre
consagrada por la ley.”1
1
Puig Peña
 Por su parte los sociólogos sostienen que esa unión tiene un
carácter fundamental, que no es otro más que la “necesidad de
permanencia, no es una unión cualquiera, sino una unión
duradera permanente y estable, que no cambia con los caprichos
no debe desviarse por el camino del desamor sino debe vivir y
pervivir en comunidad de vida”
 “es un contrato por el cual un hombre y una mujer establecen
entre ellos una unión que la ley sanciona y que ellos no pueden
romper a su gusto” 2

Definición Legal: En este sentido el Código civil decreto ley 106 en su


artículo 78 define al matrimonio como “la institución social por la
que un hombre y una mujer se unen legalmente con el ánimo de
permanencia y con el fin de vivir juntos, procrear, alimentar y educar
a sus hijos y auxiliarse entre si”.

Divorcio: “Es la disolución en vida de los esposos, de un matrimonio


valido” 3

Por lo que concierne al Derecho de Familia, que el divorcio vincular sea


admisible o no, es cuestión debatida con amplitud constante y
apasionadamente. Hay legislaciones que únicamente admiten la
separación de cuerpos, con los consiguientes efectos sobre el régimen de
bienes y custodia de los hijos; porque entienden que, al romperse el
vínculo y poder los cónyuges contraer nuevo matrimonio, se suprime la
estabilidad de la familia, base de la sociedad, lo que resulta nocivo para
la educación de los hijos, que pueden sufrir por ello graves problemas
psíquicos.

Otras legislaciones quizá la mayoría, admiten el divorcio con ruptura del


vínculo; pues estiman inútil y hasta perjudicial mantener la ficción de que
existe unión cuando realmente no hay tal; e incluso la situación de los
hijos es peor por tener que ser involuntarios testigos de las
desinteligencias, serias en general, de sus padres. Sin contar con que el
2
Marcel Planiol, Código de Napoleón.
3
Planiol Ripert.
prohibir a los divorciados el contraer nuevas nupcias, los suele llevar a
mantener relaciones sexuales extramatrimoniales, lo que facilita el
concubinato, creador de graves problemas para los amantes, sus
descendientes y también respecto de terceros.

Por el consentimiento de ambos cónyuges, pues estiman que el


matrimonio se puede deshacer como cualquier otro contrato. Esta causa
ha dado lugar a tantos abusos, que ha sido eliminada por muchas
legislaciones. 4

El tema del divorcio, como el del matrimonio, y por las mismas razones,
ha estado desde hace mucho tiempo ligado a dos criterios radicalmente
distintos: el eclesiástico y el estatal. Según el primero, sólo es aceptable
el denominado divorcio no vincular o relativo (separación de personas)
dado que el matrimonio es indisoluble, como no sea por la muerte de uno
de los cónyuges o por razones especialísimas determinadas y apreciadas
por la Iglesia. Según criterio generalizado, es recomendable, y no existe
razón valedera en contra, que un matrimonio pueda disolverse si no se
alcanzaron las finalidades del mismo.

El divorcio propiamente dicho, o divorcio absoluto o vincular, produce la


disolución del vínculo matrimonial, o sea, del matrimonio, lo cual supone
necesariamente que los cónyuges estén vivos, y en todo caso que el
matrimonio sea válido; si no es válido, se le impugnará por insubsistencia
o por nulidad, sin perderse de vista en este último caso que por quedar la
petición de nulidad a criterio de la parte agraviada, puede muy bien
demandarse el divorcio y no la nulidad de un matrimonio inicialmente
viciado en tal sentido.

En la legislación de Guatemala, el divorcio ha tenido variantes


claramente des lindantes. Durante el gobierno del doctor Mariano
Gálvez, fue emitido el decreto legislativo de fecha 19 de agosto de 1837,
que admitió el divorcio como una de las formas de disolución del vínculo
matrimonial, o sea vincular, en sus dos formas: divorcio por mutuo
consentimiento y divorcio por causa determinada, disponiendo que los
esposos que se divorcien por cualquier causa no podían ya reunirse ni ser
4
Diccionario de Ciencias Jurídicas políticas y sociales, Manuel Ossorio.
reconocidos en ningún concepto como tales esposos, más podía
verificarse entre sí un segundo matrimonio, pasado un año de
pronunciado el divorcio.

Es indudablemente la disolubilidad del vínculo legal, pues no siendo el


matrimonio obra de la naturaleza sino del mutuo consentimiento de las
partes, debe considerarse destruido desde que faltan los motivos o causas
fundamentales que hicieron contraerlo; esa ley autorizó el divorcio,
reconociendo: la separación de los cónyuges y el divorcio propiamente
dicho, ya por mutuo consentimiento, ya por causa determinada.

Con algunas variantes los códigos de 1933 y el vigente mantienen el


mismo criterio en cuanto al divorcio, reconociendo la separación de
personas, con efectos modificativos del matrimonio, el divorcio por
mutuo acuerdo o por voluntad de los cónyuges mediante causa
determinada, con efectos disolutivos del vínculo matrimonial.

DIVORCIO POR CAUSA DETERMINADA. Es el típico divorcio


absoluto o vincular, no en lo que se refiere a sus efectos, idénticos a los
del divorcio voluntario o por mutuo acuerdo, sino en cuanto constituye
precisamente la forma admitida por las legislaciones que no aceptan el
divorcio por mutuo consentimiento. La disolución del vínculo
matrimonial no queda al acuerdo de los cónyuges: es necesario que uno
de éstos invoque alguna o algunas de las causas que la ley ha fijado
previamente como únicas razones para demandar la disolución del
matrimonio.

El código civil admite numerosas causas para obtener el divorcio,


conforme el artículo 155:

Esta circunstancia tipificarse cuando uno de los cónyuges sostiene


relaciones íntimas con otra persona, hombre o mujer, según el caso,
debilitando el ánimo de permanencia que caracteriza la unión conyugal.

La infidelidad, como causa del divorcio, ha de tener las características del


adulterio, sin que necesariamente tipifique la figura delictiva, sino el
denominado adulterio civil. Basta que en forma grave, atentaría a la
propia esencia del matrimonio, el cónyuge culpable falte a la obligación
de fidelidad, en grado tal que el agravio inferido al otro amerite la
disolución del vínculo matrimonial.

A )Los malos tratamientos de obra, que han de consistir en vejaciones


que atenten contra la integridad del otro cónyuge; b) las riñas y disputas
continuas, que por su reiterada manifestación hagan evidente la
incompatibilidad de caracteres impeditiva de una vida conyugal
armoniosa; c) las injurias graves y ofensas al honor, que si bien
aparentemente son causas que podrían considerarse en forma aislada,
unas y otras se complementan, pues las injurias atentan contra el honor y
las ofensas a éste constituyen injuria, no siendo necesario en todo caso
que se hubiese pronunciado sentencia previa, bastando la plena prueba de
tales extremos en el juicio de divorcio; y d) en general, la conducta que
haga insoportable la vida en común, causal que puede tipificarse por una
conducta desordenada o bien por la reiteración de hechos no constitutivos
de injuria u ofensa, pero provocadores de sostenida desarmonía conyugal.

Hechos de esa naturaleza ponen de manifiesto la inconveniencia de


mantener el vínculo matrimonial, puesto que afectan directamente la
integridad del otro cónyuge o de los hijos, y son lesiones de la propia
base en que descansa el matrimonio.

4º. La separación o abandono voluntario de la casa conyugal o la


ausencia inmotivada, por más de un año.

5ª. El hecho de que la mujer dé a luz durante el matrimonio, a un hijo


concebido antes de su celebración, siempre que el marido no haya tenido
conocimiento del embarazo antes del matrimonio.

Esta es una causa de divorcio lindante con las disposiciones relativas a la


filiación. Si la mujer estaba embarazada antes de celebrarse el
matrimonio, por razón de relaciones sexuales con varón que no fuera el
marido, y éste lo ignoraba, no cabe duda que la lesión a su honor sea tan
grave que justifique la disolución del matrimonio.
6ª. La incitación del marido para prostituir a la mujer o corromper a los
hijos. Esta, para la ley, ha de terminar. Nótese, en cuanto a la incitación
para corromper a los hijos, prevista en dicha causal de divorcio, que el
legislador sólo tomó en cuenta que pudiera derivarse del marido, no de
la mujer. Empero como el bien Jurídicamente tutelado es la preservación
de la familia conforme a determinados altos principios morales, el
divorcio habrá de decretarse si el marido prueba que la mujer trata de
corromper, de depravar a los hijos.

7ª. La negativa infundada de uno de los cónyuges a cumplir con el otro o


con los hijos comunes, los deberes de asistencia y alimentación a que
están legalmente obligados.

8ª. La disipación de la hacienda doméstica.

Esta causal puede ser atribuible al varón o a la mujer. Si bien la expresión


hacienda doméstica no aparece precisada en el código, debe entenderse
comprensiva de los bienes normalmente destinados al sostenimiento del
hogar, especialmente el dinero y aquellos bienes muebles sin los cuales
no puede mantenerse aquél.

9ª. Los hábitos de juego o embriaguez, o el uso indebido y constante de


estupefacientes, cuando amenazaren causar la ruina de la familia o
constituyan un continuo motivo de desavenencia conyugal.

10ª. La denuncia de delito o acusación calumniosa hecha por un cónyuge


contra el otro.

En realidad, tanto la denuncia como la acusación deben ser calumniosas,


lo cual ha de establecerse, previamente, en sentencia firme. No es
suficiente la apreciación en ese sentido por el cónyuge agraviado.

11ª. La condena de uno de los cónyuges, en sentencia firme, por delito


contra la propiedad o por cualquier otro delito común que merezca pena
mayor de cinco años de prisión.

Respecto a la anulabilidad de matrimonio (art. 145, inc. 3º.) el código


emplea la expresión incapacidad mental, circunstancia que puede ser
transitoria. A los efectos del divorcio, ha de ser enfermedad mental
incurable, suficiente para declarar la interdicción, o sea que prive de
discernimiento, conforme a lo dispuesto en el artículo 9º.

EL PROCESO DE CONOCIMIENTO EN EL PROCESO CIVIL


GUATEMALTECO:

El código Procesal Civil y Mercantil, decreto-ley 107 en su libro segundo


recoge los procesos de conocimiento a partir del artículo 96, siendo estos:

1. Juicio Ordinario.
2. Juicio Oral.
3. Juicio Sumario.
4. Juicio Arbitral (este juicio derogado casi en su totalidad por el
Decreto 67-95 Ley de Arbitraje).

