Vous êtes sur la page 1sur 20

Licenciatura en Ciencias en Ciencias Biológicas – Plan 2014

Cátedra de Ciencias de la Tierra – Año 2019

UNIDAD 8

Atmósfera. Meteorología y clima. Perfil vertical de la atmósfera. Los climas de la tierra.


Distribución global de las precipitaciones. Distribución global de las temperaturas. Zonas
climáticas de la tierra.

EL SISTEMA CLIMÁTICO

El sistema climático está constituido por la Hidrósfera (todos los océanos, mares, lagos,
lagunas, ríos, etc), la Criósfera (el hielo y la nieve sobre y debajo de la superficie terrestre), la
Litósfera (los continentes sus rocas, suelo y sedimentos), la Atmósfera (capa de gases que rodea
la tierra) y la Biósfera (que comprende la vida animal y vegetal). Cada uno de estos componentes
tiene diferentes características físicas y su propia escala temporal. La radiación solar es la fuente
de energía que hace funcionar el sistema climático.

1
Debido a la gran complejidad del sistema climático se iniciará por el componente del sistema
donde ocurren los fenómenos que son objeto de estudio de la meteorología: la atmósfera.

LA ATMÓSFERA

Es una delgada capa de aire que rodea la tierra. Está constituida principalmente por una
mezcla de gases que contiene elementos sólidos y líquidos que se mantienen en suspensión,
como polvo, humo, sales marinas, cristales de hielo, microorganismos, partículas de origen
biológico, etc.

Composición

Gases permanentes:

Componentes Fijos Símbolo Volumen % de aire seco


Nitrógeno N2 78,08
Oxígeno O2 20,94
Argón Ar 0,93
Neón Ne 0,0018
Helio He 0,0005
Hidrógeno H 0,00006
Xenón Xe 0,000009

Gases variables:

Componentes Símbolo Volumen % de aire seco


Vapor de agua H2O 0a4
Dióxido de Carbono CO2 0,036
Metano CH4 0,00017
Óxidos de Nitrógeno N2O 0,00003
Ozono O3 0,000004
Partículas (polvo, etc) 0,000001
Clorofluorocarbonos CFCs 0,00000002

2
PERFIL VERTICAL DE LA ATMÓSFERA

En la atmósfera pueden distinguirse diferentes capas horizontales según sus


características particulares, por ejemplo la distribución de variables como presión, densidad,
composición química y especialmente el gradiente vertical de temperatura.

1. Troposfera: El término proviene del griego tropos que significa 'girar', o sea, 'la capa que gira';
esto porque la troposfera es la región atmosférica caracterizada por movimientos convectivos
(turbulencia) y de mezcla. Es la capa más baja y aquella en donde se desarrolla la vida y se
producen la mayoría de los fenómenos meteorológicos. Contiene el 75% de la masa de la
atmósfera y prácticamente la totalidad del vapor de agua, CO2 y aerosoles. Se extiende en
promedio hasta 11 km de altura, con un mínimo de 8 km en los polos y 18 km en el ecuador. La
temperatura disminuye con la altura a razón de 6.5°C/km. El viento aumenta con la altura,
alcanzando valores máximos aproximadamente a los 10 km en las latitudes medias. Su límite
superior se denomina Tropopausa y marca el límite superior de la troposfera, sobre la cual la
temperatura se mantiene constante, esta situación térmica evita la convección del aire y confina
de esta manera el tiempo meteorológico a la troposfera.

2. Estratosfera: Se sitúa por encima de la tropopausa y se extiende hasta 50 km de altura. En la


baja estratosfera (hasta los 25 km) la temperatura aumenta gradualmente o se mantiene
constante; arriba de este nivel la temperatura aumenta hasta alcanzar valores en el rango de 10 a
15°C. En esta capa no se observan procesos convectivos, pues la estratosfera es altamente
estable e inhibe la convección y la mezcla turbulenta de los constituyentes atmosféricos. Los
vientos decrecen con la altura en la baja estratosfera, para después aumentar en la alta
estratosfera, siendo principalmente vientos del este en verano y del oeste durante invierno, esto
debido al cambio estacional de la circulación atmosférica. Contiene grandes concentraciones de
Ozono, constituyente vital para la vida en la tierra, pues sirve como filtro de la radiación
ultravioleta. La presencia del Ozono, con una concentración máxima cercana a los 25 km, es la
razón principal que explica el aumento de la temperatura en la estratosfera. La absorción de la
radiación ultravioleta por el Ozono da lugar a un calentamiento de la atmósfera, que a su vez
forma la estratosfera, donde las máximas temperaturas se observan a los 50 km de altura cerca
de su límite superior conocido como Estratopausa.

