Vous êtes sur la page 1sur 30

Departamento de: Ing.

Eléctrica

Materia: Instalaciones eléctricas industriales

Unidad: #5

Alumno: Colli Cab Gabriel Ivan Grupo: 6° A

Profesor: Alban Avila

Chetumal Q. Roo a 22 de Mayo de 2019


5.1 Criterios generales de selección de protecciones
Filosofía de coordinación
Aunque los márgenes de coordinación entre dispositivos de protección no son puntos de referencia
en la curva tiempo-corriente, sirven de guía para seguir una secuencia que indica cuando
seleccionar los ajustes de los dispositivos. La Figura 6 muestra los márgenes de permisividad
recomendados a usar en coordinación. Estas curvas han sido incluidas para ilustrar los márgenes
de tiempo entre los dispositivos de protección.
Por ende, referencias adicionales, tales como corrientes de cortocircuito, taps de relé, etc., han sido
omitidas para simplificar la curva tiempo-corriente. Nótese que las características tiempo-corriente
de los fusibles y los breakers de baja tensión son representadas por bandas de operación. Estas
bandas de operación cuentan para las tolerancias del fabricante. La característica tiempo corriente
de un relé está representada por una sola línea curva, y una permisión de tiempo es requerida para
coordinación apropiada. Para 2 relés en serie, en conjunto con un breaker de un tiempo de
operación de 0.13 segundos (8 ciclos) más un relé de sobredisparo de 0.1 s, más 0.17 s para
permitir tolerancias de fábrica (y errores en el ajuste de los relés) crea un margen de coordinación
de 0.4 s. Para breakers de 5 ciclos el tiempo de apertura es de 0.08 s, creando un margen de
coordinación de 0.35 s. Si los relés están calibrados, la tolerancia de fábrica puede reducirse a
0.12, creando márgenes de coordinación más pequeños. Los relés estáticos requieren un margen de
coordinación más pequeño debido a la ausencia de sobredisparo
En el caso de transformadores conectados de forma wye-delta y deltawye, es necesario dejar un
margen de corriente del 16% entre el transformador primario y dispositivos de protección
secundarios. Esto cuenta para los dispositivos de protección en lados opuestos del transformador
que ven diferentes magnitudes de corrientes de falla para una condición de falla línea-línea y
previene la operación de los dispositivos de protección en el lado del transformador donde no esté
la falla antes de que opere el dispositivo de protección del lado donde ocurrió la falla.
Los fusibles a menudo requieren un margen de coordinación donde estén expuestos a inrush y a
través de corrientes de falla transitoria para permitir la damnificación del fusible. Dado que esta
característica varía de acuerdo con el diseño del fusible, el fabricante debe ser consultado para
elegir el margen apropiado.
Estos márgenes de coordinación solo son aplicables para coordinación de dispositivos de
protección tipo radial. Está más allá del alcance de este documento para incluir las técnicas de
coordinación de múltiples fuentes.
CRITERIOS DE PROTECCIÓN
El objetivo principal del sistema de Protección es proporcionar, en forma rápida, el aislamiento de
un área de falla en el sistema y, de este modo, poder mantener en funcionamiento la mayor parte
del sistema de energía restante. Dentro de este contexto existen seis requerimientos básicos para la
aplicación del relé de protección:
a) Fiabilidad. - Seguridad de que la protección se llevará a cabo correctamente, tiene dos
componentes: confianza y seguridad.
b) Selectividad. - Continuidad máxima del servicio con mínima desconexión del sistema.
c) Inmunidad a interferencias externas.
d) Rapidez de operación. - Duración mínima de una falla, así como un menor daño en los equipos
del sistema.
e) Simplicidad. - Menor equipo de protección y circuitos asociados para lograr los objetivos de
protección.
f) Economía. - Mayor protección a menor costo total.
El término “protección” no implica que el equipo de protección puede prevenir fallas o
deficiencia de los equipos. Los relés de protección sólo se ponen en funcionamiento después que
haya ocurrido una condición insostenible. Sin embargo, su función es minimizar los daños a
equipos fallados, reducir el tiempo y costo de interrupción, así como el de reparación y problemas
afines que pudieran ocurrir.
La protección del sistema y de los equipos es muy importante, en vista que una falla en ella puede
dejar sin suministro un área entera. Además de poner en riesgo la estabilidad del sistema de
potencia. Afortunadamente, los diseñadores de equipos de subestaciones han tomado muy en serio
este tipo de fallas, por lo que una falla está considerada estadísticamente como una situación
bastante improbable. Esta protección debe tener como característica principal la estabilidad y
rapidez por tener las potencias de cortocircuito, la posibilidad de alcanzar valores de decenas de
MVA, incluso para fallas monofásicas. En estas condiciones, las posibilidades de actuaciones
incorrectas por el fenómeno de saturación de los transformadores de medida aumentan
considerablemente, además de añadirse la aparición de componente asimétrica, que puede ser muy
importante ya que en estas redes se obtienen cocientes X/R elevados.

