Vous êtes sur la page 1sur 2

LA ADMINISTRACIÓN COMO CIENCIA

Antes que nada debemos entender la definición de Ciencia, de acuerdo a la RAE


(Real Academia Española) ciencia es el conjunto de conocimientos obtenidos
mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y
de los que se deducen principios y leyes generales con capacidad predictiva y
comprobables experimentalmente. En conformidad a esta definición, la
administración podría ser considerada como una ciencia que estudia a las
organizaciones para entender su desarrollo, conducta y funcionamiento. Según
José P. Rossetti (2014) se puede tener carácter de ciencia si se cubren tres
requisitos:
1. Que exista un objeto de estudio.
2. Que se pueda hacer uso de los conceptos metodología y método.
3. Llegar a resultados que se puedan expresar como leyes científicas.
Con esta premisa, se aprecia que la administración en realidad sí tiene un objeto
de estudio y son las organizaciones. Asimismo, para llegar a entender la forma
en que esta trabaja se aplican métodos y sistemas que permiten hacer un
diagnóstico, elaborar planes y ayudar en su crecimiento para el logro de
objetivos. En el desarrollo de estos planes se identifican determinadas leyes y
principios generales que son aplicables para otras empresas con resultados
preestablecidos. Sin embargo, Bunge nos hace notar que la administración no
cae en el terreno de la ciencia básica, sino que la ubica en la ciencia aplicada
con la categoría de técnica dentro de la sociotecnología.
Por su parte, J. Piaget (2014) indica que un conocimiento será científico si reúne,
también, tres características:
1. Objetividad, es decir, que el conocimiento sea válido para todos y que esté
fuera de cualquier inclinación personal.
2. Abstracción, que tenga independencia de tiempo y espacio
3. Relevancia empírica, que exista la posibilidad de contrastar mediante la
experimentación.
Ya que los resultados de la aplicación de los principios y leyes administrativas
son observables y experimentales podemos deducir que son objetivas y reales,
las mismas pueden ser medidas en un determinado de tiempo y en diversas
circunstancias.
Por último, los resultados de la investigación administrativa tienen también
efectos en el resto de las ciencias, remontándonos a los orígenes de la
administración notamos que esta se formó con la participación y aportaciones de
otras ciencias, incluso hoy en día sigue necesitando de las ciencias y de la
tecnología como la historia, la sociología, las matemáticas y la economía para
su estudio y aplicación.
FUENTES BIBLIOGRÁFICAS:
Real Academia Española. (2001). Diccionario de la lengua española (22.a ed.).
Consultado en: http://dle.rae.es/?id=9AwuYaT
Torres, Z. (2014). Teoría general de la administración (2a. ed.), Grupo Editorial
Patria. Recuperado de ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/upnortesp/detail.action?docID=3227620.
Valeriano, L. (2008). Gestión en el Tercer Milenio, Rev. de Investigación de la
Fac. de Ciencias Administrativas, UNMSM (Vol. 11, Nº 22, Lima, diciembre pag
3.