Vous êtes sur la page 1sur 12

PSICOLOGÍA INTEGRATIVA

ARTE-TERAPIA. ¿Qué es la Terapia artística?

La terapia artística es una carrera de salud mental que cree en los usos de la autoexpresión para
ayudar a mejorar la autoestima, las habilidades interpersonales, reducir el estrés, mejorar el estado
mental y emocional, y resolver conflictos de personas de jóvenes a mayores. Los terapeutas del arte
tienen un título en terapia artística y los requisitos educativos son: asesoramiento, psicoterapia,
teorías de la terapia artística y están bien versados en el proceso creativo del arte como; Escultura,
dibujo, pintura y otros medios) para el tratamiento y evaluación de pacientes.

El propósito de ArtTherapyJournal.org es avanzar en la comprensión de cómo funciona el arte visual


en el tratamiento, la educación, el desarrollo y el enriquecimiento de las personas.
ArtTherapyJournal.org proporciona un foro académico para diversos puntos de vista sobre la terapia
artística y se esfuerza por presentar un amplio espectro de ideas en terapia, práctica, temas
profesionales e investigación.

La American Art Therapy Association ( AATA ) es una asociación sin fines de lucro 501 (c) (3) de los
EE. UU., Una asociación profesional nacional no partidaria de aproximadamente 5,000 profesionales
de la terapia artística, incluidos estudiantes, educadores y profesionales relacionados en el campo
de La terapia del arte con sede en Alexandria, VA . Establece los criterios para la capacitación y el
otorgamiento de licencias a los terapeutas de arte, mantiene bancos de trabajo, patrocina
conferencias y publica un boletín y una revista Art Therapy: la revista de la American Art Therapy
Association fundada en 1969, la AATA es una de las organizaciones de membresía de terapia artística
más importantes del mundo.

Declaración de la misión

La misión de la American Art Therapy Association, Inc. es abogar por la expansión del acceso a los
terapeutas artísticos profesionales y liderar a la nación en el avance de la terapia artística como una
profesión regulada de salud humana y servicios humanos.

Publicación

La revista académica de la AATA se titula Art Therapy: el diario de la American Art Therapy
Association. Esta revista lleva más de 25 años publicada. El Art Therapy Journal presenta una
investigación destacada realizada por terapeutas artísticos profesionales, así como también
terapeutas no artísticos cuya investigación se relaciona con el campo, de todo el mundo. La revista
es la publicación líder en el campo de la terapia del arte. Su propósito es proporcionar un foro
académico para avanzar en la comprensión de cómo la terapia artística y el arte visual contribuyen
al tratamiento, la educación, el desarrollo y el enriquecimiento de las personas. Su objetivo es
avanzar en el conocimiento y la investigación sobre la práctica de la terapia de arte contemporáneo,
la teoría, la educación y la investigación. Los artículos y las suscripciones para los miembros que no
son miembros de AATA están disponibles para su compra en el sitio web de Taylor and Francis.

Por qué la terapia de arte es beneficiosa

¿Te sientes deprimido en los basureros por una razón u otra? Si es así, entonces la terapia de arte
podría ser justo lo que necesitas para comenzar tu vida y volver a sentirte normal una vez más. No
es un concepto difícil de seguir, todo lo que hace es simplemente crear una obra de arte que le
ayudará a lidiar con cualquier problema personal que pueda estar experimentando actualmente.

Para probar la terapia artística, no es necesario que seas un artista, ni que tengas experiencia en el
diseño, la pintura o la pintura. En la mayoría de las circunstancias, generalmente se recomienda que
se use junto con otras formas de tratamiento.

La obra de arte es un tipo de comunicación que es simbólica. Muchos terapeutas creen que la
creación de arte por parte de sus pacientes, mejora la comunicación entre ellos. Puede ayudar a
generar una nueva forma de pensar, expresar emociones, resolver desacuerdos y, eventualmente,
llevar a un nuevo estilo de vida mejorado.

