Vous êtes sur la page 1sur 4

REINO, GRACIA Y NUEVO PACTO

La nueva “moda” en el cristianismo vs. La realidad de la Verdad Presente

Viviendo, participando, estando en la “crema y nata” del movimiento de Reino, Gracia y Nuevo
Pacto en la ciudad de Medellín, pude abrir mi mente a las verdades que parecían veladas en el
cristianismo, desde el entendimiento a conciencia de las Sagradas Escrituras y el Nuevo Pacto
sellado a través de la Sangre de Cristo en la cruz, a través del cual fuimos adoptados como Hijos
de Dios y coherederos con Cristo de las abundantes y profundas riquezas de Dios impartidas a
través de la Gracia y del entendimiento del Propósito Original del Creador. Todo esto teniendo
una mente transformada, renovada en el entendimiento de los Textos Sagrados, y las cartas
paulinas como aquellas que nos permiten tener un conocimiento más profundo del Pacto que
nos corresponde, sin irrumpir en un Pacto ajeno y sin dejar permear de religiosidad y artificios
religiosos a la Nueva Vida en Cristo.

La Palabra cobija una serie de realidades que fueron hechas religión, que fueron
descontextualizadas y sacadas de tiempo y espacio y lograron ser adoptadas como religión
dentro del Camino, razón por la cual hay tantas vertientes de filosofías y doctrinas cristianas que
conservan los rudimentos de tradiciones de Pactos previos y ajenos.

La Verdad Presente, que nos cobija a los gentiles, desenmascara la religión, las prácticas
rudimentarias de la misma, y nos invita a ser cristianos pensantes, que vivan una vida
moralmente sana, que propenda a que todos los integrantes que conforman la “Ekklesia” tengan
una vida honrosa y que logren impactar todas las esferas del mundo: Política, Economía,
Negocios, Comercio, Servicios, Salud, Educación, etc., haciendo que el Reino de Cristo, el
Propósito Original del Creador, se lleve a cabo a plenitud.

Para llevar a cabo este majestuoso plan, Dios dispuso de cinco ministerios: EVANGELISTA,
PROFETA, MAESTRO, PASTOR Y APÓSTOL, los cuales, juntos, logran impactar la sociedad y llevar
a cabo uno de los grandes objetivos consignados en el Texto Sagrado: LLENAR LA TIERRA DE LA
GLORIA DE DIOS.

Con el objetivo claro, las iglesias que han nacido a la Verdad Presente, están siendo
adoctrinadas, formadas, educadas, para entender la realidad de lo que el apóstol Pablo recibió
en su ministerio para transmitir a los gentiles, desmitificando muchas tradiciones y dando una
libertad que sólo Cristo, a través de la renovación de la mente, puede dar. El problema es que
dichas iglesias con sus respectivos pastores, se enfocaron en solo uno de los ministerios: “LA
MAESTRÍA”; están educando a TODOS los fieles para que conozcan la verdad presente y la usen
como arma de doble filo, cual catedráticos universitarios, para desestigmatizar la verdadera
creencia, pero dejando de lado los otros ministerios y la operación de los dones que a cada
persona le fueron otorgados para trabajar en la multiforma de la iglesia, que es un cuerpo que
tiene partes diferentes, con diferentes funciones, y NO TODOS están llamados a hacer lo mismo,
como ya algunos están pretendiendo.

Haciendo un paso somero por el libro de los Hechos de los Apóstoles, quiero llevar al análisis de
algunos textos, en los cuáles se evidencia la importancia de la operación de los dones y talentos
en el abanico de ministerios de Cristo, tomando como referencia al apóstol Pablo, vocero del
Evangelio del Nuevo Pacto.
Hechos 14
3
pero los apóstoles se quedaron allí por mucho tiempo, predicando con valentía acerca de la
gracia del Señor. Y el Señor demostraba que el mensaje era verdadero al darles poder para
hacer señales milagrosas y maravillas;
8
Mientras estaban en Listra, Pablo y Bernabé se toparon con un hombre lisiado de los pies.
Como había nacido así, jamás había caminado. Estaba sentado, 9 escuchando mientras Pablo
predicaba. Pablo lo miró fijamente y se dio cuenta de que el hombre tenía fe para ser
sanado. 10 Así que Pablo lo llamó con voz alta: «¡Levántate!». Y el hombre se puso de pie de un
salto y comenzó a caminar.11 Cuando la multitud vio lo que Pablo había hecho, gritó en su
dialecto local: «¡Estos hombres son dioses en forma humana!».

