Vous êtes sur la page 1sur 11

Características del proceso laboral.

La oralidad

Mario Pasco Cosmópolis*

*Miembro de la SPDTSS. Profesor Principal de la Facultad e Derecho de la Pontificia


Universidad Católica del Perú. Profesor de la Escuela de
Graduados Maestría en Derecho de la Empresa Pontificia Universidad
Católica del Perú. Secretario General de la Academia Iberoamericana
de Derecho del trabajo y de la Seguridad Social.
Miembro de número de la Academia Peruana de Derecho.
Abogado Socio del Estudio Delfino Pasco Isola.

Sumario
I. Introducción. II. Los sistemas procesales. III. Las funciones y ventajas
del proceso oral. IV. ¿Cómo se desarrolla un proceso oral? V. Viabilidad
del proceso oral en nuestro país. VI. ¿Se puede tener un proceso
oral viable acorde a nuestro contexto?

I. INTRODUCCIÓN

Son múltiples y variadas las características peculiares que los autores, e incluso
los ordenamientos jurídicos, atribuyen al proceso laboral. Tantas, que sería insensato
tratar de recogerlas todas en este breve artículo. Basta decir que el ilustre maestro
brasileño Coqueijo Costa señalaba veintidós.

Nuestra posición al respecto es que sus caracteres fundamentales son los


siguientes: sencillez, celeridad, oralidad, concentración, inmediación, eventualidad
o lealtad procesal, gratuidad o costo mínimo e hipervaloración de la conciliación.
Ahora bien, entre todas ellas destaca nítidamente la oralidad, por al menos
dos razones, aunque hay muchas más. Primera, porque la oralidad no es un simple
atributo o peculiaridad, sino un carácter que cimenta y califica todo un sistema
procesal. Los sistemas, en efecto, suelen ser clasificados en dos grandes tipos:
oral o escrito. Cuando la oralidad es acogida, pasa a ser el rasgo dominante, el
elemento nuclear, la clave definitoria del proceso.

43
Mario Pasco Cosmópolis

Segunda, porque la oralidad exige y al mismo tiempo posibilita, es decir, condensa en el que
y es, a su vez, requisito para la consecución y la propia eficacia de otras carac- deben hao
terísticas de gran importancia, pacíficamente atribuidas al proceso laboral: inme- mixtos o,
diación, concentración, sencillez e incluso celeridad.
m.LASF

De allí pues que su estudio específico y el análisis pragmático de su viabilidad


resulten del máximo interés, en momentos que se aproxima una reforma de nuestra Al pr<
Ley Procesal del Trabajo. atribuyen
todos sab
II. LOS SISTEMAS PROCESALES
cuenta de
un conjun
Como se indicó líneas arriba, se suele clasificar a los sistemas procesales en que la do
oral y escrito. En puridad, debiéramos hablar de tres, si consideramos la existencia estructura
de un sistema mixto como es, sin más, el peruano. Lo que marca la diferencia cuales de
entre ellos no es el que todos los actos dentro de cada cual deban desarrollarse con : ^ r
forzosamente de manera oral o escrita, sino la forma cómo se relacionan las partes abogado,
entre sí y, sobre todo con el juez, así como el modo cómo éste toma contacto y
puede apreciar la prueba. Sin e
como ac
oralidad s
En los procesos escriturarios, los actos fundamentales se verifican a través
valoració
de la presentación de escritos, que se van sucediendo e intercambiando conforme
inmediac
el proceso avanza. Algunos de tales actos van a desahogarse de manera oral -
interiorid
como las declaraciones de parte o las testimoniales -, pero aún en ellos debe
cual resul
presentarse de antemano el pliego interrogatorio, y la deposición del declarante
es - qué d
habrá de registrarse bajo forma de acta, todo lo cual convierte al proceso en una
serie de folios que, en su momento, son sometidos al escrutinio del juez, quien
Com
profiere su sentencia también bajo la misma forma.
caracterís
Juez que
En el proceso oral, en sentido absoluto, la demanda, bajo forma de acusación,
percibir, d
y la contestación, bajo forma de contradicción, se deben formular verbalmente
ante el juez, y todas las actuaciones probatorias deberán efectuarse en audiencia.
acto de la
Esta modalidad, que en nuestro país parece inconcebible, es sin embargo la que
nos muestran las innumerables series que sobre asuntos judiciales trae profusamente
la televisión norteamericana.
1 PAREDES
En los demás países americanos y en España se suele calificar como p.108
: Cit. por
procedimiento oral a uno en el que predomina la palabra sobre la escritura, pero