3. Mesosfera: se extiende por encima de la Estratosfera y alcanza una altura de 80 km. Se


caracteriza por una disminución continua de la temperatura hasta un mínimo de -90 °C en la
región conocida como la mesopausa. En esta región donde se observan las temperaturas más
bajas de la atmósfera y se debe básicamente a la poca influencia tanto de la radiación solar como
de la radiación terrestre. La circulación de los vientos de invierno aumenta con la altura a un valor
máximo del orden de 300 km/h, a una altura de 70 km. La temperatura es mayor en invierno que
en verano se observa una muy considerable variabilidad diaria y semanal en la estructura vertical
de la temperatura.

4. Ionosfera o Termosfera: Es la capa más externa de la atmósfera, se inicia a partir de la


Mesopausa y alcanza los 500 km de altura. Dentro de esta capa, la densidad del aire es muy baja
y está compuesta principalmente por moléculas de Nitrógeno y Oxígeno, predominando el
Oxígeno atómico por arriba de los 200 km. En esta región la temperatura aumenta con la altura
continuamente desde -90 °C hasta los 1200 °C, esto debido a la capacidad del oxígeno atómico
de absorber la radiación de alta energía (rayos gamma y rayos X), que provoca la ionización de
átomos y moléculas.
En las regiones polares las partículas cargadas portadas por el viento solar son atrapadas por el
campo magnético terrestre dando lugar a la formación de auroras.

3
METEOROLOGÍA Y CLIMA

La meteorología (del griego “meteoron”: alto en el cielo, “logos”: conocimiento, tratado) es la


ciencia interdisciplinaria, fundamentalmente una rama de la Física de la atmósfera, que estudia el
estado del tiempo, el medio atmosférico, los fenómenos allí producidos y las leyes que lo rigen.

Cuando las mediciones meteorológicas son compiladas y analizadas durante un largo periodo de
tiempo, se denomina: clima.

Tanto la meteorología como la climatología estudian los flujos de energía en el seno de la


atmósfera, pero a distintas escalas temporales: la meteorología a corto plazo y la climatología a
largo plazo. El conocimiento de las variaciones meteorológicas y el impacto de las mismas sobre
el clima han sido siempre de suma importancia.

El clima abarca los valores estadísticos sobre los elementos del tiempo atmosférico en una región
durante un periodo representativo (por ejemplo, una semana, un mes, etc.): temperatura,
humedad, presión, vientos y precipitaciones. Estos valores se obtienen con la recopilación de
forma sistemática y homogénea de la información meteorológica, durante períodos que se
consideran suficientemente representativos, de 30 años o más.

4
A. ELEMENTOS DE LA METEOROLOGÍA Y EL CLIMA

Se denominan elementos de la meteorología y el clima, a todos los hechos o fenómenos físicos-


meteorológicos que se producen en la atmósfera y que pueden ser cuantificables o medibles.
Dentro de estos se consideran como elementos del clima:

 La Temperatura
 La Presión Atmosférica
 El Viento
 La Radiación Solar
 La Humedad
 La Precipitación

A.1. La Temperatura

La temperatura es una magnitud relacionada con la rapidez del movimiento de las partículas que
constituyen la materia. Cuanta mayor agitación presenten éstas, mayor será la temperatura.
La superficie terrestre recibe energía proveniente del Sol, en forma de radiación solar emitida en
onda corta. A su vez, la Tierra, con su propia atmósfera, refleja alrededor del 55% de la radiación
incidente y absorbe el 45% restante, convirtiéndose, ese
porcentaje en calor.
La cantidad de energía solar recibida, en cualquier región
del planeta, varía con la hora del día, con la estación del
año y con la latitud. Estas diferencias de radiación originan
las variaciones de temperatura. Por otro lado, la
temperatura puede variar debido a la distribución de
distintos tipos de superficies y en función de la altura.
Ejercen influencia sobre la temperatura: La variación
diurna, distribución latitudinal, variación estacional, tipos
de superficie terrestre y la variación con la altura
En los mapas se representa la temperatura mediante
isotermas, líneas que unen los puntos de igual
temperatura en ºC.

