Vous êtes sur la page 1sur 6

INTRODUCCIÓN

Los valores humanos establecen un modelo de conducta que ayudan a las


personas a conducirse por el camino del bien y la perfección.

Para poder guiarse por este camino, se necesitan una serie de valores: El
respeto, la responsabilidad, la puntualidad, la paciencia, la sencillez, la amistad, la
alegría, la gratitud, la sinceridad, la generosidad, el perdón, el amor, la solidaridad,
la honestidad, la bondad, la tolerancia entre otros.

Para el ser humano siempre han existido cosas valiosas, sin embargo, el criterio
de estos valores ha variado a través de los tiempos.

En la vida lo más importante es tener bien identificada una escala de valores, ya


que esta nos ayuda a tomar las decisiones adecuadas.

Cuando no tenemos valores definidos, muchas veces dependemos de los


demás. Los valores debemos practicarlos día a día ya que ellos son los que nos
identifican como personas.

¿QUÉ SON LOS VALORES?

Los valores son aquellas virtudes, principios o cualidades que determinan a un


individuo, a un objeto, o a una acción que se cree especialmente positiva o de
mucha prevalencia dentro de un grupo social. La definición de valores señala que
son cualidades que resaltan en cada persona y que, a su vez, lo promueve a actuar
de una manera u otra porque es parte de sus creencias, caracterizan su
comportamiento y demuestran sus sentimientos y sus intereses.
Se piensa que los valores desarrollan virtudes que al aplicarse en el día a día del
individuo, trae consigo resultados positivos y beneficiosos para su entorno y para la
sociedad en general. Los valores humanos se definen por un grupo, una cultura, por
la religión, las tradiciones los hábitos.

Por otro lado, de acuerdo a la naturaleza de los valores, prevalece la corriente


filosófica del idealismo; en ésta se plantea, por un lado el idealismo objetivo donde
se cree que el valor se encuentra fuera de las personas o de las cosas, y por otro
lado el idealismo subjetivo que se piensa que es un valor que se puede encontrar
en la misma conciencia de cada individuo.

Se puede decir entonces que los valores son aquellos principios éticos que le
permite al individuo comportarse de una manera determinada ante una situación
dada. Algunos ejemplos de valores que se pueden destacar son: la responsabilidad,
el respeto, la honestidad, la honradez, etc.

IMPORTANCIA DE LOS VALORES: ¿POR QUÉ ES TAN BUENO TENERLOS?

Porque los valores son los que dan sentido a nuestra vida. Los valores humanos
son los que demuestran la clase de persona que somos. Son los que muestran
nuestro comportamiento ante la vida y las diferentes situaciones a las que nos
enfrentamos.
La sociedad en la que vivimos adolece cada día más de valores, primando más el
egoísmo, el interés personal y la indiferencia. El ¡qué más da!, ¡da lo mismo!, ¡todo
da igual! y el a ¡mí que me importa!, está en la boca de la gran mayoría de las
personas, encogiéndose de hombros ante cualquier situación que exija un
comportamiento que requiera ética, honestidad y mantener los principios básicos de
moralidad.

Tener educación, respeto, ser sincero, actuar con honestidad, ser responsable, ser
fiel, solidario, etc. no da lo mismo que no serlo. ¿Cómo va a dar lo mismo ser
respetuoso con la gente que nos rodea, que no serlo? ¿Cómo va a ser lo mismo ser
honesto, cobrar el dinero justo, devolver lo que no es nuestro, no engañar en las
cuentas, que no serlo?

El mantener los valores que autentifican y dignifican al hombre, es una fuente de


satisfacción y plenitud que marca y deja huella allá por donde vamos, ganándonos
a su vez el respeto de todo aquel que se cruza en nuestro camino.

TIPOS DE VALORES

Podemos hablar de valores universales, porque desde que el ser humano vive en
comunidad ha necesitado establecer principios que orienten su comportamiento en
su relación con los demás.

En este sentido, se consideran valores universales, la honestidad, la


responsabilidad, la verdad, la solidaridad, la cooperación, la tolerancia, el respeto y
la paz, entre otros.
Sin embargo, puede resultar útil para facilitar su comprensión, clasificar los valores
de acuerdo con los siguientes criterios:

• Valores personales:

Son aquellos que consideramos principios indispensables sobre los cuales


construimos nuestra vida y nos guían para relacionarnos con otras personas. Por lo
general son una mezcla de valores familiares y valores socio-culturales, junto a los
que agregamos como individuos según nuestras vivencias.

• Valores familiares:

Se refieren a lo que en familia se valora y establece como bien o mal. Se derivan de


las creencias fundamentales de los padres, con las cuales educan a sus hijos. Son
principios y orientaciones básicas de nuestro comportamiento inicial en sociedad.
Se transmiten a través de todos los comportamientos con los que actuamos en
familia, desde los más sencillos hasta los más “solemnes”.

• Valores socio-culturales:

Son los que imperan en la sociedad en la que vivimos. Han cambiado a lo largo de
la historia y pueden coincidir o no con los valores familiares o los personales. Se
trata de una mezcla compleja de distintos tipos de valoraciones, que en muchos
casos parecen contrapuestas o plantean dilemas.

Por ejemplo, si socialmente no se fomenta el valor del trabajo como medio de


realización personal, indirectamente la sociedad termina fomentando “anti-valores”
como la deshonestidad, la irresponsabilidad o el delito.

Otro ejemplo de los dilemas que pueden plantear los valores socio-culturales ocurre
cuando se promueve que “el fin justifica los medios”. Con este pretexto, los
terroristas y los gobernantes arbitrarios justifican la violencia, la intolerancia y la
mentira, alegando que su objetivo final es la paz.
• Valores materiales:

Son aquellos que nos permiten subsistir. Tienen que ver con nuestras necesidades
básicas como seres humanos, como alimentarnos o vestirnos para protegernos de
la intemperie. Son importantes en la medida que son necesarios. Son parte del
complejo tejido que se forma de la relación entre valores personales, familiares y
socio-culturales. Cuando se exageran, los valores materiales entran en
contradicción con los espirituales.

• Valores espirituales:

Se refieren a la importancia que le damos a los aspectos no-materiales de nuestras


vidas. Son parte de nuestras necesidades humanas y nos permiten sentirnos
realizados. Le agregan sentido y fundamento a nuestras vidas, como ocurre con las
creencias religiosas.

• Valores morales:

Son las actitudes y conductas que una determinada sociedad considera


indispensables para la convivencia, el orden y el bien general

CONCLUSIÓN

Los valores y virtudes deben ser trabajados con los padres, en la familia y en
la comunidad en la que este inserta la persona, luego corresponderá a las
instituciones educacionales poder hacer relucir y reforzar los valores y las virtudes
que se han creado, reforzar las que no se han adquirido. La formación integral de
las nuevas generaciones de niños y jóvenes propios de nuestra sociedad sólo se
puede lograr sobre la base de una estrategia teórica que posibilite un enfoque
realista, ya que, la formación de valores es un proceso sistémico profundo.
Los valores son una instancia de crecimiento personal que permite reforzar o
incorporar las...

https://conceptodefinicion.de/valores/