Vous êtes sur la page 1sur 10

El legado del historicismo hermenéutico decimonónico, científico, positivista y

marxista en el siglo XX.


Hay una buena razón para abrir una conferencia sobre "Historia y Humanidades y Ciencias
Sociales: Estrategias Interdisciplinarias en el siglo XX" con un artículo sobre el historicismo
hermenéutico, el positivismo científico y el marxismo del siglo XIX. Las tres orientaciones
formaron una gran cantidad de discurso científico en el siglo XX, no solo en las ciencias sociales
sino también en las humanidades. Aunque las suposiciones sobre las cuales operaron estas tres
direcciones tenían sus raíces en patrones de pensamiento más antiguos, particularmente la
Ilustración, pero también, como veremos, en la contra ilustración, asumieron sus formas
modernas en el siglo diecinueve, formas que fueron desafiadas efectivamente solo en la última
parte del siglo XX.

Evidentemente, los nuevos discursos científicos no pueden entenderse como desarrollos de la


historia de las ideas aisladamente de un contexto social y cultural más amplio. Solo se hicieron
posibles después de que la Revolución francesa destruyó la mayoría de los vestigios de una
sociedad corporativa y posibilitó el mundo bürgerlich que se estableció en la estela del cambio
político, la transformación económica y la perspectiva científica.

I. El siglo XIX

A pesar de las divergencias, había un núcleo de suposiciones sobre la naturaleza de la


investigación científica y de la historia que compartían los tres modelos. El primero fue el firme
compromiso con la objetividad científica. Los tres supusieron que el mundo físico y el mundo
humano se prestaban a la investigación racional. Todos creían que esta investigación seguía una
lógica estricta y una metodología rigurosa, aunque no estaban de acuerdo con la naturaleza de
esta lógica.

La segunda suposición compartida por los tres modelos es la concepción de la coherencia y la


dirección lineal de la historia, una idea que, como se destaca con frecuencia, es peculiarmente
occidental. Para las tres historias, proporciona una clave; para el historicismo es la clave central
- para la comprensión de las cosas humanas. Ningún análisis de la sociedad es posible sin recurrir
a la historia. Y la historia de los tres se ve en términos de un desarrollo ascendente; los
positivistas y los marxistas adoptan ideas de progreso; los historicistas niegan enfáticamente que
lo hagan, pero de hecho lo hacen. Todos suponen que hay una Historia, con una H mayúscula,
die Geschichte, que puede representarse en forma narrativa. Reemplaza la noción de historias
en plural. Para las tres orientaciones, la Europa moderna es el centro de la historia mundial.

Para los historiadores del siglo XIX con los que nos ocupamos, historicistas, positivistas y
marxistas por igual, no había lugar para los pueblos no occidentales, excepto como parte de una
esfera de influencia colonial. Las narraciones maestras del siglo XIX estaban estrechamente
vinculadas al imperialismo occidental. Los tres modelos tenían como objetivo liberar la historia
y el estudio de la sociedad de la metafísica y la especulación, pero todos, incluido el marxismo,
permanecieron sumidos en la especulación metafísica. Las tres orientaciones compartían el
compromiso de colocar la historia y el estudio de la sociedad sobre una base rigurosamente
científica, compartiendo así el ideal de la objetividad. Difieren fundamentalmente en su
concepción de lo que significa la ciencia en el estudio del mundo humano.
De las tres orientaciones, el positivismo científico sigue siendo el más cercano a la Ilustración.
La mayoría de los estudiantes de positivismo estarían de acuerdo con la definición de Guido
Ruggiero de que es una tendencia filosófica orientada a las ciencias naturales y que busca una
visión unificada del mundo de los fenómenos, tanto físicos como biológicos, mediante la
aplicación de los métodos y la extensión de los resultados por los cuales las ciencias naturales
han alcanzado su posición inigualable en el mundo moderno¨. En la práctica, los positivistas,
pero nunca han logrado traducir el modelo de las ciencias naturales en una metodología de
trabajo de las ciencias sociales o de la historia. El término positivismo se asocia con el filósofo
francés Auguste Comte (1789-1857), que lo utilizó para designar su sistema, que consideró
estrictamente científico y empírico. Este sistema se orientó alrededor de la historia. Las ideas
básicas vinieron de la Ilustración, del Barón de Turgot (1727-1781) y el Marqués de Condorcet.
(1743-1784), que vio en el progreso de la ciencia y la liberación de la religión y la metafísica el
instrumento para la emancipación y la mejora de la humanidad.

