Vous êtes sur la page 1sur 6

El siguiente es el documento presentado por el Magistrado Ponente que sirvió de base para proferir la

providencia dentro del presente proceso. El contenido total y fiel de la decisión debe ser verificado en la
Secretaría de esta Sala.

Providencia: Auto - 2ª Instancia -25 de septiembre de 2018


Radicación Nro. : 66170-31-03-001-2016-00055-01
Demandante: Flor María Velásquez de Ramírez
Demandante: Yesid Ramírez Velásquez.
Proceso: Divisorio
Magistrado Ponente: Jaime Alberto Saraza Naranjo

Temas: PROCESO DIVISORIO/ INCIDENTE DE NULIDAD /


NOTIFICACIÓN POR AVISO/ ARTÍCULO 292 DEL CGP/ En este orden de ideas, fácil es
concluir que la notificación por aviso se ajustó a los parámetros legales regulados en la
nueva codificación procesal, pues se verificó el ritual para su perfeccionamiento, en este
caso, se cumplió inicialmente con la invitación a la notificación personal y en vista de que
el citado omitió hacerse presente al juzgado dentro de los cinco días siguientes a su
recibo, se pasó a la notificación por aviso y para los efectos del retiro de copias le otorgó
poder a un abogado, al cual se las entregaron el día 24 de noviembre, o sea, durante el
término para contestar la demanda, que venció el 6 de diciembre siguiente, por lo que no
se ve irregularidad alguna en su realización que afecte de nulidad la actuación.
(…)
Así que aceptar lo que alega el recurrente en el sentido de que la notificación personal
afectó la que se realizó por aviso, sería desconocer el debido proceso que impera en toda
clase de actuación judicial; y si presentó un memorial el día 18 de noviembre solicitando la
entrega de las copias respectivas, era porque tenía pleno conocimiento del proceso, por lo
que el abogado, al momento de recibirlas físicamente el 24, debió tener presente que los
términos para contestar ya estaban corriendo con la notificación por aviso y no considerar,
como parece que lo hizo, que se abría una nueva oportunidad para dar respuesta a la
demanda.

TRIBUNAL SUPERIOR DEL DISTRITO


JUDICIAL
SALA UNITARIA CIVIL - FAMILIA

Magistrado: Jaime Alberto Saraza Naranjo


Pereira, septiembre veinticinco de dos mil
dieciocho
Expediente 66170-31-03-001-2016-00055-01

Decide esta Sala Unitaria el recurso de apelación


interpuesto por la parte demandada contra el auto del pasado 5 de julio,
proferido por el Juzgado Civil del Circuito de Dosquebradas, en este

1
proceso divisorio instaurado por Flor María Velásquez de Ramírez
frente a Yesid Ramírez Velásquez.

ANTECEDENTES

La actora presentó demanda divisoria contra el


aquí recurrente; una vez admitida se procedió a su notificación, primero
de manera personal, pero en vista de que no se hizo presente, se siguió
con el aviso el cual fue efectuado el 16 de noviembre de 2016; no
obstante, el 24 de noviembre siguiente, por conducto de su abogado, se
notificó de manera personal. El apoderado de la parte demandada
contestó la demanda el 9 de diciembre.

El despacho judicial, en auto del 18 de abril, tuvo


por no contestada la demanda, debido a que se debe tener como válida
la primera notificación que se le hizo por aviso que venció el 6 de
diciembre, por lo que la presentada el 9, con base en la notificación
personal, fue extemporánea.

Inconforme con la decisión, el demandado


presentó recurso de reposición y en subsidio apelación, sin que ninguno
prosperara.

