Vous êtes sur la page 1sur 314

CÓDIGO ORGÁNICO PROCESAL PENAL

Decreto 9.042

12 de junio de 2012

HUGO CHAVEZ FRIAS


Presidente de la República

Con el supremo compromiso y voluntad de lograr la mayor eficiencia política y calidad


revolucionaria en la construcción del Socialismo y la refundación de la República, basada en
principios humanistas y sustentada en los principios morales y éticos Bolivarianos que persiguen el
progreso de la patria y el colectivo, por mandato del pueblo y en ejercicio de las atribuciones
previstas en el numeral 8 del artículo 236 de la Constitución de la República Bolivariana de
Venezuela y de conformidad con lo dispuesto en el artículo 1, numeral 6, de la Ley que autoriza al
Presidente de la República para Dictar Decretos con Rango, Valor y Fuerza de Ley, en las Materias
que se Delegan, publicada en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 6009
Extraordinario, de fecha 17 de diciembre de 2010, en Consejo de Ministros.

INDICE
DECRETO 9.042 12 DE JUNIO DE 2012 CON RANGO, VALOR Y FUERZA DE LEY DEL
CÓDIGO ORGÁNICO PROCESAL PENAL
TITULO PRELIMINAR
PRINCIPIOS Y GARANTÍAS PROCESALES
ARTICULOS 1- 23

LIBRO PRIMERO

DISPOSICIONES GENERALES
TÍTULO I
DEL EJERCICIO DE LA ACCIÓN PENAL
Capítulo I
De su Ejercicio
Artículo 24 al 27
Capítulo II
De los Obstáculos al Ejercicio de la Acción
Artículos 28 al 37
Capítulo III
De las Alternativas a la Prosecución del Proceso
Sección Primera
Del Principio de Oportunidad
Artículo 38. -40
Sección Segunda
De los Acuerdos Reparatorios
Artículo 41 -42
Sección Tercera
De la Suspensión Condicional del Proceso
Artículo 43 -47
Sección Cuarta
Disposición Común
Artículo 48.
Capítulo IV
De la Extinción de la Acción Penal
Artículo 49
TÍTULO II
DE LA ACCIÓN CIVIL
Artículo 50. - 54
TÍTULO III
DE LA JURISDICCIÓN
Capítulo I
Disposiciones Generales
Artículo 55 -57
Capítulo II
De la Competencia por el Territorio
Artículo 58 - 64
Capítulo III
De la Competencia por la Materia
Tribunales de Primera Instancia
Artículo 65 -72
Capítulo IV
De la Competencia por Conexión
Artículo 73 -79
Capítulo V
Del Modo de Dirimir la Competencia
Artículo 80 - 87
Capítulo VI
De la Recusación y la Inhibición
Artículo 88 - 105
TÍTULO IV
DE LOS SUJETOS PROCESALES Y SUS AUXILIARES
Capítulo I
Disposiciones Preliminares
Artículo 105 - 107
Capítulo II
Del Tribunal
Organización de los Circuitos
Artículo 108 - 110
Capítulo III
Del Ministerio Público
Artículo 111 - 112
Capítulo IV
De los Órganos de Policía de Investigaciones Penales
Artículo 113 -119
Capítulo V
De la Víctima
Artículo 120 - 125
Capítulo VI
Del Imputado o Imputada
Sección Primera
Normas Generales
Artículo 126 - 131
Sección Segunda
De la Declaración del Imputado o Imputada
Artículo 132 - 148
Capítulo VII
De los y las Auxiliares de las Partes
Artículo 149 - 150
TÍTULO V
DE LOS ACTOS PROCESALES Y LAS NULIDADES
Capítulo I
De los Actos Procesales
Sección Primera
Disposiciones Generales
Artículo 151 - 156
Sección Segunda
De las Decisiones
Artículo 157 162
Sección Tercera
De las Notificaciones y Citaciones
Artículo 163 - 173
Capítulo II
De las Nulidades
Artículo 174 - 182
TÍTULO VI
RÉGIMEN PROBATORIO
Capítulo I
Disposiciones Generales
Artículo 181 - 185
Capítulo II
De los Requisitos de la Actividad Probatoria
Sección Primera
De las Inspecciones
Artículo 186 - 195
Sección Segunda
Del Allanamiento
Artículo 196 - 200
Sección Tercera
De la Comprobación del Hecho en Casos Especiales
Artículo 200 - 203
Sección Cuarta
De la Ocupación e Interceptación de Correspondencia y
Comunicaciones
Artículo 204 - 207
Sección Quinta
Del Testimonio
Artículo 208 -222
Sección Sexta
De la Experticia
Artículo 223 - 228
TÍTULO VII
DE LAS MEDIDAS DE COERCIÓN PERSONAL
Capítulo I
Principios Generales
Artículo 229 - 233
Capítulo II
De la Aprehensión por Flagrancia
Artículo 234 - 235
Capítulo III
De la Privación Judicial Preventiva de Libertad
Artículo 236 - 241
Capítulo IV
De las Medidas Cautelares Sustitutivas
Artículo 242 - 249
Capítulo V
Del Examen y Revisión de las Medidas Cautelares
Artículo 250
TÍTULO VIII
DE LOS EFECTOS ECONÓMICOS DEL PROCESO
Capitulo I
De las Costas
Artículo 251 - 256
Capítulo II
De la Indemnización, Reparación y Restitución
Artículo 257 - 261

LIBRO SEGUNDO

DEL PROCEDIMIENTO ORDINARIO


TÍTULO I
FASE PREPARATORIA
Capítulo I
Normas Generales
Artículo 262 - 264
Capítulo II
Del Inicio del Proceso
Sección Primera
De la Investigación de Oficio
Artículo 265 - 266
Sección Segunda
De la Denuncia
Artículo 267 -273
Sección Tercera
De la Querella
Artículo 274 - 281
Sección Cuarta
Disposiciones Comunes
Artículo 282 - 284
Capítulo III
Del Desarrollo de la Investigación
Artículo 285 - 296
Capítulo IV
De los Actos Conclusivos
Artículo 297 - 308
TÍTULO II
DE LA FASE INTERMEDIA
Artículo 309 - 314
TÍTULO III
DEL JUICIO ORAL
Capítulo I
Normas Generales
Artículo 315 - 324
Capítulo II
De la Sustanciación del Juicio
Sección Primera
De la Preparación del Debate
Artículo 325 - 326

Sección Segunda
Del Desarrollo del Debate
Artículo 327 - 343
Sección Tercera
De la Sentencia
Artículo 344 - 352

LIBRO TERCERO

DE LOS PROCEDIMIENTOS ESPECIALES


TÍTULO I
DISPOSICIÓN PRELIMINAR
Artículo 353
TITULO II
DEL PROCEDIMIENTO PARA EL JUZGAMIENTO
DE LOS DELITOS MENOS GRAVES
Artículo 354 - 371
TÍTULO III
DEL PROCEDIMIENTO ABREVIADO
Artículo 372 - 374
TÍTULO IV
DEL PROCEDIMIENTO POR ADMISIÓN DE LOS HECHOS

Artículo 375
TÍTULO V
DEL PROCEDIMIENTO EN LOS JUICIOS CONTRA EL PRESIDENTE O PRESIDENTA DE LA REPÚBLICA Y
OTROS ALTOS FUNCIONARIOS O ALTAS FUNCIONARIAS DEL ESTADO
Artículo 376 - 381
TÍTULO VI
DEL PROCEDIMIENTO DE EXTRADICIÓN
Artículo 382 - 390
TÍTULO VII
DEL PROCEDIMIENTO EN LOS DELITOS DE ACCIÓN
DEPENDIENTE DE INSTANCIA DE PARTE
Artículo 391 - 409
TÍTULO VIII
DEL PROCEDIMIENTO PARA LA APLICACIÓN DE MEDIDAS
DE SEGURIDAD
Artículo 410 - 412

TÍTULO IX
DEL PROCEDIMIENTO PARA LA REPARACIÓN DEL DAÑO
Y LA INDEMNIZACIÓN DE PERJUICIOS
Artículo 413 - 422

LIBRO CUARTO

DE LOS RECURSOS
TÍTULO I
DISPOSICIONES GENERALES
Artículo 423 - 435
TÍTULO II
DE LA REVOCACIÓN
Artículo 436 - 437
TÍTULO III
DE LA APELACIÓN
Capítulo I
De la Apelación de Autos
Artículo 439 - 442
Capítulo II
De la Apelación de la Sentencia Definitiva
Artículo 443 - 450
TÍTULO IV
DEL RECURSO DE CASACIÓN
Artículo 451 - 461
TÍTULO V
DE LA REVISIÓN
Artículo 462 - 469

LIBRO QUINTO

DE LA EJECUCIÓN DE LA SENTENCIA
Capítulo I
Disposiciones Generales
Artículo 470 - 481
Capítulo II
De la Suspensión Condicional de la Ejecución de la Pena,
de las Fórmulas Alternativas del Cumplimiento de la Pena y
de la Redención Judicial de la Pena por el Trabajo y el
Estudio
Artículo 482 - 500
Capítulo III
De la Aplicación de Medidas de Seguridad
Artículo 501 - 503

LIBRO FINAL
TÍTULO I
DE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRIBUNALES, DEL
MINISTERIO PÚBLICO Y DE LA DEFENSA PÚBLICA PARA
LA ACTUACIÓN EN EL PROCESO PENAL
Capítulo I
De los Órganos Jurisdiccionales Penales
Artículo 504 - 513
Capítulo II
Del Ministerio Público
Artículo 514
Capítulo III
De la Defensa Pública
Artículo 515
TÍTULO II
NORMAS COMPLEMENTARIAS
Artículo 516 - 518
DISPOSICIONES TRANSITORIAS
Primera - Segunda.

DISPOSICION DEROGATORIA
Única.

DISPOSICIONES FINALES
Primera - Quinta.

Dado en Caracas, a los doce días del mes de junio de dos mil doce. Año 202° de la Independencia,
153° de la Federación y 13° de la Revolución Bolivariana.
DECRETO CON RANGO, VALOR Y FUERZA DE LEY DEL

CÓDIGO ORGÁNICO PROCESAL PENAL


Decreto 9.042 12 de junio de 2012

TITULO PRELIMINAR
PRINCIPIOS Y GARANTÍAS PROCESALES

Juicio previo y debido proceso


Artículo 1°. Nadie podrá ser condenado sin un juicio previo, oral y público, realizado sin dilaciones
indebidas, sin formalismos ni reposiciones inútiles, ante un Juez o Jueza, o tribunal imparcial,
conforme a las disposiciones de este Código y con salvaguarda de todos los derechos y garantías
del debido proceso, consagrados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, las
leyes, los tratados, convenios y acuerdos internacionales suscritos y ratificados por la República.

COMENTARIOS:
Esta es, sin duda alguna, la más importante norma del COPP. Desglosándola, tenemos en primer
lugar, la referencia obligada a los artículos 2, 3, 23, 26, 44, 49 y 257 de la Constitución. Estos
artículos están íntimamente ligados a la salvaguarda de todos los derechos y garantías del debido
proceso, al juicio previo juicio previo, oral y público, el cual deber ser realizado sin dilaciones
indebidas, ante un juez o jueza o tribunal imparcial consagrados en las Leyes, los Tratados,
Convenios y Acuerdos Internacionales suscritos ya lógicamente ratificados por la República.
El debido proceso se traduce en la facultad de toda persona de intervenir en el proceso penal que
contra ella se haya incoado, así como también de llevar a cabo las actividades procesales
necesarias para evidenciar la falta de fundamento de la potestad penal que contra él ejerce el
Estado, o cualquier circunstancia que la excluya o la atenúe. (Sent. 1381. Sala Constitucional. Exp.
08-0439. Fecha: 30/oct/2009).

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (que en adelante utilizaremos sus


iniciales C.R.B.V http://libreria-juridica-virtual.webnode.com.ve/ establece de manera pródiga
diversos principios reguladores de todo el proceso de la administración de justicia y se convierte
en tutela de los derechos y garantías de todos los venezolanos, por ejemplo:
Una de las garantías del debido proceso está establecida en el artículo 257. C.R.B.V. que establece
el derecho a la defensa de manera integral y durante todas las etapas del proceso, es decir la
investigación y el juzgamiento.

Otros de los principios al debido proceso es el derecho que tiene el imputado de ser informado de
los cargos por los cuales se le investiga o procesa.

Se dispone el derecho a tener acceso a las pruebas y de disponer del tiempo necesario y de los
medios adecuados para ejercer la defensa.

Se establece el derecho a las dos instancias para quien haya sido condenado con las excepciones
establecidas en la Constitución y la ley.

Ejercicio de la Jurisdicción
Artículo 2°. La potestad de administrar justicia penal emana delos ciudadanos y ciudadanas, y se
imparte en nombre de la República por autoridad de la ley. Corresponde a los tribunales juzgar y
ejecutar, o hacer ejecutar lo juzgado.

Participación ciudadana

Artículo 3°. En ejercicio de la democracia participativa que consagra el artículo 6 de la Constitución


de la República Bolivariana de Venezuela, se garantiza la participación de todo ciudadano o
ciudadana en la administración de justicia penal.

Los ciudadanos y ciudadanas participarán en la administración de la justicia penal conforme a lo


previsto en este Código y en el reglamento correspondiente.

La participación ciudadana en la administración de justicia se ejerce a través de los mecanismos de


control social previstos en el ordenamiento jurídico, para la selección y designación de los jueces y
juezas, así como la asistencia y contraloría social, en los juicios orales, y seguimiento para la
aplicación de fórmulas alternativas a la prosecución del proceso y cumplimiento de pena.
Sin perjuicio de lo previsto en el presente artículo, la ley podrá establecer otros mecanismos de
participación ciudadana ante los tribunales con competencias especiales.

Autonomía e Independencia de los Jueces


Artículo 4°. En el ejercicio de sus funciones los jueces y juezas son autónomos e independientes de
los órganos del Poder Público y sólo deben obediencia a la ley y al derecho.
En caso de interferencia en el ejercicio de sus funciones los jueces y juezas deberán informar al
Tribunal Supremo de Justicia sobre los hechos que afecten su independencia, a los fines de que la
haga cesar.
COMENTARIOS:
Base Jurídica: Articulo 256 y 254 C.R.B.V. imparcialidad e independencia
Autoridad del Juez o Jueza
Artículo 5°. Los jueces y juezas cumplirán y harán cumplir las sentencias y autos dictados en
ejercicio de sus atribuciones legales.
Para el mejor cumplimiento de las funciones de los jueces y juezas, y tribunales, las demás
autoridades de la República están obligadas a prestarles la colaboración que les requieran en el
desarrollo del proceso.
En caso de desacato, desobediencia a la autoridad o incumplimiento de la orden judicial, el juez o
jueza tomará las medidas y acciones que considere necesarias, conforme a la ley, para hacer
respetar y cumplir sus decisiones.
Cuando el Juez o Jueza aprecien u observe la comisión de algún hecho punible con ocasión al
incumplimiento de la orden, está obligado u obligada a notificar inmediatamente al Ministerio
Público, a los efectos legales correspondientes.
Obligación de Decidir
Artículo 6°. Los jueces y juezas no podrán abstenerse de decidir so pretexto de silencio,
contradicción, deficiencia, oscuridad o ambigüedad en los términos de las leyes, ni retardar
indebidamente alguna decisión. Si lo hicieren, incurrirán en denegación de justicia.
Juez o Jueza Natural
Artículo 7°. Toda persona debe ser juzgada por sus jueces o juezas naturales y, en consecuencia,
nadie puede ser procesado ni juzgado por jueces o juezas, o tribunales ad hoc.
La potestad de aplicar la ley en los procesos penales corresponde, exclusivamente, a los jueces y
juezas, y tribunales ordinarios o especializados establecidos por las leyes, con anterioridad al
hecho objeto del proceso.

Presunción de Inocencia
Artículo 8°. Cualquiera a quien se le impute la comisión de un hecho punible tiene derecho a que
se le presuma inocente y a que se le trate como tal, mientras no se establezca su culpabilidad
mediante sentencia firme.

COMENTARIOS:
Base Jurídica: Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (P.I.D.C.P). Artículo. 14... Toda
persona acusada de un delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe
su culpabilidad conforme a la ley….

Jurisprudencia. Presunción de Inocencia (Corte de Apelaciones. Sala 6 del Circuito Judicial Penal
del Área Metropolitana de Caracas, Juez: Dr. Samer Richani Selpolitana, Exp. Nº 825-2001 (As) S-6,
Fecha: 18/06/2001.)

Afirmación de la Libertad
Artículo 9°. Las disposiciones de este Código que autorizan preventivamente la privación o
restricción de la libertad o de otros derechos del imputado o imputada, o su ejercicio, tienen
carácter excepcional, sólo podrán ser interpretadas restrictivamente, y su aplicación debe ser
proporcional a la pena o medida de seguridad que pueda ser impuesta.
Las únicas medidas preventivas en contra del imputado son las que este Código autoriza conforme
a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Respeto a la Dignidad Humana


Artículo 10. En el proceso penal toda persona debe ser tratada con el debido respeto a la dignidad
inherente al ser humano, con protección de los derechos que de ella derivan, y podrá exigir a la
autoridad que le requiera su comparecencia el derecho de estar acompañada de un abogado de su
confianza.
El abogado requerido, en esta circunstancia, solo podrá intervenir para garantizar el cumplimiento
de lo previsto en el artículo 1 de este Código.

COMENTARIOS.

Base Jurídica: P.I.D.C.P. Artículo 10. Derecho a la dignidad humana. “Toda persona privada de
libertad será tratada humanamente y con el respeto debido a la dignidad inherente al ser
humano”.

Titularidad de la Acción Penal


Artículo 11. La acción penal corresponde al Estado a través del Ministerio Público, que está
obligado a ejercerla, salvo las excepciones legales.

Defensa e Igualdad Entre las Partes


Artículo 12. La defensa es un derecho inviolable en todo estado y grado del proceso. Corresponde
a los jueces y juezas garantizarlo sin preferencias ni desigualdades.
Los jueces y juezas, y demás funcionarios y funcionarias judiciales no podrán mantener, directa o
indirectamente, ninguna clase de comunicación con alguna de las partes o sus abogados o
abogadas, sobre los asuntos sometidos a su conocimiento, salvo con la presencia de todas ellas.
Finalidad del Proceso
Artículo 13. El proceso debe establecer la verdad de los hechos por las vías jurídicas, y la justicia
en la aplicación del derecho, y a esta finalidad deberá atenerse el juez o jueza al adoptar su
decisión.
Oralidad
Artículo 14. El juicio será oral y sólo se apreciarán las pruebas incorporadas en la audiencia,
conforme a las disposiciones de este Código.
Publicidad
Artículo 15. El juicio oral tendrá lugar en forma pública, salvo las excepciones de ley.

Inmediación
Artículo 16.
Los jueces o juezas que han de pronunciar la sentencia deben presenciar, ininterrumpidamente, el
debate y la incorporación de las pruebas de las cuales obtienen su convencimiento.

Concentración
Artículo 17. Iniciado el debate, éste debe concluir sin interrupciones en el menor número de días
consecutivos posibles.

COMENTARIOS:

El artículo 17 del Copp establece el principio de concentración: “Iniciado el debate, éste debe
concluir en el mismo día. Si ello no fuere posible, continuará el menor número de días
consecutivos”. Esto sólo podrá realizarse en un proceso de modelo oral. Si se relee este artículo 17
se evidenciará que es imposible que la concentración sea un principio que pueda orientar la forma
escritural de un juicio.
Este principio, que pareciera de segundo orden, es fundamental para que se pueda realizar la
audiencia pública y oral, es decir el juicio penal. La concentración significa tener a todos los
participantes en dicha audiencia: acusado, defensor, fiscal, acusador y víctima (cuando sea
necesario), testigos, expertos y por supuesto jueces y escabinos, a una hora determinada y en el
lugar de la audiencia.
Esto sólo puede realizarse si existe un Circuito Judicial Penal con un alguacilazgo bien provisto de
recursos, pues es responsabilidad del alguacil, con el apoyo principalmente de la dirección del
Circuito, realizar esta tarea. Si no están todos los que deben estar, no habrá audiencia oral, no
habrá juicio, produciéndose los continuos diferimientos que han puesto a la justicia penal
venezolana, a pesar de la moderna legislación, en mora debido al alarmante retardo judicial.

El Copp podrá ser un magnífico instrumento procesal, pero si no se apoya con los recursos
necesarios para hacer realidad sus normas, o sus jueces tengan miedo de decidir (por
compromisos o incompetencia), los esfuerzos que significaron su aprobación fueron inútiles.

Contradicción
Artículo 18. El proceso tendrá carácter contradictorio.
COMENTARIOS:

La oralidad y la contradicción

El artículo 18 del Copp establece que “El proceso tendrá carácter contradictorio”. La verdadera
contradicción no puede ser consecuencia sino de la oralidad en la cual se reciben los medios de
prueba en la audiencia pública y de inmediato se presentan los alegatos para reforzarlos o para
que sean rechazados. La frialdad que significa “el papeleo” propio del sistema escrito hace
imposible que este método dialéctico con su implicación dinámica y contradictoria surta sus
efectos.

La base fundamental del derecho a la defensa, y principalmente a la igualdad de las partes durante
el proceso, es norma vigente en Venezuela a través de la Convención Americana en su disposición
8-1: “Toda persona tiene derecho, en condiciones de plena igualdad, a ser oída públicamente y
con justicia por un tribunal independiente e imparcial, para la determinación de sus derechos y
obligaciones o para el examen de cualquier acusación contra ella en materia penal”.

Claramente esta disposición alude al modelo oral: tiene derecho “…a ser oída públicamente”. Esto
es lo que caracteriza un verdadero debido proceso. Piénsese sólo en la diferencia existente entre
la “declaración informativa” que estaba prevista en el Código de Enjuiciamiento Criminal y que era
tomada por funcionarios subalternos (a veces policiales), o bien la “declaración indagatoria”, o
cualquier otra manifestación de voluntad del procesado, de las cuales se levantaban las actas para
el conocimiento del juez, a las declaraciones que el imputado o acusado ofrece ahora de viva voz
en su presentación, en la audiencia preliminar o en la audiencia oral, presenciadas directamente
por el juez. Igual ha de suceder con los alegatos y pedimentos de la acusación o de la defensa.

Control de la Constitucionalidad
Artículo 19. Corresponde a los jueces y juezas velar por la incolumidad de la Constitución de la
República Bolivariana de Venezuela. Cuando la ley cuya aplicación se pida colidiere con ella, los
tribunales deberán atenerse a la norma constitucional.

Persecución
Artículo 20. Nadie debe ser perseguido o perseguida penalmente más de una vez por el mismo
hecho.
Será admisible una nueva persecución penal:
1. Cuando la primera fue intentada ante un tribunal incompetente, que por ese motivo concluyó el
procedimiento;
2. Cuando la primera fue desestimada por defectos en su promoción o en su ejercicio.

Cosa Juzgada
Artículo 21. Concluido el juicio por sentencia firme no podrá ser reabierto, excepto en el caso de
revisión conforme a lo previsto en este Código.

Apreciación de las Pruebas


Artículo 22. Las pruebas se apreciarán por el tribunal según la sana crítica observando las reglas de
la lógica, los conocimientos científicos y las máximas de experiencia.

Protección de las Víctimas


Artículo 23. Las víctimas de hechos punibles tienen el derecho de acceder a los órganos de
administración de justicia penal de forma gratuita, expedita, sin dilaciones indebidas o
formalismos inútiles, sin menoscabo de los derechos de los imputados o imputadas o acusados o
acusadas. La protección de la víctima y la reparación del daño a la que tengan derecho serán
también objetivos del proceso penal.
Los funcionarios o funcionarias que no procesen las denuncias de las víctimas de forma oportuna y
diligente, y que de cualquier forma afecte su derecho de acceso a la justicia, serán sancionados
conforme al ordenamiento jurídico.
LIBRO PRIMERO
DISPOSICIONES GENERALES
TÍTULO I
DEL EJERCICIO DE LA ACCIÓN PENAL
Capítulo I
De su Ejercicio

Ejercicio
Artículo 24. La acción penal deberá ser ejercida de oficio por el Ministerio Público, salvo las
excepciones establecidas en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y en la ley.

COMENTARIOS:

Concordancia con la:


Titularidad de la Acción Penal en el Artículo 11 ejusdem que dice: La acción penal corresponde al
Estado a través del Ministerio Público, que está obligado a ejercerla, salvo las excepciones legales.

Delitos de Instancia Privada


Artículo 25. Sólo podrán ser ejercidas por la víctima, las acciones que nacen de los delitos que la
ley establece como de instancia privada, y su enjuiciamiento se hará conforme al procedimiento
especial regulado en este Código.
Sin embargo, para la persecución de los delitos de instancia privada que atenten contra la libertad,
indemnidad, integridad y formación sexual, previstos en el Código Penal, bastará la denuncia ante
el o la Fiscal del Ministerio Público o ante los órganos de policía de investigaciones penales
competentes, hecha por la víctima o por sus representantes legales o guardadores, si aquella fuere
entredicha o inhabilitada, sin perjuicio de lo que dispongan las leyes especiales.
Cuando la víctima no pueda hacer por sí misma la denuncia o la querella, a causa de su edad o
estado mental, ni tiene representantes legales, o si éstos, están imposibilitados o implicados en el
delito, el Ministerio Público está en la obligación de ejercer la acción penal. El perdón,
desistimiento o renuncia de la víctima pondrá fin al proceso, salvo que fuere menor de dieciocho
años.

Delitos Enjuiciables Sólo Previo Requerimiento o Instancia de la Víctima


Artículo 26. Los delitos que sólo pueden ser enjuiciados previo requerimiento o instancia de la
víctima se tramitarán de acuerdo con las normas generales relativas a los delitos de acción pública.
La parte podrá desistir de la acción propuesta en cualquier estado del proceso, y en tal caso se
extinguirá la respectiva acción penal.

Comentarios: “. La acción penal, fuente jurídica de cualquier proceso penal, es la expresión de la


voluntad del Estado, por lo cual le permite al funcionario judicial correspondiente de conformidad
con una querella (en los casos de delitos queréllales), o con el conocimiento que dicho funcionario
tenga de la infracción o infracciones perseguibles de oficio- iniciar y proseguir proceso, para que,
luego, se dicte sentencia condenatoria o absolutoria, preclusión de la instrucción o cesación del
procedimiento. Sin la acción penal, jamás podría realizarse , en este campo, el derecho objetivo ni,
consecuentemente, nacer a la vida jurídica procesos de tal naturaleza.

Renuncia de la Acción Penal


Artículo 27. La acción penal en delitos de instancia privada se extingue por la renuncia de la
víctima. La renuncia de la acción penal sólo afecta al renunciante.

Capítulo II
De los Obstáculos al Ejercicio de la Acción

Excepciones
Artículo 28. Durante la fase preparatoria, ante el Juez o Jueza de Control, y en las demás fases del
proceso, ante el tribunal competente, en las oportunidades previstas, las partes podrán oponerse
a la persecución penal, mediante las siguientes excepciones de previo y especial pronunciamiento:
1. La existencia de la cuestión prejudicial prevista en el artículo36 de este Código.
2. La falta de jurisdicción.
3. La incompetencia del tribunal.
4. Acción promovida ilegalmente, que sólo podrá ser declarada por las siguientes causas:
a) La cosa juzgada.
b) Nueva persecución contra el imputado o imputada, salvo los casos dispuestos en los numerales
1 y 2 del artículo 20 de este Código.
c) Cuando la denuncia, la querella de la víctima, la acusación fiscal, la acusación particular propia
de la víctima o su acusación privada, se basen en hechos que no revisten carácter penal.
d) Prohibición legal de intentar la acción propuesta.
e) Incumplimiento de los requisitos de procedibilidad para intentar la acción.
f) Falta de legitimación o capacidad de la víctima para intentar la acción.
g) Falta de capacidad del imputado o imputada.
h) La caducidad de la acción penal.
i) Falta de requisitos esenciales para intentar la acusación fiscal, la acusación particular propia de
la víctima o la acusación privada, siempre y cuando éstos no puedan ser corregidos, o no hayan
sido corregidos en la oportunidad a que se contraen los artículos 313 y 403 de este Código.
5. La extinción de la acción penal.
6. El indulto.
Si concurren dos o más excepciones deberán plantearse conjuntamente.

COMENTARIOS:

LAS EXCEPCIONES

El artículo 28 del COPP DEL 2012 establece lo mismo del COPP 2009 que durante la fase
preparatoria, ante el Juez de Prmera Instancia en Funciones de Control, y en las demás fases del
proceso, ante el Tribunal competente, en las oportunidades previstas, las partes podrán oponerse
a la persecución penal, mediante las denominadas Excepciones, las cuales son de previo y especial
pronunciamiento.

Sobre este artículo, la Jurisprudencia de la Sala de Casación Penal del TSJ, en la Sentencia Número
401 del 11/11/2003 nos dice que:

"El sobreseimiento decretado con fundamento en algunas de las excepciones previstas en el


artículo 28 del Código Orgánico Procesal Penal en 2009 y sigue igual en el COPP 2012, no ponen fin
al juicio ni impiden su continuación. Se trata de un llamado sobreseimiento provisional, pues, los
motivos que lo originaron pueden ser subsanados, pudiéndose, entonces, intentarse nuevamente
la acusación."

En otra Jurisprudencia de la misma Sala, en la Sentencia Número 368 del 18/07/2002, se indicaba
anteriormente que:

"No todos los sobreseimientos tienen recurso de casación, puesto que hay algunos que declaran la
terminación del proceso; y otros que, aún cuando la ley ordene que deben ser resueltos mediante
un sobreseimiento, por ejemplo el caso de las excepciones, y en específico, la opuesta por falta de
requisitos de procedibilidad de la acusación, artículo 28 del Código Orgánico Procesal Penal,
pueden ser subsanados e intentarse nuevamente la acusación, lo que evidentemente no declara la
terminación del proceso ni impide su continuación."

La Primera de las Excepciones es la llamada La existencia de la cuestión prejudicial prevista en el


artículo 35 del COPP 2009 y el Articulo 26 COPP 2012;

Si la cuestión prejudicial se refiere a una controversia sobre el estado civil de las personas que,
pese a encontrarse en curso, aún no haya sido decidida por el tribunal civil, lo cual deberá
acreditar el proponente de la cuestión consignando copia certificada íntegra de las actuaciones
pertinentes, el Juez penal, si la considera procedente, la declarará con lugar y suspenderá el
procedimiento hasta por el término de seis meses a objeto de que la jurisdicción civil decida la
cuestión. A este efecto, deberá participarle por oficio al Juez civil sobre esta circunstancia para que
éste la tenga en cuenta a los efectos de la celeridad procesal.

. Decidida la cuestión prejudicial, o vencido el plazo acordado para que la parte ocurra al tribunal
civil competente sin que ésta acredite haberlo utilizado, o vencido el término fijado para la
duración de la suspensión, sin que la cuestión prejudicial haya sido decidida, el tribunal penal
revocará la suspensión, convocará a las partes, previa notificación de ellas, a la reanudación del
procedimiento, y, en audiencia oral, resolverá la cuestión prejudicial ateniéndose para ello a las
pruebas que, según la respectiva legislación, sean admisibles y hayan sido incorporadas por las
partes.
La declaratoria de haber sido declarada Con Lugar esta excepción producirá el efecto de la
prejudicialidad civil.

La Segunda de las Excepciones es alegar la falta de Jurisdicción;

La declaratoria de haber sido declarada Con Lugar esta excepción producirá el efecto de la
remisión de la causa al tribunal que corresponda su conocimiento.

Ver artículos 55 y 56 del COPP.

Siendo la Jurisdicción Penal, ordinaria o especial, corresponde a los tribunales ordinarios el


ejercicio de la jurisdicción para la decisión de los asuntos sometidos a su conocimiento, conforme
a lo establecido en este Código y leyes especiales, y de los asuntos penales cuyo conocimiento
corresponda a los tribunales venezolanos según el Código Penal, los tratados, convenios y
acuerdos internacionales suscritos por la República.

La falta de jurisdicción de los tribunales venezolanos será declarada, a instancia de parte, por el
tribunal que corresponda, según el estado del proceso. La decisión será recurrible para ante la Sala
Político-Administrativa.

. La Tercera Excepción es la Incompetencia del Tribunal;

La declaratoria de haber sido declarada Con Lugar esta excepción producirá el efecto de la
remisión de la causa al tribunal que resulte competente y poner a su orden al imputado, si
estuviere privado de su libertad.

Ver artículos 58 y siguientes del COPP.

. La Cuarta Excepción es indicar que la Acción fue promovida ilegalmente. Pero, sólo podrá ser
declarada por las siguientes causas:

Cuarta Excepción. Literal a) La Cosa Juzgada;

La declaratoria de haber sido declarada Con Lugar esta excepción producirá el efecto del
sobreseimiento de la causa.

Ver el artículo 21; el numeral 3 del artículo 34 y 36 del COPP.

El artículo 21 del COPP nos habla de la COSA JUZGADA. Y nos dice que concluido el juicio por
sentencia firme, no podrá ser reabierto, excepto en el caso de revisión conforme a lo previsto en
este Código.
. La cosa juzgada, no es más que un efecto que surge y nace de la sentencia en la cual se han
agotado todos los recursos, y que transforma una relación jurídica de carácter material substancial
en una relación jurídica de carácter procesal, cuyos efectos son erga omnes, por ser una relación
emanada de la certeza que da el Estado. Esta tiene que versar sobre una triple identidad: las
mismas partes y que éstas vengan al mismo juicio con el mismo carácter del anterior, no se puede
equiparar que una nueva Acusación esté fundada sobre la misma causa, entonces se trata de otro
proceso. Causa es el hecho que da origen a algo. Causa de es el hecho que llevó al acusador a
acusar, a reclamar su derecho mediante pruebas. La cosa juzgada implica la coexistencia de los
mismos sujetos, objetos y hechos.

La Jurisprudencia de la Sala de Casación Penal del TSJ, en la Sentencia Número 141 del
18/02/2000:

"La Cosa Juzgada, según jurisprudencia de esta Sala, entendida como asunto decidido, son los
hechos a que se refieren las afirmaciones contenidas en la sentencia, relevantes y decisivas, y que
por lo general, quedan plasmadas en su dispositiva. La ley le atribuye a la cosa juzgada, autoridad,
en el sentido de valor o fuerza de lo duradero, de la expresión definitiva e indispensable de la
verdad legal.". "En materia penal, la cosa juzgada es un instituto de rango constitucional, que con
la derogada Constitución de la República estaba vinculada al artículo 60 ordinal 8º, que hacía
posible la extinción del proceso cuanto éste versare sobre un asunto ya decidido mediante una
sentencia definitivamente firme. "Hoy, con la nueva Constitución, el mismo principio se mantiene,
y así lo dispone el artículo 49 numeral 7º, cuando ordena que: "Ninguna persona podrá ser
sometida a juicio por los mismos hechos en virtud de los cuales hubiese sido juzgada
anteriormente"."

Es doctrina pacifica y reiterada de la Sala de Casación Civil de nuestro máximo Tribunal, el señalar
que en el aspecto externo de la sentencia el legislador ha sido formalista y su intención ha sido la
de considerar que la sentencia debe bastarse a sí misma y que no sea necesario, examinar en otras
actas del expediente para poder conocer los elementos objetivos que delimitan en cada situación
concreta las consecuencia de la cosa juzgada. El debido proceso se aplicará a todas las actuaciones
judiciales y administrativas; en consecuencia ninguna persona podrá ser sometida a juicio por los
mismos hechos en virtud de los cuales hubiese sido juzgada anteriormente.

La Convención Interamericana sobre Asistencia Mutua en Materia Penal, nos habla de la


denegación de asistencia e indica que el Estado requerido podrá denegar la asistencia cuando a su
juicio la solicitud de asistencia fuere usada con el objeto de juzgar a una persona por un cargo por
el cual dicha persona ya fue previamente condenada o absuelta en un juicio en el Estado
requirente o requerido.

Cuarta Excepción. Literal b) Nueva persecución contra el imputado o imputada, salvo los casos
dispuestos en los numerales 1 y 2 del artículo 20;
Dice el artículo 20: Persecución
Artículo 20. Nadie debe ser perseguido o perseguida penalmente más de una vez por el mismo
hecho.
Será admisible una nueva persecución penal:
1. Cuando la primera fue intentada ante un tribunal incompetente, que por ese motivo concluyó el
procedimiento;
2. Cuando la primera fue desestimada por defectos en su promoción o en su ejercicio.

Ver sentencia de la Sala de Casación Penal del TSJ de fecha 28/02/2002, expediente 01-0843:

"...la decisión contra la cual se recurre se trata de un auto dictado en la fase intermedia del
proceso, la cual evidentemente no declara la terminación del juicio ni hace imposible su
continuación, toda vez que se trata de un auto que declara el Sobreseimiento de la causa por
haberse desestimado totalmente el contenido de la acusación, por efecto de la excepción prevista
en el artículo 27 ordinal 2° del Código Orgánico Procesal Penal derogado solicitada por los
defensores de los acusados, pero tal decisión en modo alguno impide la continuación del proceso,
puesto que existe la posibilidad de que la acusación sea nuevamente planteada, con base en lo
dispuesto en el ordinal 2° del artículo 20 del Código Orgánico Procesal Penal, siendo este caso una
excepción que hace posible una nueva persecución penal por el mismo hecho.

Ratifica lo anterior el contenido del artículo 301 del Código Orgánico Procesal Penal el cual
establece:

"El sobreseimiento pone término al procedimiento y tiene la autoridad de cosa juzgada. Impide,
por el mismo hecho, toda nueva persecución contra el imputado o acusado a favor de quien se
hubiere declarado, salvo lo dispuesto en el artículo 20 de este Código, haciendo cesar todas la
medidas de coerción que hubieren sido dictadas." (Resaltado de la Sala).

. Es de acotar que esta Sala ha observado que los imputados se encuentran detenidos y esta
circunstancia es acorde con la presente declaratoria de Sobreseimiento de la causa, puesto que en
el presente caso la pena por los delitos de Robo Agravado y Agavillamiento excede de cinco (5)
años, razón por la cual no procede medida cautelar sustitutiva, por ello tal decisión no hace cesar
la medida de privación de libertad dictada en contra de los imputados.

Esto es así porque, tal como lo prevé el ordinal 2° del artículo 20 del Código Orgánico Procesal
Penal al ser rechazada la primera persecución penal por defecto en su promoción o en su ejercicio,
es deber del Ministerio Público dentro de sus atribuciones proponer nuevamente la acusación,
puesto que esta decisión que desestima la primera acusación no causa cosa juzgada material, sino
que suspende la prosecución del proceso hasta que se presente una nueva acusación conforme a
los parámetros legales establecidos, dicha suspensión en modo alguno desvirtúa la investigación y
la decisión que ordena la privación preventiva de libertad, no anula el procedimiento anterior a la
fase intermedia, por ello se ratifica el deber del Ministerio Público de prestar diligencia y presentar
la acusación conforme y dentro de los lapsos establecidos por la ley".

La declaratoria de haber sido declarada Con Lugar esta excepción producirá el efecto del
sobreseimiento de la causa.

Cuarta Excepción. Literal c) Cuando la denuncia, la querella de la víctima, la acusación fiscal, la


acusación particular propia de la víctima o su acusación privada, se basen en hechos que no
revisten carácter penal;

Debe realizarse un análisis del escrito presentado por la representación fiscal o por la parte
acusadora. El abogado que alegue como ha sido la conducta asumida por los imputados a quienes
defiende debe versar en que jamás se constituyó materialización de los delitos imputados en el
escrito de Acusación.

Es un verdadero pronunciamiento sobre el fondo. Tales hipótesis deben incidir en que la


Acusación no precisa los hechos cometidos por los imputados que demuestren su participación en
los delitos achacados; así como también puede argumentarse que la acusación se funda en
elementos de convicción obtenidos con inobservancia de los principios y garantías
constitucionales y legales, así como por haber basado la misma en pruebas indebidamente
obtenidas, vulnerando el derecho a la defensa. Debe explicarse el porqué ninguno de los hechos
objetos de este proceso pueden atribuírseles a los imputados, porque no hay bases para solicitar
fundadamente el enjuiciamiento penal.

. La Acusación Fiscal debe explicar cuál es la naturaleza del hecho punible y sus consecuencias, las
penas. La descripción del ilícito penal y la transgresión del status ético jurídico (lo normativo) y la
determinación sobre la responsabilidad del sujeto que realiza la acción y produce el resultado o
efecto violatorio de la advertencia legal, como diría el Maestro Tulio Chiossone en su obra Manual
de Derecho Penal, página 71, 1992. Esa explicación de la advertencia punitiva y su transgresión por
el sujeto a quien se imputa determinado delito es imprescindible en el texto de la Acusación Fiscal.

Se deben atacar la falta de unos o varios elementos componentes del delito por parte de la
defensa del acusado y planteará de fondo, la ausencia de acción; el error o ausencia en la
tipicidad, como la adecuación de la conducta con el tipo penal. Tal adecuación debe darse tanto
sobre el tipo objetivo (acción, nexo causal y resultado) como sobre el tipo subjetivo (dolo y
elementos especiales del ánimo; la ausencia de antijuricidad, como contradicción de la conducta
con el ordenamiento jurídico ya que la conducta típica y antijurídica conforma el ilícito penal; la
irresponsabilidad penal, con las causales de justificación o exclusión de responsabilidad, como los
actos legítimos, el cumplimiento de un deber, el ejercicio de un derecho, el ejercicio de la
autoridad, oficio o cargo, la omisión justificada por causa legítima o insuperable, la legítima
defensa hasta el nivel de autorizar la producción de lesiones o hasta la muerte del agresor cuando
ésta sea racionalmente necesaria para repeler la agresión ilegítima y el estado de necesidad. Para
esto ver los artículos 65 y 73 del Código Penal; la inimputabilidad, como la enfermedad mental, el
trastorno mental transitorio, la persona dormida, el miedo insuperable, temor, terror, el
desarrollo mental insuficiente, la perturbación grave de la conciencia o la minoría de edad.

importante ver los artículos 63 y 64 eiusdem; las causas de inculpabilidad, el error de hecho
esencial, las eximentes putativas, la obediencia legítima y debida o jerárquica.

Aconsejo leer íntegramente la sentencia Número 558 de la Sala Constitucional de fecha 09-04-08,
con Ponencia del Magistrado Carrasquero, Exp. 08-0155, para entender porque esta excepción es
una manifestación al derecho a la defensa, cuyo carácter material por diversos actos como
denuncias, querellas acusaciones fiscales, privadas o propias de la víctima, se evidencia de que el
hecho no sea igual a la descripción fáctica establecida en la norma penal para una pena o medida
de seguridad.

La declaratoria de haber sido declarada Con Lugar esta excepción producirá el efecto del
sobreseimiento de la causa.

Cuarta Excepción. Literal d) Prohibición legal de intentar la acción propuesta;

La declaratoria de haber sido declarada Con Lugar esta excepción producirá el efecto del
sobreseimiento de la causa.

Ver artículos 37 y 376 del COPP.

. Cuarta Excepción. Literal e) Incumplimiento de los requisitos de procedibilidad para intentar la


acción;

La declaratoria de haber sido declarada Con Lugar esta excepción producirá el efecto del
sobreseimiento de la causa.

Extracto de la Sentencia de la Sala Constitucional del TSJ, del 14/02/2002, expediente 01-2181:

"Establecido lo anterior, la Sala observa que, la nulidad solicitada equivale en el presente caso, ya
que ataca la acusación fiscal, a un incumplimiento de los requisitos de procedibilidad para intentar
la acción, ya que conforme al artículo 190 del Código Orgánico Procesal Penal, no podrían ser
apreciados para fundar una decisión judicial, ni utilizados como presupuestos de ella, los actos
cumplidos, en contravención o con inobservancia de las formas y condiciones previstas tanto en el
Código Orgánico Procesal Penal como en la Constitución.

En consecuencia, los vicios de inconstitucionalidad que afecten a los actos procesales los anulan, y
considera esta Sala que la acusación, como actuación que da lugar a la fase intermedia, debe
reunir las condiciones señaladas, no sólo en el artículo 326 del Código Orgánico Procesal Penal,
sino haber cumplido previamente para su elaboración, con los pasos procesales ceñidos a la
Constitución; por lo que la acción no procede si en la formación de la acusación no se han
cumplido los derechos y garantías constitucionales. Así como no procede una acción para
instrumentar un fraude, igualmente, no debe proceder una acción que se funda en la indefensión
del imputado, y los alegatos en ese sentido deben ser resueltos por el Juez de Control antes de
admitir o negar la acusación.

No es que se esté confundiendo el escrito de acusación con la acción, sino que para utilizar el
derecho de accionar, de poner en marcha a la jurisdicción, es necesario que ella se ejerza,
habiendo respetado derechos y garantías constitucionales de los accionados.

. Para la fecha14/02/2002,, bajo la vigencia del Código Orgánico Procesal Penal, publicado en la
Gaceta Oficial Extraordinaria del 14 de noviembre de 2001, y cuyas normas se aplican de
inmediato, los alegatos previos de los accionantes, equivalen a una excepción, cual es la del literal
E del artículo 28 del Código Orgánico Procesal Penal, y en consecuencia al ser opuesta dentro de la
fase intermedia, como en efecto sucedió, ella debe ser resuelta conforme al artículo 328 ejusdem,
convirtiéndose el escrito de nulidad en escrito contentivo de las excepciones, las cuales deberán
ser decididas en la audiencia preliminar según el desarrollo de lo planteado en el artículo 329 del
Código Orgánico Procesal Penal".

La declaratoria de haber sido declarada Con Lugar esta excepción producirá el efecto del
sobreseimiento de la causa.

Ver artículos 49, 190, 283, 285, 294, 300, 326, 419, 423 y 474 del COPP.

. AHORA BIEN, PARA LA REFORMA DEL COPP Gaceta Oficial Nº 5.930 Extraordinario del 4 de
septiembre 2.009 ESTE ARTICULO 28 QUEDO IGUAL.

NO OBSTANTE, PARA LA REFORMA DEL 2012, Y SEGÚN DECRETO 9.042 12 DE JUNIO DE 2012 CON
RANGO, VALOR Y FUERZA DE LEY DEL CÓDIGO ORGÁNICO PROCESAL PENAL, ESTE ARTICULO 28
EN SU LITERAL d) QUEDO IGUAL TAMBIEN.
POR LO TANTO, ESTA JURISPRUDENCIA ESTA VIGENTE EN SU CONTENIDO Y ES APLICATIVA PARA
UN CASO ANALOGO.

Y LOS ARTICULOS A REVISAR EN CONCORDANCIA CON LA MISMA AL COPP 2012 SON:


50,(acción civil), 174 ( de las nulidades), 265 ( inicio del proceso), 267 ( de la denuncia), 276 (
requisito querella), 282 (de la investigación), 308 (la acusación), 410 (DEL PROCEDIMIENTO PARA
LA APLICACIÓN DE MEDIDAS DE SEGURIDAD), 414 (requisitos demanda civil) Y 462 (la revisión).
Cuarta Excepción. Literal f) La Falta de legitimación o capacidad de la víctima para intentar la
acción;
La declaratoria de haber sido declarada Con Lugar esta excepción producirá el efecto del
sobreseimiento de la causa.

Ver los artículos 121, 123 y 124 del COPP.

. Cuarta Excepción. Literal g) Falta de capacidad del imputado o imputada;

La declaratoria de haber sido declarada Con Lugar esta excepción producirá el efecto del
sobreseimiento de la causa.

Ver el artículo 130 del COPP.

Cuarta Excepción. Literal h) La caducidad de la acción penal;

La declaratoria de haber sido declarada Con Lugar esta excepción producirá el efecto del
sobreseimiento de la causa.

Cuarta Excepción. Literal i) La Falta de requisitos formales para intentar la acusación fiscal, la
acusación particular propia de la víctima o la acusación privada, siempre y cuando éstos no
puedan ser corregidos, o no hayan sido corregidos en la oportunidad a que se contraen los
artículos 313 y 403;

Los requisitos formales son los establecidos en el artículo 308 del COPP.

Si son delitos de Acción Pública, finalizada la audiencia preliminar el Juez resolverá, en presencia
de las partes, sobre las excepciones opuestas.

Si por el contrario, son delitos de Acción Privada en la Acusación de no prosperar la conciliación, el


Juez pasará inmediatamente a pronunciarse acerca de las excepciones opuestas. En caso de existir
un defecto de forma en la Acusación Privada, el acusador, si ello fuere posible, podrá subsanarlo
de inmediato.

La decisión que declare sin lugar las excepciones opuestas o declare inadmisible una prueba, sólo
podrá ser apelada junto con la sentencia definitiva. Si se hubiere declarado con lugar la excepción
o se hubiere decretado una medida de coerción personal, el acusador o el acusado, según sea el
caso, podrán apelar dentro de los cinco días siguientes.

La declaratoria de haber sido declarada Con Lugar esta excepción producirá el efecto del
sobreseimiento de la causa.

. La Quinta Excepción es la alegacion de la Extinción de la Acción Penal;


La Jurisprudencia de la Sala de Casación Penal del TSJ, Sentencia Número 400 del 31/03/2000 dice
que:

"...para poder llegar a la conclusión de que se ha producido la extinción o caducidad de una acción
penal, es necesario previamente declarar comprobado el cuerpo del delito."

La declaratoria de haber sido declarada Con Lugar esta excepción producirá el efecto del
sobreseimiento de la causa.

La última Excepción es el Indulto.

La declaratoria de haber sido declarada Con Lugar esta excepción producirá el efecto del
sobreseimiento de la causa.

Si concurren dos o más excepciones, éstas deberán plantearse siepre en forma conjunta.

Efectos del Indulto y la Amnistía


Artículo 29. Decretado el indulto, o verificados por el Juez o Jueza los supuestos de la amnistía, en
cualquier estado y grado del proceso o del cumplimiento de la pena, se extinguirá la acción penal
o la pena y cesará cualquier medida de coerción personal.
El indulto produce la libertad inmediata del privado de libertad si fuera el caso.

COMENTARIOS:
Indulto y amnistía
La nueva norma establece expresamente los efectos del indulto y de la amnistía en el proceso
penal. Esto no se precisaba en ningún artículo del Código Orgánico Procesal Penal derogado.

El artículo 29 establece que decretado el indulto o verificado por el juez los supuestos de la
amnistía, en cualquier estado y grado del proceso o del cumplimiento de la pena, se extinguirá la
acción penal o la pena y cesará cualquier medida de coerción personal. El indulto produce la
libertad inmediata del privado de libertad, si fuera el caso.

Trámite de las Excepciones Durante la Fase Preparatoria


Artículo 30. Las excepciones interpuestas durante la fase preparatoria, se tramitarán en forma de
incidencia, sin interrumpir la investigación y serán propuestas por escrito debidamente fundado
ante el Juez o Jueza de Control, ofreciendo las pruebas que justifican los hechos en que se basan y
acompañando la documentación correspondiente, con expresa indicación de los datos de
identificación y dirección de ubicación de las otras partes.
Planteada la excepción, el Juez o Jueza notificará a las otras partes, para que dentro de los cinco
días siguientes a su notificación, contesten y ofrezcan pruebas. La víctima será considerada parte a
los efectos de la incidencia, aun cuando no se haya querellado, o se discuta su admisión como
querellante.
Si la excepción es de mero derecho, o si no se ha ofrecido o dispuesto la producción de prueba, el
Juez o Jueza o tribunal, sin más trámite, dictará resolución motivada dentro de los tres días
siguientes al vencimiento del citado plazo de cinco días.
En caso de haberse promovido pruebas, el Juez o Jueza convocará a todas las partes, sin necesidad
de notificación previa, a una audiencia oral, que se celebrará dentro de los ocho días siguientes a
la publicación del auto respectivo. En esta audiencia, cada una de las partes expondrá oralmente
sus alegatos y presentará sus pruebas. Al término de la audiencia, el Juez o Jueza resolverá la
excepción de manera razonada.
La resolución que se dicte es apelable por las partes dentro delos cinco días siguientes a la
celebración de la audiencia.
El rechazo de las excepciones impedirá que sean planteadas nuevamente durante la fase
intermedia por los mismos motivos.

COMENTARIOS:

Las excepciones interpuestas durante la fase preparatoria, se tramitarán en forma de incidencia,


sin interrumpir la investigación y serán propuestas por escrito debidamente fundado ante le
Juez o jueza de Primera Instancia en Funciones de Control, ofreciendo las pruebas que justifican
los hechos en que se basan y acompañando la documentación correspondiente, con expresa
indicación de los datos de identificación y dirección de ubicación de las otras partes.

Planteada la excepción, el Juez notificará a las otras partes, para que dentro de los cinco días
siguientes a su notificación, contesten y ofrezcan pruebas. La víctima será considerada parte a
los efectos de la incidencia, aún cuando no se haya querellado, o se discuta su admisión como
querellante.

Si la excepción es de mero derecho, o si no se ha ofrecido o dispuesto la producción de prueba,


el Juez o tribunal, sin más trámite, dictará resolución motivada dentro de los tres días siguientes
al vencimiento del citado plazo de cinco días.

. En caso de haberse promovido pruebas, el Juez o jueza convocará a todas las partes, sin
necesidad de notificación previa, a una audiencia oral, que se celebrará dentro de los ocho días
siguientes a la publicación del auto respectivo. En esta audiencia, cada una de las partes expondrá
oralmente sus alegatos y presentará sus pruebas. Al término de la audiencia, el Juez resolverá la
excepción de manera razonada.
La resolución que se dicte es apelable por las partes dentro de los cinco días siguientes a la
celebración de la audiencia.

El rechazo de las excepciones impedirá que sean planteadas nuevamente durante la fase
intermedia por los mismos motivos.

Trámite de las Excepciones Durante la Fase Intermedia


Artículo 31. Durante la fase intermedia, las excepciones serán opuestas en la forma y oportunidad
previstas en el artículo 311de este Código, y serán decididas conforme a lo allí previsto.
Las excepciones no interpuestas durante la fase preparatoria podrán ser planteadas en la fase
intermedia.

COMENTARIOS:

La Sentencia de la Sala Constitucional del Magistrado Marcos Tulio Dugarte Número 419 de fecha
14-03-08, Exp. 08-0069 es muy ilustrativa sobre las excepciones en la audiencia preliminar.

SALA CONSTITUCIONAL

Exp. 08-0069

Magistrado Ponente: Marcos Tulio Dugarte Padrón

Mediante Oficio N° 2008-005 del 10 de enero de 2008, la Sala Décima de la Corte de Apelaciones
del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas remitió a esta Sala Constitucional del
Tribunal Supremo de Justicia, el expediente contentivo de la acción de amparo constitucional
ejercida por la abogada Nancy C. Granadillo Colmenares, inscrita en el Instituto de Previsión Social
del Abogado bajo el N° 98.421, en su carácter de defensora del ciudadano FREDDY BÁEZ BOLÍVAR,
titular de la cédula de identidad No. 12.625.894, contra la decisión que dictó el 31 de octubre de
2007, el Juzgado Trigésimo Octavo de Primera Instancia en Funciones de Control del mismo
Circuito Judicial Penal, en la cual declaró sin lugar por extemporáneas las excepciones planteadas
de forma oral por su defensa en el acto de la audiencia preliminar celebrado en el referido
Tribunal de Control el 24 de octubre de 2007, en el curso del juicio penal que se le sigue al quejoso
por la presunta comisión de los delitos de usurpación de funciones, uso indebido de insignias y
uniformes de cargos público, uso de documento falso y extorsión, previstos y sancionados en los
artículos 213, 214, 322 y 459 del Código Penal.
Tal remisión obedeció a la apelación interpuesta -tempestivamente según se desprende del
cómputo practicado- por la parte actora el 9 de enero de 2008, de la sentencia dictada el 17 de
diciembre de 2007 por la Sala Décima de la Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal del
Área Metropolitana de Caracas, que declaró inadmisible la presente acción de amparo
constitucional.

El 24 de enero de 2008, se dio cuenta en Sala del presente expediente y se designó ponente al
Magistrado Marcos Tulio Dugarte Padrón quien, con tal carácter suscribe el presente fallo.
Efectuada la lectura individual del expediente, esta Sala procede a emitir decisión, previas las
siguientes consideraciones:
I
FUNDAMENTOS DE LA ACCIÓN

Señaló la representación del accionante, como fundamento de la presente acción de amparo


constitucional, los siguientes argumentos de hecho y de derecho:

Que “…(l)a presente acción de amparo tiene como objeto restablecer el perjuicio infringido con
ocasión a la decisión dictada por el Juzgado Trigésimo Octavo de Primera Instancia en Funciones
de Control del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas, de fecha 31 de octubre
de 2007, en la causa signada con el número 38C-9832-07, mediante el cual se declara
EXTEMPORÁNEAS las excepciones planteadas por esta defensa en el acto de la Audiencia
Preliminar celebrada en fecha 24 de octubre de 2007…”.

Que “…(l)a referida decisión parte de un falso supuesto, toda vez que la Juez del Tribunal
Trigésimo Octavo de Primera Instancia en Funciones de Control del área (sic) Metropolitana de
Caracas arguye que las excepciones presentadas por esta defensa son extemporáneas debido a
que fueron expuestas oralmente en la audiencia preliminar por una defensa distinta a la cual
interpuso el respectivo escrito de defensa en tiempo hábil y oportuno, circunstancia por la cual
ese Tribunal erróneamente consideró que se trataba de una nueva interposición de excepciones y
declaró precluido el lapso y extemporáneos los argumentos de la defensa…”.

Que “…la actuación realizada por el Tribunal en referencia ha violentado directamente el derecho
a la defensa, circunstancia por la cual es procedente la presente acción de amparo constitucional
contra decisión judicial…”.
Arguyó que “…(a) través de la actuación desplegada por la juez (…), se ha vulnerado la garantía al
debido proceso por violación al derecho a la defensa consagrados en el artículo 49 numeral 1 del
la (sic) Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, y se ha vulnerado el derecho a la
tutela judicial efectiva consagrado en el artículo 26 también de nuestra Carta Magna, toda vez que
la decisión judicial contra la cual se acciona, por una parte deja en indefensión al ciudadano
FREDDY BÁEZ respecto a los argumentos de defensa que fueron oportunamente interpuestos a
través del escrito de excepciones, y por otro lado menoscaba la seguridad jurídica del proceso
antes (sic) decisiones fundadas en falso supuesto y erróneas interpretaciones…”.

Indicó que “…cuando la Juez declaró extemporáneas las excepciones, bajo un argumento que no
es ajustado a la realidad, pues sin duda que violenta el debido proceso y el derecho a la defensa,
pues a todo evento de las actas que conforman el expediente se desprende que el escrito de
excepciones fue interpuesto en tiempo oportuno por los abogados que en aquel entonces ejercían
la defensa del ciudadano FREDDY BÁEZ, (…), y en consecuencia esta defensa sólo procedió a dar
cumplimiento a la formalidad contemplada en el artículo 329 del Código Orgánico Procesal Penal,
el cual establece que las partes deberán efectuar una breve exposición de los argumentos el día de
la celebración de la audiencia preliminar, lo cual fue erróneamente interpretado por la Juez como
una nueva interposición de excepciones y bajo ese argumento pretende sostener una
extemporaneidad que no se ajusta a la realidad y con ello omite los pronunciamiento (sic) legales
que corresponden, y deja en estado de indefensión a esta parte accionante en el ejercicio de la
defensa…”.

Finalmente solicitó que “…(a)dmita la presente acción de amparo constitucional contra decisión
judicial, por encontrarse llenos todos los extremos de ley (…). Decrete la medida cautelar
innominada por todos los argumentos que han sido razonadamente expuestos, así como la
imposición de una medida cautelar sustitutiva de libertad (…). Declare CON LUGAR en la definitiva
la presente acción y deje sin efecto jurídico el fallo que violenta los derechos constitucionales a al
(sic) debido proceso, la defensa y la tutela judicial efectiva, y se dicte un pronunciamiento acorde
con los postulados constitucionales sostenidos por la jurisprudencia pacífica y reiterada de la Sala
Constitucional, restituyendo así la situación jurídica infringida a (su) defendido…”.

II
DEL FALLO APELADO

El 17 de diciembre de 2007, la Sala Décima de la Corte de Apelaciones del Circuito Judicial


Penal del Área Metropolitana de Caracas, declaró inadmisible la presente acción de amparo
constitucional, tomando en consideración lo siguiente:
“(...) Se arguye para sostener la procedencia y la admisibilidad de la acción de amparo
constitucional incoada, que el dictamen de extemporaneidad emitido, no se encuentra
contemplado dentro de los supuestos de la norma legal que regula el ejercicio del recurso de
apelación, por lo que deduce que no tiene ningún otro medio de impugnación procesal para
atacarlo o someterlo a la revisión de la instancia superior y que por ello, la única vía con la que
cuenta para ello, es iniciar este procedimiento extraordinario. Sin embargo, debe tenerse en
cuenta que tanto la doctrina a nivel internacional como el criterio sostenido por la máxima
instancia judicial nacional en materia de derechos constitucionales, ha determinado que
preferiblemente, debe darse protección al derecho a la doble instancia, por ende, cuando la
norma legal no establece expresamente que la decisión emanada del Órgano Jurisdiccional no
tiene recurso de apelación, su ejercicio procede en forma válida toda vez, que se trata del amparo
a un derecho de rango constitucional, e inclusive dentro de los supuestos legalmente previstos
para su procedencia, conforme se prevé en el numeral 5 del artículo 447 del Código Orgánico
Procesal Penal, se contempla la posibilidad de recurrir de aquellas que causen gravamen
irreparable, que como en el presente caso de ser cierto lo alegado por la accionante, ciertamente
que al no analizar la Instancia Judicial, las razones de índole legal pertinentes para la defensa de
los derechos del encausado (…). En consecuencia, si bien realmente ha dictaminado la Sala
Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, que el pronunciamiento judicial consistente en la
declaratoria Con Lugar (sic) de las excepciones planteadas por las partes, emanada del juzgado en
Función de Control, una vez realizada la audiencia preliminar, puede ser sometido a la revisión de
la instancia superior, a través del ejercicio del recurso de Apelación (sic) de la parte a quien afecta
y por otra parte, acorde a lo contemplado en el Artículo 31 eiusdem, aquellas excepciones que
fueren declaradas Sin Lugar (sic) en esa ocasión, pueden ser nuevamente planteadas al Juez en
Funciones de Juicio competente para conocer de la causa (…). Es así como, se ha mantenido un
criterio bien definido, acerca de la necesidad del agotamiento de la vía ordinaria que se justifique
la urgencia de acudir a la extraordinaria, pues su misma naturaleza así lo impone, constatando que
la accionante pretendió sustentar la necesidad de proceder por este medio ante la inexistencia
según ella, de ningún otro, para lograr conducir a la revisión de la alzada la decisión que le
resultaba desfavorable y que conforme a lo denunciado, devino de un error de juzgamiento,
impidiéndole así fueran atendidos sus argumentos defensivos, lo cual como ya se explicó
suficientemente a criterio de (esa) Sala, no es lo correcto, verificándose que sí tenía la posibilidad
de ejercer el recurso de apelación en contra de ese dictamen, o bien puede impugnarla por cuanto
la misma, estaría viciada de nulidad absoluta de confirmarse el error de juzgamiento alegado (…),
es así entonces que (esa) Alzada considera, que lo procedente y ajustado a derecho en este caso
es DECLARAR INADMISIBLE la Acción de Amparo constitucional incoada por la Abogada en
ejercicio NANCY C. GRANADILLO COLMENARES (…), dando así cumplimiento (esa) alzada con lo
dispuesto en el numeral 5 del artículo 5 (sic) de la Ley Orgánica de Amparo sobre Derechos y
Garantías Constitucionales…”.
III
FUNDAMENTOS DE LA APELACIÓN
Adujo la accionante como fundamento de la apelación interpuesta el 9 de enero de 2008, lo
siguiente:

“(...) Vista la gravedad de la denuncia que fundamenta la acción de amparo, por estar incursa en
falso supuesto y error inexcusable de derecho por parte de la Juez de Primera Instancia en
Funciones de Control, esta parte recurrente apela de la decisión de INADMISIBILIDAD emitida por
la Sala Nº 10 de la Corte de Apelaciones, por considerar que no existen vías ordinarias para
restituir la situación jurídica infringida, y porque sin duda estamos antes graves violaciones
directas a derechos constitucionales que atentan contra el orden público constitucional y la
seguridad jurídica, y no refiere a la mera inobservancia de normas de rango legal o infracción legal
(…), la decisión que fue objeto de acción de amparo está contenida en el AUTO DE APERTURA A
JUICIO, de naturaleza INAPELABLE, y por otra parte la norma adjetiva penal no prevé un remedio
procesal a través de la vía ordinaria para resolver la declaratoria de EXTEMPORANEIDAD de las
excepciones, tan sólo establece dos supuestos: cuando han sido resueltos en forma positiva o
negativa, es decir cuando son resueltos con lugar o sin lugar atendiendo al fondo de la excepción,
situación que no es la prevista en este caso pues con la EXTEMPORANEIDAD la Juzgadora de
Primera Instancia no hizo pronunciamiento alguno sobre el fondo de las excepciones, debido a que
la extemporaneidad equivale a una inexistencia procesal de aquello que la parte no ha interpuesto
en el tiempo oportuno; en tal sentido no existe vía RECURSIVA ORDINARIA para el presente caso
(…). En otro orden de ideas, mal pudo considerar la Sala Nº 10 de la Corte de Apelaciones, que en
el caso de la declaratoria de EXTEMPORANEIDAD DE EXCEPCIONES, podría la defensa haber
solicitado la nulidad como ‘recurso’ mediante (sic) cual pudiera pretenderse la restitución de
normas de derechos y garantías constitucionales que atentan flagrantemente contra la seguridad
jurídica y el orden público constitucional (…). En consecuencia, es evidente la procedencia de la
acción de amparo contra los pronunciamientos emitidos por el tribunal 38 de Primera Instancia en
Funciones de Control del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas en el AUTO DE
APERTURA A JUICIO, mediante el cual ha declarado erróneamente EXTEMPORÁNEAS las
excepciones de la defensa del ciudadano FREDDY BÁEZ (…). Por todos los razonamientos antes
expuestos, vista la gravedad de las violaciones denunciadas y atendiendo a las disposiciones
legales precitadas, solicito muy respetuosamente (…) Que ADMITA el presente Recurso de
Apelación (…). Que DECRETE la medida cautelar innominada, solicitada por (esa) parte recurrente
(…). Declare CON LUGAR el presente recurso de apelación (…) que ANULE la decisión dictada por la
la (sic) Sala Nº 10 de la Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de
Caracas, y Ordene (sic) en su lugar, que dicha Acción de Amparo sea admitida y sustanciada
conforma a Derecho…”.
IV
DE LA COMPETENCIA

Debe previamente esta Sala determinar su competencia para conocer de la presente apelación. A
tal efecto, se observa que conforme al artículo 5.19 de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de
Justicia esta Sala es competente para conocer las apelaciones de los fallos dictados por los
Juzgados o Tribunales Superiores de la República -salvo los Contencioso Administrativos-, las
Cortes de lo Contencioso Administrativo y las Cortes de Apelaciones en lo Penal, en tanto su
conocimiento no estuviere atribuido a otro tribunal, cuando ellos conozcan la acción de amparo
en primera instancia, ya que, según la norma invocada, hasta tanto se dicten las leyes de la
jurisdicción constitucional, la tramitación de las apelaciones se rige por las normativas especiales,
como la Ley Orgánica de Amparo sobre Derechos y Garantías Constitucionales, en cuanto le sean
aplicables, así como por las interpretaciones vinculantes de esta Sala. (Vid. Caso: Emery Mata
Millán del 20 de enero de 2000 y Caso: Yoslena Chanchamire Bastardo del 8 de diciembre de
2000).

De acuerdo a estas últimas interpretaciones y a lo establecido en el artículo 35 de la Ley Orgánica


de Amparo sobre Derechos y Garantías Constitucionales, y visto que la sentencia ha sido dictada
por la Sala Décima de la Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de
Caracas, que conoció en primera instancia de la acción de amparo constitucional interpuesta
contra la decisión que dictó el 31 de octubre de 2007, el Juzgado Trigésimo Octavo de Primera
Instancia en Funciones de Control del mismo Circuito Judicial Penal, en la cual declaró sin lugar por
extemporáneas las excepciones planteadas, esta Sala es competente para resolver la presente
apelación, y así se decide.
V
MOTIVACIONES PARA DECIDIR

Determinada la competencia pasa esta Sala a conocer de la presente apelación y, al respecto, se


evidencia que el 24 de enero de 2008, se dio cuenta en Sala de la referida causa, la representación
de la parte accionante consignó el escrito contentivo de la apelación, el 9 de enero de 2008 ante
la Sala Décima de la Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de
Caracas. Así pues, aún cuando se observa que el mismo fue consignado de manera anticipada, esta
Sala lo considera tempestivo, motivo por el cual procede a examinarlo, y al efecto se hacen las
siguientes consideraciones:

A juicio de la representación judicial del accionante, la presente acción de amparo constitucional


se ejerció contra la decisión que dictó el 31 de octubre de 2007, el Juzgado Trigésimo Octavo de
Primera Instancia en Funciones de Control del mismo Circuito Judicial Penal, en la cual declaró sin
lugar por extemporáneas las excepciones planteadas de forma oral por su defensa en el acto de la
audiencia preliminar celebrado en el referido Tribunal de Control el 24 de octubre de 2007.
En este sentido, el a quo declaró inadmisible la acción de amparo interpuesta, por considerar que
el accionante contaba con otra vía procesal ordinaria para restablecer los derechos
constitucionales presuntamente violados.

Ahora bien, de la revisión de las actas que conforman el presente expediente, se puede
constatar que, en efecto, como lo indicó la Sala Décima de la Corte de Apelaciones del Circuito
Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas el quejoso disponía de otro medio distinto del
amparo para solventar la supuesta lesión y restituir la situación presuntamente infringida.
El artículo 6.5 de la Ley Orgánica de Amparo sobre Derechos y Garantías Constitucionales,
establece que:
“No se admitirá la acción de amparo:
(omissis)

5) Cuando el agraviado haya optado por recurrir a las vías judiciales ordinarias o hecho uso de los
medios judiciales preexistentes. En tal caso, al alegarse la violación o amenaza de violación de un
derecho o garantía constitucionales, el Juez deberá acogerse al procedimiento y a los lapsos
establecidos en los artículos 23, 24 y 26 de la presente Ley, a fin de ordenar la suspensión
provisional de los efectos del acto cuestionado;”.

En referencia a la norma antes transcrita, esta Sala, ha indicado en anteriores oportunidades (Vid.
sentencias números 963 del 5 de junio de 2001, caso: José Ángel Guía y 971 del 24 de mayo de
2004, caso: Leonilda Asunta Filomena Rattazzi Tuberos, entre otras), lo siguiente:

“Conforme a la norma citada y a lo expuesto por la Sala en su decisión n° 1496/2001, del 13 de


agosto, la acción de amparo constitucional opera bajo las siguientes condiciones:
a) Una vez que los medios judiciales ordinarios han sido agotados y la situación jurídico
constitucional no ha sido satisfecha; o

b) Ante la evidencia de que el uso de los medios judiciales ordinarios, en el caso concreto y en
virtud de su urgencia, no dará satisfacción a la pretensión deducida.

La disposición del literal a), es bueno insistir, apunta a la comprensión de que el ejercicio de la
tutela constitucional por parte de todos los jueces de la República, a través de cualquiera de los
canales procesales dispuestos por el ordenamiento jurídico, es una característica inmanente al
sistema judicial venezolano; por lo que, en consecuencia, ante la interposición de una acción de
amparo constitucional, los tribunales deberán revisar si fue agotada la vía ordinaria o fueron
ejercidos los recursos, que de no constar tales circunstancias, la consecuencia será la inadmisión
de la acción sin entrar a analizar la idoneidad del medio procedente, pues el carácter tuitivo que la
Constitución atribuye a las vías procesales ordinarias les impone el deber de conservar o
restablecer el goce de los derechos fundamentales, por lo que bastaría con señalar que la vía
existe y que su agotamiento previo es un presupuesto procesal a la admisibilidad de la acción de
amparo.

La exigencia del agotamiento de los recursos a que se refiere el aludido literal a), no tiene el
sentido de que se interponga cualquier recurso imaginable, sino sólo los que permitan reparar
adecuadamente lesiones de derechos fundamentales que se denuncian. No se obliga, pues, a
utilizar en cada caso todos los medios de impugnación que puedan estar previstos en el
ordenamiento procesal, sino tan sólo aquellos normales que, de manera clara, se manifiesten
ejercitables y razonablemente exigibles. En consecuencia, por ejemplo, ante el agotamiento de la
doble instancia en un juicio civil, el actor tendrá la posibilidad de recurrir en casación o en amparo
constitucional, pues es sabido que aquélla constituye una vía extraordinaria de revisión.

De cara al segundo supuesto, relativo a que la acción de amparo puede proponerse


inmediatamente, esto es, sin que hayan sido agotados los medios o recursos adjetivos disponibles,
el mismo procede cuando se desprenda de las circunstancias fácticas o jurídicas que rodean la
pretensión que el uso de los medios procesales ordinarios resultan insuficientes al
restablecimiento del disfrute del bien jurídico lesionado.

Alguna de tales circunstancias podría venir dada cuando, por ejemplo, la pretensión de amparo
exceda del ámbito intersubjetivo para afectar gravemente al interés general o el orden público
constitucional; en caso de que el recurrente pueda sufrir una desventaja inevitable o la lesión
devenga irreparable por la circunstancia de utilizar y agotar la vía judicial previa (lo que no puede
enlazarse el hecho de que tal vía sea costosa o menos expedita que el procedimiento de amparo);
cuando no exista vía de impugnación contra el hecho lesivo, o ésta sea de imposible acceso;
cuando el peligro provenga de la propia oscuridad o complejidad del ordenamiento procesal; o
ante dilaciones indebidas por parte los órganos judiciales, tanto en vía de acción principal como en
vía de recurso(…)”. (Subrayado de este fallo).

En efecto, la Sala debe señalar que la acción de amparo constitucional no debe entenderse
como un medio sustitutivo de los recursos procesales ordinarios o extraordinarios, sino como un
mecanismo destinado exclusivamente a proteger el goce y ejercicio de los derechos
constitucionales, de modo que dicha acción sería inadmisible cuando se destina a un fin distinto
del que le es propio, como el restablecimiento de situaciones derivadas de relaciones jurídicas que
cuentan con medios procesales idóneos. Por ello, considera la Sala que, la tutela constitucional
sólo es admisible cuando los afectados hayan agotado todos los medios procesales regulares o
cuando ante la existencia de tales vías, la urgencia derivada de la situación tenga tal grado de
inminencia, que sólo pueda ser subsanada mediante el ejercicio de la acción de amparo
constitucional, dada la insuficiencia de los medios ordinarios.

Siendo ello así, en cuanto a la declaratoria sin lugar de las excepciones opuestas por la defensa del
accionante en la audiencia preliminar, el artículo 31 numeral 4 del Código Orgánico Procesal Penal
establece que:
“Durante la fase del juicio oral, las partes sólo podrán oponer las siguientes excepciones:
(omissis)
4.- Las que hayan sido declaradas sin lugar por el Juez de control al término de la audiencia
preliminar”.

Respecto a las excepciones, esta Sala en su pacífica y reiterada jurisprudencia ha señalado en


sentencia n° 3206 del 25 de octubre de 2005, caso: Freddys Orlando Betancourt Hernández, lo
siguiente:

“…la expresa referencia que realiza el artículo 447.2 del Código Orgánico Procesal Penal (2001),
con relación a la inapelabilidad de las excepciones declaradas sin lugar por el Juez de control en la
audiencia preliminar (de forma similar a la aludida inapelabilidad del auto de apertura a juicio en sí
-entendido como un auto de mero trámite-, prevista en el último aparte del artículo 331 eiusdem),
tiene su fundamento en la naturaleza jurídica de la fase intermedia del proceso penal, y,
especialmente, en la celeridad que ha pretendido imprimirle el legislador a la misma, y más allá, al
momento de transición entre ésta y la fase de juicio, a lo cual se añade en el punto sub examine,
que tal y como lo establece la precitada norma, al igual que lo hace el artículo 31 en su cardinal 4
eiusdem, las excepciones declaradas sin lugar en la audiencia preliminar pueden ser opuestas
nuevamente en fase de juicio, lo cual convierte en un sin sentido y, sobre todo, en un obstáculo
totalmente injustificado, consagrar un medio –ordinario- de impugnación de la decisión que
declare sin lugar una excepción en la audiencia preliminar, cuestión que confirma un orden
considerable en el Código Orgánico Procesal Penal (2001), en este aspecto. Y, siguiendo tal lógica
procesal, el legislador consagró la procedencia del recurso de apelación contra la decisión que
declare sin lugar la excepción opuesta durante la fase de juicio (Art. 31, último aparte eiusdem),
con lo cual se demuestra la intención del legislador del Código Orgánico Procesal Penal (2001), en
señalar expresamente cuáles son las decisiones recurribles, afirmación que ha sido
meridianamente plasmada en el artículo rector que encabeza las disposiciones generales del Libro
Cuarto del Código Orgánico Procesal Penal (2001), referido a los recursos, a saber, el artículo 432,
el cual, por diáfanas razones de orden, celeridad y eficacia procesal, contempla lo siguiente:
Artículo 432. Impugnabilidad objetiva. Las decisiones judiciales serán recurribles sólo por los
medios y en los casos expresamente establecidos (Subrayado de la Sala).

Del análisis anterior se puede apreciar la expresa inimpugnabilidad –ordinaria- de la decisión que
declare sin lugar la excepción opuesta en la audiencia preliminar, prevista en el Código Orgánico
Procesal Penal (2001). Ahora bien, con relación a la admisibilidad de la acción de amparo
constitucional en casos similares a este, la Sala ha sostenido que, en tanto el accionante puede
volver a interponer en fase de juicio las excepciones declaradas sin lugar en la audiencia
preliminar, aun no ha agotado la vía judicial preexistente, lo cual hace inadmisible la pretensión de
amparo constitucional en virtud de lo dispuesto en el artículo 6.5 de la Ley Orgánica de Amparo
sobre Derechos y Garantías Constitucionales (...)”.

Así las cosas, de lo anterior se desprende que las excepciones declaradas sin lugar en la audiencia
preliminar pueden plantearse nuevamente en la etapa de juicio del proceso, por ende, tal como lo
ha establecido esta Sala la defensa del accionante contaba con la oportunidad para impugnar
nuevamente y obtener el restablecimiento de la situación jurídica presuntamente infringida y, si
en esta etapa fuese declarada nuevamente sin lugar dicha excepción, cuentan con el recurso de
apelación, el cual puede interponerse conjuntamente con la sentencia definitiva.

Tomando en cuenta lo expuesto la Sala concluye que en el presente caso la acción propuesta
resulta inadmisible, de acuerdo con lo previsto en el artículo 6 numeral 5 de la Ley Orgánica de
Amparo sobre Derechos y Garantías Constitucionales, razón por la cual se confirma la decisión
dictada el 17 de diciembre de 2007, por la Sala Décima de la Corte de Apelaciones del Circuito
Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas. Así se declara.

Finalmente, la Sala aprecia que al momento en que la Sala Décima de la Corte de Apelaciones del
Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas, declaró inadmisible la acción de amparo
propuesta no se pronunció respecto a la medida cautelar innominada solicitada, razón por la cual
visto que habiendo sido declarado inadmisible, la acción de amparo incoada, resulta inoficioso
pronunciarse acerca de dicha solicitud, en virtud del carácter accesorio, provisional e instrumental
de la cautela respecto de la acción principal. Así se declara.
DECISIÓN

Por las razones anteriormente expuestas, este Tribunal Supremo de Justicia, en Sala
Constitucional, administrando justicia en nombre de la República por autoridad de la ley declara:
1.- SIN LUGAR el recurso de apelación interpuesto por la abogada Nancy C. Granadillo Colmenares,
contra la sentencia dictada el 17 de diciembre de 2007 por la Sala Décima de la Corte de
Apelaciones del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas.

2.- CONFIRMA el fallo dictado el 17 de diciembre de 2007 por la referida Corte de Apelaciones,
que declaró inadmisible la presente acción de amparo constitucional.
Publíquese, regístrese y notifíquese. Remítase el expediente al tribunal de origen.

Dada, firmada y sellada en el Salón de Sesiones de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de
Justicia, en Caracas, a los 14 días del mes de marzo de dos mil ocho. Años: 197º de la
Independencia y 149º de la Federación.
La Presidenta,

LUISA ESTELLA MORALES LAMUÑO

El Vicepresidente,

JESÚS EDUARDO CABRERA ROMERO

Los Magistrados,

PEDRO RAFAEL RONDÓN HAAZ

FRANCISCO ANTONIO CARRASQUERO LÓPEZ

MARCOS TULIO DUGARTE PADRÓN


Ponente

CARMEN ZULETA DE MERCHÁN

ARCADIO DELGADO ROSALES

El Secretario,
JOSÉ LEONARDO REQUENA CABELLO

Exp. 08-0069

MTDP/

Excepciones Oponibles Durante la Fase de Juicio Oral. Trámite


Artículo 32. Durante la fase de juicio oral, las partes sólo podrán oponer las siguientes
excepciones:
1. La incompetencia del tribunal, si se funda en un motivo que no haya sido dilucidado en las fases
preparatoria e intermedia.
2. La extinción de la acción penal por prescripción, salvo que el acusado o acusada renuncie a ella,
o que se trate de las excepciones establecidas en la Constitución de la República Bolivariana de
Venezuela.
3. Las que hayan sido declaradas sin lugar por el Juez o Jueza de Control al término de la audiencia
preliminar.
Las excepciones durante esta fase deberán interponerse, por la parte a quien corresponda, en la
oportunidad señalada en el último aparte del artículo 327 de este Código, y su trámite se hará
conforme a lo previsto en el artículo 329 del mismo.
El recurso de apelación contra la decisión que declare sin lugar las excepciones sólo podrá
interponerse junto con la sentencia definitiva.

COMENTARIOS:

COMENTARIOS CON SENTENCIAS ANTERIORES Y QUE NOS SIRVEN DE GUIA


Tres extractos de la Jurisprudencia de la Sala de Casación Penal del TSJ, en la Sentencia Número
747, Expediente Nº C07-0456 de fecha 21/12/2007:

“...el auto de detención, en todo caso, podría igualarse a la admisión de la acusación, momento
en el cual se concreta la apertura del juicio propiamente dicho y es a partir de la admisión de la
acusación fiscal o del particular en los casos de acción privada, cuando debe considerarse la
presencia de actos interruptivos de la prescripción...”

“...la prescripción ordinaria en el artículo 108, cuyo curso puede ser interrumpido y que
nuevamente comenzará a computarse desde el día de la interrupción conforme al lapso previsto
en el citado artículo y la prescripción extraordinaria o judicial que se encuentra contenida en la
parte in fine del segundo párrafo del artículo 110 eiusdem y es aquella que se verifica por el solo
transcurso de un tiempo determinado, esto es, el de la prescripción aplicable más la mitad del
mismo, siempre y cuando la prolongación del juicio por ese tiempo se haya producido sin culpa
del reo, no siendo, a diferencia de la prescripción ordinaria, susceptible de interrupción. Cuando
ocurre alguno de los actos previstos en el artículo 110 del Código Penal, se interrumpe el curso
de la prescripción y a partir de esa fecha se abre un nuevo lapso de prescripción, pero ello sólo
procede para la prescripción ordinaria de la acción penal ya que tales actos interruptores no
surten su efecto cuando se dan los supuestos de la denominada prescripción judicial, que se
configura cuando el juicio, sin culpa del reo, se prolongara por un tiempo igual al de la
prescripción aplicable, más la mitad del mismo . Asimismo, si el hecho tiene asignado un lapso
de prescripción menor de un año, si en ese término a partir del día en que comenzó a correr la
prescripción, no se dicta sentencia condenatoria, se tendrá por prescrita la acción penal...”

. “...el fundamento de la prescripción surge con la agravación de la dificultad probatoria que


sobreviene en razón de algunas fuentes o medios de prueba que se hayan deteriorado o
destruido, la pérdida de la memoria o del interés social sobre el caso, la autorehabilitación del
justiciable o que la finalidad preventiva de la pena se haya desvanecido para el caso en
concreto...”.

La Jurisprudencia de la Sala de Casación Penal del TSJ, en la Sentencia Número 230 del
14/05/2002 señala que:

"El artículo 102 de la Ley Orgánica de Salvaguarda del Patrimonio Público impone que las
acciones penales, civiles y administrativas derivadas de ella prescribirán por cinco años. Por su
parte el artículo 110 del Código Penal establece que si el juicio, sin culpa del reo, se prolongare
por un tiempo igual al de la prescripción aplicable, más la mitad del mismo, se declara
prescrita."

. La Sala Constitucional del TSJ, Número 3318 del 19/12/02, Expediente Número 02-0936, con
ponencia del Magistrado José Manuel Delgado Ocando:

"No obstante, la Sala, por orden público constitucional, considera pertinente señalar que, en el
presente caso, operó la llamada prescripción judicial (extinción de la acción) que se produce
cuando el juicio, sin culpa del imputado, se prolongare por un tiempo igual a la prescripción
aplicable más la mitad del mismo, pues la acción penal para el enjuiciamiento del delito de
difamación agravada, tipificado en el único aparte del artículo 444 del Código Penal, cuya pena
aplicable es de seis (6) a treinta (30) meses de prisión, prescribe por un (1) año, de conformidad
con lo establecido en el artículo 452 del Código Penal; entonces, se entiende que la prescripción
judicial (extinción de la acción) de dicho delito es por un (1) año y seis (6) meses; de allí que,
desde el 17.04.97, en que se inició el proceso penal hasta el 16.11.00, fecha en la cual el Juzgado
Primero de Primera Instancia para el Régimen Procesal Transitorio del Circuito Judicial Penal del
Estado Anzoátegui, condenó por seis (6) meses a los ciudadanos Francisco Xavier Braschi Karma
y Nino Mateo Orofino, transcurrieron tres (3) años, seis (6) meses y veintinueve (29) días.
Asimismo, desde la fecha en que se inició el proceso hasta la fecha en que la Corte de Apelación
decretó el sobreseimiento por desistimiento de la acción imputable al accionante,
transcurrieron cuatro (4) años, seis (6) meses y doce (12) días, por lo que resulta evidente que,
en el caso objeto de la tutela constitucional incoada, se extinguió la acción penal conjuntamente
con la prescripción de la pena impuesta (Ver sentencia N° 1.118/2001 del 25.06, recaída en el
caso: Rafael Alcántara Van Nathan).