Cómo puede ayudar la terapia de arte

 Por su propia naturaleza, permite al artista expresar todo tipo de emociones diferentes y
complicadas, tales como; Furia, miedo, pena y enojo.
 Ayuda al artista a entenderse a sí mismo y al propósito de su vida.
 Activa el lado creativo del cerebro, que en muchos de nosotros ya casi no se usa.
 El arte es un lenguaje en sí mismo que no necesita ser hablado, sino solo apreciado.
 Puede actuar como un jarrón para flores, y ser un lugar donde los pensamientos y
emociones espantosas se pueden guardar para siempre.
 Te ayudará a acercarte a las personas que más te importan. Ahora los artistas tienen una
forma de hacer algo que expresa exactamente cómo se sienten en un momento dado en el
tiempo.
 Le permite a la persona utilizar una amplia gama de materiales, que pueden actuar como
caminos que antes eran invisibles, pero ahora son una ruta certificable a seguir, lo que les
ayudará a resolver sus problemas.

La American Art Therapy Association ( AATA ) es una asociación sin fines de lucro 501 (c) de los EE.
UU., Una asociación profesional nacional no partidaria de aproximadamente 5,000 profesionales de
la terapia artística, incluidos estudiantes, educadores y profesionales relacionados en el campo de
La terapia del arte con sede en Alexandria, VA . Establece los criterios para la capacitación y el
otorgamiento de licencias a los terapeutas de arte, mantiene bancos de trabajo, patrocina
conferencias y publica un boletín y una revista Art Therapy: la revista de la American Art Therapy
Association fundada en 1969, la AATA es una de las organizaciones de membresía de terapia artística
más importantes del mundo.

Declaración de la misión

La misión de la American Art Therapy Association, Inc. es abogar por la expansión del acceso a los
terapeutas artísticos profesionales y liderar a la nación en el avance de la terapia artística como una
profesión regulada de salud humana y servicios humanos.

Publicación

La revista académica de la AATA se titula Art Therapy: el diario de la American Art Therapy
Association. Esta revista lleva más de 25 años publicada. El Art Therapy Journal presenta una
investigación destacada realizada por terapeutas artísticos profesionales, así como también
terapeutas no artísticos cuya investigación se relaciona con el campo, de todo el mundo. La revista
es la publicación líder en el campo de la terapia del arte. Su propósito es proporcionar un foro
académico para avanzar en la comprensión de cómo la terapia artística y el arte visual contribuyen
al tratamiento, la educación, el desarrollo y el enriquecimiento de las personas. Su objetivo es
avanzar en el conocimiento y la investigación sobre la práctica de la terapia de arte contemporáneo,
la teoría, la educación y la investigación. Los artículos y las suscripciones para los miembros que no
son miembros de AATA están disponibles para su compra en el sitio web de Taylor and Francis.
ANTECEDENTES. La historia de la terapia del arte

De acuerdo con la Asociación Americana de Terapia Artística (AATA, por sus siglas en inglés), la
terapia artística es el uso de la creación artística como una forma de psicoterapia para personas que
sufren traumas o enfermedades, buscan el desarrollo personal o luchan para lidiar con el día a día
de la vida. A través del acto de crear arte y pensar sobre el proceso y el medio, las personas pueden
desarrollar habilidades que aumentan la capacidad cognitiva, aumentan la conciencia de sí mismos
y de los demás y les ayudan a lidiar con los síntomas o limitaciones angustiantes impuestos por la
discapacidad o la enfermedad. El propósito principal de la terapia de arte es ayudar a los pacientes
a curar sus heridas mentales y emocionales tanto como puedan.

¿Cuándo comenzó la terapia de arte?

Aunque la terapia artística contemporánea es una práctica bastante nueva, el arte se ha utilizado
desde el comienzo de la historia humana como un medio para comunicar pensamientos e ideas. La
pintura rupestre más antigua se encontró en la cueva de El Castillo en Cantabria, España, y se
remonta 40,000 años al período aurignaciano. Aunque los investigadores no están seguros del
propósito exacto de los dibujos de la cueva, se ha teorizado que probablemente fueron utilizados
como parte de ceremonias religiosas o para comunicarse con otros en el área.

Avanzando en la historia, el arte se convirtió en un instrumento para la autoexpresión y el


simbolismo. Sin embargo, no fue hasta la década de 1940 que el uso terapéutico del arte fue
definido y desarrollado en una disciplina distinta. La disciplina surgió independientemente en
América y Europa. En Inglaterra, la primera persona en referirse a las aplicaciones terapéuticas del
arte como terapia artística fue Adrian Hill. Mientras estaba siendo tratado en un sanatorio para la
tuberculosis, este artista sugirió participar en proyectos de arte a sus compañeros pacientes. Esto
fue solo el comienzo para él y comenta gran parte de su trabajo como terapeuta de arte en su libro
"Art Versus Illness".