5.2 Curvas de tiempo-corriente de relevadores, fusibles y


dispositivos de protección de sobrecorriente para alta,
media y baja tensión
Al terminar el proceso de coordinación, es importante que las curvas características de cada
dispositivo por individual sean identificadas, así como también el seguimiento de todo el evento
expresado en la gráfica tiempo-corriente. Un cuadro de texto que contenga el título debería
utilizarse para identificar la trama o “plot” que sigue la curva de tiempo corriente, y debería incluir
la siguiente información:
1) título, bus o nombre de la subestación, identificación relevante acerca de la corriente de fase o
tierra,
2) nombre y ubicación de la localidad (donde sea aplicable),
3) fecha,
4) nombre y ubicación de la persona que dibujó la curva.

Para identificar los elementos individuales de la curva tiempocorriente, es recomendado que se


dibuje un diagrama unifilar. Cada elemento (proporción del relé y del CT, fusible, etc.) debe ser
clasificado en el unifilar de manera que corresponda con su curva respectiva. Una legenda puede
entonces ser incluida para identificar los varios elementos. Cada dispositivo de protección
enlistado en la legenda debería estar referenciado con datos tales como el fabricante, el
modelo/tipo y ajustes especificados.

Curvas de tiempo-corriente generadas por computadora


El uso de computadoras digitales en el diseño y estudio de sistemas de potencia las ha convertido
en una herramienta invaluable para ingenieros de sistemas de potencia. Recientemente, las
computadoras han sido implementadas para desarrollar coordinación de dispositivos de protección
de sobrecorriente. Estas rutinas de gráficos de computadora permiten al usuario construir curvas de
coordinación tiempo corriente rápida y sistemáticamente.
Breakers y Relés

Las referencias de los niveles de cortocircuito y sus identificaciones son críticas en la coordinación
de relés de sobrecorriente. La Tabla enlista los niveles de corriente de cortocircuito requeridos
para dispositivos de protección con y sin atraso en el tiempo (retardado, retardo). El punto de
coordinación debería coincidir con los niveles de corriente esperados en el momento de la falla.
Adicional a estas referencias de cortocircuito, deberían determinarse valores similares para la
coordinación de relés de sobrecorrente para fallas a tierra. Para sistemas suplidos por un
transformador wye puesto a tierra por una resistencia, la corriente de falla a tierra está limitada por
el resistor, cuyos valores de corriente nominal deben mostrarse en la curva tiempo-corriente.
Ilustrar el rango de los taps de un relé en la curva de tiempo corriente facilita la selección de la
posición del tap apropiada. Puede también proveer algo de detalle acerca de si es aplicable o no
utilizar un determinado relé. El rango del tap debe de incluir el tamaño del transformador de
corriente como se indica en la Figura.
Un solo breaker alimentador activado por un relé es comúnmente usado para suplir varias unidades
de subestación constituidas por transformadores (cada uno con su respectivo fusible). En este caso,
el relé de sobrecorriente puede contener una unidad instantánea, y referencias adicionales son
necesarias. Si más de un transformador está localizado en el alimentador, la inrush de los
transformadores debe sumarse y colocarse en la curva tiempo-corriente a un tiempo igual a 0.1 s.
Esto va para todos los transformadores que se energizan al mismo tiempo. Adicionalmente,
corriente de cortocircuito correspondiente a la falla transitoria que pertenece al transformador más
grande debe colocarse en la curva tiempo-corriente. Este puntodebe describir al valor de la
corriente asimétrica de manera que iguale al de las protecciones instantáneas correspondientes a
breakers aguas arriba, debido a que muchos relés instantáneos (la mayoría) responden a corrientes
asimétricas. Este punto de referencia es necesario para asegurar que la unidad instantánea del relé
no operará para fallas que ocurran en el secundario del transformador.
La protección de transformadores para fallas de alta impedancia o fallas en el secundario
constituidas por arcos debería ser provista por los dispositivos de protección secundarios. La
unidad de relé instantánea puede entonces ajustarse por encima el más alto entre los dos valores.
Un factor de seguridad de 10% es recomendado para permitir fluctuaciones en la tensión del
sistema

Los niveles de cortocircuito constituyen la necesidad primordial para la coordinación de breakers


en baja tensión, actuando como puntos de referencia mayoritarios. Los breakers de baja tensión
operan para corrientes de falla simétrica y asimétrica de primer ciclo, y estos puntos deben de ser
designados en la curva tiempo-corriente. Adicionalmente, los niveles de falla a tierra deben ser
mostrados en la curva tiempo-corriente cuando se coordinan dispositivos de tierra. En un sistema
sólidamente puesto a tierra de baja tensión, las fallas de fase a tierra, originadas a partir de fallas
de tierra de arco, son comunes. Si un dispositivo protector de falla a tierra puede detectar una falla
a tierra de arco, el daño a los equipos puede minimizarse. Una aproximación comúnmente usada
para fallas a tierra de arco es 38% del máximo nivel de corriente de la corriente de falla a tierra.
Ese punto de referencia debería incluirse en la curva tiempo corriente

5.3 Protección de transformadores. Puntos ANSI e Inrush


La protección diferencial de transformadores (87T) se utiliza para equipos con potencias mayores
a 10 MVA. Es una protección muy confiable, pero puede operar en forma incorrecta en los
siguientes casos:
Corrientes de magnetización (inrush) originadas por la conexión del transformador o por una
situación de sobreexcitación en la red eléctrica.

Efecto de saturación de los transformadores de corriente durante un evento transitorio en la red.