Sin embargo, la filosofía social y política de Comte también tenía aspectos que no eran
conciliables con los patrones de pensamiento de la Ilustración. Introdujo ideas especulativas y
un conservadurismo social que no eran compatibles con la perspectiva científica que profesaba.
Por lo tanto, aunque se consideraba el fundador del positivismo, en un sentido estricto, Comte
no era positivista en absoluto. No es sin importancia que nació en una iglesia muy católica a la
edad de trece años, fue profundamente influenciado por la filosofía social y política católica, y
como lo reconoció libremente, por pensadores contrarrevolucionarios católicos como el
Viscomte Louis de Bonald (1754-1840) y Comte Joseph de Maistre (1753-1821). Desde sus
primeros escritos, lamentó el supuesto hecho de que la Revolución Francesa había conducido a
la inestabilidad política, social e intelectual o espiritual más importante. Tenía una concepción
altamente autoritaria de la ciencia y la sociedad. Al igual que Bonald y de Maistre, creía que el
principio del individualismo religioso introducido por la Reforma Protestante había destruido la
unidad orgánica del mundo cristiano. La tarea ahora era reimponer la unidad espiritual y social a
través de una nueva doctrina basada en principios científicos. La ciencia no permitió la libertad
de opinión. Se instituiría una nueva autoridad política, constituida por expertos científicos, y esta
autoridad en los últimos años de Comte tomó la forma de una Iglesia, una religión de la
humanidad, comprometida con la ciencia, pero de hecho inspirada en la Iglesia Católica.

Hubo dos intentos importantes de aplicar las ideas positivistas a la escritura de la historia, la
Historia de la Civilización en Inglaterra de Henry Thomas Buckle (2 vols. 1856-1862) y la Historia
de la Literatura Inglesa (1863) de Hippolyte Taine. Buckle afirma enfáticamente que la historia
debe tomar las ciencias naturales como su modelo. Lamenta que "en todos los grandes campos
de investigación (excepto la historia), la necesidad de generalizaciones ha sido universalmente
admitida" y destaca la aplicabilidad de las estadísticas. La historia es vista por él en términos del
progreso de la civilización. La fuerza de estas historias es que se alejan de una estrecha
concentración en la historia de los acontecimientos a una amplia presentación de culturas; su
punto débil es que, a pesar del empirismo que subrayan en teoría, proceden con una
generalización especulativa amplia, que carece de fundamentos empíricos.

Finalmente, se debe mencionar el impacto del darwinismo social, representado por Herbert
Spencer, que introdujo determinantes biológicos, principalmente la lucha por la supervivencia,
en la explicación de la historia. El positivismo y el darwinismo social podrían asumir posiciones
políticas muy diferentes del autoritarismo de Comte, en deuda con la doctrina
contrarrevolucionaria católica, con el libertarismo de Mill y con el republicanismo brasileño. Del
mismo modo, el darwinismo social es una herramienta en dos posturas políticas muy diferentes.
Herbert Spencer (1820-1903) representó una orientación extrema de libre mercado en la que, en
contraste con el reconocimiento de Mill de las obligaciones sociales de un estado liberal, el
estado se retiró por completo de la esfera económica y dejó pasar a quienes no podían competir.
Una orientación diferente, que se extendió ampliamente a comienzos del siglo XX, buscó reducir
la historia a la biología entendida en términos de raza. Houston Stewart Chamberlain (1855-1927)
en Die Grundlagen des 19. Jahrhunderts (1899) interpretó la historia en términos de conflicto
racial en el que la raza aria superior se defendió contra los pueblos de color y su enemigo más
cruel, el judío, una contribución importante al fanatismo racista de los nazis. Sin embargo, es
cuestionable si esta forma de racismo podría considerarse parte de la tradición positivista. Su
concepto racista de etnicidad con su transformación mística del Volk repudiaba las mismas
nociones de racionalidad sobre las que descansaba el positivismo. Pero el positivismo de Comte
ya contenía una profunda contradicción; por un lado, estaba la insistencia en un enfoque
empírico y analítico del estudio de la sociedad similar al de las ciencias naturales, por otro, la
reputación en una sociedad "orgánica" de investigación libre necesaria para el espíritu crítico
esencial para una ciencia social verdaderamente positivista. Esta contradicción entre el
empirismo y el dogmatismo especulativo fue responsable del fracaso de las formas de
positivismo del siglo XIX para contribuir al estudio serio de la historia y la sociedad. Esto solo fue
posible en el siglo XX cuando el positivismo lógico se enfocó más en la lógica de la investigación
y descartó mucho, aunque no todos. Del equipaje especulativo de sus predecesores.

