Vous êtes sur la page 1sur 17

“AÑO DE LA LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN

Y LA IMPUNIDAD”

TEMA:
PROYECTO DE GESTIÓN AMBIENTAL EN EL SECTOR MINERO

DOCENTE:
MG. ANA MARIA CUADRA MISHUARAIZ

ALUMNAS:
ABANTO ATOCHE, SARA LISETH
AGUILAR SALDAÑA, ANLLOLINA DE LOS ANGELES
ESTRADA ESCOBAR, JACKELIN GABRIELA
LÁZARO GONZALES, EVELIN WINDY
QUIRÓZ BAZAN, YOMARA ISABEL
VARGAS ENCISO, XIOMARA LILIBET

GUADALUPE - 2019
INTRODUCCIÓN

Este documento presenta un conjunto de perspectivas a la problemática ambiental


del Perú y propone una priorización metódica de los mismos. Ha sido escrito con la
intención de poner en evidencia la inescapable influencia de la problemática
ambiental en el sector minero que enmarca el Desarrollo del País.
Hace mención a las demandas que desde el punto de vista como ciudadanas en
calidad de estudiantes se debería atender dentro de la dimensión ambiental sea
incluida en los planes de gobierno, de manera descentralizado.
Siendo uno de los países más biodiversos y ricos en recursos naturales del Mundo.
Hacemos presente nuestra visión de actuación con la esperanza de mejorar la
cobertura de la temática ambiental, considerada como iniciativa ciudadana
independiente.
Mostrando por nuestra parte nuestra preocupación sobre lo dicho y a su vez las
debidas medidas que a tomar, puesto que esto inicia desde cada uno de nosotros
para poder de tal modo forjar equipos de acción que sin importar la edad, tengan
propuestas de protección y vigilancia a los recursos naturales del País.
LA MINERIA EN EL PERU
El sector minero en el Perú es uno de los pilares de la economía peruana y
exportaciones.1 La minería aporta un 20% de los ingresos fiscales,2 contribuye
alrededor del 15% Producto Bruto Interno PBI nacional y el 60% de las
exportaciones.3 La mayoría de las minas en el Perú se concentra en los Andes. Los
principales productos mineros del Perú son la plata, el cobre, el zinc, el estaño,
el bismuto y el teluro.
a minería peruana ocupa lugares importantes en Latinoamérica y en el mundo;
asimismo, a lo largo de su historia ha contribuido con el crecimiento del país al ser
fuente importante de ingresos fiscales. Por el mencionado potencial, el crecimiento
de la minería en el Perú es visto con optimismo por especialistas del sector.
a minería peruana ocupa lugares importantes en Latinoamérica y en el mundo;
asimismo, a lo largo de su historia ha contribuido con el crecimiento del país al ser
fuente importante de ingresos fiscales. Por el mencionado potencial, el crecimiento
de la minería en el Perú es visto con optimismo por especialistas del sector.
Dada la trascendencia de la minería en el Perú, el Estado cumple un papel
contundente, normativo y promotor. Según la legislación actual, se busca tres
equilibrios mediante su política minera: económico, social y ambiental.
Los ingresos que genera el Estado por la minería a través de impuestos como el
Canon Minero, las regalías, y otras contribuciones a las regiones, han sido fuente
de descentralización fiscal y económica para el país.
A su vez, al ser la minería una actividad vinculada al medio ambiente, ha resultado
importante la supervisión de la misma a través de entidades como el Organismo
Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (OSINERGMIN), institución pública
encargada de regular y supervisar que las empresas del sector eléctrico,
hidrocarburos y minero cumplan las disposiciones legales.
El rol de OSINERGMIN es fundamental en la inspección del medioambiente,
seguridad e higiene minera. El objetivo es mantener una buena relación entre las
comunidades campesinas y los proyectos mineros, siempre en favor del
medioambiente y buscando reducir la minería informal.
Esta entidad busca que permanentemente se realice una correcta fiscalización a
través de instrumentos de gestión ambiental como ´Ley de Pasivos Ambientales´ y
´Norma de Cierre de Minas´.
El Estado tiene el rol de promulgar y ejecutar normas para limitar o evitar la
contaminación ambiental que pueda ser originada por actividades mineras. En ese
sentido, realizar Estudios de Impacto Ambiental (EIA), Evaluaciones Ambientales
(EA) y mantener actualizados los registros relacionados a asuntos ambientales es
de vital importancia para una correcta minería. A través de estas iniciativas, el
Estado busca no afectar la flora, fauna y naturaleza peruana, además de preservar
la sanidad de nuestro medioambiente y agua.