El trabajo de Hill fue ampliado por el artista Edward Adamson. Trabajó con Hill para presentar esta
nueva terapia a pacientes británicos a largo plazo en hospitales psiquiátricos a partir del Hospital
Netherne en Surrey. Continuó estableciendo programas en instalaciones hasta que se retiró de la
industria en 1981. Adamson fue tan lejos como para abrir un estudio donde los pacientes podían
crear arte libremente sin comentarios ni opiniones de otros. Fue un defensor de la terapia de arte
"no intervencionista" donde los pacientes simplemente crearon arte para la autoexpresión en lugar
de para la interpretación psicológica por parte de un clínico.

Durante su carrera, Adamson recolectó más de 100,000 piezas de arte hechas por pacientes y las
exhibió. Tenía la esperanza de fomentar una mayor comprensión de la creatividad y las
contribuciones de los enfermos mentales al compartir los frutos de su trabajo con el público en
general. Hoy hay mucho debate sobre la ética de mostrar los trabajos de los pacientes y si deben
considerarse como arte externo o registros clínicos. De la cantidad de obras de arte que recolectó
durante décadas, solo quedan 6.000 piezas y muchas están en exhibición en la Biblioteca Wellcome.
Los dos pioneros de la terapia de arte en los Estados Unidos fueron Margaret Naumburg y Edith
Kramer. A mediados de los años cuarenta, la psicóloga Margaret Naumburg comenzó a referirse a
su trabajo como terapia artística. A diferencia de Hill, el trabajo de Naumburg se basó en la idea de
usar el arte para liberar el inconsciente alentando la libre asociación. La obra de arte resultante se
consideró un discurso simbólico que el terapeuta alentó al paciente a interpretar y analizar.

La Dra. Edith Kramer era una mujer austriaca que estudió arte, pintura, dibujo y escultura en Viena.
Después de convertirse en ciudadana de los EE. UU. En 1944, fundó el programa de postgrado en
terapia artística en la Universidad de Nueva York y se desempeñó como profesora adjunta del
programa desde 1973 hasta 2005. Durante el mismo período de tiempo, también fue profesora
asistente de terapia artística. programa de postgrado en la Universidad George Washington en D.C.

A mediados del siglo XX, muchos hospitales e instalaciones de salud mental comenzaron a incluir
programas de terapia artística después de observar cómo esta forma de terapia podría promover el
crecimiento emocional, del desarrollo cognitivo en los niños. La disciplina continuó creciendo a
partir de ahí, convirtiéndose en una herramienta importante para la evaluación, la comunicación y
el tratamiento de niños y adultos por igual.

Terapia de Arte Contemporáneo

Si bien hay programas que se centran exclusivamente en el "arte como terapia" y permiten a los
pacientes expresarse libremente a través del medio, la mayoría de los programas de terapia artística
están diseñados para, en sentido figurado, ponerse en la cabeza de las personas. Además del arte
en sí, las personas en el campo están capacitadas en desarrollo humano, teorías psicológicas,
asesoramiento y otras disciplinas relacionadas que les ayudan a evaluar a sus pacientes y desarrollar
tratamientos efectivos para ellos.

Mientras que la terapia de arte comenzó en las instituciones de salud mental, los terapeutas se
pueden encontrar en una variedad de entornos que incluyen:

Hospitales y clínicas médicas y psiquiátricas.

Instalaciones de tratamiento ambulatorio.

Escuelas incluyendo colegios y universidades

Refugios

Instituciones correccionales

Hogares de ancianos

Casas intermedias

Instalaciones de tratamiento residencial.

Practica privada

Las personas en el campo tienen la misma probabilidad de trabajar como parte de un equipo de
profesionales que incluye médicos, enfermeras, consejeros de rehabilitación, trabajadores sociales
y maestros, al igual que deben trabajar solos. La terapia artística puede ser y se usa en consejería
familiar, consejería de duelo, tratamiento de trastornos de conducta en niños, tratamiento de
discapacidades mentales y físicas, rehabilitación de drogas y alcohol, programas de manejo del
estrés y muchas otras áreas donde las capacidades de curación del arte pueden mejorar la condición
del paciente.