Hechos 16
… 4 Luego fueron de ciudad en ciudad enseñando a los creyentes a que siguieran las decisiones
tomadas por los apóstoles y los ancianos de Jerusalén.5 Así que las iglesias se fortalecían en su
fe y el número de creyentes crecía cada día.
……….
16
Cierto día, cuando íbamos al lugar de oración, nos encontramos con una joven esclava que
tenía un espíritu que le permitía adivinar el futuro. Por medio de la adivinación, ganaba mucho
dinero para sus amos. 17 Ella seguía a Pablo y también al resto de nosotros, gritando: «Estos
hombres son siervos del Dios Altísimo y han venido para decirles cómo ser salvos».
18
Esto mismo sucedió día tras día hasta que Pablo se exasperó de tal manera que se dio la
vuelta y le dijo al demonio que estaba dentro de la joven: «Te ordeno, en el nombre de
Jesucristo, que salgas de ella». Y al instante el demonio la dejó.
………
29
El carcelero pidió una luz y corrió al calabozo y cayó temblando ante Pablo y Silas. 30 Después
los sacó y les preguntó:
—Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo?
31
Ellos le contestaron:
—Cree en el Señor Jesús y serás salvo, junto con todos los de tu casa.
32
Y le presentaron la palabra del Señor tanto a él como a todos los que vivían en su casa. 33 Aun
a esa hora de la noche, el carcelero los atendió y les lavó las heridas. Enseguida ellos lo
bautizaron a él y a todos los de su casa. 34 El carcelero los llevó adentro de su casa y les dio de
comer, y tanto él como los de su casa se alegraron porque todos habían creído en Dios.

Hechos 17
Más tarde, Pablo y Silas pasaron por las ciudades de Anfípolis y Apolonia y llegaron a Tesalónica
donde había una sinagoga judía. 2 Como era su costumbre, Pablo fue al servicio de la sinagoga
y, durante tres días de descanso seguidos, usó las Escrituras para razonar con la gente.3 Explicó
las profecías y demostró que el Mesías tenía que sufrir y resucitar de los muertos. Decía: «Este
Jesús, de quien les hablo, es el Mesías». 4 Algunos judíos que escuchaban fueron persuadidos y
se unieron a Pablo y Silas, junto con muchos hombres griegos temerosos de Dios y un gran
número de mujeres prominentes.[a]
………
10
Esa misma noche, los creyentes enviaron a Pablo y a Silas a Berea. Cuando llegaron allí, fueron
a la sinagoga judía. 11 Los de Berea tenían una mentalidad más abierta que los de Tesalónica y
escucharon con entusiasmo el mensaje de Pablo. Día tras día examinaban las Escrituras para
ver si Pablo y Silas enseñaban la verdad. 12 Como resultado, muchos judíos creyeron, como
también lo hicieron muchos griegos prominentes, tanto hombres como mujeres.
………
16
Mientras Pablo los esperaba en Atenas, se indignó profundamente al ver la gran cantidad de
ídolos que había por toda la ciudad. 17 Iba a la sinagoga para razonar con los judíos y con los
gentiles[d] temerosos de Dios y hablaba a diario en la plaza pública con todos los que
estuvieran allí.
18
También debatió con algunos filósofos epicúreos y estoicos. Cuando les habló acerca de Jesús
y de su resurrección, ellos dijeron: «¿Qué trata de decir este charlatán con esas ideas raras?».
Otros decían: «Parece que predica de unos dioses extranjeros». 19 Entonces lo llevaron al
Concilio Supremo de la ciudad.[e] «Ven y háblanos sobre esta nueva enseñanza —
dijeron— 20 Dices cosas bastante extrañas y queremos saber de qué se trata».21 (Cabe explicar
que todos los atenienses, al igual que los extranjeros que están en Atenas, al parecer pasan todo
el tiempo discutiendo las ideas más recientes).