segundo. Historicismo

el historicismo tiene varios significados muy diferentes, dos de los cuales nos conciernen aquí
en particular, como una visión del mundo y como una metodología. La idea central de la primera
es la noción de que el mundo humano está lleno de significados y voliciones que solo pueden ser
entendidas en un contexto histórico. Este último argumenta que el carácter histórico de los
asuntos humanos requiere métodos especiales diferentes a los de las ciencias humanas.

Los orígenes del historicismo también se encuentran en el siglo XVIII. Son parte de la Ilustración,
pero ven la realidad humana desde una perspectiva muy diferente a la de los racionalistas
franceses o escoceses. Un precursor de la perspectiva historicista, muy alejado de la Ilustración,
fue Giambattista Vico (1668-1744), quien en sus Principios de Nueva Ciencia (1725) hizo la
distinción fundamental para el posterior historicismo entre la historia del hombre y la historia de
la naturaleza basada en el hecho de que los humanos hacen que su historia compre no hace la
naturaleza. Vico. Sin embargo, fue relativamente desconocido hasta que Jules Michelet tradujo
la Nueva Ciencia al francés en 11828. Más influyente fue Johan Gottfried Herder (1744-1803) que
aceptó la concepción de la Ilustración de que la humanidad era en verdad una, pero en contraste
con la filosofía natural solo se puede entender en sus manifestaciones históricas en diversas
culturas nacionales. Sin embargo, distinto de los nacionalismos posteriores que se basan en su
concepción de un Volksgeist, Herder sostuvo que todas las culturas, europeas y no europeas,
llamadas primitivas o civilizadas, son igualmente dignas de estudio, en cierto sentido las
primitivas, porque están más cerca del espíritu incorrupto de la gente. Cualquier intento de
utilizar herramientas abstractas de análisis para comprender las culturas étnicas era mecánico y
no histórico. La historia como vida solo se puede captar a través de la empatía (mitfühlen).
Herder evitó cualquier concepción de la historia como una empresa científica; para él estaba
mucho más cerca de la poesía. Sin embargo, contemporáneamente con Herder, surgió una
ocupación con el estudio de la historia como una disciplina académica. El método filológico
cultivado por los clasicistas y biblistas alemanes a finales del siglo XVIII sentó las bases del
método histórico crítico de la erudición histórica del siglo XIX (Niebuhr, Ranke).

La primera mitad del siglo XIX vio un intento concertado de transformar el estudio de la historia
en una disciplina académica rigurosa que se autodenominaba una "ciencia" (Wissenschaft) pero
que distinguía claramente a la histórica o cultural de las ciencias naturales. El término ciencia
(Wissenschaft) tiene un significado diferente en alemán que en inglés. En inglés se refería al
enfoque empírico y analítico de las ciencias naturales, en alemán denotaba cualquier estudio
sistemático siguiendo una metodología bien delineada. En ambos casos, la ciencia, ya sea en el
campo natural o humanístico, fue llevada a cabo por expertos formados profesionalmente,
quienes debido a su estatus profesional podían pretender hablar con autoridad. La historia así
podría funcionar como una ciencia rigurosa; sin embargo, requería una metodología diferente a
las ciencias duras. La orientación historicista se ocupó mucho más seriamente de formular
principios metodológicos de investigación que hicieron el positivismo del siglo XIX, que
permaneció en gran parte como una declaración filosófica de fe.