Inrush y saturación.
Solución a la saturación

Solución Inrush
ESQUEMAS PARA LA PROTECCIÓN DIFERENCIAL DE TRANSFORMADORES

La protección diferencial de transformadores se basa en la comparación de las corrientes primaria


y secundaria disponibles en el secundario de los TC instalados en ambos extremos del
transformador principal. En condición normal ambas corrientes son iguales, expresadas en un
sistema por unidad, es decir:

En el caso de ocurrir un cortocircuito en el transformador, la corriente total del cortocircuito es


igual a la suma de ambas corrientes:

Estas diferencias en magnitud es la base del funcionamiento de la protección diferencial. No


obstante, las corrientes primaria y secundaria no son exactamente iguales, debido a diversas
circunstancias, entre las que se pueden mencionar:

1. Hay diferencias de fase entre las corrientes en transformadores con conexión estrella-delta.

2. Tienen distintos niveles de voltaje, lo que implica que los transformadores de corriente pueden
ser de distintos tipos, y tener relaciones de transformación y características diferentes.

3. Puede no haber concordancia entre las relaciones de transformación de los transformadores de


corriente disponibles y la del transformador protegido.

4. La relación de transformación puede ser variable para fines de regulación de voltaje.


5. La corriente de magnetización del transformador puede tener un valor transitorio alto en algunos
casos, que la protección puede interpretar erróneamente como \ indicativo de una falla interna.

6. Alta corriente de excitación causado por sobreexcitación de transformadores.

Los primeros cuatro puntos anteriores se resuelven por conexión de los TC's y la selección de los
parámetros de ajuste del relevador, sin embargo las altas corrientes debido al efecto de inrush y la
sobreexcitación del transformador se resuelven por diseño del relevador, y no por ajuste.

Los relevadores de protección diferencial basan su principio de funcionamiento en la comparación


de dos corrientes, una denominada corriente de operación ( ) y la segunda se conoce como
corriente de retención ( ).

La corriente de operación esta constituida por la suma fasorial de las corrientes del lado
primario y secundario del transformador, disponibles en los secundarios de los TC's. En el caso de
la corriente de retención, , existen distintas formas para definirla en función del diseño del
relevador, siendo la más típica la diferencia fasorial de las corrientes secundarias de los TC's.
Ambas corrientes se expresan como:

En condiciones ideales, para una falla interna, se tendrá que , lo que asegura la operación
del relevador; en cambio para una falla externa, se presenta la condición de , con lo cual se
asegura la no operación de la protección.
En condiciones reales, las corrientes por secundario de los TC no son iguales, debido
principalmente a los errores de transformación de los TC originados por el grado de saturación de
los mismos.

La técnica más común usada para prevenir falsos disparos de la protección durante la energización
o sobreexcitación es el bloqueo o restricción de armónicos en el relevador. Las corrientes de inrush
difieren de las corrientes de fallas internas por el alto porcentaje ^de armónicos y el segundo
armónico es de mayor magnitud bajo condiciones de energización. Una forma de operar el
relevador es que si el contenido del segundo armónico de la corriente diferencial excede un
porcentaje predefinido de la fundamental, esta corriente de magnetización es asumida y la
protección es bloqueada para evitar una operación incorrecta.
No obstante, estos algoritmos presentan problemas para discriminar entre las corrientes de inrush y
de cortocircuito en condiciones de energización y sobreexcitación del transformador en que la
corriente de magnetización es altamente simétrica, y en consecuencia presenta un bajo contenido
de armónicas.

5.4 Protección de motores de baja y media tensión.


Selección de interruptores y fusibles
PROTECCIÓN DE MOTORES ELECTRICOS SEGÚN EL C.E.N En el Código Eléctrico
Nacional se establecen los requisitos minimos para la protección de motores en baja tension. En
todo circuito ramal de motores debe existir al menos:

1.- El Seccionamiento. Lo provee un dispositivo que sea capaz de abrir el circuito con indicación
visual de ON – OFF. El propósito es garantizar la apertura del circuito ramal con seguridad, para
proteger a los usuarios y operadores.

2.- La Protección Automática contra Cortocircuito. Se trata de un dispositivo de acción instantánea


(magnético o electrónico) capaz de detectar y cortar cualquier corriente superior a la corriente de
arranque del motor, la cual puede ser varias veces la corriente nominal, dependiendo de la Letra de
Código del motor. Esta puede ser una protección de fusible, bobina magnética o relé electrónico
acoplado a un transformador de corriente.
3.- El Dispositivo para Maniobras. Habitualmente se utilizan contactores electromagnéticos o
arrancadores de compuerta electrónica. Realmente no es una
protección, aunque puede soportar las corrientes de arranque. Aunque es para controlar el arranque
y parada del motor, de hecho es el dispositivo que abre y cierra el circuito ramal del motor tanto en
operación normal como en sobrecarga.

