Vous êtes sur la page 1sur 2

CONTROL CIUDADANO PARA LA

SEGURIDAD, LA DEFENSA Y LA FUERZA


ARMADA NACIONAL

Un observatorio venezolano de seguridad y defensa


@ovesede

COMUNICADO

Control Ciudadano: es un horror el asesinato del


C/C Rafael Acosta Arévalo en manos de la
DGCIM
Caracas, 29 de junio de 2019

La organización Control Ciudadano, expresa su mas enérgica condena por el asesinato del
Capitán de Corbeta Rafael Acosta Arévalo, quien falleció el día de hoy 29 de junio a la 01:00
en el Hospital Militar del Ejército Dr. Vicente Salías Sanoja (Hospitalito), del Fuerte Tiuna
en Caracas-Venezuela, producto de las torturas mortales de la que fue objeto, durante una
semana desde su detención por agentes del Estado, el pasado 21 de junio, en el Centro
Comercial Buena Ventura en Guarenas, Estado Miranda.

El C/C Rafael Acosta Arévalo, muere siendo inocente, pues nunca desde su detención, fue
formalmente imputado por el Estado venezolano, quien violando las garantías
constitucionales mas elementales del debido proceso, intentó presentarlo ante el Tribunal
Militar Tercero de Control, a cargo del Capitán (GNB) Maikel Amezquita Pio; 8 días después
de su captura (el 28 de junio), en condiciones tan graves de afectación a su integridad, que el
Juez ordenó su inmediato traslado al centro hospitalario mas cercano, a escasos metros de la
propia Corte Marcial, en Fuerte Tiuna, con carácter de urgencia.

En información constatada por Control Ciudadano, con los abogados de la víctima, los
Doctores, Alonso Medina Roa y Alonso Medina Díaz, se pudo saber que los familiares a esta
hora, aún esperan por la autopsia de ley a las afueras de la Morgue de Bello Monte en Caracas.

Control Ciudadano el pasado 20 de junio de 2019, ante la Alta Comisionada de los Derechos
Humanos Michelle Bachelet, refirió como los militares violan los derechos humanos en
Venezuela, incluso en contra de efectivos de la Fuerza Armada Nacional, señalando
expresamente:

Los dos principales órganos de inteligencia en el país, la DGCIM y el


SEBIN operan como centros de reclusión, es decir, no solo vigilan, sino
detienen a las personas y las mantienen en cautiverio sin control judicial
alguno, para ir formando expedientes penales en su contra a
conveniencia, que generalmente incluso, se exhiben en la televisión
estatal.

Rocío San Miguel, presidenta de Control Ciudadano, considera que: “las acusaciones
realizadas por Jorge Rodríguez y Diosdado Cabello Rondón, a través del sistema nacional de
medios públicos en contra del Capitán de Corbeta Rafael Acosta Arévalo, exponiendo
presuntas pruebas que lo incriminaban en delitos, sin el debido control judicial y sin haberlo
presentado jamás ante un tribunal, son actos que configuran terrorismo de estado, los cuales
han desembocado en el asesinato de este efectivo militar”.

Agrega San Miguel: El asesinato del Capitán Acosta Arévalo, por causa
de graves torturas cometidas por la propia Fuerza Armada Nacional,
refleja claramente el alcance de la impunidad con la que operan los
órganos de inteligencia del Estado y la degradación moral e institucional
que ha permeado en la Fuerza Armada Nacional. Ya sabíamos que los
militares torturaban a sus compañeros de la FANB detenidos, ahora
también sabemos que los asesinan”.

Control Ciudadano, exige al Estado venezolano una inmediata investigación que permita
juzgar a los culpables, degradarlos y expulsarlos de la Fuerza Armada Nacional por graves
violaciones a los derechos humanos. Esto incluye a los mandos superiores que autorizaron la
detención prolongada del C/C Rafael Acosta Arévalo sin control judicial, permitieron la
tortura prolongada en su contra, y permitiendo su asesinato, mientras se divulgaban presuntos
hechos incriminatorios en su contra, por el sistema nacional de medios públicos, sin ser
imputado por un tribunal de control de los hechos que le atribuyeron pública y
comunicacionalmente, altos funcionarios del Estado.

Finalmente, Control Ciudadano extiende sus mas sentidas palabras de condolencias, a su


viuda Señora Waleswka Acosta, sus hijos y demás familiares. Los abrazamos en su dolor.