Vous êtes sur la page 1sur 17

El ciclo sexual femenino.

El ciclo menstrual consiste de una serie de cambios regulares que de forma natural ocurren en
el sistema reproductor femenino (especialmente en el útero y los ovarios) los cuales hacen
posible el embarazo o la menstruación, en caso de que el primero no tenga lugar. Durante este
ciclo se desarrollan los gametos femeninos (óvulos u ovocitos).

Alrededor del 80% de las mujeres reportan síntomas desde una o dos semanas antes de la
menstruación. Algunas manifestaciones comunes incluyen el acné, senos dolorosos, hinchazón,
decaimiento, irritabilidad y cambios de humor. En un 3 u 8% de las féminas estos son severos.
Estos síntomas interfieren con la vida diaria en un 20 o 30% de las mujeres y se reconocen
como síndrome premenstrual.

El primer día de la menstruación da inicio al ciclo, el cual termina al día anterior de la siguiente
menstruación. La duración media del ciclo es de unos 21 a 45 días en jóvenes y de 21 a 35 en
adultos (con un promedio de 28 días), aunque puede variar en casos particulares.

La primera menstruación.

La primera menstruación ocurre entre los doce y quince años y recibe el nombre de menarquía
o menarca. Podría ocasionalmente comenzar a los ocho y ser normal. La edad promedio de la
menarquía es generalmente superior en los países en vías de desarrollo en comparación con los
desarrollados. La misma aparece cuando todas las partes del aparato reproductor de la niña
han madurado y funcionan en conjunto. Esto indica el comienzo de la capacidad reproductiva.
Constituye el principal marcador psicológico de la transición de la infancia a la edad adulta.

Luego de la menopausia la menstruación deja de ocurrir por la pérdida de la estimulación


hormonal, oscilando entre los 45 y 55 años. La pérdida de sangre normalmente dura alrededor
de 2 a 7 días.
Así como algunas niñas entran en la pubertad antes que otras, lo mismo ocurre con el periodo.
Esto varía de niña a otra (y puede ocurrir entre los 9 y 14 años). La menarquia no aparece hasta
que todas las partes del aparato reproductor de una niña han madurado y están funcionando
en conjunto. Esto indica el comienzo de la capacidad reproductiva. La menarquia es el principal
marcador psicológico de la transición de la infancia a la edad adulta.

Fases del ciclo mestrual femenino.

Menstruación.

También llamada regla, periodo o sangrado menstrual, su inicio es el primer día del ciclo
menstrual. Durante esta fase se desprende el endometrio junto a una cantidad de sangre. Este
sangrado suele tomarse como señal de que una mujer no está embarazada (aunque existen
algunas excepciones que pueden causar sangrados durante el embarazo, algunos
específicamente en el inicio del embarazo, que además pueden producir un fuerte sangrado).[1]
[2][3]

La menstruación media suele durar unos días, normalmente entre tres y cinco, aunque se
considera normal las que estén entre dos y siete días.[4][5]La pérdida de sangre suele ser de
unos 35 ml, considerándose normal entre 10 y 80 ml.[6]Las mujeres que tienen menorragia
tienen predisposición a sufrir anemia.[7] Una enzima llamada plasmina evita que el fluido
menstrual se coagule.[8]

Durante los primeros días de la menstruación son comunes los dolores en el abdomen, la
espalda o la parte superior de los muslos. El dolor uterino severo se conoce como dismenorrea
y es más frecuente entre las adolescentes y mujeres jóvenes (afectando al 67,2 % de las
adolescentes).[9] La dismenorrea puede explicarse como un proceso inflamatorio. Aunque aun
se desconocen muchos aspectos, se sabe que el proceso es mediado por prostaglandinas y
células polimorfonucleares. La progesterona tiene propiedades anti-inflamatorias, al caer los
niveles de progesterona se desencadena el proceso inflamatorio.[10] Cuando comienza la
menstruación los síntomas del síndrome premenstrual, como irritabilidad o hinchazón y dolor
de los pechos, decrecen.[5] Existen a la venta gran variedad de productos sanitarios para que
las mujeres usen durante la menstruación (compresas, tampones y copas).
Preovulación

También llamada fase folicular o fase proliferativa ya que durante este periodo una hormona
hace que el tejido del útero crezca.[11] Suele durar desde el primer hasta el decimotercer día
del ciclo. El ovario produce estrógenos, el óvulo madura y el endometrio se engrosa.