Básico para el espíritu científico del historicismo académico alemán era la firme creencia en la
realidad del pasado y la convicción de que el método académico podría desenterrar esta realidad
de una manera científicamente objetiva. La tarea del historiador era "entender" las
manifestaciones históricas en su singularidad y significado más que a través de una explicación
abstracta. Para Leopold von Ranke (1795-1886) el punto de partida del procedimiento
metodológico fue el establecimiento de "lo que realmente sucedió" (wie es eigentlich gewesen)
sobre la base de fuentes primarias. Sin embargo, lejos de pedir al historiador que se limite a la
cuenta fáctica, Ranke lo llamó a "elevarse ... desde la investigación y contemplación de lo
particular a una visión general de los acontecimientos y al reconocimiento de su relación
objetivamente existente". El problema metodológico sigue siendo cómo se puede pasar del
relato fáctico a una narrativa histórica coherente y veraz, suponiendo que el establecimiento de
los hechos es tan simple como asume Ranke, para quien se revelan principalmente por fuentes
documentales. Ranke rechaza la aplicación de conceptos teóricos a la interpretación de la
historia porque, en su opinión, las teorías distorsionan los temas de su estudio. En cambio, está
convencido de que las inmersiones en las fuentes darán como resultado la aprehensión de la
conexión de los acontecimientos históricos. La base de esta convicción fue su firme creencia en
el papel de la divinidad en la historia. Al igual que Comte y los positivistas, buscó liberar los
estudios académicos de la metafísica a través de su enfoque "científico", pero, de hecho, como
ellos, permaneció enredado en la metafísica, una religión tradicional.

Un enfoque "científico" de la historia en la visión de Ranke requiere una estricta objetividad, lo


que él llama "imparcialidad" (Unparteilichkeit). La imparcialidad requiere que el historiador no
proyecte sus valores en el tema de sus estudios históricos. Deja que el pasado hable como es.
Cada edad debe ser juzgada en términos de sus propios valores. Sin embargo, al mismo tiempo
asume, al igual que Hegel y Marx, que solo Occidente posee una historia digna de mención. India
y China, afirma, tienen una "cronología completa", pero sin historia. "Su condición es más bien
una cuestión de historia natural". Su último trabajo, la historia mundial inacabada, es una historia
de Occidente. La investigación imparcial de los enemigos de la historia no excluye los juicios
políticos. La "verdadera política" procede sobre la base de las instituciones existentes y las
tendencias dominantes y rechaza el cambio radical, así como "la defensa de las instituciones
anticuadas" como no histórico.

Sin embargo, más allá de la convicción de que la inmersión en los hechos revelaría
espontáneamente la relación de estos hechos, Ranke no tenía una metodología para la
construcción de relatos históricos. Johann Gustav Droysen (1808-1884) ha sido acreditado por
historiadores alemanes contemporáneos por haber sentado las bases de una metodología de
este tipo. En las disertaciones sobre Los principios de la historia (Historik) trató de establecer
los principios sobre los cuales descansaban los estudios científicos históricos. En un ensayo de
revisión en 1861 sobre la Historia de la Civilización de Buckle en Inglaterra, argumentó en contra
de la posición positivista de la autonomía de la historia como ciencia. En dos puntos fue más allá
del realismo básicamente ingenuo de Ranke, reconociendo la complejidad de establecer hechos.
La investigación histórica, él creía, debe partir de la suposición de que el historiador tampoco es
un observador objetivo a través del cual los actos hablan, sino que debe ser entendido dentro
del contexto histórico en el que trabaja. Por lo tanto, no existe una historia objetiva en el sentido
de Ranke, nunca podemos conocer el pasado tal como era. "Lo que tenemos ante nosotros para
investigar no son hechos pasados como tales, sino parte de los restos, en parte ideas de ellos".
Toda la cognición histórica es "mediada", siendo ella misma un "producto de la historia". Para
él, el papel crucial para dar sentido a la historia es la "interpretación" que constituye "el núcleo
del método histórico". La interpretación, insiste, procede a través de la investigación. Pero, de
hecho, Droysen no va más allá de Ranke en su búsqueda de un método que proporcione una
base científica para la interpretación. Verstehen, que para él es la forma de cognición humana
más perfecta posible, es un acto intuitivo y los enemigos no proceden según las reglas de la
lógica. Involucra a todos los aspectos del hombre, su "naturaleza espiritual y física total, no
meramente su habilidad para razonar". Es "como un acto de creación, como una chispa de vida
entre dos cuerpos electrofónicos, como el acto de la concepción”. Para Droysen puede llevar al
conocimiento histórico científico porque, como Ranke, cree que hay un orden en el mundo y,
como Ranke, cree que esta orden es divinamente ordenada. Dentro de este orden hay una
interacción entre la voluntad individual y las grandes fuerzas morales (sittliche Mächte) como la
familia, la iglesia, la sociedad y ese estado, que hacen del hombre el ser humano que es. Entre
entonces en cuanto a Ranke y Hegel, el estado constituye la fuerza coordinadora. Sin embargo,
aunque en principio la historia, a diferencia de la naturaleza, es el reino de la libertad, él ve a los
individuos muy parecidos a Hegel como los "medios" a través de los cuales funciona la historia.

