Vous êtes sur la page 1sur 7

FORMAS DE ENERGÍA:

A. CONDUCCIÓN

Es la transferencia de energía de las partículas de mayor carga

energética a las de menor carga energética por medio de choques,

puede tener lugar en sólidos líquidos y gases. En gases y líquidos la

conducción se debe a colisiones de las moléculas por su movimiento.

En sólidos se debe a vibraciones de la retícula y transporte de energía

por electrones libres en la superficie de un sólido.

La ecuación de Fourier para la transferencia de calor de una sola

dimensión:
Sabemos que para materiales isotrópicos la conductividad térmica (k) es la
misma para todas las direcciones, si todo se multiplica por un vector unitario
entonces obtenemos la Forma tridimensional de la ley de Fourier:

LEY DE FOURIER

La Ley de Fourier también puede escribirse en función del flujo de calor por

unidad de tiempo y área: J. Denominado densidad de flujo de calor, cuyas

unidades son J/m2s

J=1/A(dq/dt)=−k (dt/dx)
La transferencia de calor en los gases tiene lugar por colisiones moleculares.

Las moléculas de temperatura más alta tienen mayor energía y en las

colisiones ceden parte de esta energía a las moléculas de menor

temperatura. Dado que las moléculas de gas tienen gran libertad de

movimiento la transmisión de calor suele producirse también por convección,

debido al movimiento del fluido. Otra forma de transmisión de calor es la

radiación, debida a la emisión de ondas electromagnéticas por parte de los

cuerpos calientes que son absorbidas por los fríos.

Para que la Ley de Fourier sea aplicable deben cumplirse tres condiciones:

 Sistema isótropo (todas las direcciones son iguales)

 Gradiente de temperatura pequeño.

 No hay transferencia de calor por conducción ni radiación.

B. CONVECCIÓN

Es la forma de propagación del calor de los líquidos y gases. Se


produce por una traslación de las partículas, en el interior del fluido,
debido a las diferencias de densidad. En términos geológicos es el
movimiento vertical de las partículas de una masa de aire.

La convección es un proceso natural en el que el calor se transfiere


entre dos sustancias liquidas, entre dos sustancias gaseosas o un gas
y un líquido, siempre y cuando se encuentren a diferentes
temperaturas de temperatura.

Incluso, se puede llamar convección al proceso de transferencia de


calor entre un gas y un sólido o entre un líquido y un sólido a diferentes
temperatura.

La transferencia de calor ocurre cuando hay una diferencia de


temperatura entre dos cuerpos que estén en contacto directo; es
entonces cuando surge el flujo de calor del cuerpo de mayor al de
menor temperatura.

Tanto los líquidos como los gases son considerados fluidos, y el


movimiento molecular es el responsable de transferir el calor de
manera natural. Su pobre conductividad térmica hace necesaria una
transferencia de masa forzada para extraer calor o cederlo, ya sea
enfriando o calentando sólidos o líquidos.

Convección: Conducción + Movimiento

Transferencia de calor entre una superficie y un fluido. Depende de las

condiciones de la superficie (geometría y temperatura) y del fluido

(temperatura, velocidad y propiedades termofísicas del mismo).

Según sea el flujo:

 Forzado o Natural (agente que provoca el mov.)

 Externo o Interno

Según la fase del fluido:

 Monofásico (líquido o gas)

 Con cambio de fase (condensación o evaporación)

C. RADIACIÓN

De entre las muchas y curiosas propiedades de la materia, hay una

extraña e interesantísima: tanto que a ella dedicaremos algún día, en

un bloque de Electricidad, un artículo específico. Esa propiedad es el

hecho de que cualquier carga eléctrica acelerada emite radiación


electromagnética, el tipo de ondas al que pertenecen las de radio, los

infrarrojos, la luz, la radiación ultravioleta, etc.

Dicho de otro modo: si algo tiene carga eléctrica y su velocidad cambia

pasa de estar parado a moverse o al revés, cambia de dirección en su

movimiento, o cualquier otra modificación en su velocidad–,

inevitablemente, sin vuelta de hoja, pierde parte de su energía en

forma de radiación electromagnética. En términos de nuestros

generosos y sufridos dadivitas, la situación es la siguiente: cualquier

dadivita que cambia de velocidad en cualquier modo, debido a los

nervios causados por el “empujón”, lanza parte de su dinero en todas

direcciones y se vuelve un poquito más pobre. No pueden elegir, es

algo inconsciente e inevitable, sueltan billetes sin pensarlo si se

encuentran en situación de cambio de velocidad.

Aunque estas ondas electromagnéticas generadas por cargas que

sufren algún tipo de aceleración son fascinantes en sí mismas, tienen

multitud de aplicaciones y peligros y merecen un bloque entero, lo que

más nos interesa ahora es algo en lo que tal vez hayas pensado ya.

Las partículas que componen la materia, ya sean moléculas, iones,

átomos o lo que sea, contienen cargas eléctricas.

LEY DE STEFAN-BOLTZMANN

La energía irradiada por un radiador de cuerpo negro por segundo,

por unidad de superficie, es proporcional a la cuarta potencia de la

temperatura absoluta y está dada por:


La fórmula de Stefan-Boltzmann también está relacionada con la

densidad de energía en la radiación hacia un volumen de espacio

determinado. Para objetos calientes distintos a los radiadores ideales,

la ley se expresa de la siguiente forma:

Donde ℓ es la emisividad del objeto (ℓ = 1 para el radiador ideal). Si el

objeto caliente está irradiando energía hacia un entorno más frío, que

se encuentra a una temperatura Tc, la tasa de pérdida de radiación

neta es igual a:

Figura 2: Energía total emitida por un cuerpo negro, proporcional a su

temperatura termodinámica.