Vous êtes sur la page 1sur 14

Camina pueblo de dios.

Cielo y tierra se abrazan,


nuestra alma halla el
perdón,
Camina pueblo de dios, vuelven a abrirse los cielos
camina pueblo de dios. para e hombre pecador.
Nueva ley, nueva alianza en Israel peregrino, vive y
la nueva creación canta tu redención.
Camina pueblo de dios, hay nuevos mundos
camina pueblo de dios. abiertos en la nueva
creación.

Mira allá en el calvario en la


roca hay una cruz,
muerte que engendra la
vida, nuevos hombres
nueva luz.
cristo nos ha salvado, con
su muerte y resurrección.
todas las cosas renacen en
la nueva creación.

Cristo toma en su cuerpo el


pecado la esclavitud,
al destruirlos nos trae una
plenitud.
pone en paz los hombres, a
las cosas y al creador.
todo renace a la vida, en la
nueva creación.
PERDÓN SEÑOR
Perdón Señor, Misericordia
Padre Bueno Que Nos
Amas

No quieres dejar caído al


pecador
buscándonos vas amigo y
buen pastor
Viniste a salvar al enfermo y
pobre

Es triste vivir sin paz y sin


amor
volvemos a ti perdónanos
Señor,
tu inmensa bondad siempre
nos recibe.

Tan grande es tu amor que


mueres en la cruz
Con sangre y dolor ¡Así nos
amas tu!
Muriendo Jesús haces que
vivamos.
Peque, peques.
Pequé, pequé Dios mío; Por los azotes crueles
piedad, Señor piedad; piedad, Señor piedad
si grandes son mis culpas, por las amargas hieles
mayor es tu bondad. piedad, Señor piedad

por tu alma desolada


Por tu sangre preciosa,
piedad, Señor piedad
piedad, Señor piedad.
por tu madre angustiada.
por tu sed ardorosa
piedad, Señor piedad.
piedad, Señor piedad

Por tu aflicción del huerto


piedad, Señor piedad
por tu costado abierto
piedad, Señor piedad
Por tu larga agonía
piedad, Señor piedad
por ruegos de maría
piedad, Señor piedad

Señor a ti acudo
llorando mi extravió,
perdóname dios mío
y apiádate de mi.

Hoy pone triste el alma,


sedienta de consuelo
sus ojos en el cielo y
su esperanza en ti.
Perdona a tu pueblo, Por las tres horas de tu
agonía,
Perdona a tu pueblo, Señor,
en que por madre diste a
perdona a tu pueblo,
María.
perdónale, Señor.

No estés eternamente Por la abertura de tu


enojado, costado,
Perdónale, Señor. no estés eternamente
enojado.
Por tus profundas llagas
crueles,
por tus salivas y por tus
hieles,

Por las heridas de pies y


manos,
por los azotes tan
inhumanos,
Perdónale, Señor.
Por los tres clavos que te
clavaron,
y las espinas que te
punzaron,
Éxodo y liberación. Peregrino sin un porqué,
peregrino sin una luz,
Peregrino, ¿a dónde vas?,
peregrino por el camino que
si no tienes a donde ir...
va a la cruz. Dios camina en
Peregrino por un camino
tu soledad, ilumina tu
que va a morir. Si el
desierto es un arenal, el corazón, compañero de tus
senderos buscando amor.
desierto de tu vivir, ¿quién
te guía y te acompaña en tu
soledad?

Solo Él, mi Dios,


que me dio la libertad,
solo Él, mi Dios,
me guiará.

Peregrino que a veces vas


sin un rumbo en tu caminar.
Peregrino que vas cansado
de tanto andar. Buscas
fuentes para tu sed y un
rincón para descansar,
¡vuelve, amigo! que aquí en
Egipto lo encontrarás.
Perdón, Señor, perdón. Ensañare a los malvados
tus caminos. Volverán a ti
los pecadores.
Perdón, Señor, perdón.
Misericordia, mi Dios, por tu
bondad; Por tu inmensa Líbrame de la sangre mi
dios y cantara mi lengua tu
compasión borra mi culpa.
justicia.
Abrirás mis labios, Señor, y
Lava del todo mi delito y mi boca cantará tus
limpia todo mi pecado. alabanzas.

Reconozco mi culpa, Señor;


tengo siempre presente mi
pecado.

Contra ti, contra ti sólo


pequé, cometí la maldad
que aborreces.

Hazme oír el gozo y la


alegría; que se alegren los
huesos quebrantados.
¡Jerusalén, Jerusalén!
Jerusalén, ciudad de Dios,
grítale a Cristo: ¡liberación!
Hoy en la gloria cruza tus
calles ¡Jerusalén, Jerusalén!

Con su palabra al pueblo


enseñó, entre tus niños
habló de amor, fue entre los
pobres líder de paz.
¡Jerusalén, Jerusalén!