Oportunidades profesionales

Para aprovechar las oportunidades de trabajo en el campo de la terapia artística, las personas deben
poseer habilidades interpersonales, ser empáticas y sensibles a las situaciones difíciles de los demás,
ser emocionalmente estables y tener una comprensión profunda del arte. Una maestría en terapia
artística de un programa acreditado por AATA es el nivel de educación mínimo aceptado por los
empleadores en la industria. Además, se requiere que los terapeutas potenciales obtengan la
licencia estatal, la certificación de la AATA o ambos.

Hay una serie de colegios y universidades que ofrecen maestrías en terapia del arte.
Alternativamente, un título en un campo relacionado, como psicología o consejería, es aceptable
siempre y cuando haya completado un mínimo de 24 créditos en cursos de terapia artística. Puede
encontrar más información sobre la historia de la terapia artística y los requisitos educativos en el
sitio web de la American Art Therapists Association.

En 1993, la American Art Therapy Association (AATA) creó la Junta de Credenciales de Terapia
Artística (ATCB, por sus siglas en inglés) para ser el organismo nacional de acreditación de la
terapia artística. Desde entonces, muchos terapeutas del arte han acudido tanto a la AATA como a
la ATCB con preguntas y confusión sobre las similitudes y diferencias entre las dos organizaciones.
Este artículo aclara los roles y responsabilidades de las dos entidades.

Tanto la ATCB como la AATA son organizaciones sin fines de lucro, así como entidades legales
independientes con fines independientes. Cada corporación opera de acuerdo a sus propios
artículos de incorporación y estatutos. Cada organización mantiene su propio consejo de
administración y oficinas de administración separadas. Además, cada organización tiene su propia
misión respectiva. A pesar de todas las diferencias entre la ATCB y la AATA, las entidades
corporativas están estrechamente alineadas y comparten un objetivo común de promover la
profesión y la práctica ética de la terapia del arte.

El ATCB es un organismo de credencialización. Como organismo de acreditación, la ATCB crea y


mantiene estándares asociados con la obtención de credenciales de terapia artística. La misión de
la ATCB es "proteger al público mediante la promoción de la práctica competente y ética de la
terapia artística". En respuesta a su misión, el ATCB ofrece tres credenciales: terapeuta de arte
registrado (ATR), terapeuta de arte certificado por la Junta (ATR-BC) y el supervisor certificado de
terapia de arte (ATCS). Cada una de estas credenciales es propiedad exclusiva de ATCB. Los
titulares de credenciales deben cumplir con el Código de práctica profesional ATCB, asegurando
así que el público está protegido. La ATCB protege aún más al público mediante la revisión y la
adjudicación de quejas éticas contra ATR, ATR-BC y ATCS según lo exija y establezca el Código de
práctica profesional. ATCB recibe llamadas del público y de arteterapeutas que solicitan a la
organización que investigue o atienda las quejas contra personas que no tienen credenciales ante
la ATCB. El ATCB puede investigar solo las quejas contra los titulares de credenciales. No está
autorizado para investigar las quejas contra estudiantes, miembros profesionales sin credenciales
de la AATA o personas que presuntamente usan el arte terapéuticamente, pero no tienen
capacitación formal en terapia artística. Sin embargo, el ATCB puede investigar el uso de
credenciales que son engañosamente similares a las designaciones ATR, ATR-BC y ATCS. No está
autorizado para investigar las quejas contra estudiantes, miembros profesionales sin credenciales
de la AATA o personas que presuntamente usan el arte terapéuticamente, pero no tienen
capacitación formal en terapia artística. Sin embargo, el ATCB puede investigar el uso de
credenciales que son engañosamente similares a las designaciones ATR, ATR-BC y ATCS. No está
autorizado para investigar las quejas contra estudiantes, miembros profesionales sin credenciales
de la AATA o personas que presuntamente usan el arte terapéuticamente, pero no tienen
capacitación formal en terapia artística. Sin embargo, el ATCB puede investigar el uso de
credenciales que son engañosamente similares a las designaciones ATR, ATR-BC y ATCS.