LA OTRA CARA DE LA MINERÍA EN EL PERÚ


La actividad Minera en el Perú tiene enormes pasivos ambientales y sociales, a
pesar de la existencia de normas de protección ambiental y social con las que se
cuenta. Cientos de cuencas hidrográficas, lagos, lagunas y ciudades están
contaminadas. Existen numerosos conflictos entre las comunidades y las empresas
por el control y acceso a los recursos, como la tierra y el agua.
El Perú es un país con extraordinaria diversidad agrícola y
silvestre. Solo en plantas de uso humano se conocen
3.200 especies nativas con 31 fines distintos. Existen al
menos 128 especies de plantas alimenticias
domesticadas, con miles de variedades. La papa, por
ejemplo, tiene más de 3.000 variedades y el camote más
de 1.500. El 50% del área de la sierra está cubierta de
pastos naturales apropiados para la ganadería de
camélidos (llamas, vicuñas alpacas y guanacos) de gran
utilidad para las comunidades y hay más de 7,5 millones
de hectáreas que tienen aptitud forestal. También las
vertientes occidentales andinas se pueden aprovechar para la generación con
microcentrales hidroeléctricas. El Perú tiene también espacios naturales aptos para
el turismo.
El Perú es un país mega diverso, con 19% de las aves
del mundo (1.073 especies), 9% de los mamíferos (400
especies), 9% de los anfibios (250 especies), 175
especies de reptiles y 1.200 especies de peces entre
marinos y de aguas dulces, sin contar con miles de
especies de insectos, moluscos y una impresionante
diversidad en flora. La dimensión ecológica del Perú
proviene de su propia naturaleza y realidad. Constituye
por tanto un invalorable patrimonio de cuya conservación
somos responsables.
A ello se suma la presencia humana de muchos
milenios que ha dejado huellas de su larga
existencia en un entorno de características muy
peculiares, como las franjas costeras, las zonas
andinas y alto andinas y las selvas altas y bajas,
en donde habitan grupos étnicos con un profundo
y valioso conocimiento del entorno natural, que,
desde hace más de cinco mil años, con la
cosmovisión del hombre y mujer andinos conservan el ambiente.

EL ORIGEN Y LAS CAUSAS POLÍTICAS DEL PROBLEMA


MINERO EN EL PERÚ
En la actualidad la minería se ha convertido en uno de los problemas que afecta al
medio ambiente mundial, donde nuestro país, Perú, no se encuentra exento de
dicho problema, ya que es un país con grandes yacimientos mineros. De la misma
manera, si bien es cierto la minería trae grandes beneficios económicos, pero a la
vez graves problemas ambientales. Los problemas de la minería se originan, por lo
general, a nivel de la minería artesanal y la pequeña minería. En la minería artesanal
la informalidad de la misma constituye su principal problema, ya que limita las
posibilidades reales para su desarrollo integral: contaminación ambiental,
depredación de yacimientos existentes, graves deficiencias de seguridad,
discriminación social y económica, conflictos con las compañías mineras formales,
falta de transparencia en los manejos financieros, etc. Estos son solo algunos de
los efectos más importantes. LA MINERÍA Y EL CONTROL DEL MEDIO AMBIENTE
2010 7 Otro problema es que políticamente no es bueno permitir que esta actividad
se mantenga en la informalidad, porque afecta la credibilidad del país en tanto se
afirme oficialmente que es política nacional, apoyar la inversión minera en
condiciones de estabilidad y seguridad jurídica. En cambio, en la pequeña minería
principalmente el problema se origina en la precariedad del trabajo, caracterizada,
aparte de una faena muy dura, por graves deficiencias de seguridad, y las
consecuencias extremadamente negativas para la salud, causadas directamente
por intoxicación, accidentes, polvo, etc. Pero también, indirectamente, por la gran
cantidad de agua estancada que en zonas cálidas es lugar de incubación para
anáfelos y otros agentes patógenos. En relación a las causas políticas, existe una
débil fiscalización por parte del Estado peruano sobre los aspectos ambientales. A
través del Ministerio de Energía y Minas (MEM), que es a su vez propietario o
accionista de empresas mineras, es regulador de las políticas del sector minero, es
fiscalizador para el cumplimiento de las normas ambientales y a la vez promotor de
las inversiones mineras. Por ello, el MEN, decide sobre tierras, agua, y la inversión
minera. No existe ninguna institución que vigile las actividades del Ministerio de
Energía y Minas que proteja los derechos e intereses de las comunidades
afectadas. Por otro lado, vemos que la constitución, dirigida a la minería, ha hecho
recaer en el Estado la función de evaluar y preservar los recursos naturales,
fomentar su racional aprovechamiento y promover su industrialización para impulsar
el desarrollo económico, según lo establece el Art. 119 (Ministerio de Energía y
Minas 1993: 160). Sin embargo, el Estado no está cumpliendo con dichas funciones;
es por ello que surgen los problemas de la minería que ya anteriormente
mencionamos.