El resultado de esta falta de una metodología clara fue que la historiografía profesional en la
tradición de las historias se prestara a la propaganda y la construcción de mitos. Una clara
contradicción en los comienzos y el desarrollo de la llamada historiografía "científica" deriva del
hecho de que fueron los estados, como Prusia, los que construyeron el sistema universitario
moderno. Historiadores como Droysen y su colega Heinrich von Sybel (1817-1895) crearon una
narrativa colectiva, básicamente un mito, que retrataba la historia alemana como un movimiento
liderado por la dinastía Hohenzollern desde los tiempos modernos que culminó en la Alemania
unificada bajo Bismarck. Droysen y Sybel describieron a las dinastías Hohenzollern como
persiguiendo una misión nacional desde el período moderno temprano en adelante. El ethos
científico requería que los historiadores ingresaran en los archivos, pero en lugar de mirar con
elocuencia a los archivos les hablaban, los usaron en gran medida para la confirmación de su
agenda política. Sin embargo, el historicismo contribuyó a una gran expansión del estudio
histórico y la investigación histórica. La economía de la ¨Historical School of National Economy¨,
de la que Gustav Von Schmoller (1839-1917) fue el principal representante, es un ejemplo.

do. marxismo

El problema al tratar con la contribución del marxismo al pensamiento científico social y


humanista en los siglos XIX y XX es que es tan auto contradictorio como el positivismo o el
historicismo que hemos discutido. Marx era un pensador dogmático, pero no muy sistemático.
Hay elementos positivistas o historicistas fuertes en el pensamiento de Marx que más tarde en
el siglo XX dio lugar a corrientes políticas y filosóficas divergentes, todas las cuales se llamaron a
sí mismas marxistas. Engels lo entendió de una manera positivista cuando en la tumba de Marx
proclamó: "Así como Darwin descubrió la ley del desarrollo de la naturaleza orgánica, así Marx
descubrió la ley del desarrollo de la historia humana". Hay amplias razones para sostener que
Marx en sus obras maduras se veía a sí mismo de esta manera, como por ejemplo cuando en el
famoso Prefacio a la Contribución a la Crítica de la Economía Política en 1869 habló de las
relaciones sociales en las que los hombres entran "independientes" (su énfasis "de su voluntad",
relaciones en las que sirven de base, determinan los cambios para la transformación de la
superestructura de "instituciones e ideas legales, políticas, religiosas y culturales que constituyen
la superestructura". Para él, estos cambios se rigen por el desarrollo desde los "modos de
producción" primitivos y antiguos, pasando por los estadios feudales y burgueses, hasta una
sociedad socialista en la que "la prehistoria de la sociedad humana", marcada por antagonismos,
llega a su fin.

Pero también hay otro lado del pensamiento de Marx, admitido en sus primeros escritos,
publicado póstumamente pero que sin embargo influye en el carácter supuestamente
materialista de su obra posterior. En el ¨Theses on Feuerbach¨ (1845) se opone a todas las
formas de materialismo "existentes hasta ahora" para concebir la realidad ¨sólo en la forma del
objeto o ir a la contemplación, comprar no la práctica de la actividad sensual humana, no
subjetivamente¨. Este lado, señala, ha sido mejor desarrollado por el "idealismo", pero solo de
manera abstracta. De manera similar, comenta que, para "la doctrina materialista, los hombres
son producto de las circunstancias y la educación ... así se olvida (ting) de que son los hombres
quienes cambian las circunstancias". Lo que lo distingue de los positivistas e historicistas que
hemos discutido es su énfasis en el papel activo del conocimiento y su concepción del conflicto
social como la fuerza impulsora de la historia. "Aquí los filósofos solo han interpretado el mundo
de varias maneras, pero el punto, sin embargo, es cambiarlo". (Undécima ¨Tesis en Feuerbach¨).