44
Características del proceso laboral. La oralidad

•ir, condensa en el que piezas tan fundamentales como la demanda o la contestación o ambas
'tras carac- deben hacerse en forma escrita, de modo que lo adecuado es denominarlos sistemas
mixtos o, en todo caso, predominantemente orales, mas no orales en sentido pleno.
»oral: inme-
m. LAS FUNCIONES Y VENTAJAS DEL PROCESO ORAL

j viabilidad
Al proceso oral - conocido también como proceso por audiencias - se le
a de nuestra
atribuyen innúmeras ventajas, entre ellas, su sencillez, ya que, en términos generales,
todos sabemos hablar, pero no todos sabemos leer ni podemos escribir. Habida
cuenta de que en el litigio laboral participa siempre, por necesidad, un trabajador o
un conjunto de ellos, y que éstos no son necesariamente letrados, uno de los rasgos
que la doctrina reclama para el proceso laboral es la simplicidad, tanto en la
ocesales en
estructura del procedimiento cuanto, incluso, en la formulación del texto legal, los
a existencia
i diferencia cuales deben ser de fácil inteligencia para el lego. Tal propósito es más factible
ssan irse con un trámite oral que a través del intercambio de escritos, habitat natural del
m las partes abogado, no del trabajador.
contacto y
Sin embargo, la principal virtud de la oralidad es que permite la inmediación,
como acertadamente acota Paúl Paredes1, quien agrega: "En sentido amplio,
oralidad significa inmediación, concentración, publicidad, unidad de instancias, libre
;an a través
valoración de la prueba, celeridad y simplificación de formas". Oralidad e
o conforme
inmediación conforman el binomio clave que permite al juez conocer las
mera oral -
interioridades del proceso en forma directa, sin dilaciones y sin intermediarios, lo
ellos debe
cual resulta vital para la apreciación, valoración e interpretación de la prueba, que
[ declarante
es - qué duda cabe - lo más importante del mismo.
;eso en una
juez, quien
Como hizo notar en su oportunidad la Corte Suprema panameña, "La
característica esencial de un proceso oral es la inmediación, en virtud de la cual el
Juez que recibe la prueba es el mismo que falla el caso, ya que él ha podido
: acusación,
percibir, de viva voz, las declaraciones de los testigos y ha verificado, por percepción
•erbalmente
propia, todo el material probatorio que de una manera sucinta se consigne en el
i auc .cia.
acto de la audiencia practicada".2
argo la que
•ofusamente

1 PAREDES PALACIOS, Paúl: Prueba y Presunciones en el Proceso Laboral, ARA Editores, Lima, 1997
ficar como p.108
J Cit. por FABRLGA, Jorge: Derecho Procesal de Trabajo (individual y colectivo), Panamá 1982, p. 442.
ritura, pero