La AATA es una organización de membresía. La misión de la AATA es "servir a sus miembros y al


público en general, proporcionando estándares de competencia profesional y desarrollando y
promoviendo el conocimiento en y en el campo de la terapia del arte". La AATA es la entidad
responsable de desarrollar y mantener La profesión en general. Esto requiere una infraestructura
organizada a nivel nacional de más de 25 comités de voluntarios en educación, asuntos
gubernamentales, investigación, conferencias, relaciones públicas y asuntos profesionales, y una
junta directiva elegida para llevar a cabo políticas ejecutivas, comunicaciones y planificación
estratégica. En respuesta a su misión, la AATA participa activamente en el establecimiento de
estándares educativos para programas de terapia artística, apoyando los esfuerzos legislativos
para los terapeutas artísticos a nivel estatal y federal. promoviendo la profesión de la terapia del
arte y abogando por su reconocimiento público. Además, AATA sirve a sus miembros y al público a
través de la publicación de la revista, boletín informativo trimestral y boletín electrónico, que
proporciona un sitio web completo y sistemas de comunicaciones, y sirve como la fuente principal
de referencia del público con información de práctica profesional y para miembros. La AATA
también representa a sus miembros y a la profesión a través de la participación y la comunicación
con organizaciones como NAPSO, HPN, ACA, AASCB, SAH, NCCATA y otras. Fuente de referencia
primaria con información de práctica profesional y miembro. La AATA también representa a sus
miembros y a la profesión a través de la participación y la comunicación con organizaciones como
NAPSO, HPN, ACA, AASCB, SAH, NCCATA y otras. Fuente de referencia primaria con información de
práctica profesional y miembro. La AATA también representa a sus miembros y a la profesión a
través de la participación y la comunicación con organizaciones como NAPSO, HPN, ACA, AASCB,
SAH, NCCATA y otras.

Es debido a esta mayor responsabilidad para con toda la profesión, que los miembros a menudo
dirigen sus preguntas e inquietudes sobre la acreditación a AATA en lugar del ATCB, el organismo
de acreditación independiente. Es posible que haya más confusión para los terapeutas del arte
que han estado practicando durante más de dos décadas debido a que el registro de los
terapeutas del arte (ATR) se alojó inicialmente en la AATA. En ese momento, la designación para el
registro fue reconocida como "ATR". Con la creación del ATCB en 1993, tanto el registro de los
terapeutas del arte como la tarea de crear un nuevo programa de certificación se transfirieron al
ATCB. Como resultado, la designación para el registro en la ATCB fue reconocida como "ATR" (sin
los períodos) y es propiedad exclusiva de la ATCB.
La pregunta más frecuente planteada a ambas organizaciones se refiere a las cuotas de membresía
y a las tarifas de mantenimiento anuales que cobra cada entidad. La AATA cobra cuotas anuales de
membresía. El ATCB cobra una tarifa de mantenimiento anual para la retención de credenciales. Si
usted es miembro de la AATA y también posee credenciales con la ATCB, recibirá una factura anual
de cada una de estas dos corporaciones. Estas tarifas son utilizadas por cada organización para
mantener y apoyar sus respectivas misiones.

El ciclo de membresía para el AATA sigue un año calendario de enero a diciembre, mientras que el
ciclo de credenciales del ATCB sigue un año fiscal de julio a junio para que las personas asociadas
con ambas organizaciones no sean facturadas por ambas al mismo tiempo.

ATCB y AATA se comprometen a promover la profesión de la terapia artística, promover las


credenciales y proteger al público. Es importante que los miembros, los solicitantes de registro, los
certificados y el público entiendan los roles de las dos organizaciones, y esperamos que este
artículo haya ayudado a lograr esta tarea. Tanto ATCB como AATA se dan cuenta de que esta es
una tarea continua y buscan futuras comunicaciones para continuar este diálogo.

Membresía y credenciales

AATA tiene 36 Capítulos Estatales y Regionales afiliados con su propia base de miembros, sitios
web, reuniones y actividades de promoción a nivel local que promueven la profesión de la terapia
del arte y los intereses de los miembros. [7] AATA tiene miembros tanto estadounidenses como
internacionales.