A través de la influencia de la hormona foliculoestimulante, que aumenta durante los primeros


días del ciclo, se estimulan unos pocos folículos ováricos.[11] Estos folículos, presentes desde el
nacimiento,[11] se van desarrollando en un proceso llamado foliculogénesis, que se completa a
sí mismo por dominancia. Bajo la influencia de varias hormonas, todos los folículos dejan de
crecer; excepto uno, que es el folículo dominante en el ovario y continuará hasta su madurez.
Éste, también es llamado folículo terciario o folículo graafiano, y forma el ovocito.[11]

A medida que van madurando, los folículos secretan cantidades crecientes de estradiol, un
estrógeno. Los estrógenos inician la formación de una nueva capa del endometrio en el útero,
el endometrio proliferativo. El estrógeno también estimula las criptas del cuello uterino para
que produzca moco cervical fértil, el cual será identificado por las mujeres que comprueben sus
días más fértiles.[12]

Ovulación

Editar

Artículo principal: Ovulación

Un ovario a punto de liberar un óvulo.

En un ciclo de 28 días se presenta entre el decimocuarto y el decimoquinto día del ciclo. El


óvulo finaliza su maduración y es conducido desde el ovario hasta el útero a través de la trompa
de Falopio (Tuba Uterina).

Durante la fase folicular, el estradiol suprime la producción de hormona luteinizante (LH) desde
la glándula pituitaria anterior. Cuando el óvulo está a punto de llegar a la madurez, los niveles
de estradiol llegan a un umbral sobre el que este efecto se revierte y el estrógeno estimula la
producción de una gran cantidad de hormona luteinizante. Este proceso, conocido como oleada
de hormona luteizante, comienza alrededor del día 12 de un ciclo medio y puede durar 48
horas.

Aún no se entiende cómo funciona el mecanismo exacto de estas respuestas opuestas de la


hormona luteinizante frente al estradiol.[13]:86 En animales, una oleada de GnRH precede a la
de la hormona luteinizante, lo que sugiere que el mayor efecto del estrógeno está en el
hipotálamo, que controla a su vez la secreción de GnRH.[13]:86 Esto se da por la presencia de
dos tipos de receptores de estrógeno en el hipotálamo: el receptor de estrógeno alfa,
responsable de la respuesta negativa en el ciclo estradiol-LH, y el receptor de estrógeno beta,
responsable de la relación positiva entre el estradiol y la LH.[14] Sin embargo, en humanos,
altos niveles de estradiol pueden provocar aumentos abruptos de LH, incluso cuando los niveles
de GnRH y la frecuencia del pulso son constantes,[13]:86 sugiriendo que el estrógeno actúa
directamente en la pituitaria para provocar la oleada de LH.

La emisión de LH hace que el óvulo madure y debilita la pared folicular del ovario, causando
que el folículo totalmente desarrollado libere su ovocito secundario.[11] El ovocito secundario
madura inmediatamente hacia un ootido, u óvulo inmaduro, y más tarde hacia un óvulo
maduro, con un diámetro de 0,2 mm.[15]

Cuál de los dos ovarios ovulará cada vez, si el derecho o el izquierdo, parece ser aleatorio, y no
se sabe si existe una coordinación entre ambos lados.[16] En ocasiones, ambos ovarios liberan
un óvulo,[16] si ambos son fecundados, se dan como resultado hermanos gemelos[17]
(gemelos di-cigóticos, también llamados mellizos).

Tras ser liberado del ovario al espacio peritoneal, el óvulo es deslizado hacia las trompas de
Falopio por la fimbria o franja ovárica, que es un tejido ubicado al final de cada trompa de
Falopio. Al cabo de aproximadamente un día, un óvulo sin fecundar se desintegrará o se
disolverá en las trompas de Falopio.[11]

La fecundación por un espermatozoide, cuando se da, suele ocurrir en la ampolla del útero, la
sección más ancha de las trompas de Falopio. Un óvulo fecundado comienza inmediatamente el
proceso de embriogénesis o desarrollo. Este embrión en desarrollo tarda unos tres días en
llegar al útero y otros tres para arraigar en el endometrio.[11] Para entonces suele haber
llegado al estadio de blastocisto.