45
Mnriu Pasco Cosmópolis

En un proceso escrito, el "juez carece(...)de contacto con las partes y con En esa m
los hechos"; a él le llega "solamente el eco atenuado o impersonal de los escritos vehículo para
redactados en el momento del examen de los testigos, así como el de la inspección peritos: agreg;
de lugares, etc. En los sistemas orales, en cambio, normalmente existe una relación contacto direc
directa entre el Juez y el material probatorio, ya que las pruebas se presentan, intensamente
fundamentalmente, en la audiencia y el Juez presencia la declaración de los testigos inarticulado di
y la exposición que las propias partes hacen respecto de los hechos en litigio. En la palabra hat
esta forma el Juez se encuentra en mejores condiciones para valorar la cuestión Procesal del Ti
controvertida."3
A lo que
Rodríguez Pinero4 resalta que "El objetivo fundamental de que se actúe ante el consiente el di
Magistrado de palabra y por medio del debate oral es el facilitar su contacto directo informe de un i
con las partes y las pruebas, lo que le permitirá la mejor averiguación del supuesto debe plantear 3
fáctico, así como la más clara fijación de las pretensiones de las partes. Oralidad y escrito el juez ¡
medios de prueba están muy estrechamente vinculados: allí donde la prueba fundamental
sea1 la escrita y donde la prueba testimonial sea mirada con desconfianza, la primacía Jtsta es
ha de ser para el proceso escrito; pero ante pruebas normalmente no preconstituídas criterio, a la {
(y tal es el caso en muchos litigios de trabajo) la oralidad será el medio más apropiado preguntas, la c
para aclarar y fijar el supuesto fáctico en el que las partes basen sus respectivas son muchas vt
pretensiones. Además, según que interese efectivamente la mera aportación del material que muchas v
fáctico para la fijación de una simple verdad formal, o se pretenda averiguar exactamente comunicativa.
la verdad material, será, respectivamente, la escritura y la oralidad el sistema indicado sólo con palah
para el proceso en cuestión. Redenti afirmaba por ello, ante la ausencia normal de palabras. Hay
pruebas preconstituídas en el proceso de trabajo, que el sentido y los modos del proceso ademanes, los
civil respecto a la prueba hacían imposible al juez formarse una eficaz persuasión describió Sign
objetiva sobre la verdad de las cosas(...). A esta razón dogmática se añade otra razón incontrolables
extrínseca, no por ello menos decisiva: la simplificación y rapidez que se consigue Por lo demás,
mediante la adopción de la oralidad del proceso. Mientras que un proceso escrito siempre, la m
favorece a la parte mejor situada, es lento, está <fatalmente abierto> a interminables
de <uiris apacibus>, incomprensibles y repugnantes a la parte(...)que tiene urgencia en Utilizando
resolver su controversia; mediante la utilización de la oralidad se consigue extraordinaria no es 1? •"•'srna
celeridad y brevedad en el proceso, que, para muchos, consiste el objetivo primordial que la oci que
perseguido en el proceso especial de trabajo». muy lejana a

'"Ibid. p. 443. 5 FELDMAN, Isaí


4 RODRÍGUEZ-PINERO y CHAVE/. I ; ERRER, Miguel: Sobre los principios informadores del proceso de Montevideo ene
trabajo. En "1:1 Derecho del trabajo en España", Luis Enrique de la Villa Gil y Juan Antonio Sagardoy '' Cit. por RUPREC
Bengoechea (Coordinadores), 2T, ÍES, Madrid, 1981, Tomo I., p. 754. 1 17, enero-marz

46
Características del proceso laboral. La oralidad

artes y con En esa misma linea, Feldman5.desprende «De ahí que la oralidad sea el mejor
os escritos vehículo para la recepción de esta clase de pruebas (declaración de parte, testigos,
inspección peritos: agregado nuestro) pues, como expresa Porras López...«ninguna otra forma de
na relación contacto directo acerca o aleja a los hombres como la palabra; ella es el signo más
presentan, intensamente humano, porque ella es manifestación de vida, lo mismo en el lenguaje
los testigos inarticulado del salvaje que en la grandilocuencia del orador (...) es también propio de
litigio. En la palabra hablada que refleje situaciones que el papel lo soporta todo» (Derecho
:a cuestión Procesal del Trabajo, México, 1956, pág. 18)»

A lo que agregamos las palabras de Ossorio y Gallardo6: «La palabra hablada


ctúe ante el consiente el diálogo, la réplica instantánea, la pregunta y la respuesta. En el curso del
icto directo informe de un letrado, al juez se le pueden ocurrir numerosas dudas o aclaraciones que
;1 supuesto debe plantear y esclarecer en el acto dirigiéndose al informante. En el procedimiento
Oralidad y escrito el juez no puede entretenerse en enviar comunicaciones para dichos fines».
anda1*" ntal
la primacía Esta es una cuestión capital. Nada hay que sustituya, en la formación de
onstituídas criterio, a la percepción directa, en especial de los testigos. La reacción a las
i apropiado preguntas, la claridad de las respuestas, las dudas, las vacilaciones, los silencios
respectivas son muchas veces más convincentes que el contenido formal recogido en el acta,
del material que muchas veces se limita a un lacónico Si o No, desprovisto de toda carga
xactamente comunicativa. Las sensaciones, las emociones, los sentimientos no se expresan
la indicado sólo con palabras; es más, muchas veces se esconden o encubren detrás de las
normal de palabras. Hay, sin embargo, un metalenguaje que se trasunta en los gestos, los
del proceso ademanes, los tics, y otras manifestaciones corporales, que tan magistralmente
persuasión describió Sigmund Freud en su Psicopatologia de la vida cotidiana, que son
: otra razón incontrolables a nivel consciente y, en razón de ello, más fidedignos que las palabras.
;e consigue Por lo demás, es regla conocida que la primera impresión es duradera y, casi
:eso escrito, siempre, la más acertada.
.erminables
urgencia en Utilizando un símil deportivo, la vivencia de un hincha que concurre al estadio
traorr^aria no es la misma que la del espectador que la recibe en su televisor, ni mucho menos
primuidial que la del que simplemente la escucha en la radio; y aún la vivencia de aquel es
muy lejana a la de los jugadores o el arbitro. Imagínese, entonces, la distancia

