Vous êtes sur la page 1sur 148
CLOTILDE LUISI REGRESO Y OTROS CUENTOS INSULA MADRID 1953 La literatura fantistica, de la que fue- ron principales cultores e ineludibles maestros los angloamericanos do y atraido muchas veces a los esc tores de todas las latitudes, aun a los que se dijeron nxis_sttmisos voceros del realismo, La emocién del misterio, el ejercicio de Ia pura invencidn, el equilibrio entre la libre imaginaciin y el rigor Igico brindaron un material inagotablemente rico a aquellos escri- tores, quienes no desdefiaron ensayar un género que si suele ser frecuentado por los menestrales del folletin, fué tam- hién cultivado atentamente por auténti- cos literatos como Hawthorne, Poe, Vil- liers de I'lsle, Kafka, Lord Dunsay, Maupassant, Wells, Henry James, Max. Beerbhom, En la narrativa sudam recordar la obra del uruguayo Horacio roga, en cuya extensa labor de cuten- aparecen tan repetidamente el Mas los estados sub-liminares de la con- ciencia, la inquietud de lo desconocido, Cabe asimismo citar las hicidas indaga~ ciones cumplidas en ese terreno por los argentinos Borges, Bioy Casares, Silvi- na Ocampo y por otros narradores rio- platenses. Un nuevo ejemplo de esta forma_li- teraria es Regreso, de la uruguaya Clo- tilde Luisi, que ahora presenta la edito- rial “Insula”. En esta serie de cuentos prevalecen también el tema irreal y “lo imposible verosimil”. Pero, en verdad, el objetivo iiltimo de la autora no ha sido el de la sola fraguacién formal, el de los puros juegos de la fantasia y la razén: ha sido, mas alla de esa mera complacencia mecénica, el de manifes- tar verdades que no suelen decirse abier- tamente, el de revelar experiencias re- cénditas y abordar soslayadamente suti- les problemas filosdficos. La mayoria de los cuentos de Regreso convergen, direc- 1a o indirectamente, a este punto comin, fpice y nexo que los vincula: Ia perso- nalidad, doblada y dividida por obra de factores diversos y diversificantes, Las antinomias, las fuerzas y principios con- tradictorios que tironean del ser y lo eabalen. Por veces angustiosamente, ha- en este manojo de cuentos aquella expresién que ama revestirse de irrea- lidad pero guarda siempre, recatada- REGRESO