Tú lo esperaste siglos de
ayer, tú lo aclamaste rey de
Israel, tú le gritaste: ¡muerte
de cruz!
¡Jerusalén, Jerusalén!
Pueblo mío. Yo te hice poderoso,
estando yo a tu lado
Pueblo mío,
derroté a tus enemigos;
¿qué te he hecho?
¿En qué te he ofendido? tú hiciste una cruz
para tu Salvador.
Respóndeme. (bis)

Yo te saqué de Egipto
y por cuarenta años
te guié en el desierto;
tú hiciste una cruz
para tu Salvador.

Yo te libré del mar,


te di a beber el agua
que manaba de la roca;
tú hiciste una cruz
para tu Salvador.

Yo te llevé a tu tierra,
por tu vendí a los reyes
de los pueblos cananeos; tú
hiciste una cruz
para tu Salvador.
Pueblo que avanzas
buscando.
5. Si se prolonga la noche y
acosa la oscuridad. será la
fe de tus pasos la luz que te
1. Pueblo que avanzas
guiará.
buscando la tierra de
salvación. Alza tus ojos al
cielo, en él está tu Señor.

2. La tierra que te prometo,


mana leche y mana miel.
Procura que la injusticia no
siembre en ella su hiel.

3. Haz de la sed del desierto


un manantial de esperanza.
deja maltrecho el cansancio,
con cada paso que
avanzas.

4. Pueblo que tienes la


herencia de un Dios que
resucitó. rompe los muros
del miedo, y alcanza la
salvación.
Junto A La Cruz.
Tarde de Viernes Santo,
ha muerto ya Jesús.
Tarde de pena y llanto
que destrozo una cruz.

Miras al hijo muerto,


me miras luego a mí.
Tú me lo diste vida,
yo te lo doy así.

¿Quién te cargo un
madero? ¿Quién te obligó a
subir? ¿Quién te clavó,
Cordero?
!Te condené a morir!

Aunque tu alma llora,


llora junto a la cruz.
En tu dolor, Señora, hoy nos
ha dado a luz.
Que ves en la noche.
¿Qué ves en la noche, Vi los cielos nuevos
dinos centinela? y la tierra nueva.
Cristo entre los vivos,
y la muerte muerta.
Dios como un almendro Dios en las criaturas,
con la flor despierta; ¡y eran todas buenas!
Dios que nunca duerme
busca quien no duerma,
y entre las diez vírgenes
sólo hay cinco en vela.

Gallos vigilantes
que la noche alertan.
Quien negó tres veces
otras tres confiesa,
y pregona el llanto
lo que el miedo niega.

Muerto le bajaban
a la tumba nueva.
Nunca tan adentro
tuvo al sol la tierra.
Daba el monte gritos,
piedra contra piedra.
Pueblo santo y elegido. 4. Reunidos en la Iglesia
1. Caminamos hacia ti, proclamamos su verdad:
oh ciudad de nuestro Dios, Jesucristo es el que salva
construyendo en este dando al mundo su amistad.
mundo
la verdad y el amor.
5. Los caminos de este
mundo
Pueblo Santo y elegido son caminos sin final:
congregado en el amor, sólo Cristo es el sendero
vas buscando, peregrino, que conduce a la verdad.
la ciudad de nuestro Dios.
6. Cuando llegue el
2. Avanzamos, peregrinos, momento

con Jesús, nuestra de nuestra hora final,


esperanza. Jesucristo, nuestro
hermano,
Él nos salva, Él nos guía,
nos dará su eternidad.
con la luz de su palabra.

3. Quien tiene hambre de


justicia,
quien anhela la verdad,
en la mesa del Señor
su Palabra encontrará.
El juicio de Cristo ¡Cristo va a morir, Cristo va
(Brotes de olivo) a morir! Por ti, por mí.
¡Salve, Rey de los Judíos!, "¡Crucifícale! ¡Crucifícale!
ningún delito encuentro en ¡Crucifícale!"
ti,
porque nada tú has hecho
¡vas a morir!

Te han coronado de
espinas, de loco te han
puesto el manto.
Al pueblo dice Pilatos: "Ved
como Cristo ha quedado".
"¡Crucifícale! ¡Crucifícale!"

Al pueblo ha sido
entregado, han apresado a
Jesús,
y en su espalda le han
cargado con el peso de la
cruz.

Es tu pecado y el mío, tu
maldad, mi ingratitud,
hemos huido a la tiniebla,
no queremos ver la luz.
Dame tu perdón.
1. Ten piedad, Dios mío,
dame tu perdón.
Soy un peregrino, soy un
pecador,
vengo arrepentido, ten
piedad, Señor,
vuelve a mí tus ojos con
amor.
2. Lejos de tu casa, de tu
bendición,
malgasté mi vida en la
perdición.
Roto y pobre vengo, ten
piedad, Señor,
vuelve a mí tus ojos con
amor.
3. A tus puertas llamo, sé
que me abrirás.
Con los pecadores
muestras tu bondad.
A salvarnos vienes, ten
piedad, Señor,
vuelve a mí tus ojos con
amor.