4.- La Protección contra Sobrecarga. Este dispositivo está llamado a detectar las corrientes de
sobrecarga comprendidas por encima de la corriente nominal; pero inferiores a las corrientes de
cortocircuito. Aunque sensa también a estas últimas, su accionamiento es retardado y no actúa
suficientemente rápido para despejarlas. Esto lo debe hacer la protección de cortocircuito. En este
caso suelen utilizarse relés bimetálicos, fusibles de acción retardada y relés electrónicos.
Inclusive se han desarrollado dispositivos que son capaces de cubrir todas juntas las exigencias de
la norma. Son los llamados protectores integrales o “salva motores”
Modernamente, se fabrican relés o dispositivos electrónicos multifunción para la protección de
motores. Los más modernos incorporan puertos de comunicación serial para transmitir en forma
digital todos los datos del circuito motor donde están instalados. Los datos se envían a un
microprocesador o computador para producir las señales de alarma y acciones correctivas
necesarias. Con este tipo de relés pueden detectarse las siguientes condiciones de falla:
Temperatura Máxima

El aislamiento es la parte mas vulnerable de los motores. Se afirma que la vida de un motor está en
relación directa con la vida de su sistema aislante. Si no se sobrepasa la máxima temperatura que
éste puede soportar, el motor podría prestar servicio durante muchos años.
Para el control de temperatura de los motores se utilizan los dos métodos siguientes mutuamente
complementarios:

• Medición de la temperatura con detectores instalados en el bobinado del estator: el detector mide
la temperatura directamente del bobinado del motor, pero sólo en el lugar en que esté implantado.
A esto se añade que la inercia térmica de éste frecuentemente excede los 10 seg., lo cual se debe
tener en cuenta. No se mide lo siguiente: - sobrecarga del rotor - fallo de fase - asimetría -
cortocircuito - defectos a tierra

• Medición de corriente en la línea de suministro: la medición de corriente en la línea de


suministro es útil si el incremento de temperatura del motor es conocido en función de la corriente
consumida por éste. Los dispositivos de protección pueden ajustarse de acuerdo con la corriente
nominal de trabajo, así como para situaciones de sobrecarga breve
SELECCIÓN Y AJUSTE DE LOS DISPOSITIVOS DE PROTECCIÓN
Las recomendaciones que siguen a continuación, tienen por objeto orientar a los usuarios en la
selección a priori de los dispositivos de protección más adecuados para cada caso. Los ajustes, son
los ajustes máximos que permiten las normas (C.E.N). Queda claro, que cada caso es un problema
particular que debe resolverse con un estudio más minucioso que debe realizarlo el profesional del
ramo.

1.- Fusibles
Aplicación: Protección contra Cortocircuito. Muy recomendables en la protección de
transformadores y también como protecciones de respaldo de otros dispositivos de protección. En
motores, puede utilizarse un fusible de doble elemento para ofrecer una gama de protección que
incluya el rango de sobrecarga.
Selección: En base a la corriente nominal y atendiendo también a la Capacidad de Interrupción.
Ajuste: No tienen ajuste. El valor máximo permitido por las normas es el 300% de la corriente
nominal.

2.- Relais Bimetálicos

Aplicación: Ampliamente utilizados en la protección de sobrecarga en motores de baja tensión.


Selección: Se seleccionan en atención a la corriente nominal del motor a la tensión de trabajo.
Ajuste: Se pueden ajustar entre el 80% y el 125 % de la corriente nominal del motor. El valor
máximo de ajuste es el 125% de la corriente nominal del motor. La recomendación es ajustarlo a
un valor menor, permitiendo el arranque normal del mismo.
Capacidad de Interrupción. Es la máxima corriente de Cortocircuito que el dispositivo puede
interrumpir en forma segura, sin explotar.

3.- Interruptores Magnéticos


Aplicación: Recomendables en la protección contra cortocircuitos, especialmente en motores.
Selección: En atención al valor de la corriente de cortocircuito y la curva de daños del aislamiento.
Normalmente se selecciona en atención al valor máximo esperado de la corriente de arranque
Ajuste: No todos tienen ajuste. En caso de tenerlo, la recomendación es ajustarlo al mínimo
posible, siempre y cuando se permita el arranque del motor. El ajuste máximo permitido por las
normas es el 700% de la corriente nominal, dependiendo de la Letra de Código (*) y el Factor de
Servicio (**) del motor

4.- Interruptores Termo-magnéticos


Aplicación: Ampliamente utilizados en las protecciones de baja tensión. Son útiles en la
protección de cargas generales de iluminación, hornos, tomacorrientes, etc. No resultan tan
eficientes en la protección de motores a causa del rango de las corrientes de sobrecarga y arranque.
Selección: En atención a la corriente nominal de la carga y a la Capacidad de Interrupción de
cortocircuito.

Ajuste: No todos tienen ajuste. Algunos de mayor precio, permiten ajustes del disparo instantáneo
para la protección en el rango de las corrientes de cortocircuito; más propiamente, en el rango de
las corrientes de arranque. Versiones más modernas y sofisticadas, permiten ajustes de ambos
rangos. El valor máximo del ajuste del disparo por cortocircuito permitido por las normas es el
700% de la corriente nominal y el de sobrecarga, el 250% de la corriente nominal.
5.5 Protección de alimentadores primarios. Selección de
fusibles y relevadores.
Pueden distinguirse tres tipos básicos de alimentadores primarios:

• Tipo rural. Con dos tipos de carga, la que alimenta pequeños poblados cuya carga se caracteriza
por pequeños motores (bombas, molinos, pequeñas industrias) y alumbrado y la que alimenta
grandes sistemas de bombeo.