PASIVOS AMBIENTALES DE LA MINERÍA


Actualmente, en el Perú, vemos que la minería, así como ha traído consecuencias
positivas para la economía, ha producido distintos problemas en los trabajadores
mineros, en la población que vive a los alrededores y en el medio ambiente, ya que
en todas estas personas se ve afectada su salud al ser esta una actividad riesgosa
y el no contar con un apoyo del gobierno en cualquier caso de emergencia. Por otro
lado, en el medio ambiente, se produce un desequilibrio ecológico que afecta a los
seres vivos.

Consecuencias ambientales
La industria minera produce contaminantes potenciales
que afectan al agua y al aire. En el medio natural los
excesos pueden generarse por drenajes de agua de
minas, de desmontes ode relaves mineros. Algunos
metales, como cadmio y mercurio, y metaloides como
antimonio o arsénico, los cuales son muy comunes en
pequeñas cantidades en depósitos metálicos son
altamente tóxicos, aun en pequeñas cantidades,
particularmente en forma soluble, la cual puede ser absorbida por los organismos
vivos. La contaminación en el aire se manifiesta a través de polvos y gases
contaminantes. El polvo procede de la descarga de mineral y desmonte en
camiones, ferrocarriles, tal vez, fajas transportadoras, etc.
Por otro lado, los contaminantes gaseosos pueden ser partículas sólidas en
suspensión y emanaciones gaseosas, siendo el más significativo el dióxido de
azufre. Existen numerosos conflictos entre las comunidades y las empresas por el
control y acceso a los recursos, como la tierra y el agua. Con la aplicación por cinco
años (1997 al 2002) de los Programas de Adecuación y
Manejo Ambiental (PAMA) las empresas mineras
pretendieron poner fin a estos conflictos, sin embargo, no se
han obtenido resultados satisfactorios hasta la fecha.
En el sector minero, el uso total de agua es de 207’000.000
metros cúbicos por día para las 257 plantas (de las cuales
164 se ubican en la vertiente del Pacifico) que procesan
120’111.959 toneladas métricas de material por día.

LA POBREZA Y LOS PROBLEMAS SOCIALES


Las enormes expectativas que genera en los territorios de las comunidades y
pueblos la llegada de la minería, están cifradas básicamente en el supuesto
mejoramiento del nivel de vida de sus habitantes, por ello muchos no dudan en
respaldarla y entregar sus tierras, pero al poco tiempo son ellas mismas las que
muestran su desaliento y rechazo por efectos dañinos que la actividad, otrora
esperanzadora, les ocasiona. Sus tierras se ven rápidamente afectadas por la
contaminación, el despojo por parte de las empresas mineras y el conflicto por el
acceso al agua. También la falta del empleo prometido, la adquisición de insumos y
productos fuera de la localidad y la elevación del costo de
vida, no contribuyen al desarrollo de la zona minera. La
mayoría de los pueblos y regiones con actividad minera se
han empobrecido.
En cuanto a los problemas sociales que la minería trae
consigo, podríamos citar que tras de ella vienen los bares,
las cantinas, las casa de cita, la delincuencia y la
prostitución, ejemplos de los males que van de la mano con las actividades mineras,
impactando negativamente en la cultura de los pueblos. Este es un pasivo que no
tiene precio.