A.2. La Precipitación

La Precipitación es la caída de agua procedente de las nubes, tanto en forma líquida como sólida.
Las principales características del régimen de precipitaciones de un clima son la intensidad,
duración, frecuencia y altura.
 Intensidad, definida como la cantidad de agua que cae por unidad de tiempo en un lugar
determinado.
 Duración: La duración en tiempo del evento de lluvia.
 Frecuencia. La frecuencia de un determinado evento de lluvia, definido como el promedio
de tiempo que transcurre entre los acaecimientos de dos eventos de tormenta.
2
 Altura o profundidad: Definida como la altura que tendría en agua precipitada sobre un m
de superficie horizontal impermeable, si la totalidad del agua precipitada no se escurriera.
Generalmente se expresa en mm. 1 mm de agua sobre 1 m2 equivale a 1 litro.

5
Según sea la causa las precipitaciones pueden ser:

 Convectivas: producidas por calentamiento y ascenso de masas de aire.


Etapa inicial Etapa madura Etapa de disipación

 Orográficas: las montañas obligan a ascender la masa de aire, se expande y enfría,


produciendo lluvia.

 De frente: si una masa de aire frío entra en contacto con una masa cálida, esta última asciende
sobre la fría, se expande, se enfría y se produce la lluvia.

6
En los mapas se representan mediante
isoyetas, líneas que unen los puntos de
igual precipitación.

A.3. La Presión Atmosférica

El aire que nos rodea, aunque no lo notemos, pesa y, por tanto, ejerce una fuerza sobre todos los
cuerpos debida a la acción de la gravedad. Esta fuerza por
unidad de superficie es la denominada presión atmosférica.

A nivel del mar, la columna de mercurio sube hasta 760 mm


de promedio, equivalente a una presión de 1013 milibares
(mb)

Las isobaras son líneas imaginarias que unen puntos de la


misma presión.

A.4. El Viento

El viento es la variable de estado de movimiento del aire. En meteorología se estudia el viento


como aire en movimiento tanto horizontal como verticalmente. Los movimientos verticales del aire
caracterizan los fenómenos atmosféricos locales, como la formación de nubes. Se denomina

7
propiamente "viento" a la corriente de aire que se desplaza en sentido horizontal, reservándose la
denominación de "corriente de convección" para los movimientos de aire en sentido vertical.

El viento es causado por las diferencias de temperatura existentes al producirse un desigual


calentamiento de las diversas zonas de la Tierra y de la atmósfera. Las masas de aire más
caliente tienden a ascender, y su lugar es ocupado entonces por las masas de aire circundante,
más frío y, por tanto, más denso.

La dirección del viento depende de la distribución y evolución de los centros isobáricos; se


desplaza de los centros de alta presión (anticiclones) hacia los de baja presión (depresiones) y su
fuerza es tanto mayor cuanto mayor es el gradiente de presiones. En su movimiento, el viento se
ve alterado por diversos factores tales como el relieve y la aceleración de Coriolis.

A.5. La Radiación Solar

La energía transferida por el Sol a la Tierra es lo que se conoce como energía radiante o
radiación. Ésta viaja a través del espacio en forma de ondas que llevan asociada una determinada
cantidad de energía. Según lo energéticas que sean estas ondas se clasifican en lo que se conoce
como el espectro electromagnético (ver figura). Las ondas más energéticas son las
correspondientes al rango del ultravioleta, seguidas por la luz visible, infrarroja y así hasta las
menos energéticas que corresponden a las ondas de radio.

