Vous êtes sur la page 1sur 2

La Mañada de Neuquén - EXTERIOR - 18.02.

2009

Arrancó en Camboya el histórico juicio por el “holocausto asiático”


El carcelero “Duch” será juzgado por su participación en el régimen de Pol Pot, que asesinó a dos millones de personas.

El gobierno maoísta de los Jemeres Rojos


protagonizó masivas violaciones a los
derechos humanos en la década del ‘70.

Phnom Penh, Camboya > Tras 30 años de


silencio e impunidad, comenzó ayer en
Camboya un histórico proceso contra el
sanguinario régimen de Pol Pot, autor de la
matanza conocida como el “holocausto
asiático”, en la cual más de dos millones de
personas perdieron la vida entre campos de
concentración, torturas y fusilamientos.
Uno de los líderes de los Jemeres Rojos, Kaing Guek Eav, de 66 años, alias “Duch”, será el
primero de sólo cinco acusados en comparecer frente a un tribunal internacional. “Duch” dirigió
durante los peores años del régimen de Pol Pot la tenebrosa cárcel de Tuol Sleng, también
conocida como S21, donde murieron más de 16 mil personas entre 1975 y 1979.
El ex profesor de matemáticas está acusado de crímenes contra la humanidad, tortura,
asesinato con premeditación y violación de la Convención de Ginebra. En caso de ser
declarado culpable, podría ser condenado a cadena perpetua.
“Esta primera audiencia representa la materialización de los importantes esfuerzos por crear un
tribunal honesto e independiente, encargado de juzgar a los que ocuparon funciones dirigentes”
en el aparato de los Khmer Rouge, declaró el juez Nit Nonn, presidente del tribunal, al iniciar la
audiencia.
Asistieron además decenas de familiares de víctimas, muchos de cuales son testigos en el
proceso y ya narraron sus trágicas experiencias durante los años del régimen maoísta.

Dificultades
Es que el tribunal camboyano con participación internacional se implementó tras una década de
negociaciones entre la ONU y el gobierno del primer ministro Hun Sen y en medio de
dificultades, en julio de 2006,
El magistrado francés Marcel Lemonde, uno de los jueces de esta corte especial, consideró
que estos juicios ayudarán a la reconciliación nacional y brindarán la ocasión “de organizar un
debate público” sobre esta página trágica de la historia del Siglo XX.
Por su parte, el abogado defensor de “Duch”, Francois Roux, demandó ayer “respeto por los
derechos humanos” de su mandante al comienzo de juicio.
“El acusado ya ha admitido públicamente su responsabilidad en el S 21”, señaló Roux.
“Defendemos a alguien a quien se le atribuyen los peores crímenes, pero tiene derecho a un
juicio justo. Los derechos que demandan las víctimas, derechos humanos, son igualmente
válidos para el acusado”, agregó el letrado.
El proceso contra Duch es el primero de varios juicios programados. Hay otros cuatro
inculpados detenidos, de ya avanzada edad, que durante el régimen de los Khmer Rouge
ocuparon altos cargos, entre ellos el principal ideólogo, Nuon Chea, quienes previsiblemente,
serán enjuiciados el año próximo.
Durante el régimen de los Khmer Rouge murieron más de dos millones de personas, víctimas
de asesinatos, el hambre y trabajos forzados.

Escenario
Ajuste de cuentas
Por Christiane Oelrich

Phnom Penh, Camboya (dpa) > Con el rostro pétreo, el torturador está sentado ante sus
jueces. Kaing Guek Eav, conocido como Duch, el antiguo verdugo de los asesinos del régimen
del Jemer Rojo en Camboya se inclina, escucha, escribe.
Desde una sala contigua, tras un cristal antibalas, dos hombres de avanzada edad debaten
sobre su versión. «Todos los niños muertos... Los asesinos en masa nos han dejado sin
futuro», masculla uno de ellos, agitándose nerviosamente el pelo. Después, hace un gesto
negativo con la mano. No quiere perderse ni un segundo de este acontecimiento histórico que
está sucediendo ante sus ojos. Ayer, a más de 30 años desde el fin del violento fanatismo del
Jemer Rojo, comenzó el ajuste de cuentas con la Historia.