Vous êtes sur la page 1sur 5

UNIVERSDIDAD CENTRAL DEL ECUADOR

FACULTAD DE CIENCIAS QUÍMICAS


QUÍMICA DE ALIMENTOS
NUTRICIÓN
Autor: Bryan Andres Jumbo
Fecha: 10/06/2019
Intolerancia a la Lactosa
Cada vez encontramos más marcas que publicitan nuevos productos sin lactosa bajo lemas
como «mañanas ligeras», «fácil digestión», «la que mejor sienta», «única y digestiva»… pero
¿son ciertas todas estas propiedades?
El principal carbohidrato que contiene la leche es la lactosa (alrededor de un 5%). La lactosa
es un disacárido, un glúcido formado por dos monosacáridos unidos: glucosa y galactosa.
Nuestro organismo produce de forma natural una enzima llamada lactasa que es capaz de
romper la lactosa en sus dos componentes haciendo que estos dos monosacáridos ya puedan
ser absorbidos por el intestino. Lo más curioso de la producción de leche sin lactosa es que se
sirve de este mecanismo natural para hacer desaparecer la lactosa de la leche. Es decir, a la
leche sin lactosa no se le extrae la lactosa, sino que se le añade enzima lactasa, con lo cual la
lactosa aparece en esa leche ya dividida en glucosa y galactosa. La forma habitual de añadir
lactasa a la leche es agregar ciertos microorganismos que producen lactasa, como levaduras
u hongos. El resultado es una leche más dulce, ya que la capacidad edulcorante de la lactosa
es menor que la de los monosacáridos que la componen.
Inevitablemente surge la pregunta: si nuestro organismo ya produce naturalmente la enzima
lactasa, ¿por qué se le añade a estos productos? La razón primigenia es que una parte de la
población sufre un déficit de producción de enzima lactasa en su organismo, lo que conocemos
como intolerancia a la lactosa, así que estos productos estaban originalmente destinados a esa
minoría.
La leche sin lactosa, por tanto, es un producto destinado exclusivamente a personas con
intolerancia a la lactosa, aunque a menudo la publicidad vaya dirigida al público general. La
estrategia de marketing puede inducir a error, ya que presupone que estos productos son
beneficiosos para todo el mundo cuando en realidad no es así. Para evitar caer en la ilegalidad,
normalmente estos productos se publicitan en televisión añadiendo un texto fugaz a pie de
pantalla en el que se indica que el producto va destinado a intolerantes a la lactosa, y lo mismo
ocurre con la letra pequeña de la publicidad en el papel y el etiquetado. Este método publicitario
sí induce a error, y lo vemos en los hechos: cada vez hay más consumidores de leche sin
lactosa que no son intolerantes, ya que creen que estos productos se digieren mejor.
Los productos sin lactosa están de moda, sólo hay que ver cómo proliferan en los
supermercados y cómo se ha incrementado la publicidad. La duda ahora es si el consumo de
estos productos puede revertir el proceso de adecuación evolutiva que sufrió nuestro organismo
y promover cada vez más intolerancia a la lactosa. Todavía no podemos hacer un estudio
representativo porque la moda del consumo de estos productos es demasiado reciente como
para sacar conclusiones de su impacto. A pesar de ello, la experiencia nos dice que esto es
posible, que reducir el consumo de lactosa induce a anular la necesidad de que nuestro
organismo produzca la enzima lactasa, y por ello pueden darse casos de intolerancia
progresiva.
No hay que confundir intolerancia a la lactosa con alergia a la leche. La alergia es un tipo de
reacción inmunológica exagerada ante un estímulo no patógeno para la mayoría de la
población. Cuando se habla de alergia a la leche, en realidad se trata de una alergia a las
proteínas de la leche de vaca. Las personas alérgicas manifiestan una respuesta anormal,
normalmente dentro del grupo hipersensibilidad inmediata, y en este proceso hay un
mecanismo inmunológico comprobado. Tras la exposición al alérgeno, el sujeto se sensibiliza
y produce anticuerpos específicos para algunas fracciones proteicas de la leche, las
inmunoglobulinas. Tras la segunda exposición, el antígeno se fija a las inmunoglobulinas y se
desencadena la reacción alérgica.
Para diagnosticar esta alergia hay que hacer una determinación sanguínea de la presencia de
inmunoglobulinas específicas a las distintas proteínas de la leche. La lactosa, al ser un glúcido,
no provoca reacción en el sistema inmunitario, así que no es considerada alergénica. Los
productos sin lactosa sí contienen las proteínas de la leche, así que no son aptos para alérgicos,
sólo para intolerantes a la lactosa. (García, 2016)