. Por lo antes expuesto, esta Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia advierte a la
Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal del Estado Anzoátegui que, dado que la
prescripción es materia de orden público, su revisión y declaratoria debe ser previa a cualquier
pronunciamiento, por lo que no se podía, en el presente caso, dictar sentencia condenatoria
respecto de una acción penal ya extinguida, lo que constituyó una subversión del orden legal
establecido".

La Jurisprudencia de la Sala de Casación Penal del TSJ, en la Sentencia Número 036 del
11/02/2003 instituye que:

"Según lo establecido en el primer aparte del artículo 109 del Código Penal, la prescripción
ordinaria comienza desde el día de la perpetración de los hechos punibles consumados; desde la
realización del último acto de ejecución en aquellas infracciones intentadas o fracasadas; y
desde la cesación de la continuación o permanencia del hecho, en las infracciones continuadas o
permanentes. De acuerdo con lo dispuesto en el único aparte de tal disposición, la acción penal
puede suspenderse cuando se requiera de una autorización especial para promover o proseguir
la acción penal o cuando se necesite resolver una cuestión prejudicial."

La Jurisprudencia de la misma sala, en la Sentencia Número 162 del 18/02/2000:

"... esta Sala ha insistido en reiterada jurisprudencia en la obligación del sentenciador de


instancia de estudiar las pruebas de autos y establecer los hechos que considere probados antes
de declarar prescrita la acción penal, salvo en el caso de la prescripción ordinaria, planteada al
momento inicial del proceso, de carácter evidente. Pero si la prescripción surge durante el juicio
como en el presente caso, el tribunal sentenciador deberá examinar previamente la existencia
del hecho delictivo que da nacimiento a la acción, con base al resumen y al análisis de las
pruebas,.."

La Jurisprudencia de la sala de Casación Penal del TSJ, en la Sentencia Número 396 del
31/03/2000:

"La prescripción ordinaria consagrada en el artículo 108 del Código Penal extingue la acción que
nace de todo delito, el Tribunal debe declararla por el simple transcurso del tiempo y ésta debe
calcularse con base en el término medio de la pena del delito tipo, sin tomar en cuenta las
circunstancias que la modifican, como atenuantes, agravantes o calificantes. El lapso de la
prescripción judicial (artículo 110 del Código Penal) se cuenta a partir del auto de proceder. Y la
prescripción de la pena prevista en el artículo 112 "eiusdem" opera sólo cuando por sentencia se
le imponga al acusado el castigo de cumplir una condena."

La misma sala en la Sentencia Número 568 del 09/05/2000:

"El efecto de la prescripción, en términos generales, es que una vez acaecida se pierde un
derecho que se tenía o se pierde el ejercicio de una acción y así surge otro derecho."

La Sala de Casación Penal del TSJ, Sentencia Número 606 del 10/05/2000:

"Al declarar la prescripción de la acción penal, deben los Jueces establecer con base en el
análisis de los elementos existentes en autos, los hechos probados en relación al delito.
Establecido el carácter punible del hecho, procede el pronunciamiento relativo a la prescripción,
debiendo en tal sentido acreditarse, suficientemente, los hechos que dan cuenta del transcurso
del tiempo necesario para que opere la misma."

. Sentencia Nº 352 del 09/07/02, Expediente Número C010841, en SCP del TSJ, en Ponencia de la
Magistrada Blanca Rosa Mármol de León:

"El presente proceso se inició en fecha 11 de octubre del año 1995; y desde esa fecha hasta el
día de hoy ha transcurrido holgadamente los 3 años señalados.

Por otra parte, desde la fecha 11 de octubre de 1995 hasta el día 3 de julio del año 2001, fecha
en la cual se dictó sentencia definitiva que ABSOLVIÓ al imputado, había transcurrido un tiempo
superior a los 3 años correspondientes a la prescripción ordinaria, más la mitad de la misma, es
decir, había operado la prescripción judicial.

Ahora bien, tal como se expresó, aún cuando es cierto que el juzgador de la recurrida ha debido
valorar los elementos probatorios, de conformidad con las reglas de valoración establecidas en
el derogado Código de Enjuiciamiento Criminal, no es menos cierto que la acción penal para
perseguir el delito de APROPIACIÓN INDEBIDA CALIFICADA al procesado, se encuentra
evidentemente prescrita; y que DECLARAR CON LUGAR la presente denuncia a fin de que el
Tribunal de Reenvío en lo Penal, dictase una nueva decisión aplicando el sistema de valoración
de la prueba tarifada, resultaría inútil en virtud de la notoria prescripción de la acción penal de
tal hecho delictivo.

. Tal y como se indica en la sentencia de fecha 31 de mayo del 2001, pronunciada por el Juzgado
Cuatro de Primera Instancia para el Régimen Transitorio del Circuito Judicial Penal del Área
Metropolitana de Caracas, se inició el proceso en fecha 10 de febrero del año 1993, por el delito
de ESTAFA CONTINUADA previsto y sancionado en el Código Penal artículo 464 encabezamiento,
en relación con el artículo 99 ejusdem siendo detenida la imputada en fecha 14-02-95 y dejada
en libertad después de nueve meses...Es así que entonces opera de pleno derecho, dado que la
prescripción es materia de orden público, su revisión y declaratoria debe ser previa a cualquier
pronunciamiento....por cuanto en el presente caso se extinguió la acción penal....se decreta la
Prescripción Judicial de la acción penal... y así se declara."

. 3. Las que hayan sido declaradas sin lugar por el Juez de Primera Instancia en Funciones de
Control al término de la audiencia preliminar.

Las excepciones durante esta fase deberán interponerse, por la parte a quien corresponda, en la
oportunidad señalada en el último aparte del artículo 327 del COPP, y su trámite se hará
conforme a lo previsto en el artículo 329 del COPP.

El Recurso de Apelación contra la decisión que declare sin lugar las excepciones sólo podrá
interponerse junto con la sentencia definitiva.

Resolución de Oficio
Artículo 33. El Juez o Jueza de control o el Juez o Jueza, o tribunal competente, durante la fase
intermedia o durante la fase de juicio oral, podrá asumir de oficio la solución de aquellas
excepciones que no hayan sido opuestas, siempre que la cuestión, por su naturaleza, no requiera
la instancia de parte.

Efectos de las Excepciones


Artículo 34. La declaratoria de haber lugar a las excepciones previstas en el artículo 28 de este
Código, producirá los siguientes efectos:
1. La del numeral 1, el señalado en el artículo 36 de este Código.
2. La del numeral 2, remitir la causa al tribunal que corresponda su conocimiento.
3. La del numeral 3, remitir la causa al tribunal que resulte competente, y poner a su orden al
imputado o imputada, si estuviere privado o privada de su libertad.
4. La de los numerales 4, 5 y 6, el sobreseimiento de la causa.

Extensión Jurisdiccional
Artículo 35. Los tribunales penales están facultados para examinar las cuestiones civiles y
administrativas que se presenten con motivo del conocimiento de los hechos investigados.
En este supuesto, la parte interesada deberá explicar, en escrito motivado, las razones de hecho y
de derecho en que se funda su pretensión, conjuntamente con la copia certificada íntegra de las
actuaciones que hayan sido practicadas a la fecha en el procedimiento extrapenal.
Si el Juez o Jueza penal considera que la cuestión invocada es seria, fundada y verosímil, y que,
además, aparece tan íntimamente ligada al hecho punible que se haga racionalmente imposible su
separación, entrará a conocer y decidir sobre la misma, con el sólo efecto de determinar si el
imputado o imputada ha incurrido en delito o falta.
A todo evento, el Juez o Jueza penal considerará infundada la solicitud, y la declarará sin lugar,
cuando, a la fecha de su interposición, no conste haberse dado inicio al respectivo procedimiento
extrapenal, salvo causas plenamente justificadas a juicio del Juez o Jueza; o cuando el solicitante
no consigne la copia certificada íntegra de las actuaciones pertinentes, a menos que demuestre la
imposibilidad de su obtención. En este caso, el Juez o Jueza dispondrá lo necesario para obtener la
misma.
La decisión que se dicte podrá ser apelada dentro de los cinco días siguientes a su publicación.
El trámite de la incidencia se seguirá conforme al previsto páralas excepciones.
Prejudicialidad Civil
Artículo 36. Si la cuestión prejudicial se refiere a una controversia sobre el estado civil de las
personas que, pese a encontrarse en curso, aun no haya sido decidida por el tribunal civil, lo cual
deberá acreditar el proponente de la cuestión consignando copia certificada íntegra de las
actuaciones pertinentes, el Juez o Jueza penal, si la considera procedente, la declarará con lugar y
suspenderá el procedimiento hasta por el término de seis meses a objeto de que la jurisdicción
civil decida la cuestión. A este efecto, deberá participarle por oficio al Juez o Jueza civil sobre esta
circunstancia para que éste o ésta la tengan en cuenta a los fines de la celeridad procesal.
Si opuesta la cuestión prejudicial civil, aún no se encontrare en curso la demanda civil respectiva,
el Juez o Jueza, si la considera procedente, le acordará a la parte proponente de la misma, un
plazo que no excederá de treinta días hábiles para que acuda al tribunal civil competente a objeto
de que plantee la respectiva controversia, y suspenderá el proceso penal hasta por el término de
seis meses para la decisión de la cuestión civil.
Decidida la cuestión prejudicial, o vencido el plazo acordado para que la parte ocurra al tribunal
civil competente sin que ésta acredite haberlo utilizado, o vencido el término fijado para la
duración de la suspensión, sin que la cuestión prejudicial haya sido decidida, el tribunal penal
revocará la suspensión, convocará a las partes, previa notificación de ellas, a la reanudación del
procedimiento, y, en audiencia oral, resolverá la cuestión prejudicial ateniéndose para ello a las
pruebas que, según la respectiva legislación, sean admisibles y hayan sido incorporadas por las
partes.

Juzgamiento de Altos Funcionarios y Altas Funcionarias


Artículo 37. Cuando para la persecución penal se requiera la previa declaratoria de haber mérito
para el enjuiciamiento, el ola Fiscal que haya conducido la investigación preliminar se dirigirá a él o
la Fiscal General de la República a los efectos de que éste o ésta, solicite de ser pertinente, la
declaratoria de haber lugar al enjuiciamiento. Hasta tanto decida la instancia judicial
correspondiente, o cualquiera otra instancia establecida por la Constitución de la República
Bolivariana de Venezuela, las de los Estados u otras Leyes, no podrán realizarse contra el
funcionario investigado actos que impliquen una persecución personal, salvo las excepciones
establecidas en este Código.
La regulación prevista en este artículo no impide la continuación del procedimiento respecto a los
otros imputados.
Capítulo III
De las Alternativas a la Prosecución del Proceso

Sección Primera
Del Principio de Oportunidad

Supuestos
Artículo 38. El o la Fiscal del Ministerio Público podrá solicitar al Juez o Jueza de Control
autorización para prescindir, total o parcialmente, del ejercicio de la acción penal, o limitarla a
alguna de las personas que intervinieron en el hecho, en cualquiera de los supuestos siguientes:

1. Cuando se trate de un hecho que por su insignificancia o por su poca frecuencia no afecte
gravemente el interés público, excepto, cuando el máximo de la pena exceda de los ocho años de
privación de libertad, o se cometa por un funcionario o funcionaria, empleado público o empleada
pública, en ejercicio de su cargo o por razón de él.

2. Cuando la participación del imputado o imputada, en la perpetración del hecho se estime de


menor relevancia, salvo que se trate de un delito cometido por funcionario o funcionaria,
empleado público o empleada pública, en ejercicio de su cargo o por razón de él.

3. Cuando en los delitos culposos el imputado o imputada, haya sufrido a consecuencia del hecho,
daño físico o moral grave que torne desproporcionada la aplicación de una pena.

4. Cuando la pena o medida de seguridad que pueda imponerse por el hecho o la infracción, de
cuya persecución se prescinde, carezca de importancia en consideración a la pena o medida de
seguridad ya impuesta, o a la que se debe esperar por los restantes hechos o infracciones, o a la
que se le impuso o se le impondría en un procedimiento tramitado en el extranjero.

Quedan excluidas de la aplicación de esta norma, las causas que se refieran a la investigación de
los delitos de: homicidio intencional, violación; delitos que atenten contra la libertad, integridad e
indemnidad sexual de niños, niñas y adolescentes; secuestro, el delito de corrupción, delitos que
causen grave daño al patrimonio público y la administración pública; tráfico de drogas de mayor
cuantía, legitimación de capitales, contra el sistema financiero y delitos conexos, delitos con
multiplicidad de víctimas, delincuencia organizada, violaciones graves a los derechos humanos,
lesa humanidad, delitos graves contra la independencia y seguridad de la nación y crímenes de
guerra.
COMENTARIOS:

Alternativas al proceso penal


Uno de los aspectos más destacables de la reciente reforma del Código Orgánico Procesal Penal
(Copp) lo constituye la ampliación de la posibilidad de aplicar las medidas alternativas a la
prosecución del proceso.

En ese sentido, los artículos 38 y 43, referidos al Principio de Oportunidad y la Suspensión


Condicional del Proceso, respectivamente, establecen que dichas formulas podrán emplearse en
todos aquellos casos que no sobrepasen la pena de ocho años de prisión.

Con respecto a la celebración de acuerdos reparatorios entre el imputado y la víctima, ahora estos
se extienden hasta todos los casos de delitos culposos contra las personas.

De manera que, frente a las conductas punibles, ahora el Estado tiene una mayor posibilidad de
ensayar respuestas diferentes a la prisión. Reiteradamente, he sostenido que mediante las
medidas alternativas a la prosecución del proceso alcanzamos con más facilidad la resocialización
de los infractores de la ley penal.

Ese criterio se hace aún más sólido al cumplirse con las condiciones exigidas en el artículo 359 del
nuevo Copp, según el cual, en los casos de suspensión condicional del proceso, debe el imputado
comprometerse a la reparación del daño causado a la víctima de manera material o simbólica;
además, debe asumir el cumplimiento de un trabajo comunitario en cualquier programa social
ejecutado por el Gobierno nacional.

Esas fórmulas alternativas y sus respectivas condiciones ponen al imputado de cara a su propia
víctima, al tener que asumir la reparación del daño que le ha causado; y frente a su comunidad, a
través de un trabajo social.

Indudablemente, que este contexto ofrece mayores posibilidades de reinserción social, lo cual a su
vez constituye una correcta política de prevención del delito.

De principio, las medidas alternativas a la prosecución del proceso pueden aplicarse en todos
aquellos casos de los ahora denominados delitos menos graves, pues de acuerdo con lo
establecido en el artículo 354, como tales debemos entender los delitos cuyas penas no exceden
de ocho años.

Por las razones expuestas, es importante que, al momento de emitir sus criterios, todos los juristas
involucrados en los procesos penales en los cuales sea procedente la aplicación de una medida
alternativa a la prosecución del proceso, hagan prevalecer esas importantes políticas en materia
criminal impulsadas por el Estado.
Efectos
Artículo 39. Si el tribunal admite la aplicación de alguno de los supuestos previstos en el artículo
anterior, se produce la extinción de la acción penal con respecto al autor o partícipe en cuyo
beneficio se dispuso. Si la decisión tiene como fundamento la insignificancia del hecho, sus efectos
se extienden a todos los que reúnan las mismas condiciones.
El Juez o Jueza, antes de resolver respecto de la solicitud fiscal, procurará oír a la víctima.

LA DELACION
Supuesto Especial
Artículo 40. El o la Fiscal del Ministerio Público solicitará al Juez o Jueza de Control autorización
para aplicar el presente supuesto especial, cuando se trate de hechos producto de la delincuencia
organizada o de la criminalidad violenta y el imputado o imputada colabore eficazmente con la
Investigación, aporte información esencial para evitar que continúe el delito o se realicen otros,
ayude a esclarecer el hecho investigado u otros conexos, o proporcione información útil para
probar la participación de otros imputados o imputadas, siempre que la pena que corresponda al
hecho punible por el cual se le investiga, sea menor o igual que la de aquellos cuya persecución
facilita o continuación evita.

Admitida la solicitud del Ministerio Público, la causa seguida al informante se separará,


ordenándose el resguardo de aquél en un establecimiento que garantice su integridad física, para
lo cual cooperarán todos los organismos del Estado que se requiera.

El Juez o Jueza competente para dictar sentencia, en la oportunidad correspondiente, rebajará la


pena aplicable a la mitad de la sanción establecida para el delito que se le impute al informante,
cuando hayan sido satisfechas las expectativas, lo cual deberá constar en el escrito de acusación.

En todo caso, el Estado adoptará las medidas necesarias para garantizar la integridad física del
informante.

Sección Segunda
De los Acuerdos Reparatorios

Procedencia
*Artículo 41. El Juez o Jueza podrá, desde la fase preparatoria, aprobar acuerdos Reparatorios
entre el imputado o imputada y la víctima, cuando:

1. El hecho punible recaiga exclusivamente sobre bienes jurídicos disponibles de carácter


patrimonial.
2. Cuando se trate de delitos culposos contra las personas.

A tal efecto, deberá el Juez o Jueza verificar que quienes concurran al acuerdo hayan prestado su
consentimiento en forma libre y con pleno conocimiento de sus derechos, y que efectivamente se
está en presencia de un hecho punible de los antes señalados. Se notificará a él o la Fiscal del
Ministerio Público a cargo de la investigación para que emita su opinión sobre la viabilidad del
acuerdo Reparatorio.

El cumplimiento del acuerdo reparatorio extinguirá la acción penal respecto del imputado o
imputada que hubiere intervenido en él. Cuando existan varios imputados o imputadas o víctimas,
el proceso continuará respecto de aquellos que no han concurrido al acuerdo.

Cuando se trate de varias víctimas, podrán suscribirse tantos acuerdos Reparatorios, como
víctimas existan por el mismo hecho. A los efectos de la previsión contenida en el aparte siguiente,
se tendrá como un único acuerdo reparatorio, el celebrado con varias víctimas respecto del mismo
hecho punible.

En el supuesto previsto en el numeral primero de este artículo, sólo se podrá aprobar un nuevo
acuerdo reparatorio a favor del imputado o imputada, después de transcurridos tres años desde la
fecha de cumplimiento de un anterior acuerdo. A tal efecto, el Tribunal Supremo de Justicia, a
través del órgano del Poder Judicial que designe, llevará un registro automatizado delos
ciudadanos y ciudadanas a quienes les hayan sido aprobados acuerdos Reparatorios y la fecha de
su realización.

En caso de que el acuerdo reparatorio se efectúe después que el o la Fiscal del Ministerio Público
haya presentado la acusación, y ésta haya sido admitida, se requerirá que el imputado o imputada,
en la audiencia preliminar, o antes de la apertura del debate, si se trata de un procedimiento
abreviado, admita los hechos objeto de la acusación. De incumplir el acuerdo, el Juez o Jueza
pasará a dictar la sentencia condenatoria, conforme al procedimiento por admisión de los hechos.

Comentarios:

“.. Los acuerdo reparatorios se dan entre las partes que intervienen en el proceso, de manera
concreta, entre la víctima y el imputado; el juez o jueza no interviene ni para sugerir; el juez o
jueza debe limitarse a dar su aprobación previa verificación de los requisitos contemplados en el
artículo 41 relacionado con el consentimiento libre y espontáneo; sin presiones entre las partes; si
se demostrare que en el acuerdo hubo cualquier vicio del consentimiento como pudiera ser error
excusable, violencia física, o moral, o dolo, el mismo debe ser rechazado por el juez..”

Ahora bien, LOS ACUERDOS REPARATORIOS EN VENEZUELA:


El legislador procesal en el artículo 41 y siguientes del Código Orgánico Procesal Penal, ha
estipulado los requisitos y el procedimiento a seguir para que el Juez o jueza de Control pueda
aprobar un acuerdo reparatorio, a tal efecto la disposición contenida en el artículo 41 consagra lo
siguiente: Artículo 41. Procedencia. El Juez o jueza podrá, desde la fase preparatoria, aprobar
acuerdos reparatorios entre el imputado o imputada y la víctima, cuando:
1. El hecho punible recaiga exclusivamente sobre bienes jurídicos disponibles de carácter
patrimonial; o
2. Cuando se trate de delitos culposos contra las personas, que no hayan ocasionado la muerte o
afectado en forma permanente y grave la integridad física de la persona.
A tal efecto deberá el juez o jueza verificar que quienes concurran al acuerdo hayan prestado su
consentimiento en forme libre y con pleno conocimiento de sus derechos y que efectivamente se
está en presencia de un hecho punible de los antes señalados… (Omisis).

Al hacer un análisis sobre el acuerdo reparatorio les puedo decir que es un convenio judicialmente
aprobado en un proceso penal concreto, entre quien funge como imputado o imputada y la
víctima o víctimas del delito juzgado, por lo cual el primero se compromete a satisfacer la
responsabilidad civil proveniente de dicho delito, vale decir, que el imputado se obliga a pagar los
daños materiales y morales, y los perjuicios que su acción delictiva haya carreado.
En este sentido y como quiera que los acuerdos reparatorios constituyen una forma de
tratamiento de la Responsabilidad civil proveniente del hecho ilícito, les comento que a los efectos
de este artículo 41 del Código Orgánico Procesal Penal, dentro de las facultades del juez o jueza
está conocer y examinar cualquier alegato que se funde en los supuestos del Código Civil, en
cuanto sean aplicables.
Estos alegatos pueden provenir del imputado o imputada o de la víctima o del fiscal, quien
tratándose de acuerdos que pueden extinguir la acción penal no puede ser el juez o jueza un
convalidado de piedra en los acuerdos Reparatorios, ya que pudiera existir intereses sociales
lesionados con dichos acuerdos.

Porque el acuerdo reparatorio no es un contrato civil, pues no se asienta en la autonomía de la


voluntad de los pactantes, sino, por el contrario, en la constricción de la persona del imputado o
imputada por el presagio de punición que el proceso penal entraña.
Por esta razón, el Juez o jueza debe siempre comprobar que respecto al imputado o imputada
concurran efectivamente los elementos de convicción que permitan considerarlo incurso en el
reato de marras, porque de lo contrario estaríamos convalidando el hecho injusto de la extorsión
disfrazada de convencimiento judicialmente aprobado. Si no existen los fundamentos de la
condición de imputado, establecidos en el artículo 133, en relación al artículo 236, numerales 1 y
2, ambos del Código Orgánico Procesal Penal, no puede haber acuerdo reparatorio alguno que
constriña al tenido por imputado o imputada. Según mi opinión, el juez o jueza tiene el “ius
puniendi” del Estado y nadie tiene “derecho subjetivo” a un acuerdo reparatorio y los tribunales
pueden rechazar perfectamente los intentos de algunas personas de hacer uso indebido o
exorbitantes de esta institución.
Plazos para la Reparación. Incumplimiento
Artículo 42. Cuando la reparación ofrecida se haya de cumplir en plazos o dependa de hechos o
conductas futuras, se suspenderá el proceso hasta la reparación efectiva o el cumplimiento total
de la obligación.
El proceso no podrá suspenderse sino hasta por tres meses.
De no cumplir el imputado o imputada el acuerdo en dicho lapso, sin causa justificada, a juicio del
Tribunal, el proceso continuará.

En caso de que el acuerdo se hubiere realizado después readmitida la acusación o antes de la


apertura del debate, si se trata de un procedimiento abreviado, el Juez o Jueza procederá a dictar
la sentencia condenatoria correspondiente, fundamentada en la admisión de los hechos realizada
por el imputado o imputada, conforme al procedimiento por admisión de los hechos.

En el supuesto de incumplimiento, los pagos y prestaciones efectuados no serán restituidos.

Sección Tercera
De la Suspensión Condicional del Proceso

Requisitos
Artículo 43. En los casos de delitos cuya pena no exceda de ocho (08) años en su límite máximo, el
imputado o imputada, podrá solicitar al Juez o Jueza de Control, o al Juez o Jueza de Juicio, si se
trata del procedimiento abreviado, la suspensión condicional del proceso, y el Juez o Jueza
correspondiente podrá acordarlo, siempre que él o la solicitante admita plenamente el hecho que
se le atribuye, aceptando formalmente su responsabilidad en el mismo, y no se encuentre sujeto a
esta medida por otro hecho, ni se hubiere acogido a esta alternativa dentro de los tres años
anteriores. A tal efecto, el Tribunal Supremo de Justicia, a través del órgano del Poder Judicial que
designe, llevará un registro automatizado de los ciudadanos y ciudadanas a quienes les haya
suspendido el proceso por otro hecho.
La solicitud deberá contener una oferta de reparación del daño causado por el delito y el
compromiso del imputado o imputada de someterse a las condiciones que le fueren impuestas por
el tribunal, conforme a lo dispuesto en el artículo 45 de este Código. La oferta podrá consistir en la
conciliación con la víctima o en la reparación natural o simbólica del daño causado.

Quedan excluidas de la aplicación de esta norma, las causas que se refieran a la investigación de
los delitos de: homicidio intencional, violación; delitos que atenten contra la libertad, integridad e
indemnidad sexual de niños, niñas y adolescentes; secuestro, el delito de corrupción, delitos que
causen grave daño al patrimonio público y la administración pública; tráfico de drogas de mayor
cuantía, legitimación de capitales, contra el sistema financiero y delitos conexos, delitos con
multiplicidad de víctimas, delincuencia organizada, violaciones graves a los derechos humanos,
lesa humanidad y delitos graves contra la independencia y seguridad de la nación y crímenes de
guerra.

Procedimiento
Artículo 44. A los efectos del otorgamiento o no de la medida, el Juez o Jueza oirá a él o la Fiscal, al
imputado o imputada y a la víctima si está presente, haya participado o no en el proceso, y
resolverá, en la misma audiencia.
La resolución fijará las condiciones bajo las cuales se suspende el proceso, y aprobará, negará o
modificará la ofertada reparación presentada por el imputado o imputada, conforme a criterios de
razonabilidad.
En caso de existir oposición de la víctima y del Ministerio Público, el Juez o Jueza deberá negar la
petición. Esta decisión no tendrá apelación y se ordenará la apertura del juicio oral y público.
La suspensión del proceso podrá solicitarse, en cualquier momento, luego de admitida la
acusación presentada por el Ministerio Público y hasta antes de acordarse la apertura del juicio
oral y público, o, en caso de procedimiento abreviado, una vez presentada la acusación y antes de
la apertura del debate.

Condiciones
Artículo 45. El Juez o Jueza fijará el plazo del régimen de prueba, que no podrá ser inferior a un
año ni superior a dos, y determinará las condiciones que deberá cumplir el imputado o imputada,
entre las siguientes:

1. Residir en un lugar determinado.

2. Prohibición de visitar determinados lugares o personas.

3. Abstenerse de consumir drogas o sustancias estupefacientes o psicotrópicas y de abusar de las


bebidas alcohólicas.

4. Participar en programas especiales de tratamiento, con el fin de abstenerse de consumir


sustancias estupefacientes o psicotrópicas o bebidas alcohólicas.

5. Comenzar o finalizar la escolaridad básica si no la tiene cumplida, aprender una profesión u


oficio o seguir cursos de capacitación en el lugar o la institución que determine el Juez o Jueza.

6. Prestar servicios o labores a favor del Estado o instituciones de beneficio público.

7. Someterse a tratamiento médico o psicológico.

8. Permanecer en un trabajo o empleo, o adoptar, en el plazo que el tribunal determine, un oficio,


arte o profesión, si no tiene medios propios de subsistencia.

9. No poseer o portar armas.

10. No conducir vehículos, si éste hubiere sido el medio de comisión del delito.
A proposición del Ministerio Público, de la víctima o del imputado o imputada, el Juez o Jueza
podrán acordar otras condiciones de conducta similares, cuando estime que resulten
convenientes.

En todo caso, el imputado o imputada deberá cumplir con la oferta de reparación acordada por el
Juez o Jueza, y someterse a la vigilancia que determine éste o ésta

El régimen de prueba estará sujeto a control y vigilancia por parte del delegado o delegada de
prueba que designe el Juez o Jueza, y en ningún caso, el plazo fijado podrá exceder del término
medio de la pena aplicable.

Efectos

Artículo 46. Finalizado el plazo o régimen de prueba, el Juez o Jueza convocará a una audiencia,
notificando de la realización de la misma al Ministerio Público, al imputado o imputada y a la
víctima, y, luego de verificado el total y cabal cumplimiento de todas las obligaciones impuestas,
podrá decretar el sobreseimiento de la causa.

Revocatoria

Artículo 47. Si el acusado o acusada incumple en forma injustificada alguna de las condiciones que
se le impusieron, oda la investigación que continúe realizando el Ministerio Público surgen nuevos
elementos de convicción que relacionen al acusado o acusada con otro u otros delitos, el Juez o
Jueza oirá al Ministerio Público, al acusado o acusada y a su defensa.

Notificada la víctima debidamente para la realización de la audiencia, su incomparecencia no


suspende el acto.

El Juez o Jueza decidirá mediante auto razonado acerca de las siguientes posibilidades:

1. La revocación de la medida de suspensión del proceso, e inconsecuencia, la reanudación del


mismo, procediendo a dictar la sentencia condenatoria, fundamentada en la admisión de los
hechos efectuada por el acusado o acusada al momento de solicitar la medida.

2. En lugar de la revocación, el Juez o Jueza puede, por una sola vez, ampliar el plazo de prueba
por un año más, previo informe del delegado o delegada de prueba y oída la opinión favorable del
Ministerio Público y de la víctima, si está presente.

3. Si el acusado o acusada es procesado o procesada por la comisión de un nuevo hecho punible,


salvo que se trate dedalitos culposos contra las personas, el Juez o Jueza, una vez admitida la
acusación por el nuevo hecho, revocará la suspensión condicional del proceso y resolverá lo
pertinente.

4. En caso de revocatoria de la suspensión condicional del proceso, los pagos y prestaciones


efectuados no serán restituidos.
Sección Cuarta

Disposición Común

Suspensión de la Prescripción

Artículo 48. Durante el plazo del acuerdo para el cumplimiento de la reparación a que se refiere el
artículo 42 de este Código y el período de prueba de que trata el artículo 45 del mismo, quedará
en suspenso la prescripción de la acción penal.

Capítulo IV

De la Extinción de la Acción Penal

Causas

Artículo 49. Son causas de extinción de la acción penal:

1. La muerte del imputado o imputada.

2. La amnistía.

3. El desistimiento o el abandono de la acusación privada enlosa delitos de instancia de parte


agraviada.

4. El pago del máximo de la multa, previa la admisión derecho, en los hechos punibles que tengan
asignada esa pena.

5. La aplicación de un criterio de oportunidad, en los supuestos y formas previstos en este Código.

6. El cumplimiento de los acuerdos Reparatorios.

7. El cumplimiento de las obligaciones y del plazo de suspensión condicional del proceso, luego de
verificado por el Juez o Jueza, en la audiencia respectiva.

8. La prescripción, salvo que el imputado o imputada renuncia ella, o se encuentre evadido o


prófugo de la justicia por alguno de los delitos señalados en el último aparte del artículo 43 de este
Código.
TÍTULO II

DE LA ACCIÓN CIVIL

Acción Civil

Artículo 50. La acción civil para la restitución, reparación e indemnización de los daños y perjuicios
causados por el delito, sólo podrá ser ejercida por la víctima o sus herederos o heredera, contra el
autor o autora y los o las partícipes del delito y, en su caso, contra el tercero o tercera civilmente
responsable.

Intereses Públicos y Sociales

Artículo 51. Cuando se trate de delitos que han afectado el patrimonio de la República, de los
Estados o de los Municipios la acción civil será ejercida por el Procurador o Procuradora General
de la República, o por los Procuradores o

Procuradoras de los Estados o por los o las Síndicos

Municipales, respectivamente, salvo cuando el delito haya sido cometido por un funcionario
público o funcionaria pública en el ejercicio de sus funciones, caso en el cual corresponderá al
Ministerio Público.

Cuando los delitos hayan afectado intereses colectivos o difusos la acción civil será ejercida por el
Ministerio Público.

Cuando en la comisión del delito haya habido concurrencia den particular con el funcionario
público o funcionaria pública, el ejercicio de la acción civil corresponderá al Ministerio Público.

El Procurador o Procuradora General de la República o el o la Fiscal General de la República, según


el caso, podrán decidir que la acción sea planteada y proseguida por otros órganos del Estado o
por entidades civiles.

Ejercicio

Artículo 52. La acción civil se ejercerá, conforme a las reglas establecidas por este Código, después
que la sentencia penal quede firme; sin perjuicio del derecho de la víctima de demandar ante la
jurisdicción civil.

La pretensión civil, cuando se trate de delitos previstos en la Ley contra la Corrupción, deberá ser
formulada por el Ministerio Público conjuntamente con la acusación fiscal o de manera individual
acompañando la sentencia condenatoria, pero corresponderá al Juez de Juicio pronunciarse sobre
su admisibilidad, una vez que aquella sea definitivamente firme, conforme a lo previsto en el
Título IX del procedimiento para la reparación del daño y la indemnización de perjuicios de
acuerdo a este Código en sus artículos 413 y siguientes.
Suspensión

Artículo 53. La prescripción de la acción civil derivada de un hecho punible se suspenderá hasta
que la sentencia penal esté firme.

Delegación

Artículo 54. Las personas que no estén en condiciones socioeconómicas para demandar podrán
delegar en el Ministerio Público el ejercicio de la acción civil. Del mismo modo, la acción derivada
de la obligación del Estado a indemnizar a las víctimas de violaciones a los derechos humanos que
le sean imputables, podrá delegarse en la

Defensoría del Pueblo, cuando dicha acción no se hubiere delegado en el Ministerio Público.

El Ministerio Público, en todo caso, propondrá la demanda cuando quien haya sufrido el daño sea
un incapaz que carezca de representante legal.

TÍTULO III

DE LA JURISDICCIÓN

Capítulo I

Disposiciones Generales

Jurisdicción Penal

Artículo 55. La jurisdicción penal es ordinaria o especial, en los términos establecidos en la


Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y en las leyes.

Jurisdicción Ordinaria

Artículo 56. Corresponde a los tribunales ordinarios el ejercicio de la jurisdicción para la decisión
de los asuntos sometidos así conocimiento, conforme a lo establecido en este Código y leyes
especiales, y de los asuntos penales cuyo conocimiento corresponda a los tribunales venezolanos
según el Código Penal, los tratados, convenios y acuerdos internacionales suscritos y ratificados
por la República Bolivariana de Venezuela.
La falta de jurisdicción de los tribunales venezolanos será declarada, a instancia de parte, por el
tribunal que corresponda, según el estado del proceso. La decisión será recurrible por ante el
Tribunal Supremo de Justicia en Sala Político-Administrativa.

Distribución de Funciones

Artículo 57. La distribución de las respectivas funciones entre los distintos órganos del mismo
tribunal y entre los jueces y juezas y funcionarios y funcionarias que lo integren, se establecerá,
conforme a lo dispuesto en este Código, la ley y los reglamentos internos.

Los reglamentos internos de carácter general deberán dictarse en la primera sesión de cada año
judicial y no podrán ser modificados hasta su finalización.

Lo no previsto en este Código, relativo a la integración de los tribunales y sus órganos y las
condiciones de capacidad de los jueces y juezas, será regulado por la Ley Orgánica del Poder

Judicial y la Ley de Carrera Judicial.

Capítulo II

De la Competencia por el Territorio

Competencia Territorial

Artículo 58. La competencia territorial de los tribunales se determina por el lugar donde el delito o
falta se haya consumado.

En caso de delito imperfecto será competente el del lugar en el que se haya ejecutado el último
acto dirigido a la comisión del delito.

En las causas por delito continuado o permanente el conocimiento corresponderá al tribunal del
lugar en el cual haya cesado la continuidad o permanencia o se haya cometido el último acto
conocido del delito.

En las causas por delito o delito imperfecto cometidos en parte dentro del territorio nacional, será
competente el tribunal del lugar donde se haya realizado total o parcialmente la acción comisión o
se haya verificado el resultado.

Competencias Subsidiarias

Artículo 59. Cuando no conste el lugar de la consumación del delito, o el de la realización del
último acto dirigido a su comisión, o aquel donde haya cesado la continuidad o permanencia, el
conocimiento de la causa corresponderá, según su orden, al tribunal:
1. Que ejerza la jurisdicción en el lugar donde se encuentren elementos que sirvan para la
investigación del hecho y la identificación del autor.

2. De la residencia del primer investigado o investigada.

3. Que reciba la primera solicitud del Ministerio Público parafinas de investigación.

Extraterritorialidad

Artículo 60. En las causas por delitos cometidos fuera del territorio de la República, cuando el
proceso pueda o deba seguirse en Venezuela, será competente, si no existe tribunal designado
expresamente por ley especial, el que ejerza la jurisdicción en el lugar donde esté situada la última
residenciadle imputado o imputada; y, si éste o ésta no ha residido en la República, será
competente el del lugar donde arribe o se encuentre para el momento de solicitarse el
enjuiciamiento.

Práctica de Pruebas

Artículo 61. En los casos previstos en los artículos anteriores, el Ministerio Público, por medio de
los órganos de policía de investigaciones, deberá realizar la actividad necesaria para la adquisición
y conservación de los elementos de convicción, aun cuando el imputado o imputada no se
encuentre en el territorio de la República.

Declinatoria de Competencia

Artículo 62. El juez o Jueza que, conociendo de una causa, observare su incompetencia por razón
del territorio, deberá declararlo así y remitir lo actuado al tribunal que lo sea conforme a lo
dispuesto en los artículos anteriores.

Efectos

Artículo 63. La declaración de incompetencia por el territorio no acarrea la nulidad de los actos
procesales que se hayan realizado antes de que ésta haya sido pronunciada.

Radicación

Artículo 64. Procederá la radicación a solicitud de las partes, en los siguientes casos:

1. Cuando se trate de delitos graves, cuya perpetración cause alarma, sensación o escándalo
público.
2. Cuando por recusación, inhibición o excusa de los jueces o juezas titulares y de sus suplentes
respectivos, el proceso se paralice indefinidamente, después de presentada la acusación por el o la
fiscal.

El Tribunal Supremo de Justicia, a solicitud de cualquiera de las partes, podrá ordenar, en auto
razonado, que el juicio se radique en un Circuito Judicial Penal de otra Circunscripción Judicial que
señalará. Dicha decisión deberá dictarla dentro delos diez días siguientes al recibo de la solicitud.

Capítulo III

De la Competencia por la Materia

Tribunales de Primera Instancia Municipal en Funciones de Control.

Artículo 65. Es de competencia de los Tribunales de Primera Instancia Municipal en Funciones de


Control el conocimiento de los delitos de acción pública, cuyas penas en su límite máximo no
excedan de ocho años de privación de libertad.

Quedan excluidas de la aplicación de esta norma, las causas que se refieran a la investigación de
los delitos de: homicidio intencional, violación; delitos que atenten contra la libertad, integridad e
indemnidad sexual de niños, niñas y adolescentes; secuestro, corrupción, delitos contra el
patrimonio público y la administración pública; tráfico de drogas, legitimación de capitales, contra
el sistema financiero y delitos conexos, delitos con multiplicidad de víctimas, delincuencia
organizada, violaciones a los derechos humanos, lesa humanidad, delitos contra la independencia
y seguridad de la nación y crímenes de guerra.

COMENTARIOS:

Tribunales municipales en funciones de control

Este artículo 65 de la reciente reforma al Código Orgánico Procesal Penal, devuelve la figura de los
tribunales municipales penales, estableciendo que serán competentes para conocer aquellos
delitos cuya pena en su límite máximo no exceda 8 años de prisión.

Ha de recordarse que el extinto Código de Enjuiciamiento Criminal vigente durante el sistema


inquisitivo de justicia penal, en el artículo 23 determinaba la competencia de los tribunales
penales, y en la parte infame expresamente señalaba lo siguiente: "...y en las causas en que se
proceda por las faltas de que trata el Libro Tercero del Código Penal y por los delitos cuyo
enjuiciamiento se equipara al de estas, será el competente el respectivo Juez territorial de la
Parroquia o Municipio donde se haya cometido".
Por otra parte, debe precisarse que todo delito tiene una penalidad aplicable entre dos límites,
llamados límite mínimo y límite máximo, así por ejemplo para el homicidio simple o intencional el
Código Penal establece que la pena será de presidio entre 12 a 18 años. De allí que la reforma no
se refiere a la pena que en definitiva imponga el juez en sentencia condenatoria, sino al límite
máximo establecido en la ley penal correspondiente; por lo que se puede inferir del ejemplo que
ni el homicidio ni cualquier otro delito que exceda los 8 años como límite máximo será de la
competencia de estos tribunales municipales.

Asimismo, por expresa disposición del primer aparte del artículo 354 del nuevo Código Orgánico
Procesal Penal, los tribunales antes señalados sólo conocerán los delitos de acción pública, es
decir, aquellos delitos con penalidad igual o menor a 8 años pero que sean enjuiciables a instancia
de la víctima, tales como apropiación indebida simple, difamación, injuria, continuarán siendo
competencia del tribunal de juicio, aplicando el procedimiento previsto en el Libro Tercero, Titulo
II, artículos 354 y siguientes del citado Código.

Corolario de todo lo anterior, básicamente los tribunales municipales en funciones de control


serán competentes para conocer los delitos de lesiones personales, homicidio culposo con 1
víctima ya que si hay pluralidad de víctimas corresponde al tribunal de primera instancia, estafa,
fraude, apropiación indebida calificada, aprovechamiento de cosas provenientes de delito, etc., y
las faltas previstas en el Libro Tercero del Código Penal.

Hasta ahora no se conoce con exactitud los tribunales a los cuales se les adjudicará esta
competencia, sería apropiado la creación de los tales con competencia exclusiva en materia penal,
en virtud que los tribunales de Municipio que existen hoy día tiene competencia en materia civil,
mercantil, tránsito, contencioso-administrativo (especial), jurisdicción voluntaria, familia y por la
cuantía hasta 3.000 UT, es decir, conocen una gran cantidad de causas, adjudicarles la materia
penal en nada ayuda a resolver el problema, pero habrá que esperar lo que decida al respecto la
Dirección Ejecutiva de la Magistratura ya que el nuevo Código se encuentra en vacatio legis hasta
1 de enero de 2013, fecha estipulada para su entrada en vigencia.

Tribunales de Primera Instancia Estadal en Funciones de Control.

Artículo 66. Es de competencia de los Tribunales de Primera Instancia Estadal en Funciones de


Control el conocimiento de los delitos, cuyas penas en su límite máximo excedan de ocho años de
privación de libertad.
Igualmente, es competente para el conocimiento de los delitos exceptuados en el único aparte del
artículo anterior, indistintamente de la pena asignada.

Competencias Comunes.

Artículo 67. Son competencias comunes a los Tribunales de Primera Instancia Municipal en
funciones de control y de los Tribunales de Primera Instancia Estadal en funciones de control; velar
por el cumplimiento de las garantías procesales, decretar las medidas de coerción que fueren
pertinentes, realizar la audiencia preliminar, la aplicación del procedimiento por admisión de los
hechos, y de las medidas alternativas a la prosecución del proceso, así como cualquier otra
establecida en este Código o en el ordenamiento jurídico. También serán competentes para
conocer la acción de amparo a la libertad y seguridad personal, salvo cuando el presunto
agraviante sea un tribunal de la misma instancia, caso en el cual el tribunal competente será el
superior jerárquico.

COMENTARIOS: El Habeas Corpus es el recurso adecuado para hallar a una persona


presuntamente detenida arbitrariamente por las autoridades, averiguar si lo está legalmente y,
llegado el caso, lograr su libertad a través del llamado mandamiento de Habeas Corpus, si esta se
encuentra actualmente bajo la circunstancia de privación o restricción de libertad.

La figura del Habeas Corpus se interpone por escrito o verbalmente ante el juez en funciones de
control de la circunscripción judicial penal en donde se encuentra detenida la persona, es decir,
dentro de la jurisdicción donde se hubiese producido la privación ilegítima, o por urgencia
mediante Internet a través de correo electrónico con ratificación personal o mediante apoderado
judicial, la cual se hará dentro de los 3 días siguientes a su recepción ante el Tribunal que utilice
estos medios tecnológicos.

La Sentencia N° 70 de la Sala Constitucional del 24/01/2002, con ponencia del Magistrado Dr.
Cabrera Romero, en el Juicio del Fiscal General de la República, expediente 01-0511, estableció
que la procedencia del Habeas Corpus depende de la ilegitimidad de la privación de libertad, para
ello, la detención debe haber sido impuesta por una autoridad administrativa, policial o judicial,
con violación de normas constitucionales, o excediéndose dicha autoridad en el ejercicio de sus
atribuciones legales, o en plazo en que se mantiene la detención.

¿Cuál es el objetivo de esta acción?

El objetivo de esta acción es solicitar la inmediata libertad de la persona o personas


indebidamente retenidas, y se materializa por escrito o en forma oral ante la secretaría del
tribunal, narrando clara y detalladamente todos los hechos, señalando testigos, si los hubiere,
indicando quiénes efectuaron la írrita detención y exactamente donde ésta se realizó,
fundamentándola de conformidad con lo dispuesto en los artículos 26, 27, el numeral 1 del
artículo 44, los numerales 1, 2 y 3 del artículo 49 y el artículo 257 de la Constitución; los artículos
7, 38, 39 y 40 de la Ley Orgánica de Amparo sobre Derechos y Garantías Constitucionales y el
artículo 67 del Código Orgánico Procesal Penal vigente 2012, por la violación de la seguridad
jurídica, el derecho a la defensa y debido proceso, la libertad en proceso y la presunción de
inocencia, para que en forma inmediata sea puesta en libertad esta persona por la existencia de
vicios en el procedimiento de detención, porque no se había verificado un delito flagrante o no
existía previamente orden judicial, como por ejemplo, una orden de captura, requisitos
indispensables y concurrentes para arrebatarle la libertad a una persona, según lo dispone el
artículo 44 de la Constitución, el cual consagra la inviolabilidad del derecho a la libertad personal,
estableciendo que la aprehensión de cualquier persona sólo puede obrar en virtud de estas dos
condiciones. Sin embargo, ha dicho la Sala Constitucional, en la Sentencia 113 del 17/03/2000, que
también es ejercible en aquellos casos en los cuales exista de por medio una detención de carácter
judicial pero, únicamente cuando dichas decisiones no cuenten con un medio ordinario de
impugnación o éste no sea acorde con la protección constitucional que se pretende. En este caso,
sería intentada con base en el artículo 4 de la citada Ley de Amparo, y la competencia
corresponderá a un tribunal superior, en el orden jerárquico, de aquél que emitió el
pronunciamiento o decisión lesiva de los derechos constitucionales.

Se considera procedente el Habeas Corpus cuando la detención es realizada sin los requisitos
legales mínimos y por un funcionario público o particular que no actúe por flagrancia.

Es importante destacar que las personas que estuviesen detenidas por tiempo superior al
señalado en la ley penal, si transcurrido el mismo, no fueran puestos en libertad, retardándose
injustificadamente esta liberación, existiendo mandato judicial o boleta de excarcelación para
ponerlos en la vía pública, irrespetándoles los derechos que la Constitución y las leyes procesales
garantizan a toda persona detenida o procesada que le haya sido concedido un sobreseimiento,
una amnistía, indulto presidencial, absolución, o haya sido declarada prescrita la acción penal o la
ejecución de la pena, pueden utilizar el Habeas Corpus como medio expedito para exigir la
inmediata libertad y el cese de estos abusos a que estén sometidos los detenidos. Se considera
procedente el Habeas Corpus cuando la detención es realizada sin los requisitos legales mínimos y
por un funcionario público o particular que no actúe por flagrancia.

Reiterando lo anterior, para que quede bien claro, les indico que las personas que estuviesen
detenidas por tiempo superior al señalado en la ley penal, si transcurrido el mismo o dentro del
plazo razonable, no fueran puestos en libertad, retardándose injustificadamente esta liberación,
existiendo mandato judicial o boleta de excarcelación para ponerlos en la vía pública,
irrespetándoles los derechos que la Constitución y las leyes procesales garantizan a toda persona
detenida o procesada que le:

•haya sido concedido un sobreseimiento

•haya sido concedida una amnistía

•haya sido concedido un indulto presidencial

•haya sido absuelta mediante decisión judicial

•haya sido declarada prescrita la acción penal


•haya sido declarada la ejecución de la pena,

•o si los hechos no fueron imputados por un representante del ministerio público,

•o no fue oído por su juez natural,

•o fue obligado a confesarse culpable,

Pueden utilizar el Habeas Corpus como medio expedito para exigir la inmediata libertad y el cese
de estos abusos a que estén sometidos los detenidos.

El Habeas Corpus ha sido concebido como la garantía que posee cualquier ciudadano que habite o
resida en este país para preservar su libertad y la seguridad personal, en atención a lo cual la ley le
ha señalado un procedimiento expedito a objeto de restablecer la situación jurídica infringida a
esta persona que se encuentra privada de libertad, determinándose en la parte motiva de esta
decisión del Tribunal que conozca la causa, primero, por qué la detención carece de fundamento
legítimo; segundo, por qué fue dictada por un órgano incompetente o tercero, por qué en la
misma no se cumplieron los trámites y formalidades legales, como el caso del irrespeto a los
tiempos de detención; es obligación del juzgador en el dispositivo de su sentencia, aplicar y
acordar seguidamente un mandamiento de libertad del afectado, obligación ésta que surge como
un mandato Constitucional, repito, siempre y cuando no se hayan cumplido los requisitos
establecidos en la ley.

Si bien existen muchas sentencias sobre Habeas Corpus, vea a continuación algunas de las
Jurisprudencias más importantes del Tribunal Supremo de Justicia sobre este tema:

Sentencia Nº 648 de la Sala de Casación Penal, Expediente Nº A08-258 de fecha 02/12/2008.


Avocamiento. Juez de Corte de Apelaciones que resolvió Habeas corpus y recurso de apelación de
la misma causa.

... Las decisiones objeto de apelación versan sobre distintas decisiones, emanadas de diferentes
juzgados de control en diferentes momentos, uno en conocimiento de la audiencia preliminar, y el
segundo en conocimiento de un recurso de amparo de habeas corpus, conocidos por la misma
Corte de Apelaciones, lo que a criterio de la Sala no constituye causal de recusación o inhibición,
por cuanto se trata de la revisión del cumplimiento de las formalidades que rigen el debido
proceso y de que la Corte de Apelaciones no está revisando su propia decisión sino la de los
tribunales de primera instancia, que han decidido sobre el reclamo efectuado por la defensa en la
presente causa.

Sentencia Nº 290 de la Sala Constitucional, Expediente Nº 00-0648 de fecha 25/04/2000

...la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en su artículo 336, numeral 10,


atribuye competencia a esta Sala para revisar las sentencias de amparo constitucional que dicten
los tribunales de la República, en los términos establecidos por la Ley Orgánica..." "La Sala estima
que, a los fines de juzgar sobre si procede el ejercicio de su potestad de revisión en el caso de
autos, es pertinente valorar, entre otros elementos, la gravedad del presunto hecho lesivo el
tenor de las decisiones pronunciadas a su respecto por los tribunales de instancia. En cuanto al
presunto hecho lesivo, de los autos se desprende que la acción fue ejercida a causa de la presunta
desaparición forzada del ciudadano ...(omissis)... La Sala considera que, de verificarse, la
desaparición forzada de un ciudadano constituiría un hecho de especial gravedad...

Sentencia Nº 1122 de la Sala Constitucional, Expediente Nº 00-1030 de fecha 04/10/2000

En efecto, de autos se desprende que, introducida la pretensión en fecha 18 de febrero de 2000, la


misma fue juzgada en fecha 21 de febrero del mismo año, sin que conste la apertura y desarrollo
del procedimiento de habeas corpus, previsto en los artículos 41 y siguientes de la Ley Orgánica de
Amparo sobre Derechos y Garantías Constitucionales, ni del anunciado, en materia de amparo
sobrevenido, en el artículo 6, numeral 4 in fine, de la citada Ley Orgánica. En las circunstancias
expuestas, la sentencia dictada por la Corte de Apelaciones del Circuito Judicial del Estado Apure,
declaratoria sin lugar de la presente acción de amparo, no se funda en procedimiento judicial
alguno y, en particular, en el procedimiento de amparo constitucional, cuyo desarrollo es
constitucionalmente imprescindible para la validez del juicio que se pronuncie sobre la
controversia sometida a conocimiento del Juez competente. Así se desprende de la fuerza
obligatoria que a las garantías de los derechos fundamentales y el proceso ante la jurisdicción es
una de tales garantías- atribuye la disposición contenida en el artículo 19 de la Constitución de la
República.

Sentencia Nº 165 de la Sala Constitucional, Expediente Nº 00-2419 de fecha 13/02/2001. Acción


de amparo constitucional. Hábeas corpus.

Cambio de Criterio en la competencia para conocer del Mandamiento de Habeas Corpus (2)

... se presentan dificultades en cuanto al orden jerárquico para atribuir a los jueces de control la
competencia para conocer de los amparos interpuestos con ocasión de presuntas violaciones a la
libertad y seguridad personales -hábeas corpus-, provenientes de un órgano jurisdiccional superior
o de igual rango a los Juzgados de Primera Instancia en Función de Control;... En estos casos
resulta contrario a la teoría general del proceso, que un tribunal de la misma o inferior jerarquía
revise una decisión aun cuando sea por la vía de una acción de amparo-, pues esto quebranta el
orden lógico de la organización institucional en la que se ve reflejada la concepción del ejercicio de
la función jurisdiccional, la cual atiende al contenido de valores que nutren el fin último de dicha
función. Tal orden se trastocaría, ciertamente, en la conjetura de decisiones de órganos de
superior jerarquía que deban ser revisadas, con lo cual decimos valoradas, y quizás revertidas, por
instancias de igual o inferior jerarquía.

De tal manera que, en el supuesto de privaciones ilegítimas por detenciones policiales o


administrativas, incluidas las practicadas en acatamiento de sanciones disciplinarias decretadas
por los jueces, debemos reiterar que corresponde la competencia en primera instancia, como
regla general, a los jueces de control de primera instancia en lo penal. En el otro supuesto, si la
acción va dirigida contra una privación judicial preventiva de libertad ordenada por un Juez, por
considerarse que actuó con abuso de poder o con extralimitación de funciones en cualquiera de
las fases del proceso penal, es decir, actuando con facultad jurisdiccional -no administrativa- con
ocasión de la comisión de un delito o falta, con fundamento en el Código Orgánico Procesal Penal
o en cualquier otra ley penal, aun cuando el contenido de la pretensión involucre un hábeas
corpus por alegarse que tal detención en sí misma resulta ilegítima o que por extensión excesiva
de la misma en el tiempo haya adquirido el carácter de ilegitimidad, se atenderá al orden de
gradación del órgano en contra de quien se acciona. No cabe duda, entonces, de que el caso
deberá analizarse bajo la óptica del artículo 4 de la Ley de Amparo, y la competencia
corresponderá a un Tribunal Superior, en el orden jerárquico, de aquél que emitió el
pronunciamiento, puesto que se trata de un acto, resolución o sentencia emanados de un órgano
jurisdiccional actuando en tal condición.

Sentencia Nº 50 de la Sala Constitucional, Expediente Nº 00-1885 de fecha 26/01/2001. Acción de


amparo constitucional. Hábeas Corpus.

La ley consagra el derecho que tienen los ciudadanos de ejercer un amparo para solicitarle al juez
le expida un mandamiento de habeas corpus, cuando ha sido ilegítimamente privado de su
libertad, e igualmente se establece que el único competente para expedir ese mandamiento de
habeas corpus, es el tribunal de control, y por lo tanto, ningún otro juzgado puede decidir un
amparo sobre libertad y seguridad personales.

Sentencia N° 113 de la Sala Constitucional de fecha 17/03/2000:

"... entiende la Sala, haciendo una interpretación armónica y coherente que garantice una
adecuada aplicación de ambos institutos, que el recurso de hábeas corpus, por principio, resulta
procedente cuando se trata de proteger al ciudadano frente a arbitrarias detenciones
administrativas, más sin embargo el mismo también es ejercible en aquellos casos en los cuales
exista de por medio una detención de carácter judicial pero, únicamente cuando dichas decisiones
no cuenten con un medio ordinario de impugnación o éste no sea acorde con la protección
constitucional que se pretende."

Sentencia N° 05 de la Sala Constitucional de fecha 27/01/2000:

"Delimitado el objeto de la forma señalada, entiende esta Sala que se encuentra frente al
supuesto especial de amparo a la libertad y seguridad personales, modalidad esta que ha sido
objeto de una regulación especial, tanto en Ley Orgánica de Amparo sobre Derechos y Garantías
Constitucionales como en el recién promulgado Código Orgánico Procesal Penal. De los aludidos
textos legales se desprende que la competencia para conocer del amparo a la libertad personal
corresponde a los Tribunales de Primera Instancia en lo Penal (artículos 7, 38, 39 y 40 Ley Orgánica
de Amparo sobre Derechos y Garantías Constitucionales), que de acuerdo con la normativa
procesal penal corresponde actualmente a los denominados Tribunales de Control, de
conformidad con lo previsto en el penúltimo aparte del artículo 60 del Código Orgánico Procesal
Penal"
Sentencia N° 114 de la Sala Constitucional de fecha06/02/2001:

"...nuestra Ley Fundamental sujeta a un control judicial inmediato aquellas privaciones de libertad
contrarias al principio de reserva legal, por no estar sustentadas en un dictamen judicial legítimo.
De allí que el constituyente haya colocado a la libertad y seguridad personal bajo una protección
especial del mandamiento de hábeas corpus- cuyo conocimiento prima facie compete a los Jueces
de Primera Instancia en lo Penal en función de Control, dentro de la jurisdicción donde se hubiese
producido la privación ilegítima."

Tribunales de Primera Instancia en Funciones de Juicio

Artículo 68. Es de la competencia del tribunal de juicio el conocimiento de:

1. La fase de juicio en las causas provenientes de los tribunales de primera instancia municipal en
funciones de control.

2. La fase de juicio en las causas provenientes de los tribunales de primera instancia estadal en
funciones de control.

3. Las causas por delitos respecto de los cuales pueda proponerse la aplicación del procedimiento
abreviado.

4. La acción de amparo cuando la naturaleza del derecho o dela garantía constitucional violado o
amenazado de violación sea afín con su competencia natural, salvo que el derecho o la garantía se
refiera a la libertad y seguridad personal.

Tribunales de Primera Instancia en Funciones de Ejecución.

Artículo 69. Corresponde al tribunal de ejecución ejecutar o hacer ejecutar las penas y medidas de
seguridad.

Acumulación de Autos

Artículo 70. La acumulación de autos en materia penal se efectuará en cualquier caso en que el
criterio judicial dependa de la relación que guardan entre sí los varios hechos enjuiciados.

Declaratoria de Incompetencia

Artículo 71. La incompetencia por la materia debe ser declarada por el tribunal de oficio, o a
solicitud del Ministerio Público o del imputado o imputada, hasta el inicio del debate.

Validez

Artículo 72. Los actos procesales efectuados ante un tribunal incompetente en razón de la materia
serán nulos, salvo aquellos que no puedan ser repetidos.
En cualquier caso de incompetencia por la materia, al hacérsela declaratoria, se remitirán los autos
al Juez o Jueza, o tribunal que resulte competente conforme a la ley.

Capítulo IV

De la Competencia por Conexión

Delitos Conexos

Artículo 73. Son delitos conexos:

1. Aquellos en cuya comisión han participado dos o más personas cuando el conocimiento de las
respectivas causas corresponda a diversos tribunales; los cometidos por varias personas, en
tiempos o lugares diversos, si han procedido desconcierto para ello, o cuando se hayan cometido
con daño recíproco de varias personas.

2. Los cometidos como medio para perpetrar otro; para facilitar su ejecución, para asegurar al
autor o autora, o a un tercero el pago, beneficio, producto, precio ofrecido o cualquiera otra
utilidad.

3. Los perpetrados para procurar la impunidad de otro delito.

4. Los diversos delitos imputados a una misma persona.

5. Aquellos en que la prueba de un delito, o de alguna circunstancia relevante para su calificación,


influya sobre aprueba de otro delito o de alguna de sus circunstancias.

Competencia

Artículo 74. El conocimiento de los delitos conexos corresponde a uno solo de los tribunales
competentes.

Son tribunales competentes según su orden para el conocimiento de las causas por delitos
conexos:

1. El del territorio donde se haya cometido el delito que merezca mayor pena.

2. El que debe intervenir para juzgar el que se cometió primero, en el caso de los delitos que
tengan señalada igual pena.
Prevención

Artículo 75. La prevención se determina por el primer acto de procedimiento, cualquiera sea su
naturaleza, que se realice ante un tribunal.

Unidad del Proceso

Artículo 76. Por un solo delito o falta no se seguirán diferentes procesos, aunque los imputados o
imputadas sean diversos, ni tampoco se seguirán al mismo tiempo, contra un imputado o
imputada, diversos procesos aunque haya cometido diferentes delitos o faltas, salvo los casos de
excepción que establece este Código.

Si se imputan varios delitos, será competente el tribunal con competencia para juzgar el delito más
grave.

Excepciones

Artículo 77. El tribunal que conozca del proceso en el cual sean acumulado diversas causas, podrá
ordenar la separación de ellas, en los siguientes casos:

1. Cuando alguna o algunas de las imputaciones que se han formulado contra el imputado o
imputada, o contra alguno o algunos de los imputados o imputadas por el mismo delito, sea
posible decidirlas con prontitud en vista de las circunstancias del caso, mientras que la decisión de
las otras imputaciones acumuladas requiera diligencias especiales.

2. Cuando respecto de algunas de las causas acumuladas seducida la suspensión condicional del
proceso.

3. Cuando se aplique a alguno de los imputados o imputadas el supuesto especial establecido en el


artículo 40 de este Código.

4. Cuando exista pluralidad de imputados o imputadas, y la audiencia se haya diferido por


inasistencia de alguno de ellos o ellas.

5. Cuando se trate de delitos contra las personas que causen conmoción por su grado de crueldad,
y la pena aplicable a una de las causas sea de treinta años de prisión.

Fuero de Atracción

Artículo 78. Si alguno de los delitos conexos corresponde a la competencia del Juez ordinario o
Jueza ordinaria y otros a lado jueces especiales, el conocimiento de la causa corresponderá a la
jurisdicción penal ordinaria.

Cuando a una misma persona se le atribuya la comisión dedalitos de acción pública y de acción de
instancia de parte agraviada, el conocimiento de la causa corresponderá al Juez o Jueza
competente para el juzgamiento del delito de acción pública y se seguirán las reglas del proceso
ordinario.

Minoridad

Artículo 79. Cuando en la comisión de un hecho punible aparezca que alguno de los partícipes es
inimputable por ser menor de edad, la competencia para conocer respecto de éste, corresponderá
a los jueces o juezas que señale la legislación especial; el Juez o Jueza que así lo decida ordenará la
remisión de las actuaciones que correspondan al tribunal competente.

COMENTARIOS:

Base Jurídica:

El artículo 528 de la Ley Orgánica para la Protección Integral del Niño, Niña y Adolescentes,
establece la responsabilidad del Adolescente. “El o la adolescente que incurra en la comisión de
hechos punibles responde por el hecho en la medida de su culpabilidad, de forma diferenciada del
adulto. La diferencia consiste en la Jurisdicción especializada y en la sanción que se le impone. “

Comentarios a la base jurídica:

Si hacemos una interpretación, a este artículo, pareciera que el adolescente es y seguirá siendo
inimputable, porque la LOPNA no lo sanciona con las penas establecidas en el Código Penal sino
que tiene su propio sistema sancionatorio enunciado en el artículo 528 in fine y desarrollado en el
artículo 620 y siguientes. Si la ley in comento hubiese bajado la edad para la imputabilidad, los
adolescente serian juzgado por el mismo juez, se le sancionaría con la misma pena y esta se
cumpliría en el mismo lugar que los adultos. Pero, la inimputabilidad del adolescente no impide su
responsabilidad ni que se le aplique el derecho penal. Porque, de manera disfrazada, siempre se le
ha aplicado.

Por todo lo expuesto, con base en la doctrina de la protección integral y en la noción de


ciudadanía anteriormente expresada se propone un nuevo sistema basado en el reconocimiento
en que el adolescente es penalmente responsable, en su medida de forma diferente que el adulto
por las infracciones que comete. A su vez, se reconoce sus especiales derechos cuando se le
imputa o cuando se le declare responsable por una infracción a la ley penal. De acuerdo a lo
dispuesto en el artículo 4 de la Convención de los Derechos del Niño, el adolescente en conflicto
con la ley penal tiene derecho a una respuesta social que tome en cuenta su edad, fomente su
dignidad y el respeto por el derecho de los demás y lo integre de forma constructiva a la sociedad.
Tiene, además, el derecho a un juicio justo.
Capítulo V

Del Modo de Dirimir la Competencia

Declinatoria

Artículo 80. En cualquier estado del proceso el tribunal que esté conociendo de un asunto podrá
declinarlo, mediante auto motivado, en otro tribunal que considere competente.

Aceptación

Artículo 81. Cuando de acuerdo con el artículo anterior, se hubiere declinado el conocimiento del
asunto y el tribunal en el cual haya recaído la declinatoria se considere competente, la causa será
conocida por éste sin que haya necesidad de resolución alguna acerca de la competencia de los
tribunales intervinientes como consecuencia de la declinatoria.

En este caso las partes podrán, en la oportunidad correspondiente, oponer como excepción la
incompetencia del tribunal.

Conflicto de no Conocer

Artículo 82. Si el tribunal en el cual se hace la declinatoria se considera a su vez incompetente, así
lo declarará y lo manifestará inmediatamente al abstenido expresando los fundamentos de su
decisión. En la misma oportunidad expondrá ante la instancia superior común, que deba resolver
el conflicto, las razones de su incompetencia, y acompañará copia de lo conducente.

De igual manera, el abstenido informará a la referida instancia superior una vez que haya recibido
la manifestación del tribunal en que declinó. Entre tanto, se suspenderá el curso del proceso en
ambos tribunales, hasta la resolución del conflicto. Si no hubiere una instancia superior común
conocerá el Tribunal Supremo de Justicia.

Lo actuado en contra de la regla referente a la suspensión del proceso será nulo.

Conflicto de Conocer

Artículo 83. Si dos tribunales se declaran competentes para conocer de un asunto, el conflicto se
resolverá en la forma dispuesta en el artículo anterior.

Plazo

Artículo 84. La declaratoria sobre la competencia del tribunal ante el cual se ha declinado el
conocimiento de un asunto o hubiere sido requerido para ello deberá pronunciarse dentro delos
dos días siguientes a la solicitud respectiva.

Plazo para Decidir


Artículo 85. En las controversias de conocer, la instancia a quien corresponda dirimirlas procederá
dentro de las veinticuatro horas siguientes al recibo de las actuaciones de los tribunales, con
preferencia a cualquier otro asunto.

Facultades de las Partes

Artículo 86. Las partes podrán presentar, a los tribunales en conflicto, escritos, documentos y
datos que consideren conducentes para apoyar las diferentes posiciones en cuanto a la
competencia. En ningún caso el ejercicio de tal derecho paralizará el curso de la incidencia.

Decisión

Artículo 87. La decisión sobre la incidencia se dictará ateniéndose únicamente a lo que resulte de
las actuaciones remitidas por los tribunales, salvo que falte algún dato indispensable para decidir,
en cuyo caso la instancia superior podrá pedir se le remita dentro de las veinticuatro horas
siguientes.

La decisión se comunicará a los tribunales entre los cuales se haya suscitado la controversia.
Corresponde al tribunal declarado competente la notificación inmediata a las partes dela
continuación de la causa.

Resuelto el conflicto, las partes no podrán oponer como excepción la competencia del tribunal por
los mismos motivos que hayan sido objeto de la decisión.

Capítulo VI

De la Recusación y la Inhibición

Legitimación Activa

Artículo 88. Pueden recusar las partes y la víctima aunque no se haya querellado.

Causales de Inhibición y Recusación

Artículo 89. Los jueces y juezas, los o las fiscales del Ministerio Público, secretarios o secretarias,
expertos o expertas e intérpretes, y cualesquiera otros funcionarios o funcionarias del Poder
Judicial, pueden ser recusados o recusados por las causales siguientes:

1. Por el parentesco de consanguinidad o de afinidad dentro del cuarto y segundo grado


respectivamente, con cualquiera delas partes o con él o la representante de alguna de ellas.

2. Por el parentesco de afinidad del recusado o recusada con el

o la cónyuge de cualquiera de las partes, hasta el segundo grado inclusive, caso de vivir el o la
cónyuge que lo cause, sino está divorciado o divorciada, o caso de haber hijos o hijas

de él o ella con la parte aunque se encuentre divorciado o divorciada o se haya muerto.


3. Por ser o haber sido el recusado padre adoptante o hijo adoptivo o hija adoptiva de alguna de
las partes.

4. Por tener con cualquiera de las partes amistad o enemistad manifiesta.

5. Por tener el recusado, su cónyuge o alguno de sus afines o parientes consanguíneos, dentro de
los grados requeridos, interés directo en los resultados del proceso.

6. Por haber mantenido directa o indirectamente, sin la presencia de todas las partes, alguna clase
de comunicación con cualquiera de ellas o de sus abogados o abogadas, sobre el asunto sometido
a su conocimiento.

7. Por haber emitido opinión en la causa con conocimiento de ella, o haber intervenido como
fiscal, defensor o defensora, experto o experta, intérprete o testigo, siempre que, en cualquiera de
estos casos, el recusado se encuentre desempeñando el cargo de Juez o Jueza.

8. Cualquiera otra causa, fundada en motivos graves, que afecte su imparcialidad.

Inhibición Obligatoria

Artículo 90. Los funcionarios o funcionarias a quienes sean aplicables cualesquiera de las causales
señaladas en el artículo anterior deberán inhibirse del conocimiento del asunto sin esperar a que
se les recuse.

Igualmente lo harán si son recusados o recusadas y estimen procedente la causal invocada.

Contra la inhibición no habrá recurso alguno.

Sanción

Artículo 91. Si se declara con lugar la recusación con base ello establecido en el numeral 6 del
artículo 89 de este Código el tribunal que la acuerde debe remitir lo pertinente al órgano
disciplinario correspondiente, a los fines de que se abra el proceso de destitución del recusado o
recusada por tal concepto.

Constancia

Artículo 92. La inhibición se hará constar por medio de un acta que suscribirá el funcionario
inhibido o funcionaria inhibida.

Prohibición

Artículo 93. El funcionario o funcionaria que se inhibe no podarse compelido o compelida a seguir
actuando en la causa, a menos que la inhibición haya sido declarada sin lugar.
Límite

Artículo 94. Las partes no podrán intentar más de dos recusaciones en una misma instancia, ni
recusar a funcionarios o funcionarias que no estén conociendo de la causa, pero, entado caso,
podrán promover las acciones que estimen conducentes contra el que intervenga con
conocimiento de impedimento legítimo.

Para los efectos de este artículo, se entenderá por una recusación la que no necesite más de un
término de pruebas, aunque comprenda a varios funcionarios o funcionarias.

Inadmisibilidad

Artículo 95. Es inadmisible la recusación que se intente sin expresar los motivos en que se funde, y
la que se propone fuera de la oportunidad legal.

Procedimiento

Artículo 96. La recusación se propondrá por escrito ante el tribunal que corresponda, hasta el día
hábil anterior al fijado para el debate.

Si la recusación se funda en un motivo que la haga admisible, el recusado o recusada, en el día


siguiente, informará ante el secretario o secretaria.

Si el recusado o recusada fuere el mismo Juez o Jueza, extenderá su informe a continuación del
escrito de recusación, inmediatamente o en el día siguiente.

Continuidad

Artículo 97. La recusación o la inhibición no detendrán el curso del proceso, cuyo conocimiento
pasará inmediatamente, mientras se decide la incidencia, a quien deba sustituir conforme a la ley.
Si la recusación o la inhibición fuere declarada con lugar, el sustituto continuará conociendo del
proceso, y en caso contrario, pasará los autos al inhibido o inhibida, o recusado o recusada.

Juez o Jueza Dirimente

Artículo 98. Conocerá la recusación el funcionario o funcionaria que determine la Ley Orgánica del
Poder Judicial, al cual se remitirá copia de las actas conducentes.

Procedimiento
Artículo 99. El funcionario o funcionaria a quien corresponda conocer de la incidencia admitirá y
practicará las pruebas queros interesados o interesadas presenten, dentro de los tres días
siguientes a la fecha en que reciba las actuaciones, y sentenciará al cuarto.

Fiscales

Artículo 100. La inhibición y recusación de los o las fiscales del Ministerio Público se regirá por las
disposiciones de este Código y las de la Ley Orgánica del Ministerio Público.

Secretario

Artículo 101. Si el inhibido o inhibida o recusado o recusada es el secretario o secretaria del


tribunal, el Juez o Jueza nombrará un sustituto o sustituta en el mismo día o en el siguiente; y de
igual forma se procederá cuando se trate de otros funcionarios o funcionarias judiciales.

Expertos o Expertas e Intérpretes

Artículo 102. Si alguno de los expertos o expertas o intérpretes designados o designadas es


recusado o recusada, el Juez o Jueza procederán inmediatamente a hacer nuevo nombramiento.

La recusación del experto o experta o intérprete se propondrá por escrito el día de su aceptación o
el siguiente, bajo pena de caducidad, sin perjuicio de las sanciones procedentes contra el
funcionario o funcionaria que acepte el cargo a sabiendas dese impedimento.

Allanamiento

Artículo 103. En caso de inhibición o de recusación las partes no podrán allanar al inhibido o
inhibida o al recusado o recusada.

Efectos

Artículo 104. La incidencia de recusación o de inhibición de los jueces o juezas producirá los
efectos previstos en la Ley Orgánica del Poder Judicial.

TÍTULO IV

DE LOS SUJETOS PROCESALES Y SUS AUXILIARES

Capítulo I

Disposiciones Preliminares

Buena Fe

Artículo 105. Las partes deben litigar con buena fe, evitándolos planteamientos dilatorios,
meramente formales y cualquier abuso de las facultades que este Código les concede. Se evitará,
en forma especial, solicitar la privación preventiva de libertad del imputado o imputada cuando
ella no sea absolutamente necesaria para asegurar las finalidades del proceso.
Sanciones

Artículo 106. Cuando el tribunal estime la mala fe o la temeridad en alguno de los o las litigantes,
podrá sancionarlo o sancionarla con multa del equivalente en bolívares de veinte ocien unidades
tributarias en el caso de falta grave o reiterada y, en los demás casos, con el equivalente en
bolívares de hasta veinte unidades tributarias o apercibimiento. Antes de imponer cualquier
sanción procesal se oirá al afectado o afectada. Enlosa casos en que exista instancia pendiente las
sanciones previstas en este artículo son apelables.

Regulación Judicial

Artículo 107. Los jueces o juezas velarán por la regularidad del proceso, el ejercicio correcto de las
facultades procesales y la buena fe. No podrán, bajo pretexto de sanciones disciplinarias, restringir
el derecho de defensa o limitar las facultades de las partes.

Capítulo II

Del Tribunal

Organización de los Circuitos

Judiciales Penales

Artículo 108. Los tribunales penales se organizarán, en cada circunscripción judicial, en dos
instancias: Una primera instancia, integrada por tribunales unipersonales; y otra de apelaciones,
integrada por tribunales colegiados. Su organización, composición y funcionamiento se regirán por
las disposiciones establecidas en este Código y en las leyes orgánicas.

Composición y Atribuciones

Artículo 109. El control de la investigación y la fase intermedia estarán a cargo de un tribunal


unipersonal que se denominará tribunal de control; la fase de juzgamiento corresponderá a los
tribunales de juicio.

Las Cortes de Apelaciones estarán compuestas por tres jueces o juezas.

Los jueces y juezas de control, juicio y Corte de Apelaciones podrán rotar, conforme lo determine
el Tribunal Supremo de Justicia.

La fase de ejecución de sentencia estará a cargo de un Juez unipersonal, que se denominará


tribunal de ejecución.

Funciones
Artículo 110. Los jueces o juezas conocerán de las fases del proceso penal según se establece en
este Código.

Cuando en este Código se indica al Juez o Jueza, o tribunal de control, al Juez o Jueza o tribunal de
juicio o al Juez o jueza o tribunal de ejecución, debe entenderse que se refiere al Juez o Jueza de
primera instancia en función de control, en función de juicio y en función de ejecución de
sentencia, respectivamente.

Capítulo III

Del Ministerio Público

Atribuciones del Ministerio Público

Artículo 111. Corresponde al Ministerio Público en el proceso penal:

1. Dirigir la investigación de los hechos punibles para establecer la identidad plena de sus autores
o autoras y partícipes.

2. Ordenar y supervisar las actuaciones de los órganos de policía de investigaciones en lo que se


refiere a la adquisición y conservación de los elementos de convicción.

3. Requerir de organismos públicos o privados, altamente calificados, la práctica de peritajes o


experticias pertinentes para el esclarecimiento de los hechos objeto de investigación, sin perjuicio
de la actividad que desempeñen los órganos de policía de investigaciones penales.

4. Formular la acusación y ampliarla, cuando haya lugar, y solicitar la aplicación de la penalidad


correspondiente.

5. Ordenar el archivo de los recaudos, mediante resolución fundada, cuando no existan elementos
suficientes para proseguir la investigación.

6. Solicitar autorización al Juez o Jueza de Control, para prescindir del ejercicio de la acción penal.

7. Solicitar cuando corresponda el sobreseimiento de la causa o la absolución del imputado o


imputada.

8. Imputar al autor o autora, o partícipe del hecho punible.

9. Proponer la recusación contra los funcionarios o funcionarias judiciales.

10. Ejercer la acción civil derivada del delito, cuando así lo dispongan este Código y demás leyes de
la República.

11. Requerir del tribunal competente las medidas cautelares y de coerción personal que resulten
pertinentes.
12. Ordenar el aseguramiento de los objetos activos y pasivos relacionados directamente con la
perpetración del delito.

13. Actuar en todos aquellos actos del proceso que, según la ley, requieran su presencia.

14. Ejercer los recursos contra las decisiones que recaigan ellas causas en que intervenga.

15. Velar por los intereses de la víctima en el proceso y ejercer su representación cuando se le
delegue o en caso de inasistencia al juicio.

16. Opinar en los procesos de extradición.

17. Solicitar y ejecutar exhortos, cartas rogatorias y solicitudes de asistencia mutua en materia
penal, en coordinación con el Ministerio con competencia en materia de relaciones exteriores.

18. Solicitar al tribunal competente declare la ausencia del evadido o prófugo sobre el que recaiga
orden de aprehensión y que proceda a dictar medidas definitivas de disposición sobre los bienes
relacionados con el hecho punible, propiedad del mismo o de sus interpuestas personas.

19. Las demás que le atribuyan este Código y otras leyes.

COMENTARIOS:

Uno de los 37 artículos modificados en la reforma parcial del Código Orgánico Procesal Penal en el
2009 (COPP) estuvo en el artículo 108, referida a las atribuciones del Ministerio Público. Este es
uno de los cambios más preocupantes que sufrió la norma publicada en la Gaceta Oficial
Extraordinaria 5.930 del pasado 4 de septiembre 2009.

Sin embargo la encontramos nuevamente en este artículo 111 del proyecto definitivo de reforma
del COPP decreto 9042 de fecha 12 de junio de 2012, que establece lo siguiente:

Según el numeral 3°, la Fiscalía General de la República podrá requerir, incluso a organismos
privados, la práctica de peritajes o experticias que sean pertinentes para el esclarecimiento de los
hechos objeto de investigación, “sin perjuicio de la actividad que desempeñen los órganos de
policía de investigación penales”.

En mi criterio, el Ministerio Público no puede tener este tipo de atribuciones debido a que, entre
otras cosas, imposibilitan que la parte acusada ejerza un efectivo control de las pruebas que se
llevan al juicio.

En cuanto a las facultades de este órgano, previstas en el artículo 309 del COPP, lo alarmante no es
que las empresas tengan que suministrar la información que se les solicite -para lo que deben
contar con unidades encargadas de procesar registros durante las 24 horas de todos los días del
año-, sino que los legisladores no hayan especificado la manera en la que esta obligación debe ser
llevada a la práctica.
“¿Quién determina cuál es la información que puede ser dada de manera inmediata?, ¿Quién
establece cuál es el tiempo oportuno para su entrega?”, estas son algunas de las preguntas que se
hace el especialista al analizar la norma.

Descongestión del aparato judicial

En mi criterio, aunque se incluyeron modificaciones encaminadas a agilizar los procesos y a


descongestionar el aparato judicial, lo cierto es que para el logro de este objetivo es necesaria la
incorporación de medidas prácticas y estructurales que no han sido tomadas.

Uno de los requisitos para que el Ministerio Público opte por prescindir del ejercicio de la acción
penal consiste en el que la pena máxima del delito cometido no sea mayor a ocho años de
privación de libertad, en lugar de los 5 años que estaban establecidos. Con esto, se incrementa el
número de casos en los que puede hacerse la petición ante el juez de control.

Sustitución de los Fiscales

Artículo 112. Cuando los fiscales se inhiban de conocer en razón de alguno de los motivos
previstos en el artículo 89 de este Código, sean recusados o recusadas, o legítimamente
sustituidos o sustituidas, el o la Fiscal General de la República procederá a la designación de otro u
otra fiscal para que intervenga en la causa.

Capítulo IV

De los Órganos de Policía de Investigaciones Penales

Órganos

Artículo 113. Son órganos de policía de investigaciones penales los funcionarios o funcionarias a
los cuales la ley acuerde tal carácter, y todo otro funcionario o funcionaria quedaba cumplir las
funciones de investigación que este Código establece.

Facultades

Artículo 114. Corresponde a las autoridades de policía de investigaciones penales, la práctica de


las diligencias conducentes a la determinación de los hechos punibles y a la identificación de sus
autores o autoras y partícipes, bajo la dirección del Ministerio Público.

Investigación Policial

Artículo 115. Las informaciones que obtengan los órganos de policía, acerca de la perpetración de
hechos delictivos y de la identidad de sus autores o autoras, y demás partícipes, deberá constar en
acta que suscribirá el funcionario o funcionaria actuante, para que sirvan al Ministerio Público a
los fines desfundar la acusación, sin menoscabo del derecho de defensa del imputado o imputada.
Deber de Información

Artículo 116. Los órganos de policía en los plazos que se les hubieren fijado, comunicarán al
Ministerio Público o al tribunal que lo hubiere solicitado, el resultado de las diligencias
practicadas.

En ningún caso, los funcionarios o funcionarias policiales podrán dejar transcurrir más de doce
horas sin dar conocimiento al Ministerio Público o al tribunal si fuere el caso, de las diligencias
efectuadas.

Prohibición de Informar

Artículo 117. Se prohíbe a todos los funcionarios o funcionarias de policía dar informaciones a
terceros acerca delas diligencias que practiquen, de sus resultados y de las órdenes que deben
cumplir, de conformidad con lo previsto en este Código.

La infracción de esta disposición será sancionada conforme a la ley.

Poder Disciplinario

Artículo 118. Los órganos de policía de investigaciones penales que infrinjan disposiciones legales
o reglamentarias, omitan o retarden la ejecución de un acto propio de sus funciones o lo cumplan
negligentemente, serán sancionados según la ley que los rija.

Reglas para Actuación Policial

Artículo 119. Las autoridades de policía de investigaciones penales deberán detener a los
imputados o imputadas en los casos que este Código ordena, cumpliendo con los siguientes
principios de actuación:

1. Hacer uso de la fuerza sólo cuando sea estrictamente necesario y en la proporción que lo
requiera la ejecución de la detención.

2. No utilizar armas, excepto cuando haya resistencia que ponga en peligro la vida o la integridad
física de personas, dentro de las limitaciones a que se refiere el numeral anterior.

3. No infligir, instigar o tolerar ningún acto de tortura u otros tratos o castigos crueles, inhumanos
o degradantes.

4. No presentar a los detenidos o detenidas a ningún medio de comunicación social, cuando ello
pueda afectar el desarrollo dela investigación.
5. Identificarse, en el momento de la captura, como agente dela autoridad y cerciorarse de la
identidad de la persona o personas contra quienes procedan, no estando facultados para capturar
a persona distinta de aquella a que se refiera la correspondiente orden de detención. La
identificación de la persona a detener no se exigirá en los casos de flagrancia.

6. Informar al detenido o detenida acerca de sus derechos.

7. Comunicar a los parientes u otras personas relacionadas con el imputado o imputada, el


establecimiento en donde se encuentra detenido o detenida.

8. Asentar el lugar, día y hora de la detención en un acta inalterable.

COMENTARIOS:

¿Qué pasó con el imputado?, ¿cómo lo detuvieron?, ¿cuándo lo detuvieron?, y ¿dónde y por qué
ocurre la detención?, son preguntas comunes que deben hacerse en todo proceso penal frente a
las actuaciones de los funcionarios policiales. Establece el artículo 119 del Código Orgánico
Procesal Penal que las autoridades de policía de investigaciones deberán detener a los imputados
en los casos que el Código ordena, cumpliendo siempre con ocho principios de actuación:

PRIMER PRINCIPIO

El primero de estos principios es hacer uso de la fuerza sólo cuando sea estrictamente necesario y
en la proporción que lo requiera la ejecución de la detención. Por ello, la máxima protección del
sistema internacional de justicia, se pone en alerta cuando se va a detener a un imputado. Entre
los instrumentos internacionales pertinentes sobre las anteriores incógnitas, están una serie de
normas contenidas en tratados internacionales, ellos son:

*• La Declaración Universal de Derechos Humanos

*• El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos

*• La Declaración sobre la Protección de todas las Personas contra la Tortura y Otros Tratos o
Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes

* • La Declaración de las Naciones Unidas sobre la eliminación de todas las formas de


discriminación racial

*• La Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación


Racial

*• La Convención Internacional sobre la Represión y el Castigo del Crimen de Apartheid

*• La Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio


*• Las Reglas Mínimas para el Tratamiento de los Reclusos y

*• La Convención de Viena sobre relaciones consulares

Un poco más abajo están los datos de estos tratados.

