Vous êtes sur la page 1sur 4

PERMEABILIDAD HIDRAULICA Y CONDUCTIVIDAD:

La medición de la permeabilidad de una muestra de roca puede tener relación directa con un
problema práctico, por ejemplo, bombear agua, petróleo o gas dentro o fuera de una
formación porosa, eliminando desechos de salmuera en formaciones porosas,
almacenando fluidos en cavernas minadas para obtener energía conversión, evaluación
de la estanqueidad de un reservorio, deshidratación de una cámara profunda o
predicción de entradas de agua en un túnel. En muchos casos, el sistema de
discontinuidades modificará radicalmente los valores de permeabilidad de la roca en el
campo en comparación con los del laboratorio, de modo que se requerirá algún tipo de
prueba de bombeo in situ para un pronóstico aceptable de permeabilidades de
formación. Nuestra motivación para seleccionar la permeabilidad como una propiedad
de índice de la roca es que transmite información sobre el grado de interconexión entre
los poros o fisuras, una parte básica del marco de la roca. Además, la variación de la
permeabilidad con el cambio en la tensión normal, especialmente cuando la sensación
de tensión varía de compresión a tensión, evalúa el grado de fisuración de la roca, ya
que las grietas planas se ven muy afectadas por la tensiluón normal, mientras que los
poros esféricos no lo son. Además, el grado en que cambia la permeabilidad al cambiar
la permeabilidad del aire al agua expresa la interacción entre el agua y los minerales o
el aglomerante de la roca y puede detectar fallas sutiles pero fundamentales en la
integridad de la roca; Este aspecto prometedor de la permeabilidad como índice no se
ha investigado completamente.
La mayoría de las rocas obedecen la ley de Darcy. Para muchas aplicaciones en la práctica de
ingeniería civil, que puede involucrar agua a aproximadamente 20 ° C, es común escribir la ley
de Darcy en la forma

Donde qx, es el caudal (L3T-1) en la dirección x

h, es el cabezal hidráulico con dimensión L

A es el área de la sección transversal normal a x (dimensión L2)

El coeficiente k se denomina conductividad hidráulica; tiene dimensiones de velocidad (por


ejemplo, centímetros por segundo o pies por minuto). Cuando la temperatura varía
considerablemente de 20 ° C o cuando se deben considerar otros fluidos, una forma más útil de
la ley de Darcy es

En el cual es la presión del fluido (igual a ) con dimensiones de FL-2 y Es la


viscosidad del permeante con dimensiones FL T. Para agua a 20oC, =
-2

Cuando la ley de Darcy se escribe de esta manera, el coeficiente K es independiente de las


propiedades del fluido. Sus dimensiones son las de área (por ejemplo, centímetros cuadrados).
K se denomina permeabilidad hidráulica.

Una unidad de permeabilidad común es el darcy: 1 darcy es igual a ,


La Tabla 2.4 proporciona valores típicos de conductividades calculadas para las propiedades del
agua a 20 ° C; 1 darcy corresponde aproximadamente a un valor de conductividad de 10-3 cm /
s.
La permeabilidad se puede determinar en el laboratorio midiendo el tiempo para que un
volumen calibrado de fluido pase a través de la muestra cuando una presión de aire constante
actúa sobre la superficie del fluido. Un método alternativo es generar flujo radial en una muestra
cilíndrica hueca, preparada perforando un orificio central coaxial en un núcleo de perforación.
Cuando el flujo es desde la circunferencia exterior hacia el centro, se genera una fuerza de
cuerpo de compresión, mientras que cuando el flujo es desde el orificio central hacia el exterior,
se establece una fuerza de cuerpo de tracción. En consecuencia, las rocas que deben su
permeabilidad en parte a la presencia de una red de fisuras demuestran una profunda diferencia
en los valores de permeabilidad de acuerdo con la dirección del flujo. Bernaix (1969) ideó una
prueba de permeabilidad radial para probar la roca de la base de la presa Malpasset después de
la falla. La permeabilidad del esquisto de mica de ese sitio varió a lo largo de 50000 veces, ya
que las condiciones cambiaron de flujo radial hacia afuera con

De 1 bar, a flujo radialmente hacia adentro con de 50 bars. La conductividad


hidráulica (unidades de velocidad) de una prueba de flujo radial se puede aproximar por

Donde q es la tasa de volumen de flujo

L es la longitud del espécimen

R2 y R1 son los radios exterior e interior de la muestra.

¿Es la diferencia de cabeza a través de la región de flujo correspondiente a

Una ventaja de la prueba de permeabilidad radial, además de su capacidad para distinguir el


flujo en las fisuras del flujo en los poros, es el hecho de que se pueden generar gradientes de
flujo muy grandes, lo que permite la medición de la permeabilidad en la región de la
milidarcidad. Para rocas considerablemente menos permeables que, por ejemplo, granitos con
permeabilidad en la región 10-9 darcy y más abajo, Brace et al. (1968) ideó una prueba de flujo
transitorio.
Rocas densas como granito, basalto, esquisto y piedra caliza cristalina usualmente exhiben una
permeabilidad muy pequeña como muestras de laboratorio, pero en la Tabla 2.4. La razón de
esta discrepancia se suele atribuir a los juegos regulares de articulaciones abiertas y fracturas
en toda la masa de roca. Snow (1965) demostró que es útil idealizar la masa rocosa como un
sistema de placas lisas paralelas, todo flujo que corre entre las placas. Cuando hay tres conjuntos
de fracturas mutuamente perpendiculares con paredes paralelas, todas con apertura y
separación idénticas e idealmente suaves, la conductividad de la masa de roca se expresa
teóricamente mediante

Donde S es el espacio entre las fracturas y e es la apertura de la fractura (separación entre las
paredes). Rara vez es posible calcular la permeabilidad de la roca a partir de una descripción de
las fracturas, aunque Rocha y Franciss (1977) han demostrado cómo se puede hacer esto
utilizando muestras de núcleo continuas orientadas y corrigiendo los datos con resultados de
unas pocas pruebas de bombeo. Sin embargo, la ecuación 2.10 es útil para calcular la apertura
hipotética de la fractura e, que proporciona el mismo valor de permeabilidad que el medido en
el campo (correspondiente a un espacio de fractura asignado S). La apertura y el espaciamiento
de las fracturas proporcionan índices cuantitativos de la calidad de la masa rocosa.