En este pequeño trabajo, haré énfasis al ordinario, por se el prototipo de


los procesos de conocimiento y porque las disposiciones de éste se
aplican a los demás, de ahí que analizaré las fases de primer proceso, es
decir de iniciación (demanda y contestación, desarrollo (prueba) y
conclusión (alegatos y sentencia).

JUICIO ORDINARIO:

Se le denomina así por ser el común de nuestra legislación, es a través de


éste se resuelven la mayoría de controversias en las que se pretende una
declaración por parte del juez. Es el juicio ordinario es el procedimiento
de plazos más largos y por ende de mayo tiempo de discusión y de
probanza, su trámite, en términos generales y conforme a las normas que
lo regulan en el Código Procesal Civil y Mercantil es el siguiente:

DEMANDA:

El juicio ordinario, al igual que los demás procedimientos, se inicia con


la demanda y finaliza, normalmente con la sentencia, la demanda en el
acto introductoria de la acción por la cual, mediante relatos de hechos e
invocación del derecho el actor determina su pretensión. Es a través de
ella, que el actor inicia la actividad jurisdiccional y es a través de ella que
plantea el derecho que estima que le asiste y pretende que se le declare
(pretensión).

Por su carácter formalista debe cumplir con los requisitos de contenido y


forma que exige la ley, de ahí que el Código Procesal Civil y Mercantil
en sus artículos 61 y 106 establecen sus requisitos, no olvidando por
supuesto lo que para el efecto establecen los artículos 63 y 79 del mismo
cuerpo legal. La demanda se integra fundamentalmente por tres partes, la
introducción, el cuerpo y el cierre y como muchos autores lo indican, es
el proyecto de una futura sentencia, es por ello que la demanda debe
cumplir con los siguientes requisitos:

INTRODUCCIÓN:

1- Designación del tribunal a quién se dirija; (arto. 61 numeral 1º.


CPCyM).

2.- Nombres y apellidos completos del solicitante o de la persona que


lo represente, su edad, estado civil, nacionalidad, profesión u oficio,
domicilio (arto. 61 numeral 2º. CPCyM).

3.- Indicación el lugar para recibir notificaciones (arto. 61 numeral 2º.


Y 79 del CPCyM).

4.-Nombres y apellidos y residencia de las personas de quienes se


reclama un derecho; si se ignora la residencia, se hará constar (arto.
61 numeral 5º. CPCyM).

CUERPO:

5.- Relación de hechos a que se refiere la petición fijados con claridad


y precisión (artos. 61 numeral 3º. Y 106 CPCyM.)

6.- Fundamento de derecho en que se apoya la solicitud (arto. 61


numeral 4º. Y 106 del CPCyM.)

7.- Ofrecimiento de las pruebas que van a rendirse (arto. 106 CPCyM)

8.- La petición en términos precisos (artos. 61 y 106 del CPCyM)


CIERRE:

9.- Cita de leyes (arto. 61 numeral 4º. CPCyM.)

10.- Lugar y fecha (arto. 61 numeral 7º. CPCyM)

11.-Indicación del número de copias que se acompañen (arto. 63 del


CPCyM)

11.-Firmas del solicitante y del abogado colegiado que lo patrocina,


así como el sello de este. Si el solicitante no sabe o no puede firmar,
lo hará por el otra persona o el abogado que lo auxilie (arto. 61
numeral 8º. CPCyM)

El Código Procesal Civil y Mercantil regula que es obligación de los


jueces repeler de oficio las demandas que no contengan los requisitos
establecidos por la ley, expresando los defectos que hayan encontrado,
disposición que estimo no muy atinada, puesto que existen ciertos
requisitos cuya omisión no redunda en una eficaz o correcta emisión de
la sentencia, es decir es de mi opinión que los requisitos de fondo,
peticiones imprecisas por ejemplo si impiden al juez resolver el litigio
tomando en cuenta el principio de congruencia y es a estos requisitos a
los que debiera referirse el artículo 109 del Código Procesal Civil y
Mercantil.

Siempre con relación a la demanda, la posibilidad de su ampliación o


modificación se encuentra regulada en el artículo 110 del Código
Procesal Civil y Mercantil.

EMPLAZAMIENTO:

Presentada la demanda, conforme a los requisitos de forma enunciados


(es importante señalar que el juez no puede in limine, rechazar una
demanda analizando el fondo de la misma y creo oportuno señalar que a
mi criterio existen ciertos requisitos en la demanda que son subsanables y
por ende que debieran impedir al juez rechazar las solicitudes por
omisión de las mismas como lo he indicado) el juez debe conceder a la
parte demandada, conforme al principio del debido proceso, un tiempo
para que se pronuncie frente a la acción del actor, este plazo que el que
conocemos como emplazamiento y que podemos definir como el tiempo
que el juez otorga al demandado para que tome una actitud frente a la
demanda, en el juicio ordinario y al tenor del artículo 111 del CPCyM es
de nueve días hábiles, es decir, es en este plazo que el sujeto pasivo de la
relación procesal (demandado) debe tomar una actitud frente a la acción
del actor. Alguna discusión ha surgido en cuanto a que el plazo a que
se refiere el artículo 111 es improrrogable y como consecuencia de ello
transcurrido el mismo al demandado le queda vedado el derecho
oponerse a la acción y al respecto opino que tal y como lo refiere la
doctrina, existen plazos perentorios y no perentorios, los primeros son
aquellos que no son prorrogables y del cual no se concede restitución a la
parte que no lo aprovecha, como el plazo de tres días para interponer el
recurso de apelación o los quince días de prueba en el juicio sumario,
mientras que los segundos, es decir, los no perentorios son aquellos que
se prorrogan y para su conclusión es imperativo la petición de parte
interesada, como lo regula el artículo 113 del Código Procesal Civil y
Mercantil, que para declarar la rebeldía del demandado y tener por
contestada la demanda en sentido negativo, es a solicitud de parte, en
consecuencia el plazo del emplazamiento es un plazo no perentorio que
permite al demandado contestar la demanda, aun fuera del plazo de los
nueve días, si no ha sido acusada su rebeldía.

EXCEPCIONES
Como sabemos la acción, como derecho a atacar, tiene una respuesta en
el derecho del demandado a defenderse. La demanda es para el
demandante una forma de ataque como lo es la excepción para el
demandado una forma de defensa, la acción es el sustituto civilizado de
la venganza y la excepción el sustituto civilizado de la defensa, en cierto
modo la excepción viene siendo la acción del demandado.

En sentido amplio, la excepción es aquel poder del demandado, para


oponerse a la acción que el demandante a promovido en contra de el.

Es la denominación dada a ciertos tipos específicos de defensas


procesales, dilatorias, perentorias o mixtas, mediante las cuales el
demandado puede reclamar del juez la liberación de la carga de contestar
la demanda o la absolución de la misma. Las excepciones se clasifican
fundamentalmente en tres:

1. EXCEPCIONES PREVIAS: llamadas en la doctrina dilatorias,


término que no comparto puesto que si bien a través de ellas se
extiende o retarda el acto de contestación lo cierto es que la
finalidad es depurar el proceso frente a la falta de presupuestos
procesales, por ellas el demandado hace ver al juez la inexistencia
de requisitos que impiden conocer el fondo de la pretensión. Es
importante señalar que no se denominan previas porque se
interpongan antes de la contestación de la demanda sino son
previas porque deben de resolverse antes que la pretensión
principal.
2. EXCEPCIONES MIXTAS: Taxativamente no reguladas en el
Código procesal Civil y Mercantil como tal, pero existentes. Son
aquellas excepciones que nominadas como previas, de acogerse,
tienen efectos de perentorias. En otras palabras, la excepción
mixta, es una excepción previa (prescripción, caducidad,
transacción, cosa juzgada) que de acogerse ataca la pretensión,
puesto que impide conocer nuevamente la misma.

Con el objeto de dar una idea clara de la función de cada excepción, me


permito plantear un ejemplo:

En un tribunal de familia se promueve un divorcio por causal


determinada, la parte demandada alega que la demanda planteada en su
contra adolece de un requisito que impide al juez dictar una sentencia
congruente, ya que la petición de fondo no es clara y precisa, en
consecuencia plantea la excepción previa de demanda defectuosa para
hacerle ver al juez la falta de dicho presupuesto procesal, oportunamente
el juez acoge dicha excepción lo que obligará a la parte actora a
enmendar lo errado. Siempre en el mismo caso, la parte actora alega
como causal de divorcio, la indicada en el artículo 155 numeral 13º. La
impotencia absoluta para la procreación, sin embargo la parte demandada
a través de una excepción perentoria, supongamos “Improcedencia de la
acción por se la impotencia absoluta anterior al matrimonio” demuestra
que la impotencia es anterior y no posterior como lo regula dicho artículo
155 numeral 13, de acogerse dicha excepción ataca la pretensión y en
consecuencia no podrá nunca mas ejercerse la acción de divorcio por esta
causal. Véase que la excepción previa atraca la forma y la perentoria el
fondo de la acción.

Por último siempre en el mismo caso, sucede que la parte demandada


interpone contra la acción de divorcio la excepción previa de caducidad,
argumentando que la acción se planteó después de los seis meses
siguientes al día en que llegó al conocimiento del actor los hechos en que
el actor funda su demanda, tal y como tuvo que hacerlo de conformidad
con el artículo 158 del Código Civil, de acogerse esta excepción que
tiene carácter de previo, la misma ataca la pretensión, puesto que impide
enmendar la falta de este requisito de validez como lo es el tiempo que la
ley regula para promover la acción, en consecuencia, siendo esta
excepción de carácter previo ataca la pretensión y por consiguiente es de
las excepciones que la doctrina regula como mixtas.

En resumen la excepción en términos generales, es el medio de defensa


que utiliza el demandado con el objeto de depurar (previa) o atacar
(perentoria) la acción del actor.

3. EXCEPCIONES PREVIAS: el artículo 12 de la constitución


Política de la República de Guatemala, establece la garantía
individual del derecho de defensa “Nadie podrá ser condenado, ni
privado de sus derechos, sin haber sido citado, oída y vencido en
proceso legal ante juez o tribunal competente y preestablecido”.
Esta norma constitucional en consecuencia hace permisible una
condena, siempre que el proceso sea legal y contrario, la ilegalidad
de un proceso impide la condena.
Para que el proceso tenga existencia jurídica y plena validez, se hace
necesario que se cumplan con ciertos requisitos o antecedentes, a los que
se le denominan PRESUPUESTOS PROCESALES. La capacidad
procesal, representación, legitimidad de quienes están en juicio, la
investidura del juez, la posibilidad de ejercer la acción o la pretensión,
son algunos de los supuestos previos o presupuestos procesales. Un juicio
de incapaces sin representación, una representación diferente, un juez sin
competencia o una acción ya caducada podría ser juicio no válido y sin
existencia jurídica.

