Vous êtes sur la page 1sur 3

 FICHA BIBLIOGRÁFICA:

 NOMBRE DEL LIBRO: El predicador y la Oración


 AUTOR: Edward M. Bounds
 EDITORIAL: Editorial Clie
 LUGAR DE EDICIÓN: Barcelona España (2008)
 NÚMERO DE PÁGINAS: 77

 RESUMEN:

No hay devoción sin oración y los verdaderos predicadores de Dios se han


distinguido siempre por ser hombres de oración, porque Dios ha sido para ellos
el centro, la fuente y corona de todas sus fatigas y además, la devoción fue para
ellos el camino para preparar buenos sermones, lo cual en realidad es
secundario sabiendo que lo primordial es que Dios llene no sólo sus mensajes
sino toda su vida.
El predicador es un hombre con un corazón preparado y eso es mejor que tener
un sermón preparado. Lutero decía: “El que ha orado bien, ha estudiado bien”;
Porque predicar es un arte que vitaliza la vida del portavoz y a la vez lleva vida
a los otros. Esto sucede cuando hay unción de Dios, cuando el espíritu santo le
capacita para su obra. Esa unción viene en respuesta a las oraciones fervientes;
pero demanda tiempo, ser importunos, hacerlo de manera sostenida y no
esporádicamente, orar en la madrugada o en las primeras horas del día… es una
vida entera de consagración a Dios; tal es el caso de hombres como Jonathan
Edwards, David Brainerd, Spurgeon, Wesley y otros tantos que comprendieron
profundamente el hecho de que anunciar el mensaje es una responsabilidad que
requiere la debida preparación. Orar es parte vital de esa preparación.
La devoción personal cuesta atención, tiempo, desgaste… pero hay que hacerlo,
debemos pasar tiempo meditando la palabra, en relación viva y dinámica con
Dios; así como lo hacían los apóstoles, estamos llamados a elevar oraciones
intercesoras por el pueblo, para la perfección de los santos y en general todos
debemos orar por los ministros; del mismo modo en que Pablo pedía oraciones
a sus hermanos en Roma, corinto, en tesalónica… Debemos unirnos al clamor
del Espíritu que está abogando por todos los santos de Dios.
¡Orad sin cesar! (1 Tes. 5:17); Porque la piedad es hecha, refinada y
perfeccionada por la permanente devoción al Señor.

 CONCEPTOS CLAVES:

— La oración hace al hombre, hace al predicador, hace al pastor. ( Pág. 10)

— En la vida del predicador, la oración tiene más relevancia que sus


habilidades naturales, sus ventajas educacionales o su fuerza
monetaria.(pág. 26, 41, )

— Dios puede obrar maravillas por medio de la predicación de su palabra, si


encuentra al hombre propicio.( pág. 76)

— Oración importuna, intercesora, devocional y ferviente deben volver a ser


puestas en práctica por aquellos que aspiran a la piedad. ( Pág. 77)

 PUNTOS DE VALOR:
“El predicador y la Oración” es una invitación a que volvamos a hacer
oraciones fervientes, que pasemos tiempos de calidad en rendición a Dios,
puesto que la tarea de predicar es una urgencia para el hombre de Dios, debe
entenderse que la unción, la santificación y la dependencia total de Dios
tienen lugar estando en el secreto.
Tal y como si estuviésemos leyendo una carta de Pablo o un consejo de
Pedro a la Iglesia, este librito nos contagia de esa pasión, amor y pureza que
todo cristiano muestra en sus primeros tiempos de convertido, pero que luego
va perdiendo debido a los afanes de la vida o del modo en que señala el
autor, “por convertirse en un profesional de la fe”, quizá el aspecto más
rescatable de “El predicador y la Oración” sea ese fuerte carácter sugerente,
que nos reta y que al terminar la lectura nos deja con hambre, con ganas de
salir corriendo a estar en la habitación y emprender la gloriosa aventura de
orar, buscando el rostro de Dios, intercediendo por los demás y pidiendo
poder para predicar el mensaje con mayor denuedo.

 OBJECIONES:

“La cosa más divina de la religión es hacer hombres y mujeres santos” Es una
frase que aparece en la página 41 del capítulo ocho y también en un par de
ocasiones más el autor utiliza la Palabra “Religión” con un sentido positivo.
Sabemos que la única vez en que la Biblia utiliza este término dándole buenas
connotaciones espirituales es en Santiago 1: 27, el resto del texto bíblico utiliza
palabras como “Piedad” “Vida agradable” “la fe del hijo de Dios”…y la mayoría
de menciones relacionadas con religión son más bien negativas. Así que cuando
leemos: “La cosa más divina de la religión es hacer hombres y mujeres santos”
sin detenernos a pensar, casi que de inmediato produce rechazo; puesto que
hemos adoptado el pensamiento… “El cristianismo no es una religión, es un
estilo de vida”. Lo que nos lleva a reflexionar: Primero, la religión no es divina,
segundo la religión no puede santificar a nadie. Así que tenemos una legítima
objeción; sin embargo se debe tener en cuenta el contexto de Edward M. Bounds
(el Autor) y yo estoy casi que segura que se refería a la “Piedad” “Una vida de
devoción” o en el sentido más estricto del caso, estaba hablando de la verdadera
religión expresada en Santiago. (Esperemos que así sea y no que racionalice al
cristianismo como una religión comparable con las demás religiones)

 ¿CÓMO VOY A UTILIZAR ESTE LIBRO?


Es un libro que habla de la Oración, así que la mejor forma de utilizarlo es
orando. Quizá uno de estos días pueda citar los tipos de oración que aparecen
en él.

 ¿A QUIÉN SE LO RECOMIENDO?
Lo recomiendo a los pastores, predicadores y evangelistas; especialmente a
mi amigo José Daniel Cardona quien siempre está ocupado preparando
sermones.

Centres d'intérêt liés