Marx está convencido del carácter objetivo y científico de sus análisis, del mismo modo que los
positivistas e historicistas que hemos discutido son de los suyos. Pero él ve la ciencia, como
acabamos de ver, de una manera muy diferente. Para él, también, los juicios de valor objetivos
son posibles porque son inherentes al proceso histórico. Marx, aunque se ve enfáticamente
como un ateo, no saca las consecuencias éticas de su ateísmo. Lejos de ser un caos sin sentido,
la realidad posee un carácter moral. La idea de que la historia avanza hacia un fin, el fin del
antagonismo, recuerda a las escatologías judeocristianas. Y este fin es una sociedad en la que el
libre desarrollo de cada uno será la base para el libre desarrollo de todos (Manifiesto Comunista),
Marx y especialmente la concepción de Engels del proceso de la historia, además, tan
eurocéntrica como esa. de los positivistas y los historicistas. La historia que retrata es la de
Occidente; el resto del mundo solo conocía los modos de producción "asiática", por lo tanto,
permaneció estático y no tenía historia en el sentido propio. Tanto Marx como Engels respaldan
el colonialismo y el imperialismo como pasos necesarios en el desarrollo histórico, como en las
observaciones de Engels sobre la ocupación francesa de Argelia y en las cartas de Marx sobre la
India. Y ambos justifican la extensión de la influencia alemana sobre Europa del Este con la
superioridad de la cultura alemana.

Algo más necesita ser dicho sobre la concepción de la ciencia de Marx. Para Marx, la ciencia fue
más allá de la recontribución de la realidad a la que los positivistas e historicistas se
comprometieron, aunque de diferentes maneras. Como queda muy claro en el primer capítulo
del primer volumen de El capital, Marx ve su trabajo como una crítica de la economía política
clásica. Este último procede ahistóricamente y acepta el mundo del capital acríticamente como
lo es en lugar de examinarlo desde la perspectiva de los valores humanos, como lo hace en su
discusión sobre el valor y en su sección sobre el "fetichismo de los productos básicos". El
lenguaje de la afirmación del hombre de su esencia en las primeras obras se evita
cuidadosamente como idealista en los trabajos posteriores, incluido El Capital, pero la función
crítica del análisis científico permanece.

Brevemente, debería decirse una palabra acerca de la transformación del positivismo y del
historicismo, respectivamente, por Émile Durkhem (1858-1917) y Max Weber (1864-1920) a
comienzos del siglo XX. Durkheim fundó una sociología en Francia, que en sus estudios sobre
religión, suicidio y división del trabajo compartía el énfasis de Comte en la cohesión social, en
contraste con el individualismo de Spencer y el énfasis de Marx en el conflicto social, pero buscó
darles estudia una base empírica firme. Reconociendo el papel de Verstehen en las ciencias
sociales, Weber insistió en que ninguna ciencia era posible sin conceptos claramente definidos.
De este modo, criticó a la Escuela Histórica Alemana de Economía por reducir la economía a la
historia pura de la economía a expensas de la teoría.

II. El legado en el siglo XX

Sin embargo, ¿cuál fue el legado de estas orientaciones para los estudios científicos humanistas
y sociales en el siglo XX? Nuestro balance hasta ahora ha sido negativo, pero esta nota pesimista
necesita ser calificada.

La influencia más directa vino del historicismo hermenéutico. Los patrones de los estudios
históricos se habían establecido en el siglo diecinueve. La contribución más importante y
duradera del historicismo a los estudios históricos profesionales fue la aplicación sistemática del
examen de fuentes críticas, ya que había sido perfeccionado por la escuela histórica. Estos
métodos se mantuvieron básicos para los estudios históricos en el siglo XX.