SEGUNDO PRINCIPIO

El segundo de estos principios es la no utilización de armas, excepto cuando haya resistencia que
ponga en peligro la vida o la integridad física de personas, dentro de las limitaciones a que se
refiere el principio anterior.

TERCER PRINCIPIO

El tercero de estos principios es no infligir, instigar o tolerar ningún acto de tortura u otros tratos o
castigos crueles, inhumanos o degradantes, tanto en el momento de la captura como durante el
tiempo de la detención.

La tortura es todo acto por el cual un funcionario público, u otra persona a instigación suya, inflija
intencionalmente a una persona penas o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, con el fin
de obtener de ella o de un tercero información o una confesión, de castigarla por un acto que haya
cometido o se sospeche que ha cometido, o de intimidar a esa persona o a otras. El Principio 21
Básico para el Tratamiento de los Reclusos así también lo dispone. El artículo 5 de la Declaración
Universal de Derechos Humanos proclama que nadie será sometido a tortura ni a tratos o penas
crueles, inhumanas o degradantes.

El literal 'F' del artículo 7 de la 'Tortura', definida ella en el literal e) del Numeral 2 Ley Aprobatoria
del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, Estatuto que define como Crimen de Lesa
Humanidad, el causar intencionalmente dolor o sufrimiento graves, ya sean físicos o mentales, a
una persona que el acusado tenga bajo su custodia o control. Sobre las reglas de actuación policial,
veamos más adelante, el numeral 10 del artículo 127 del Código Orgánico Procesal Penal, que nos
habla de los derechos del imputado.

Toda persona que alegue que ha sido sometida a tortura u otros tratos o penas crueles,
inhumanas o degradantes, por un funcionario público o a instigación del mismo, tendrá derecho a
que su caso sea examinado imparcialmente por las autoridades competentes del Estado
interesado.
Constituye una violación de las normas del derecho internacional que garantizan a todo ser
humano, entre otras cosas, el derecho al reconocimiento de su personalidad jurídica, el derecho a
la libertad y a la seguridad de su persona y el derecho a no ser sometido a torturas. Se viola,
además, el derecho a la salud física y mental, o lo pone gravemente en peligro.

El artículo 49 de nuestro Texto Fundamental vigente, consagra que el debido proceso es un


derecho aplicable a todas las actuaciones penales, disposición que tiene su fundamento en el
principio de igualdad ante la ley, dado que el debido proceso significa que las partes deben tener
igualdad de oportunidades, tanto en la defensa de sus respectivos derechos como en la
producción de las pruebas destinadas a acreditarlos. Aunado a ello, el Principio 18 para la
protección de todas las personas sometidas a cualquier forma de detención o prisión, impone la
obligación a que el detenido tenga contacto con su abogado desde el primer momento. Por ello, la
formación de un expediente penal es una manifestación del deber de documentación que tiene su
origen en la necesidad de acreditar fehacientemente actos, hechos o actuaciones, siguiendo un
orden lógico, de acuerdo a cuándo y cómo se produjeron los hechos. Resalto el Principio 26 para la
protección de todas las personas sometidas a cualquier forma de detención o prisión, básico para
el tratamiento de los reclusos, que nos habla de la realización del examen médico. Igualmente, me
remito a las Reglas Mínimas para el tratamiento de los reclusos. Así, un expediente, debe
constituir la prueba que debe presentar la administración de justicia, para demostrar la
legitimidad de sus actuaciones, la veracidad de los hechos y el fundamento de la sanción que se
imponga a quienes disciplinariamente y penalmente se debe investigar.

Entre los instrumentos internacionales adecuados, repito, están la Declaración sobre la Protección
de todas las Personas contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes,
la Declaración de las Naciones Unidas sobre la eliminación de todas las formas de discriminación
racial, la Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación
Racial, la Convención Internacional sobre la Represión y el Castigo del Crimen de Apartheid, la
Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, las Reglas Mínimas para el
Tratamiento de los Reclusos y la Convención de Viena sobre relaciones consulares.

CUARTO PRINCIPIO

No presentar a los detenidos a ningún medio de comunicación social sin el expreso


consentimiento de ellos, el cual se otorgará en presencia del defensor, y se hará constar en las
diligencias respectivas. A veces vemos que ocurre esta situación por nuestros medios de
comunicación social públicos o privados. Creo que lo primero que deben hacer es aclarar que el
detenido prestó por escrito su aprobación para tal acto y presentarlo inclusive como el “presunto”
responsable de tal delito. Esta autorización, siempre a priori, debe existir en autos, para evitar
acciones judiciales posteriores de imputado por difamación agravada y luego, por la acción civil de
daño moral, ya que el imputado puede hacerlo en forma inmediata. Si en forma inmediata puede
incoar las respectivas acciones judiciales. Además, es fundamental tener en cuenta que de las
resultas de la investigación puede no comprender ninguna responsabilidad penal, y esto se puede
materializar por el acto conclusivo de sobreseimiento fiscal o puede resultar absuelto por la
sentencia de juicio o por una sentencia de casación. Entonces, esa lesión a la imagen del imputado
en los medios, la puede utilizar en contra de quienes, quienes en su momento, sin su
consentimiento, lo mostraron como el delincuente ante la sociedad. Considero que son
formalismos esenciales que deben cumplirse, antes de presentar a un imputado a los medios. Ver
artículo 26 de la Constitución.

QUINTO PRINCIPIO

El funcionario policial debe identificarse, en el momento de la captura, como agente de la


autoridad y cerciorarse de la identidad de la persona o personas contra quienes procedan, no
estando facultados para capturar a persona distinta de aquella a que se refiera la correspondiente
orden de detención. La identificación de la persona a detener no se puede exigir en los casos de
flagrancia.

SEXTO PRINCIPIO

Informar al detenido acerca de sus derechos. Significa leerle y explicarle el artículo 127 del Código
Orgánico Procesal Penal, el cual señala que el imputado tiene los siguientes derechos:

1. Que se le informe de manera específica y clara acerca de los hechos que se le imputan;

La Sentencia Número 1.636 de la Sala Constitucional del 17/07/2.002, señala que:

“…No establece el Código Orgánico Procesal Penal un derecho de las personas a solicitar del
Ministerio Público, que declare si son o no son imputados, pero la Sala reputa que tal derecho sí
existe, como un derivado del derecho de defensa que consagra el artículo 49 Constitucional para la
investigación y que expresa ‘toda persona tiene derecho a ser notificada de los cargos por los
cuales se le investiga. A juicio de esta Sala, cuando hay hechos concretos contra alguien, a pesar
de que estén investigando, la persona tiene el derecho a solicitar conocerlos, y la existencia de
tales hechos, de la misma naturaleza que los de las denuncias, equivalen a imputaciones…”.

La Jurisprudencia de la Sala de Casación Penal, Sentencia Número 722, Expediente Nº A07-0400 de


fecha 18/12/2.007 ha establecido que:

“... la pronta y efectiva comunicación a un ciudadano investigado de un hecho que se le imputa,


constituye una garantía de la tutela judicial efectiva y del debido proceso consagrados en los
artículos 26 y 49 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, los cuales deben
garantizarse a través de los órganos de la administración de justicia...”

2. Comunicarse con sus familiares, abogado de su confianza o asociación de asistencia jurídica,


para informar sobre su detención;

3. Ser asistido, desde los actos iniciales de la investigación, por un defensor que designe él o sus
parientes y, en su defecto, por un defensor público;

Sobre el Numeral Tercero de este artículo 127 del Código Orgánico Procesal Penal, tenemos la
Jurisprudencia de la Sala de Casación Penal, Sentencia Número 727, Expediente Nº 08-59 de fecha
17/12/2.008 sobre la Indefensión, por falta de designación del defensor Público en la Fase de
Investigación:

“… corresponde un derecho del imputado en ejercicio de su derecho a la defensa, el


nombramiento de su abogado defensor, el cual de conformidad al artículo 125 del Código
Orgánico Procesal Penal ... puede ser un profesional de su confianza y en caso contrario,
corresponde al Estado, nombrar un defensor público, para evitar que se genere un estado de
indefensión, al privar o limitar a alguna de las partes el acceso al procedimiento y los medios
impugnativos previstos en la ley para hacer valer sus derechos. ... el período de indefensión del
ciudadano Didier ... se produjo durante la etapa de investigación, la cual en el proceso penal, está
destinada para la realización de todos los actos o diligencias tendientes a desvirtuar o comprobar
los hechos que se le imputan al posible responsable de la conducta delictual, oportunidad que le
fue negada al referido ciudadano. ... el Juez de Control ha debido no sólo tramitar en forma
inmediata la designación del abogado defensor público del ciudadano... sino asegurarse del
cumplimiento de su mandato con la celeridad obligada, por ser su deber constitucional y legal, por
lo cual no debió permitir que al final de la etapa de investigación, se produjese una grave violación
al derecho de la defensa del referido ciudadano, consumándose una transgresión al debido
proceso y a la tutela judicial efectiva.

4. Ser asistido gratuitamente por un traductor o intérprete si no comprende o no habla el idioma


castellano. Hay que ir al numeral 3 del artículo 49 constitucional y a los artículos 151 y siguientes
del Código Orgánico Procesal Penal

5. Pedir al Ministerio Público la práctica de diligencias de investigación destinadas a desvirtuar las


imputaciones que se le formulen. Revisar el artículo 287 del mencionado cuerpo legal.

6. Presentarse directamente ante el Juez con el fin de prestar declaración;

7. Solicitar que se active la investigación y a conocer su contenido, salvo en los casos en que
alguna parte de ella haya sido declarada reservada y sólo por el tiempo que esa declaración se
prolongue. Ver el artículo 286 del Código Orgánico Procesal Penal.

8. Pedir que se declare anticipadamente la improcedencia de la privación preventiva judicial de


libertad;
9. Ser impuesto del precepto constitucional que lo exime de declarar y, aun en caso de consentir a
prestar declaración, a no hacerlo bajo juramento. Ver el numeral 5 del artículo 49 constitucional.

10. No ser sometido a tortura u otros tratos crueles, inhumanos o degradantes de su dignidad
personal.

Dos extractos de la Jurisprudencia de la Sala de Casación Penal, en la Sentencia Número 744,


Expediente Nº A07-0414 de fecha 18/12/2.007, han dicho que:

“...la imputación es una función motivadora, indiciaria y garantizadora del derecho a la defensa y
del debido proceso, por cuanto le permite al ciudadano objeto de ese acto, que una vez informado
e imputado de los hechos por los cuales se le investiga, pueda ejercer su derecho a ser oído, todo
con el objeto de garantizarle la defensa de los derechos e intereses legítimos...”

“... la imputación fiscal, es una actividad propia del Ministerio Público, es decir, que no es
delegable en los órganos de investigación penal, además no se limita a informarle a la persona
objeto de la investigación sus derechos como imputado establecidos en el Código Orgánico
Procesal Penal, sino que es un medio por el cual, se impone a los investigados (debidamente
asistidos de sus abogados) de los hechos objeto del proceso y de los delitos que se le imputan,
cumpliendo con las formalidades que establece la ley...”

La Sentencia Número 568 de la Sala de Casación Penal del 18/12/2.006, ha dicho:

“En cuanto al acto formal de imputación, como actuación propia e indelegable del representante
del Ministerio Publico, la Sala de Casación Penal ha reiterado que: “… El acto de imputación
formal, es una actividad propia del Ministerio Público, el cual previa citación del investigado y
asistido por defensor se le impone formalmente: del precepto constitucional que lo exime de
declarar y aun en el caso de rendir declaración hacerlo sin juramento; al igual que se le impone de
los hechos investigados y aquellas circunstancias de tiempo, modo y lugar, la adecuación al tipo
penal, los elementos de convicción que lo relacionan con la investigación y el acceso al expediente
según los artículos 8, 125, 126, 130, 131 del Código Orgánico Procesal Penal. En este sentido, es
oportuno mencionar que la naturaleza del proceso penal acusatorio, dispone como garantía
máxima la presunción de inocencia, y en este orden, el Código Orgánico Procesal Penal dispone
una serie de actos de estricto cumplimiento, necesarios para garantizar el debido proceso, el
derecho a la defensa y la igualdad entre las partes. La realización previa del acto de imputación
formal, permite el ejercicio efectivo del derecho a la defensa, mediante la declaración y la
proposición de las diligencias necesarias para sostener la defensa, porque si bien el Ministerio
Público ostenta autonomía e independencia, reconocida constitucionalmente en el artículo 285 de
la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y legalmente en el artículo 108 del
Código Orgánico Procesal Penal; el investigado de conformidad con el artículo 49 (numeral 1)
constitucional, tiene la defensa como garantía inviolable, en todo estado y grado de la
investigación y del proceso…”.

SÉPTIMO PRINCIPIO

Comunicar a los parientes u otras personas relacionadas con el imputado, el establecimiento en


donde se encuentra detenido.

OCTAVO PRINCIPIO

El funcionario policial debe asentar el lugar, día y hora de la detención en un acta inalterable. No
debe tener errores, ni tachaduras, y debe estar firmada con la debida identificación de los
funcionarios actuantes y testigos. El acta policial concerniente a los funcionarios policiales que
capturan a los delincuentes y que el Fiscal del Ministerio Público de guardia, sirven de prueba para
la determinación de cosas y personas en la audiencia de flagrancia; describiendo si hicieron uso
considerable de la fuerza porque era necesario y en la proporción que lo requiera la ejecución de
la detención, especificando si utilizaron sus armas de fuego, cuando haya resistencia que ponga en
peligro la vida o la integridad física de personas o bienes.

El Decreto Ley de los Órganos de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas establece la


llamada Elaboración del Acta Policial:

“Artículo 21. Las informaciones que obtengan los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones
Científicas, Penales y Criminalísticas acerca de la perpetración de hechos delictivos y de la
identidad de sus autores, como demás partícipes, deberán constar en acta que suscribirá el
funcionario actuante, para que sirvan al Ministerio Público a los fines de fundar la acusación, sin
menoscabo del derecho de defensa del imputado. En dicha acta deben señalarse las circunstancias
de tiempo y lugar en que se cometió el hecho, así como los demás elementos que pudieran ser de
utilidad para la investigación.”

Capítulo V

De la Víctima

Víctima

Artículo 120. La protección y reparación del daño causado a la víctima del delito son objetivos del
proceso penal. El Ministerio Público está obligado a velar por dichos intereses en todas las fases.
Por su parte, los jueces y juezas garantizarán la vigencia de sus derechos y el respeto, protección y
reparación durante el proceso.
Asimismo, la policía y los demás organismos auxiliares deberán otorgarle un trato acorde con su
condición de afectado o afectada, facilitando al máximo su participación en los trámites en que
deba intervenir.

Definición

Artículo 121. Se considera víctima:

1. La persona directamente ofendida por el delito.

2. El o la cónyuge o la persona con quien mantenga relación estable de hecho, hijo o hija, o padre
adoptivo o madre adoptiva, parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad segundo de
afinidad, y al heredero o heredera, en los delitos cuyo resultado sea la incapacidad o la muerte del
ofendido u ofendida.

3. El o la cónyuge o la persona con quien mantenga relación estable de hecho, hijo o hija, o padre
adoptivo o madre adoptiva, parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de
afinidad, cuando el delito sea cometido en perjuicio de una persona incapaz o de una persona
menor de dieciocho años.

4. Los socios o socias, accionistas o miembros, respecto de los delitos que afectan a una persona
jurídica, cometidos por quienes la dirigen, administran o controlan.

5. Las asociaciones, fundaciones y otros entes, en los delitos que afectan intereses colectivos o
difusos, siempre que el objeto de la agrupación se vincule directamente con esos intereses y se
hayan constituido con anterioridad a la perpetración del delito.

Si las víctimas fueren varias deberán actuar por medio de una sola representación.

Derechos De la Víctima

Artículo 122. Quien de acuerdo con las disposiciones de este Código sea considerado víctima,
aunque no se haya constituido como querellante, podrá ejercer en el proceso penal los siguientes
derechos:

1. Presentar querella e intervenir en el proceso conforme a lo establecido en este Código.

2. Ser informada de los avances y resultados del proceso cuando lo solicite.

3. Delegar de manera expresa en el Ministerio Público su representación, o ser representada por


este en caso de inasistencia al juicio.

4. Solicitar medidas de protección frente a probables atentados en contra suya o de su familia.

5. Adherirse a la acusación de él o de la Fiscal o formular una acusación particular propia contra el


imputado o imputada enlosa delitos de acción pública; o una acusación privada en los delitos
dependientes de instancia de parte.
6. Ejercer las acciones civiles con el objeto de reclamar la responsabilidad civil proveniente del
hecho punible.

7. Ser notificada de la resolución de él o la Fiscal que ordena el archivo de los recaudos.

8. Impugnar el sobreseimiento o la sentencia absolutoria.

Derechos Humanos

Artículo 123. La Defensoría del Pueblo y cualquier persona natural o asociación de defensa de los
derechos humanos podrán presentar querella contra funcionarios o funcionarias, o empleados
públicos o empleadas públicas, o agentes de las fuerzas policiales, que hayan violado derechos
humanos en ejercicio de sus funciones o con ocasión de ellas.

Asistencia Especial

Artículo 124. La persona ofendida directamente por el delito podrá delegar, en una asociación de
protección o ayuda a las víctimas, el ejercicio de sus derechos cuando sea más conveniente para la
defensa de sus intereses.

En este caso, no será necesario poder especial y bastará que la delegación de derechos conste en
un escrito firmado por la víctima y el o la representante legal de la entidad.

Delito de Acción Dependiente de Instancia de Parte

Artículo 125. En los casos de acusación privada por tratarse de un delito de acción dependiente de
instancia de parte agraviada, regirán las normas de este Capítulo sin perjuicio delas reglas del
procedimiento especial previsto por este Código.

Capítulo VI

Del Imputado o Imputada

Sección Primera

Normas Generales

Imputado o imputada

Artículo 126. Se denomina imputado o imputada a toda persona a quien se le señale como autor o
autora, o partícipe de un hecho punible, por un acto de procedimiento de las autoridades
encargadas de la persecución penal conforme a lo establecido en este Código.

Con la admisión de la acusación, el imputado o imputada adquiere la condición de acusado o


acusada.
La denominación de imputado o imputada podrá utilizarse indistintamente en cualquier fase del
proceso.

Derechos

Artículo 127. El imputado o imputada tendrá los siguientes derechos:

1. Que se le informe de manera específica y clara acerca de los hechos que se le imputan.

2. Comunicarse con sus familiares, abogado o abogada de su confianza, para informar sobre su
detención.

3. Ser asistido o asistida, desde los actos iniciales de la investigación, por un defensor o defensora
que designe él o ella, o sus parientes y, en su defecto, por un defensor público codefensora
pública.

4. Ser asistido o asistida gratuitamente por un traductor o traductora o intérprete si no comprende


o no habla el idioma castellano.

5. Pedir al Ministerio Público la práctica de diligencias de investigación destinadas a desvirtuar las


imputaciones que se le formulen.

6. Presentarse directamente ante el Juez o Jueza con el fin de prestar declaración.

7. Solicitar que se active la investigación y a conocer su contenido, salvo en los casos en que
alguna parte de ella haya sido declarada reservada y sólo por el tiempo que esa declaración se
prolongue.

8. Ser impuesto o impuesta del precepto constitucional que lo ola exime de declarar y, aun en caso
de consentir a prestar declaración, a no hacerlo bajo juramento.

9. No ser sometido o sometida a tortura u otros tratos crueles, inhumanos o degradantes de su


dignidad personal.

10. No ser objeto de técnicas o métodos que alteren su libre voluntad, incluso con su
consentimiento.

11. Solicitar ante el tribunal de la causa el sobreseimiento, conforme a lo establecido en este


Código.

Identificación

Artículo 128. Desde el primer acto en que intervenga el imputado o imputada será identificado
por sus datos personales y señas particulares.

Se le interrogará, asimismo, sobre su lugar de trabajo y la forma más expedita para comunicarse
con él.
Si se abstiene de proporcionar esos datos o lo hace falsamente, se le identificará por testigos o por
otros medios útiles.

La duda sobre los datos obtenidos no alterará el curso del proceso y los errores sobre ellos podrán
ser corregidos en cualquier oportunidad.

Domicilio

Artículo 129. En su primera intervención el imputado o imputada deberá indicar su domicilio o


residencia y mantendrá actualizados esos datos.

Incapacidad

Artículo 130. El trastorno mental grave del imputado o imputada provocará la suspensión del
proceso, hasta que desaparezca esa incapacidad. Sin embargo, no impedirá la investigación del
hecho, ni la continuación del proceso respecto de otros imputados o imputadas.

La incapacidad será declarada por el Juez o Jueza, previa experticia psiquiátrica forense, la cual
podrá ser solicitada por cualquiera de las partes.

Internamiento

Artículo 131. Cuando para la elaboración de la experticia sobre la capacidad del imputado o
imputada sea necesario su internamiento, la medida podrá ser ordenada por el Juez o Jueza, a
solicitud de los expertos o expertas, sólo cuando el imputado o imputada haya sido objeto de una
medida cautelar sustitutiva, y el internamiento no sea desproporcionado respecto de la gravedad
de la pena o medida de seguridad aplicables. El internamiento podrá ser hasta por ocho días.

Sección Segunda

De la Declaración del Imputado o Imputada

Oportunidades

Artículo 132. El imputado o imputada declarará durante la investigación ante el funcionario o


funcionaria del Ministerio Público encargado o encargada de ella, cuando comparezca
espontáneamente y así lo pida, o cuando sea citado por el Ministerio Público.

Si el imputado o imputada ha sido aprehendido o aprehendida, se notificará inmediatamente al


Juez o Jueza de Control paraqué declare ante él o ella, a más tardar en el plazo de doce horas a
contar desde su aprehensión; este plazo se prorrogará por otro tanto, cuando el imputado o
imputada lo solicite para nombrar defensor o defensora.

Durante la etapa intermedia, el imputado o imputada declararás lo solicita y la declaración será


recibida en la audiencia preliminar por el Juez o Jueza.
En el juicio oral, declarará en la oportunidad y formas previstas por este Código.

El imputado o imputada tendrá derecho de abstenerse de declarar como también a declarar


cuantas veces quiera, siempre que su declaración sea pertinente y no aparezca sólo como una
medida dilatoria en el proceso.

En todo caso, la declaración del imputado o imputada será nulas no la hace en presencia de su
defensor o defensora.

Advertencia Preliminar

Artículo 133. Antes de comenzar la declaración se le impondrá al imputado o imputada del


precepto constitucional que lo exime de declarar en causa propia y, aun en caso de consentir a
prestar declaración, a no hacerlo bajo juramento y se le comunicará detalladamente cuál es el
hecho que se le atribuye, con todas las circunstancias de tiempo, lugar y modo de comisión,
incluyendo aquellas que son de importancia para la calificación jurídica, las disposiciones legales
que resulten aplicables y los datos que la investigación arroja en su contra.

Se le instruirá también de que la declaración es un medio parase defensa y, por consiguiente, tiene
derecho a explicar todo cuanto sirva para desvirtuar las sospechas que sobre él o ella recaiga, y a
solicitar la práctica de diligencias que considere necesarias.

Objeto

Artículo 134. El imputado o imputada podrá declarar lo que estime conveniente sobre el hecho
que se le atribuye. Su declaración se hará constar con sus propias palabras. Tanto el

o la fiscal, como el defensor o defensora, podrán dirigir al imputado o imputada las preguntas que
consideren pertinentes.

Las respuestas del imputado o imputada serán dadas verbalmente.

Acta

Artículo 135. La declaración del imputado o imputada se hará constar en un acta que firmarán
todos los que hayan intervenido, previa su lectura. Si el imputado o imputada se abstuviere de
declarar, total o parcialmente, se hará constar en el acta; si rehusare suscribirla, se expresará el
motivo.

Preguntas Prohibidas

Artículo 136. En ningún caso se harán al imputado o imputada preguntas sugestivas o capciosas.

Prolongación
Artículo 137. Si el examen del imputado o imputada se prolonga excesivamente, o si se le hubiere
dirigido un número de preguntas tan considerable que provoque su agotamiento, se concederá un
descanso prudencial para su recuperación.

Se hará constar en el acta las horas del inicio y terminación dela declaración.

Varios Imputados o Imputadas

Artículo 138. Si son varios los imputados o imputadas sus declaraciones serán tomadas una tras la
otra, sin permitirles que se comuniquen entre sí hasta la terminación de éstas.

Nombramiento

Artículo 139. El imputado o imputada tiene derecho a nombrar un abogado o abogada de su


confianza como defensor o defensora. Si no lo hace, el Juez o Jueza le designará un defensor
público o defensora pública desde el primer acto de procedimiento o, perentoriamente, antes de
prestar declaración.

Si prefiere defenderse personalmente, el Juez o Jueza lo permitirá sólo cuando no perjudique la


eficacia de la defensa técnica.

La intervención del defensor o defensora no menoscaba el derecho del imputado o imputada a


formular solicitudes y observaciones.

COMENTARIOS: Tal y como lo indica el artículo 139 del Código Orgánico Procesal Penal, el
imputado tiene derecho a nombrar un abogado de su confianza como defensor. Si no lo hace, el
Juez le designará un defensor público desde el primer acto de procedimiento o, perentoriamente,
antes de prestar declaración. Si prefiere defenderse personalmente, el Juez lo permitirá sólo
cuando no perjudique la eficacia de la defensa técnica. La intervención del defensor no menoscaba
el derecho del imputado a formular solicitudes y observaciones.

Las condiciones para ejercer las funciones de defensor en el proceso penal, están contenidas en el
artículo 140 del Código Orgánico Procesal Penal, para ello se requiere ser abogado, no tener
impedimento para el ejercicio libre de la profesión conforme a la Ley de Abogados y estar en pleno
goce de sus derechos civiles y políticos.

Si bien el nombramiento del defensor no está sujeto a ninguna formalidad, como dice el artículo
140 del Código Orgánico Procesal Penal, una vez designado por el imputado por cualquier medio,
el defensor debe aceptar el cargo y jurar desempeñarlo fielmente ante el Juez o jueza, haciéndose
constar en el acta respectiva. En esta oportunidad, el defensor deberá señalar su domicilio o
residencia. El Juez o jueza deberá tomar el juramento dentro de las 24 horas siguientes a la
solicitud del defensor designado por el imputado. Acá también tenemos la absurda limitación
numérica, que no existe en ningún proceso contencioso venezolano, cuando señala que el
imputado no podrá nombrar más de 3 defensores, quienes ejercerán sus funciones conjunta o
separadamente, salvo lo dispuesto en el artículo 146 sobre el defensor auxiliar, ya que para las
diligencias que hayan de practicarse fuera del lugar del proceso, si el defensor manifiesta que no
puede asistir a ellas, nombrará defensor auxiliar en los casos en que sea necesario. Sobre esto, la
Sentencia de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia del 28/10/2002, Expediente
Número 02-2299, ha dicho lo siguiente:

“El artículo 127 del Código Orgánico Procesal Penal prevé que el imputado tiene el derecho a ser
asistido, desde los actos iniciales de la investigación, por un defensor que designe él o sus
parientes y, en su defecto, por un defensor público.

Igualmente, el artículo 139 eiusdem señala que el imputado tiene derecho a nombrar un abogado
de confianza como defensor. Si no lo hace, el Juez le designará un defensor público desde el
primer acto de procedimiento o, perentoriamente, antes de prestar declaración.

Por su parte, el artículo 145 ibídem, dispone que en caso de muerte, renuncia o excusa, o bien
porque el nombramiento haya sido revocado, deberá procederse a nuevo nombramiento dentro
de las veinticuatro horas, o la designación de defensor público.

Ahora bien, las anteriores disposiciones normativas ciertamente establecen que es un derecho del
imputado, para garantizarle a plenitud su derecho a la defensa, estar asistido en el transcurso de
proceso penal por un abogado, el cual, prima facie debe ser de su confianza, por lo que
necesariamente antes de realizar algún acto de procedimiento, el Tribunal que conozca la causa
debe preguntarle si desea nombrar a un abogado para que asuma su defensa técnica. Igualmente,
se precisa que los parientes del imputado o del acusado, también pueden designar al abogado
privado.

Una vez que conste la designación del defensor privado, el abogado deberá acudir a la sede del
Tribunal para aceptar y juramentarse, dentro de las veinticuatro horas, como lo dispone el artículo
141 del Código Orgánico Procesal Penal.

En caso que el imputado o acusado no tenga un abogado de confianza, o bien no tenga recursos
para contratarlo, entre otras razones, el Juez de la causa penal deberá designarle un defensor
público para que lo asista en el proceso, pero ello implica que debe oírlo para que señale, de
manera expresa, si no puede ser asistido por un defensor privado.

Una vez oído, y negada la posibilidad de que sea asistido por un abogado privado, es cuando el
Tribunal debe designarle un defensor público, el cual está en la obligación de asumir su defensa
como lo establece el artículo 80 de la Ley Orgánica del Poder Judicial.
Por tanto, se precisa que debe siempre oírse al imputado o al acusado para que designe a su
abogado de confianza, ya sea por primera vez o bien en el caso que quiera hacer un nuevo
nombramiento, cuando el anterior se haya excusado, renunciado o fallecido. No obstante, dado
que el artículo 140 del Código Orgánico Procesal Penal, señala que el nombramiento de defensor
no está sujeto a ninguna formalidad, si el imputado o acusado se encuentra recluido podrá hacerlo
por cualquier medio, como ocurre cuando un director de un centro de reclusión levanta un acta en
donde deja constancia de la nueva designación hecha por el recluso.”

Es importante destacar que si está libre la persona, ésta puede otorgar un Poder Judicial ante una
Notaría Pública o ante el mismo Tribunal que lleva su causa, mediante el Poder Apud Acta. El
artículo 146 del Código Orgánico Procesal Penal dispone que el nombramiento por el imputado de
un defensor, hace cesar en sus funciones al defensor público o al defensor de oficio que haya
venido ejerciéndolas. El nombramiento, por el imputado, de un subsiguiente defensor, no revoca
el anterior hecho por él, salvo que expresamente manifieste su voluntad en ese sentido. Es
interesante señalar que la Sentencia Número 729 de la Sala de Casación Penal, Expediente Nº A07-
0416 de fecha 18/12/2007 ha dicho que:

“...la solicitud e imposición de la defensa técnica, sin el consentimiento del imputado, constituye
un acto que violenta el derecho a la defensa, más aún cuando se había dejado constancia de la
voluntad de ser asistido por profesionales del derecho distintos al defensor público y para el
momento ya se había constituido la defensa...”

¿Qué debería contener el Poder?

Debe contener la más completa identificación del poderdante, esto es el requisito de sus nombres
y apellidos y número de cédula de identidad o pasaporte y nacionalidad, como mínimo. Luego,
sobre la declaración que deba hacer el poderdante, en la cual se indique, entre otras cosas, y
como inicial recomendación es que se coloque la completa identificación del abogado o de los
abogados que actuarán en el proceso penal, empezando por los nombres y apellidos, la cédula de
identidad, su número de inscripción en el Instituto de Previsión Social del Abogado, su número de
Colegio de Abogados y la inscripción en el Tribunal Supremo de Justicia para actuar en Casación, si
éstos tuvieren más de cinco años de graduados, y el caso mereciere pena superior a los cuatro
años los hechos punibles.

Es imprescindible saber cómo van a actuar los abogados en el proceso, si es conjunta o


separadamente para que representen, sostengan y defiendan los derechos e intereses en el delito
que debe ser descrito con detalle y precisión, colocando su denominación y articulado, y si es
posible la identificación de los ciudadanos involucrados. Igualmente, este Poder Penal y Civil
puede contener la posibilidad de accionar y representar, sostener y defender los derechos e
intereses del imputado que resultó absuelto por sentencia definitivamente firme, en la
reclamación civil, que se derivó del hecho punible, o si son delitos patrimoniales, pues los más
comunes son los daños y perjuicios materiales, lucro cesante, daño emergente, entre otros. Si son
delitos contra las personas, como lesiones, violación y homicidio, es conveniente colocar
igualmente, el reclamo de los daños morales, ya que llevar un proceso penal a cuestas, además de
que tarda demasiado, afecta indudablemente la moral si la persona imputada es finalmente
declarada inocente.

Se debe resaltar en este instrumento todas las gestiones inherentes a la representación judicial,
tales como:

• Intentar y contestar demandas u oponer reconvenciones y excepciones;

• Intentar recusaciones;

• Firmar acuerdos reparatorios;

• Promover y evacuar toda clase de pruebas; tales como documentales, testigos, allanamientos,
peritajes, entre otros.

• Hacer inspecciones judiciales y extrajudiciales;

• Presentar toda clase de escritos y ampliar los mismos;

• Hacer uso de todos los Recursos Ordinarios y Extraordinarios que la ley contempla, inclusive el
de Amparo Constitucional, Interpretación Constitucional, Revisión Penal, Revisión Constitucional,
Casación Penal y Civil y finalmente, el de Queja;

• Transigir, convenir, desistir, solicitar decisiones según la equidad, disponer del Derecho en litigio;

• Comprometer en árbitros arbitradores o de Derecho;

• Solicitar y ejecutar toda clase de medidas, sean éstas preventivas, cautelares o ejecutivas;

• Darse por citados o notificados, con facultades para seguir el juicio en todas sus instancias,
grados, trámites e incidencias hasta su total terminación;

• Recibir cantidades de dinero otorgando sus correspondientes recibos o finiquitos, sustituir el


Poder en todo o en parte reservándose o no su ejercicio en abogados de su confianza;

• Y en general, ejercer plenamente y sin limitación alguna la representación judicial, toda vez que
las facultades que sean enumeradas son meramente enunciativas.

Condiciones

Artículo 140. Para ejercer las funciones de defensor o defensora en el proceso penal se requiere
ser abogado o abogada, no tener impedimento para el ejercicio libre de la profesión conforme al
ordenamiento jurídico y estar en pleno goce de sus derechos civiles y políticos.
Limitación

Artículo 141. El nombramiento del defensor o defensora no está sujeto a ninguna formalidad.

Una vez designado por el imputado o imputada, por cualquier medio, el defensor o defensora
deberá aceptar el cargo y jurar desempeñarlo fielmente ante el Juez o Jueza, haciéndose constar
en acta. En esta oportunidad, el defensor o defensora deberá señalar su domicilio o residencia. El
Juez o Jueza deberá tomar el juramento dentro de las veinticuatro horas siguientes a la solicitud
del defensor designado o defensora designada por el imputado o imputada.

El imputado o imputada no podrá nombrar más de tres defensores o defensoras, quienes


ejercerán sus funciones conjunta o separadamente, salvo lo dispuesto en el Artículo148 de este
Código, sobre el defensor o defensora auxiliar.

Nombramiento de Oficio

Artículo 142. Si no existe defensor público o defensora pública en la localidad se nombrará de


oficio un abogado o abogada, a quien se notificará y se tomará juramento.

Los abogados o abogadas nombrados de oficio no podrán excusarse de aceptar el cargo, sino en
los casos determinados en la ley o por grave motivo a juicio del tribunal.

Sobre las excusas o renuncias de estos defensores o defensoras se resolverá breve y


sumariamente, sin apelación.

Prohibición

Artículo 143. Los despachos y oficinas de los abogados defensores o abogadas defensoras no
podrán ser objeto de allanamiento sino únicamente en los casos de investigación de los delitos
que se les atribuyan.

Revocatoria

Artículo 144. En cualquier estado del proceso podrá el imputado o imputada revocar el
nombramiento de su defensor o defensora.

Nuevo nombramiento

Artículo 145. En caso de muerte, renuncia o excusa, o bien porque el nombramiento del defensor
o defensora haya sido revocado, deberá procederse a nuevo nombramiento dentro de las
veinticuatro horas siguientes, o a la designación de defensor público o defensora pública.

Se entiende que hay renuncia de la defensa, cuando ésta dejado asistir injustificadamente a la
celebración de un acto, debiendo el tribunal en este caso de no comparecencia designarle
inmediatamente un defensor público o defensora pública, en caso de que el imputado o imputada,
acusado o acusada no nombre un defensor privado o defensora privada de su confianza.
Todo esto sin perjuicio del cumplimiento de los lapsos procesales ya establecidos.

Efectos

Artículo 146. El nombramiento por el imputado o imputada de un defensor o defensora, hace


cesar en sus funciones al defensor público o defensora pública o al defensor de oficio que haya
venido ejerciéndolas.

El nombramiento, por el imputado o imputada, de un subsiguiente defensor o defensora, no


revoca el anterior hecho por él o ella, salvo que expresamente manifieste su voluntad en ese
sentido.

Inhabilidades

Artículo 147. No podrán ser nombrados defensores o defensoras por el tribunal:

1. El enemigo manifiesto del imputado o imputada.

2. La víctima.

3. Los ascendientes de la víctima, sus descendientes, su cónyuge, su padre adoptante, su hijo


adoptivo, ni sus parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad.

4. El tutor o tutora, protutor o protutora o curador o curadora dela víctima, ni el donatario o


donataria, dependiente o heredero heredera de ellos o ellas.

5. Quien hubiere intervenido como fiscal del Ministerio Público, o Juez o Jueza, en la misma causa
en la que es nombrado defensor o defensora.

Defensor Auxiliar

Artículo 148. Para las diligencias que hayan de practicarse fuera del lugar del proceso, si el
defensor o defensora manifiesta que no puede asistir a ellas, nombrará defensor codefensora
auxiliar en los casos en que sea necesario.

Capítulo VII

De los y las Auxiliares de las Partes

Asistentes no Profesionales

Artículo 149. Cuando las partes pretendan valerse de asistentes no profesionales para que
colaboren en su tarea, darán a conocer sus datos personales, expresando que asumen la
responsabilidad por su elección y vigilancia. Ellos o ellas sólo cumplirán tareas accesorias y no
podrán sustituir a las personas a quienes asisten en los actos propios de su función. Se permitirá
que los asistan en las audiencias, sin tener intervención en ellas.
Esta norma regirá también para la participación de los y las estudiantes que realizan su práctica
jurídica.

Consultores Técnicos

Artículo 150. Cuando por las particularidades del caso, alguna de las partes considere necesario
ser asistida por un consultor o consultora en una ciencia, arte o técnica, lo comunicará al

Juez o Jueza.

El consultor técnico o consultora técnica podrá presenciar las experticias. En las audiencias podrán
acompañar a la parte con quien colaboran y auxiliarla en los actos propios de su función.

El Ministerio Público podrá nombrar, también, directamente a su consultor técnico o consultora


técnica. Cada parte sólo tendrá derecho a nombrar un consultor técnico o una consultora técnica.

TÍTULO V

DE LOS ACTOS PROCESALES Y LAS NULIDADES

Capítulo I

De los Actos Procesales

Sección Primera

Disposiciones Generales

Idioma Oficial
Artículo 151. El idioma oficial es el castellano. Todos los actos del proceso se efectuarán en este
idioma, bajo pena de nulidad.

Los o las que no conozcan el idioma castellano serán asistidos o asistidas por uno o más
intérpretes que designará el tribunal.

Todo documento redactado en idioma extranjero, para ser presentado en juicio, deberá ser
traducido al idioma castellano por intérprete público.

Toga

Artículo 152. Los jueces o juezas, el secretario o secretaria dela sala, el o la fiscal y los abogados o
abogadas de las demás partes intervendrán en la audiencia pública y oral provistos de toga.

Actas

Artículo 153. Toda acta debe ser fechada con indicación del lugar, año, mes, día y hora en que
haya sido redactada, las personas que han intervenido y una relación sucinta de los actos
realizados.

El acta será suscrita por los funcionarios o funcionarias y demás intervinientes. Si alguno o alguna
no pueden o no quiere firmar, se dejará constancia de ese hecho.

La falta u omisión de la fecha acarrea nulidad sólo cuando ella no pueda establecerse con certeza,
sobre la base de su contenido o por otro documento que sea conexo.

Examen en caso de Discapacidad Auditiva

Artículo 154. Si el examinado o examinada padece de discapacidad auditiva, o no sabe leer o


escribir, se nombrarán como intérpretes dos personas, escogidos o escogidas preferentemente
entre aquellas habituadas a tratarle, para que por su medio preste la declaración.

Si sabe leer y escribir, su manifestación la hará por escrito para establecer la declaración en el
proceso.

Comparecencia Obligatoria

Artículo 155. El o la testigo, experto o experta e intérprete regularmente citado o citada, que
omita, sin legítimo impedimento, comparecer en el lugar, día y hora establecidos, podrá, por
decreto del Juez o Jueza, ser conducido o conducida por la fuerza pública a su presencia, quien
podrá imponerle una multa del equivalente en bolívares de hasta veinte unidades tributarias, sin
perjuicio de la aplicación de las sanciones a que haya lugar según el Código Penal u otras leyes.

De ser necesario, el Juez o Jueza ordenará lo conducente a los fines de garantizar la integridad
física del citado o citada.

Días Hábiles
Artículo 156. Para el conocimiento de los asuntos penales en la fase preparatoria todos los días
serán hábiles. En las fases intermedia y de juicio oral no se computarán los sábados, domingos y
días que sean feriados conforme a la ley, y aquellos en los que el tribunal no pueda despachar.

La administración de justicia penal es una función del Estado de carácter permanente, en


consecuencia, no podrá ser interrumpida por vacaciones colectivas o cualquier otra medida que
afecte el cumplimiento de los lapsos procesales.

En materia recursiva, los lapsos se computarán por días de despacho.

Sección Segunda

De las Decisiones

Clasificación

Artículo 157. Las decisiones del tribunal serán emitidas mediante sentencia o auto fundados, bajo
pena de nulidad salvo los autos de mera sustanciación.

Se dictará sentencia para absolver, condenar o sobreseer.

Se dictarán autos para resolver sobre cualquier incidente.

Obligatoriedad de la Firma

Artículo 158. Las sentencias y los autos deberán ser firmados por los jueces o juezas que los hayan
dictado y por el secretario o secretaria del tribunal. La falta de firma del Juez o Jueza y del
secretario o secretaria producirá la nulidad del acto.

Pronunciamiento y Notificación

Artículo 159. Toda sentencia debe ser pronunciada en audiencia pública, y con su lectura las
partes quedan legalmente notificadas.

Los autos que no sean dictados en audiencia pública, salvo disposición en contrario, se notificarán
a las partes conforme a lo establecido en este Código.

Prohibición de Reforma. Excepción

Artículo 160. Después de dictada una sentencia o auto, la decisión no podrá ser revocada ni
reformada por el tribunal quela haya pronunciado, salvo que sea admisible el recurso de
revocación.

Dentro de los tres días siguientes de pronunciada una decisión, el Juez o Jueza podrá corregir
cualquier error material o suplir alguna omisión en la que haya incurrido, siempre que ello no
importe una modificación esencial. Las partes podrán solicitar aclaraciones dentro de los tres días
posteriores a la notificación.

Plazos para Decidir

Artículo 161. El Juez o Jueza dictará las decisiones de mero trámite en el acto.

Los autos y las sentencias definitivas que sucedan a una audiencia oral serán pronunciados
inmediatamente después de concluida la audiencia. En las actuaciones escritas las decisiones se
dictarán dentro de los tres días siguientes.

Decisión Firme

Artículo 162. Las decisiones judiciales quedarán firmes y ejecutoriadas sin necesidad de
declaración alguna, cuando no procedan o se hayan agotado los recursos en su contra.

Contra la sentencia firme sólo procede la revisión, conforme oeste Código.

Sección Tercera

De las Notificaciones y Citaciones

Principio general

Artículo 163. Las citaciones y notificaciones se practicarán mediante boletas firmadas por el Juez o
Jueza, y en ellas sindicará el acto o decisión para cuyo efecto se notifica.

Las resultas de las citaciones y notificaciones deben consignarse ante el tribunal respectivo, dentro
de los tres días siguientes a su recepción en el servicio de alguacilazgo, a objeto que se hagan
constar en autos. El incumplimiento de esta disposición será sancionable disciplinariamente.

Notificación a Defensores o Defensoras o Representantes

Artículo 164. Los defensores o defensoras o representantes de las partes serán notificados o
notificadas en lugar de ellas, salvo que por la naturaleza del acto o porque la ley lo ordene, sea
necesario notificar personalmente al afectado o afectada.

Lugar

Artículo 165. A los efectos de la práctica de las notificaciones exigidas por la ley, los o las
representantes de las partes indicarán en diligencia hecha al secretario o secretaria, o en cualquier
escrito que presentaren al tribunal, el lugar donde puedan ser notificados.
A falta de indicación, se tendrá como dirección la sede del tribunal que esté conociendo del
proceso. A este efecto, sufijará boleta de notificación a las puertas del tribunal y copia de ella se
agregará al expediente respectivo.

Notificación de decisiones

Artículo 166. Las decisiones, salvo disposición en contrario, serán notificadas dentro de las
veinticuatro horas después de ser dictadas.

Negativa a Firmar

Artículo 167. Cuando la parte notificada se niegue a firmar, el o la Alguacil así lo hará constar en la
misma boleta, y, a todo evento, procurará hacer la entrega de la misma. En caso de no
encontrarse, dejará la boleta en la dirección a que se refiere el artículo 165 de este Código. Se
tendrá por notificado o notificada a la parte desde la fecha de consignación de copiada la boleta
en el respectivo expediente, de lo cual se deberá dejar constancia por Secretaría el mismo día o al
día siguiente de practicada la diligencia. Esta disposición se aplicará en el caso a que se contrae el
último aparte del artículo mencionado.

El resultado de las diligencias practicadas para efectuar las notificaciones se hará constar por
Secretaría.

Citación Personal

Artículo 168. La citación personal se hará mediante boleta cola orden de comparecencia expedida
por el tribunal, entregada por el o la Alguacil o los órganos de investigación penal a la persona o
personas cuya comparecencia sea requerida, en su domicilio, residencia o lugar donde trabaja, y
se le exigirá recibo firmado por el citado o citada, el cual se agregará al expediente de la causa. El
recibo deberá expresar el lugar, la fecha y la hora de la citación.

El resultado de las diligencias practicadas para efectuar las citaciones se hará constar por
Secretaría.

Citación de la víctima, expertos o expertas, intérpretes y testigos

Artículo 169. El tribunal deberá librar boleta de citación a las víctimas, expertos o expertas,
intérpretes y testigos, el mismo día que acuerde la fecha en que se realizará el acto para el cual se
requiere la comparecencia del citado o citada. Deberán ser citadas por medio del o la Alguacil del
tribunal o en su defecto con el auxilio de los órganos de investigación penal, mediante boleta de
citación. Igualmente podrán ser citados coitadas verbalmente, por teléfono, por correo
electrónico, fax, telegrama o cualquier otro medio de comunicación interpersonal, lo cual se hará
constar. Las personas a que se refiere este artículo podrán comparecer espontáneamente. En el
texto de la boleta o comunicación se hará mención del proceso al cual se refiere, lugar, fecha y
hora de comparecencia y la advertencia de que si la orden no se obedece, sin perjuicio de la
responsabilidad penal correspondiente, la persona podrá ser conducida por la fuerza pública y
pagar los gastos que ocasione, salvo justa causa. Si él o la testigo residen en un lugar lejano a la
sede del tribunal y no dispone de medios económicos para trasladarse, se dispondrá lo necesario
para asegurar la comparecencia.

Excepción a la citación personal

Artículo 170. En caso de citación por boleta, cuando no se encuentre la persona a quien va
dirigida, se entregará en su domicilio, residencia o lugar donde trabaja copia de la misma, a quien
allí se encuentre. La boleta deberá expresar la identificación de la persona que la recibió y las
menciones fundamentales que se requieran a los fines de la información del citado o citada y su
posterior comparecencia. El funcionario encargado o funcionaria encargada de efectuar la citación
consignará el mismo día o el día siguiente la boleta.

Citación del Ausente

Artículo 171. Si el funcionario o funcionaria tiene conocimiento de que la persona a quien va


dirigida la citación está ausente, así lo hará constar al dorso de la boleta, junto a cualquier
información que se le suministre sobre su paradero, para que el tribunal dicte las decisiones
procedentes.

Persona no Localizada

Artículo 172. Cuando no se localice a la persona que debe ser citada, se encargará a los órganos de
investigación penal paraqué la cite en el lugar donde se encuentre.

Militares en Servicio Activo y Funcionarios o Funcionarias Policiales

Artículo 173. Los militares en servicio activo y funcionarios o funcionarias de policía deberán ser
citados o citadas por conducto de su superior jerárquico respectivo, quien garantizará que con
prontitud se efectúe y enviará constancia al tribunal, sin perjuicio de la citación personal y salvo
disposición especial de la ley.

Igualmente podrán ser citados o citadas verbalmente, por teléfono, por correo electrónico, fax,
telegrama o cualquier otro medio de comunicación interpersonal.

El resultado de las diligencias practicadas se hará constar por Secretaría.

Capítulo II

De las Nulidades

Principio

Artículo 174. Los actos cumplidos en contravención o con inobservancia de las condiciones
previstas en este Código, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, las leyes,
tratados, convenios y acuerdos internacionales suscritos y ratificados por la República, no podrán
ser apreciados para fundar una decisión judicial, ni utilizados como presupuestos de ella, salvo que
el defecto haya sido subsanado o convalidado.

Nulidades Absolutas

Artículo 175. Serán consideradas nulidades absolutas aquellas concernientes a la intervención,


asistencia y representación del imputado o imputada, en los casos y formas que este Código
establezca, o las que impliquen inobservancia o violación de derechos y garantías fundamentales
previstos en este Código, la Constitución de la República, las leyes y los tratados, convenios o
acuerdos internacionales suscritos y ratificados por la República Bolivariana de Venezuela.

Renovación, Rectificación o Cumplimiento

Artículo 176. Los actos defectuosos deberán ser inmediatamente saneados, renovando el acto,
rectificando el error, o cumpliendo el acto omitido, de oficio o a petición desinteresado.

Bajo pretexto de renovación del acto, rectificación del error o cumplimiento del acto omitido, no
se podrá retrotraer el proceso a períodos ya prelucidos, salvo los casos expresamente señalados
por este Código.

Saneamiento

Artículo 177. Excepto los casos de nulidad absoluta, sólo se podrá solicitar el saneamiento del acto
viciado mientras se realiza el acto o dentro de los tres días después de realizado.

Si por las circunstancias del acto ha sido imposible advertir oportunamente su nulidad, el
interesado o interesada deberá reclamarla dentro de las veinticuatro horas después de conocerla.

La solicitud de saneamiento describirá el defecto, individualizará el acto viciado u omitido, al igual


que los conexos o dependientes del mismo, cuáles derechos y garantías del interesado afecta,
cómo los afecta, y propondrá la solución.

El saneamiento no procederá cuando el acto irregular no modifique, de ninguna manera, el


desarrollo del proceso, ni perjudique la intervención de los interesados.

En ningún caso podrá reclamarse la nulidad de actuaciones verificadas durante la fase de


investigación después de la audiencia preliminar.

La solicitud de nulidad presentada extemporáneamente, o sin llenar los requisitos exigidos en el


segundo aparte de este artículo, será declarada inadmisible por el propio tribunal ante el cual se
formula. Contra lo decidido no procederá recurso alguno.

Convalidación
Artículo 178. Salvo los casos de nulidad absoluta, los actos anulables quedarán convalidados en los
siguientes casos:

1. Cuando las partes no hayan solicitado oportunamente su saneamiento.

2. Cuando quienes tengan derecho a solicitarlo hayan aceptado, expresa o tácitamente, los efectos
del acto.

3. Sí, no obstante la irregularidad, el acto ha conseguido su finalidad.

Declaración de Nulidad

Artículo 179. Cuando no sea posible sanear un acto, ni se trate de casos de convalidación, el Juez o
Jueza deberá declarar su nulidad por auto razonado o señalará expresamente la nulidad en la
resolución respectiva, de oficio o petición de parte. El auto que acuerde la nulidad deberá
individualizar plenamente el acto viciado u omitido, determinará concreta y específicamente,
cuáles son los actos anteriores o contemporáneos a los que la nulidad se extiende por su conexión
con el acto anulado, cuáles derechos y garantías desinteresado afecta, cómo los afecta, y, siendo
posible, ordenará que se ratifiquen, rectifiquen o renueven.

En todo caso, no procederá tal declaratoria por defectos insustanciales en la forma. En


consecuencia, sólo podrán anularse las actuaciones fiscales o diligencias judiciales del
procedimiento que ocasionaren a los intervinientes un perjuicio reparable únicamente con la
declaratoria de nulidad.

Existe perjuicio cuando la inobservancia de las formas procesales atenta contra las posibilidades
de actuación de cualquiera de los intervinientes en el procedimiento.

El Juez o Jueza procurará sanear el acto antes de declarar la nulidad de las actuaciones.

Efectos

Artículo 180. La nulidad de un acto, cuando fuere declarada, conlleva la de los actos consecutivos
que del mismo emanaren o dependieren.

Sin embargo, la declaración de nulidad no podrá retrotraer el proceso a etapas anteriores, con
grave perjuicio para el imputado o imputada, salvo cuando la nulidad se funde en la violación de
una garantía establecida en su favor.

De este modo, si durante la audiencia preliminar se declarare la nulidad de actuaciones judiciales


realizadas durante la fase de investigación, el tribunal no retrotraerá el procedimiento a estafase.

Asimismo, las nulidades declaradas durante el desarrollo de la audiencia del juicio oral no
retrotraerán el procedimiento a la etapa de investigación o a la de la audiencia preliminar.

Contra el auto que declare la nulidad, las partes podrán interponer recurso de apelación, dentro
de los cinco días siguientes a su notificación.
La apelación interpuesta contra el auto que declara sin lugar la nulidad, sólo tendrá efecto
devolutivo.

TÍTULO VI

RÉGIMEN PROBATORIO

Capítulo I

Disposiciones Generales

Licitud de la Prueba

Artículo 181. Los elementos de convicción sólo tendrán valor si han sido obtenidos por un medio
lícito e incorporados al proceso conforme a las disposiciones de este Código.

No podrá utilizarse información obtenida mediante tortura, maltrato, coacción, amenaza, engaño,
indebida intromisión ella intimidad del domicilio, en la correspondencia, las comunicaciones, los
papeles y los archivos privados, ni la obtenida por otro medio que menoscabe la voluntad o viole
los derechos fundamentales de las personas. Asimismo, tampoco podrá apreciarse la información
que provenga directa o indirectamente de un medio o procedimiento ilícitos.

Libertad de Prueba

Artículo 182. Salvo previsión expresa en contrario de la ley, se podrán probar todos los hechos y
circunstancias de interés para la correcta solución del caso y por cualquier medio de prueba,
incorporado conforme a las disposiciones de este Código y que no esté expresamente prohibido
por la ley.

Regirán, en especial, las limitaciones de la ley relativas al estado civil de las personas.

Un medio de prueba, para ser admitido, debe referirse, directa indirectamente, al objeto de la
investigación y ser útil para el descubrimiento de la verdad. Los tribunales podrán limitar los
medios de prueba ofrecidos para demostrar un hecho o una circunstancia, cuando haya quedado
suficientemente comprobado con las pruebas ya practicadas.

El tribunal puede prescindir de la prueba cuando ésta sea ofrecida para acreditar un hecho
notorio.

Presupuesto de la Apreciación

Artículo 183. Para que las pruebas puedan ser apreciadas por el tribunal, su práctica debe
efectuarse con estricta observancia de las disposiciones establecidas en este Código.
Estipulaciones

Artículo 184. Si todas las partes estuvieren de acuerdo en alguno de los hechos que se pretenden
demostrar con la realización de determinada prueba, podrán realizar estipulaciones respecto a esa
prueba, con la finalidad de evitar su presentación en el debate del juicio oral y público.

De tales estipulaciones deberá quedar constancia expresa en el auto de apertura a juicio, y las
partes podrán alegarlas en el debate, sin necesidad de incorporarlas por algún medio de prueba.
No obstante, si el tribunal lo estima conveniente ordenará su presentación.

Trámite de exhortos o cartas rogatorias y solicitudes de asistencia mutua en materia penal

Artículo 185. Corresponde al Ministerio Público, en coordinación con el Ministerio con


competencia en materia de relaciones exteriores, solicitar y ejecutar exhortos, o cartas rogatorias
y solicitudes de asistencia mutua en materia penal, lo cual realizará conforme a las previsiones de
la legislación interna y con fundamento en los acuerdos, tratados y convenios internacionales
suscritos y ratificados por la República en la materia.

Capítulo II

De los Requisitos de la Actividad Probatoria

Sección Primera

De las Inspecciones

Inspección

Artículo 186. Mediante la inspección de la policía o del Ministerio Público, se comprueba el estado
de los lugares, cosas, los rastros y efectos materiales que existan y sean de utilidad para la
investigación del hecho, o la individualización delos partícipes en él.

De ello se levantará informe que describirá detalladamente esos elementos y, cuando fuere
posible, se recogerán y conservarán los que sean útiles.

Si el hecho no dejó rastros, ni produjo efectos materiales, o si los mismos desaparecieron o fueron
alterados, se describirá el estado actual en que fueron encontrados, procurando describir el
anterior, el modo, tiempo y causa de su desaparición o alteración, y la fuente de la cual se obtuvo
ese conocimiento.

Del mismo modo se procederá cuando la persona buscada no se halle en el lugar.

Se solicitará para que presencie la inspección a quien habite o se encuentre en el lugar donde se
efectúa, o, cuando esté ausente, a su encargado o encargada, y, a falta de éste o ésta cualquier
persona mayor de edad, prefiriendo a familiares del primero o primera. Si la persona que
presencia el acto es el imputado o imputada y no está presente su defensor o defensora, se pedirá
a otra persona que asista. De todo lo actuado se le notificará a él o la Fiscal del Ministerio Público.
Cadena de custodia

Artículo 187. Todo funcionario o funcionaria que colecte evidencias físicas debe cumplir con la
cadena de custodia, entendiéndose por ésta, la garantía legal que permite el manejo idóneo de las
evidencias digitales, físicas o materiales, con el objeto de evitar su modificación, alteración o
contaminación desde el momento de su ubicación en el sitio del suceso o lugar del hallazgo, su
trayectoria por las distintas dependencias de investigaciones penales, criminalísticas y forenses, la
consignación de los resultados a la autoridad competente, hasta la culminación del proceso.

La cadena de custodia comprende el procedimiento empleado en la inspección técnica del sitio del
suceso y del cadáver si fuere el caso, debiendo cumplirse progresivamente con los pasos de
protección, fijación, colección, embalaje, rotulado, etiquetado, preservación y traslado de las
evidencias a las respectivas dependencias de investigaciones penales, criminalísticas y ciencias
forenses, u órganos jurisdiccionales.

Los funcionarios o funcionarias que colectan evidencias físicas deben registrarlas en la planilla
diseñada para la cadena de custodia, a fin de garantizar la integridad, autenticidad, originalidad y
seguridad del elemento probatorio, desde el momento de su colección, trayecto dentro de las
distintas dependencias de investigaciones penales, criminalísticas y ciencias forenses, durante su
presentación en el debate del juicio oral y público, hasta la culminación del proceso.

planilla de registro de evidencias físicas deberá contener la indicación, en cada una de sus partes,
de los funcionarios o funcionarias, o personas que intervinieron en el resguardo, fijación
fotográfica o por otro medio, colección, embalaje, etiquetaje, traslado, preservación, análisis,
almacenaje y custodia de evidencias físicas, para evitar y detectar cualquier modificación,
alteración, contaminación o extravío de estos elementos probatorios.

Los procedimientos generales y específicos, fundados en los principios básicos de la cadena de


custodia de las evidencias físicas, estarán regulados por un manual de procedimiento único, de uso
obligatorio para todas las instituciones policiales del territorio nacional, que practiquen entre sus
labores, el resguardo, fijación fotográfica o por otro medio, colección, embalaje, etiquetaje,
traslado, preservación, análisis, almacenaje y custodia de evidencias físicas, con la finalidad de
mantener un criterio unificado de patrones criminalísticas. El referido Manual de Procedimientos
en Materia de Cadena de

Custodia de Evidencias Físicas, compete al Ministerio Público, conjuntamente con el Ministerio con
competencia en materia de relaciones interiores y justicia.

Áreas de resguardo de evidencias

Artículo 188. En cada órgano de investigación penal se destinará un área para el resguardo de las
evidencias que se recaben durante las investigaciones penales llevadas por esos organismos,
definido de conformidad con las especificaciones del Manual de Procedimientos en Materia de
Cadena de Custodia de Evidencias.
El Tribunal Supremo de Justicia, a través del órgano del Poder

Judicial que designe, tendrá a su cargo la instalación y funcionamiento en cada circuito judicial
penal de un área debidamente acondicionada para el resguardo de evidencias relacionadas con los
casos en los cuales haya sido admitida la acusación.

Las áreas de resguardo deberán estar debidamente acondicionadas, equipadas y dotadas de


infraestructura, materiales consumibles, tecnología, seguridad y mantenimiento, necesarios para
contener y conservar evidencias de origen biológico y no biológico hasta la culminación del
proceso.

Las evidencias de origen biológico que por su naturaleza son susceptibles de degradación, cuyos
subproductos o derivados, pueden ser altamente tóxicos, contaminantes y nocivos para la salud
deben ser desechadas previa autorización judicial, a requerimiento del representante del
Ministerio Público a cargo del caso, tomando las previsiones necesarias para dejar muestras
resguardadas para futuros análisis.

Facultades coercitivas

Artículo 189. Cuando sea necesario, el funcionario o funcionaria que practique la inspección podrá
ordenar que durante la diligencia no se ausenten las personas que se encuentren en el lugar o que
comparezca cualquiera otra.

Registros Nocturnos

Artículo 190. Los registros en lugares cerrados, aunque sean de acceso público, podrán ser
practicados también en horario nocturno, dejando constancia del motivo en el acta, en los
supuestos siguientes:

1. En los lugares de acceso público, abiertos durante la noche, y en un caso grave que no admita
demora en la ejecución.

2. En el caso previsto en el numeral 1º del artículo 196 de este Código.

3. En el caso que el interesado o interesada, o su representante preste su consentimiento expreso,


con absoluta libertad.

4. Por orden escrita del Juez o Jueza.

Inspección de Personas

Artículo 191. La policía podrá inspeccionar una persona, siempre que haya motivo suficiente para
presumir que oculta entre sus ropas o pertenencias o adheridos a su cuerpo, objetos relacionados
con un hecho punible.
Antes de proceder a la inspección deberá advertir a la persona acerca de la sospecha y del objeto
buscado, pidiéndole su exhibición y procurará si las circunstancias lo permiten, hacerse acompañar
de dos testigos.

COMENTARIOS: La Sala de Casación Penal observa que los juzgadores no incurrieron en los vicios
denunciados por los recurrentes.

En efecto, el artículo 207 transcrito faculta a cualquier órgano de Policía de investigación penal
para que realice la inspección de un vehículo cuando surjan motivos suficientes para presumir que
una persona oculta en él, objetos relacionados con un delito: tal inspección ha de cumplirse según
lo contemplado en el último aparte del artículo 205 igualmente transcrito: el funcionario policial
deberá advertir a la persona acerca de la inspección del vehículo, además de la sospecha que
recae en su contra y del objeto buscado. De esa manera se evita que a veces algunos funcionarios
policiales actúen arbitrariamente o en contra de la dignidad de las personas.

Igualmente la Sala constató que la inspección se practicó en presencia del ciudadano acusado
EULOGIO JOSÉ LÓPEZ HERNÁNDEZ (quien abrió la cajuela de la maleta), del ciudadano Capitán de
la Guardia Nacional RAFAEL ALEJANDRO RIVERA RAMÍREZ y de los efectivos del señalado
componente militar SILVESTRE BELISARIO y JOSÉ GONZÁLEZ. También se encontraban presentes
los testigos LUCY DEL VALLE MARÍN, NIROD ELOY MARÍN RODRÍGUEZ Y GUILLERMO RAMÓN
HERNÁNDEZ.

En dicha inspección hallaron en el maletero del vehículo un morral contentivo de dos envoltorios
de “cannabis sativa”, con un peso de DOS KILOGRAMOS, DIECINUEVE GRAMOS Y NOVECIENTOS
MILIGRAMOS.

Igualmente la Sala constató que la inspección se practicó en presencia del ciudadano acusado
EULOGIO JOSÉ LÓPEZ HERNÁNDEZ (quien abrió la cajuela de la maleta), del ciudadano Capitán de
la Guardia Nacional RAFAEL ALEJANDRO RIVERA RAMÍREZ y de los efectivos del señalado
componente militar SILVESTRE BELISARIO y JOSÉ GONZÁLEZ. También se encontraban presentes
los testigos LUCY DEL VALLE MARÍN, NIROD ELOY MARÍN RODRÍGUEZ Y GUILLERMO RAMÓN
HERNÁNDEZ.

En dicha inspección hallaron en el maletero del vehículo un morral contentivo de dos envoltorios
de “cannabis sativa”, con un peso de DOS KILOGRAMOS, DIECINUEVE GRAMOS Y NOVECIENTOS
MILIGRAMOS.

Así mismo consta que en dicho acto le fueron leídos al acusado los derechos consagrados en el
numeral 5 del artículo 49 constitucional y en el artículo 125 del Código Orgánico Procesal Penal.

Visto que en tal inspección se cumplieron los requisitos legales, la Sala de Casación Penal declara
sin lugar las denuncias segunda y tercera del recurso de casación interpuesto por la Defensa del
ciudadano acusado EULOGIO JOSÉ LÓPEZ HERNÁNDEZ. Así se decide.
DECISIÓN

Por las razones expuestas el Tribunal Supremo de Justicia, en Sala de Casación Penal,
administrando Justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, declara SIN LUGAR la
segunda y tercera denuncias del recurso de casación interpuesto por la Defensa del ciudadano
acusado EULOGIO JOSÉ LÓPEZ HERNÁNDEZ contra el fallo dictado por la Corte de Apelaciones del
Circuito Judicial Penal del Estado Nueva Esparta, el 23 de mayo de 2002.

Publíquese, regístrese y bájese el expediente.

Dada, firmada y sellada en el Salón de Audiencias del Tribunal Supremo de Justicia, en Sala de
Casación Penal, en Caracas, a los ONCE días del mes de NOVIEMBRE de dos mil tres. Años 193° de
la Independencia y 144° de la Federación.

El Magistrado Presidente de la Sala,

ALEJANDRO ANGULO FONTIVEROS

Ponente

El Magistrado Vicepresidente de la Sala,

RAFAEL PÉREZ PERDOMO

La Magistrada,

BLANCA ROSA MÁRMOL DE LEÓN

La Secretaria,

LINDA MONROY DE DÍAZ


Exp. 002-309

AAF/lp

Procedimiento Especial

Artículo 192. Las inspecciones se practicarán separadamente, respetando el pudor de las


personas.

La inspección practicada a una persona será efectuada por otra del mismo sexo.

Inspección de Vehículos

Artículo 193. La policía podrá realizar la inspección de un vehículo, siempre que haya motivo
suficiente para presumir que una persona oculte en los objetos relacionados con un hecho
punible. Se realizará el mismo procedimiento y se cumplirán iguales formalidades que las previstas
para la inspección de personas.

Registro

Artículo 194. Cuando haya motivo suficiente para presumir que en un lugar público existen rastros
del delito investigado oda alguna persona fugada o sospechosa, salvo cuando sea obligatoria una
orden de allanamiento, la policía realizará directamente el registro del lugar.

Cuando sea necesario realizar una inspección personal o el registro de un mueble o


compartimiento cerrado destinado aluzo personal, en lugar público, regirán los artículos que
regulan el procedimiento de la inspección de personas o vehículos.

Se solicitará para que presencie el registro a quien habite o se encuentre en posesión del lugar, o
cuando esté ausente, a su encargado o encargada y, a falta de éste o ésta, a cualquier persona
mayor de edad.

Examen Corporal y Mental

Artículo 195. Cuando sea necesario se podrá proceder al examen corporal y mental del imputado
o imputada, cuidando el respeto a su pudor. Si es preciso, el examen se practicará con el auxilio de
expertos o expertas.

Al acto podrá asistir una persona de confianza del examinado o examinada; éste o ésta será
advertido o advertida de tal derecho.
Estas reglas también son aplicables a otras personas, cuando sea absolutamente indispensable
para descubrir la verdad.

COMENTARIOS:

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

PODER JUDICIAL

Sala 1

Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal del Estado Zulia Maracaibo, 11 de agosto de 2010

200º y 151º

ASUNTO PRINCIPAL: VP02-P-2010-007326

ASUNTO: VP02-R-2010-000501

PONENCIA DE LA JUEZA PROFESIONAL

DRA. NINOSKA QUEIPO BRICEÑO

Han sido recibidas las presentes actuaciones a esta Sala Primera de la Corte de Apelaciones del
Circuito Judicial Penal del Estado Zulia, en virtud del escrito de apelación presentado por el
profesional del derecho HENDER SARCOS, inscrito en el inpreabogado bajo el N° 25.294, en su
carácter de abogado de confianza de los ciudadanos JULIO CESAR SALAZAR JINETE, HEBER JOSÉ
GUTIERREZ CASTELLANO, JHON SAMIL CHOURIO, JOSE EUGENIO ALMARZA ALVAREZ, DAYANA
ISABEL PACHECO DÍAZ y EDUARDO JOSÉ ALMARZA VILLALBA; ejercido en contra de la decisión Nº
973-10 de fecha 09/06/2010, dictada por el Juzgado Cuarto de Primera Instancia en Funciones de
Control del Circuito Judicial Penal del Estado Zulia, en la causa signada con el Nº 4C-18.398-10
mediante la cual declaró Procedente la práctica de toma de muestras de apéndices pilosos de la
cabeza, brazos y piernas, a los imputados: Julio Cesar Salazar Jinete, Heber José Gutiérrez
Castellano, Jhon Samil Chourio, Jose Eugenio Almarza Alvarez, Dayana Isabel Pacheco Díaz Y
Eduardo José Almarza Villalba.
Las actuaciones contentivas del Recurso de Apelación de Auto, fueron recibidas ante este Tribunal
Colegiado en fecha veintiséis (26) de Julio de 2010, dándose cuenta a los miembros de la misma,
designándose como ponente a la Jueza Profesional Suplente DRA. ELIDA ELENA ORTIZ, no obstante
en fecha (29) de julio de los corrientes, vista la reincorporación a sus labores jurisdiccionales en
esta Sala la Jueza Profesional NINOSKA QUEIPO BRICEÑO, se procede a reasignarle la ponencia del
asunto, y con tal carácter suscribe la presente decisión.

En fecha veintinueve (29) de Julio de 2010, se produce la admisión del Recurso de Apelación y
siendo la oportunidad prevista en el artículo 450 del Código Orgánico Procesal Penal, se procede a
resolver el fondo de la controversia, atendiendo a los vicios impugnados, de conformidad con lo
establecido en el artículo 441 del Código Orgánico Procesal Penal y constatar la existencia de
violaciones de rango constitucional, de conformidad con lo establecido en el artículo 257 de la
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en concordancia con el artículo 13 del
Código Orgánico Procesal Penal, para lo cual se hacen las siguientes consideraciones:

II

DEL RECURSO DE APELACIÓN INTERPUESTO

El profesional del derecho abogado Hender Sarcos, actuando con el carácter de defensor privado
de los ciudadanos: Julio Cesar Salazar Jinete, Heber José Gutiérrez Castellano, Jhon Samil Chourio,
José Eugenio Almarza Álvarez, Dayana Isabel Pacheco Díaz y Eduardo José Almarza Villalba; recurre
de la decisión ut supra identificada, argumentando lo siguiente:

Indica el recurrente de autos, que la A quo, al ordenar la práctica de la toma de muestras de


apéndices pilosos a sus defendidos, viola garantías fundamentales de rango constitucional,
establecidas en el artículo 46 ordinal 3° y en articulo 49 ordinales 1° y 5°, los cuales transcribe
textualmente. Asimismo, cita parcialmente el contenido del artículo 191 del Código Orgánico
Procesal Penal; para culminar señalando la violación de los artículos 202A y 202B del Código
Orgánico Procesal penal.

Tales violaciones de rango constitucional y legal, se fundamentan, a juicio del abogado de la


defensa, en que nadie puede ser sometido a exámenes sin su consentimiento o a experimentos
científicos, por lo que las pruebas obtenidas con menoscabo de la integridad física, psíquica o
moral del imputado y de su dignidad humana, carecen de validez, al quebrantar el principio de no
estar obligado a declarar contra si mismo, considerando igualmente que se “rompió” la cadena de
custodia, al habérsele practicado experticia al vehículo objeto del presunto delito de Robo para
determinar la originalidad del mismo, pues los funcionarios expertos lo contaminaron o
modificaron, y no fue sino pasados 20 días, cuando el Ministerio Público ordenó la práctica de
barrido y actividades especiales al mencionado vehículo, violentándose el debido proceso, toda
vez que a juicio de quien recurre, esa prueba reúne las condiciones de prueba Anticipada
establecida en el artículo 307 del Código Orgánico Procesal Penal y el vehículo en cuestión quedó
expuesto a la intemperie, y por ende al sol, lluvia y polvo.

Por todo lo antes expuesto solicita el recurrente a esta Alzada, sea declarado Con Lugar el recurso
interpuesto, y en consecuencia se Anule la decisión recurrida.

El Ministerio Público en la presente causa no dio contestación al recurso de apelación interpuesto.

III

CONSIDERACIONES DE LA SALA PARA DECIDIR

De la revisión de las actas que conforman la presente incidencia, se verifica que en fecha
09/06/2010 el Juzgado Cuarto de Primera Instancia en Funciones de Control de este Circuito
Judicial Penal, mediante Decisión N° 937-10, declaró Procedente la práctica que autorizaba la
toma de muestras de apéndices pilosos de la cabeza, brazos y piernas, a los imputados: Julio Cesar
Salazar Jinete, Heber José Gutiérrez Castellano, Jhon Samil Chourio, José Eugenio Almarza Álvarez,
Dayana Isabel Pacheco Díaz y Eduardo José Almarza Villalba,.

En contra de la referida decisión, fue presentado recurso de apelación interpuesto por el


Profesional del derecho, abogado Hender Sarcos, por cuanto la A quo, declaró procedente la
recolección de Apéndices Pilosos a los imputados de autos ya identificados, todo ello a los fines de
la realización de una comparación o examen Tricológico solicitado por la Vindicta Pública.

Ahora bien, refiere la defensa la violación del artículo 46.3 Constitucional y por ende del artículo
49.1.5 ejusdem, al considerar que sus defendidos no pueden ser sometidos a exámenes corporales
en contra de su voluntad, pues tal acción atenta contra su integridad física, psíquica y moral y
quebranta el principio de no estar obligado a declarar contra sí mismo sin su consentimiento. Sin
embargo, observa esta Sala que el Código Orgánico Procesal en su artículo 209, señala:
“…cuando sea necesario se podrá proceder al examen corporal y mental del imputado o imputada,
cuidando el respeto a su pudor. Si es preciso, el examen se practicará con el auxilio de expertos o
expertas.

Al acto podrá asistir una persona de confianza del examinado o examinada; ésta o ésta será
advertido o advertida de tal derecho…”

Es así como el Ministerio Público en el ejercicio de la acción penal, podrá ordenar, y en el caso que
así lo requiera solicitar al juez competente, la práctica de pruebas y diligencias que considere útiles
y necesarias para el esclarecimiento de la verdad, constituyendo precisamente el examen corporal
y mental herramienta probatoria para la consecución de ese fin.

En torno a este tema, y específicamente al contenido del artículo 209 ejusdem, Pérez Sarmiento,
en su obra titulada “Comentarios al Código Orgánico Procesal Penal”, señala lo siguiente:

“…se trata del tema de la persona del imputado como objeto de prueba y si se le puede someter,
aun contra su voluntad, a diligencias de investigación tales como peinados del pubis, análisis de
genitales, tomas de muestras de sangre, piel o vellos, exhibición de alguna parte del cuerpo, etc.,
necesarias para corroborar la relación del imputado con el hecho investigado. La regla
universalmente aceptada respecto a los requisitos de esta prueba es que si el imputado accede al
examen no será necesaria la orden judicial, pero de lo contrario ésta será necesaria para proceder
contra su voluntad.

Sin embargo, la regla contenida en el numeral 3 del artículo 46 de la Constitución de 1999 pude
inducir a confusiones en este asunto y puede ser utilizada como pretextos para que ciertos
pretendan sustraerse del cumplimiento de esta norma del COPP…la mayoría de las legislaciones
modernas y éste es el espíritu del COPP cuando habla de la indispensabilidad de descubrir la
verdad, considera que el examen forzoso del cuerpo del imputado y la toma de muestras de él, es
un procedimiento admisible de coerción legitima si se efectúa por medios médicos seguros, que
no comporten ningún peligro para la persona del imputado. Se trata de procedimientos razonables
que se realizan a favor de un bien jurídico más importante que la intimidad o el pudor del
imputado, que es lo único que podría alegarse como lesionado…

La posibilidad de obligar al imputado a someterse a revisión de su cuerpo o de su psique, se


inscribe dentro del tema de la coerción en orden a la prueba, que es un asunto harto controversial
tanto en la doctrina como en la jurisprudencia de muchos países, pero la tendencia dominante es
aquella que establece la posibilidad de compeler al imputado a la exhibición de su cuerpo o a que
se le tomen muestras de sus tejidos o fluidos corporales, en el entendido de que se trata de
sacrificar el estrecho interés personal del imputado en aras del interés social del esclarecimiento
del delito…

En consecuencia, la regla del numeral 3 del artículo 46 no es óbice para la aplicación coactiva del
artículo 209 del COPP, por tres razones fundamentales:

1. Dicha regla no se refiere al proceso penal ni a la condición de imputado o procesado, sino a la


condición ordinaria del ciudadano libre, a fin de prevenir que, sin su consentimiento expresado sin
apremios ni presiones, sea tomado como conejillo de indias para experimentos colectivos, o como
sujeto de programas masivos o selectivos de esterilización…

2. La norma misma del numeral 3 del artículo 46 de la Constitución excluye su aplicación al


proceso penal, al establecer como excepción aquellas circunstancias que determine la ley, y
precisamente la condición de imputado en un proceso penal, con toda la carga legal de
incriminación que ella supone, es una de esas circunstancias determinadas por la ley, y en las
cuales no puede alegarse la protección del honor y la dignidad para impedir la realización de un fin
superior al interés individual, como lo es la justicia penal.

3. Si el constituyente hubiese querido hacer extensiva la norma del numeral 3 del artículo 46 de la
Constitución al proceso penal, la habría incluido dentro de las normas del debido proceso,
previstas en el artículo 49 de la Carta Magna de 1999, o hubiese hecho expresa mención de éstas
en el propio numeral 2 del artículo 46, que se refiere a las personas privadas de libertad…”
(Negrillas de la Sala)

En armonía con la doctrina expuesta supra, el máximo Tribunal de la República en Sala de Casación
Penal, mediante decisión N° 279 de fecha 11.06.2002, expresó:

“El artículo 46 de la Constitución de la República, consagra el derecho al respeto a la integridad


física, psíquica y moral de las personas, o sea, que nadie puede ser sometido a torturas, tratos
crueles, inhumanos o degradantes (numeral 1), como tampoco ser sometido, sin su
consentimiento, a experimentos científicos, exámenes médicos o de laboratorio, excepto cuando
se encuentre en peligro su vida o por otras circunstancias que la ley determine (numeral 3). Por su
parte, el Código Orgánico Procesal Penal, establece el derecho a la justificada y razonable práctica
de exámenes corporales y mentales a los imputados y a terceras personas, (realizados por
expertos en la ley arte), previa advertencia de tal derecho y cuidando del respeto al pudor de los
examinados, quienes además, pueden hacerse acompañar de una persona de su confianza
(artículo 209 del Código Orgánico Procesal Penal). Estos exámenes, por no representar riesgo
alguno contra la vida o salud de las personas objeto de tal reconocimiento y, por cuanto los
mismos pueden ser de innegable importancia para el esclarecimiento de la verdad que se
investiga, podrán ser ordenados por el Ministerio Público en la fase de investigación del proceso, a
fin de recabar los elementos que le permitan fundar su acusación. (Negrillas de la Sala)
En tal sentido, y a diferencia de lo esgrimido por la defensa recurrente, en atención a la doctrina y
jurisprudencia antes transcrita, no evidencia esta Alzada violación alguna de normas de rango
constitucional, particularmente del contenido del artículo 46.3, pues tal como lo refirió la
recurrida, la práctica de dicha prueba se encuentra justificada en el artículo 209 del Código
Orgánico Procesal Penal, toda vez que el Ministerio Público, a los fines del esclarecimiento de los
hechos, puede solicitar al juez de Control, como en efecto así lo hizo, la práctica de la recolección
de apéndices pilosos a los imputados en una causa, y en este caso específico, para ser comparados
con los colectados en el barrido efectuado al vehículo clase camioneta, marca wagonner, modelo
Jeep, color verde, tipo Sport Wagon, matricula AHI92F, presuntamente robado, pues tal como lo
expresa Álvaro Vivas Botero, en su obra “El lugar de los Hechos”, esta evidencia filamentosa de
origen biológico como le denominan algunos, es muy probable encontrarla en el lugar de los
hechos, en la victima, el victimario y en los instrumentos dejados por la ejecución de la actividad
delictiva o utilizados para ella, pues los vellos o pelos son de fácil remoción al estar localizados en
la parte externa de la piel y pueden desprenderse por el contacto violento que se produzca por la
fricción a que pueda someterse la piel por diversas circunstancias; de tal manera que ante la
oposición por parte de los acusados a la practica de dicha prueba, es criterio de estas juzgadoras,
que la decisión mediante la cual la A quo acordó su ejecución se encuentra ajustada a derecho
ante la existencia de un fin superior al interés individual, como lo es la justicia, conforme lo
establece el articulo 2 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, ello en los
términos establecidos en el artículo 209 del Código Orgánico Procesal Penal y
consecuencialmente, no verifica esta Alzada que exista violación del debido proceso establecido
en el artículo 49.1.5 constitucional denunciado por la defensa. Y ASI SE DECIDE.

Ahora bien, denuncia igualmente quien recurre, que hubo una “ruptura” de la cadena de custodia
en el presente caso, pues el barrido efectuado al vehículo antes mencionado se practicó 20 días
después de haberle realizado las experticias de “originalidad” al mismo, por lo cual consideraba
que los funcionarios expertos “lo habían modificado y contaminado”, violentándose de esa forma
el contenido de los artículos 202A y 202B del texto adjetivo penal.

En este orden, se hace necesario establecer lo que se conoce en doctrina como cadena de
custodia, y en tal sentido, el autor colombiano Vivas Botero, señala que se trata de “…Un
procedimiento que consiste en la manipulación adecuada del elemento material de prueba o
evidencia física, en procura de conservar su autenticidad y garantizar su inalterabilidad, para lo
cual debe hacerse una rigurosa recolección, fijación, embalaje, etiquetado, movimiento, depósito
y documentación, partiendo de quien la encuentra, hasta su disposición final…” (Negrillas de esta
Sala). Asimismo, el artículo 202A del Código Orgánico Procesal Penal, la define como “…la garantía
legal que permite el manejo idóneo de las evidencias digitales, físicas o materiales, con el objeto
de evitar su modificación, alteración o contaminación desde el momento de su ubicación en el
sitio del suceso o lugar del hallazgo, sus trayectoria por las distintas dependencias de
investigaciones penales, criminalísticas y forenses, la consignación de los resultados a la autoridad
competente, hasta la culminación del proceso…” (Negrillas de esta Sala)

Luego, delimitado como ha sido lo que ha de entenderse, no solo por la doctrina sino también por
nuestra legislación como Cadena de Custodia, observa esta Sala de Alzada, que el abogado
recurrente confunde la práctica, a su juicio, tardía por parte del ministerio público de la experticia
de barrido al vehículo antes descrito, con lo que él mismo denomina “ruptura” de la cadena de
custodia, pues del contenido de su recurso de apelación se observa, que su cuestionamiento se
encuentra referido al hecho de que el Ministerio Público ordenó la práctica de la experticia en
referencia 20 días después que le fueran practicadas las experticias de autenticidad a los seriales
de identificación del vehículo en cuestión, lo que en su criterio, además, “lo contaminó y
modificó”, y no a la inadecuada manipulación de la evidencia colectada y su debido resguardo, que
constituye en si lo que se conoce como Cadena de Custodia.

En este sentido, precisan indicar quienes suscriben la presente decisión, que en este caso, el
vehículo objeto de experticia se encuentra debidamente resguardado a la orden del Ministerio
Público y como producto del barrido practicado al mismo, se colectaron pelos o vellos, cuya
comparación con los de los imputados de autos se hacía necesaria, a los fines del esclarecimiento
de los hechos, siendo menester señalar, que según la teoría criminalística, los vellos o pelos
presentan una gran resistencia a la putrefacción y a los efectos de los agentes físicos y químicos,
de manera que, luego de un largo tiempo de estar sumergidos en agua o a la intemperie, pueden
ser examinados sin que hayan variado sus elementos estructurales, por lo que, a juicio de estas
juzgadoras, no le asiste la razón a la defensa cuando señala que los 20 días aludidos para su
recolección por parte de los funcionarios expertos, modificaron o contaminaron la evidencia
colectada, haciéndola nula conforme lo establece el artículo 191 del texto adjetivo penal, siendo
imposible equipararla a la prueba anticipada prevista en el artículo 307 del Código Orgánico
Procesal Penal, la cual está referida a la inspección o experticia que por su naturaleza y
características deben considerarse como actos definitivos e irreproducibles. Y ASI SE DECLARA.