En algunas mujeres, la ovulación provoca unos dolores característicos llamados mittelschmerz


(término alemán que significa dolor de en medio).[5] El cambio súbito hormonal durante la
ovulación también puede causar en ocasiones sangrado a mitad de ciclo.[18]

Postovulación

Editar

También conocida como fase lútea o fase secretora. Suele durar del 16º hasta el 28º día del
ciclo. Si no se ha producido fecundación del óvulo, este se desintegra y se expulsa por el
sangrado vaginal de la siguiente menstruación, comenzando así un nuevo ciclo.[19]

El cuerpo lúteo, el cuerpo sólido formado en el ovario después de liberar al óvulo a la trompa
de Falopio, juega un papel importante en esta fase. Este cuerpo continúa creciendo un tiempo
tras la ovulación y produce cantidades significativas de hormonas, particularmente
progesterona.[11] La progesterona juega un rol vital haciendo al endometrio receptivo para la
implantación del blastocisto y para que sirva de soporte durante el inicio del embarazo; como
efecto secundario eleva la temperatura basal de la mujer.[20]

Tras la ovulación, las hormonas pituitarias FSH y la LH hacen que lo que queda del folículo
dominante se transforme en el cuerpo lúteo, que produce progesterona. El aumento de ésta en
las suprarrenales, induce la producción de estrógeno. Las hormonas producidas por el cuerpo
lúteo también hacen que se detenga la producción de FSH y LH que necesita para mantenerse,
por lo que los niveles de estas hormonas decrece y el cuerpo lúteo se atrofia.[11] Los niveles en
caída de progesterona desencadenan la menstruación y el inicio del siguiente ciclo. Desde la
ovulación hasta la bajada de progesterona que provoca la menstruación suelen pasar dos
semanas, aunque catorce días se considera normal. La fase folicular suele variar en cada mujer
de ciclo a ciclo, contrastando con la fase lútea, que se mantiene igual.[21]
Al fecundar un óvulo, no se pierde el cuerpo lúteo; el embrión resultante produce
gonadotropina coriónica humana (hCG), muy similar a la hormona luteinizante y a través de la
cual se conserva el cuerpo lúteo. Ya que esta hormona solo se produce por el embrión, la
mayoría de pruebas de embarazo buscan la presencia de esta hormona.[11]

Duración del ciclo.

Aunque mucha gente cree que el ciclo menstrual medio dura unos 28 días, un estudio a gran
escala de más de 30.000 ciclos de más de 2.300 mujeres reveló que el ciclo medio dura 29,1 con
una desviación estándar de siete días y medio y un intervalo de predicción de entre 15 y 45
días.[22]En este estudio, el subgrupo de datos con duraciones de ciclo entre 15 y 45 días tenía
una media de 28,1 días con una desviación estándar de cuatro días. Un estudio de menor escala
de 140 mujeres realizada en 2006 halló una media de 28,9 días.[23]

La variabilidad de la duración del ciclo menstrual es mayor en mujeres por debajo de los
veinticinco años y menor en mujeres de 35 y 39 años.[22] La variabilidad se vuelve a
incrementar en mujeres de 40 a 44 años.[24] Normalmente, variaciones de la duración del ciclo
entre ocho y veinte días se considera una irregularidad moderada, y una variación de 21 días o
más se considera muy irregular.[24]

Durante mucho tiempo se ha creído que la duración del ciclo está asociada con la luna. En 1979
un estudio de 305 mujeres reveló que aproximadamente un tercio de los sujetos tenía ciclos
menstruales lunares, por ejemplo, una duración media de ciclo de 29,5 días más o menos un día.
Al menos dos tercios de los sujetos comenzaron su ciclo en la mitad brillante del ciclo lunar, a
pesar de que se esperaba una distribución aleatoria.[25] Otro estudio reveló que un número
significante de menstruaciones comenzaba en luna nueva.

Periodo Fértil.

El periodo más fértil (el momento con mayor probabilidad de embarazo como resultado de un
encuentro sexual) se da en algún momento entre cinco días antes y uno o dos días después de
la ovulación.[27] En un ciclo de 28 días con una fase luteal de 14, este momento corresponde a
la segunda semana, y el inicio de la tercera. Se ha desarrollado una gran variedad de métodos
para ayudar a las mujeres a saber los días del ciclo en los que son más fértiles o infértiles. Estos
sistemas se conocen como pruebas de fertilidad.

El método que mide el índice de fertilidad basado únicamente en la duración del ciclo se llama
método Ogino-Knaus.[28] Los métodos que requieren la observación de uno o más de los tres
signos de fertilidad (temperatura basal, moco cervical y posición cervical)[29]son conocidos
como métodos basados en síntomas.[28] Los sets disponibles para análisis de orina detectan el
aumento de hormona luteinizante que se da entre 24 a 36 horas antes de la ovulación, son los
llamados kits predictores de ovulación.[30] También existen los llamados monitores de
fertilidad, que son aparatos computarizados que interpretan la temperatura basal, los
resultados del análisis de orina o los cambios en la saliva.