Gran parte de la historiografía hasta bien pasada la mitad del siglo XX siguió líneas tradicionales
con poca innovación, pero los enfoques históricos hermenéuticos hicieron contribuciones
significativas a los estudios humanísticos y culturales. El nombre Hans George Gadamer ocurre
inmediatamente en este contexto. La hermenéutica tiene como objetivo la comprensión de los
textos. Sin embargo, existe una diferencia fundamental entre el enfoque de los textos en el
deconstruccionismo francés, p. Jacques Derrida, que trata los textos esencialmente como
objetos, se desató de la historia, sin un contenido definido, y el enfoque gadameriano de los
textos que se ven como diluidos con un significado real que llama a ser entendido. Sin embargo,
mientras Ranke y muchos de sus discípulos tenían una concepción relativamente simple del texto
como algo que revela su significado directamente al erudito crítico, una noción que Droysen y
Dilthey habían modificado al acentuar el contexto histórico en el que tiene lugar la investigación,
Gadamer fue uno dar un paso más e historiar todo el proceso de comprensión de los textos. A
pesar de la insistencia de Ranke en el carácter histórico de la evidencia humana, su concepción
de las fuentes era esencialmente ahistórica. Al igual que Droysen, él podía creer que uno podía
llegar al significado de la fuente. Gadamer vio este procedimiento mucho más complejo en su
obra principal, Verdad y método (1960). El mismo proceso de comprensión se vio en términos
históricos. Los textos eran significativos, pero entenderlos presuponía que uno ya tenía una idea
de lo que se buscaba un Vor-Urteil, un prejuego o prejuicio. Sin embargo, este prejuicio que
conduce a la interpretación fue moldeado por toda la historia de las interpretaciones de los
textos. La pregunta surge si el pasado como tal puede ser entendido, o si las interpretaciones
están ligadas en un círculo hermenéutico sin acceso a la realidad detrás de los textos. En el
análisis final, el método de Gadamer de sus antepasados historicistas del siglo XIX. En su defensa
se puede decir que él no pretende presentar una hermenéutica científica como sus predecesores
historicistas, e. gramo. Droysen, lo hizo.

Sin embargo, el método hermenéutico, aunque no en su forma gadameriana, ha resultado


fructífero para los estudios culturales. Es interesante la rapidez con que los enfoques
esencialmente positivistas, que pretendían ser científicos, dieron paso a estrategias
hermenéuticas. Un ejemplo sorprendente de este cambio son dos obras de Emmanuel Le Roy
Ladurie que marcan el cambio de enfoques positivistas a culturales a la historia. En sus Peasants
of Languedoc (1966) y el volumen acompañante sobre la historia del clima desde el año 1000
(1966), los rostros humanos desaparecen detrás de las fuerzas anónimas de la demografía, la
productividad agrícola y el medio ambiente y la narrativa da paso a modelos analíticos. Le Roy
Ladurie todavía insistió en una publicación en 1973 que "la historia que no es cuantitativa no
puede pretender ser científica". En 1975 publicó su estudio de la pequeña aldea herética de
Varthar Montaillou en el sur de Francia entre 1294 y 132e, basada en el interrogatorio de los
aldeanos por parte de la Inquisición. Pero el uso de este testimonio plantea preguntas para las
cuales Le Roy Ladurie no tiene pautas claras. David Herlihy en una revisión devastadora intentó
demostrar cómo Le Roy Ladurie había leído sus propios presupuestos y las concepciones de la
sexualidad del siglo XX en sus textos del siglo XIV. La misma acusación de anacronismo se puede
aplicar a la recreación de Carlo Ginzburg de un molinero ateo supuestamente de fines del siglo
dieciséis en la campiña de Friulé. Sin embargo, el punto que el antropólogo Clifford Geertz hizo
en su Interpretación de las culturas es de gran relevancia para el estudio de las sociedades y las
culturas, a saber: "Creyendo con Max Weber que el hombre es un animal suspendido en telarañas
de importancia que él mismo hila , Tomo la cultura como esas webs, y el análisis de ella, por lo
tanto, no es una ciencia experimental en busca de un tipo de derecho interpretativo en busca de
significado¨, es interesante que en el momento en que la computadora se hizo disponible para
los estudios cuantitativos del historiador declinaron y dieron paso a una mayor atención a los
aspectos cualitativos de la vida. Esto también estuvo relacionado con cambios fundamentales
en la infraestructura social, política, económica y tecnológica y en los modos de vida. La narrativa
maestra fue reemplazada por muchas pequeñas narrativas que se centran en muchas personas
pequeñas, incluidas mujeres y miembros de las clases inferiores. La estrecha alianza de la historia
con la sociología y la economía en la tradición positivista le dio a la dependencia de la
antropología y la semiótica culturales y la sustitución de los enfoques macro-histórico y macro-
social por los micro-históricos. El peligro inherente a los estudios microhistóricos es que, en su
fascinación por las escenas locales de la vida histórica, a menudo desatienden los contextos
macrohistóricos en los que tienen lugar estas pequeñas historias o incluso niegan la realidad de
estos contextos.