Asimismo, y contrario a lo alegado por la defensa recurrente, no observa esta Sala violación de la
cadena de custodia en la presente causa, y por ende del contenido del artículo 202A del Código
Orgánico Procesal Penal, pues luego de la experticia de barrido efectuada al vehículo
presuntamente robado, no existe evidencia alguna hasta este momento del manejo inadecuado
de las evidencias colectadas, así como de su trayectoria por las distintas dependencias de
investigación penal y su indebida consignación, y menos aún se observa, por los argumentos antes
expuestos, violación del contenido del artículo 202B referido a las áreas de resguardo de
evidencias, en virtud de lo cual lo procedente en derecho es declarar SIN LUGAR el Recurso de
Apelación presentado por el profesional del derecho HENDER SARCOS, en su carácter de abogado
de confianza de los ciudadanos JULIO CESAR SALAZAR JINETE, HEBER JOSÉ GUTIERREZ
CASTELLANO, JHON SAMIL CHOURIO, JOSE EUGENIO ALMARZA ALVAREZ, DAYANA ISABEL
PACHECO DÍAZ y EDUARDO JOSÉ ALMARZA VILLALBA; ejercido en contra de la decisión Nº 973-10
de fecha 09/06/2010, dictada por el Juzgado Cuarto de Primera Instancia en Funciones de Control
del Circuito Judicial Penal del Estado Zulia, en la causa signada con el Nº 4C-18.398-10 mediante la
cual declaró Procedente la práctica de la realización de toma de muestras de apéndices pilosos, de
la cabeza, brazos y piernas a los imputados: Julio Cesar Salazar Jinete, Heber José Gutiérrez
Castellano, Jhon Samil Chourio, Jose Eugenio Almarza Alvarez, Dayana Isabel Pacheco Díaz y
Eduardo José Almarza Villalba; en atención a los criterios jurisprudenciales y doctrinales que han
quedado establecidos en la presente decisión y en tal sentido, se CONFIRMA la decisión recurrida.
ASÍ SE DECIDE.

IV

DISPOSITIVA

En mérito de las razones expuestas, esta Sala Primera de la Corte de Apelaciones del Circuito
Judicial Penal del Estado Zulia, Administrando Justicia en nombre de la República Bolivariana de
Venezuela y por Autoridad de la Ley, Declara:

PRIMERO: SIN LUGAR el Recurso de Apelación presentado por el profesional del derecho HENDER
SARCOS, en su carácter de abogado de confianza de los ciudadanos JULIO CESAR SALAZAR JINETE,
HEBER JOSÉ GUTIERREZ CASTELLANO, JHON SAMIL CHOURIO, JOSE EUGENIO ALMARZA ALVAREZ,
DAYANA ISABEL PACHECO DÍAZ y EDUARDO JOSÉ ALMARZA VILLALBA; ejercido en contra de la
decisión Nº 973-10 de fecha 09/06/2010, dictada por el Juzgado Cuarto de Primera Instancia en
Funciones de Control del Circuito Judicial Penal del Estado Zulia, en la causa signada con el Nº 4C-
18.398-10.

SEGUNDO: Se CONFIRMA la Decisión Nº 973-10 de fecha 09/06/2010, dictada por el Juzgado


Cuarto de Primera Instancia en Funciones de Control del Circuito Judicial Penal del Estado Zulia, en
la causa signada con el Nº 4C-18.398-10 mediante la cual declaró Procedente la práctica de la
realización de Tomas de Muestras de Apéndices Pilosos, a los imputados: Julio Cesar Salazar
Jinete, Heber José Gutiérrez Castellano, Jhon Samil Chourio, Jose Eugenio Almarza Alvarez, Dayana
Isabel Pacheco Díaz Y Eduardo José Almarza Villalba, de la cabeza, brazos y piernas.. ASÍ SE DECIDE.

Regístrese y publíquese. Remítase la causa en su oportunidad legal correspondiente.

Dada, firmada y sellada en la Sala de Audiencias de la Corte de Apelaciones, Sala Primera, en


Maracaibo, a los once (11) días del mes de agosto del año dos mil diez (2010). 200° de la
Independencia y 151° de la Federación.
LAS JUEZAS PROFESIONALES

NINOSKA QUEIPO BRICEÑO

Presidenta de Sala - Ponente

JACQUELINA FERNÁNDEZ GONZÁLEZ LUZ MARÍA GONZÁLEZ CÁRDENAS

LA SECRETARIA

NISBETH MOYEDA FONSECA

En la misma fecha se registró la presente decisión bajo el Nº 315-10, en el Libro de Registro de


Decisiones llevado por esta Sala Primera en el presente año.

LA SECRETARIA

NISBETH MOYEDA FONSCA


VP02-R-2010-000501

NQB/lr.

Sección Segunda

Del Allanamiento

Allanamiento

Artículo 196. Cuando el registro se deba practicar en una morada, oficinas públicas,
establecimiento comercial, en sus dependencias cerradas, o en recinto habitado, se requerirá
larden escrita del Juez o Jueza.

El órgano de policía de investigaciones penales, en casos de necesidad y urgencia, podrá solicitar


directamente al Juez o Jueza de Control la respectiva orden, previa autorización, por cualquier
medio, del Ministerio Público, que deberá constar ella solicitud.

La resolución por la cual el Juez o Jueza ordena la entrada y registro de un domicilio particular será
siempre fundada.

El registro se realizará en presencia de dos testigos hábiles, ello posible vecinos del lugar, que no
deberán tener vinculación con la policía.

Si el imputado o imputada se encuentra presente, y no está su defensor o defensora, se pedirá a


otra persona que asista. Bajo esas formalidades se levantará un acta.

Se exceptúan de lo dispuesto los casos siguientes:

1. Para impedir la perpetración o continuidad de un delito.

2. Cuando se trate de personas a quienes se persigue para su aprehensión.

Los motivos que determinaron el allanamiento sin orden constarán, detalladamente en el acta.

COMENTARIOS:

Dice el artículo 196 del Código Orgánico Procesal Penal que cuando el registro se deba practicar en
una morada, establecimiento comercial, en sus dependencias cerradas, o en recinto habitado, se
requerirá la orden escrita de un Juez o jueza.

Los órganos de policía y de investigaciones penales, tales como, el Cuerpo de Investigaciones


Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional
(SEBIN) y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), el Cuerpo de Policía Nacional Bolivariana (CNPB) y
las distintas Policías Municipales, entre otros organismos que el artículo 113 del Código Orgánico
Procesal Penal les atribuya tal carácter, en casos de necesidad y urgencia, podrán solicitar
directamente al Juez en Funciones de Control, la respectiva orden, previa autorización, por
cualquier medio, del Fiscal del Ministerio Público, que siempre deberá constar en la Solicitud.

La Resolución por la cual el Juez ordena la entrada y registro de un domicilio particular será
siempre fundada.

Si el imputado se encuentra presente, y no está su defensor, se pedirá a otra persona que le asista.
Bajo esas formalidades se tiene que levantar un Acta.

EXCEPCIONES:

Se exceptúan de lo dispuesto anteriormente (es decir, sin la orden judicial de allanamiento), los
casos siguientes:

1. Para impedir la perpetración de un hecho punible:

Así lo ha dicho la Sentencia de la Sala Constitucional, del 11/12/2001, en el expediente 00-2866,


que describe uno de los cuatro momentos o situaciones para la flagrancia. Acá tenemos la primera
situación:

“... la definición de flagrancia implica, en principio, cuatro (4) momentos o situaciones:

1. Delito flagrante se considera aquel que se esté cometiendo en ese instante y alguien lo verificó
en forma inmediata a través de sus sentidos.

La perpetración del delito va acompañada de actitudes humanas que permiten reconocer la


ocurrencia del mismo, y que crean en las personas la certeza, o la presunción vehemente que se
está cometiendo un delito.

Es esa situación objetiva, la que justifica que pueda ingresarse a una morada, establecimiento
comercial en sus dependencias cerradas, o en recinto habitado, sin orden judicial escrito de
allanamiento, cuando se trata de impedir su perpetración."

Sentencia Número 747 del 05/05/2005 Expediente 04-0047 de la Sala Constitucional:

"No obstante la calificación que, de allanamiento, dieron el Ministerio Público y el Tribunal de


Control, a la actuación de la autoridad policial, que ha quedado descrita anteriormente, así como a
la justificación legal que el referido órgano jurisdiccional dio a dicho procedimiento, lo cierto es
que dicha autoridad policial dio respuesta a una denuncia sobre la comisión, en curso, de un
delito. En tales circunstancias, tal actuación debe ser subsumida, más bien, en el supuesto de
flagrancia, bajo el cual la Constitución y la Ley dispensan al funcionario de la necesidad de
obtención de orden judicial previa de privación de la libertad (artículos 44.1 de la Constitución y
248 del Código Orgánico Procesal Penal); asimismo, en tal situación de urgencia, que, en casos
como el presente, implica, para la autoridad policial, el deber de impedir la comisión o la
continuación en la comisión de una conducta típicamente antijurídica; mayormente, si se tiene en
cuenta, en el caso que se analiza, que, de acuerdo con lo que aparece acreditado en autos, el
delito cuya ejecución –o continuación en la ejecución- debía impedirse, era, en definitiva, el de
ocultamiento de sustancias estupefacientes o psicotrópicas, tal como lo advirtió la legitimada
pasiva y no fue refutado por la Defensa de los actuales quejosos. Se trataba, entonces, de un
delito permanente, calificación que emana del contenido no controvertido de los autos, la cual
lleva la convicción de que la conducta de los funcionarios policiales estuvo adecuada a la situación
de comisión actual de un delito de acción pública y que tiene señalada pena corporal privativa de
libertad, en otros términos, a una situación de flagrancia, bajo la cual era deber de aquéllos la
aprehensión de los imputados, así como impedir la comisión –o la continuación de la misma- de
dicho hecho punible. Bajo tales circunstancias, entonces, se concluye que la actuación de la
autoridad policial fue bajo una situación de flagrancia, razón por la cual no le era requerido el
cumplimiento de las formalidades que prescribe el artículo 210 de la predicha ley procesal."

2. Cuando se trate del imputado a quien se persigue para su aprehensión:

Entonces, los motivos que determinaron el Allanamiento sin orden, constarán detalladamente en
el Acta.

3. Cuando haya consentimiento o autorización del propietario o poseedor legítimo del sitio a ser
allanado:

SI se encuentran en el inmueble en el momento de iniciar la práctica del allanamiento, ya sea el


dueño, arrendatario, comodatario o un guardador y custodio, si oralmente al inicio dan su
voluntad y conformidad y luego esto lo dejan asentado en el acta respectiva, de que las
autoridades y los testigos entren a ese recinto, sin tener a la mano una orden judicial, pues será
perfectamente legal. Efectivamente, la Sentencia Número 717 de la Sala Constitucional de fecha
15/05/2001, Exp. 01-0017, ha dicho que ante:

"...la necesidad de seguridad jurídica de los demás ciudadanos que ameritan ser protegidos ante
un ataque ilícito, la salud pública, el desarrollo integral de los miembros que conforman la
sociedad); y al mismo tiempo, en su apreciación del acta contentiva del allanamiento efectuado
sin orden judicial, de que tal allanamiento no fue efectuado de manera coactiva, sino bajo el
consentimiento de quienes habitaban o se encontraban en ese momento en las viviendas
allanadas."

Sentencia Número 268 de la Sala Constitucional del 28/02/2008, exp. 07-1316:

"...el artículo 210 del Código Orgánico Procesal Penal establece la posibilidad de practicar un
allanamiento sin orden judicial, en los siguientes casos: i) para impedir la perpetración de un delito
y ii) cuando se trate del imputado a quien se persigue para su aprehensión; señalando además,
dicha disposición normativa, que los motivos que determinen un allanamiento sin orden deben
constar detalladamente en el acta. Claro está, que las actuaciones realizadas por funcionarios
policiales en un domicilio determinado, previa autorización de su propietario, no acarrean vicios
de ilegalidad, ni mucho menos contrarían lo dispuesto en el artículo 47 de la Constitución de la
República Bolivariana de Venezuela."

LUGARES PERMITIDOS O NO PARA PRACTICAR EL ALLANAMIENTO

Sentencia de la Sala de Casación Penal del 22/10/2002, exp. 02-049:

“Observa la Sala que en el presente caso los funcionarios de la Policía del Estado Zulia recibieron
una llamada telefónica alertando acerca de que en una casa abandonada, en el sector los Haticos
de la ciudad de Maracaibo, se encontraban unas personas que vendían drogas: los funcionarios se
dirigieron a dicha casa y le solicitaron a unas personas que se encontraban por los alrededores de
la misma que sirvieran de testigos. Los funcionarios entraron y, efectivamente, en el interior de
ese inmueble se encontraban los cinco imputados sentados alrededor de una mesa sobre la que
habían sesenta y cuatro envoltorios de bolsas plásticas de color negro “tipo cebollitas” contentivas
de presunta droga (aún no consta la experticia en el expediente), un plato de vidrio, un rallador
plateado y un colador.

Ahora bien: la recurrida anuló dicha acta porque no hubo una orden judicial de un juez de control
y no fue firmada por los testigos presenciales; pero tales testigos se dirigieron después y el mismo
día a la sede de la Policía y corroboraron lo sucedido durante ese allanamiento. También
desestimó a una de las testigos porque es hermana de uno de los imputados, lo cual no es una
causal de nulidad sino una eximente al momento de declarar en el juicio oral y público, según lo
establecido en el ordinal 5° del artículo 49 de la Constitución de la República Bolivariana de
Venezuela.

Respecto a la falta de una orden de allanamiento por parte de un juez de control es oportuno
señalar que se trató de una casa abandonada, además el numeral primero del artículo 210 del
Código Orgánico Procesal Penal indica que no se requerirá de los requisitos del allanamiento,
cuando se trate de impedir la perpetración de un delito tal como ocurrió en este caso.”

1) Personas Naturales:

La Constitución dice en su artículo 47 que el hogar doméstico y todo recinto privado de persona
son inviolables. No podrán ser allanados, sino mediante orden judicial, para impedir la
perpetración de un delito o para cumplir de acuerdo con la ley, las decisiones que dicten los
tribunales, respetando siempre la dignidad del ser humano.

El Código Civil dice en su artículo 27 que el domicilio de una persona se halla en el lugar donde
tiene el asiento principal de sus negocios e intereses. El artículo 31 eiusdem, establece que la mera
residencia hace las veces de domicilio respecto de las personas que no lo tienen conocido en otra
parte.

El artículo 83 eiusdem, instituye que si son militares en activo servicio, se considerará residencia
de los mismos, el territorio donde se halle, aunque sea accidentalmente, el cuerpo a que
pertenezcan o en que deba radicarse el empleo, cargo o comisión militar que estuvieren
desempeñando.

Hay parte de nuestra variada legislación que toca igualmente este tema. Una de ellas es la Ley del
cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas. Acá se establece sobre la Orden de
Allanamiento en su artículo 20, lo siguiente:

“Artículo 20. El fiscal del Ministerio Público encargado de la investigación, solicitará al juez
competente la orden de allanamiento de inmuebles, así como la intercepción o grabación de
comunicaciones privadas, sean éstas ambientales, telefónicas o realizadas por cualquier otro
medio, cuyo contenido se transcribirá y agregará a las actuaciones, siempre y cuando se cumpla
con los señalamientos sobre el delito investigado, tiempo de duración, medios técnicos a ser
empleados y el sitio o lugar desde donde se efectuará.

Los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, a cargo de la


investigación podrán solicitar directamente la orden referida en el presente artículo, previa
autorización por cualquier medio del Ministerio Público, de la cual dejarán constancia en sus
respectivos libros diarios los funcionarios intervinientes, siempre que se trate de un supuesto que
por la necesidad o urgencia requiera celeridad en la realización de las actuaciones. En todo caso la
solicitud deberá contener las razones que la justifican.

Las actuaciones realizadas con prescindencia de lo previsto en el presente artículo, se


considerarán carentes de valor probatorio.

Solo en los casos de delitos flagrantes, los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas,
Penales y Criminalísticas podrán actuar con prescindencia de lo establecido en el presente artículo.
En todo caso se dejará constancia de lo actuado en el informe que se remitirá al Ministerio
Público.”

Sobre las normas anteriores, la Sala de Casación Penal ha expresado:

Sentencia Número 437 de del 11/08/09, exp. C08-324:

"...es preciso traer a colación incluso el criterio sostenido por nuestra Sala Constitucional, en
relación a la no necesidad de las formalidades exigidas en los artículos 210 (en la que se incluye la
presencia de dos testigos hábiles…), y siguientes del Código Orgánico Procesal Penal y como
desarrollo del artículo 47 de la Constitución en la práctica del allanamiento que se efectúa para
impedir la perpetración o continuación de un hecho delictivo, como el caso sub judice; y por tanto
se legitima dicha actuación policial. En efecto, en fallo Nro. 2.294 de fecha 24 de septiembre de
2004, la Sala Constitucional estableció lo siguiente:

“En lo que atañe al auto que, el 08 de septiembre de 2003, dictó la supuesta agraviante de autos,
ésta declaró sin lugar el recurso de apelación y, por consiguiente, negó la nulidad que, del
allanamiento referido ut supra, solicitó la Defensa del actual quejoso. Como fundamento de su
impugnada decisión, la legitimada pasiva estimó que no eran necesarias las formalidades que
exigen los artículos 210 y siguientes del Código Orgánico Procesal Penal, como desarrollo del
artículo 47 de la Constitución; ello, porque la autoridad que actuó en la práctica de dicho
allanamiento lo hizo por la ‘necesidad de impedir la perpetración de un hecho punible’;
específicamente, un delito contra la libertad personal, según se encuentra precisado en las actas
procesales. Al respecto, advierte la Sala que, sin perjuicio de las alegaciones que la actual parte
accionante opuso contra la justificación que se dio de la referida incursión, lo cierto es que consta
en autos y no ha sido desvirtuado por ninguna de las partes, que, en el inmueble donde fue
ejecutada la referida medida de allanamiento, se encontraban en curso actividades que
encuadraban en el tipo legal que describe el artículo 54 de la Ley para el Control de Casinos, Salas
de Bingo y Máquinas Traganíqueles. En tal situación, resulta indudable que, como se trata de un
delito que acarrea pena privativa de libertad, la situación, según el artículo 248 del Código
Orgánico Procesal Penal, era de flagrancia, en la cual la autoridad estaba obligada a aprehender ‘al
sospechoso’ o a los sospechosos y, por tanto, no se trataba un allanamiento stricto sensu, razón
por la cual no estaba sujeta a las formalidades que, en materia de dicho acto de investigación,
prescribe el Código Orgánico Procesal Penal. Así las cosas, estima esta Sala que fue conforme a
derecho, y no lesionó ilegítimamente derecho fundamental alguno, la actuación de la autoridad
que participó en la predicha incursión, de acuerdo con la segunda excepción que establece el
artículo 210 del referido código procesal y, asimismo, con el artículo 20 del Decreto-Ley de los
Órganos de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas…”"

La Sentencia Número 122 del 08/04/2003:

“La institución del allanamiento de morada, si bien inserta dentro de las actuaciones propias de la
etapa preparatoria del proceso, no se corresponde con los actos de mero impulso procesal sino
con los de investigación propiamente dicha. Vale decir, los orientados al descubrimiento de los
hechos delictivos y a la participación de las personas que hayan intervenido en su ejecución con el
carácter de autores o partícipes. En estos casos, en los términos del artículo 124 del Código
Orgánico Procesal Penal, es entonces cuando ya puede hablarse de imputado, o sea, la persona
que presente una relación inferencial con los hechos punibles objeto de la investigación. De allí
surge el requerimiento legal de que, en el allanamiento, la persona objeto del mismo sea provista
de la asistencia de abogado. Así lo reconoce expresamente el artículo 210 ejusdem al admitir en el
acto la presencia del imputado y su defensor.”

Otra Sentencia, el Número 152 del 18/02/2000:

“La visita domiciliaria realizada sin requisitos de ley, constituye un hecho ilícito, Art. 185 CP.
Violación de Domicilio.”

Por lo antigua de la Sentencia y vista la reforma del Código Penal del 13 de abril de 2005, hoy sería
el artículo 183 de este cuerpo normativo. Este dice que cualquiera que, arbitraria, clandestina o
fraudulentamente, se introduzca o instale en domicilio ajeno, o en sus dependencias, contra la
voluntad de quien tiene derecho a ocuparlo, será castigado con prisión de 15 días a 15 meses. Si el
delito se ha cometido de noche o con violencia a las personas, o con armas, o con el concurso de
varios individuos, la prisión será de 6 a 30 meses. El enjuiciamiento no se hará lugar sino por
acusación de la parte agraviada. Lo cual ocurriría, en teoría, para los dos testigos que se presten a
esta irregular situación, ya que el artículo 184 del Código Penal vigente, dispone que el funcionario
público que con abuso de sus funciones o faltando a las condiciones o formalidades establecidas
por la ley, se introduzca en domicilio ajeno o en sus dependencias, será castigado con prisión de
45 días a 18 meses. Tal y como lo señala el Profesor Rodrigo Rivera Morales, si se vulnera la
inviolabilidad domiciliaria, una de las consecuencias, son los "efectos materiales" y la
responsabilidad penal y disciplinaria, aparte de la civil, por la conducta violatoria de derechos, esto
por el artículo sobre la vocación probatoria de los recaudos del allanamiento. Idea tomada de su
obra "Actos de Investigación y Pruebas en el Proceso Penal", Primera edición, año 2008, página
249.

Sentencia Número 1.343, Expediente Nº C00-0976 de fecha 25/10/2000. Violación del Domicilio.
Inviolabilidad del Domicilio. Garantía Constitucional:

"La inviolabilidad del domicilio constituye un derecho básico que se reconoce y garantiza dentro
de la esfera jurídica tanto nacional como internacional, no pudiendo efectuarse ninguna entrada y
registro en un domicilio sin el consentimiento del titular o resolución judicial, salvo caso de
flagrante delito."

Sentencia Número 502 del 27/04/2000:

“... la inviolabilidad del domicilio constituye un derecho básico que se reconoce y garantiza dentro
de la esfera jurídica tanto nacional como internacional, no pudiendo efectuarse ninguna entrada y
registro en un domicilio sin el consentimiento del titular o resolución judicial. La entidad de esta
garantía llega hasta la Constitución vigente para la fecha en la cual se realizó el allanamiento,
artículo 62, y obviamente reconocida también por la hoy vigente, en su artículo 47.”

Sentencia Número 1.065, Expediente Nº C00-0626 de fecha 26/07/2000. Violación del Domicilio.
Asunto. Inviolabilidad del Domicilio. Garantías que deben precisarse, por el principio de legalidad,
ya que es un requisito que debe presidir toda la actividad dirigida a la consecución de las pruebas:

"Ha dicho esta Sala que la inviolabilidad del domicilio constituye un derecho básico que se
reconoce y garantiza dentro de la esfera jurídica tanto nacional como internacional, no pudiendo
efectuarse ninguna entrada y registro en un domicilio sin el consentimiento del titular o resolución
judicial, salvo los delitos flagrantes, caso en el cual debe estar suficiente y claramente acreditada
dicha circunstancia."

Sentencia Número 36, del 02/02/10, Exp. 09-367:

“La Sala, una vez analizada la decisión de la Corte de Apelaciones observo que no le asiste la razón
a los recurrentes, pues la Corte de Apelaciones, en primer lugar, resolvió cada uno de los
planteamientos expuestos en el recurso de apelación y les dio respuesta respecto a la orden de
allanamiento realizada a la vivienda de su defendido y no realizó ninguna incorporación ilegal de
esta prueba documental tal como lo manifiestan los recurrentes, en vista que la recurrida solo se
pronunció respecto a la legalidad de la orden de allanamiento, realizando un resumen cronológico
de las actuaciones de los diferentes organismo que participaron en la detención del ciudadano ….”

2) Personas Jurídicas:

El artículo 28 del Código Civil nos habla del domicilio de las personas jurídicas como las sociedades
civiles, asociaciones, fundaciones y corporaciones, cualquiera que sea su objeto, se halla en el
lugar donde esté situada su dirección o administración, salvo lo que se dispusiere por sus Estatutos
o por leyes especiales. Cuando tengan agentes o sucursales establecidos en lugares distintos de
aquel en que se halle la dirección o administración, se tendrá también como su domicilio el lugar
de la sucursal o agencia, respecto de los hechos, actos y contratos que ejecuten o celebren por
medio del agente o sucursal. Dice el artículo 203 del Código de Comercio que el domicilio de la
compañía está en el lugar que determina el contrato constitutivo de la sociedad, y a falta de esta
designación, en el lugar de su establecimiento principal.

Para las sociedades extranjeras que operen en Venezuela, tenemos el artículo 354 del ejusdem, el
cual dispone que las sociedades constituidas en país extranjero, que tengan en la República el
objeto principal de su explotación, comercio o industria, se reputarán sociedades nacionales.

Las sociedades que constituidas también en país extranjero sólo tuvieren en la República
sucursales o explotaciones que no constituyan su objeto principal, conservan su nacionalidad, pero
se les considerará domiciliadas en Venezuela. Unas y otras sociedades, si son en nombre colectivo
o en comandita simple, deben cumplir con los mismos requisitos establecidos para las sociedades
nacionales; y sin son sociedades por acciones, registrarán en el Registro de Comercio del lugar
donde está la agencia o explotación, y publicarán en un periódico de la localidad, el contrato social
y demás documentos necesarios a la constitución de la compañía, conforme a las leyes de su
nacionalidad, y una copia debidamente legalizada de los artículos referentes a esas leyes...

El artículo 7 de la Ley de Universidades establece que el recinto de las Universidades es inviolable.


Su vigilancia y el mantenimiento del orden son de la competencia y responsabilidad de las
autoridades universitarias; solo podrá ser allanado para impedir la consumación de un delito o
para cumplir las decisiones de los Tribunales de Justicia.

Se entiende por recinto universitario el espacio precisamente delimitado y previamente destinado


a la realización de funciones docentes, de investigación, académica, de extensión o administrativa,
propia de la Institución.

Corresponde a las autoridades nacionales y locales la vigilancia de las avenidas, calles y otros sitios
abiertos al libre acceso y circulación, y la protección y seguridad de los edificios y construcciones
situados dentro de las áreas donde funcionen las universidades, y las demás medidas que fueren
necesarias a los fines de salvaguardar y garantizar el orden público y la seguridad de las personas y
de los bienes, aun cuando estos formen parte del patrimonio de la Universidad.
El criterio fundamental de atribución de Jurisdicción. El Domicilio de las personas físicas y jurídicas,
según la Sala Político Administrativa del TSJ, en la Sentencia Número 02872 del 29/11/2001,
estableció:

“La Sala en anteriores oportunidades ha advertido que por domicilio de las personas físicas debe
entenderse el lugar donde éstas tengan su residencia habitual, en atención a lo dispuesto en los
artículos 11 y 15 de la nueva Ley de Derecho Internacional Privado; pero, con relación al domicilio
de las personas jurídicas, como ninguna mención especial hizo el legislador, la Sala reiteró la
vigencia del concepto que se desprende del Código Comercio, en su artículo 203, es decir, el lugar
que determina el contrato constitutivo de la sociedad, y a falta de esta designación, el lugar de su
establecimiento principal (Vid, Sent. de esta Sala Nº 1.044 del 11/08/99).”

Sentencia Número 347 de Sala Constitucional, Expediente Nº 00-0541 de fecha 23/03/2001.


Derecho a la inviolabilidad del hogar doméstico:

"Señala esta Sala que el derecho a la inviolabilidad del hogar doméstico y todo recinto privado,
fundamentado en parte en la garantía del derecho a la vida privada, comporta la imposibilidad de
entrada o registro sin orden judicial, tanto del propio hogar como de todo recinto privado de las
personas, entendiendo por estos conceptos aquellos espacios físicos cuyo uso y disfrute
corresponde con exclusividad o con poder excluyente, al individuo, y en los cuales éste
habitualmente desarrolla su vida privada, sobre los que el sujeto dispone con amplitud."

3) Lugares Públicos:

Sobre el sitio del Allanamiento o Registro, la Sentencia Número 041 de la Sala de Casación Penal
del 11/02/2003, ha dispuesto que:

“El artículo 210 del Código Orgánico Procesal Penal, garantiza la inviolabilidad del domicilio al
establecer que para el registro de una morada, establecimiento comercial, en sus dependencias
cerradas o en recinto habitado, se requerirá la orden escrita del Juez. Conforme a lo dispuesto en
el artículo 213 ejusdem, la restricción contemplada en el citado artículo 210 no regirá para las
oficinas administrativas, establecimientos de reunión y recreo mientras estén abiertos al público, o
cualquier otro lugar cerrado que no esté destinado a habitación particular y es que, como se sabe,
el bien jurídico que tutela nuestra legislación es el derecho a la intimidad (artículo 60 de la
Constitución), derecho que no se vería vulnerado cuando se trata de lugares públicos”.

Sentencia Número 512 del a Sala de Casación Penal del 10/12/2004:

“…, efectivamente la Constitución de la República de Venezuela prevé la inviolabilidad del hogar,


por consiguiente, si la norma de carácter constitucional lo prevé, es porque al desarrollar las
normas previstas en el Código Orgánico Procesal Penal se entiende que el allanamiento debe
realizarse amparado de una justificación, es decir, una motivación suficiente con las cuales se
expliquen las razones para proceder a efectuarlo…”.

¿CUAL ES EL CONTENIDO DE LA ORDEN DE ALLANAMIENTO?


Dice el artículo 197 del Código Orgánico Procesal Penal que en la orden deberá constar:

1. La autoridad judicial que decreta el allanamiento y la sucinta identificación del procedimiento


en el cual se ordena;

2. El señalamiento concreto del lugar o lugares a ser registrados;

3. La autoridad que practicará el registro;

4. El motivo preciso del allanamiento, con indicación exacta de los objetos o personas buscadas y
las diligencias a realizar;

5. La fecha y la firma.

La orden tendrá una duración máxima de 7 días, después de los cuales caduca la autorización,
salvo que haya sido expedida, por tiempo determinado, en cuyo caso constará este dato.

¿CUAL ES EL PROCEDIMIENTO?

El artículo 198 del Código Orgánico Procesal Penal señala que la orden de allanamiento será
notificada a quien habite el lugar o se encuentre en él, entregándole una copia; y se procederá
según el artículo siguiente, el 187.

Si el notificado, al leer la orden de allanamiento, se resiste o nadie responde a los llamados, se


hará uso de la fuerza pública para entrar. Al terminar el registro, si el lugar está vacío, se cuidará
que quede cerrado y, de no ser ello posible, se asegurará que otras personas no ingresen, hasta
lograrlo. Por ello, hay que realizar una indicación exacta de los objetos o personas buscadas y las
diligencias a concretar, haciendo un inventario detallado y la mejor descripción, conjuntamente
con fotografías, que ayudarán a esclarecer la investigación criminal. Este procedimiento constará
en el acta.

Veamos a continuación algunas Jurisprudencias de la Sala de Casación Penal:

Sentencia Número 713, Expediente Nº A08-307 de fecha 16/12/2008. Allanamiento. Acto de


investigación que por su naturaleza atribuye la condición de Imputado:

"...los ciudadanos acusados fueron individualizados a través de actos de investigación que por su
naturaleza atribuían la condición de imputado de acuerdo con el citado artículo 124 del Código
Orgánico Procesal Penal, dichos actos estuvieron constituidos entre otros por los allanamientos
practicados el día 4 de marzo de 2008 en la residencia de los hoy acusados."

Sentencia Número 703, Expediente Nº 08-0097 de fecha 16/12/2008. Allanamiento como fórmula
para la individualización del Investigado:

"...ha debido cumplirse previamente con las formalidades que la Ley le otorga a quien es
investigado por la comisión de un hecho punible, ya que si bien es cierto, al haberse practicado el
allanamiento en la residencia del ciudadano ... este adquirió la condición de imputado por tratarse
de un acto de procedimiento, conforme al artículo 124 del Código Orgánico Procesal Penal, en
virtud de que el allanamiento es una fórmula para la individualización del mismo, pero no es
menos cierto que, aún no se encontraba formalmente revestido de esa cualidad. En este sentido,
el propio texto constitucional, como garantía del debido proceso consagra, el derecho del
imputado a conocer la existencia de la investigación seguida en su contra, por lo que es obligatorio
ponerle en conocimiento de la investigación, a los fines de su defensa."

Sentencia Número 701, Expediente Nº A08-219 de fecha 15/12/2008. Orden de Allanamiento, sin
orden de aprehensión:

"...si el Ministerio Público temía la evasión de los imputados ha debido solicitar, conforme a lo
establecido en el artículo 250 último aparte del Código Orgánico Procesal Penal, al Juez de Control,
conjuntamente con la orden de allanamiento, autorización para la aprehensión de los
investigados, por ser un procedimiento de extrema urgencia y necesidad."

Sentencia Número 457 del 11/08/08, Exp. Nro. AVO08-096:

"...la Sala considera que en el caso de autos, el allanamiento fue practicado en el sitio indicado en
la orden emitida por el Juzgado Sexto de Control, cumpliéndose con lo establecido en el artículo
210 y siguientes del Código Orgánico Procesal Penal, ya que tanto en el Acta de Investigación
Penal levantada por uno de los funcionarios actuantes en dicho visita domiciliaria, así como en lo
asentado por el Juzgado Segundo de Control que realizó la Audiencia de Presentación de
Imputados, los mismos coinciden en que la dirección donde se realizó el allanamiento corresponde
con la impartida en la orden judicial, por tanto, el sólo dicho de la formalizante de que no fue así,
no es motivo suficiente para que pueda declararse la nulidad solicitada por la defensa, ya que tal
alegato debe demostrarse acreditado en autos, cosa que no ocurrió en el presente caso.

Por otra parte, señala la formalizante que lo incautado por la comisión policial que practicó el
allanamiento no constituye delito alguno, y que por tanto la detención de su defendido se
encuentra viciada, pues no había orden de detención ni se trataba de un delito flagrante,
solicitando en este sentido, la suspensión inmediata del proceso llevado contra el ciudadano
imputado JORGE LUIS CAMACHO GIMÉNEZ, y que la Sala ordene al Ministerio Público a investigar
el hecho punible, ubicar los elementos de convicción para estimar que su defendido es el autor o
participe de ese hecho, cumpliendo con los derechos y garantías constitucionales y procesales que
la Ley establece para estos supuestos."

Más adelante señala esta Sentencia Número 457:

"...la Sala advierte que ha debido cumplirse previamente con las formalidades que la Ley le otorga
a quien es investigado por la comisión de un hecho punible, ya que si bien es cierto, al haberse
practicado el allanamiento en la residencia del ciudadano JORGE LUIS CAMACHO GIMÉNEZ, este
adquirió la condición de imputado por tratarse de un acto de procedimiento, conforme al artículo
124 del Código Orgánico Procesal Penal, en virtud de que el allanamiento es una fórmula para la
individualización del mismo, pero no es menos cierto que, aún no se encontraba formalmente
revestido de esa cualidad."

Sentencia Número 370, Expediente Nº A07-0086 de fecha 04/07/2007. Consecuencias de la


Nulidad del Acta de Allanamiento: Nulidad de los actos efectuados:

"...la Nulidad Absoluta del acta de allanamiento y de la orden de allanamiento... tiene como
consecuencia la nulidad de las actuaciones siguientes que deriven del acto anulado,..."

Sentencia Número 370, Expediente Nº A07-0086 de fecha 04/07/2007. Nulidad por falta de la
orden de Allanamiento emitida por el Tribunal de Control:

"...el segundo acto de allanamiento se encuentra viciado de nulidad absoluta, por haber infringido
la garantía constitucional de la inviolabilidad del domicilio, en este caso el recinto privado del
ciudadano... siendo evidente que los funcionarios policiales y la persona que labora en la
compañía... entraron al referido domicilio sin tener la orden emitida por un juez, y sin que
concurran las excepciones previstas en el artículo 210 del Código Orgánico Procesal Penal."

El COPP establece que el registro se realizará en presencia de 2 testigos hábiles, en lo posible


vecinos del lugar, que no deberán tener vinculación con la policía, por ello, tenemos la Sentencia
Número 561, Expediente Nº C06-0362 de fecha 4/12/2006 que toca la Nulidad del Allanamiento
por haber sido efectuado con la presencia de un solo testigo:

"Considera la Sala que la razón asiste al recurrente en relación con la denuncia de la presencia de
un solo testigo, al momento de realizar el allanamiento en el inmueble habitado por el acusado
JOSE JESUS GONZALEZ RIVERO, pues ello constituye un vicio que acarrea la nulidad del mismo."

Más adelante dice esta misma Sentencia Número 561, lo siguiente:

"El articulo 210 transcrito, denunciado como infringido por errónea interpretación, es categórico
en relación al número de dos testigos que deben estar presentes en la realización de un
allanamiento; y tal requisito no puede ser alterado so pretexto de encontrarse los policías
actuantes “moralmente obligados”, a practicarlo tal como lo expresó la recurrida."
Sentencia Número 122, Expediente Nº CC03-0002 de fecha 08/04/2003. Allanamiento. Asunto.
Requerimiento legal:

"La institución del allanamiento de morada, si bien inserta dentro de las actuaciones propias de la
etapa preparatoria del proceso, no se corresponde con los actos de mero impulso procesal sino
con los de investigación propiamente dicha. Vale decir, los orientados al descubrimiento de los
hechos delictivos y a la participación de las personas que hayan intervenido en su ejecución con el
carácter de autores o partícipes. En estos casos, en los términos del artículo 124 del Código
Orgánico Procesal Penal, es entonces cuando ya puede hablarse de imputado, o sea, la persona
que presente una relación inferencial con los hechos punibles objeto de la investigación. De allí
surge el requerimiento legal de que, en el allanamiento, la persona objeto del mismo sea provista
de la asistencia de abogado. Así lo reconoce expresamente el artículo 210 ejusdem al admitir en el
acto la presencia del imputado y su defensor."

El Código Orgánico Procesal Penal dice en su artículo 213 que en LUGARES PUBLICOS, la restricción
establecida en el artículo 210 no regirá para las oficinas administrativas, establecimientos de
reunión y recreo mientras estén abiertos al público, o cualquier otro lugar cerrado que no esté
destinado a habitación particular. En estos casos deberá darse aviso de la orden del Juez a las
personas a cuyo cargo estén los locales, salvo que ello sea perjudicial para la investigación.

Sentencia Número 041, Expediente Nº C02-0284 de fecha 11/02/2003. Allanamiento en Lugares


públicos:

"El artículo 210 del Código Orgánico Procesal Penal, garantiza la inviolabilidad del domicilio al
establecer que para el registro de una morada, establecimiento comercial, en sus dependencias
cerradas o en recinto habitado, se requerirá la orden escrita del Juez Conforme a lo dispuesto en el
artículo 213 ejusdem, la restricción contemplada en el citado artículo 210 no regirá para las
oficinas administrativas, establecimientos de reunión y recreo mientras estén abiertos al público, o
cualquier otro lugar cerrado que no esté destinado a habitación particular y es que, como se sabe,
el bien jurídico que tutela nuestra legislación es el derecho a la intimidad (artículo 60 de la
Constitución), derecho que no se vería vulnerado cuando se trata de lugares públicos."

Todo lo anterior, tiene un aspecto a destacar, y es el contenido del artículo 208 del COPP el cual
dispone el denominado "Registro", y es cuando haya motivo suficiente para presumir que en un
lugar público existen rastros del delito investigado o de alguna persona fugada o sospechosa, salvo
cuando sea obligatoria una orden de allanamiento, la policía realizará directamente el registro del
lugar. Esta existencia de variados rastros y fuertes sospechas, se debe realizar en base a indicios
graves, precisos y concordantes que aportan elementos en la investigación criminal que les
permitan inferir o deducir al Fiscal del Ministerio Público en combinación con la policía, la relación
directa con los hechos controvertidos.
Cuando sea necesario realizar una inspección personal o el registro de un mueble o
compartimiento cerrado destinado al uso personal, en lugar público, regirán los artículos que
regulan el procedimiento de la inspección de personas o vehículos.

Se solicitará para que presencie el registro a quien habite o se encuentre en posesión del lugar, o
cuando esté ausente, a su encargado y, a falta de éste, a cualquier persona mayor de edad.

REQUISITOS BÁSICOS

Para concluir les señalo que hay unos requisitos básicos exigidos por el legislador para cumplir con
la plena legalidad del acto del allanamiento, y no ser sujeto a una nulidad. Hasta la presente fecha
LES HAGO SABER QUE TENEMOS UN NUEVO COPP POR DECRETO 9042 DE FECHA 12 DE JUNIO DEL
2012 Y ESTE PROCEDIMIENTO DEL ALLANAMIENTO ESTA ESTABLECIDO EN LOS ARTICULOS 196 AL
199 y se mantiene que lo primero es que hay que determinar si fue otorgada la orden de
allanamiento por el funcionario competente, es decir, por el Tribunal de Primera Instancia en
Funciones de Control Estadal o Municipal del Circuito Judicial Penal respectivo, a solicitud del
Fiscal del Ministerio Público; luego, hay que señalar que el allanamiento se practicará en una
dirección bien especificada, por la autoridad, que también se debe determinar. Es decir, identificar
a los funcionarios adscritos a organismos de investigación penal quienes son los encargados de
practicar el allanamiento y en presencia de dos testigos por lo menos, preferiblemente vecinos del
sector y sin vinculación con la policía, para evitar la sospecha de haberse sembrado evidencias, ya
que el secuestro o mejor dicho, la recolección de los mismos, si ya no son imprescindibles o si el
acto conclusivo no determina responsabilidad penal alguna, deben ser devueltos
INMEDIATAMENTE a sus titulares, todo de conformidad a lo establecido en el artículo 293 del
Código Orgánico Procesal Penal vigente.

¿Qué ocurriría si se va a realizar el allanamiento y los testigos entran al "poco tiempo después"
que los policías?

Tomemos como referencia para dar respuesta a esta pregunta:

La Sentencia Número 161 del 20/05/2010, Exp. 2009-383 ha dicho que:

"...en relación con el argumento de que los testigos presenciales entraron a la vivienda después
que los policías, la Sala observa, que la alzada expresó, que si bien es cierto, que los testigos
presenciales del allanamiento, entraron a la vivienda pocos minutos después que los funcionarios
policiales (según la propia declaración del ciudadano Yean Figuera López, único testigos presencial
que compareció al juicio), ello se realizó por medidas de seguridad y protección de los mismos, lo
que no afectó de ninguna forma el procedimiento, por cuanto estuvieron presente en todo
momento en la revisión del inmueble y observaron el hallazgo de la sustancias ilícitas (sobre una
mesa y dentro del horno de la cocina, resultaron ser marihuana con un peso aproximado de 2 kilos
con 891 gramos y cocaína en forma de clorhidrato con un peso aproximado de 46 gramos con 900
miligramos) así como del dinero en efectivo (encontrado debajo del colchón y del televisor)."

Visto que estamos técnicamente hablando de la fase preparatoria, y por ser esta una actividad de
investigación, el tiempo es el especificado en el artículo 156 del Código Orgánico Procesal Penal,
para allanar, y no dice el artículo los días que puede caducar la orden de allanamiento pero se
entiende que no es indefinida y que cada siete días se debe renovar y se tiene que volver a
solicitar y empezar de nuevo todo el trámite.-

Contenido de la Orden

Artículo 197. En la orden deberá constar:

1. La autoridad judicial que decreta el allanamiento y la sucinta identificación del procedimiento


que se ordena.

2. El señalamiento concreto del lugar o lugares a ser registrados.

3. La autoridad que practicará el registro.

4. El motivo preciso del allanamiento, con indicación exacta delos objetos o personas buscadas y
las diligencias a realizar.

5. La fecha y la firma.

La orden tendrá una duración máxima de siete días, después de los cuales caduca la autorización,
salvo que haya sido expedida por tiempo determinado, en cuyo caso constará este dato.

Procedimiento

Artículo 198. La orden de allanamiento será notificada a quien habite el lugar o se encuentre en él,
entregándole una copia; y se procederá según el artículo 186 de este Código.

Si el notificado o notificada se resiste o nadie responde a los llamados, se hará uso de la fuerza
pública para entrar. Al terminar el registro, si el lugar está vacío, se cuidará que quede cerrado y,
de no ser ello posible, se asegurará que otras personas no ingresen, hasta lograrlo. Este
procedimiento constará en el acta.

Lugares Públicos

Artículo 199. La excepción establecida en el artículo 196 de este Código, no regirá para las oficinas
administrativas de servicios públicos, establecimientos de reunión y recreo mientras estén
abiertos al público. En estos casos deberá darse aviso de la orden del Juez o Jueza a las personas a
cuyo cargo estén los locales, salvo que ello sea perjudicial para la investigación.

Sección Tercera

De la Comprobación del Hecho en Casos Especiales

Levantamiento e Identificación de Cadáveres

Artículo 200. En caso de muerte violenta o cuando existan fundadas sospechas de que la muerte
es consecuencia de la perpetración de un hecho punible, antes de procederse a la inhumación del
occiso u occisa, la policía de investigaciones penales, auxiliada por el médico o médica forense,
realizará la inspección corporal preliminar, la descripción de la posición y ubicación del cuerpo;
evaluará el carácter de las heridas y hará los reconocimientos que sean pertinentes, además de las
diligencias que le ordene el Ministerio Público.

Cuando el médico o médica forense no esté disponible o no exista en la localidad donde ocurrió el
hecho, la policía de investigaciones penales procederá a levantar el cadáver, disponiendo su
traslado a la morgue correspondiente, o a otro lugar en donde se pueda practicar la autopsia, su
identificación final y la entrega a sus familiares.

La policía de investigaciones penales procurará identificar al occiso u occisa a través de cualquier


medio posible.

En este procedimiento se aplicarán las reglas del artículo 186de este Código, cuando sean
pertinentes.

Muerte en Accidentes de Tránsito

Artículo 201. En los casos de muerte causada en accidentes de tránsito, sin perjuicio de las
facultades que corresponden aros órganos encargados de la persecución penal y cuando los
representantes de éstos no puedan hacerse presentes en el lugar del suceso, el levantamiento del
cadáver y las actuaciones a que se refiere el artículo anterior podrán ser realizados por un o una
oficial del cuerpo de control y vigilancia de tránsito terrestre, auxiliado o auxiliada por el médico o
médica forense, así como su traslado a la morgue correspondiente, a los fines señalados en dicho
artículo. Se dejará constancia de lo actuado en conformidad con las normas generales de este
Código, salvo lo establecido en leyes especiales.

Autopsia

Artículo 202. Las autopsias se practicarán en las dependencias de la Medicatura forense, por el
médico o médica correspondiente. Donde no las haya, el Ministerio

Público designará el lugar y médico encargado o médica encargada de su realización.


Los médicos o médicas que practiquen la autopsia deberán concurrir al debate cuando sean
citados o citadas.

Exhumación

Artículo 203. Si el cadáver ha sido sepultado antes del examen o autopsia correspondiente, el Juez
o Jueza, a petición del Ministerio Público, podrá ordenar la exhumación cuando las circunstancias
permitan presumir la utilidad de la diligencia. Ello posible, se deberá informar con anterioridad a la
exhumación, a algún familiar del difunto o difunta. Practicado el examen o autopsia, se procederá
a la inmediata sepultura del cadáver.

Sección Cuarta

De la Ocupación e Interceptación de Correspondencia y

Comunicaciones

Incautación

Artículo 204. En el curso de la investigación de un hecho delictivo, el Ministerio Público, con


autorización del Juez o Jueza de Control, podrá incautar la correspondencia y otros documentos
que se presuman emanados del autor o autora del hecho punible o dirigido por él o ella, y que
puedan guardar relación con los hechos investigados.

De igual modo, podrá imponer la incautación de documentos, títulos, valores y cantidades de


dinero, disponibles en cuentas bancarias o en cajas de seguridad de los bancos o en poder de
terceros, cuando existan fundamentos razonables para deducir que ellos guardan relación con el
hecho delictivo investigado.

En los supuestos previstos en este artículo, el órgano de policía de investigaciones penales, en


casos de necesidad y urgencia, podrá solicitar directamente al Juez o Jueza de Control la respectiva
orden, previa autorización, por cualquier medio, del Ministerio Público, la cual deberá constar en
la solicitud.

Interceptación o Grabación de Comunicaciones Privadas

Artículo 205. Podrá disponerse igualmente, conforme a la ley, la interceptación o grabación de


comunicaciones privadas, sean éstas ambientales, telefónicas o realizadas por cualquier otro
medio, cuyo contenido se transcribirá y agregará a las actuaciones. Se conservarán las fuentes
originales de grabación, asegurando su inalterabilidad y su posterior identificación.

A los efectos del presente artículo, se entienden por comunicaciones ambientales aquellas que se
realizan personalmente o en forma directa, sin ningún instrumento o dispositivo de que se valgan
los interlocutores o interlocutoras.
Autorización

Artículo 206. En los casos señalados en el artículo anterior, el Ministerio Público, solicitará
razonadamente al Juez o Jueza de Control del lugar donde se realizará la intervención, la
correspondiente autorización con expreso señalamiento del delito que se investiga, el tiempo de
duración, que no excederá de treinta días, los medios técnicos a ser empleados y el sitio o lugar
desde donde se efectuará. Podrán acordarse prórrogas sucesivas mediante el mismo
procedimiento y por lapsos iguales, medios, lugares y demás extremos pertinentes.

El órgano de policía de investigaciones penales, en casos de necesidad y urgencia, que deberán ser
debidamente justificados, podrá solicitar directamente al Juez o Jueza de Control la respectiva
orden, previa autorización, por cualquier medio, del Ministerio Público, que deberá constar en la
solicitud, en la cual, además, se harán los señalamientos a queso contrae el aparte anterior.

La decisión del Juez o Jueza que acuerde la intervención, deberá ser motivada y en la misma se
harán constar todos los extremos de este artículo.

Uso de la Grabación

Artículo 207. Toda grabación autorizada conforme a lo previsto en este Código y en leyes
especiales, será de uso exclusivo delas autoridades encargadas de la investigación y
enjuiciamiento, quedando en consecuencia prohibido divulgar la información obtenida.

Sección Quinta

Del Testimonio

Deber de Concurrir y Prestar Declaración

Artículo 208. Todo habitante del país o persona que se hallen el tendrá el deber de concurrir a la
citación practicada por un tribunal con el fin de que preste declaración testimonial, de declarar la
verdad de cuanto sepa y le sea preguntado sobre el objeto de la investigación, y de no ocultar
hechos, circunstancias o elementos sobre el contenido de su declaración.

Se observarán los tratados, convenios o acuerdos internacionales suscritos y ratificados por la


República Bolivariana de Venezuela, que establezcan excepciones a esta regla.

Excepción al deber de concurrir al tribunal

Artículo 209. El Presidente o Presidenta de la República, el Vicepresidente Ejecutivo de la


República, los Ministros o Ministras del Despacho, el Procurador o Procuradora General de la
República, Miembros del Alto Mando Militar, los Gobernadores o Gobernadoras de los Estados, los
Diputados o Diputadas de la Asamblea Nacional, los Magistrados o Magistradas del Tribunal
Supremo de Justicia, el Contralor o Contralora General de la República, el Fiscal o la Fiscal General
de la República, Defensor o Defensora del Pueblo, Rectores o Rectoras del Consejo Nacional
Electoral, Defensor o Defensora Pública General, Jefes o Jefas de Gobierno,

Miembros del Cuerpo Diplomático acreditados en la República que quieran prestarse a declarar,
los Diputados o Diputadas delos Consejos Legislativos de los Estados, y los Oficiales

Superiores de la Fuerza Armada Nacional con mando de tropa, podrán pedir que la declaración se
efectúe en el lugar donde cumplen sus funciones o en su domicilio, para lo cual propondrán,
oportunamente, la fecha y el lugar correspondiente.

Exención de Declarar

Artículo 210. No están obligados a declarar:

1. El o la cónyuge, o la persona con quien el imputado o imputada tenga relación estable de hecho;
sus ascendientes y descendientes y demás parientes hasta el cuarto grado de consanguinidad y
segundo de afinidad, sus padres adoptantes y su hijo adoptivo o hija adoptiva.

2. Los ministros o ministras de cualquier culto respecto de las noticias que se le hubieren revelado
en el ejercicio de las funciones propias de su ministerio.

3. Los abogados o abogadas respecto de las instrucciones y explicaciones que reciban de sus
clientes.

4. Los médicos o médicas y demás profesionales de la salud con relación a sus pacientes.

Ayuda

Artículo 211. Si él o la testigo residen en un lugar lejano a la sede del tribunal y carece de medios
económicos para trasladarse, quien lo promueva, dispondrá de los medios necesarios para
asegurar la comparecencia y podrá contar cola colaboración de los órganos del sistema de justicia.

Negativa a Declarar

Artículo 212. Si él o la testigo no se presentan a la primera citación, se le hará comparecer por


medio de la fuerza pública.

Si después de comparecer se niega a declarar sin derecho a hacerlo, se comunicará ese hecho al
Ministerio Público paraqué proceda a realizar la investigación.

Identificación

Artículo 213. Luego que los o las testigos hayan prestado juramento, se les interrogará sobre su
nombre, apellido, edad, estado civil, vecindad, profesión u oficio, y de sus relaciones de
parentesco con el imputado o imputada, y se les examinará respecto del hecho investigado.

Declaración sin Juramento


Artículo 214. Las personas hasta los quince años de edad declararán sin juramento.

Impedimento Físico

Artículo 215. Si se acredita que un o una testigo tiene impedimento físico para comparecer, el
tribunal se trasladará allegar en el que se halle el o la testigo para tomarle su declaración. Esta
circunstancia se hará constar en el acta.

Reconocimiento del Imputado o Imputada

Artículo 216. Cuando cualquiera de las partes o la víctima, estime necesario el reconocimiento del
imputado o imputada, pedirá al Juez o Jueza la práctica de esta diligencia. En tal caso se solicitará
previamente al o la testigo que haya de efectuarlo la descripción del imputado o imputada y de
sus rasgos más característicos, a objeto de establecer si efectivamente lo o la conoce o lo o la ha
visto anteriormente, cuidando que no reciba indicación alguna que le permita deducir cuál es la
persona a reconocer.

Forma

Artículo 217. La diligencia de reconocimiento se practica poniendo la persona que debe ser
reconocida a la vista de quien haya de verificarlo, acompañada de por lo menos otras tres de
aspecto exterior semejante.

El o la que practica el reconocimiento, previo juramento o promesa, manifestará si se encuentra


entre las personas que forman la rueda o grupo, aquella a quien se haya referido en sus
declaraciones y, en caso afirmativo, cuál de ellas es.

El Juez o Jueza cuidará que la diligencia se lleve a efecto en condiciones que no representen
riesgos o molestias para el reconocedor o reconocedora.

Pluralidad de Reconocimientos

Artículo 218. Cuando sean varios los reconocedores o reconocedoras de una persona, la diligencia
se practicará separadamente con cada uno de ellos o ellas, sin que puedan comunicarse entre sí
hasta que se haya efectuado el último reconocimiento.

Cuando sean varios o varias los que hayan de ser reconocidos o reconocidas, el reconocimiento
deberá practicarse por separado respecto de cada uno de ellos o ellas.

Supletoriedad

Artículo 219. Para las diligencias de reconocimiento regirán, correspondientemente, las reglas del
testimonio y las de la declaración del imputado o imputada. El reconocimiento procederá aun sin
consentimiento de éste o ésta.

Objetos
Artículo 220. Cuando sea necesario reconocer objetos, éstos serán exhibidos a quien haya de
reconocerlos.

Otros Reconocimientos

Artículo 221. Cuando se decrete el reconocimiento de voces, sonidos y cuanto pueda ser objeto de
percepción sensorial, se observarán, en lo aplicable, las disposiciones previstas para el
reconocimiento de personas.

Esta diligencia se hará constar en acta y la autoridad podrá disponer que se documente mediante
prueba fotográfica,

video gráfica, u otros instrumentos o procedimientos.

Careo

Artículo 222. Podrá ordenarse el careo de personas que, en sus declaraciones, hayan discrepado
sobre hechos o circunstancias importantes, aplicándose las reglas del testimonio.

Sección Sexta

De la Experticia

Experticias

Artículo 223. El Ministerio Público realizará u ordenará la práctica de experticias cuando para el
examen de una persona objeto, o para descubrir o valorar un elemento de convicción, se
requieran conocimiento o habilidades especiales en alguna ciencia, arte u oficio.

El o la Fiscal del Ministerio Público, podrá señalarle a los o las peritos asignados, los aspectos más
relevantes que deben ser objeto de la peritación, sin que esto sea limitativo, y el plazo dentro del
cual presentarán su dictamen.

Peritos

Artículo 224. Los o las peritos deberán poseer título en la materia relativa al asunto sobre el cual
dictaminarán, siempre que la ciencia, el arte u oficio estén reglamentados. En caso contrario,
deberán designarse a personas de reconocida experiencia en la materia.

Los o las peritos serán designados o designadas y juramentados o juramentadas por el Juez o
Jueza, previa petición del Ministerio Público, salvo que se trate de funcionarios adscritos o
funcionarias adscritas al órgano de investigación penal, caso en el cual, para el cumplimiento
desuso funciones bastará la designación que al efecto le realice su superior inmediato.
Serán causales de excusa y recusación para los o las peritos las establecidas en este Código. El o la
perito deberá guardar reserva de cuanto conozca con motivo de su actuación.

En todo lo relativo a los traductores o traductoras e intérpretes regirán las disposiciones


contenidas en este artículo.

Dictamen pericial

Artículo 225. El dictamen pericial deberá contener; de manera clara y precisa, el motivo por el cual
se practica, la descripción de la persona o cosa que sea objeto del mismo, en el estado o del modo
en que se halle, la relación detallada de los exámenes practicados, los resultados obtenidos y las
conclusiones que se formulen respecto del peritaje realizado, conforme a los principios o reglas de
su ciencia o arte.

El dictamen se presentará por escrito, firmado y sellado, sin perjuicio del informe oral en la
audiencia.

Peritos Nuevos

Artículo 226. Cuando los informes sean dudosos, insuficientes o contradictorios, o cuando el Juez
o Jueza o el Ministerio Público lo estimen pertinente, se podrá nombrar a uno o más peritos
nuevos, de oficio o a petición de parte, para que los examinen, y de ser el caso, los amplíen o
repitan.

Podrá ordenarse la presentación o la incautación de cosas o documentos, y la comparecencia de


personas si esto es necesario para efectuar el peritaje.

Regulación prudencial

Artículo 227. El o la Fiscal encargado o encargada de la investigación o el Juez o Jueza, podrán


solicitar a los o las peritos una regulación prudencial, únicamente cuando no pueda establecerse,
por causa justificada, el valor real de los bienes sustraídos o dañados, o el monto de lo
defraudado.

La regulación prudencial podrá ser variada en el curso del procedimiento, si aparecen nuevos
elementos de convicción que así lo justifiquen.

Exhibición de Pruebas

Artículo 228. Los documentos, objetos y otros elementos de convicción incorporados al


procedimiento podrán ser exhibidos al imputado o imputada, a los o las testigos y a los o las
peritos, para que los reconozcan o informen sobre ellos.
TÍTULO VII

DE LAS MEDIDAS DE COERCIÓN PERSONAL

Capítulo I

Principios Generales

Estado de Libertad

Artículo 229. Toda persona a quien se le impute participación en un hecho punible permanecerá
en libertad durante el proceso, salvo las excepciones establecidas en este Código.

La privación de libertad es una medida cautelar, que sólo procederá cuando las demás medidas
cautelares sean insuficientes para asegurar las finalidades del proceso.

Proporcionalidad

Artículo 230. No se podrá ordenar una medida de coerción personal cuando ésta aparezca
desproporcionada en relación con la gravedad del delito, las circunstancias de su comisión y la
sanción probable.
En ningún caso podrá sobrepasar la pena mínima prevista para cada delito, ni exceder del plazo de
dos años; si se tratare de varios delitos se tomará en cuenta la pena mínima del delito más grave.

Excepcionalmente y cuando existan causas graves que así lo justifiquen para el mantenimiento de
las medidas de coerción personal, que se encuentren próximas a su vencimiento, el Ministerio
Público o el o la querellante podrán solicitar prórroga, que no podrá exceder de la pena mínima
prevista para el delito imputado, y cuando fueren varios los delitos imputados, retomará en
cuenta la pena mínima prevista para el delito más grave.

Igual prórroga se podrá solicitar cuando dicho vencimiento sedaba a dilaciones indebidas
atribuibles al imputado o imputada, acusado o acusada, o sus defensores o defensoras.

Estas circunstancias deberán ser motivadas por el o la Fiscal o el o la querellante.

Si el caso se encuentra en la Corte de Apelaciones, se recibirla solicitud y se remitirá de inmediato


con los recaudos necesarios al Juzgado de Primera Instancia que conoce o conoció de la causa,

Limitaciones

Artículo 231. No se podrá decretar la privación judicial preventiva de libertad de las personas
mayores de setenta años, de las mujeres en los tres últimos meses de embarazo, de las madres
durante la lactancia de sus hijos o hijas hasta los seis meses posteriores al nacimiento, o de las
personas afectadas por una enfermedad en fase terminal, debidamente comprobada.

En estos casos, si es imprescindible alguna medida cautelar de carácter personal, se decretará la


detención domiciliaria o la reclusión en un centro especializado.

Motivación

Artículo 232. Las medidas de coerción personal sólo podrán ser decretadas conforme a las
disposiciones de este Código, mediante resolución judicial fundada. Ésta se ejecutará de modo que
perjudique lo menos posible a los afectados o afectadas.

El Tribunal Supremo de Justicia, a través del órgano del Poder Judicial que designe, llevará un
registro automatizado de los ciudadanos y ciudadanas a quienes les hayan sido impuestas medidas
de coerción personal.

Interpretación Restrictiva

Artículo 233. Todas las disposiciones que restrinjan la libertad del imputado o imputada, limiten
sus facultades y las que definen la flagrancia, serán interpretadas restrictivamente.

Capítulo II
De la Aprehensión por Flagrancia

Definición

Artículo 234. Para los efectos de este Capítulo, se tendrá como delito flagrante el que se esté
cometiendo o el que acabada cometerse. También se tendrá como delito flagrante aquel por el
cual el sospechoso o sospechosa se vea perseguido o perseguida por la autoridad policial, por la
víctima o por el clamor público, o en el que se le sorprenda a poco de haberse cometido el hecho,
en el mismo lugar o cerca del lugar condese cometió, con armas, instrumentos u otros objetos que
de alguna manera hagan presumir con fundamento que él o ellas el autor o autora.

En estos casos, cualquier autoridad deberá, y cualquier particular podrá, aprehender al


sospechoso o sospechosa, siempre que el delito amerite pena privativa de libertad, entregándolo
o entregándola a la autoridad más cercana, quien lo pondrá a disposición del Ministerio Público
dentro de un lapso que no excederá de doce horas a partir del momento de la aprehensión, sin
perjuicio de lo dispuesto en la Constitución de la República, en relación con la inmunidad de los
diputados o diputadas a la Asamblea Nacional y a los consejos legislativos de los estados. En todo
caso, el Estado protegerá al particular que colabore con la aprehensión del imputado o imputada.

COMENTARIOS

HAY TRES REQUISITOS EN ESTA NORMA PARA PODERLA APLICAR:

1º. Referencia temporal, es decir, a poco de haberse cometido el hecho ilícito.

2º. Referencia territorial, es decir, que si la persona es sorprendida en otra localidad distinta o
fuera de las inmediaciones del lugar donde se cometió el hecho, no se configura esta relación
espacial exigida en la norma.

3º. Referencia Objetiva, es decir estar en posesión de armas, instrumentos u objetos relacionados
con el delito.

Por consiguiente, deben estar llenos estos extremos, es decir, deben cumplirse estas tres
referencias. Si fuere el caso que se cumplen los dos primeros pero no el último NO EXISTE
FLAGRANCIA.

También es importante saber que se puede presentar el caso que las armas, instrumentos u
objetos no se relación directamente con el delito, TAMPOCO EXISTE LA FLAGRANCIA.
Procedimiento Especial

Artículo 235. En los casos de flagrancia se aplicará el procedimiento especial previsto en el Título II
del Libro Tercero.

Capítulo III

De la Privación Judicial Preventiva de Libertad

Procedencia

Artículo 236. El Juez o Jueza de Control, a solicitud del Ministerio Público, podrá decretar la
privación preventiva de libertad del imputado o imputada siempre que se acredite la existencia de:

1. Un hecho punible que merezca pena privativa de libertad y cuya acción penal no se encuentre
evidentemente prescrita.

2. Fundados elementos de convicción para estimar que el imputado o imputada ha sido autor o
autora, o partícipe en la comisión de un hecho punible.

3. Una presunción razonable, por la apreciación de las circunstancias del caso particular, de peligro
de fuga o de obstaculización en la búsqueda de la verdad respecto de un acto concreto de
investigación.

Dentro de las veinticuatro horas siguientes a la solicitud fiscal, el Juez o Jueza de Control resolverá
respecto al pedimento realizado. En caso de estimar que concurren los requisitos previstos en este
artículo para la procedencia de la privación judicial preventiva de libertad, deberá expedir una
orden reaprehensión del imputado o imputada contra quien se solicitó la medida.

Dentro de las cuarenta y ocho horas siguientes a su aprehensión, el imputado o imputada será
conducido ante el Juez o Jueza, para la audiencia de presentación, con la presencia de las partes, y
de la víctima si estuviere presente y resolverá sobre mantener la medida impuesta, o sustituirla
por otra menos gravosa.

Si el Juez o Jueza acuerda mantener la medida de privación judicial preventiva de libertad durante
la fase preparatoria, la ola Fiscal deberá presentar la acusación, solicitar el sobreseimiento o, en su
caso, archivar las actuaciones, dentro de los cuarenta y cinco días siguientes a la decisión judicial.

Vencido este lapso sin que él o la Fiscal hayan presentado la acusación, el detenido o detenida
quedará en libertad, mediante decisión del Juez o Jueza de Control, quien podrá imponerle una
medida cautelar sustitutiva.
En todo caso, el Juez o Jueza de Juicio a solicitud del Ministerio Público decretará la privación
judicial preventiva dela libertad del acusado o acusada cuando se presuma fundadamente que
éste o ésta no dará cumplimiento a los actos del proceso, conforme al procedimiento establecido
en este artículo.

En casos excepcionales de extrema necesidad y urgencia, y siempre que concurran los supuestos
previstos en este artículo, el Juez o Jueza de Control, a solicitud del Ministerio Público, autorizará
por cualquier medio idóneo, la aprehensión del investigado o investigada.

Tal autorización deberá ser ratificada por auto fundado dentro de las doce horas siguientes a la
aprehensión, y en los demás se seguirá el procedimiento previsto en este artículo.

COMENTARIOS

Cuando la persona es detenida en otro lugar, horas o días después de haberse cometido el hecho.

Caso Práctico para este último aparte del artículo.

En cierta oportunidad preste mis servicios profesionales a una persona que tuvo un
comportamiento nervioso y despertó la sospecha de la autoridad policial y cuando es requisado,
(dice el acta policial), se encuentran en su poder evidencias (un pasamontaña, ropa ensangrentada
similares con las se cometió el delito en la ciudad de……), incriminatorias que lo relacionan con un
delito cometido en otra ciudad.

El dilema en este caso es que si se puede considerar la flagrancia del hecho o no, porque existe
una notable diferencia desde el punto de vista procesal:

Por lo tanto, en este caso, no se puede aplicar lo establecido en el artículo 234 del COPP, esto no
quiere decir, que no existan razones fundadas para considerar que mi representado es el autor
del hecho, lo que sucede es que no se puede calificar como flagrante dicha detención y el Juez de
control no puede aplicar, el procedimiento especial abreviado contemplado en la norma sino que
debe acordar la inmediata liberación del detenido y ordenar al Ministerio Publico que prosiga la
investigación, porque el organismo no está ciertamente en condiciones de presentar la acusación:

¿Qué se hace entonces en estos casos?

Recurrir a lo establecido en este último aparte final del artículo 236 del COPP. …….

Peligro de Fuga

Artículo 237. Para decidir acerca del peligro de fuga se tendrán en cuenta, especialmente las
siguientes circunstancias:

1. Arraigo en el país, determinado por el domicilio, residencia habitual, asiento de la familia, de sus
negocios o trabajo y las facilidades para abandonar definitivamente el país o permanecer oculto.
2. La pena que podría llegarse a imponer en el caso.

3. La magnitud del daño causado.

4. El comportamiento del imputado o imputada durante el proceso, o en otro proceso anterior, en


la medida que indiques voluntad de someterse a la persecución penal.

5. La conducta pre delictual del imputado o imputada.

Parágrafo Primero: Se presume el peligro de fuga en casos de hechos punibles con penas
privativas de libertad, cuyo término máximo sea igual o superior a diez años.

En este supuesto, el o la Fiscal del Ministerio Público, y siempre que concurran las circunstancias
del artículo 236 de este Código, deberá solicitar la Medida de Privación Judicial Preventiva de
Libertad. A todo evento, el Juez o Jueza podrá, de acuerdo a las circunstancias, que deberá explicar
razonadamente, rechazar la petición fiscal e imponer al imputado o imputada una medida cautelar
sustitutiva. La decisión que se dicte podrá ser apelada por el o la Fiscal o la víctima, se haya o no
querellado, dentro de los cinco días siguientes a su publicación.

Parágrafo Segundo: La falsedad, la falta de información o desactualización del domicilio del


imputado o imputada constituirán presunción de fuga, y motivarán la revocatoria, de oficio a
petición de parte, de la medida cautelar sustitutiva que hubiere sido dictada al imputado o
imputada.

Peligro de Obstaculización

Artículo 238. Para decidir acerca del peligro de obstaculización para averiguar la verdad se tendrá
en cuenta, especialmente, agrave sospecha de que el imputado o imputada:

1. Destruirá, modificará, ocultará o falsificará elementos de convicción.

2. Influirá para que coimputados o coimputadas, testigos, víctimas, expertos o expertas, informen
falsamente o se comporten de manera desleal o reticente, o inducirán a otros u otras a realizar
esos comportamientos, poniendo en peligro la investigación, la verdad de los hechos y la
realización de Lajusticia.

Improcedencia

Artículo 239. Cuando el delito materia del proceso merezca una pena privativa de libertad que no
exceda de tres años en su límite máximo, y el imputado o imputada haya tenido una buena
conducta pre delictual, la cual podrá ser acreditada de cualquier manera idónea, sólo procederán
medidas cautelares sustitutivas.

Auto de privación judicial preventiva de libertad

Artículo 240. La privación judicial preventiva de libertad sólo podrá decretarse por decisión
debidamente fundada que deberá contener:
1. Los datos personales del imputado o imputada, o los que sirvan para identificarlo o identificarla.

2. Una sucinta enunciación del hecho o hechos que se le atribuyen.

3. La indicación de las razones por las cuales el tribunal estima que concurren en el caso los
presupuestos a que se refiéranlos artículos 237 o 238 de este Código.

4. La cita de las disposiciones legales aplicables.

5. El sitio de reclusión.

La apelación no suspende la ejecución de la medida.

Información

Artículo 241. Cuando el imputado o imputada, acusado o acusada sea aprehendido o aprehendida,
será informado o informada acerca del hecho que se le atribuye y de la autoridad que ha
ordenado la medida o a cuya orden será puesto o puesta.

El imputado o imputada, acusado o acusada permanecerá en el sitio de reclusión ordenado por el


Juez o Jueza de Control o Juicio que corresponda, y no podrá ser trasladado o trasladada otro
centro sin orden del Juez o Jueza competente.

En caso de presentarse una situación de fuerza mayor, el

Ministerio con competencia penitenciaria, ordenará el traslado participándolo al tribunal por


cualquier medio a la brevedad posible. Superada la contingencia, deberá oficiar al tribunal dela
causa informándole del traslado.

Capítulo IV

De las Medidas Cautelares Sustitutivas

Modalidades

Artículo 242. Siempre que los supuestos que motivan la privación judicial preventiva de libertad
puedan ser razonablemente satisfechos con la aplicación de otra medida menos gravosa para el
imputado o imputada, el tribunal competente, de oficio o a solicitud del Ministerio Público o del
imputado o imputada, deberá imponerle en su lugar, mediante resolución motivada, algunas de
las medidas siguientes:

1. La detención domiciliaria en su propio domicilio o en custodiada otra persona, sin vigilancia


alguna o con la que el tribunal ordene.

2. La obligación de someterse al cuidado o vigilancia de una persona o institución determinada, la


que informará regularmente al tribunal.

3. La presentación periódica ante el tribunal o la autoridad que aquel designe.


4. La prohibición de salir sin autorización del país, de la localidad en la cual reside o del ámbito
territorial que fije el tribunal.

5. La prohibición de concurrir a determinadas reuniones o lugares.

6. La prohibición de comunicarse con personas determinadas, siempre que no se afecte el derecho


de defensa.

7. El abandono inmediato del domicilio si se trata de agresiones a mujeres, niños o niñas, o de


delitos sexuales, cuando la víctima conviva con el imputado o imputada.

8. La prestación de una caución económica adecuada, de posible cumplimiento por el propio


imputado o imputada o por otra persona, atendiendo al principio de proporcionalidad, mediante
depósito de dinero, valores, fianza de dos o más personas idóneas, o garantías reales.

9. Cualquier otra medida preventiva o cautelar que el tribunal, mediante auto razonado, estime
procedente o necesaria.

En caso de que el imputado o imputada se encuentre sujeto a una medida cautelar sustitutiva
previa, el tribunal deberá evaluar la entidad del nuevo delito cometido, la conducta pre delictual
del imputado o imputada y la magnitud del daño, aros efectos de otorgar o no una nueva medida
cautelar sustitutiva.

En ningún caso podrán concederse al imputado o imputada, de manera simultánea tres o más
medidas cautelares sustitutivas.

COMENTARIOS:

Reparar el daño sin cárcel

El artículo 355 establece que salvo casos de "comprobada contumacia o rebeldía", a los
procesados por delitos menos graves "se les podrán decretar medidas cautelares sustitutivas a
la privación de libertad. Según el artículo 242 del COPP, estas son: detención domiciliaria,
presentación periódica ante el tribunal, prestación de caución económica (multa), entre otras.

Caución Económica

Artículo 243. Para la fijación del monto de la caución el tribunal tomará en cuenta,
principalmente:

1. El arraigo en el país del imputado o imputada determinado por la nacionalidad, el domicilio, la


residencia, el asiento de su familia, así como las facilidades para abandonar definitivamente el
país, o permanecer oculto.

2. La capacidad económica del imputado o imputada.


3. La entidad del delito y del daño causado.

La caución económica se fijará entre el equivalente en bolívares de treinta a ciento ochenta,


unidades tributarias, salvo que, acreditada ante el tribunal la especial capacidad económica del
imputado o imputada o la magnitud del daño causado, se haga procedente la fijación de un monto
mayor.

Cuando se trate de delitos que estén sancionados con penas privativas de libertad cuyo límite
máximo exceda de ocho años, el tribunal, adicionalmente prohibirá la salida del país del imputado
o imputada hasta la conclusión del proceso. Sólo en casos extremos plenamente justificados,
podrá el tribunal autorizar la salida del imputado o imputada fuera del país por un lapso
determinado.

El Juez o Jueza podrá igualmente imponer otras medidas cautelares según las circunstancias del
caso, mediante auto motivado.

Caución Personal

Artículo 244. Los fiadores o fiadoras que presenten el imputado o imputada deberán ser de
reconocida buena conducta, responsables, tener capacidad económica para atender las
obligaciones que contraen, y estar domiciliados o domiciliadas en el territorio nacional.

El Juez o Jueza deberá verificar las anteriores circunstancias, de lo cual deberá dejar constancia
expresa.

Los fiadores o fiadoras se obligan a:

1. Que el imputado o imputada no se ausentará de la jurisdicción del tribunal.

2. Presentarlo a la autoridad que designe el Juez o Jueza, cada vez que así lo ordene.

3. Satisfacer los gastos de captura y las costas procesales causadas hasta el día en que el afianzado
o afianzada se hubiere ocultado o fugado.

4. Pagar por vía de multa, en caso de no presentar al imputado imputada dentro del término que
al efecto se les señale, la cantidad que se fije en el acta constitutiva de la fianza.

COMENTARIOS: LOS FIADORES, LAS FUGAS Y LAS COSTAS

El artículo 244 del COPP señala que los fiadores que presente el imputado deberán ser de
reconocida buena conducta, responsables, tener capacidad económica para atender las
obligaciones que contraen, y estar domiciliados en el territorio nacional. El juez penal siempre
deberá verificar las anteriores circunstancias, de lo cual deberá dejar constancia expresa. Siendo
que los fiadores se obligan a satisfacer los gastos de captura y las costas procesales causadas hasta
el día en que el afianzado se hubiere ocultado o fugado.
Caución Juratoria

Artículo 245. El tribunal podrá eximir al imputado o imputada de la obligación de prestar caución
económica cuando, a su juicio, éste o ésta se encuentre en la imposibilidad manifiesta de
presentar fiador o fiadora, o no tenga capacidad económica para ofrecer la caución, y siempre que
el imputado o imputada prometa someterse al proceso, no obstaculizar la investigación
abstenerse de cometer nuevos delitos.

En estos casos, se le impondrá al imputado o imputada la caución juratoria conforme a lo


establecido en el artículo siguiente.

Obligaciones del Imputado o Imputada

Artículo 246. En todo caso que se le conceda una medida cautelar sustitutiva, el imputado o
imputada se obligará, mediante acta firmada, a no ausentarse de la jurisdicción del tribunal o de la
que éste le fije, y a presentarse al tribunal o ante la autoridad que el Juez o Jueza designe en las
oportunidades que se le señalen. A tal efecto, el imputado o imputada se identificará plenamente,
aportando sus datos personales, dirección de residencia, y el lugar donde debe ser notificado o
notificada, bastando para ello que se le dirija allí la convocatoria.

Acta

Artículo 247. La fianza se otorgará en acta que deberán firmar los que la presten y la autoridad
judicial que la acepta.

Revocatoria por Incumplimiento

Artículo 248. La medida cautelar acordada al imputado o imputada será revocada por el Juez o
Jueza de Control, de oficio o previa solicitud del Ministerio Público, o de la víctima que se haya
constituido en querellante, en los siguientes casos:

1. Cuando el imputado o imputada apareciere fuera del lugar donde debe permanecer.

2. Cuando no comparezca injustificadamente ante la autoridad judicial o del Ministerio Público


que lo cite.

3. Cuando incumpla, sin motivo justificado, una cualquiera delas presentaciones a que está
obligado.

Parágrafo Primero: Cuando se determine que al imputado o imputada, al tiempo de serle


concedida una medida cautelar sustitutiva, le hubiese sido acordada otra con anterioridad, el Juez
o Jueza apreciará las circunstancias del caso y decidirá al respecto.
Parágrafo Segundo: La revocatoria de la medida cautelar sustitutiva, cuando el imputado o
imputada no pueda ser aprehendido o aprehendida, dará lugar a la ejecución de la caución que se
hubiere constituido.

Imposición de las Medidas

Artículo 249. El tribunal ordenará lo necesario para garantizar el cumplimiento de las medidas a
que se refiere el artículo 242de este Código. En ningún caso se utilizarán estas medidas
desnaturalizando su finalidad, o se impondrán otras cuyo cumplimiento sea imposible. En especial,
se evitará la imposición de una caución económica cuando el estado de pobreza o la carencia de
medios del imputado o imputada impidan la prestación.

Capítulo V

Del Examen y Revisión de las Medidas Cautelares

Examen y Revisión

Artículo 250. El imputado o imputada podrá solicitar la revocación o sustitución de la medida


judicial de privación preventiva de libertad las veces que lo considere pertinente. Entado caso el
Juez o Jueza deberá examinar la necesidad del mantenimiento de las medidas cautelares cada tres
meses, y cuando lo estime prudente las sustituirá por otras menos gravosas. La negativa del
tribunal a revocar o sustituir la medida no tendrá apelación.

COMENTARIOS:

EXAMEN Y REVISIÓN DE LAS MEDIDAS CAUTELARES

La normativa del COPP permite la revisión de esa medida, independientemente de que en su


momento haya sido confirmada por la corte de Apelaciones ante la apelación del imputado o su
defensor, lo cual resulta justificable pues si ya han cesado o desaparecido las razones que
motivaron la detención u otra medida cautelar, no hay fundamento alguno para que éstas se
mantengan.

EXAMEN Y REVISION DE LAS MEDIDAS CAUTELARES.

CIUDADANO:

JUEZ TERCERO DE PRIMERA INSTANCIA EN FUNCIONES DE CONTROL DEL CIRCUITO JUDICIAL


PENAL DEL ESTADO………………., EXTENSIÓN ------.

SU DESPACHO.
Quien suscribe, …………………., venezolano, mayor de edad, de este domicilio, y titular de la cédula
de identidad….., Abogado en ejercicio, e inscrito en el INPRE Abogado Nº……., con domicilio
procesal en la………….., actuando en este acto en mi carácter de Defensor Privado del
ciudadano:……………., venezolano, titular de la cédula de identidad No………., a quien se le sigue
proceso por ante este Tribunal signado con el No………., con la venia de estilo y como un acto
propio de defensa de mi defendido en esta fase del proceso, de conformidad con lo dispuesto en
el Artículo 49 Ordinal 1º de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, ocurro ante
su competente autoridad a los fines de exponer y solicitar lo siguiente:

Estando dentro de la oportunidad legal de conformidad con lo previsto en el Artículo 250 del
Código Orgánico Procesal Penal, a los fines de solicitar se sirva revisar “ LA MEDIDA DE PRIVACIÓN
JUDICIAL PREVENTIVA DE LIBERTAD”, que le fuere impuesta por este honorable Tribunal a mi
Defendido, en vista que se le prefabricó el hecho objeto del proceso provisionalmente como delito
de ROBO AGRAVADO previsto y sancionado en el Artículo 458 del Código Penal Venezolano, por el
ciudadano Fiscal del Ministerio Público, éste Tribunal observó que se estaba en presencia de un
hecho punible cuya acción no se encontraba prescrita y que la misma ameritaba pena privativa de
libertad, por lo que conforme a los Artículos 236, 237 y 238 del Código Orgánico Procesal Penal, y
Decretó ““ LA MEDIDA DE PRIVACIÓN JUDICIAL PREVENTIVA DE LIBERTAD”, Medida ésta que en
los actuales momentos viene cumpliendo mi defendido, por tal motivo procedo a solicitar que se
EXAMINE y se REVISE dicha Medida con Fundamento en las siguientes consideraciones:

Ciudadana Juez, acudo muy respetuosamente a su competente autoridad de conformidad con lo


establecido en el Artículo 250 del Código Orgánico Procesal Penal. Para solicitarle un EXAMEN y
REVISIÓN de las antes mencionadas Medidas, y, que al respecto debo recordarle que uno de los
elementos que caracteriza las Medidas Cautelares en general, es su temporalidad, dada que
puedan ser revocadas o modificadas en cualquier momento en que se modifiquen las
circunstancias que dieron lugar a su aplicación. En vista de tal principio, hago la presente solicitud
en base a lo siguiente:

Este Tribunal en sus Motivaciones para decidir, estimó que en el presente caso nos encontramos
en presencia de las exigencias normativas del Artículo 236 Código Orgánico Procesal Penal, como
lo es:

1-. Un hecho punible que merece pena privativa de Libertad, cuya acción no se encuentra
prescrita.

Al analizar este numeral 1, que desde la entrada en vigencia del nuevo Instrumento Adjetivo Penal
que vendría a regular el sistema acusatorio y tiene como característica fundamental el respeto a
las garantías que tienen las partes en el proceso entre ellas el tener los mismos derechos
conocidos como igualdad de partes, en cuyo caso el Estado a través del Ministerio Público
desarrollará una investigación tendiente a recabar no solo elementos que puedan inculpar al
investigado sino también aquellos que lo puedan exculpar, y considerando que no existe una plena
prueba, para poder calificar el Delito como Robo Agravado, ya que consta en el Acta Policial y en la
misma denuncia de la víctima, que en ningún momento se le incautó un arma de fuego a mi
defendido, de igual manera por consecuencia no hubo amenaza a la vida.

2-. Fundados elementos de convicción para estimar que los imputados han sido autor o participe
en la comisión de tal hecho, y ello se desprende de:

1-. ACTA POLICIAL: de fecha 11 de mayo de 2.012, donde consta que los funcionarios de …….,
SECCION DE INVESTIGACIONES PENALES, que siendo para ese entonces las 12:30 pm., cuando los
funcionarios actuantes …………………………, se encontraban de servicio en el Punto de control
a…………., se presentó el ciudadano: ……………, identificado plenamente en autos, manifestando
que en……………………….., el cual según la presunta víctima ocurrieron los hechos, señalando que
tres (3) sujetos desconocidos, de los cuales uno de ellos portando arma de fuego lo despojaron de
sus pertenencias, pero en ningún momento señala que haya sido amenazado de muerte, y
tampoco resultó ni la víctima y ninguna otra persona lesionada con dicho hecho, ya que al
contrario señala la víctima, que el sujeto que portaba el arma de fuego todo el tiempo se mantuvo
a escondidas que por eso fue que no lo identificó, entonces como se explica tal situación, ya que
por reflejo natural de una persona que apunta con un arma de fuego siempre lo observa
directamente, ya que de lo contrario no puede estarlo apuntándolo si se mantiene a escondidas
de la víctima ; de igual manera la victima señala que el sitio del suceso fue en ………., el cual se
encuentra como a tres (3) kilómetros de distancia del Puesto de………., pero la víctima lleva a los
funcionarios a otro lugar el cual fue el lugar de la detención, el cual se encuentra a dos (2)
kilómetros del Puesto de Seguridad………., y no a dos (2) cuadras como señalan los funcionarios
de………………….. en el Acta Policial.

2-. ACTA DE ENTREVISTA: de fecha…………., realizada ante ……….DE SEGURIDAD URBANA ………..,
SECCION DE INVESTIGACIONES PENALES, al ciudadano:…………., identificado plenamente en autos,
manifestando que en………………………………., el cual según la presunta víctima ocurrieron los hechos,
señalando que tres (3) sujetos desconocidos, cuando en realidad son dos (2) sujetos, de los cuales
conoce muy bien a la Causa de mi defendido, el ciudadano:…………, plenamente identificado en
autos, el cual es …….. Perteneciente……………………, la misma Unidad del ciudadano:……………., el
cual también pertenece a………………….., al igual que el ciudadano:……………….., el cual también es
familiar de la causa de mi defendido, y es………. Activo, perteneciente a la misma Unidad
Operativa……., carnet…….. que se le localizó en su poder al ciudadano:………….., a nombre
de………………………..

