Vous êtes sur la page 1sur 2
¿Qué haces cuando tus hijos se equivocan? ¿Les dices que se rindan y que se

¿Qué haces cuando tus hijos se equivocan? ¿Les dices que se rindan y que se olviden de alcanzar sus objetivos? Por supuesto que no.

Los fracasos son parte del camino para llegar al éxito.

Cuando se trata de manejar el uso de los dispositivos y limitar el tiempo frente a las pantallas, los padres debemos seguir nuestros propios consejos.

De acuerdo al estudio más reciente de Common Sense Media, The New Normal: Parent, Teens, Screens, and Sleep 2019 (Padres, adolescentes, pantallas y el sueño, 2019), estamos perdiendo el control.

Establece límites de uso de pantallas

Nuestro más reciente estudio tiene conclusiones poco esperanzadoras sobre cómo manejamos el tiempo de pantallas de nuestra familia (¡especialmente el nuestro!), pero siempre podemos mejorar. By Caroline Knorr 28/5/2019

El estudio encuestó 1000 padres y adolescentes para conocer el impacto del uso de los dispositivos en el tiempo familiar, las relaciones y el sueño. En comparación con un estudio similar realizado en 2016, los padres dicen que pasan demasiado tiempo en sus dispositivos, se distraen más y no siempre dan el ejemplo de un uso sano del celular y otros aparatos. Pero si adoptamos nosotros mismos la actitud de ‘aprender de los errores’ que intentamos inculcar en nuestros hijos, podemos hacerlo mucho mejor.

inculcar en nuestros hijos, podemos hacerlo mucho mejor. Si solo nos estuviéramos perjudicando a nosotros mismos,

Si solo nos estuviéramos perjudicando a nosotros mismos, no importaría tanto, pero el estudio muestra que nuestros hijos pueden estar siguiendo nuestro ejemplo, especialmente en áreas clave que afectan la salud y las relaciones, como usar los dispositivos antes de irse a dormir, y durante el tiempo de sueño, y permitir que sean una distracción que nos impide relacionarnos a profundidad. Y sabemos que eso es malo para nosotros: la cantidad de padres que dicen que pasan demasiado tiempo en sus dispositivos móviles ha aumentado en 23 puntos desde 2016, peor aún, ¡nuestros hijos piensan que somos adictos! El treinta y ocho por ciento de los adolescentes sienten que sus padres son adictos a su dispositivo móvil, lo que representa un aumento de 10 puntos desde 2016.

Ahora pasemos a las buenas noticias. Gran parte del uso de estos dispositivos ocurrió durante un período de expansión tecnológica sin control, donde casi todos los niños menores de ocho años en los Estados Unidos tienen acceso a un dispositivo móvil y el 89% de los adolescentes tienen sus propios teléfonos inteligentes, pero estamos entrando en una nueva era de resistencia frente a las compañías cuyos modelos de negocios se basan en lo que los críticos de la industria llaman “la economía de la atención”.

Estos son algunos ejemplos que indican que el cambio puede estar más cerca de lo que creemos:

Cada vez existe mayor conciencia, incluso entre los adolescentes, de que las aplicaciones los manipulan para que pasen más tiempo en línea.

Los organismos de control están haciendo advertencias a los desarrolladores con respecto a las técnicas que nos mantienen enganchados en los juegos, las redes sociales y las aplicaciones por mucho más tiempo del que sabemos que es bueno para nosotros.

Aplicaciones como Facebook, Instagram, YouTube y TikTok, están incorporando funciones de “bienestar digital”, como los informes de uso, las notificaciones que nos recuerdan tomar un descanso y temporizadores de actividad.

Apple y Google están agregando ajustes a sus sistemas operativos que nos dan más control sobre el uso de nuestros dispositivos.

Los estudios sobre cómo la tecnología afecta la salud y el comportamiento, por ejemplo en aspectos como la adicción y el bienestar mental, son contradictorios y no concluyentes, lo que significa que estamos lejos de tener una respuesta definitiva.

Con este cambio, debería ser un poco más fácil aumentar tus esfuerzos para retomar el control de las cosas. Concéntrate en los temas más críticos del informe para mejorar en las tres áreas que afectan más a las familias: el sueño, la distracción y las relaciones. Si te ayuda, piensa en el consejo que les darías a tus hijos si se equivocaran: no te enfoques en los errores pasados, haz pequeños ajustes para mejorar poco a poco y celebra tus triunfos.

Protege la hora de dormir. Haz lo que necesites hacer para asegurarte de que tus hijos estén durmiendo bien durante la noche. Sigue estos consejos para evitar que el sueño de tu hijo sufra por el uso del celular y otros dispositivos.

Establece reglas con respecto al tiempo frente a las pantallas. Calcula cuánto tiempo frente a las pantallas es el adecuado para tu familia y respeta las reglas que estableciste.

Activa los ajustes de límite de tiempo. Los usuarios de iPhone pueden configurar esta función en Screen Time (Tiempo de pantalla); los usuarios de Google pueden descargar la aplicación Family Link para controlar los teléfonos de los niños.

Resiste las distracciones. Aprende algunos trucos fáciles para hacer que tu teléfono sea menos atractivo.

Entérate de qué hacen las compañías para mantenerte pegado a la pantalla. Saber cómo las compañías te manipulan a ti y a tus hijos para que pasen más tiempo en línea puede ayudarte a reconocer cuándo estás cayendo en su trampa.

Mantén el foco. Los padres y los niños pueden usar aplicaciones de meditación para practicar la concentración, prepararse para ir a dormir y calmar la mente.