5 FELDMAN, Isaías: Administración de justicia en el derecho del trabajo. En rcv. Derecho Laboral No. 113,
Je I proceso de Montevideo encro-marzo 1979, p. 59
on ¡o Sagardoy " Cit. por RUPRECHT, Alfredo J.: Autonomía del derecho procesal del trabajo. En rcv. Derecho Laboral No.
117, enero-marzo 1980, p. 118 (El alma de la toga, Bs.As. 1940, p.187).

47
perceptiva si el Juez no sólo no presencia la declaración, ni la mira en un vídeo, ni responder a c
la escucha en una cinta, sino que apenas la lee en un acta fría e impersonal. sus opinione
de sus indaga
En cambio, "Cuando el juez está en relación directa, personal, inmediata, con de lo cual se
los justiciables, escucha sus alegaciones, recibe y pide sus explicaciones, aclara ilustrativo de
sus dudas, oye a los testigos y ve y ausculta sus reacciories y semblantes, sus
oscilaciones y reticencias, pide aclaraciones a los peritos, ve los lugares y las IV. ¿CÓMO S
cosas sobre las que versa el litigio, recibe entonces una fuente de convencimiento
y evidencia muy superior al que le brinda cualquier otro medio de conocimiento".7 El proces
objetivos.
Es que, como resalta Carnelutti, "en la práctica de las pruebas se distinguen
dos etapas: la percepción y el juicio. Este es consecuencia de aquella. Un juicio o El prime
valoración de la prueba acertado sólo se logra en la medida en que el juez haya audiencia pr
participado directamente en su práctica, pues ese es el medio idóneo y único para presidencia i
lograr entrar en contacto con las personas ya sean partes o terceros, con los sin conc. ,.r p
lugares, documentos y en fin con cualquier objeto procesalmente pertinente".8 fecha distante
Sólo así pued
Al Juez laboral se le exige, además, una posición activa y diligente, en la que litis en su inte
debe liderar el proceso, que es reconocido por eso como uno cuasi inquisitivo. Por
tanto, al momento de la actuación de las declaraciones no puede esquinarse y El segun
recibir, de manera pasiva, el interrogatorio prefabricado de la parte que ofreció la forma oral: lo
prueba, ni la manifestación - muchas veces también prefabricada - del declarante, desahogado d
sino que tiene que intervenir en forma dinámica, siguiendo el vaivén de las preguntas escritas, sino
y respuestas, y haciéndose una composición de lugar en la que los vacíos que dispone: cinta
surjan deben de ser colmados con la intervención del propio juez, cuyo deber es de ser necesar
buscar la verdad real. al modo com
Procesal del
Por cierto, también la mecánica de la actuación probatoria, en un proceso Código del T
oral, debe ser idónea a tal propósito, por lo que el interrogatorio debiera ser libre y renumerado 7
directo, sin las ataduras del pliego escrito ni los formulismos anacrónicos del "Diga las respectiva
Ud. como es verdad que..." y sus respt
que serán agr
También los peritos deben comparecer, no para la ratificación ritual y superficial
de lo que sentaron por escrito, sino para dar explicaciones, absolver dudas, La tercer
1 EISNER, citado por Paredes Palacios Paúl. Ob. cit. p. 109
en forma casi
* VALLEJO CABRERA, Fabián: Derecho procesal del trabajo y de la seguridad social, Librería Jurídica de lo que aca
Sánchez R.ltda., Bogotá, 2". edición, 2002, p. 59 Trabajo vene