Es importante mencionar que la víctima fue directamente con los Funcionarios del……………….al
Colegio ………….., el cual se encuentra muy retirado del lugar del sitio del suceso, y del Puesto de
Control de Seguridad , por lo que se presume que la víctima conoce el sitio de reunión de mi
Defendido y su Causa, y que por lo menos conoce muy bien al ciudadano: y el ciudadano:
………………………, ya que estos son …………… que están prestando Servicio en la ……….., y todos son
compañeros del Colegio ……………………., ya que consta en el Acta Policial que mi defendido se
identificó con un carnet perteneciente al…………………….., al igual que el carnet del referido Colegio
perteneciente al ciudadano:…………………………, por tal motivo al ser compañeros del
Liceo………………, es que se pudo venir directamente al sitio de la detención en frente del ,………… y
no al sitio del suceso en las adyacencias de la………………….. Señala la víctima, que el sujeto que
portaba el arma de fuego todo el tiempo se mantuvo a escondidas que por eso fue que no lo
identificó, entonces como se explica tal situación, ya que por reflejo natural de una persona que
apunta con un arma de fuego siempre lo observa directamente, ya que de lo contrario no puede
estarlo apuntándolo si se mantiene a escondidas de la víctima

Por tal motivo, ciudadana Juez no hay suficientes elementos de convicción para cumplir con los
extremos del Artículo 236 en su numeral 2.

ART. 237. Peligro de fuga. Para decidir acerca del peligro de fuga se tendrán en cuenta,
especialmente, las siguientes circunstancias:

1. Arraigo en el país, determinado por el domicilio, residencia habitual, asiento de la familia,


de sus negocios o trabajo y las facilidades para abandonar definitivamente el país o permanecer
oculto;

Análisis: Cabe destacar que el arraigo en el país, no son más que vinculan al individuo con el país a
cuyo efecto se deberán tomar en cuenta la nacionalidad y la existencia de un domicilio establecido
en la misma ciudad o barrio, por espacio de varios años y para ayudar a la administración de
justicia ha consignado en fecha………………., a través de una Diligencia donde se demuestra que el
ciudadano:…………………., antes identificado, no es sujeto peligroso, y tiene arraigo en el país ya que
desde niño ha vivido en el sector en forma continua, pues no tiene antecedentes penales, es un
buen ciudadano, trabajador, estudiante, tiene residencia fija, tal como se evidencia en los
documentos que consigné a continuación: Constancia Comunitaria de Residencia del Consejo
Comunal de la localidad, Constancia del último Trabajo en el ……………….. al igual Constancia de
Residencia cuando trabajaba en el referido estado, y del Liceo U.E.N “………………..”, De……………,
estado………: Constancia de Labor Social, Constancia de Buena Conducta, Certificado de Educación
Básica , y Título de Bachiller en Ciencias, así como también hacer hincapié que el ciudadano en
alusión, sólo tiene dieciocho (18) años de edad, al igual consigno en este momento una Lista de
Firmantes de los vecinos del sector donde lo señalan que tiene muy buen comportamiento.

2. La pena que podría llegarse a imponer en el caso;

Análisis: señala las razones que la pena pudiera llegar a imponerse es decir, como estamos en
presencia de una presunta Simulación de Hecho Punible y una Calumnia, por parte de la Víctima,
quien aprovechándose de la buena fe del Ministerio Público y de los Funcionarios de la Guardia
Nacional creó un hecho supuesto o imaginario, con la única finalidad de perjudicar a mi Defendido.

El caso que nos ocupa, como es la imputación a mí Defendido en la precalificación del Delito de
Robo Agravado, previsto y señalado en el Artículo 458 del Código Penal venezolano vigente.

Ahora bien, el Legislador, a objeto de facilitar la labor del Juez, ha establecido en el parágrafo
primero del Artículo 237 del Código Orgánico Procesal Penal, que existe presunción de fuga en los
casos de hechos punibles con penas privativas de la libertad, cuyo término máximo sea igual o
superior a diez (10) años, y cabe destacarse se estamos frente a y una presunción absoluta o iure
et de iure o una presunción relativa o iuris tantum, que puede ser desvirtuada mediante prueba en
contraria.

3. La magnitud del daño causado;

Análisis: Según consta en el Acta Policial elaborada por la…………….. de Venezuela y en el Acta de
Entrevista de la víctima, no señala que hubo amenazas a la vida, y tampoco hubo algún herido o
lesionado por este hecho, por lo cual no puede existir una magnitud del daño o no se causa
ningún daño a los derechos consagrados en la Constitución Nacional, al contrario a mi defendido
se le violentaron varias Garantías y Principios Constitucionales.

Con relación de las citas de las Disposiciones Jurídicas Aplicables:

Ciudadana Juez, observamos que del contenido del Auto de Privación de la libertad del Tribunal,
específicamente en las citas de las Disposiciones Jurídicas Aplicables, donde se establece la
Calificación Jurídica, del delito que se le pretende imputar a mi Defendido, previsto y sancionado
en el Artículo 458 del Código Penal Venezolano Vigente, el cual consagra textualmente lo
siguiente:

“Cuando alguno de los delitos previstos en los artículos precedentes se haya cometido por
medio de amenazas a la vida, a mano armada o por varias personas, una de las cuales hubiere
estado manifiestamente armada, o bien por varias personas ilegítimamente uniformadas,
usando hábito religioso o de otra manera disfrazadas, o si, en fin, se hubiere cometido por
medio de un ataque a la libertad individual,.....”(Subrayado).

En esta norma en comento fue que el Ministerio Público calificó el hecho punible que se le
pretende imputar a mi representado, pero si observamos detalladamente ciudadano Juez, el
contenido de la citada norma legal y las actas que reposan en el presente expediente y las que
ilegalmente pretende señalar el Ministerio Público para fundamentar su acusación se puede
concluir claramente que tal calificación no es la indicada para la calificación del delito que se le
pretende imputar a mi defendido, ello en el supuesto negado de que el mismo hubiere cometido
el delito en cuestión.- Hago la presente aclaratorio con la finalidad desvirtuar cada una de las
hipótesis contenidas en el Artículo en comento lo cual lo hago en los siguientes términos: En
Primer Lugar; la citada norma establece que el delito se hubiere cometido por medio de amenazas
a la vida, y de conformidad con las declaraciones tanto de los testigos (Funcionarios de la Guardia
Nacional), como de la propia víctima, en ningún momento hubo amenazas a la vida de las
personas (Victima) ni resultó lesionada con la comisión del delito en cuestión, prueba de ello está
ciudadano Juez, que en todas y cada una de las Actas tanto Policial como la Denuncia de la víctima
manifiestan que no hubo amenaza de muerte, en ningún momento y, así esta evidenciado en el
contenido de las actas procesales que integran el presente expediente; En Segundo Lugar;
igualmente se establece en la norma en comento que el delito en cuestión hubiere sido cometido
a mano armada o por varias personas, una de las cuales hubiere estado manifiestamente armada,
este es un punto de mucha importancia ciudadano Juez, en virtud de que a nuestro defendido en
ningún momento se le comprobó su participación en el delito en cuestión ni tampoco se le
encontró arma de fuego alguna o alguno de los objetos de los cuales fue despojada la víctima en el
presente de los casos, ya que el Koala, se encontraba en el piso, y no en el poder de mi defendido.
Con esto puedo concluir ciudadana Juez, que mi defendido es absoluta y completamente inocente
de los hechos que el caso en cuestión se le imputa y, así está plenamente comprobado en las actas
del presente expediente, por cuanto no basta con la sola detención de mi defendido para
incriminarlo en el delito en cuestión, en tal sentido no basta con la sola declaración de los testigos
(Funcionarios) y de la víctima, sino que los hechos y las circunstancias de: cómo?, dónde? Con
que? y cuándo? se cometieron los hechos para de esa forma poder individualizar a un imputado y
consecuencialmente poder hacer una correcta calificación del delito que se le pretenda imputar a
una persona o personas determinadas.- Con esta conclusión ciudadana Juez, queda claramente
desvirtuada la calificación jurídica que del delito en cuestión a pesar de estar demostrada su
inocencia el Ministerio Público pretende imputarle a mi defendido y, a todo evento solicito muy
respetuosamente de este Tribunal se sirva hacer la corrección de la misma por una menos
gravosa, ello en atención y dejando claro que con la presente solicitud estoy convalidando la
culpabilidad de mi defendido, por cuanto del contenido de las actas procesales está comprobado y
demostrado en mi argumento de defensa presentado en fecha………………….., que el mismo es
completamente inocente del delito que el Ministerio Publico le pretende imputar en la presente
causa.-

En vista de lo anterior ciudadana Juez, es que fundamento mi solicitud para que Usted revise y
examine la Medida de Privación Judicial Preventiva de Libertad que le fuere impuesta a mi
defendido en la audiencia de presentación en fecha ………………………………..La Solicitud que le hago
muy respetuosamente ciudadana Juez es en base al “PRINCIPIO PRO LIBERTATIS” consagrado en el
Artículo 44 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, conforme al cual, la
persona será juzgada en Libertad.

La aplicación del principio pro libertatis es la regla que debe prevalecer en el proceso penal, de tal
manera que la detención preventiva del Imputado sólo procede cuando estén cubiertos los
extremos de Ley y los fines del proceso no pueden ser razonablemente satisfechos sino de esta
manera.

En caso contrario, si los indicados fines se pueden obtener con la aplicación de una Medida menos
gravosa, se aplicará ésta. Es imperativo en esta materia dar aplicación al Principio de la prisión
preventiva como último recurso, contenido en las Reglas mínimas de las Naciones Unidas sobre las
Medidas no Privativas de la Libertad (Reglas de Tokio), y adoptadas en la Asamblea General en su
Resolución 45/110, de fecha 14 de diciembre de 1.990.

Para concluir ciudadana Juez, por todo lo anteriormente expuesto, solicito de conformidad con el
Artículo 250 del CODIGO ORGÁNICO PROCESAL PENAL, examine y revise la Medida de Privación
Judicial Preventiva de Libertad y si fuere el caso sustituirla por una menos gravosa previstas en el
Artículo 242 ejusdem.
En espera de un Acto de Justicia por parte de este honorable Tribunal, en del e, en la fecha de su
presentación. ……………………………………...............................

TÍTULO VIII

DE LOS EFECTOS ECONÓMICOS DEL PROCESO

Capitulo I

De las Costas

COMENTARIOS_

Las costas corresponden como indemnización o compensación debida al vencedor a todos los
gastos o desembolsos directos efectuados dentro de las diferentes etapas del proceso penal, por
haberse ocasionado el litigio, ya sean hechos por las partes o por intermedio de otra persona a
nombre de éstas, cuyo título para exigir el pago de las misma es la sentencia definitivamente firme
(aquella en la cual se agotaron previamente todos los recursos ordinarios y extraordinarios que
nuestra legislación contiene), los vencidos, quien son los obligados directos al pago.

ALGUNAS JURISPRUDENCIAS SOBRE COSTAS

Sentencia Número 207 de la SCP, Expediente Nº C09-95 de fecha 14/05/2009. Las costas
procesales no son recurribles en Casación:
“... al momento de recurrir contra una decisión cuyo dispositivo se refiera al pago de costas
procesales, la misma no corresponde con la naturaleza de las decisiones recurribles en casación...”

Sentencia Número 300 de la SCP, Expediente Nº C07-0233 de fecha 12/06/2007 reiterando el


criterio de la Sentencia Nº 25 de la misma Sala, Expediente Nº C06-0478 de fecha 09/02/2007:

“...las decisiones que se pronuncien sobre las costas procesales no son recurribles en casación de
conformidad con lo dispuesto en el artículo 459 del Código Orgánico Procesal Penal...”

Sentencia Número 451 de la SCP, Expediente Nº C05-0279 de fecha 02/11/2006 sobre costas
procesales:

“Según dispone el título relativo a los efectos económicos del proceso toda decisión que ponga fin
a la persecución penal o la archive, o que resuelva algún incidente, aun durante la ejecución penal,
determinará a quien corresponde las costas del proceso, las cuales sólo pueden ser impuestas a las
personas condenadas por sentencia firme, como pena accesoria a la principal, al querellante si se
adhirió a la acusación fiscal en el caso de que el imputado sea absuelto o en el proceso seguido
por delito dependiente de instancia de parte agraviada en caso de absolución, sobreseimiento o
archivo, así como al denunciante si el mismo provocó el proceso por medio de una denuncia falsa,
todo ello en virtud de lo dispuesto en los artículos 267, 268, 270 y 271 del Código Orgánico
Procesal Penal. Así mismo en caso que el querellante haya desistido de su querella y por mandato
del artículo 297 eiusdem.”

Sentencia Número 451 de la SCP del TSJ, Expediente Nº C05-0279 de fecha 02/11/2006 sobre
costas procesales en casos de donde no hubo persecución penal:

“…al ordenarse la desestimación de la querella conforme a lo previsto en el artículo 301 del Código
Orgánico Procesal Penal y en virtud que los hechos no revisten carácter penal, no puede exigírsele
a la parte querellante el pago de las costas procesales, como indebidamente estableció el tribunal
en función de control en su pronunciamiento. Esto resulta lógico, toda vez que no hubo
persecución penal en contra de los querellados y el querellante no ha resultado vencido en un
proceso. Permitir lo contrario, sería minimizar la protección del derecho y los intereses del
individuo como fin mediato del proceso y vulnerar el derecho a la tutela jurisdiccional definido
como el derecho de toda persona a la justicia.”

SCC del TSJ, Sentencia Número 74 del 05/02/2002. Costas. Art. 24 de la Ley de Abogados. ¿A quién
pertenecen las costas procesales? Ratifica doctrina de fecha 15/07/1999:

“"En este sentido esta Sala de Casación de Civil en sentencia Nº 432 de fecha 15 de julio de 1999,
caso Miguel Roberto Castillo y otro contra Banco Ítalo Venezolano, expediente Nº 97-504,
estableció:. Los conceptos transcritos llevan a concluir que efectivamente, los honorarios de
abogados están comprendidos dentro del proceso en el cual resulta vencedor, o sea, dentro del
monto que por concepto de costas debe pagar el vencido; dichos honorarios profesionales deben
ser satisfechos al abogado por su mandante, a quien en definitiva le corresponden las costas, de
ser declarada con lugar su pretensión. Del análisis precedente se concluye que el artículo 23 de la
Ley de Abogados, claramente, establece a quien pertenecen las costas procesales, asimismo
señala que de ellas serán satisfechos entre otros gastos procesales, los honorarios de los abogados
(representantes, asistentes o defensores); además, prescribe que podrán los profesionales del
Derecho intimar al pago directamente al obligado, sin más formalidades que las establecidas en
esa Ley....De la interpretación concatenada y sistemática de ambos artículos, la Sala observa, que
la parte condenada en costas en el proceso, es el obligado contra quien el abogado puede estimar
y pedir la intimación de sus honorarios".”

SCC del TSJ, Sentencia Número 186 del 08/06/2000. Costas. Pretensión deducida:

“Las costas procesales no forman ni pueden formar parte de la pretensión deducida, desde luego
que ellas no son sino la sanción que se impone al litigante que resulta totalmente vencido en el
proceso o en una incidencia. De allí que su pronunciamiento está supeditado al acontecimiento
futuro e incierto del vencimiento total. En este sentido, las costas son un accesorio del fracaso
absoluto y es deber del juez pronunciarse sobre su declaratoria sin necesidad de que se le exija y
sin posibilidad de exoneración dado el supuesto dicho.”

SCC del TSJ, Sentencia Número 365 del 15/11/2000. Pronunciamiento del Juez en materia de
costas. Técnica de la denuncia:

“...en los casos que el juez de instancia se pronuncie expresamente en cualquier sentido, bien sea
condenando o eximiendo de las costas de un juicio, recurso o incidencia, la conducta del
sentenciador es denunciable ante esta Sala por conducto de los motivos de casación de fondo...”

SCS del TSJ, Sentencia Número 366 del 09/08/2000. Costas. Condenatoria:

“La condenatoria en costas encuentra su asidero en el dispositivo del fallo y depende de la acción
ejercida no de que alguno o algunos de los medios defensivos empleados por la parte que los
opone hayan prosperado.”

SCS del TSJ, Sentencia Número 374 del 09/08/2000 Costas. Vencimiento total:

“El vencimiento total, al cual se refiere el artículo 274 del Código de Procedimiento Civil tiene
carácter objetivo. Cada vez que la demanda se declara totalmente con lugar, es totalmente
vencido el demandado, y cada vez que la demanda se declara totalmente sin lugar, resulta vencido
en su totalidad el actor.”

Delitos de Acción Privada


Artículo 251. En el proceso por delitos de acción privada las costas serán asumidas por el acusador
privado, en caso de absolución, sobreseimiento o archivo; y por el acusado o acusada en caso de
condena.

Contenido

Artículo 252. Las costas del proceso consisten en:

1. Los gastos originados durante el proceso.

2. Los honorarios de los abogados o abogadas, expertos o expertas, consultores técnicos o


consultoras técnicas, traductores o traductoras e intérpretes.

COMENTARIOS:

Los gastos originados en un proceso penal corresponden a las expensas o erogaciones,


remuneraciones de depositarios judiciales, traslados de testigos, experticias, pruebas de informes,
la retribución y efectos laborales y funcionariales de los dos escabinos (para casos con tribunales
mixtos), así como su manutención y transporte diario a través de la Dirección Ejecutiva de la
Magistratura (DEM), etc., siempre que consten en el expediente respectivo, dado el carácter no
absoluto de la gratuidad de la justicia.

En ejercicio de la acción que el COPP concede, cuando se pretenda cobrar las costas, se debe
reclamar una cantidad por el monto total. Hay que hacer la respectiva discriminación y éste
resulta de sumar todas las cantidades que se encuentren soportadas dentro del expediente penal.

HONORARIOS PROFESIONALES DE ABOGADO

Sobre el segundo numeral del artículo 266 del COPP, referido a los honorarios profesionales de
abogados, el artículo 286 del CPC impone que las costas que deba pagar la parte vencida por
honorarios del apoderado de la parte contraria estarán sujetan a retasa. En ningún caso estos
honorarios excederán del treinta por ciento (30%) del valor de lo litigado. Cuando intervengan
varios abogados (hasta un máximo de 3 por condenado, según la absurda limitación del artículo
139 del COPP), la parte vencida sólo estará obligada a pagar los honorarios por el importe de lo
que percibirá uno solo, sin perjuicio del derecho de retasa. Si bien, cada abogado es libre de
plantear una forma de pago de honorarios profesionales durante el proceso penal en base a ese
treinta por ciento (30%) de lo que se litiga, lo más recomendable es que el abogado haga un
convenio de servicios con su cliente por fases. La primera, porque hay que determinar cómo
comienza el caso, ya sea por flagrancia, denuncia, querella o acusación y la estadía del caso en la
investigación penal mientras éste se desarrolle normalmente en los Tribunales en Funciones de
Control. La segunda, Si el caso es llevado al juicio oral y público en los Tribunales en Funciones de
Juicio. La tercera, si el caso llega a una Corte de Apelaciones por el ejercicio de los afectados a
través de los Recursos de Apelación y, finalmente, si queremos casar o anular esa sentencia que
nos perjudica, llegamos a la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia o en su
defecto, alguna figura jurídica que debamos intentar como el Amparo, Interpretación o la Revisión
Constitucional ante la Sala Constitucional, y por eso también, lo cobramos adecuadamente.

Otros abogados prefieren cobrar por actos en específico, llámense audiencias de presentación,
preliminares, solicitud de medidas cautelares o asistencia a determinados actos. Y finalmente, hay
abogados que prefieren cobrar por mensualidad o por hora de trabajo efectivamente realizada,
cuya factura cancelada debería reposar en el expediente para ir generando la prueba de estos
pagos.

De lo anterior, algunos abogados en el interior del país, ven como referencia para el cobro de un
caso, el artículo 3º del Reglamento Interno Nacional de Honorarios Mínimos del Abogado,
tomando en consideración:

a) La importancia del (los) asunto (s) y/o los servicios prestados.

b) La cuantía del asunto.

c) La novedad o dificultad de los problemas jurídicos discutidos.

d) Su experiencia o reputación.

e) La situación socioeconómica del cliente.

f) La posibilidad que el abogado quede impedido de patrocinar otros asuntos.

g) Si los servicios son eventuales, fijos o permanentes.

h) La responsabilidad que deriva para el abogado el asunto encomendado.

i) El tiempo requerido.

j) El grado de participación en el estudio, planteamiento y desarrollo del asunto.

k) Si el abogado o abogada ha procedido como asesor, consultor o apoderado.

l) El lugar de la prestación de los servicios según sea, el domicilio del abogado o fuera de él.

m) El índice inflacionario de acuerdo a las indicaciones del Banco Central de Venezuela.

Es conveniente que los abogados tasen cada actuación en el expediente penal, ya que para los
efectos de la condenatoria en costas, los abogados pueden anotar al margen de todo escrito o
diligencia, el valor en bolívares fuertes (o en moneda extranjera con su correspondiente
contravalor en bolívares fuertes) en que estimen la actuación profesional y, en su defecto, pueden
hacerlo en diligencia o escrito separado dirigido al Tribunal de la causa, que se debe anexar al
expediente respectivo, todo según el artículo 24 de la Ley de Abogados (ver Gaceta Oficial N°
1.081 del 23 de enero de 1967). Si la parte contraria (victimario), no dice nada sobre esto en la
primera oportunidad en que se haga presente en autos, en mi criterio, convalida dicha situación, y
por lo tanto, quedaría firme ese valor. Si la parte objeta esto, se debería abrir una incidencia por el
artículo 607 del CPC y despejar las dudas.

Entendiendo la remisión existente del COPP al CPC en figuras como, la acción civil para la
restitución, reparación del daño y la indemnización de perjuicios causados por el delito; los
exhortos o cartas rogatorias; las limitaciones de la ley relativas al estado civil de las personas en
materia probatoria; los terceros civilmente responsables; la liquidación de costas; las
reclamaciones o tercerías que las partes o terceros entablen durante el proceso con el fin de
obtener la restitución de objetos recogidos o incautados a través de las incidencias; la ejecución
forzosa de la sentencia en el procedimiento para la reparación del daño y la indemnización de
perjuicios y, la aplicación de las medidas preventivas relacionadas con el aseguramiento de bienes
muebles e inmuebles, en casos por ejemplo, como los gastos por depósitos y almacenajes. Todo
esto conlleva necesariamente, una enumeración y análisis de las situaciones anteriores que deben
ser tomadas en cuenta a la hora de pretender cobrar o liquidar las costas.

Acusación Falsa

Artículo 253. Cuando el acusador o la acusadora hubiere provocado el proceso por medio de una
acusación falsa, y así fuere declarado por el tribunal, éste le impondrá el pago desdoble de las
costas.

COMENTARIOS: DENUNCIA FALSA Y COSTAS

Cuando el denunciante hubiere provocado el proceso por medio de una denuncia falsa, y así fuere
declarado por el tribunal, éste le impondrá el pago total de las costas.

La denuncia falsa, aparente, ilusoria, imaginaria o simulada, para que surta los efectos económicos
del proceso penal, debe ser declarada como tal por el tribunal de control, juicio o de ejecución,
cortes de apelaciones, que tenga conocimiento. Por ello, debemos revisar inmediatamente el
artículo 240 del Código Penal. Esta norma dice que cualquiera que denuncie a la autoridad judicial
o a algún funcionario de instrucción un hecho punible supuesto o imaginario, será castigado con
prisión de un hecho punible, de modo que dé lugar a un principio de instrucción, se le impondrá la
misma pena. El que ante esta autoridad judicial declare falsamente que ha cometido o ayudado a
cometer algún hecho punible, de modo que dé lugar a un principio de instrucción, a menos que su
declaración sea con el objeto de salvar a algún pariente cercano, un amigo íntimo o a su
bienhechor, incurrirá igualmente en la propia pena.

Decisión

Artículo 254. El tribunal decidirá motivadamente sobre la imposición de costas.

Podrá eximir del pago de costas a la parte obligada a ello, enlosa casos de comprobada situación
de pobreza.
Cuando corresponda distribuir las costas entre varios, fijará con precisión el porcentaje que debe
asumir cada uno de los o las responsables, sin perjuicio de la solidaridad.

COMENTARIOS: DECISION Y COSTAS

Es bueno destacar que la relación con el artículo 181 del CPC y la obligación de pagar por fortuna
sobrevenida, tiene una excepción:

“Quien haya litigado gratuitamente quedará obligado a pagar el papel sellado, las estampillas, los
honorarios de su defensor y las demás costas que hubiere causado o en que se le hubiere
condenado, si dentro de los tres años siguientes a la terminación del proceso llegare a mejor
fortuna. Estarán exentos de esta obligación los que hayan litigado gratuitamente por concederles
ese beneficio la Ley.”

Recursos

Artículo 255. La decisión sobre las costas sólo será recurrible cuando la sentencia o auto que la
contiene sea apelable, en cuyo caso podrá impugnarse autónomamente.

Liquidación

Artículo 256. Cuando se trate de particulares, se procederá a la liquidación de las costas conforme
a lo previsto en el Código de Procedimiento Civil.

COMENTARIOS: LIQUIDACION DE COSTAS

Jurisprudencia de la CSJ de la SCC. Sentencia del 17-07-97, Ponente Magistrado Dr. Alirio Abreu
Burelli, Expediente Nº 96-055. Imposibilidad de exonerar las costas:

“...Por otra parte, considera la Sala oportuno advertir, en resguardo de la uniformidad de la


jurisprudencia, el manifiesto error de juzgamiento en que incurrió el sentenciador de la Alzada,
pues, como se indicó en el encabezamiento de este fallo, exoneró de costas a la parte actora por
considerar que la misma había tenido motivos justificados para intentar la acción.

Una declaratoria de esa naturaleza era posible bajo el régimen del Código derogado, pero, como
es sabido, el Código vigente acogió en materia de costas el sistema o principio objetivo del
vencimiento total, de manera que declarada con lugar la demanda o desechada la misma en todas
sus partes, el Juez no tiene alternativa en materia de costas y debe necesariamente condenar en
ellas la parte totalmente vencida...”

SCC del TSJ, Sentencia Número 106 del 13/04/2000:

“… la omisión del juez de condenar en costas a la parte vencida totalmente en el proceso o en una
incidencia, no constituye el vicio de incongruencia negativa, denunciable mediante un recurso por
defecto de actividad... esta conducta del sentenciador debe ser denunciada por conducto de los
motivos de casación de fondo consagrados en el ordinal 2º del artículo 313 del Código de
Procedimiento Civil, por falsa o falta de aplicación de los artículos 274 o 281 eiusdem, según sea el
caso.”

SCC del TSJ, Sentencia Número 106 del 13/04/2000:

“El punto de partida de la condenación en costas establecido en el artículo 274 del CPC, está
evidentemente dirigida al sentenciador del proceso o de la incidencia, y encuentra su asidero en el
dispositivo del fallo, pues luego del examen de la pretensión procesal ejercida mediante la
presentación de la demanda correspondiente, si el juez la declara con lugar, habrá vencimiento
total, surgiendo para él el deber de condenar en costas al vencido, porque no existen en nuestro
sistema de derecho condenas tácitas o sobreentendidas.”

SCC del TSJ, Sentencia Número 106 del 13/04/2000:

“En relación con las costas procesales, éstas no forman ni pueden formar parte de la pretensión
deducida, desde luego que ellas no son sino la sanción que se impone al litigante que resulta
totalmente vencido en el proceso o en una incidencia”

SCC del TSJ, Sentencia Número 363 del 16/11/2001:

“La Sala entra a considerar que existe vencimiento total, cuando el demandado es absuelto
totalmente o el actor obtiene en la definitiva todo lo que pide en el libelo; lo único que debe
tenerse en cuenta para determinar el vencimiento total a los fines de la condenatoria en costas es
la correspondencia de la pretensión deducida con el dispositivo de la sentencia definitiva.
(subrayado de la Sala)....Asimismo, a juicio de esta Sala y con fundamento en reiterada doctrina, el
concepto de vencimiento total debe encontrarse en el dispositivo del fallo y, concretamente, en el
examen de la pretensión procesal ejercida mediante la interposición de la acción correspondiente.
Es decir, "el vencimiento total no es afectado por el hecho de que alguno o algunos de los
fundamentos o medios defensivos empleados por la parte que los opone haya prosperado. Por lo
que, si luego del examen de la pretensión procesal ejercida mediante la interposición de la acción
correspondiente, el juez la declara con lugar, habrá vencimiento total y debe condenar en costas
de conformidad con el artículo 274 del Código de Procedimiento Civil (Sentencia de 5 de mayo de
1999).”

SCS del TSJ, Sentencia Número 374 del 09/08/2000:

“El vencimiento total, al cual se refiere el artículo 274 del Código de Procedimiento Civil tiene
carácter objetivo. Cada vez que la demanda se declara totalmente con lugar, es totalmente
vencido el demandado, y cada vez que la demanda se declara totalmente sin lugar, resulta vencido
en su totalidad el actor.”

SCC del TSJ, Sentencia 16/11/2001:

“La Sala entra a considerar que existe vencimiento total, cuando el demandado es absuelto
totalmente o el actor obtiene en la definitiva todo lo que pide en el libelo; lo único que debe
tenerse en cuenta para determinar el vencimiento total a los fines de la condenatoria en costas es
la correspondencia de la pretensión deducida con el dispositivo de la sentencia definitiva.
(Subrayado de la Sala)

La jurisprudencia de este Máximo Tribunal, en decisiones de antigua data, ya venía definiendo


aplicaciones frecuentes del concepto en los términos siguientes:

a) No hay vencimiento total cuando se admiten sólo alguno o algunos de los daños y perjuicios
reclamados. (Sentencia de 26 de julio de 1934);

b) No hay vencimiento total cuando hay diferencia, por pequeña que esta sea, entre el monto de
lo pedido y el monto de lo acordado. (Sentencia de 18 de noviembre de 1949);

c) No resulta totalmente vencida la parte demandada que sucumbe en la acción que le ha sido
propuesta; pero que salga vencedora en la reconvención formulada por ella. (Sentencia de 22 de
junio de 1918).

Asimismo, a juicio de esta Sala y con fundamento en reiterada doctrina, el concepto de


vencimiento total debe encontrarse en el dispositivo del fallo y, concretamente, en el examen de
la pretensión procesal ejercida mediante la interposición de la acción correspondiente. Es decir,
“el vencimiento total no es afectado por el hecho de que alguno o algunos de los fundamentos o
medios defensivos empleados por la parte que los opone haya prosperado. Por lo que, si luego del
examen de la pretensión procesal ejercida mediante la interposición de la acción correspondiente,
el juez la declara con lugar, habrá vencimiento total y debe condenar en costas de conformidad
con el artículo 274 del Código de Procedimiento Civil.” (Sentencia de 5 de mayo de 1999).

Ahora bien, ajustado todo lo anterior al caso bajo decisión, la Sala observa que con motivo de la
declaratoria sin lugar de las pretensiones del actor contenidas en el libelo de demanda, se hace
aplicable el supuesto de vencimiento total contemplado en el artículo 274 del Código de
Procedimiento Civil.

Por lo tanto, cuando la recurrida omitió referirse tanto a las “costas del juicio” como a las “costas
del recurso de apelación” infringió por falta de aplicación el artículo anteriormente mencionado.
Además, el hecho de que se haya consagrado en el nuevo Código de Procedimiento Civil, el
sistema objetivo de la condenatoria en costas, no implica que sea de eminente orden público, ya
que el particular está interesado en garantizar el pago de los gastos ocasionados en el transcurso
de la sustanciación del juicio, así como los diversos gastos hechos en el proceso y con ocasión de él
desde que se inicia hasta su completo término –siempre que consten en el expediente-, por lo que
es, esencial su pronunciamiento expreso, en vista de que en materia de costas la sentencia es
constitutiva de la obligación de pagarlas, por lo que no es posible concebir una condena en costas
implícita.”

Capítulo II
De la Indemnización, Reparación y Restitución

Indemnización

Artículo 257. Cuando a causa del recurso de revisión de la sentencia el condenado o condenada
sea absuelto o absuelta, será indemnizado o indemnizada en razón del tiempo de privación de
libertad.

La multa, o su exceso, será devuelta, con la corrección monetaria a que haya lugar, según los
índices correspondientes del Banco Central de Venezuela.

Determinación

Artículo 258. El tribunal que declaró con lugar la revisión que origina la indemnización, fijará su
importe computando un día da pena o medida de seguridad por un día de salario base de Juez o
Jueza de primera instancia.

La indemnización fijada anteriormente no impedirá a quien pretenda una indemnización superior,


la demande ante los tribunales competentes por la vía que corresponda.

Privación Judicial Preventiva de Libertad

Artículo 259. Corresponderá también esta indemnización cuando se declare que el hecho no
existió, no reviste carácter penal, y el imputado o imputada ha sufrido privación de libertad
durante el proceso.

Obligado

Artículo 260. El Estado, en los supuestos de los artículos 257y 259 de este Código, está obligado al
pago, sin perjuicio de su derecho a repetir en el caso en que el Juez o Jueza hubiere incurrido en
delito.

Ley más Benigna

Artículo 261. La promulgación de una ley posterior más benigna no dará lugar a la indemnización
aquí regulada.

LIBRO SEGUNDO

DEL PROCEDIMIENTO ORDINARIO

TÍTULO I

FASE PREPARATORIA
Capítulo I

Normas Generales

Objeto

Artículo 262. Esta fase tendrá por objeto la preparación del juicio oral y público, mediante la
investigación de la verdad y la recolección de todos los elementos de convicción que permitan
fundar la acusación de él o la Fiscal y la defensa del imputado imputada.

Alcance

Artículo 263. El Ministerio Público en el curso de la investigación hará constar no solo los hechos y
circunstancias útiles para fundar la inculpación del imputado o imputada, sino también aquellos
que sirvan para exculparlo. En este último caso, está obligado a facilitar al imputado o imputada
los datos que lo o la favorezcan.

Control Judicial

Artículo 264. A los jueces o juezas de esta fase les corresponde controlar el cumplimiento de los
principios y garantías establecidos en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela,
tratados, convenios o acuerdos internacionales suscritos y ratificados por la República, y en este
Código; y practicar pruebas anticipadas, resolver excepciones, peticiones de las partes y otorgar
autorizaciones.

Capítulo II

Del Inicio del Proceso

Sección Primera

De la Investigación de Oficio

Investigación del Ministerio Público

Artículo 265. El Ministerio Público, cuando de cualquier modo tenga conocimiento de la


perpetración de un hecho punible de acción pública, dispondrá que se practiquen las diligencias
tendientes a investigar y hacer constar su comisión, con todas las circunstancias que puedan influir
en su calificación y la responsabilidad de los autores o autoras y demás partícipes, y el
aseguramiento de los objetos activos y pasivos relacionados con la perpetración.
Investigación de la Policía

Artículo 266. Si la noticia es recibida por las autoridades de policía, éstas la comunicarán al
Ministerio Público dentro de las doce horas siguientes y sólo practicarán las diligencias necesarias
y urgentes. Las diligencias necesarias y urgentes estarán dirigidas a identificar y ubicar a los
autores o autoras y demás partícipes del hecho punible, y al aseguramiento de los objetos activos
y pasivos relacionados con la perpetración.

Sección Segunda

De la Denuncia

Facultades

Artículo 267. Cualquier persona que tenga conocimiento de la comisión de un hecho punible
puede denunciarlo ante un o una Fiscal del Ministerio Público o un órgano de policía de
investigaciones penales.

Forma y Contenido

Artículo 268. La denuncia podrá formularse verbalmente o por escrito y deberá contener la
identificación del o la denunciante, la indicación de su domicilio o residencia, la narración
circunstanciada del hecho, el señalamiento de quienes lo han cometido y de las personas que lo
hayan presenciado o que tengan noticia de él, todo en cuanto le constare al o la denunciante.

En el caso de la denuncia verbal se levantará un acta en presencia del o la denunciante, quien la


firmará junto con el funcionario o funcionaria que la reciba. La denuncia escrita será firmada por el
o la denunciante o por un apoderado o apoderada con facultades para hacerlo. Si él o la
denunciante no pueden firmar, estampará sus huellas dactilares.

Obligación de Denunciar

Artículo 269. La denuncia es obligatoria:

1. En los particulares, cuando se trate de casos en que lao misión de ella sea sancionable, según
disposición del Código Penal o de alguna ley especial.

2. En los funcionarios públicos o funcionarias públicas, cuando en el desempeño de su empleo se


impusieren de algún hecho punible de acción pública;

3. En los médicos o médicas y demás profesionales de la salud, cuando por envenenamiento,


heridas u otra clase de lesiones, abortos o suposición de parto, y cualquier otra circunstancia que
haga presumir la comisión de un delito, hayan sido llamados o llamadas a prestar o prestaron los
auxilios de su arte o ciencia. En cualquiera de estos casos, darán parte a la autoridad.
Excepciones

Artículo 270. La obligación establecida en el artículo anterior no corresponde:

1. Al o la cónyuge, a los ascendientes y descendientes consanguíneos, afines o por adopción, hasta


el segundo grado, inclusive, del pariente partícipe en los hechos.

2. Al tutor o tutora respecto de su pupilo o pupila y viceversa.

Derecho a no Denunciar por Motivos Profesionales

Artículo 271. No están obligados a formular la denuncia a la que se refiere el artículo 267 de este
Código:

1. Los abogados o abogadas, respecto de las instrucciones y explicaciones que reciban de sus
clientes o clientas.

2. Los ministros o ministras de cualquier culto, respecto de las noticias que se les hayan revelado
en el ejercicio de las funciones de su ministerio realizadas bajo secreto.

3. Los médicos cirujanos o médicas cirujanas y demás profesionales de la salud, a quienes una
disposición especial de la ley releve de dicha obligación.

Imputación Pública

Artículo 272. Quien hubiere sido imputado o imputada públicamente por otra persona de haber
participado en la comisión de un hecho punible, tendrá el derecho de acudir ante el Ministerio
Público y solicitarle que se investigue la imputación de que ha sido objeto.

Quien hizo la imputación pública pagará las costas de la investigación cuando ésta no conduzca a
algún resultado, siempre que no haya denunciado el hecho.

COMENTARIOS:

Quien hizo la imputación pública pagará las costas de la investigación cuando ésta no conduzca a
algún resultado, siempre que no haya denunciado el hecho.

Responsabilidad

Artículo 273. El o la denunciante no es parte en el proceso, pero si existe falsedad o mala fe en la


denuncia, el o la que acomete será responsable conforme a la ley.

COMENTARIOS:

RESPONSABILIDAD Y COSTAS

Si la denuncia es falsa y así fuere declarado previamente por el tribunal de la causa, éste le
impondrá el pago total de las costas, si las hubiere.
La calumnia en el Código Penal:

“Artículo 241. El que a sabiendas de que un individuo es inocente, lo denunciare o acusare ante la
autoridad judicial, o ante un funcionario público que tenga la obligación de trasmitir la denuncia o
querella, atribuyéndole un hecho punible, o simulando las apariencias o indicios materiales de un
hecho punible, incurrirá en la pena de seis a treinta meses de prisión. El culpable será castigado
con prisión por tiempo de dieciocho meses a cinco años en los casos siguientes:

1º. Cuando de delito imputado merece pena corporal que exceda de treinta meses.

2º. Cuando la inculpación mentirosa ha causado la condenación a pena corporal de menor


duración. Si la condena impuesta ha sido a pena de presidio, deberá imponerse al calumniante la
pena de cinco años de prisión.”

Dice el artículo 82 de la Ley contra la Corrupción que cualquiera que falsamente denunciare a otra
persona de la comisión de alguno o algunos de los hechos punibles previstos en la citada Ley, será
castigado con prisión de 1 a 3 años.

Sección Tercera

De la Querella

Legitimación

Artículo 274. Sólo la persona, natural o jurídica, que tenga localidad de víctima podrá presentar
querella.

Formalidad

Artículo 275. La querella se propondrá siempre por escrito, ante el Juez o Jueza de Control.

Requisitos

Artículo 276. La querella contendrá:

1. El nombre, apellido, edad, estado, profesión, domicilio o residencia de él o la querellante, y sus


relaciones de parentesco con el querellado o querellada.

2. El nombre, apellido, edad, domicilio o residencia del querellado o querellada.

3. El delito que se le imputa, y del lugar, día y hora aproximada de su perpetración.

4. Una relación especificada de todas las circunstancias esenciales del hecho.


Los datos que permitan la ubicación de él o la querellante serán consignados por separado y
tendrán carácter reservado para el imputado o imputada y su defensa.

Diligencias

Artículo 277. El o la querellante podrá solicitar a él o la Fiscalas diligencias que estime necesarias
para la investigación delos hechos.

Admisibilidad

Artículo 278. El Juez o Jueza admitirá o rechazará la querella notificará su decisión al Ministerio
Público y al imputado o imputada.

La admisión de la misma, previo el cumplimiento de las formalidades prescritas, conferirá a la


víctima la condición de parte querellante y así expresamente deberá señalarlo el Juez o Jueza de
Control en el auto de admisión.

Si falta alguno de los requisitos previstos en el artículo 276 de este Código, ordenará que se
complete dentro del plazo de tres días.

Las partes se podrán oponer a la admisión de él o la querellante, mediante las excepciones


correspondientes.

La resolución que rechaza la querella es apelable por la víctima, sin que por ello se suspenda el
proceso.

Desistimiento

Artículo 279. El o la querellante podrá desistir de su querellasen cualquier momento del proceso y
pagará las costas que haya ocasionado.

Se considerará que él o la querellante han desistido de la querella cuando:

1. Citado a prestar declaración testimonial, no concurra sin justa causa.

2. No formule acusación particular propia o no se adhiera a lado el o la Fiscal.

3. No asista a la audiencia preliminar sin justa causa.

4. No ofrezca prueba para fundar su acusación particular propia.

5. No concurra al juicio o se ausente del lugar donde se esté efectuando, sin autorización del
tribunal.

El desistimiento será declarado de oficio o a petición de cualquiera de las partes.

La decisión será apelable sin que por ello se suspenda el proceso.


COMENTARIOS:

Veamos lo que señaló la SCP del TSJ el 09/04/2002, en el EXP. No. 01-0803, sobre la interpretación
del artículo 327 del Código Orgánico Procesal Penal (audiencia preliminar), de acuerdo con lo
dispuesto en el artículo 266 de la Constitución, en la cual se señalaron las siguientes interrogantes:

“...1- ¿Por cuáles razones jurídicamente válidas podría diferirse la Audiencia Preliminar?

2- ¿Cuál es el límite máximo de oportunidades que puede diferirse dicha Audiencia?

3- ¿Cuáles son los efectos procesales con relación a la Acusación si dicha Audiencia se difiere
progresivamente por más de veinte días, por razones injustificadas imputable a cualquiera de las
partes? ¿Qué debe hacer el Juez, el Código Orgánico Procesal no resuelve esta situación? No hay
desistimiento en delitos de acción pública.

4- ¿Si la Celeridad, Inmediación son principios procesales derivados del debido proceso, cómo
puede interpretarse esta norma adjetiva en cuanto al cumplimiento de los lapsos y las anteriores
situaciones planteadas. (Diferimiento, Causales, Efectos, Duración).

5- ¿Qué pasaría ante una reiterada ausencia y sustitución de sujetos procesales que impiden que
se realice la Audiencia; la misma se prorrogaría indefinidamente?...”.

Más adelante en esta Sentencia, la Sala dispuso, en punto relacionado con los DELITOS DE ACCION
PUBLICA, lo siguiente:

“Ausencia del Fiscal del Ministerio Público: El desistimiento por parte del representante de la
Vindicta Pública debe ser expreso para así poder llegar a una sentencia de sobreseimiento. En
caso de su ausencia injustificada el Juez de Control tiene facultad para ordenar la presencia del
Ministerio Público y ante la inasistencia del mismo podrá solicitar la imposición de medidas
disciplinarias para el funcionario.

Ausencia del Acusador Privado: Se podría asumir que su inasistencia se debe a la pérdida de
interés en las resultas del juicio, sin embargo, la causa seguiría sin su intervención, pero éste
pagará las costas y costos del proceso que haya ocasionado.

Ausencia del Imputado: Corresponde al Juez de Control ordenar el traslado si éste estuviese
detenido preventivamente u ordenar su comparecencia por la fuerza pública si fuese necesario.”

"Artículo 366. Absolución. La sentencia absolutoria ordenará la libertad del imputado, la cesación
de las medidas cautelares, la restitución de los objetos afectados al proceso que no estén sujetos a
comiso, las inscripciones necesarias y fijará las costas.

La libertad del imputado se otorgará aun cuando la sentencia absolutoria no esté firme y se
cumplirá directamente desde la sala de audiencias, para lo cual el tribunal cursará orden escrita."
Imposibilidad de Nueva Persecución

Artículo 280. El desistimiento impedirá toda posterior persecución por parte de él o la querellante
o del acusador o acusadora particular, en virtud del mismo hecho que constituyó el objeto de su
querella o de su acusación particular propia, y en relación con los imputados o imputadas que
participaron en el proceso.

Responsabilidad

Artículo 281. El o la querellante, acusador o acusadora particular será responsable, según la ley,
cuando los hechos en que funda su querella o su acusación particular propia, sean falsos o cuando
litigue con temeridad, respecto de cuyas circunstancias deberá pronunciarse el Juez o Jueza
motivadamente.

Sección Cuarta

Disposiciones Comunes

Inicio de la Investigación

Artículo 282. Interpuesta la denuncia o recibida la querella, por la comisión de un delito de acción
pública, el o la Fiscal del Ministerio Público, ordenará, sin pérdida de tiempo, el inicio de la
investigación, y dispondrá que se practiquen todas las diligencias necesarias para hacer constar las
circunstancias de que trata el artículo 265 de este Código.

Mediante esta orden el Ministerio Público dará comienzo a la investigación de oficio.

Desestimación

Artículo 283. El Ministerio Público, dentro de los treinta días hábiles siguientes a la recepción de la
denuncia o querella, solicitará al Juez o Jueza de Control, mediante escrito motivado, su
desestimación, cuando el hecho no revista carácter penal o cuya acción está evidentemente
prescrita o exista un obstáculo legal para el desarrollo del proceso.

Se procederá conforme a lo dispuesto en este artículo, si luego de iniciada la investigación se


determinare que los hechos objeto del proceso constituyen delito cuyo enjuiciamiento sólo
procede a instancia de parte agraviada.

Efectos

Artículo 284. La decisión que ordena la desestimación, cuando se fundamente en la existencia de


un obstáculo legal para el desarrollo del proceso, no podrá ser modificada mientras que el mismo
se mantenga. El Juez o Jueza, al aceptar la desestimación, devolverá las actuaciones al Ministerio
Público, quien las archivará.

Si el Juez o Jueza rechaza la desestimación ordenará que prosiga la investigación.


La decisión que declare con lugar la desestimación será apelable por la víctima, se haya o no
querellado, debiendo interponerse el recurso dentro de los cinco días siguientes a la fecha de
publicación de la decisión.

Capítulo III

Del Desarrollo de la Investigación

Formalidades

Artículo 285. Las diligencias practicadas constarán, en lo posible, en una sola acta, con expresión
del día en que se efectúan, y la identificación de las personas que proporcionan información.

El acta resumirá el resultado fundamental de los actos realizados y, con la mayor exactitud posible,
describirá las circunstancias de utilidad para la investigación.

El acta será firmada por los y las participantes y por el funcionario o funcionaria del Ministerio
Público que lleve a cabo el procedimiento.

Carácter de las Actuaciones

Artículo 286. Todos los actos de la investigación serán reservados para los terceros.

Las actuaciones sólo podrán ser examinadas por el imputado o imputada, por sus defensores o
defensoras y por la víctima, se haya o no querellado, o por sus apoderados o apoderadas con
poder especial. No obstante ello, los funcionarios o funcionarias que participen en la investigación
y las personas que por cualquier motivo tengan conocimiento de las actuaciones cumplidas
durante su curso, están obligados u obligadas aguardar reserva.

En los casos en que se presuma la participación de funcionarios o funcionarias de organismos de


seguridad del Estado, la Defensoría del Pueblo podrá tener acceso a las actuaciones que
conforman la investigación. En estos casos, los funcionarios o funcionarias de la Defensoría del
Pueblo estarán obligados u obligados a guardar reserva sobre la información.

El Ministerio Público podrá disponer, mediante acta motivada, la reserva total o parcial de las
actuaciones por un plazo que no podrá superar los quince días continuos, siempre que la
publicidad entorpezca la investigación. En casos excepcionales, el plazo se podrá prorrogar hasta
por un lapso igual, pero, en este caso, cualquiera de las partes, incluyendo a la víctima, aun
cuando no se haya querellado o sus apoderados o apoderadas con poder especial, podrán solicitar
al Juez o Jueza de Control que examine los fundamentos de la medida y ponga fin a la reserva.

No obstante, cuando la eficacia de un acto particular dependa de la reserva parcial de las


actuaciones, el Ministerio Público podrá disponerla, con mención de los actos a los cuales se
refiere, por el tiempo absolutamente indispensable para cumplir el acto ordenado, que nunca
superará las cuarenta y ocho horas.

Los abogados o abogadas que invoquen un interés legítimo deberán ser informados o informadas
por el Ministerio Público por la persona que éste designe, acerca del hecho que se investiga y de
los imputados o imputadas o detenidos o detenidas que hubiere. A ellos también les comprende la
obligación de guardar reserva.

Proposición de Diligencias

Artículo 287. El imputado o imputada, las personas a quienes se les haya dado intervención en el
proceso y sus representantes, podrán solicitar a él o la Fiscal práctica de diligencias para el
esclarecimiento de los hechos. El Ministerio Público las llevará a cabo si las considera pertinentes y
útiles, debiendo dejar constancia de su opinión contraria, a los efectos que ulteriormente
correspondan.

Participación en los Actos

Artículo 288. El Ministerio Público podrá permitir la asistencia del imputado o imputada, la víctima
y de sus representantes, aros actos que se deban practicar, cuando su presencia fuere útil para el
esclarecimiento de los hechos y no perjudique el éxito de la investigación o impida una pronta y
regular actuación.

Prueba Anticipada

Artículo 289. Cuando sea necesario practicar un reconocimiento, inspección o experticia, que por
su naturaleza características deban ser consideradas como actos definitivos e irreproducibles, o
cuando deba recibirse una declaración que, por algún obstáculo difícil de superar, se presuma que
no podrá hacerse durante el juicio, el Ministerio Público o cualquiera delas partes podrá requerir
al Juez o Jueza de Control que lo realice. Si el obstáculo no existiera para la fecha del debate, la
persona deberá concurrir a prestar su declaración.

El Juez o Jueza practicará el acto, si lo considera admisible, citando a todas las partes, incluyendo a
la víctima aunque neos hubiere querellado, quienes tendrán derecho de asistir clonas facultades y
obligaciones previstas en este Código.

En caso de no haber sido individualizado el imputado, se citará para que concurra a la práctica de
la prueba anticipada a un defensor o defensora pública.

Actas

Artículo 290. Terminada la práctica anticipada de pruebas las actas se entregarán al Ministerio
Público. La víctima y las demás partes podrán obtener copia.
Facultades del Ministerio Público

Artículo 291. El Ministerio Público puede exigir informaciones de cualquier particular, funcionario
público o funcionaria pública, emplazándolos o emplazándolas conforme a las circunstancias del
caso, y practicar por sí o hacer practicar por funcionarios o funcionarias policiales, cualquier clase
de diligencias. Los funcionarios o funcionarias policiales están obligados u obligadas a satisfacer el
requerimiento del Ministerio Público.

Cualquier empresa u organismo público o privado, que preste servicios de telecomunicaciones,


bancarios o financieros, está obligado a suministrar las informaciones requeridas por el Ministerio
Público, o en caso de necesidad y urgencia, por el órgano de investigaciones penales, previa
autorización por cualquier medio del Ministerio Público, las cuales deberán ser suministradas en el
plazo requerido o en tiempo real.

En caso de omitir el suministro de la información en el tiempo indicado o de suministrar una


información no veraz, el Ministerio Público ejercerá las acciones conducentes para aplicar las
sanciones establecidas en las leyes respectivas.

Los entes públicos o privados que presten servicios de telecomunicaciones, bancarios o


financieros, están obligados a mantener unidades permanentes las veinticuatro horas del día los
siete días de la semana, encargadas de procesar y suministrar el registro de ubicación y la data
requerida por el Ministerio Público.

Para los efectos de este artículo, se entiende por data, información o registro de ubicación, en
tiempo real, aquella que pueda ser suministrada al Ministerio Público o a las autoridades
encargadas de la investigación, de manera inmediata al momento en que el hecho objeto de
investigación se encuentra desarrollo.

Mandato de Conducción

Artículo 292. El tribunal de control, a solicitud del Ministerio Público, podrá ordenar que cualquier
ciudadano o ciudadana sea conducido o conducida por la fuerza pública en forma inmediata ante
el funcionario o funcionaria del Ministerio Público que solicitó la conducción, con el debido
respeto de sus derechos constitucionales, a fin de ser entrevistado o entrevistada por aquel sobre
los hechos que se investigan.

Será llevado o llevada en forma inmediata ante el Ministerio Público para dar cumplimiento al
objeto de su requerimiento, en un plazo que no excederá de ocho horas contadas a partir de la
conducción por la fuerza pública.

Devolución de Objetos

Artículo 293. El Ministerio Público devolverá lo antes posible los objetos recogidos o que se
incautaron y que no son imprescindibles para la investigación. No obstante, en caso de retraso
injustificado del Ministerio Público, las partes o los terceros interesados podrán acudir ante el Juez
o Jueza de Control solicitando su devolución, sin perjuicio de la responsabilidad civil,
administrativa y disciplinaria en que pueda incurrir el o la Fiscal si la demora le es imputable.

El Juez o Jueza y el Ministerio Público entregarán los objetos directamente o en depósito con la
expresa obligación de presentarlos cada vez que sean requeridos.

Las autoridades competentes deberán darle cumplimiento inmediato a la orden que en este
sentido impartan el Juez o Jueza o el o la Fiscal, so pena de ser enjuiciados o enjuiciadas por
desobediencia a la autoridad, conforme a lo dispuesto en el Código Penal.

Cuestiones Incidentales

Artículo 294. Las reclamaciones o tercerías que las partes o terceros entablen durante el proceso
con el fin de obtener la restitución de objetos recogidos o que se incautaron se tramitarán ante el
Juez o Jueza de Control, conforme a las normas previstas por el Código de Procedimiento Civil para
las incidencias.

El tribunal devolverá los objetos, salvo que estime indispensable su conservación.

Lo anterior no se extenderá a las cosas hurtadas, robadas o estafadas, las cuales se entregarán al
propietario en cualquier estado del proceso, una vez comprobada su condición por cualquier
medio y previo avalúo.

Duración

Artículo 295. EI Ministerio Público procurará dar término a lavase preparatoria con la diligencia
que el caso requiera.

Pasados ocho meses desde la individualización del imputado o imputada, éste o ésta, o la víctima
podrán requerir al Juez o Jueza de Control la fijación de un plazo prudencial, no menor de treinta
días, ni mayor de cuarenta y cinco días para la conclusión de la investigación.

Para la fijación de este plazo, dentro de las veinticuatro horas de recibida la solicitud, el Juez o
Jueza deberá fijar una audiencia a realizarse dentro de los diez días siguientes, para oír al
Ministerio Público, al imputado o imputada y su defensa, debiendo tomar en consideración la
magnitud del daño causado, la complejidad de la investigación, y cualquier otra circunstancia que
a su juicio permita alcanzar la finalidad del proceso.

En las causas que se refieran a la investigación de delitos de homicidio intencional, violación;


delitos que atenten contra la libertad, integridad e indemnidad sexual de niños, niñas y
adolescentes; secuestro, corrupción, delitos que causen daño al patrimonio público y la
administración pública; tráfico de drogas, legitimación de capitales, contra el sistema financiero y
delitos conexos, delitos con multiplicidad de víctimas, delincuencia organizada, violaciones a los
derechos humanos, lesa humanidad, delitos contra la independencia y seguridad dela nación y
crímenes de guerra, el plazo prudencial al que se refiere el primer aparte del presente artículo, no
podrá ser menor de un año ni mayor de dos.

La no comparecencia de alguna de las partes a la audiencia no suspende el acto.

Vencimiento

Artículo 296. Vencido el plazo fijado en el artículo anterior, el Ministerio Público deberá presentar
el acto conclusivo.

Si vencido el plazo que le hubiere sido fijado, el o la Fiscal del Ministerio Público no presentare el
acto conclusivo correspondiente, el Juez o Jueza decretará el archivo judicial de las actuaciones, el
cual comporta el cese inmediato de todas las medidas de coerción personal, cautelares y de
aseguramiento impuestas y la condición de imputado o imputada. La investigación sólo podrá ser
reabierta cuando surjan nuevos elementos que lo justifiquen, previa autorización del Juez o Jueza.

Capítulo IV

De los Actos Conclusivos

Archivo Fiscal

Artículo 297. Cuando el resultado de la investigación resulte insuficiente para acusar, el Ministerio
Público decretará el archivo de las actuaciones, sin perjuicio de la reapertura cuando aparezcan
nuevos elementos de convicción. De esta medida deberá notificarse a la víctima que haya
intervenido en el proceso. Cesará toda medida cautelar decretada contra el imputado o imputada
a cuyo favor se acuerda el archivo. En cualquier momento la víctima podrá solicitar la reapertura
de la investigación indicando las diligencias conducentes.

Parágrafo Único: En los casos de delitos en los cuales se afecte el patrimonio del Estado, o
intereses colectivos y difusos, el o la Fiscal del Ministerio Público deberá remitir a él o la Fiscal
Superior correspondiente, copia del decreto de archivo con las actuaciones pertinentes, dentro de
los tres días siguientes a su dictado. Si él o la Fiscal Superior no estar de acuerdo con el archivo
decretado, enviará el caso a otro u otra Fiscal a los fines de que prosiga con la investigación o dicte
el acto conclusivo a que haya lugar.

COMENTARIOS:

Dice éste articulo 297 del COPP que Cuando el resultado de la investigación resulte insuficiente
para acusar, el Ministerio Público decretará el archivo de las actuaciones, sin perjuicio de la
reapertura cuando aparezcan nuevos elementos de convicción. Con tal determinación se pone fin
a la investigación, al menos temporalmente, mientras no surjan nuevos elementos de convicción
que permitan reactivar su curso.
Sigue diciendo el artículo 297 del COPP que de esta medida deberá notificarse a la víctima que
haya intervenido en el proceso. Cesará toda medida cautelar decretada contra el imputado a cuyo
favor se acuerda el archivo. En cualquier momento la víctima podrá solicitar la reapertura de la
investigación indicando las diligencias conducentes.

Se trata de una medida que puede tomar autónomamente el Fiscal del Ministerio Publico sin
intervención del Juez de Control.

Sin embargo, dispone el precepto en su parágrafo único que, en los casos de delitos en los cuales
se afecte el patrimonio del Estado, o intereses colectivos y difusos, el fiscal del Ministerio Público
deberá remitir al Fiscal Superior correspondiente, copia del decreto de archivo con las actuaciones
pertinentes, dentro de los tres días siguientes a su dictado. Si el Fiscal Superior no estuviere de
acuerdo con el archivo decretado, enviará el caso a otro fiscal a los fines de que prosiga con la
investigación o dicte el acto conclusivo a que haya lugar.

Se debe acotar que la expresión intereses colectivos o difusos no es sinónima, puesto que los
intereses colectivos son aquellos que afectan a una comunidad determinada que puede ser
afectada por un hecho determinado, pero cuyos miembros no pueden ser determinados o
individualizados, por ejemplo, los vecinos de un barrio o urbanización determinada; a diferencia
de los intereses difuso que son aquellos que afectan a un grupo determinado o determinable de
personas cuyos sujetos pueden ser perfectamente individualizados, como es por ejemplo, el
gremio de médico de un Estado de La República Bolivariana de Venezuela.

Sin embargo, establece la Ley que la víctima, cuando no está de acuerdo con la determinación del
Fiscal del Ministerio Publico, puede dirigirse al Juez de Control solicitándole que examine los
fundamentos de la medida, y si éste considera que es fundada dicha solicitud, así lo declarará
formalmente y ordenará él envió de las actuaciones al Fiscal Superior para que éste ordene a otro
fiscal que realice lo pertinente.

También es preciso hacer mención que el COPP no establece la obligación del Juez de Control de
notificar al Fiscal del Ministerio Publico;

Sin embargo muchos abogados somos del criterio que por tratarse de una incidencia que debe ser
ventilada en forma contradictoria, es decir, con intervención de todas las partes interesadas en
sostener o contradecir o atacar la decisión, procede la notificación tanto del Fiscal del Ministerio
Publico como del imputado y su defensor, y si fuere el caso, interesados en mantener la
pertinencia de la medida.

Facultad de la Víctima

Artículo 298. Cuando él o la Fiscal del Ministerio Público hayan resuelto archivar las actuaciones, la
víctima, en cualquier momento, podrá dirigirse al Juez o Jueza de Control solicitándole examine los
fundamentos de la medida.

Pronunciamiento del Tribunal


Artículo 299. Si el tribunal encontrare fundada la solicitud de la víctima así lo declarará
formalmente, y ordenará el envío de las actuaciones a él o la Fiscal Superior para que éste ordene
a otro Fiscal que realice lo pertinente.

Sobreseimiento

Artículo 300. El sobreseimiento procede cuando:

1. El hecho objeto del proceso no se realizó o no puede atribuírsele al imputado o imputada.

2. El hecho imputado no es típico o concurre una causa de justificación, inculpabilidad o de no


punibilidad.

3. La acción penal se ha extinguido o resulta acreditada la cosa juzgada.

4. A pesar de la falta de certeza, no exista razonablemente la posibilidad de incorporar nuevos


datos a la investigación, y no haya bases para solicitar fundadamente el enjuiciamiento del
imputado o imputada.

5. Así lo establezca expresamente este Código.

COMENTARIOS:

Tal sería el caso de que la acción penal estuviere evidentemente prescrita, que se haya tramitado
como de acción publica una investigación que requiere de la querella acusatoria de la víctima, o
cuando se haya concedido el indulto al imputado o por ley se ha haya acordado la amnistía de los
hechos investigados, en fin procede el sobreseimiento en todos aquellos casos en que caben
oponer las excepciones previstas en el artículo 28 del COPP.

Con relación a la primera causal que consiste en que el hecho objeto del proceso no se realizó o no
puede atribuírsele al imputado; les puedo comentar que la fase preparatoria de la investigación
está orientada fundamentalmente, como lo dice el artículo 282 del COPP, a hacer constar su
comisión, con todas las circunstancias que puedan influir en su calificación y la responsabilidad de
los autores y demás partícipes, y el aseguramiento de los objetos activos y pasivos relacionados
con la perpetración.

Ahora bien el COPP no llega a definir lo que es el cuerpo del delito que es la cosa sobre la cual
recae la acción física del sujeto activo por ejemplo el cadáver en los casos de homicidio.

El COPP se limita simplemente a señalar en los artículos 282, lo que constituye el objeto de la
investigación criminal, y señala que ésta consiste en practicar las diligencias encaminadas a hacer
constar la comisión del hecho punible, con todas las circunstancias que puedan influir en su
calificación o responsabilidad de los autores y el aseguramiento de los objetos activos y pasivos
relacionados con la perpetración; de lo que se sigue que el cuerpo del delito es el delito mismo y
los objetos activos y pasivos empleados en su perpetración.

Es decir que el cuerpo del delito es configurado por el delito cometido, es decir, el delito mismo
tipificado en nuestra ley sustantiva penal por ejemplo: el homicidio es la tipología delictual, el
cadáver es el cuerpo del delito; y los objetos activos y pasivos empleados en su perpetración...

Es de mi opinión no haber confusión con respecto a lo que es cuerpo del delito, ya que para
dilucidar el mismo, el COPP no lo define, pero expresa que para hacer constar la comisión de un
hecho punible deben estar todas las circunstancias que puedan influir en su calificación y la
responsabilidad de los autores y demás partícipes, y el aseguramiento de los objetos activos y
pasivos relacionados con la perpetración.

Efectos

Artículo 301. El sobreseimiento pone término al procedimiento tiene la autoridad de cosa juzgada.
Impide, por el mismo hecho, toda nueva persecución contra el imputado o imputada o acusado o
acusada a favor de quien se hubiere declarado, salvo lo dispuesto en el artículo 20 de este Código,
haciendo cesar todas las medidas de coerción que hubieren sido dictadas.

Solicitud de Sobreseimiento

Artículo 302. El o la Fiscal solicitará el sobreseimiento al Juez o Jueza de Control cuando,


terminado el procedimiento preparatorio, estime que proceden una o varias de las causales que lo
hagan procedente. En tal caso, se seguirá el trámite previsto en el artículo 305 de este Código.

Declaratoria por el Juez de Control

Artículo 303. El Juez o Jueza de Control, al término de la audiencia preliminar, podrá declarar el
sobreseimiento si considera que proceden una o varias de las causales que lo hagan procedente,
salvo que estime que éstas, por su naturaleza, sólo pueden ser dilucidadas en el debate oral y
público.

Sobreseimiento Durante la Etapa de Juicio

Artículo 304. Si durante la etapa de juicio se produce una causa extintiva de la acción penal o
resulta acreditada la cosa juzgada, y no es necesaria la celebración del debate para comprobarla,
el tribunal de juicio podrá dictar el sobreseimiento.

Contra esta resolución podrán apelar las partes.


Trámite

Artículo 305. Presentada la solicitud de sobreseimiento, el Juez o Jueza la decidirá dentro de un


lapso de cuarenta y cinco días. La decisión dictada por el tribunal deberá ser notificada a las partes
y a la víctima aunque no se haya querellado.

Si el Juez o Jueza no acepta la solicitud de sobreseimiento, enviará las actuaciones a él o la Fiscal


Superior del Ministerio Público para que mediante pronunciamiento motivado ratifique rectifique
la petición fiscal. Si él o la Fiscal Superior del Ministerio Público ratifica el pedido de
sobreseimiento, el Juez o Jueza lo dictará pudiendo dejar a salvo su opinión en contrario. Si él o la
Fiscal Superior del Ministerio Público no estar de acuerdo con la solicitud ordenará a otro u otra
Fiscal continuar con la investigación o dictar algún acto conclusivo.

Requisitos

Artículo 306. El auto por el cual se declare el sobreseimiento de la causa deberá expresar:

1. El nombre y apellido del imputado o imputada;

2. La descripción del hecho objeto de la investigación;

3. Las razones de hecho y de derecho en que se funde la decisión, con indicación de las
disposiciones legales aplicadas;

4. El dispositivo de la decisión.

Recurso

Artículo 307. El Ministerio Público o la víctima, aun cuando no se haya querellado, podrán
interponer recurso de apelación y de casación, contra el auto que declare el sobreseimiento.

Acusación

Artículo 308. Cuando el Ministerio Público estime que la investigación proporciona fundamento
serio para el enjuiciamiento público del imputado o imputada, presentará la acusación ante el
tribunal de control.

La acusación debe contener:

1. Los datos que permitan identificar plenamente y ubicar al imputado o imputada y el nombre y
domicilio o residencia de su defensor o defensora; así como los que permitan la identificación de
la víctima.

2. Una relación clara, precisa y circunstanciada del hecho punible que se atribuye al imputado o
imputada.
3. Los fundamentos de la imputación, con expresión de los elementos de convicción que la
motivan.

4. La expresión de los preceptos jurídicos aplicables.

5. EI ofrecimiento de los medios de prueba que se presentarán en el juicio, con indicación de su


pertinencia o necesidad.

6. La solicitud de enjuiciamiento del imputado o imputada.

Se consignarán por separado, los datos de la dirección que permitan ubicar a la víctima y testigos,
lo cual tendrá carácter reservado para el imputado o imputada y su defensa.

COMENTARIOS:

Visto que la mayoría de los delitos en Venezuela son de acción pública, en nuestro COPP el
ejercicio del ius puniendi corresponde al fiscal del ministerio público. Por ello, dice el artículo 308
del COPP que cuando el Ministerio Público, ya sea en la persona de la fiscalía titular o auxiliar
(quien tiene la competencia para presentarla individualmente) estime que la investigación
proporciona fundamento serio para el enjuiciamiento público del imputado, presentará la
Acusación ante el Tribunal en Funciones de Control respectivo.

El Fiscal del Ministerio Público debe citar al imputado e indicarle que debe comparecer
acompañado de por lo menos, un defensor, para realizar el acto formal de imputación, para que el
abogado se juramente, porque si no estaría viciada de nulidad absoluta la acusación presentada.
Es importante ver sobre este punto de juramentación y defensa, la Sentencia No. 1.236 del 21-06-
06, ex. 06-0495 de la Sala Constitucional (SC).

Interponer una Acusación Fiscal significa, entre otras cosas, cerrar y completar una investigación
penal, y así la víctima adquiere igualmente su condición formal de parte (ver la Sentencia No. 280
del 23-02-07, exp. 05-1389 de la SC).

Contenido de la Acusación Fiscal:

1. Los datos que sirvan para identificar al imputado y el nombre y domicilio o residencia de su
defensor;

2. Una relación clara, precisa y circunstanciada del hecho punible que atribuye al imputado;

3. Los fundamentos de la imputación, con expresión de los elementos de convicción que la


motivan;

4. La expresión de los preceptos jurídicos aplicables;

5. El ofrecimiento de los medios de prueba que se presentarán en el juicio, con indicación de su


pertinencia o necesidad;
6. La solicitud de enjuiciamiento del imputado.

Se consignarán por separado los datos de la dirección que permitan ubicar a la víctima y testigos,
lo cual tendrá carácter reservado para el imputado o imputada y su defensa (esto último, es parte
de la reciente reforma del COPP del 04-09-09 publicada en la G.O. Extraordinario No. 5.930).

A continuación, unos cortos comentarios sobre lo que debería contener la Acusación Fiscal:

1. Los datos que sirvan para identificar al imputado y el nombre y domicilio o residencia de su
defensor;

Si bien corresponde a las autoridades de policía de investigaciones penales, bajo la dirección del
Fiscal del Ministerio Público, la práctica de las diligencias conducentes a la determinación de los
hechos punibles y a los datos de identificación de sus autores, cómplices y partícipes ¿cuáles
serían esos datos?, pues serían el o los nombres, apellidos, edad, estado civil, profesión o
actividad, domicilio o residencia del imputado como persona natural. También, pudieran ser muy
útiles aspectos básicos de su contextura, que son las características físicas y en casos de bandas
organizadas, los sobrenombres o alias, si los hubiere.

Considero importante colocar en la acusación fiscal para la máxima determinación de personas


naturales, el número de cédula de identidad o del pasaporte o, en caso de ilícitos tributarios, el
número del Registro de Información Fiscal (RIF), visto que este (RIF) se asigna al sujeto pasivo de
obligaciones y deberes tributarios, es único, exclusivo y excluyente, de carácter permanente,
personal, aunque de uso obligatorio en cualquier documento, solicitud, trámite, petición o
actuación que se presente o realice ante el Servicio Nacional Integrado de Administración
Aduanera y Tributaria (SENIAT), así como en las declaraciones, facturas u otros documentos
equivalentes que presente o emita el sujeto pasivo o administrado.

2. Una relación clara, precisa y circunstanciada del hecho punible que se atribuye al imputado;

Lo primero es señalar la explicación clara, concreta y circunstanciada del hecho punible que
atribuye al imputado, determinando en primer lugar, si son delitos o faltas.

Los elementos a considerar en toda acusación fiscal, son la autosuficiencia, síntesis y la


exhaustividad los cuales deben ser analizados a plenitud.

La acusación debe ser en sí una síntesis, debe contar en forma resumida la historia de los hechos,
las razones esgrimidas y las conclusiones. Si es escueta, debe señalarse esta deficiencia, ya sea por
la introducción de excepciones o en el acto del juicio oral y público, en que parte de la misma
adolece de este vicio. Especialmente hay que revisar su parte narrativa, pues una cosa es que se
transcriba algunos actos del proceso, y no hacer énfasis en los motivos de los hechos y del derecho
para poder elaborar un buen petitorio. Concibe lucir relevante varios aspectos de lo ocurrido, con
detalles necesarios, pues todo lo interesante y primordial que exculpa o inculpa a los imputados
siempre debe constar en autos. La acusación no debe lucir recargada, excesiva y mucho menos
contener aspectos inútiles o datos triviales.

Es trascendental indicarle que la acusación fiscal debe bastarse a sí sola, y cumplir


impretermitiblemente todos los requisitos del artículo 326 del COPP. Igualmente, deben darse las
razones, explicar o abundar en los motivos, no es simplemente una mera enunciación, el fiscal
debe dar cuenta de los soportes de la misma (para mayores detalles ver la Sentencia No. 96 de la
SCP del 21-03-06, exp. C05-0503).

Hay que analizar si los hechos expuestos a través de la Acusación, como un escrito objeto de
estudio son, a la luz de los recaudos aportados, verosímiles. En este sentido, no está de más
recordar, tal y como se ha señalado en la jurisprudencia sentada por el Juzgado de Sustanciación
de nuestro máximo Tribunal, referida ut supra, que por verosímil “se comprende lo derivado de
dos aspectos conexos: Aquello “que tiene apariencia de verdadero” o lo que es “creíble por no
ofrecer carácter alguno de falsedad”, según reza el Diccionario de la Real Academia Española.”
(Ver la Sentencia del 24 de septiembre de 2002, caso Tulio Alberto Álvarez Vs. Hugo Rafael Chávez
Frías).

En la acusación se debe aplicar la Ley a los hechos planteados y analizados completamente para
poder administrar y pronunciar la justicia. Si no sucede así, carecería de equidad al ser hecha con
mala fe, siendo poco expresa y precisa. Es posible que pueda ser realizada con mala fe, es decir,
que a propósito el fiscal deje afuera pruebas por evacuar o no las mencione, haciendo silencio,
porque el Ministerio Público en el curso de la investigación debe hacer constar no sólo los hechos
y circunstancias útiles para fundar la inculpación del imputado, sino también aquellos que sirvan
para exculparle, esto porque el propio COPP así lo establece y la propia ley orgánica del ministerio
público también así lo dispone. En este último caso, está obligado a facilitar al imputado todos los
datos que lo favorezcan.

¿Acusaciones Parcializadas?

El Ministerio Público o la parte acusadora pueden desnaturalizar el hecho ilícito, analizando


parcialmente la conducta asumida por el imputado como supuesto autor material de los hechos
punibles. Por ello, debe haber absoluta verdad en la acusación fiscal.

La acusación debe ser clara e inequívoca. No puede requerir de una nueva interpretación. Debe
ser expresa. No debe contener implícitos y sobre entendidos referentes a la pruebas. Cuando se
argumenta el porqué de la acusación es cierta, efectiva y verdadera, no puede dejar cuestiones
pendientes. Debe ser precisa, porque si uno lee todo el expediente penal, sin lugar a dudas, no
debería tener incertidumbres cuando lo que se quiere poner tras las rejas a alguien.

Una acusación fiscal no puede coexistir mientras existan diligencias especiales por practicar. De allí
se puede argumentar y contra atacar por la insuficiencia de la misma, su carácter dudoso y su
ambigüedad. Debe tener fuerza por sí sola, porque si no carecería de la característica básica como
lo es ser el documento integral del proceso penal. No estoy de acuerdo con decisiones de
tribunales en funciones de control que permiten que no se lleven a cabo todas las diligencias de
investigación, ya sea por tardanza y no sean recabadas o evacuadas, y encima no se motive esto y
para remate, se acuse. Dichas situaciones son en definitiva, a mi criterio, violaciones al debido
proceso.

3. Los fundamentos de la imputación, con expresión de los elementos de convicción que la


motivan;

La Acusación Fiscal debe explicar cuál es la naturaleza del hecho punible y sus consecuencias, las
penas. La descripción del ilícito penal y la transgresión del status ético jurídico (lo normativo) y la
determinación sobre la responsabilidad del sujeto que realiza la acción y produce el resultado o
efecto violatorio de la advertencia legal, como diría el Maestro Tulio Chiossone en su obra
"Manual de Derecho Penal", página 71, 1992. Esa explicación de la advertencia punitiva y su
transgresión por el sujeto a quien se imputa determinado delito, es imprescindible en el texto de
la Acusación Fiscal.

No sólo deben citarse los datos más relevantes de las declaraciones de los testigos, como serías las
frases más relevantes de su deposición, si no todos los elementos de convicción serios y
suficientes para enjuiciar al imputado con los delitos bien determinados.

Si son delitos, debe ser desarrollada en capítulos respectivos, el tema de los elementos
componentes de cada delito individualmente considerado, tales como por ejemplo, la acción,
tipicidad, antijuricidad, imputabilidad y culpabilidad, entre otros, y de lo cual les hablaré más
adelante.

Sí hay concurrencia ideal o material, también debe explicarse. Si hay atenuantes o agravantes,
pues discriminarlas y considerar el peso o contrapeso que cada una tienen en la responsabilidad
penal del imputado. Si hay concurso de personas en el delito, hablar de los autores y coautores. Si
hay complicidad o no, si es cooperador inmediato, necesario o Correspectiva, y de lo cual les
comentaré más abajo.

Por otra parte, no pudiendo salir del tema del contenido de la acusación fiscal, en otro capítulo
hablaré sobre la fundamentación de la Sentencia del 18-06-09, de la SC del TSJ, exp. 03-0296, caso
GLOBOVISIÓN - RCTV, de la cual he extraído un párrafo que me llamó poderosamente la atención:

"...la teoría de la adecuación típica se resuelve a través de la teoría de la imputación y no a través


de la teoría de la relación causal; ubicándola en el plano valorativo y atendiendo a un concepto
moderno y social de la acción, llamado también teoría objetivo-final de la acción. Según esta
concepción los hechos o acciones deben concebirse como fenómenos naturales de la vida social y
la responsabilidad penal debe ser entendida -en su función social- como atribución de pena de
acuerdo a los parámetros constitucionales de protección preventiva de bienes jurídicos. Ello
significa que la discusión dogmática cede ante los problemas sociales, siendo el resultado de un
cambio de paradigma cuya legitimidad viene dada por la capacidad de resolver los problemas que
se plantean espacio-tiempo.

Tal postura, de cara a una concepción laxa de la responsabilidad penal, permite reorientar el
concepto de imputación en la teoría del delito fracturando las estructuras ontológicas del Derecho
Penal para concluir que las personas jurídicas ostentan la capacidad de culpabilidad penal -
imputabilidad-, puesto que la culpabilidad ya no se concibe como un juicio de reproche
eminentemente personal sino como un juicio que -en tanto función social- protege
preventivamente los bienes jurídicos, siendo que la tutela penal abarca a todas las personas, ya
sean estas naturales o jurídicas; aceptar lo contrario y aferrarse al principio tradicional societas
delinquiere non potest implicaría -frente a novedosas formas de criminalidad- dotar de impunidad
a los entes colectivos y convertirlos así en gérmenes para la sociedad.

A esa nueva dimensión de la responsabilidad penal apunta el Derecho Comunitario de la Unión


Europea, que estipula la responsabilidad de las personas jurídicas, entendidas como una unidad
económica. Así merece destacar las siguientes sentencias del Tribunal de la Comunidad Europea,
recaídas en los casos: Christiani & Nielsen del 18 de junio de 1969, Farbstoffe del 24 de julio de
1969; Johnson & Johnson del 25 de noviembre de 1980; Moet & Chandon del 27 de noviembre de
1987; AEG del 6 de enero de 1982 y Zinc Producer Group del 6 de agosto de 1984."

De las precedentes valoraciones, ahora quiero destacarles en una acusación fiscal, cuál pudiera ser
la responsabilidad de las personas jurídicas por Delitos Informáticos en Venezuela. Si bien la
norma especial venezolana, contenida en el artículo 5 de la Ley Especial contra los Delitos
Informáticos (30-11-01), es muy particular, porque señala que en la comisión de delitos
informáticos cometidos por los gerentes, administradores, directores o dependientes de una
persona jurídica, actuando en su nombre o representación, éstos responderán de acuerdo con su
participación culpable. Siendo hoy día, el mundo de los negocios manejado por las sociedades
mercantiles anónimas, las personas jurídicas más comunes en el ordenamiento jurídico nacional,
hay que tener en cuenta el límite clásico entre la autoría y participación en la delincuencia
empresarial y entender si se le imputa a la persona natural o a la persona jurídica determinados
delitos. Como señalaba muy bien, el Dr. José Ignacio Gallego Soler en su Ponencia sobre los
“Criterios de Distribución de Responsabilidad Individual dentro de Estructuras Organizativas
Empresariales” en las I Jornadas Internacionales sobre Delincuencia Económica y Criminalidad
Empresarial celebradas en la Facultad de Derecho del Centro de Investigaciones Jurídicas, en el
Núcleo de Estudios sobre Delincuencia Económica de la Universidad Católica Andrés Bello,
celebradas el 28 y 29/01/2004, lo relevante es saber cuál es el organigrama empresarial y de
gestión de una empresa. Teniendo en consideración si el delito se había cometido en el seno de
una empresa observando a posibles o responsables, como lo son: propietarios (accionistas),
administradores, directivos o trabajadores. Por ello, es bueno revisar puntualmente la normativa
de nuestro Código de Comercio Venezolano relacionada. Dice nuestro Código que las compañías
de comercio son de las especies siguientes:
1º La compañía en nombre colectivo, en la cual las obligaciones sociales están garantizadas por la
responsabilidad limitada y solidaria de todos los socios.

2º La compañía en comandita, en la cual las obligaciones sociales están garantizadas por la


responsabilidad limitada y solidaria de uno o más socios, llamados socios solidarios o
comanditantes y por la responsabilidad limitada a una suma determinada de uno o más socios,
llamados comanditarios. El capital de los comanditarios puede estar dividido en acciones.

3º La compañía anónima (la más común), en la cual las obligaciones sociales están garantizadas
por un capital determinado y en la que los socios no están obligados sino por el monto de su
acción.

4º La compañía de responsabilidad limitada, en la cual las obligaciones sociales están garantizadas


por un capital determinado, dividido en cuotas de participación, las cuales no podrán estar
representadas en ningún caso por acciones o títulos negociables.

Las compañías constituyen personas jurídicas distintas de las de los socios.

Un artículo del Código de Comercio a considerar es el 219, en el cual se establece que los socios
fundadores, los administradores o cualesquiera otras personas que hayan obrado en nombre de
ellas, quedarán personal y solidariamente responsables por sus operaciones.

Siguiendo en este orden, el artículo 243 eiusdem, establece que los administradores no responden
sino de la ejecución del mandato y de las obligaciones que la Ley les impone; y no contraen por
razón de su administración ninguna obligación personal por los negocios de la compañía. No
pueden hacer otras operaciones que las expresamente establecidas en el estatuto social; en caso
de transgresión, son responsables personalmente, así para los terceros como para la sociedad.
Sobre esta norma, el Dr. Alfredo Morles Hernández, en su obra "Curso de Derecho Mercantil",
Tomo II, Universidad Católica Andrés Bello, Caracas, 1986, p. 784 – 785, ha dicho lo siguiente:

"Nuestra doctrina y nuestra jurisprudencia nunca quisieron reconocer, afortunadamente, la figura


del administrador concebida por el Código de Comercio en base a la severa norma restrictiva del
artículo 243, construida sobre la base de una clara ecuación:

a. el administrador no puede hacer otras operaciones que las expresamente establecidas en el


estatuto social;

b. el administrador no responde sino de la ejecución del mandato

Sujetarse a esa concepción habría significado obligar a las partes a emplear en los estatutos
enumeraciones casuísticas extensas de facultades; y posiblemente, a la declaratoria de nulidad de
la actuación de los administradores, en muchos casos. Partiendo, pues, del abandono de la
simetría del artículo 243 del Código de Comercio y aceptando la invitación virtual que hace
Goldschmidt para la aplicación analógica del artículo 325, que regula el punto en materia de
sociedades de responsabilidad limitada, las facultades de los administradores quedarían definidas
así: los administradores se consideran autorizados para ejecutar los actos de administración que
abarquen el objeto de la compañía. Esta disposición es similar (no igual) a la del artículo 2.298 del
Código Civil italiano (por remisión del artículo 2.384): el administrador que tiene la representación
de la sociedad puede llevar a cabo todos los actos que entran en el objeto social, salvo las
limitaciones que resultan del acto constitutivo o del poder.

Como cuestión previa debe rechazarse cualquier intento de analizar la expresión actos de
administración del artículo 325 del Código de Comercio, sobre la base de la diferenciación
tradicional entre actos de administración y actos de disposición o de actos de ordinaria
administración y actos de"extraordinaria" administración. Una distinción de esta naturaleza no
tiene ninguna razón de ser en el campo de la actividad empresarial, que está dirigida, a través de
la utilización del empleo productivo de los bienes y de la venta de los productos, a la producción
de un rendimiento y no a la conservación del patrimonio (Ferri)”.

Para mayor abundamiento sobre este artículo 243 mercantil, ver las Sentencias del 02/02/1982 de
la antigua Corte Suprema de Justicia en la Sala Político Administrativa Accidental y la del
02/05/1960, DFMIM3, Volumen VIII, páginas 430 y 431.

Igualmente, tenemos el numeral tercero del artículo 266 del Código de Comercio dispone que los
administradores son solidariamente responsables para con los accionistas y para con los terceros,
de la ejecución de las decisiones de la Asamblea General. Pero, el artículo 268 eiusdem, da un
beneficio de excusa en la responsabilidad de los administradores por actos u omisiones, no se
extiende a aquellos que estando exentos de culpa, hayan hecho constar en el acta respectiva su no
conformidad, dando noticia inmediata a los comisarios.

Nuestro Código Penal nos dice que deben ser castigados como reos de estafa consumada,
frustrada o tentada, según los casos, todos los que simulando o afirmando falsamente la existencia
de suscripciones, o de habérselas enterado, o anunciado al público maliciosamente, como
pertenecientes a la sociedad personas extrañas a ella o anunciando que la compañía ha obtenido
utilidades o beneficios imaginarios, o por medio de otras mentiras, obtuvieren o intentaren
obtener suscripciones, a acciones u obligaciones, o darles valor a éstas en la Bolsa.