Ante ese resultado, presentó “incidente de


nulidad”, con fundamento en el numeral 8º del artículo 133 del CGP,
insistiendo en el hecho de que la notificación que tiene efectos legales
es la personal y no la que se efectuó por aviso, debido precisamente al
error cometido por un empleado del juzgado que lo indujo a notificarse
nuevamente.
Luego de que esta Sala, al resolver recurso,
ordenara la práctica de la declaración del empleado, el Juzgado decidió
negar la nulidad deprecada, con fundamento en que “…tanto la citación
personal como la notificación por aviso fueron efectuadas conforme al
tenor de los artículos 291 y 292 del Código General del Proceso, máxime
aun, cuando quedó establecido que fueron entregadas por el correo en
la dirección indicada en la demanda e igualmente, cuando el 24 de
noviembre de 2016, fecha en que según su propia manifestación recibió
las copias del traslado, aun se encontraba dentro del término para
contestarla.” (fl.43)

Decisión que fue objeto de apelación, insistiendo


el recurrente en el error del empleado del juzgado que lo llevó a que se

2
notificara personalmente, corriendo los términos de traslado desde esta
diligencia.

CONSIDERACIONES

1. Es competente esta Sala Unitaria para


resolver sobre el recurso de apelación propuesto (arts. 31 y 35 CGP),
que, además, es procedente, en los términos del artículo 321-6 del
mismo estatuto.

2. El problema jurídico a definir en el presente


asunto gira en torno al hecho a si, como lo alega la parte demandada,
existe nulidad por la indebida notificación por aviso que se le realizó, o
por el contrario, la actuación estuvo conforme a derecho, tal cual lo
decidió el juez de primer grado.

3. De entrada es preciso decir que le asiste


razón al funcionario, pues si se observa todo el derrotero procesal de la
notificación por aviso, se infiere que se encuentra ajustado a la ley
procesal y en nada se afectó el derecho de defensa, según discute con
insistencia el recurrente.

En efecto, el artículo 292 del CGP, respecto de la


notificación por aviso, señala en su primer inciso que “Cuando no se
pueda hacer la notificación personal del auto admisorio de la demanda o
del mandamiento ejecutivo al demandado, o la del auto que ordena citar
a un tercero, o la de cualquiera otra providencia que se debe realizar
personalmente, se hará por medio de aviso que deberá expresar su
fecha y la de la providencia que se notifica, el juzgado que conoce del
proceso, su naturaleza, el nombre de las partes y la advertencia de que
la notificación se considerará surtida al finalizar el día siguiente al de la
entrega del aviso en el lugar de destino”.

Sobre el sentido y alcance de esta disposición, la


doctrina ha dejado claro que:

“… la notificación por aviso suple la notificación personal


cuando quien debe ser notificado no concurre al juzgado en obedecimiento a la
comunicación recibida…
(…)
El aviso debe ir acompañado de la copia del auto admisorio
de la demanda o del mandamiento ejecutivo cuando sea una de tales providencias la
que debe notificarse, pero no requiere llevar copia de la demanda. En estos casos,
aunque la notificación se entiende realizada el día siguiente a la entrega del aviso en el

3
lugar de destino, el término para interponer recursos contra la providencia y el de
traslado de la demanda solo empieza a correr después de pasados los tres días que la
ley le concede al notificado para que concurra al despacho judicial a reclamar las
copias del traslado (art. 91, inc. 2º)” 1

Lo que quiere indicar que primero se intenta la


notificación personal, con una comunicación enviada al demandado
para que se presente al juzgado en el término de 5, 10 o 30 días, según
el caso; si no se obtienen resultados positivos, se procederá a enviar
una nueva comunicación, esto es el aviso, que constituye una verdadera
notificación, en la que se le anuncia que cuenta con tres días para que
retire las copias de los anexos; a continuación se corre el traslado de ley
para interponer recursos y contestar la demanda.

4. Si se detallan los aspectos que rodearon el


trámite de notificación por aviso al demandado, se observa que se
cumplió a cabalidad con lo referido en la norma. Veamos: el 6 de octubre
de 2016 se efectuó la citación al señor Yesid Ramírez Velásquez (f. 11, c.
ppal. copias) para que se acercara al juzgado con el fin de notificarse; en
vista de que no lo hizo, el 16 de noviembre siguiente se procedió a la
notificación por aviso (fl.18, c. ppal. copias), que se surtió el 17 de ese
mes; a partir del día siguiente corrieron los tres días para que retirara las
copias, en los términos del inciso 2º del artículo 91 del CGP, o sea, 18,
21 y 22, y desde el 23 inició el término de traslado que venció el 6 de
diciembre.