AATA creó la Junta de Credenciales de Terapia de Arte en 1993, que ha sido una organización
separada, desde el 1 de febrero de 2010, cuando la Junta de AATA aprobó un Acuerdo de
Separación legal que eliminó la participación de AATA en la estructura de gobierno de ATCB. [8]
ATCB es el organismo nacional de acreditación de EE. UU. Para terapeutas de arte profesionales
que cumplen con los requisitos más exigentes. AATA comenzó el ATCB para brindar credibilidad a
los Terapeutas de Arte Registrados (ATR) existentes y para crear los requisitos de certificación de
la junta para una credencial avanzada. [9] Los programas de acreditación de ATCB permiten que
los terapeutas de arte obtengan credenciales en tres niveles: por Registro (ATR), Certificación de la
Junta (ATR-BC) y como Supervisor Certificado en Terapia de Arte (ATCS). [10]Solo los terapeutas de
arte acreditados por ATCB tienen el derecho legal de usar estos sufijos con sus nombres. Los
requisitos para cada certificación son diferentes. Se requiere un mínimo de una maestría en
terapia artística para rendir el Examen de Terapeutas de Arte Registrado, y también se pueden
requerir 1,000 horas clínicas y referencias de al menos 3 supervisores. Para postularse a la
certificación de terapeuta de arte certificada por la Junta, uno debe ser un ATR acreditado con una
calificación aprobatoria en el examen de la Junta de credenciales de terapia artística. Hay dos
formas de obtener la credencial de Supervisor Certificado de Terapia Artística. Primero, aquellos
que se aprueben en función de su educación deben tener al menos 100 horas de experiencia
clínica en la supervisión de terapeutas de arte.

La creación del examen de la Junta de credenciales de terapia artística (ATCBE, por sus siglas en
inglés) se creó como una forma de certificar a los terapeutas de arte calificados. La certificación de
la junta es una medida de la base de conocimientos de un profesional, en comparación con el
registro que sanciona la educación de un terapeuta de arte y la experiencia supervisada de
postgrado. En las últimas dos décadas, la ATCB ha acreditado a más de 6,200 terapeutas de arte.

Obtención de su certificación de terapia de arte

En lo que respecta a la psicoterapia, la terapia artística es una disciplina bastante joven. Aunque
las personas han sabido acerca de los beneficios terapéuticos de crear arte durante mucho
tiempo, no fue hasta mediados del siglo XX cuando la terapia artística comenzó a convertirse en
una profesión. El campo está ganando rápidamente aceptación como una forma válida de
psicoterapia, especialmente ahora que está regido por organizaciones profesionales como la
American Art Therapy Association.

Al igual que otras profesiones de salud mental, las personas deben tener una licencia para
practicar en el campo. Sin embargo, en algunos estados, también se requiere la certificación de la
junta o es un sustituto aceptable de la licencia. Ya sea que tengas que obtener una credencial de
terapia artística o no, obtener una es una excelente manera de demostrar que tienes lo que se
necesita para ser un gran terapeuta de arte.

¿Qué es una credencial de terapia de arte?

Básicamente, las credenciales de la terapia de arte son la prueba de que ha obtenido la educación
y la experiencia necesarias para trabajar en el campo. Para obtener la certificación, los terapeutas
de arte deben aprobar un examen nacional lleno de preguntas relacionadas con las teorías en que
se basa la disciplina, así como las habilidades clínicas. La certificación está disponible a través de
dos organizaciones.

El Consejo Nacional para la Certificación de Recreación Terapéutica (NCTRC) ofrece la credencial


de Especialista en Recreación Terapéutica Certificada (CTRS). Dado que la terapia de arte se
considera una especialidad de la terapia recreativa, las personas en este campo califican para esta
certificación. La Junta de Credenciales de Terapia de Arte (ATCB) ofrece la credencial de Terapia de
Arte Registrada (ATR), la designación de Terapia de Arte Certificada por la Junta (ATR-BC) y los
Supervisores Certificados de Terapia de Arte (ATCS) para aquellos que buscan puestos de
supervisión.

Requisitos de certificación de terapia de arte

Los requisitos para cada certificación son diferentes. Para el CTRS ofrecido por el Consejo Nacional
para la Certificación de Recreación Terapéutica, los solicitantes deben tener al menos una
licenciatura en terapia recreativa. Experiencia laboral equivalente también es aceptable. La
finalización de una pasantía de 560 horas en servicios de recreación terapéutica también debe ser
elegible para rendir el examen de conocimientos. El costo de la credencial es de $ 400 a $ 425,
dependiendo de si su título ha sido publicado o no al momento de solicitar el examen.

Se requiere un mínimo de una maestría en terapia artística para rendir el examen de Terapeuta de
Arte Registrado ofrecido por la Junta de Credenciales de Terapia Artística. Es posible que se
requieran completar hasta 1,000 horas clínicas y se deben presentar referencias de al menos 3
supervisores. El costo del examen ATR es de $ 125. Para solicitar la certificación de terapeuta de
arte certificada por la Junta, debe ser un ATR con buena reputación. También se requiere una
calificación aprobatoria en el examen de la Junta de Credenciales de Terapia Artística para obtener
la licencia, aunque esto puede no aplicarse en ciertas situaciones. El costo es de $ 260 y la prueba
solo está disponible algunas veces al año.