Si un individuo difunde informaciones falsas en Internet sobre la valoración negativa o positiva de


las acciones alguna sociedad anónima esté o no en la Bolsa de Valores y esto ha provocado que
sufra importantes variaciones en su cotización, con el fin de alterar los precios, es constitutiva de
delito, ya sea utilizando información privilegiada, intentaren alterar los precios que habrían de
resultar de la libre concurrencia de productos, mercancías, títulos valores, servicios o cualesquiera
otras cosas muebles o inmuebles que sean objeto de contratación, sin perjuicio de la pena que
pudiera corresponderles por otros delitos cometidos.

Para finalizar este comentario, tenemos la responsabilidad solidaria de los administradores y de


quién puede ejercer la acción de responsabilidad. Dice la norma contenida en el artículo 324 que
los administradores son responsables, solidariamente, tanto para con la compañía como para con
los terceros, por infracción de las disposiciones de la Ley y del contrato social, así como por
cualquier otra falta cometida en su gestión. Sin embargo, la responsabilidad de los
administradores por actos u omisiones no se extiende a aquellos que estando exentos de culpa,
hayan hecho constar en el acta respectiva su inconformidad, dando noticia inmediata a los
Comisarios, si los hubiere. La acción de responsabilidad en interés de la compañía puede ser
ejercida por éstos o por los socios, individualmente, siempre que éstos representen, por lo menos,
la décima parte del capital social. A los socios que ejerzan la acción, individualmente no podrán
oponerse renuncias o transacciones entre la compañía y los administradores responsables."

De la Responsabilidad Penal y Mercantil del Administrador de una Sociedad Anónima

Siempre debe haber una sana y previa discusión social para el manejo de la administración de una
sociedad anónima. Los administradores de las sociedades anónimas tienen un mecanismo de
funcionamiento, el cual es controlado por la propia ley mercantil y se desarrolla de acuerdo con las
exigencias de ésta y con los estatutos que son las leyes sociales. Ese deber de diligencia tiene que
ir más allá de la simple observancia de nuestro Código de Comercio y hasta de los propios
Estatutos.

Para analizar la responsabilidad de un administrador de compañías anónimas en casos de delitos


informáticos, es indispensable hacer previamente un análisis de todos los hechos ocurridos desde
su nombramiento, observando los actos realizados por él, si causaron y están causando daños a
terceros y a los accionistas. Si existe una relación de causalidad, perfectamente demostrable, y si
está presente un supuesto de culpa grave, por omisión.

En casos de engaños o estafas por delitos informáticos, admite la doctrina que este tipo de delitos
abarca sólo una de las formas de culpabilidad: el dolo específico. Un comportamiento contrario al
deber ser. Del análisis que este delito se ha hecho, es fácil apreciar que el dolo específico consiste
en la intención de apropiarse de la cosa ajena recibida por título no traslativo de propiedad y hacer
de ella un uso determinado. Se tiene que elaborar con muchísima astucia toda una logística
tecnológica con ayuda de la informática, sobre un plan delictuoso antes de materializarlo, con
frialdad de ánimo, y con deliberada intención y madura voluntad de dañar. Según lo expuesto, los
elementos del dolo específico de este especialísimo delito, son los siguientes:

• Conocimiento del presupuesto material: artificios técnicos, ofertas engañosas. Por


ejemplo, un e-mail con falsas promesas, que inducen en error al ínter nautas engañados prestan
su inocente consentimiento a través de una pantalla de computador y buena fe para el provecho
injusto.

• Conciencia y voluntad de cumplir una acción ilícita: Algo muy bien preparado y ejecutado
diríamos casi a la perfección, con una conciencia deliberada que infelizmente concluye en engaño.
Es decir, con los actos delincuenciales bien descritos, se cumple el animus rem sibi habendi. Se
realiza un acto constitutivo de estafa, con absoluta previsión de sus efectos.
Esta responsabilidad puede ser imputada por una consecuencia lógica y jurídica, al campo derecho
penal, pero, después que la contabilidad de las empresas haya sido estudiada con un informe de
experticia contable que determine daños patrimoniales, y solamente por hechos que claramente
aparezcan descritos en las figuras los delitos previstos en esta Ley Especial contra los Delitos
Informáticos y que se encajen o subsumen en ellas.

Continúa diciendo el artículo 5 que la persona jurídica será sancionada en los términos previstos
en esta mencionada Ley, en los casos en que el hecho punible haya sido cometido por decisión de
sus órganos, en el ámbito de su actividad, con sus recursos sociales o en su interés exclusivo o
preferente.

El Código de Comercio y por lo general, los Estatutos exigen siempre que en cada ejercicio de un
período determinado, los administradores presenten a los comisarios, con un mes de antelación
por lo menos al día fijado para la Asamblea General que ha de considerarlos, el Balance y las
cuentas de la sociedad; y que los comisarios deben presentar un Informe que explique los
resultados del examen del Balance y de la administración, las observaciones que éstos supieran y
las proposiciones que estimen convenientes, referente a su aprobación y demás asuntos anexos; y
que en el caso de que el balance y las cuentas sean improbados por la asamblea, la acción en
contra los administradores por hechos de que sean responsables podrá ser ejercida por aquélla, a
través de los comisarios o personas que se nombren especialmente al efecto.

Cabe observar que, fuera de esta acción social, se le confiere otra acción al socio accionista, que
tiene el derecho de anunciar a los comisarios los hechos de los administradores que crea
censurables, según el artículo 310 del Código de Comercio, y los comisarios deben hacer constar
que han recibido la denuncia en su informe a la Asamblea, y si esta denuncia es hecha por un
número de socios que represente por lo menos la décima parte del capital social, deben los
comisarios informar igualmente sobre los hechos denunciados. Si los comisarios reputan fundado
y urgente el reclamo de los accionistas que representan el décimo del capital social, deben
convocar inmediatamente a una asamblea que decidirá sobre el reclamo. Así se pauta en los
artículos 268, 309 y 310 del Código de Comercio. Esta situación debe ser analizada por el Fiscal,
como atenuante o agravante, según sea el caso.

En cuanto a la Responsabilidad de los Administradores, la doctrina la clasifica:

A) Como gestores de la sociedad, responden por la verdad de las entregas hechas en caja por los
accionistas; por la existencia real de los dividendos pagados por la ejecución de las decisiones de la
Asamblea General de Accionistas; por la verdad de los hechos declarados por ellas y de los
documentos acompañados al Registro Mercantil; y en general, por el exacto cumplimiento de los
deberes que les imponen la ley y los estatutos sociales. Responsabilidades que derivan de los
artículos 243, 266, 268 y 270 eiusdem.

B) Y por las faltas cometidas en la gestión, así como en los actos que con ella se relacionen, los
administradores pueden incurrir. Según explica el conocido Doctor José Loreto Arismendi, en dos
tipos de infracciones, según algunos de sus actos constituyan delitos de derecho civil, o mejor
dicho, hechos ilícitos; o que constituyan faltas contractuales que no se les pueden reprochar sino
en virtud del mandato que han recibido.

Del Hecho Ilícito

Siguiendo al Doctor Arismendi, la responsabilidad derivada de esos dos tipos de faltas proviene de
dolo civil o de culpa civil y está concretada en el artículo 1.185 del Código Civil, según el cual, "el
que con intención, o por negligencia, o por imprudencia, ha causado un daño a otro, está obligado
a repararlo"; y debe igualmente reparación "quien haya causado un daño a otro, excediendo, en el
ejercicio de su derecho, los límites fijados por la buena fe o por el objeto en vista del cual le ha
sido conferido ese derecho". Para el citado autor, esta última disposición consagra en la legislación
patria la teoría del "abuso del derecho" que antes se llevaba al campo penal, y que se ha dejado en
el ámbito civil.

Según estos principios, dice el autor Arismendi, los administradores cometen un hecho ilícito, cada
vez que excediendo sus derechos causan un perjuicio, ora a los accionistas, ora los terceros. Ellos
extralimitan sus derechos, sea faltando a las obligaciones que la ley les impone, sea no
conformándose a los dispuesto en los estatutos, o dando al público falsos informes.
"Genéricamente -continúa el autor-, con intención o por culpa, con actos positivos u omisivos,
puede cometerse un delito civil; no hacer con exactitud un inventario en la época fijada, no
atender como es debido a la contabilidad, incurrir en errores contables, descuidar la marcha
social, etc., y todos estos casos no constituyen delitos en el orden penal, sino hechos ilícitos en el
orden civil y mercantil". Asienta luego el Doctor Arismendi:

“Esto importa destacar porque, en la generalidad de los casos, una administración descuidada se
tacha de fraudulenta, cuando lo cierto es que sólo imprudencia, negligencia o aún abuso del
derecho existen, y tales actos, así cometidos, intencionalmente o con culpa, solamente tiene una
matriz de antijuridicidad civil o penal. Por estas razones, importa, asimismo, el examen de las
cuentas conforme a la peculiaridad del mecanismo de cada sociedad anónima.”

La Coautoría Mediata

El Dr. Gallego continúa su Ponencia sobre la coautoría mediata, y determina los límites de criterios
tradicionales de imputación individual frente a los aparatos de poder organizado. Es significativo
saber, quién tuvo la capacidad de decisión a la hora de comisión del delito. Este jurista español,
nos dice que hay que tener en cuenta según la Sentencia del 29/07/2002 del Tribunal Supremo
(España) Caso Banesto, “a las personas que están en el vértice”, en la cúspide empresarial, si
tienen responsabilidad penal o no.

La imputación individual frente a la responsabilidad de los órganos y representantes (delitos


especiales) y frente a la responsabilidad del titular empresarial por acción u omisión (delitos
comunes). No es correcto afirmar que por el mero hecho de ser administrador de una sociedad, ya
eres responsable del delito. Aunque no es estricto el conjugar criterios tradicionales en los delitos
de infracción de un deber o en los delitos de dominio. Perfectamente puede haber coexistencia de
ambos modelos.

¿Por qué debemos subrayar la opción político criminal en estos casos? La respuesta es compleja.
Hay que preguntarnos, ¿si instaurado un proceso penal hay chivos expiatorios o el empleado a
cargo cumplía realmente órdenes? Hay que ver si hubo la fragmentariedad en los centros de
decisión y la parcialización en la formación de la voluntad social, por cuanto el artículo 268 del
Código de Comercio hace la salvedad de los administradores del voto en contra y el aviso
inmediato por determinado hecho irregular a los comisarios. Son dos requisitos concurrentes.

Hay que explicar en la Acusación Fiscal, el cómo opera la cadena de mando viendo la necesidad de
valorar los comportamientos humanos frente a determinadas situaciones.

El conocido jurista Roxin dice que es autor quien controla todo lo que hay debajo de él. El que está
en la cúspide tiene su cuota. Es clave revisar el mando autónomo e intermedio. Hay que cumplir
tres requisitos, que se actúe al margen del derecho, que haya un mando autónomo y la
fungibilidad del ejecutor versus las reglas de conducta. Esto al parecer es un escollo español.

El ejecutor del delito informático es a veces especialista. A veces está en una posición de
subalterno y contrapone hábilmente férreas reglas de conducta versus las amenazas del despido.
Por ello, el artículo 102 de la Ley Orgánica del Trabajo dispone, entre otras, que serán causas
justificadas de despido los siguientes hechos del trabajador: la falta de probidad o conducta
inmoral en el trabajo; el hecho intencional o negligencia grave que afecte a la seguridad o higiene
del trabajo; las omisiones o imprudencias que afecten gravemente a la seguridad o higiene del
trabajo; el perjuicio material causado intencionalmente o con negligencia grave en las máquinas,
herramientas y útiles de trabajo, mobiliario de la empresa, materias primas o productos
elaborados o en elaboración, plantaciones y otras pertenencias; además de la revelación de
secretos de manufactura, fabricación o procedimiento. El siguiente artículo de la ley laboral,
establece entre otras causas justificadas de retiro, los siguientes hechos del patrono, sus
representantes o familiares que vivan con él: las omisiones o imprudencias que afecten
gravemente a la seguridad o higiene del trabajo; y cualquier acto constitutivo de un despido
indirecto por hechos semejantes que alteren las condiciones existentes de trabajo.
La Coautoría

Implica la conjunción de quien pone la orden y quien la ejecuta, ¿hay que tener presente el
carácter temporal, sobre todo en las empresas o sociedades grandes, ya que una decisión, puede
ordenarse en una fecha y ejecutarse en otra. Además, es imprescindible ver si existe coautoría
sólo por el hecho de pertenecer a la sociedad u organización y bajo qué cargo.

El inicio de la ejecución de la criminalidad de la empresa, la acción ejecutiva, viendo quien pone en


marcha la decisión de una persona física de atrás, que es realmente quien la controla. Teniendo en
cuenta los principios regulativos empresariales y la responsabilidad penal. Hay que analizar en
primer lugar, la división técnica del trabajo. Es la llamada responsabilidad horizontal por la
competencia, y en segundo lugar, la jerarquía. Es la llamada responsabilidad vertical por la
organización y delegación por áreas de actividad o de materia. Siempre observando los mandos
intermedios.

La Autoría

La situación formal del empresario como tal, no justifica la responsabilidad penal por el hecho (no
por el cargo), pero según palabras del jurista español Gallego, tiene “validez indiciaria”. Es de
cuidado las delegaciones de competencias en ciertos cargos de una organización por el llamado
control de riesgos, ya que si se contrata a una persona que no esté capacitada para ese puesto y
causa un hecho punible, se genera responsabilidad penal.

La delegación no exonera en todo caso de la responsabilidad penal, ya que existe la necesidad de


verificación, porque el delegante vigila al delegado, y no lo obstaculiza, esto es por la supervisión y
control como responsabilidad residual o compartida por la selección de una persona natural no
calificada (responsabilidad concurrente por el dolo eventual). Aquí también, entraríamos en el
tema de la culpa consciente, por cuanto se sabía que podía ocurrir algo, pero no se hizo la
advertencia a tiempo a los supervisores o a las autoridades competentes.

Hay que tener en cuenta la Actio Libera in causa. Sería cuando el delegado denuncia la
irregularidad encontrada, si no lo hace puede ser responsable penalmente por la imprudencia.
Sobre quién tiene el dominio del hecho y la infracción del deber es categórico el organigrama de
gestión empresarial o societario, ya que la responsabilidad originaria y jurídica de los actos, como
deber de control de los riesgos generados en el ámbito auto organizado tienen consecuencias para
los consumidores, con sumo cuidado en los casos de los productos finales y el riesgo de
producción admitido, casos de fábricas de armas, de productos inflamables, etc. Lo que hay
siempre que determinar es que, como todos los abogados penalistas sabemos, la responsabilidad
penal es independiente de toda responsabilidad civil, y una vez que el proceso penal termine, con
una sentencia definitivamente firme, constituye pues, "el fundamento de la autoridad de la cosa
juzgada criminal sobre lo civil", extracto del jurista Melich Orsini, de su obra "La Responsabilidad
Civil por Hechos Ilícitos", pág. 174. La potestad de aplicar la ley a las personas jurídicas o a sus
gerentes, administradores, directores o dependientes de una persona jurídica, actuando en su
nombre o representación, en los procesos penales corresponde, exclusivamente, a los jueces y
tribunales especializados en materia penal que estén establecidos por las leyes, con anterioridad
al hecho objeto del proceso. Sustantivamente en materia penal, la responsabilidad penal es
siempre personal a su autor, y tomando en cuenta los criterios anteriores, aquí regiría el principio
de la tipicidad, de modo que sólo la antijuridicidad típica es punible. En materia civil, los hechos
generadores de responsabilidad están descritos por la ley de una manera general y abstracta. Esto
lo señalo porque las características más comunes de los delitos que utilizan o involucran a
empresas, como modalidad delictiva a los mensajes de datos, son el anonimato, la distancia y la
virtualidad, y cuya única opción disponible para su práctica es el conocimiento científico con las
llamadas experticias, para saber, a quienes se afectó, cómo, dónde y cuándo ocurrieron los hechos
punibles relacionados directa o indirectamente con estas personas jurídicas.

La Teoría General del Delito

Siguiendo con la existencia y descripción del delito en la Acusación Fiscal, es necesaria la


concurrencia de varios elementos básicos, según la Teoría General del Delito, estos elementos
pueden resumirse en acción, tipicidad, antijuricidad, imputabilidad, culpabilidad, condicionalidad
objetiva y punibilidad.

LA ACCION

El primero de ellos, la Acción. Debe explicarse como esa conducta exterior produce un resultado
con consecuencias jurídicas. Haciendo algo que la Ley penal prohíbe o el dejar de hacer algo,
llamado omisión, en donde se puede configurar una omisión concreta, es decir, la falta de
cumplimiento de una actividad prevista. El Derecho Penal sólo puede castigar comportamientos
humanos (conducta, calificándola a su vez de dolosa o culposa en el texto de la acusación, esto es
imprescindible). Los particulares son responsables ante las autoridades por infringir la constitución
y las leyes. En casos de delitos contra la corrupción, los servidores públicos lo son por la misma
causa y por omisión o extralimitación en el ejercicio de sus funciones.

Una interesante Sentencia de la SCP del TSJ del 13/08/1996, con ponencia del Magistrado Dr.
Reinaldo Chalbaud Zerpa, en el expediente No. 89-869, nos enseña sobre la interpretación del
artículo 61 del Código Penal, lo siguiente:
“Alega el recurrente la infracción del artículo 61 del Código Penal, conforme al cual:

“Nadie puede ser castigado como reo del delito no habiendo tenido la intención de realizar el
hecho que lo constituye, excepto cuando la ley se lo atribuye como consecuencia de su acción u
omisión. El que incurre en faltas, responde de su propia acción u omisión, aunque no se
demuestre que haya querido cometer una infracción de ley. La acción u omisión penada por la ley
se presumirá voluntaria a no ser que conste lo contrario.”

Al fundamentar su denuncia plantea que el artículo 61 del Código Penal, consagra una presunción
de dolo o de voluntariedad del acto delictuoso, conforme a la cual se presume la intención de
realizar dicho acto a menos que conste lo contrario; que cuando el sentenciador de la recurrida
estableció que el encausado al aceptar hacer el transporte de la droga actuó “sin percatarse de la
identidad de quien lo contrató, ni tampoco de a quién iba a hacerle entrega de las cajas” dio por
probado que su conducta no fue intencional sino culposa, destruyendo así la presunción de dolo o
voluntariedad del acto”.

El artículo 61 del Código Penal, cuya violación se denuncia consagra una regla general común tanto
a los delitos como a las faltas, conforme a la cual en toda falta o delito, doloso o culposo, debe
darse la voluntariedad de la acción u omisión. Es decir, que todo delito o falta tiene como causa un
comportamiento humano que se manifiesta mediante una acción u omisión que han de ser
voluntaria, es decir, querida por el hombre.

Como consecuencia del tal principio, no son objeto de sanción penal los actos involuntarios del
hombre, es decir, aquéllos ejecutados por él pero no bajo el imperio de su voluntad dirigida a un
fin, como son los casos de los actos reflejos, actos realizados en estado de sonambulismo, actos
ejecutados en estado de delirio, etc.

La voluntad será, entonces, referida a la acción u omisión que generan el resultado típico (delito o
falta), y la intención lo está más bien al resultado que puede generar el acto humano, resultado
éste que será previsto y querido en el caso de los delitos intencionales o dolosos, y previsto y no
querido en el caso de los culposos.

Esta Sala de Casación Penal, en sentencia de fecha 23 de febrero de 1954, al efectuar la


interpretación del artículo 61 del Código Penal, denunciado por el recurrente como infringido,
expresó lo siguiente: “El Código Penal venezolano presume la voluntariedad de la acción punible
desde el primer estatuto que se promulgó en 1863 (que no tuvo vigencia en la práctica) y el de
1873, al igual que sus primitivos modelos los Códigos Penales españoles; y hasta 1915 el dolo
consistía en esa voluntariedad o sea, en la voluntad intencional o maliciosa de la doctrina y
jurisprudencia española. Desde el Código de 1915, en que se injertó el concepto de intención,
necesariamente el de voluntad tuvo que modificarse, restringiéndose su significado, y desde
entonces, despojado de aquél (ambos integrantes del dolo), sólo significa: volición, libre
determinación.” En efecto, esta Sala ha dejado establecido, como se evidencia de la trascripción
anterior, que la disposición “la acción u omisión pasada por la ley se presumirá voluntaria a no ser
que conste lo contrario”, no debe ser interpretada como una presunción de dolo, sino como una
presunción de la voluntariedad de la acción u omisión. Por lo tanto, este principio de la
voluntariedad de la acción u omisión queda sobreentendido en el marco de este ordenamiento.

Aparece así aclarada la posición sustentada, al considerar que el legislador venezolano al referirse
al dolo en el mismo aparte del artículo 61, lo define como “intención”, y en el último aparte
relativo a la supuesta presunción de dolo, no utiliza tal expresión, sino que establece
expresamente que la acción u omisión se presumiría voluntaria a no ser que conste lo contrario.
De esta manera pues, que, de forma alguna puede hablarse en nuestro derecho positivo de una
presunción de dolo; de presunción de voluntariedad de tal causa sí, pero no de presunción de dolo
o de la voluntariedad del resultado.

Es evidente que el formalizante al señalar que la sentencia recurrida condenó indebidamente al


procesado, al dar por probado los hechos señalados anteriormente, porque éstos destruían la
presunción de voluntariedad e intención del acto penado por la ley, por ser éstos demostrativos
de un acto imprudente o negligente, lo que en su opinión desvirtúa su carácter doloso, interpreta
erróneamente el señalado artículo 6l por cuanto confunde los conceptos de voluntad e intención,
diferentes desde el punto de vista sustantivo, conforme ya ha sido suficientemente aclarado por
esta Sala. Todo esto conduce a la Sala a declarar que no existe la debida congruencia entre los
alegatos formulados por el recurrente y el contemplado en la norma cuya infracción es
denunciada, motivo por el cual la denuncia debe declararse perecida de conformidad con el
artículo 340 del Código de Enjuiciamiento Criminal”.

LA TIPICIDAD

La Tipicidad, debe ser íntegramente satisfecha y reflejada mediante la adecuación perfecta o


específica a los tipos penales señalados en nuestra legislación ordinaria y especial a través de ese
proceso de subsumir el hecho a la normal penal. Para ver jurisprudencia sobre este tema, es
Importante ver la Sentencia No. 1747 del 10-08-07, Exp. 06-1656 de la SC. Del mismo modo,
véanse las siguientes Sentencias sobre Tipicidad de nuestro TSJ:

Sentencia No. 1676 del 03-08-07 de la SC. Exp. 07-0800:

“…la atipicidad debe responder al cotejo del hecho en cuestión con la totalidad de las
disposiciones penales del ordenamiento jurídico en su conjunto, vale decir que la conducta no
puede estar contemplada como delictiva ni en el Código Penal, ni en sus leyes complementarias, ni
en las demás normas penales insertadas en leyes comunes” (JARQUE, Gabriel Darío. El
sobreseimiento en el proceso penal. Editorial Depalma. Buenos Aires, 1997, pp. 27 y 28)
(Subrayado del presente fallo).

Estamos en presencia entonces de una causal objetiva de sobreseimiento, ya que se circunscribe a


la relevancia jurídica del hecho cometido, específicamente, comprende la imposibilidad de
encuadrar éste en alguna norma penal.”

Sentencia No. 313 del 14-06-07 de la SCP. Ponente Miriam Morandy, Exp. N° 07- 133:
“…la acción típica puede describirse refiriendo el comportamiento humano, en sus movimientos,
acciones, haciendo referencia a conceptos o a la intención. Toda esa descripción típica, recae
sobre caracteres o elementos del tipo que se refieren al agente del delito o a su víctima, o a
exigencias de tiempo o lugar, al objeto y en cuanto a su naturaleza, destinación y cantidad, a la
ocasión, al medio empleado, así mismo a los elementos subjetivos del tipo, es decir, a una
intención especial o dolo específico (relacionados con lo injusto),o a la intención global o dolo
genérico del agente (enraizados a la culpabilidad). En tal sentido, la imagen rectora o el tipo
requiere su reproducción en el proceder del supuesto agente delictual, lo contrario conduciría al
aspecto negativo de la tipicidad, que es la ausencia del tipo que prevé el artículo 1º del Código
Penal:

“Nadie podrá ser castigado por un hecho que no estuviese expresamente previsto como punible
por la ley, ni con penas que ella no hubiere establecido previamente…”.

Sentencia de la SC del 01-02-06, Exp.:00-0858, Ponente Carmen Zuleta:

“La necesidad de proteger a la sociedad frente a ciertas conductas –castigándolas, dando con ello
a la vez ejemplo de desaprobación y procurando luego la corrección de una conducta delictual-
aconsejan privar a ciertas personas de su libertad, pero no implica la posibilidad de desproteger a
la colectividad, sometiéndola a la incertidumbre. La reserva legal nacional, sin que sea tal vez el
medio óptimo para ello, es hasta ahora el mejor que se ha ideado.

Por supuesto, la reserva de la materia penal a favor del Poder Legislativo Nacional no implica el
rechazo a la posibilidad, para órganos distintos al Parlamento Nacional, de calificar como faltas
ciertas conductas y, al hacerlo, prever una sanción. Por ello, desde hace mucho se reconoce la
existencia de un Derecho Administrativo Sancionador como disciplina jurídica distinta del Derecho
Penal, y a la precisión del ámbito de cada uno se han dedicado ingentes esfuerzos doctrinales.

Se parte de esta idea: la penalización de conductas exige celo especial, debido a sus graves
consecuencias, pero no puede extremarse al punto de desconocer la necesidad de que conductas
menores, pero censurables, encuentren sanción sin tener que estar previstas en la ley nacional.
Ello es frecuente, en el sistema venezolano de repartición del poder, en el ámbito municipal, pues
los Municipios deben contar con la potestad para sancionar conductas que violen deberes que se
imponen a los administrados con ocasión de las diversas competencias locales, como puede ser el
caso del urbanismo.

Para comprender lo anterior debe tenerse en cuenta que resulta excesivo pretender que sólo la
Asamblea Nacional pueda legislar sobre un asunto que sin duda tiene trascendencia –por algo se
sanciona-, pero que no supera los linderos de una localidad (al respecto, sentencia Nº 1984, del 22
de julio de 2003, caso: Semi Poliszuk Vaibish).

Si bien los límites entre Derecho Penal y Derecho Administrativo Sancionador pueden en
ocasiones parecer difusos, con el peligro de que se confundan uno y otro, lo cierto es que existen.
Pena y sanción son nociones equivalentes en el lenguaje ordinario, pero que admiten una
diferenciación. Cada noción es el centro de atención de cada una de esas disciplinas jurídicas, y
desde el nombre mismo de éstas puede ello notarse.

Lo imprescindible, entonces, es precisar si se está realmente en presencia de una materia penal,


que como tal está reservada al legislador nacional: la tipificación de delitos y la previsión de penas
constituye el ámbito del Derecho Penal, mientras que la consagración de faltas administrativas y
sus correspondientes sanciones es el centro del Derecho Administrativo Sancionador. El primer
caso pertenece al Poder Nacional; el segundo a cualquiera de los entes territoriales (ver el fallo
citado supra de fecha 22 de julio de 2003).

No se trata, advierte la Sala de simple semántica: si bien puede darse el caso de delitos disfrazados
de faltas administrativas y de penas disfrazadas de sanciones también administrativas -con lo que
el nombre que reciben bien podría ser un eufemismo para ocultar una realidad-, lo cierto es que el
dinamismo de la sociedad exige mayor sencillez para la sanción de determinadas conductas: no
sería necesaria la ley nacional para ordenar la sanción de conductas censurables socialmente pero
de escasa gravedad. La reserva legal en materia de sanciones existe siempre. Sólo que esa reserva
es al Poder Nacional cuando se trata de penas.”

Sentencia Nº 485 de la SCP, Expediente Nº C06-0386 de fecha 06/08/2007:

“...el juzgador tiene la obligación de realizar el estudio de los elementos constitutivos del delito y
evidenciar que el mismo esté completamente descrito en la ley, para luego determinar, según el
tipo penal seleccionado, los lapsos de prescripción los cuales varían según el hecho punible y, por
consiguiente, emitir un fallo apegado a estricto derecho. En otras palabras, sin el elemento
tipicidad no existe delito por imperativo del principio de legalidad “nullum crimen sine lege”, es
decir, solo los hechos descritos en la ley como delitos pueden ser considerados como tales.”

LA ANTIJURICIDAD

La Antijuricidad, como esencia del delito, en la Acusación Fiscal se debe indicar que ha ocurrido
una infracción del estado de derecho, de la norma penal, como una contradicción entre la
conducta del hombre y las normas de convivencia. También, debe señalarse cuál fue la conducta
del individuo que desacató o desobedeció la Ley. Ese deber ser que impone entrañablemente la
obediencia las normas del comportamiento humano y su violación, inexorablemente tiene que ser
planteado. Inclusive si ha ocurrido ligereza, o un exceso grave en la legítima defensa, sin
confundirlo con un error de cálculo o precipitación.

Para mayor información ver la Sentencia No. 1676 del 03-08-07 del SC Exp. 07-0800:

“…la causal que debe fundamentar la declaratoria de procedencia de este sobreseimiento es la


descrita en el numeral 2 del artículo 318 del Código Orgánico Procesal Penal, que establece lo
siguiente:

“Artículo 318. Sobreseimiento. El sobreseimiento procede cuando:


(…)

2. El hecho imputado no es típico o concurre una causa de justificación, inculpabilidad o de no


punibilidad”.

Debe afirmarse que esta causal de sobreseimiento contempla a su vez cuatro supuestos
sustancialmente diferentes entre sí, los cuales se corresponden con las categorías dogmáticas que
componen el edificio conceptual de la teoría general del delito. En tal sentido, el legislador
procesal penal ha dispuesto que el sobreseimiento procederá en los siguientes casos: 1.-
Atipicidad del hecho; 2.- Ausencia de antijuricidad, lo cual se produce cuando concurre alguna de
las causas de justificación previstas en el artículo 65 del Código Penal (legítima defensa, estado de
necesidad, etc.); 3.- Inculpabilidad (casos de inimputabilidad, inexigibilidad de otra conducta,
miedo insuperable y error de prohibición invencible); y 4.- Cuando la conducta, a pesar de ser
típicamente antijurídica y culpable, no sea punible por razones político-criminales, lo cual sucede
en los casos en que concurran excusas absolutorias o condiciones objetivas de punibilidad, como
son, por ejemplo, los supuestos contemplados en los artículos 481 y 380 del Código Penal,
respectivamente.

Para precisar los alcances de la situación de atipicidad a la que hace mención el artículo 318.2 del
Código Orgánico Procesal Penal, vale señalar que son varias las causas que pueden generarla. El
supuesto básico en que ello ocurre es cuando el hecho no se encuentra tipificado en la legislación
penal, es decir, que se trate de una figura punible inexistente en el ordenamiento jurídico
venezolano, aun y cuando pueda estarlo en otra legislación, siendo que la excepción contenida en
el artículo 28.4.c) del Código Orgánico Procesal Penal únicamente está referida a este primer
supuesto de atipicidad, ello con base en una interpretación teleológica y sistemática de dicha
norma procesal.

De todos estos supuestos de atipicidad que pueden motorizar la declaratoria de un


sobreseimiento, el que interesa a los efectos del presente fallo, y que ha sido objeto de debate a lo
largo del proceso penal que ha dado origen a la presente solicitud de revisión, es al que se refiere
el artículo 28.4.c) del Código Orgánico Procesal Penal, es decir, cuando el comportamiento
desplegado por el imputado no haya sido considerado por el legislador nacional como una
conducta cuya verificación acarree la imposición de una sanción penal.

Sobre esta específica causal de sobreseimiento, JARQUE afirma lo siguiente:

“La causal estudiada consiste en que, estando perfectamente determinado el hecho que motivara
el inicio de la investigación –y ello, como condición sine qua non para su viabilidad-, el mismo no
se encuentra previsto en el ordenamiento jurídico como conducta sujeta a sanción penal.

La necesidad de una clara determinación del hecho, resulta extensiva a todos los aspectos
vinculados con el presunto delito, desde su efectiva consumación o una eventual tentativa, hasta
los distintos grados de participación y demás circunstancias atinentes al imputado, que –según la
figura de que se trate- pueden incidir en la efectiva tipificación penal.”
Sentencia Nº 727 de la SCP del TSJ, Expediente Nº C07-0301 de fecha 18/12/2007:

“...para poder invocar una circunstancia atenuante como el exceso en la defensa, debe
configurarse uno de los siguientes supuestos: 1.- Que el sujeto activo excedido en la defensa obre
en el cumplimiento de un deber o en el ejercicio de un derecho legítimo de autoridad, oficio o
cargo; 2- Que el sujeto activo excedido en la defensa obre en virtud de una obediencia legítima; y
3- Que el sujeto activo se excediera en los medios empleados para salvarse de un peligro grave e
inminente. (...) es importante resaltar que el fundamento de la aplicación del artículo 66
eiusdem... cuando ésta, sin dolo, emplea medios excesivos, más de los que son necesarios para la
defensa legítima, lo que constituye un atenuante de responsabilidad penal.”

LA IMPUTABILIDAD

La Imputabilidad, como la atribución concreta y formal de actos típicamente antijurídicos a una


persona determinada. Se imponen definitivamente hechos, pruebas y delito atribuido. Pero, si se
acusa y no se imputa, se viola el debido proceso, y conllevaría a una nulidad absoluta.

Vea la Jurisprudencia de la SCP del TSJ, en la Sentencia Número 744, Expediente Nº A07-0414 de
fecha 18/12/2007:

“...Imputar es atribuir a otro una cosa o acto censurable, e imputado, obviamente, es aquel a
quien se señala como autor de un hecho concreto. Desde la óptica del Derecho Procesal Penal, y
de acuerdo a la definición contenida en el texto orgánico que regula esa materia, imputado es
toda persona que se señale como autor o partícipe de un hecho punible, mediante un acto de
procedimiento efectuado por las autoridades encargadas de la persecución penal, es decir, por el
Ministerio Público...”

“Acusar significa "imputar, atribuir a una o varias personas, como autores, cómplices o
encubridores de un delito o falta"” (Ossorio Manuel, Diccionario de Ciencias Jurídicas y Sociales,
ed. Heliasta, 1974, pág. 33).

LA CULPABILIDAD

La Culpabilidad.... pues es vital precisar la reprochabilidad personal de la conducta antijurídica. La


culpabilidad se fundamenta en cómo afecta ese hecho exterior o acto cometido a los terceros y no
por la forma como el autor se comporte en su vida privada. La negligencia, imprudencia, impericia
en la profesión, arte o industria y la inobservancia de normativas, reglamentos, órdenes e
instrucciones, son elementos a tomar en consideración. Es importante acotar la participación del
acusado en el resultado antijurídico, como grave, leve o levísimo. De igual forma, analizar la
procedencia de los distintas clases de dolo, directo, eventual, etc.

Si se trata de delitos permanentes, es decir, que no se perfecciona en un solo momento, sino que
se prolongan en el tiempo por la voluntad de su autor, pues explicar esta situación con la
cronología de los acontecimientos. Asimismo, si son casos relacionados con la corrupción, se
deben analizar diversas disposiciones penales relativas a la responsabilidad que se deriva del
ejercicio de la función pública.

Los profesores Vélez Mariconde y Soler dicen que: "la lucha que se desarrolla en la audiencia,
entre acusación y defensa y ante el tribunal que ha de juzgar, coloca a esos intereses en paridad
de situación jurídica, de donde la libre discusión y el examen bilateral de todos los actos realiza el
principio de contradicción y favorece al mismo tiempo el descubrimiento de la verdad" (nota
acompañando el Proyecto de Código de Procedimientos Penal para la Provincia de Córdoba,
publicado por la Universidad Nacional de Córdoba, año 1938, pág. CI). Esto último es tomado de
http://www.derechopenalonline.com/fallos/marcilese.htm

4. La expresión de los preceptos jurídicos aplicables;

No sólo la tipicidad penal debe ser íntegramente satisfecha, sino colocar todos y cada uno de las
normas que se encuentren involucradas para el caso en concreto.

5. El ofrecimiento de los medios de prueba que se presentarán en el juicio, con indicación de su


pertinencia o necesidad;

La pertinencia dispone que tenga que ver ese medio de prueba con los hechos controvertidos del
proceso judicial penal. La necesidad como su mismo nombre lo indica, por qué se deben presentar
en el juicio oral, determinados medios de prueba. En ambas situaciones, tiene que existir una
explicación lógica a ese ofrecimiento.

Un detalle que acotar es la mora que ocurre frecuentemente en nuestras investigaciones penales y
el gravamen que pudiera ocasionar, cuando se acusa y aún existen pruebas no evacuadas, es el
saber cómo va a ser afectada la inocencia o culpabilidad en un régimen de libertad probatoria
como el que tiene el COPP (ver artículo 22) y que les señalé anteriormente en las denominadas
omisiones, en casos de acusaciones fiscales con elementos de convicción dejados afuera o medios
de pruebas sin evacuar. Yo me pregunto, el cómo estudiar esa línea delgada de pruebas
pertinentes y necesarias que exculpen o inculpen al imputado, ¿si no están incorporados en autos
pruebas que pueden ser trascendentales? Ahora, ¿quién las califica de contundentes o
concluyentes, o hasta ineficaces?, pues la única forma racional que pudiera darse solución a esto
es que siembre se encuentren en autos, NO HAY OTRA, ya que el tribunal en funciones de control,
en la primera etapa, tiene gran responsabilidad en lo que ocurra, y tanto el fiscal como el tribunal
deben hacer todo lo posible porque las pruebas lleguen completamente y lo más pronto posible al
expediente. No debe quedarse nada por fuera, sobre todo, las pruebas de descargo de la defensa
del imputado.

6. La solicitud de enjuiciamiento del imputado.


Para mayor estudio de este tema, ver las siguientes decisiones:

Sentencia No. 240 del 16-05-02 de la SCP.

Sentencia No. 514 del 08-08-05 exp. 05-312 de la SCP.

Sentencia No. 536 del 27-07-06, exp. 06-0323 de la SCP.


TÍTULO II

DE LA FASE INTERMEDIA

Audiencia preliminar

Artículo 309. Presentada la acusación el Juez o Jueza convocará a las partes a una audiencia oral,
que deberá realizarse dentro de un plazo no menor de quince días ni mayor de veinte.

En caso de que hubiere que diferir la audiencia, ésta deberá ser fijada nuevamente en un plazo
que no podrá exceder de veinte días.

La víctima se tendrá como debidamente citada, por cualquier medio de los establecidos en este
Código y conste debidamente en autos.

La víctima podrá, dentro del plazo de cinco días, contados desde la notificación de la convocatoria,
adherirse a la acusación de él o la Fiscal o presentar una acusación particular propia cumpliendo
con los requisitos del artículo anterior.

La admisión de la acusación particular propia de la víctima al término de la audiencia preliminar, le


conferirá la cualidad de parte querellante en caso de no ostentarla con anterioridad por no
haberse querellado previamente durante la fase preparatoria. De haberlo hecho, no podrá
interponer acusación particular propia si la querella hubiere sido declarada desistida.

Incomparecencia

Artículo 310. Corresponderá al Juez o Jueza de Control realizar lo conducente para garantizar que
se celebre la audiencia preliminar en el plazo establecido para ello. En caso de incomparecencia de
alguno de los citados a la audiencia, reseguirán las siguientes reglas:

1. La inasistencia de la víctima no impedirá la realización de la audiencia preliminar.

2. En caso de inasistencia de la defensa privada, se diferirá la audiencia, por una sola vez, salvo
solicitud del imputado paraqué se le designe un defensor público, en cuyo caso se hará la
designación de inmediato y se realizará la audiencia en esa misma oportunidad.

De no comparecer el defensor privado a la segunda convocatoria, si fuere el caso, se tendrá por


abandonada la defensa y se procederá a designar un defensor público de inmediato, y se realizará
la audiencia en esa misma oportunidad.
3. Ante la incomparecencia injustificada del imputado o imputada que esté siendo juzgado o
juzgada en libertad o bajo una medida cautelar sustitutiva, el Juez o Jueza de Control, de oficio o a
solicitud del Ministerio Público, librará la correspondiente orden de aprehensión a los fines de
asegurar su comparecencia al acto, sin perjuicio de otorgar una vez realizada la audiencia, si lo
estima necesario, una nueva medida cautelar sustitutiva a la privación judicial preventiva de
libertad.

En caso que el imputado o imputada privado o privada del libertad o bajo arresto domiciliario, se
niegue a asistir a la audiencia preliminar y así conste en autos, se entenderá que no quiere hacer
uso de su derecho a ser oído, ni a acogerse a las fórmulas alternativas a la prosecución del proceso
ni al procedimiento por admisión de los hechos, en la oportunidad de la audiencia preliminar, por
lo que se procederá a realizar el acto fijado con su defensor o defensora, si asiste, o en su defecto
con un defensor o defensora pública que se le designará a tal efecto.

En caso de pluralidad de imputados o imputadas, se celebrarla audiencia con el o los imputados


comparecientes; con el defensor de quien se niegue a comparecer o el Defensor Público, según
sea el caso; separando de la causa a quien no haya comparecido por causa justificada.

4. Ante la incomparecencia injustificada, a la audiencia preliminar, del representante de la Defensa


Pública Penal o del Fiscal del Ministerio Público, debidamente citados o citadas, el Juez o Jueza de
Control notificará al Coordinador o Coordinadora de la Defensa Pública Penal del respectivo
Circuito Judicial Penal o al Fiscal Superior correspondiente, según sea el caso, a los fines de
garantizar su presencia en la nueva fecha fijada.

De no realizarse la audiencia dentro del plazo establecido, las partes podrán intentar las acciones
disciplinarias a que haya lugar contra aquel por cuya responsabilidad no se realizó dicha audiencia.

COMENTARIOS:

Incomparecencia

En el caso de los tribunales municipales se podrá diferir la audiencia preliminar en una única
oportunidad y se aplicarán las reglas de incomparecencia previstas para el resto de los juicios
(artículo 310).

En caso que la inasistencia sea de un imputado o imputada que goce del beneficio de juicio en
libertad, se librará orden de aprehensión para dar cumplimiento al acto, sin perjuicio de otorgar
nuevamente una medida sustitutiva a la privación de libertad.

Facultades y cargas de las partes

Artículo 311. Hasta cinco días antes del vencimiento del plazo fijado para la celebración de la
audiencia preliminar, el o la Fiscal, la víctima, siempre que se haya querellado o haya presentado
una acusación particular propia, y el imputado o imputada, podrán realizar por escrito los actos
siguientes:

1. Oponer las excepciones previstas en este Código, cuando no hayan sido planteadas con
anterioridad o se funden en hechos nuevos.

2. Pedir la imposición o revocación de una medida cautelar.

3. Solicitar la aplicación del procedimiento por admisión de los hechos.

4. Proponer acuerdos Reparatorios.

5. Solicitar la suspensión condicional del proceso.

6. Proponer las pruebas que podrían ser objeto de estipulación entre las partes.

7. Promover las pruebas que producirán en el juicio oral, con indicación de su pertinencia y
necesidad.

8. Ofrecer nuevas pruebas de las cuales hayan tenido conocimiento con posterioridad a la
presentación de la acusación Fiscal.

Las facultades descritas en los numerales 2, 3, 4, 5 y 6 pueden realizarse oralmente en la audiencia


preliminar.

Desarrollo de la Audiencia

Artículo 312. El día señalado se realizará la audiencia en la cual las partes expondrán brevemente
los fundamentos de sus peticiones.

Durante la audiencia el imputado o imputada podrá solicitar que se le reciba su declaración, la cual
será rendida con las formalidades previstas en este Código.

El Juez o Jueza informará a las partes sobre las medidas alternativas a la prosecución del proceso.

En ningún caso se permitirá que en la audiencia preliminar se planteen cuestiones que son propias
del juicio oral y público.

Decisión

Artículo 313. Finalizada la audiencia el Juez o Jueza resolverá, en presencia de las partes, sobre las
cuestiones siguientes, según corresponda:

1. En caso de existir un defecto de forma en la acusación de él o la Fiscal o de él o la querellante,


éstos podrán subsanarlo de inmediato o en la misma audiencia, pudiendo solicitar que ésta se
suspenda, en caso necesario, para continuarla dentro del menor lapso posible.

2. Admitir, total o parcialmente, la acusación del Ministerio


Público o de él o la querellante y ordenar la apertura a juicio, pudiendo el Juez o Jueza atribuirle a
los hechos una calificación jurídica provisional distinta a la de la acusación Fiscal o de la víctima.

3. Dictar el sobreseimiento, si considera que concurren algunas de las causales establecidas en la


ley.

4. Resolver las excepciones opuestas.

5. Decidir acerca de medidas cautelares.

6. Sentenciar conforme al procedimiento por admisión de los hechos.

7. Aprobar los acuerdos Reparatorios.

8. Acordar la suspensión condicional del proceso.

9. Decidir sobre la legalidad, licitud, pertinencia y necesidad dela prueba ofrecida para el juicio
oral.

Auto de Apertura a Juicio

Artículo 314. La decisión por la cual el Juez o Jueza admite la acusación se dictará ante las partes.

El auto de apertura a juicio deberá contener:

1. La identificación de la persona acusada.

2. Una relación clara, precisa y circunstanciada de los hechos, su calificación jurídica provisional y
una exposición sucinta delos motivos en que se funda y, de ser el caso, las razones por las cuales
se aparta de la calificación jurídica de la acusación.

3. Las pruebas admitidas y las estipulaciones realizadas éntrelas partes

4. La orden de abrir el juicio oral y público.

5. El emplazamiento de las partes para que, en el plazo común de cinco días, concurran ante el
Juez o Jueza de juicio.

6. La instrucción al secretario de remitir al tribunal compétetela documentación de las actuaciones


y los objetos que se incautaron.

Este auto será inapelable, salvo que la apelación se refiera sobre una prueba inadmitida o una
prueba ilegal admitida.
TÍTULO III

DEL JUICIO ORAL

Capítulo I

Normas Generales

Inmediación

Artículo 315. El juicio se realizará con la presencia ininterrumpida del Juez o Jueza y de las partes.
El acusado o acusada no podrá alejarse de la audiencia sin permiso del tribunal. Si después de su
declaración rehúsa permanecer, será custodiado o custodiada en una sala próxima para todos los
efectos podrá ser representado o representada por el defensor o defensora. Sólo en caso de que
la acusación sea ampliada, el Juez o Jueza lo hará comparecer para los fines de la intimación que
corresponda.

Si su presencia es necesaria para practicar algún reconocimiento u otro acto, podrá ser compelido
a comparecer a la audiencia por la fuerza pública.

Si el defensor o defensora no comparece a la audiencia o sea leja de ella, se considerará


abandonada la defensa y corresponderá su remplazo.

Publicidad

Artículo 316. El debate será público, pero el tribunal podrá resolver que se efectúe, total o
parcialmente a puertas cerradas, cuando:

1. Afecte el pudor o la vida privada de alguna de las partes o de alguna persona citada para
participar en él.

2. Perturbe gravemente la seguridad del Estado o las buenas costumbres.

3. Peligre un secreto oficial, particular, comercial o industrial, cuya revelación indebida sea
punible.

4. Declare un menor de edad y el tribunal considere inconveniente la publicidad.

5. Cualquier otra circunstancia que a criterio del Juez o la Jueza, perturbe el normal desarrollo del
juicio.
La resolución será fundada y se hará constar en el acta del debate.

Desaparecida la causa de la clausura, se hará ingresar nuevamente al público. El tribunal podrá


imponer a las partes el deber de guardar secreto sobre los hechos que presenciaron o conocieron,
decisión que constará en el acta del debate.

Registros

Artículo 317. Se debe efectuar registro preciso, claro y circunstanciado de todo lo acontecido en el
desarrollo del juicio oral y público. A tal efecto, el tribunal deberá hacer uso de medios de
grabación de la voz, videograbación, y, en general, de cualquier otro medio de reproducción
similar. Se hará constar el lugar, la fecha y hora en que éste se ha producido, así como la identidad
de las personas que han participado en el mismo.

En todo caso, se levantará un acta firmada por los integrantes del tribunal y por las partes en la
que se dejará constancia del registro efectuado.

Una vez concluido el debate, el medio de reproducción utilizado estará a disposición de las partes
para su revisión dentro del recinto del juzgado.

Parágrafo Único: El Tribunal Supremo de Justicia, por intermedio de la Dirección Ejecutiva de la


Magistratura, proveerá lo necesario con la finalidad de que todos los tribunales penales de la
República dispongan de los instrumentos adecuados para efectuar el registro aquí previsto.

COMENTARIOS:

Todas las ideas referidas a la oralidad fueron dramáticamente excluidas del proceso penal
mediante la inclusión del actual artículo 317 del Copp por la Asamblea Nacional y ahora también
con esta última reforma por parte del Ejecutivo.

En principio debía dejarse constancia en acta de la realización de la audiencia oral (juicio), así
como la identidad de las personas que participaron; pero lo referente al contenido de lo sucedido
en la audiencia (las declaraciones de testigos, expertos y pruebas en general) no podía ser objeto
de tal acta, puesto que la realización de las pruebas habían sido presenciadas por quienes iban a
decidir: por el juez que presidía la audiencia oral y los escabinos, en su caso anteriormente.

Pues bien la inclusión de este artículo 317 en el Copp que ordena nuevamente: “un registro
preciso, claro y circunstanciado de todo lo acontecido en el desarrollo del juicio oral y público”,
viene a hacer de este proceso uno pseudo oral, pues el juez y los escabinos no van a decidir
atendiendo a lo que presenciaron en la audiencia, sino con base en el contenido del acta realizada.
La desafortunada disposición remata la característica principal de la oralidad al ordenar que: “En
todo caso se levantará un acta firmada por los integrantes del tribunal y por las partes en la que se
dejará constancia del registro efectuado”. Como se ven las cosas ya presenciaremos violentar
también el principio de la identidad del juez, que ordena que el juez que reciba las pruebas es el
único que podrá decidir el asunto, al ser suplantado por otro juez, pues, como en el viejo sistema
inquisitivo, si bien no tiene un sumario tiene en cambio un acta con todas las pruebas con las
cuales ha de decidirse. Volveremos a las viejas prácticas de la delegación del acto de decidir, pues
ya tenemos de nuevo expediente, y vaya si los hay, de hasta decenas de piezas. Como comenta
Sergio Brown Cellino: “no boten el Código de Enjuiciamiento Criminal, por si acaso…” (Rosell,
2007, 181 y 182).

Concentración y Continuidad

Artículo 318. El tribunal realizará el debate sin interrupciones en el menor número de días
consecutivos, que fueren necesarios, hasta su conclusión. Se podrá suspender por un plazo
máximo de quince días, computados continuamente, sólo en los casos siguientes:

1. Para resolver una cuestión incidental o practicar algún acto fuera de la sala de audiencia,
siempre que no sea posible resolverla o practicarlo en el intervalo entre dos sesiones.

2. Cuando no comparezcan testigos, expertos o expertas o intérpretes, cuya intervención sea


indispensable, salvo que pueda continuarse con la recepción de otras pruebas hasta que el
ausente sea conducido por la fuerza pública.

3. Cuando algún Juez o Jueza, el acusado o acusada, su defensor o defensora o el o la Fiscal del
Ministerio Público, se enfermen a tal extremo que no puedan continuar interviniendo en el
debate, a menos que los dos últimos puedan ser remplazados o remplazadas inmediatamente. La
regla regirá también en caso de muerte de un Juez o Jueza, Fiscal, defensor o defensora.

4. Si el Ministerio Público lo requiere para ampliar la acusación, o el defensor o defensora lo


solicite en razón de la ampliación de la acusación, siempre que, por las características del caso, no
se pueda continuar inmediatamente

Decisión sobre la Suspensión

Artículo 319. El tribunal decidirá la suspensión y anunciará el día y hora en que continuará el
debate; ello valdrá como citación para todas las partes. Antes de continuarlo, el Juez o Jueza
resumirá brevemente los actos cumplidos con anterioridad.

Los jueces o juezas y los o las fiscales del Ministerio Público podrán intervenir en otros debates
durante el plazo de suspensión, salvo que el tribunal decida por resolución fundada lo contrario,
en razón de la complejidad del caso.
El Juez o Jueza ordenará los aplazamientos diarios, indicándola hora en que se continuará el
debate.

Interrupción

Artículo 320. Si el debate no se reanuda a más tardar al décimo sexto día después de la
suspensión, se considerará interrumpido y deberá ser realizado de nuevo, desde su inicio.

Oralidad

Artículo 321. La audiencia pública se desarrollará en forma oral, tanto en lo relativo a los alegatos
y argumentaciones delas partes como a las declaraciones del acusado o acusada, a la recepción de
las pruebas y, en general, a toda intervención de quienes participen en ella. Durante el debate, las
resoluciones serán fundadas y dictadas verbalmente por el tribunal y se entenderán notificadas
desde el momento de su pronunciamiento, dejándose constancia en el acta del juicio.

El tribunal no admitirá la presentación de escritos durante la audiencia pública.

Lectura

Artículo 322. Sólo podrán ser incorporados al juicio por su lectura:

1. Los testimonios o experticias que se hayan recibido conforme a las reglas de la prueba
anticipada, sin perjuicio duque las partes o el tribunal exijan la comparecencia personal del o la
testigo o experto o experta, cuando sea posible.

2. La prueba documental o de informes, y las actas de reconocimiento, registro o inspección,


realizadas conforme a lo previsto en este Código.

3. Las actas de las pruebas que se ordene practicar durante el juicio fuera de la sala de audiencias.

Cualquier otro elemento de convicción que se incorpore por su lectura al juicio, no tendrá valor
alguno, salvo que las partes y el tribunal manifiesten expresamente su conformidad en la
incorporación.

Imposibilidad de Asistencia

Artículo 323. Los órganos de prueba que no puedan concurrir al debate por un impedimento
justificado, serán examinados en el lugar donde se hallen por el Juez o Jueza. Si se encuentran en
lugar distinto al del juicio, o se trata de personas que no tienen el deber de concurrir a prestar
declaración, el Juez o Jueza avisará sin demora al Juez o Jueza de aquel lugar, quien los examinará.
En ambos casos se ordenará por cualquier medio tecnológico audiovisual, la recepción y
reproducción delecto y las partes podrán participar en él.

Dirección y Disciplina
Artículo 324. El Juez o Jueza dirigirá el debate, ordenará la práctica de las pruebas, exigirá el
cumplimiento de las solemnidades que correspondan, moderará la discusión y resolverá los
incidentes y demás solicitudes de las partes.

Impedirá que los alegatos se desvíen hacia aspectos inadmisibles o impertinentes, pero sin coartar
el ejercicio de la acusación ni el derecho a la defensa.

También podrá limitar el tiempo del uso de la palabra a quienes intervengan durante el juicio,
fijando límites máximos igualitarios para todas las partes, o interrumpiendo a quien haga uso
manifiestamente abusivo de su facultad.

Del mismo modo ejercerá las facultades disciplinarias destinadas a mantener el orden y decoro
durante el debate y, en general, las necesarias para garantizar su eficaz realización.

Capítulo II

De la Sustanciación del Juicio

Sección Primera

De la Preparación del Debate

Fijación del Debate

Artículo 325. EI Juez o Jueza señalará la fecha para la celebración de la audiencia de juicio, que
deberá tener lugar no antes de diez días ni después de quince días hábiles, desde la recepción de
las actuaciones y ordenará la citación de todos los que deban concurrir al debate.

Prueba Complementaria

Artículo 326. Las partes podrán promover nuevas pruebas, acerca de las cuales hayan tenido
conocimiento con posterioridad a la audiencia preliminar.
Sección Segunda

Del Desarrollo del Debate

Apertura

Artículo 327. En el día y hora fijados, el Juez o Jueza reconstituirá en el lugar señalado para la
audiencia.

Después de verificar la presencia de las partes, expertos o expertas, intérpretes o testigos que
deban intervenir, el Juez o Jueza declarará abierto el debate, advirtiendo al acusado o acusada y al
público sobre la importancia y significado del acto.

En caso que el acusado o acusada en estado contumaz deniegue a asistir al debate, se entenderá
que no quiere hacer uso de su derecho a ser oído en el proceso, por lo que se procederá a realizar
el debate fijado con su defensor o defensora, si asiste, o en su defecto con un defensor o
defensora pública que se le designará a tal efecto; de igual manera se procederá en caso que el
acusado o acusada que esté siendo juzgado o juzgada en libertad o bajo una medida cautelar
sustitutiva, no asista al debate injustificadamente, pudiendo el Juez o Jueza, de oficio o a solicitud
del Ministerio Público, revocar la medida cautelar.

Seguidamente, en forma sucinta, el o la Fiscal y el o la querellante expondrán sus acusaciones y el


defensor o defensora su defensa.

Delito en audiencia

Artículo 328. Si durante el debate se comete un delito, el tribunal ordenará la detención del autor
o autora y el levantamiento de un acta con las indicaciones pertinentes; aquel será puesto a
disposición del funcionario o funcionaria del Ministerio Público que corresponda, remitiéndosele
copiada los antecedentes necesarios, a fin de que proceda a la investigación.

Trámite de los Incidentes

Artículo 329. Todas las cuestiones incidentales que se susciten serán tratadas en un solo acto, a
menos que el tribunal resuelva hacerlo sucesivamente o diferir alguna, según convenga al orden
del debate.

En la discusión de las cuestiones incidentales se les concederá la palabra a las partes sólo una vez,
por el tiempo que establezca el Juez o Jueza.

Declaraciones del Imputado o Imputada

Artículo 330. Después de las exposiciones de las partes, el Juez o Jueza recibirá declaración al
acusado o acusada con las formalidades de este Código. Le explicará con palabras claras y sencillas
el hecho que se le atribuye, y le advertirá que puede abstenerse de declarar sin que su silencio le
perjudique, y que el debate continuará aunque no declare. Permitirá que manifieste libremente
cuanto tenga por conveniente sobre la acusación, pudiendo ser interrogado o interrogada
posteriormente. Podrán interrogarlo o interrogarla el Ministerio Público, el o la querellante, el
defensor o defensora y el tribunal, en ese orden.

El imputado o imputada podrá abstenerse de declarar total o parcialmente.

Declaración de Varios Acusados o Acusadas

Artículo 331. Si los imputados o imputadas son varios, el Juez o Jueza podrá alejar de la sala de
audiencia a los que no declaren en ese momento, pero después de todas las deberá informarlos
resumidamente de lo ocurrido durante la ausencia.

Facultades del Acusado o Acusada

Artículo 332. En el curso del debate el acusado o acusada podrá hacer todas las declaraciones que
considere pertinentes, incluso si antes se hubiera abstenido, siempre que se refieran al objeto del
debate.

El acusado o acusada podrá en todo momento hablar con su defensor o defensora, sin que por ello
la audiencia se suspenda; a tal efecto se le ubicará a su lado. No obstante, no lo podrá hacer
durante su declaración o antes de responder a preguntas que se le formulen.

Nueva Calificación Jurídica

Artículo 333. Si en el curso de la audiencia el tribunal observa la posibilidad de una calificación


jurídica que no ha sido considerada por ninguna de las partes, podrá advertir al acusado o acusada
sobre esa posibilidad, para que prepare su defensa. A todo evento, esta advertencia deberá ser
hecha por el Juez o Jueza inmediatamente después de terminada la recepción de pruebas, si antes
no lo hubiere hecho. En este caso se recibirá nueva declaración al acusado o acusada y se
informará a las partes que tendrán derecho a pedir la suspensión del juicio para ofrecer nuevas
pruebas o preparar la defensa.

Ampliación de la Acusación

Artículo 334. Durante el debate, y hasta antes de concedérsele la palabra a las partes para que
expongan sus conclusiones, el Ministerio Público o el o la querellante podrán ampliar la acusación,
mediante la inclusión de un nuevo hecho circunstancia que no haya sido mencionado y que
modifica la calificación jurídica o la pena del hecho objeto del debate.

El o la querellante podrá adherirse a la ampliación de la acusación de él o la Fiscal, y éste podrá


incorporar los nuevos elementos a la ampliación de su acusación.

En tal caso, en relación con los hechos nuevos o circunstancias atribuidas en la ampliación, se
recibirá nueva declaración al acusado o acusada, y se informará a todas las partes, que tendrán
derecho a pedir la suspensión del juicio para ofrecer nuevas pruebas o preparar su defensa.
Cuando este derecho sea ejercido, el tribunal suspenderá el debate por un plazo que fijará
prudencialmente, según la naturaleza de los hechos y las necesidades de la defensa.

Los nuevos hechos o circunstancias, sobre los cuales verse la ampliación, quedarán comprendidos
en el auto de apertura ajuicio.

Corrección de Errores

Artículo 335. La corrección de simples errores materiales o la inclusión de alguna circunstancia


que no modifique esencialmente la acusación ni provoque indefensión, se podrá realizar durante
la audiencia, sin que sea considerada una ampliación de la acusación o la querella.

Recepción de Pruebas

Artículo 336. Después de la declaración del acusado o acusada el Juez o Jueza procederá a recibir
la prueba en el orden indicado en los artículos siguientes, salvo que considere necesario alterarlo.

Expertos

Artículo 337. Los expertos o expertas responderán directamente a las preguntas que les formulen
las partes y el tribunal. Si resulta conveniente el tribunal podrá disponer que los expertos o
expertas presencien los actos del debate.

Podrán consultar notas y dictámenes sin que pueda remplazarse la declaración por su lectura.

Esta disposición es aplicable, en lo pertinente, a los intérpretes.

En caso de que el experto llamado a comparecer no pudiere asistir por causa justificada, el Juez o
Jueza podrá ordenar la convocatoria de un sustituto con idéntica ciencia, arte u oficio de aquél
inicialmente convocado.

Testigos

Artículo 338. Seguidamente, el Juez o Jueza procederá a llamar a los o las testigos, uno a uno;
comenzará por los que haya ofrecido el Ministerio Público, continuará por los propuestos por el o
la querellante y concluirá con los del acusado o acusada. El Juez o Jueza podrá alterar este orden
cuando así lo considere conveniente para el mejor esclarecimiento de los hechos.

Antes de declarar, los o las testigos no podrán comunicarse entre sí, ni con otras personas, ni ver,
oír o ser informados de lloque ocurra en el debate. Después de hacerlo, el Juez o Jueza dispondrá
si continúan en la antesala o se retiran.

No obstante, el incumplimiento de la incomunicación no impedirá la declaración de él o la testigo,


pero el tribunal apreciará esta circunstancia al valorar la prueba.

Interrogatorio
Artículo 339. Después de juramentar e interrogar al experto o experta o testigo sobre su identidad
personal y las circunstancias generales para apreciar su informe o declaración, el Juez o Jueza le
concederá la palabra para que indique lo que sabe acerca del hecho propuesto como objeto de
prueba.

Al finalizar el relato, permitirá el interrogatorio directo. Iniciará quien lo propuso, continuarán las
otras partes, en el orden que el Juez o Jueza considere conveniente, y se procurará que la defensa
interrogue de último.

Luego, el tribunal podrá interrogar al experto o experta o al o la testigo.

El Juez o Jueza moderará el interrogatorio y evitará que él o la declarante conteste preguntas


capciosas, sugestivas o impertinentes, procurará que el interrogatorio se conduzca sin presiones
indebidas y sin ofender la dignidad de las personas.

Las partes podrán solicitar la revocación de las decisiones aljez o Jueza cuando limiten el
interrogatorio, u objetar las preguntas que se formulen.

Los expertos o las expertas y testigos expresarán la razón desuso informaciones y el origen de su
conocimiento.

Incomparecencia

Artículo 340. Cuando el experto o experta, o testigo oportunamente citado o citado no haya
comparecido, el Juez o Jueza ordenará que sea conducido por medio de la fuerza pública, y
solicitará a quien lo propuso que colabore con la diligencia.

Se podrá suspender el juicio por esta causa una sola vez conforme a lo previsto para las
suspensiones, y si él o la testigo no concurren al segundo llamado o no pudo ser localizado o
localizada para su conducción por la fuerza pública, el juicio continuará prescindiéndose de esa
prueba.

Otros Medios de Prueba

Artículo 341. Los documentos serán leídos y exhibidos en el debate, con indicación de su origen. El
tribunal, excepcionalmente, con acuerdo de todas las partes, podrá prescindir de la lectura íntegra
de documentos o informes escritos, o de la reproducción total de una grabación, dando a conocer
su contenido esencial u ordenando su lectura o reproducción parcial. Los objetos y otros
elementos ocupados serán exhibidos en el debate, salvo que alguna de las partes solicite
autorización al Juez o Jueza para prescindir de su presentación. Las grabaciones y elementos de
prueba audiovisuales se reproducirán en la audiencia, según su formada reproducción habitual.

Dichos objetos podrán ser presentados a los expertos o expertas y a los o las testigos durante sus
declaraciones, a quienes se les solicitará reconocerlos o informar sobre ellos.
Si para conocer los hechos es necesaria una inspección, el tribunal podrá disponerla, y el Juez o
Jueza ordenará las medidas para llevar a cabo el acto. Si éste se realiza fuera del lugar de la
audiencia, el Juez o Jueza deberá informar sucintamente sobre las diligencias realizadas.

Nuevas Pruebas

Artículo 342. Excepcionalmente, el tribunal podrá ordenar, de oficio o a petición de parte, la


recepción de cualquier prueba, sien el curso de la audiencia surgen hechos o circunstancias
nuevos, que requieren su esclarecimiento. El tribunal cuidará de no remplazar por este medio la
actuación propia de las partes.

Discusión Final y Cierre del Debate

Artículo 343. Terminada la recepción de las pruebas, el Juez o Jueza concederá la palabra,
sucesivamente, a él o la Fiscal, el o la querellante y al defensor o defensora, para que expongan
sus conclusiones.

No podrán leerse escritos, salvo extractos de citas textuales de doctrina o de jurisprudencia para
ilustrar el criterio del tribunal, sin perjuicio de la lectura parcial de notas para ayudar a la memoria.

Si intervinieron dos o más fiscales y querellantes o defensores, todos podrán hablar, repartiendo
sus tareas para evitar repeticiones o dilaciones.

Seguidamente, se otorgará a él o la Fiscal, a él o la querellante y al defensor o defensora la


posibilidad de replicar, para referirse sólo a las conclusiones formuladas por la parte contraria que
antes no hayan sido discutidas.

El Juez o Jueza impedirá cualquier divagación, repetición o interrupción. En caso de manifiesto


abuso de la palabra, llamará la atención al orador u oradora, y, si éste o ésta persiste, podrá limitar
el tiempo del alegato, teniendo en cuéntala naturaleza de los hechos en el examen, las pruebas
recibidas y las cuestiones por resolver.

Si está presente la víctima y desea exponer, se le dará apalabra, aunque no haya presentado
querella.

Finalmente, el Juez o Jueza preguntará al acusado o acusada, o a su defensor o defensora, si tiene


algo más que manifestar.

A continuación declarará cerrado el debate.

Sección Tercera

De la Sentencia

La Sentencia
Artículo 344. Cerrado el debate, el Juez o Jueza se retirará de la Sala a elaborar la sentencia y
convocará a las partes para el mismo día, a fin de imponerlos del contenido de ésta o del
dispositivo del fallo, en caso del supuesto establecido en el primer aparte del artículo 347 de este
Código.

Congruencia entre Sentencia y Acusación

Artículo 345. La sentencia de condena no podrá sobrepasar el hecho y las circunstancias descritos
en la acusación y en el acto de apertura a juicio o, en su caso, en la ampliación de la acusación.

En la sentencia condenatoria, el tribunal podrá dar al hecho una calificación jurídica distinta a la de
la acusación o del auto de apertura a juicio, o aplicar penas más graves o medidas de seguridad.

Pero, el acusado o acusada no puede ser condenado o condenada en virtud de un precepto penal
distinto del invocado en la acusación, comprendida su ampliación, o en el auto de apertura a
juicio, si previamente no fue advertido o advertida, como lo ordena el artículo 333 de este Código,
por el Juez o Jueza sobre la modificación posible de la calificación jurídica.

Requisitos de la Sentencia

Artículo 346. La sentencia contendrá:

1. La mención del tribunal y la fecha en que se dicta; el nombre apellido del acusado o acusada y
los demás datos que sirvan para determinar su identidad personal.

2. La enunciación de los hechos y circunstancias que hayan sido objeto del juicio.

3. La determinación precisa y circunstanciada de los hechos que el tribunal estime acreditados.

4. La exposición concisa de sus fundamentos de hecho y de derecho.

5. La decisión expresa sobre el sobreseimiento, absolución o condena del acusado o acusada,


especificándose en este caso con claridad las sanciones que se impongan.

6. La firma del Juez o Jueza.

Pronunciamiento

Artículo 347. La sentencia se pronunciará siempre en nombre de la República. Redactada la


sentencia, el tribunal se constituirá nuevamente en la sala de audiencia, después de ser
convocadas verbalmente todas las partes que concurrieron al debate, y el texto será leído ante los
que comparezcan. La lectura valdrá en todo caso como notificación, entregándose posteriormente
copia a las partes que la requieran.

Concluido el debate, la sentencia se dictará el mismo día.


Cuando la complejidad del asunto o lo avanzado de la hora tornen necesario diferir la redacción de
la sentencia, en la sala se leerá tan sólo su parte dispositiva y el Juez o Jueza expondrá
sintéticamente, los fundamentos de hecho y de derecho que motivaron la decisión. La publicación
de la sentencia se llevará a cabo, a más tardar, dentro de los diez días posteriores al
pronunciamiento de la parte dispositiva.

El término para interponer el recurso de apelación será computado de acuerdo a lo dispuesto en


el artículo 445 de este Código.

Absolución

Artículo 348. La sentencia absolutoria ordenará la libertad del absuelto o absuelta, la cesación de
las medidas cautelares, la restitución de los objetos afectados al proceso que no estén sujetos a
comiso, las inscripciones necesarias y de ser el caso, fijará las costas.

La libertad del absuelto o absuelta se otorgará aun cuando la sentencia absolutoria no esté firme y
se cumplirá directamente desde la sala de audiencias, para lo cual el tribunal cursará orden
escrita.

Condena

Artículo 349. La sentencia condenatoria fijará las penas y medidas de seguridad que corresponda
y, de ser procedente, las obligaciones que deberá cumplir el condenado o condenada.

En las penas o medidas de seguridad fijará provisionalmente la fecha en que la condena finaliza.

Fijará el plazo dentro del cual se deberá pagar la multa, si fuere procedente.

Decidirá sobre las costas, si fuere el caso, y la entrega de objetos ocupados a quien el tribunal
considera con mejor derecho a poseerlos, sin perjuicio de los reclamos que correspondan ante los
tribunales competentes; así como sobre el comiso, destrucción o confiscación, en los casos
previstos ella Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y la Ley.

Cuando la sentencia establezca la falsedad de un documento, el tribunal mandará inscribir en él


una nota marginal sobre su falsedad, con indicación del tribunal, del proceso en el cual se dictó la
sentencia y de la fecha de su pronunciamiento.

Si el penado o penada se encontrare en libertad, y fue recondenado o condenada a una pena


privativa de libertad mayor de cinco años, el Juez o Jueza decretará su inmediata detención, la cual
se hará efectiva en la misma sala de audiencias, sin perjuicio del ejercicio de los recursos previstos
en este Código.

Cuando fuere condenado o condenada a una pena menor a la mencionada, el o la Fiscal del
Ministerio Público o el o la querellante, podrán solicitar motivadamente al Juez o Jueza la
detención del penado o penada.
Acta del Debate

Artículo 350. Quien desempeñe la función de secretario o secretaria durante el debate, levantará
un acta que contendrá, por lo menos, las siguientes enunciaciones:

1. Lugar y fecha de iniciación y finalización de la audiencia, con mención de las suspensiones


ordenadas y de las reanudaciones.

2. El nombre y apellido del Juez o Jueza, partes, defensores o defensoras y representantes.

3. El desarrollo del debate, con mención del nombre y apellido de los o las testigos, expertos o
expertas e intérpretes, señalando los documentos leídos durante la audiencia.

4. Las solicitudes y decisiones producidas en el curso del debate, y las peticiones finales del
Ministerio Público, querellante, defensor o defensora e imputado o imputada.

5. La observancia de las formalidades esenciales, con mención de si se procedió públicamente o


fue excluida la publicidad, total o parcialmente.

6. Otras menciones previstas por la ley, o las que el Juez o Jueza ordene por si o a solicitud de las
partes.

7. La forma en que se cumplió el pronunciamiento de la sentencia, con mención de las fechas


pertinentes.

8. La mención de los medios tecnológicos utilizados durante el debate, si fuera el caso y para el
registro de la audiencia.

9. La firma del Juez o Jueza y del secretario o secretaria.

Comunicación del Acta

Artículo 351. El acta se leerá ante los comparecientes inmediatamente después de la sentencia,
con lo que quedará notificada.

Valor del Acta

Artículo 352. El acta sólo demuestra el modo cómo se desarrolló el debate, la observancia de las
formalidades previstas, personas que han intervenido y actos que se llevaron cabo.

LIBRO TERCERO

DE LOS PROCEDIMIENTOS ESPECIALES

TÍTULO I
DISPOSICIÓN PRELIMINAR

Supletoriedad

Artículo 353. En los asuntos sujetos a procedimientos especiales son aplicables las disposiciones
establecidas específicamente para cada uno de ellos en este Libro. En lo no previsto, y siempre
que no se opongan a ellas, se aplicarán las reglas del procedimiento ordinario.

TITULO II

DEL PROCEDIMIENTO PARA EL JUZGAMIENTO

DE LOS DELITOS MENOS GRAVES

Procedencia.

Artículo 354. El presente procedimiento será aplicable para el juzgamiento de los delitos menos
graves.

A los efectos de éste procedimiento, se entiende por delitos menos graves, los delitos de acción
pública previstos en la ley, cuyas penas en su límite máximo no excedan de ocho años de privación
de libertad.

Se exceptúan de este juzgamiento, independientemente de la pena, cuando se tratare de los


delitos siguientes: homicidio intencional, violación; delitos que atenten contra la libertad,
integridad e indemnidad sexual de niños, niñas y adolescentes; secuestro, corrupción, delitos
contra que el patrimonio público y la administración pública; tráfico de drogas, legitimación de
capitales, contra el sistema financiero y delitos conexos, delitos con multiplicidad de víctimas,
delincuencia organizada, violaciones a los derechos humanos, lesa humanidad, delitos contra la
independencia y seguridad de la nación y crímenes de guerra.

COMENTARIOS:

Tribunales municipales en funciones de control

Por expresa disposición del primer aparte del artículo 354 del nuevo Código Orgánico Procesal
Penal, los tribunales antes señalados sólo conocerán los delitos de acción pública, es decir,
aquellos delitos con penalidad igual o menor a 8 años pero que sean enjuiciables a instancia de
la víctima, tales como apropiación indebida simple, difamación, injuria, continuarán siendo
competencia del tribunal de juicio, aplicando el procedimiento previsto en el Libro Tercero,
Titulo II, artículos 354 y siguientes del citado Código.
Corolario de todo lo anterior, básicamente los tribunales municipales en funciones de control
serán competentes para conocer los delitos de lesiones personales, homicidio culposo con 1
víctima ya que si hay pluralidad de víctimas corresponde al tribunal de primera instancia, estafa,
fraude, apropiación indebida calificada, aprovechamiento de cosas provenientes de delito, etc.,
y las faltas previstas en el Libro Tercero del Código Penal.

Hasta ahora no se conoce con exactitud los tribunales a los cuales se les adjudicará esta
competencia, sería apropiado la creación de los tales con competencia exclusiva en materia
penal, en virtud que los tribunales de Municipio que existen hoy día tiene competencia en
materia civil, mercantil, tránsito, contencioso-administrativo (especial), jurisdicción voluntaria,
familia y por la cuantía hasta 3.000 UT, es decir, conocen una gran cantidad de causas,
adjudicarles la materia penal en nada ayuda a resolver el problema, pero habrá que esperar lo
que decida al respecto la Dirección Ejecutiva de la Magistratura ya que el nuevo Código se
encuentra en vacatio legis hasta 1 de enero de 2013, fecha estipulada para su entrada en
vigencia.

Hechos punibles exceptuados

En el nuevo COPP se exceptúan de la aplicación de este procedimiento y sus beneficios los


siguientes delitos: homicidio intencional, violación, delitos que atenten contra la libertad,
integridad e indemnidad de niños y adolescentes, secuestros, corrupción, delitos contra el
patrimonio público y la administración pública, tráfico de drogas de mayor cuantía, legitimación de
capitales, delitos con multiplicidad de víctimas, delincuencia organizada, violaciones a los derechos
humanos, lesa humanidad, delitos contra la independencia y seguridad de la nación y crímenes de
guerra.

Medida de coerción personal

Artículo 355. Salvo en los casos de comprobada contumacia o rebeldía, a los procesados y
procesadas por delitos menos graves, conforme a lo previsto en el artículo anterior, se les podrá
decretar medidas cautelares sustitutivas a la privación judicial preventiva de libertad, de acuerdo a
lo previsto en el artículo 242 de éste Código.

Se entiende por contumacia o rebeldía del procesado o procesada, cualquiera de los siguientes
hechos:

1. La falta de comparecencia injustificada del procesado o procesada, de acudir al llamado del


órgano jurisdiccional, o del Ministerio Público;

2. La conducta violenta o intimidatoria, debidamente acreditada, del imputado o imputada


durante el proceso hacia la víctima o testigos;
3. El incumplimiento de las medidas cautelares sustitutivas a la privación judicial preventiva de
libertad impuesta;

4. El encontrarse incurso en un nuevo hecho punible.

En estos casos, el Juez o Jueza de Instancia Municipal de oficio o a solicitud del Ministerio Público,
previa comprobación del hecho podrá revocar la medida o medidas cautelares sustitutivas a la
privación judicial preventiva de libertad, que hayan sido previamente acordadas sin perjuicio de
volver a otorgarlas.

COMENTARIOS:

Reparar el daño sin cárcel

El artículo 355 establece que salvo casos de "comprobada contumacia o rebeldía", a los
procesados por delitos menos graves "se les podrán decretar medidas cautelares sustitutivas a
la privación de libertad. Según el artículo 242 del COPP, estas son: detención domiciliaria,
presentación periódica ante el tribunal, prestación de caución económica (multa), entre otras.

Audiencia de imputación.

Artículo 356. Cuando el proceso se inicie mediante la interposición de una denuncia, querella o de
oficio, el Ministerio Público luego de la investigación preliminar y la práctica de las diligencias
tendientes a investigar y hacer constar la comisión del delito, las circunstancias que permitan
establecer la calificación y la responsabilidad de los autores y demás partícipes, así como el
aseguramiento de los objetos activos y pasivos relacionados con la perpetración; solicitará al
Tribunal de Instancia Municipal proceda a convocar al imputado o imputada debidamente
individualizado o individualizada para la celebración de una audiencia de presentación, la cual se
hará dentro de las cuarenta y ocho horas siguientes a su citación.

En la audiencia de presentación, además de verificarse los extremos previstos en el artículo 236 de


este Código, la legitimidad de la aprehensión, y la medida de coerción persona la imponer; el
Ministerio Público realizará el acto de imputación, informando al imputado o imputada del hecho
delictivo que se le atribuye con mención de las circunstancias de tiempo, modo y lugar de su
comisión, incluyendo aquellas de importancia para la calificación jurídica y las disposiciones legales
que resulten aplicables.
En esta audiencia, el Juez o Jueza de Instancia Municipal, deberá imponer al imputado del
precepto constitucional que le exime de declarar en causa propia, e igualmente le informará de las
Fórmulas Alternativas a la Prosecución del Proceso, las cuales de ser solicitadas, podrán acordarse
desde esa misma oportunidad procesal, con excepción del procedimiento especial por Admisión
de los Hechos. La resolución de todo lo planteado se dictará al término de la audiencia de
presentación.

Cuando el proceso se inicie con ocasión a la detención flagrante del imputado o imputada, la
presentación del mismo se hará ante el Juez o Jueza de Instancia Municipal, dentro de las cuarenta
y ocho horas siguientes a su detención, siguiéndose lo dispuesto en el primer y segundo aparte de
este artículo.

COMENTARIOS:

El artículo 356 reza que el tribunal municipal deberá informar al imputado, desde la audiencia de
presentación, las "Fórmulas Alternativas a la Prosecución del Proceso", las cuales podrán
acordarse desde esa misma oportunidad procesal. Según el artículo 38, estas consisten en una
autorización para prescindir total o parcialmente de la acción penal "cuando se trate de un
hecho que, por su insignificancia, no afecte gravemente al interés público, la participación del
imputado sea de menor relevancia o en el caso de delitos culposos si el imputado también ha
sufrido daño físico o moral.

Una de las fórmulas alternativas a la prosecución del proceso es un "acuerdo de reparación


social que consistirá en su participación en trabajos comunitarios" en alguna de las misiones
sociales que ejecuta el Gobierno nacional u otros que determine la ley. Además, está prevista la
"indemnización" por el daño causado a la víctima.

La labor comunitaria no podrá colidir con el trabajo que, al momento de la comisión del delito,
venía realizando el imputado como medio de sustento personal y de su familia.

Adicionalmente, el juez municipal asignará a un representante del consejo comunal de la


localidad o a un responsable del programa social para el cual trabajará el imputado para que lo
vigile. Esta persona deberá presentar un informe mensual sobre su desempeño.

Los acuerdos reparatorios no podrán tener una duración inferior a tres meses ni superior a ocho.
Principio de Oportunidad y Acuerdos Reparatorios

Artículo 357. El Principio de Oportunidad y los Acuerdos Reparatorios podrán solicitarse y


acordarse desde la audiencia de imputación.

Los supuestos para la procedencia, cumplimiento y aplicación de las Fórmulas Alternativas a la


Prosecución del Proceso señaladas en el aparte anterior, se regirán por lo previsto en las normas
del procedimiento ordinario.

Suspensión Condicional del Proceso

Artículo 358. La Suspensión Condicional del Proceso podrá acordarse desde la fase preparatoria,
siempre que sea procedente y el imputado o imputada en la oportunidad de la audiencia de
presentación así lo haya solicitado y acepte previamente el hecho que se le atribuye en la
imputación fiscal.

A esta solicitud el imputado o imputada, deberá acompañar una oferta de reparación social, que
consistirá en su participación en trabajos comunitarios, así como el compromiso de someterse a
las condiciones que fije el Juez o Jueza de Instancia Municipal.

Si la solicitud es efectuada por el imputado o imputada en la oportunidad de celebrarse la


audiencia preliminar, se requerirá que el imputado o imputada, en dicha audiencia, una vez
admitida la acusación fiscal, admita los hechos objeto de la misma.

COMENTARIOS:

Una persona que haya cometido un delito "menos grave", es decir, catalogado en la ley con penas
inferiores a ocho años, podrá proponer desde la fase preparatoria del proceso penal una "oferta
de reparación social", que consistirá en la participación en trabajos comunitarios. Así lo establece
este artículo 358 del nuevo Código Orgánico Procesal Penal (COPP), publicado en la Gaceta Oficial
Extraordinaria Nº 6.078.

Condiciones

Artículo 359. Son condiciones para el otorgamiento de la Suspensión Condicional del Proceso, la
restitución, reparación indemnización por el daño causado a la víctima, en forma material o
simbólica, el trabajo comunitario del imputado o imputada, acusado o acusada en cualquiera de
las misiones sociales que ejecuta el Gobierno Nacional y/o trabajos comunitarios, en la forma y
tiempo que determina el Juez o Jueza de Instancia, según la formación, destrezas, capacidades y
demás habilidades del imputado o imputada, acusado o acusada, que sean de utilidad a las
necesidades dela comunidad.
El trabajo comunitario del imputado o imputada, acusado o acusada, se hará cuidando en todo
momento que la labor social no obstaculice el trabajo que al momento de la comisión del hecho
punible venía desarrollando como medio de sustento personal y familiar.

Además de la participación del imputado o imputada en las actividades de contenido social


establecidas en los apartes anteriores, el Juez o Jueza de Instancia Municipal podrá establecer
cualquiera de las condiciones previstas en el procedimiento ordinario.

Régimen de Prueba

Artículo 360. El régimen de prueba está sujeto al control y vigilancia por parte del Juez o Jueza de
Instancia, quien deberá designar a un representante del consejo comunal u organización social
existente de la localidad que ejerza funciones de coordinador, director o encargado del programa
o actividad social a la que se someta el imputado o imputada, acusado o acusada.

La persona designada conforme a lo previsto en el encabezamiento de este artículo, deberá


presentar un informe mensual al Juez o Jueza de Instancia Municipal del cumplimiento de las
condiciones impuestas. Dicho informe deberá contar con el aval de la organización del poder
popular correspondiente, en garantía del principio de participación ciudadana.

Duración y Verificación de las Fórmulas Alternativas a la Prosecución del Proceso

Artículo 361. Las Fórmulas Alternativas a la Prosecución del Proceso solicitadas por el imputado o
imputada, que se hayan acordado en la oportunidad de llevarse a cabo la audiencia de imputación
o en la audiencia preliminar; que consistan en la Suspensión Condicional del Proceso o en un
Acuerdo Reparatorio estipulado a plazos, su duración no podrá ser inferior a tres meses ni
superior a ocho meses, de cumplimiento efectivo de las condiciones impuestas.

Vencido el lapso otorgado para la duración de las Fórmulas Alternativas a la Prosecución del
Proceso, prevista en el aparte anterior; el Juez o Jueza de Instancia Municipal procederá a
verificar, dentro de los diez días hábiles siguientes, el cumplimiento de las condiciones impuestas
si se trata de una Suspensión Condicional del Proceso, o el cumplimiento definitivo si se trata de
un Acuerdo Reparatorio, así como el cumplimiento o no de las medidas cautelares sustitutivas a la
privación judicial preventiva de libertad.