La fertilidad de la mujer también es afectada por su edad.[31][32] Como la reserva total de


óvulos de una mujer se forma en su etapa fetal[33] para ser ovulados decenios después, se ha
sugerido que esta vida tan larga puede hacer que la cromatina de los óvulos sea más vulnerable
a problemas de división, rupturas y mutaciones que la cromatina del esperma, que se produce
de manera continua durante la vida reproductiva del hombre. Sin embargo, a pesar de esta
hipótesis, se ha observado un envejecimiento similar en ambos casos.

La última menstruación.

La última menstruación se conoce como menopausia, etapa en que la mujer deja de menstruar.
La edad promedio en la que ocurre la menopausia es 51,4 años.[34] Sin embargo, la edad de la
menopausia varía de mujer a mujer, y es, en general, entre 40 y 55. Este último sangrado es
precedido por el climaterio, que es la fase de transición entre la etapa reproductiva y no
reproductiva de la mujer. Sin embargo, desde el último consenso de la OMS (Organización
Mundial de la Salud) se recomienda abandonar el término climaterio para evitar confusiones y
se sustituye por el término perimenopausia.

Desórdenes en el ciclo.
La ovulación irregular se llama oligoovulación.[35] La ausencia de ovulación se llama
anovulación. Se puede tener la menstruación sin una ovulación que la preceda: un ciclo
anovulatorio. En algunos ciclos, el desarrollo folicular puede empezar pero no completarse, sin
embargo, los estrógenos formarán y estimularán el revestimiento uterino. El flujo anovulatorio
surge de un endometrio muy grueso, provocado por tener de forma continuada unos niveles
altos de estrógenos. Este flujo se llama sangrado intermenstrual de estrógeno. El sangrado
anovulatorio desencadenado por un descenso brusco de los niveles de estrógeno se llama
cambios.[36] Los ciclos anovulatorios suelen ocurrir antes de la menopausia (perimenopausia) y
en mujeres con síndrome de ovario poliquístico.[37]

El flujo excesivamente escaso (menos de 10 ml) se llama hipomenorrea. Los ciclos de menos de
21 días o menos son proiomenorrea. La menstruación frecuente pero irregular es conocida
como metrorragia. El sangrado repentino y abundante en cantidades mayores de 80 ml es
llamado menorragia.[38] La menstruación abundante que ocurre de forma frecuente e irregular
es menometrorragia. El término para los ciclos que exceden los 35 días es opsomenorrea.[39]
La amenorrea es la ausencia de menstruación de tres[38] a seis[39] meses (sin estar
embarazada) durante los años reproductivos.

George Preti, un químico orgánico del Monell Chemical Senses Center de Filadelfia y Winnefred
Cutler, del departamento de psicología de la Universidad de Pensilvania, descubrieron que las
mujeres con ciclos menstruales irregulares, al ser expuestas a extracto de sudor masculino, se
volvían regulares.[40] Una explicación posible podría ser que las axilas contienen feromonas, tal
y como pasa con otros mamíferos.[40]

Supresión de la ovulación.

Anticoncepción hormonal

Editar

Artículo principal: Anticoncepción hormonal


Blíster de anticonceptivos orales combinados a medio gastar. Las píldoras blancas son placebos,
para crear hábito y no olvidar tomarlas.

Mientras que algunos métodos anticonceptivos no afectan al ciclo menstrual, los hormonales
funcionan interrumpiéndolo. La realimentación negativa de progesterona disminuye la
frecuencia de pulso de la hormona liberadora de gonadotrofina (GnRH) que libera el
hipotálamo y hace que decrezca el pulso de la hormona foliculoestimulante (FSH) y de la
hormona luteinizante (LH) generadas por la glándula pituitaria. Los bajos niveles de FSH inhiben
el desarrollo folicular, previniendo un aumento en los niveles de estradiol. La realimentación
negativa de progesterona y la falta realimentación positiva de estrógeno durante la liberación
de LH previenen la oleada de LH de medio ciclo. La inhibición del desarrollo folicular y la
ausencia de LH previenen la ovulación.[41][42][43]

El grado de supresión de la ovulación en los anticonceptivos de solo progestágeno depende de


la actividad del progestágeno y de la dosis. Dosis bajas de anticonceptivos de progestágeno, las
clásicas pastillas, los implantes subdérmicos Norplant y Jadelle y el sistema intrauterino Mirena,
inhiben la ovulación en el 50 % de los ciclos y su efectividad anticonceptiva recae
principalmente en otros efectos, como el engrosamiento del moco cervical.[44] Los
anticonceptivos de solo progestágeno de dosis media, la pastilla Cerazette y el implante
subdérmico Nexplanon, permiten algo de desarrollo folicular, pero inhiben la ovulación en el
97-99 % de los ciclos. Se dan los mismos cambios en el moco cervical que con dosis bajas de
progestágeno. Los de dosis altas, como los inyectables Depo Provera y Noristerat, inhiben
totalmente el desarrollo folicular y la ovulación.[44]