La cantidad de radiación solar recibida por unidad de superficie terrestre, se la denomina


insolación.

8
A.6. La Humedad

Se define humedad como el contenido de vapor de agua en el aire.

La humedad absoluta es la masa total de vapor de agua existente en el aire por unidad de
volumen, y se expresa en gramos por metro cúbico de aire.

La humedad relativa de una masa de aire es la relación entre la cantidad de vapor de agua que
contiene y la que tendría si estuviera completamente saturada; así cuanto más se aproxima el
valor de la humedad relativa al 100% más húmedo está.

La cantidad de vapor de agua que puede absorber el aire depende de su temperatura. El aire
caliente admite más vapor de agua que el aire frío.

Instrumentos de medición

Los principales instrumentos para realizar las mediciones de los elementos meteorológicos son los
siguientes:

Anemómetro (mide la Veleta (señala la dirección del Barómetro (mide la presión


velocidad del viento) viento) atmosférica)

Heliógrafo (mide la Piranómetro (mide la radiación Higrómetro (mide la


insolación recibida en la solar). humedad)
superficie terrestre)

9
Pluviómetro (mide el agua caída) Termómetro (mide la temperatura)

Una estación meteorológica está equipada de los instrumentos citados anteriormente y registra
regularmente datos meteorológicos. Estos datos se utilizan tanto para la elaboración de
predicciones meteorológicas a partir de modelos numéricos como para estudios climáticos.

Estos instrumentos se encuentran protegidos en una casilla ventilada, denominada abrigo


meteorológico, la cual mantiene la luz solar directa lejos del termómetro y al viento lejos del
higrómetro, de modo que no se alteren las mediciones de éstos.

Cuanto más numerosas sean las estaciones meteorológicas, más detallada y exactamente se
conoce la situación meteorológica a nivel local, regional y global.

A escala regional se encuentra un proyecto del INTA en donde se instalaron en la provincia de


Jujuy Salta una serie de estaciones meteorológicas conectadas en red.
(http://inta.gob.ar/unidades/323000/agrometeorologia-yuto/view).
Así mismo la UGICH (Unidad de Gestión de Cuencas Hídricas) recopiló información histórica de
datos meteorológicos e instaló en red una serie de estaciones meteorológicas.

Otros instrumentos para la realización de mediciones son


los Satélites meteorológicos, los cuales poseen sensores
que capturan información en diferentes longitudes de onda
donde pueden recibir información de temperatura terrestre,
Temperatura oceánica, nubosidad a diferentes alturas,
corrientes atmosféricas, entre otras.

Imagen GOESS 28/04/2015

10
B. FACTORES QUE CONTROLAN EL CLIMA

Por lo general, la manifestación pura de los elementos del clima se ve alterada en su acción por
algunos factores de índole astronómicos, geográficos, meteorológicos y topográficos.

 Intensidad de la radiación solar y su variación con la latitud


 Distribución de la tierra - agua.
 Corrientes oceánicas
 Orografía (barreras montañosas)
 Altitud
 Albedo (reflexión de la energía solar)
 Circulación atmosférica global (vientos dominantes).

B.1. Intensidad de la radiación solar y su variación con la latitud

Si la Tierra fuese un cuerpo homogéneo sin la actual distribución de la tierra / océano, su


distribución de la temperatura sería estrictamente latitudinal. Sin embargo, la Tierra es más
compleja que esto y se compone de un mosaico de la tierra y el agua. Este mosaico causa
zonación latitudinal de la temperatura al ser interrumpido espacialmente.

A pesar de la inclinación del eje de la tierra, la región ecuatorial de la Tierra recibe la mayor
intensidad de energía solar, tal como se indica en la siguiente figura.