48
Características del proceso laboral. La oralidad

;n un vídeo, ni responder a cuestionamientos y, en general, hacen patente no sólo el resultado de


personal. sus opiniones, sino la manera cómo se formaron, el método que siguieron, el decurso
de sus indagaciones y el razonamiento que guió a la formación de su criterio, nada
imediata, con de lo cual se traduce en el peritaje, que suele ser un instrumento conciso y poco
ciones, aclara ilustrativo de ese desarrollo subjetivo.
mblantes, sus
lugares y las IV. ¿CÓMO SE DESARROLLA UN PROCESO ORAL?
nvencimiento
nocimiento".7 El proceso oral se desenvuelve sobre la base de determinadas premisas u
objetivos.
se distinguen
a. Un juicio o El primero es que las actividades centrales del proceso deben ejecutarse en
i el juez haya audiencia presencial continua, con asistencia forzosa de las partes y bajo la
3 y único para presidencia inexcusable del juez. Por consiguiente, cuando una sesión se cierra
eros, con los sin concluir por razones de tiempo, no debe citarse para su continuación en una
srtin "V.8 fecha distante, sino inmediata, al día siguiente, y así de modo sucesivo hasta agotarla.
Sólo así puede darse el continuum requerido para que el Juez pueda apreciar la
mte, en la que litis en su integridad, no fraccionada o mutilada.
quisitivo. Por
esquinarse y El segundo es que en esa audiencia todas las actuaciones se ejecuten en
que ofreció la forma oral: los interrogatorios, los testimonios, los peritajes, todo, en fin, debe ser
el declarante, desahogado de viva voz. Incluso, todo ello debe ser registrado, no sólo en actas
: las preguntas escritas, sino con el uso de los medios técnicos de que hoy con tanta facilidad se
)s vacíos que dispone: cinta magnetofónica, vídeos, etc., con el objeto de que, en su momento y
;uyo deber es de ser necesario, sean apreciados por el juzgador con la máxima proximidad objetiva
al modo como fueron actuadas. Así lo prevén, entre otros, el art. 73° del Código
Procesal del Trabajo y de la Seguridad Social de Colombia, y el art. 584° del
n un proceso Código del Trabajo de Ecuador, reformado por Ley No. 2003-13, parágrafo
era ser libre y renumerado 7, que dice: "De lo actuado en las audiencias se dejará constancia en
icos del "Diga las respectivas actas sumarias y se respaldarán con grabaciones magnetofónicas
y sus respectivas transcripciones, así como de otros medios magnéticos, las mismas
que serán agregadas al proceso"
il y superficial
solver dudas, La tercera exigencia es que la sentencia sea dictada en la propia audiencia,
en forma casi instantánea, cuando el Juez está todavía bajo el impacto intransferible
, Librería Jurídica de lo que acaba de vivir. Así lo establece, sin más, la Ley Orgánica Procesal del
Trabajo venezolana en sus artículos 158° y 159°: la sentencia se emite en dos