IMPACTOS EN LA SALUD PÚBLICA


Los mineros están atravesando serios problemas en su salud, ya que muchos
trabajadores adolescentes mueren o se hospitalizan todos los años, debido a
lesiones sufridas en el trabajo. Muchos sufren, también, efectos de salud adversas,
debido a contactos peligrosos en el lugar de trabajo. Todas las actividades mineras
causan impactos en el medio ambiente y en la salud de los habitantes de las
comunidades locales, generándose muchos pasivos ambientales.
A pesar de la decisión administrativa de paralización de las actividades mineras y la
recomendación de retirar los relaves, todavía se encuentran miles de toneladas de
material tóxico a pocos metros del poblado, con la consiguiente contaminación y
daños a la integridad física de sus pobladores.

PROBLEMÁTICA AMBIENTAL
La minería es inherente al Perú y es indisociable de su futuro económico. Nadie en
su sano juicio puede plantear no hacer minería o no explotar en absoluto
hidrocarburos. Pero lo que es inaceptable es que la minería grande o artesanal,
formal o informal e ilegal, ocasionen perjuicios ambientales y sociales que en el
medio y largo plazo costarán más al Perú que todos los beneficios que en teoría
actualmente proporcionan a la economía nacional.
La gran minería ha acumulado enormes pasivos ambientales (hay más de 8,600
pasivos mineros en el último inventario, de los cuales la abrumadora mayoría no
cuentan con estudio de impacto ambiental ni reciben ningún tratamiento) que tarde
o temprano se revelan dramáticamente (caso de humos de La Oroya y Doe Run; de
la ruptura de canchas de relaves, como en Minas Gerais, Brasil). Peor aún, se
continúa cometiendo los mismos errores y descuidos del pasado, llevados por el
afán de lucro excesivo, además de no retribuir lo que en justicia corresponde a las
comunidades locales afectadas, ocasionando los bien conocidos conflictos que
terminan paralizando las inversiones. Los pasivos petroleros, especialmente en el
Abanico del Pastaza, son motivo de justas y a cada día más violentas reclamaciones
de los indígenas.
La minería ilegal/informal, a la que los gobiernos toleran con argumentos
aparentemente sociales, ocasiona impactos tanto o más graves que la gran minería
en términos de deforestación, contaminación, inseguridad, salud pública,
destrucción de recursos pesqueros, etc. El Gobierno Central realiza
esporádicamente operaciones policiales violentas contra esa minería, pero no hace
nada más y, contradictoriamente “blanquea” el dinero mal habido comprando el oro
producido y construye carreteras que sirven esencialmente para dispersar esa
forma de minería.

MINERÍA ILEGAL: Devastación de bosques amazónicos (más de 50,000


hectáreas) y humedales altoandinos; contaminación de cuencas y ecosistemas en
todas las regiones del país; altos contenidos de metales pesados en miles de
menores de edad y madres gestantes; invasión de áreas naturales protegidas y
parques arqueológicos; cooptación del poder político por intereses delictivos;
violencia e inseguridad. (Sin mencionar los crímenes conexos —como el tráfico de
menores— y las distorsiones económicas asociadas).

MINERÍA FORMAL: Falta de previsiones ambientales y de interés genuino


en la participación y el bienestar locales; lo cual alimenta y facilita la actuación de
agitadores y oportunistas, en un contexto de escaso entendimiento de los procesos,
riesgos y posibilidades, por parte de los actores relevantes. Carencia o
desestimación de protocolos firmes, liderados por el Estado, de gestión social de
proyectos mineros, que genere gobierno y bienestar y prevenga conflictos.
Irresponsable-
Planes de desarrollo sectorial científica y normativamente desactualizados, repiten
propuestas vetustas, actualmente inviables; especialmente en cuanto al
otorgamiento de derechos extractivos y proyectos viales, donde se desconocen
áreas naturales protegidas, reservas territoriales, derechos colectivos y
ecosistemas frágiles
El agua es, después del aire, el elemento más precioso a la vida y, obviamente, a
la vida de los humanos y entre ellos a la de los peruanos. El agua se acabará en la
Costa y en la Sierra a consecuencia del cambio climático. Pero, a pesar de esa
amenaza, tratamos muy mal a ese recurso precioso. Lo envenenamos, lo
desperdiciamos y destruimos las cuencas que regulan su flujo. Vivimos cada día
más entre sequías violentas e inundaciones y aluviones. El agua no tiene una
gestión integrada y cada sector pretende hacer con ella lo que le da la gana.
Además, se paga muy poco por su uso y no se recompensa a los pocos que la
cuidan. Tanto las principales cuencas hidrográficas como el principal acuífero del
Perú (Ica-Villacurí) se encuentran en graves problemas.