Galactosemia

La galactosemia, que significa "galactosa en la sangre", es una enfermedad hereditaria poco


común. Las personas con galactosemia tienen problemas para digerir un tipo de azúcar llamado
galactosa de los alimentos que consumen, lo que causa acumulación de galactosa, galactosa-
1-fosfato o, galactitol, con daño secundario en diferentes parénquimas. Las manifestaciones
clínicas más severas suelen ocurrir en los pacientes con escasez de galactosa-1-fosfato uridil
transferasa. La presentación clásica es la de un lactante pequeño, muchas veces en un recién
nacido, alimentado con pecho o formulas con lactosa, que tiene dificultad para alimentarse,
vómitos, mal progreso ponderal, ictericia, hepato y esplenomegalia, cataratas y daño
neurológico. Los pacientes deficitarios en galactoquinasa solo suelen presentar cataratas,
aunque hay descripciones de casos con compromiso neurológico. (Herskovic & Hazum, 1988)

Fuente: https://www.newbornscreening.info/spanish/parent/Other_disorder/Galactosemia.html
INVESTIGACION SOBRE USO DE EDULCORANTES EN LAS
BEBIDAS DE CONSUMO FRECUENTE

Del Valle Fresh Naranja

Acesulfame K: La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA)


y otras organizaciones de salud líderes, han encontrado que el ingrediente es seguro para todos
los segmentos de la población. Más de 90 estudios han demostrado la seguridad del
acesulfame de potasio. La ADI para el acesulfame de potasio se ha fijado en 15 miligramos por
kilogramo (mg/kg) de peso corporal. Para una persona de 60 kg (132 libras), esto corresponde
a 900 mg de acesulfame de potasio todos los días durante toda la vida o aproximadamente 200
gramos (equivalente a una libra) de equivalente de azúcar al día. (Insight, 2009)

Sucralosa: Es uno de los ocho edulcorantes bajos y sin calorías permitidos por la FDA para su
uso en el suministro de alimentos de los Estados Unidos. Los ocho han sido rigurosamente
probados y revisados. Las principales autoridades sanitarias mundiales como la Autoridad
Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), el Comité Mixto FAO / OMS de Expertos en Aditivos
Alimentarios (JECFA), la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. (FDA),
Food Standards Australia New Zealand (FSANZ) y Health Canada han encontrado que los
edulcorantes bajos y sin calorías, son seguros para el consumo humano. La sucralosa ha sido
aprobada para su uso por la FDA desde 1998. Su ADI es 15 mg/Kg de peso corporal al día.

CIFRUT
Sucralosa: Es uno de los ocho edulcorantes bajos y sin calorías permitidos por la FDA para su
uso en el suministro de alimentos de los Estados Unidos. Los ocho han sido rigurosamente
probados y revisados. Las principales autoridades sanitarias mundiales como la Autoridad
Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), el Comité Mixto FAO / OMS de Expertos en Aditivos
Alimentarios (JECFA), la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. (FDA),
Food Standards Australia New Zealand (FSANZ) y Health Canada han encontrado que los
edulcorantes bajos y sin calorías, son seguros para el consumo humano. La sucralosa ha sido
aprobada para su uso por la FDA desde 1998. Su ADI es 15 mg/Kg de peso corporal al día.