Los anticonceptivos hormonales combinados llevan estrógeno y progestágeno. La


realimentación negativa de estrógeno en la hipófisis hace que decrezca la emisión de FSH, lo
que hace este tipo de anticonceptivos más eficaces a la hora de inhibir el desarrollo folicular y
la ovulación. El estrógeno también reduce la incidencia de sangrado intermenstrual.[41][42][43]
Varios anticonceptivos hormonales combinados, la píldora, NuvaRing y los parches, se suelen
usar de forma que provocan sangrado. En un ciclo normal, la menstruación se da ante una caída
repentina de los niveles de estrógeno y progesterona.[20] La discontinuidad temporal del uso
de estos anticonceptivos (una semana de placebo o dejar de usarlos una semana) tiene un
efecto similar, haciendo que la pared uterina sangre. Si no se desea este sangrado, se deberán
tomar los anticonceptivos hormonales combinados continuamente, aunque esto aumenta el
riesgo de sangrado.
Amenorrea lactacional

Editar

La lactancia materna causa una realimentación negativa en el pulso de la secreción de la


hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) y la hormona luteinizante (LH). Dependiendo de
la fuerza de esta realimentación negativa, las mujeres que dan el pecho pueden experimentar
la completa supresión del desarrollo folicular, desarrollo folicular pero no ovulación o ciclos
normales.[45] La supresión de la ovulación es más frecuente cuando se da el pecho más
frecuentemente.[46] La producción de prolactina en respuesta al amamantamiento es
importante para mantener la amenorrea lactacional.[47] Como media, las mujeres que dan el
pecho frecuentemente experimentan el regreso de la menstruación unos catorce meses y
medio después del parto. Hay un amplio rango de respuesta individual, algunas experimentan
la vuelta de la menstruación a los dos meses y otras permanecen amenorreicas hasta 42
meses.[48]

Efectos en ptros sistemas.

Algunas mujeres con enfermedades neurológicas han experimentado un incremento en la


actividad de sus enfermedades durante su ciclo menstrual. Por ejemplo, el descenso de los
niveles de estrógeno puede desencadenar migrañas,[49] especialmente cuando la mujer que
las sufre está tomando la píldora anticonceptiva. Muchas mujeres con epilepsia tienen más
convulsiones en un patrón relacionado con el ciclo menstrual. A esto se le llama epilepsia
catamenial.[50] Al parecer existen diferentes patrones (las convulsiones pueden coincidir con la
menstruación o con la ovulación) y la frecuencia de las convulsiones no es siempre la misma.
Usando una definición particular, un grupo de científicos descubrió que un tercio de las mujeres
con epilepsia parcial intratable tienen epilepsia catamenial.[50][51][52] El descenso de
progesterona y el aumento estrógeno podría provocar las convulsiones.[53] Estudios recientes
han mostrado que altas dosis de estrógenos pueden causar o empeorar las convulsiones,
mientras que altas dosis de progesterona pueden servir como medicamento antiepiléptico.[54]
Según estudios de publicaciones médicas las mujeres menstruando son 1,68 veces más
propensas a cometer suicidio.[55] Se han usado ratones en un sistema experimental para
investigar los posibles mecanismos mediante los que los niveles de la hormona esteroide sexual
puedan regular las funciones del sistema nervioso. Durante parte del celo, cuando la
progesterona está alta, el nivel de neuronas receptoras GABA A subtipo delta era alto. Como
estos receptores son inhibidores, las neuronas con más receptores delta tienen menos
probabilidades de usarse que las que tienen menos. Durante la parte del celo en la que los
estrógenos estaban más altos que la progesterona, el número de receptores delta decrecía,
incrementando el nivel de actividad neuronal, aumentando a su vez la ansiedad y la
susceptibilidad a las convulsiones.[56]

Los niveles de estrógeno pueden afectar al comportamiento de la tiroides.[57] Por ejemplo,


durante la fase lútea (cuando los niveles de estrógeno son bajos), la velocidad de la sangre en la
tiroides es menor que durante la fase folicular (durante la que los niveles de estrógeno son
mayores).[58]

Entre las mujeres que viven juntas, el inicio de la menstruación tiende a sincronizarse. Este
efecto fue descrito por vez primera en 1971 y se halló una posible explicación en 1998, por el
efecto de las feromonas.[59] Las subsiguientes investigaciones han llevado a replantear esta
hipótesis.[60]

Asociaciones biológicas y etimológicas.