Si de la verificación a la que se refiere el aparte anterior, el Juez o Jueza de Instancia Municipal,


comprueba el cumplimiento de las condiciones impuestas en la Suspensión Condicional del
Proceso, o el cumplimiento definitivo del Acuerdo Reparatorio, así como el cumplimiento de las
medidas cautelares sustitutivas a la privación judicial preventiva de libertad decretada en la
audiencia de presentación, con posterioridad a ésta o en la audiencia preliminar, podrá dictar
sentencia de sobreseimiento por extinción de la acción penal, notificando de ello a las partes y a la
víctima no querellada.
Contra el auto que decrete el sobreseimiento de acuerdo a lo previsto en el aparte anterior, las
partes podrán ejercer recurso de apelación, el cual será conocido por la Corte de Apelaciones del
respectivo Circuito Judicial Penal.

COMENTARIOS:

Extinción de la acción penal

Transcurrido el lapso para el cumplimiento de las Fórmulas Alternativas a la Prosecución del


Proceso, el juez procederá a verificar dentro de los 10 días hábiles siguientes el cumplimiento de
las condiciones impuestas para la Suspensión Condicional del Proceso o el Acuerdo Reparatorio,
así como la aplicación de la medida sustitutiva a la privación de libertad.

Según el artículo 361, "si el juez comprobara el cumplimiento" de todas las condiciones
reparatorias "podrá dictar sentencia de sobreseimiento por extinción de la acción penal".

Incumplimiento

Artículo 362. Cuando de la verificación a que se refiere el artículo anterior, se compruebe el


incumplimiento del Acuerdo Reparatorio en el plazo fijado, o de las condiciones impuestas para la
Suspensión Condicional del Proceso, así como de las medidas cautelares sustitutivas a la privación
judicial preventiva de libertad que se hayan decretado en la audiencia de presentación, con
posterioridad a ésta o que se decretaron ella audiencia preliminar; el Juez o Jueza de Instancia
Municipal, procederá de la siguiente manera:

1. Si la Suspensión Condicional del Proceso o el Acuerdo Reparatorio cuyo cumplimiento se ha


ofertado a plazos, se ha solicitado y acordado en la oportunidad de celebrarse la audiencia de
imputación, el Juez o Jueza de Instancia Municipal, notificará del incumplimiento al Ministerio
Público, aros efectos de que éste en el lapso de sesenta días continuos siguientes, presente el
correspondiente acto conclusivo.

2. Si el Acuerdo Reparatorio cuyo cumplimiento se ha ofertado a plazos, o la Suspensión


Condicional del Proceso, sea solicitado y acordado en la oportunidad de celebrarse la audiencia
preliminar, el Juez o Jueza de Instancia Municipal, notificará del incumplimiento al Ministerio
Público y pasará adicta sentencia de condena, conforme al procedimiento especial por admisión
de los hechos, previsto en la parte final del numeral 1 del artículo 371 del presente Código.

COMENTARIOS:

En caso de incumplimiento

Si por el contrario se comprobara el incumplimiento, el juez tendrá dos opciones: notificar al


Ministerio Público para que este en un lapso de 60 días proceda a dictar un acto conclusivo, o
hacer la notificación a la fiscalía y proceder a dictar sentencia de condena, conforme al
procedimiento especial por admisión de los hechos previsto en el artículo 371 del COPP.

Si vencido el lapso de 60 días el Ministerio Público no ha emitido el acto conclusivo, "el juez o
jueza de instancia municipal decretará el archivo judicial de las actuaciones, el cual comporta el
cese inmediato de todas las medidas de coerción personal, cautelares y de aseguramiento
impuestas y la condición de imputado o imputada.

Actos Conclusivos

Artículo 363. El Ministerio Público, recibida la notificación del Juez o Jueza de Instancia Municipal,
acerca del incumplimiento que se refiere el numeral 1 del artículo anterior, deberá dentro de los
sesenta días continuos siguientes dictar el acto conclusivo que estime prudente de acuerdo a las
resultas de la investigación.

Si en la oportunidad de la audiencia de imputación, el imputado o imputada no hizo uso de las


Fórmulas Alternativas a la Prosecución del Proceso, el Ministerio Público deberá concluir la
investigación dentro del lapso de sesenta días continuos siguientes a la celebración de dicha
audiencia, de acuerdo a lo previsto en el artículo 358 del presente Código.

Archivo Judicial

Artículo 364. Si vencidos los lapsos a los que se refieren el encabezado y primer aparte del artículo
anterior, el Ministerio Público, ha omitido la presentación del correspondiente acto conclusivo, el
Juez o Jueza de Instancia Municipal, decretará el Archivo Judicial de las actuaciones, el cual
comporta el cese inmediato de todas las medidas de coerción personal, cautelares y de
aseguramiento impuestas y la condición de imputado o imputada.

Audiencia Preliminar

Artículo 365. Presentada la acusación el Juez o Jueza convocará a las partes a una audiencia oral
que deberá realizarse dentro de un plazo no menor de diez días ni mayor de quince días hábiles
siguientes.

La víctima podrá presentar acusación particular propia dentro del plazo de tres días contados
desde la fecha de la notificación de la convocatoria o adherirse a la acusación del Fiscal o la Fiscal
del Ministerio Público hasta el mismo día de la audiencia oral.

Cuando previamente a la celebración de la audiencia preliminar, conste en autos que la víctima ha


delegado la representación de sus derechos en el Ministerio Público, éste asumirá su
representación, en cualquier estado del proceso, por lo que si llegado el día y hora para la
celebración de la audiencia preliminar, el Juez o Jueza de Instancia Municipal verificare la
presencia del resto de las partes, llevará a cabo la celebración del acto.

En los casos en que la víctima no hubiere delegado su representación en el Ministerio Público, la


misma se tendrá como debidamente citada cuando haya sido notificada por cualquiera de los
medios contemplados en este Código y así conste en autos.

Si estando la víctima debidamente citada para la realización de la audiencia preliminar, no


compareciere, la audiencia se realizará sin su presencia.

Corresponderá al Juez o Jueza de Instancia Municipal realizar lo conducente para garantizar que se
celebre la audiencia preliminar en la oportunidad establecida.

Reglas para la Incomparecencia

Artículo 366. Llegado el día y hora para la celebración del acto de audiencia preliminar, el Juez o
Jueza de Instancia Municipal, una vez corroborada la inasistencia de alguna de las partes podrá
diferir la audiencia en una única oportunidad.

En el acto de diferimiento y a los fines de la celebración de la audiencia preliminar que haya de


fijarse nuevamente, se atenderán las reglas establecidas en el artículo 310 de este Código, en
cuanto sean aplicables.

En todo caso, el lapso para la celebración de la nueva audiencia preliminar, deberá hacerse dentro
de los diez días hábiles siguientes, a la fecha de diferimiento; salvo el supuesto de
incomparecencia injustificada del imputado cuya audiencia preliminar se hará una vez ejecutada la
orden de aprehensión librada en su contra.

En el acto de diferimiento, el Juez o Jueza de Instancia Municipal deberá dejar constancia en acta
de la citación de las partes presentes, y ordenará la citación de los ausentes, para su asistencia en
la nueva fecha fijada; salvo el supuesto de abandono tácito de la defensa privada, en cuyo caso se
ordenará lo conducente para la designación de un defensor o defensora público penal.

Facultades y Cargas de las partes

Artículo 367. Hasta cinco días antes de la fecha fijada para la celebración de la audiencia
preliminar, el fiscal o la fiscal, la víctima, siempre que se haya querellado o presentado una
acusación particular propia, y el imputado o imputada, podrán realizar por escrito los actos y
cargas procesales previstos en el artículo 311 de este Código.

La imposición o revocación de una medida de coerción personal, la aplicación de las Fórmulas


Alternativas a la Prosecución del Proceso, la solicitud de aplicación del procedimiento por
Admisión de los Hechos; y la proposición de pruebas que podrían ser objeto de estipulación entre
las partes; podrán ser igualmente planteadas de forma oral al momento de llevarse a cabo el
desarrollo de la audiencia preliminar, las cuales serán resueltas por el Juez o Jueza de Instancia
Municipal al término de la audiencia preliminar.
Desarrollo de la audiencia

Artículo 368. El día señalado se realizará la audiencia en la cual las partes expondrán brevemente
los fundamentos de sus peticiones.

Durante la audiencia, el imputado o imputada podrá solicitar que se le reciba su declaración, la


cual será rendida con las formalidades previstas en este Código.

El Juez o Jueza de Instancia Municipal, informará a las partes sobre las medidas alternativas a la
prosecución del proceso, aun cuando de las mismas el imputado o imputada haya hecho uso en
audiencia de presentación y se hubiese verificado su incumplimiento.

En ningún caso se permitirá que en la audiencia preliminar suplante en cuestiones que son propias
del juicio oral y público.

Finalizada la audiencia el Juez o Jueza resolverá, conforme a lo previsto en el artículo 313 de este
Código.

Cuando al término de la audiencia preliminar, el Juez admita parcialmente la acusación del


Ministerio Público o del querellante y ordene la apertura a juicio, y otorgue a los hechos una
calificación jurídica provisional distinta a la contenida en éstas; si la nueva calificación jurídica
arrastra la incompetencia sobrevenida del Tribunal de Instancia Municipal, así lo declarará,
declinando la competencia al Tribunal de Primera Instancia Estadal en Funciones de Control
respectivo.

Auto de apertura a juicio

Artículo 369. La decisión por la cual el Juez o Jueza de Instancia Municipal admite la acusación, se
dictará ante las partes y la misma deberá contener los requisitos establecidos en el artículo 314 de
este Código.

Del Juicio Oral y Público

Artículo 370. La celebración del Juicio Oral y Público, se hará ante un Tribunal Unipersonal de
Primera Instancia en Funciones de Juicio del Circuito Judicial Penal del respectivo estado donde se
encuentre el Juzgado de Primera Instancia Municipal, o de la extensión de dicho Circuito Judicial
Penal más cercano.

La celebración del juicio oral y público, se hará siguiendo las normas previstas para la fase de juicio
en el procedimiento ordinario.

Admisión de los Hechos


Artículo 371. El procedimiento por admisión de los Hechos, procederá desde la audiencia
preliminar, una vez admitida la acusación presentada por el Ministerio Público, hasta antes dela
recepción de pruebas.

En la aplicación de esta institución, se observaran las siguientes reglas:

1. Cuando la Admisión de los Hechos, sea solicitada de manera libre y voluntaria por el imputado o
imputada, en la oportunidad de celebrarse la audiencia preliminar, y el Juez o Jueza de Instancia
Municipal, verifique que éste o ésta, durante la fase preparatoria incumplió de acuerdo a lo
previsto en el artículo 362 de este Código, con una Fórmula Alternativa a la Prosecución del
Proceso que le hubiese sido acordada; rebajará la pena que resulte aplicable solamente en un
tercio.

Igual rebaja aplicará si luego de acordada la Fórmula Alternativa a la Prosecución del Proceso
durante la audiencia preliminar, se determina el incumplimiento de la mismas.

2. Cuando la Admisión de los Hechos, sea solicitada de manera libre y voluntaria por el imputado o
imputada, en la oportunidad de la audiencia preliminar, y el Juez o Jueza de Instancia Municipal,
verifique que éste o ésta, durante la fase preparatoria, no hizo uso de las Fórmulas Alternativas a
la Prosecución del Proceso; rebajará la mitad de la pena que resulte aplicable.

3. Cuando la Admisión de los Hechos, sea solicitada de manera libre y voluntaria por el acusado o
acusada, ante el Tribunal de Juicio, previo al inicio del debate probatorio; el Juez o Jueza de Juicio;
rebajará la pena que resulte aplicable solamente en un tercio.

COMENTARIOS:

En caso de incumplimiento

Si por el contrario se comprobara el incumplimiento, el juez tendrá dos opciones: notificar al


Ministerio Público para que este en un lapso de 60 días proceda a dictar un acto conclusivo, o
hacer la notificación a la fiscalía y proceder a dictar sentencia de condena, conforme al
procedimiento especial por admisión de los hechos previsto en el artículo 371 del COPP.

Si vencido el lapso de 60 días el Ministerio Público no ha emitido el acto conclusivo, "el juez o
jueza de instancia municipal decretará el archivo judicial de las actuaciones, el cual comporta el
cese inmediato de todas las medidas de coerción personal, cautelares y de aseguramiento
impuestas y la condición de imputado o imputada.
TÍTULO III

DEL PROCEDIMIENTO ABREVIADO

Procedencia

Artículo 372. El Ministerio Público podrá proponer la aplicación del procedimiento abreviado
previsto en este Título, cuando se trate de delitos flagrantes, cualquiera que sea la pena asignada
al delito.

Flagrancia y Procedimiento para la Presentación del Aprehendido o Aprehendida

Artículo 373. El aprehensor o aprehensora dentro de las doce horas siguientes a la detención,
pondrá al aprehendido o aprehendida a la disposición del Ministerio Público, quien dentro de las
treinta y seis horas siguientes, lo o la presentará ante el Juez o Jueza de Control competente a
quien expondrá cómo se produjo la aprehensión, y según sea el caso, solicitarla aplicación del
procedimiento ordinario o abreviado, y la imposición de una medida de coerción personal, o
solicitará la libertad del aprehendido o aprehendida. En este último caso, sin perjuicio del ejercicio
de las acciones a que hubiere lugar.

El Juez o Jueza de Control decidirá sobre la solicitud fiscal, dentro de las cuarenta y ocho horas
siguientes desde que sea puesto el aprehendido o aprehendida a su disposición.

Si el Juez o Jueza de Control verifica que están dados los requisitos a que se refiere el artículo
anterior, siempre que el ola Fiscal del Ministerio Público lo haya solicitado, decretará la aplicación
del procedimiento abreviado, y remitirá las actuaciones al tribunal de juicio, el cual convocará
directamente al juicio oral y público para que se celebre dentro de los diez a quince días
siguientes.

En este caso, hasta cinco días antes de la audiencia de juicio, el o la Fiscal y la víctima presentarán
la acusación directamente en el tribunal del juicio, a los efectos que la defensa conozca los
argumentos y prepare su defensa, y reseguirán, en lo demás, las reglas del procedimiento
ordinario.

En caso contrario, el Juez o Jueza ordenará la aplicación del procedimiento ordinario y así lo hará
constar en el acta que levantará al efecto.

COMENTARIOS:
Este artículo es la base jurídica para llevar a cabo la Audiencia de presentación: Al hacer un
análisis de éste articulo 373 del COPP, notamos que este solo hace referencia a la presentación del
aprehendido o aprehendida en flagrancia tal como lo establece el artículo 234 ejusdem, y para que
proceda la detención del sospechoso o sospechosa por flagrancia sin autorización judicial se deben
cumplir:

TRES REQUISITOS:

1). Que la persona haya sido sorprendido en el mismo momento de haber cometido el delito.

2). Que se trate de un delito de acción pública; y,

3). Que la detención se haya producido en flagrancia, lo cual debe constar a lo declarado por la
víctima y los testigos presenciales y todo corroborado en el acta policial. Esto es suficiente para
poder catalogar como legal la detención en flagrancia del sospechoso.

Ahora bien; Es muy importante saber que para que proceda la aprehensión por flagrancia el
requisito es que el delito debe ser sancionado con una pena corporal.

Por otro lado, para que proceda la aprehensión por flagrancia la acción penal no debe estar
evidentemente prescrita.

Por consiguiente, tampoco procede la aprehensión en flagrancia en los delito que haya una
denuncia de la víctima, por acusación o por querella de parte o a requerimiento del cuerpo
colegiado de que se trate,

LOS FUNDAMENTOS JURIDICOS PARA LA AUDIENCIA DE PRESENTACION:

Cuando en el acta policial esta la declaración de la víctima y la de dos testigos presenciales,


aunque no está establecido en el artículo 234 del COPP que hace referencia a la Flagrancia pero
que se deduce de la interpretación concatenada de los artículos 373, 236, 191, 192, 195 y 196 del
COPP, que regulan lo concerniente

Recurso de Apelación

Artículo 374. La decisión que acuerde la libertad del imputados de ejecución inmediata, excepto,
cuando se tratare delitos de: homicidio intencional, violación; delitos que atenten contrala
libertad, integridad e indemnidad sexual de niños, niñas y adolescentes; secuestro, delito de
corrupción, delitos que causen grave daño al patrimonio público y la administración pública;
tráfico de drogas de mayor cuantía, legitimación decapítales, contra el sistema financiero y delitos
conexos, delitos con multiplicidad de víctimas, delincuencia organizada, violaciones graves a los
derechos humanos, lesa humanidad, delitos graves contra la independencia y seguridad de la
nación crímenes de guerra, o cuando el delito merezca pena privativa de libertad que exceda de
doce años en su límite máximo, y el Ministerio Público ejerciere el recurso de apelación oralmente
en la audiencia, en cuyo caso se oirá a la defensa, debiendo el Juez o Jueza remitirlo dentro de las
veinticuatro horas siguientes a la Corte de Apelaciones.
En este caso, la corte de apelaciones considerará los alegatos de las partes y resolverá dentro de
las cuarenta y ocho horas siguientes contadas a partir del recibo de las actuaciones.

TÍTULO IV

DEL PROCEDIMIENTO POR ADMISIÓN DE LOS HECHOS

Procedimiento

Artículo 375. EI procedimiento por admisión de los hechos tendrá lugar desde la audiencia
preliminar una vez admitida la acusación, hasta antes de la recepción de pruebas.

EI Juez o Jueza deberá informar al acusado o acusada respecto al procedimiento por admisión de
los hechos, concediéndole la palabra. EI acusado o acusada podrá solicitar la aplicación del
presente procedimiento, para lo cual admitirlos hechos objeto del proceso en su totalidad y
solicitará al tribunal la imposición inmediata de la pena respectiva.

En estos casos; el Juez o Jueza podrá rebajar la pena aplicable al delito desde un tercio a la mitad
de la pena que haya debido imponerse, pudiendo cambiar la calificación jurídica del delito,
atendidas todas las circunstancias, tomando en consideración el bien jurídico afectado y el daño
social causado y motivando adecuadamente la pena impuesta.

Si se trata de delitos en los cuales haya habido violencia contralas personas cuya pena exceda de
ocho años en su límite máximo, y en los casos de delitos de: homicidio intencional, violación;
delitos que atenten contra la libertad, integridad e indemnidad sexual de niños, niñas y
adolescentes; secuestro, delito de corrupción, delitos que causen grave daño al patrimonio público
y la administración pública; tráfico de drogas de mayor cuantía, legitimación de capitales, contra el
sistema financiero y delitos conexos, delitos con multiplicidad de víctimas, delincuencia
organizada, violaciones graves a los derechos humanos, lesa humanidad, delitos graves contra la
independencia y seguridad de la nación y crímenes de guerra, el Juez o Jueza sólo podrá rebajar
hasta un tercio de la pena aplicable.

TÍTULO V
DEL PROCEDIMIENTO EN LOS JUICIOS CONTRA EL PRESIDENTE O PRESIDENTA DE LA REPÚBLICA
Y OTROS ALTOS FUNCIONARIOS O ALTAS FUNCIONARIAS DEL ESTADO

Competencia

Artículo 376. Corresponde al Tribunal Supremo de Justicia declarar si hay o no mérito para el
enjuiciamiento del Presidente o Presidenta de la República o de quien haga sus veces y de los altos
funcionarios o funcionarias del Estado, previa querella de él o la Fiscal General de la República.

Desestimación de Denuncia o Querella y Solicitud de Sobreseimiento

Artículo 377. El Tribunal Supremo de Justicia conocerá de las solicitudes de desestimación de las
denuncias y querellas interpuestas contra alta y altos funcionarios públicos, así como también de
las solicitudes de sobreseimiento presentadas a su favor. Tales solicitudes sólo podrán ser
interpuestas por la o el Fiscal General de la República.

Efectos

Artículo 378. Cuando el Tribunal Supremo de Justicia declare que hay mérito para el
enjuiciamiento del Presidente o Presidenta de la República, previa autorización de la Asamblea
Nacional, continuará conociendo de la causa hasta sentencia definitiva.

Cuando se trate de los otros altos funcionarios o funcionarias del Estado y se declare que hay lugar
al enjuiciamiento, el Tribunal Supremo de Justicia deberá pasar los autos al tribunal ordinario
competente si el delito fuere común, y continuará conociendo de la causa hasta sentencia
definitiva, cuando se trate de delitos políticos, salvo lo dispuesto en la Constitución de la República
respecto del allanamiento de la inmunidad delos miembros de la Asamblea Nacional.

La causa se tramitará conforme a las reglas del proceso ordinario.

Cuando el Tribunal Supremo de Justicia declare que no hay motivo para el enjuiciamiento
pronunciará el sobreseimiento.

Procedimiento

Artículo 379. Recibida la querella, el Tribunal Supremo de Justicia convocará a una audiencia oral y
pública dentro de los treinta días siguientes para que el imputado o imputada dé respuesta a la
querella. Abierta la audiencia, el o la Fiscal General de la República explanará la querella.
Seguidamente, el defensor o defensora expondrá los alegatos correspondientes. Se admitirán
réplica y contrarréplica. El imputado o imputada tendrá la última palabra. Concluido el debate el
Tribunal Supremo de Justicia declarará, en el término de cinco días siguientes, si hay o no mérito
para el enjuiciamiento.

Suspensión e Inhabilitación
Artículo 380. Cumplidos los trámites necesarios para el enjuiciamiento, el funcionario o
funcionaria quedará suspendido suspendida e inhabilitado o inhabilitada para ejercer cualquier
cargo público durante el proceso.

Altos Funcionarios o Funcionarias

Artículo 381. A los efectos de este Título, son altos funcionarios o funcionarias: el Presidente o
Presidenta de la República, el Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva de la República,
Ministros o Ministras del Despacho, Procurador o Procuradora General de la República, Miembros
del Alto Mando Militar, Gobernadores o Gobernadoras de los Estados, Diputados o Diputadas de
la Asamblea Nacional, Magistrados o Magistradas del Tribunal Supremo de Justicia, Contralor o
Contralora General de la República, Fiscal General de la República, Defensor o Defensora del
Pueblo, Rectores o Rectoras del Consejo Nacional Electoral, y Jefes o Jefas demisiones
Diplomáticas de la República.

TÍTULO VI

DEL PROCEDIMIENTO DE EXTRADICIÓN

Fuentes

Artículo 382. La extradición se rige por lo establecido en la Constitución de la República


Bolivariana de Venezuela, los tratados, convenios y acuerdos internacionales suscritos y ratificados
por la República y las normas de este título.

Extradición activa

Artículo 383. Cuando el Ministerio Público tuviere noticias de que un imputado o imputada al cual
le ha sido acordada medida cautelar de privación de libertad, se halla en país extranjero, solicitará
al Juez o Jueza de Control inicie el procedimiento de la extradición activa.

A tales fines se dirigirá al Tribunal Supremo de Justicia, el cual, dentro del lapso de treinta días
contados a partir del recibo dela documentación pertinente y previa opinión del Ministerio
Público, declarará si es procedente o no solicitar la extradición, y en caso afirmativo, remitirá copia
de lo actuado al Ejecutivo Nacional.

En caso de fuga del acusado sometido o la acusada sometida juicio oral y público, el trámite ante
el Tribunal Supremo de Justicia le corresponderá al Juez o Jueza de Juicio. Si el fugado o fugada
fuere quien esté o está cumpliendo condena el trámite le corresponderá al Juez o Jueza de
Ejecución.

Tramitación
Artículo 384. El Ministerio del Poder Popular con competencia en materia de Relaciones Exteriores
certificará y hará las traducciones cuando corresponda, y presentará la solicitud ante el gobierno
extranjero en el plazo máximo de sesenta días.

Medidas Precautelarías en el Extranjero

Artículo 385. El Ejecutivo Nacional podrá requerir al país donde se encuentra la persona solicitada,
su detención preventiva y la retención de los objetos concernientes al delito, con fundamento en
la solicitud hecha ante el Tribunal Supremo de Justicia por el Juez o Jueza competente, según lo
establecido en el artículo 383 de este Código.

Cuando se efectúen dichas diligencias el órgano al que corresponda deberá formalizar la petición
de extradición dentro del lapso previsto en la convención, tratado o normas de derecho
internacional aplicable

Extradición Pasiva

Artículo 386. Si un gobierno extranjero solicita la extradición de alguna persona que se encuentre
en el territorio de la República Bolivariana de Venezuela, el Poder Ejecutivo remitirla solicitud al
Tribunal Supremo de Justicia con la documentación recibida.

Medida Cautelar

Artículo 387. Si la solicitud de extradición formulada por un gobierno extranjero se presenta sin la
documentación judicial necesaria, pero con el ofrecimiento de producirla después, y con la
petición de que mientras se produce se aprehenda al imputado o imputada, el tribunal de control,
a solicitud del Ministerio Público, podrá ordenar, según la gravedad, urgencia naturaleza del caso,
la aprehensión de aquel o aquella.

Una vez aprehendido o aprehendida deberá ser presentado o presentada dentro de las cuarenta y
ocho horas siguientes ante el Juez o Jueza que ordenó su aprehensión, a los fines de ser informado
o informada acerca de los motivos de su detención y de los derechos que le asisten.

El tribunal de control remitirá lo actuado al Tribunal Supremo de Justicia, que señalará el término
perentorio para la presentación de la documentación, que no será mayor de sesenta días
continuos.

El término perentorio de sesenta días se computará desde que conste en el respectivo expediente,
la notificación hecha por el Ministerio con competencia en materia de relaciones exteriores, de la
detención, al gobierno del país requirente.

Libertad del Aprehendido

Artículo 388. Vencido el lapso al que se refiere el artículo anterior, el Tribunal Supremo de Justicia
ordenará la libertad del aprehendido o aprehendida si no se produjo la documentación ofrecida,
sin perjuicio de acordar nuevamente la privación de libertad si posteriormente recibe dicha
documentación.

Abogado o Abogada

Artículo 389. Los gobiernos extranjeros podrán designar un abogado o abogada para que los
represente en el proceso de extradición.

Procedimiento

Artículo 390. Sólo cuando conste la documentación que soporte la solicitud formal de extradición
del país requirente, el Tribunal Supremo de Justicia convocará a una audiencia oral dentro de los
treinta días siguientes a la notificación del solicitado o solicitada. A esta audiencia concurrirán el o
la representante del Ministerio Público, el requerido o requerida, su defensor o defensora y el
representante del gobierno requirente, quienes expondrán sus alegatos. Concluida la audiencia, el
Tribunal Supremo de Justicia decidirá en un plazo de quince días.

TÍTULO VII

DEL PROCEDIMIENTO EN LOS DELITOS DE ACCIÓN

DEPENDIENTE DE INSTANCIA DE PARTE

Procedencia

Artículo 391. No podrá procederse al juicio respecto de delitos de acción dependiente de


acusación o instancia de parte agraviada, sino mediante acusación privada de la víctima ante el
tribunal competente conforme a lo dispuesto en este Título.

Formalidades

Artículo 392. La acusación privada deberá formularse por escrito directamente ante el tribunal de
juicio y deberá contener:

1. El nombre, apellido, edad, estado, profesión, domicilio o residencia del acusador privado o
acusadora privada, el número de su cédula de identidad y sus relaciones de parentesco con el
acusado o acusada.

2. Los datos de identificación y ubicación con los que cuente del acusado o acusada.

3. El delito que se le imputa, y del lugar, día y hora aproximada de su perpetración.

4. Una relación especificada de todas las circunstancias esenciales del hecho.


5. Los elementos de convicción en los que se funda la atribución de la participación del acusado o
acusada en el delito.

6. La justificación de la condición de víctima.

7. La firma del acusador o acusadora o de su apoderado o apoderada con poder especial.

Si el acusador o acusadora no supiere o no pudiere firmar, concurrirá personalmente ante el Juez


o Jueza y en su presencia, estampará la huella digital.

Todo acusador o acusadora concurrirá personalmente ante el Juez o Jueza para ratificar su
acusación. El Secretario o

Secretaria dejará constancia de este acto procesal.

En un mismo proceso no se admitirá más de una acusación privada, pero si varias personas
pretenden ejercer la acción penal con respecto a un mismo delito, podrán ejercerla
conjuntamente por sí o por medio de una sola representación.

COMENTARIO:

A pesar de estar hablando concretamente sobre la acusación fiscal, el artículo 392 del COPP
dispone que la acusación privada deberá formularse por escrito directamente ante el tribunal de
juicio y deberá contener entre otras cosas, nuestra primordial identificación, como lo es la letra y
el número de la cédula de identidad.

Auxilio Judicial

Artículo 393. La víctima que pretenda constituirse en acusador privado o acusadora privada para
ejercer la acción penal derivada de los delitos dependientes de acusación o instanciada parte
agraviada podrá solicitar al Juez o Jueza de Control que ordene la práctica de una investigación
preliminar para identificar al acusado o acusada, determinar su domicilio o residencia, para
acreditar el hecho punible o para recabar elementos de convicción.

La solicitud de la víctima deberá contener:

a) Su nombre, apellido, edad, domicilio o residencia y número de cédula de identidad.

b) El delito por el cual pretende acusar, con una relación detallada de las circunstancias que
permitan acreditar su comisión, incluyendo, de ser posible, lugar, día y hora aproximada de su
perpetración.

c) La justificación acerca de su condición de víctima.

d) El señalamiento expreso y preciso de las diligencias que serán objeto de la investigación


preliminar.
COMENTARIOS:

El artículo 393 eiusdem, establece que la víctima que pretenda constituirse en acusador privado
para ejercer la acción penal derivada de los delitos dependientes de acusación o instancia de parte
agraviada, podrá solicitar al Juez en Funciones de Control que ordene la práctica de una
investigación preliminar para identificar al acusado, determinar su domicilio o residencia, para
acreditar el hecho punible o para recabar elementos de convicción. La solicitud de la víctima
deberá contener, entre otras cosas, el número de cédula de identidad.

Igualmente, cuando son personas jurídicas, se deben colocar las reseñas de la identificación de
estas personas jurídicas, tales como, los datos de constitución del registro mercantil y la
representación accionaria y estatutaria, la asamblea general ordinaria o extraordinaria que se
pretende hacer valer, o si es una fundación u ONG, por ejemplo, los datos de constitución del
registro subalterno, el Registro de Información Fiscal (RIF), direcciones físicas de las sucursales,
agencias, código postal, etc.. Sobre lo anterior, hay un criterio fundamental de atribución de
jurisdicción y el Domicilio. Ver la Sentencia Número 02872 del 29/11/2001 de la SPA del TSJ,
relacionada con el Domicilio de las personas físicas y jurídicas. Esta contempla:

“el (...) artículo 39 de la Ley de Derecho Internacional Privado (...) al igual que el régimen anterior,
establece el domicilio del demandado en territorio venezolano como criterio fundamental de
atribución de jurisdicción a los tribunales nacionales. La Sala en anteriores oportunidades ha
advertido que por domicilio de las personas físicas debe entenderse el lugar donde éstas tengan su
residencia habitual, en atención a lo dispuesto en los artículos 11 y 15 de la nueva Ley de Derecho
Internacional Privado; pero, con relación al domicilio de las personas jurídicas, como ninguna
mención especial hizo el legislador, la Sala reiteró la vigencia del concepto que se desprende del
Código Comercio, en su artículo 203, es decir, el lugar que determina el contrato constitutivo de la
sociedad, y a falta de esta designación, el lugar de su establecimiento principal (Vid, Sent. de esta
Sala Nº 1.044 del 11/08/99).”

Sobre las direcciones virtuales y su relación en casos de hechos punibles, como serían los nombres
de dominios de primer nivel terminados en .aero, .arpa, .asia, .biz, .cat, .com, .coop, .edu, .info,
.int, .jobs, .mobi, .museum, .name, .net, .org, .pro, and .travel, ir hacia http://www.whois.net para
buscar la información de las personas que se registraron en la base de datos. Con referencia a los
datos de identificación de los nombres locales de dominio .com.ve, ira hacia http://www.nic.ve, en
donde se encuentra el Centro de Información de Red la República Bolivariana de Venezuela (nic-
ve), como entidad encargada de asignar y regular dominios de internet de nuestro ámbito local.
Con respecto al mensaje de datos, correo electrónico o e-mail asociado o no al nombre de
dominio (es decir, con la "@"), es importante hacer las observaciones pertinentes en el texto de la
acusación y las implicaciones en base a la Ley sobre Mensajes de Datos y Firmas Electrónicas,
porque se otorga y reconoce plena eficacia y valor jurídico al e-mail conjuntamente con las
posibles implicaciones contenidas en la Ley Especial Contra los Delitos Informáticos.

Resolución del Juez o Jueza de Control

Artículo 394. Si el Juez o Jueza de Control considera que se trata efectivamente de un delito de
acción privada, luego de verificada la procedencia de la solicitud, ordenará al Ministerio Público o
al órgano o autoridad competente, la práctica de las diligencias expresamente solicitadas por
quien pretenda constituirse en acusador privado o acusadora privada.

Una vez concluida la investigación preliminar, sus resultas serán entregadas por el Juez o Jueza de
Control en original a la víctima, dejando copia certificada de las mismas en el archivo.

Recurso

Artículo 395. La decisión del Juez o Jueza de Control que niegue la práctica de la investigación
preliminar, podrá ser apelada por la víctima dentro de los cinco días hábiles siguientes a su
notificación.

Inadmisibilidad

Artículo 396. La acusación privada será declarada inadmisible por el Juez o Jueza de Juicio, cuando
el hecho no revista carácter penal o la acción esté evidentemente prescrita o verse sobre hechos
punibles de acción pública, o falte un requisito procedibilidad.

Recurso

Artículo 397. Contra la decisión que declare la inadmisibilidad de la acusación privada, la víctima
podrá ejercer recurso de apelación dentro de los cinco días hábiles siguientes a su publicación.

Si la corte de apelaciones confirma la decisión, el Juez o Jueza de Juicio devolverá a la víctima el


escrito y las copias acompañadas, incluyendo las decisiones dictadas.

Subsanación

Artículo 398. Si la falta es subsanable, el Juez o Jueza de

Juicio le dará a la víctima un plazo de cinco días hábiles para corregirla, que serán contados a partir
de la fecha del auto respectivo, en el cual se hará constar expresamente cuáles defectos deben ser
corregidos. En caso contrario la archivará.

Nueva Acusación
Artículo 399. Salvo el caso de que la decisión acerca de la inadmisibilidad quede firme, el acusador
o acusadora podrá proponer nuevamente la acusación privada, por una sola vez, corrigiendo sus
defectos, si fuere posible, con mención de la desestimación anterior.

Audiencia de Conciliación

Artículo 400. Admitida la acusación privada, con la cual el acusador o acusadora será tenido como
parte querellante para todos los efectos legales, el tribunal de juicio ordenará la citación personal
del acusado o acusada mediante boleta recitación, para que designe defensor o defensora y, una
vez juramentado éste o juramentada ésta, deberá convocar a las partes por auto expreso, sin
necesidad de notificación, a una audiencia de conciliación, que deberá realizarse dentro de un
plazo no menor de diez días ni mayor de veinte, contados apartar de la fecha de aceptación y
juramentación del cargo por parte del defensor o defensora del acusado o acusada.

Transcurridos cinco días desde la comparecencia del acusado acusada al tribunal para imponerse
de la admisión de la acusación, y cuando el acusado o acusada requiera un defensor o defensora
de oficio, el tribunal le asignará uno o una.

A la boleta de citación se acompañará copia certificada de la acusación y de su auto de admisión.

Trámite por Incomparecencia del Acusado

Artículo 401. En caso de no lograrse la citación personal del acusado o acusada, el tribunal, previa
petición del acusador o acusadora, y a su costa, ordenará su citación, mediante la publicación de
tres carteles en la prensa nacional, en caso de que la acusación haya sido incoada en la
Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas, y de dos carteles en la prensa nacional
y uno en la prensa regional, en caso duque la acusación haya sido incoada en otra circunscripción
judicial, con tres días de diferencia entre cada cartel, que deberán contener mención expresa
acerca de todos los datos que sirvan para identificar al acusado o acusada, la acusación incoada en
su contra, la fecha de admisión de la misma, el delito imputado y la orden de comparecer al
tribunal a designar defensor o defensora dentro de los diez días siguientes a la fecha en la cual
conste en autos la consignación del último delos tres carteles publicados.

Si transcurrido este lapso aún persiste la incomparecencia del acusado o acusada, el tribunal de
juicio, previa solicitud del acusador o acusadora, podrá ordenar a la fuerza pública su localización y
traslado a la sede del tribunal para que, el Juez o Jueza lo imponga de la acusación en su contra y
del derecho que tiene de designar defensor o defensora.

Facultades y Cargas de las Partes

Artículo 402. Tres días antes del vencimiento del plazo fijado para la celebración de la audiencia
de conciliación, el acusador o acusadora y el acusado o acusada podrán realizar por escrito los
actos siguientes:
1. Oponer las excepciones previstas en este Código, las cuales sólo podrán proponerse en esta
oportunidad.

2. Pedir la imposición o revocación de una medida de coerción personal.

3. Proponer acuerdos Reparatorios o solicitar la aplicación del procedimiento por admisión de los
hechos.

4. Promover las pruebas que se producirán en el juicio oral, con indicación de su pertinencia y
necesidad.

Pronunciamiento del Tribunal

Artículo 403. De no prosperar la conciliación, el Juez o Jueza pasará inmediatamente a


pronunciarse acerca de las excepciones opuestas, las medidas cautelares y la admisión uno de las
pruebas promovidas. En caso de existir un defecto de forma en la acusación privada, el acusador o
acusadora, si ello fuere posible, podrá subsanarlo de inmediato.

La decisión que declare sin lugar las excepciones opuestas o declare inadmisible una prueba, sólo
podrá ser apelada junto con la sentencia definitiva. Si se hubiere declarado con lugar la excepción
o se hubiere decretado una medida de coerción personal, el acusador o acusadora o el acusado o
acusada, según sea el caso, podrán apelar dentro de los cinco días siguientes.

El recurso de apelación, en caso de decreto de una medida de coerción personal, no suspenderá el


procedimiento.

Celebración del Juicio Oral y Público

Artículo 404. Caso de no haber prosperado las excepciones, ociando éstas no hubieren sido
interpuestas, el Juez o Jueza convocará a las partes a la celebración del juicio oral y público, que
deberá celebrarse en un plazo no mayor de diez días, contados a partir de la celebración de la
audiencia de conciliación.

Procedimiento por Admisión de los Hechos

Artículo 405. En caso de que el acusado solicite la aplicación del procedimiento por admisión de
los hechos, el Juez o Jueza procederá conforme a lo establecido en este Código.

Poder

Artículo 406. El poder para representar al acusador privado o acusadora privada en el proceso
debe ser especial, y expresar todos los datos de identificación de la persona contra quien redirija
la acusación y el hecho punible de que se trata.
El poder se constituirá con las formalidades de los poderes para asuntos civiles, no pudiendo
abarcar más de tres abogados o abogadas.

Desistimiento

Artículo 407. El acusador privado o acusadora privada que desista o abandone el proceso pagará
las costas que haya ocasionado. El desistimiento expreso podrá ser realizado por el acusador
privado o acusadora privada, o por su apoderado o apoderada con poder expreso para ello, en
cualquier estado y grado del proceso.

El acusador privado o acusadora privada será responsable, según la ley, cuando los hechos en que
funda su acusación privada sean falsos o cuando litigue con temeridad, respecto de cuyas
circunstancias deberá pronunciarse el Juez o Jueza motivadamente.

Fuera de acto expreso, la acusación privada se entenderá desistida, con los mismos efectos
señalados anteriormente, cuando el acusador o acusadora no promueva pruebas para fundar su
acusación, o sin justa causa no comparezca a la audiencia de conciliación o a la del juicio oral y
público.

La acusación privada se entenderá abandonada si el acusador o acusadora o su apoderado o


apoderada deja de instarla por más de veinte días hábiles, contados a partir de la última petición o
reclamación escrita que se hubiese presentado aljez o Jueza, excepción hecha de los casos en los
que, por el estado del proceso, ya no se necesite la expresión de voluntad del acusador privado o
acusadora privada. El abandono de la acusación deberá ser declarado por el Juez o Jueza mediante
auto expreso, debidamente fundado, de oficio o a petición del acusado o acusada.

Declarado el abandono, el Juez o Jueza tendrá la obligación decalcificar motivadamente, en el


mismo auto que la declare, si la acusación ha sido maliciosa o temeraria.

Contra el auto que declare el abandono y su calificación, y el que declare desistida la acusación
privada, podrá interponerse recurso de apelación dentro de los cinco (5) días hábiles siguientes a
su publicación.

Muerte del Acusador Privado o Acusadora Privada

Artículo 408. Muerto el acusador privado o acusadora privada luego de presentada la acusación,
cualquiera de sus herederos o herederas podrá asumir el carácter de acusador o acusadoras
comparece dentro de los treinta días siguientes a la muerte.

Sanción

Artículo 409. El que ha desistido, expresa o tácitamente, de una acusación privada o la ha


abandonado, no podrá intentarla de nuevo.
COMENTARIOS A ESTE TITULO:

Las diferentes clasificaciones en que la doctrina ha dividido los tipos penales, parte de
consideraciones de tipo procedimental, pues en estos casos la voluntad debidamente manifestada
por la víctima o sus representantes, mediante la denuncia, el requerimiento a la autoridad, o la
presentación de una acusación privada, puede llegar a constituirse o no, en un requisito de
procedibilidad para proceder al juzgamiento del sujeto activo. En estos casos hablamos de delitos
de acción pública y de delitos de acción privada, destacando la voluntad del sujeto pasivo como
requisito de procedibilidad, para el juzgamiento. (Resaltado de este fallo)

En ese sentido, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, en sentencia No. 1905 de
fecha 01.11.2006, ha señalado lo siguiente en relación a los modos de iniciación del proceso penal:

“...Todo proceso penal, ya sea acusatorio, inquisitivo o mixto, debe iniciarse de acuerdo con lo
señalado en las leyes que regulan ese proceso. La forma o la manera para que se inicie el proceso
penal, son denominadas en la doctrina como los modos de proceder. Estos modos de proceder, de
acuerdo a la legislación procesal penal vigente son: el modo de proceder por denuncia, el modo de
proceder de oficio, el modo de proceder por requerimiento de parte o cuerpo ofendido, el modo
de proceder por querella y el modo de proceder por acusación particular propia.

Cada uno de ellos se utiliza de acuerdo al tipo de procedimiento penal que se trate, es decir,
depende si se refiere al procesamiento de los delitos de acción pública, de los delitos
dependientes de instancia de parte, o cuando se trate de aquellos delitos que solo pueden ser
enjuiciados por requerimiento de parte o cuerpo ofendido.

El modo de proceder de oficio sucede cuando el funcionario competente por propia iniciativa
empieza la averiguación del hecho punible o de un presunto hecho punible. Ejemplo de ello, lo
encontramos en el contenido del artículo 283 del Código Orgánico Procesal Penal, que establece
que: “El Ministerio Público, cuando de cualquier modo tenga conocimiento de la perpetración de
un hecho punible de acción pública, dispondrá que se practiquen las diligencias tendientes a
investigar y hacer constar su comisión, con todas las circunstancias que puedan influir en su
calificación y la responsabilidad de los autores y demás partícipes, y el aseguramiento de los
objetos activos y pasivos relacionados con la perpetración”.

El modo de proceder por denuncia, consiste en un acto mediante el cual cualquier persona pone
en conocimiento de un funcionario competente la existencia de un hecho punible. El artículo 267
del Código Orgánico Procesal Penal, lo establece de la siguiente manera: “Cualquier persona que
tenga conocimiento de la comisión de un hecho punible puede denunciarlo ante el fiscal del
Ministerio Público o ante los órganos de policía de investigaciones penales”.
El modo de proceder por querella, se refiere a una queja privada que realiza la víctima con el
objeto de que se inicie el proceso penal. Esta manera de propiciar el inicio del proceso, es más
riguroso que los anteriores, por cuanto debe cumplir con una serie de requisitos de forma, como
lo contempla el artículo 276 del Código Orgánico Procesal Penal.

Los anteriores modos de proceder, a juicio de esta Sala Constitucional, son los más comunes y van
a propiciar que el Ministerio Público ordene el inicio de la investigación, en el caso de los dos
primeros, o bien a que el Juez de Control admita la querella que le es presentada. Esto ocurre en
los procesos penales en los cuales se ventila la responsabilidad por la comisión de un hecho
punible de acción pública.

Por su lado, en los procedimientos en los cuales se deba determinar la responsabilidad de los
delitos de acción dependiente de instancia de parte, el modo de proceder es la acusación privada,
como lo señala el artículo391del Código Orgánico Procesal Penal, que debe ser presentada por la
víctima ante el Tribunal de Juicio correspondiente...”. (Destacado de este fallo)

En relación a la acción penal, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, en fallo No.
1287, de fecha 28-06-06, dispuso:

“...En el ámbito del proceso penal, el acceso a la jurisdicción se cristaliza en la noción de acción
penal, a saber, en el ius ut procedatur, el cual corresponde a quien asume la posición de acusador
y pide el ejercicio del ius puniendi del Estado, siendo que en Venezuela tal posición le corresponde
fundamentalmente al Ministerio Público cuando se trate de la comisión de un delito de acción
pública, ello en virtud del sistema procesal penal acusatorio delineado en el artículo 285 del Texto
Constitucional, y en el articulado del Código Orgánico Procesal Penal, así como también a la
víctima querellante, tanto en el procedimiento ordinario –en el cual su actuación será accesoria a
la del Ministerio Público-, como en el procedimiento especial para el enjuiciamiento de los delitos
de acción privada, siendo que en este último caso le corresponderá en su totalidad el ejercicio de
la acción penal...”. (Negrillas de este fallo)

En ese orden de ideas, la Sala Constitucional en Sentencia N° 474 de fecha 28 de Marzo de 2008,
con ponencia del Magistrado PEDRO RONDON HAZZ dispuso:

"…Cuando la doctrina o la Ley aplican denominaciones tales como delitos de “acción privada” o
“de instancia privada” o de “acción dependiente de instancia de parte”, hacen referencia, como
concepto común, a aquellos hechos punibles cuyo enjuiciamiento y procuración de aplicación de la
correspondiente sanción penal es, como excepción legal expresa al principio general de la
titularidad fiscal de la acción penal, potestad exclusiva de quien resulte agraviado, directa o
indirectamente, por la conducta delictiva, de acuerdo con la legitimación que el Código Orgánico
Procesal Penal confiere a las personas que enumera en su artículo 121…Los delitos de acción
privada son enjuiciables mediante el ejercicio directo de la misma, por parte de su titular (víctima)
y a través de las normas del procedimiento especial que describe el Código Orgánico Procesal
Penal, desde su artículo 391. (destacado de este fallo)

A este respecto, el autor Carlos Moreno Brant, en su obra “El Proceso Penal Venezolano”, Págs.
525-529, en torno al procedimiento en los delitos de acción dependiente de instancia de parte,
expreso:

“…son delitos de acción dependiente de instancia de parte, también llamados de acción privada,
aquellos que la propia ley penal expresamente señala como enjuiciables sólo por acusación de la
parte agraviada o de quien represente sus derechos, lo cual tiene carácter excepcional, pues,
como regla general los delitos son de acción pública, vale decir, perseguibles de oficio, esto es, por
iniciativa propia del órgano competente al tener noticia del delito, de cualquier modo, conforme lo
establece con relación a la acción penal, el artículo 26 del COPP…

…La acusación privada constituye el modo de proceder en los delitos de instancia privada o, en
otras palabras, el modo como la víctima puede ejercer las acciones que nacen de los delitos que la
ley establece como de instancia privada, cuyo enjuiciamiento se hará conforme al procedimiento
especial establecido en el Código (Art. 26); acusación privada que deberá formularse por escrito
directamente ante el tribunal de juicio, a tenor de lo establecido en el encabezamiento del art. 392
ejusdem...son delitos de acción dependiente de instancia de parte, también llamados de acción
privada, aquellos que la propia ley penal expresamente señala como enjuiciables sólo por
acusación de la parte agraviada o de quien represente sus derechos, lo cual tiene carácter
excepcional, pues, como regla general los delitos son de acción pública, vale decir, perseguibles de
oficio, esto es, por iniciativa propia del órgano competente al tener noticia del delito, de cualquier
modo, conforme lo establece con relación a la acción penal, el artículo 25 del COPP…

…La acusación privada constituye el modo de proceder en los delitos de instancia privada o, en
otras palabras, el modo como la víctima puede ejercer las acciones que nacen de los delitos que la
ley establece como de instancia privada, cuyo enjuiciamiento se hará conforme al procedimiento
especial establecido en el Código (Art. 26); acusación privada que deberá formularse por escrito
directamente ante el tribunal de juicio, a tenor de lo establecido en el encabezamiento del art. 392
ejusdem...” (Negrillas de este fallo)
TÍTULO VIII

DEL PROCEDIMIENTO PARA LA APLICACIÓN DE MEDIDAS

DE SEGURIDAD

Procedencia

Artículo 410. Cuando el Ministerio Público, en razón de la inimputabilidad de una persona estime
que sólo corresponde aplicar una medida de seguridad, requerirá la aplicación de este
procedimiento. La solicitud contendrá, en lo pertinente, los requisitos de la acusación.

Reglas especiales

Artículo 411. El procedimiento se regirá por las reglas comunes, salvo las establecidas a
continuación:

1. Cuando el imputado o imputada sea incapaz será representado o representada, para todos los
efectos por su defensor o defensora en las diligencias del procedimiento, salvo los actos de
carácter personal.

2. En el caso previsto en el numeral anterior, no se exigirá la declaración previa del imputado o


imputada para presentar acusación; pero su defensor o defensora podrá manifestar cuanto
considere conveniente para la defensa de su representado o representada.

3. El procedimiento aquí previsto no se tramitará conjuntamente con uno ordinario.

4. El juicio se realizará sin la presencia del imputado o imputada cuando sea conveniente a causa
de su estado o por razones de orden y seguridad.

5. No serán aplicables las reglas referidas al procedimiento abreviado, ni las de suspensión


condicional del proceso.

6. La sentencia absolverá u ordenará una medida de seguridad.

Procedimiento Ordinario

Artículo 412. Cuando el tribunal estime que el investigado o investigada no es inimputable,


ordenará la aplicación del procedimiento ordinario.
TÍTULO IX

DEL PROCEDIMIENTO PARA LA REPARACIÓN DEL DAÑO

Y LA INDEMNIZACIÓN DE PERJUICIOS

Procedencia

Artículo 413. Firme la sentencia condenatoria, quienes estén legitimados o legitimadas para
ejercer la acción civil podrán demandar, ante el Juez o Jueza del tribunal que dictó la sentencia, la
reparación de los daños y la indemnización de perjuicios.

Requisitos

Artículo 414. La demanda civil deberá expresar:

1. Los datos de identidad y el domicilio o residencia del o la demandante y, en su caso, los de su


representante.

2. Los datos necesarios para identificar al demandado o demandada y su domicilio o residencia; si


se desconoce alguno de estos datos podrán solicitarse diligencias preliminares aljez o jueza con el
objeto de determinarlos.

3. Si el demandante, o el demandado o demandada, es una persona jurídica, la demanda deberá


contener la denominación razón social y los datos relativos a su creación o registro.

4. La expresión concreta y detallada de los daños sufridos y la relación que ellos tienen con el
hecho ilícito.

5. La cita de las disposiciones legales en que funda la responsabilidad civil del demandado o
demandada.

6. La reparación deseada y, en su caso, el monto de la indemnización reclamada

7. La prueba que se pretende incorporar a la audiencia.

Plazo

Artículo 415. El Juez o Jueza se pronunciará sobre la admisión o rechazo de la demanda dentro de
los tres días siguientes a su presentación.

Admisibilidad

Artículo 416. Para la admisibilidad de la demanda el Juez o Jueza examinará:

1. Si quien demanda tiene derecho a reclamar legalmente la reparación o indemnización.


2. En caso de representación o delegación, si ambas están legalmente otorgadas; en caso
contrario, fijará un plazo para la acreditación correspondiente.

3. Si la demanda cumple con los requisitos señalados en el artículo 414 de este Código. Si falta
alguno de ellos, fijará un plazo para completarla.

En caso de incumplimiento de los requisitos señalados, el Juez o Jueza no admitirá la demanda.

La inadmisibilidad de la demanda no impide su nueva presentación, por una sola vez, sin perjuicio
de su ejercicio ante el tribunal civil competente.

Decisión

Artículo 417. Declarada admisible la demanda, el Juez o Jueza ordenará la reparación del daño o la
indemnización de perjuicios mediante decisión que contendrá:

1. Los datos de identificación y domicilio o residencia del demandado o demandada y del


demandante y, en su caso, de sus representantes.

2. La orden de reparar los daños, con su descripción concreta y detallada, la clase y extensión de la
reparación o el monto de la indemnización.

3. La intimación a cumplir la reparación o indemnización o, en caso contrario, a objetarla en el


término de diez días.

4. La orden de embargar bienes suficientes para responder a la reparación y a las costas, o


cualquier otra medida cautelar, y la notificación al funcionario encargado o funcionaria encargada
de hacerla efectiva.

Objeción

Artículo 418. El demandado o demandada sólo podrá objetar la legitimación del demandante para
pedir la reparación o indemnización, u oponerse a la clase y extensión de la reparación o al monto
de la indemnización requerida.

Las objeciones serán formuladas por escrito indicando la prueba que se pretende incorporar a la
audiencia.

COMENTARIOS:

De acuerdo a lo establecido en el Art. 418 que prescribe lo siguiente: "Si el demandado es el


condenado, sólo podrá objetar la legitimación del demandante para pedir la reparación o
indemnización, u oponerse a la clase y extensión de la reparación o al monto de la indemnización
requeridas.
Si se trata de un tercero, podrá agregar a esas objeciones aquellas basadas en la legalidad del
título invocado para alegar su responsabilidad.

Las objeciones serán formuladas por escrito indicando la prueba que se pretende incorporar a la
audiencia".

Deben hacerse las siguientes aclaratorias:

1. En único que puede ser demandado es el condenado, el tercero civilmente responsable


sólo podrá ser demandado por este procedimiento, de acuerdo al criterio jurisprudencial, si es
llamado al proceso penal.

2. El legitimado para interponer la acción es la víctima que ha quedado acreditada como tal
en el proceso penal

3. Pueden hacerse 3 requerimientos: la reparación, la restitución o la indemnización.

En este procedimiento las objeciones o el escrito de oposición podríamos asimilarlo al escrito de


contestación de la demanda del procedimiento civil, tan es así que en el procedimiento civil, una
vez citado y no comparece el demandado queda confeso.

Aunque el COPP no lo establece, si no se hacen las objeciones se da como aceptación de las


pretensiones. Puede establecerse como diferencia con el proceso civil que no hay lapso
probatorio, sino que conjuntamente con el escrito de objeciones deben presentarse las pruebas
que contradigan la pretensión.

Audiencia de Conciliación

Artículo 419. Si se han formulado objeciones, el Juez o Jueza citará a las partes a una audiencia
dentro de los cinco días siguientes al vencimiento del término a que se refiere el numeral 3 del
artículo 417 de este Código.

El Juez o Jueza procurará conciliar a las partes, dejando constancia de ello. Si no se produce
conciliación ordenará la continuación del procedimiento y fijará la audiencia para que ésta se
realice en un término no menor de diez días ni mayor de treinta.

COMENTARIOS:

Si se hubieren formulado objeciones, el juez deberá citar a las partes a una audiencia dentro de los
cinco días siguientes al vencimiento del término para la objeción. En esta oportunidad debe
procurar la conciliación de las partes y dejar constancia de ello. Si no se produjere la conciliación,
el juez debe ordenar la continuación del procedimiento y fijar la celebración de la audiencia oral
en un término no menor de diez días ni mayor de treinta.

Si el demandante o su representante no comparezcan a la audiencia de conciliación, se tendrá por


desistida la demanda y deberán archivarse las actuaciones. En este caso la demanda no podrá
volver a proponerse en sede penal, sin perjuicio de su ejercicio en la jurisdicción civil. Si quien no
comparece es el demandado, la orden de reparación o indemnización valdrá como sentencia firme
y podrá procederse a su ejecución forzosa. En caso de que fueren varios los demandados y alguno
de ellos no comparece, el procedimiento seguirá su curso.

La audiencia se celebrará con las partes que comparezcan, quienes tendrán la carga de incorporar
los medios de prueba ofrecidos, salvo que hubieren solicitado auxilio judicial. En la audiencia los
medios de prueba deben incorporarse oralmente.

La audiencia de conciliación tiene consecuencias jurídicas distintas a la audiencia oral, en la


audiencia de conciliación, de llegarse a un acuerdo pone fin al proceso toda vez que el Juez la
homologue.

Inasistencia

Artículo 420. Si él o la demandante o su representante no comparecen a la audiencia de


conciliación, se tendrá por desistida la demanda y se archivarán las actuaciones. En este caso, no
se podrá ejercer nuevamente la demanda por estadía, sin perjuicio de su ejercicio en la
jurisdicción civil.

Si el demandado o demandada no comparece a la audiencia de conciliación la orden de reparación


o indemnización valdrá como sentencia firme y podrá procederse a su ejecución forzosa.

En caso de que sean varios los demandados o demandadas y alguno de ellos no comparezca, el
procedimiento seguirá su curso.

COMENTARIOS:

CONSECUENCIAS DE LA NO ASISTENCIA A LA AUDIENCIA DE CONCILIACIÓN Y A LA AUDIENCIA


ORAL

Si el demandante no comparece a la audiencia de conciliación se considera que ha desistido de la


acción y si el juez la declara desistida ya no se podrá intentar nuevamente la acción por la vía
penal, pero si podrá intentarla por la vía civil con una demanda de indemnización de daños y
perjuicios.

Si es el demandado quien no comparece a la audiencia de conciliación se toma como admisión de


todo lo que el demandante solicita, es decir se tiene por confeso.

En lo que respecta a la audiencia oral y pública si no comparece el demandante el artículo 421


COPP establece que aun cuando no comparezca el proceso continúa para que se incorporen las
pruebas. En principio pareciera que no hay sanción alguna ante la no comparecencia del
demandante, ya que el COPP indica que se realizará esta audiencia oral "con las partes que
comparezcan", a este respecto pueden hacer algunas observaciones, si lo comparamos con lo que
establece el procedimiento civil, laboral, etc., se tiene como desistido, es ilógico pensar entonces
que no se deba aplicar ninguna sanción si el demandante no asiste a la audiencia oral y pública,
toda vez que la no comparecencia a la audiencia de conciliación se sanciona como desistimiento
de la acción. Hay un criterio sostenido de la Sala Constitucional del TSJ que establece que los
procedimientos que se realizan en la Corte de Apelaciones a través de los Recursos, la Corte puede
fijar una audiencia oral en el caso de apelación de autos, y en el caso de ser apelación de sentencia
definitiva es de carácter obligatorio la realización de dicha audiencia. Ahora bien, es ilógico pensar
que toda vez que se active el aparato de justicia para intentar una acción y luego no se da impulso
no exista ninguna sanción, en virtud de todo lo antes expuesto, la Sala Constitucional determinó,
en el caso de las Cortes de Apelaciones, que si no asiste el demandante a la audiencia fijada para la
apelación, este desiste del recurso. Así pues, pudiera aplicarse el criterio de la Sala Constitucional
respecto de la Corte de Apelaciones a este procedimiento, en todo caso, no es de obligatoria
aplicación, dependerá del criterio de cada juez, si aplica la no sanción ante la incomparecencia del
demandante o, al contrario, sanciona acorde al criterio jurisprudencial establecido para las Cortes
de Apelaciones.

Audiencia

Artículo 421. El día fijado para la audiencia y con las partes que comparezcan, se procederá a
incorporar oralmente los medios de prueba.

A las partes corresponderá la carga de aportar los medios de prueba ofrecidos; y con auxilio
judicial, cuando lo soliciten.

Concluida la audiencia el Juez o Jueza dictará sentencia admitiendo o rechazando la demanda y, en


su caso, ordenándola reparación o indemnización adecuada e imponiendo las costas.

Contra esta sentencia no cabe recurso alguno.

COMENTARIO:

TOME EN CUENTA ESTA SENTENCIA PARA ESTA ULTIMA PARTE DEL ARTICULO UQE DICE “QUE
CONTRA ESTA SENTENCIA NO CABE RECURSO ALGUNO”

El COPP establece que contra esta sentencia no admite recurso alguno, pero a este respecto existe
pronunciamiento de la Sala Constitucional que establece que en virtud del principio de la doble
instancia prevista en la Constitución, toda persona que hubiere sido condenada tiene derecho a
que su sentencia sea revisada. Si bien el COPP establece que no se admite recurso contra esta
sentencia esta norma colide con lo previsto en la constitución y por el control difuso y aplicando la
norma constitucional con preferencia a lo previsto en el COPP se admite recurso contra esta
decisión, por tanto quedó modificado el artículo 421 por esta sentencia con carácter vinculante de
la Sala Constitucional que establece que sí admite recurso de apelación. (Ponencia Dra. María
Guadalupe Rivas: http://anzoategui.tsj.gov.ve/decisiones/2004/noviembre/1035-10-BP01-R-2003-
199-.html Sentencia Sala Constitucional del
21/04/2004http://www.tsj.gov.ve/decisiones/scon/abril/607-210404-03-2599.htm)

Ejecución

Artículo 422. A solicitud del interesado o interesada el Juez o Jueza procederá a la ejecución
forzosa de la sentencia, según lo dispuesto en el Código de Procedimiento Civil.

COMENTARIO:

El COPP establece que si el interesado o interesada lo solicitare el juez o Jueza procederá a la


ejecución forzosa de la sentencia, según lo dispuesto en el CPC; este artículo también sufrió
modificación en virtud de que pareciera, de acuerdo a la forma de redacción del artículo, que
corresponde al juez que dicta la sentencia proceder a la ejecución de la misma, pero por efecto de
la sentencia anteriormente mencionada de la Sala Constitucional también se modificó este artículo
por considerar que va en contra de los artículos que regulan el procedimiento ordinario y que no
hay ninguna justificación para que este procedimiento no se lleve por las normas del
procedimiento ordinario, en consecuencia a quien le corresponde la ejecutar la sentencia en este
procedimiento es al Juez de Ejecución, cumpliendo las normas previstas en el CPC para la
ejecución de una sentencia de carácter civil, entiéndase, cumplimiento voluntario, cumplimiento
forzoso, medidas ejecutivas, remate, adjudicación, etc.
LIBRO CUARTO

DE LOS RECURSOS

TÍTULO I

DISPOSICIONES GENERALES

Impugnabilidad Objetiva

Artículo 423. Las decisiones judiciales serán recurribles sólo por los medios y en los casos
expresamente establecidos.

Legitimación

Artículo 424. Podrán recurrir en contra de las decisiones judiciales las partes a quienes la ley
reconozca expresamente este derecho.

Por el imputado o imputada podrá recurrir el defensor o defensora, pero en ningún caso en contra
de su voluntad expresa.

Prohibición

Artículo 425. Los jueces o juezas que pronunciaron o concurrieron a dictar la decisión anulada no
podrán intervenir en el nuevo proceso.

Interposición

Artículo 426. Los recursos se interpondrán en las condiciones de tiempo y forma que se
determinan en este Código, con indicación específica de los puntos impugnados de la decisión.

Agravio

Artículo 427. Las partes sólo podrán impugnar las decisiones judiciales que les sean desfavorables.

El imputado o imputada podrá siempre impugnar una decisión judicial en los casos en que se
lesionen disposiciones constitucionales o legales sobre su intervención, asistencia y
representación, aunque haya contribuido a provocar el vicio objeto del recurso.

Causales de Inadmisibilidad

Artículo 428. La corte de apelaciones sólo podrá declarar inadmisible el recurso por las siguientes
causas:

a. Cuando la parte que lo interponga carezca de legitimación para hacerlo.


b. Cuando el recurso se interponga extemporáneamente por vencimiento del lapso establecido
para su presentación.

c. Cuando la decisión que se recurre sea inimpugnable o irrecurrible por expresa disposición de
este Código o de la ley.

Fuera de las anteriores causas, la corte de apelaciones, deberá entrar a conocer el fondo del
recurso planteado y dictará motivadamente la decisión que corresponda.

Efecto Extensivo

Artículo 429. Cuando en un proceso haya varios imputados o imputadas, o se trate de delitos
conexos, el recurso interpuesto en interés de uno de ellos se extenderá a los demás en lo que las
sea favorable, siempre que se encuentren en la misma situación y les sean aplicables idénticos
motivos, sin que en ningún caso los perjudique.

Efecto Suspensivo

Artículo 430. La interposición de un recurso suspenderá la ejecución de la decisión, salvo que


expresamente se dispóngalo contrario.

Parágrafo único: Excepción

Cuando se trate de una decisión que otorgue la libertad al imputado, la interposición del recurso
de apelación no suspenderá la ejecución de la decisión, excepto cuando retratare de delitos de:
homicidio intencional, violación; delitos que atenten contra la libertad, integridad e indemnidad
sexual de niños, niñas y adolescentes; secuestro, delito de corrupción, delitos que causen grave
daño al patrimonio público y la administración pública; tráfico de drogas de mayor cuantía,
legitimación de capitales, contra el sistema financiero y delitos conexos, delitos con multiplicidad
de víctimas, delincuencia organizada, violaciones graves a los derechos humanos, lesa humanidad,
delitos graves contra la independencia y la seguridad de la nación y crímenes de guerra y el
Ministerio Público apele en la audiencia de manera oral y se oirá a la defensa.

La fundamentación y contestación del recurso de apelación rehará en los plazos establecidos para
la apelación de autos o sentencias, según sea el caso.

COMENTARIOS:

Efecto suspensivo

Este artículo 430 del COPP, nuevo y del anterior, establece que la "interposición de un recurso
suspenderá la ejecución de la decisión".
Sin embargo, en el texto difundido ayer se le agrega un parágrafo único, el cual establece una
excepción a esta disposición. Esta dice que "cuando se trate de una decisión que otorgue la
libertad al imputado, interponer un recurso de apelación no suspenderá la ejecución de la
decisión, excepto cuando se tratare de delitos graves".

Según la exposición inicial del COPP, esta disposición tiene la finalidad de "evitar dilaciones
indebidas y el retardo procesal".

Desistimiento

Artículo 431. Las partes o sus representantes podrán desistir de los recursos interpuestos por ellas
sin perjudicar a los demás recurrentes, pero cargarán con las costas según corresponda.

El Ministerio Público podrá desistir de sus recursos en escrito fundado. El defensor o defensora no
podrá desistir del recurso sin autorización expresa del justiciable.

Competencia

Artículo 432. Al tribunal que resuelva el recurso se le atribuirá el conocimiento del proceso,
exclusivamente, en cuanto a los puntos de la decisión que han sido impugnados.

Reforma en Perjuicio

Artículo 433. Cuando la decisión sólo haya sido impugnada por el imputado o imputada, o su
defensor o defensora, no podrá ser modificada en su perjuicio.

Los recursos interpuestos por cualquiera de las partes permitirán modificar o revocar la decisión
en favor del imputado imputada.

Rectificación

Artículo 434. Los errores de derecho en la fundamentación de la decisión impugnada que no


hayan influido en la parte dispositiva, no la anularán, pero serán corregidos; así como los errores
materiales en la denominación o el cómputo de las penas.

Las partes podrán solicitar aclaratoria dentro de los tres días posteriores a la notificación.

Formalidades no esenciales

Artículo 435. En ningún caso podrá decretarse la reposición dela causa por incumplimiento de
formalidades no esenciales, inconsecuencia no podrá ordenarse la anulación de una decisión
impugnada, por formalidades no esenciales, errores de procedimiento y/o juzgamiento que no
influyan en el dispositivo de la decisión recurrida.
En estos casos, la Corte de Apelaciones que conozca del recurso, deberá advertir, y a todo evento
corregir, en los casos que conforme a las normas de éste código sea posible, el vicio detectado.

La anulación de los fallos de instancia, decretada en contravención con lo dispuesto en esta


norma, acarreará la responsabilidad disciplinaria de los jueces de Alzada que suscriban la decisión.

TÍTULO II

DE LA REVOCACIÓN

Procedencia

Artículo 436. El recurso de revocación procederá solamente contra los autos de mera
sustanciación, a fin de que el tribunal que los dictó examine nuevamente la cuestión y dicte la
decisión que corresponda.

Recurso durante las Audiencias

Artículo 437. Durante las audiencias sólo será admisible el recurso de revocación, el que será
resuelto de inmediato sin suspenderlas.

Procedimiento

Artículo 438. Salvo en las audiencias orales, este recurso se interpondrá en escrito fundado,
dentro de los tres días siguientes a la notificación.

El tribunal resolverá dentro del plazo de tres días y la decisión que recaiga se ejecutará en el acto.

TÍTULO III

DE LA APELACIÓN

Capítulo I

De la Apelación de Autos

Decisiones Recurribles

Artículo 439. Son recurribles ante la corte de apelaciones las siguientes decisiones:

1. Las que pongan fin al proceso o hagan imposible su continuación.


2. Las que resuelvan una excepción, salvo las declaradas sin lugar por el Juez o Jueza de Control en
la audiencia preliminar, sin perjuicio de que pueda ser opuesta nuevamente en la fase de juicio.

3. Las que rechacen la querella o la acusación privada.

4. Las que declaren la procedencia de una medida cautelar privativa de libertad o sustitutiva.

5. Las que causen un gravamen irreparable, salvo que sean declaradas inimpugnables por este
Código.

6. Las que concedan o rechacen la libertad condicional o denieguen la extinción, conmutación o


suspensión de la pena.

7. Las señaladas expresamente por la ley.

Interposición

Artículo 440. El recurso de apelación se interpondrá por escrito debidamente fundado ante el
tribunal que dictó la decisión, dentro del término de cinco días contados a partir dela notificación.

Cuando él o la recurrente promueva prueba para acreditar el fundamento del recurso, deberá
hacerlo en el escrito de interposición.

Emplazamiento

Artículo 441. Presentado el recurso, el Juez o Jueza emplazará a las otras partes para que lo
contesten dentro detrás días y, en su caso, promuevan prueba.

Transcurrido dicho lapso, el Juez o Jueza, sin más trámite, dentro del plazo de veinticuatro horas,
remitirá las actuaciones a la Corte de Apelaciones para que ésta decida.

Sólo se remitirá copia de las actuaciones pertinentes o se formará un cuaderno especial, para no
demorar el procedimiento.

Excepcionalmente, la Corte de Apelaciones podrá solicitar otras copias o las actuaciones originales,
sin que esto implique la paralización del procedimiento.

Procedimiento

Artículo 442. Recibidas las actuaciones, la corte de apelaciones, dentro de los tres días siguientes a
la fecha del recibo de las actuaciones, decidirá sobre su admisibilidad.

Admitido el recurso resolverá sobre la procedencia de la cuestión planteada dentro de los diez días
siguientes.

Si alguna de las partes ha promovido prueba y la corte de apelaciones la estima necesaria y útil,
fijará una audiencia oral dentro de los diez días siguientes a la recepción de las actuaciones y
resolverá al concluir la audiencia.
Cuando la decisión recurrida sea la prevista en el numeral 4 del artículo 439 de este Código, los
plazos se reducirán a la mitad.

El que haya promovido prueba tendrá la carga de su presentación en la audiencia.

El secretario o secretaria, a solicitud del o la promovente, expedirá las citaciones u órdenes que
sean necesarias, las cuales serán diligenciadas por éste o ésta.

La corte de apelaciones resolverá, motivadamente, con la prueba que se incorpore y los testigos
que se hallen presentes.

Capítulo II

De la Apelación de la Sentencia Definitiva

Admisibilidad

Artículo 443. El recurso de apelación será admisible contra la sentencia definitiva dictada en el
juicio oral.

Motivos

Artículo 444. El recurso sólo podrá fundarse en:

1. Violación de normas relativas a la oralidad, inmediación, concentración y publicidad del juicio.

2. Falta, contradicción o iconicidad manifiesta en la motivación de la sentencia.

3. Quebrantamiento u omisión de formas no esenciales o sustanciales de los actos que cause


indefensión.

4. Cuando ésta se funde en prueba obtenida ilegalmente o incorporada con violación a los
principios del juicio oral.

5. Violación de la ley por inobservancia o errónea aplicación de una norma jurídica.

COMENTARIOS.

Los juicios orales son juicios de instancia única con sólo el recurso de casación, razón por la cual un
proceso que opte por la oralidad no debe incluir la posibilidad de apelar de la sentencia definitiva.
En un proceso escrito el sistema de recursos es simple debido a la existencia del expediente en el
cual están todas las pruebas y alegatos: lo mismo que lee el juez de juicio, lo leerá el juez de alzada
y los jueces de casación. Ahora, cómo hacer si la oralidad hace desaparecer las actas propias del
juicio escrito, ¿qué base tendría el tribunal de alzada para sentenciar si no ha presenciado las
pruebas producidas? Aun cuando es posible la trascripción íntegra de las pruebas y del debate,
sería sacrificar la oralidad y la inmediación en el altar de la escritura, pilar de la inquisición (Brown,
1998, 235).

Por un lado se requiere modernizar el proceso mediante el modelo oral, pero por el otro este
sistema, por su característica de oralidad y de inmediación no acepta la trascripción de lo acaecido
en el juicio en actas. Quien va a decidir es quien presenció el debate, entonces ¿para quién son las
actas? Por otra parte un recurso de apelación que connotara un reexamen integral de los hechos y
del derecho significaría repetir el juicio oral y público, entonces según Bindeng, citado por Brown,
se trataría de una segunda primera instancia, no de una segunda instancia.

El Copp creó un sistema de recursos inéditos en un proceso oral, en el cual los motivos de la
apelación apuntan a la protección de las reglas del debido proceso (principios y garantías del juicio
oral) y hacia una correcta observancia y aplicación de las normas jurídicas (Brown, 1998, 239).

En el artículo 444 del Copp se especifican claramente los motivos del recurso ante una sentencia
definitiva de primera instancia, semejándose a los motivos por los cuales se puede fundar el
recurso de casación en relación a las sentencias de la Corte de Apelaciones, según el artículo 444
del mismo Código.

Escribimos en la ponencia presentada en las XXXII Jornadas J.M. Domínguez Escobar, en enero
pasado, que acostumbrado el foro venezolano al sistema de apelaciones en un sistema escrito en
el cual se podría debatir acerca de las pruebas ante la alzada, se vio repentinamente ante la
necesidad de ejercer sus recursos con base en otros principios. El nuevo sistema no impide debatir
sobre la validez de la prueba, pero a ello habrá de llegarse basándose en alegatos que se
compadezcan con los motivos previstos en el artículo 444

Se debe partir diferenciando una “verdad” incontrovertible y otra que puede ser objeto de un
recurso, para esto deberá distinguirse dos actividades del juez: la percepción de la prueba a través
de la inmediación, y por otra parte, la estructura racional del juicio que refleja en la sentencia. Un
tribunal de alzada no puede opinar sobre aquello que no presenció, lo que sí puede controlar es la
forma como el juez razonó y justificó, a través de la valoración de la prueba, mediante la sentencia
condenatoria, como quedó destruida la presunción de inocencia que protege al acusado. “Los
aspectos del juicio sobre la prueba que dependen sustancialmente de la percepción directa de la
misma, no son controlables… Por el contrario, el aspecto racional del juicio es controlable… en tres
líneas diferentes: el respeto a la lógica, la experiencia y los conocimientos científicos” (Bacigalupo,
1994, 67).
Lo anterior es lo que ordena el artículo 22 del Copp en el sentido de que las pruebas deban
valorarse a través de las tres líneas antes aludidas, y en este sentido el juez no cubrirá estas
expectativas si ha llegado incorrectamente a una conclusión (infracción del principio de la lógica);
o no ha tenido en cuenta que la noche, cuando no hay luz artificial, es oscura (se aparta de las
máximas de experiencias); o bien, que a pesar de la ausencia de sustancias tóxicas según la
autopsia, atribuya la muerte de alguien por envenenamiento (desconoce conocimientos
científicos). De la sentencia podrá recurrirse sólo con base en su aspecto racional al violentar
alguna de las tres reglas aludidas. Lo que no está permitido es fundar el recurso atacando la
sentencia con base en la percepción de las pruebas por parte del juez, pues quien ha de revisarla
no las presenció. La percepción de la prueba no es controlable fuera del ámbito de la inmediación,
lo controlable es la infraestructura racional en la cual se basa la sentencia (Rosell, 2005, 547).

Interposición

Artículo 445. El recurso de apelación contra la sentencia definitiva se interpondrá ante el Juez o
Jueza o tribunal que la dictó, dentro de los diez días siguientes contados a partir de la fecha en que
fue dictada, o de la publicación de su texto íntegro, para el caso de que el Juez o Jueza difiera la
redacción del mismo por el motivo expresado en el Artículo 347de este Código.

El recurso deberá ser interpuesto en escrito fundado, en el cuales expresará concreta y


separadamente cada motivo con sus fundamentos y la solución que se pretende. Fuera de esta
oportunidad no podrá aducirse otro motivo.

Para acreditar un defecto de procedimiento sobre la forma en que se realizó el acto en


contraposición a lo señalado en electa del debate o en la sentencia, el o la recurrente deberá
promover la prueba consistente en el medio de reproducción aquí se contrae el artículo 317 de
este Código, si fuere el caso.

Si éste no pudiere ser utilizado o no se hubiere empleado, será admisible la prueba testimonial.

La promoción del medio de reproducción se hará en los escritos de interposición o de contestación


del recurso, señalando de manera precisa lo que se pretende probar, sopeña de inadmisibilidad. El
tribunal lo remitirá a la corte de apelaciones debidamente precintado.

Contestación del Recurso

Artículo 446. Presentado el recurso, las otras partes, sin notificación previa, podrán contestarlo
dentro de los cinco días siguientes al vencimiento del lapso para su interposición, y en su caso,
promoverán pruebas.

El tribunal, sin más trámite dentro de las veinticuatro horas siguientes al vencimiento del plazo
correspondiente, remitirlas actuaciones a la corte de apelaciones para que ésta decida.

Procedimiento
Artículo 447. La corte de apelaciones, dentro de los cinco días siguientes a la fecha del recibo de
las actuaciones, decidirá sobre la admisibilidad del recurso.

Si estima admisible el recurso fijará una audiencia oral que deberá realizarse dentro de un plazo
no menor de cinco días ni mayor de diez días, contados a partir de la fecha del auto readmisión.

El que haya promovido pruebas tendrá la carga de su presentación en la audiencia, salvo que se
trate del medio de reproducción a que se contrae el artículo 317 de este Código, caso en el cual se
ordenará su utilización. La prueba se recibirán la audiencia.

El secretario o secretaria, a solicitud del promoverte, expedirlas citaciones u órdenes que sean
necesarias, las cuales serán diligenciadas por éste o ésta.

Audiencia

Artículo 448. La audiencia se celebrará con las partes que comparezcan y sus abogados, quienes
debatirán oralmente sobre el fundamento del recurso.

En la audiencia, los jueces o juezas podrán interrogar al o la recurrente sobre las cuestiones
planteadas en el recurso.

La Corte de Apelaciones resolverá, motivadamente, con la prueba que se incorpore y los o las
testigos que se hallen presentes.

Decidirá al concluir la audiencia o, en caso de imposibilidad por la complejidad del asunto, dentro
de los diez días siguientes.

La inasistencia del recurrente o la recurrente a la audiencia, no implica el desistimiento del


recurso.

Decisión

Artículo 449. Si la decisión de la corte de apelaciones declaración lugar el recurso, por alguna de
las causales previstas enlosa numerales 1 y 2 del artículo 444 de este Código, anulará la sentencia
impugnada y ordenará la celebración del juicio oral ante un Juez o Jueza en el mismo circuito
judicial, distinto del que la pronunció.

Si la decisión de la corte de apelaciones declara con lugar el recurso, por la causal prevista en el
numeral 3 del artículo 444de este Código, sólo podrá anularse la sentencia impugnada y ordenar la
celebración de un nuevo juicio oral cuando el quebrantamiento ocasionare a los intervinientes un
perjuicio reparable únicamente con la declaratoria de nulidad.

Si la decisión de la corte de apelaciones declara con lugar el recurso, por la causal prevista en el
numeral 4 del artículo 444 de este Código, sólo podrá anularse la sentencia impugnada y ordenar
la celebración de un nuevo juicio oral cuando la prueba obtenida ilegalmente o incorporada con
violación a los principios del juicio oral, resulte determinante y fundamental para el dispositivo del
fallo.

Si la decisión de la corte de apelaciones declara con lugar el recurso, por la causal prevista en el
numeral 5 del artículo 444 de este Código, la corte de apelaciones dictará una decisión propia
sobre el asunto con base en las comprobaciones de hecho, ya fijadas por la decisión recurrida,
siempre que la sentencia no haga necesario un nuevo juicio oral y público sobre los hechos, por
exigencias de la inmediación y la contradicción, ante un Juez o Jueza distinto a aquel que díctala
decisión recurrida.

Si se trata de un error en la especie o cantidad de la pena, lacarte de apelaciones hará la


rectificación que proceda.

Libertad del Acusado o Acusada

Artículo 450. Cuando por efecto de la decisión del recurso deba cesar la privación de libertad del
acusado o acusada, la Corte de Apelaciones ordenará su libertad, la cual se hará efectiva en la sala
de audiencia si está presente.

TÍTULO IV

DEL RECURSO DE CASACIÓN

Decisiones Recurribles

Artículo 451. El recurso de casación sólo podrá ser interpuesto en contra de las sentencias de las
cortes de apelaciones que resuelven sobre la apelación, sin ordenar la realización de un nuevo
juicio oral, cuando el Ministerio Público haya pedido ella acusación o la víctima en su acusación
particular propia o en su acusación privada, la aplicación de una pena privativa de libertad que en
su límite máximo exceda de cuatro años; o la sentencia condene a penas superiores a esos límites.

Asimismo serán impugnables las decisiones de las cortes de apelaciones que confirmen o declaren
la terminación del proceso o hagan imposible su continuación, aun cuando sean dictadas durante
la fase intermedia, o en un nuevo juicio verificado con motivo de la decisión del Tribunal Supremo
de Justicia que haya anulado la sentencia del juicio anterior.

COMENTARIOS:

En primer lugar, el recurso de casación se interpone en contra de las sentencias de las cortes de
apelaciones, sin ordenar la realización de un nuevo juicio oral, si previamente el Ministerio Público
solicitó en su acusación fiscal la aplicación de una pena privativa de libertad por uno o varios
delitos que en su límite máximo exceda de cuatro años; En segundo lugar, el recurso de casación
se interpone en contra de las sentencias de las cortes de apelaciones, sin ordenar la realización de
un nuevo juicio oral, cuando la víctima en su acusación particular propia o en su acusación privada,
solicita la aplicación de una pena privativa de libertad que en su límite máximo exceda de cuatro
años;

En tercer lugar, el recurso de casación se interpone en contra de las sentencias de las cortes de
apelaciones, sin haberse ordenado la realización de un nuevo juicio oral, cuando la sentencia
condene a penas superiores (más de cuatro años); En cuarto lugar, el recurso de casación sólo
podrá ser interpuesto en contra de las sentencias de las cortes de apelaciones, sin ordenar la
realización de un nuevo juicio oral, cuando el Ministerio Público o el acusador particular o
acusador privado hayan pedido la aplicación de penas inferiores a cuatro años.

El recurso de casación se interpone en contra de las interlocutorias de las cortes de apelaciones


que declaren inadmisibles o desistidos los recursos de apelación; en contra de las que confirman o
rechacen (declaran la inadmisibilidad) de la acusación privada o de la querella; en contra de las
decisiones dictadas por los jueces de ejecución.

El recurso de casación se interpone en contra de las sentencias de las cortes de apelaciones que
declaren inadmisibles o desistidos los recursos de apelación, sin ordenar la realización de un nuevo
juicio oral, cuando el Ministerio Público haya pedido en la acusación la aplicación de una pena
privativa de libertad que en su límite máximo exceda de cuatro años; o la sentencia condene a
penas superiores a esos límites.

Este artículo considero tiene vicios de inconstitucionalidad, por cuanto cualquier acusado por
delitos con penas privativas de libertad que en su límite máximo no excedan de cuatro años,
simplemente no puede acceder a la anulación de la sentencia por medio de la casación.

Si bien es cierto, no se pueden denunciar aisladamente normas constitucionales, ni normas


rectoras del proceso penal, como son las contenidas en los principios y garantías procesales del
Código Orgánico Procesal Penal (artículos 1 al 22), la denuncia siempre debe apoyarse en la
infracción de alguna norma procedimental, porque si no resultarían a todas luces imprecisas y
ambiguas en lo que respecta a la argumentación.

Recomiendo leer en la Revista de la Asociación de Ciencias Penales de Costa Rica, Septiembre


1995, AÑO 7, No. 10, los Magistrados de Casación y Profesores de la Universidad de Costa Rica,
Daniel González A. Mario A. Houed V. en el artículo “Algunas consideraciones sobre la evolución
de la casación penal”, donde se toca el punto sobre la inconstitucionalidad de las limitaciones para
recurrir en casación.

Ellos señalan entre oros ítems que:

“Las transformaciones jurídicas en la casación siguieron con la declaratoria de inconstitucionalidad


de varias disposiciones del Código de
Procedimientos Penales de 1973 referidas a ese recurso, que merecen ser mencionadas también
junto a las modificaciones normativas.