Solsticio 21 Junio Solsticio 21 de Diciembre


Verano Hemisferio Norte Invierno Hemisferio Norte
Invierno Hemisferio Sur Vernano Hemisferio Sur

11
Consecuencias de la forma redonda de la Tierra y de las características descriptas de su órbita,
son la existencia y distribución de las siguientes zonas térmicas

Zona cálida Tropical o Intertropical: -23.5º a 23.5°


de latitud, el Sol pasa por el cenit (rayos inciden de
manera perpendicular a la superficie terrestre) por
lo menos una vez al año

Zona Templada o Subtropical: 23.5º - 66.5° y de -


23.5º a -66.5º de latitud, el Sol nunca pasa por el
cenit (rayos nunca inciden de manera
perpendicular a la superficie)

Zona Fría o Polar: 66.5º a 90° y de -66.5 a -90º de latitud, el Sol no solo nunca pasa por el cenit
sino que pasa tangencialmente por lo menos una vez al año.

Perihelio y afelio

Complementariamente al efecto de la inclinación del eje terrestre combinado al movimiento


alrededor del sol, se encuentra otro factor referido a la diferencia en la elipse de la órbita terrestre,
la cual afecta al Hemisferio Sur con inviernos potencialmente más rigurosos y veranos más cálidos
de acuerdo con su posición de afelio en invierno y perihelio en verano.

Todos los planetas de nuestro sistema solar se mueven alrededor del Sol. Las órbitas de algunos
planetas son prácticamente un perfecto círculo, pero otras no lo son. Algunas órbitas tienen forma
ovalada o parecen estar "estiradas". A estas formas ovaladas se les llama "elipses". La órbita de
cualquier planeta es una elipse y el Sol se encuentra en uno de los focos de dicha elipse, que no
es el centro, explicado por la primera ley de Kepler.

Debido a que el Sol no es el centro de una órbita elíptica, a medida que los planetas giran
alrededor del Sol, estos se acercan y se alejan del Sol. El lugar donde un planeta se encuentra
más cerca del Sol se llama perihelio, y en el caso de la Tierra se produce sobre el 3 de enero. El
lugar donde el planeta se encuentra más lejos del Sol se llama afelio, y en el caso de la Tierra se

12
produce sobre el 4 de julio. A lo largo de los milenios van cambiando las fechas del perihelio y del
afelio de la Tierra, debido a su movimiento de precesión. Hace 11.000 años el perihelio ocurría en
junio y el afelio en diciembre, lo contrario de ahora. Las palabras "afelio" y "perihelio" provienen
del griego. En griego "helios" significa Sol, "peri" significa cerca y "apo" significa lejos.

Cuando la Tierra se encuentra en perihelio, está a aproximadamente 147 millones de kilómetros


del Sol. Cuando se encuentra en afelio, está a aproximadamente 152 millones de kilómetros del
Sol. Durante el afelio, la Tierra se encuentra a unos 5 millones de kilómetros más distante del Sol
que durante el perihelio.

B.2. Distribución de la tierra –agua

La disposición en el espacio de los continentes y los océanos afectan el clima a través de una
serie de factores:

Dado que los mares y océanos constituyen las masas húmedas, la precipitación será mayor en las
áreas en las que dominen los vientos de dirección océano-continente.

La temperatura también se ve influenciada por las masas de agua como factor moderador, ya que
el agua se enfría y se calienta tres veces más lentamente que la corteza terrestre, y ello provoca
en las áreas influenciadas por las masas de aires marítimo una menor oscilación térmica tanto
diaria, como mensual y anual; y viceversa, las áreas en las que domina la continentalidad
presentaran una mayor oscilación térmica o contraste entre la temperaturas

Complementariamente a las variables indicadas anteriormente, la distribución de los continentes


respecto a los océanos influye sobre las corrientes oceánicas, orografía, altitud y albedo.

B.3. Corrientes oceánicas

Desde hace unas cuantas décadas se sabe que la estructura de las corrientes marinas a escala
global es tridimensional, con movimientos horizontales en los que el viento juega un importante
papel y con movimientos verticales, en los que la salinidad y las temperaturas son las fuerzas
impulsoras.

13
La corriente cálida del Norte de Brasil, alimentada por la corriente surecuatorial, es una corriente
importante, que aporta un considerable caudal neto al Atlántico Norte.

¿Pero qué ocurre con el agua excedente que ha llegado del sur
al Atlántico Norte?
La Corriente del Golfo (en la Figura Gulf stream) la transporta
hacia el nordeste, y al llegar al extremo Norte del Atlántico, a los
Mares Nórdicos, aumenta su densidad por enfriamiento y se
hunde.