La excepción previa tiende a ser el medio de defensa utilizado por el


demandado ante la inexistencia de presupuestos procesales. La excepción
previa es el medio de defensa a través del cual el demandado pretende
depurar o dilatar la acción del actor.

Eduardo Couture al hablar de las excepciones dilatorias, indica que


“corresponden al concepto de excepciones procesales en el derecho
común europeo antes del Código Francés y derivadas del derecho
romano. Son defensas previas, alegadas sin limine litis y que,
normalmente, versan sobre el proceso y no sobre el derecho material
alegado por el actor. Tienden a corregir errores que obstarán a una fácil
decisión (defecto legal en el modo de preparar la demanda); a evitar un
proceso inútil (litispendencia); a impedir un juicio nulo (incompetencia
absoluta, falta de capacidad o de personería); a asegurar el resultado
del juicio (fianza de arraigo y de rato et grato); etc.”.5

Cabe resaltar que el término dilatorio con lo que se conoce en la doctrina


las excepciones previas reguladas en el artículo 116 del Código Procesal
Civil y Mercantil, trae la idea que el fin de la excepción es el de dilatar o
retardar el proceso, lo que no se encuentra alejado de la realidad práctica,
fundamentalmente por el malicioso uso que se hace de este tipo de
defensa.

La excepción previa ataca la forma del proceso, en realidad la acción del


actor, cuando el planteamiento de su escrito inicial, adolece de requisitos
que la ley exige, impidiendo el cumplimiento el objeto del proceso que es
dictar sentencia. Esta excepción procura la depuración de elementos
formales del juicio.

El procedimiento civil permite al demandado hacer ver al juez, la


inexistencia de estos presupuestos procesales, que en algunos casos

5
Eduardo Couture
puede aun conocer d oficio (ejemplo la incompetencia o demanda
defectuosa) mediante lo que se conoce como excepción previa.

El Código procesal Civil y Mercantil, en número clausus (cerrado)


establece que la falta de presupuestos procesales se puede hacer ver
mediante las siguientes excepciones:

 Incompetencia;
 Litispendencia;
 Demanda defectuosa;
 Falta de capacidad legal;
 Falta de personalidad;
 Falta de personería;
 Falta de cumplimiento del plazo o de la condición a que
estuviere sujeta la obligación o el derecho que se hagan valer;
 Caducidad;
 Prescripción;
 Cosa juzgada;
 Transacción;
 Arraigo;

EXCEPCIÓN PREVIA DE INCOMPETENCIA:

La competencia es un presupuesto procesal que el juez debe examinar de


oficio o que la parte demandada puede alegar a través de esta excepción y
se da cuando el juez ante quién se plantea la acción, carece de
competencia (conforme a las reglas de las mismas) ya sea por razón de
materia, territorio o cuantía para conocer de ella. La incompetencia es un
impedimento procesal que es alegado por el demandado para atacar el
procedimiento, por falta de aptitud procesal del juez para conocer del
caso determinado. La ley del Organismo Judicial establece en su artículo
62 que los tribunales sólo podrán ejercer su potestad en los negocios y
dentro de la materia y territorio que se les hubiese asignado y el mismo
cuerpo legal en su artículo 121 establece la obligación de los tribunales
de conocer de oficio de las cuestiones de competencia, bajo pena de
nulidad de actuado y de responsabilidad del funcionario, salvo en los
casos de prorroga de competencia por razón del territorio obligación esta
que también se establece en el artículo 6º. Del Código Procesal Civil y
Mercantil.

EXCEPCIÓN PREVIA DE LITISPENDENCIA:


La litispendencia (litis-pendiente) equivale a juicio pendiente es decir que
se encuentra en trámite y se alega cuando se siguen dos o más
procedimientos iguales en cuanto a sujetos, objetos y causa. Esta
excepción tiene su fundamento en impedir fallos distintos en dos
procesos con identidad de causa, partes y objeto, así como también que el
fallo en uno haga prejuzgar al juez respecto del otro. El Código Procesal
Civil y Mercantil establece que cuando la demanda entablada en un
proceso sea igual a otra que se ha entablado ante juez competente, siendo
unas mismas las personas y las cosas sobre las que se litigan, se declarará
la improcedencia del segundo juicio (arto. 540. CPCyM.).

Para la procedencia de esta excepción, es necesario que existan dos


procesos iguales en que se den identidad de personas (partes) y de cosas
(objeto) sobre las que se litiga y que ambos se encuentren en trámite, es
decir no fenecidos y se hace necesario probar la existencia del otro
proceso, para efectuar el examen comparativo. También es importante
mencionar que no procede esta excepción cuando existiendo identidad de
personas y cosas en dos procedimientos, los sujetos procesales, actor y
demandado no son iguales, ya que no ocupan la misma posición, dado de
quien aparece en un proceso como actor, aparece en el otro como
demandado y viceversa.

Alsina citado por el doctor Mario Aguirre Godoy, sostiene “que la


excepción e litispendencia tiene un alcance amplio y procede no
solamente tratándose de las tres identidades mencionadas, sino que por la
intima conexidad de los casos donde se discute parte de la relación total
del derecho.”6

No cabe duda que la litispendencia prevé garantizar la cosa juzgada como


fin supremo de la jurisdicción, evitando dos fallos sobre un mismo caso.

EXCEPCIÓN PREVIA DE DEMANDA DEFECTUOSA:

Hemos mencionado como el acto introductorio de la acción por la cual,


mediante relatos de hechos e invocación del derecho el actor determina
su pretensión y que por ser un acto formalista, debe cumplir con los

6
Mario Aguirre Godoy
requisitos que exige la ley. La excepción previa de demanda defectuosa,
surge en consecuencia cuando la demanda no cumple con los requisitos
formales que establece la ley y que el juzgador no se ha percatado de
ello. Recuerde que al tenor 109 del Código Procesal Civil y Mercantil,
los jueces repelarán de oficio las demandas que no contengan los
requisitos establecidos por la ley, expresando los defectos que haya
encontrado, artículo que merece un análisis profundo ya que considero
que debe proceder esta excepción solo cuando los requisitos omitidos
impidan al juez dictar una sentencia congruente con la solicitud.

EXCEPCIÓN PREVIA DE FALTA DE CAPACIDAD LEGAL:

La capacidad en términos generales, es la aptitud derivada de la


personalidad por la cual la persona puede ejercer derechos y contraer
obligaciones. Esta capacidad es de ejercicio, cuando la persona puede por
si misma ejercer derechos y puede por si misma contraer obligaciones y
se adquiere al tenor del artículo 8º del Código Civil, con la mayoría de
edad y es la falta de esta capacidad la que tiene fundamento esta
excepción. Por exclusión del artículo 8º. Ya referido, los menores de
edad, son incapaces y al tenor del artículo 9º del Código Civil, también
los son los mayores de edad declarados en estado de interdicción cuya
declaratoria produce, desde la fecha en que sea establecida en sentencia
firme incapacidad absoluta de la persona para el ejercicio de sus
derechos, así también los que `padezcan de ceguera congénita o adquirida
en la infancia y los sordomudos que no puedan darse a entender de una
manera indubitable, tienen incapacidad civil para ejercitar sus derechos.
De ese orden de ideas y tomando en cuenta lo que establece el artículo 44
del Código Procesal Civil y Mercantil, en cuanto a que tienen capacidad
para litigar las personas que tengan el libre ejercicio de sus derechos y
aquellos que carezcan de eses libre ejercicio deben actuar a través de su
representante legal, se llega a la conclusión que esta excepción procede
cuando quién litiga se encuentra dentro de los supuestos de incapacidad
ya indicados y actúan sin representación. En la práctica forense esta
excepción se concreta cuando el litigante carece de capacidad de
ejercicio o lo que es lo mismo de la aptitud necesaria para comparecer en
juicio personalmente.

EXCEPCIÓN PREVIA DE FALTA DE PERSONALIDAD:

De mucha dificultad en la práctica forense, esta excepción se refiere


fundamentalmente a la falta de legitimación de las partes. El doctor
Mario Aguirre Godoy citando a Jaime Guasp dice “para que un proceso
se desarrolle válidamente es preciso que las partes, no sólo tengan aquel
grado de aptitud genérica que marca el derecho positivo, sino una
idoneidad específica, derivada de su relación con la situación jurídica en
litigio que justifique su intervención. La legitimación se refiere pues, a la
relación de las partes con el proceso concreto. Su concepto vienen de la
legitimatio ad causam romana, o sea la facultad de demandar
(legitimación activa) y obligación de soportar la carga de ser
demandado (legitimación pasiva) según la situación en que se
encuentran las partes en cuanto al objeto del proceso”. 7

Procede esta excepción cuando no se colige las calidades necesarias para


comparecer a juicio de los sujetos procesales, es decir para exigir o
responder de la obligación que se demanda.

EXCEPCIÓN PREVIA DE FALTA DE PERSONERÍA:

Debemos de entender la personería como la aptitud que tiene una


persona de ejercitar derecho o acciones en juicio en representación de la
que es titular de los mismos. Esta excepción se funda en el hecho de que
se alega una representación sin tenerla o bien cuando teniéndola, esta
carece de los requisitos formales que le dan calidez.

El artículo 46 del Código Procesal Civil y Mercantil, establece la


obligación de los representantes de justificar su personería en la primera
gestión que realicen, acompañando el título de su representación y obliga
al juez a no admitir aquellas gestiones cuya representación no esté
debidamente registrada en la oficina respectiva. En otras palabras, Mario
Efraín Najera Farfán en aplicación a los preceptos que conforman la
excepción que comentamos, dice que hay falta de personería:
7
Mario Aguirre Godoy citando a Jaime Guasp
“Si se comparece a nombre de otro sin ser apoderado o representante o si
siéndolo no se justifica debidamente la representación acompañando el
título de la misma aún cuando se ofreciere presentarlo”. 8 (arto. 45 CECI
M.)

Si se acompaña como título un poder insuficiente. Es insuficiente si no se


delegan en él las facultades especiales que son necesarias para demandar
o responder en juicio o las que se delegan están en discordancia con los
términos o alcances de la demanda. (Artos: 207 LOJ; 1697 del a.C.)

Si ese poder es defectuoso, entendiéndose como tal aquel en cuyo


otorgamiento se violare algún texto legal como por ejemplo: si se otorga
por persona no hábil para gestionar personalmente ante los Tribunales o
a favor de quienes no pueden ser mandatarios judiciales; si su testimonio
se presenta sin estar registrado en el Archivo General de Protocolos; si
extendido en el exterior no se hubieren observado las formalidades
prescritas por las leyes del lugar de origen o las que en Guatemala
regulan lo relativo a la admisión de los documentos provenientes del
extranjero (artos. 190, 191, 205, 206 y 210 LOJ; 44 y 45 del CPCYM)”

EXCEPCIÓN PREVIA DE FALTA DE CUMPLIMIENTO DE


PLAZO O DE LA CONDICIÓN A QUE ESTUVIERE SUJETA LA
OBLIGACIÓN O EL DERECHO QUE SE HAGA VALER.

