Vous êtes sur la page 1sur 13

Aprender historia del arte es una tarea ardua y laboriosa.

Entender conflictos, realidades y


sociedades a través del arte, y viceversa, conocer el arte para entender al hombre, no es
sencillo. No es casualidad que el arte sea elevado a un plano trascendental desde hace
siglos. La máxima expresión humana necesita ser conservada, entendida y estudiada, pero
entre tantas obras, movimientos y corrientes es fácil perderse.

Mientras el arte clásico se instauraba por décadas e incluso siglos, la Revolución Industrial
cambió al mundo y con eso, al arte. A mediados del siglo XIX, el arte comenzó a
ampliarse, las ideas cambiaban cuando cruzaban fronteras y la rapidez con la que se vivía
permitió el nacimiento de las llamadas vanguardias. Éstas coexistieron y transformaron la
idea de arte, de belleza y de estética. Para llegar a eso hubo ciertos movimientos que fueron
necesarios, los primeros “ismos” del arte, que si bien no son considerados movimientos de
vanguardia, fueron revolucionarios en el modo de pintar, exponer y describir la realidad.
Realismo (circa 1850)

La mitad del siglo XIX vio llegar al realismo. Las técnicas heredadas por el neoclásico se
vieron reflejadas en este movimiento que retrataba de la forma más fiel la vida cotidiana.
Apegados a lo que se conoce, sin dioses ni exageraciones, pintaban a campesinos, obreros y
más. De este movimiento podemos entender el surgimiento del hiperrealismo. Algunos de
sus exponentes son: Honoré Daumier, Jean Baptiste-Camille Corot y Vladimir Makovsky.

Gustave Courbet, Bonjour Monsieur Courbet (1854)


Jean Francois Millet, El Ángelus (1857)

Impresionismo (1872)

Gracias a las nuevas formas de conservar la pintura en tubos, los artistas salían del estudio
hacia el campo y pintaban todo con la luz natural. Eso hizo que las pinturas se produjeran
con mucha más rapidez, pero perdiendo forma. Cuando Monet comenzó a pintar de esa
forma, muchos otros se le unieron, entre ellos Claude Monet, quien al pintar Impresión:
amanecer fue víctima de un crítico de arte que llamó a ese estilo Impresionismo.
Rápidamente el estilo se popularizó y cambió el mundo del arte. Entre los exponentes se
encuentran Edgar Degas, Paul Cézanne y Auguste Renoir.
Claude Monet, Impresión: amanecer (1872)
Édouard Manet, El bar del Folies – Bergère (1881)

Puntillismo (1886)

PUBLICIDAD
Georges Seurat encabezó y fundó el puntillismo al llevar la práctica impresionista más
lejos. Más académicos que sus contemporáneos buscaron aplicar el color, base de todo lo
que se hacía en esa época a las leyes físicas y académicas. Una especie de retroceso, pero
solamente buscando la perfección. Exponentes: Maximilien Luce, Camille Pissarro y Paul
Signac.

Georges Seurat, Tarde de domingo en la isla de la Grande Jatte (1884)


Théo van Rysselberghe, Madame Charles Maus (1890)

Posimpresionismo (1890)

A pesar de que el término se acuñó hasta 1910, el posimpresionismo fue explotado en la


última década del siglo XIX. Usando la idea de color, impresión y ejecución del
impresionismo se libraron de algunas de sus limitaciones usando aún más color y
enfocándose más en la emoción. Al hacer eso no es sorpresa que los cuadros de Vincent
van Gogh, Paul Gauguin o Henri de Toulouse Lautrec sean considerados dentro de los
mejores pintores de la historia.

Toulouse Lautrec, Dos amigas (1895)

PUBLICIDAD
Vincent van Gogh, La noche estrellada(1889)

Simbolismo (1886)

Retomando algo que comenzó desde el romanticismo, el simbolismo explota la idea del
arte, del artista, del bohemio. La vida es decadente, la tecnología traída por la revolución
industrial trajo más problemas que soluciones (lo mismo se plantearían las vanguardias
décadas después). A pesar de que el uso de símbolos siempre ha estado presente, el
simbolismo del siglo XIX hace diferencias entre metáforas, símbolos y alegorías,
centrándose en colores fuertes, la temática subjetiva, oscura e irracional. Entre sus
exponentes se encuentran Pierre Puvis Chavannes, Arnold Böcklin y Edward Burne-Jones.
Gustav Klimt, Las vírgenes (1912)
Gustave Moreau, Leda (1865)

Bibliografía:

Hauser Arnold. (1951) Historia Social de la Literatura y el Arte 3. Labor. Madrid, España.
Gombrich, E.H. (1950) La Historia del Arte. Phaidon. Nueva York, Estados Unidos.
https://culturacolectiva.com/arte/guia-basica-ismos-arte