Vous êtes sur la page 1sur 5

FEMINICIDIO

Feminicidio es un neologismo creado a través de la traducción del vocablo


inglés femicide y se refiere al asesinato evitable de mujeres por razones de
genero

El feminicidio entra en la esfera de la violencia contra la mujer, pero también toma


otras formas. Aunque existen otros casos como una mala o falta de atención
médica durante el embarazo o el parto que pueden acarrear la muerte de la
madre. En algunos países como China e India, las estadísticas muestran un ratio
de hombre a mujer de 120 hombres por cada 100 mujeres. Sumado al aborto
selectivo, el femicidio también toma la forma de infanticidio, y la violencia en contra
de la mujer en algún estadio de su vida.

Por el número de mujeres asesinadas, por la cantidad de niños huérfanos, por los
traumas que genera, y por el impacto de influencias negativas que representan;
los feminicidios hay que declararlos de catástrofe nacional en alerta 24 horas al
día.

Sus orígenes van desde una educación genérica desigual, con unos roles
asumidos y reforzados según sea el sexo. Machismo, patrifocalidad, un sentido de
pertenecía asumido, sobre apego, dependencia emocional, angustia de
separatidad no resuelta, baja autoestima, trastornos psico emocionales no
superados, poco tolerancia a la frustración, mal manejo de la ira y de los impulsos;
hasta falta de habilidades y destreza para el manejo adecuado de los estresores
psicosociales, junto a las determinantes de pobreza, exclusión social, trastorno de
personalidad y el abuso de sustancia.

Consecuencias
Pensemos en las consecuencias. Muerte de mujeres en edad productiva, traumas
en las familias, cientos de niños y niñas huérfanos, quedando afectados de
por vida en sus emociones, afectividad y en su forma de pensar. Legitimización de
un aprendizaje social del que ama controla, maltrata y produce muerte en nombre
del amor. Cultura de violencia aprendida, depresión, estrés post-traumático, pobre
expectativa de vida en pareja y familia como proyecto social.
Soluciones
Hablemos de las soluciones. Me opongo a seminarios, talleres y simposiun para
establecer diagnóstico, debido a que estamos jartos de contextualizar y no hacer
nada; incluyendo la indiferencia y la falta de sensibilización con los feminicidios. Es
un asunto de inversión de dinero y acción de políticas públicas del Estado.
Propongo abrir 20 casas de acogida, en menos de un mes, con seguridad, una
enfermera, una trabajadora social y una psicóloga. Las casas la tiene el Consejo
de Drogas y la Dirección Nacional de Control de Drogas que las han quitado a los
narcotraficantes. Poner en funcionamiento cinco unidades de psiquiatría forense
como auxiliar de la fiscalía, con psiquiatras, psicólogos clínicos, trabajadoras
sociales, para establecer diagnóstico de alta peligrosidad o patologías en las
parejas violentas, antes de ser despachadas a sus casas. Estas dos medidas
disminuyen más del 50% de los próximos feminicidios.
Disponer de recursos para publicidad, psico-educación, en escuelas, clubes,
juntas de vecinos y grupos de alto riesgo, para saber qué hacer y cómo detectar el
perfil de una pareja violenta. Psico-educación y fiscalización al sistema judicial y
policial para que no piensen que la cultura de violencia de género es un problema
de marido y mujer.

Aplicar el desarme nacional en cuanto al porte y el control de armas ilegales, y


aplicar programas estructurales para cambiar la exclusión social y la vida desigual.