49
Mario Pasco Cosinópolis

etapas: al concluir el debate probatorio y sin otra formalidad, el juez se retira de la ambos tipos
sala de audiencia, por un lapso no mayor de sesenta minutos, "a los fines de para que se
<meditar> o <analizar> la decisión que deberá pronunciar en ese mismo acto de y las ventaje
manera oral y con expresión de <una síntesis precisa y lacónica de los motivos de
hecho y de derecho> que la sustenta, todo lo cual quedará reducido de manera Los act
inmediata por escrito en acta que suscribirán además deljuez y de la secretaria, en actos esc
los expertos si los hubiere y las partes con sus apoderados o abogados existentes. en nuestro p
Este principio de concentración encuentra su excepción cuando <la complejidad tediosa e in
del asunto debatido, por causas ajenas a su voluntad o de fuerza mayor> obligue al pérdida de t
juez de juicio a diferir la sentencia por una sola vez y por un lapso no mayor cinco
(5) días hábiles".9 La audi
en oportuni
Con ello se logra la fusión de los diversos atributos ideales del proceso laboral:
sencillez, celeridad, concentración e inmediatez, logrados a través de la oralidad. La inme
la or "^'ad,
No obstante, el esquema tolera que las dos piezas preliminares: la demanda y Juez, ademá
su contestación, con todo lo que las acompaña o rodea, puedan mantenerse en que este pro
forma escrita, con lo que el sistema puede ser calificado como mixto. A ese respecto,
resulta curiosa la contraposición de las leyes española y venezolana: en la primera, La sen
la demanda debe ser escrita y la contestación, necesariamente oral; en la segunda, audiencia, c
la demanda puede ser oral, pero la contestación es forzosamente escrita.
No se d
V. VIABILIDAD DEL PROCESO ORAL EN NUESTRO PAÍS conocen a l
una sola de
Durante mucho tiempo se ha vivido en nuestro país a la sombra de la ficción demás, sólo
de que había un proceso oral o, al menos, predominantemente oral. Ello no es así. que el clien
Aunque en la teoría el nuestro es un sistema mixto, en la práctica sigue siendo un convenza d
proceso escriturario, porque la mayoría de las actuaciones se sigue haciendo en su defensa.
esa forma, y porque hasta aquellas que se descargan de manera verbal terminan casos aislad
reducidas a actas y a escritos.
EWstem
escrit^,, por
Se trata, en verdad, de una falsa oralidad, una "oralidad caricaturizada", como
consume po
dice Stafforini 10, que "como género híbrido carece de las respectivas ventajas de

SALGADO RODRÍGUEZ, Domingo Javier: La Sentencia y sus Recursos en la Ley Orgánica Procesal
La falsa
de Trabajo. En AA.VV. Derecho Procesal del Trabajo (coordinador: Iván Miraba! Rendón), Librería mejor decir
Jurídica Rincón, Caracas 2005, p. 352
STAFFORINI, Eduardo: Derecho Procesal Social, Editora Argentina, Buenos Aires 1995, p. 360

50
Características del proceso laboral. 1.a oralidad

se retira de la ambos tipos procesales; en ella se dicta, no se habla, y se dicta para que se lea, no
los fines de para que se escuche, perdiéndose así simultáneamente las ventajas de la escritura
lismo acto de y las ventajas de la oralidad".
)s motivos de
lo de manera Los actos que deben ser orales se transforman, por necesidades de la forma,
la secretaria, en actos escritos, o peor aun, las actuaciones son leídas de viva voz, como sucede
as existentes, en nuestro país, por ejemplo, con la audiencia penal, que consiste en una lectura
complejidad tediosa e innecesaria de actas y documentos, lo cual es llanamente una absurda
>r> obligue al pérdida de tiempo para todos quienes la sufren.
i mayor cinco
La audiencia, cuando no puede concluir en una sola fecha, es descuartizada
en oportunidades distantes y aisladas, rompiéndose su unidad.
)ceso laboral:
e la oralidad. La inmediación del Juez es apenas formal y las audiencias son un remedo de
la oralidad, con ritos centenarios como los de los pliegos interrogatorios, etc. El
la de...anda y Juez, además, se limita a expeditar lo indispensable, sin asumir el papel protagónico
mntenerse en que este proceso le impone.
i. ese respecto,
sn la primera, La sentencia es pronunciada meses y hasta años después de realizada la
•n la segunda, audiencia, cuando el Juez no recuerda ni por asomo lo acontecido en su presencia.
nerita.
No se diga nada de las instancias superiores, en las que los magistrados no
conocen a las partes ni por el rostro, no han visto jamás a un testigo ni presenciado
una sola de las declaraciones y demás actuaciones. Los informes orales, por lo
demás, sólo son un ejercicio retórico que, en muchos casos, está destinado sólo a
i de la ficción
que el cliente, sentado en el auditorio, presencie la actuación de su abogado, se
Elllo no es así.
convenza de su elocuencia y se persuada de que ha agotado su mejor esfuerzo en
*ue siendo un
su defensa. Los vocales rara vez escuchan con atención al informante, salvo
: haciendo en
casos aislados y de excepción.
rbal terminan
El sistema conjuga lo peor de los dos sistemas: es más engorroso que el sistema
escrito, porque demanda mucha presencia del juez, las partes y los abogados, y
•izad. , como
consume por ende mucho de su tiempo, pero no tiene las ventajas del juicio oral.
is ventajas de
La falsa oralidad es peor que la escrituración y como sistema - o quizás sea
Drgámca Procesal
<endón), Librería mejor decir, como método - es en realidad un engorro y no una solución.
1995, p. 360