La palabra "menstruación" está relacionada etimológicamente con la luna, deriva del latín
mensis, mes, que a su vez proviene del griego mene, luna.[61]

Algunos autores creen que históricamente, las mujeres de sociedades tradicionales sin
iluminación nocturna ovulaban con la luna llena y menstruaban con la luna nueva,[62] y un
autor documenta los controvertidos intentos de usar esta asociación para mejorar el método
del calendario para regular la concepción.[61][63]

Unos pocos estudios en humanos[64] y otros animales[65] han descubierto que la luz artificial
nocturna, influye en el ciclo menstrual en humanos y en el celo de los ratones (los ciclos son
más regulares en ausencia de luz artificial nocturna). Se ha sugerido a su vez que la luz intensa
por las mañanas ayuda a regular el ciclo.[66] Un autor ha sugerido que la sensibilidad de los
ciclos femeninos a la luz nocturna es causada por deficiencias nutricionales de ciertas vitaminas
y minerales.[67]
Algunos estudios muestran una correlación entre el ciclo menstrual humano y el ciclo lunar,
mientras que un meta análisis de los estudios desde 1996 no muestra ninguna correlación.[68]
[69][70][71][72][73]El pueblo Dogón no tiene alumbrado eléctrico y pasan la mayoría de las
noches en el exterior de sus casas, hablando y durmiendo, por lo que fueron el ideal de
población para detectar la influencia lunar, la cual, pese a todo, no se halló.[74]

Referencias.

Greenfield, Marjorie (17 de septiembre de 2001). «Subchorionic Hematoma in Early


Pregnancy». Ask Our Experts. DrSpock.com. Archivado desde el original el 15 de septiembre de
2008. Consultado el 21 de septiembre de 2008.

Anderson-Berry, Ann L; Terence Zach (10 de diciembre de 2007). «Vanishing Twin Syndrome».
Emedicine.com (WebMD). Consultado el 21 de septiembre de 2008.

Ko, Patrick; Young Yoon (23 de agosto de 2007). «Placenta Previa». Emedicine.com (WebMD).
Consultado el 21 de septiembre de 2008.

«Menstruation and the Menstrual Cycle». Womenshealth.gov. April 2007. Archivado desde el
original el 24 de octubre de 2008.

John M Goldenring (1 de febrero de 2007). «All About Menstruation». WebMD. Consultado el 5


de octubre de 2008.

David L Healy (24 de noviembre de 2004). «Menorrhagia Heavy Periods - Current Issues».
Monash University. ABN 12 377 614 012. Archivado desde el original el 16 de octubre de 2013.

Harvey LJ, Armah CN, Dainty JR, et al. (octubre de 2005). «Impact of menstrual blood loss and
diet on iron deficiency among women in the UK». The British journal of nutrition 94 (4): 557-64.
PMID 16197581. doi:10.1079/BJN20051493. Consultado el 5 de octubre de 2008.

Shiraishi M (agosto de 1962). «Studies on identification of menstrual blood stain by fibrin-plate


method. I. A study on the incoagulability of menstrual blood». Acta Medica Okayama 16 (1):
192-200. PMID 13977381. Archivado desde el original el 9 de agosto de 2014. Consultado el 5
de octubre de 2008.

Sharma P, Malhotra C, Taneja DK, Saha R (2008). "Problems related to menstruation amongst
adolescent girls". Indian J Pediatr. 75 (2): 125–9. doi 10.1007/s12098-008-0018-5. PMID
18334791
Hugo Parrales M.D. «Ciclo Menstrual femenino». Cerebro Medico. Consultado el 14 de enero
de 2018.

Losos, Jonathan B.; Raven, Peter H.; Johnson, George B.; Singer, Susan R. (2002). Biology. New
York: McGraw-Hill. pp. 1207-09. ISBN 0-07-303120-8.

Weschler, Toni (2002). Taking Charge of Your Fertility (Revised edición). New York:
HarperCollins. pp. 359-361. ISBN 0-06-093764-5.

Lentz, Gretchen M; Rogerio A. Lobo, MD, David M Gershenson, MD and Vern L. Katz, MD
(2013). Comprehensive gynecology.. St. Louis: Elsevier Mosby. ISBN 978-0-323-06986-1.
Consultado el 5 de abril de 2012.

Hu L, Gustofson RL, Feng H, et al. (octubre de 2008). «Converse Regulatory Functions of


Estrogen Receptor-α and -β Subtypes Expressed in Hypothalamic Gonadotropin-Releasing
Hormone Neurons». Mol. Endocrinol. 22 (10): 2250-9. PMC 2582533. PMID 18701637.
doi:10.1210/me.2008-0192.

