Vous êtes sur la page 1sur 6

PSICOPATOLOGÍA CRIMINAL

El objeto de estudio de la psicopatología criminal es la relación que existe entre el crimen y los
trastornos psicológicos, siendo así que esta rama da a mostrar como las distintas enfermedades
patológicas se vinculan con una conducta criminal, identificando cuales podrían ser propensas
a cometer conductas criminales.

Para poder hablar a profundidad de las psicopatologías, es de importancia saber el significado


de la misma y para ello se indagará sobre su etimología. Psicopatología refiere al estudio de las
enfermedades mentales y las conductas anormales que puedan infringir los derechos humanos,
convirtiéndose así en una conducta criminal, este comportamiento puede ser desde tentar contra
la vida de otra persona o su propia vida.

A lo largo de la historia la psicopatología criminal ha ido evolucionando, todo comenzó en 1801


cuando Pinel hizo una publicación con el título “Alientation Mentale”, en el menciona que las
conductas criminales se dan en personas sin moralidades llevando a cabo acciones que están
cargados de ira y sin empatía.

Otro autor que nos menciona sobre la relación existente en la patología y la criminalística es
Kraepelin, menciona que esta relación evidencia algunos rasgos de personalidad. Por otro lado,
Schnerder, identificó 10 tipos de personalidades patológicas, en la que prevalece el sexo, la edad
y la herencia como diagnostico situacional. Cleckley en el año 1941, publicó su libro “The Mask
of Sonity” resalta la ausencia de manifestaciones psicopatológicas de la psicopatología.

PRINCIPALES TRASTORNO CLÍNICOS ASOCIADOS A COMPORTAMIENTO

Los trastornos psicopatológicos son capaces de originar un acto criminal, aquellas que están
relacionados con una alta impulsividad. Según el dsm-v “trastornos destructivos, del control
de los impulsos y de la conducta”.

Trastorno negativista desafiante

Esta caracterizado el trastorno negativo por un patrón de comportamientos negativos,


desafiante, desobediente y hostil hacia las autoridades. Este comportamiento se caracteriza por
las resistencias a las normas y las demandas de los adultos, manifiestan su terquedad
persistente y no ceden a negociar con sus compañeros.

El trastorno suele aparecer en el ámbito familiar estoy síntomas suelen aparecer con aquellas
personas donde hay una relación y confianza y suelen justificarse. Estos sujetos no consideran
que su comportamiento sea desproporcionado o antisocial.

Trastorno explosivo intermitente

Este trastorno está caracterizado por el arrebato recurrente de una falta de control de os
impulsos agresivos, de una forma verbal (berrinches, disputas y palabras malsonantes). La
persona se puede describir con episodios agresivos como “ataques”, no obstante, tiene esa
sensación de liberación.

Trastorno de la conducta

Este trastorno está caracterizado por un patrón repetitivo de los comportamientos que no se
hacen respetar los derechos, normas y reglas sociales.

Por ello, se dividen en cuatro grupos:

 Agresión a personas y animales

 Destrucción de la propiedad

 Engaño o robo

 Incumplimiento grave de las normas

 Falta de remordimiento culpabilidad

 Inestabilidad, carencia de empatía

 Despreocupación por su rendimiento

 Afectividad superficial o deficiente


Trastorno de la personalidad antisocial

Una característica importante del trastorno antisocial de la personalidad es un patrón general de


desprecio y violación de los derechos de los demás, lo cual se manifiesta a partir de los 15 años
y continua con edad adulta.

Algunos rasgos característicos de la personalidad antisocial ,son un fracaso reiterativo para


acatar las normas sociales y legales ,deshonestidad con la intención de obtener un beneficio o
plan personal ,impulsividad o incapacidad por planificar el futuro , es decir carecen de metas u
objetivos por el cual solo buscan satisfacerse por sí solos con sus propias normas o reglas lo
cual tienen irresponsabilidad constante y ausencia de remordimiento ante cualquier acto que
viole los derechos de los demás ,incluso un acto de crueldad con graves consecuencias para los
otros.

Según Millon (2006) considera que …” en la personalidad antisocial, la maldad y la locura


parecen entremezclarse, algunas a veces los delitos de los antisociales son tan incomprensibles
y moralmente repugnantes que el acto por si solos nos hace dudar de su cordura” (pag.158).