Desde allí, por niveles profundos e intermedios, vuelve hacia el


hemisferio sur. Se forma así en el Atlántico una especie de cinta
rodante (conveyorbelt), con un flujo neto positivo hacia el norte en superficie y con un flujo neto
positivo hacia el sur en las profundidades.

El fenómeno de hundimiento por convección que se produce en aquellos mares nórdicos y se


intensifica al comienzo del invierno por el aumento de la salinidad. Ocurre que cada otoño-
invierno, durante la formación de los hielos marinos en áreas subárticas, hay una suelta de sal y
se forma, bajo la banquisa de hielo, una masa de agua fría y muy salada que se hunde y
contribuye a la formación del agua profunda del Atlántico Norte.

¿Por qué el fenómeno es especialmente significativo en el Atlántico? Ocurre que el Atlántico Norte
es bastante más cálido y salado que el Pacífico Norte. La alta salinidad del Atlántico se explica
porque el volumen de agua evaporada supera ampliamente al volumen de agua aportado por las
precipitaciones y las escorrentías de los ríos que desembocan en ese océano. Por el contrario, en
el Pacífico, los sistemas montañosos del oeste americano provocan lluvias abundantes y hacen de
barrera a la penetración de la humedad en el continente. El agua evaporada del Pacífico que los
vientos del oeste llevan hacia Norteamérica, produce copiosas lluvias costeras y vuelve a ese
océano sin apenas penetrar en el continente americano. Por el contrario, en Europa no existen
esas barreras topográficas y gran parte de la humedad atlántica acarreada por vientos del oeste
pasa de largo y se aleja hacia Asia, sin ser recuperada por el océano Atlántico.

B.4. Orografía (barreras montañosas)

Precipitaciones Orográficas: las montañas


obligan a ascender la masa de aire, lo que
provoca su enfriamiento, saturación
condensación y del vapor de agua y
precipitación en la ladera de barlovento.
Por la ladera de sotavento viento
desciende, produciéndose un aumento de
temperatura, disminución de la humedad
relativa y la disipación de las nubes

14
B.5. Altitud

La altura del relieve modifica sustancialmente el clima, en especial en la zona intertropical, donde
se convierte en el factor modificador del clima de mayor importancia. Este hecho ha determinado
un criterio para la conceptualización de los pisos térmicos, que son fajas climáticas delimitadas por
curvas de nivel que generan también curvas de temperatura (isotermas). Se considera la
existencia de cuatro térmicos en la zona intertropical:

- Macrotérmico (menos de 1 km de altura), con una temperatura que varía entre los 27°C al nivel
del mar y los 20°C
- Mesotérmico (1 a 3 km): presenta una temperatura entre los 10 y 20 °C, su clima es templado
de montaña.
- Microtérmico (3 a 4,7 km): su temperatura varía entre los 0 y 10 °C. Presenta un tipo de clima
de Páramo o frío.
- Gélido (más de 4,7 km): su temperatura es menor de 0 °C y le corresponde un clima de nieves
perpetuas.

En general se considera que al elevarse 160 m, la temperatura baja aproximadamente 1°C. Si es


en la zona intertropical, en la que el espesor de la atmósfera es bastante mayor, la temperatura
desciende 1°C a los 180 m aproximadamente

B.6. Albedo (reflexión de la energía solar)

El albedo es el porcentaje de radiación que cualquier superficie refleja respecto a la radiación que
incide sobre la misma. Las superficies claras tienen valores de albedo superiores a las oscuras, y
las brillantes más que las mates.

Un albedo alto enfría el planeta, porque la luz (radiación) absorbida y aprovechada para calentarlo
es mínima. Por el contrario, un albedo bajo calienta el planeta, porque la mayor parte de la luz es
absorbida por el mismo.