• Tipo urbano. Aquel que tiene carga de alumbrado, pequeños y grandes comercios y pequeñas
industrias.

• Tipo industrial. Urbano o rural que se caracteriza por grandes consumos de energía y por ende
grandes motores.
Los alimentadores primarios son los encargados de llevar la energía eléctrica desde las
subestaciones de potencia hasta los transformadores de distribución. Los alimentadores primarios
normalmente son de estructura radial.
La forma más usual de protección para las fallas que se presentan en el alimentador primario es la
de sobre corriente, a través de:

a. Restauradores hidráulicos, electrónicos o microprocesador en subestaciones rurales pequeñas


con niveles de falla menores.

b. Interruptores de potencia asociados a esquemas conformados por tres relevadores de fase


alimentados a través de igual número de TC’s cuyos secundarios se conectan en estrella y un
relevador residual que como su nombre lo indica se conecta al neutro común de la estrella formada
(o relevadores trifásicos con unidades de neutro integradas), en subestaciones urbanas o con
circuitos del tipo industrial y niveles de falla considerables.
Para el caso de restauradores, debe disponerse además de los dispositivos detectores de fase, de
accesorios que permitan la operación en fallas a tierra.
El esquema a base de relevadores, cuenta siempre con unidades de sobre corriente de disparo
instantáneo (50). También debe disponer para líneas aéreas, de un relevador o función de recierre
automático (79) que permita re-cerrar el interruptor cuando este abre por la acción de los
relevadores de sobre corriente para liberar fallas transitorias, que son las que se presentan en un
gran porcentaje en los sistemas de distribución aéreos.
Si una falla es permanente, el relevador de re-cierre (79) tiene la habilidad para dejar al interruptor
boqueado y abierto, si después de un número predeterminado de operaciones para las que se
programó no ha despejado la falla (generalmente se programan tiempos en un rango de 2.5 a 45
segundos).
Existen diversas curvas características de operación para relevadores de sobre-corriente como ya
se mostró anteriormente, por lo que se puede considerar:
• Para una curva extremadamente inversa es la más adecuada para una buena coordinación con
fusibles;

• Para una curva muy inversa es la más adecuada para la coordinación con restauradores;

• Para las curvas inversa y de tiempo definido lo son para coordinar con varios de los dispositivos
de disparo a tierra de restauradores.
La operación de la unidad de sobre corriente de disparo instantáneo, dependerá de que el siguiente
dispositivo de protección sobre el alimentador sea un fusible o un restaurador. Si el siguiente
dispositivo es un fusible se puede optar entre:
a. Ajustar la unidad instantánea (50) para detectar fallas en la zona de protección de los fusibles,
para la primera operación de la protección; y después bloquear su operación por medio de
contactos auxiliares del relevador de re-cierre con el fin de que, si la falla no es librada durante
esta primera ocasión, opere la unidad temporizada (51) dando tiempo a que el fusible se queme.
b. Ajustar la unidad instantánea (50) de manera que no detecte fallas en la localización del fusible
y ajustar la unidad temporizada de forma tal que permita que se funda el fusible.

5.6 Coordinación entre dispositivos primarios y


secundarios. Selección y ajuste. Nomenclatura y
normalización de relevadores de protección.
Seccionalizadores

El seccionalizador es un dispositivo de protección que aísla automáticamente las fallas en las


líneas de distribución. Se instala necesariamente aguas abajo de un equipo con reconexión
automática. Para fallas ocurridas dentro de su zona de protección, el seccionalizador cuenta las
aperturas y cierres efectuadas por el equipo dotado de reconexión automática instalado aguas
arriba y de acuerdo a un ajuste previo, abre en el momento en que el reconectador está abierto; es
decir, el seccionalizador cuenta los impulsos de corriente de falla que fluyen en el sistema,
ajustándose para que abra después de un determinado número de pulsos que pueden ser uno, dos o
tres como máximo. Siempre debe ajustarse para un pulso menos que el número de operaciones del
reconectador asociado. Se usan a menudo en lugar de desconectadores fusibles en arranques donde
es necesario reponer el servicio rápidamente y donde no se justifica el uso de otro reconectador en
serie. No tienen curvas características de operación tiempo-corriente y se coordinan con los
reconectadores, como se verá más adelante, simplemente por sus corrientes nominales y sus
secuencias de operación. Los requisitos básicos que deben considerarse para su adecuada
aplicación son los siguientes:

− El dispositivo de protección con reconexión automática, ubicado aguas arriba del


seccionalizador, debe tener la sensibilidad suficiente para detectar la corriente mínima de falla en
toda la zona asignada para ser protegida por él.
− La corriente mínima de falla del sector de la línea que debe ser aislada por el seccionalizador
debe exceder a su corriente mínima de operación.

− El seccionalizador debe ajustarse como máximo para que abra en una operación menos que el
dispositivo con reconexión automática ubicado aguas arriba.

− No debe excederse los valores de corrientes máximas de corta duración del seccionalizador.

− Puede ser usado en serie con otros dispositivos de protección, pero no entre dos reconectadores.
Las ventajas de usar seccionalizadores en líneas radiales de distribución son:

− Cuando se emplean en lugar de un reconectador, resultan de un costo de inversión inicial y de


mantención menor.