BIG COLA

Información de Ingredientes: Azúcar,


saborizantes, Acidulante (E-330),
Preservante (E-211), Edulcorante (E-
950, E-951), contiene fenilalanina,
Agua carbonatada.

Acesulfame K E-950: La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos


(FDA) y otras organizaciones de salud líderes, han encontrado que el ingrediente es seguro
para todos los segmentos de la población. Más de 90 estudios han demostrado la seguridad
del acesulfame de potasio. La ADI para el acesulfame de potasio se ha fijado en 15 miligramos
por kilogramo (mg/kg) de peso corporal. Para una persona de 60 kg (132 libras), esto
corresponde a 900 mg de acesulfame de potasio todos los días durante toda la vida o
aproximadamente 200 gramos (equivalente a una libra) de equivalente de azúcar al día.
(Insight, 2009)

Aspartamo E-951: Es uno de los ingredientes alimentarios de uso actual que más se ha
investigado. Es entre 180 y 200 veces más dulce que el azúcar y se utiliza en más de 6.000
productos de todo el mundo. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha vuelto
a confirmar la seguridad del aspartamo como resultado de las revisiones periódicas de este
edulcorante realizadas en los años 2006, 2009, 2010, 2011 y 2013 en las que no se encontró
ninguna nueva prueba que cuestionara la seguridad de este ingrediente. Las personas con una
rara afección genética, la fenilcetonuria (PKU), no deberían consumir aspartamo E-951, ya que
éste contiene el aminoácido fenilalanina. Los productos con aspartamo incluyen una etiqueta
de advertencia sobre la presencia de fenilalanina en Europa, EE.UU. y en la mayoría de los
países. Se ha establecido un nivel de IDA (Ingesta diaria Admisible) de 40mg/kg por persona
aunque en pruebas con ratas durante casi 10 años se ha demostrado que podía tener efectos
cancerígenos. (Insight, 2009)

YOGURT TONI LIGHT


Sucralosa: La sucralosa es un edulcorante de alta calidad con sabor a azúcar y poder
endulzante de aproximadamente 600 veces mayor que el del azúcar. La intensidad relativa del
dulzor de la sucralosa en comparación con la del azúcar varía como función de su
concentración. El factor de dulzor de la sucralosa en agua es entre 500 y 750 veces mayor que
el azúcar. La intensidad del dulzor puede verse afectada por diversos factores, entre ellos el
pH, la temperatura y la presencia de ingredientes como agentes gelificantes, almidones y
grasas. La FDA solo se limitó a autorizarla en base a una dosis que se debe indicar en el
envase. No existe ningún estudio que no haya patrocinado la industria, que indique que es
segura. (Becerro, 2015)
EL CONSUMO DE FIBRA EN EL HOGAR

Día 1: Lechuga 20 g.

Día 2: -

Día 3: Espinaca 20 g.

El consumo de fibra diario en el hogar no se alcanza, ya que lo mínimo que se debe consumir
al día son 30g. Por ello el consumo productos ricos en fibra se debe potenciar debido a sus
beneficios en el organismo. Esto se lo puede hacer combinando los productos en las tres
comidas principales.

Bibliografía
García, D. (2016). Todo es cuestión de QUÍMICA. Madrid: Epuplibre.
Herskovic, P., & Hazum, A. (1988). Scielo. Obtenido de Galactosemia:
https://scielo.conicyt.cl/pdf/rcp/v59n1/art09.pdf
Insight, F. (2009). INTERNATIONAL FOOD INFORMATION COUNCIL FOUNDATION.
Obtenido de Todo lo que necesita saber sobre el Acesulfame de potasio:
https://spanish.foodinsight.org/ingredientes-y-nutrimentos/todo-lo-que-necesita-saber-
sobre-el-acesulfame-potasico/
Otero, B. (2012). Nutrición. México: Red Tercer Milenio.