La presencia de agua en la Tierra crea una interesante retroalimentación positiva para el albedo,
ya que las bajas temperaturas incrementan la cantidad de hielo sobre su superficie, lo que hace
más blanco al planeta y aumenta su albedo, lo que a su vez enfría más el planeta, lo que crea
nuevas cantidades de hielo; de esta manera, teóricamente al menos, podría llegarse al punto en
que la Tierra entera se convertiría en una bola de nieve.

15
Una caída tan pequeña como de un 0,01 en el albedo de la tierra tendría una influencia en el clima
mayor que el efecto de doblar la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera.

B.7. Circulación atmosférica global (vientos dominantes)

El aire de la atmósfera experimenta unos procesos de circulación de carácter general que


determinan la climatología y la estacionalidad y evolución de los fenómenos meteorológicos.

Para interpretar la circulación general de la atmósfera se deben analizar una serie de factores que
se describen a continuación:

16
B.7.1. La radiación solar

La energía calorífica de la radiación solar es la generatriz de


todos los procesos meteorológicos y climáticos. La radiación
solar incide sobre la tierra y ésta calienta directamente la
atmósfera.
No toda la superficie de la tierra recibe por igual la misma
energía: los polos son las que menos y las zonas ecuatoriales
son las que más. De este modo, la superficie de la tierra no
transmite de una forma uniforme el calor al aire que tiene
sobre ella. Esto origina que se produzcan intercambios
térmicos entre las zonas más calientes y las más frías para
restablecer el equilibrio: el aire caliente se desplaza hacia los
polos y el aire frío hacia el ecuador (ver figura). De este modo
se establecen los principios de la circulación general.

B.7.2. La fuerza de coriolis

La denominada fuerza de Coriolis influye en todos los


fenómenos de traslación que se realizan sobre la superficie de
la tierra. Debido a su rotación, se genera una fuerza que, en el
hemisferio Sur, desvía hacia el Este toda partícula en
movimiento de Norte a Sur y hacia el Oeste a las que lo hacen
de Sur a Norte.

B.7.3 Regiones depresionarias y anticiclónicas

El aire caliente de la zona ecuatorial se hace más ligero y se eleva. Al ascender, se dirige en
altura hacia los polos. A medida que se desplaza hacia el polo sufre la acción de la fuerza de
Coriolis, desviándose hacia el Oeste en ambos hemisferios.
Cuando el aire se enfría cae, y una vez en la superficie de la tierra retorna al ecuador absorbido
por las bajas presiones que se generan en la zona al ascender el aire caliente. En este trayecto se
vuelve a desviar debido a la fuerza de Coriolis, de manera que al llegar a la zona subtropical es ya
un viento del Noreste en el hemisferio Norte, y del sureste en el hemisferio Sur. Estos vientos son
los denominados alisios.
En los polos ocurre lo contrario. El aire frío y pesado se desplaza desde la zona polar a ras del
suelo en dirección al ecuador. La fuerza de Coriolis, lo desvía al Noreste en el hemisferio Norte, y
al sureste en el hemisferio Sur. Al descender de latitud el aire se calienta y asciende, volviendo al
la zona polar por arriba, absorbido por la depresión en altitud que genera el aire. Sobre el polo
vuelve a enfriarse descendiendo y se cerrando el ciclo.
El ciclo ecuatorial abarca desde el ecuador hasta los 30º de latitud en ambos hemisferios. El polar
desde ambos polos hasta los 60º.

17
En las latitudes templadas que quedan entre los 30 y los 60º de latitud se origina otro ciclo. El aire
de la zona es más caliente que el polar y más frío que el subtropical. Por ello el aire de la zona
tiende a trasladarse hacia el polo para llenar el vacío dejado por el aire ascendente en los 60 º de
latitud; al ser desviados de nuevo por la fuerza de Coriolis adquieren una marcada componente
oeste en ambos hemisferios. Son los denominados vientos del Oeste cuyo predominio en la zona
templada genera el denominado "cinturón de los oestes".

Debido a esta circulación general las zonas de presión atmosférica relativa quedan distribuidas de
este modo sobre cada hemisferio de la tierra:

1. Sobre el polo un anticiclón.

2. Una zona de depresiones en torno a los 60º de latitud, a la que se dirigen vientos polares y
subtropicales.

3. Una zona de anticiclones sobre los 30º de latitud, que envía vientos de componente oeste (SO
en el hemisferio norte y NO en el sur) hacia las regiones templadas y de componente este (NE en
el hemisferio norte y SE en el sur) hacia la región ecuatorial.

