Vous êtes sur la page 1sur 4

Propiedades Químicas de los Materiales

Una propiedad química es cualquier propiedad de un material que se hace


evidente durante una reacción química; es decir, cualquier cualidad que puede
ser establecida solamente al cambiar la identidad química de una sustancia.
A diferencia de las propiedades físicas, vinculadas a características mensurables
que pueden conocerse en la misma materia, las propiedades químicas siempre
se constatan en relación a una condición o un reactivo.
Uno de los factores que limitan de forma notable la vida de un material es la
alteración química que puede experimentar en procesos de oxidación o
corrosión.
1. Reactividad de los Materiales

La reactividad es la capacidad de un material para combinarse


químicamente con otro, es decir, como se afecta un material ante la
presencia de otro en condiciones de presión volumen y temperaturas.

La reactividad es distinta en los diversos materiales. Hay algunos


materiales muy reactivos (tienen una gran tendencia a combinarse) y hay
materiales poco reactivos (tienen poca tendencia a combinarse).

 Algunos materiales no son tan reactivos, así que es necesario


calentarlos para que reaccionen.
 Algunos materiales reaccionan con el agua fría para producir
hidrogeno
 La mayoría de los metales reaccionan con los ácidos para formar
una sal e hidrogeno.
 La velocidad de estas reacciones se puede utilizar para colocar los
metales por orden de reactividad.
Como el Potasio es el más reactivo y el Platino es el menos reactivo. Estos
metales son dúctiles y maleables, son buenos conductores de calor y de
la electricidad. Al aire, se oxidan superficialmente.
Las reacciones químicas de algunos metales alcalinos y alcalinotérreos
con el agua.
Metales Alcalinos:
Serie de seis elementos químicos del grupo IA de la tabla periódica.
Comparado con otros metales son blandos, tienen puntos de fusión bajos,
y son tan reactivos que nunca se encuentran aislados en la naturaleza
sino combinados con otros elementos.
Metales Alcalinotérreos:
Serie de seis elementos químicos que se encuentran en el grupo IIA del
sistema periódico. Son poderosos agentes reductores, es decir, se
desprenden fácilmente de los electrones. Son menos reactivos que los
metales alcalinos, pero lo suficiente como para no existir libres en la
naturaleza. Aunque son bastante frágiles, los metales alcalinotérreos son
maleables y dúctiles. Conducen bien la electricidad y cuando se calientan
arden fácilmente en el aire.
Los metales más reactivos se encuentran en la columna de la izquierda
de la tabla periódica, y cuanto más nos acercamos a la parte inferior de la
columna, más reactivo son.

2. Oxidación

Consiste en la cesión de electrones. Cuando un material se combina con


el oxígeno, transformándose en óxidos más o menos complejos, se dice
que experimenta una reacción de oxidación. De esta forma esquemática
se puede representar el proceso de oxidación de la siguiente manera:

Cuando un material se encuentra situado en una atmósfera oxidante, su


superficie se oxida más o menos rápidamente; el óxido que se transforma
se deposita en la parte exterior del material recubriéndolo por completo.
Para que el proceso de oxidación continúe en esa situación, el material o
el oxígeno deben atravesar, por difusión, la capa de óxido, que se
comporta oponiéndose tanto al movimiento de los átomos de oxígeno
como a los del material. Existen capas de óxidos que presentan mayor
oposición a este movimiento que otras.

Cuanto mayor sea la temperatura a la que se encuentra sometido un


material, mayor será la velocidad a la que se produce su oxidación, pues
un aumento de temperatura activa el proceso de difusión de los átomos
del material y del oxígeno en la capa del óxido.

Para aumentar su resistencia a la oxidación, el acero dulce se alea con


otro material que tenga una energía de oxidación mayor y una velocidad
de oxidación menor que la suya.
En ese caso, el material añadido se oxida primero debido a su mayor
energía de oxidación; pero al formarse una capa de óxido el proceso de
oxidación se frena, transcurriendo a partir de entonces a una velocidad
muy lenta.

2.1 Tipos de Oxidación

2.1.1 Oxidación Lenta

La que ocurre casi siempre en los metales a causa del agua o aire,
causando su corrosión y pérdida de brillo y otras propiedades
características de los metales, desprendiendo cantidades de calor
inapreciables; al fundir un metal se acelera la oxidación, pero el calor
proviene principalmente de la fuente que derritió el metal y no del
proceso químico.

2.1.2 Oxidación Rápida

Ocurre cuando hay un proceso de combustión, desprendiendo


cantidades apreciables de calor. Ocurre principalmente en sustancias
que contienen carbono e hidrógeno (hidrocarburos).

3. Combustión-Poder Calorífico
Es la cantidad de energía que la unidad de masa de materia puede
desprender al producirse una reacción química de oxidación
Divididas en PCI: poder calorífico inferior
PCS: poder calorífico superior

4. Corrosión

La corrosión se define como el deterioro de un material a consecuencia


de un ataque electroquímico por su entorno. De manera más general,
puede entenderse como la tendencia general que tienen los materiales a
buscar su forma más estable o de menor energía interna. Siempre que la
corrosión esté originada por una reacción electroquímica (oxidación), la
velocidad a la que tiene lugar dependerá en alguna medida de la
temperatura, de la salinidad del fluido en contacto con el metal y de las
propiedades de los metales en cuestión. Otros materiales no metálicos
también sufren corrosión mediante otros mecanismos.

La corrosión puede ser mediante una reacción química (óxido-reducción)


en la que intervienen dos factores:
o La pieza manufacturada
o El ambiente
o O por medio de una reacción electroquímica.

Los factores más conocidos son las alteraciones químicas de los metales
a causa del aire, como la herrumbre del hierro y el acero o la formación
de pátina verde en el cobre y sus aleaciones (bronce, latón).

Sin embargo, la corrosión es un fenómeno mucho más amplio que afecta


a todos los materiales (metales, cerámicas, polímeros, etc.) y todos los
ambientes (medios acuosos, atmosfera, alta temperatura, etc.).

Cuando la oxidación de un material concreto se produce en un ambiente


húmedo o en presencia de otras sustancias agresivas, se denomina
corrosión. Ésta es mucho más peligrosa para la vida de los materiales que
la oxidación simple, pues en un medio húmedo la capa de óxido no se
deposita sobre el material, sino que se disuelve y acaba por
desprenderse.

La corrosión no se verifica de una manera uniforme, sino que existen


determinados puntos del material donde el ataque es mayor. Esto da lugar
a la formación de importantes fisuras, que pueden llegar a producir una
rotura por fatiga o una fractura frágil.

5. Acidez

La acidez es la cualidad de un ácido. Pueden presentar características


tales como sabor agrio, liberación de hidrógeno, o pH menor que 7 (a
25ºC).

La escala más común para cuantificar la acidez o la basicidad es el pH,


que solo es aplicable para disolución acuosa. Sin embargo, fuera de
disoluciones acuosas también es posible determinar y cuantificar la acidez
de diferentes sustancias.