Vous êtes sur la page 1sur 1

ORGANISMOS UNICELULARES

PARA FABRICAR ALIMENTOS


Existe una gran variedad de
organismos unicelulares que se
utilizan para fabricar alimentos.
Desde la antigüedad, el hombre ha
empleado a los microorganismos
para elaborar pan, vino, yogur y
queso. Actualmente, la gama de
productos se ha ampliado al chucrut,
la salsa de soja, la cerveza y el miso.
Los hongos y las bacterias son los
organismos unicelulares que
usualmente se emplean en la
fabricación de estos productos.
Estos seres vivos actúan sobre los diferentes alimentos, generalmente crudos, creando colonias.
En la gran mayoría de los casos, estas agrupaciones de microorganismos actúan fermentando los
azúcares. La fermentación puede ser de tipo alcohólica, como ocurre en el pan, producto de la actividad
del hongo de la levadura de cerveza.
Otros organismos unicelulares producen una fermentación láctea, utilizada para la fabricación del
yogurt. En algunos vinos se emplean bacterias que producen una fermentación de tipo maloláctica.
En otras ocasiones, estas especies actúan descomponiendo la estructura del alimento, agregándole
sabores, texturas y aromas específicos. Al mismo tiempo, evitan la proliferación de otras colonias que
podrían acelerar el proceso de descomposición natural del alimento.
1. EL PAN: para su fabricación se utiliza harina de trigo, ésta harina hará como medio de cultivo para
los microorganismos, que se fermentarán utilizando como nutrientes los azúcares de este ingrediente.
2. EL YOGURT: Se realiza mediante el proceso de fermentación láctica, en este caso de la leche con
las bacterias compatibles, en general Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus thermophilus.
3. EL QUESO: La leche escogida para la elaboración del queso puede ser pasteurizada o no, antes de
comenzar el proceso de fermentación. Posteriormente se añade el cultivo de la bacteria correspondiente
dependiendo del tipo de queso, y seguidamente se mezcla con el cuajo.
4. LA CERVEZA: Es importante descomponer el almidón que contiene el cereal en azúcares simples
que puedan ser asimilados por la levadura. Para esto es necesario maltear y seguidamente macerar el
cereal malteado con agua a la temperatura correspondiente. Esta transformación logra llevarse a cabo
por unas enzimas contenidas en el grano de cereal conocidas por el nombre de amilasas.
5. EL VINO: La fermentación del vino es el proceso por el cual los azucares contenidos en el jugo de
la uva se transforman en alcohol etílico. Seguidamente se añaden Saccharomyces
cerevisae o Saccharomyces ellipsoideus. Estas levaduras se alimentan de los azúcares contenidos en
este jugo para crecer y fermentar. Tras unos días de fermentación a la temperatura correspondiente, se
obtiene un producto que procederá con un proceso de envejecimiento en el que se produce una
fermentación final.

Centres d'intérêt liés