Vous êtes sur la page 1sur 2

ALGUNAS REFLEXIONES A PARTIR DE LA AUTONOMÍA DE

PUERTO ROSALES
Diego Hernán OMAR
Miembro de CEG

Punta Alta, 3 de junio de 2019

El pasado 31 de mayo, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires,


María Eugenia Vidal, firmó el decreto N° 584/2019, que dispone la
creación del consorcio de gestión del puerto de Coronel Rosales para
la administración y explotación de esta terminal portuaria.
Constituye un hecho sumamente auspicioso, teniendo en cuenta los
múltiples esfuerzos e iniciativas por parte de diversos actores
institucionales del partido de Coronel Rosales por lograr la autonomía del
puerto. Efectivamente, desde el retorno de la democracia a nuestro país
(1983) se desarrollaron distintos tipos de acciones a fin de conseguir que
las decisiones en torno a la gestión de la estación portuaria rosaleña
pudieran tomarse en y desde el ámbito local, y no desde la capital
provincial, a 700 km de distancia. Sin embargo, estas acciones se
impulsaron de manera aislada y no lograron sostenerse en el tiempo.
Cabe recordar en este sentido, los esfuerzos llevados a cabo por APROA
(Asociación Puerto Rosales Autónomo), UCIAPA (Unión del Comercio la
Industria y el Agro de Punta Alta) y por las autoridades municipales –
entre otros- en distintos momentos; y que a mediados de la primera
década de este siglo lograron confluir en la demanda por la autonomía de
puerto Rosales. Si bien en ese entonces no se logró alcanzar ese objetivo,
fue interesante el proceso de movilización social que se desarrolló a nivel
local en pos de la autonomía que se cristalizó en ciertos acuerdos
institucionales (Consejo Consultivo Asesor Puerto Rosales) que no
terminaron de consolidarse.
El logro de la autonomía de la estación portuaria se produce en un
contexto en que Puerto Rosales podría consolidarse como nodo de
exportación del petróleo que proviene de Vaca Marta. De hecho, en el
transcurso del presente año ya se produjeron dos exportaciones de
petróleo a través de Puerto Rosales (la primera en febrero, y la siguiente
en mayo), y según las previsiones realizadas, es probable que estos
movimientos se incrementen en el corto plazo
El contar con la autonomía de Puerto Rosales implica una gran
responsabilidad y un desafío que como rosaleños nos convoca. ¿Qué
vamos a hacer con el puerto? ¿Qué queremos lograr con y desde él? ¿Se
podrá generar algún proceso genuino de desarrollo económico y social a
partir de las acciones que impulse el flamante consorcio de gestión de
Puerto Rosales?
La firma de un decreto no garantiza por sí misma el desarrollo. Depende
de nosotros, de lo que hagamos con esta herramienta. Se abre una gran
oportunidad para los rosaleños. Está en nosotros poder capitalizarla.
Si queremos generar una estrategia de desarrollo local desde Puerto
Rosales, es imprescindible generar consensos entre los actores
institucionales vinculados directa e indirectamente al puerto a fin de
definir colectivamente un proyecto viable y factible. En este sentido, no
podemos olvidar que Puerto Rosales forma parte del complejo portuario-
industrial-naval del estuario de Bahía Blanca. Ello implica articular con
el consorcio de gestión del puerto de Bahía Blanca, con la Base Naval
Puerto Belgrano y con otros actores socialmente relevantes de fuerte
incidencia en el ámbito regional.

Centres d'intérêt liés