− Cuando se emplean sustituyendo un desconectador fusible, no presentan dificultades de


coordinación como se presentaría, al ser reemplazado por otro desconectador fusible de tamaño
diferente.

− Pueden ser utilizados para desconectar o conectar líneas de carga, siempre que éstas estén dentro
de su rango admisible.
Coordinación de elementos de protección
La protección de sobre-corriente de un sistema de distribución es considerablemente diferente de
la existente en otras partes del sistema eléctrico. A diferencia de los sistemas de transmisión y
subtransmisión, el sistema de distribución es normalmente diseñado con una configuración radial.
Así como en los sistemas de transmisión generalmente las funciones de protección se efectúan a
través de interruptores asociados con varios tipos de relevadores, en los sistemas de distribución
dichas funciones son efectuadas por una gran variedad de dispositivos tales como interruptores,
desconectadores de operación con carga, fusibles, relevadores de sobre-corriente, restauradores y
seccionalizadores.
Coordinación de fusibles Como se dijo, el fusible es normalmente usado en la protección de
transformadores, por este motivo interesa su coordinación en este caso. Al proteger un
transformador, el fusible podría estar coordinado con otros fusibles o con relés de tiempo
extremadamente inverso, dado que para una buena coordinación, las curvas tiempo corriente deben
ser similares. En este caso, es necesario trabajar con las curvas características tiempo-corriente
tanto para los relés como para los fusibles, con el fin de realizar el proceso de coordinación.

Cuando se trata de coordinar solamente fusibles entre si, se pueden utilizar sus curvas de
tiempocorriente, tal como las que se muestran en las Figuras 6.5 y 6.6, para los fusibles de tipo K y
T respectivamente. Sin embargo, es más cómodo trabajar con tablas de coordinación como las que
se indican en las Tablas 6.3 entre fusibles tipo K y 6.4 entre fusibles tipo T. Estas tablas indican el
valor máximo de la corriente de falla a la cual coordinan los fusibles respectivos y ellas están
basadas en las curvas de máximo tiempo de aclaramiento del fusible local y el 75% de la curva de
tiempo mínimo de fusión del fusible de respaldo; es decir, se exige que el 75% del tiempo mínimo
de fusión del fusible del lado fuente (de respaldo o protegido) sea mayor que el tiempo total de
aclaramiento del fusible del lado carga (local o de protección).
Coordinación entre reconectadores y fusibles

Se pueden distinguir dos casos, reconectador-fusible y fusible-reconectador. En ambos, se usa el


método de trazado de curvas del reconectador y del fusible, con el fin de obtener el rango de
corrientes de cortocircuito en que existe coordinación.
a. Coordinación de reconectador con fusible en el lado carga (reconectador-fusible)
En este caso el reconectador deberá detectar las fallas ocurridas en su zona y también las de la
zona del fusible. Por lo tanto, el fusible debe operar después de la característica rápida y antes de
la lenta del reconectador, como se muestra en la Figura 6.17. Para ello se debe cumplir lo
siguiente:

1. Para todo el rango de corriente de falla de la zona protegida por el fusible, su tiempo mínimo de
fusión debe ser mayor que el tiempo de operación del reconectador en su característica rápida,
multiplicada por el factor K1, dado por el fabricante, que se indica en la Tabla 6.5

y su valor depende de la secuencia de operación y del tiempo de la primera reconexión. La


intersección de esta curva con la de tiempo mínimo de fusión del fusible determina el punto de
corriente máxima de coordinación.

Los valores de la columna “promedio” se aplican cuando las curvas rápidas son dibujadas para
valores promedio y la columna “máximo”, cuando la curva rápida se grafica para valores
máximos.

2. Para todo el rango de corriente de falla de la zona protegida por el fusible, su tiempo máximo de
aclaramiento, debe ser menor que el tiempo de operación del reconectador en su característica
lenta. Si estas curvas pasan muy cerca, el reconectador deberá dejarse con a lo menos 2
operaciones lentas, para que pueda operar simultáneamente con el fusible. De esta forma, el
reconectador podrá reponer el servicio al resto del sistema. Determina el punto de corriente
mínima de coordinación.

Coordinación de reconectador con fusible en el lado fuente (fusible-reconectador)

un caso típico de coordinación entre fusible y reconectador. El fusible en este caso, protege el
sistema de fallas internas en el transformador, o en la barra de la subestación, que no pueden ser
detectadas por el reconectador.
Para el estudio de coordinación en este caso, es necesario considerar las fallas en el lado carga del
reconectador, para lo cual se deben referir las curvas de tiempo mínimo de fusión del fusible
ubicado en el lado de alta del transformador, al voltaje del lado de baja tensión, donde está ubicado
el reconectador. Para una adecuada coordinación se debe cumplir que:
La curva de tiempo mínimo de fusión del fusible debe estar por sobre la curva de operación lenta
del reconectador en todo el rango de corriente de cortocircuito. Esta última debe ser modificada,
por un factor de corrección K2, dada en la Tabla 6.6, antes de comparar ambas curvas ya referidas
a una tensión base común. El factor
K2 depende de la secuencia de operaciones elegidas en el reconectador y los tiempos de
calentamiento y enfriamiento del fusible.