Esta excepción es de difícil entendimiento, inclusive ha sido objeto, de


recomendaciones efectuadas por la Presidencia del Organismo Judicial y
de la Corte Suprema de Justicia (véase circular de fecha 27 de marzo de
1980). Tiene la característica de ser una excepción previa preclusiva, es
decir únicamente puede interponerse antes de contestar la demanda.

La excepción previa de “falta de cumplimiento del plazo o de la


condición a que estuviere sujeta la obligación o el derecho que se haga
valer”, a mi criterio contempla dos supuestos, es decir dos casos
completamente distintos, por una lado la procedencia de esta excepción
cuando el supuesto es la falta de cumplimiento del plazo, porque se ha
fijado día o fecha para su cumplimiento y no se ha arribado al mismo,

8
Mario Efraín Najera Farfán
exigiéndose el cumplimiento antes del día o fecha y el segundo supuesto
cuando es la falta del cumplimiento de la condición, cuando se exige el
cumplimiento de la obligación y el acontecimiento no se ha realizado, en
ambos casos es con relación al derecho a la obligación que se pretende
hacer valer, puesto que es lógico entender que la existencia de un derecho
para el sujeto pasivo, conlleva la existencia de una obligación, la
excepción previa procede cuando el plazo en su caso o la condición en el
otro no se han cumplido.

Debemos ser muy cuidadosos en consecuencia en la interposición de esta


excepción, puesto que en la mayoría de casos se interpone conteniendo
los dos supuestos, que en todos casos son completamente distintos y ya
existencia fallo reiterados por los cuales la excepción es desestimada
porque al momento de interponerse no se hizo la necesaria distinción del
caso al que se adapta la situación de hecho en que se fundamenta la
excepción. Algunos ejemplos permitirán entender lo que deseo trasmitir.

El actor x promueve una acción en la vía sumaria por la cual pretende


que el demandado le haga entrega de un bien mueble, sin embargo, en el
documento que acredita la obligación (que no es título ejecutivo) se
establece un plazo para la entrega del bien, plazo que no se ha cumplido,
en este caso la excepción a interponer se denominaría “Falta de
cumplimiento del plazo a que estuviere sujeta la obligación o el derecho
que se haga valer”, en tal virtud la obligación no puede exigirse
procediendo la excepción previa que se denominará “Falta de
cumplimiento de la condición a que estuviere sujeta la obligación o el
derecho que se haga valer”.

Es importante señalar lo que con relación a estas excepciones previas


expresa Mario Efraín Najera Farfán. “La doble modalidad de esta
excepción (plazo y condición) está fundada en el derecho sustancial y no
es por ende, de contenido procesal. De acuerdo con nuestro Código
Civil, obligaciones a plazo son aquellas en la que se fija día o fecha para
la ejecución o extinción del acto o negocio jurídico y no puede exigirse
su cumplimiento en día y fecha anterior. Y son condicionales, aquellas
cuyos efectos dependen del acontecimiento que constituye la condición.
En este caso tampoco puede exigirse la obligación en tanto el
acontecimiento no se haya realizado”.9

Podemos concluir entonces que el supuesto para la procedencia de estas


excepciones es EL PLAZO legal o contractual NO VENCIDO o LA
CONDICIÓN establecida contractualmente NO CUMPLIDA.

EXCEPCIÓN PREVIA DE CADUCIDAD.

A través de esta excepción previa, se extinguen derechos o acciones, una


vez transcurrido el plazo que la ley o la voluntad de los particulares
establecen para el ejercicio de los mismos, se basa en la necesidad de que
los derechos o acciones no permanezcan indefinidamente inciertos,
presumiéndose su abandono dándole firmeza al tráfico jurídico.

Podemos definir la caducidad como el decaimiento de una facultad


procesal que no se ejercita dentro de un determinado plazo. Es la sanción
que se pacta o se impone por la ley, a las personas, que dentro de un
plazo convencional o legal, no realizan voluntaria y conscientemente, los
actos positivos para hacer nacer o mantener vivo un derecho sustantivo o
procesal, según sea el caso.

Es decir podemos mencionar la existencia de dos formas de caducidad:

a) Voluntaria o convencional: que es la sanción que se pacta, se aplica a


una persona de las que intervienen en un convenio, si en un plazo que
se determina, no realiza un acto positivo para hacer nacer o mantener
vivo un derecho, acto que debe ser voluntario y consciente. El artículo
1274 del Código Civil establece, a mi criterio una caducidad
voluntaria, el regular que el negocio jurídico sujeto a la condición de
que se verifique un acontecimiento de dentro de término, caduca si
pasa el termino sin realizarse la condición, o antes si hay certidumbre
de que no puede cumplirse.
b) Legal: que es la sanción que impone la ley a las personas que dentro
del plazo que ésta establezca, no realizan voluntaria y
conscientemente los actos positivos para hacer nacer o mantener vivo
un derecho. El artículo 158 del Código Civil establece una típica
9
Mario Efraín Najera Farfán
caducidad legal al establecer que el divorcio o la separación solo
puede solicitarla el cónyuge que no haya dado causa a él y dentro de
los seis meses siguientes al día en que haya llegado a su conocimiento
lo hechos en que se funde la demanda. El Código Procesal Civil y
Mercantil en su artículo 251 también regula un caso de caducidad
legal, al establecer que las acciones interdíctales sólo pueden
interponerse dentro del año siguiente a la fecha en que ocurrió el
hecho que las motiva. Tanto el Código Civil como el Procesal Civil y
Mercantil, regulan otros casos de caducidad como el derecho a
obtener la revisión de un juicio ejecutivo en juicio ordinario, que es de
tres meses (artículo 335 del CPCyM.), la caducidad del declarado
jactancioso en juicio oral (artículo 228 del CPCyM.), la acción para
pedir la rescisión de los contratos, que es de un año (arto. 1585 a.C...).
EXCEPCIÓN PREVIA DE PRESCRIPCIÓN:

Nuestro derecho sustantivo regula dos clases de prescripción, por una


parte aquella por la cual se adquieren derechos por el transcurso del
tiempo y que se denomina adquisitiva o positiva y por la otra aquella por
la cual se extinguen derechos u obligaciones y que se denomina extintiva,
negativa o liberatoria y es esta clase de prescripción a la que se refiere
esta excepción.

La prescripción extintiva, negativa o liberatoria, es un modo de extinguir


obligaciones por el transcurso del tiempo. El código Civil en su artículo
1501 establece esta clase de prescripción ejercitada como acción o como
excepción por el deudor, extingue la obligación., es decir que la
prescripción no opera de oficio, sino debe ser declarada al ejercitarse
como acción o excepción por el deudor. En consecuencia es procedente
la prescripción cuando el acreedor no exige el derecho dentro del tiempo
que establece la ley y el deudor lo hace ver por medio de la acción o la
excepción.

De todo lo anterior estimo que para que se produzca la prescripción


deben reunirse los siguientes requisitos:
a) La existencia de una obligación susceptible de extinguirse por este
medio.
b) La inactividad del sujeto activo de la relación obligacional
(acreedor)
c) El transcurso de tiempo que la ley establece
d) La alegación por parte del deudor, a través de la acción o la
excepción.

Por ejemplo: el artículo 1513 del Código Civil establece que prescribe en
un año la responsabilidad civil que nace de los daños y perjuicios
causados en las personas. De un hecho de transito por el que ocasionaron
daños, el acreedor promueve una acción para obtener la reparación de su
vehículo, después de hacer transcurrido el año que establece la ley,
acción contra la cual el demandado plantea la prescripción. En este caso
se cumplen con los requisitos indicados a) Una obligación susceptible de
extinguirse por este medio (daños) b) La inactividad del acreedor, en
virtud de que no exigió la obligación dentro del plazo que la ley establece
c) el transcurso del tiempo, más de un año y d) la interposición de la
excepción previa.

ANALOGÍAS Y DIFERENCIAS ENTRE LA PRESCRIPCIÓN Y


LA CADUCIDAD:

Pretendiendo diferenciar la caducidad de la prescripción, me permito en


primer término establecer sus similitudes y posteriormente sus
diferencias:

SIMILITUDES:

 Implican inactividad en el ejercicio de los derechos.


 Ambas operan por el transcurso del tiempo.
 Presuponen el abandono de los derechos y de las acciones
correspondientes.
DIFERENCIAS:
 La caducidad puede ser convencional o legal, la prescripción tiene
su origen en la ley.
 La caducidad no se interrumpe, la prescripción puede
interrumpirse y que significa inutilizar para la prescripción el
tiempo transcurrido.
 La prescripción opera mediante la existencia de un vínculo entre
deudor-acreedor, mientras que la caducidad opera aunque no exista
dicho vínculo.
 En la prescripción se sanciona la negligencia del deudor, con la
caducidad por razones de orden público, pretende no dejar en
suspenso el ejercicio del derecho o la celebración del acto.
 La presidencia del Organismo Judicial, en circular de fecha 27 de
marzo de 1,980, recomendó a los jueces indicar a los abogados
litigantes que solo cuando la ley utilice la palabra prescripción es
esa la excepción que corresponde interponer y en los demás casos,
en que se refiere a transcurso de tiempo, la excepción será la de
caducidad, diferenciación que a mi criterio no tiene sustentación
legal ni doctrinaria, puesto que en algunos casos el propio
legislador confunde estos dos institutos.

EXCEPCIÓN PREVIA DE COSA JUZGADA:

Hemos indicado anteriormente que la cosa juzgada es el fin o garantía de


la jurisdicción y como tal a través de la excepción previa se pretende
evitar la revisión del fallo y por ende su revocabilidad.

La cosa juzgada es la autoridad y la fuerza que la ley atribuye a la


sentencia ejecutoriada que puede traducirse en la necesidad jurídica de
que el fallo sea irrevocable e inmutable ya sea en el mismo juicio en que
se dictó o en otro distinto.

Esta excepción procede si en un juicio posterior se demanda una


prestación que esté en pugna con lo resuelto en una sentencia ya firme o
ejecutoriada.

COSA JUZGADA FORMAL Y COSA JUZGADA MATERIAL:


Es importante clarificar las diferencias entre cosa juzgada formal y cosa
juzgada material, puesto que es sobre esta segunda que procede la
excepción previa que aquí se analiza.