La credencial de Supervisor Certificado de Terapia Artística es una nueva oferta de la Junta de


Credenciales de Terapia Artística. Es para las personas que desean demostrar a los empleadores
que están calificados para supervisar a otros terapeutas de arte. Esta credencial certifica que el
titular ha dominado las teorías y competencias asociadas con los puestos de supervisión en la
industria. Hay dos vías para obtener esta credencial.

Para aquellos que buscan ser aprobados en función de su educación, los solicitantes deben tener
al menos 100 horas de experiencia clínica en la supervisión de aquellos que brindan servicios de
terapia artística. Aquellos que buscan calificar según su experiencia en el campo deben tener al
menos 500 horas y 36 meses de experiencia como supervisor. Esta credencial está sujeta a una
tarifa de mantenimiento anual de $ 25. Además de estos requisitos, los solicitantes deben tener
una credencial de terapeuta de arte certificada por la Junta y haberla mantenido durante un
mínimo de 24 meses.

Manteniendo credenciales

Todas estas credenciales caducan después de un cierto período de tiempo y deben renovarse. Los
profesionales que obtienen el CTRS deben presentar una solicitud de mantenimiento anual y una
tarifa para mantener su credencial. Sin embargo, deben renovar su credencial cada cinco años. La
solicitud de recertificación generalmente se envía dentro de los 60 días de vencimiento. La
solicitud y la tarifa deben enviarse a más tardar un año antes y a más tardar en la fecha de
vencimiento de la certificación. Para calificar para la recertificación, los solicitantes deben
completar 50 horas de educación continua durante el período de cinco años.

La Junta de Credenciales de Terapia de Arte requiere que todos los titulares de credenciales
paguen una tarifa de mantenimiento anual para mantener sus certificaciones. Esta tarifa varía
dependiendo de la credencial. Al igual que el CTRS, los terapeutas de arte certificados por la Junta
deben renovar sus certificaciones cada cinco años. Para calificar para el examen de renovación, los
solicitantes deben completar al menos 100 horas de educación continua durante el período de
cinco años, incluidas 6 horas de crédito en el área de ética. Una opción alternativa es volver a
tomar y aprobar el examen de la Junta de Credenciales de Terapia Artística (ATCBE).

Para aquellos que posean la credencial de Supervisor Certificado en Terapia de Arte, esto debe ser
renovado cada cinco años y debe coincidir con la renovación de su credencial de Terapeuta de
Arte Certificado por la Junta. También se requieren 10 créditos adicionales de educación continua
en supervisión para la recertificación.

Es importante tener en cuenta que tanto la Junta de Credenciales de Terapia Artística como el
Consejo Nacional para la Certificación de Recreación Terapéutica auditan al azar el 10 por ciento
de las solicitudes de recertificación presentadas cada año. Si lo eligen, se le pedirá que presente
documentación por escrito de los cursos de educación continua tomados. De lo contrario, se
puede denegar la recertificación.

¿Por qué obtener la certificación?


En muchos casos, no se requiere certificación. Sin embargo, obtener una credencial en terapia
artística puede ser inmensamente beneficioso. Le informa al empleador que usted tiene la
educación y las habilidades necesarias para ser efectivo en su trabajo. Las credenciales de la
terapia de arte pueden proporcionar una ventaja sobre la competencia, especialmente en el
mercado laboral actual, cuando cientos de personas a menudo solicitan el mismo trabajo.

Lo mejor es comenzar a prepararse para obtener credenciales mientras aún está en la escuela.
Muchos de ellos requieren que los solicitantes hayan completado un cierto número de horas de
práctica clínica. Participar en pasantías o pasantías en su colegio o universidad es excelente para
obtener esta experiencia. No solo calificará para la credencial, la experiencia laboral se verá muy
bien en su currículum.
(https://en.wikipedia.org/wiki/American_Art_Therapy_Association, s.f.)

(https://web.archive.org/web/20110725022336/http://www.atcb.org/newsletters/clarifying_the_
roles.html, s.f.)

(http://www.arttherapyjournal.org/, s.f.)