CONSECUENCIAS:
 Son más de ocho mil desastres esperando ocurrir. Los pasivos petroleros,
especialmente en el Abanico del Pastaza, han recibido mucha atención de
los medios recientemente, pues su manejo negligente por más de tres
décadas ha generado intensas protestas y denuncias formales de la
población indígena afectada, contra el Estado y las empresas responsables.
 Deterioro generalizado de fuentes de agua dulce y cuencas hidrográficas:
Destrucción de los ecosistemas de cabeceras y nacientes por malas
prácticas agropecuarias y actividades extractivas; contaminación de aguas
dulces con efluentes y residuos urbanos, extractivos e industriales; erosión
de acuíferos por cultivos agroindustriales.
 Cambio climático: creciente riesgo de desastres y eventos climáticos
extremos; conflictos por el agua; pérdida de ecosistemas claves y sus
servicios (ejemplo glaciares y ambientes nivales); pérdida generalizada de
biodiversidad y recursos naturales renovables.
 Pobre representación política favorable a una gestión ambiental responsable:
Aparejada a una fuerte representación política de grupos de interés
contrarios a una gestión ambiental responsable o vinculados al delito
ambiental.
 Débil protección de nuestro patrimonio natural: A pesar de representar —en
el papel— casi una quinta parte del territorio nacional, las áreas naturales
protegidas (ANP) enfrentan severas limitaciones científico-técnicas,
institucionales y financieras, lo cual emerge en la gestión del SERNANP y del
SINANPE. Ello conduce a una descaminada sensación de que las áreas
naturales protegidas sobran o estorban, estimulando su creciente invasión y
deterioro; a recurrentes propuestas de recorte o “redimensionamiento”; y a
una profunda desconexión entre la gestión de ANP, el bienestar local y el
ejercicio del derecho a un medio ambiente sano. Son nuestras y para
nosotros; pero las imaginamos ajenas. A esto se suma el débil respaldo y la
nula protección que reciben ciudadanas y ciudadanos comprometidos con la
conservación de nuestro patrimonio natural, por lo cual el Perú está entre los
países con más ambientalistas asesinados. Un país peligroso para
cualquiera que defienda el bien común.
 Pueblos originarios, territorios colectivos, concesiones y titulación de tierras:
sistema inepto e insuficiente de titulación y registro de comunidades nativas;
ausencia de una visión estatal territorial de la propiedad colectiva; carencia
de un registro completo y geo-referenciado de comunidades campesinas;
títulos de propiedad rural casi nunca inscritos en los registros públicos;
carencia de un catastro único de derechos otorgados sobre la tierra y de
reglas para resolver conflictos de asignación de derechos.
 Información ambiental dispersa, poco transparente y de calidad desigual:
carencia de un organismo público de alto nivel científico, especializado en la
evaluación y prospectiva del patrimonio natural, con estándares y
procedimientos modernos para la integración, publicación y difusión de la
información oficial sobre el estado del ambiente y los recursos naturales.
(Una “ONERN Recargada”). La carencia de cifras ambientales oficiales
confiables afecta todos los aspectos de la planificación y la gestión del
desarrollo sostenible en el Perú
¡Que debemos TOMAR EN CUENTA?
Para nuestras propuestas consideramos los siguientes criterios que se deben
mantener para un Desarrollo SOSTENIBLRE;

EXPLORACIÓN

PRODUCCIÓN DESCUBRIMIENTO

DESARROLLO

PROPUESTAS DE ACCIÓN
AHORA NOS PREGUNTAMOS:
¡Qué medidas radicales DEBERIAMOS APLICAR para desterrar LAS TERRIBLES
CONSECUENCIAS QUE CONTRAE EL SECTOR MINERO?
Para ello tenemos lo siguiente:

 EN MOVIMIENTO NACIONAL DEBERÍA CREARSE UN


PROGRAMA DEBIDAMENTE FINANCIADO, EL CUAL PUEDA A
TRANSFORMAR LOS MINEROS ILEGALES EN PYMES O
AGRUPARLOS EN COOPERATIVAS.
Porque esta propuesta, esta es planteada ya que, debido a los enormes conflictos
mineros del mismo estado con la población, es una manera que se pueda llegar a
un acuerdo sin alguna consecuencia mortal en la que beneficiaría a ambas partes
con el tema ciudadano y natural, la que si se llegara a llevar a cabo deberá tener
vigilancia y suma supervisión por parte de las autoridades del poder local, regional
t nacional.
 TRATAMIENTO DEL SUELO
No solo la acidez, sino los altos niveles de metal en los suelos pueden ser dañinos
para las plantas, los animales y, en algunos casos, las personas.
Un enfoque común al lidiar con el suelo contaminado es colocarlo en depósitos
especialmente diseñados. Este enfoque puede ser muy costoso y controversial,
pero a veces es necesario. En este enfoque, el volumen y la toxicidad del suelo no
se reducen; el suelo solo es reubicado. En el futuro, los enfoques efectivos de
tratamiento del suelo dependen de una mejor comprensión de los riesgos
relacionados con los metales en los desechos mineros. Estos metales «naturales»
en los minerales tal vez no estén tan fácilmente disponibles en la biósfera y, en
consecuencia, no sean tan tóxicos como los metales en formas procesadas, como
el plomo en la gasolina.
Algunos enfoques de tratamiento
de suelos pueden incluir:
Utilizar métodos químicos para
estabilizar los metales en el
suelo, volviéndolos menos
móviles y biológicamente
disponibles.
Utilizar bactericidas que
detengan el crecimiento bacterial
que promueve la oxidación de la
pirita y la consecuente formación
de ácido sulfúrico.
Usar geo-membranas como
barreras en la base de los botaderos o cubriendo zonas perturbadas.
Inundar de forma permanente los materiales de desecho que contienen pirita para
cortar la fuente de oxígeno, detener el desarrollo de condiciones ácidas y evitar la
movilización de los metales.
3. Tratamiento del agua
El tratamiento más común para el agua ácida y que contiene metales es la adición
de un material neutralizante, como la cal, para reducir la acidez. Este proceso de
tratamiento activo, que causa que los metales disueltos se precipiten del agua, a
menudo requiere construir una planta de tratamiento. El mantenimiento continuo
que esta planta requiere hace que esta técnica de tratamiento sea muy costosa.
Aparte del gasto, algunas plantas de tratamiento activo generan gran cantidad de
fango. Deshacerse del fango es un gran problema. Debido al costo y los retos físicos
de lidiar con fango, se hace necesario buscar alternativas a las plantas de
tratamiento activo. Algunas posibles alternativas incluyen:
Utilizar sistemas de humedales «pasivos» para tratar el agua que contiene
metal. Este enfoque se ha utilizado con
éxito donde el volumen y la acidez del
agua no es demasiado alto. Los
sistemas de humedales pasivos tienen
la ventaja adicional de crear un hábitat
de vida salvaje deseable.
Utilizar zonas de tratamiento in
situ donde se coloquen materiales
reactivos o corrientes eléctricas debajo
de la superficie para que el agua que
pasa por ellas sea tratada.
Combinar el tratamiento con la recuperación de materiales útiles del agua
contaminada.
 CREAR UN MARCO NORMATIVO INTEGRAL, ADECUADO A LA
REALIDAD ECONÓMICA Y SOCIAL DE TODOS LOS MINEROS,
GRANDES Y PEQUEÑOS, FORMALES E INFORMALES, QUE PERMITA
REGULAR TODO EL PROCESO DE EXTRACCIÓN, TRATAMIENTO,
TRANSPORTE Y COMERCIALIZACIÓN.
Esto implica, por ejemplo, simplificar de manera significativa los mecanismos de
formalización para mineros artesanales filonianos de zonas desérticas, restringir el
uso de sustancias tóxicas, como el mercurio y cianuro fuera de plantas formales de
tratamiento de minerales, e impulsar la construcción de plantas de procesamiento
de alta tecnología y formalizar las existentes para ejercer un mayor control y gestión
ambiental. Sobre este último aspecto, existen instrumentos administrativos, como
los planes de cierre de actividades mineras y los de descontaminación y tratamiento
de pasivos ambientales. Con el objetivo de llevar a cabo un esquema de
restauración ambiental, que consiste en mitigar y revertir los efectos dañinos en los
diferentes ecosistemas, es necesario planificar e implementar un conjunto de
estrategias y acciones para mejorar las condiciones y recuperar la calidad del
ambiente degradado. Estas acciones pueden estar dirigidas a recuperar
completamente las condiciones originales del ecosistema, a estabilizar las
funciones ambientales alteradas y recuperar aquella capacidad que provea del
mayor provecho productivo o económico para la población. Las estrategias que se
elijan deben estar de acuerdo al tipo de contaminación y a la magnitud del daño
producido por el pasivo ambiental que se quiere remediar.
Este marco normativo e instrumentos administrativos, no solo deben estar
orientados a mitigar y remediar el deterioro ambiental, sino también a prevenir las
principales causas de los desastres ecológicos producidos por la actividad minera.
En muchos casos, la magnitud de estos desastres se ha visto incrementada por la
actitud negligente de las empresas y administraciones, la presencia de poblaciones
cercanas, las características específicas y fragilidad de los ecosistemas donde se
ubican las explotaciones mineras, la inexistencia de planes e instalaciones de
emergencia, la falta de un plan de ordenación del territorio y la dilatada actividad
minera en el área de explotación. Entre las medidas que deben adoptarse están
asegurar la existencia y correcta elaboración de los estudios de impacto ambiental
(EIA) apropiados para la zona de explotación; realizar los estudios técnicos
adecuados para evitar errores en el diseño, y consecuente fallo de las estructuras,
como instalaciones, presas, escombreras y pilas de lixiviación, utilizadas para el
almacenamiento de residuos; aplicar la tecnología más avanzada disponible para el
proceso completo de explotación de minerales; y utilizar las medidas de protección
ambiental pertinentes relacionadas con los posibles riesgos en el lugar de
explotación.