Efectivamente hay cosa juzgada formal cuando la sentencia tiene fuerza


y autoridad en el juicio en que se dictó pero no en otro, es decir, no puede
ser revisada o revocada en el mismo juicio pero puede serlo en otro,
típico ejemplo es el de sentencia dictas en juicio ejecutivo que puede ser
revisada en juicio ordinario posterior (arto. 335 CPCyM.) o la sentencia
dictada en un interdicto que pudiera ser en cierta medida revisada a
través de un juicio ordinario posterior (arto. 250 del CPCyM.).

La cosa juzgada material es contraria a la anterior y su eficacia y fuerza


trasciende a cualquier otro proceso, en la mayoría de procesos de
conocimiento, el fallo definitivo pasa en autoridad de cosa juzgada
(material) siempre y cuando se den los supuestos que establece el artículo
153 de la Ley del Organismo Judicial, es decir:

 La sentencia fuere consentida expresamente por las partes


 Contra la sentencia no se interponga recurso en el plazo señalado
por la ley o habiéndose interpuesto ha sido declarado improcedente
o cuando se produzca la caducidad o abandono.
 La sentencia de segunda instancia en la que no proceda recurso de
casación o
 Las sentencias de casación no pendientes de aclaración o
ampliación.
 Las sentencias que se declaren irrevocables por mandato de ley y
las que no admiten más recurso que el de responsabilidad.
 Los laudos arbítrales no pendientes de recurso de revisión.

La excepción previa de cosa juzgada procede en consecuencia cuando:


La sentencia es ejecutoriada, es decir encuadra en los supuestos del
artículo 153 de la Ley del Organismo Judicial hay identidad de personas,
cosas, pretensiones y causa o razón de pedir.

EXCEPCIÓN PREVIA DE TRANSACCIÓN:


El código civil en su artículo 2151 establece que la transacción es un
contrato por el cual las partes, mediante concesiones recíprocas, deciden
de común acuerdo algún punto dudoso o litigioso, evitan el pleito que
podrá promoverse o termina el que está principiado.

La excepción previa de transacción en consecuencia procede ante la


existencia de un acuerdo de voluntades que antes o durante la realización
de un juicio, ha decidido evitar el mismo o ponerle fin. Algunos
tratadistas estiman que en realidad es un modo anormal de dar fin al
proceso.

EXCEPCIÓN PREVIA DE ARRAIGO:

También conocida como Cautio Judictum Solvi, tiene su fundamento en


garantizar la continuidad de un proceso, cuando el actor es extranjero o
transeúnte y el demandado guatemalteco, logrando con ello la protección
de intereses de nacionales protegiéndolos de los daños y perjuicios que
pudieran sufrir por parte del extranjero- autor que promoviere una
demanda sin sustanciación legal.

Guillermo Cabanellas la define como aquella oponible por el demandado


para que el actor, cuando esté domiciliado fuera de la jurisdicción del
juez preste caución bastante para hacer frente a las responsabilidades
derivadas de la demanda.

Siguiendo una corriente de reciprocidad basado en el artículo 383 del


Código de derecho Internacional Privado (Código de Bustamante) no
procede esta excepción si el actor extranjero prueba que en el país de su
nacionalidad no se exige esta garantía a los guatemaltecos.

DIFERENCIAS ENTRE EXCEPCIONES PREVIAS


(PRECLUSIVAS Y NO PRECLUSIVAS) PERENTORIAS Y
MIXTAS.

He podido establecer que existen muchas inquietudes sobre la diferencia


entre excepciones previas, perentorias y mixtas por lo que los siguientes
párrafos pretenderán en forma sencilla encontrar las notas características
diferenciales:
La excepción previa tiende a ser el medio de defensa utilizado por el
demandado ante la inexistencia de presupuesto procesal, pretendiendo
con ella depurar la acción del actor, es una excepción que ataca la forma
y en consecuencia la resolución de la misma debe efectuarse antes de la
decisión de fondo, son nominales es decir el Código Procesal Civil y
Mercantil las enumera en sus artículos 116 y 117 y en la mayoría de
casos se resuelven por el procedimiento de los incidentes.

Las excepciones previas a su vez se clasifican en PRECLUSIVAS Y NO


PRECLUSIVAS, las primeras deben de interponerse dentro del plazo
que la ley establece y de no hacerlo impide su interposición en otro
momento procesal, las segundas por el contrario tienen la característica
de poder interponerse en cualquier estado del proceso.

El código Procesal Civil y Mercantil, como dijimos, regula en sus


artículos 116 y 117 las excepciones previas, pero en sus artículos 120,
205 y 232 establece cuales de esas excepciones previas pueden
interponerse en cualquier estado del proceso, lo que les da la
característica de NO PRECLUSIVAS.

Las excepciones perentorias por su parte, son medios de defensa que


utiliza el demandado con el objeto de atacar la pretensión del actor, en
consecuencia atacan el fondo y se prueban con el litigio principal y
resulten al dictar sentencia, son innominadas pero comúnmente adaptan
el nombre de las formas de cumplimiento o extinción de las obligaciones
(pago, novación, remisión, etc.…)

Por su parte, las excepciones mixtas, son aquellas excepciones previas


que de acogerse tienen efectos de perentorias. Podemos considerar
excepciones de esta naturaleza, las de Caducidad, Prescripción, Cosa
Juzgada y Transacción reguladas en los últimos cuatro numerales del
artículo 116 y que siendo previas de acogerse impiden reiniciar la acción.

ACTITUDES DEL MANDADO FRENTE A LA DEMANDA:


Frente a la demanda instaurada por el actor y con exclusión de la etapa de
depuración que se logra por las excepciones previas que ya he
mencionado, el demandado puede tomar las siguientes actitudes.

I. ACTITUD PASIVA: (REBELDÍA)


Que es la típica rebeldía o contumacia y se da cuando el demandado,
debidamente notificado para comparecer a juicio, no lo hace dentro del
plazo que la ley confiere (emplazamiento). La rebeldía en términos
generales es toda desobediencia, oposición, resistencia o rebelión. En el
juicio ordinario se da cuando transcurrido el plazo de los nueve días del
emplazamiento, el demandado no comparece a juicio. El artículo 113 del
CPCyM establece que si transcurrido el término del emplazamiento, el
demandado no comparece, se tendrá por contestada la demanda en
sentido negativo y se le seguirá el juicio en rebeldía, esto por supuesto a
petición de parte. Téngase presente que la rebeldía del demandado es
negación tácita de la demanda en la mayoría de procesos de
conocimiento, con excepción en algunos del juicio oral.

II. ACTITUD ACTIVA AFIRMATIVA (ALLANAMIENTO).


El demandado comparece a juicio, pero no negando sino aceptando la
pretensión del actor. El allanamiento es el acto procesal por el cual el
demandado acepta la pretensión formulada por el actor en su demanda.
Cuando se da el acto del allanamiento, el juez previa ratificación, fallará
sin más trámite, tal y como lo regula el artículo 115 del CPCyM.

III. ACTITUDES ACTIVAS NEGATIVAS:


A. CONTESTACIÓN NEGATIVA DE LA DEMANDA:
El demandado comparece a juicio dentro del plazo o aún después sino ha
sido acusada la rebeldía negando en forma expresa los hechos y por
supuestos la pretensión del actor, en esa actitud el demandado se limita a
negar los hechos ofrecidos por el actor sin aportar otros nuevos en su
defensa. Es importante mencionar que el demandado puede contestar la
demanda en forma negativa, aún fuera del tiempo del emplazamiento,
siempre y cuando no haya sido declarado rebelde.

B. INTERPOSICION DE EXCEPCIONES PERENTORIAS:


Por medio de esta actitud, el demandado no se concreta a negar los
hechos de la demanda sino incorpora a la vez hechos en su defensa,
hechos que pueden ser impeditivos que tienen por objeto impedir el
efecto jurídico pretendido por el actor en su demanda, mediante el
alegato de una norma opuesta que impide la consecuencia jurídica
solicitada por el actor, por ejemplo que la pretensión sea el cumplimiento
de un contrato del cual el demandado alega su nulidad, véase que el
demandado no niega la pretensión pero si una causa que impide su
cumplimiento, como es la nulidad del contrato. Pueden ser hechos
extintivos que no nieguen los hechos constitutivos de la demanda., pero
se ofrecen por el demandado hechos que destruyen el efecto jurídico de
la retensión típico ejemplo es el pago en el cual el actor no alega la
inexistencia de la obligación pero si su cumplimiento. Y pueden ser
hechos excluyentes cuando el demandado no niega ni la realidad de los
hechos alegados por el actor ni las consecuencias jurídicas derivadas de
los mismos, pero alega en su defensa otro derecho, un contra derecho que
sólo a él corresponde articular, que excluye dichas consecuencias
jurídicas, como el caso de la prescripción, que en nuestra legislación se
encuentra regulada como excepción de carácter previo, pero con efectos
perentorios.

En síntesis el demando por las excepciones perentorias agregas otros


hechos que impiden, extinguen o excluyen el derecho alegado por el
actor.

El código Procesal Civil y Mercantil establece que al contestar la


demanda debe el demandado interponer las excepciones perentorias que
tuviere contra la pretensión del actor.

C. RECONVENCIÓN:
La reconvención es la demanda del demandado, es la interposición por
parte del demandado, en el momento de contestar la demanda, de una
nueva demanda en contra como requisitos par la admisión de la
reconvención que la pretensión que se ejercite tenga conexión por razón
del objeto o del título con la demanda y no deba seguirse por distintos
trámites. Contrario a otras legislaciones, se requiere que exista cohesión
entre la demanda y la reconvención, ya sea por el objeto o por el título.

LA PRUEBA:

Sabemos que en el proceso civil la dirección material del proceso le


corresponde a las partes, ya que son ellas las que han de aportar al
proceso los hechos y las pruebas. El código Procesal Civil y Mercantil
establece como requisito de la primera solicitud, la relación de hechos a
que se refiere la petición (artículo 61 numeral 3º.) y el artículo 126 del
mismo cuerpo legal les da la carga de probar, “quien pretende algo ha de
probar los hechos constituidos de su pretensión; quién contradice la
pretensión del adversario, ha de probar los hechos extintivos o las
circunstancias impeditivas de esa pretensión” reza parte del artículo.

Es imposible precisar que la aportación de los hechos, en el proceso civil,


pertenece en esencia a las partes y conforme a nuestra legislación,
también la aportación de los medios de prueba, salvo el caso del auto
para mejor fallar y este aspecto es lo que diferencia a la prueba civil de la
penal, pues mientras una, la civil tiende a demostrar los hechos expuestos
por las partes la prueba penal pretende investigar.