La inexistencia de límites para el imputado y su defensa: Debemos mencionar en primer término la


declaratoria de inconstitucionalidad de las normas que limitaban el derecho del imputado y su
defensor, de presentar recurso de casación contra la sentencia condenatoria por delito, cuando la
pena impuesta no alcanzaba cierto monto según se tratara de Juez Penal de Tribunal Superior. En
efecto, el artículo 474 del Código de Procedimientos Penales se estimó contrario al derecho del
imputado de recurrir contra toda sentencia condenatoria, según lo establece en forma expresa el
artículo 8.1.h de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y por esa razón se declaró
inconstitucional en cuanto establecía esos límites. (Ver sentencias de la Sala Constitucional N. 282
de 17 hrs. del 13 de marzo de 1990; y N. 719 de 16:30 hrs. del 26 de junio de 1990). Sobre este
derecho la propia Sala Constitucional tuvo oportunidad, posteriormente de aclarar los alcances de
los fallos antes citados, al indicar que "...si bien nuestra Constitución no consagra claramente
ningún derecho a recurrir del fallo judicial en ninguna materia -en realidad el artículo 42 párrafo
1º. lo único que establece es la prohibición de que un juez lo sea en diversas instancias para la
resolución de un mismo punto, pero no la necesidad de la existencia de más de una instancia-, la
Convención Americana sobre Derecho Humanos, que es, incluso a texto expreso, parámetro de
constitucionalidad (arts. 48 constitucional, 1º., 2º. incisos a) y b) y 73 inciso d) de la Ley de la
Jurisdicción Constitucional), sí establece expresamente, en su artículo 8º., párrafo 2º., inciso h),
entre derechos del imputado el "h) Derecho de recurrir del fallo ante juez o tribunal superior". La
Sala, por su parte, ha tenido abundante ocasión de desarrollar jurisprudencialmente esa norma,
de la que puede decirse en síntesis:

a) Que consagra el derecho del imputado en causa penal por delito, específicamente, habiendo
también fijado criterio todavía variados sobre su posible aplicación en otras causas penales, pero
sí dejando claramente establecido que se trata de un derecho a favor exclusivamente del
imputado, valga decir, del condenado en la sentencia, por delito. En este sentido, pueden verse las
sentencias # 282-90 de 17:00 horas del 13 de marzo de 1990 (expediente # 210-P-90), mediante la
cual, en un recurso hábeas corpus, la Sala sencillamente desaplicó las limitaciones para recurrir en
casación que imponía el artículo 474 inciso 1º y 2º del Código de Procedimientos Penales,
otorgándolo al recurrente en el caso concreto; # 10-90), que anuló por inconstitucionales esas
mismas limitaciones, esta vez con efectos erga omnes.”

A continuación lea algunas importantes Jurisprudencias de la Sala de Casación Penal del nuestro
máximo Tribunal sobre decisiones recurribles: Sentencia Número 040, Expediente Nº C07-0479 de
fecha 31/01/2008:

“...el delito de “lesiones culposas”, en su ordinal 2°, conlleva a una pena privativa de libertad de
uno (1) a doce (12) meses de prisión, lo que quiere decir que la pena establecida en dicho artículo
no excedería en el peor de los casos de los cuatro años, límite para que sea procedente el recurso
de casación.”
Sentencia Número 071 del 27/02/2003:

“Las circunstancias atenuantes basadas en el ordinal 4° del artículo 74 del Código Penal son de
libre apreciación del Juez, por lo que su aplicación o inaplicación resulta incensurable en casación”

Sentencia Número 461 del 15/10/2002:

“El artículo 610 de la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente, establece que el
recurso de casación, es admisible únicamente contra las sentencias del Tribunal Superior que
condene a pena privativa de libertad o absuelva, siempre que el Tribunal de Juicio hubiese
condenado por alguno de los hechos punibles que hacen admisible la sanción de privación de
libertad.”

Sentencia Número 127 del 08/04/2003:

“No todos los sobreseimientos pueden ser revisados en casación. Sólo tienen recurso de casación,
aquellos, cuyo efecto es el de declarar la terminación del proceso y hacer imposible su
continuación.”

Sentencia Número 368 del 18/07/2002:

“No todos los sobreseimientos tienen recurso de casación, puesto que hay algunos que declaran la
terminación del proceso; y otros que, aun cuando la ley ordene que deben ser resueltos mediante
un sobreseimiento, por ejemplo el caso de las excepciones, y en específico, la opuesta por falta de
requisitos de procedibilidad de la acusación, artículo 28 del Código Orgánico Procesal Penal,
pueden ser subsanados e intentarse nuevamente la acusación, lo que evidentemente no declara la
terminación del proceso ni impide su continuación.”

Sentencia Número 212 del 02/05/2002:

“... las sentencias de sobreseimiento, sólo son recurribles en casación cuando, en los supuestos
establecidos en el artículo 459 del Código Orgánico Procesal Penal, pongan fin al juicio o hagan
imposible su continuación.”

Sentencia Número 169 del 09/04/2002:

“...únicamente es posible la interposición del recurso de casación contra la sentencia definitiva


que se dicta en la fase de juicio y que declara el sobreseimiento de la causa, sino que también
puede interponerse contra los autos que contengan el mismo pronunciamiento y que hayan sido
dictados en las fases anteriores, pues deben ser considerados como sentencias interlocutorias con
una fuerza definitiva y dados sus efectos, tienen que estar sujetas a revisión”

Sentencia Número 103 del 14/03/2002:


“...en la substancial reforma del Código Orgánico Procesal Penal, el legislador clarificó el propósito
de no dar derecho a recurrir de las sentencias dictadas por las Cortes de Apelaciones sino en los
supuestos allí exigidos para el quantum de la pena”.

Sentencia Número 054 del 07/02/2002:

“...el artículo 12 del citado Código de Procedimiento Civil es una norma rectora que debe seguir
todo juez dentro de sus funciones y por tal no es censurable en casación.”

Sentencia Número 062 del 14/02/2002:

“...en la denuncia por indefensión debe explicarse en qué consiste la misma, ya que la Sala no
puede suplir la labor de las partes en discriminar el contenido de cada denuncia, así como
tampoco cuál es el vicio que se pretendió denunciar.”

Sentencia Número 023 del 22/01/2002: “...el objetivo de la casación es el control de legalidad para
impedir que los fallos afectados por violación o falsa interpretación de la ley alcancen la autoridad
y la inmutabilidad de la cosa juzgada, a través del recurso de casación.”

Sentencia Número 041 del 31/01/2002:

“...la recurrente plantea el recurso de casación, alegando vicios de la decisión del Tribunal de
Juicio y no de la Corte de Apelaciones, lo cual resulta evidentemente impropio, ya que el artículo
459 del Código Orgánico Procesal Penal vigente, establece que el recurso de casación sólo podrá
ser interpuestos en contra de las sentencias o decisiones de las Cortes de Apelaciones.”

LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACION PENAL

El artículo 452 del COPP indica que el Recurso de Casación podrá fundarse en violación de la ley,
por falta de aplicación, por indebida aplicación, o por errónea interpretación.

Cuando el precepto legal que se invoque como violado constituya un defecto del procedimiento, el
recurso sólo será admisible si el interesado ha reclamado oportunamente su subsanación, salvo en
los casos de infracciones de garantías constitucionales o de las producidas después de la clausura
del debate.
La motivación del Recurso de Casación Penal se descompone en dos partes, una son los motivos
propiamente dichos: violación de la ley, por falta de aplicación, por indebida aplicación, o por
errónea interpretación; y la otra, la es la fundamentación de estos 4 motivos. La suma o conjunto
de los agravios y la fundamentación es lo que se llama motivación del recurso.

Los motivos son las normas violadas, o erróneamente aplicadas y/o las normas inobservadas, eso
es lo que constituye el reproche. Claro que tenemos motivos - y por eso señalo "y/o"- que no
tienen contraparte, porque se aplicó mal un artículo pero no existe otro que en su lugar se debió
aplicar. Con apoyo en el artículo 460, primer aparte del Código Orgánico Procesal Penal, el recurso
de casación se puede denunciar por Infracción de Forma frente a la falta de aplicación de una
norma en concreto del COPP, frente al contenido intrínseco de la sentencia que pueda ser
recurrida en Casación, ya sea porque:

1. no se deja expresa constancia de la enunciación de los hechos y circunstancias que hayan sido
objeto del juicio…

2. no se dejan motivados los hechos que se dan por probados con atención al cuerpo del delito ya
sea como…

3. (hay que calificarlo) no se ha discriminado quien es el autor material, intelectual, cómplice o


cooperador inmediato…

4. previo al resumen, análisis y comparación de todo el material probatorio llevado a los autos…

5. siendo entonces la conclusión de que el fallo sea inmotivado

6. teniendo como parte primordial del escrito, la explicación en el mismo de la influencia decisiva y
terminante dentro del resultado del proceso.

A continuación lea algunas elementales Jurisprudencias de la Sala de Casación Penal del nuestro
máximo Tribunal sobre los motivos:

Sentencia Número 116, Expediente Nº C09-014 de fecha 31/03/2009.

Denuncia referida al Principio de Concentración y Continuidad: “... el artículo 335 se refiere a la


concentración y continuidad del juicio oral y público, y el artículo 357 ibídem, se relaciona con la
suspensión del juicio oral por incomparecencia del experto o testigo. Se advierte que tales
denuncias aunque corresponden a diferentes normas, están planteadas sobre la base de la misma
irregularidad indicada por la recurrente. En este sentido, los dispositivos enunciados por la
recurrente sólo pueden ser infringidos por los tribunales de instancia; no obstante, por referirse
estas normas a aspectos que atañen al principio de concentración del juicio, atinente al orden
público procesal y al carácter mismo del sistema oral y acusatorio vigente, la Sala las admite.”
Sentencia Número 059, de fecha 07/02/2008, Expediente Nº C08-0026: “...no consta en autos la
fundamentación del correspondiente recurso de casación por parte de la defensa privada del
ciudadano acusado ni tampoco consta que la Corte de Apelaciones lo haya provisto de un
Defensor Público, para que asumiese tal defensa, vulnerándole con ello el debido proceso y la
tutela judicial efectiva, en cuanto al derecho a la defensa y el derecho al recurso legalmente
establecido...en aras de garantizar la tutela judicial efectiva y el derecho al debido proceso,
comprendido en el acceso a los recursos legalmente reconocidos ...”

Sentencia Número 118 del 21/04/2004:

“La motivación, propia de la función judicial, tiene como norte la interdicción de la arbitrariedad,
permite constatar los razonamientos del sentenciador, necesarios para que el acusado y las demás
partes, conozcan las razones que le asistan, indispensables para poder ejercer con propiedad los
recursos y, en fin, para poder determinar la fidelidad del juez con la ley.”

Sentencia Número 284 del 10/03/2000:

“… no toda inmotivación del fallo constituye en todo caso un vicio que pueda dar lugar a la
casación por infracción de forma, sino aquella que sea de tal entidad que pueda afectar el
resultado del proceso pues, en caso contrario, todo vicio como el referido, afecte o no el
dispositivo del fallo, conduciría a la declaratoria de nulidad de la sentencia, con lo que se
entrabaría innecesariamente la buena marcha de los procesos.”

Sentencia Número 319 del 25/06/2002:

“El motivo en el cual el defensor apoya su denuncia se presenta en dos casos; el primero, cuando
no existe una relación lógica entre los hechos dados por establecidos por el juez en la sentencia y
las pruebas cursantes en el expediente, ya sea porque éstas no existen o porque no son legales
para el esclarecimiento de la comisión del delito y, el segundo, cuando esos hechos que se han
establecido no

constituyen prueba alguna relevante para lo que se investiga, quiere decir este segundo caso,
cuando el hecho dado por probado no da por demostrado la comisión del delito ni las
circunstancias que lo rodean.
Esto implica para el recurrente la obligación de señalarle a la Sala cuáles son los hechos
establecidos sin pruebas, o cuál es el hecho que no constituye prueba alguna de delito.”

Sentencia Número 323 del 27/06/2002:

“Motivar un fallo implica explicar la razón en virtud de la cual se adopta una determinada
resolución y es necesario discriminar el contenido de cada prueba, confrontándola con las demás
existentes en autos, además en cada caso concreto las exigencias de la motivación es particular.
Así, será más rigurosa en algunos juicios cuyas complejidades y actividad probatoria obligan al juez
a efectuar un análisis comparativo más meticuloso”

Sentencia Número 295 del 15/03/2000:

“…motivar una sentencia es explicar la razón jurídica en virtud de la que se adopta determinada
resolución. Por lo tanto es necesario discriminar el contenido de cada prueba, analizarla,
compararla con las demás existentes en autos y por último, conforme a la sana crítica, establecer
los hechos derivados de ellas.”

Sentencia Número 350 del 09/07/2002:

“Con la reforma del Código Orgánico Procesal Penal, el artículo 452 (ahora 460) modificó los
motivos por los cuales se puede fundar un recurso de casación, entendiéndose de acuerdo con
éste, que el recurso sólo podrá fundarse en violación de la ley, por falta de aplicación, por indebida
aplicación o por errónea interpretación, de lo que se infiere que no existe como motivo para
fundar un recurso de casación, hechos no constitutivos de prueba alguna.”

Sentencia Número 069 del 20/02/2003:

“La falta de motivación de los fallos, no está contemplado entre los motivos que se pueden
imputar a las sentencias recurribles en casación, toda vez que el artículo 460 del Código Adjetivo
Penal, señala que podrá fundarse en violación de la ley por falta de aplicación, por indebida
aplicación o por errónea interpretación.”

El motivo es la cita de la ley individualizada con el número del artículo concreto. Es muy sencillo, el
motivo es la cita de ley y la fundamentación es la hermenéutica de esa ley; a esto se reduce el
misterio, así lo enseña la REVISTA DE LA ASOCIACIÓN DE CIENCIAS PENALES DE COSTA RICA
DICIEMBRE 1992, AÑO 4, No. 6, en el artículo FALTA DE FUNDAMENTACIÓN DE LA SENTENCIA Y
VIOLACIÓN DE REGLAS DE LA SANA CRÍTICA, Profesor de Derecho Penal de la U.A.C.A., Francisco
Dall'Anese, Letrado de la Sala de Casación Penal.

La fundamentación es diferente del agravio, porque se trata de la interpretación que hace el


litigante para demostrar a la Sala de Casación Penal por qué se aplicó mal una norma, y por qué se
debió aplicar otra; es decir, es el razonamiento para convencer a la Sala que la Corte de
Apelaciones como tribunal de mérito dio eficacia a un artículo de ley cuando debió darla a otro.

Los agravios tienen las características de ser esenciales, argumentables en una sola oportunidad y
tener un efecto limitador de la competencia de la Sala de Casación Penal. Por el contrario, la
fundamentación tiene sus propias características, es esencial porque debe formularse el recurso
dando los motivos y la fundamentación, esto es con cita de la ley y con la respectiva
interpretación.

Los agravios son independientes, es decir, el litigante hace el reclamo que crea determinante para
anular o revocar la sentencia, mientras la fundamentación es dependiente porque debe
corresponder al motivo que se está alegando, debe ser interpretación del agravio, debe ser
congruente; no podría separarse la fundamentación del motivo.

Hay un principio de indisponibilidad de las normas procesales, que supone que el juez penal debe
revisarlo todo de oficio, excepto cuando actúa como tribunal de alzada. La excepción al principio
de indisponibilidad se da en los recursos. El tribunal debe limitarse a lo solicitado, excepto, en
casos de nulidades declarables de oficio en cualquier grado y estado del proceso. Este efecto
limitador de competencia de los motivos no lo tiene la fundamentación. La Sala de Casación Penal
podría acoger el recurso, teniendo como buena la denuncia del vicio de la sentencia, acoger el
agravio, pero con una interpretación distinta a la del recurrente, de manera que la
fundamentación no limita a la Sala. La fundamentación no tiene efecto limitador de competencia.

Expuesto este breve esquema de la motivación del recurso, les quiero hablar ahora de las
sentencias claves del TSJ sobre los motivos del recurso de casación por la forma, en lo que hace a
la violación de reglas de la sana crítica y falta de fundamentación de la sentencia.

Violación de la Ley: Falta de aplicación de la Ley (Jurisprudencias de la Sala de Casación Penal):

Sentencia Número 123, Expediente Nº C09-108 de fecha 31/03/2009.

Denuncia sobre error de derecho, por indebida aplicación o falta de aplicación de una norma
sustantiva:

“... cuando se alega error de derecho, por indebida aplicación o falta de aplicación de una norma
sustantiva, es necesario que se señalen con toda precisión los hechos dados por probados por el
Juzgador de Juicio, a los efectos de que la Sala pueda constatar si esos hechos se corresponden o
no con los elementos del tipo penal que se dice infringido y pueda entrar a considerar si la
calificación jurídica dada fue la correcta. Asimismo... en este tipo de denuncias, los recurrentes
deben respetar los hechos dados por probados, pues, si se cuestiona el establecimiento de los
hechos, mal podría alegarse error de derecho en la calificación del delito.”

Sentencia Número 078 del 28/02/2002:

“...no es lo mismo la inobservancia de una norma que la errónea aplicación, la inobservancia se


produce cuando el Juez desconoce totalmente el sentido y alcance de la misma y la errónea
aplicación, es cuando el juez al aplicarla lo hace equivocadamente.”

Sentencia Número 034 del 29/01/2002:

“… la inobservancia de un precepto legal significa la no aplicación o la falta de aplicación de dicho


artículo, y la errónea aplicación implica la equivocada aplicación del mismo.”

Sentencia Número 409 del 13/11/2003:

“Cuando se alega error de derecho, por indebida o falta de aplicación de una norma sustantiva, el
impugnante debe mostrarse de acuerdo con los hechos dados por probados. Respetando los
hechos establecidos en el fallo, es la única manera de poder determinar si el juez aplicó o dejó de
aplicar las normas denunciadas como infringidas.”

Indebida aplicación de la Ley (Jurisprudencias de la Sala de Casación Penal):

Pongamos un ejemplo, se condenó a un individuo por homicidio calificado cuando se debió


condenar por homicidio simple, el reclamo del recurso de casación es la indebida aplicación del
art. 409 del Código Penal en el inciso que corresponda y la omisión de aplicar el art. 409 del mismo
cuerpo legal. Es decir, el agravio lo constituye la norma mal aplicada y la norma que se dejó de
aplicar.

Sentencia Número 109, Expediente Nº C08-454 de fecha 24/03/2009:

“... La indebida aplicación de la norma penal ocurre cuando el sentenciador en conocimiento del
alcance y contenido del dispositivo lo aplica incorrectamente al caso, lo que deriva en una
evidente contradicción entre la conducta tipificada y las circunstancias de hecho y Derecho
expuestas en la sentencia. ... cuando se denuncia la indebida aplicación de una norma jurídica,
debe el recurrente señalar cuáles fueron los hechos establecidos por el Juzgador de Juicio, a fin de
poder constatar la veracidad o no de la infracción, lo que deduce que esta instancia como tribunal
de casación sólo conocerá de los fundamentos de derecho aplicados por la alzada en relación a los
hechos ya establecidos por el tribunal de inmediación.”

Sentencia Número 081, Expediente Nº C07-0433 de fecha 12/02/2008,

sobre el error de Derecho en la Calificación del Delito: “... cuando se denuncie error de derecho
en la calificación del delito, por indebida o falta de aplicación de una norma sustantiva, es
necesario que se señalen con toda precisión y que se respeten los hechos dados por probados por
el juzgador de juicio, a los efectos de que la Sala pueda constatar si esos hechos se corresponden o
no con los elementos del tipo penal que se dice infringido y pueda entrar a considerar si la
calificación jurídica dada fue la correcta...”

Sentencia Número A-003, Expediente Nº C06-0421 de fecha 18/01/2007:

“… cuando se denuncia la indebida aplicación de norma jurídica, debe el recurrente señalar cuáles
fueron los hechos establecidos por el Juzgador de Juicio, a fin de poder constatar la veracidad o no
de la infracción.”

Sentencia Número A-015 del 15/04/2004:

“El recurso extraordinario de casación es para corregir vicios de derecho cometidos por las Cortes
de Apelaciones, no para revisar el asunto, en una tercera instancia.”

Sentencia Número 354 del 09/07/2002:

“Es conveniente precisar que no es lo mismo la indebida aplicación de una norma que errónea
interpretación. Se entiende por indebida aplicación, cuando el juez al aplicar la norma, lo hace con
falta de equidad; mientras que la errónea interpretación, es cuando el juez, aun conociendo la
existencia y la validez de una norma apropiada al caso, eligiéndola acertadamente, equivoca la
interpretación en su alcance general y abstracto, es decir, cuando no le da el verdadero sentido,
haciendo derivar de ella, consecuencias que no concuerdan en su contenido”.

Errónea Interpretación (Jurisprudencias de la Sala de Casación Penal):

Es propio de la interpretación indagar lo que las leyes dicen jurídicamente, pues son numerosos y
cotidianos los supuestos en que ello se hace necesario para aplicar la norma con auténtico sentido
de justicia y recto juicio prudencial en los casos concretos, toda vez que éstos son particulares y
contingentes y por su indeterminación y multiplicidad, no son siempre susceptibles de ser
abarcados en su totalidad cuantitativa ni en su tipicidad cualitativa por la previsión del legislador.

Sentencia Número 209 del 17/06/2004:

“Ha dicho la Sala que cuando se denuncia el vicio de errónea interpretación debe el recurrente
señalar la manera como ha debido ser interpretada la norma violentada, e indicar con precisión los
motivos que hacen procedente el recurso, el no hacerlo es contrario a la técnica que se debe
observar en la redacción de la fundamentación, lo que constituye una carga impuesta al
recurrente que no la puede asumir la Sala a los fines de la resolución del recurso, pues ésta no
puede deducir lo que pretende el denunciante”.

Sentencia Número 407 del 14/08/2002:


“El error de derecho en la calificación jurídica del delito, viene supeditada a los hechos que el
tribunal de juicio ha dado por demostrado y sólo con esos hechos se puede subsumir la conducta
del acusado en el delito.”

Sentencia Número 133 del 20/03/2002: “...la denuncia por error de derecho supone la sujeción del
impugnante a los hechos establecidos por el sentenciador, pues, admitidos estos es como puede
hablarse de la incorrecta aplicación de la ley sustantiva que se dice infringida”.

Sentencia Número 134 del 20/03/2002:

"...en los casos de error de derecho el impugnante no puede pretender un nuevo análisis de los
elementos de convicción procesal sino dar por buenos los hechos establecidos por el sentenciador
para poder determinar, si partiendo de esos hechos, hubo o no el error de derecho en la
calificación del delito."

Sentencia Número A-008 del 12/03/2002:

“…en la impugnación del fallo por error de derecho, los hechos establecidos por el sentenciador
deben ser respetados, pues, es partiendo de ellos, donde puede residir la incorrecta aplicación del
precepto sustantivo que se denuncia en casación.”

Sentencia Número A-029 del 08/07/2003:

“Sí tienen casación las decisiones de la corte de apelaciones que confirman o declaran la
suspensión condicional del proceso, por imposibilitar, interrumpir u obstaculizar el proceso.”

Sentencia Número 473 del 17/10/2002:

“Para impugnar en casación la calificación del delito efectuada por la sentencia, es necesario que
los hechos atinentes a dicha calificación, hayan sido establecidos en el fallo, los cuales por lo
demás, deben ser respetados atendiendo a los establecidos por el tribunal de juicio y sólo cuando
esos hechos no encuadren en el tipo delictivo por el cual se condena al acusado, será procedente
el error en la calificación del delito.”

Sentencia Número 350 del 09/07/2002:

“El segundo aparte del artículo 460, no es un motivo para apoyar una denuncia en un recurso de
casación, pues éste le indica al recurrente, que en caso de denunciar en casación la infracción de
un precepto legal, que constituya un defecto del procedimiento para que éste sea admisible en
casación, ha debido reclamarlo en su debida oportunidad; así como establece la excepción de
denunciar en casación sin haberlo hecho anteriormente, sólo infracciones de tipo constitucional o
infracciones cometidas después de clausurado el debate.”

Sentencia Número 13 del 21/01/2000:


“Cuando se alega falta de análisis y comparación de determinadas pruebas, constituye carga para
el recurrente, expresar el contenido de las pruebas omitidas de análisis y de la indicación del
hecho o los hechos que se busca demostrar con esas pruebas, señalar la importancia del vicio y su
influencia para alterar el resultado del proceso de manera distinta a como fue establecida por el
sentenciador en el fallo.”

Sentencia Número 468 del 13/04/2000:

“Esta Sala, en reiterada jurisprudencia ha establecido que existe manifiesta contradicción entre los
hechos que se dan por probados, cuando por falta de claridad y determinación en cuanto a los
hechos admitidos como probados, puede ofrecerse alguna duda racional que impida la afirmación
o negación de un hecho principal e influyente, o cuando las contradicciones que en la exposición
de los mismos resulta, sean tan manifiestas e importantes y tan incompatibles en sus términos
que afecten a la unidad de dicha exposición y puedan surgir conclusiones contradictorias en el
fallo.”

No procede en Recurso de Casación (Jurisprudencias de la Sala de Casación Penal):

Cuando hay falso supuesto, falta de motivación de los fallos; la decisión que negó el beneficio de
suspensión condicional de la ejecución de la pena; las decisiones en materia de amparo
constitucional.

Sentencia Número 125 del 28/04/2004:

“No es el recurso de casación el medio para impugnar los autos que resuelvan sobre cualquier
incidente que no pongan fin al proceso ni impidan su continuación.”

Sentencia Número 374 del 30/03/2000:

“…la valoración dada, por los sentenciadores, a las pruebas llevadas al proceso es una facultad
discrecional de aquellos y como tal, ésta no es objeto de control o censura por la casación.”

Sentencia Número 173 del 09/04/2002:

“... las decisiones en materia de amparo tienen sus recursos propios (apelación y consulta) y una
vez agotados, no procede en su contra el recurso extraordinario de casación.”

Sentencia Número A-040 del 17/10/2002:

“El falso supuesto, consistente, de acuerdo al Código de Enjuiciamiento Criminal, en atribuirle la


existencia, a las actas del proceso, de menciones que no existen, en dar por demostrado un hecho
con pruebas que no aparecen en los autos o cuya inexactitud resulte de actas o instrumentos del
expediente, no mencionadas en la recurrida, no constituye motivo del recurso de casación
previsto en el Código Orgánico Procesal Penal.”

Sentencia Número 040 del 31/01/2002:

“Al indicar las disposiciones infringidas, señala normas de rango constitucional, las cuales ha
indicado con anterioridad la Sala, que su infracción no puede ser susceptible de ser impugnadas a
través del recurso extraordinario de casación.”

Sentencia Número 0828 del 20/11/2001:

“La decisión recurrida en casación que negó el beneficio de suspensión condicional de la ejecución
de la pena, no es susceptible del recurso extraordinario.”

Sentencia Número 085 del 28/02/2002:

“Atribuir la existencia en las actas del expediente de menciones que no existen es diferente a dar
por demostrados unos hechos con pruebas que no cursan en el expediente, ya que la primera de
ellas significa que la prueba existe y que el juez la ha mal interpretado; y en el segundo caso
implica que dicha prueba no existe, es por esto que ambos motivos no pueden denunciarse
cuando están relacionados a la misma prueba.”

Sentencia Número 187 del 12/04/2002:

“...el presente recurso de casación debe ser desestimado por inadmisible, por cuanto no existe
una norma en la ley adjetiva penal derogada ni en la vigente que permita recurrir contra las
sentencias absolutorias por veredicto del tribunal de jurados”.

Aconsejo ver la Sentencia de fecha 21/02/2002, Exp. Nº 01-0831.

Ponente: Dra. Blanca Rosa Mármol de León. Sobre Múltiples motivos:

“Con base en el artículo 452 del Código Orgánico Procesal Penal, vigente para el momento en que
se interpuso el recurso, denuncian los recurrentes que la sentencia emitida por la Corte de
Apelaciones incurrió en falso supuesto cuando señaló que el escrito de apelación carecía de
claridad y precisión; así como también que la Corte de Apelaciones se limitó a expresar que en el
escrito los recurrentes señalan de manera vaga e imprecisa que no se encuentra probado que la
droga incautada pertenece a su defendido. Continúan los recurrentes planteando que la decisión
de la Corte de Apelaciones se basó en la errónea aplicación de un precepto legal que no fue
indicado expresamente en ella, y que dicho artículo es el 445 del Código Orgánico Procesal Penal
el cual fue interpretado a su entender correctamente pero aplicado falsamente.

La Sala, para decidir, observa:


De la lectura del escrito de fundamentación, se evidencia que los recurrentes en su denuncia
mezclan distintos motivos de casación, a saber, que la sentencia incurrió en falso supuesto y que
se fundó en la errónea aplicación de un precepto legal, entendiendo la Sala que de acuerdo con el
artículo 455 del Código Orgánico Procesal Penal, vigente para el momento de la interposición del
recurso de casación,

el recurso debía interponerse mediante escrito fundado en el cual se debía indicar en forma
concisa y clara, los preceptos que se consideraban violados por inobservancia o errónea
aplicación, expresándose los motivos que lo hacían procedente, y fundándolos separadamente si
eran varios.

Como consecuencia de lo antes expuesto se evidencia que la denuncia estudiada no cumple con lo
establecido en el artículo 465 del Código Orgánico Procesal Penal, por lo que se debe ser
desestimada por ser manifiestamente infundada. Así se decide.

A pesar de que conforme a la ley, se desestima por manifiestamente infundado el recurso


interpuesto, esta Sala revisó la sentencia impugnada constatándose que su contenido coincide con
la realización de la justicia sobre formalidades superfluas, y que, por otra parte, satisface la
aplicación del derecho en el establecimiento de un fallo justo, todo de conformidad con los
artículos 257 de la Constitución de la República y 13 del Código Orgánico Procesal Penal...”.

Sentencia Número 224 del 23/06/2004, Control jurisdiccional, Recurso de Casación contra
decisiones de sobreseimiento como acto conclusivo de la investigación: “El artículo 19 de la
Constitución reconoce el control jurisdiccional del texto fundamental por parte de los jueces. Estos
deben abstenerse de aplicar normas que colidan con la Constitución y, la norma referente al
recurso de casación contra las decisiones de sobreseimiento, como acto conclusivo de la
investigación, no podrán conducir a la declaratoria de procedencia de la acusación fiscal, por
cuanto el ejercicio de esta acción es un deber de la exclusiva competencia de esta institución
(artículo 285, numeral 4 de la Constitución).”

Motivos

Artículo 452. El recurso de casación podrá fundarse en violación de la ley, por falta de aplicación,
por indebida aplicación, o por errónea interpretación.

Cuando el precepto legal que se invoque como violado constituya un defecto del procedimiento, el
recurso sólo será admisible si el interesado o interesada ha reclamado oportunamente su
subsanación, salvo en los casos de infracciones de garantías constitucionales o de las producidas
después de la clausura del debate.

Garantías del Acusado o Acusada


Artículo 453. La violación de garantías que solamente hayan sido establecidas en favor del
acusado o acusada, no podrá hacerse valer por el Ministerio Público con la finalidad de obtener
una decisión en perjuicio de aquel.

Interposición

Artículo 454. El recurso de casación será interpuesto ante la Corte de Apelaciones, dentro del
plazo de quince días después de publicada la sentencia, salvo que el imputado o imputada se
encontrare privado o privada de su libertad, caso en el cual este plazo comenzará a correr a partir
de la fecha de su notificación personal, previo traslado. Se interpondrá mediante escrito fundado
en el cual se indicarán, en forma concisa y clara, los preceptos legales que se consideren violados
por falta de aplicación, por indebida aplicación, o por errónea interpretación, expresando de qué
modo se impugna la decisión, con indicación de los motivos que lo hacen procedente, fundándolos
separadamente si son varios. Fuera de esta oportunidad no podrá aducirse otro motivo.

Prueba

Artículo 455. Cuando el recurso se fundamente en un defecto de procedimiento sobre la forma en


que se realizó el acto, en contraposición a lo señalado en el acta del debate o la sentencia, deberá
promoverse la prueba contenida en el medio de reproducción a que se contrae el artículo 317 de
este Código, si fuere el caso. Si éste no pudiere ser utilizado o no se hubiere empleado, será
admisible la prueba testimonial.

El medio se promoverá en los escritos de interposición o de contestación del recurso, señalando


de manera precisa lo queso pretende probar, so pena de inadmisibilidad. La Corte de Apelaciones
lo remitirá debidamente precintado.

Contestación del Recurso

Artículo 456. Presentado el recurso, éste podrá ser contestado por las otras partes dentro de los
ocho días siguientes al vencimiento del lapso para su interposición, y en su caso, promuevan
pruebas.

La corte de apelaciones, dentro de las cuarenta y ocho horas siguientes al vencimiento del plazo
correspondiente, remitirlas actuaciones al Tribunal Supremo de Justicia para que éste decida.

Desestimación

Artículo 457. Si el Tribunal Supremo de Justicia estima que el recurso es inadmisible o


manifiestamente infundado, así lo declarará, por la mayoría de la Sala de Casación Penal, dentro
de los quince días siguientes de recibidas las actuaciones, y las devolverá a la Corte de Apelaciones
de origen.

Audiencia Oral
Artículo 458. Si el Tribunal Supremo de Justicia considera que el recurso es admisible, convocará a
una audiencia oral y pública que deberá realizarse dentro de un plazo no menor de quince días ni
mayor de treinta.

El que haya promovido prueba tendrá la carga de su presentación en la audiencia, salvo que se
trate del medio de reproducción a que se contrae el artículo 317 de este Código, caso en el cual, el
Tribunal Supremo de Justicia dispondrá subutilización.

El secretario o secretaria, a solicitud del promoverte, expedirlas citaciones u órdenes que sean
necesarias, las cuales serán diligenciadas por éste o ésta.

La prueba se recibirá conforme a las reglas del juicio oral, en lo pertinente.

La audiencia se celebrará con las partes que comparezcan. Apalabra, para las conclusiones, será
concedida primero al abogado del recurrente.

Se admitirá réplica y contrarréplica.

El Tribunal Supremo de Justicia resolverá sobre el defecto de procedimiento, de ser el caso,


únicamente con la prueba queso incorpore en la audiencia.

El Tribunal Supremo de Justicia decidirá al concluir la audiencia, en caso de imposibilidad por la


importancia y la complejidad de las cuestiones planteadas, dentro de los veinte días siguientes.

Contenido de la decisión

Artículo 459. Si la sentencia declara con lugar el recurso fundado en la inobservancia o errónea
aplicación de un precepto legal, el Tribunal Supremo de Justicia dictará una decisión propia sobre
el caso, en tanto que para ello no sea necesario un nuevo debate sobre los hechos por exigencia
dela inmediación y la contradicción, ante un tribunal distinto del que realizó el juicio. En los demás
casos; anulará la sentencia impugnada y ordenará la celebración del juicio oral ante un nuevo
tribunal, o repondrá el proceso al estado en que se incurrió en el vicio de procedimiento que dio
lugar al recurso, si se cometió en las etapas anteriores. Si se trata de un error ella especie o
cantidad de la pena, el Tribunal Supremo de Justicia hará la rectificación que proceda.

Si la decisión declara sin lugar el recurso, el Tribunal Supremo de Justicia devolverá las actuaciones
a la Corte de Apelaciones de origen o al Juez o Jueza del tribunal respectivo.

Doble Conformidad

Artículo 460. Si se ordena la apertura de un nuevo proceso encontrar de un acusado o acusada


que haya sido absuelto por la sentencia de primera instancia, y obtiene una sentencia absolutoria,
en contra de ésta no será admisible recurso alguno.

Libertad del Acusado o Acusada


Artículo 461. El Tribunal Supremo de Justicia ordenará inmediatamente la libertad del acusado o
acusada, si está presente en la audiencia, cuando por efecto de su decisión deba cesar la privación
de libertad.

TÍTULO V

DE LA REVISIÓN

Procedencia

Artículo 462. La revisión procederá contra la sentencia firme, en todo tiempo y únicamente a favor
del imputado o imputada, en los casos siguientes:

1. Cuando en virtud de sentencias contradictorias estén sufriendo condena dos o más personas
por un mismo delito, que no pudo ser cometido más que por una sola.

2. Cuando la sentencia dio por probado el homicidio de una persona cuya existencia posterior a la
época de su presunta muerte resulte demostrada plenamente.

3. Cuando la prueba en que se basó la condena resulta falsa.

4. Cuando con posterioridad a la sentencia condenatoria, ocurra o se descubra algún hecho o


aparezca algún documento desconocido durante el proceso, que sean de tal naturaleza que hagan
evidente que el hecho no existió o que el imputado o imputada no lo cometió.

5. Cuando la sentencia condenatoria fue pronunciada a consecuencia de prevaricación o


corrupción de uno o más jueces o juezas que la hayan dictado, cuya existencia sea declarada por
sentencia firme.

6. Cuando se promulgue una ley penal que quite al hecho el carácter de punible o disminuya la
pena establecida.

Legitimación

Artículo 463. Podrán interponer el recurso:

1. El penado o penada.

2. El o el cónyuge o la persona con quien mantenga relación estable de hecho

3. Los herederos o herederas, si el penado o penada ha fallecido.

4. El Ministerio Público en favor del penado o penada.

5. El Ministerio con competencia en materia penitenciaria.

6. Las asociaciones de defensa de los derechos humanos o las dedicadas a la ayuda penitenciaria o
pos penitenciaria.
7. El juez o jueza de ejecución cuando se dicte una ley que extinga o reduzca la pena.

Interposición

Artículo 464. El recurso de revisión se interpondrá por escrito que contenga la referencia concreta
de los motivos en qué segunda y las disposiciones legales aplicables.

Junto con el escrito se promoverá la prueba y se acompañarán los documentos.

Competencia

Artículo 465. La revisión, en el caso del numeral 1 del artículo 462 de este Código, corresponde
declararla al Tribunal Supremo de Justicia en la Sala de Casación Penal.

En los casos de los numerales 2, 3 y 6, la revisión corresponderá a la Corte de Apelaciones en cuya


jurisdicción se cometió el hecho punible; y en los de los numerales 4 y 5corresponderá al Juez o
Jueza del lugar donde se perpetró el hecho.

Procedimiento

Artículo 466. El procedimiento del recurso de revisión se regirá por las reglas establecidas para el
de apelación o el de casación, según el caso.

Si la causal alegada fuere la del numeral 2 del artículo 462 de este Código el recurso deberá indicar
los medios con que se pretende probar que la persona víctima del presunto homicidio ha vivido
después de la fecha en que la sentencia la supone fallecida; y si es la del numeral 4 del mismo
artículo, se indicará el hecho o el documento desconocido durante el proceso, se expresarán los
medios con que se pretende acreditar el hecho se acompañará, en su caso, el documento o, si no
fuere posible, se manifestará al menos su naturaleza y el lugar y archivo donde se encuentra. El
recurso que no cumpla con los requisitos anteriores se rechazará sin trámite alguno.

Anulación y Sentencia de Remplazo

Artículo 467. El tribunal anulará la sentencia y dictará una decisión propia, cuando resulte la
absolución o la extinción dela pena. Si una ley penal ha disminuido la pena establecida, el tribunal
hará la rebaja que proceda.

Efectos

Artículo 468. Cuando la sentencia sea absolutoria el acusado o acusada podrá exigir que se
publique en la Gaceta Oficial dela República Bolivariana de Venezuela, y que se devuelvan, por
quien las percibió, las sumas pagadas por concepto de multas, costas e indemnización de
perjuicios, si fuere el caso, en cumplimiento de la sentencia anulada. Además, la sentencia
ordenará, según el caso, su libertad.

Recurso

Artículo 469. Ni la negativa de la revisión, ni la sentencia confirmatoria de la anterior, impedirán la


interposición de un recurso fundado en motivos distintos; pero las costas de una revisión
rechazada están a cargo de quien la interponga, si fuere el caso.

LIBRO QUINTO

DE LA EJECUCIÓN DE LA SENTENCIA

Capítulo I

Disposiciones Generales

Defensa

Artículo 470. El condenado o condenada podrá ejercer, durante la ejecución de la pena, todos los
derechos y las facultades que las leyes penales, penitenciarias y reglamentos le otorgan.

En el ejercicio de tales derechos el penado o penada podrá solicitar por ante el tribunal de
ejecución la suspensión condicional de la ejecución de la pena, cualquier fórmula alternativa de
cumplimiento de la pena y la redención de lapona por el trabajo y el estudio, conforme a lo
establecido en este Código y en leyes especiales que no se opongan al mismo.

Competencia

Artículo 471. Al tribunal de ejecución le corresponde la ejecución de las penas y medidas de


seguridad impuestas mediante sentencia firme. En consecuencia, conoce de:

1. Todo lo concerniente a la libertad del penado o penada, las fórmulas alternativas de


cumplimiento de pena, redención de lapona por el trabajo y el estudio, conversión, conmutación y
extinción de la pena.

2. La acumulación de las penas en caso de varias sentencias condenatorias dictadas en procesos


distintos contra la misma persona, si fuere el caso.

3. La realización periódica de inspecciones de establecimientos penitenciarios que sean necesarias


y podrá hacer comparecer ante sí a los penados o penadas con fines de vigilancia y control.
Cuando por razones de enfermedad un penado o penada sea trasladado o trasladada a un centro
hospitalario, se le hará la visita donde se encuentre.
En las visitas que realice el Juez o Jueza de ejecución levantará acta y podrá estar acompañado por
fiscales del Ministerio Público.

Cuando el Juez o Jueza realice las visitas a los establecimientos penitenciarios, dictará los
pronunciamientos que juzgue convenientes para prevenir o corregir las irregularidades que
observe.

Procedimiento

Artículo 472. El Tribunal de control o el de juicio, según sea el caso, definitivamente firme la
sentencia, enviará el expediente junto al auto respectivo al tribunal de ejecución, el cual remitirá
el cómputo de la pena al establecimiento penitenciario donde se encuentre el penado o penada,
privado o privada de libertad.

Si estuviere en libertad y no fuere procedente la suspensión condicional de la ejecución de la pena,


ordenará inmediatamente su reclusión en un centro penitenciario y, una vez aprehendido o
aprehendida, procederá conforme a esta regla.

El Juez o Jueza de ejecución, una vez recibido el expediente, deberá notificar a él o la Fiscal del
Ministerio Público.

Lugar Diferente

Artículo 473. Si el penado o penada debe cumplir la sanción en un lugar diferente al del Juez o
Jueza de ejecución notificado, éste o ésta deberá informar al Juez o Jueza de ejecución del sitio de
cumplimiento y remitir copia del cómputo para que proceda conforme a lo dispuesto en el
numeral 3 del artículo 471 de este Código.

El Ministerio con competencia penitenciaria, podrá ordenar el traslado del penado o penada a otro
sitio de reclusión, participándolo al tribunal de ejecución correspondiente, a los fines del
cumplimiento de lo contenido en el encabezamiento de este artículo.

Cómputo Definitivo

Artículo 474. El tribunal de ejecución practicará el cómputo y determinará con exactitud la fecha
en que finalizará la condena, en su caso, la fecha a partir de la cual el penado o penada podrá
solicitar la suspensión condicional de la ejecución de lapona, cualquiera de las fórmulas
alternativas del cumplimiento de la misma y la redención de la pena por el trabajo y el estudio.

La resolución se notificará al Ministerio Público, al penado o penada y a su defensor o defensora,


quienes podrán hacer observaciones al cómputo, dentro del plazo de cinco días.

El cómputo es siempre reformable, aún de oficio, cuando se compruebe un error o nuevas


circunstancias lo hagan necesario.

Incidentes
Artículo 475. Los incidentes relativos a la ejecución o a la extinción de la pena, a las fórmulas
alternativas de cumplimiento de la misma, y todos aquellos en los cuales, por su importancia, el
tribunal lo estime necesario, serán resueltos en audiencia oral y pública, para la cual se notificará a
las partes y se citará a los testigos y expertos o expertas necesarios que deban informar durante el
debate. En caso de no estimarlo necesario, decidirá dentro de los tres días siguientes y contra la
resolución será procedente el recurso de apelación el cual deberá ser intentado dentro de los
cinco días siguientes, y su interposición no suspenderá la ejecución de lapona, a menos que así lo
disponga la corte de apelaciones.

Privación Preventiva de Libertad

Artículo 476. Se descontará de la pena a ejecutar la privación de libertad que sufrió el penado o
penada durante el proceso.

Se descontará también la privación de libertad sufrida por el penado o penada en el extranjero, en


un procedimiento de extradición con fines de ejecución penal.

Para los efectos del cómputo del cumplimiento de parte o de la totalidad de la pena impuesta, así
como para el otorgamiento de cualquier beneficio o medida solicitada por un condenado o
condenada o penado o penada, no se tomarán en cuenta las medidas restrictivas de la libertad,
sino única y exclusivamente el tiempo que haya estado sujeta realmente la persona a la medida de
privación judicial preventiva de libertad o recluido en cualquier establecimiento del Estado. En
consecuencia, sólo retomará en cuenta el tiempo que el penado o penada hubiere estado
efectivamente privado o privada de su libertad.

Apelación

Artículo 477. La apelación interpuesta contra las decisiones dictadas por los jueces o juezas de
ejecución será resuelta por las Cortes de Apelaciones.

Multa

Artículo 478. Si la pena principal es de multa y el penado o penada no la paga dentro del plazo
fijado en la sentencia, será citado o citada para que indique si pretende sustituirla por trabajo
voluntario en instituciones de carácter público, o solicitar plazo para pagarla, el cual, en ningún
caso, excederá de seis meses.

Oído el penado o penada, el tribunal decidirá por auto razonado. En la resolución fijará el tiempo,
las condiciones y el lugar donde cumplirá el trabajo voluntario, dispondrá asimismo las medidas
necesarias para el cumplimiento de la decisión y el control de su ejecución.

En caso de incumplimiento del trabajo voluntario, el Juez o Jueza ordenará la ejecución obligatoria
de trabajo comunitario proporcional al monto de la multa, estimando un día de trabajo
equivalente a una unidad tributaria.

Inhabilitación
Artículo 479. Si la pena es de inhabilitación para ejercer una profesión, industria o cargo, se le
notificará a la autoridad o entidad encargada de controlar su ejercicio, indicándole la fecha de
finalización de la condena.

Indulto y Conmutación

Artículo 480. En caso de indulto, el Ministerio con competencia en materia penitenciaria o la


autoridad que designe el Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela,
remitirá al sitio de reclusión copia auténtica de la decisión o Gaceta Oficial contentiva del decreto
de indulto, a objeto que se proceda a la inmediata libertad del indultado o indultada, e igualmente
se notificará al tribunal de ejecución.

En caso de conmutación de la pena, el tribunal de ejecución procederá a practicar un nuevo


cómputo y notificará al

Ministerio con competencia penitenciaria, a objeto del trámite correspondiente.

Perdón del Ofendido u Ofendida

Artículo 481. Cuando el perdón del ofendido u ofendida haya extinguido la pena, el tribunal de
ejecución ordenará la libertad.

Capítulo II

De la Suspensión Condicional de la Ejecución de la Pena,

de las Fórmulas Alternativas del Cumplimiento de la Pena y

de la Redención Judicial de la Pena por el Trabajo y el

Estudio

Suspensión condicional de la ejecución de la pena

Artículo 482. Para que el tribunal de ejecución acuerde la suspensión condicional de la ejecución
de la pena, se requerirá:
1. Pronóstico de clasificación de mínima seguridad del penado penada, emitido de acuerdo a la
evaluación realizada por un equipo técnico, constituido de acuerdo a lo establecido en el numeral
3 del artículo 488 de este Código.

2. Que la pena impuesta en la sentencia no exceda de cinco años.

3. Que el penado o penada, se comprometa a cumplir las condiciones que le imponga el tribunal o
el delegado o delegada de prueba.

4. Que el penado o penada presente oferta de trabajo, cuya validez en términos de certeza de la
oferta y adecuación a las capacidades laborales del penado o penada, sea verificada por el
delegado o delegada de prueba.

5. Que no haya sido admitida en su contra, acusación por la comisión de un nuevo delito, o no le
haya sido revocada cualquier fórmula alternativa de cumplimiento de pena que le hubiere sido
otorgada con anterioridad.

Condiciones

Artículo 483. En el auto que acuerde la suspensión condicional de la ejecución de la pena, se le


fijará al penado o penada el plazo del régimen de prueba, que no podrá ser inferior a un año ni
superior a tres, y le impondrá una o varias de las siguientes obligaciones:

1. No salir de la ciudad o lugar de residencia.

2. No cambiar de residencia sin autorización del tribunal.

3. Fijar su residencia en otro municipio de cualquier estado del país, siempre y cuando esta fijación
forzada no constituya obstáculo para el ejercicio de su profesión u ocupación.

4. Abstenerse de realizar determinadas actividades, o de frecuentar determinados lugares o


determinadas personas.

5. Someterse al tratamiento médico psicológico que el tribunal estime conveniente.

6. Asistir a determinados lugares o centros de instrucción o reducación.

7. Asistir a centros de práctica de terapia de grupo.

8. Realizar en el tiempo libre y sin fines de lucro, trabajo comunitario en favor de instituciones
oficiales de interés social.

9. Presentar constancia de trabajo con la periodicidad que indique el tribunal o el delegado o


delegada de prueba.

10. Cualquier otra condición que le imponga el tribunal.

Delegado o Delegada de Prueba


Artículo 484. Cuando se suspenda la ejecución de la pena, el Juez o Jueza solicitará al Ministerio
con competencia penitenciaria, la designación de un delegado o delegada de prueba, quien será el
encargado o encargada de supervisar el cumplimiento de las condiciones determinadas por el
tribunal y de señalar al beneficiario las indicaciones que estime convenientes de acuerdo con
aquellas condiciones.

Adicionalmente a las condiciones impuestas por el Juez o jueza, el Ministerio con competencia
penitenciaria podrá imponer otras condiciones, siempre y cuando éstas no contradigan lo
dispuesto por el Juez o Jueza. Tales condiciones serán notificadas al Juez o Jueza de manera
inmediata.

El delegado o delegada de prueba deberá presentar un informe, sobre la conducta del penado o
penada, al iniciarse y al terminar el régimen de prueba. También deberá informar al tribunal,
cuando éste lo requiera, o a solicitud del Ministerio Público cuando lo estimare conveniente.

Decisión

Artículo 485. Una vez que el Juez o Jueza de ejecución, compruebe el cumplimiento de las
condiciones señaladas en el artículo anterior, procederá a emitir la decisión que corresponda.

De esta decisión se notificará al Ministerio Público.

Apelación

Artículo 486. El auto que acuerde o niegue la solicitud de la suspensión condicional de la ejecución
de la pena será apelable en un solo efecto. La apelación interpuesta por una delas partes será
notificada a la otra para su contestación.

Revocatoria

Artículo 487. El tribunal de ejecución revocará la medida de suspensión de la ejecución


condicional de la pena, cuando por la comisión de un nuevo delito sea admitida acusación en
contra del condenado o condenada. Asimismo, este beneficio podrá ser revocado cuando el
penado o penada incumpliere alguna de las condiciones que le fueren impuestas por el Juez o
Jueza o por el Ministerio Penitenciario.

En todo caso, antes de la revocatoria deberá requerirse la opinión del Ministerio Público.

Régimen abierto

Artículo 488. El tribunal de ejecución podrá autorizar el trabajo fuera del establecimiento, a los
penados y penadas que hayan cumplido, por lo menos, la mitad de la pena impuesta.

El destino al régimen abierto podrá ser acordado por el tribunal de ejecución, cuando el penado o
penada haya cumplido, por lo menos, dos tercios de la pena impuesta.
La libertad condicional, podrá ser acordada por el tribunal de ejecución, cuando el penado o
penada haya cumplido, por lómenos, las tres cuartas partes de la pena impuesta.

Además, para cada uno de los casos anteriormente señalados deben concurrir las circunstancias
siguientes:

1. Que no haya cometido algún delito o falta, dentro o fuera del establecimiento, durante el
cumplimiento de la pena.

2. Que el interno o interna haya sido clasificado o clasificada previamente en el grado de mínima
seguridad por la junta desclasificación designada por el Ministerio con competencia en materia
Penitenciaria.

3. Pronóstico de conducta favorable del penado o penada, emitido de acuerdo a la evaluación


realizada por un equipo evaluador designado por el Ministerio con competencia en materia
Penitenciaria.

4. Que alguna medida alternativa al cumplimiento de la pena otorgada al penado o penada no


hubiese sido revocada por el Juez o Jueza de Ejecución con anterioridad.

5. Que no haya participado en hechos de violencia que altérenla paz del recinto o el régimen
penitenciario.

6. Que haya culminado, curse estudios o trabaje efectivamente en los programas educativos y/o
laborales que implemente el Ministerio con competencia en materia penitenciaria.

PARÁGRAFO PRIMERO.

La Junta de clasificación estará integrada por: el Director o Directora del establecimiento


penitenciario, el Jefe de Seguridad y Custodia y tres (3) profesionales escogidos de las siguientes
áreas: Derecho, Psicología, Psiquiatría, Criminología, Gestión Social o Trabajo Social, Sociología o

Medicina o Medicina integral Comunitaria.

La Junta de evaluación psicosocial estará integrada por cinco de los profesionales seleccionados en
las áreas de Derecho, Psicología, Psiquiatría, Antropología, Criminología, Gestión Social o Trabajo
Social, Sociología, Medicina, Medicina Integral Comunitaria o afines, y sus informes tendrán
validez por el lapso de seis meses. En ella, la máxima autoridad con competencia en materia
penitenciaria podrá autorizar la incorporación en calidad de auxiliares, a estudiantes del último
año de las carreras de Psicología, Criminología, Psiquiatría, Gestión Social, Sociología, Medicina,
Medicina Integral Comunitaria, siempre supervisados o supervisadas por los y las especialistas, y
en todo caso, podrán formar parte de estos equipos técnicos.

PARÁGRAFO SEGUNDO: Excepciones


Cuando el delito que haya dado lugar a la pena impuesta, retrate de homicidio intencional,
violación; delitos que atenten contra la libertad, integridad e indemnidad sexual de niños, niñas y
adolescentes; secuestro; tráfico de drogas de mayor cuantía, legitimación de capitales, contra el
sistema financiero y delitos conexos, delitos con multiplicidad de víctimas, delincuencia
organizada, violaciones graves a los derechos humanos, lesa humanidad, delitos graves contra la
independencia y seguridad de la nación y crímenes de guerra, las fórmulas alternativas previstas
en el presente artículo solo procederán cuando se hubiere cumplido efectivamente las tres cuartas
partes de la pena impuesta.

COMENTARIOS:

Se modificó la disposición referida a las medidas alternativas de cumplimiento de condena y se


endurecieron los requisitos para poder disfrutar de ellas.

Los venezolanos que están o -vayan a estar- tras las rejas cumpliendo una condena y que aspiren
a trabajar fuera de la cárcel deberán cumplir "por lo menos, la mitad de la pena impuesta", pues
así lo que señala el artículo 488 de la reforma.

Por su parte, si los condenados quieren optar por el régimen abierto, es decir solo tener que ir a
dormir a la prisión, la norma antes citada establece que tendrán que haber cumplido "por lo
menos, dos tercios parte de la pena" que les impuso el tribunal que los enjuició.

Y, por último, si quieren solicitar autorización para cumplir el resto de su condena en la calle,
pero con restricciones como la prohibición de salida del país o tener que presentarse
periódicamente ante los jueces (libertad condicional) deberán pasar "por lo menos, tres cuartas
partes" de su condena.

Supervisión y orientación

Artículo 489. A los fines de la supervisión y verificación de las condiciones laborables y del
desempeño personal del penado apenada, beneficiario o beneficiaria del destacamento de trabajo
fuera del establecimiento, el Juez de Ejecución acompañado o acompañada del personal que
designe el Ministerio con competencia Penitenciaria, realizarán visitas periódicas al sitio de
trabajo, revisando la constancia, la calidad de trabajo realizado, el cumplimiento de los horarios, la
adecuación y constancia del salario.

Una vez aprobado el régimen abierto, el Juez o Jueza de Ejecución solicitará al consejo comunal
más cercano a la ubicación laboral del penado o penada, la asistencia necesaria para apoyar su
proceso de transformación social y laboral.

En el marco de esta asistencia, el consejo comunal procurará brindar asesoría al penado o penada
acerca de las características de la comunidad, su historia, sus valores, su identidad cultural,
fomentando la identificación del penado apenada con estos rasgos culturales.
Asimismo los líderes comunitarios o lideresas comunitarias podrán contribuir a disminuir y
minimizar los efectos negativos de la estigmatización social, propia de los prejuicios que rodearla
pena privativa de libertad, fortaleciendo los vínculos entre el penado o penada y la comunidad, a
través de la participación activa de aquellos o aquellas en las actividades comunitarias.

COMENTARIOS:

Los ciudadanos

Aunque se eliminaron los tribunales mixtos que incluían la participación de ciudadanos en el rol
de escabinos, las personas tendrán participación activa en el área de reinserción social de los
reos.

Este artículo 489 establece que el juez de ejecución y personal del Ministerio de Servicio
Penitenciario realizarán visitas periódicas al sitio de trabajo de los penados a los que se le
conceda el beneficio de destacamento de trabajo, pero, además, los consejos comunales
deberán brindar la asistencia necesaria para apoyar el proceso de transformación laboral de la
persona. "Los líderes comunitarios podrán contribuir a minimizar los efectos negativos de la
estigmatización social propia de los prejuicios que rodean la privación de libertad, fortaleciendo
los vínculos entre el penado y la comunidad".

Excepción

Artículo 490. Los o las mayores de setenta años terminarán de cumplir la condena en su lugar de
residencia, cuando hubieren cumplido efectivamente, por lo menos, cuatro años de pena.

Quienes no puedan comprobar su edad, podrán solicitar esta medida cuando se demuestre
mediante experticia médico-forense, que su edad fisiológica es superior a los setenta años.

COMENTARIOS:

Según este artículo 490 del COPP 2012 "los mayores de setenta años terminarán de cumplir la
condena en su lugar de residencia cuando hubieren cumplido efectivamente, por los menos,
cuatro años de pena".

Quienes redactaron esta norma bajo el título de "Excepción" en el Capítulo de las fórmulas
alternativas de cumplimiento de las penas, no cayeron en cuenta de que lo dispuesto, a la letra,
carece de todo sentido en el sistema jurídico-penal venezolano.
No se trata de una fórmula alternativa de cumplimiento de la pena, ni de excepción alguna, ya
que lo que se establece es que los mayores de 70 años, después de cumplir 4 años de la condena
impuesta, terminarán de cumplir la pena en su lugar de residencia.

Evidentemente, lo que ignora el legislador es que, según el Código Penal, los mayores de 70 años
no pueden ser condenados sino a una pena de arresto de 4 años como máximo, según el artículo
75 y, conforme al artículo 48 eiusdem, si una persona estuviere condenado a una pena corporal
y cumple 4 años, cesa la pena impuesta y si hubiere durado menos y estuviere en curso, se
convierte en arresto, si es de presidio o prisión, hasta llegar a ese término.

Por lo tanto, el Código Penal establece y prevé la pena para los mayores de 70 años, lo que el
COPP, al parecer, desconoce, correspondiéndole solo determinar cómo se cumple esa pena o
acordar una fórmula alternativa, pero no puede, por la vía de "excepción", aplicarle una pena no
prevista en el Código Penal, instrumento que fija los delitos y las penas, con sus eximentes,
agravantes y atenuantes, disponiendo una pena de 4 años de reclusión -se supone- y el resto de
la condena -¿de cuál condena?- a cumplirse en "casa por cárcel".

Por rechazo, no queda sino entender que esta norma es inaplicable ya que la pena para los
mayores de 70 años no puede exceder de 4 años de arresto, normalmente en la residencia del
penado, de acuerdo a lo que establece el Código Penal.

Medida Humanitaria

Artículo 491. Procede la libertad condicional en caso de que el penado o penada padezca una
enfermedad grave o en fase terminal, previo diagnóstico de un o una especialista, debidamente
certificado por el médico forense o médica forense. Si el penado o penada recupera la salud, u
obtiene una mejoría que lo permita, continuará el cumplimiento de la condena.

Decisión

Artículo 492. Recibida la solicitud a que se refiere el artículo anterior, el Juez o Jueza de ejecución,
deberá notificar al Ministerio Público, y previa verificación del cumplimiento de los requisitos
señalados, resolverá, en lo posible, dentro de los tres días siguientes a la recepción del dictamen
del médico forense.

Pena Impuesta
Artículo 493. El tiempo necesario para otorgar la autorización de trabajo fuera del
establecimiento, el régimen abierto y la libertad condicional, se determinará con base en la pena
impuesta en la sentencia.

Remisión

Artículo 494. El Ministerio con competencia Penitenciaria, remitirá al tribunal de ejecución los
informes previstos por la ley, referidos al establecimiento, donde el penado o penada cúmplela
sanción, siempre preservando el cumplimiento del cómputo definitivo.

Solicitud

Artículo 495. La suspensión condicional de la ejecución de la pena, la autorización para trabajar


fuera del establecimiento, el destino a establecimientos abiertos y la libertad condicional, podrán
ser solicitados al tribunal de ejecución, por el penado apenada, por su defensor o defensora, o
acordados de oficio por el tribunal. De ser el caso, el Juez o Jueza solicitará al Ministerio con
competencia en materia penitenciaria, los informes que prevé la ley, indicando en la solicitud cuál
es el establecimiento correspondiente. Cuando la solicitud la formule el penado o penada ante la
dirección del establecimiento, estala remitirá inmediatamente a su Ministerio de adscripción.

En el escrito contentivo de la solicitud, el penado o penada, si fuere el caso, deberá señalar el lugar
o dirección donde fijará su residencia y demás informaciones que posibiliten su localización
inmediata, lo que deberá ser verificado por el tribunal previamente a la concesión del beneficio o
la medida.

De ser acordada la solicitud, el penado o penada informará previamente acerca de cualquier


cambio en los datos aportados, so pena de serle revocado el beneficio o la medida.

Cómputo del Tiempo Redimido

Artículo 496. A los fines de la redención de la pena por el trabajo y el estudio establecida en la ley,
el tiempo redimido se computará a partir del momento en que el penado o penada comenzare a
cumplir la condena que le hubiere sido impuesta.

Redención Efectiva

Artículo 497. Sólo podrán ser considerados a los efectos de la redención de la pena de que trata la
ley, el trabajo y el estudio, conjunta o alternativamente realizados dentro del centro de reclusión.

El trabajo necesario para la redención de la pena no podrá exceder de ocho horas diarias,
realizado para empresas públicas o privadas, o entidades benéficas, todas debidamente
acreditadas por el Ministerio con competencia penitenciaria, devengando el salario
correspondiente. Cuando el interno o interna trabaje y estudie en forma simultánea, se le
concederán las facilidades necesarias para la realización de los estudios, sin afectar la jornada de
trabajo.
El trabajo y el estudio realizados deberán ser supervisados o verificados por el Ministerio con
competencia penitenciaria y por el Juez o Jueza de ejecución. A tales fines, se llevará registro
detallado de los días y horas que los internos o internas destinen al trabajo y estudio.

A los mismos efectos, los estudios que realice el penado apenada, deberán estar comprendidos
dentro de los programas establecidos por los Ministerios con competencia en las materias de
Educación, Cultura y Deportes.

Rechazo

Artículo 498. El tribunal podrá rechazar sin trámite alguno la solicitud cuando sea
manifiestamente improcedente.

Otorgamiento

Artículo 499. En el auto mediante el cual el tribunal otorgue cualquiera de las medidas previstas
en este Capítulo, fijará las condiciones que se imponen al condenado. Éste, en el acto dela
notificación, se comprometerá a cumplirlas, y recibirá una copia de la resolución.

Asimismo, se notificará de esta decisión al Ministerio Público.

El tribunal de ejecución vigilará el cumplimiento de las condiciones impuestas, las cuales serán
modificables de oficio a petición del penado o penada.

Revocatoria

Artículo 500. Cualquiera de las medidas previstas en este Capítulo, se revocarán por
incumplimiento de las obligaciones impuestas o por la admisión de una acusación contra el
penado penada por la comisión de un nuevo delito. La revocatoria será declarada de oficio, a
solicitud del Ministerio Público, a solicitud de la víctima del delito por el cual fue condenado o
condenada o de la víctima del nuevo delito cometido.

Capítulo III

De la Aplicación de Medidas de Seguridad

Normas

Artículo 501. Regirán las reglas aplicables a las penas privativas de libertad.

Ejecución

Artículo 502. El Código Penal y las leyes especiales determinarán lo relativo a la forma, control y
trámites necesarios para la ejecución de las medidas de seguridad, así como todo cuanto respecta
al régimen, trabajo, remuneración y tratamiento del sometido o sometida a ellas.

Revisión
Artículo 503. El tribunal de ejecución fijará un plazo, no mayor de seis meses, a cuyo término
examinará periódicamente la situación de quien sufre una medida por tiempo indeterminado; el
examen se llevará a cabo en audiencia oral, concluida la cual decidirá sobre la cesación o
continuación de la medida.

LIBRO FINAL

TÍTULO I

DE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRIBUNALES, DEL

MINISTERIO PÚBLICO Y DE LA DEFENSA PÚBLICA PARA

LA ACTUACIÓN EN EL PROCESO PENAL

Capítulo I

De los Órganos Jurisdiccionales Penales

Circuito Judicial Penal

Artículo 504. En toda Circunscripción Judicial funcionará una organización jurisdiccional y


administrativa, integrada por los jueces o juezas penales con competencia en todo el territorio del
Estado o en uno o más municipios del mismo, que se denominará Circuito Judicial Penal. El
Tribunal Supremo de Justicia podrá crear más de un Circuito Judicial Penal en una Circunscripción
Judicial, cuando por razones de servicio sea necesario. Su organización, composición y
funcionamiento se regirán por las disposiciones establecidas en este Código, en las leyes orgánicas
correspondientes, resoluciones y reglamentos que a tales fines dicte el Tribunal Supremo de
Justicia.

Organización

Artículo 505. Cada circuito judicial penal estará formado por una corte de apelaciones, integrada,
al menos por una sala de tres jueces o juezas, y un Tribunal de primera instancia integrado por
jueces o juezas que ejercerán las funciones de control, de juicio y de ejecución de sentencia.

Los tribunales de primera instancia en funciones de control, conocerán en el ámbito municipal y


estadal de acuerdo a las previsiones de competencia establecidas en este Código.

La organización y funcionamiento de los tribunales de primera instancia municipal se establecerán


mediante resolución que dicte el Tribunal Supremo de Justicia.

El Tribunal Supremo de Justicia velará para que en cada circuito judicial, exista un sistema de
turnos de manera que al menos un Juez o Jueza de control, se encuentre en disponibilidad
inmediata para el caso de ser requerido a los fines de atender asuntos de extrema necesidad y
urgencia, que no puedan esperar el horario normal.

Funciones Jurisdiccionales

Artículo 506. Los jueces o juezas en el ejercicio de las funciones de control, de juicio y de ejecución
de sentencia, según sea el caso, actuarán conforme a las reglas indicadas en este Código.

Parágrafo Único: El Tribunal Supremo de Justicia proveerá lo conducente a los fines de la


constante actualización y mejoramiento profesional de los jueces o juezas y demás funcionarios
judiciales.

Juez Presidente o Jueza Presidenta del Circuito Judicial Penal

Artículo 507. La dirección administrativa del Circuito Judicial Penal estará a cargo de un Juez
presidente o Jueza presidenta designado o designada por el Tribunal Supremo de Justicia. El Juez
presidente o Jueza presidenta deberá ser Juez o Jueza de la Corte de Apelaciones. En la misma
oportunidad del nombramiento del Juez presidente o Jueza presidenta se designará un Juez o una
Jueza, que deberá reunir iguales condiciones del Juez presidente o Jueza presidenta, que suplirá
sus ausencias temporales.

Atribuciones del Juez Presidente o Jueza Presidenta

Artículo 508. El Juez presidente o Jueza presidenta del Circuito, sin interferir en la autonomía y
jerarquía de los jueces o juezas, tendrá las atribuciones administrativas siguientes:

1. Supervisar la administración del Circuito y proponer el nombramiento del personal auxiliar.

2. Dirigirse a los jueces o juezas del Circuito sólo a fines administrativos.

3. Supervisar el funcionamiento del sistema de distribución de causas, a fin de asegurar su


equidad.

4. Coordinar las relaciones del Circuito con la Dirección Ejecutiva de la Magistratura.

5. Representar al Circuito ante las instituciones públicas.

6. Las demás que le sean asignadas en este Código, las leyes y por el Tribunal Supremo de Justicia.

Servicios administrativos

Artículo 509. Los servicios administrativos del Circuito Judicial Penal se dividirán en servicios
judiciales y servicios generales, cuya dirección corresponderá al Director o Directora de Servicios
Administrativos.
Secretarios o Secretarias

Artículo 510. Cada Sala de Audiencia tendrá un secretario o secretaria permanente, que actuará
como secretario o secretaria del tribunal en los juicios que se realicen en ella. Aros secretarios o
secretarias de las Salas de Audiencia corresponderá copiar y refrendar las decisiones de los
tribunales constituidos en la Sala de Audiencia respectiva; cumplirán con la atribución que le
asigna el artículo 350 de este Código. Se dispondrá de los secretarios o secretarias necesarios para
refrendar las decisiones de los jueces o juezas en ejercicio de la función de control o de ejecución
de sentencia.

Los secretarios o secretarias deben ser abogados o abogadas.

Alguacilazgo

Artículo 511. El servicio de alguacilazgo tendrá como atribuciones la recepción de la


correspondencia, el transporte y distribución interna y externa de los documentos, la custodia y
mantenimiento del orden dentro de las salas de audiencia y delas edificaciones sede de los
tribunales; la práctica de las citaciones, notificaciones del tribunal y la ejecución de las órdenes de
los tribunales; y, las demás que se establezcan en este Código y las leyes.

Oficina Nacional

Artículo 512. La Dirección Ejecutiva de la Magistratura organizará la participación ciudadana


prevista en el artículo 3de este Código, actividad que ejecutará a través de la Oficina Nacional de
Participación Ciudadana, a la cual se le asignarán los recursos necesarios para su funcionamiento.

Difusión

Artículo 513. La Dirección Ejecutiva de la Magistratura formulará y ejecutará políticas de difusión,


dirigida a toda la colectividad, sobre la importancia de la participación de la ciudadanía en la
justicia penal. La Oficina Nacional de Participación Ciudadana elaborará y divulgará instructivos
sobre los derechos y deberes de los ciudadanos o ciudadanas que sean convocados a participar de
acuerdo a lo dispuesto en este Código.

Capítulo II

Del Ministerio Público

Reglas

Artículo 514. En el proceso penal la actuación del Ministerio Público se regirá, además de las
reglas previstas en la Ley Orgánica del Ministerio Público que no colidan con este Código, por las
reglas siguientes:

1. En cada circunscripción judicial, funcionará una oficina bájela dirección de un o una Fiscal
Superior, designado o designada por el o la Fiscal General de la Republica.
2. En cada circunscripción judicial funcionará, por lo menos, una unidad de atención a la víctima,
que estará bajo la dirección de un o una Fiscal Superior.

3. Los o las fiscales no estarán adscritos a un tribunal en particular ni a una determinada unidad
policial.

4. La organización regional y municipal se ajustará a los principios de flexibilidad y trabajo en


equipo.

5. Se designarán fiscales por materias o por competencia territorial según las necesidades del
servicio.

6. El o la Fiscal General de la República podrá designar fiscales especiales para casos


determinados.

7. EI Ministerio Público tendrá una unidad administrativa conformada por expertos o expertas,
asistentes de investigación y auxiliares especializados o especializadas, cuya función será de
asesoría técnico-científica.

8. Todos los órganos con atribuciones de investigación penal son auxiliares directos del Ministerio
Público en el ejercicio de sus funciones. Podrá dar a los investigadores asignados o investigadoras
asignadas en cada caso las instrucciones pertinentes, las cuales deberán ser cumplidas
estrictamente.

9. Los funcionarios o funcionarias de investigación penal que incumplan o retarden indebidamente


una orden del Ministerio Público serán sancionados o sancionadas según las leyes quelas rijan.

Capítulo III

De la Defensa Pública

Servicio de Defensa Pública

Artículo 515. La Defensa Pública es un órgano del Sistema de Justicia con plena autonomía
funcional, financiera y administrativa, única e indivisible, bajo la dirección y responsabilidad del
Defensor Público General o Defensora Pública General.

Este servicio se rige por la Ley Orgánica de la Defensa Pública, la cual tiene por objeto regular su
naturaleza y organización, autonomía funcional y administrativa, así como la disciplina e idoneidad
de la Defensa Pública, con el fin de asegurar la eficacia del servicio y garantizar los beneficios de la
carrera del Defensor Público o Defensora Pública y demás funcionarios y funcionarias que
establezca dicha Ley y sus estatutos:

Asimismo, garantizará los principios, normas y procedimientos para el pleno desarrollo del
derecho Constitucional de toda persona de acceder a los órganos de administración de justicia
para hacer valer sus derechos e intereses legítimos y garantizar el derecho a la defensa en
cualquier proceso judicial.

TÍTULO II

NORMAS COMPLEMENTARIAS

Competencias para el servicio penitenciario

Artículo 516. Son competencias del Ministerio para el Servicio Penitenciario, las siguientes:

1. Diseñar, formular y evaluar políticas, estrategias, planes y programas, regidos por principios y
valores éticos, destinados a garantizar el pleno goce y ejercicio de los derechos fundamentales de
los procesados y procesadas, penados y penadas, así como procurar su rehabilitación y mejorar
sus posibilidades de transformación social.

2. Regular la organización y funcionamiento del sistema penitenciario, así como la ejecución de las
penas privativas de libertad, de conformidad con las normas, principios y valores establecidos en
la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y en los tratados y convenios
internacionales sóbrela materia, suscritos y ratificados por la República.

3. Garantizar la eficiente y eficaz prestación del servicio penitenciario, a fin de dar cumplimiento a
la ejecución de las penas y medidas preventivas privativas de libertad, impuestas por la autoridad
judicial.

4. Brindar un servicio penitenciario en forma eficiente y eficaz, que garantice a los procesados y
procesadas, penados y penadas, las condiciones y herramientas necesarias para el desarrollo de
sus potencialidades y capacidades, con el fin de mejorar sus posibilidades de reinserción en la
sociedad, con estricto apego y observancia a los derechos humanos.

5. Promover la construcción, adecuación, mantenimiento y dotación de sedes penitenciarias aptas,


en cantidad y calidad, que cuenten con espacios dignos para el alojamiento y la convivencia de los
procesados y procesadas, penados y penadas, así como para la recreación, educación, artes,
deporte, trabajo e instalaciones medicas y sanitarias; aplicando con carácter preferente los
avances científicos y tecnológicos existentes en cada una de estas áreas.

6. Dictar, formular, supervisar y evaluar políticas que garantícenla seguridad y custodia de los
procesados y procesadas, penados y penadas, con estricto apego a los Derechos Humanos.

7. Promover el cumplimiento efectivo del conjunto de normas y procedimientos que rigen la


convivencia, el buen orden y las actividades propias de los procesados y procesadas, penados

y penadas, dentro de las sedes penitenciarias.


8. Diseñar, formular, supervisar y evaluar políticas que garanticen la atención integral a los
procesados y procesadas, penados y penadas, en las áreas de educación, salud, cultura, deporte,
trabajo, formación técnico-productiva y alimentación como parte de los programas de atención
integral, asegurándose progresividad y protección de los Derechos Humanos.

9. Velar por la participación efectiva de la población privada de libertad en las actividades


laborales productivas y de capacitación laboral.

10. Garantizar la implementación de políticas penitenciarias, basándose en los principios de


cooperación, celeridad y economía procesal, que aseguren el cumplimiento de la tutela judicial
efectiva.

11. Diseñar proyectos normativos relacionados con la materia penitenciaria, y todas aquellas
medidas de carácter jurídico necesarias, en la articulación e integración de los actores del sistema
penitenciario, a fin de coadyuvar al logro de los objetivos del órgano rector, en consonancia con la
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y el Proyecto Nacional Simón Bolívar.

12. Tramitar indultos y velar por el cumplimiento de todos los beneficios que correspondan a la
población penitenciaria.

13. Procurar la participación de familiares, consejos comunales, organizaciones sociales y cualquier


otra forma de organización, cuya labor sea pertinente a la materia penitenciaria.

14. Garantizar la captación, formación y retención del talento humano del órgano; en especial el
personal base encargado de brindar la atención adecuada a las personas privadas de libertad, en
cada uno de los ámbitos del servicio penitenciario.

15. La demás atribuciones que le confieran las leyes, reglamentos, resoluciones y otros actos
normativos.

Especialidad de la Jurisdicción Penal Militar

Artículo 517. La jurisdicción penal militar se regirá por las normas establecidas en su legislación
especial y las disposiciones de este Código, en cuanto sean aplicables.

Remisión

Artículo 518. Las disposiciones del Código de Procedimiento Civil relativas a la aplicación de las
medidas preventivas relacionadas con el aseguramiento de bienes muebles e inmuebles, serán
aplicables en materia procesal penal.

Las decisiones que se dicten con ocasión de las medidas preventivas relacionadas con el
aseguramiento de bienes muebles e inmuebles, serán impugnables únicamente por los medios y
en los casos expresamente establecidos en este Código.
DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Primera. Hasta tanto se dicte la ley que regule el procedimiento relativo a las faltas, se continuará
aplicando lo previsto en el Código anterior.

Segunda. Para las causas relativas a las solicitudes de sobreseimiento presentadas por el
Ministerio Público, que estén en curso a la fecha de entrada en vigencia de este Código, el Tribunal
Supremo de Justicia implementará los mecanismos más idóneos y expeditos en aras de garantizar
la celeridad procesal.

DISPOSICION DEROGATORIA

Única. Se deroga el Código Orgánico Procesal Penal publicado en la Gaceta Oficial de la República
de Venezuela Nº 5.208 Extraordinario de fecha 23 de enero de 1998, y las posteriores reformas al
mismo, publicadas en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela Nº 37.002 de
fecha 25 de agosto de 2000, Nº 5.552 Extraordinario de fecha 12 de noviembre de 2001, Nº 38.536
de fecha 4 de octubre de 2006, Nº 5.894 Extraordinario de fecha 26 de agosto de 2008, y Nº 5.930
Extraordinario de fecha 4 de septiembre de 2009.

DISPOSICIONES FINALES

Primera. El presente Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley del Código Orgánico Procesal Penal,
entrará en vigencia el 1 de Enero de 2013.

Segunda. Vigencia anticipada. Con la publicación del Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley del
Código Orgánico Procesal Penal en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela,
entrarán en vigencia anticipada, los artículos 38,41, 43, 111, 122, 127, 156, el Título II de la Fase
Intermedia que comprende los artículos del 309 al 314, y Título III del Juicio Oral que comprende
los artículos del 315 al 352, inclusive, del Libro Segundo del Procedimiento Ordinario, así como los
artículos 374, 430 y 488. Igualmente, con la publicación en Gaceta Oficial, del presente Decreto-
Ley, quedan eliminados los Tribunales Mixtos. En los procesos en curso donde ya se encuentren
constituidos los Tribunales Mixtos, aplicarán las disposiciones del Código anterior, respecto a los
escabinos, en cuanto sea aplicable.

Tercera. La creación, organización y funcionamiento de los Tribunales de Primera Instancia


Municipal en Funciones de Control, se establecerá mediante resolución que a tal efecto dictará la
Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia, dentro de los seis meses siguientes a la publicación
del presente Código en la Gaceta Oficial de la República.
Cuarta. El régimen aplicable a las causas que se encuentren en curso, a la entrada en vigencia del
presente Decreto-ley, con la creación de los Tribunales de Primera Instancia Municipal en
funciones de Control y, conforme lo previsto en la Disposición Transitoria Tercera; será el
siguiente:

1. En aquellos procesos en los cuales el Ministerio Público no haya presentado acto conclusivo, el
Tribunal de Primera Instancia Estadal en Funciones de Control del respectivo Circuito Judicial
Penal, remitirán a los Tribunales de Primera Instancia Municipal en Funciones de Control, los
expedientes correspondientes, para que una vez recibidos los mismo, el Juez o Jueza de Instancia
Municipal, ordene dentro de los diez (10) días hábiles siguientes, la citación de las partes,
convocándolas a la celebración de una audiencia especial, a los fines de imponer al imputado o
imputada de los derechos que le asisten y de la posibilidad de hacer uso de las Fórmulas
Alternativas a la Prosecución del Proceso, en las condiciones y términos que prevé el artículo 361
de este Código.

2. En aquellos procesos en los cuales el Ministerio Público haya presentado acto conclusivo, y no
se haya convocado a la celebración de la audiencia preliminar, los Tribunales de Primera Instancia
Estadal en Funciones de Control del respectivo Circuito Judicial Penal, remitirán a los Tribunales de
Primera Instancia Municipal en Funciones de Control, los expedientes correspondientes, a los fines
que éstos últimos, luego de su recepción, procedan a efectuar la citación de las partes,
convocándolas para la celebración de la audiencia preliminar en los términos y plazos que
establece el presente procedimiento especial.

3. En aquellos procesos en los cuales el Ministerio Público haya presentado acto conclusivo, y se
hubiese convocado a la audiencia preliminar y estuviera pendiente su realización; los Tribunales
de Primera Instancia Estadal en Funciones de Control del respectivo Circuito Judicial Penal,
remitirán a los Tribunales de Primera Instancia Municipal en Funciones de Control, los expedientes
correspondientes, a los fines que éstos últimos, luego de su recepción, procedan a efectuar
licitación de las partes, informándoles la nueva fecha; rigiéndose igualmente la celebración de
dicha audiencia, bajo las previsiones, términos y plazos que establece el procedimiento especial.

4. En aquellos procesos en los que se haya celebrado la audiencia preliminar por ante los
Tribunales de Primera Instancia Estadal en Funciones de Control, el conocimiento y remisión de los
respectivos expedientes corresponderá a los Tribunales de Primera Instancia en Funciones de
juicio siguiéndose las reglas del procedimiento ordinario.

Quinta. Las causas iniciadas por hechos cometidos con anterioridad a la entrada en vigencia del
Código Orgánico Procesal Penal del 1 de julio de 1999, se regirán por lo dispuesto en el Libro Final,
Título I, Capítulo II, referidas al régimen procesal transitorio contenidas en el Código Orgánico
Procesal Penal anterior, publicado en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela
No. 5.930 Extraordinario de fecha 4 de septiembre de 2009.

Dado en Caracas, a los doce días del mes de junio de dos mil doce. Año 202° de la Independencia,
153° de la Federación y 13° de la Revolución Bolivariana.
Cúmplase,

(L.S.)

HUGO CHAVEZ FRIAS

Refrendado

El Vicepresidente Ejecutivo

(L.S.)

ELIAS JAUA MILANO

Refrendado

La Ministra del Poder Popular del

Despacho de la Presidencia

(L.S.)

Refrendado

El Ministro del Poder Popular para

Refrendado Relaciones Exteriores

El Ministro del Poder Popular (L.S.)

para Relaciones Interiores y Justicia

(L.S.)

Refrendado

El Ministro del Poder Popular


de Planificación y Finanzas ERIKA DEL VALLE FARIAS PEÑA

(L.S.)

TARECK EL AISSAMI

Refrendado

El Ministro del Poder Popular NICOLAS MADURO MOROS

para la Defensa

(L.S.)

JORGE GIORDANI

HENRY DE JESUS RANGEL SILVA

Refrendado

La Ministra del Poder Popular para EDMEE BETANCOURT DE GARCIA

el Comercio

(L.S.)

RICARDO JOSE MENENDEZ PRIETO

Refrendado

El Ministro del Poder Popular de

Industrias Refrendado

(L.S.) El Ministro del Poder Popular para

el Turismo

(L.S.)
ALEJANDRO ANTONIO FLEMING CABRERA

Refrendado

El Encargado del Ministerio del

Poder Popular para la Agricultura y Tierras

(L.S.)

ELIAS JAUA MILANO


Refrendado

Refrendado La Ministra del Poder Popular para

La Ministra del Poder Popular para el Trabajo y Seguridad Social

la Educación Universitaria (L.S.)

(L.S.)

MARIA CRISTINA IGLESIAS

MARLENE YADIRA CORDOVA

Refrendado

Refrendado El Ministro del Poder Popular para

La Ministra del Poder Popular para Transporte Terrestre

la Educación (L.S.)

(L.S.)

MARYANN DEL CARMEN HANSON FLORES

JUAN DE JESUS GARCIA TOUSSAINTT

Refrendado

La Ministra del Poder Popular para

la Salud Refrendado

(L.S.) La Ministra del Poder Popular para

Transporte Acuático y Aéreo

EUGENIA SADER CASTELLANOS (L.S.)


(L.S.)

ELSA ILIANA GUTIERREZ GRAFFE

RAFAEL DARIO RAMIREZ CARREÑO

Refrendado

El Ministro del Poder Popular para

Vivienda y Hábitat

(L.S.) Refrendado

RICARDO ANTONIO MOLINA PEÑALOZA El Ministro del Poder Popular para

el Ambiente

(L.S.)

Refrendado

El Ministro del Poder Popular

de Petróleo y Minería

ALEJANDRO HITCHER MARVALDI

Refrendado

El Ministro del Poder Popular

Para Ciencia, Tecnología e Innovación

(L.S.)

JORGE ALBERTO ARREAZA MONTSERRAT


Refrendado

El Ministro del Poder Popular para

La Comunicación y la Información

(L.S.)

ANDRES GUILLERMO IZARRA GARCIA

Refrendado

La Ministra del Poder Popular para

Las Comunas y Protección Social

(L.S.)

ISIS OCHOA CAÑIZALEZ

Refrendado

El Ministro del Poder Popular para

La Alimentación

(L.S.)
CARLOS OSORIO ZAMBRANO

Refrendado

El Ministro del Poder Popular para

La Cultura

(L.S.)

PEDRO CALZADILLA

Refrendado

El Ministro del Poder Popular para

El Deporte

(L.S.)

HECTOR RODRIGUEZ CASTRO

NICIA MALDONADO

Refrendado Refrendado

La Ministra del Poder Popular para

Los Pueblos Indígenas

(L.S.)
La Ministra del Poder Popular Refrendado

Para la Mujer y la Igualdad de Género El Ministro de Estado para

(L.S.) La Banca Pública

NANCY PEREZ SIERRA (L.S.)

Refrendado

El Ministro del Poder Popular

Para la Energía Eléctrica

(L.S.) RODOLFO CLEMENTE MARCO TORRES

HECTOR NAVARRO DIAZ

Refrendado

La Ministra del Poder Popular Refrendado

Para la Juventud El Ministro de Estado para

La Transformación Revolucionaria

De la Gran Caracas

(L.S.) (L.S.)

MARIA PILAR HERNANDEZ DOMINGUEZ

FRANCISCO DE ASIS SESTO NOVAS

Refrendado

La Ministra del Poder Popular

Para el Servicio Penitenciario

(L.S.)

MARIA IRIS VARELA RANGEL