4. Una zona depresionaria en el cinturón ecuatorial, con vientos en calma pero con fuertes
corrientes verticales ascendentes. La denominada zona de convergencia intertropical.

18
B.7.4 La influencia de los continentes

Este equilibrio es el que se produciría si el planeta tuviera una superficie homogénea, pero en
realidad hay tierra y agua que se calientan y enfrían de forma distinta. En el hemisferio norte
predominan las grandes masas continentales y en el sur el agua, por lo que el modelo de
circulación general experimenta variaciones encada caso. También las masas de tierra y agua se
encuentran mezcladas sin uniformidad, por lo que la distribución de las depresiones y los
anticiclones no es tampoco homogénea en cada hemisferio.

En general, en verano (enero para el hemisferio sur, y julio para el hemisferio norte) la zona
anticiclónica de los 30º de latitud tiende a interrumpirse en los continentes debido a su intenso
calentamiento debido a alta absorción de la radiación solar de la tierra que genera la aparición de
depresiones denominadas térmicas (El aire caliente asciende). Son las depresiones suramericana,
sudafricana y australiana en el verano austral, y las centroasiática y Norteamericana, en el boreal.

En invierno (enero para el hemisferio norte, y julio para el sur) la zona anticiclónica se refuerza
sobre los continentes al enfriarse el aire sobre ellos más que sobre los océanos. El anticiclón es
más denso en los continentes del hemisferio norte, donde la extensión de tierra es superior, que
en el sur. Son los anticiclones siberiano y Norteamericano.

Isobaras dominantes en el mes de enero Isobaras dominantes en el mes de julio

ZONAS CLIMÁTICAS DE LA TIERRA

La combinación de los elementos del clima (temperatura, humedad, presión, vientos y


precipitaciones) y los factores climáticos (latitud, altitud y distancia respecto al mar) dan como
resultado diferentes tipos de climas en la Tierra.
Si nos basamos en la temperatura y precipitación como elementos principales del clima, la
Tierra se divide en las siguientes tres zonas climáticas

19
A. Zona de climas cálidos
La zona de climas cálidos se halla situada aproximadamente entre el Trópico de Cáncer y el
Trópico de Capricornio. Esta zona de la Tierra, también llamada zona intertropical, es la que
recibe la máxima insolación, lo cual explica sus elevadas temperaturas.
Teniendo en cuenta, además, las precipitaciones y la latitud, en la zona intertropical se
diferencian tres climas: ecuatorial, tropical y desértico.

B. Zonas de climas templados


Las zonas de climas templados se extienden por los dos hemisferios, desde la zona de
climas cálidos hasta las zonas de climas fríos.
Las zonas templadas presentan una diversidad climática según la latitud, la altitud y la
proximidad al mar. En general, se distinguen tres climas: oceánico, mediterráneo y continental.
Los climas templados tienen en común la existencia de cuatro estaciones: una estación
invernal (fría) y otra estival (calurosa) y, entre ellas, dos estaciones intermedias
(primavera y otoño).

C. Zonas de climas fríos


Las zonas de climas fríos comprenden las zonas polares y las tierras de alta montaña
situadas a más de 2500 metros de altitud.
El clima polar y el clima de alta montaña se caracterizan por la duración y crudeza de los
inviernos. Las precipitaciones son escasas y a menudo en forma de nieve

Bibliografía

CAMPETELLA, C CAME, B & SALLO, P. (2011). Entornos invisibles (de la ciencia y la tecnología). Estación
meteorológica. Guía didáctica. Cap 9. Colección encuentro INET. CABA, Argentina. 52 p.
RODRIGUEZ JIMENEZ, R. M., ÁGUEDA, B & PORTELA LOZANO, A. (2008). Meteorología y Climatología.
Unidad didáctica. Ed Fundación española para la ciencia y la tecnología. 170 p.

20