Vous êtes sur la page 1sur 5

1

UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN


AGUSTIN
Escuela Profesional de Ingeniería de
Materiales

LABORATORIO N° 01
“CLASIFICACIÓN DE SILICATOS”

Docente: LUIZ LAZO ALARCON


Alumno: ORDÓÑEZ CONDO JULY BRETT
CUI: 20120824

AREQUIPA- PERU- 2019

CLASIFICACIÓN DE SILICATOS
2

Es esencial recordar que son los silicatos para posteriormente estudiar su clasificación.

Los silicatos, resultan de la unión de silicio y oxígeno, también denominados sales del ácido

silícico, son los minerales más abundantes en la corteza terrestre. Ocupan el 92% de la

superficie continental, constituyendo componentes básicos de rocas, arenas y arcillas.

Presentan elevada dureza debido a su estructura tetraédrica. Su unidad fundamental es el

tetraedro (SiO4)4-.

Los tetraedros de silicio se unen por sus vértices en un proceso de polimerización. Moléculas

simples se adicionan o condensan, formando otras moléculas de mayor peso. Cuatro iones

O2- rodean al ion de silicio tetravalente y compensan la carga al unirse a iones de tetraedros

adyacentes. De la forma de agrupación de los

tetraedros se derivan las propiedades de los

minerales clasificados en seis grupos

diferentes.

Ilustración 1: tetraedros SiO 4-.4

Clasificación de los silicatos

Entre los silicatos se distinguen los nesosilicatos, sorosilicatos, ciclosilicatos, inosilicatos,

filosilicatos y tectosilicatos. A continuación se describen algunos detalles sobre su

composición.

Nesosilicatos

Se caracterizan por poseer tetraedros sueltos o independientes que se enlazan a través de

cationes metálicos. Su estructura atómica es densa, pesada y fuerte, de escasa exfoliación.

Los nesosilicatos son de hábito cristalino equidimensional. En los aluminosilicatos -incluidos

en este grupo- un átomo de aluminio sustituye débilmente a uno de silicio.


3

Olivinos y granates son los silicatos con tetraedros aislados más conocidos. En los olivinos

pueden observarse series desde la forsterita hasta la fayerita, dependiendo del contenido del

magma, temperatura y presión. Mientras que los granates se encuentran generalmente en

rocas metamórficas. De este último se desprenden la ugrandita, piralespita e hidrogranates

(iones de silicio son sustituidos por grupos de

(OH)4. También son nesosilicatos el Zircón y los

Aluminosilicatos: Andalucita, silimanita, cianita y

topacio. Son utilizados en la industria y/o como

gemas por su estructura prismática, color y brillo.

Ilustración 2: Nesosilicatos

Sorosilicatos

Silicatos formados por tetraedros dobles que comparten un vértice de oxígeno. El mineral

más representativo de este grupo es la epidota. Pero también se encuentra la idocrasa, similar

al jade; la melilita, torveitita, lawsonita y

hemimorfita. Todos cristales monoclínicos,

alargados en su eje y de hábito prismático.

Ilustración 3: Sorosilicatos

Ciclosilicatos

Grupos de tres, cuatro y seis tetraedros se unen en forma de anillo. El berilo y la turmalina

son ciclosilicatos conformados a partir del anillo Si6O18. Los anillos silicio- oxígeno están

ubicados en un ángulo simétrico en el que se corresponden los orificios centrales. Concentran

en su interior iones, átomos, neutros y moléculas.

El berilo contiene algunos elementos alcalinos. Puede estar clasificado dentro de los

tectosilicatos por la red global tridimensional que presentan los tetraedros BeO4. La
4

turmalina es un silicato complejo, en el que interactúan boro y aluminio. Está constituida por

anillos polares con fuerzas que van en diferentes direcciones y láminas de BeO3 triangulares

intercaladas entre ellos.

En este grupo se ubican además la dioptasa y la cordierita, esta

última de cristalización ortorrómbica. La cordierita se forma

tanto a bajas como a altas temperaturas, adoptando

características particulares según el caso.

Ilustración 4: Ciclosilicatos

Inosilicatos

Los inosilicatos se distinguen en dos subgrupos: Piroxenos, conformados por tetraedros en

cadenas sencillas; y anfiboles, tetraedros en cadenas dobles. Ambos comparten oxígenos con

las estructuras adyacentes y son cristales monoclínicos, pocas veces ortorrómbicos. Los

anfiboles se caracterizan por la presencia de radicales.

Las series de piroxeno más comunes son el diópsido- hedenvergita, enstatita-ferrosilita. La

primera de ellas alberga la augita, mientras que la segunda comprende la pigeonita,

catalogada como ortopiroxeno.

La de los anfíboles, es una doble cadena que distingue a tres clases diferentes de minerales,

de exfoliación perfecta y una

amplia gama de colores. De este

subgrupo destaca la hornblenda.

Filosilicatos

Tres de los cuatro oxígenos de cada tetraedro están unidos a los vértices de tetraedros

adyacentes. Conforman estructuras de extensión indefinida, de exfoliación dominante y

hábito cristalino laminar. Las capas o escamas son generalmente flexibles.


5

En el grupo de los filosilicatos se ubican la caolinita, clorita, micas, talco, serpentinas y

pirofilitas. La estructura de la caolinita alterna hojas tetraédricas y octaédricas, sus capas

neutras se mantienen unidas entre sí por fuerzas físicas. Los filosilicatos son el resultado de la

sustitución de minerales por efectos hidrotermales, se forman a temperaturas más bajas que

los inosilicatos.

Tectosilicatos

Tetraedros unidos entre sí por sus cuatro vértices conforman una red o malla tridimensional.

En algunos tetraedros el aluminio sustituye el silicio permitiendo la interacción de cationes,

formando estructuras fuertes. Los tectosilicatos son el grupo de minerales más amplio dentro

de los silicatos y poseen gran variedad de especies.

Pueden agruparse en cuarzo, tridimita, cristobalita, feldespatos, zeolita y escapolita. El grupo

de los feldespatos -el más abundante en la corteza- se divide en alcalinos o plagioclasas. Su

estructura tetraédrica SiO4- AlO4 incluye iones de calcio, sodio o potasio.