En este punto, el marxismo pudo hacer una contribución, no en su forma positivista sino
humanística y no en la esfera soviética donde el marxismo-leninismo dogmático sofocó la
investigación innovadora. En Occidente, varios pensadores inspirados en ideas marxistas, e.
gramo. George Lukács, Karl Korsch y Antonio Gramsci entendieron a Marx no como un
comprador determinista económico como un crítico del materialismo económico representado
por el capitalismo. Se reconoció la importancia de los factores culturales en un análisis marxista,
como en The Making of the English Working Class de Edward P. Thompson. Sin embargo, se
conservaron dos aspectos importantes del marxismo, el contexto económico de la cultura y el
papel del conflicto social. De esta forma, el abismo entre macro y microhistoria se superó. Es
sorprendente que muchos historiadores significativos inspirados en la cultura como Carlo
Ginzburg, Natalie Davis, Carlo Poni, Emmanuel Le Roy Ladurie, Edward P. Thompson, Eugene
Genovese, Francois Furet y Eric Hobsbawm, comenzaron como marxistas o en algunos casos
fueron incluso miembros del Partido Comunista en sus primeros años.

No entraré en las versiones del positivismo filosófico del siglo xx, como el positivismo lógico,
que solo tuvo influencias indirectas en estudios históricos, o para el caso, sociológicos. Los
Annales, en las más de siete décadas desde su fundación en 1929, han sido tan diversos y han
tomado partido, explorando nuevas formas, que uno no puede reducirlos a una forma de
positivismo. Las principales corrientes de la historia de las ciencias sociales fueron,
particularmente en los Estados Unidos, más positivistas, hasta que comenzaron a prestar más
atención a los factores culturales.

En conclusión, hemos señalado las rupturas con las tendencias dominantes del pensamiento
histórico en el siglo XIX, pero también las continuidades. La mayor continuidad, sin embargo,
existe en el carácter que la historia ha asumido como una disciplina profesional. La
profesionalización de los estudios históricos en su forma occidental fue un producto del siglo
diecinueve y estuvo estrechamente entrelazada con la insistencia en transformar la historia en
una rigurosa disciplina científica. Muchos de los supuestos teóricos y metodológicos básicos
sobre los que descansaba esta disciplina han experimentado cambios en los últimos dos siglos,
pero la influencia de las universidades sobre la historia, así como entre las humanidades y las
ciencias sociales ha crecido. Y a pesar de los desafíos a los supuestos teóricos, la organización de
la investigación en las universidades ha resultado en resistencia a los cambios fundamentales en
las formas en que se lleva a cabo el trabajo académico o científico.
Ya hemos señalado las distorsiones ideológicas a las que sucumbieron los historiadores, que
afirmaron que su condición profesional garantizaba su objetividad. Pero la institucionalización
de la erudición dentro de las disciplinas también establece límites definidos a lo que los
académicos podrían hacer. Mucho se ha dicho en el siglo XX sobre la necesidad de estudios
interdisciplinarios. De hecho, ha habido muy poco interdisciplinario. Los Annales franceses y la
Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales en París fueron excepciones notables, como lo
fueron ciertos estudios de área en los Estados Unidos. Pero, en general, el amplio alcance del
enciclopedista francés Y de los moralistas escoceses del siglo XVIII dio lugar a los especialistas de
los siglos XIX, XX y XXI que se definieron en términos disciplinarios como historiadores,
sociólogos, demógrafos o filósofos, y de este modo introdujeron un parroquialismo que
impregnaba todos los campos. La profesionalización presupone un habitus; en muchos sentidos,
una forma ritualizada de proceder en el trabajo de uno en un marco institucional relativamente
rígido de estudios en nuestro tiempo está demasiado firmemente establecida para facilitar las
reformas fundamentales. Sin embargo, la presente conferencia, que cuenta historias de
enfoques interdisciplinarios en los últimos años y que explora qué se puede hacer, es una señal
de que este problema se está tomando en serio.