REFLEXIÓN….
Actualmente, en el Perú, vemos que la minería, así como ha traído consecuencias
positivas para la economía, ha producido distintos problemas en los trabajadores
mineros, en la población que vive a los alrededores y en el medio ambiente, ya que
en todas estas personas se ve afectada su salud al ser esta una actividad riesgosa
y el no contar con un apoyo del gobierno en cualquier caso de emergencia.Por otro
lado, en el medio ambiente, se produce un desequilibrio ecológico que afecta a los
seres vivos.
En cuanto a las consecuencias sociales, los mineros están atravesando serios
problemas en su salud, ya que muchos trabajadores adolescentes mueren o se
hospitalizan todos los años, debido a lesiones sufridas en el trabajo. Muchos sufren,
también, efectos de salud adversas, debido a contactos peligrosos en el lugar de
trabajo. De esta manera, la población reacciona ante estos problemas generando
protestas y huelgas en las cuales manifiestan que no solo maltratan a las
comunidades campesinas, sino también a sus trabajadores.
El efecto ambiental de la industria minera produce contaminantes potenciales que
afectan al agua y al aire. En el medio natural los excesos pueden generarse por
drenajes de agua de minas, de desmontes o de relaves mineros. Algunos metales
y metaloides, los cuales son muy común en pequeñas cantidades en depósitos
metálicos son altamente tóxicos, aun en pequeñas cantidades, particularmente en
forma soluble, la cual puede ser absorbida por los organismos vivos. La
contaminación en el aire se manifiesta a través de polvos y gases contaminantes.
El polvo procede de la descarga de mineral y desmonte en camiones,ferrocarriles,
talvés, fajas transportadoras,etc.

Todos debemos tomar conciencia de las terribles consecuencias irreparables que


causa la minería en nuestro medio ambiente. En el proceso de la extracción del
mineral, las mineras no son concientes del impacto ambiental que causan en el
medio ambiente,a ellos lo único que les importa es el lucro y no les importa que en
el proceso destruya completamente el ecosistema de la zona donde se encuentra.
Ademas en todos o en casi todos procesos de
estracción minera se utiliza el agua, la cual al
no ser sometida a procesos de purificación en
plantas de procesamiento de aguas servidas
se vuelven elementos contaminantes,
altamente dañinos para las personas.
BIBLIOGRAFÍA

http://www.monografias.com/trabajos-pdf4/mineria-y-control-del-medio-ambiente-
peru/mineria-y-control-del-medio-ambiente-peru.pdf

http://blogs.upn.edu.pe/ingenieria/2016/06/07/danos-causa-la-mineria-ilegal-peru/