Gray, Henry David (2000). «The Ovum». Anatomy of the human body. Filadelfia: Bartleby.com.
ISBN 1-58734-102-6. Consultado el 5 de octubre de 2008.

Ecochard R, Gougeon A (abril de 2000). «Side of ovulation and cycle characteristics in normally
fertile women». Human reproduction (Oxford, England) 15 (4): 752-5. PMID 10739814.
doi:10.1093/humrep/15.4.752.

«Multiple Pregnancy: Twins or More - Topic Overview». WebMD Medical Reference from
Healthwise. 24 de julio de 2007. Consultado el 5 de octubre de 2008.

Weschler (2002), p.65.

Ministerio de Educación - Proyecto Biosfera: «El ciclo menstrual.» Consultado el 6 de julio de


2011.

Weschler (2002), pp.361-2.

Weschler (2002), p.47.

Chiazze Jr, L.; Brayer, F. T.; MacIsco Jr, J. J.; Parker, M. P.; Duffy, B. J. (1968). «The length and
variability of the human menstrual cycle». JAMA: the Journal of the American Medical
Association 203 (6): 377-380. PMID 5694118. doi:10.1001/jama.203.6.377.[1]

http://epublications.marquette.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1010&context=nursing_fac
Kippley, John; Sheila Kippley (1996). The Art of Natural Family Planning (4th edición). Cincinnati,
OH: The Couple to Couple League. p. 92. ISBN 0-926412-13-2.

Friedmann, E (1981). «Menstrual and lunar cycles». American journal of obstetrics and
gynecology 140 (3): 350. PMID 7246643.

Law, Sung Ping (1986). «The Regulation of Menstrual Cycle and its Relationship to the Moon».
Acta Obstetricia et Gynecologica Scandinavica 65 (1): 45-8. PMID 3716780.
doi:10.3109/00016348609158228.

Weschler (2002), pp.242, 374.

Medical Eligibility Criteria for Contraceptive Use:Fertility awareness-based methods. Third


edition. World Health Organization. 2004. Consultado el 29 de abril de 2008.

Weschler (2002), p.52

En MedlinePlus hay más información sobre LH urine test (home test)

[2]

Leridon, Henri. «Can assisted reproduction technology compensate for the natural decline in
fertility with age? A model assessment.» Human Reproduction. Consultado el 14 de noviembre
de 2014.

Krock, Lexi (octubre de 2001). «Fertility Throughout Life». 18 Ways to Make a Baby. NOVA
Online. Consultado el 24 de diciembre de 2006. Haines, Cynthiac (enero de 2006). «Your Guide
to the Female Reproductive System». The Cleveland Clinic Women's Health Center. WebMD.
Consultado el 24 de diciembre de 2006.

«¿Qué es la menopausia?» Asociación Española para el Estudio de la Menopausia. Consultado


el 14 de noviembre de 2014.

Galan, Nicole (16 de abril de 2008). «Oligoovulation». about.com. Consultado el 12 de octubre


de 2008.

Weschler (2002), p.107

Anovulation en eMedicine

Menstruation Disorders en eMedicine


Oriel KA, Schrager S (octubre de 1999). «Abnormal uterine bleeding». American Family
Physician 60 (5): 1371-80; discussion 1381-2. PMID 10524483. Consultado el 12 de octubre de
2008.

Looking for love potion number nine, Cathryn M. Delude, The Boston Globe, September 2,
2003.

Trussell, James (2007). «Contraceptive Efficacy». En Hatcher, Robert A., et al.. Contraceptive
Technology (19th rev. edición). New York: Ardent Media. ISBN 0-9664902-0-7.

Speroff, Leon; Darney, Philip D. (2005). «Oral Contraception». A Clinical Guide for
Contraception (4th edición). Filadelfia: Lippincott Williams & Wilkins. pp. 21-138. ISBN 0-7817-
6488-2.

Loose, Davis S.; Stancel, George M. (2006). «Estrogens and Progestins». En Brunton, Laurence
L.; Lazo, John S.; Parker, Keith L. (eds.). Goodman & Gilman's The Pharmacological Basis of
Therapeutics (11th edición). New York: McGraw-Hill. pp. 1541-71. ISBN 0-07-142280-3.

Glasier, Anna (2006). «Contraception». En DeGroot, Leslie J.; Jameson, J. Larry (eds.).
Endocrinology (5th edición). Filadelfia: Elsevier Saunders. pp. 3000-1. ISBN 0-7216-0376-9.

McNeilly AS (2001). «Lactational control of reproduction». Reprod. Fertil. Dev. 13 (7–8): 583-90.
PMID 11999309. doi:10.1071/RD01056.