Hay recursos, muchos, pero mal priorizados, y falta de sensibilidad humana e


inteligencia espiritual, para responder a está catástrofe nacional.
Anteproyecto de tipificación de feminicidio

El Estado Plurinacional de Bolivia se ha propuesto desmontar el sistema patriarcal

en lo social, cultural, político, económico,educativo, etc. que implica entre otros

replantear su propia estructura instituciona y jurídica por lo que la reconstrucción


del andamiaje legal a la luz de la Constitución Política del Estado debe responder
a esta decisión adoptada como Estado, vale decir, adoptar una nueva legislación
que permita romper con las relaciones desiguales de poder y subordinación entre
hombres y mujeres. La violencia es una vulneración que afecta de forma más
intensa a las mujeres dado que ella se ha naturalizado en un contexto colonial y
patriarcal en el que se ha desarrollado nuestra sociedad. En Bolivia, según datos
del INE y VIO el año 2009 se recepcionaron en 44 Servicios Legales Integrales
Municipales 21.870 denuncias de violencia intrafamiliar de las cuales el 86,56%
fueron presentadas por mujeres. De acuerdo al Observatorio “Manuela”
Violencia, Feminicidio y Mujeres en Riesgo del CIDEM el año 2009 se
presentaron 98 feminicidios en Bolivia, el 2010 fueron 89. En la gestión 2011,
entre enero y octubre, se registran 85 feminicidios. El 50% corresponden a
feminicidios íntimos o conyugales; un 23,54% por feminicidios

sexuales y por feminicidio infantil se ha registrado un 18,82%

El presidente de Bolivia, Evo Morales, promulgó ayer una ley para castigar el
feminicidio con 30 años de prisión, con el propósito de frenar este tipo de crimen
que desde el 2009 ha costado la vida a 403 bolivianas, 21 de ellas este año.

El mandatario firmó la Ley Integral para Garantizar a las Mujeres una Vida Libre de
Violencia en el Palacio de Gobierno de La Paz, en un acto al que asistieron
organizaciones de mujeres indígenas, de feministas y de defensa de los derechos
humanos.
Morales dijo que la ley tiene que ser un aporte efectivo para frenar la violencia y
las agresiones contra la mujer y garantizó los fondos necesarios para la aplicación
de la norma, al tiempo que pidió al Parlamento y a sus ministros los reglamentos
respectivos para que la ley ingrese plenamente en vigor en uno o dos meses.

La ley, de cien artículos, incorpora en el Código Penal el delito del feminicidio,


definido como el asesinato de una mujer por su condición de mujer, con una pena
de 30 años sin derecho a indulto, la sanción más alta que tiene la legislación
boliviana.

La violencia feminicida es "una acción de extrema" agresión, que "viola el derecho


fundamental a la vida y causa la muerte de la mujer, por el hecho de serlo", señala
la norma promulgada.

Según el Centro de Información y Desarrollo de la Mujer (Cidem), desde 2009 a la


fecha se registraron en Bolivia 403 feminicidios, 21 de ellos en los dos primeros
meses de 2013, y 218 asesinatos de mujeres, por inseguridad ciudadana y otras
causas.

Organizaciones sociales discutían los artículos de la norma desde hace tres años,
pero su aprobación fue acelerada en el Parlamento después de que el 12 de
febrero pasado la periodista Hanalí Huaycho, fuera asesinada a puñaladas, en
presencia de su hijo de cinco años, por su marido, el teniente de Policía Jorge
Clavijo.

El caso ha conmocionado a toda Bolivia, donde siete de cada diez mujeres han
sufrido algún tipo de violencia, según el Cidem.

Actualmente, se investiga con análisis genéticos si un cadáver que fue hallado el


lunes pasado por campesinos del pueblo de La Asunta, al noreste de La Paz,
corresponde a Clavijo.
TIPOS La nueva ley identifica varios tipos de violencia contra la mujer, entre ellos:
la física, psicológica, simbólica, sexual, en los derechos reproductivos, la
patrimonial, económica y la mediática (con estereotipos en los medios de
comunicación).

Asimismo, crea juzgados y fiscalías especiales en materia de violencia contra las


mujeres y pone en marcha "la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia",
dependiente de la Policía, que investigará con exclusividad y detendrá a los
autores de las agresiones.