5i
Mario Pasco Cosmópolis

VI. ¿SE PUEDE TENER UN PROCESO ORAL VIABLE ACORDE A NUESTRO uniformida
CONTEXTO? público. No

El principal inconveniente que se suele atribuir al proceso oral, en un país en el Disposició


que los litigios son muchos y los jueces pocos, es que demanda una gran actividad
del juez, quien recibe una mayor carga que el que sólo despacha papeles. Por Nume
consiguiente, ya que es difícil disminuir el número de causas, se requiere de mayor funcionami
número de jueces, lo que enfrenta los consabidos problemas económicos para un del trabaja
Poder Judicial casi indigente. Ley Orgáni
celeridad,
La objeción es sólo aparente, porque es formulada desde una realidad muy rectoría de
imperfecta y sin desprenderse de ella. Es decir, se critica a la oralidad sin haber
ingresado en ella, desde detrás de los linderos tradicionales del proceso escrito. ¿Qué t
En sentido
Pero hay datos que no pueden ser soslayados: en primer lugar, que el proceso anclr sy
oral es proclarnado y reclamado por toda la doctrina procesal-laboral, sin excepción.
No hay un solo estudioso que se pronuncie a favor de la escrituración, y ese es un Es nec
argumento importante. tradicional
sino sobre
En segundo lugar, tres países de nuestro entorno más inmediato, de realidades en la búsqu
próximas y compatibles con la nuestra, e integrantes además, los tres, de la sencillez, c
Comunidad Andina a la que pertenece el Perú, han implantado ya la oralidad:
Colombia, Ecuador y Venezuela. La ora
sinequano
Es más, en estos dos últimos la oralidad viene impuesta como mandato Derecho P
constitucional. común.

Dice la Constitución del Ecuador:

Artículo 194°.- La sustanciación de los procesos, que incluye la presentación


y contradicción de las pruebas, se llevará a cabo mediante el sistema oral, de
acuerdo con los principios: dispositivo, de concentración e inmediación.

Y la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela:

Artículo 257°.- El proceso constituye un instrumento fundamental para la


realización de la justicia. Las leyes procesales establecerán la simplificación,

52
Características del proceso laboral. La oralidad

; A NUESTRO uniformidad y eficacia en los trámites y adoptarán un procedimiento breve, oral y


público. No se sacrificará la justicia por la omisión de las formalidades no esenciales.

:n un país en el Disposición Transitoria Cuarta. La Asamblea Nacional debe sancionar:


gran actividad
i papeles. Por Numeral 4°.- Una Ley Orgánica Procesal del trabajo que garantice el
riere de mayor funcionamiento de una jurisdicción laboral autónoma y especializada, y la protección
micos para un del trabajador o trabajadora en los términos previstos en esta Constitución. La
Ley Orgánica Procesal del trabajo estará orientada por los principios de gratuidad,
celeridad, oralidad, inmediatez, prioridad de la realidad de los hechos, la equidad y
realidad muy rectoría del juez en el proceso"
^dad sin haber
ceso escrito. ¿Qué tienen o qué pueden tener estos tres países de lo que el Perú carezca?
En sentido estricto, sólo decisión, voluntad de innovar, de progresar, de no quedarse
jue el proceso anclados y anquilosados en prejuicios atávicos.
sin ex pción.
>n, y ese es un Es necesario un verdadero salto cualitativo que permita abandonar los usos
tradicionales y el cómodo inmovilismo, no por un afán imitativo ni por pura novelería,
sino sobre la base de ponderar con objetividad las esenciales virtudes de la oralidad
de realidades en la búsqueda y el encuentro con los otros atributos reclamados al proceso laboral:
os tres, de la sencillez, concentración, inmediación, celeridad.
a la oralidad:
La oralidad no es un prurito de modernidad, sino el prerrequisito, la condición
sine qua non para hacer operativo un proceso laboral acorde con los principios del
>mo mandato Derecho Procesal del Trabajo que lo hacen uno sustantivamente diferente del
común.

presentación
"ema oral, de
ion.

lental para la
nplificación,

53