Kippley, John; Sheila Kippley (1996). The Art of Natural Family Planning (4th edición). Cincinnati,
OH: The Couple to Couple League. p. 347. ISBN 0-926412-13-2.

Stallings JF, Worthman CM, Panter-Brick C, Coates RJ (febrero de 1996). «Prolactin response to
suckling and maintenance of postpartum amenorrhea among intensively breastfeeding Nepali
women». Endocr. Res. 22 (1): 1-28. PMID 8690004. doi:10.3109/07435809609030495.

«Breastfeeding: Does It Really Space Babies?». The Couple to Couple League International.
Internet Archive. 17 de enero de 2008. Archivado desde el original el 17 de enero de 2008.
Consultado el 21 de septiembre de 2008., which cites:

Sheila K. and John F. Kippley (November–December 1972). «The relation between


breastfeeding and amenorrhea». Journal of obstetric, gynecologic, and neonatal nursing 1 (4):
15-21. PMID 4485271.

Sheila Kippley (November–December 1986 and January–February 1987). «Breastfeeding survey


results similar to 1971 study». The CCL News 13 (3): 10. and 13(4): 5.

Migraine and Estrogen Officially Linked | The Daily Headache


Herzog AG (marzo de 2008). «Catamenial epilepsy: definition, prevalence pathophysiology and
treatment». Seizure : the journal of the British Epilepsy Association 17 (2): 151-9. PMID
18164632. doi:10.1016/j.seizure.2007.11.014.

Herzog AG, Harden CL, Liporace J, et al. (septiembre de 2004). «Frequency of catamenial
seizure exacerbation in women with localization-related epilepsy». Annals of neurology 56 (3):
431-4. PMID 15349872. doi:10.1002/ana.20214.

Herzog AG, Klein P, Ransil BJ (octubre de 1997). «Three patterns of catamenial epilepsy».
Epilepsia 38 (10): 1082-8. PMID 9579954. doi:10.1111/j.1528-1157.1997.tb01197.x.

Scharfman HE, MacLusky NJ (septiembre de 2006). «The Influence of Gonadal Hormones on


Neuronal Excitability, Seizures, and Epilepsy in the Female». Epilepsia 47 (9): 1423-40. PMC
1924802. PMID 16981857. doi:10.1111/j.1528-1167.2006.00672.x. (enlace roto disponible en
Internet Archive; véase el historial y la última versión).

Menstrual cycle | epilepsy.com

Enrique Baca-García, Carmen Diaz-Sastre, Antonio Ceverino, Jeronimo Saiz-Ruiz, Francisco J.


Diaz, and Jose de Leon, E; Diaz-Sastre, C; Ceverino, A; Saiz-Ruiz, J; Diaz, FJ; De Leon, J
(March/April 2003). «Association Between the Menses and Suicide Attempts: A Replication
Study». Psychosomatic Medicine 65 (2): 237-44. PMID 12651991.
doi:10.1097/01.PSY.0000058375.50240.F6. Consultado el 2 de diciembre de 2008.

Maguire JL, Stell BM, Rafizadeh M, Mody I (junio de 2005). «Ovarian cycle-linked changes in
GABAA receptors mediating tonic inhibition alter seizure susceptibility and anxiety». Nat.
Neurosci. 8 (6): 797-804. PMID 15895085. doi:10.1038/nn1469. Archivado desde el original el 2
de octubre de 2008.

Doufas AG, Mastorakos G (2000). «The hypothalamic-pituitary-thyroid axis and the female
reproductive system». Annals of the New York Academy of Sciences 900: 65-76. PMID
10818393. doi:10.1111/j.1749-6632.2000.tb06217.x.

Krejza J, Nowacka A, Szylak A, Bilello M, Melhem LY (julio de 2004). «Variability of thyroid


blood flow Doppler parameters in healthy women». Ultrasound in medicine & biology 30 (7):
867-76. PMID 15313319. doi:10.1016/j.ultrasmedbio.2004.05.008.

Stern K, McClintock MK (1998). «Regulation of ovulation by human pheromones». Nature 392


(6672): 177-9. PMID 9515961. doi:10.1038/32408.

Adams, Cecil (20 de diciembre de 2002). «Does menstrual synchrony really exist?». The
Straight Dope. The Chicao Reader. Consultado el 10 de enero de 2007.
Allen, Kevin (2007). The Reluctant Hypothesis: A History of Discourse Surrounding the Lunar
Phase Method of Regulating Conception. Lacuna Press. p. 239. ISBN 978-0-9510974-2-7.