Por la prueba penal se pretende la investigación, la búsqueda de hechos


desconocidos, por la prueba civil, el juez no investiga no va a buscar los
hechos a ver como fueron, sino que trata de verificar la exactitud o
inexactitud de las afirmaciones de las partes respecto de los hechos que
son controvertidos.

Isidoro Eisner dice que se habla de prueba en varios sentidos: como


“medio o instrumento” y que Carnelutti llama “Fuentes de Prueba es
decir hablar de testigos reconocimiento judicial, documentos, son
medios de prueba. Se habla de prueba como reconocimiento judicial,
documentos, son medios de prueba”.10 Se habla de prueba como
procedimiento, o sea el período probatorio y se habla de prueba como
resultado es decir cuando algo ha quedado suficientemente acreditado o
demostrado.

10
Isidoro Eisner y Carnelut
Con relación a la prueba estimo importante que conozcamos su
definición, las clases de prueba, que es lo que se prueba, como se prueba,
a través del procedimiento probatorio y su valoración.

DEFINICIÓN DE PRUEBA:

Como instrumento la prueba es “Aquel medio para patentizar la verdad o


la falsedad de algo”, como procedimiento “Aquella actividad de carácter
procesal cuya finalidad consiste en lograr la convicción del Juez o
Tribunal acerca de la exactitud de las afirmaciones de hecho operadas por
las partes en el proceso”.

Por la prueba las partes demuestran la verdad de su afirmación es a través


de ella que se convence al juez sobre lo discutido o dudoso. Recordemos
que la prueba se aporta como más adelante lo explicaré, cuando existen
hechos controvertidos.

CLASES DE PRUEBAS:

Existen carias clasificaciones de los medios de prueba, pero para efectos


de este trabajo me referiré a la clasificación que por un lado realiza
Guillermo Cabanellas de Torres y Eduardo Couture.

Para Cabanellas, la prueba puede ser:

a. Por confesión: Aquella que surge por declaración que sobre


lo sabido o hecho por el, hace alguien voluntariamente o
preguntado por otro. En nuestra legislación es el resultado
de la prueba denominada declaración de parte regulada en el
numeral 1º. Del artículo 128 del CPCyM y del 130 al 141
del mismo cuerpo legal. Es un medio de prueba tasada,
puesto que produce plena prueba.
b. La confesión puede ser:
 Expresa: la hecha con palabras o señales que clara y
positivamente manifiestan lo confesado.
 Tácita: la que infiere de algún hecho o la supuesta por la ley.
 Judicial: La efectuada en juicio.
 Extrajudicial: la que se hace fuera del juicio
 Simple: la que se hace afirmando lisa y llanamente la verdad del
hecho sobre la cual se le pregunta.
 Cualificada: es aquella en que si bien reconoce la verdad de un
hecho, añade circunstancias o modificaciones que restringen o
destruyen la manifestación hecha.
c. Por testigos o Prueba testifical: la que se hace a través del
interrogatorio y declaración verbal o escrita de personas que
han presenciado los hechos litigiosos o han oído su relato a
otros. Es medio de prueba lo recoge el artículo 128 del
CPCyM en su numeral 2º. Y lo regula los artículos del 142
al 163 del mismo cuerpo legal.
d. Prueba parcial: Denominada en nuestra legislación dictamen
de expertos es la que surge del dictamen de peritos es decir
personas llamadas a informar ante un tribunal por razón de
sus conocimientos especiales y siempre que sea necesario tal
asesoramiento técnico o práctico del juzgados sobre los
hechos litigiosos. El código Procesal lo recoge en el numeral
3º. Del artículo 128 y lo regula en los artículos del 164 al
171 del mismo cuerpo legal.
e. Inspección Ocular: o reconocimiento judicial es el examen
que hace el juez por si mismo y en algunos casos con el
auxilio de peritos, del lugar donde se produjo el hecho o de
la cosa litigiosa o controvertida. En nuestra legislación
pueden ser objeto de reconocimiento las personas, lugares y
cosas que interesen al proceso. Este medio de prueba el
Código Procesal Civil y Mercantil lo tienen como tal en su
artículo 128 numeral 4º. Y lo regula específicamente en sus
artículos del 172 al 176.
f. Documental: También llamada instrumental es la que se
realiza por medio de documentos privados, documentos
públicos, libros de comerciantes correspondencia o
cualquier otro escrito. Este medio de prueba lo regula el
Código Procesal Civil y Mercantil en el numeral 5º. Del
artículo 128 y de los artículos 177 al 190 del mismo cuerpo
legal, estableciéndose que puede presentarse como prueba
documental toda clase de documentos.
g. Prueba conjetural: que es la que resulta de indicios, señales,
presunciones o argumentos. El Código Procesal Civil y
Mercantil recoge como medio de prueba las presunciones en
su artículo 128 numeral 7º. Y lo regula en los artículos 194 y
195 clasificándolas en legales, que son aquellas que el
legislador incluyo en la ley y las humanas que surgen de la
deducción que hace el juzgador.
Las presunciones legales pueden ser:

 JURIS ET DE JURE: Que es aquella suposición legal que no


admite prueba en contrario. En nuestra legislación lo preceptuado
en el artículo 3 de la Ley del Organismo Judicial que establece que
contra la observancia de la ley, no puede alegarse ignorancia,
desuso, costumbre o práctica en contrario es un típico ejemplo de
esta clase de presunción legal.
 JURIS TANTUM: Que es aquella presunción que si admite
prueba en contrario, o sea que es aquella presunción establecida en
la ley que puede ser destruida por prueba en contra. Las
presunciones contenidas en el Código Civil guatemalteco en su
mayoría son de esta clase, así por presunción del domicilio
voluntario contenido en el artículo 34, la presunción del abandono
voluntario e inmotivada la ausencia que se regula en el artículo
156 la presunción de la paternidad y filiación matrimonial y cuasi
matrimonial reguladas en los artículos 199 y 182 todas ellas
admiten prueba en contrario.

Por su parte Couture clasifica los medios de convicción así:

a. Pruebas directas por percepción: Que son aquellas por las cuales
el juez constara por si mismo el hecho sujeto o litigio,
correspondiente fundamentalmente a esta clase de prueba el
Reconocimiento Judicial.
b. Pruebas por representación: Por ellas, el juez a través de
documentos y personas puede constar un hecho pasado en el
presente. Cuando es por medio de personas pueden ser personas
ligadas al proceso o terceros, en consecuencia existen:
I. Prueba por representación a través de documentos: Nos
referimos a la prueba documental.
II. Prueba por Representación a través de personas ligadas al
proceso: Nos referimos a la Declaración de parte.
III. Prueba por Representación a través de terceros o personas no
ligadas al proceso. Refiriéndonos a la declaración de testigos.
c. Prueba por inducción o deducción: Por este medio de prueba, el
juez llega a comprobar los hechos sujetos a litigio, mediante la
inferencia que el juzgador extrae de los hechos probados en autos.
Es decir nos referimos en especial a la prueba de presunciones.

QUE SE PRUEBA:

Ante la existencia de un conflicto, las partes formulan los hechos y


fundamental su derecho. Como general el derecho no se prueba, pero si
es objeto de demostración los hechos.

A. LA PRUEBA DEL DERECHO: El derecho lo conoce el


juez y aunque las partes lo invoquen mal, el juez advertido
de lo que se discute, según los hechos expuestos y la
pretensión que se quiera hacer valer, aplicará el derecho que
fuere pertinente, Iura novit curia se refiere a que el tribunal
conoce el derecho, sin embargo a esta regla existen ciertas
excepciones:
a. El derecho extranjero: La ley del organismo Judicial
establece en su artículo 3 que no podemos alegar ignorancia,
desuso, costumbre o práctica en contrario de la ley, pero se
refiere a la ley interna, en consecuencia cuando la discusión
es la existencia de una norma extranjera, la misma debe de
probarse. La ley del organismo Judicial en su artículo 35
regula que la parte que invoque la aplicaron del derecho
extranjero o que disienta de la que se invoque o aplique,
justificará su texto, vigencia y sentido mediante certificación
de dos abogados en ejercicio en el país de cuya legislación
se trate la que deberá presentarse debidamente legalizada,
pudiendo el tribunal inclusive indagar los hechos de oficio
por vía diplomática.
b. La costumbre como fuente del derecho: En las
legislaciones en las cuales la costumbre es fuente del
derecho, el mismo debe de probarse. En nuestra legislación
la ley es la fuente de ordenamiento jurídico y la
jurisprudencia la complementa, la costumbre rige
únicamente en defecto de ley aplicable o por delegación de
la ley, siempre que no sea contraria a la moral o al orden
público y que resulte probada. (arto. 2 de la LOJ).
c. La existencia o inexistencia de leyes: otra de las
excepciones a que el derecho no se prueba es la existencia o
inexistencia de alguna ley, que viene a constituir un hecho
que debe ser probado.
B. LA PRUEBA DE LOS HECHOS: Respecto a la prueba de
los hechos, no cabe discusión que en el proceso civil los
hechos que deben de probarse y como consecuencia ser
objeto son los hechos articulados, es decir solo los hechos
aportados por las partes, tanto es así que nuestro código
regula en su artículo 127 último párrafo, que los jueces
desecharán en el momento de dictar sentencia, las pruebas
que no se ajusten a los puntos de hecho expuestos en la
demanda y su contestación, aspecto este que a mi criterio es
criticable, puesto que debiera desde que se entabla la
relación procesal determinar los hechos sujetos a prueba y
recibirse dentro del periodo correspondiente solo aquellos
medios de convicción que pretendan demostrar los hechos a
discusión.
Ahora bien de todos estos hechos aportados por las partes, no todos
deben probarse, siendo las excepciones:

