Vous êtes sur la page 1sur 1

Resumen

Los niños se acostumbran al patrón de sus días en la isla, aunque es imposible


ajustarse a los nuevos ritmos de la vida tropical, la cual incluye un momento extraño
al medio día cuando el mar sube y parece contener imágenes cambiantes. Piggy
descarta estas imágenes como ilusiones ópticas. Mientras las mañanas son frescas y
cómodas, el sol de la tarde es opresivamente caliente y brillante, lo cual causa que
muchos de los niños se fatiguen. La tradición europea de trabajar, jugar, y comer a lo
largo del día no es olvidada, lo cual hace que la transición sea difícil.