Hechos 18
24
Mientras tanto, un judío llamado Apolos —un orador elocuente que conocía bien las
Escrituras— llegó a Éfeso desde la ciudad de Alejandría, en Egipto. 25 Había recibido enseñanza
en el camino del Señor y les enseñó a otros acerca de Jesús con espíritu entusiasta [h] y con
precisión. Sin embargo, él solo sabía acerca del bautismo de Juan. 26 Cuando Priscila y Aquila
lo escucharon predicar con valentía en la sinagoga, lo llevaron aparte y le explicaron el camino
de Dios con aún más precisión.
27
Apolos pensaba ir a Acaya, y los hermanos de Éfeso lo animaron para que fuera. Les
escribieron a los creyentes de Acaya para pedirles que lo recibieran. Cuando Apolos llegó, resultó
ser de gran beneficio para los que, por la gracia de Dios, habían creído. 28 Refutaba a los judíos
en debates públicos con argumentos poderosos. Usando las Escrituras, les explicaba que Jesús
es el Mesías.

Hechos 19
8
Luego Pablo fue a la sinagoga y predicó con valentía durante los siguientes tres meses,
discutiendo persuasivamente sobre el reino de Dios; 9 pero algunos se pusieron tercos,
rechazaron el mensaje y hablaron públicamente en contra del Camino. Así que Pablo salió de la
sinagoga y se llevó a los creyentes con él. Entonces asistía diariamente a la sala de conferencias
de Tirano, donde exponía sus ideas y debatía. 10 Esto continuó los siguientes dos años, de modo
que gente de toda la provincia de Asia —tanto judíos como griegos— oyó la palabra del Señor.
11
Dios le dio a Pablo el poder para realizar milagros excepcionales. 12 Cuando ponían sobre los
enfermos pañuelos o delantales que apenas habían tocado la piel de Pablo, quedaban sanos
de sus enfermedades y los espíritus malignos salían de ellos.
13
Un grupo de judíos viajaba de ciudad en ciudad expulsando espíritus malignos. Trataban de
usar el nombre del Señor Jesús en sus conjuros y decían: «¡Te ordeno en el nombre de Jesús, de
quien Pablo predica, que salgas!». 14 Siete de los hijos de Esceva, un sacerdote principal, hacían
esto.15 En una ocasión que lo intentaron, el espíritu maligno respondió: «Conozco a Jesús y
conozco a Pablo, ¿pero quiénes son ustedes?». 16 Entonces el hombre con el espíritu maligno se
lanzó sobre ellos, logró dominarlos y los atacó con tal violencia que ellos huyeron de la casa,
desnudos y golpeados.
17
Esta historia corrió velozmente por toda Éfeso, entre judíos y griegos por igual. Un temor
solemne descendió sobre la ciudad, y el nombre del Señor Jesús fue honrado en gran
manera. 18 Muchos de los que llegaron a ser creyentes confesaron sus prácticas
pecaminosas. 19 Varios de ellos, que practicaban la hechicería, trajeron sus libros de conjuros
y los quemaron en una hoguera pública. El valor total de los libros fue de cincuenta mil
monedas de plata.[c] 20 Y el mensaje acerca del Señor se extendió por muchas partes y tuvo un
poderoso efecto.

HECHOS 20
8
»Entonces cuídense a sí mismos y cuiden al pueblo de Dios. Alimenten y pastoreen al rebaño
de Dios —su iglesia, comprada con su propia sangre[h]— sobre quien el Espíritu Santo los ha
designado ancianos.[i] 29 Sé que, después de mi salida, vendrán en medio de ustedes falsos
maestros como lobos rapaces y no perdonarán al rebaño. 30 Incluso algunos hombres de su
propio grupo se levantarán y distorsionarán la verdad para poder juntar seguidores. 31 ¡Cuidado!
Recuerden los tres años que pasé con ustedes —de día y de noche mi constante atención y
cuidado— así como mis muchas lágrimas por cada uno de ustedes.
32
»Y ahora los encomiendo a Dios y al mensaje de su gracia, que tiene poder para edificarlos y
darles una herencia junto con todos los que él ha consagrado para sí mismo.

HECHOS 28
7
Cerca de la costa adonde llegamos, había una propiedad que pertenecía a Publio, el funcionario
principal de la isla. Él nos recibió y nos atendió con amabilidad por tres días. 8 Dio la casualidad
de que el padre de Publio estaba enfermo con fiebre y disentería. Pablo entró a verlo, oró por
él, puso sus manos sobre él y lo sanó. 9 Entonces todos los demás enfermos de la isla también
vinieron y fueron sanados. 10 Como resultado, nos colmaron de honores y, cuando llegó el
tiempo de partir, la gente nos proveyó de todo lo que necesitaríamos para el viaje.