a. HECHOS ADMITIDOS: Los hechos que no son


impugnados por el contrario, son hechos admitidos y estos
quedan fuera del contradictorio y por consiguientes fuera de
la prueba, “Imponer la prueba a todos los hechos, aún a los
aceptados tácitamente por el adversario, representaría exigir
un inútil dispendio de energías contrario a los fines del
proceso” dice Couture”.
b. HECHOS PRESUMIDOS POR LA LEY: Cuando la ley
presume la verdad de un hecho, no corresponde probar aquel
a favor de quien se produce la presunción. Así la presunción
establecida en nuestro Código Civil que regula que el hijo
nacido dentro del matrimonio es hijo del varón con quién la
mujer este casada, no es objeto de prueba la verdad de este
hecho, aunque, en este caso, lo contrario de la presunción
relativa (JURIS TANTUM) y cuando la ley presume que
nadie puede ser ignorante de la observancia de la ley (LOJ
arto. 3) tampoco admite prueba y en este caso ni siquiera en
contra por ser presunción absoluta (JURIS ET DE JURE).
c. HECHOS EVIDENTES: Pudiera ser que el hecho a
discusión ser un hecho evidente, también esto se encuentra
fuera del objeto de la prueba. A nadie se le puede exigir
como ejemplifica Couture que pruebe que la luz del día
favorece la visión de las cosas y la oscuridad la dificulta. En
el caso de los hechos evidentes la experiencia misma del
juzgador suple la actividad probatoria. Es importante
recalcar que si bien el hecho evidente no debe probarse, lo
contrario al hecho evidente si amerita prueba, de tal suerte
de que aquel que alegue que en la oscuridad favorece la
visión, debe probarlo.
d. HECHOS NORMALES: También se suple la prueba aquel
hecho que ocurre como naturalmente debe ocurrir, debiendo
de probar aquel que alega que ocurrió en forma anormal o
excepcional. Si la discusión fuera el periodo de gestación,
no le corresponde probar aquel que alega que fue en nueve
meses, correspondiéndole probar aquel que alega que fue en
forma anormal.
e. HECHOS NOTORIOS: En el antiguo derecho existía el
aforismo notoria non egent probatione, que significa que los
hechos notorios no deben probarse y esto también es una
excepción a la probanza de los hechos. Un hecho notorio es
aquel que entra naturalmente en el conocimiento, en la
cultura o en la información normal de los individuos con
relación a un lugar o a un círculo social y a un momento
determinado, en el momento en que ocurre la decisión. Un
hecho notorio para nosotros, es que nuestra independencia
fue el quince de septiembre de mil ochocientos veintiuno
hechos y si esto fuera motivo de discusión, quién así lo
afirma no debe probarlo.
En resumen, los hechos que deben ser probados en el proceso son los
hechos articulados o formulados por las partes y que sean contradictorios,
quedando fuera aquellos contradictorios evidentes, notorios, normales o
presumidos por la ley.

EL PROCEDIMIENTO PROBATORIO:

La prueba en el proceso civil puede ser valorada por el juez, siempre y


cuando cumpla con el procedimiento probatorio. El procedimiento
probatorio es una manifestación de contradictorio, así como no se puede
concebir un proceso sin debate tampoco es factible aceptar que una parte
aporte prueba, sin la fiscalización del juez y del adversario. En el derecho
procesal debe existir un orden que permita incorporar la prueba mediante
una serie de pasos que debemos de seguir y que conocemos como
procedimiento probatorio u que está conformado por tres etapas: El
ofrecimiento, el petitorio o proposición y el diligenciamiento, veamos
cada una de ellas.

EL OFRECIMIENTO:
Es un anuncio que hacen las partes, tanto en la demanda como en su
contestación, de las pruebas que van aportar al proceso. En nuestro
ordenamiento jurídico las partes en su demanda y contestación deben
fijar con precisión y claridad las pruebas que van a rendirse. (arto. 106
CPCyM).

EL PETITORIO O PROPOSICIÓN:

La segunda etapa del procedimiento probatorio es el petitorio o solicitud


de admisión de la prueba en virtud de que la prueba siempre se obtiene
por mediación del juez. Solo al juez le compete admitir los medios de
prueba y practicarlos y es técnicamente imposible incorporar al proceso
una prueba sin la efectiva autorización del juzgador. “A la parte incumbe
la elección de los medios de prueba idóneos para producir la prueba
dentro de los procedimientos señalados por la ley. Al juez incumbe
acceder a estos petitorios, efectuando la fiscalización sobre la regularidad
del procedimiento elegido para la producción de la prueba.

EL DILIGENCIAMIENTO DE LA PRUEBA:

Esta etapa es propia del tribunal puesto que una vez ofrecida la prueba y
admitida por el juez, se procede a su incorporación material al expediente
por el tribunal. El diligenciamiento de la prueba de declaración de parte,
de testigos y reconocimiento judicial se practica señalando el día y la
hora y practicándola, dejando constancia por escrito u el diligenciamiento
de la prueba documental cuando el juez la admite como tal.

Hago una pausa aquí, únicamente para expresar que pese a que exista un
procedimiento probatorio, existe la posibilidad de que el juez incorpore al
proceso pruebas sin que cumpla con ese procedimiento y es el caso del
auto para mejor fallar que regula nuestra legislación procesal en su
artículo 197 y por el cual el juez puede acordar para mejor proveer el
diligenciamiento de los siguientes medios de convicción:

 Traer a la vista cualquier documento que interese al proceso.


 Practicar reconocimiento judicial o avalúo
 Traer a la vista cualquier actuación que tenga relación con el
proceso.

O sea que por el auto para mejor fallar, el juez puede incorporar al
proceso pruebas que no han cumplido con el procedimiento probatorio,
pero únicamente la que señala el artículo 197 del Código Procesal Civil y
Mercantil.

VALORACIÓN DE LA PRUEBA:

Cuando la prueba ha cumplido con el procedimiento a que he hecho


referencia y el juez se encuentra en la posición de dictar sentencia, debe
valorarla, es decir determinar que eficacia tiene los medios de prueba
ofrecidos, propuestos y diligenciados, basándose en los distintos sistemas
de valoración.

La doctrina europea distingue entre las llamadas pruebas legales y las


pruebas libres, las primeras son aquellas en las cuales la ley le señala al
juzgador por anticipado el grado de eficacia de la prueba y las segundas
le da libertad par determinar su eficacia fundamentalmente los sistemas
de valoración de la prueba son tres: la prueba legal o tasada, la libre
convicción y la sana critica, sistema este último de aplicación en el
derecho español y por supuesto en nuestro ordenamiento jurídico.

a. PRUEBA LEGAL O TASADA: Como he mencionado en la


doctrina europea y en la nuestra, este sistema de valoración le da al
juzgador, por anticipado el valor que debe asignarle a la prueba.
Así como el código establece en su artículo 130 que la confesión
prestada legalmente produce plena prueba, le esta dando al juez el
valor que debe asignarle a este medio de prueba. Así también el
artículo 186 del CPCyM establece que los documentos autorizados
por notario o por funcionario o empleado público en el ejercicio de
su cargo, producen fe y hacen plena prueba es otro ejemplo de que
la propia ley, le da al juzgador el valor de la prueba, siendo en
consecuencia prueba legal o tasada.
b. LIBRE CONVICCIÓN: Por este sistema de valoración el juez
puede razonar sin apoyarse en la prueba que el proceso presenta al
juez. El juez adquiere el convencimiento de la verdad con la
prueba de autos, fuera de la prueba de autos e inclusive en contra
de la prueba de autos. A mi criterio este sistema de valoración no
es de aplicación en nuestro proceso civil.
c. SANA CRITICA: Este sistema de valoración tiene sus
antecedentes en la ley española, que la aplicó en materia de
interpretación de la prueba testimonial. Este sistema de valoración
viene a constituir una categoría intermedia entre la prueba legal y
la libre convicción, viene a formar un sistema ecléctico, sin la
excesiva rigidez de la primera ni la excesiva incertidumbre de la
segunda. Por la sana critica el juez analiza la prueba ante todo
mediante la reglas del correcto entendimiento humano, con arreglo
a la sana razón (lógica) y aun conocimiento experimental de las
cosas (experiencia). Este sistema de valoración es el que prevalece
en nuestra legislación y así lo regula el artículo 127 último párrafo
del CPCyM, los tribunales, salvo texto de ley en contrario,
apreciarán el mérito de las pruebas de acuerdo con las reglas de la
sana crítica.
LA SENTENCIA:

Además de ser un acto jurídico procesal que emana del órgano


jurisdiccional y por el cual se da una resolución a la controversia,
también es el documento que contiene el texto de dicha resolución.

Con relación a la sentencia como acto jurídico, cabe citar a Eduardo


Couture que dice: “La sentencia es en sí misma un juicio; una operación
de carácter crítico. El Juez elige entre la tesis del actor y la del
demandado (o eventualmente una tercera) la solución que le parece
ajustada a derecho y la justicia. Esa labora se desenvuelve a través de un
proceso intelectual cuyas etapas pueden irse aislando separadamente y al
que la doctrina llama formación o génesis lógica de la sentencia.

Durante mucho tiempo, la doctrina ha concebido el fallo como el


resultado de un cotejo entre la premisa mayor (la ley) y la premisa menor
(el caso). El razonamiento es el siguiente: “Si la ley dice que el
prestatario debe restituir el préstamo al prestamista y Juan es prestatario y
Pedro prestamista, la conclusión lógica es la de que Juan debe restituir el
préstamo a Pedro”. Dentro de este esquema, se desenvuelve la génesis
lógica en la concepción tradicional y aun dominante en esta materia.

Para el mismo Couture, esa concepción de la sentencia como pura


operación lógica, pierde ya terreno, puesto que en el proceso de
formación de la sentencia existen muchas otras circunstancias ajenas al
simple silogismo y que conforme a lo expuesto por el autor, trataré de
resumir:

I. UN EXAMEN “PRIMA FACIE” DEL CASO


SOMETIDO A DECISIÓN: Que consiste en tratar
de saber, a través de un examen primario, si la
pretensión debe ser acogida o rechazada, un
ejemplo podría ser el de pretender declarar disuelto
un matrimonio por la vía del divorcio,
promoviendo la acción en contra del
Administrador de la Mortual, en virtud del
fallecimiento de uno de los cónyuges, no
existiendo pretensión que declarar, en virtud de
que el matrimonio concluye con la muerte, la
misma debe ser rechazada. Es decir, pese a que no
todos los casos se resuelven como el ejemplo dado,
es importante realizar siempre dicho análisis para
determinar si el derecho es fundado y los hechos
relevantes.
II. EXAMEN CRÍTICO DE LOS HECHOS: Si el
análisis primario efectuado, arroja la posibilidad de
admitir el caso, entonces se entra a la segunda fase,
que consiste en el análisis de los hechos. Es en esta
fase en la que el juez actúa como un historiador,
tiene frente a él, los hechos expuestos por las
partes y las pruebas aportadas al proceso, él ha
leído documentos, ha escuchado testigos, ha
visitado lugares, ha sacado conclusiones de los
hechos conocidos y ha construido desconocidos y
en tal virtud es el historiador de los hechos que han
dado origen al juicio.
Pero recordemos que el juez debe tener en cuenta
que la prueba civil, es un modo de verificación de
los que las partes le han comunicado nunca un
medio de investigación y en tal virtud el no conoce
mas verdad que aquella que las partes le han
comunicado y conforme a esa verdad, apartando el
juicio los elementos inútiles o vanos, el juez debe
reconstruir los hechos, volver al pasado, hacer una
reconstrucción mental de la realidad pasada y ya
reconstruidos los hechos, debe realizar la
calificación jurídica o lo que podríamos denominar
la tipificación del hecho, convirtiendo o
identificándolo con la figura jurídica conocida que
le corresponde.
III. APLICACIÓN DE DERECHO A LOS
HECHOS: Ya tipificamos los hechos, corresponde
determinar el derecho aplicable, es decir que
norma aplicable al tipo jurídico. Se denomina
subsunción y es el enlace lógico entre el hecho
concreto y particular con la norma jurídica. El juez
es libre de determinar la norma que cree aplicable
al caso concreto y no se haya atado por los errores
o las omisiones de las partes, el derecho lo sabe el
juez (Jura novit curia). El juez esta obligado a
motivar su fallo y esto es la garantía de
fiscalización que tienen las partes sobre los
procesos reflexivos del juez, un fallo sin
motivación priva a las partes de esa fiscalización.
IV. DECISIÓN: Determinado el derecho o la norma
aplicable, la última etapa de la sentencia es la
decisión. Luego del proceso crítico el juez decide
sobre una solución favorable o desfavorable para
el actor.