Es decir que la persona no muestra ninguna consideración por lo bueno y lo malo, e ignora los
derechos y los sentimientos de los demás de manera sistemática, incluso tienden a oponerse a
los demás, manipularlos o tratarlos duramente o con una cruel indiferencia. No muestran culpa
ni remordimiento por sus comportamientos.

Millon nos refiere que existe 5 variantes

El codicioso: es una de las variantes que más se aproxima al prototipo puro descrito por el DSM
–V, estas personas consideran que la vida no les ha ofrecido lo que se merecen y se muestran
celosos con aquellas personas que la vida les ha ofrecido aquello que ellos envidian. la manera
de compensar ese vacío que experimentan guiados por la envidia y pueden utilizar cualquier
tipo de artimaña incluso al crimen.

El malevolente: es una combinación de la personalidad antisocial y la paranoide este tipo lleva


acciones cargadas de odio y de destrucción por los demás por los maltratos que considera que
ha recibido anteriormente .
El arriesgado: Los rasgos de la personalidad van de la normalidad a la patología es decir, ya que
hay rasgos antisociales que están dentro del intervalo de la normalidad que son admirados por
la sociedad y que se denominan como el ser intrépidos.

El nómada: incluye características esquizoides y evitativas): se siente gafe, malogrado,


condenado. Suelen estar aislados o abandonados. Pueden mostrar resentimiento e ira ante la
menor provocación.

El defensor de su reputación: incluyendo características narcisistas): necesita ser considerado


como infalible, inquebrantable, invencible, indomable, formidable, inviolable; defienden su
reputación con actos antisociales, liderazgo agresivo.

(Garrido ,200) nos dice “que no todos los antisociales son criminales ni todos los criminales son
antisociales, es decir no todos los antisociales son criminales ni todos los criminales son
antisociales.

Millon refiere que el trastorno antisocial también se ha denominado como psicopatía y


sociopatía actualmente estos términos se utilizan de manera indistinta para describir a las
personas.

Para Millon (2009) la mejor manera de distinguir estos dos conceptos es situarlos en un
continuo, pues ambos pueden presentar una predisposición biológica, pero, además, los dos
conceptos, se desarrollan en un ambiente social que puede ser poco adecuado.

FACTORES DE RIESGO Y PROTECCIÓN

Son los factores asociados a la carrera delictiva, ya sea en la índole familiar, emocional o en
grupos sociales. Por ello, nos centramos en los tres aspectos propuestos por Redondo que nos
refiere que el motivo de cometer un acto delictivo viene por tres factores:
Factor alfa

Conformado por factores psicobiológicos y de la personalidad que se desarrolla principalmente


en la infancia donde se empieza a manifestar y más aún cuando está en la etapa de la
adolescencia o en adulto mayor, por lo cual, dichos factores favorecen a que el individuo realice
actos delictivos y no puedan ser actos para realizarle un tratamiento, pero si se puede prevenir.

En este factor se considera también que la persona es más impulsiva y pueda llegar a una
labilidad emocional ya sea creado por el estilo de crianza punitivo. Es por ello que al modelo
delictivo es una experiencia traumática en la infancia.

Con respecto al estilo de crianza punitivo y negligente no se puede encargar con las necesidades
básicas de los niños y pone en peligro el desarrollo psicológico, neurológico y social.

Recientemente se ha llevado a cabo estudios donde se infiere que el estilo sobreprotector


desencadena una conducta violenta del menor y más aun con el fenómeno filioparental, aunque
este tipo de violencia familiar se quede dentro según Garrido considera que los menores que
ejercen violencia hacia sus padres presentan una falta de conciencia, poco juicio moral y una
incapacidad de amar, todo esto unido con otras características de la manipulación, impulsividad
y seducción.

Es por ello que el individuo presenta una falta de conciencia moral y emocional la cual le
impiden establecer lazos afectivos.

FACTOR BETA

Se refiere a factores dinámicos que están enlazados con los actos delictivos dando existencia a
la carencia de vínculos afectivos, autocontrol emocional y adicciones, por lo que es una creencia
favorable hacia los delitos.

Estos factores son favorables ya que es el objetivo de tratamiento del delincuente.


FACTOR DE OPORTUNIDAD

Para el delito es una de la mayor disponibilidad del objeto y de las posibles víctimas vulnerables
donde haya mayor probabilidad de cometer un acto delictivo.

Existe factores que son determinados biológicamente y otros por la interacción del entorno, es
así que se propician la aparición de las conductas conflictivas de la infancia y con los años pueda
desencadenar conductas delictivas de amplio rango desde un delito menor hasta el delito mayor.