Vous êtes sur la page 1sur 5

1.

Difteria
La mayoría de nosotros sólo conoce la difteria como una enfermedad misteriosa de
hace mucho tiempo, gracias a la vacuna contra la difteria que reciben los bebés. Esta
vacuna, llamada DTaP, ofrece protección contra la difteria, el tétano y la tosferina (tos
convulsa). Si bien es prevenible, la difteria sigue existiendo y provoca la formación de
un grueso revestimiento en la parte trasera de la nariz o en la garganta. Puede conducir
a dificultades respiratorias, insuficiencia cardíaca, parálisis e incluso la muerte.
Asegúrese de vacunar para ayudar a mantener esta peligrosa infección alejada de sus
hijos.
Los médicos recomiendan que su hijo reciba cinco dosis de la vacuna DTaP para
obtener la mejor protección. Su hijo necesitará una dosis en las siguientes edades: 2
meses, 4 meses, 6 meses, 15 a 18 meses y 4 a 6 años.

2. Varicela
La varicela es una enfermedad que causa una erupción de ampollas con picazón y
fiebre. Una persona con varicela podría tener muchas ampollas por todo el cuerpo:
hasta 500. La varicela puede ser grave e incluso potencialmente mortal, en especial en
los bebés, adultos y personas con sistemas inmunitarios débiles. Hasta los niños sanos
pueden enfermarse gravemente. Vacunar a los niños a temprana edad es muy
importante para mantenerlos saludables.
Los médicos recomiendan que su hijo reciba dos dosis de la vacuna contra la varicela
para obtener la mejor protección. Su hijo necesitará una dosis en las siguientes edades:
entre los 12 y 15 meses y entre los 4 y los 6 años.

3. Paperas
Las paperas son mejor conocidas por causar la hinchazón de las mejillas y la mandíbula.
Esto se debe a la inflamación de las glándulas salivales. Otros síntomas incluyen fiebre,
dolor de cabeza y músculos y cansancio. Las paperas son una enfermedad contagiosa
que no tiene tratamiento. Las paperas siguen siendo una amenaza hoy en día:
anualmente en los Estados Unidos se presentan casos de personas con paperas. En
años recientes, han ocurrido brotes de paperas en entornos donde había contacto
cercano y prolongado con personas infectadas, como las que compartían un salón de
clases o jugaban en el mismo equipo deportivo. La vacuna MMR los protege a usted y a
su familia contra las paperas, el sarampión y la rubéola.
Los médicos recomiendan que su hijo reciba dos dosis de la vacuna MMR para obtener
la mejor protección. Su hijo necesitará una dosis en las siguientes edades: entre los 12
y 15 meses y entre los 4 y los 6 años.

4. Rotavirus
El rotavirus es contagioso y puede causar diarrea acuosa grave, a menudo con vómitos,
fiebre y dolor abdominal, principalmente en los bebés y niños pequeños. Los niños
podrían deshidratarse gravemente por la enfermedad y necesitar ser hospitalizados. Si
un niño deshidratado no recibe la atención necesaria, podría morir. La vacuna contra el
rotavirus es una de las primeras que puede recibir un bebé; es la mejor manera de
proteger a su hijo contra la enfermedad del rotavirus.
Los médicos recomiendan que su hijo reciba dos o tres dosis de la vacuna
(dependiendo de la marca) para obtener la mejor protección. Los bebés deben recibir
la primera dosis a los 2 meses de edad. En el caso de ambas vacunas, los bebés reciben
la segunda dosis a los 4 meses. Si reciben la vacuna RotaTeq, necesitarán una tercera
dosis a los 6 meses.

5. Enfermedad neumocócica
Esta enfermedad es causada por bacterias llamadas Streptococcus pneumoniae. Causa
infecciones de oído, infecciones sinusales, neumonía e incluso meningitis, lo que la
hace muy peligrosa para los niños. Los gérmenes pueden invadir partes del cuerpo,
como el cerebro o la médula espinal, que normalmente están libres de gérmenes.
Asegúrese proteger a sus hijos de esta peligrosa enfermedad, vacunándolos.
Los médicos recomiendan que su hijo reciba cuatro dosis de la vacuna
antineumocócica conjugada (también llamada PCV13) para obtener la mejor
protección. Su hijo necesitará una dosis en las siguientes edades: 2 meses, 4 meses, 6
meses y entre los 12 y los 15 meses.