Vous êtes sur la page 1sur 2

Nombre: Raul Eduardo Montaño Marmolejo

Materia: Ciencias Humanas y Gestión

Profesor: Fernando Cruz Kronfly

Fecha: Febrero 6 de 2018

MAX SCHELER. La Idea del Hombre en la Historia, Ediciones elaleph.

A lo largo de la historia, se han realizado muchos estudios acerca del comportamiento del ser
humano. En ese orden de ideas, el autor sugiere que para poder tener opiniones aceptables sobre
el hombre solo queda el camino inevitable, hacer tabula rasa (que no es más que una expresión que
sugiere no tener en cuenta hechos pasados) de todas las tradiciones referentes al problema y dirigir
la mirada hacia el hombre con la máxima objetividad y admiración. Sin embargo, es imposible hacer
tabula rasa, de modo que lo único que en realidad se puede hacer es estudiar con exactitud todas
las ideas sobre el hombre en su origen, y de esa manera poder entender cada una de ellas.

El autor identifica cinco ideas fundamentales de la cultura occidental, en las cuales la teoría
antropológica puede ofrecer varios matices.

La primera idea del hombre, es la idea bíblica, la cual hace referencia hacia el aspecto religioso. ésta
idea no es producto de la filosofía y la ciencia, sino que se basa en la fe religiosa. Aquí se concibe al
hombre a imagen y semejanza de un ser supremo. Esta idea tiene una gran influencia sobre los
hombres y difícilmente alguien puede escapar de tal argumento, incluso el que ha dejado de creer
dogmáticamente en estas cosas no por ello ha anulado en sí la figura, el sentimiento de dignidad
humana, etc. que hallan sus raíces históricas en el contenido objetivo de esa fe.

La segunda idea sobre el hombre, y no menos dominante que la primera, es la dada por la cultura
griega, la razón, la cual conviene sólo al hombre y lo encumbra por encima de todos los demás seres,
poniéndolo con la divinidad misma. Según los griegos, la razón es lo que gobierna el cosmos
(universo), es el orden, así las cosas, esta idea sugiere que los seres humanos también están
gobernados por la razón. Finalmente, el homo sapiens, idea que abre una separación entre el
hombre y la animalidad, es decir, se pone en lo más alto la consciencia humana por encima de toda
otra naturaleza.

La tercera idea del hombre, llamada la de las teorías "naturalista", positivista y también
"pragmatista", o como define el autor de manera breve “formula del homo faber”. Esta idea infiere
que entre el hombre y el animal no existe diferencia de esencia, sólo de grado, es decir, en ellos
actúan los mismos elementos, las mismas fuerzas, leyes, etc. sólo que con consecuencias menos
complejas que en el ser humano. El hombre, se puede llegar a decir, no es más que un ser viviente
especialmente desarrollado, en ello radica la diferencia de los animales, no es un homo sapiens, sino
un ser instintivo al igual que todos los seres, por lo que el conocimiento no es más que una serie de
imágenes cada vez más ricas que se interponen entre el estímulo y la reacción del organismo.
La cuarta idea del hombre, llamada idea evolucionista y de la cual el autor manifiesta que es una
idea descarriada, una idea extraña, una idea temible para el pensamiento, pero sugiere que esta
idea temible bien pudiera ser verdadera. Esta idea afirma una necesaria decadencia del hombre,
puesto que el hombre ha desertado de la vida, de sus valores fundamentales, de sus leyes, de
sentido, es decir, ha excedido sus límites. El hombre mismo es un animal que ha enfermado por el
espíritu, es una enfermedad como tal, es un narcisista que se ha exaltado a sí mismo. La cultura, el
lenguaje, la ética y la moral, el pensamiento, la creación de instrumentos, etc. son meros sustantivos
de las auténticas funciones vitales de su ser. Su incapacidad de desarrollo organológico lo obligó a
crear instrumentos, puesto que él es el menos adaptado a su ambiente que los demás animales.

La quinta y última idea, llamada idea del ateísmo, responsabilidad y seriedad. Esa idea sugiere la
eliminación del ser supremo como regidor de la conducta humana. El ser humano se debe guiar por
sus propias convicciones y principios de gobernabilidad, no es necesario tener una figura divina que
avale comportamientos o en la que se pudiera argumentar prohibiciones. Esta idea plantea que el
ser humano está en la capacidad de definir lo que le conviene por sí mismo.

En principio, no fue fácil asimilar la cantidad de conceptos e información que el autor domina, casi
de manera perfecta (para mi). Sin embargo, al investigar un poco más sobre el autor, y al poder
entender la información en un lenguaje más sencillo, descubrí algunos conceptos que son
importantes. Poder analizar el comportamiento humano a través de la antropología, tal como lo
hace el autor, ayuda a comprender la complejidad del pensamiento del hombre y de su
comportamiento en la sociedad. Esto inmediatamente ayuda a entender muchos de los grandes
momentos que han ocurrido y que han marcado la historia de humanidad, para bien o para mal. Es
evidente que el mundo que hoy conocemos no es más que una fusión de todas estas ideas, donde
se trata de sacar lo mejor de cada una para beneficio mismo del hombre.

Personalmente esta lectura me desafía a comprender que las organizaciones están conformadas
por personas que pueden tener una inclinación por cada una de estas ideas, considero que un líder
o gerente exitoso es el que puede lograr una unidad en un equipo de trabajo, donde cada individuo
tiene ideas distintas. Desde mi punto de vista, el conocimiento de estas ideas, no solo contiene un
valor teórico, sino que puede llegar a ser una herramienta de trabajo muy importante, ya que en la
medida en que se conoce a las personas, se identifican sus ideas, de tal manera que se puede llegar
a sacar el máximo potencial, lo que redunda en un beneficio para la organización y para el desarrollo
de cada individuo.