5. En este orden de ideas, fácil es concluir que


la notificación por aviso se ajustó a los parámetros legales regulados en
la nueva codificación procesal, pues se verificó el ritual para su
perfeccionamiento, en este caso, se cumplió inicialmente con la
invitación a la notificación personal y en vista de que el citado omitió
hacerse presente al juzgado dentro de los cinco días siguientes a su
recibo, se pasó a la notificación por aviso y para los efectos del retiro de
copias le otorgó poder a un abogado, al cual se las entregaron el día 24
de noviembre, o sea, durante el término para contestar la demanda, que
venció el 6 de diciembre siguiente, por lo que no se ve irregularidad
alguna en su realización que afecte de nulidad la actuación.

6. Así lo confirma el testigo Gilberto Antonio


Cifuentes Villa, empleado del juzgado, cuando, contrario a lo que se
señala en el recurso, expuso que recibió un documento el 18 de
noviembre, realizó la notificación personal y entregó copias el 24, pero
nada más; nada dice del porqué no se entregaron las copias el 18; de
eso no se acuerda. En todo caso, señaló que ninguna dificultad tuvo con

1
ROJAS GOMEZ, Miguel Enrique. Código General del Proceso. Comentado. ESAJU. Bogotá. 2017. Pág. 463

4
la notificación en el presente proceso y nunca ha tenido problemas con
el apoderado del demandado (f. 50, CD, c. copias incidente de nulidad).

7. Y que ese mismo 24 de noviembre se


realizara una segunda notificación personal por conducto de apoderado
(f. 14, c. ppal. copias), es una irregularidad del empleado que la propició
que para nada invalida la primera que por aviso se llevó a cabo, ni
mucho menos genera nulidad de la notificación por aviso, pues, como
bien se expuso en el auto del 17 de agosto de 2017, “…el hecho de
resultar luego una notificación personal para nada afecta los términos
que ya empezaron a correr con la diligencia inicial (notificación por
aviso), es decir, no tiene la fuerza suficiente para interrumpir la primera
comunicación y los términos que iniciaron son los que se deben acoger,
pues fue en ese momento en que el demandado se enteró que existía
un proceso en su contra”. Más aún, cuando esta diligencia se cumplió
con el apoderado, quien se entiende versado en las lides procesales y
conocedor de las reglas que regulan la notificación del auto admisorio de
la demanda o del mandamiento ejecutivo, como también, conocedor de
que, frente a una doble notificación, la primera que se realiza, si se
ajustó a la normativa pertinente, prevalece.

8. Así que aceptar lo que alega el recurrente en


el sentido de que la notificación personal afectó la que se realizó por
aviso, sería desconocer el debido proceso que impera en toda clase de
actuación judicial; y si presentó un memorial el día 18 de noviembre
solicitando la entrega de las copias respectivas, era porque tenía pleno
conocimiento del proceso, por lo que el abogado, al momento de
recibirlas físicamente el 24, debió tener presente que los términos para
contestar ya estaban corriendo con la notificación por aviso y no
considerar, como parece que lo hizo, que se abría una nueva
oportunidad para dar respuesta a la demanda.

9. Todo lo cual da a entender que la


comunicación al demandado por aviso se ajustó a los parámetros
legales, por lo que se procederá a confirmar el auto protestado, con
condena en costas a la parte recurrente (numeral 1º del artículo 365 del
CGP), las cuales se liquidaran en la forma señalada en el artículo 366 del
CGP. Las agencias en derecho se fijarán en auto posterior.

DECISIÓN

En armonía con lo expuesto, esta Sala Unitaria


Civil-Familia del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Pereira,

5
CONFIRMA el auto del pasado 5 de julio, proferido por el Juzgado Civil
del Circuito de Dosquebradas, en este proceso divisorio instaurado por
Flor María Velásquez de Ramírez frente a Yesid Ramírez
Velásquez.

Costas en esta instancia a cargo de la parte


recurrente (numeral 1º del artículo 365 del CGP). Se liquidarán de
manera concentrada ante el juez de primera instancia, siguiendo las
reglas del artículo 366 ibídem. En auto separado, se fijarán las agencias
en derecho respectivas.

Notifíquese,

El Magistrado,

JAIME ALBERTO SARAZA NARANJO