Coordinación entre reconectador e interruptor

Esta coordinación es muy común en subestaciones donde el nivel de cortocircuito en la barra de


alimentadores primarios es de 250 kVA o mayor, cuando se usan interruptores en el origen de
alimentadores, con reconectadores en el troncal o en arranques importantes. Los alimentadores son
protegidos mediante interruptores, comandados por relés de sobrecorriente de tiempo
extremadamente inverso. El relé debe ser ajustado de manera que detecte y de orden de
aclaramiento para todas las fallas que ocurran dentro de la zona del alimentador, hasta la ubicación
del primer reconectador, pero, no obstante, debe tener un retardo suficiente de manera que no
operen simultáneamente.
El factor crucial para coordinar la operación entre estos elementos de protección, es el tiempo de
reposición del relé de sobrecorriente durante la secuencia de operación de reconectador. Si se
utiliza un relé electromecánico en lugar de uno de estado sólido, sucede que mientras se cumple el
tiempo de operación del reconectador durante una falla, el relé comienza a integrar el tiempo,
avanzando su
disco en el sentido de disparo. Si la reposición del disco es lenta, cuando el reconectador está en el
período de reconexión (abierto), el relé irá acumulando avance en la dirección de disparo, de
manera que puede suceder una orden de apertura falsa durante las sucesivas operaciones de
apertura y cierre de reconectador.

Coordinación entre reconectador y seccionalizador

Para coordinar un reconectador con un seccionalizador no se requiere hacer análisis de curvas de


tiempo-corriente debido a que el seccionalizador no tiene este tipo de curvas; sólo cuenta pulsos de
corriente de falla y se ajusta para que abra luego de un determinado número de pulsos, como
máximo, uno menos que el número de operaciones del reconectador ubicado aguas arriba y en el
momento en que éste está abierto
Los tiempos típicos de reposición de los relés de sobrecorriente electromecánicos, para la curva de
operación de mayor nivel, son de alrededor de 6 segundos para relés de características
extremadamente inversas.
Una regla práctica que se puede aplicar para determinar si hay o no coordinación entre estos
elementos, es la siguiente: Es posible que no se logre una selectividad adecuada, si para un valor
cualquiera de corriente de falla, el tiempo de operación del relé, es menor que dos veces el tiempo
de operación del reconectador en curva lenta, suponiendo que la secuencia de operación del
reconectador incluye dos operaciones en este tipo de curva.

Coordinación entre reconectadores

a. Por corrientes nominales


En este método se coordina de acuerdo a las corrientes nominales de los equipos, considerando
que dichas corrientes disminuyen a medida que se aleja de la fuente. Con este método, existirá
coordinación aún cuando los reconectadores tengan el mismo ajuste, que normalmente
corresponde a 2 operaciones rápidas y 2 retardadas. Es prácticamente imposible que no haya
operación simultánea cuando operan en curva rápida, sin embargo se debe mantener una diferencia
de a lo menos 12 ciclos, entre las operaciones en curvas retardadas para asegurar en estos casos
una buena selectividad. Figura 6.19.
b. Combinando el número de aperturas
Es posible coordinar reconectadores en serie, que tengan la misma corriente nominal, siempre que
sus secuencias de operación sean diferentes, de tal manera que el reconectador ubicado más
cercano a la falla, tenga una operación menos en curva lenta que el reconectador ubicado aguas
arriba, de tal manera que se produzca el despeje de la falla selectivamente. Con esto se logra que
ambos operen simultáneamente, pero uno de ellos agotará su secuencia de operación antes, cuando
aún al otro le quede una operación más.
c. Combinando en curvas de operación retardadas
En este método las corrientes de operación son idénticas, sólo que además de tener programadas
diferentes secuencias de operación, también realizan las aperturas con retardo en curvas diferentes.

Criterio de coordinación relevador-fusible

La aplicación de este tipo de arreglo se da fundamentalmente entre dispositivos ubicados en


diferente localidad, el relevador en una subestación como protección de un circuito de
distribución, y el fusible como protección de un ramal sobre la línea de distribución.
El criterio establece que debe existir un margen mínimo en tiempo de coordinación de cuando
menos 0.3 segundos entre la curva MCT del fusible y la característica del relevador para la
máxima corriente de cortocircuito común a ambos dispositivos
En base a las características del sistema de distribución, y tomando como base el arreglo es
posible realizar la coordinación de protecciones de diferentes maneras observando las siguientes
consideraciones:
Si el ramal B-C es muy importante, puede en primera instancia utilizarse un restaurador. Sin
embargo, si por diversas razones no se justifica el empleo de tal dispositivo se recomienda aplicar
el siguiente criterio.

Con la operación selectiva de la unidad instantánea del relevador de sobre-corriente, para cualquier
falla en ese ramal, el primer disparo lo efectúa el propio relevador, re-energizando el circuito a
través del relevador de re-cierre o de la función de re-cierre.
Posteriormente al cerrar el interruptor y mediante un arreglo en el circuito de control del esquema
(para relevadores electromecánicos o estáticos) o por programación (para relevadores
microprocesados), es inhibida o bloqueada la acción de la unidad instantánea del relevador, de tal
forma que si la falla persiste, se fundirá el fusible debido al margen de coordinación de 0.3
segundos mantenido entre su característica MCT y la característica de la

unidad 51 del relevador.