REDACCIÓN DE LAS SENTENCIAS:

La Ley del Organismo Judicial, en su artículo 147 describe los requisitos


que debe contener una sentencia, el que debe complementarse con lo que
establece el artículo 143 del mismo cuerpo legal, con relación a los
requisitos de toda resolución, en consecuencia la sentencia debe contener.

 Nombre del tribunal que la dicta.


 Lugar y fecha.
 Nombre completo, razón social o denominación (estos dos últimos
casos para las personas jurídicas colectivas).
 Domicilio de los litigantes (entendiéndose como circunscripción
departamental, donde tiene ubicada su residencia) o el de sus
representantes (mandatarios, gerentes, tutores, padres etcétera)
 Nombre del los abogados de cada parte.
 Clase de proceso (de conocimiento, de ejecución)
 Tipo de proceso (oral, ordinario, sumario, etcétera)
 Objeto del proceso (la pretensión)
 Resumen del memorial de demanda (debe entenderse, que lo que
se pretende es un resumen de las partes importantes de la demanda
y no copia literal de la misma)
 Resumen del memorial de contestación
 Resumen de las excepciones interpuestas (como norma general se
refiere únicamente a las excepciones perentorias, tomando en
cuenta que las previas se resuelven por otra vía y en otro momento,
con raras excepciones)
 Resumen de la reconvención.
 Hechos sujetos a prueba (aquí el juez delimita los hechos que son
motivo de prueba)
 Las consideraciones de derecho (en este apartado, el juez debe
motivar su fallo, efectuando un análisis de la norma legal aplicable
al caso concreto y el mérito de la valoración de las pruebas
rendidas y los hechos que estima probados, expondrá las doctrinas
y principios aplicables al caso y analizará la ley en que se apoya su
razonamiento)
 La parte resolutiva (la decisión del juez, que debe ser clara,
expresa y precisa y por supuesto congruente con el objeto del
proceso)
 Cita de leyes.
 Firmas del juez y secretario.
 Es prohibido el uso de abreviaturas y cifras, salvo las cita de leyes.
CLASES DE RESOLUCIONES O PROVIDENCIAS:

PROVIDENCIAS: Del verbo proveer, suministrar, acceder, conceder.


Por las resoluciones o providencias el juez concede a las partes, lo que
está en sus manos otorgar.

I. PROVIDENCIAS MERE-INTERLOCUTORIAS: En
nuestra legislación llamada decreto, determinaciones de mero
trámite.
II. SENTENCIAS INTERLOCUTORIAS: Por ellas se deciden
las incidencias surgidas en el proceso principal o material que
no es de simple trámite, en nuestra legislación toman el nombre
de autos.
III. SENTENCIAS DEFINITIVAS: Son las que se dictan y
deciden el fondo del asunto o a través de ellas se decide el
asunto principal, estas a su vez pueden ser:
a. Declarativas: Que tienen por objeto la declaración de un
derecho, a través de ella se constata o fija una situación
jurídica. En primera instancia todas las sentencias son
declarativas como antecedente de la decisión principal, que
podría ser la constitución o extinción de una situación
jurídica o la imposición de una prestación, pero debe quedar
claro, que la sentencia declarativa o de mera declaración no
llega mas lejos que simplemente declarar un estado de
incertidumbre, una sentencia de reivindicación de la
propiedad, podría ser un ejemplo de esta clase de sentencia.

b. Constitutivas: Estas sentencias además de declarar un


derecho, crean, modifican o extinguen un estado jurídico. La
sentencia que declara el divorcio y la que declara la filiación
son ejemplos de esta clase de sentencias, el que era casado
ahora es soltero y el que no era padre a través de la sentencia
se le constituye.
c. De condena: Estas además de ser declarativas, imponen el
cumplimiento de una prestación. Como lo mencioné al
principio, el pago de daños y perjuicios, la fijación de la
pensión alimenticia son ejemplos de esta clase de sentencias.

ENMENDAR
DEFINCION Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua,
enmendar, significa arreglar, quitar defectos, Corregir, sacar lo que está
mal. Resarcir los daños, Rectificar, enmendar los errores o defectos de
alguien o algo

ENMENDAR. (Del lat. emendare; de e, priv., y menda, falta, error.) tr.


Corregir, quitar defectos. Ú.t.c.r. II Resarcir un daño. II Der. Rectificar un
tribunal superior su propia sentencia. II Mar. Variar el rumbo.

Artículo 67. Enmienda del procedimiento. (Reformado por el artículo


4 del Decreto Ley 75-90). Los jueces tendrán facultad para enmendar el
procedimiento en cualquier estado del proceso. Cuando se haya cometido
error sustancial que vulnere los derechos de cualquiera de las partes. Para
los efectos de esta ley. Se entenderá que existe error sustancial, cuando
se violen garantías constitucionales. Disposiciones legales o formalidades
esenciales del proceso. La enmienda está sujeta a las siguientes
limitaciones:
a) El juez deberá precisar razonadamente el error.
a) b) El auto deberá señalar en forma concreta, las resoluciones y
diligencias que sean afectadas por la enmienda y se pondrá razón al
margen de las mismas para hacer constar que han quedado sin validez.
b) No afectará a las pruebas válidamente recibidas.
c) No afectará a las actuaciones independientes que no tengan relación
con el acto o resolución que motivó la enmienda del procedimiento. El
auto que disponga la enmienda del procedimiento es apelable en toda
clase de juicios.

ESQUEMA DEL TRÁMITE DEL JUICIO ORDINARIO DE

DIVORCIO

EMPLAZAMIENTO
DEMANDA ACTITUD DEL DEMANDADO
61, 79, 106, 107 1 1) Allanamiento, 115
CPCYM 9 díías 2 2) Rebeldía, 113-114
111 CPCYM 3 3) Contestación negativa, 118
4 4) Contestación negativa y
excepciones perentorias, 118
5 5) Contestación negativa y
reconvención, 118-119
EXCEPCIONES PREVIAS CPCYM
(116 CPCyM)
Dentro de 6 días, 120 CPCYM
Trámite: Incidental
138 - 140 LOJ
PRUEBA
Período de prueba: 30 días, se puede ampliar en 10
más, 123 CPYM.
Período extraordinario: 120 días si existiere prueba
Fases o Momentos fuera del país, 124 CPCYM
1. Ofrecimiento (demanda presentación o contestación).
2. Proposición (al emitirse resolución que abre a prueba).

3. Diligenciamiento (cuando se está desarrollando).

4. Valoración (el juez analiza estudia y valora, previo emitir fallo Juez señala día y hora para la vista.
15 días, 142 LOJ
final)

VISTA Y ALEGATOS
196 CPYM

AUTO PARA MEJOR FALLAR


15 días
142 LOJ
Optativo antes de pronunciar el fallo en un
plazo no mayor de 15 días (197 CPCYM)

SENTENCIA
198 CPCYM,
143, 147 LOJ

BIBLIOGRAFIA

1. AGUIRRE GODOY, Mario. 2,000. Derecho Procesal Civil.


Edición 1ª. Editorial: Vile, Av.Simeón Cañas. Guatemala. Tomo II
reimpresión. Pág. 179 a la 240.
2. ALSINA HUGO, Tratado Teórico Práctico, Derecho Procesal Civil
y Comercial, Tomo V, Pág. 37.
3. BRAÑAS, Alfonso. 1998. Manual de Derecho Civil, 1ª. Edición.
Ed. Estudiantil FÉNIX. Pág. 170 a la 177.
4. CABANELLAS, Guillermo. 1996. Diccionario Enciclopédico de
Derecho Usual. Tomo III D-E. Edición 24ª. Editorial Heliasta.
5. COUTORE, EDUARDO J. Fundamento de Derecho Procesal
Civil, Edición Nacional, S.A., México, D.F. 1,982. Pág. 318.
6. DE LA PLAZA, MANUEL, Derecho Procesal Civil Español,
Volumen II, Pág. 539.
7. GORDILLO, Mario, 2,003. El derecho Procesal Civil
Guatemalteco, aspectos generales de Los procesos de
conocimiento. 2ª. Edición, corregida y aumentada. Ed. División
Editorial estudiantil FÉNIX. Pág. 59 a la 98.

CONSULTA DE LEYES:

1. Código Civil Decreto ley No. 106.


2. Constitución Política de la República de Guatemala Vigente.
3. Ley del Organismo Judicial decreto ley No. 2-89 sus Reformas.
4. Ley de tribunales de familia, Decreto ley No. 206.
5. Código Procesal Civil y Mercantil, guatemalteco decreto Ley No.
107.

Cobán Alta Verapaz, 29 DE OCTUBRE DE 2008

f.

Pasante

No. De Carné:
COMENTARIO PERSONAL AL CONCLUIR EL JUICIO
ORDINARIO DE DIVORCIO POR CAUSA DETERMINADA.

El presente Juicio de Divorcio Ordinario por causa determinada, se


finalizo con la Sentencia dictada por el Juzgado de la Niñez y
Adolescencia y Adolescentes en Conflicto con la Ley Penal y De Familia
del Departamento de Alta Verapaz, resumiendo cada uno de los hechos
expuestos y las etapas procesales fenecidas para el resultado del presente
caso. Debido a que una de las partes no se presento a ninguna de las
audiencias señaladas para el efecto, se le declaró Rebelde, por lo que la
tramitación del presente divorcio ordinario sucedió sin pruebas de la
parte demandada, únicamente la Declaración de Parte que como
declaraba el Juez se dicto la Rebeldía por lo que se tiene probado lo
dicho por la parte Actora, sin embargo era necesario llevar a su
finalización el presente caso debido a que eran demasiados años en los
que la pareja nunca tuvo relación, circunstancia que prueba que el
matrimonio debe de respetarse por ser una institución tan antigua dentro
del Derecho Civil.