En esta opción de aplicación del criterio pueden destacarse algunas ventajas y desventajas, mismas
que deben evaluarse para definir la procedencia o improcedencia del mismo para el sistema
particular estudiado.

Dentro de las ventajas puede citarse que como aproximadamente el 85 % de las fallas son de
naturaleza transitoria, estas pueden ser eliminadas durante el primer disparo del interruptor, siendo
muy posible que por medio del re-cierre del interruptor quede todo normalizado y no sea necesaria
la reposición de un fusible operado por una falla de naturaleza transitoria.
Sin embargo también es de destacar dentro de las desventajas, el que un mayor número de usuarios
o clientes de todo el circuito se ve afectado (aunque transitoriamente), debido a la falla en un
ramal.

Además con este arreglo se tiene el inconveniente de que independientemente de la ubicación de la


falla, se tendrán disparos selectivos de la unidad instantánea determinados por la secuencia
establecida.

Criterio de coordinación relevador-seccionalizador


La aplicación de este tipo de arreglo se da entre dispositivos ubicados en diferente localidad, el
relevador en una subestación como protección de un circuito de distribución, y el seccionalizador
como "protección" (equipo de seccionamiento) de un ramal sobre la línea de distribución. Como se
explicó anteriormente, un seccionalizador cuenta la cantidad de veces que una corriente superior a
su mínima

actuante es interrumpida por un dispositivo de respaldo y después de una cantidad preseleccionada


de recuentos abre sus contactos.
El seccionalizador no tiene capacidad interruptiva para corrientes de falla, aunque si tiene la
suficiente para abrir el circuito con carga normal. Cuando es debidamente aplicado abrirá la línea
cuando esta se encuentre des-energizada.
Si la corriente que fluye a través del seccionalizador es mayor del 160 % de la capacidad nominal
de su bobina y el dispositivo de respaldo interrumpe la corriente de falla, entonces el
seccionalizador realizará una cuenta, repitiéndose el proceso hasta el momento en que al llegar a la
cantidad pre-seleccionada de recuentos abre sus contactos quedando abierto, debiéndose reponer
manualmente.
Si la falla es transitoria, el seccionalizador se repone a su estado original, por lo que requiere un
determinado tiempo (mismo que depende del número de conteos efectuado), el cual para
seccionalizadores hidráulicos es de aproximadamente un minuto y para los electrónicos puede ser
seleccionable.
Como los seccionalizadores no tienen una característica de operación tiempo- corriente, su
coordinación con un relevador, no requiere la aplicación de un criterio donde se definan márgenes
de tiempo entre curvas.
De tal forma el criterio de coordinación establece que para este par de dispositivos únicamente es
necesario cumplir con los siguientes aspectos, mismos que se ilustran de manera gráfica en la
Figura 3.25:

1. Asegurar que el número máximo de conteos ajustados en el seccionalizador sea igual o menor al
número de re-cierres ajustados en el relevador.

2. Vigilar que la mínima corriente de falla en la zona de cobertura del seccionalizador sea superior
al 160 % de la capacidad nominal de su bobina o a su corriente mínima de conteo.

3. Vigilar que cualquier falla dentro de la zona de cobertura del seccionalizador, sea detectada por
el relevador.
4. Verificar que la curva de daño del seccionalizador se encuentre por arriba de la característica
tiempo-corriente del relevador, para el valor máximo de corriente de cortocircuito común a ambos
dispositivos.

Criterio de coordinación restaurador-restaurador

La aplicación de este tipo de arreglo puede presentarse generalmente de dos maneras dentro de un
sistema de distribución:

• Entre dispositivos instalados en ubicaciones remotas (protección de alimentador en una


subestación del tipo rural-protección sobre la línea de distribución).

• Entre dispositivos instalados sobre la línea de distribución.


El criterio plantea que se asegura la coordinación de dos restauradores adyacentes con un margen
de tiempo mayor de 0.2 segundos entre sus curvas características tiempo-corriente para la máxima
corriente de falla común a ambos dispositivos; márgenes menores de 0.2 segundos implican
disparos simultáneos o en cascada de los dos equipos; y si el margen es de 0.2 segundos, se
presenta una incertidumbre entre coordinación y no-coordinación.
Dadas las características tiempo-corriente de los restauradores, se tiene que por los cortos tiempos
de sus curvas rápidas, es prácticamente imposible la coordinación entre ellas por lo que en un
arreglo de dos o más restauradores generalmente pueden aceptarse traslapes entre sus curvas
rápidas, lo que implica operaciones simultáneas o en cascada de los restauradores involucrados.

Por otra parte y derivado del estudio, análisis, pruebas y experiencias obtenidos en la coordinación
con los restauradores hidráulicos, puede establecerse en función de sus curvas características
tiempo-corriente, lo siguiente:

a) Dos restauradores en serie con curvas tiempo-corriente con menos de 0.033 segundos de
separación, siempre operarán simultáneamente.

b) Si la separación es entre 0.2 y 0.033 segundos de diferencia, pueden operar simultáneamente o


en secuencia de cascada.

c) Si la separación es mayor de 0.2 segundos, únicamente operará uno de los restauradores.